Anda di halaman 1dari 1

Amado Nervo Seis meses Seis meses ya de muerta! Y en vano he pretendido un beso, una palabra, un hlito, un sonido...

y, a pesar de mi fe, cada da evidencio que detrs de la tumba ya no hay ms que silencio... Si yo me hubiese muerto, qu mar, qu cataclismos, qu vrtices, qu nieblas, qu cimas ni qu abismos burlaran mi deseo febril y omnipotente de venir por las noches a besarte en la frente, de bajar con la luz de un astro zahor, a decirte al odo: No te olvides de m. Y t, que me queras tal vez ms que te am, callas inexorable, de suerte que no s sino dudar de todo, el alma, del destino, y ponerme a llorar en medio del camino! Pues con desolacin infinita evidencio que detrs de la tumba ya no hay ms que silencio...
Tanto amor

Hay tanto amor en mi alma que no queda ni el rincn ms estrecho para el odio. Dnde quieres que ponga los rencores que tus vilezas engendrar podran? Impasible no soy: todo lo siento, lo sufro todo...Pero como el nio a quien hacen llorar, en cuanto mira un juguete delante de sus ojos se consuela, sonre, y las vidas manos tiende hacia l sin recordar la pena, as yo, ante el divino panorama de mi idea, ante lo inenarrable de mi amor infinito, no siento ni el maligno alfilerazo ni la cruel afilada irona, ni escucho la sarcstica risa. Todo lo olvido, porque soy slo corazn, soy ojos no ms, para asomarme a la ventana y ver pasar el inefable Ensueo, vestido de violeta, y con toda la luz de la maana, de sus ojos divinos en la quieta limpidez de la fontana...