Anda di halaman 1dari 2

Llenarse de Dios

Autor: Padre Eusebio Gmez Navarro OCD


Un sabio japons, conocido por la sabidura de sus doctrinas, recibi la visita de un profesor universitario que haba ido a verlo para preguntarle sobre su pensamiento. El sabio le sirvi el t: llen la taza de su husped y despus continu echando con expresin serena y sonriente. El profesor vea desbordarse el t con estupefaccin, y no lograba explicarse la distraccin del sabio. No pudiendo contenerse ms, le dijo: Est llena. No cabe ms. Como esta taza, dijo el sabio imperturbable, t ests lleno de tu cultura, opiniones y conjeturas eruditas y complejas. Cmo puedo hablarte de mi doctrina, que slo es comprensible a los nimos sencillos y abiertos, si antes no vacas la taza? La doctrina slo es comprensible a los que se vacan, a los abiertos de corazn. Solamente los sencillos, los vacos de todo y abiertos al Todo pueden comprender a Dios y aceptarlo como su tesoro. Para que Dios pueda penetrar en la mente y en el corazn del ser humano, se necesitan estas tres actitudes fundamentales: Humildad: una actitud indispensable. Dios resiste a los soberbios y da su gracia a los humildes (St 4,6). Escucha: La persona que abre su ser al Seor, lo reconoce como nico dueo y dador de vida, fuente de todo bien, santo y perfecto. Es el Dios que obra conforme a su benevolencia (Flp 2,13). Slo los humildes pueden llegar hasta l en actitud de escucha. El que tenga odos, que oiga (Mt 13,9). Dios nos habla de mil modos y maneras, pero nos habla definitivamente por Cristo. ste es mi Hijo predilecto, en el cual me complazco. Escuchadlo (Mt 17,5). Escuchar es estar alerta, atentos y despiertos. Dejar actuar a Dios: Cada cristiano debe dejar que Dios se manifieste libremente, que l sea lo que es: Luz, Fuerza, Salvacin... Dios toma la iniciativa en la historia de la salvacin y es el que la realiza. l es el principal agente. Dios se entrega del todo y quisiera que el ser humano dejase paso a su obra, que colaborara con l. El papel de la criatura es dejar paso al Creador. La Virgen Mara representa el modelo perfecto de la persona abierta siempre a Dios, dispuesta a que l haga su voluntad. Ella es la oyente de la Palabra. Est siempre pronta a la escucha y atenta al mensaje que se le da. Hgase en m segn su palabra (Lc 1,38), es su respuesta. Y la Palabra se

hizo carne en sus entraas. Mara acogi a Dios y le dej actuar, que fuera l mismo. Tambin Cristo est a la puerta de cada corazn humano y llama (Ap 3,20) para actuar como Salvador.