Anda di halaman 1dari 1

PABLO ANTONIO CUADRA (NICARAGUA, 1912-2001) Salmo de la noche oscura La noche es antigua y reservada.

ngeles oscuros la custodian apagando la comunin de las palabras. Dnde encontrar respuesta Oh soledad! para el grito del abandonado? Herido voy, Seor, entre tus vias invisibles. Como un ciego percibo el oscuro murmullo de tus trigales. La noche es el velo de tu Gloria y voy cruzando su cautiverio. Quin es ese ngel que ahora tae mi sangre con su mano lenta? Yo caminaba por una tierra casi dichosa T me habas dicho que vala ms que un gran nmero de pjaros. Y haba amado la Tierra y adquirido el nombre de sus cosas. Pero has derribado mi carne sobre la roca Ese potro que huye siente el espanto todava Y aquellos que me acompaaban me miraron con tristeza y ya partieron! Este es el final de los que han seguido tu camino Ay! Por qu se engaan los amantes y an perduran? Me has arrojado de mi deleite para sumergirme en una sed que nada sacia. Cre poder confiar en la mano que me tendas Y colocaste mi mano donde ha sido para siempre traspasada! Si permanecieras conmigo yo me alimentara de tu presencia Pero me has abandonado en el lugar de tu suplicio Y slo quieres que perciba la oscuridad de mi pecado. Difcil es amar segn tus condiciones! Dura es la tierra cuando t colocas esta espada implacable en sus portales! Mira cmo regreso solo entre tanto olvido! de conocer al hombre, Con el costado abierto, manando crepsculos que enrojecen mi vestidura. En vano recorro los muros de tu silencio como un mendigo invernal! He arrojado mis gritos contra los ngeles nocturnos! Como un ciego he golpeado con los puos la oscuridad de tu santuario! No pido que cese este camino cuya distancia he perdido con mi sangre. Pido una noche menos honda para estos ojos sin apoyo!