Anda di halaman 1dari 2

Todo es hipnosis http://www.hipnosispordiversion.

com

¡Todo es hipnosis!

Artículo de Igor Ledochowsky publicado en su blog http://streethypnosis.com

Traducido por Kormon para http://www.hipnosispordiversion.com

“La hipnosis no existe.”


“Eso de la hipnosis es una patraña (¡y además es algo perverso!)”.
Es irónico que todavía haya gente que se aferra a estas creencias.
No solo me refiero a gente de ciertas tendencias religiosas en algún modo relacionadas
con la hipnosis o con opiniones sobre la misma. Las anteriores declaraciones han sido
expuestas por científicos, doctores y académicos.
Pero, ¿por qué hay tanta polémica en cuanto al tema de la hipnosis?
Yo creo que una posible razón es que hay un error fundamental en la percepción de lo
que realmente es la hipnosis.
El primero de ellos es fácil de tratar. Ha sido una plaga para los hipnotistas
prácticamente desde el principio: la cuestión del control.

Muchas personas, incluso personas con estudios, creen que la hipnosis es algún tipo de
control mental irresistible. Se niegan a creer que existe principalmente porque no
quieren que exista. Les asusta. Este tipo de hipnosis entra en conflicto con su concepto
de libre albedrío.
Ahora bien, sabemos que la hipnosis no es un tipo de control mental. El hipnotista no
crea zombis sin cerebro, ni esclavos hipnóticos para cumplir su voluntad. Sin embargo,
la gente que se aferra a la percepción errónea de que la hipnosis suprime la propia
voluntad tiene miedo de sus propias ideas. Y así, dicen que la hipnosis no existe o que
es maligna.
Esta es una reacción ingenua e infantil basada en la ignorancia. Lo divertido de todo
esto es que muchos de aquellos que dicen creer que la hipnosis no existe... ¡en realidad
sí que creen!
¿Que cómo lo sé?
Prueba este sencillo experimento: la próxima vez que alguien te diga que la hipnosis no
existe, mírale tranquilamente a los ojos y pregunta “¿De verdad? ¿Te gustaría que te
hipnotizase ahora mismo?”
Te sorprenderías de la cantidad de incondicionales que se echarían atrás ante tu
propuesta.
Sólo alguien demasiado cruel presionaría un poco más y preguntaría “¿Qué daño podría
hacer al hipnotizarte si no existe? Así que, ¿preparado para un poco de hipnosis?”
Todo es hipnosis http://www.hipnosispordiversion.com

Claro que nunca harías algo así... Como hipnotista respetable les explicarías las
verdades acerca de la hipnosis. Según aprendan acerca de la hipnosis, los mitos se irán
disipando. La verdad los hará libres... Al menos después de un poco de cachondeo.

La segunda percepción errónea está ligada a la primera hasta cierto punto. Es más
malicioso y astuto.
Volviendo a la idea de que la hipnosis es una forma de control de la mente o que hace
posibles cosas impresionantes, como descubrir talentos ocultos, ha surgido la idea en
ciertos círculos de que la hipnosis no puede existir porque cualquier cosa posible con un
trance hipnótico puede aprenderse y llevarse a cabo sin hipnosis (al menos sin una
inducción formal).
Hay algo de validez en este punto de vista. Excepto, por supuesto, que el concepto de
hipnosis aún no ha quedado claro.
La hipnosis no es un estado místico abierto solo a unos pocos elegidos. La hipnosis es
un fenómeno natural que todos experimentamos como parte de nuestras vidas. Y he ahí
el problema: para mucha gente el estado hipnótico es tan familiar, tan cómodo que no lo
reconocen cuando están en él. Piensan “esto no puede ser hipnosis, me siento igual que
cuando estaba a punto de quedarme dormido ayer por la noche” o alguna actividad
similar.

De este modo podemos reescribir la argumentación principal como: la hipnosis no


puede existir porque la experiencia de la hipnosis es virtualmente idéntica a fenómenos
naturales.

Esta es una de las razones por las que un hipnotista, al empezar a trabajar con un nuevo
sujeto, tiene que pasar por un período de entrenamiento en la hipnosis. Permita que la
persona se dé cuenta de que está haciendo lo correcto.

No es que la hipnosis no exista, ¡pero muchas actividades pueden ser hipnóticas dadas
las condiciones apropiadas!

Desde este punto de vista, la inducción hipnótica es más un proceso para prevenir que el
sujeto interfiera con el desarrollo natural de la hipnosis, que intentar forzarles
artificialmente al trance (¡que después de todo no puede existir!).

Así que la próxima vez que alguien te diga que la hipnosis no existe, puedes sonreírles y
decir: “¡Exacto! Ahora bien, ¿Quieres experimentar la hipnosis? Después de todo no
existe, así que puedes simplemente disfrutar de la experiencia”.