Anda di halaman 1dari 4

Alineación con su objetivo en la vida

La alineación de su nivel del hara le alineará con su objetivo en la vida. El ejercicio que sigue le ayudará a alinear su línea del hara y a reparar cualquier distorsión en ella o en los puntos situados a lo largo de la misma. Le alineará con su objetivo supremo. Le sugiero que lo practique todos los días por la mañana para curarse y cada vez que se disponga a cumplir algo. Quedará asombrado de los resultados que obtiene. Cuando se acostumbre a mantener la alineación del hará, lo utilizará constantemente. Por medio de este ejercicio, podrá permanecer alineado con su misión principal en la vida en cualquier actividad modesta que realice en un momento dado. Es perfectamente aplicable a su tarea de autocuración.

Un ejercicio para alinear su voluntad con su objetivo en la vida

Imagine una esfera de energía dentro de su cuerpo, en el eje del mismo, situada de 2,5 a 4 cm por debajo del ombligo. Este punto es el centro de gravedad del cuerpo físico. Es el tan tien. Es la única nota que conserva su cuerpo en su manifestación física. La línea del hara y el tan tien suelen ser dorados. En este ejercicio, usted hará que el tan tien sea rojo.

Alineación con su objetivo en la vida La alineación de su nivel del hara le alineará

Sitúese de pie con los pies separados unos 90 cm entre sí y flexione las rodillas, como se muestra en la figura 17-6. Deje que los pies se extiendan hacia fuera para que no se tuerzan las rodillas. Alinee la columna vertebral. Escoja un cabello que esté justo en la parte superior de su cabeza. Tire de él para poder sentir el centro mismo de la cabeza. Ahora imagínese que cuelga de ese cabello. Esto alineará su cuerpo en una línea vertical con la Tierra.

Coloque las puntas de los dedos de ambas manos en el tan tien, como se ilustra en la figura 17-7. Mantenga los dedos juntos. Sienta el tan tien dentro de su cuerpo y caliéntelo. Caliéntelo al rojo. Si se conecta con él, muy pronto todo su cuerpo estará caliente. Si su cuerpo no se calienta, significa que no ha conectado con el tan tien. Inténtelo otra vez. Practique hasta que lo consiga. En cuanto lo haya conseguido, traslade su conciencia al núcleo fundido de la Tierra.

Alineación con su objetivo en la vida La alineación de su nivel del hara le alineará

17-6. Postura del hara

Alineación con su objetivo en la vida La alineación de su nivel del hara le alineará

17-7. Puntas de los dedos en el tan tien

Disponga sus manos en una posición triangular, con las puntas de los dedos apuntando hacia la Tierra directamente delante del tan tien. (Véase la figura 17-8.) Perciba la conexión entre la Tierra y su tan tien. Ahora sentirá verdadero calor, un calor ardiente, tan intenso que le hará sudar. Hasta es posible que oiga un ruido parecido al que usan los practicantes de artes marciales como grito cuando están a punto de golpear. Si tiene su Elevada percepción Sensorial abierta, podrá ver el color rojo de su tan tien. Verá también una línea de luz láser que conecta el tan tien con el núcleo fundido de la Tierra. Yo la llamo la «línea láser del hara». Si no la ve, imagínela. No hay necesidad de verla para que funcione.

17-8. Triángulo invertido

1

Ahora coloque las puntas de los dedos de la mano derecha en el tan tien, y oriente la palma izquierda hacia el lado derecho de su cuerpo con los dedos hacia abajo. Mantenga la mano izquierda directamente delante del tan tien. (Véase la figura 17-9.) Conserve esta configuración hasta que se haya estabilizado. Ahora lleve su conciencia a la zona superior del pecho, unos 8 cm más abajo del hueco en la garganta y también en el eje del cuerpo. Aquí hay una esfera de luz difusa. Esta luz transmite la canción de su alma, la nota ánica que usted aporta a la sinfonía universal. Transmite el anhelo que le guía por la vida para cumplir el objetivo de su alma en esta vida. Coloque las puntas de los dedos de ambas manos en la sede del alma, en la región superior del pecho, como hizo antes en el tan tien.

17-9. Puntas de los dedos de la mano derecha en el tan tien; mano izquierda sobre el tan tien, con los dedos hacia abajo

Ahora coloque las puntas de los dedos de la mano derecha en el tan tien, y
Ahora coloque las puntas de los dedos de la mano derecha en el tan tien, y

Cuando se conecte con ella, podría sentir como si hincharan un globo dentro de su pecho. Puede tener una sensación muy segura y agradable allí. Sienta ese anhelo sagrado y agradable mientras descansa en su interior. Puede que sea indescriptible, pero usted es capaz de notarlo. Se parece a la luz difusa que rodea una vela, pero tiene un color azul morado. Intensifique la luz azul morada en su pecho.

Luego sitúe las puntas de los dedos de la mano derecha en la sede del alma y los dedos de la mano izquierda, apuntando hacia la Tierra, sobre el tan tien- La palma extendida de la mano izquierda está orientada hacia el lado derecho de su cuerpo. (Véase la figura 17-10.)

17-10. Puntas de los dedos de la mano derecha en sede del alma y mano izquierda sobre el tantien con los dedos hacia abajo

Sienta la línea del hara discurriendo directamente hacia abajo desde la sede del alma, a través del tan tien, hacia el centro de la Tierra. Cuando perciba esta sensación con mucha intensidad, pase a la posición siguiente.

Dejando la mano izquierda donde está, levante los dedos de la mano derecha por encima de la cabeza. Deje el dedo medio de la mano derecha apuntando hacia el punto ID, a un metro más arriba de la cabeza. (Véase la figura 17-11 .) Sienta la línea del hará, que se extiende desde la sede del alma, a través de la cabeza, hacia el pequeño embudo invertido del punto ID. Esta pequeña abertura es en realidad un pequeño torbellino, con el extremo abierto orientado hacia abajo. Es lo más dificil de sentir. Inténtelo. Tal vez le lleve algún tiempo. Este torbellino representa el primer punto de individualización desde la divinidad. Representa el primer punto de individualización desde la unicidad de Dios. Cuando usted es capaz de hacer pasar la línea del hara a través del punto ID, desaparece de pronto en la informidad. Cuando pasa a través del embudo, puede emitir un ruido parecido al de un corcho saliendo de una botella. Usted notará la diferencia al instante, porque tan pronto como la conecte, tendrá miles de veces más energía. De repente, todo estará inmóvil en su interior, y usted sentirá un puente de poder. Habrá alineado su línea del hara. Espere durante varios minutos hasta que la línea del hara se haya estabilizado. Luego baje la mano derecha, con los dedos apuntando hacia arriba y la palma hacia el lado izquierdo de su cuerpo, hasta que quede sobre la sede del alma. Esta posición será más cómoda para usted.

Ahora coloque las puntas de los dedos de la mano derecha en el tan tien, y

17-11. Mano derecha alineada con el punto ID; mano izquierda sobre el tan tien, con los dedos hacia abajo.

Mantenga la mano izquierda apuntando hacia abajo, con la palma hacia el lado derecho del cuerpo, encima del tan tien. (Véase la figura 17-12.)

17-12. Mano derecha sobre la sede del alma, con los dedos hacia arriba; mano izquierda sobre el tan tien con los dedos hacia abajo

Sienta la línea del hara y los tres puntos. Enderécela con su intención. Pretenda que sea recta, brillante y sólida. Sostenga su intención hasta que note la línea del hara recta, brillante y sólida. Vuelva a erguir el cuerpo como si colgara de un cabello del centro de la parte superior de la cabeza. Contraiga ligeramente las nalgas y flexione bien las rodillas, manteniendo los pies separados unos 90 cm entre sí y extendidos hacia fuera para proteger las rodillas. Cuando doble las rodillas, éstas deberían quedar directamente sobre los pies. Trate de ver, sentir y oír si los puntos son fuertes, firmes y están cargados. Si percibe debilidad en alguna zona, compruebe de qué zona de trata. Ésa es una zona que requiere trabajo curativo. Concéntrese en ella más tiempo. Alinee la línea del hara y refuerce los puntos lo mejor que pueda.

Cuando haya alineado su primer punto de individualización a partir de la divinidad con el anhelo sagrado de su alma y con la única nota con que ha extraído su cuerpo de la Madre Tierra, se habrá alineado con su objetivo en la vida. Es posible que ni siquiera sepa cuál es, pero está alineado con él, y sus acciones estarán sincronizadas automáticamente con él mientras usted permanezca alineado.

La línea del hara de un grupo

Esta técnica puede utilizarse también con grupos para determinar el objetivo colectivo. Veamos cómo funciona. El verdadero objetivo individual de cualquier miembro de un grupo está conectado

holográficamente con el objetivo del grupo en su conjunto. Una vez que todos hayan alineado su hara, todos habrán alineado su objetivo en el momento presente con su objetivo supremo como individuos y como grupo. El objetivo supremo de cada cual forma parte del gran plan evolutivo de la Tierra. Este plan sincroniza a todos, y el grupo se vuelve sincrónico. Y, como ya hemos dicho antes, dentro de este marco no es posible ninguna postura adversaria. La sincronía puede percibirse en la sala. Ésta se llena de la energía de la tarea inminente. Todo el mundo tiene una parte que cumplir. El objetivo de cada parte está conectado al objetivo del todo. Resulta sorprendente lo bien que funcionan los grupos cuando son capaces de empezar por alinear cada voluntad individual dentro del grupo. Cuando se consigue esto, emerge la voluntad del grupo.

La alineación del hara puede ser utilizada por cualquier grupo. Usted puede emplearla en su equipo curativo, su grupo de investigación, grupo político o grupo profesional para establecer el objetivo del equipo. Este modelo es aplicable en todas partes, sobre todo en la mesa de negociaciones entre empresas, ya que se basa en la unidad en vez de la dualidad. Si todos alinean su hara y se conectan con el objetivo universal, no habrá una situación de vencedores y vencidos. Las transacciones serán más fluidas.

Recomiendo usar esto como una meditación inicial cada vez que trabaje con un grupo. Si surgen discrepancias, significa que la alineación ha desaparecido. Le sugiero que repita la meditación para volver a alinearse. Por otro lado, la presencia de un líder cuyo hara se mantenga alineado ayudará a todos los que le rodean a sincronizarse con su propio objetivo.

Para

fijar

la

línea

del hara

de

un grupo,

el primer paso

es muy

importante. Antes que nada, el líder debe fijar su hara. Esto implica

pasar por la meditación personal para estabilizar el hara que acabamos de ver.

El poder, la fuerza y el objetivo que se acumulan en la sala pueden percibirse mientras la línea del hara del grupo va tomando forma. Es muy bonito de ver. Cada línea dentro de cada persona se conecta con la Tierra, se alinea e intensifica su brillo. Cada vez que lo logra un individuo, ayuda a quienes no han podido alinearse a hacerlo gracias al poder existente en la sala. Luego, cuando todos los presentes están sincronizados, una gran línea del hara colectiva, que representa el objetivo del grupo, se forma en el centro de la sala. (Véase la figura

17-13.)

holográficamente con el objetivo del grupo en su conjunto. Una vez que todos hayan alineado su

De este modo, mantenemos el objetivo durante toda la clase. Si nos desincronizamos, repetimos el proceso de alineación. Alinear el hara de un grupo es uno de los mejores resultados de la creación de modelos holográficos que he visto jamás. Es un ejemplo muy práctico de mantener la individualidad y el objetivo individual permaneciendo al mismo tiempo conectado a los grupos más amplios que rodean al individuo. De esta manera, el individuo se conecta con el amor, el apoyo, el poder y el conocimiento contenidos en el grupo más amplio.

Alineación de un grupo de personas con su objetivo

Para hacer esto en un grupo, cada miembro debe situarse de pie o sentado en un corro y alinear su línea del hara individual según las instrucciones facilitadas para el ejercicio de alineación del hara. Procuren hacerlo todos juntos, pasando de una posición a otra al mismo tiempo.

En cada paso, conceda suficiente tiempo para que cada persona pueda alinearse. Usted notará un cambio en la energía del grupo cuando se haya cumplido. Recuerda mucho a una orquesta afinando los instrumentos. Al cabo de algún tiempo, palpará o sentirá, verá u oirá las energías del grupo estabilizándose. Si sigue sumido en la meditación, percibirá cómo la línea del hara del grupo se forma en el centro del círculo. Es muy parecida a la línea láser que recorre su cuerpo. Representa el objetivo del grupo. Es una hermosa línea de luz dorada, con los tres puntos descritos anteriormente. También habrá conexiones, semejantes a los radios de una rueda, entre el tan tien de la línea del hara del grupo y el tan tien de cada cuerpo. Sienta la fuerza y la estabilidad de la energía existente en la sala. Ahora ya pueden emprender su trabajo en grupo sin estorbos.