Anda di halaman 1dari 8

Parte III: Fisiopatología y semiología del aparato urinario:

Anexo: Síndromes renales:

Para que el aparato urinario funcione correctamente, debe mantenerse la integridad del mecanismo de filtración. Para ello, hay que tener en cuenta los siguientes parámetros:

Creatinina: se tiene que reabsorber totalmente en el proceso y si aparece en la orina, puede ser una señal de patología. Urea: una parte de la urea se tiene que excretar y el resto reabsorbe. Orina: es el parámetro más importante y se debe medir su volumen y su composición:

Leucocitos.

Nitritos.

pH.

Proteína.

Glucosa.

Densidad: mide la capacidad de concentración del riñón. Sedimento de orina: está formado por los elementos formes de la sangre

que forman parte de la orina. De este modo, si aparecen glóbulos rojos, se

denominará “hematuria”, y si son los leucocitos los que están presentes, se

denominará leucocituria.

No es de extrañar que, dado el importante papel que desempeña el riñón en la regulación del medio interno, las enfermedades del aparato urinario se expresen no solo alterando la orina eliminada, sino a través de múltiples signos y síntomas.

Si se produce una caída de la presión sanguínea, el organismo tenderá a mantener todas las vísceras fundamentales en funcionamiento, provocando una vasoconstricción de la arteriola aferente, aumentando la presión sanguínea y disminuyendo así el filtrado glomerular. Algunos medicamentos alteran la perfusión de la arteriola aferente y eferente, como las prostaglandinas.

Poliuria y oliguria:

La presencia de oliguria, anuria o poliuria expresa la existencia de una alteración en la producción de la orina desde el punto de vista cuantitativo. Puesto que la diuresis normal oscila entre 0,75 y 2,5 l/día, se dispone de un amplio margen de reserva. Ese volumen puede alterarse, pero el cambio no siempre significa que exista patología renal.

POLIURIA:
POLIURIA:

Consiste en la producción de volúmenes de orina superiores a 3 l/día.

El problema reside en una incapacidad tubular para ajustar su capacidad de reabsorción al volumen del filtrado glomerular. Así, la existencia de poliuria supone que el volumen de plasma que se filtra es claramente superior al que se reabsorbe. Ese exceso puede obedecer a dos causas:

La necesidad de eliminar un gran número de solutos la osmolaridad del plasma es elevada y la de la orina también poliuria osmótica o con orina isoosmótica. La existencia de un trastorno en los mecanismos de concentración de la orina a nivel renal y, aunque se deban eliminar pocos solutos, se pierde mucha agua con ellos poliuria acuosa o con orina hipoosmótica.

CAUSAS DE LA POLIURIA

POLIURIA OSMÓTICA

POLIURIA ACUOSA

Osmolaridad urinaria: < 250 mosmol

Osmolaridad urinaria: > 300 mosmol

 

Diabetes insípida: puede ser:

Diuresis por solutos (glucosa, manitol, urea, diuréticos…): aparece cuando en el plasma existen sustancias con un alto

Síndromes natriuréticos: son causados

  • Verdadera: se produce un déficit de ADH, debido a tumores hipotalámicos o traumatismos craneales.

poder osmótico, capaces de arrastrar el agua (por ejemplo, la glucosa, que es osmóticamente muy activa).

por el uso de diuréticos o por glomerulonefritis que hacen perder sodio, arrastrando el agua.

  • Nefrogénica: las células tubulares son insensibles a la ADH por enfermedades tubulointersticiales, drogas, fármacos (litio, tetraciclinas) o lesiones congénitas.

Polidipsia primaria: ocurre en aquellas personas que beben grandes cantidades de agua.

OLIGURIA: Cuando la diuresis en 24 horas es inferior a 500 cm (ml), se cuando es
OLIGURIA:
OLIGURIA:

Cuando la diuresis en 24

horas

es

inferior a 500

cm 3 (ml),

se

cuando es menor de 50 cm 3 , de anuria.

habla de

oliguria, y

La eliminación de un escaso volumen urinario puede explicarse porque se reduzca la filtración glomerular, o bien exista un aumento de la reabsorción tubular del agua filtrada.

Los factores implicados en la disminución del filtrado glomerular serían el coeficiente de filtración (K), la presión hidrostática en el capilar glomerular (P H ), la presión de la cápsula de Bowman (P filtrado ) y la presión oncótica proteínica del plasma (P) 1 .

FG = K (P H - P filtrado P)

La alteración de cualquiera de ellos influye disminuyendo el filtrado y favoreciendo la oliguria. Las principales causas de la disminución del filtrado glomerular serán, por tanto:

  • Hipotensión severa: al riñón, llega poca sangre. Si la tensión arterial es normal, se descarta esta primera causa capilar glomerular.

presión

hidrostática en el

1 La presión oncótica proteínica del filtrado es 0, puesto que no contiene proteínas.

  • Obstrucción urinaria: ya sea en los uréteres o en la uretra presión de la cápsula de Bowman.

  • Oclusión de los vasos renales presión hidrostática en el capilar glomerular.

 Obstrucción urinaria : ya sea en los uréteres o en la uretra   presión

Proteinuria:

Se define como la presencia en orina de cantidades patológicas de proteínas plasmáticas, es decir, más de 150 mg/día. 2

En la orina normal, pueden existir hasta 150 mg/día. De ellas, una pequeña parte son albúminas, proteínas de bajo peso molecular y algunas y globulinas; y el resto son proteínas de Tamm-Horsfall.

2 Proteinuria en rango nefrótico: se produce cuando se pierden más de 3 gramos de proteína/día en la orina. Es un signo característico del síndrome nefrótico (albuminuria, hipoalbuminemia, hiperlipidemia y edemas).

La barrera de filtración del glomérulo evita que las proteínas del plasma pasen al espacio urinario. Esta barrera está constituida por:

  • a) barrera anatómica,

Una

formada

por

las

 

células

endoteliales de los capilares, la

membrana

basal

 

de

estas

células y los podocitos.

 
  • b) barrera

Una

 

fisiológica,

constituida

por

la

membrana

basal

glomerular,

 

que

está

cargada

electronegativamente,

por

lo

que repele

a

todas las

proteínas aniónicas.

La barrera de filtración del glomérulo evita que las proteínas del plasma pasen al espacio urinario.

Según el tipo de proteínas que se eliminen, la proteinuria es glomerular selectiva o no selectiva.

  • - Glomerular selectiva: está causada por las pérdidas de las cargas negativas de la barrera. En este caso, solo se filtra la albúmina. En estos pacientes, no es frecuente encontrar hematíes en la orina.

  • - Glomerular no selectiva: está causada por una lesión en la pared del capilar glomerular. Junto a la albúmina, pasan otras proteínas plasmáticas. Si se realiza una electroforesis del filtrado, se observa que el resultado es similar al del plasma sanguíneo. Estos pacientes normalmente presentan hematuria.

En el caso de una proteinuria tubular, la pared del túbulo está dañada y, por tanto, no reabsorbe las proteínas filtradas. Se pierden proteínas, pero en menor cantidad que en la proteinuria glomerular selectiva. Este tipo no cursa con síndrome nefrótico.

En ocasiones, se pueden perder proteínas anormales que el organismo solo produce en situaciones patológicas.

La proteinuria también aparece en otras situaciones como en la fiebre.

Hematuria:

Se

le

denomina

así

al

hecho

de

eliminar

más

de 2-5 hematíes/campo

de orina.

 

Si

es

macroscópica,

se

eliminan

más

de

100

hematíes/campo

de

orina

y,

en

ese

caso, la

orina se tiñe de rojo; sin

embargo,

 

deben

descartarse

 

las

situaciones que la tiñen

de

ese

color

sin

que

existan

 

hematíes

en

el

 Hematuria : Se le denomina así al hecho de eliminar más de 2-5 hematíes/campo de

sedimento, como es el caso de hemoglobinurias.

Para la valoración de una hematuria, se debe:

  • a) Confirmar: supone verificar la existencia de hematíes en el sedimento y no calificar de hematúrica a cualquier orina roja.

  • b) Descartar que no procede de una contaminación menstrual.

  • c) Localizar su origen: para ello, se recurre a la regla de los tres vasos:

Si la hematuria aparece

al

iniciarse la micción,

su origen es uretral.

Si solo aparece al

finalizar,

es

de origen

vesical.

Si es total, puede ser

renal, de pelvis uréter.

o

de

  • d) Buscar su causa: las más frecuentes en el adulto son las infecciones bajas (cuando

existe

leucocituria), los cálculos renales, las enfermedades de próstata y de vejiga, los tumores, los traumatismos y las glomerulonefritis.

 Hematuria : Se le denomina así al hecho de eliminar más de 2-5 hematíes/campo de

Es necesario valorar, además, las características de la hematuria, determinando:

El tipo de hematíes eliminados: cuando los hematíes atraviesan los túbulos renales (osmóticamente muy activos), se fragmentan y se observan bajo el microscopio con algunas anomalías.

Es necesario valorar, además, las características de la hematuria, determinando:  El tipo de hematíes eliminados
  • - La presencia de cilindros hemáticos: se forman por la precipitación de hematíes.

  • - La existencia de proteinuria: puede acompañar a las hematurias de origen local, pero siempre se asocia a la enfermedades renales difusas.

  • - La presencia de piuria, es decir, de pus en la orina.