Anda di halaman 1dari 6

Cuento:

Ana y su mueca
NOMBRE: Brithanny Crdova
Armonaci
AO: 6 Grado De Primaria
COLEGIO: I.E. Reyna De La Paz

Ana y su mueca
Ana era una preciosa nia que
viva en la selva y que tenia
una mueca a la que adoraba.
La haba fabricado ella misma
con una pequea mazorca de
maz y le haba hecho ropita
utilizando hojas de la misma
planta.
Tanto laquera
quera aque
se que, a veces,
la jams
mueca
separaba delas
ella.
desatenda
peticiones de su madre y dejaba
de ayudarla

Ana, aydame en los


quehaceres! Deca la
madre, pero la nia
siempre
estaba
tan
distrada con su mueca
que ni escuchaba los
requerimientos
de su
Ana,
esto no puede
seguir as! Me parece
mam.
Una
maana
muy
bien
que
jueguessucon tu mueca, pero
madre se has
enfad.
tambin
de ayudarme que yo sola no

puedo con todo Tienes que ser ms


responsable!
Entonces la madre sentenci que era la
ltima vez que se lo deca, de lo contrario

Ana se asust. Por nada del


mundo quera que le arrebataran
lo que ms quera. Sali de la
casa con su mueca en brazos y
lleg hasta el ro que pasaba
cerca del maizal. En la orilla,
reposaba una tortuga con quien
sola charlar muchas tardes.

La tortuga le pregunt por que estaba all tan


temprano y Ana le respondi que estaba
buscando un sitio para esconder su mueca.
La tortuga le cont que sera muy fcil
esconderla. Tendran que hacer como ella
cuando pone sus huevos en la arena, escarba y
luego los entierra, bien escondidos para que no

A Ana le pareci una estupenda idea


y se puso a cavar un agujero.
Cuando termin, meti en l su
mueca y la cubri bien de arena.
Entonces la tortuga la anim a irse,
pues su madre la estara buscando.
Le dijo que no se preocupara por
nada, pues ella cuidara la mazorca
enterrada justo al lado de sus
huevos.

La nia regreso a su casa confiada en que la


tortuga velara por su mueca. A los pocos
minutos de encontrarse con su madre,
comenz a llover torrencialmente. Cay
tanta agua durante semanas, que Ana no
pudo salir de casa en mucho tiempo.

Por fin lleg el verano! Ana


pudo volver a la orilla del ro e ir
al lugar donde estaba enterrada
su mueca. Sucedi que ella
haba nacido una hermosa
planta de la que salan otras
muchas mazorcas de maz.

Cogi una de ellas, fabric una nueva


mueca idntica a la anterior y se llev a
casa todas las dems mazorcas. Con ellas,
su madre prepar riqusimas tortitas de
maz para merendar Y esta vez Ana le
ayud encantada a prepararlas!

FIN