Anda di halaman 1dari 118

Identificación y sistematización de experiencias sobre la contribución

de la reforestación comercial al desarrollo y la paz


© Deutsche Gesellschaft für Technische Zusammenarbeit (GTZ) GmbH
Primera edición: septiembre de 2008
ISBN: 978-958-8438-14-6

Deutsche Gesellschaft für Technische


Zusammenarbeit (GTZ) GmbH

Barbara Hess
Directora Agencia GTZ en Bogotá

Programa CERCAPAZ
Cooperación entre el Estado y la Sociedad Civil
para el Desarrollo de la Paz

Peter Hauschnik
Coordinador

Alexandra Ospina
Asesora
Sector Privado y Paz (RSE)

José Miguel Orozco


Consultor
Reforestación, desarrollo y paz

Autores
Esperanza Nancy Pulido
Max Alejandro Triana
Olga Isabel Palacios
Grupo de investigación PROPROBOS
Ingeniería Forestal, Universidad Distrital

José Fernando Ortiz


Corporación Nacional de Investigación
y Fomento Forestal –CONIF–

Auxiliares de investigación
Ana Carolina Castañeda
Alejandro Soto
Luz Yennifer Vizcaíno
María Fernanda Jiménez
Wilson Cabanzo

Corrección de estilo, diseño de portada y diagramación


LYO Comunicaciones
Alfonso Ortega
Alba Lucía Forero
Cel: 316 335 4701 / 4712
e-mail: lyocomunicaciones@cable.net.co

Impresión
Gráficas Ducal
Contenido
Prólogo 8
Introducción 10

Capítulo I. Aspectos generales 13


1. Antecedentes 14

2. Enfoque y alcance 15

Capítulo II. Elementos contextuales sobre


las relaciones entre desarrollo, paz y reforestación 17
1. Desarrollo, paz y reforestación comercial 18

1.1. A propósito del desarrollo 18

1.2. La paz, ¿un propósito viable? 18


1.2.1. La construcción de paz y la reforestación 20
1.2.2. Algunos elementos de Responsabilidad Social Empresarial y la reforestación 22
2. Desarrollo forestal en Colombia 26

Capítulo III. Proceso metodológico 29


1. Herramientas metodológicas 30

2. Sistematización de experiencias 30

3. Conceptualización de los criterios e indicadores 31

4. Desarrollo de la metodología 32

4.1. Fase 1: Definición del instrumento de análisis 32

4.2. Fase 2: Validación de la experiencia 32

4.3. Fase 3: Difusión de la sistematización 35

Capítulo IV. Sistematización y lecciones aprendidas 37


1. Descripción de las experiencias seleccionadas 38

1.1. Sistematización de la experiencia y lecciones aprendidas


de las empresas forestales Pro-Oriente y Maderas de Oriente
en el municipio de Pensilvania – Caldas 39
1.1.1. Presentación 41
1.1.2. Localización y generalidades 41
1.1.3. Objetivo general de la empresa 42
1.1.4. Descripción general de la experiencia 42


1.1.5. Resultados obtenidos según los pilares definidos 45
1.1.6. Conclusiones generales de la experiencia 47
Referencias 48
1.2. Sistematización de la experiencia y lecciones aprendidas
de la empresa Monterrey Forestal Ltda.,
municipio de Zambrano – Bolívar 49
1.2.1. Presentación 51
1.2.2. Localización 51
1.2.3. Objetivo general de la empresa 52
1.2.4. Descripción general de la experiencia 52
1.2.5. Resultados y análisis obtenidos según los pilares definidos 53
1.2.6. Conclusiones 55
Referencias 56
1.3. Sistematización de la experiencia y lecciones aprendidas
de la empresa comunitaria Agronaya S.A.,
municipio de Buenos Aires – Cauca 57
1.3.1. Presentación 59
1.3.2. Localización y generalidades 59
1.3.3. Objetivo general de la empresa 60
1.3.4. Descripción general de la experiencia 60
1.3.5. Resultados obtenidos según los pilares definidos 63
1.3.6. Conclusión 66
Referencias 67
1.4. Sistematización de los proyectos de reforestación:
Compañía Reforestadora de Urabá El Indio S.A.
y Compañía Reforestadora de Urabá La Gironda S.A.
Zona Norte de Urabá, municipio de Necoclí – Antioquia 69
1.4.1. Presentación 71
1.4.2. Localización y generalidades 71
1.4.3. Objetivo general de la empresa 73
1.4.4. Metas 73
1.4.5. Descripción general de las compañías 73
1.4.6. Resultados y análisis obtenidos según los pilares definidos 75
1.4.7. Conclusiones 76
Referencias 77
1.5. Sistematización de la experiencia Asociación de Reforestadores
y Cultivadores de Caucho del Caquetá (ASOHECA),
Florencia – Caquetá 79
1.5.1. Presentación 81
1.5.2. Localización y generalidades 81
1.5.3. Descripción general de la experiencia 82
1.5.4. Resultados obtenidos según los pilares definidos 83
Referencias 84
1.6. Sistematización de la experiencia Asociación Agroforestal
de Campo Capote (AGROCAPOTE) en el marco de la reactivación
de la cadena forestal del Carare-Opón, Cimitarra – Santander 85
1.6.1. Presentación 87
1.6.2. Localización y generalidades 87
1.6.3. Antecedentes 88
1.6.4. El modelo propuesto 88
1.6.5. Resultados y análisis 89
Referencias 90


2. Discusión de las experiencias seleccionadas 91

2.1. Empresas forestales Maderas de Oriente y Pro Oriente S.A.,


municipio de Pensilvania – Caldas 91

2.2. Empresa Monterrey Forestal Ltda.,


municipio de Zambrano – Bolívar 92

2.3. Empresa Comunitaria Agronaya S.A.,


municipio de Buenos Aires – Cauca 93

2.4. Proyectos de reforestación Zona Norte de Urabá,


municipio de Necoclí – Antioquia 94

2.5. Asociación de Reforestadores y Cultivadores


de Caucho del Caquetá (ASOHECA) 95

2.6. Agrocapote (Asociación Agroforestal de Campo Capote)


organización local en el marco de la reactivación
de la Cadena Forestal del Carare–Opón. 96

3. Lecciones generales aprendidas con base en las experiencias seleccionadas 97

3.1. Lecciones aprendidas desde el pilar institucional 97

3.2. Lecciones aprendidas desde el pilar social 98

3.3. Lecciones aprendidas desde el pilar ambiental 99

3.4. Lecciones aprendidas desde el pilar económico 100

Bibliografía 101

Anexo 1. Pilares, principios, criterios e indicadores


definidos para la sistematización 104

Anexo 2. Matriz cualitativa de aplicación de principios,


criterios e indicadores definidos para la sistematización 110


Prólogo

El sector forestal y de manera específica la reforestación comercial, que tiene


importantes perspectivas de crecimiento en Colombia, puede hacer aportes sig-
nificativos al desarrollo económico, ambiental y social, en la medida en que en su
planificación e implementación se incorporen y apliquen criterios de responsabi-
lidad social (RSE) y se haga partícipe a la comunidad.

Los bosques plantados, cuando son manejados de manera responsable, no sola-


mente proporcionan una amplia variedad de productos maderables y no made-
rables sino que además pueden contribuir a la provisión de importantes servicios
ambientales. En adición a los beneficios anteriores, la reforestación puede generar
efectos sociales positivos como actividad impulsora de desarrollo local y regional
y generadora de ingresos, empleo y recreación. Pero hay que considerar que la ac-
tividad puede también ocasionar impactos negativos o indeseados cuando no se
planifica o realiza de manera que se consulten y tomen en cuenta las expectativas
y los intereses de las poblaciones que habitan en su entorno.

Con el apoyo del programa CERCAPAZ - “Cooperación entre el Estado y la


Sociedad Civil para el Desarrollo de la Paz” el cual ejecuta la GTZ (Agencia de
Cooperación Técnica Alemana) por encargo del Ministerio Federal de Coopera-
ción Económica y Desarrollo de Alemania (BMZ) se asociaron

 la Federación Nacional de Industriales de la Madera -FEDEMADERAS-,

 la Corporación Nacional de Investigación y Fomento Forestal -CONIF-,

 el Programa de Ingeniería Forestal de la Universidad Distrital “Francisco José


de Caldas”,

 el Grupo de Trabajo para la Certificación Forestal Voluntaria en Colombia


-GTCFV-,

 y la Asociación Colombiana de Ingenieros Forestales -ACIF-,


para estructurar e implementar la iniciativa denominada “Reforesta-
ción Comercial, Desarrollo y Paz en Colombia” (RCDP). Mediante
esta iniciativa RCDP se busca que diferentes actores de los sectores
empresarial y gubernamental y de la sociedad civil, desarrollen vi-
siones compartidas sobre el potencial del sector privado reforestador
como actor de desarrollo y paz. Su estrategia se basa en el marco de
las políticas y planes de desarrollo del subsector así como en el con-
texto de la búsqueda de la paz, la promoción de la Responsabilidad
Social Empresarial (RSE) y de las prácticas empresariales sensibles a
los conflictos.

El estudio contenido en esta publicación presenta los resultados de


una primera etapa de identificación y sistematización de algunas ex-
periencias de reforestación comercial en diferentes zonas del país, que
ilustran sobre la contribución actual de esta actividad al desarrollo eco-
nómico, ecológico y social y en particular, sobre su potencial de apor-
tar a la construcción de la paz. La valoración de los resultados de este
trabajo corresponde a los lectores de esta publicación y a los diferentes
actores públicos y privados interesados desde distintos ángulos en esta
temática. Se espera que el presente documento enriquezca la discusión
y brinde insumos para lograr un entendimiento común de lo que la
reforestación comercial responsable puede aportar al desarrollo soste-
nible y a la paz de Colombia.

PETER HAUSCHNIK
Coordinador Programa CERCAPAZ - GTZ


Introducción

La reforestación comercial en Colombia tiene actualmente, en relación con su


compromiso y desempeño en la construcción de paz, uno de sus más grandes
desafíos. Son bien conocidos los escenarios de conflicto en que se encuentran
inmersas las apuestas productivas de empresas, asociaciones y sociedad civil en
general que hacen reforestación, al tiempo que se ignora o desdibuja su aporte a
la recomposición del tejido social que conduce al fortalecimiento de la democra-
cia en zonas rurales donde no se han dado las condiciones básicas para un más
efectivo acceso a las garantías del Estado.

Mirando en retrospectiva el desarrollo forestal del país, surge la ineludible pre-


gunta sobre la contradicción que representa poseer una inmensa oferta ambiental
para el establecimiento de plantaciones comerciales y la relevancia que le ha otor-
gado la sociedad como impulsor del desarrollo, y más aún como actor determi-
nante en la superación de los conflictos.

El trabajo que aquí se presenta busca fundamentalmente hacer visible ante el


país caminos viables para el restablecimiento de condiciones de desarrollo y con-
vivencia pacífica en regiones de aptitud forestal, cuyo basamento lo constituye
la experiencia de iniciativas de reforestación comercial de gran diversidad, que
han logrado en distintos grados incorporar los principios de la Responsabilidad
Social Empresarial (RSE) a su accionar. Un segundo propósito, pero no por ello
menos importante, lo constituye la provocación dirigida a actores sensibles del

10
desarrollo forestal a construir espacios de concertación y visiones compartidas en
torno al posicionamiento de la actividad reforestadora como eje articulador del
bienestar y la paz en el ámbito rural.

En desarrollo de este proceso la Agencia de Cooperación Técnica Alemana-GTZ,


a través del programa CERCAPAZ (Cooperación entre el Estado y Sociedad Ci-
vil para el Desarrollo de la Paz), impulsó una iniciativa que dio lugar al proyecto
“Reforestación Comercial, Desarrollo y Paz”, en el marco del cual se adelantó
este trabajo. A través del mismo se identifican y analizan prácticas en seis (6)
estudios de caso y se derivan lecciones aprendidas sobre la contribución de la
reforestación a la construcción de paz.

Dentro de los principales resultados encontrados es bastante ilustrativo que gran


parte de la sostenibilidad del desarrollo forestal se basa en la capacidad de los
actores para construir cultura forestal. El papel del Estado se considera necesario
en el desarrollo de proyectos; sin embargo, en la mayoría de los casos permanece
ausente. Esto es ejemplificado en varios de los casos donde su ausencia hace que
las mismas empresas u otros actores se apropien de sus funciones. Se genera así
un espacio para las empresas reforestadoras en las regiones, las cuales, a través
de las actividades forestales, construyen capital social en estas zonas altamente
conflictivas y aportan al desarrollo y a la paz, lo que sin duda prospecta un buen
camino hacia la responsabilidad social empresarial.

11
Aspectos Generales
1. Antecedentes

En los últimos años los principales reforestado- bia”, llevado a cabo los días 12 y 13 de junio de
res de carácter comercial en el país han venido 2007, en la ciudad de Bogotá. En este encuentro
implementando estrategias tendientes a hacer se abordaron temas relacionados con planifica-
visible su contribución al desarrollo nacional; ción operativa, consenso de diferentes miradas
en este sentido, la certificación forestal y la frente a desafíos y oportunidades, y compromi-
adopción de normas internacionales de calidad sos con acciones concretas para constituir un
han marcado el camino hacia una revaloración “equipo motor” que permitiera impulsar las
de la actividad forestal como eje articulador acciones para la ejecución, monitoreo y evalua-
del desarrollo en amplias zonas deprimidas de ción del Proyecto de Cambio “Estrategia para
nuestro territorio. la Sensibilización, Divulgación y Apropiación
de la Iniciativa sobre Reforestación Comercial,
De otra parte, en Colombia la Responsabilidad Desarrollo y Paz – RCDP” (Orozco, 2007).
Social Empresarial (RSE) surge como factor
importante para la promoción y aplicación sis- El Proyecto “Reforestación Comercial, Desa-
temática de prácticas que contribuyen o pueden rrollo y Paz en Colombia” se lleva a cabo con
contribuir significativamente a la mitigación de la participación de la Federación Nacional de
las notables desigualdades de la nación. Industriales de la Madera –FEDEMADERAS–,
la Corporación Nacional de Investigación y Fo-
Atendiendo a estas realidades se han venido mento Forestal –CONIF–, el Grupo de Trabajo
construyendo marcos de referencia, aplicados para la Certificación Forestal Voluntaria –GT-
a la reforestación comercial en Colombia, en- CFV–, la Asociación Colombiana de Ingenie-
tre los que sobresale el esfuerzo de Leonhardt ros Forestales –ACIF– y la Universidad Distri-
y Orozco (2006), quienes proponen una serie tal Francisco José de Caldas –UDFJC–, con el
de estrategias conducentes a la incorporación apoyo del Programa CERCAPAZ de la Agencia
de la RSE en la reforestación comercial, además de Cooperación Técnica Alemana –GTZ–. Di-
de un conjunto de elementos orientadores para cho Proyecto tiene como objetivo desarrollar
que las empresas comprendan la complejidad visiones compartidas entre diferentes actores
de los conflictos y su impacto en las operacio- de los sectores empresarial y gubernamental y
nes empresariales propias de su actividad e im- la sociedad civil, sobre el potencial del sector
plementen medidas de prevención y mitigación privado reforestador como actor de desarrollo
para contribuir a la construcción de la paz. y paz.

Posteriores avances condujeron al programa Finalmente, se buscó generar un espacio de in-


CERCAPAZ de la GTZ a la concreción de terlocución entre expertos, reforestadores y la
acercamientos para el desarrollo de un Proyecto academia, que consistió en dar una mirada a ex-
de Cambio en el marco de la Responsabilidad periencias que, a través del establecimiento de
Social Empresarial (RSE). Para ello se realizó el plantaciones comerciales, mostraran compro-
taller de planificación del proyecto “Reforesta- miso y respuestas adecuadas a las necesidades
ción Comercial, Desarrollo y Paz en Colom- de paz y desarrollo del país.

14
2. Enfoque y alcance

El sector privado juega un papel muy impor- aprendidas de seis casos particulares de refores-
tante en la dinámica política en su territorio de tación comercial, cuyas características permiten
operaciones debido a los distintos intereses que diferenciarlas por categorías o “tipos” básicos
se generan en torno a las actividades de pro- (no exhaustivos). Así, es posible encontrar ini-
ducción, rol que puede entorpecer o coadyuvar ciativas empresariales privadas de la gran in-
a los procesos de construcción de paz. El pre- dustria, cooperativas asociadas con empresas de
sente documento, antes que un producto final, gran tamaño, asociaciones de productores bajo
constituye una propuesta incitadora para los re- el esquema de encadenamientos productivos,
forestadores del país y las instituciones relacio- campesinos asociados en tierras del Estado con
nadas, a volcar la mirada hacia elementos emer- usufructo del vuelo forestal, actores organizados
gentes de su actividad productiva que poseen la “arrancados” al conflicto trabajando de la mano
capacidad única de apuntalar los pilares de la con empresarios y organizaciones gremiales.
paz en territorios donde el tejido social ha sido
alterado y cuya esperanza de reconstitución y Se han dejado a un lado las pretensiones ge-
mejoramiento pasa, entre otras opciones, por la neralizadoras propias de modelos determinís-
recomposición productiva. ticos para dar paso a análisis más integrales
que, con base en las lecciones aprendidas de
La mirada que sobre la reforestación comercial cada caso estudiado, puedan servir de referen-
se plasma aquí reconoce su complejidad y ma- te conceptual más que de modelo a imitar, de
tices particulares por lo cual, como punto de forma que basados en los principios estructu-
partida, se optó por un análisis del todo con rales de la Responsabilidad Social Empresarial
base en algunas de sus partes, el cual es pro- y aunados con la realidad empírica encontra-
pio de niveles exploratorios iniciales sujetos a da, se puedan generar nuevos aportes para la
aproximaciones posteriores más detalladas. Este construcción de esquemas de intervención
enfoque permite desarrollar una acción fun- más competitivos, comprometidos e integra-
damentada en la reflexión sobre las lecciones dos a la realidad local.

15
Elementos contextuales
sobre las relaciones entre
desarrollo, paz
y reforestación
1. Desarrollo, paz y
reforestación comercial

1.1. A propósito del desarrollo nómico, la viabilidad ambiental y la protección


de los derechos humanos”.
¿Cuál es la relación entre desarrollo y paz?,
¿existe dualidad entre estas dos concepciones?, En la actualidad se ha superado la visión plan-
o más bien, ¿existe una analogía de resultados teada en la Conferencia de Estocolmo (1972) y
entre ellas? en las aproximaciones tradicionales a propósito
del desarrollo sostenible (Comisión Mundial
Una revisión general de las diferentes tenden- para el Medio Ambiente y el Desarrollo, 1988;
cias de las sociedades hacia el entendimiento Carrizosa, 1990; Guhl, 1990; Buarque, 1993;
y propio planteamiento del desarrollo, mues- Carvalho, 1993; Folch, 1998; Febres y Florián,
tra cómo las actuaciones de las comunidades, 2002), y se ha instaurado el desarrollo humano
los Estados y la sociedad en general, están di- sostenible como un proceso pluridimensional
rectamente afectadas por los procesos y po- (económico, ecológico, social y político, entre
líticas de otros países con quienes sostienen otros) cuyas consecuencias deberían ser la po-
relaciones económicas, sociales y culturales, tenciación de la participación (apoderamien-
que trascienden más allá de las fronteras de to/empoderamiento), el refuerzo y mejora de
una nación y son igualmente afectadas por las la sociedad civil, la gobernabilidad (desarrollo,
relaciones del entorno en donde se desarrollan mejora y reforma del Estado), la equidad social
los procesos. y, por último, sustentabilidad de los proyectos
y programas, entendida como factibilidad de
La contextualización de las diferentes tenden- estos a medio y largo plazo. Teniendo como re-
cias del desarrollo pretende explicar los proce- sultado, según lo expresa Grasa (2006), el acer-
sos sociales que han generado conflicto en una camiento entre desarrollo y transformación de
nación. Es de esperarse que la evolución de las conflictos y construcción de la paz.
concepciones del desarrollo genere cambios en
la interpretación de las realidades nacionales, Ya antes Ghali (1994) había destacado la con-
generando nuevas expectativas y necesidades secución de la paz como uno de los cinco pila-
qué resolver. El desarrollo, visto por algunos res fundamentales y prerrequisito del desarro-
autores como un tema que surge de la posgue- llo, además de la economía, y el crecimiento
rra, se fundamenta en las teorías de la economía entendido como motor de progreso; el medio
neoclásica, aún así, se han propuesto modelos ambiente y su protección, fundamento de la
que han enriquecido la discusión (ecodesarro- sostenibilidad; la justicia, pilar de la vida social;
llo, el desarrollo sostenible y el desarrollo hu- y la participación y la democracia, entendidas
mano sostenible) incorporando la dimensión como requisitos y bases del buen gobierno.
ambiental y el bienestar social (Sunkel y Paz,
1970, citados por Boisier, 2001), al punto que
se han considerado como pilares de la concep- 1.2. La paz, ¿un propósito viable?
ción de seguridad; en este sentido (Ghali, 1994)
afirma: “la diferencia evidente del conflicto está En las últimas décadas la globalización ha per-
dada por sus inicios, cuando era visto como una mitido acrecentar el comercio y la inversión
lucha de tierras con armas, y en donde hoy día global pero al mismo tiempo las diferencias in-
la seguridad es analizada desde el bienestar eco- ternacionales se han ampliado, al igual que las

18
tensiones distributivas en el mundo; cabe resal- ferentes teóricos, es debido en parte, según lo
tar que en la década de 1990, aunque América anotaba Bejarano (1995), al énfasis en la vio-
Latina mejoró en términos de desarrollo expor- lencia estructural1 que requiere un enfoque ob-
tador y atracción de capital extranjero, no logró jetivista, en detrimento del abordaje subjetivis-
traducir ello en mayores ritmos o estabilidad ta (desde el punto de vista de los actores) de la
del crecimiento económico (Ocampo, 2003; resolución de los conflictos.
Stiglitz, 2003). Según los mismos autores, para
Colombia la acelerada apertura económica, au- En la investigación para la paz se han distin-
nada a la ampliación de funciones sociales del guido tres corrientes de pensamiento analizadas
Estado durante el proceso de descentralización, por Del Arenal (Citado por Bejarano, 1995) y
buscaba enfrentar las fuertes desigualdades y retomadas por Rettberg (2003); aquellas que
atrasos sociales mientras reforzaba la goberna- poseen una visión limitada y reduccionista de
bilidad local y regional, para armonizar la eco- la paz como ausencia de guerra (corriente mini-
nomía con el proceso de globalización, extender malista); las que poseen una visión intermedia
los servicios sociales a más personas y fortalecer en la que se subraya la relación existente entre
la democracia. Sin embargo, estos esfuerzos fue- crecimiento económico, por una parte, y re-
ron seguidos del aumento de los niveles de vio- ducción de la pobreza y disminución del riesgo
lencia y conflicto armado (Informe Nacional de del conflicto, por otra; y la corriente maxima-
Desarrollo Humano, 2003), coincidiendo con lista, para la cual la paz es ausencia de violencia
la apreciación de investigadores (Stiglitz, 2003; directa o indirecta (violencia estructural) y cuya
Fernández, 2003; López, 2003; Collier, 2005) construcción exige que la sociedad sea reestruc-
quienes atribuyen parte de las dificultades para turada, con el fin de conciliar los intereses de
resolver los problemas económicos a la no con- todos y a todos los niveles, a través de la genera-
secución de la paz. ción de condiciones para fomentar el desarrollo
económico, social y político, y superar las cau-
En otra perspectiva, numerosos estudios (Nieto, sas estructurales del conflicto como la pobreza
1999; Collier, 2003; Luke, 2003; Montenegro, y la inequidad entre otras.
2003; Stiglitz, 2003; Vargas, 2003) han recono-
cido que existen patrones globales y regionales En este contexto hablar de construcción de paz
que tipifican la proclividad al conflicto, espe- pasa de ser una buena intención o un ejercicio
cialmente armado, en donde la disponibilidad académico, a identificar, como lo hace Hau-
de recursos naturales abundantes, la poca cla- gerudbraaten (1998), que la paz no es un fin en
ridad en los derechos de propiedad de dichos
recursos, la falta de garantías del Estado para
ejercer la democracia, la dudosa transparencia 1
La violencia estructural suele definirse como “aquel fe-
de las cúpulas regionales y gubernamentales, la nómeno que se produce cuando los conglomerados so-
presencia de actividades ilícitas, la exclusión po- ciales ven obstaculizado su desarrollo debido a limitacio-
nes que provienen de las estructuras sociales mismas, es
lítica, las diferencias étnicas y religiosas, contri-
decir, debido a la existencia de relaciones acentuadas de
buyen con las variables socio-económicas a ge- desigualdad (pobreza, explotación, injusticia social) y/o a
nerar una masa crítica potencialmente volátil. un sistema de dominación autoritario y opresivo (ausen-
cia de democracia, ausencia de participación, ausencia de
Sin embargo, tal análisis en torno a las varia- libertades públicas y discriminación)” Bejarano (2005); a
bles que justifican los orígenes, la naturaleza, las esta se suma la violencia intencional (la guerra, acciones
destructivas, desplazamiento, narcotráfico, etc.) la cual
modalidades y la geografía del conflicto no se
por constituirse en un instrumento para un propósito
corresponde con lo referente a su superación, debe distinguirse de la violencia larvada con la que se ex-
construcción de paz o negociación del mismo. presan el marginamiento o la opresión de ciertos grupos
Este problema de construcción desigual de re- sociales (UNESCO y IHEDN, 2003).

19
sí mismo, que la conforman “esfuerzos a largo Montoya, 2005) ve a las plantaciones comer-
plazo desarrollados primordialmente por los ac- ciales como importantes aliados en la supe-
tores locales, incluyendo la promoción del de- ración de inequidades económicas, sociales,
sarrollo político y económico, y de manera que culturales y ambientales de un territorio con
la solución sea sostenible al dirigirse a las raíces un gran potencial para conformar una acción
del conflicto”. Complementa esta definición colectiva que se pueda expresar y tratar de ar-
Sarti (2006) cuando sostiene que es una “ruta monizar con la acción del Estado, las libertades
compleja, compartida por diferentes actores, y oportunidades empresariales y las de sus gru-
visiones, escenarios, procesos, poderes y condi- pos de interés.
cionantes externos, construida históricamente
entre altibajos, crisis, acuerdos parciales, avan- Sin embargo, para el caso colombiano es nece-
ces y retrocesos, que supone una correlación de sario no perder de vista algunos factores espe-
fuerzas entre el estado y la sociedad”. En esta cialmente relevantes como el conflicto agrario,
ruta se busca que los conflictos se transformen el cual se conecta inevitablemente con el des-
en oportunidades para crear procesos de cam- plazamiento y malestar social, ya que estudios
bio favorables que minimicen la violencia e in- recientes (CEPAL, 2003) alertan sobre el des-
crementen la justicia en las estructuras sociales. balance entre la aptitud de las tierras y su uso
actual, impulsado por la fragmentación de los
pequeños predios y concentración de la propie-
1.2.1. La construcción de paz y la dad (del banco de tierras agrícolas de 9 millones
reforestación de hectáreas, se utilizan sólo 5 millones, y de 40
millones de hectáreas dedicadas a la ganadería,
Desde hace décadas y con especial énfasis en el sólo 19 millones son realmente aptas para dicha
último lustro, los análisis de tendencias y pros- actividad), lo cual a la postre hace de los terri-
pectiva han indicado que el compromiso cre- torios caldo de cultivo para que se generen con-
ciente de la empresa con su entorno social está flictos por la propiedad y control de las zonas
cada vez más cercano a los factores decisorios productivas como espacio estratégico de orden
de su competitividad; en este sentido, Mojica político y económico. Entre los elementos que
(2005) afirma que si bien el futuro de las or- están en la base del problema se encuentran la
ganizaciones y empresas es susceptible de ser propiedad de la tierra, la estructura producti-
construido, se puede realizar una mejor labor va y el empleo, los procesos de colonización,
si se conocen las reglas con las que se está ju- la presencia de cultivos ilícitos, los conflictos
gando en el mundo, ya que ninguna empresa ambientales e interétnicos, la creciente desinsti-
u organización puede hacer caso omiso de las tucionalización y la calidad de vida en el campo
líneas de fuerza y tendencias que acompañarán (Vargas, 1999; Corredor, 2001).
los próximos años.
Desde esta óptica, una forma de construir paz
La reforestación comercial, tal como lo ano- es un adecuado ordenamiento social, producti-
ta Bercovich y Katz (2003), no es ajena a esta vo y ambiental del territorio además de políti-
realidad, tanto por su vínculo indisoluble con cas macroeconómicas con profundo contenido
la industria, como por la aparición de nuevos social (Vargas, 1999) y, como destaca Múnera
entes y agentes productivos, nuevas formas de (2001), tal ordenamiento debe hacer hincapié
organización industrial y de inserción compe- en la reconstrucción y metamorfosis del tejido
titiva internacional, además de renovados mar- social dentro de tres escenarios posibles (apa-
cos regulatorios. La evidencia de experiencias rente, formal y cuantitativo), tendientes a re-
internacionales (Bethlehem y Dlomo, 2003; plantear la estructura del sistema que conforma
Sotomayor y García, 2003; Richards, 2004; la relación sociedad civil-Estado donde los ejes

20
de cambio son: el fortalecimiento de la socie- participación en proyectos relacionados con
dad civil, la redefinición de la relación interna la construcción de paz, el reto radica en facili-
entre los elementos constitutivos del Estado y la tar las condiciones para hacer más probable la
limitación de su papel institucional. participación del sector privado forestal en es-
tas tareas. Ello abarca desde el desarrollo de un
En todo caso, conviene señalar que en estudios argumento económico específico para el sector,
específicos sobre el tema, se ha identificado el haciendo uso estratégico de los “ganchos” de la
alto potencial del sector forestal colombiano futura inserción internacional y de los requisi-
para contribuir a la construcción de la paz. Así, tos (de productividad y calidad, pero también
se ha planteado: de responsabilidad social) que ella implica en la
actualidad, hasta el fomento de otras condicio-
“El sector forestal, por razones afines a sus pro- nes como la estabilidad de las políticas públicas
pias posibilidades de desarrollo y expansión, para el sector y para la construcción de la paz,
puede volverse un socio de la construcción de en general, que otorguen credibilidad y visión
paz en el nivel local colombiano. […] Para los de largo plazo a los proyectos emprendidos”.
interesados en inducir al sector forestal a la (Rettberg, 2006)

Una experiencia en Chile sobre reforestación comercial y conflictos

Uno de los casos más profundamente docu- yadas por los incentivos y la producción de
mentados por las implicaciones que llegó a las 300.000 hectáreas comienza un proceso
tener, incluso a nivel de restricciones al co- de apertura comercial para los productos ma-
mercio internacional de sus productos, fue el dera y pulpa, que logra dinamizar la actividad
conflicto desarrollado en Chile entre la gran reforestadora hasta alcanzar en menos de dos
empresa reforestadora y el Estado con las décadas 1,5 millones de hectáreas. Gran parte
comunidades indígenas del sur (octava, no- de esta superficie, argumentan Donoso y Lara
vena, décima y undécima regiones); aunque (1999), se incrementó a costa del sacrificio de
el conflicto tiene raíces muy profundas en la la cubierta forestal nativa.
historia del poblamiento del sur por parte de
grupos humanos europeos y grandes posee- En la década de 1980, con el advenimiento
dores de tierra chilenos, el panorama somero del fenómeno de la obtención de astilla o
que se presenta rescata los hechos recientes “chips”, grandes áreas de bosque natural son
que pudieron llegar a comprometer la idonei- deforestadas a tala rasa y, en el mejor de los
dad del manejo forestal de plantaciones de las casos, cambiado su uso a plantaciones de
empresas forestales asentadas en Chile, ante pino y eucalipto. Sin embargo, afirma Siebert
la opinión pública. (1999), al poco tiempo comenzaron a surgir
voces de alerta por el explosivo aumento de
Un breve recuento señala que para la déca- grandes zonas cubiertas por una sola especie
da del sesenta, las plantaciones de Pinus ra- exótica, la eliminación de vegetación natural
diata, con un fuerte impulso gubernamental, y el impacto a las cuencas y sus aguas. De
lograban superar al bosque nativo en la pro- igual forma comenzaron a manifestarse los
ducción total de madera aserrada, lo cual no efectos del concepto silvícola propuesto que
impidió que la explotación irracional del bos- menciona el empobrecimiento de la diversi-
que nativo continuara (Donoso y Lara, 1999). dad, aumento de la cantidad y virulencia de
Para 1973 se contaba con 300.000 hectáreas las plagas, daños causados por alteración a
plantadas de la especie por parte del Estado, los suelos, incremento de frecuencia de in-
durante 1974 se produce el traspaso de gran- cendios y efectos socioeconómicos directos
des empresas forestales al sector privado y se ocasionados por baja en los precios de los
inicia la aplicación del Decreto Ley 701, que productos maderables.
establece incentivos a las plantaciones. Apo-

21
Sin embargo, el conflicto mayor se desen- de los pequeños y medianos propietarios a
cadenó por disputas territoriales con el pue- los incentivos, y tomando consideraciones
blo Mapuche, ancestral habitante de valles y ambientales más rigurosas (Lagos, 1998).
cordilleras de la región centro-sur de Chile;
hacia 1999–2000 el conflicto tuvo uno de sus Aunque es evidente que este conflicto tiene
capítulos más dramáticos, pues el pueblo in- raíces sociales, económicas, políticas y so-
dígena realizó actos de fuerza y agresiones bre todo culturales, avances significativos se
contra miembros del Estado y de las empre- han realizado con empresas como Forestal
sas forestales. El gobierno había anticipado Millamemu que ha implementado acciones y
algunos años antes la necesidad de mirar la programas, que dentro del marco de la Res-
producción forestal a partir de modelos más ponsabilidad Social Empresarial, se han de-
incluyentes, que involucraran a los pequeños sarrollado con el Forest Stewardship Council
y medianos reforestadores con la entrada en (Consejo de Manejo Forestal), además de la
vigencia en 1998 de la reestructuración de la construcción de propuestas de desarrollo a
Ley 701 la cual, entre otros aspectos, pretendió través de la formación de adultos mayores,
corregir las distorsiones del antiguo Decreto el rescate de la cultura mapuche y el impulso
Ley 701, implementando lo que se llamó “dis- al desarrollo sustentable de sus zonas de in-
criminación positiva”, favoreciendo el acceso fluencia, entre otros.

1.2.2. Algunos elementos de 3. Plan estratégico de la RSE.


Responsabilidad Social Empresarial 4. Seguimiento y evaluación.
y la reforestación
En Colombia la RSE podría ser una herramien-
Las ganancias generadas por la labor productiva ta utilizada en la reforestación comercial para
de las empresas forestales ofrecen grandes be- ofrecer indicadores de desarrollo sostenible en
neficios sociales: la posibilidad de empleo a las la actividad forestal, en busca de la construc-
comunidades, bienes y servicios que mejoran ción de la paz. En otros sectores empresariales
la calidad de vida de productores, empleados se han identificado criterios que permiten es-
y consumidores e inversión social, en general. tablecer las capacidades de la empresa en reco-
Para ello, es importante el establecimiento de nocer, prever y gestionar las consecuencias de
buenas prácticas empresariales que generen su actividad; se ha medido el conocimiento
cambios positivos en la actividad productiva, de los actores y el beneficio de la empresa en
en busca de transformar los procesos necesarios utilidades, ahorro y procesos inteligentes; y se
para cumplir con las expectativas de crecimien- han considerado variables económicas (balan-
to y expansión. ces e inversiones sociales), medioambientales y
sociales (relaciones y gobierno de la empresa; y
Según el CCRE2 (2006) para la implementa- comunidad) bajo los parámetros del Triple Bo-
ción de la RSE se requiere: ttom Line (CCRE, 2006).

1. Identificar las prácticas de la empresa y ca- Para la construcción de los indicadores de la


racterizar la RSE. RSE en la empresa forestal es relevante tener
2. Configurar la gestión de la RSE (viabilidad una percepción de la dimensión de gestión
de la empresa) y definir los ejes de trabajo. de la empresa, con lo cual se podrá conocer el
tejido social en el que se desarrolla; en tanto
que a partir de ello pueden trazarse indicadores
ambientales, en los que se incluyan aspectos de
2
Centro Colombiano de Responsabilidad Empresarial. ecoeficiencia y satisfacción, de acuerdo con lo

22
que demandan los usuarios y la comunidad, en punto es en el que se incluyen los indicadores
armonía con resultados económicos óptimos y económicos, financieros, de inversión social,
la protección al medio ambiente, e indicadores medio ambiente y responsabilidad corporativa,
sociales, en los que se debe identificar el público en la que las empresas deben generar un Progra-
objetivo para conocer la percepción y necesida- ma Corporativo donde quienes prestan o se be-
des de la población, generar espacios y procesos nefician de los servicios ofrecidos son los stake-
participativos y conocer los actores con los que holders (grupos de interés), quienes trabajan de
se relaciona la empresa. la mano con la comunidad en la que desarrollan
sus negocios y en beneficio del medio ambiente,
A esto se suma la organización de niveles de la las generaciones futuras, las minorías, etc.
empresa de acuerdo con el entorno en que se
desarrolle; pero, como esquema general, se tie- Mediante el Plan Nacional de Desarrollo Fores-
ne que la dirección es la que se encarga de crear tal –PNDF– se pretende impulsar el desarrollo
las estrategias que encaminan la empresa en su de la actividad forestal del país a partir del ma-
desarrollo y sostenibilidad permitiendo que los nejo sostenible de los bosques naturales y plan-
trabajadores participen en ello. El motor es con- tados; el PNDF se rige por principios que de al-
siderado la comunidad, porque la empresa debe guna manera conllevarían a establecer un marco
implicar el entorno en el que se desarrolla. La estratégico en el que se deben incorporar los cri-
fuerza y la perspectiva están dadas por el merca- terios de la RSE como herramienta de mercado,
do basado en la RSE con lo que se busca crear puesto que involucra aspectos ambientales, so-
empresas asociativas, corporativas y en las que ciales y económicos abriendo posibilidades para
se construyan intereses comunes. Finalmente, que las empresas que surjan sean competitivas y
la legitimidad y permanencia incluye lo relacio- puedan verse favorecidas con un mayor recono-
nado al medio ambiente en lo que se refiere a cimiento en mercados diferenciados.
aspectos que logren mejorar la eficiencia en re-
ducir impactos ambientales (CCRE, 2006). La importancia de dirigir el PNDF hacia la
RSE radica en las metas significativas que se
Por otra parte, otro de los medios para llegar han propuesto en reforestación, así como en los
a la construcción de indicadores es establecer principios que se han definido para optimizar
el balance de sostenibilidad, que trabaja en el las ventajas comparativas y promover la com-
monitoreo y por consiguiente, requiere del co- petitividad que abarcan los lineamientos de la
nocimiento del trabajador, en tanto que en este Responsabilidad Social (Ver cuadro 1).

Cuadro 1. Principios del Plan Nacional de Desarrollo Forestal

1. El Estado debe promover el desarrollo del sector forestal como un reconocimiento de los beneficios
económicos, sociales y ambientales que genera esta actividad. En este sentido el sector forestal se
constituye en una actividad prioritaria para la consecución de la paz y la convivencia ciudadana.

2. El Estado estimulará y promoverá la investigación científica y tecnológica y el conocimiento tradi-


cional como elementos fundamentales para el manejo sostenible y conservación de los ecosistemas
forestales.

3. El manejo sostenible de los bosques naturales, la restauración de los bosques degradados y las plan-
taciones cumplen un papel fundamental en la conservación de los ecosistemas y recursos forestales
así como de la biodiversidad asociada.

23
4. El uso sostenible de los ecosistemas forestales debe permitir la generación de empleo y el mejora-
miento de las condiciones de vida de las comunidades rurales y de la sociedad en general.

5. El uso, manejo y aprovechamiento sostenible de los recursos forestales contemplará las posibilida-
des y capacidades de los distintos grupos y comunidades sociales.

6. La conservación y gestión en los ecosistemas forestales, como una responsabilidad compartida en-
tre los sectores público, privado y la sociedad civil, debe ser descentralizada y participativa.

7. La gestión nacional sobre los ecosistemas forestales debe considerar la cooperación y solidaridad
internacional para contribuir en el uso y la conservación de los bosques y su biodiversidad.

8. La producción forestal contemplará la articulación en el marco de cadenas productivas que actuarán de


manera integrada y coordinada en procura de alcanzar continuos incrementos en la competitividad.

9. Las cadenas forestales productivas valorarán las oportunidades de mercado a nivel internacional
como una fuente potencial de desarrollo nacional.

Fuente: Plan Nacional de Desarrollo Forestal. Bogotá D.C. (2000).

En consideración a lo anterior, el PNDF busca te para minimizar el impacto; en la medida que


el desarrollo de los cluster forestales a través de asuman el pago de altos impuestos y realicen la
acuerdos de competitividad bajo el amparo del contratación de excombatientes, están asociadas
Programa de Desarrollo de las Cadenas Forestales a fortalecer y estructurar acciones tendientes a la
Productivas, con los cuales se pretende ampliar la construcción de la paz.
base de recursos identificando y consolidando el
desarrollo de núcleos forestales, así como generar Los principales factores de conflicto que ame-
procesos de modernización y desarrollo tecno- nazan la actividad reforestadora están asociados
lógico, fortalecer el marco institucional para un entre otros a una amplia oferta ambiental que
aprovechamiento sostenible y lograr posicionar no ha contribuido al desarrollo armónico de
el sector en la economía nacional con recursos de las comunidades, y en donde actividades poco
buena y alta calidad, para hacerlo más competi- transparentes como la explotación ilegal de re-
tivo; incorporar nuevas tierras a la actividad pro- cursos naturales, la baja capacidad de control
ductiva e invertir en nuevos proyectos y permitir institucional, y la presencia de grupos armados
la generación de empleo. al margen de la ley, generan distorsiones de or-
den económico, social y de gobernabilidad.
No obstante, es importante recordar que gran
parte del sector forestal en Colombia se ubica en Se han identificado dos tipos de conflictos foresta-
zonas de conflicto, lo que repercute fuertemente les: Conflictos Tipo I, en los que los recursos pro-
en el ambiente laboral y dificulta la distribución venientes de la explotación forestal son vendidos
de la producción, además de que en ocasiones y explotados para financiar conflictos armados.
las empresas son víctimas de extorsiones, secues- Conflictos Tipo II, cuando se originan conflictos
tros, destrucción de maquinaria y quemas del entre los distintos grupos en torno a la manera más
bosque mismo. Por eso, actualmente las em- adecuada para adelantar la explotación de made-
presas buscan una responsabilidad corporativa ra y el manejo de recursos (Rettberg, 2006). En
que genere agendas de paz, desde el momento contraste con los bosques naturales que han sido
mismo en que deben identificar los costos del explotados para la financiación de guerras, el papel
conflicto y la forma de dispersarse regionalmen- de las plantaciones forestales en las economías de

24
guerra ha sido limitado, pero a pesar de ello no bajo el esquema del Forest Stewardship Coun-
deja de generar conflictos entre los varios grupos cil (FSC)-Colombia, que se encarga de desa-
de interés afectados, en tanto que se han observa- rrollar los estándares internacionales para un
do varias problemáticas por parte de organizacio- manejo forestal responsable y acredita las orga-
nes como USAID, CIFOR y DAC referenciadas nizaciones involucradas para certificar estas ac-
por Leonhardt y Orozco (2006) que se mencio- tividades. Las varias iniciativas de certificación
nan en el Cuadro 2. también incluyen la Norma ISO 14001, en el
área de manejo de la calidad y, a su vez, bancos
Así, en respuesta a los efectos de la reforesta- como la Corporación Financiera Internacional
ción comercial, se han promovido procesos e (IFC) que facilita créditos con la condición de
iniciativas de certificación para las empresas que las empresas cumplan con los Principios
reforestadoras que aseguren las sostenibilidad del Pacto Mundial o los Principios Voluntarios
ambiental y social de la explotación forestal de Seguridad y Derechos Humanos.

Cuadro 2. Plantaciones forestales y conflicto

Tenencia y uso de la tierra a largo plazo: en algunos casos la reforestación comercial se desarrolla en
contextos con falta de claridad en el estatus legal y en la forma de adquirir los predios para el estable-
cimiento de plantaciones. A veces el establecimiento de plantaciones conlleva la deforestación anterior
del bosque natural y dificulta el acceso de las comunidades a los productos no maderables que requie-
ren para su subsistencia (USAID, 2004).

Derechos de pueblos indígenas: en algunas ocasiones las áreas forestales son habitadas por comuni-
dades indígenas o minorías que pueden verse afectadas por la deforestación y los mismos bosques
plantados a causa de la desaparición del bosque natural como fuente de subsistencia, así como generar
efectos a sitios cultural y tradicionalmente importantes (USAID, 2004 citado por Leonhardt y Orozco,
2006).

Consecuencias ambientales: las plantaciones pueden afectar la disponibilidad y calidad del agua, la
fertilidad del suelo, así como la diversidad biológica y del paisaje; también pueden generar conflictos
por el acceso de las comunidades al agua y suelos fértiles (CIFOR, 2004).

Bienestar social y económico de las comunidades vecinas: debido a que la reforestación mecanizada
genera menos cantidad de empleos que la agricultura tradicional, y que es un empleo estacional, exi-
gente y riesgoso; se crean conflictos entre la empresa y la comunidad ya que ésta considera que no
tiene suficiente participación en los beneficios que genera la actividad.

Aplicación inconsistente de la ley: la carencia de capacidad institucional hace que los sistemas legales
sean inconsistentes y poco efectivos; en tanto que este vacío legal reduce la credibilidad de los esfuerzos
de regulación en este sector y se crea resentimiento por parte de la población afectada (DAC, 2005).

Fuente: Adaptado de Leonhardt y Orozco (2006).

En general para el sector, el enfoque de este tipo sible al conflicto, que también exige una gestión
de esquemas debe hacer énfasis en la legalidad de clara por parte de las empresas en apoyar y diri-
las operaciones, la distribución de los beneficios gir acciones para evitar la recaída al conflicto o su
entre la empresa, los trabajadores y las comunida- exacerbación.
des vecinas, y el manejo sostenible de las planta-
ciones forestales y su medio ambiente3. Por consi-
guiente, el desarrollo de buenas prácticas basadas 3
En Colombia existe la iniciativa de GTCFV, la cual ha adop-
en las normas de certificación forestal es un gran tado las “Normas para la Certificación Forestal Voluntaria
paso para dar inicio a la práctica empresarial sen- de Plantaciones en Colombia” bajo el esquema del FSC.

25
2. Desarrollo forestal
en Colombia
Colombia es un país donde al igual que en Chile, pero, pese a estos recursos, es extremadamente
México y Venezuela el sector forestal, a escala in- dependiente de las importaciones, sobre todo
dustrial, juega un papel importante en el ámbito de productos como el papel y cartón, pulpa y
socioeconómico, aunque entre ellos se presentan tableros de madera (CEPAL, 2000).
diferentes características de recursos, infraestruc-
tura y mercados (FAO, 2005). El país cuenta Una ventaja competitiva del país es el tiempo
con varios factores favorables para su desarrollo de desarrollo de los árboles utilizables (CEPAL,
forestal como lo son su oferta ambiental y un 2000), ya que por su ubicación sobre el trópi-
ambiente político favorable (Aldana, 2004). co, la fotosíntesis ocurre todo el año facilitando
una alta producción de biomasa y por lo tanto,
En América Latina y el Caribe el 90% del área los rendimientos son más altos y los ciclos bio-
forestal se encuentra en América del Sur, de la lógicos más cortos.
cual Colombia posee una cubierta forestal entre
60,7 a 64 millones de hectáreas (7,2% del total En la actualidad el país cuenta con una polí-
latinoamericano), ubicándose como el cuarto tica de largo plazo para promover e impulsar
país con mayor cobertura forestal en Latino- el desarrollo forestal nacional: el Plan Nacional
américa y el séptimo en cobertura de bosque de Desarrollo Forestal 2000-2025. En adición,
natural tropical en el mundo (Aldana, 2004; para la reforestación existen subsidios e incenti-
FAO, 2005). vos tributarios.

El Plan Nacional de Desarrollo Forestal (PNDF) El PNDF se creó con la meta de “mejorar la
afirma que Colombia cuenta con un potencial gestión de los recursos forestales, incrementar
de 25 millones de hectáreas susceptibles de ser las condiciones de vida de las poblaciones que
aprovechadas con cultivos forestales, bajo es- históricamente han venido ocupando las tie-
quemas de producción sostenible y competiti- rras forestales, así como de ofrecer alternativas
va, de las cuales cerca de tres millones (una gran productivas viables que contribuyan al desarro-
proporción de las cuales se encuentran some- llo económico del país y al proceso de paz” y
tidas a usos agropecuarios poco sostenibles) se una visión del sector forestal colombiano en el
podrían incorporar a la base forestal productiva 2025, donde se espera “se consolide como es-
en los próximos años. tratégico para el proceso de desarrollo econó-
mico nacional y con una alta participación en
Según Aldana (2004) en los estudios adelanta- la producción agropecuaria y la generación de
dos en 18 departamentos por la Corporación empleo” (PNDF, 2000).
Nacional de Investigación y Fomento Forestal
(CONIF) se registra la existencia de 4,5 millo- Es muy importante resaltar el primer principio
nes de hectáreas con aptitud forestal comercial del PNDF, el cual compromete al Estado en
sin restricciones y aproximadamente 11,5 mi- “promover el desarrollo forestal como un reco-
llones con restricciones menores. nocimiento de los beneficios económicos, so-
ciales y ambientales que genera esta actividad”,
Los mayores recursos forestales están en las re- por la cual se constituye en “una actividad prio-
giones Andina y Amazónica, con 7,7 millones ritaria para la consecución de la paz y la convi-
y 32,3 millones de hectáreas respectivamente; vencia ciudadana”.

26
La situación del sector forestal colombiano no Del potencial estimado en el PNDF (25 millo-
es muy alentadora siendo, como lo denomina nes de hectáreas), sólo un mínimo porcentaje
Aldana (2004), un medio de ocupación pacífica ha sido ejecutado; para el 2004 se estimaba en
y productiva del territorio, generador de em- 175.000 hectáreas plantadas que contribuyen
pleo, riqueza y bienestar, y por su considerable entre un 12% y 20% al suministro de madera
potencial, está llamado a convertirse en un sec- nacional (Aldana, 2004).
tor estratégico sostenible del país.
Son variadas las causas del bajo desarrollo fo-
Buena parte del aprovechamiento forestal en restal mencionado: la informalidad e ilegalidad
los bosques naturales colombianos se realiza de que han caracterizado el aprovechamiento del
forma clandestina y se comercializa por canales bosque natural; el bajo valor residual del bos-
informales, desencadenando un serio deterioro que4; la falta de pago o reconocimiento de las
ecosistémico (PNDF, 2000; Aldana, 2004), au- externalidades positivas que generan los bos-
nado con los bajos niveles de vida y la falta de ques y las plantaciones5; la baja disponibilidad
servicios elementales en la mayoría de las pobla- presupuestal y dispersión de los incentivos;
ciones que habitan las zonas forestales, lo cual problemas derivados del largo ciclo de produc-
facilita las condiciones propicias para la emer- ción; infraestructura vial insuficiente; falta de
gencia de distintos conflictos; en efecto, la silvi- conocimiento, investigación y tecnología; y
cultura y la extracción de madera en el PIB de deficiencias institucionales de las autoridades
once departamentos “forestales” del país (Antio- competentes (Aldana, 2004).
quia, Bolívar, Boyacá, Caldas, Caquetá, Chocó,
Guainía, Nariño, Putumayo y Vaupés), no su- Otro factor importante es la inseguridad; mu-
peran el 1% exceptuando a Nariño (1,26%) y chas regiones forestales coinciden con zonas
Chocó (3,4%) (Aldana, 2004; FAO, 2005). violentas (Aldana, 2004), debido a la indiferen-
cia por parte del Estado de ejercer su sobera-
En cuanto al desarrollo de plantaciones fores- nía en zonas lejanas, en donde en consecuencia
tales, han existido dos enfoques: uno promovi- no puede actuar en la mediación de problemas
do por el Ministerio de Ambiente, Vivienda y sociales y económicos, lo que permite a gru-
Desarrollo Territorial (MAVDT) y el Sistema pos armados ilegales, en la práctica, funcionar
Nacional Ambiental (SINA) con el propósito como poder local. (Ramírez, 1999). Aunque la
de restaurar, conservar y proteger ecosistemas paz no se va a lograr en el corto plazo, proyec-
forestales, y otro, de carácter comercial y pro- tos productivos que generen empleo, ingresos y
ductivo fomentado por el Ministerio de Agri- presencia del Estado contribuirán eficazmente a
cultura y Desarrollo Rural (Aldana, 2004). ese propósito (Aldana, 2004).

4
Es el valor obtenido después de deducir del valor de
venta del producto forestal los costos de comercializa-
ción, transformación, transporte y cosecha, según Aldana
(2004).
5
Como son la conservación de la biodiversidad, del paisa-
je, la protección de aguas y suelos y la captura y retención
de dióxido de carbono, entre otros.

27
Proceso metodológico
1. Herramientas metodológicas

Tras reconocer la importancia de la reforestación es decir, a abarcar la mayor amplitud del es-
comercial en sus diferentes marcos de acción, es pectro de iniciativas de reforestación comer-
necesario apoyarse en dos herramientas meto- cial, de manera que se pudiera contar en esta
dológicas; la primera, corresponde a la consulta primera fase piloto con elementos muy diver-
y aportes de conocedores sobre los temas, y la sos de donde se pudieran identificar lecciones
segunda, es la sistematización de experiencias generales. Es así como se definieron y selec-
en campo, con las que se busca identificar algu- cionaron algunos instrumentos que tuvieran
nas generalidades de la reforestación comercial un alto grado de aproximación para identificar
y sus vínculos con el desarrollo y la paz. dicha relación.

Por lo tanto, se seleccionaron y sistematizaron La sistematización de experiencias es parte de


algunos casos de empresas forestales que han un ciclo más amplio de actividades orientadas
coexistido en situaciones de conflicto y que han a facilitar un proceso de aprendizaje, que invo-
contribuido a la construcción de paz alrededor lucre un mayor número de actores diversos re-
de su actividad. Dicha selección correspondió lacionados con el proyecto reforestador y su fin
a una clasificación realizada por expertos de no es evaluar el desempeño, ni certificar buenas
CONIF, ACIF y la Universidad Distrital, en prácticas bajo el esquema de la Responsabilidad
donde se dio prioridad a la representatividad, Social Empresarial.

2. Sistematización de experiencias

Existe en la literatura especializada gran can- través del análisis de experiencias previas;
tidad de definiciones pertinentes en relación su mirada desde escenarios menos com-
con la sistematización como actividad funda- prometidos con el contexto permite gene-
mental en el ciclo de aprendizaje de toda ini- rar la reflexión activa, es decir proclive al
ciativa de desarrollo local o nacional, la cual cambio.
nos permite alimentar los ejes de entendi-
miento y comprensión de apuestas o hipótesis  La reflexión crítica se aplica a un proceso, a
que sobre la realidad realizan personas o insti- dar una mirada desde diferentes ópticas del
tuciones en pos de un objetivo que, como en proceso vivido en una experiencia, aunque
el presente caso, busca elementos replicables y no dejan de ser importantes los resultados
ampliables que alimenten nuevos procesos o puntuales; conviene hacer énfasis en las ex-
situaciones semejantes. plicaciones sobre la obtención de resultados,
de manera que se puedan extraer lecciones
Aunque la diversidad de conceptos es amplia, aprendidas.
se distinguen al menos tres aspectos funda-
mentales:  La estrategia de análisis va de lo concreto a
lo abstracto y de lo particular a lo general,
 La sistematización es un proceso de re- elevando paulatinamente los niveles de re-
flexión crítica; es decir, que tiene como flexión, tomando como referencia los ele-
misión provocar procesos de aprendizaje a mentos del marco conceptual.

30
3. Conceptualización de
los criterios e indicadores
Los criterios e indicadores para la ordenación fo- con el tema, dando como resultado la definición
restal sostenible han tenido importantes avances de una serie de criterios e indicadores particula-
(OIMT, 1992)6, muchos países los han desarro- res que fueron orientadores en la búsqueda de
llado y aplicado, para lo cual se han apoyado en hechos y circunstancias que diluciden la relación
nueve principios promulgados a nivel mundial7. entre reforestación comercial desarrollo y paz.

De otro lado, diferentes procesos de certifica- Con el fin de sistematizar la experiencia se iden-
ción forestal han venido aplicando los criterios tificaron unas condiciones dentro de un marco
e indicadores como paso inicial en el proceso de externo en el cual se incluyen factores directos
incentivar y promover el buen manejo forestal. e indirectos en el desencadenamiento de con-
En el caso colombiano, los principios y criterios flictos (ver Figura 1). El proceso consistió en
han sido adaptados también para las plantacio- desagregar este marco externo y analizar su in-
nes forestales, por el Grupo de Trabajo sobre fluencia interna en la experiencia, para final-
Certificación Forestal Voluntaria (GTCFV). mente poder analizar el papel de la reforesta-
ción comercial como sistema productivo dentro
En la metodología no se definieron nuevos crite- de situaciones de conflicto y su contribución en
rios, se realizó una consulta exhaustiva de algunos la generación de un ambiente favorable para la
de los definidos por organizaciones relacionadas paz de una región.

Figura 1. Representación esquemática del proceso de análisis de las experiencias.

Pilar Institucional • Relaciones • Relaciones


intergrupales intergrupales
• Participación • Infraestructura
Pilar Económico • Equidad Gestión del • Gobernanza
• Sostenibilidad espacio rural • Reglas
Pilar Ambiental • Cultura • Valores
• Seguridad alimentaria • Cuidado de los
Pilar Social • Economía local recursos
• Otros…

Desagregar
Criterios e Indicadores indicadores

FACTORES DE CONFLICTO

Fuente: Grupo de Trabajo UD – CONIF, 2008.

6
ITTO (1992), ITTO Criteria for measurement of sustaina- Seca de Asia, Zona Seca de África, OIMT, Lepaterique,
ble tropical forest management, ITTO Policy Development Montreal, Pan-Europeo, Tarapoto y Cercano Oriente (CPF,
Series 3, Yokohama, Japan. 2002); Asociación de Colaboración en materia de Bosques
(ACB) para apoyar el trabajo de la FNUB.
7
Procesos de la Organización Africana de la Madera, Zona

31
Posteriormente se consideró la escogencia de las  Representatividad, que se logra recurriendo a
experiencias las cuales, aunque particulares de casos lo suficientemente diversos para lograr
cada contexto, fueron seleccionadas con base en una visión del espectro de la actividad refores-
los siguientes criterios: tadora. Estos matices tienen que ver con la di-
mensión espacial continua de la reforestación,
 Poder heurístico, es decir su capacidad para considerando escala grande, bloques mayores
lograr generar nuevas ideas o inducir nuevos de 2.000 ha.; escala media entre 2.000 y 500
enfoques y/o hipótesis de trabajo. ha. y pequeña escala, menor de 500 ha.

4. Desarrollo de la metodología

La estrategia de intervención para abordar cada restación comercial, responsabilidad social em-
una de las experiencias que vinculan los pila- presarial y sostenibilidad, que incluye la rela-
res definidos, las actividades desarrolladas en ción directa entre uno y otro aspecto, así como
reforestación comercial y su contribución a los la forma en que las empresas reforestadoras han
procesos de paz se ha estructurado en tres fases contribuido con procesos de paz, superación
interrelacionadas, las cuales generaron insumos del conflicto y estabilidad de las comunidades.
para establecer las lecciones aprendidas.

Debido a que existen pocas referencias dirigi- 4.2. Fase 2: Validación de


das a esta temática se trató de establecer un me- la experiencia
canismo de trabajo eminentemente práctico,
orientado a resultados que pretenden apoyar
otros procesos dentro de situaciones semejantes Esta fase consta de tres actividades dentro de las
de reforestación comercial que podrían servir cuales se establece el mecanismo de validación
para generar condiciones necesarias o reorientar a través de criterios e indicadores; se justifica la
políticas sociales que apoyen procesos de paz en selección y contextualización de las experiencias
función de la reforestación como impulsora del basadas en empresas reforestadoras con una lar-
desarrollo local. ga trayectoria de operar en zonas de conflicto,
y el reconocimiento de las mismas en la forma
como influyen y afectan los principales actores
4.1. Fase 1: Definición del y factores que contribuyen al conflicto.
instrumento de análisis
 Definición de experiencias como unidades
de análisis.
Una primera fase comprendió la definición del
marco conceptual básico, donde se exponen A fin de conocer algunas de las prácticas que
elementos generales de contexto que enmarcan contribuyan al propósito de la paz, se selec-
las experiencias, la cual servirá para contrastar cionaron las siguientes empresas y organiza-
con la información obtenida en campo. Esta ciones forestales: AGROCAPOTE (Puerto
fase contribuirá a tener un contexto amplio de Parra y Cimitarra, Santander), AGRONA-
las experiencias. YA S.A. (Buenos Aires, Cauca), ASOHECA
(Florencia y otros, Caquetá), LA GIRON-
A esto se suma, la recopilación de información DA y EL INDIO S.A. (Necoclí, Antioquia),
secundaria sobre temas de desarrollo, paz, refo- MONTERREY FORESTAL LTDA. (Zam-

32
brano, Bolívar) y PRO ORIENTE (Pen- » Estar ubicado en zonas de conflicto.
silvania, Caldas) que operan en zonas de
conflictividad social y armada. La base del » Que genere un impacto positivo en estas
análisis parte de conocer el panorama eco- zonas marginales con escasas alternativas
nómico y productivo actual del sector fores- de desarrollo.
tal y la forma como se encuentra inmerso
en la dinámica del conflicto en Colombia; se » Que promueva bienestar a un grupo de
trata pues, de empresas que han enfrentado la población.
el manejo de conflictos locales.
» Presencia de empresas de reforestación
 Principales características para la comercial con trayectoria en las áreas de
selección de las experiencias. conflicto.

Algunas de las características que se tuvieron Para iniciar el proceso de sistematización se se-
en cuenta para ejecutar este proceso meto- leccionaron las siguientes empresas que coinci-
dológico fueron las siguientes: den con estas características anteriores.

Tabla 1. Experiencias, empresas y categoría de tamaño


de los casos seleccionados para la sistematización

Empresa Lugar Categoría

LA GIRONDA S.A. Necoclí - Antioquia Reforestación a pequeña escala

MONTERREY FORES-
Zambrano - Bolívar Reforestación a gran escala
TAL S.A.

PRO ORIENTE S.A.


Pensilvania - Caldas Reforestación a mediana escala
MADERAS DE ORIENTE

ASOHECA S.A. Florencia - Caquetá Reforestación a pequeña escala

AGRONAYA S.A. Buenos Aires - Cauca Reforestación a mediana escala

Puerto Parra y Cimitarra -


AGROCAPOTE Reforestación a pequeña escala
Santander

Fuente: Grupo de trabajo UD-CONIF, 2008.

 Identificación y definición de indicadores sarrolladas por diferentes instituciones a nivel


como instrumento de interpretación. mundial entre las que se destacan “Indicadores
Ethos de Responsabilidad Social Empresarial”,
La estrategia establecida ha sido diseñada para del Instituto de Empresas de Responsabilidad
sumarse a las iniciativas regionales de desarro- Social (Ethos); “Guía del Pacto Mundial para
llo que contribuyan con la paz y la resolución Implementar los Nueve Principios en Gestión
de conflictos; su implementación incluye la Empresarial”, de la Organización Internacio-
creación de un mecanismo que permita la sis- nal de Trabajo (OIT) y la CEPAL; “Criterios
tematización y validación de experiencias y la e Indicadores para un Manejo Forestal Sos-
divulgación de lecciones aprendidas, para lo tenible”, de la Organización Internacional
cual se han tenido en cuenta metodologías de- de Maderas Tropicales (OIMT); “Principios

33
y Criterios para el Manejo Forestal”, del Fo- Se representa aquí la estructura que parte de
rest Stweardship Council (FSC); el “Código la definición de grandes pilares temáticos,
de Bosques Plantados”, de la FAO; además de cada uno de los cuales posee tres niveles de
los avances en el “Proceso de Montreal” y la análisis de acuerdo con la influencia en en-
consulta colombiana de validación del trape- tornos de proximidad, que corresponden a
cio amazónico “Proceso Tarapoto”. principios, criterios e indicadores.

Tabla 2. Pilares, Principios y Criterios elegidos


para el análisis de las experiencias seleccionadas

Pilares Principios Criterios

INSTITUCIONAL 1. Gobernabilidad. 1. Marco Jurídico – Político.


2. Capacidad Institucional.
3. Derechos de las comunidades étnicas y
campesinas.
4. Interacciones entre los grupos de interés y
derechos de los trabajadores.
5. Construcción de Paz.

SOCIAL 2. Reconocimiento de los valo- 1. Derechos y responsabilidades de tenencia


res socioculturales.| y uso.

AMBIENTAL 3. Mantenimiento y conserva- 1. Seguridad de los recursos y ecosistemas


ción de los servicios ambien- forestales.
tales. 2. Conservación y manejo del suelo, el agua y
la biodiversidad.

4. Mantenimiento del estado 1. Afectación de los ecosistemas forestales.


sanitario y productividad de 2. Compromiso de la causa ambiental.
los bosques.

ECONÓMICO 5. Reconocimiento de la im- 1. Beneficios del recurso forestal.


portancia estratégica de los 2. Producción forestal sostenible.
beneficios económicos de las 3. Ciencia y tecnología.
plantaciones forestales comer-
ciales.

6. Fomento de la inversión. 1. Inversión y crecimiento económico.

7. Papel de la empresa forestal 1. Estudios de factibilidad.


en el desarrollo de la economía 2. Planificación estratégica.
regional. 3. Planificación operativa.

Fuente: Grupo de Trabajo Universidad Distrital - CONIF, 2008.

34
 Toma de información y documentación de la empresa, y que posee una visión más
de la experiencia (aplicación de criterios objetiva y centrada sobre los éxitos y fraca-
e indicadores). sos en la operación de sus actividades y el
trabajo comunitario.
Inicialmente se discutieron, entre el grupo
de investigadores y otros colaboradores es-  Análisis de la información.
pecialistas, puntos influyentes que permitie-
ron el debate de temas sobre cómo el sector Una vez finalizada la toma de datos, se reali-
forestal aporta a las iniciativas de paz y a zó un análisis y discusión de la información
los propósitos comunes de desarrollo; esto de acuerdo a los pilares definidos (institu-
a su vez, como hilo conductor, permitió la cional, social, ambiental y económico). Con
aproximación a una visión compartida entre el objeto de poder visualizar cada uno de los
distintos actores del sector empresarial, aca- pilares con sus respectivos criterios e indica-
démico e institucional; además de generarse dores se construyó una matriz cualitativa o
un espacio de interlocución y consulta sobre “matriz semáforo” que permite observar el
aspectos orientados a identificar lineamien- nivel de cumplimiento de cada uno de los
tos que permitan reconocer las necesidades criterios e indicadores, para lo cual se asignó
de paz y potenciar el desarrollo social y orga- un color a cada indicador (verde si el indi-
nizativo de las regiones. cador se cumple completamente; amarillo si
se cumple moderada o insatisfactoriamente;
Previo al trabajo realizado en campo se rea- y rojo, si el indicador no se cumple o no se
lizó la recopilación, consulta, clasificación, encontró información. Además, como las
análisis, intercambio y difusión de informa- empresas son diferentes, se utilizó la sigla
ción secundaria donde se reseñaron algunos NA cuando No Aplicaba el indicador).
aspectos generales sobre el contexto regional
en el que se encuentran establecidas las refo-
restadoras y se propuso la metodología para 4.3. Fase 3: Difusión de la
la obtención de información primaria, rela- sistematización
cionada con la evolución histórica y leccio-
nes aprendidas.
Para socializar la experiencia sistematizada fue
Posteriormente se realizó la identificación necesario apoyarse en una estrategia de difu-
y contacto con los actores locales y regio- sión, para sensibilizar a los diferentes grupos
nales vinculados directamente con labores de interés actual y potencial. En este caso se
de las empresas reforestadoras; actores que estructuró la construcción de una página Web
conocen la trayectoria y el proceso produc- (www.reforestacionypazcolombia.org), a través
tivo, así como las lecciones aprendidas y el de la cual se difundirán los resultados de la sis-
medio en el que se desarrollan sus activi- tematización de las experiencias. Esta página se
dades. La visita de campo permitió plani- alimentará constantemente con otra informa-
ficar entrevistas con personal externo, que ción relacionada y con la documentación de
en algún momento estuvo involucrado en otros casos y experiencias que se encuentran en
el proceso de conformación y organización el mismo contexto.

35
Sistematización
y lecciones aprendidas
Todo proceso de aprendizaje se alimenta de una realidad que cambia con el
tiempo, haciendo que el conocimiento adquirido sea transitorio y mutable; las
experiencias mostradas aquí son el fruto de la concurrencia de vivencias y expe-
riencias de grupos humanos articulados por la dinámica propia de la reforesta-
ción comercial.

Para generar un conocimiento aplicable al comportamiento de la reforestación


comercial, desde la perspectiva social, es importante tener en cuenta que uno de
los baluartes del proceso enseñanza-aprendizaje es el intercambio de experiencias
exitosas y no exitosas, lo cual se logra a través de la sistematización y la difusión
de lecciones aprendidas.

El trabajo mancomunado se traduce en el vehículo efectivo hacia la cohesión


social, imprescindible para el logro de espacios que permitan la concreción de
acciones de desarrollo y paz que, a su vez, jalonen los cambios actitudinales y
aptitudinales, que se precisan, para el logro de los propósitos que en cada lugar se
determinen como prioritarios.

El objetivo que se persigue aquí consiste en evidenciar la actuación de las empre-


sas reforestadoras a través de la sistematización de sus prácticas, para realizar una
contribución con efecto multiplicador de cara al desarrollo social de las regiones
visitadas y de otras áreas, para quienes este insumo actúe como catalizador de las
ventajas comparativas y competitivas que se puedan o deban adoptar.

1. Descripción de las
experiencias seleccionadas

A continuación se presenta una descripción de las experiencias seleccionadas.


Para documentar los casos se definió un contenido mínimo, a manera de guía,
que fuera considerado para la descripción de cada caso y así poderlos homogeni-
zar y analizar.

38
1.1. Sistematización de la experiencia y
lecciones aprendidas de las empresas
forestales Pro-Oriente y Maderas de Oriente
en el municipio de Pensilvania – Caldas

39
1.1.1. Presentación mejoraran las capacidades de las comunidades y
así involucrarlas dentro de estos proyectos.
En el municipio de Pensilvania, Caldas, a co-
mienzos de los años setenta, se estableció un Hoy en día el sector forestal ocupa el segundo
área representativa de plantaciones forestales renglón en la economía de los habitantes de la
con la meta de generar un proyecto agroindus- zona, quienes reconocen que sin la presencia de
trial en la región. la actividad forestal en el municipio, estarían
afrontando niveles muy bajos de empleo y de-
En la medida que las plantaciones maduraban sarrollo de la comunidad.
nacieron empresas para aprovechar los productos
que generaban, las cuales, en su mayoría, fueron
creadas por residentes del municipio, quienes 1.1.2. Localización y generalidades
prefirieron invertir, quedarse y generar empleo
en Pensilvania y otros municipios cercanos, y así El municipio de Pensilvania se encuentra ubi-
disminuir las tasas de migración hacia otras zonas cado en el departamento de Caldas, en la parte
del país por falta de oportunidades laborales. norte de la subregión Alto Oriente. El munici-
pio se encuentra a una distancia (desde la cabe-
Al mismo tiempo, las actividades forestales de- cera municipal), por carretera, de 268 km de
mandantes de mano de obra calificada, facilita- Bogotá, a 147 km de Manizales, a 358 km de
ron la creación de programas académicos que Medellín y a 428 km de Cali.

Figura 2. Mapa de ubicación geográfica del municipio de Pensilvania, Caldas.

Fuente: Grupo de trabajo UD- CONIF.

41
Según las cifras publicadas por el DANE del tadoras es proveer madera de especies de rá-
Censo General del año 2005, la población total pido crecimiento para abastecer los aserríos y
del municipio es de 23.575 habitantes, que es el empresas de transformación de la región del
2,62% de la población total del departamento de oriente de Caldas, el mercado nacional e in-
Caldas (898.490 hab.). Del total de habitantes ternacional y contribuir al desarrollo regional
del municipio, el 32,97% (7.773) se encuentra generando empleo.
en la cabecera municipal, mostrando una ocupa-
ción predominantemente rural del territorio.
1.1.4. Descripción general
En Pensilvania el uso actual del suelo está distri- de la experiencia
buido entre cultivos de café (11,45%), otros cul-
tivos (1,56%), pastos (44,51%), bosque nativo En los últimos 40 años Pensilvania pasó de ser
y rastrojo (36,59%) y bosque plantado (5,89%). una de las regiones menos desarrolladas del
Los principales productos de la producción agrí- departamento de Caldas a un municipio con
cola son el café tecnificado con el 4,4% del área grandes posibilidades de desarrollo industrial,
municipal y el café tradicional con el 6,6%. gracias a que extensas áreas, antes improducti-
Otros, como la caña panelera tradicional, cacao vas, han pasado a dedicarse al cultivo de plan-
tradicional, maíz tecnificado y maíz tradicional, taciones forestales, actividad que se ha venido
ocupan el 1,2% del total del municipio. posicionando al punto que se ha convertido en
el segundo renglón en la economía regional.
La silvicultura es la segunda actividad agrícola
más importante. A través de las empresas Made- A comienzos de la década de 1970 los inver-
ras de Oriente S.A. y Pro-Oriente S.A. se incor- sionistas regionales observan con preocupación
poró la actividad forestal en el año 1971; en la un proceso migratorio de la población rural del
actualidad, conjuntamente con Agroindustrias municipio hacia otras ciudades, por lo que se
La Florida y Agropecuaria Betania S.A., po- pensó en proyectar una inversión de largo pla-
seen 2.947,14 hectáreas destinadas a plantacio- zo, capaz de retener mediante el vínculo laboral
nes de Pinus patula, P. oocarpa, P. maximinoii, a esta población.
P. tecunumanii y Cupressus lusitanica (ciprés),
principalmente distribuidas así: Pro-Oriente Bajo este escenario y con la presunción de que
911,80 ha., en las veredas el Dorado, el Cen- en el municipio existían más de 18.000 hectá-
tro, San Juan y San José; Maderas de Oriente reas aptas para el uso forestal, se realizó un es-
con 617,86 ha., en las veredas de Guayabal, tudio de factibilidad donde se evidenció que la
Los Medios, La Linda, San Juan, Santa Rita y actividad reforestadora comercial en la región
Buena Vista; Agropecuaria Betania cuenta con podría ser lucrativa: ya existía demasiada pre-
574,72 ha., sembradas en las veredas San José, sión sobre los bosques naturales para extracción
La Cabaña y la Zulia; Agroindustrias La Florida de madera, lo que estaba provocando su des-
con 417,12 ha. en las veredas El Congal, San aparición en el mediano plazo, situación que
Pablo, El Bosque y La Rioja; y Global de Inver- finalmente se pudo contrarrestar con el estable-
siones con 425,64 ha. cimiento de plantaciones forestales.

Es así como las empresas inician con la compra


1.1.3. Objetivo general de predios, labor que en la región no ha genera-
de la empresa do mayor conflicto, debido a diversos factores
como: a) la estructura de tenencia de la tierra
El objetivo general de las plantaciones esta- donde predomina el minifundio (en el munici-
blecidas por las diferentes empresas refores- pio y corregimientos aledaños los predios mayo-

42
res de 30 ha. representan menos del 1%), don- cumple con los requerimientos necesarios para
de el promedio de tamaño predial oscila entre 1 establecer la actividad, su ubicación e infraes-
y 5 hectáreas (1,5 ha. es el promedio de tamaño tructura, las posibilidades de establecimiento y
predial según la Asociación Nacional de Cafete- aprovechamiento de la plantación y que contri-
ros para el municipio), b) la vocación de uso de buya a generar aglomeración).
la tierra no es óptima ni muy rentable para otro
uso diferente del forestal, c) los usos de ganade- En 1971 se fundó la empresa Pro-Oriente S.A.
ría y otros cultivos, debido al tamaño predial, con inversión privada de la familia Escobar, y
no generaban una buena rentabilidad para los en 1972 se creó la empresa Maderas de Orien-
dueños y trabajadores de la zona e inclusive, en te S.A. que nació como sociedad anónima con
ocasiones, dificultaban su subsistencia, d) que participación ciudadana: aunque un 80% de
los propietarios de los terrenos adquiridos pasa- las acciones de la empresa pertenecen a esta fa-
ron a hacer parte de las empresas. milia, el otro 20% está distribuido entre 252
socios de la comunidad.
Al comienzo del proyecto, cuando se encon-
traban comprando los primeros predios y esta- Las especies utilizadas fueron, principalmen-
bleciendo las primeras plantaciones, había pre- te, ciprés (Cupressus lusitanica) y pino (Pinus
ocupación frente al cambio de propietarios de patula); posteriormente, se plantaron algunas
la tierra y también por la reducción de tierras hectáreas con especies como Alnus acuminata
para el uso ganadero, por lo cual en el futuro (aliso), Eucaliptus sp., Pinus maximinoii, P. oo-
cercano la población se quedaría sin suministro carpa Retrophyllum rospigliossi (Pino romerón) y
de leche. Sin embargo, lo anterior se solucionó P. tecunumanii. Algunas de estas especies (espe-
dando la oportunidad para que quienes vendie- cialmente Cupressus lusitanica) y la densidad de
ron los predios se convirtieran en accionistas de plantación impidieron un uso silvopastoril de
estas empresas; igualmente, el proyecto permi- la tierra en la zona.
tió que la ganadería en la región se comenzara
a especializar, y por primera vez se cultivaron De otro lado, se observó la necesidad de con-
los pastos de corte, se realizó un mejoramiento tar con personal capacitado para trabajar en las
de pasturas, se establecieron bancos proteicos y plantaciones, por lo cual se aprovechó la pre-
se impulsó la estabulación del ganado; además, sencia del Instituto de Educación Superior-Co-
se estableció como política de las empresas no legio Integrado Nacional del Oriente de Caldas
competir por tierras en zonas óptimas para el (IES-CINOC) en el municipio y las directivas
establecimiento de café. de las empresas para diseñar un Proyecto Cu-
rricular de Técnicas Forestales. De esta manera
La reforestación en la zona comienza con una no se tendría que recurrir a recurso humano de
tasa muy alta, debido a que se tenía como meta otras regiones sino formarlo allí mismo, lo que
ubicar en Pensilvania una planta de aglomera- redundaría en mejores niveles de ingresos y ca-
dos, pero por la escala de masa boscosa y tama- pacidades de las personas de Pensilvania.
ño de la inversión económica, ésta no se imple-
mentó. En los años de 1970 a 1973, etapa del A finales de la década de 1980 se instalaron
proyecto donde se compró aproximadamente el aserríos para el aprovechamiento de las planta-
85% de las tierras, se reforestaron entre 2.500 a ciones. El cambio de objetivo de las plantacio-
2.700 ha.; el 15% restante (el proyecto cuenta nes (de pulpa y astillas a madera para aserrío)
en la actualidad con 2.948 ha.) ha sido adquiri- implicó grandes retos para las directivas, debi-
do en el transcurso de los últimos 30 años con do a que la densidad (que en un comienzo fue
base en sus políticas de compra de predios (las de 2 m x 2 m) y el manejo dado a las planta-
cuales indican que un predio se compra cuando ciones se habían planificado para otro uso, lo

43
que implicó en muy poco tiempo ajustar los da de las plantaciones, lo que abrió posibilidades
planes de manejo y las operaciones de entresa- de generación de capital en la zona y a retornar
cas para favorecer el incremento diamétrico de la inversión realizada en las plantaciones.
los árboles.
Existen varias empresas reforestadoras en la
Con el establecimiento de los aserríos también zona, aunque las más reconocidas son las de
se dio comienzo a la demanda de mano de obra propiedad del Grupo Escobar, cuyas plantacio-
para la transformación de la madera aprovecha- nes varían en especies y edades según la tabla 3:

Tabla 3. Distribución por edades de las plantaciones del grupo


Escobar en Pensilvania Caldas (Información a julio de 2007)
Periodo Rango Agrobetania Agroindustrias Global de Maderas de Pro Total
La Florida Inversiones Oriente Oriente
ha. ha. ha. ha. ha. ha.
2007-2003 <5 128,46 27,70 110,18 169,37 273,60 709,310
2002-1998 5 - 10 1,2 117,60 26,75 89,79 115,49 350,830
1997-1993 10 - 15 261,56 270,32 26,00 119,79 115,20 792,870
1992-1988 15 - 20 183,50 1,50 - - 395,11 580,110
< 1987 > 20 - - 262,71 238,91 12,40 514,020
574,72 417,12 425,64 617,86 911,80 2.947,14

En la actualidad el uso del suelo en los predios ciones forestales el 47% (2.947 ha.). Es impor-
de las empresas está distribuido en: pastos el tante resaltar que la empresa tiene como políti-
17% (1.075 ha.), rastrojos el 0,15% (10 ha.), ca no tocar los bosques naturales para establecer
bosques naturales el 36% (2.275 ha.) y planta- más plantaciones comerciales.

Tabla 4. Distribución por especies utilizadas


(Información a julio de 2007)
Especie Agrobetania Agroindustrias Global de Maderas de Pro Total %
La Florida Inversiones Oriente Oriente
ha. ha. ha. ha. ha. ha.
Aliso 18,60 18,60 0,63
Aliso - Eucalipto 2,00 2,00 0,07
Ciprés 100,62 18,60 60,37 46,65 210,81 437,05 14,83
Ciprés - Patula 1,50 1,50 0,05
Eucalipto 2,70 3,00 5,70 0,19
P. maximinoii 82,80 2,00 84,80 2,88
P. oocarpa 161,26 22,66 183,92 6,24
P. patula 372,80 209,10 365,27 548,55 698,99 2.194,71 74,47
Romerón 0,36 0,36 0,01
Romerón - 1,20 1,20 0,04
Aliso
P. tecunumanii 14,60 2,70 17,30 0,59
Total 574,72 417,12 425,64 617,86 911,80 2.947,14

44
Las plantaciones realizadas en los últimos años terrenos de la empresa para huertas caseras y
son apalancadas con el Certificado de Incentivo canchas deportivas.
Forestal (CIF) y/o con un incentivo dado por la
Fundación Ecológica Cafetera. Estas empresas valoran “el saber hacer” de los
empleados a medida que adquieren destrezas y
Dentro del manejo silvicultural de las planta- experiencia, por ejemplo, en Maderas de Orien-
ciones se han establecido ciclos de tres entresa- te, todos los empleados comienzan en los pues-
cas: la primera a los 7 años con una intensidad tos de trabajo más fáciles y pasan con el tiempo
del 40%, la segunda a los 11 y la tercera a los 15 por todos los puestos y se les paga una bonifica-
años, ambas con una intensidad del 30%, para ción cuando son operarios de maquinaria.
a los 20 años realizar una aprovechamiento a
tala rasa del rodal, con un volumen promedio Las empresas están articuladas con la Funda-
por hectárea de 222 metros cúbicos. ción Darío Maya Botero, organización no gu-
bernamental creada en 1988 por empresarios
Las empresas cuentan con un cable aéreo para del municipio de Pensilvania, con la misión de
el aprovechamiento de sus bosques, pero cuan- propender por el desarrollo microempresarial
do las condiciones específicas del rodal no reco- del oriente de Caldas y que ha ejecutado pro-
miendan su uso, las empresas contratan arrieros yectos en las áreas de asesoría administrativa,
para realizar la extracción con animales. asistencia técnica, comercialización, transferen-
cia de tecnología y crédito empresarial.
En el eslabón de transformación de la madera
el grupo de empresas, Maderas de Oriente y
Pro-Oriente, posee aserríos para su transfor- 1.1.5. Resultados obtenidos
mación, así como también existen empresas según los pilares definidos
independientes como es el caso de Madepen,
las cuales elaboran sobre pedido estibas, es- Desde lo institucional
tacones, machimbre y madera escuadrada
seca (Pro-Oriente), materiales para el hogar Las empresas del sector forestal que operan en
(Madepen) y madera inmunizada por inmer- Pensilvania (Caldas) participan activamente en
sión de diferentes dimensiones (Maderas de los procesos de planificación del territorio con
Oriente). los planes de Ordenación y Manejo Ambiental
de Cuencas (como es el caso de la cuenca del río
A pesar de las restricciones edáficas y de pen- La Miel y Pensilvania), así como también con
diente, los volúmenes de madera aprovecha- los planes de desarrollo regional y el Acuerdo de
ble son aceptables. Sin embargo, se evidencia Competitividad de la Cadena Forestal de Cal-
la falta de manejo en las plantaciones más an- das. Acorde con esta participación las empre-
tiguas; de igual modo, se pudo observar que sas poseen un plan de manejo forestal y, con el
la capacidad tecnológica instalada es en oca- cumplimiento de todas las obligaciones de ley,
siones subutilizada. acceden al CIF y al incentivo forestal de la Fun-
dación Ecológica Cafetera.
Estas empresas cumplen con todas las dispo-
siciones legales, adicionalmente, tienen una Del mismo modo las empresas tienen una polí-
política informal de “Buen Vecino”, bajo la tica de apoyo al desarrollo municipal, como es
cual tratan de colaborar con los vecinos de sus el de ayudar económicamente al Hogar Juvenil
plantaciones, ayudándoles a cercar para que Campesino Santa Ana, Hogar Padre Mariani-
no se pasen los animales, colaboran con to- to, Restaurante y Ancianato Comunitario de
mas de agua para los pobladores, han cedido Pensilvania y Centro Orquestal Batuta Pensil-

45
vania, contribuyendo con programas de interés cultivos como el fríjol y el maíz bajo un esque-
social en el mantenimiento de vías (prestando ma de agricultura por contrato”, “Proyecto de
equipos), donaciones de madera para escuelas e generación de empleo para la población en con-
infraestructura en general. dición de desplazamiento, a partir del mante-
nimiento de parques” y “Producción, cosecha,
El aporte de las empresas a la construcción de venta y comercialización de material vegetativo
paz en esta región, que en el pasado cercano y productos forestales no maderables por jóve-
vieron afectadas sus operaciones y zonas de in- nes del corregimiento de Florencia (Caldas)”,
fluencia por las acciones de grupos armados in- han contado con el apoyo de las empresas.
surgentes (quema de maquinaria e infraestruc-
tura, intentos de extorsión y secuestro, minado Desde lo ambiental
y quema de plantaciones), ha sido enfocado a
aportar condiciones de bienestar a la comuni- Las empresas en su conjunto cuentan con un
dad (ayudando con mercados, programas de 36% del territorio (2.275 ha.) en bosques na-
extensión agrícola y agropecuaria, patrocinando turales, los cuales no serán convertidos a plan-
actividades deportivas), empleando a población taciones.
vulnerable al conflicto y madres cabeza de fa-
milia, y colaborando financieramente a organi- La presencia de plantaciones en la región tam-
zaciones no gubernamentales preocupadas por bién ha disminuido la presión sobre el bosque
el desarrollo sostenible del municipio, como es natural, mejorando sus funciones como regula-
el caso de la Fundación Darío Maya Botero y dor de caudales y conservación de suelos, fauna
sus proyectos de desarrollo socioeconómico, y flora en el municipio.
ambiental y cultural.
El compromiso con la planificación ambiental
Frente a las acciones de los actores en conflicto, del municipio está encaminado hacia la parti-
la comunidad de Pensilvania ha reaccionado en cipación activa en las metas de mejoramiento
defensa de las empresas del sector forestal con ambiental que este tenga, pero la empresa no
acciones como manifestaciones públicas de re- cuenta con planes de gestión o educación am-
chazo a actos violentos exigiendo su derecho a biental para sus grupos de interés estructurados
trabajar, así como mediando por la libertad de que pudiera ejecutar en sus terrenos protegidos
personas retenidas. con bosque natural.

Desde lo Social Desde lo económico

Estas empresas, al nacer del emprendimiento de En el área de influencia de las empresas foresta-
sus pobladores con sus propios capitales y au- les se reconoce la generación de empleo como
nado con la vocación de uso del suelo, no han elemento fundamental de estabilidad económi-
generado conflictos por la tenencia y uso de la ca y movimiento de capitales (las empresas ge-
tierra ni irrespeto por los valores socioculturales neraron un flujo de gastos de aproximadamente
de los pobladores. Col$8.500 millones de pesos).

Proyectos realizados por la Fundación Darío Estas empresas poseen en su conjunto un to-
Maya Botero tales como “Mejoramiento de las tal de 517 empleos directos donde cabe resaltar
condiciones socioeconómicas de la población que, frente al número de hectáreas plantadas
campesina más vulnerable del corregimiento de (2.947,14), en cada 6,3 hectáreas se crea un
Arboleda del municipio de Pensilvania (Caldas) empleo permanente, digno y con prestaciones
mediante la producción y comercialización de sociales, seguridad industrial y todos los reque-

46
rimientos de ley. Cada empleado tiene a su car- iniciativas de inversionistas del lugar, con un
go entre 3 a 5 personas para un total de 1.600 arraigado sentido de pertenencia y compromiso
personas que viven de la actividad forestal. social frente al progreso de su región.

Aparte de incentivar la actividad forestal, las La comunidad del municipio reconoce que
empresas poseen un programa de extensión sin la presencia de las empresas del sector fo-
agropecuaria dentro del cual hay proyectos de restal estarían afrontando niveles muy bajos de
mejoramiento del pie de cría (mediante este se empleo y desarrollo en la región, cumpliendo
vende el servicio de inseminación bovina y por- aquellas un papel importante en el mejora-
cina de muy buenos ejemplares en el ámbito miento de la calidad de vida de esta población.
internacional a un muy bajo costo). Conjuntamente con el desarrollo forestal, las
empresas han impulsado el tema de seguridad
También, dentro de los terrenos de las empresas, alimentaria tanto para sus asociados como para
los trabajadores son estimulados a tener huertas sus trabajadores y la comunidad en general.
caseras de hortalizas y estanques artesanales para
el criadero de truchas. Estas huertas y estanques Gran parte de la comunidad reconoce su vínculo
son de propiedad de los trabajadores, a quie- con el quehacer forestal, lo cual contribuye a la
nes se les ha capacitado para manejarlos y se les construcción de una cultura forestal en la región.
ayuda en la comercialización, cuando el fin no
es contribuir a mejorar la canasta familiar de En general, las empresas contribuyen a solucio-
los trabajadores. Además, tienen programas de nar las necesidades observadas en la comuni-
mejoramiento agrícola de especies como feijoa, dad en materia de recreación, infraestructura,
granadilla, mora, uchuva, caña, limón, aguaca- de ayuda mutua en el mantenimiento de vías,
te, plátano, cacao y yuca. entre otros.

Las capacidades de los recursos humanos que


1.1.6. Conclusiones generales participan en los diferentes procesos del desa-
de la experiencia rrollo forestal local, son susceptibles de ser me-
joradas al igual que la eficiencia en el uso de
El desarrollo forestal del municipio de Pensil- herramientas y equipos disponibles, así como
vania, en el oriente de Caldas, se genera por también sus procesos productivos.

47
Referencias

Aristizábal Escobar, A. (1997). Pensilvania El Sueño entre los Árboles. Pensilva-


nia, Caldas: Fundación Darío Maya Botero.

Alcaldía de Pensilvania. (2000). Plan Básico de Ordenamiento Territorial Muni-


cipio de Pensilvania-Caldas. Pensilvania, Caldas.

Corpocaldas. (2000). Agenda para la acción ambiental del municipio de Pensil-


vania. Manizales, Caldas.

García Vásquez, J. (2007). Pensilvania La Perla del Oriente. CD Interactivo.

www.corpocaldas.gov.co [en línea]

www.pensilvania.gov.co [en línea]

Cueva Márquez, Nixon (Conversación personal).

Hoyos Giraldo, Gloria María (Conversación personal).

López, Alirio (Conversación personal).

López Londoño, Millán (Conversación personal).

Rojas Meléndez, José Luís (Conversación personal).

Saavedra, Ricardo (Conversación personal).

Zuluaga, Elsy (Conversación personal).

Zuluaga, Heriberto (Conversación personal).

Zuluaga, Ismael(Conversación personal).

Zuluaga López, Milena Claudia (Conversación personal).

48
1.2. Sistematización de la experiencia
y lecciones aprendidas de la empresa
Monterrey Forestal Ltda.,
municipio de Zambrano – Bolívar
1.2.1. Presentación de la empresa para mejorar las actividades de
contratación y fomentar la autorregulación de
Una de las líneas de acción propuestas dentro de sus jornales. COOPZAM lleva funcionando
la “Política de bosques”8 es la promoción de la re- alrededor de 20 años y se encuentra relacio-
forestación y la forestación. Los proyectos fores- nada de forma directa con Monterrey Forestal
tales de carácter comercial en la región del Bajo Ltda., en la parte operativa, proporcionando
Magdalena se inician con la identificación de zo- mano de obra en las plantaciones y en las fases
nas aptas para la reforestación comercial y para silviculturales iniciales.
promover la conformación de núcleos forestales
sostenibles en tierras aptas para esta actividad. Los beneficios sociales derivados de las prácticas
de responsabilidad social de las entidades se ven
Para el desarrollo de la actividad forestal en el reflejados en la motivación de los pobladores en
municipio de Zambrano, Bolívar, se encuentra el retorno a sus tierras y en el incremento de la
ubicada la empresa Monterrey Forestal Ltda., confiabilidad, junto con una apropiación cultu-
filial de Pizano S.A. productora de materiales ral de su territorio, actitudes que desembocan
triplex y tablex®, buscando el autoabastecimien- en la creación de núcleos de producción y mo-
to de materia prima para las labores industriales vimiento económico de las regiones.
junto con el cuidado y conservación del medio
ambiente. Una de las razones del establecimien-
to de la empresa en esta zona fue la cercanía con 1.2.2. Localización
la vía fluvial que disminuye costos de transpor-
te, así como también la cercanía con las plan- Los sitios elegidos para la visita se ubican en el
taciones. Además, se tuvo en cuenta el acceso a área catalogada como Núcleo del Bajo Magda-
tecnologías y condiciones propias del sitio. Se lena Seco. La inspección de este caso comprende
utiliza mano de obra local y es la única empresa los municipios de Zambrano, en el departamen-
en el municipio de Zambrano. to de Bolívar, y Punta de Piedra (Zapayán) en el
departamento del Magdalena. El ecotopo en que
Al lado de esta empresa se creó la Cooperativa se encuentran estos municipios es privilegiado,
de Trabajadores de Zambrano – COOPZAM, ya que las condiciones de desarrollo de núcleos
como apoyo de la empresa Monterrey Fores- forestales son altamente potenciales. Esta zona
tal para la contratación del personal operativo. cuenta con suelos de pendientes muy suaves y al-
La creación de esta cooperativa fue iniciativa berga especies que poseen paquetes tecnológicos.

8
Documento CONPES 2834. DNP, 1996.

51
Figura 3. Mapa de ubicación geográfica del municipio de Zambrano, Bolívar.

Fuente: Grupo de trabajo 2008 UD-CONIF

1.2.3. Objetivo general casos, en zonas altamente productivas y benefi-


de la empresa ciosas para la implementación de plantaciones
forestales. La zonificación de estas áreas permite
El objetivo productivo de Monterrey Fores- focalizar sitios en los que la inversión del sec-
tal consiste en la creación y sostenimiento de tor industrial o privado tiene la posibilidad de
bosques industriales para la generación de tri- asentarse.
plex y tablex®, proporcionando una fuente con
adecuado nivel de calidad para ser comerciali- La incursión de medianos y grandes reforestado-
zada, mediante mecanismos que incluyan a la res, igual que otras empresas, genera un impac-
comunidad local en el desarrollo de procesos y to en los sitios en los que se encuentran ya que
alternativas en el ingreso de los habitantes be- los proyectos de esta envergadura representan
neficiándolos en diversos aspectos como la es- una estabilidad en tiempo y espacio. Las áreas
tabilidad y mejoramiento de las condiciones de aptas del Magdalena Bajo Seco representan una
vida, y la posibilidad de reasentamiento a des- oportunidad para las empresas reforestadoras,
plazados como efecto derivado de su actividad. ya que tienen cercanías con centros de transfor-
mación, la mano de obra se encuentra disponi-
ble y las posibilidades de éxito son altas.
1.2.4. Descripción general
de la experiencia Los beneficios a las comunidades se ven repre-
sentados en el aumento de sus ingresos, calidad
El núcleo del Bajo Magdalena Seco se encuen- de vida y estabilidad social, generados gracias
tra seleccionado de acuerdo con los criterios de a los proyectos forestales. Esta nueva situación
zonificación de tierras aptas para la reforesta- motiva a los habitantes a permanecer en sus
ción. Los proyectos de reforestación comercial territorios, así los beneficios recibidos son re-
en los municipios aledaños al río Magdalena se cíprocos, en la medida que las empresas cuen-
ven beneficiados por encontrarse, en algunos tan con mano de obra y los pobladores tienen

52
acceso a un empleo. La empresa se compro- para evitar accidentes, inclusive se buscan me-
mete con la motivación a sus empleados, con- joras en estos elementos, aunque todavía no
dición que se extiende a la comunidad que es se adoptan algunas normas de seguridad, dada
beneficiada en algún nivel, y los trabajadores la resistencia al cambio de forma de pensar de
brindan los conocimientos locales, su fuerza las personas.
de trabajo y la fortaleza de su tejido social para
acoger a proyectos productivos como la refo- Las relaciones entre los asociados son buenas,
restación comercial. aunque los esfuerzos por mejorar los lazos de
confianza deben reforzarse. Para ampliar la vi-
sión de los nuevos asociados se tienen capacita-
1.2.5. Resultados y análisis obtenidos ciones en cuanto a las actividades de campo y se
según los pilares definidos incluyen las 20 horas de capacitación reglamen-
tarias para entrar a la cooperativa. Las labores
En un principio al interior de la cooperativa que se realizan son acompañadas y supervisadas
se presentaron inconvenientes ya que no era por una persona que guía el grupo y un super-
muy claro el concepto de asociatividad en el visor de la empresa Monterrey Forestal.
que trabajaban; adicionalmente se presentaban
problemas de desorganización y en algunos ca- En relación con la comunidad, la cooperativa
sos los periodos de trabajo (contratos) no eran realiza aportes para la defensa del río y para el
constantes, lo que se reflejaba en la inestabili- control de inundaciones, apoya los deportes y
dad económica de las personas, situación que tiene proyectado establecer un comedor para
se solucionó dando garantías de ley y una posi- niños desamparados. La política de la coope-
bilidad de renovación de contrato, de tal forma rativa es manejar cuentas y recursos de forma
que no quedaran mucho tiempo sin actividad. transparente, mediante una constante comuni-
cación con los asociados.
Actualmente, la cooperativa cuenta con 200
operarios afiliados pero en un futuro se espera Los puntos a mejorar son los pagos de jornales
tener 500 personas afiliadas. También se han en acuerdo con la empresa y proporcionar clari-
llevado a cabo cambios en la parte administrati- dad acerca de los descuentos y otros pagos que
va, con miras al mejoramiento en las funciones, se deducen del sueldo, ya que muchas veces hay
para brindar una mejor estabilidad y mayor inconformismo infundado.
continuidad a las personas afiliadas, proporcio-
nando experiencia e incrementando las expec- A pesar de todas estas situaciones, el hecho de
tativas de empleo. tener una opción de ingreso crea un ámbito
de confianza para el retorno a las tierras, se
COOPZAM no solamente actúa en Zambrano generan empleos y las personas se encuentran
sino también en otras zonas y está incursionan- de acuerdo con los mecanismos de labranza
do en trabajos relacionados con ganadería, am- mínima; ellos mismos observan que las tierras
pliando de esta manera el paquete de servicios mejoran con este tipo de manejo. Igualmente,
para ofrecer no sólo mano de obra en activida- como en el caso de Monterrey Forestal, se lucha
des silviculturales sino también en otras labores contra el acostumbrado inmediatismo entre las
del campo. personas que no se sienten lo suficientemente
motivadas para entrar en las plantaciones y el
Con respecto al cumplimiento en cuanto a sa- cese del conflicto con los grupos armados es
lud y seguridad industrial se motiva a los tra- un aliciente para el retorno y asentamiento de
bajadores a utilizar el equipamiento adecuado las familias.

53
Desde lo social Los problemas de orden público tienen efecto
en la comunidad y en la forma como se desem-
Monterrey Forestal Ltda., en el marco de acción peñan los trabajadores, limitando los horarios,
de Pizano S.A., maneja programas sociales como lo que repercute en la forma actual de trabajo
el reasentamiento de 40 familias desplazadas y en los ingresos de aquellos que todavía están
por la violencia, proporcionando los mecanis- acostumbrados a ejecutar jornadas continuas.
mos para la constitución de las plantaciones con
ayuda del gobierno a través del programa Alian- Desde lo ambiental
zas Productivas para la Paz. Aunque los cambios
de la cultura agrícola a la forestal se realizaron en Debido a que la empresa Monterrey Forestal
forma rápida y exitosa, pueden ser conflictivos. ha obtenido la certificación de manejo fores-
tal a través de la certificadora Smartwood, se
El programa social se encuentra estipulado en tiene un compromiso con el mantenimiento
el plan de trabajo desde el comienzo, pero uno y conservación de los recursos, identificando
de los principales limitantes son los grupos al aquellas especies que son importantes en es-
margen de la ley en las actividades de siembra y tos ecosistemas así como aquellas especies tan-
cosecha de la madera. to animales como vegetales que puedan estar
amenazadas; se tiene un área de reserva en bos-
El problema se presentó en forma directa con que para conservación. Aunque este tipo de
la empresa ya que por las “leyes” que estos gru- certificación garantiza el cumplimiento en el
pos implantan en las regiones en que tienen cuidado del ambiente también avala los proce-
influencia se pedía una especie de tributo, que sos sociales, empresariales, de operación a nivel
la empresa no estaba dispuesta a entregar, lo regional y de mejoramiento en la calidad de los
que afectó la continuidad de los trabajos y la productos ofrecidos.
tranquilidad de los campamentos instalados
por la empresa. Incluso la normalidad del Desde lo institucional
pueblo se vio comprometida perturbándose
los horarios de trabajo y la ejecución de los La mano de obra se contrata con la cooperativa
mantenimientos respectivos. de trabajo asociado COOPZAM; la organiza-
ción de la cooperativa se dio gracias a un apoyo
El establecimiento de las áreas destinadas al pro- de la empresa a los trabajadores y con la inten-
yecto social no tiene una influencia directa en ción de mejorar la maniobrabilidad de los pro-
la productividad de la empresa ya que éstas se cesos, simplificando las tareas administrativas.
encuentran atomizadas, adicionalmente se tuvo
un abandono por tres años de las plantaciones Las formas de pago se basan en jornales, aun-
lo que impidió realizar los trabajos pertinentes. que los montos cambian según las actividades.
Principalmente el proyecto de Alianzas Produc-
tivas se basó en el retorno de las personas que La cooperativa realiza todas las actividades re-
fueron desplazadas por la violencia, pero Mon- ferentes a la parte silvícola; Monterrey tiene el
terrey se encuentra dispuesto a recibir propues- papel de vigilancia en el cumplimiento, aunque
tas y a brindar apoyo a reinsertados puesto que en la misma cooperativa tiene a cargo la super-
ve con buenos ojos el aumento de empleo y el visión de los asociados, mientras que las otras
desarrollo de Zambrano. actividades que incluyen manejo de maquinaria
pesada son solicitadas en bolsas de empleo. Así
Se realizan otras contribuciones a la comunidad mismo, el diseño de la estructura operativa en
como una escuela en la que no sólo los hijos de relación con la mano de obra se encuentra lo
los trabajadores pueden estudiar.

54
suficientemente fuerte como para tener estabi- de las ventajas de la cooperativa es que puede
lidad en el tiempo. atraer a más empleados.

Monterrey Forestal y COOPZAM se reúnen Desde lo económico


mensualmente para ultimar detalles técnicos.
Monterrey Forestal brinda apoyo permanen- Aunque ya no se cuenta con áreas disponibles
te a la cooperativa en cuanto a capacitaciones para establecimiento de plantaciones, se tiene
técnicas y la prestación de otros servicios que planeado mantener el proyecto en el largo pla-
requiera de la comunidad y de la cooperativa, zo. Adicionalmente a las actividades estableci-
también es partícipe en toma de decisiones en das por la empresa se derivaron otras que a su
la región y realiza apoyo institucional y técni- vez generan empleo, como transporte y prepa-
co para el desarrollo de nuevas promociones ración de tierras.
de profesionales.
Al ser la única empresa formal presente en el
El único inconveniente que Monterrey Forestal municipio se convierte en la principal fuente
Ltda. ha tenido con COOPZAM es el entendi- potenciadora de dinámica económica. La alter-
miento de una nueva forma de trabajo, es decir, nativa que tienen los habitantes de Zambrano
que anteriormente los trabajadores estaban acos- es la implementación y uso de sistemas agrofo-
tumbrados a tener un jefe directo y ahora, con restales y silvopastoriles donde este tipo de ac-
este modelo de asociatividad, ellos se convierten tividades facilitan la solución de problemáticas
en sus propios jefes y son ellos mismos quienes de uso y manejo de los suelos y mejoran la ren-
deben cuidar de cuántos jornales trabajan, para tabilidad de los proyectos productivos.
así mismo recibir un sueldo apropiado.
Los programas de mejoramiento genético adop-
El cambio en la forma de trabajo es sin duda un tados por la empresa les han permitido desarro-
aporte a la evolución del pensamiento en esta llar clones mejorados altamente productivos,
zona y, aunque a la vista de algunas personas incrementando la calidad de los productos y la
no sea del todo una experiencia positiva, las producción de sus plantaciones. La presencia
responsabilidades que la empresa tiene con sus de la empresa y la ejecución del programa social
empleados no son evadidas; por el contrario, el contribuyen a la estabilización económica de
hecho de hacer parte de una sociedad facilita poblaciones vulnerables al conflicto armado.
el cumplimiento, a favor del empleado asocia-
do, de las responsabilidades en la vinculación y
pago de las actividades realizadas. 1.2.6. Conclusiones

A pesar de esto la mentalidad es cambiante y  La presencia de la empresa genera un impac-


se aceptan y entienden las nuevas condiciones to positivo por el apoyo que da a la comu-
aunque el inmediatismo al que estaban acos- nidad en los aspectos sociales y económicos.
tumbrados genera cierta desconfianza a la hora
de tomar la opción de las actividades foresta-  Las empresas certificadas proporcionan garan-
les, sin embargo la empresa le muestra a las tía en el cuidado del medio ambiente así como
personas que las alternativas de rentabilidad en los procesos de responsabilidad social em-
y estabilidad a través del tiempo pueden ser presarial y mejoramiento de los productos.
más benéficas que las que antes se ejecutaban
y, parte de la solución a esta situación, es la ca-  Monterrey Forestal Ltda. brinda un soporte
pacitación de 20 horas que la administración a las personas, esperando no caer en el pa-
de la cooperativa da a sus nuevos socios. Una ternalismo.

55
 La generación de empleo y la creación de la  Existe una deficiencia en el apoyo estatal
cooperativa mejora la calidad de vida, refe- para la continuidad de proyectos producti-
rida a las garantías de seguridad social y de vos. Los mecanismos para el acceso de las
salud. personas naturales a incentivos (CIF) se ve
truncada por la carencia de claridad en los
 La permanencia de la cooperativa fomenta procesos y papeleos pertinentes.
la autorregulación de las actividades en los
trabajadores.  Las actividades forestales contribuyen al de-
sarrollo y estabilización de la economía al
 Las prácticas y manejos adecuados en la pro- interior de comunidades afectadas por los
ducción están diseñadas para minimizar los conflictos armados, permitiendo el retorno
impactos en el ambiente. y reasentamiento de desplazados, generando
apropiación de su cultura y espacios de paz.

Referencias

CONIF, CORMAGDALENA. (2004). Programa de Reforestación Comercial


CORMAGDALENA. Balance de Gestión 1999-2004, p. 27.

Revista el Mueble y la Madera M&M. Edición 49. Sección empresa. P. 47.


URL: http://www.revista-mm.com/rev49/empresa. [en línea] pdf. Fecha de con-
sulta: 1-03-08.

Ingeniero Hernán Urueña, Monterrey Forestal Ltda. (Conversación personal).

Parménides Toloza, Reforestador. Finca La Unión Punta de Piedra, Magdalena


(conversación personal).

56
1.3. Sistematización de la experiencia
y lecciones aprendidas
de la empresa comunitaria Agronaya S.A.,
municipio de Buenos Aires – Cauca
1.3.1. Presentación generaron con los indígenas, mantuvo el em-
puje de ver la reforestación comercial como
Agroforestal El Naya S.A. se ha constituido una oportunidad de crear empresa que gene-
como una empresa comunitaria privada, or- raría a muy largo plazo altos rendimientos y
ganizada bajo los criterios de sociedad anóni- utilidades para la comunidad, además de ser
ma, que permitió a los campesinos acceder a una amplia fuente de empleo, brindar mejores
la tierra e incluir el sector forestal como una condiciones de vida de los pobladores y evitar
opción que favorezca el desarrollo regional, la recaída al conflicto.
en la que se gestionan proyectos económicos y
sociales alternativos que benefician a los em-
pleados y su núcleo familiar asociado, y que 1.3.2. Localización y generalidades
se ve como la oportunidad de obtener más
recurso humano capacitado que, con el tiem- El municipio de Buenos Aires está situado
po, incrementará su experiencia y elevará los al norte del departamento del Cauca. Limita
estándares de calidad del servicio en el manejo por el norte con los municipios de Jamundí,
de plantaciones forestales. Buenaventura (Valle del Cauca): por el este
con el municipio de Santander de Quilichao;
Es claro que la agremiación campesina no hu- por el sur con los municipios de Morales y
biese sido posible sin el acompañamiento de Suárez y el río Ovejas en el medio; y por el
Smurfit Kappa Cartón de Colombia, que pese oeste con los municipios de Suárez, López de
a los conflictos culturales y territoriales que se Micay y Buenaventura.

Figura 4. Mapa de ubicación geográfica del municipio de Buenos Aires, Cauca.

 Fuente: Grupo de Trabajo UD - CONIF.

59
La cabecera municipal de Buenos Aires se en- Los corregimientos o zonas donde se desarro-
cuentra a 116 km de Popayán, a una altura de llan las actividades agropecuarias básicamente
1.200 msnm; con una temperatura de 22°C y de subsistencia y con rendimientos del 50%
precipitación media anual de 2.024 mm. Los son La Balsa, San Ignacio, el resguardo Las De-
periodos de lluvia son generalmente en los me- licias, El Porvenir, Honduras, La Paila, El Ce-
ses de marzo, abril, mayo, septiembre, octubre ral, el corregimiento Paloblanco, Naya y Timba.
y noviembre; el periodo seco corresponde a los Sin embargo, la actividad minera se desarrolla
meses de enero, febrero, junio y julio. principalmente en el corregimiento de Timba
y con poca dinámica en los corregimientos de
El municipio de Buenos Aires posee 27.210 Honduras, San Ignacio y Paloblanco.
habitantes que representan el 2,14% de la po-
blación total del departamento del Cauca; de
los cuales 25.570 corresponden al área rural 1.3.3. Objetivo general
y 1.640 al casco urbano, con un 93,97% y de la empresa
6,03%, respectivamente.
Agroforestal El Naya S.A. inició como una or-
La población se caracteriza por ser en su ma- ganización comunitaria campesina que presta
yoría rural. Un 43,2% corresponde a comuni- servicios en el manejo de plantaciones forestales
dades indígenas, mestizas y afrodescendientes. y el aprovechamiento de bosques industriales,
La más representativa es la indígena con 5.170 con la ejecución de prácticas forestales y la apli-
habitantes (20,22%), seguida de los mestizos cación de tecnologías apropiadas que garanticen
con 4.081 pobladores (15,9%) y los afrodes- la conservación del medio ambiente y el mejo-
cendientes con 1.795 habitantes (7,02%). ramiento continuo de los procesos productivos
que suplan las necesidades de la comunidad.
En el municipio de Buenos Aires se evidencia
que la mayoría de la población vive en con-
diciones de extrema pobreza y en áreas donde 1.3.4. Descripción general
la intensidad del conflicto es acentuada por la de la experiencia
presencia de grupos al margen de la ley, narco-
tráfico y delincuencia común; esto desestabiliza Smurfit Kappa Cartón de Colombia es una
la región y ocasiona desplazamientos forzados, compañía que ha venido estableciendo pro-
extorsiones, masacres, robos y secuestros a la gramas de reforestación para surtir su propia
población civil. industria. Para el caso específico de AGRO-
NAYA S.A., esta compañía realizó una alianza
No obstante, la agudización del conflicto y las con los campesinos en busca de la superación
formas de exclusión de los pobladores han ge- de un conflicto territorial con comunidades
nerado la resistencia pacífica, especialmente de indígenas, las cuales reclamaban derechos de
las comunidades indígenas y afrodescendientes propiedad de la tierra porque consideraban su
que han visto vulnerados sus derechos y que pertenencia a un resguardo que nunca antes se
han realizado procesos de reivindicación y de- había constituido.
fensa de los mismos.
Pese a la presión territorial y el conflicto socio-
La economía del municipio está basada princi- cultural la comunidad se organiza en lo que
palmente en la producción agrícola y minera, hoy se conoce como Agroforestal El Naya S.A.
actividades que en muchas ocasiones se con- adoptando el modelo de cuentas en partici-
vierten en complementarias de la economía pación, y se constituye como una empresa de
familiar. prestación de servicios forestales. No obstante,

60
en sus inicios el vuelo forestal pertenecía total- ca, es la mayor generadora de ocupación con
mente a Smurfit Kappa Cartón de Colombia. alrededor de 100 empleos fijos mensuales y 40
Para solucionar el conflicto, la compañía decide indirectos.
vender las tierras a los campesinos, quienes no
contaban con los recursos necesarios, adqui- Actualmente, la empresa posee cinco fincas con
riendo la deuda, para lo cual la multinacional área total de 1.800 hectáreas, ubicadas en el
realiza un acuerdo de pago descontando el va- municipio de Buenos Aires – Cauca; distribui-
lor de las plantaciones más jóvenes. Adicional- das así:
mente, los campesinos también proporcionan
terrenos para plantaciones de pino y eucalipto  950 hectáreas de bosque natural destinado a
y Smurfit Kappa Cartón de Colombia realiza el la conservación.
establecimiento, mantenimiento y cosecha; por
lo que en la actualidad el 30% del ingreso total  642 hectáreas en negocios de cuentas en par-
de madera es para la comunidad y el 70% res- ticipación.
tante es captado por la multinacional, lo que ha
permitido la expansión de la actividad en múl-  30 hectáreas en bosque propio para cose-
tiples áreas del Norte del Cauca. char.

Por ser una empresa que garantizaba ganancias  46 hectáreas dentro del Programa Plan Ver-
a muy largo plazo, inició sus actividades con 80 de con la Corporación Autónoma Regional
asociados de los cuales quedaron 44 activos, con del Cauca (CRC), para bosque productor.
la rigurosidad de ser sociedad anónima y con el
firme propósito de ser un proyecto productivo  3 hectáreas dentro del Programa Plan Verde
y encadenado, que buscaba el desarrollo de pla- con la Corporación Autónoma Regional del
nes alternativos que vislumbraban la reforesta- Cauca (CRC), para bosque protector.
ción comercial como una opción de vida para
la población y que permitía su participación sin  29 hectáreas en vías.
inmiscuirse en el conflicto y sin establecer rela-
ciones de sometimiento. Ello a pesar de que se  100 hectáreas en parcelas con proyectos de
desarrolla en un contexto conflictivo y violento, seguridad alimentaria para socios y lotes co-
producto de problemas internos por la presión munitarios.
de grupos insurgentes que lo veían muy celosa-
mente ya que no había existido agremiación tal, Desde principios del siglo pasado el Alto del
principalmente porque buscaban el dominio en Naya, considerado el sitio de paso entre las co-
la zona y la única forma de detener el accionar munidades que allí habitan, ha sido objeto de co-
de la empresa era por medio de la intimidación, lonización con el asentamiento de comunidades
el desplazamiento y violencia contra la pobla- afrodescendientes e indígenas Paeces que buscan
ción vinculada a la misma. recomponer social y económicamente sus vidas,
y en las que las diferencias de establecimiento ra-
Sin embargo, aunque en este momento se evi- dican en las épocas en que llegaron a la región, el
dencia la presencia guerrillera y paramilitar, ade- número de habitantes, sus prácticas económicas
más del narcotráfico, el posicionamiento de la y sus pertenencias étnicas y culturales.
madera en el mercado permitió que el proyecto
se mantuviera activo porque se trabaja con la Históricamente la presencia de comunidades
necesidad de la población (región de extrema negras en el Norte del Cauca, específicamente
pobreza); por ser la única empresa reforestadora en el municipio de Buenos Aires a finales del
en el ámbito de municipio en el Norte del Cau- siglo XVII, se asocia con los primeros asenta-

61
mientos mineros con base en la esclavitud de insostenible y generó presiones territoriales por
población negra traída de África. Abolida la es- parte de las comunidades indígenas al conside-
clavitud en 1851, la población negra se distri- rar que sus derechos de titularidad y empodera-
buyó por toda la región, estableciendo poblados miento de la tierra estaban siendo vulnerados.
(en la actualidad cerca de 50) en la parte baja y
media del río Naya, con cerca de 17 mil perso- En el año 1989 se realizan las primeras labores
nas, dedicados a la explotación de minas en las de cosecha; pero, al inicio de la década de los
montañas, ríos y quebradas de la zona, siendo noventa, se suspende la actividad forestal pues-
esta actividad casi el único medio de subsisten- to que el conflicto se acrecentaba con las recla-
cia. No obstante, los intentos por despojar a maciones institucionales y sociales indígenas, lo
las comunidades negras de sus territorios han que hizo que el desarrollo de cualquier tipo de
sido muchos en esta zona; a mediados de los actividad por parte de Smurfit Kappa Cartón
90 la región soportó una invasión de mineros de Colombia fuera realmente insostenible.
procedentes de otras áreas del país que fue en-
frentada por las organizaciones locales alcan- Por ser una zona en la que se ve reflejada toda la
zando su migración; pero, en la actualidad los problemática ambiental, sociocultural y econó-
colonizadores llegan con el capital y tecnologías mica del país, también converge la desaparición
que las comunidades no poseen, presionando a del bosque natural con la implantación, en un
los propietarios ancestrales para que dejen los inicio, de sistemas de producción agrícola, que
territorios, explotan las minas sin ningún con- ante la excesiva distancia y el absoluto abando-
trol ambiental y contaminan las fuentes de agua no estatal optaron por la siembra de cultivos
con mercurio y cianuro; lo que en muchas oca- ilícitos en la parte alta de la cuenca, considera-
siones los deja en la necesidad de buscar otras da el principal corredor de entrada y salida de
oportunidades de empleo ya sea como refores- insumos y droga, que origina el interés geoeco-
tadores o simplemente como coqueros. nómico de grupos insurgentes por su control y
que surge ante la debilidad ocasionada por la
La población mayoritaria de la parte Alta del no titulación del territorio y el desestímulo ante
Naya, zona objeto de estudio, está representada otras formas de apropiación económica, políti-
por indígenas Paeces, procedentes de los resguar- ca y cultural de la región, que trajo consigo el
dos de la cordillera Central y que migraron hacia desempleo y saqueo de bosques.
la cordillera Occidental a establecer resguardos
en áreas que anteriormente no existían. Las pri- No obstante, en 1991 la multinacional estable-
meras familias llegaron a esta región a comien- ció un campamento para el aprovechamiento
zos de los años 50 del siglo pasado huyendo de forestal de las plantaciones, ubicado en áreas con
la “violencia”, las cuales trajeron consigo valores un número significativo de familias campesinas
referentes a la propiedad colectiva de la tierra, el blancas y mestizas de otras zonas del país, expul-
trabajo comunitario, reciprocidad, solidaridad sadas por la “violencia” o por la adversa estructura
entre las familias y respeto a la naturaleza. de tenencia de la tierra en sus regiones de origen;
lo que muy al corto plazo permite el acercamien-
Es allí donde se evidencian los primeros focos to entre Smurfit Kappa Cartón de Colombia y
de conflicto territorial, puesto que los indígenas los campesinos, puesto que la empresa convocó
llegaron a ubicarse en cerca de 40 hectáreas de a dirigentes de las veredas El Ceral, Agua Blanca,
plantaciones de pino y eucalipto, adquiridas por La Esperanza, El Porvenir y Mary López perte-
Smurfit Kappa Cartón de Colombia hacia 1980 necientes al municipio de Buenos Aires, Cau-
con la compra de fincas y el establecimiento de ca, con la intención de constituir una empresa
actividades forestales en tierras netamente ga- comunitaria privada denominada Agroforestal
naderas; para el proyecto esta situación se hacía El Naya S.A., en la que hubo una negociación

62
sistemática de derechos colectivos ligados a la nistrativo y carencia de conocimiento por falta
apropiación del territorio en las áreas de implan- de capacitación; esto lleva a la intervención de
tación de los bosques de pino y eucalipto. Smurfit Kappa Cartón de Colombia con audi-
torías y cambios administrativos, en los que el
Es así como los campesinos decidieron orga- acompañamiento de la multinacional hasta el
nizarse para comprar 1.600 hectáreas de tierra momento ha sido indispensable para mantener
a Smurfit Kappa Cartón de Colombia. Al co- el mercado asegurado, lo que permitió que los
mienzo esta compra no fue considerada como campesinos pudiesen empezar a abonar al pago
una experiencia exitosa por algunos de los po- de la deuda por la tierra, gracias a que el modelo
bladores dado que se inició con una deuda de de cuentas en participación garantiza el acom-
$136’000.000 y 52 afiliados; por esta razón, pañamiento y la gestión empresarial así como la
y por ser una inversión a largo plazo, muchos asesoría técnica con programas de capacitación
decidieron retirarse. Sin embargo, su principal y transferencia de tecnología.
fortaleza está en ser la mayor fuente de empleo
constante en la región, puesto que el factor que Entre 1997 y el 2000 la empresa se desarrolla
los llevó a buscar la estabilidad económica era normalmente, se expande y consolida su pro-
que en determinadas épocas dependían de los ceso de organización; pero en la segunda mi-
cultivos de coca ubicados en la parte baja del tad del año 2000 se producen desplazamientos
Naya y, en otras, trabajaban en cultivos agríco- masivos en la región debido a enfrentamientos
las de la parte alta, lo que en ocasiones no era entre grupos armados ilegales, lo que ocasio-
continuo y la oferta de empleo era escasa. na el cierre de la empresa hasta principios del
2001, año en el que la misma comunidad fue
En el periodo comprendido entre 1992 y 1993 garante para reestablecer la actividad, lo que a
surgen conflictos internos con los indígenas su vez permitió cancelar la deuda de la tierra en
Paeces que emprendieron la recuperación de el 2002. Este también fue el año en el que los
tierras y las demandas de titulación, por lo cual socios de nuevo fueron el blanco de amenazas
AGRONAYA S.A. solicita el apoyo de institu- por la exigencia del pago de extorsiones, razón
ciones como el INCORA, Derechos Humanos por la que Smurfit Kappa Cartón de Colombia
y la Asociación Nacional de Usuarios Campe- cierra actividades; en marzo de 2003 se reesta-
sinos (ANUC) para intermediación entre las blecen las actividades y se inicia la propuesta de
partes. Los acuerdos establecidos no fueron res- inversión social a los mismos socios con pro-
petados por la comunidad indígena al invadir gramas de capacitación en labores forestales y
nuevamente las fincas, lo que conlleva la inter- seguridad industrial, educación e implementa-
vención del Estado y facilitación en la compra ción de programas de salud ocupacional y segu-
de unas fincas por parte del INCORA para es- ridad alimentaria.
tablecer el resguardo de La Paila.

En 1995 se presentan una serie de acometidas 1.3.5. Resultados obtenidos según los
en contra de la población vinculada al proceso, pilares definidos
con la muerte y desplazamiento de algunos so-
cios; sin embargo, para la misma época acceden Desde lo institucional
al Programa de Reforestación en las Zonas Car-
boníferas de Colombia (PRECA) con el apoyo Agroforestal El Naya S. A. ha contado con el
de Minercol. apoyo y acompañamiento de diversas institu-
ciones como es el caso de la Corporación Autó-
Para 1996 se presentan pérdidas económicas noma Regional del Cauca (CRC) y la Empresa
debido a malos manejos, poco apoyo admi- Nacional Minera Ltda. (Minercol Ltda.), con

63
la implementación del Plan Verde en la región con las comunidades gestionando proyectos
que buscaba la capacitación y asistencia técnica de desarrollo e inversión social con presencia
en proyectos de reforestación y en el cual ini- constante del Estado, y el acompañamiento
cialmente se plantaron alrededor de 10 hec- de Smurfit Kappa Cartón de Colombia con
táreas de pino oocarpa y eucalipto en un área actividades que dinamizan la generación de
desocupada como bosque productor de futuros empleo y el encadenamiento industrial; más
ingresos; así como un área de bosque protec- aún si se tiene en cuenta que la constitución
tor, de los cuales se benefician 250 personas de la empresa en sí es una iniciativa de paz,
de las 50 familias vinculadas al programa que porque en la zona existía toda una problemá-
aún se está desarrollando. Así mismo, se con- tica social (conflicto armado, cultivos ilícitos,
tó con la participación de Minercol Ltda. en tenencia de tierras, desplazamiento forzado,
la inversión del Programa de Reforestación en entre otros) y de alguna manera la generación
las Zonas Carboníferas de Colombia (PRECA). de empleo ha aliviado esta situación, permi-
Con este programa se llegó al establecimiento tiendo a las comunidades cubrir sus necesida-
de 100 hectáreas de pino y eucalipto. Sin em- des básicas sin tener nexos con actividades o
bargo, muchos de los socios abandonaron los actores ilícitos.
programas inicialmente por ser inversiones a
muy largo plazo. Desde lo social

Por otra parte, el Ministerio de Agricultura de- Desde que Smurfit Kappa Cartón de Colom-
cidió establecer el Programa de Desarrollo de la bia inició su actividad en la región del Norte
Microempresa Rural (PADEMER), como mi- del Cauca con la adquisición de tierras para el
croproyecto de seguridad alimentaria en el que establecimiento de plantaciones, percibió las
se desarrollan cultivos de café, lulo y maíz con dificultades de hacer empresa en el campo, por
la asignación de lotes en comodato que garan- el choque cultural que se genera en una comu-
tizan a la comunidad el acceso alimentario en nidad enmarcada por la presencia de grupos
épocas de baja cosecha. insurgentes y el comercio de droga; además de
la presión de grupos indígenas en áreas donde
También, fue notable la contribución del Ins- nunca se habían establecido resguardos, no se
tituto Colombiano de Reforma Agraria (IN- conocían evidencias de ello y la comunidad in-
CORA) en la resolución de conflictos con dígena reclamaba sus derechos de propiedad;
comunidades indígenas; de la UMATA con por estos motivos Smurfit Kappa Cartón de
asesorías técnicas y criaderos de alevinos; y de Colombia genera el proyecto para que los cam-
la Secretaría Distrital de Salud con la carneti- pesinos formen sociedad y puedan acceder a la
zación de socios y trabajadores para que pue- tierra para obtener la madera.
dan acceder al servicio de salud prestado por
el SISBEN. Es así como se concertó un espacio de discu-
sión en el que los campesinos decidieron or-
Finalmente, en cuanto al aporte de las activi- ganizarse y constituirse como Agroforestal El
dades en la promoción y fomento de acciones Naya S.A., para adquirir los predios comprados
para la construcción de paz, en general por el por Smurfit Kappa Cartón de Colombia, lo
entorno en el que se desarrollan sus operacio- que generó previamente conflictos internos te-
nes y las dificultades que se han presentado rritoriales y culturales con los indígenas Paeces
para la conformación de la empresa, se consi- por los derechos de propiedad. Sumado a ello la
dera como una experiencia significativa de de- presencia de grupos insurgentes que por medio
sarrollo y paz, especialmente para el municipio de amenazas y extorsiones buscaban el dominio
de Buenos Aires, porque se ha trabajado en red territorial del área, justificando sus acciones en

64
que no sería un proyecto exitoso por ser a largo Para cumplir con lo establecido en el marco
plazo y que se desarrollaba en una comunidad del Forest Stweardship Council (FSC) los es-
estigmatizada por el entorno conflictivo; pese tándares de operación se hacen mucho más ri-
a ello, con el tiempo, se persuadieron de que gurosos, en lo que se refiere a la ejecución de
por ser la única empresa reforestadora del Nor- programas de control integrado de malezas,
te del Cauca, beneficia y estabiliza con oferta de manejo de residuos sólidos y abastecimiento
empleo permanente a las comunidades locales de agua potable; prevención, control y manejo
que adoptaron la cultura forestal como opción de incendios forestales; control de plagas y en-
de vida. fermedades; así como la aplicación de normas
relativas al establecimiento, manejo y técnicas
Actualmente las relaciones con las comunida- de cosecha por cable para la protección del sue-
des indígenas Paeces están sujetas a acuerdos es- lo. Esto ha permitido que Agroforestal El Naya
tablecidos desde hace años, pero se mantienen S.A. se constituya como un proyecto sosteni-
estables desde el momento mismo en el que a ble y productivo, en el que el encadenamiento
los cabildos les fueron adjudicadas tres fincas. industrial con el acompañamiento de Smurfit
Kappa Cartón de Colombia ha facilitado el
Por otra parte, se han desarrollado estándares proceso de transferencia de tecnología, con la
de desempeño en seguridad industrial que bus- inclusión de maquinaria y transporte propio de
can minimizar los índices de accidentalidad; AGRONAYA S.A., lo que ha contribuido con
por ello se ha implementado el Programa de el posicionamiento y expansión de la empresa
Reporte de Incidentes “Minuto por la Vida”, en el mercado maderero.
que incluye charlas sobre temas de seguridad
industrial y salud ocupacional y dentro del cual Por ser una empresa comunitaria privada conso-
se desarrolla el subprograma “Momento Since- lidada como sociedad anónima también busca el
ro”, con el aval de la aseguradora SURATEP, apoyo del Estado, por lo que se han establecido
el cual busca culturizar y sensibilizar a los em- proyectos de café con la Federación Nacional de
pleados bajo el modelo de cero accidentes en su Cafeteros (FNC) y de especies menores con la
sitio de trabajo, además de dotarlos con camisa, UMATA. También han recibido el apoyo insti-
chaleco, pantalón, botas, casco y tapones. tucional del Ministerio de Agricultura a través
de la Fundación Smurfit Cartón de Colombia
A esto se suma el Programa de Capacitación para la implementación del Programa de Desa-
permanente, no sólo en seguridad industrial, rrollo de la Microempresa Rural (PADEMER),
como se había mencionado anteriormente; microproyecto de seguridad alimentaria que
sino también en asesoría técnica en operacio- garantiza la provisión de alimentos a la comu-
nes de cosecha e inducción y aplicación de pro- nidad en épocas de bajos rendimientos y pro-
cedimientos en faenas forestales que promue- ductividad, cuando hay cambios de tecnología
ven la responsabilidad empresarial, a través de o cuando las personas vinculadas a la empresa
la educación con el apoyo de Smurfit Kappa entran a la tercera edad; lo que indica que es
Cartón de Colombia y el fortalecimiento de la una organización con visión social de asocia-
cultura forestal con programas educativos en ción. Además, se han utilizado programas con
ebanistería, carpintería, panadería y modiste- fondos rotatorios de crédito para impulsar pro-
ría, sin atropellar las tradiciones de la pobla- yectos relacionados con parcelas permanentes
ción; además de la validación de la primaria, de crecimiento y seguridad alimentaria, los cua-
siendo uno de sus mayores éxitos con el in- les hacen parte del Fondo FOCO en el que exis-
cremento del recurso humano capacitado bajo te una alianza estratégica entre Smurfit Kappa
el amparo de la Fundación Smurfit Cartón de Cartón de Colombia, Fundación Corona y la
Colombia y CAFAM. Empresa de Energía del Pacífico S.A. (EPSA).

65
Desde lo ambiental sarrolle conciencia de bienestar, empresarial y
productivo, e) generar otras alternativas de in-
Se han realizado campañas de sensibilización gresos, puesto que los actuales son obtenidos de
y capacitación sobre la protección y conserva- servicios prestados por ser empresa contratista y
ción de la flora y fauna existente en la región, de cuentas en participación.
especialmente de las 950 hectáreas de bosque
natural, el manejo de residuos sólidos y abas- También en Santander de Quilichao la empre-
tecimiento de agua potable, y el control de sa cuenta con infraestructura apropiada para
incendios forestales con socios y comunidades el manejo administrativo y financiero; además
vecinas. del acompañamiento de instituciones estatales
y privadas a nivel comercial y financiero.
Desde lo económico

Durante los 16 años de experiencia la empresa, 1.3.6. Conclusión


en las áreas de influencia que opera, ha generado
100 empleos directos y 40 indirectos mensuales, Considerando que la región es una zona don-
asegurando ingresos por los servicios silvicultu- de ha prevalecido el conflicto, el apoyo de la
rales y de cosecha prestados como empresa con- empresa privada ha sido significativo en los
tratista, que le permiten cubrir los gastos ope- procesos de desarrollo de AGRONAYA S.A., y
rativos de la organización, obtener utilidades y donde el recurso forestal ha sido el catalizador
comprar las tierras establecidas bajo el esquema de procesos de superación del conflicto, lo que
de cuentas en participación, así como garanti- ha permitido que la comunidad sea propietaria
zar la seguridad social de sus asociados. de la tierra y maneje sus propios recursos. Es
importante destacar la asistencia y acompaña-
Agroforestal El Naya S.A. ha establecido cinco es- miento institucional constante que ha promo-
trategias de sostenibilidad que favorecen la pres- vido e implementado programas que fortalecen
tación de servicios en el manejo de plantaciones el tejido social, generando recurso humano ca-
y que, a su vez, le han permitido posicionarse pacitado dentro de la misma comunidad para la
en el mercado como una empresa comunitaria gestión empresarial; igualmente, se ha asegura-
sólida y comprometida con la gestión social. do el negocio forestal, debido a que la empresa
ha ampliado sus áreas de plantación y el área de
La empresa busca: a) ampliar el patrimonio influencia de operación.
con el fin de garantizar la producción y enca-
denamiento con la industria, b) incrementar En general, se ha logrado el desarrollo de una
los negocios en cuentas de participación en los economía de base local a través de la refores-
que AGRONAYA S.A. pone la tierra, Smurfit tación comercial, lo que ha redundado en la
Kappa Cartón de Colombia invierte en el esta- generación de empleos directos e indirectos,
blecimiento, manejo y cosecha de las plantacio- inversión social y fomento de la cultura fores-
nes, c) transmitir el conocimiento tradicional tal; lo anterior eleva las oportunidades para la
de generación en generación, d) diversificar a población y la calidad de vida de la región y
futuro el servicio con el acceso a la información muestra a la reforestación como una alternativa
y divulgación de experiencias en las que se de- que contribuye con procesos de paz.

66
Referencias

www.amunorca.gov.co/municipios/generalidades.html [en línea]

www.buenosaires-cauca.gov.co/nuestromunicipio.shtml?apc=m-I1--
&m=f&s=m [en línea]

http://paz-colombia.org [en línea]

http://www.prensarural.org [en línea]

http://www.semillas.org.co [en línea]

Luis Carlos Montoya, Ingeniero Forestal CRC (conversación personal)

Jorge Escobar, Ingeniero Forestal (conversación personal)

Francisco Silva, Smurfit Kappa Cartón de Colombia (conversación personal)

Carlos Yunda (conversación personal)

Arcesio Pillimue, Gerente Agronaya S.A. (conversación personal)

Clara Burbano, Contadora Agronaya S.A. (conversación personal)

Emilio Carvajal, Supervisor Campo, Agronaya.

Cesar Pillimue, Asistente (conversación personal)

67
1.4. Sistematización de los proyectos de
reforestación: Compañía Reforestadora de
Urabá El Indio S.A. y Compañía Reforestadora
de Urabá La Gironda S.A. Zona Norte de Urabá,
municipio de Necoclí – Antioquia

69
1.4.1. Presentación En noviembre de 2005 se realizó el Foro Mu-
nicipal del Programa Familias Guardabosque
La Compañía Reforestadora de Urabá El Indio en el municipio de Apartadó (Antioquia), en
S.A. y la Compañía Reforestadora de Urabá La donde se reportaron importantes avances lo-
Gironda S.A. son proyectos diseñados por el pro- grados en proyectos apícolas y de reforestación,
grama de Familias Guardabosques (PFGB) en la mostrando como resultados el establecimien-
zona norte de Urabá, y con la participación e in- to de seis apiarios, que generan empleo para
versión de varias instituciones de carácter público aproximadamente 600 familias. En este foro se
y privado como la empresa Incubadora Empresa- declaró la conformación de las Sociedades Anó-
rial y Comercialización Agropecuaria (INCUA- nimas de los Proyectos El Indio y La Gironda,
GRO), la Corporación Colombiana Internacio- consolidados como un modelo a seguir en las
nal (CCI), la Agencia de los Estados Unidos para propuestas de la participación comunitaria en
el Desarrollo Internacional (USAID), con su pro- procesos productivos.
grama “Más Inversión para el Desarrollo Alterna-
tivo Sostenible” (MIDAS), la Corporación para En el año 2005 el Programa Colombia Forestal
el Desarrollo Sostenible del Urabá (Corpourabá) elaboró planes de negocios que posteriormente
y la participación de otros inversionistas como fueron puestos en marcha con el programa MI-
FEDEMADERAS, MULTIFRUITS & CIA DAS. El núcleo forestal de Urabá fue uno de
S.A. y algunos otros independientes. los más adelantados, dentro del que se incluían
el proyecto de la Compañía Reforestadora de
El Programa Familias Guardabosques PFGB, Urabá El Indio S.A. y el de la Compañía Refo-
de la Agencia Presidencial para la Acción So- restadora de Urabá La Gironda S.A.
cial y la Cooperación Internacional (ACCION
SOCIAL) se formula como una iniciativa de
desarrollo alternativo de actividades lícitas para 1.4.2. Localización y generalidades
zonas con influencia de cultivos ilícitos. Este
programa involucra comunidades campesinas, Las Compañías Reforestadoras tienen como
indígenas y afrodescendientes ubicadas en zo- ubicación principal el municipio de Necoclí, el
nas de importancia ecosistémica para el país, así cual se encuentra en la zona norte del Urabá
como áreas de amortiguación que se encontra- antioqueño, localizado en el noroccidente del
ban afectadas por cultivos de coca y amapola. departamento de Antioquia, a orillas del Mar
Estas familias, con los acompañamientos técni- Caribe, en la margen oriental del Golfo de Ura-
cos, sociales y económicos pertinentes, formu- bá, sobre el valle aluvial del río Mulatos y al
lan y llevan a cabo diversos proyectos produc- extremo de la serranía del Abibe. Su extensión
tivos y ambientales, como el propuesto para la es de 1.360 kilómetros cuadrados y dista de
constitución de las dos compañías reforestado- Medellín 382 kilómetros (Plan de Desarrollo
ras para el núcleo forestal de Urabá. Municipal, 2004).

71
Figura 5. Mapa de ubicación geográfica del municipio de Necoclí, Antioquia.

Colombia Antioquia Necoclí

San Juan
de Urabá

Arboletes

La Gironda
San Pedro
de Urabá

Turbo

Fuente: Grupo de Trabajo UD - CONIF.

Las condiciones climáticas de la región la carac- Antioquia, motivados en su mayoría por el


terizan dentro de la zona de vida bosque seco desarrollo agropecuario del banano y la palma
tropical (bs-T) (Espinal, 1972). africana. Con esta dinámica se generó un creci-
miento acelerado de población, sin planeación
En el municipio la cobertura vegetal predo- y con déficit en todo tipo de infraestructura
minante son los rastrojos altos, que ocupan en las zonas rural y urbana. En adición a es-
57.591,9 ha., y representan el 45,5% del área tas circunstancias la poca presencia del Estado
total, seguida por pastos con una ocupación en la zona ha favorecido el asentamiento de las
de 32.457,9 ha. y un 25,6%; rastrojos bajos problemáticas ambiental, social, económica y
con 19.476,23 ha., y un 15,4%; pastos enma- política que aquejan esta parte de Urabá. Este
lezados con 7.195,4 ha. y el 5,7%; vegetación territorio en los últimos 15 años ha vivido un
de áreas inundables que ocupa 4.933,9 ha. y conflicto permanente, generando en la pobla-
corresponden al 3,9%; relictos de bosque na- ción cambio de hábitos y costumbres marcados
tivo con 1.016,6 ha., representando el 0,8%; por el conflicto (Plan Básico de Ordenamiento
cultivos localizados con 317,2 ha. equivalentes Territorial Necoclí, 1999).
a un 0,25% y cultivos extensivos con 455,8 ha.
y un 0,36% del área total. El 1,1% del área Otra de las características de la región y de su
total del municipio se encuentra ocupado por población es la diversidad étnica representada
cuerpos de agua con un total de 1.480,2 ha. y por las comunidades de negritudes y los terri-
el 0,45%; es decir 571,1 ha. corresponden a torios indígenas, en donde se observa una gran
áreas urbanizadas, como la cabecera municipal diversidad cultural.
y los centros poblados.
La actividad ganadera de la zona surge como
En lo social, el fenómeno más representativo respuesta a la presión ocasionada por la pobla-
de la zona norte de Urabá es la llegada de per- ción cordobesa, la cual busca en el territorio
sonas de otros departamentos aledaños como de la zona norte de Urabá nuevos terrenos y
Córdoba, Chocó y de otros municipios de mejores circunstancias para el establecimiento

72
de latifundios y de agroindustria, similar a la 1.4.4. Metas
que se presenta en el valle del río Sinú. Por tal
razón, esta zona se caracteriza económicamente  Alcanzar un establecimiento de 1.200 hec-
por la preponderancia de la actividad ganadera, táreas de especies forestales en los primeros
en la mayoría de casos de tipo extensivo con dos años de desarrollo del proyecto, con
sistemas tecnológicos tradicionales, la cual se posibilidades de ampliación futura a 3.000
lleva a cabo tanto en grandes propiedades la- hectáreas.
tifundistas como en medianas y pequeñas pro-
piedades de campesinos.  Alcanzar una productividad promedio por
hectárea de 269 metros cúbicos de madera
La producción de plátano es una actividad rolliza para la especie teca (Tectona grandis)
económica importante, por los volúmenes de y de 332 metros cúbicos de madera rolliza
producción y la demanda de mano de obra total por hectárea, para la especie melina,
que esta actividad genera. La economía cam- (Gmelina arborea). Esta productividad se lo-
pesina es fundamental para la seguridad ali- gra manejando una densidad de siembra de
mentaria de la población de Necoclí, en don- 1.600 árboles por hectárea, con distancias de
de los cultivos de maíz, ñame, yuca, arroz y 2,50 m x 2,50 m.
algunos frutales como coco, papaya, zapote,
aguacate y mango son los más representativos.  Producir y comercializar como mínimo
La pesca artesanal es una actividad de bajo 144.000 metros cúbicos de madera de
impacto económico para la población local, ­melina (Gmelina arborea), hasta el año 15;
porque no se han proyectado actividades que y 194.000 metros cúbicos de madera de
fomenten el adecuado aprovechamiento del teca (Tectona grandis) hasta el año 30, del
recurso marino. p­royecto.

En los últimos cuatro años la reforestación co-


mercial se ha fortalecido como una actividad 1.4.5. Descripción general
generadora de empleo, además de convertirse de las compañías
en una alternativa que contrarresta los cultivos
ilícitos para la mejora de la calidad de vida de la La empresa ejecutora de los proyectos se en-
población presente en la zona. cuentra conformada por cuatro componentes:
primero, la base social, representada por la Coo-
perativa de trabajo asociado ASOCOFOR y la
1.4.3. Objetivo general cooperativa de trabajo asociado URATEKA, las
de la empresa cuales son socias y gestoras de las empresas me-
diante aportes tanto en especie como en mano
Crear una cultura empresarial forestal en el de obra y contratos de usufructo de tierra, plan-
Norte de Urabá por medio de la constitu- taciones ya establecidas con el apoyo del Pro-
ción y el desarrollo de una sociedad anónima grama Colombia Forestal y con participaciones
(empresa), que se dedique al establecimiento monetarias. Estas Cooperativas de Trabajo Aso-
de plantaciones, manejo, aprovechamiento ciado cuentan con un mínimo de 100 familias
y comercialización de productos forestales asociadas, aunque en ciertas épocas esta canti-
en Urabá, con la participación accionaría de dad puede variar debido a diferentes factores.
Incuagro E.U., inversionistas privados, otras
instituciones locales y pequeños productores El segundo componente lo constituye INCUA-
organizados. GRO que es el mayor accionista; el tercer com-
ponente, inversionistas privados que además

73
de aportar recursos financieros contribuyen 1,34%, Fedemaderas con un 0,01% y el res-
con mejoras en tecnología y capacitaciones. El tante 0,02% de las acciones se encuentran dis-
cuarto componente corresponde a organizacio- tribuidos en inversionistas independientes.
nes de apoyo en temas de asistencia técnica y
provisión de material vegetal. Para el establecimiento y conformación de las
dos compañías se necesitó un aporte de capital
El 21 de diciembre de 2005 se constituyeron inicial de $16.693’600.000, suscrito y pagado
las dos compañías reforestadoras de Urabá, dos por los diferentes accionistas.
años luego de la puesta en marcha del progra-
ma Familias Guardabosques (PFGB). El 8 de La estructura organizacional de la empresa la
agosto de 2006 se firma el contrato MIDAS-F- constituye una asamblea general, una revisoría
0009-06-C-003 con ARD Inc por un periodo fiscal, una junta directiva, un gerente, un asesor
de 18 meses, con el que se propone financiar el forestal, una dirección administrativa y una di-
manejo de 164 hectáreas sembradas en el 2005 rección técnica. Esta estructura es la misma tan-
y el establecimiento de 1.036 nuevas hectáreas, to para la Compañía Reforestadora de Urabá El
beneficiando a 100 familias y generando un mí- Indio S.A, como para la Compañía Reforesta-
nimo de 394 empleos para la Reforestadora El dora de Urabá La Gironda S.A., debido a que las
Indio S.A. Con la empresa reforestadora La Gi- empresas actúan y funcionan conjuntamente.
ronda se firma el contrato MIDAS-F-0008-06-
C-002 con ARD Inc. para el mismo periodo de Las empresas se dedican a la reforestación co-
financiamiento, con el propósito de capitalizar mercial, con proyecciones a la comercialización
el manejo de 415 ha. existentes y el estableci- de madera, proveniente de estas plantaciones;
miento de las restantes 785 ha. para cada una de las compañías se ha propues-
to establecer 1.200 ha. de plantaciones comer-
Entre los accionistas fundadores de la Sociedad ciales con las especies teca (Tectona grandis) y
Anónima El Indio se encuentra INCUAGRO, melina (Gmelina arborea), de las cuales hasta
con un 85,70% de las acciones; la Coopera- el 2007 se han establecido 373,2 ha. de teca y
tiva de Trabajo Asociado ASOCOFOR, con 88,6 ha. de melina para un total de 461,8 ha.,
el 10,93%; Corpourabá, con un 1,70%; C.I. que representa un 38,5% del total del área por
Multifruis & Cía, con el 1,49%; Fedemaderas, plantar para la Reforestadora El Indio S.A. La
con un 0,01% y el restante 0,17% de las accio- empresa reforestadora La Gironda ha plantado
nes se encuentra distribuido en inversionistas 729,6 ha. de teca y 240,3 ha. de melina, para
independientes. La participación de INCUA- un total de 969,9 ha. del total a plantar, repre-
GRO se proyecta para un periodo de 10 años sentando un 80,83% del área.
en el que interviene como socio e inversionista,
para la Reforestadora El Indio, el capital apor- La mano de obra es aportada por las cooperati-
tado fue de $6.319’700.000. vas de trabajo asociado, quienes participan en la
ejecución de labores de campo como prepara-
Entre los accionistas fundadores de la com- ción de terreno, producción de plántulas, siem-
pañía La Gironda se encuentra INCUAGRO bras, mantenimiento de las plantaciones, entre
con un 67,82% de las acciones, la Cooperativa otras, generando empleo según lo demande la
de Trabajo Asociado Urateka con el 11,52%, actividad; por ejemplo, en época de invierno,
Inversiones Ganaderas de la Vega con un tiempo de siembra, la demanda de mano de
4,54%, Gironda Guardabosques Ltda. po- obra se incrementa hasta tener un máximo de
see el 14,75%, Corpourabá participa con un 390 empleados.

74
1.4.6. Resultados y análisis obtenidos desarrolla con el propósito de manejar un perfil
según los pilares definidos privado en los cooperandos y socios de la em-
presa, en donde se busca fortalecer el desarrollo
de las familias, generando espacios productivos
Desde lo institucional alternos a la reforestación comercial y suplir de
alguna manera, la demanda de ingresos que tie-
Las reforestadoras El Indio y La Gironda se nen los socios, en tanto que empiecen a percibir
encuentran generando actividad forestal en el los dividendos de la reforestación, situación que
municipio de Necoclí como un ejemplo claro se dará a un mayor plazo.
de la participación del gobierno, mediante la
generación de mejores oportunidades de desa- Creación de una cultura forestal, donde la po-
rrollo, al suministrar capital de trabajo, como blación campesina con su participación como
recursos de inversión, para así fortalecer o im- accionista en las empresas vea la actividad fo-
pulsar planes de negocio diseñados para con- restal como una forma de vida, un negocio a
trarrestar el efecto de las actividades ilícitas en futuro que además de generar beneficios a sus
la región. El esquema impulsado por las em- fundadores, brindará mejores oportunidades de
presas ha logrado la formación de una cultura desarrollo para las generaciones futuras.
empresarial, caracterizada por la participación
activa de las organizaciones sociales campesi- Desde lo ambiental
nas presentes en el área de influencia de la re-
forestadora demandando, como así lo demues- La actividad ganadera en la zona ha generado
tran en sus proyecciones, mayor participación importantes impactos sobre el cambio de uso
de las instituciones. del suelo y la consecuente degradación del mis-
mo, debido a las ineficientes prácticas de con-
Desde lo social servación que allí se adelantan. Los proyectos
de reforestación contribuyen a la mitigación de
La ejecución de la reforestación comercial en la los efectos de degradación de suelos, producto
zona ha conllevado la vinculación de comuni- de la actividad ganadera.
dades que años atrás se encontraban agobiadas
por la violencia, permitiéndoles de esta manera El área técnica y administrativa de las compañías
dignificar sus condiciones de vida, con la ob- ha generado iniciativas de capacitación técnica
tención de un empleo, mejores oportunidades y educación ambiental en la comunidad, con el
de capacitarse, organizarse y aumentar de ma- ánimo de formar una conciencia ambiental y
nera sostenible sus ingresos. un cambio de pensamiento sobre la actividad,
con el fin de propender por un mejor entendi-
Con la ejecución de este tipo de proyectos pro- miento de lo sostenible e incluir dentro de las
ductivos se intensifica la capacitación y tecnifi- prioridades de las comunidades presentes, a sus
cación de las personas que realizan de manera generaciones futuras. En este sentido, las em-
tradicional las labores concernientes al estableci- presas han recibido capacitación permanente
miento y manejo de las plantaciones forestales. en los temas ambientales y están iniciando los
procesos de verificación de requerimientos para
Como logro significativo de la actividad refores- una futura certificación de sus plantaciones.
tadora generada por la empresa La Gironda S.A,
se encuentra la puesta en marcha de un proyec- Las empresas desarrollan mecanismos de con-
to de vivienda para quienes forman parte de la trol y seguimiento de sus actividades, con el
compañía como empleados y a la vez como so- propósito de generar herramientas que hagan
cios de la cooperativa Urateka. Este esquema se de su actividad una labor que genere el menor

75
impacto negativo posible sobre las comunidades terrenos deben cumplir con requisitos técni-
y los recursos agua, suelo, fauna y vegetación, cos y legales para la compra. En lo técnico no
garantizando así la ejecución de actividades de se debe afectar el uso del suelo cuando éste se
manera responsable y que van de la mano con encuentra en un grado de cobertura de rastro-
la dinámica de la zona. jo medio a alto, y en lo legal, que acrediten la
propiedad de la tierra, para poder realizar la
La participación comunitaria se apoya con la transacción.
realización de charlas técnicas sobre labores de
campo, charlas de seguridad social y conviven- La condición de temporalidad a largo plazo de
cia, las cuales se llevan a cabo en los campamen- los beneficios de la reforestación, conlleva al
tos y las viviendas de los trabajadores de las fin- planteamiento y puesta en ejecución de pro-
cas, con el objeto de fortalecer la contribución yectos productivos alternos que generen un
de la comunidad en la actividad productiva. ingreso adicional a corto plazo. Un ejemplo
de esta situación es la construcción del Per-
Desde lo económico fil Privado, para los socios de la cooperativa,
quienes están desarrollando alternativas de
La generación de empleos ha contribuido a la mejoramiento de calidad de vida mediante la
creación de un ambiente más favorable para el construcción de vivienda y establecimiento
desarrollo de la población de esta zona, que el de cultivos para la comercialización local así
existente antes de la ejecución de los proyectos como establecimiento de cultivos de pancoger,
de reforestación. La contribución salarial y las mientras empiezan a percibir los beneficios de
condiciones de contratación son de mejor ca- la reforestación comercial.
lidad y remuneración que las obtenidas con el
desarrollo de otro tipo de empleo.
1.4.7. Conclusiones
La actividad de reforestación en la zona gene-
ra mayor mano de obra que la ganadería; así La posición geográfica y estratégica del Norte
mismo, la capacitación de personas en nuevas de Urabá, que comunica a los departamentos
actividades de producción posibilita mejores de Chocó, Córdoba y Antioquia, a través del
oportunidades de sustento. río Atrato, su desembocadura en el Golfo de
Urabá, la conexión directa con el Océano At-
Los proyectos de reforestación La Gironda S.A. y lántico y el poder económico que maneja la re-
El Indio S.A. se desarrollan en fincas o áreas que gión por la explotación bananera, son factores
acrediten la legalidad de los títulos, toda vez que que han caracterizado el conflicto en la región,
se adelantan contratos de usufructo de la tierra y en donde el enfrentamiento entre grupos arma-
se busca tener garantías para la celebración de los dos al margen de la ley, deja inmersa a la pobla-
mencionados contratos. Igualmente, estos con- ción en una situación de difícil neutralidad, en
tratos de usufructo, por lo general, se encuen- donde tomar posición le crea un ambiente aún
tran sustentados en la compra o adquisición de de mayor riesgo.
nuevas acciones de las empresas reforestadoras.
Así mismo, programas de apoyo como MIDAS, La participación comunitaria es un elemento
exigen la legalidad de las tierras en donde se lle- fundamental para la aplicación de políticas y
van a cabo las reforestaciones, para garantizar las estrategias de inversión, para la concertación y
proyecciones a largo plazo de estas actividades. ejecución de proyectos de inversión, generando
un papel importante en la gestión de la paz. Es
Las empresas están comprando terrenos para así como en Urabá se han venido adelantando
el establecimiento de las plantaciones. Estos una serie de proyectos de inversión que, de al-

76
guna manera, han hecho que las comunidades la cobertura boscosa y la conservación de los
retornen a los campos, con nuevas expectativas recursos hídricos, son compromisos que las
de desarrollo. empresas han mantenido desde el inicio de su
labor en la región; tal como se constata en los
Los proyectos adelantados por las empresas fo- informes de gestión que elaboran sus funciona-
restales del Norte de Urabá, La Gironda S.A. y rios, con el propósito de adelantar un esquema
El Indio S.A., generaron procesos participati- de seguimiento y control a nivel interno de las
vos para fortalecer las actividades productivas empresas y para procesos de validación de ope-
en la región, mediante la reforestación comer- raciones para los agentes de financiamiento o
cial con especies maderables promisorias como apoyo económico externo.
la teca (Tectona grandis) y la melina (Gmelina
arborea). Esta vinculación de la comunidad en La generación de empleo y el fortalecimiento
el mejoramiento de sus condiciones de vida, se de la autogestión empresarial de las comunida-
articula necesariamente con la búsqueda de la des rurales se ha reconocido como el impacto
convivencia pacífica. socio económico positivo de mayor valoración
para la región, más si se tienen en cuenta los
Estas empresas han generado impactos positi- cambios de actitud y compromiso generados
vos en la región y en los factores ecosistémi- en las comunidades rurales, que de una u otra
cos y socioeconómicos. El mejoramiento de las forma habían perdido credibilidad en proyectos
condiciones de uso del suelo, la protección de productivos, impulsados por agentes externos.

Referencias

Convenio Interadministrativo Corpourabá – municipios Zona Norte de Urabá.


1999. Documento Técnico de Soporte para el Plan Básico de Ordenamiento
Territorial Municipal, Necoclí – Antioquia.

Planeación Municipal de Necoclí. Plan de Desarrollo 2004-2007 “Primero la


Comunidad”.

www.corpouraba.gov.co [en línea].

Gerente de la reforestadora: Piedad Poveda (fuentes testimoniales).

Ingeniero Forestal Jhon Alexander Flórez (fuentes testimoniales).

Gerente CTA: Justiniano García (fuentes testimoniales).

77
1.5. Sistematización de la experiencia
Asociación de Reforestadores
y Cultivadores de Caucho del Caquetá
(ASOHECA), Florencia – Caquetá

79
1.5.1. Presentación 1.5.2. Localización y generalidades

La Asociación de Reforestadores y Cultivadores El departamento del Caquetá está situado en


de Caucho del Caquetá es una organización gre- el noroeste de la región de la Amazonia, cuenta
mial de segundo grado, sin ánimo de lucro y de con una superficie de 88.965 km² lo que repre-
utilidad pública, con jurisdicción en el departa- senta el 7,79% del territorio nacional. Limita
mento del Caquetá, en los municipios de Alba- por el norte con los departamentos del Huila
nia, Belén de los Andaquíes, Curillo, Cartagena y Meta, por el este con los departamentos del
del Chairá, Doncello, Florencia, Milán, Monta- Guaviare y Vaupés, por el sur con el río Ca-
ñita, Morelia, Paujil, Puerto Rico, San Vicente quetá que lo separa de los departamentos del
del Caguán, San José de Fragua, Solita, Solano y Amazonas y Putumayo, y por el oeste con los
Valparaiso. Actualmente cuenta con 18 comités departamentos del Cauca y Huila. Su pobla-
municipales los cuales agremian a más de 1.200 ción estimada es de 465.078 habitantes, con
productores, que desarrollan su actividad en una densidad de 5,22 hab/km².
cerca de 5.000 hectáreas plantadas en sistemas
productivos que no sobrepasan en promedio las
diez hectáreas; en el ámbito nacional el departa-
mento se ha posicionado en el primer lugar, con
más del 50% del área plantada en caucho.

Figura 6. Mapa de ubicación geográfica del municipio de Florencia, Caquetá.

Fuente: Grupo de Trabajo UD - CONIF.

81
El territorio del departamento del Caquetá estos sucesos recogidos en la región y enriqueci-
abarca desde el piedemonte Andino hasta la dos con aportes de numerosos autores como Ar-
serranía de Araracuara en la selva amazónica, tunduaga (1987), Brucher (1974), Domínguez
distinguiéndose tres unidades fisiográficas bien (1990), González (1995) y Serrano (1994).
definidas, el flanco oriental de la cordillera
Oriental, el piedemonte y la llanura amazónica. La experiencia inicial de colonización dirigida
En esta última se ha desarrollado en su mayo- por el Estado comenzó en el Caquetá en 1959,
ría la actividad reforestadora con caucho, con cuando la Caja Agraria tomó posesión de una
excepción de algunas iniciativas en la llanura reserva forestal de 698.000 hectáreas, las cuales
amazónica. El piedemonte está conformado fueron administradas y asignadas por el Minis-
por abanicos, terrazas aluviales y colinas dando terio de Agricultura iniciando sus acciones en
origen a relieves planos y ondulados, en don- tres frentes: Maguaré, La Mono y Valparaíso.
de se ha concentrado gran parte de la actividad En 1962, luego de variados fracasos, la Caja
productiva del departamento. Sumado a estas Agraria entrega el proyecto al recientemente
características, se destaca un clima tropical hú- creado INCORA (Instituto Colombiano de
medo y una gran red hídrica, que complementa Reforma Agraria), el cual tomó forma luego
la red vial existente. de la expedición de la Ley 135 de 1961 o Ley
de Reforma Agraria, que procedió a desarrollar
Con respecto a las actividades productivas ru- el llamado Proyecto Caquetá I, el cual incluía
rales, se han establecido sistemas productivos además de un fuerte fomento a la ganadería,
tradicionales como la ganadería extensiva, los proyectos agrícolas en palma africana y caucho,
cultivos de arroz, plátano, yuca, maíz, palma entre otros. Posteriores avances impulsaron el
de aceite y caña panelera. En cuanto a la acti- Proyecto Caquetá II, con un empréstito del
vidad forestal, el Caquetá ha sido reconocido BIRF (Banco Interamericano de Reconstruc-
como una fuente importante de maderas pre- ción y Fomento), el cual llegó a tener un área
ciosas procedentes de sus bosques naturales y el de influencia de 1´309.336 ha.
principal centro productivo de caucho natural
en el país. En años recientes se ha incentivado En la década del sesenta comienza el verdadero
el cultivo de frutales amazónicos como la coco- impulso al cultivo de la especie, a través de cré-
na, el arazá, el chontaduro, el cacao amazónico, ditos de la Caja Agraria y la asistencia técnica
entre otros. del INCORA; colonos venidos especialmente
de los departamentos del Huila, Tolima, Quin-
dío, Risaralda, Antioquia y Cundinamarca, que
1.5.3. Descripción general en su mayoría desconocían el cultivo, fueron be-
de la experiencia neficiados con parcelas que se entregaban con la
plantación establecida, dinero proveniente del
Para el caso concreto de la introducción del crédito y la condición de habilitar más terreno
caucho cultivado en el Caquetá, es preciso se- para el desarrollo agrícola y pecuario.
ñalar un antecedente germinal, el cual tiene que
ver con los proyectos de desarrollo que para la Las reestructuraciones de las entidades impulso-
región se ejecutaron entre 1962 y 1983 con em- ras generaron un cambio en la orientación de la
préstitos de la banca internacional, en los años reforestación hacia modelos menos asistencia-
sesenta con la Agencia Interamericana para el listas, ello conllevó que por desconocimiento o
Desarrollo –AID dentro del paquete de proyec- deficiencia en la asistencia técnica muchas par-
tos de la Alianza para el Progreso impulsada por celas fueran devueltas, sus créditos entregados
los Estados Unidos, y en los años setenta con y parte de las plantaciones se perdieron. Aún
el Banco Mundial. A continuación se reseñan así el INCORA continuó con el fomento del

82
cultivo extendiéndolo de los frentes de coloni- además de desarrollar actividades que estimu-
zación originales (La Mono, Valparaíso y Ma- len el mejoramiento de la calidad de vida de las
guaré), a otras parcelaciones como Germania y familias cultivadoras de caucho del Caquetá.
Balcanes en Florencia y en los municipios de
Paujil, La Montañita, Morelia, San Vicente y
Puerto Rico. 1.5.4. Resultados obtenidos
según los pilares definidos
Luego de un pequeño auge, seguido de des-
aciertos en organizaciones nacientes surgidas En lo institucional se destaca el reconocimien-
del acompañamiento institucional, el caucho to adquirido en el ámbito regional y nacional,
comenzó a mostrar preocupantes signos nega- lo que le ha brindado la posibilidad de alianzas
tivos por su baja comercialización, incompleto con entidades de reconocida trayectoria como
acompañamiento institucional y el surgimiento la Corporación para el Desarrollo Sostenible
de sistemas productivos ilegales. del Sur de la Amazonia-CORPOAMAZONIA,
el Instituto Amazónico de Investigación Cien-
Hacia finales de 1995 y principios de 1996 co- tífica-SINCHI, la Corporación Colombiana
mienza a consolidarse la idea de dar vida a la de Investigación Agropecuaria-CORPOICA,
asociación y a finales del mismo año ya era una Colombia Siembra Paz, el Instituto Interameri-
realidad; la crisis en la producción del caucho, cano de Cooperación para la Agricultura-IICA,
la incertidumbre de los productores y la nece- Naciones Unidas UNDCP-UNOPS (Progra-
sidad de comercialización del producto, fueron ma de las Naciones Unidas contra la Droga y el
en el inicio los ejes impulsores de la iniciativa. Delito), la Universidad de la Amazonia-UNIA-
Así, la Asociación de Reforestadores y Culti- MAZONIA, alcaldías municipales, comités
vadores de Caucho-ASOHECA comienza su de caucheros, y naturalmente la Federación de
camino hacia el reconocimiento institucional Caucheros de Colombia–FEDECAUCHO, de
y regional, con la fortuna de que el programa la cual es socio fundador y hace parte de la Jun-
gubernamental Plan Nacional de Desarrollo ta Directiva. Sostiene fuertes lazos con la go-
Alternativo-PLANTE vio su potencial dada su bernación del Caquetá y con la Secretaría de
base social y su carácter multiplicador que per- Agricultura, especialmente dirigidos a la pro-
mitía mitigar el incremento en el cultivo de la ducción de material vegetal.
hoja de coca.
Desde lo social, además de proporcionar a nu-
Con este importante apoyo y la consecución merosas familias de la región una alternativa
de recursos frescos, se fortalece la asociación productiva sostenible, se ha consolidado una
a través de la capacitación y la formulación de cultura gremial basada en el reconocimiento
proyectos; igualmente, a través de alianzas con técnico y las garantías brindadas a los produc-
entes cofinanciadores se amplía su base social a tores. En los planes departamentales y regio-
casi 600 familias y se beneficia a cerca de 2.600 nales ASOHECA y el cultivo del caucho son
personas. Pero uno de sus logros más destacados considerados piezas clave para el desarrollo y la
lo constituye la construcción de la planta pro- consolidación de territorios de paz. Como ente
cesadora en el municipio de La Montañita para que propende por mejores beneficios para los
la adición de valor al caucho comercializado. productores asociados, se han establecido vín-
culos comerciales exitosos logrando estabilizar
Hoy su objetivo se centra en organizar y forta- los precios y los pagos a favor del productor.
lecer el gremio cauchero, brindando acompa-
ñamiento y formación rural en la cadena pro- Una de las estrategias comerciales y de transferen-
ductiva del caucho como alternativa sostenible, cia de tecnología de mayor satisfacción ha sido

83
el paquete tecnológico obtenido por intermedio operada en muchas familias hacia el reconoci-
del gobierno de Francia y el CIRAD (Centre miento de la producción legal y la confianza en
de Cooperation Internationale en Recherche las instituciones, fundamentalmente lograda
Agronomique pour le Développement) duran- por la vía del permanente acompañamiento y
te los últimos años, el cual incluyó la construc- construcción de una identidad, lo que ha per-
ción y puesta en funcionamiento de una planta mitido sobrellevar el paso de diversos actores
procesadora en el segundo semestre de 2005. armados por la región.
Es significativo el que ASOHECA a través de
su experiencia y procesos internos haya logrado El mejoramiento de las condiciones de vida de
identificar sus puntos focales de desarrollo, los los asociados y sus familias, así como su apego
cuales conducen al fortalecimiento de la orga- a las fincas caucheras son factores que han evi-
nización gremial, la prestación de servicios de tado la migración en periodos difíciles, y han
acuerdo con las demandas y necesidades de los contenido en alguna forma la desfiguración del
productores y la consolidación de la identidad Estado en regiones apartadas. La reforestación
cauchera en el ámbito regional y nacional. comercial genera procesos de apropiación y
consolidación de imaginarios a largo plazo, a
La experiencia acumulada de ASOHECA a través de tres aspectos fundamentales: confian-
través de estos años es destacable en múltiples za en sus pares, seguridad en las decisiones de
aspectos; en lo relativo a la convivencia en con- los que los representan y fortalecimiento y enri-
textos conflictivos vale destacar la reconversión quecimiento del capital social.

Referencias

Artunduaga, F. (1987). Historia general del Caquetá. 2 ed. Florencia: Jaime Gó-
mez Pérez. 193 P.

Brucher, W. (1974). La colonización de la selva pluvial en el piedemonte amazó-


nico de Colombia 1968. Instituto Geográfico Agustín Codazzi – IGAC. Bogotá
- Colombia. Mimeo.

Domínguez, C. (1990). La economía extractiva en la amazonia colombiana,


1850 – 1930. Corporación Araracuara. Bogotá – Colombia. 245 p.

González J. J. (1995). Actores de la colonización reciente en la amazonia co-


lombiana. Centro de Información Formación e Investigación para el Servicio
Amazónico CIFISAM - Centro de Investigación y Educación Popular. Santa Fe
de Bogotá. 117 P.+ Mapas.

Serrano, E. (1994). El modelo ganadero de la gran hacienda: un paso atrás en


el desarrollo del Caquetá. Universidad de la Amazonia. PROMESUP-OEA Co-
lombia. Florencia – Caquetá. 155 p.

84
1.6. Sistematización de la experiencia
Asociación Agroforestal de Campo Capote
(AGROCAPOTE) en el marco de la reactivación
de la cadena forestal del Carare-Opón,
Cimitarra – Santander
1.6.1. Presentación la reforestación comercial de una organización
comunitaria en un marco geográfico marcado
En el año 2002 la Corporación Desarrollo y Paz por décadas de conflicto armado y por los acier-
en el Magdalena Medio, la Corporación Autó- tos y desaciertos de las instituciones del Estado,
noma Regional del Río Grande de la Magda- que pretendieron generar mejores condiciones
lena–Cormagdalena, el Laboratorio de Paz del de vida para sus pobladores.
Magdalena Medio y la Unión Europea enco-
mendaron a la Universidad Distrital Francisco
José de Caldas la puesta en marcha de un pro- 1.6.2. Localización y generalidades
yecto para la reactivación de la cadena forestal
en una zona de la región del Carare-Opón (Me- El Proyecto de Reactivación de la Cadena Fo-
dio Magdalena). En desarrollo de esta iniciativa restal del Carare-Opón se encuentra localiza-
se contempló un proceso de transferencia de do en el departamento de Santander entre los
competencias a la comunidad representada en ríos Carare (al oeste) y Opón (al este) y cubre
AGROCAPOTE (Asociación Agroforestal de parte de los municipios de Cimitarra, Puerto
Campo Capote), una organización de base lo- Parra, Landázuri y Vélez; las dos poblaciones
cal que deberá administrar y dar continuidad a más importantes dentro de la zona son la ca-
las labores de manejo de más de 700 hectáreas becera de Puerto Parra y el poblado de Campo
plantadas con caucho y maderables, ubicadas Capote. El área del proyecto corresponde a la
en un fragmento de reserva forestal de cerca de gran unidad fisiográfica denominada Valle Me-
1.800 hectáreas, aún en poder del Estado a tra- dio del Magdalena y dentro de esta a la unidad
vés del Instituto Nacional de Vías-INVIAS. de colinas medias, caracterizada por terrenos de
pendientes entre 10% y 20%, y alturas hasta
El caso en estudio de AGROCAPOTE pre- 300 msnm, cruzada por numerosas quebradas
tende mostrar los esbozos de incorporación a y cuerpos de agua.

Figura 7. Mapa de ubicación geográfica del municipio de Cimitarra, Santander

Colombia Santander Municipios

Puerto Parra
.
Proyecto Carare
Opón

Cimitarra
Landázuri

Fuente: Grupo de Trabajo UD - CONIF.

87
Su bioclima corresponde al piso térmico cálido de Ferrocarriles Nacionales, y a la fuerte pre-
húmedo y tropical característico del Magdale- sencia de la guerrilla y posteriormente de las
na Medio, con una temperatura promedio de autodefensas campesinas.
24ºC y una precipitación superior a los 2.500
mm/año; estas condiciones propiciaron el esta- Las difíciles condiciones del país causaron el
blecimiento de cultivos de maíz, yuca, plátano, cierre del proyecto, lo que condujo a que se pre-
cacao, piña, fríjol y una ganadería bovina ex- sentaran altas tasas de desocupación en caseríos
tensiva con animales criollos. La estructura de como Campo Capote, aledaños al complejo fo-
tenencia de la tierra de la región sigue la tenden- restal. Años después en el 2002, comienza un
cia de “J” invertida, típica de áreas de antigua plan de reactivación de la cadena forestal de la
colonización en donde predominan grandes región, cofinanciado por la Corporación Desa-
extensiones en manos de pocos propietarios y rrollo y Paz en el Magdalena Medio, la parti-
un gran número de fincas medianas y pequeñas cipación de Cormagdalena y el Laboratorio de
que siguen un modelo característico de la eco- Paz del Magdalena Medio.
nomía campesina.
Las acciones desarrolladas a través del Pro-
yecto “Reactivación de la Cadena Forestal del
1.6.3. Antecedentes Carare–Opón”, conforman un plan de acción
diseñado con la intencionalidad de consolidar
La región del Magdalena Medio se ha caracte- una intervención de cinco años, que garantice
rizado por el surgimiento de enclaves de desa- un plan de vida para los habitantes de la re-
rrollo impulsados por la explotación petrolera, gión, muchos de los cuales han sido víctimas
aurífera y de su inmensa reserva forestal que del desplazamiento forzado. Las actividades se
constituye la más grande del centro del país. centraron en aspectos como el manejo del bos-
La región del Carare-Opón debe su nombre al que natural, la intervención de plantaciones, la
área de unos 1.380 km² entre los ríos Carare (al generación de valor agregado en el manejo de la
oeste) y Opón (al este) en el departamento de madera, un cambio en la cultura de los finque-
Santander y cubre parte de los municipios de ros y el desarrollo de instrumentos económicos
Cimitarra, Puerto Parra, Landázuri y Vélez. que ayudaran a consolidar la estrategia.

Las dos poblaciones más importantes dentro


de la zona son la cabecera de Puerto Parra y el 1.6.4. El modelo propuesto
poblado de Campo Capote adyacente a unas
1.800 ha. de reserva forestal que aún subsisten La experiencia del Proyecto generó suficiente
y que hicieron parte en 1963 de las 124.000 motivación para lograr que miembros de la co-
ha. que conformaban el predio “Chucurí”, ce- munidad se organizaran en torno a AGROCA-
dido por el Ministerio de Economía a la Em- POTE, una asociación que bajo la perspectiva
presa de Ferrocarriles Nacionales de Colom- de la entrega de los terrenos por parte de IN-
bia para extraer de allí las maderas necesarias VIAS, pretende la titularidad de los predios de
para la infraestructura ferrovial del Atlántico. forma colectiva, para continuar con el desarro-
Desde entonces y hasta 1988, el gobierno ale- llo de proyectos.
mán y el programa de Ingeniería Forestal de
la Universidad Distrital de Bogotá, desarrolla- En la actualidad AGROCAPOTE se encuen-
ron un programa de manejo forestal que fue tra en una fase de consolidación y empodera-
posteriormente dejado en manos del INDE- miento acompañado permanentemente por
RENA (Instituto Nacional de los Recursos los co-gestores, en especial en lo relativo a la
Naturales y del Ambiente) debido a la quiebra preparación para la transferencia de compe-

88
tencias. Aún así ha continuado formulando y intereses similares, cada una de ellas elige un
ejecutando proyectos con la financiación de la delegado y estos eligen la junta directiva.
Corporación Desarrollo y Paz en el Magdalena
Medio (de la Compañía de Jesús), Cormag-
dalena y el Laboratorio de Paz del Magdalena 1.6.5. Resultados y análisis
Medio (de la Unión Europea), además de la
AID (Agencia Internacional para el Desarrollo Se ha logrado el apoyo de las alcaldías de Puer-
del gobierno de USA). to Parra y Cimitarra en la cofinanciación de
proyectos productivos silvopastoriles y agrofo-
Para comprender el modelo empresarial pro- restales, además de la gestión de propuestas de
puesto es necesario dar una mirada al contex- capacitación con entidades como el Servicio
to y los actores involucrados en la reactivación Nacional de Aprendizaje–SENA y la Corpora-
de la cadena forestal, en el entendido de que ción Autónoma Regional de Santander–CAS.
AGROCAPOTE es un actor relevante de una De igual forma, el establecimiento y manejo
estrategia mayor que involucra otras organiza- de alternativas productivas adaptadas a la re-
ciones “hermanas” como AGROPARRA (Aso- gión ha impactado significativamente en los
ciación de Productores Agroforestales de Puerto modos de vida de la comunidad, en especial
Parra), ASOCARARE (Asociación de Campe- a través de su seguridad alimentaria y gene-
sinos del Carare) y COOPEBASIM (Coope- ración de flujos de caja. Se ha vencido la idea
rativa de Ebanistas de Cimitarra), las cuales imperante de la no asociatividad creando lazos
interactúan permanentemente ya sea como co- de confianza entre los asociados.
sechadores de productos forestales madereros y
no madereros, proveedores de material vegetal Dentro de los avances generales se han logrado
para otros proyectos regionales, y desarrollan- estimar de alguna manera los alcances socioeco-
do emprendimientos de agregación de valor a nómicos de las acciones aprendidas, a través de
maderas cultivadas en la región como abarco procesos como la generación de más de 145
(Cariniana pyriformis), terminalia (Terminalia empleos permanentes que coadyuvan en la ocu-
ivorensis), móncoro (Cordia gerascanthus) y de pación de la población y permiten la asociati-
bosque natural como cedro (Cedrela odorata), vidad y la utilización productiva del territorio.
sapán (Clathrotropis brachypetala), aceite (Calo- Finalmente, se ha conseguido identificar como
phyllum marieae) y bálsamo (Myroxilum balsa- factor de éxito al continuo acompañamiento
mum), entre otros. técnico, socioeconómico y administrativo.

AGROCAPOTE espera contar con cerca de Durante años, diversos diagnósticos económi-
700 hectáreas de caucho (Hevea brasiliensis) cos y sociales han sostenido que la única sali-
en producción en los próximos 4 a 5 años, da efectiva al conflicto del país es la inversión
entre tanto se sostiene financieramente con la en el campo. Las entidades impulsoras y las
venta de material clonal de caucho, y ayuda a asociaciones de base lo han entendido así, y
sus asociados a través de la tienda comunitaria han logrado que una iniciativa que gira en tor-
AGROCAPOTE llevando productos básicos no a la actividad forestal (madera y caucho)
a precios razonables. En la actualidad la or- se convierta en una alternativa efectiva para la
ganización agrupa más de 90 familias, pero el consolidación de espacios humanitarios con
modelo completo irradia su accionar a cerca de actividades potenciadoras para toda la región
277 familias en opciones productivas legales de del Magdalena Medio.
carácter forestal, que pueden llegar a vincular a
1.385 personas. La asociación está conformada La búsqueda del bienestar de las comunidades
por aldeas o grupos de personas que comparten requiere de la construcción del capital social

89
como condición necesaria pero no suficiente, el financiero que constituye el pilar fundamen-
pues existen otras categorías que frecuentemen- tal de la sosteniblidad y el físico que compete al
te se obvian y que la comunidad percibe de for- Estado y a la provisión de las funciones básicas
ma más tangible, como la formación del capital de este. Sin este conjunto la construcción de
humano, el cual es indispensable a la hora de paz se dificulta, pues constantes amenazas ha-
transferir competencias y lograr la autogestión, cen que la estructura flaquee ante disturbios.

Referencias

Acuña, E. (2005). Clasificación no supervisada de bosques y análisis multi-


temporal sobre imágenes de satélite en el área de influencia de la CAS a escala
1:100.000 informe final contrato 00020-05. San Gil-Santander.

De Las Salas, G. (1978). El ecosistema forestal Carare Opón. Serie de Documen-


tación Técnica CONIF N° 8. Bogotá. 87 p.

Forero, J. (2000). “Consideraciones sobre el desarrollo forestal nacional, como


elemento fundamental para el desarrollo sostenible y la paz en Colombia”. En:
Colombia Forestal. Publicación de la Facultad del medio ambiente y recursos
naturales, Proyecto curricular de Ingeniería Forestal. Universidad Distrital Fran-
cisco José de Caldas. Vol. 6 nueva época. N° 13, p. 18.

Spadafora, A. y Vigota, M. (1998). Principales canales de comercialización de al-


gunas especies maderables provenientes del Magdalena Medio. Trabajo de grado
(Ingeniero Forestal). Universidad Distrital Francisco José de Caldas. Facultad del
medio ambiente y recursos naturales. Bogotá, p. 168 + anexos.

Conif - Cormagdalena. (2000). Zonificación forestal y establecimiento de nú-


cleos forestales, Área jurisdicción Cormagdalena, Convenio especial de coopera-
ción 0036/99, Sistema de Información Geográfica. Bogotá, p. 60.

90
2. Discusión de las experiencias seleccionadas

Para visualizar la aplicación de los principios, cen que la política de “seguridad democrática”
criterios e indicadores, se construyó una “ma- ha sido un acompañamiento oportuno por
triz semáforo” (Ver Anexo 2), para determinar parte del gobierno.
el nivel de cumplimiento de cada uno de los
indicadores. Al observar esta matriz se podría El diálogo con las partes interesadas está limita-
determinar qué tipo de vacíos o dónde es nece- do por lo niveles de educación de estos grupos,
sario fortalecer los procesos para dar mayor ca- no obstante, las empresas han emprendido acti-
pacidad de éxito a los modelos de reforestación vidades para facilitarlo en su área de influencia.
comercial involucrando comunidades de base.
A continuación se presenta el análisis cualitati- La garantía del cumplimiento de un manejo
vo para cada una de las experiencias selecciona- forestal de acuerdo con una adecuada planifica-
das con respecto a la matriz. ción está vinculada a la búsqueda de los incen-
tivos forestales dados por el gobierno o por la
Fundación Ecológica Cafetera, sin embargo los
2.1. Empresas forestales mismos no son suficientes.
Maderas de Oriente y
El compromiso por el desarrollo profesional se
Pro Oriente S.A., municipio de encuentra ligado a las solicitudes y expectativas
Pensilvania – Caldas de sus trabajadores y la generación de empleo es
mayor que en otros núcleos forestales del país.
La articulación orgánica entre Pro-Oriente S.A. No es posible determinar una correlación entre
y Maderas de Oriente con la Cadena Forestal responsabilidad social y el promedio de hectá-
de Caldas puede contribuir a que se superen reas necesarias para generar un empleo perma-
algunas dificultades que se evidencian en la in- nente, aunque cabe destacar que la oferta de
terpretación de algunos indicadores como edu- empleo cuenta con el nivel de seguridad social
cación y creación de conciencia ambiental, uso especificada en la reglamentación legal.
del control biológico, nivel de desperdicio en el
aprovechamiento y la transformación, grado de Dentro de las empresas se encontró que todos
transferencia de tecnología, entre otros. los trabajadores cuentan con su equipo de se-
guridad industrial, sin embargo con alguna re-
Las diferentes empresas reforestadoras partici- nuencia en su utilización cotidiana.
pan activamente en la planificación del territorio
desde el Plan Básico de Ordenamiento Territo- Aunque las empresas no demuestran incurrir
rial de Pensilvania, el Plan de ordenamiento de en la contratación de menores de edad, no
diferentes cuencas del municipio, principalmen- cuentan con políticas explícitas que permitan
te las micro cuencas del río Pensilvania y el río incorporar este criterio dentro de los valores y
La Miel y planes de ordenación forestal, entre principios de las empresas.
otros relacionados con su actividad productiva.
Aunque se desconoce el índice de accidentalidad,
En cuanto al apoyo gubernamental hacia la ac- se conoce que existe una noción de su importan-
tividad forestal regional, desafortunadamente cia e intencionalidad de abordar la temática.
las garantías del gobierno que estimulen esta
iniciativa se limitan al apoyo del certificado de Por otro lado, se estima pertinente considerar
incentivo forestal, aunque las empresas recono- que el indicador tasa de retorno de las inversio-

91
nes para el caso de las reforestadoras de Pensil- observar en la matriz (ver matriz cualitativa Pilar
vania, tiene un valor comparativamente bajo, social, Principio 2, Criterio 1, Indicador 3), este
comparado con otras reforestadoras regionales esquema ha beneficiado a las familias de los tra-
y del país debido a las características orográfi- bajadores brindando bienestar. Como debilidad,
cas de la zona, las cuales encarecen el proceso se observa poca participación de los miembros,
de aprovechamiento. posiblemente debido a las pocas habilidades y
destrezas en el manejo empresarial.
El indicador cantidad de madera de productos
forestales extraídos del bosque o plantación para Existe una buena interacción entre los trabaja-
el caso de las empresas de Pensilvania puede ser dores y la empresa debido a que el esquema de
mejorado gracias a una inyección de recursos organización es una cooperativa de trabajado-
en investigación en el mejoramiento de sus res, pero presenta limitantes en cuanto al apoyo
procesos productivos; análogamente, también del Estado para este tipo de organizaciones (ver
se puede minimizar la cantidad de desperdicios matriz cualitativa Pilar institucional, Criterio
en el aprovechamiento. 1). La región Caribe ha sido identificada como
de gran potencial para la actividad reforestado-
ra y por consiguiente, esta región es uno de los
2.2. Empresa Monterrey mayores núcleos con tierras aptas para estable-
Forestal Ltda., municipio de cimiento de plantaciones comerciales. Existe
mucho interés para esta actividad; sin embargo,
Zambrano – Bolívar poco se ha incentivado por parte del gobierno
y el apoyo se limita en este caso a participar del
La compañía Monterrey Forestal Ltda., perte- Certificado de Incentivo Forestal (CIF) pero su
nece a la Empresa Pizano S.A., la cual desarrolla gestión es deficiente.
proyectos de reforestación en los municipios de
Zambrano y Córdoba en el departamento de Igualmente, se capacita al personal para ofre-
Bolívar. Esta experiencia fue seleccionada debi- cer los servicios tanto a Monterrey como a otras
do a que es una empresa localizada en una zona empresas que lo necesiten. Dentro de la activi-
bastante compleja desde el punto de vista del dad forestal se desarrollan acciones que general-
conflicto y es una fuente importante generadora mente son de largo plazo, que para el caso de
de empleo. Monterrey Ltda., también generan beneficios
económicos a largo plazo. En la zona son im-
Por las mismas necesidades de Monterrey se dio portantes, pero de cierta manera son limitados
inicio a una cooperativa hace más de 20 años con debido a que la empresa no puede satisfacer las
la finalidad de ofrecer una forma de empleo más necesidades de toda una población (Principio
estable a los trabajadores en labores silvicultura- 5, Criterio 1). Por supuesto, se generan ingresos
les, como principio fundamental para la empre- y mano de obra continua para un grupo de-
sa y para ofrecer más confianza a los cooperados. terminado, pero no suficiente para una mayor
Anteriormente, los trabajadores no tenían los cantidad de población.
derechos laborales. Eran simplemente contra-
tistas quienes desarrollaban determinada labor En lo ambiental, la compañía reforestadora si-
y quedaban desempleados sin ningún beneficio, gue adecuadamente los lineamientos ofrecidos
ahora existe la seguridad de empleo, además de por la certificación forestal (FSC).
los beneficios estipulados como cooperativa de
brindar todos los derechos de los trabajadores La cooperativa obtiene beneficios sociales y se
(ver matriz cualitativa Pilar Institucional, Crite- promueve la estabilidad económica de los tra-
rio 4). Complementariamente, como se puede bajadores. Sin embargo, la superficie forestal de

92
la empresa limita la generación de empleo en la terios 2 y 4). Entre tanto, la gestión local de la
región, por lo que el nivel de vida también se empresa en un área donde el nivel de vida de la
ve limitado. Lo cierto es que la iniciativa es una población ha sido claramente definido por el
contribución importante a los procesos de paz conflicto armado y el desplazamiento, implica
y contribuye a la economía regional. desplegar su actividad en medio de un escenario
de pobreza e inminente precariedad estatal; así,
Por lo tanto, es importante el acompañamiento AGRONAYA S. A. como muchas otras empre-
de otras empresas y otras entidades para man- sas forestales que operan en zonas de conflicto
tener a una mayor cantidad de población vin- ha asumido un rol cuasi–estatal en la provisión
culada a otras labores, generar empleo y de esta de servicios de salud, educación y desarrollo
manera generar seguridad en la zona y cons- de infraestructura con el acompañamiento de
truir región. Además, es importante la inter- Smurfit Kappa Cartón de Colombia, y que en
vención del Estado y un mayor interés en la su proceso de consolidación ha adoptado códi-
zona ya que esto contribuiría mucho más a la gos de ética en busca de evitar cualquier tipo de
construcción de paz. vinculación con grupos al margen de la ley (ver
matriz cualitativa Principio 1 – Criterio 4).

2.3. Empresa Comunitaria Sobre esta realidad, la promoción y fomento de


Agronaya S.A., municipio de una cultura forestal sobre la base del desarrollo
regional implica mantener los lazos de confianza
Buenos Aires – Cauca ante las necesidades de la población y el empren-
dimiento de acciones de construcción de paz,
El compromiso con el desarrollo territorial de que establezcan soluciones pacíficas del conflicto
la región que recae sobre Agroforestal el Naya se y que, como en este caso en particular, muestren
encuentra fuertemente consolidado si se mira iniciativas significativas de inversión social que
desde su organización como empresa comuni- combinen la paz y el desarrollo local con la acti-
taria; sin embargo, pese a la asistencia de Smur- vidad forestal; y garanticen los beneficios socia-
fit Kappa Cartón de Colombia en mantener sus les para elevar el nivel de vida de las comunida-
estándares de desempeño para lograr conseguir des locales y reconozcan sus derechos (ver matriz
la certificación forestal (Forest Stewardship cualitativa Principio 1 – Criterio 5; Principio 2
Council – FSC), su participación en programas – Criterio 1; Principio 6 – Criterio 1).
y planes regionales se evidencia, pero no es muy
notable, lo que en parte limita el impulso del A esto se suma el papel de Agroforestal el Naya
sector forestal en sus zonas de influencia (ver S.A. como empresa extractiva, con perspecti-
matriz cualitativa Principio 1 – Criterio1). vas de largo plazo para recuperar la inversión
y obtener ganancias al completar el ciclo de
No obstante, su capacidad organizativa y el producción; en tanto para dar viabilidad a sus
apoyo institucional que ha conseguido durante operaciones y de acuerdo a la visión y misión
los 16 años que lleva operando, ha fortalecido de la misma bajo los principios de calidad, au-
el trabajo de la empresa con iniciativas que per- tonomía y sostenibilidad, ha realizado prácticas
miten la articulación de la población en el pro- que garanticen la permanencia del recurso en
ceso productivo, como una opción de vida que busca de lograr una producción forestal sos-
genere las bases de un desarrollo estable para las tenible óptima, en la que se generen ventajas
comunidades y ofrezca soluciones productivas competitivas con la diversificación de la pro-
a través de la generación de empleo, así como ducción, la creación de estrategias que reduzcan
mediante su participación en la toma de deci- los canales informales de comercialización de
siones (ver matriz cualitativa Principio 1 – Cri- madera, mejora de tecnologías utilizadas en las

93
operaciones de aprovechamiento y transforma- impacto inmediato que se da en la comunidad,
ción, y posicionamiento de las externalidades por la intervención del Estado. Es importante
dentro del sistema de mercado que garanticen hacer un seguimiento a los resultados de la co-
el estado y productividad de las plantaciones munidad con un carácter temporal, en donde
(ver matriz cualitativa Principio 3 – Criterios 1 se evalúen los efectos a corto, mediano y largo
y 2; Principio 4 – Criterios 1 y 2; Principio 5 – plazo. En las empresas reforestadoras La Giron-
Criterios 2 y 3). da y El Indio, se observa una relación tácita de
la forma como el gobierno, a través de diferentes
instancias, ha venido fortaleciendo el proceso de
2.4. Proyectos de reforestación desarrollo de las comunidades que participan en
Zona Norte de Urabá, municipio estos dos proyectos de reforestación, iniciando
con el Programa de Familias Guardabosques y
de Necoclí – Antioquia continuando con el Programa de Reforestación
Comercial con participación de Incuagro.
El fortalecimiento de los programas locales y re-
gionales de inversión social representa un reto La estimulación y facilitación de la actividad
para el gobierno en el tema de la superación del productiva por parte del gobierno contribuye
conflicto en Colombia9. Los programas desarro- con los procesos de desmovilización, desarme y
llados por Incuagro demuestran que el apoyo a reincorporación, al generarse empleo, y fortale-
las iniciativas de proyectos productivos como la cerse los niveles de confianza nuevamente en las
reforestación comercial, es un requisito indispen- comunidades, junto con el apoyo de la gestión
sable para su fortalecimiento pues ellos requieren socio empresarial. En la región de Urabá se están
de una asistencia técnica y financiera para su es- dando los procesos de reinserción de personas
tablecimiento y una preparación o capacitación que en su mayoría pertenecieron a las autodefen-
de las comunidades en la cadena productiva. sas, conformando cooperativas de trabajo asocia-
tivo, de las cuales algunas personas se encuentran
La participación de la comunidad en proyectos vinculadas a los proyectos de caucho, que son
productivos que cuentan con un grupo de base programas igualmente apoyados por Incuagro.
conformado por asociaciones, cooperativas u
otra forma de organización, debe estar represen- La reforestación comercial en la zona norte de
tada por un aporte económico, un aporte social, Urabá se caracteriza por ser reciente, lo que im-
y una gestión asistida para que ésta se adueñe plica una deficiencia en la participación activa
del proyecto y ejerza como una institución au- durante los procesos de formulación de los di-
tónoma, gestora de su propio desarrollo. ferentes instrumentos de planificación y orde-
namiento del territorio, lo que conlleva a no
La continuidad y seguimiento a los procesos que ser reconocida ni considerada como un renglón
suceden en las comunidades, como efecto del importante de la economía y foco de desarrollo
impacto que generan los programas de gobier- de la región.
no, permiten establecer mecanismos claros de
direccionamiento de los procesos que de ellos se La reforestación comercial genera un impacto
derivan. No se trata de reconocer únicamente el sobre los servicios del ecosistema10. Las activi-
dades de reforestación no aplican un mecanis-

9
Retteberg, Angelika (2006). Un sector “con madera para
la paz”: el sector privado forestal como socio en la cons-
trucción de la paz en Colombia. GTZ, Programa Ambiental 10
FAO, 2006, en su documento Ordenación Responsable
para Colombia. Primera Edición, octubre de 2006. de Bosques Plantados.

94
mo claro de planificación, ordenación y moni- tán ampliamente avalados por los programas de
toreo de la actividad, y del efecto de los bosques reforestación que se llevan cabo en la región de
plantados en la región. Antioquia.

Los indicadores que evalúan el pilar ambien- Las empresas reforestadoras El Indio S.A. y La
tal muestran que las empresas están haciendo Gironda S.A. presentan un grado de deficien-
de alguna manera el seguimiento a los proce- cia al planificar la estrategia de la actividad de
sos que se llevan a cabo con la Reforestación reforestación, evidenciado por la carencia de
Comercial, en todos sus componentes. El se- planes de manejo forestal. Aunque se encuen-
guimiento ambiental a esta actividad es un re- tran en un proceso de constante evaluación y
quisito para la continuidad del proyecto, no seguimiento de las labores que se realizan en
únicamente por los estímulos económicos que las plantaciones, debido al control permanente
esto les representa, sino para el fortalecimiento por parte de los inversionistas. Sin embargo, se
de los procesos que impliquen una generación cuenta con información de las metas de planta-
de cambios de actitud frente al entorno, y el ción y su localización georreferenciada.
reconocimiento de los beneficios ambientales
que obtendrán con un adecuado manejo de los Las compañías se encuentran en proceso de
recursos naturales, los cuales se verán reflejados establecimiento en la zona, donde las expec-
igualmente en beneficios sociales. tativas y proyecciones del negocio son satis-
factorias, debido al entusiasmo y sentido de
Los procedimientos para auditar los aspectos pertenencia generado en la comunidad partici-
ambientales no se desarrollan de acuerdo con los pante, quien ve en la reforestación un proyecto
parámetros que puede establecer un estudio de de vida, acompañado de la cooperación activa
impacto ambiental. Se hace un seguimiento a las de entes gubernamentales.
labores de plantación el cual queda consignado
en formatos de control que forman parte de los
informes mensuales de las empresas La Giron- 2.5. Asociación de Reforestadores
da y El Indio. Aunque se llevan a cabo medidas y Cultivadores de Caucho del
de compensación, es necesario desarrollar com-
promisos y obligaciones del orden ambiental e Caquetá (ASOHECA)
implementar la verificación de la efectividad de
los programas de recuperación, compensación y La conformación y ejecutorias de la Asociación
mitigación de impactos, para el establecimiento no han estado exentas de dificultades, ligadas
de criterios ambientales claros de manejo am- en general a su limitada capacidad institucional
biental en la reforestación comercial. para lograr consensos alrededor del desarrollo y
horizontes de su actividad; sin embargo es claro
En este análisis no se tuvieron en cuenta los que en contextos de baja gobernabilidad como
indicadores que evalúan la situación de los los encontrados en el departamento, las alianzas
productos forestales, su transformación y co- en torno a procesos productivos se hacen muy
mercialización, debido a que los procesos para frágiles. Entre otros aspectos ello se ve refleja-
estas dos empresas se encuentran en la etapa del do en las limitantes para la implementación de
establecimiento de la reforestación. El nivel de procesos productivos sostenibles, y más especí-
tecnología empleado por estas empresas es me- ficamente en el logro de objetivos de sostenibi-
dio, requieren de mayor asistencia en el tema lidad, los cuales no dependen exclusivamente
del establecimiento en campo y generación de de la iniciativa empresarial sino de un entorno
investigación silvicultural, pero sus procesos es- que la favorezca.

95
De igual forma, por tratarse de una organiza- 2.6. Agrocapote (Asociación
ción guiada por principios de asociatividad, se Agroforestal de Campo Capote)
han realizado grandes esfuerzos para asegurar la
seguridad social y el respeto por grupos huma- organización local en el marco
nos altamente vulnerables, además de generar de la reactivación de la Cadena
estrategias para el control a la venta de caucho Forestal del Carare–Opón.
laminado por fuera de la Asociación.

Finalmente, es necesario reflexionar sobre las La organización comunitaria AGROCAPOTE


dificultades expresadas por la Asociación en como entidad de carácter solidario ha pagado
torno a la ejecución de mejores estrategias de un gran precio para su exitosa inserción en la
desarrollo comercial y productivo, encontrando cadena forestal pues tanto las estructuras ins-
que los aspectos de planificación estratégica y titucionales como la cultura asociada a esta
el modelo adoptado deberán evolucionar hacia clase de iniciativas empresariales no favorecen
esquemas de desarrollo empresarial más acordes su consolidación. Los requerimientos labora-
con el presente y los electos portadores de futu- les, las actividades relacionadas con el manejo
ro del sector forestal. forestal sostenible y la falta de reconocimiento
de los beneficios económicos derivados de la
actividad, son apenas algunos de los aspectos
en los cuales se realizan ingentes esfuerzos para
buscar compensar en parte las incompatibili-
dades estructurales inherentes a los modelos
económicos y de negociación a los cuales se
enfrenta la asociación.

Finalmente es necesario señalar la mayor ame-


naza que se cierne sobre el proceso de conso-
lidación asociativa, que consiste en la defini-
ción clara de la propiedad de la tierra ligada
a la conjunción de múltiples voluntades que
transfieran las tierras en calidad de propiedad
comunitaria a AGROCAPOTE. Tal definición
es urgente debido a los intentos de invasión y
apropiación de recursos que se han realizado en
los últimos meses.

96
3. Lecciones generales aprendidas
con base en las experiencias seleccionadas

En el proceso de análisis se utilizaron varios crite- Sin embargo, algunas de aquellas funciones
rios e indicadores, los cuales fueron seguidos en pueden ser transferidas a la sociedad civil, con
cada una de las experiencias visitadas para visua- el previo ajuste instrumental que facilite las
lizar su aplicación y determinar cualitativamen- condiciones para que esto se realice de manera
te su nivel de cumplimiento. Estos indicadores transparente y equitativa. La asistencia técnica,
incluían unos principios y estos a su vez estaban los servicios de investigación y desarrollo tec-
agrupados en cuatro pilares: institucional, social, nológico, el apalancamiento financiero, entre
ambiental y económico. Como resultado de la otros, administrados por actores territoriales
aplicación de estos pilares, a continuación se idóneos contribuye a la democratización del
presenta un análisis de las lecciones aprendidas. poder local, haciendo difícil y costosa la con-
solidación de hegemonías y monopolios que
pueden impactar de forma negativa en la com-
3.1. Lecciones aprendidas petitividad de una región. En este sentido la
desde el pilar institucional confluencia de acciones del Estado y el sector
privado, representa una de las claves del éxito
en programas de reforestación, en la medida en
Es evidente el papel protagónico que ha tenido que se garanticen inversiones y proyectos soste-
el Estado —a través tanto de sus instrumentos nibles y ampliables (efecto multiplicador), que
normativos como de su ejecutoria en proyectos tengan la capacidad de generar valor agregado y
impulsados por este— en el establecimiento de ofrecer externalidades positivas.
un patrimonio forestal con base en el cual se
comienza a construir un emprendimiento co- Las alianzas, convenios y acuerdos no sólo ha-
mercial como la reforestación comercial; ello, cen más competitivas a las empresas, sino a los
sin pretender sugerir el regreso al paternalismo encadenamientos productivos que ellas confor-
tradicional, señala que el Estado es un actor re- man; para que estos modelos empresariales pue-
levante en el desarrollo de proyectos forestales, dan aprovechar mejor sus ventajas comparativas
como coadyuvante, dinamizador y facilitador y consolidar sus estrategias de competitividad
de estos procesos a través de marcos regulato- se requiere, entre otras condiciones, entornos
rios estables y coherentes, pero también como favorables que además de una infraestructu-
garante del respeto y observancia de los dere- ra acorde con las necesidades de crecimiento,
chos de las personas y grupos de interés del te- promuevan el desarrollo de la mano de la in-
rritorio donde se desarrolla la actividad. Se ha vestigación y aplicación tecnológica. Aún así, se
establecido que en los procesos de mejora de las requieren algunas condiciones para que tal rela-
condiciones del entorno (sociales, económicas, cionamiento sea favorable a todos los grupos de
de seguridad, entre otras), el Estado constituye interés, los cuales están vinculados con la exis-
una variable de gran peso en el acompañamien- tencia de una ganancia neta superior a la que
to a las iniciativas de la empresa en esta materia; tendrían de forma individual cada uno de los
su ausencia o indolencia desencadena la apro- interesados; de no ser así, si buscaran asociarse
piación de sus funciones, tanto por la misma por razones de imagen, conveniencia política o
empresa como por actores cuyos intereses con- altruismo, se desgastaría irremediablemente el
tribuyen a la ingobernabilidad y consecuente capital social alcanzado antes de los acuerdos.
debilitamiento de la democracia. La equidad en los intercambios, la distribución

97
de roles por competencias y la articulación de dana y el desconocimiento de las diferencias e
los niveles de intervención (macro, meso, mi- interacciones entre lo público y lo privado por
cro) son algunas de las reglas de juego que han parte de la comunidad son un obstáculo para
demostrado ser efectivas en la concreción de avanzar de manera más armónica hacia metas
alianzas sostenibles. concretas y concertadas en el tema; por lo tan-
to, se hace necesaria la implementación de un
mecanismo de capacitación que permita a las
3.2. Lecciones aprendidas partes un diálogo más equitativo.
desde el pilar social
Las empresas reforestadoras generan un gran sus-
tento a la población local en cuanto a generación
El aporte al desarrollo y la paz de las empresas re- de ingresos, infraestructura, bienestar e inversión
forestadoras en las regiones visitadas se ha dado social; también alrededor de la reforestación co-
gracias al empuje de sus directivas y su capacidad mercial se ha generado capital social en términos
para integrar alianzas con otros tipos de organi- de recurso humano y apropiación del quehacer
zaciones (CARs, ONGs, alcaldías, entre otros), forestal. De igual modo, la participación activa
pero también se ha observado que requiere de en las faenas del proceso genera sentido de perte-
un fuerte compromiso de la comunidad, debi- nencia, lo que a su vez fortalece el compromiso
do al largo plazo de los procesos empresariales. intergeneracional. Por lo tanto, se deduce que
De tal manera que fortalecer la participación y gran parte de la sostenibilidad del desarrollo fo-
organización de las comunidades como instru- restal de las regiones visitadas se basa en la capa-
mento de paz, resulta del todo pertinente. cidad de los actores de construir cultura forestal.

Todos los grupos humanos, incluyendo la po- Adicionalmente, se percibe la reforestación


blación ligada a la reforestación comercial, crean comercial como una opción de vida para la
su propio imaginario al crear precisamente los comunidad, que ha contribuido con procesos
significados que le son específicos, los cuales de- de superación del conflicto y sustitución de
terminan las finalidades de la acción, lo que se cultivos ilícitos.
debe hacer y lo que no se debe hacer. No obstan-
te, ante una sociedad en crisis como la nuestra, En general la participación femenina, en oca-
estos significados se deterioran o destruyen por siones restringida a determinadas tareas, es in-
la violencia, por la pobreza y otras patologías so- cipiente. Sin embargo frente a la gerencia de
ciales presentes en los escenarios del desarrollo algunas empresas se resalta el desempeño de
forestal en Colombia. Aún así las capacidades la mujer de provincia en el nivel de toma de
de construcción de capital social y cultura fo- decisiones. Por esto, el argumento del abordaje
restal, alrededor de algunos proyectos forestales de la reforestación comercial con ampliación de
que funcionan en zonas azotadas por conflictos, perspectiva de género requiere continuidad.
como los que aquí se han referido, han logrado
que estos proyectos permanezcan en el tiempo. El reconocimiento de los valores culturales de
las comunidades es un tema embrionario en
Desde el punto de vista temporal se denota una algunas de las experiencias visitadas, mientras
evolución positiva de las interrelaciones em- que en otras, como es el caso Pensilvania en el
pleador-empleado; el alivio de las tensiones his- Oriente del departamento de Caldas, se consti-
tóricas, sin duda prospecta un camino más des- tuye en la base del enfoque de lo social.
pejado para transitar hacia la Responsabilidad
Social Empresarial. Empero, la falta de apropia- La injerencia de actores “próximos” (como la
ción de los mecanismos de participación ciuda- UDFJC y CONIF), pero “externos”, facilita el

98
diálogo entre los actores del desarrollo forestal existen, en realidad muchos sectores de la po-
local, lo cual señala la importancia de la incor- blación no los conocen, o no saben cuánto las
poración comprometida de actores tales como afectan; en el trasfondo del problema falta un
el “Grupo Motor” del Proyecto Reforestación proceso de capacitación continuada y transfe-
Comercial, Desarrollo y Paz en su papel de faci- rencia de tecnología.
litadores para que en el presente y hacia el futu-
ro asuman los retos de la responsabilidad social El uso de tecnologías y equipos apropiados más
empresarial en el desarrollo forestal. eficientes en el proceso productivo redunda en
menores costos ambientales y mayores niveles
El acercamiento con la comunidad, con los de producción y en la reducción de los nive-
actores municipales y con las empresas, prin- les de vulnerabilidad, riesgos y amenazas de las
cipalmente, ha permitido ampliar el horizonte poblaciones asentadas en el área de influencia
de los investigadores y con ello su capacidad de las empresas.
de analizar la realidad, en las materias que nos
ocupan. El acompañamiento de múltiple doble El compromiso con la causa ambiental de las
vía, entre las comunidades, las instituciones, el empresas está motivado por la búsqueda de un
sector privado y la academia se vislumbra como mejor beneficio económico siendo necesario ex-
una opción viable hacia las metas comunes de tender el compromiso de las empresas en la pro-
reforestación comercial con responsabilidad tección de los recursos y ecosistemas forestales.
social empresarial.
No se han implementado mecanismos de mo-
nitoreo exhaustivo para evaluar los impactos
3.3. Lecciones aprendidas ambientales de las plantaciones que permitan
desde el pilar ambiental generar los respectivos indicadores de su sus-
tentabilidad, comenzando por la claridad en la
definición y adopción del concepto de sosteni-
Las condiciones ambientales en las áreas de bilidad ambiental, su valoración y escala.
influencia de las empresas reforestadoras no
muestran que la problemática ambiental sea El enfoque tradicional en el papel que desem-
producto de su operación, al contrario, contri- peña la propiedad de la tierra y el control de
buyen con el mantenimiento y conservación de los factores de producción para el incremento
servicios ambientales, representados en captura de la competitividad, constituye un marco par-
de CO2, regulación del recurso hídrico, incre- cialmente adecuado en el análisis de la sosteni-
mento de la biodiversidad, recuperación y con- bilidad a largo plazo y el manejo de los recursos
servación de suelos y productividad, teniendo naturales; no obstante, la garantía de un uso a
en cuenta que el establecimiento de plantacio- largo plazo de la tierra y sus recursos asociados
nes se ha venido realizando en lugares donde en cualquiera de sus modalidades, es un con-
otras actividades han fracasado. dicionante sobre el cual descansa la propuesta
productiva. Los ecosistemas forestales consti-
Actividades conexas al conflicto, como los cul- tuyen la base de la estructura de sostenibilidad
tivos ilícitos, son las verdaderas generadoras de ambiental regional, que además conforman pai-
problemas ambientales, ya que desplazan los bos- sajes con desequilibrios en el acceso a sus recur-
ques dando lugar a procesos de erosión y conta- sos y en la calidad de los mismos; esta condición
minación de las fuentes hídricas cercanas. natural debe ser entendida en los procesos de
construcción de paz, ya que las limitantes am-
Aunque los conocimientos y las soluciones téc- bientales son tal vez el más recurrente potencia-
nicas a los problemas ambientales generalmente dor de los conflictos.

99
3.4. Lecciones aprendidas actividad reforestadora como una mejor alter-
desde el pilar económico nativa económica de desarrollo local, debido a
la imposibilidad de involucrar más y mejores
profesionales, comerciar con servicios ambien-
El origen de las iniciativas forestales conoci- tales y ecoturísticos, lo que oculta los beneficios
das en estas experiencias es muy heterogéneo; generados por las plantaciones (bienes y servi-
si bien es cierto que todas han aportado a la cios), y también provoca inseguridad en los in-
construcción de paz y desarrollo en sus loca- versionistas, restringiendo los flujos de capital
lidades, no es posible hacer una comparación en las regiones.
entre ellas. Algunas aparecieron antes de que
se evidenciara la situación conflictiva nacional, Teniendo lo anterior en cuenta, todas han dado
y fueron atacadas no por su naturaleza forestal impulso a la evolución económica de las regio-
sino por el hecho de ser una actividad producti- nes de su área de influencia, diversificando la
va; otras llegaron a estos sitios con el ánimo de producción, para generar más empleos, más
mitigar los bajos niveles de desarrollo e impac- ingresos y más apoyo social, lo que fomenta la
tos generados por la presencia de los grupos ar- estabilización social y cultural de las comunida-
mados y otras han sido propuestas de desarrollo des; y durante el tiempo que llevan operando,
en las primeras etapas del post-conflicto para la las empresas han logrado mantener la confian-
reinserción de actores a la vida civil. za y credibilidad de sus asociados en busca del
bienestar social comunitario a través de prácticas
Los diversos efectos del conflicto han privado forestales que aseguren el futuro de la empresa y
el óptimo desarrollo de todo el potencial de la garanticen el mercado de la producción.

100
Bibliografía

Aldana, C. (2004). Sector forestal colombiano, Centro Colombiano de Responsabilidad


fuente de vida, trabajo y bienestar. CONIF. Bo- Empresarial. (2006). Artículos CCRE - ¿Qué es
gotá D.C., 50 p. la Responsabilidad Social Empresarial? Bogotá
D.C., Colombia URL: http://www.ccre.org.co
Bejarano, J. (1994). Historia económica y
desarrollo: la historiografía económica sobre los ____________. Indicadores de la
siglos XIX y XX en Colombia. CEREC. Bogotá Responsabilidad Social: Medio pero no fin,
D.C, Colombia. Bogotá D.C., Colombia URL: htttp://www.
ccre.org.co
Bercovich N. y J. Katz. 2003 (Editores). El
desarrollo de complejos forestales en América Collier, P. (2005). El desafío global de los
Latina. Comisión Económica para América conflictos locales. Banco Mundial. Bogotá D.C.,
Latina y El Caribe. CEPAL. Alfaomega Colombia.
Colombiana S. A. Bogotá D. C. – Colombia.
367 p. Comisión Económica Para América Latina
y El Caribe (CEPAL). (2003). El desarrollo
Bethlehem, L. y Dlomo, M. (2003). “La de complejos forestales en América Latina y el
silvicultura y el desarrollo en Sudáfrica –la Caribe. Ed. Berlovich N, Katz, J. Santiago de
contribución forestal al desarrollo del marco Chile, Chile.
nivel y la industrialización–“. En: Bethlehem L.,
Dlomo M., Bosques, economía y programa de Comisión Mundial para el Medio Ambiente
desarrollo. Ponencia central –Gente y Bosques y el Desarrollo (1987). Nuestro futuro común.
en Armonía–. Actas del XII Congreso Forestal Informe de Brundtland. Naciones Unidas.
Mundial. Québec, Canadá.
Corredor, M. (2001). Desarrollo, economía y
Boisier, S. (2001). Desarrollo Local, ¿De paz. Colombia Conflicto armado, perspectivas
qué estamos hablando?. Revista en Madoery, de paz y democracia. Summit of the Americas
Transformaciones globales, Instituciones y Center. p. 126.
políticas de desarrollo local. Rosario.
Donoso, C. y Lara, A. (Editores). (1999).
Buarque, C. (1993). ¿The end of economics? Silvicultura de los bosques nativos chilenos.
Ethics and the disorder of progress. Zed, Londres, CONAF – WWF – Universidad Austral de
Inglaterra. Chile. Editorial Universitaria, S. A. santiago de
Chile, Chile. 421 p.
Carrizosa. (1990). “La viabilidad del
desarrollo sustentable en Colombia. ‘Una Febres-Cordero, M. y Florián, D. (2002).
Contrapropuesta’. Publicado en Medio Políticas de educación ambiental y formación de
Ambiente y Desarrollo de Guhl (1990). capacidades para el desarrollo sustentable. De Río
a Johannesburgo. La Transición hacia el Desarrollo
Carvalho, J. (1993). Padrões de sustentabilidade: Sustentable. Seminario organizado por el
Uma medida para o desenvolvimento sustentável PNUMA / INE-SEMARNAT / Universidad
(mimeo). Curitiba. Autónoma Metropolitana

101
Fernández, J. (2003). “Hacia nuevos paradigmas Ministerio del Medio Ambiente. (2000). Plan
de desarrollo”. En: Fundación Agenda Colombia Nacional de Desarrollo Forestal. p. 22.
(Ed.), Hacia una economía sostenible conflicto y
posconflicto en Colombia (pp. 107-114). Bogotá Mojica, F. (2005). La construcción del futuro.
D.C., Fundación Agenda Colombia. Concepto y modelo de prospectiva estratégica,
territorial y tecnológica. Convenio Andrés Bello
Folch, R. (1998). Ambiente, emoción y ética. – Universidad Externado de Colombia. Bogotá
Actitudes ante la cultura y la sociedad. Editorial D.C., Colombia. 322 p.
Ariel, Barcelona, España. 187 p.
Montenegro, S. (2003). “Hacia nuevos
Ghali-Boutros. (1995). An Agenda for paradigmas de desarrollo”. En: Fundación
Development, New York, United Nations Agenda Colombia (Ed.), Hacia una economía
(Reporto f tha Secretary – General A/49/665, sostenible Conflicto y posconflicto en Colombia
No. 94). (pp. 141-154). Bogotá: Fundación Agenda
Colombia.
Grasa H., R, (2006). “Seguridad humana:
conceptos, experiencias y propuestas. De la teoría Montoya, L. (2005). “La forestería comunitaria
al programa político y la operacionalización”. frente al desarrollo forestal nacional: una
Revista Cidob D’afers International 76. núm. opción para los núcleos forestales productivos”.
76 p. 9-46. En: Saile, P.; Ortíz, D. y Charrua, V. (Editores).
Memorias del VIII Congreso Nacional Forestal.
Guhl, E. (1990). Medio Ambiente y desarrollo. Mesa temática 4. Diálogo Nacional. Bosques y
Tercer Mundo Editores y Ediciones Uniandes. Comunidades. Noviembre, 2004. 351 p.
Colombia.
Múnera Ruiz, Leopoldo (2001). Estado y
Haugerudbraaten, H. (1998). Construcción de sociedad civil en escenarios de post-conflicto.
paz: seis dimensiones y dos conceptos. Colombia Conflicto armado, perspectivas de
paz y democracia. Summit of the Americas
Lagos, E. (1998). “Compromiso con el Center.
desarrollo”. En: Chile Forestal. Nº 257. Año
XXIII, enero – febrero. p. 4-8. Nieto, R. (1999). Lecciones de paz. Experiencias
vividas en los procesos de paz de Guatemala y El
Leonhardt, M. y Orozco, J.M. (2006). Práctica Salvador. Bogotá.
Empresarial Sensible al Conflicto: Guía para la
reforestación comercial en Colombia. (PESC-R). Ocampo, J. (2003). “Colombia en el contexto
GTZ. Bogotá. regional”. En: Fundación Agenda Colombia
(Ed.), Hacia una economía sostenible conflicto y
López, C. (2003). “Hacia nuevos paradigmas de posconflicto en Colombia (pp. 33-40). Bogotá:
desarrollo”. En: Fundación Agenda Colombia Fundación Agenda Colombia.
(Ed.), Hacia una economía sostenible conflicto y
posconflicto en Colombia (pp. 115-122). Bogotá: Orozco, J.M. (2007). “Estrategia para la
Fundación Agenda Colombia. Sensibilización, Divulgación y Apropiación de
la Iniciativa sobre Reforestación Comercial,
Luke, J.; Gaviria, A. y Lora, E. (2003). América Desarrollo y Paz –RCDP–. Documento de
Latina: ¿Condenada por su geografía? Banco trabajo. Deutsche Gesellschaft für Technische
Interamericano de Desarrollo. Bogotá D.C. Zusammenarbeit (GTZ). Bogotá D.C. Abril
de 2007. 38 p.

102
Ramírez, A. (1999). Diferencias entre procesos de Silvicultura de los bosques nativos chilenos.
paz centroamericanos y la situación colombiana. CONAF – WWF – Universidad Austral de
Lecciones de paz. Experiencias vividas en los Chile. Editorial Universitaria, S.A. santiago de
procesos de paz de Guatemala y El Salvador. Chile, Chile. p. 381 – 407.
Bogotá. Págs. 110-111.
Sotomayor, A. y García, G (2003).
Rettberg, A. (2003). “Diseñar el futuro: una “Implementación, evaluación y validación
revisión de los dilemas de la construcción de de un programa nacional de transferencia de
paz para el post-conflicto”. En: Revista de tecnología forestal para pequeños productores
Estudios Sociales. Universidad de los Andes. forestales de Chile”. En: Actas del XII Congreso
No. 15. p. 15-28. Forestal Mundial. Québec, Canadá. p. 295.

____________. (2006). Un sector “con madera Stiglitz, J. (2003). “Hacia nuevos paradigmas de
para la paz”: el sector privado forestal como socio desarrollo”. En: Fundación Agenda Colombia
en la construcción de la paz en Colombia. GTZ. (Ed.), Hacia una economía sostenible Conflicto
Universidad de Los Andes. Bogotá. y posconflicto en Colombia (pp. 65-85). Bogotá:
Fundación Agenda Colombia.
Richards, R. (2004). Políticas comerciales y su
influencia en la gobernanza forestal. Unasylva. Vargas, A. (2003). Nueva prospectiva para la paz
219 (55): 39-43. de Colombia. Investigación y Desarrollo, V 11,
p. 104 – 133.
Sarti, C. (2006). Construcción de paz y resolución
de conflictos. Ciudad del Carmen, Campeche, ____________. (1999). “La cuestión agraria y
México. la paz”. En: Martha Cárdenas y Hernán Correa
(Ed.), Armar la paz es desarmar la guerra:
Siebert, H. (1999). “La silvicultura alternativa: Herramientas para lograr la paz (p. 200-231).
un concepto silvícola para el bosque nativo Bogotá. Fescol.
chileno”. En: Donoso C. y A. Lara (Editores).

103
Anexo 1. Pilares, principios, criterios
e indicadores definidos para
la sistematización

Pilar Institucional
Principio 1. Gobernabilidad Indicadores

La base para lograr mantener la gobernabilidad El diálogo de las partes interesadas y la partici-
es garantizar el cumplimiento de políticas y le- pación de los actores en el proceso.
yes que fortalezcan la capacidad institucional,
reconozcan los derechos de las comunidades La empresa mantiene compromiso, políticas ex-
locales y que permitan la resolución pacífica de plícitas y mecanismos formales para garantizar
conflictos. la existencia y aplicabilidad del plan de manejo
forestal.
Criterio 1. Marco Jurídico - Político
Criterio 3. Derechos de las comunidades
Este primer criterio incluye todo lo relacionado étnicas y campesinas
a la capacidad institucional y aplicabilidad de
leyes y políticas que garanticen el manejo fores- Reconocimiento y protección de los derechos
tal sustentable y la participación comunitaria. de comunidades indígenas y minorías cuando
sus territorios y recursos son de importancia
Indicadores cultural y tradicional.

 Participación de la empresa en la formula- Indicadores


ción de los diferentes instrumentos de plani-
ficación y ordenamiento del territorio (POT, Administración del impacto de la empresa en
POMCAS, Plan de Ordenación y Manejo comunidades étnicas y campesinas del entorno
Forestal, Plan Nacional de Desarrollo Fo- inmediato.
restal (PNDF)), que promuevan el Manejo
Forestal Sustentable. Criterio 4. Interacciones entre los grupos
de interés y derechos de los trabajadores
 Garantías del gobierno que estimulen y faci-
liten la actividad productiva. Las actividades forestales deben elevar y mante-
ner el nivel de vida y los beneficios económicos
Criterio 2. Capacidad institucional para los trabajadores y la comunidad que de-
pende del recurso.
Busca establecer el compromiso y fortaleci-
miento de las instituciones sobre los derechos Indicadores
y obligaciones de la reforestación, que permita
crear espacios de concertación y consulta co-  Compromiso con el desarrollo profesional y
munitaria. generación de empleo.

 Nivel de seguridad social.

104
 Nivel seguridad industrial y ergonomía fo-  Acuerdos establecidos con las comunidades.
restal.
 Se valoran las competencias y se estimula a
 Índice de accidentalidad. los funcionarios por medio del sistema de
remuneraciones, invirtiendo en el desarrollo
 Formas de vinculación laboral y otras opor- de su carrera, y se incentiva la adquisición
tunidades de empleo. de nuevas habilidades por parte de los tra-
bajadores.
 La empresa posee políticas explícitas relati-
vas a la no contratación de mano de obra Criterio 5. Construcción de Paz
infantil en sus contratos con terceros.
Busca inducir la participación de las empresas
 Formas de organizaciones laborales. forestales como socias en la construcción de
paz, con la identificación y desarrollo de accio-
 Porcentaje de participación de los grupos de nes que permitan la superación y eviten la recaí-
interés en la toma de decisiones de las dife- da al conflicto.
rentes actividades.
Indicadores
 Porcentaje de las actividades forestales que
permiten la participación de las comunida-  Medidas de creación de confianza.
des locales y minorías en la toma de decisio-  Iniciativas de paz.
nes y reconocen sus derechos.  Iniciativas de reconciliación.
 Apoyo a iniciativas comunitarias de paz.

Pilar Social
Principio 2. Reconocimiento de los Indicadores
valores socioculturales
 Superficie del área destinada para subsisten-
Menciona las necesidades y valores culturales, cia de la población.
sociales y espirituales de las comunidades loca-
les, minorías y demás grupos de interés; en lo  Reconocimiento de los derechos territoriales
que se refiere a operaciones forestales que no de las comunidades étnicas y campesinas.
choquen con las actividades productivas y cul-
turales de los pobladores.  Estrategias de acción en el área social.

Criterio 1. Derechos y responsabilidades  Respeto de los valores culturales y costum-


de tenencia y uso bres tradicionales.

La tenencia y los derechos de uso a largo plazo


sobre la tierra y los recursos forestales, deberán
estar claramente definidos, documentados y le-
galmente establecidos.

105
Pilar Ambiental
Principio 3. Mantenimiento y Indicadores
conservación de los servicios
ambientales  Cantidad de cuerpos de agua asociados a las
plantaciones.
Busca garantizar la conservación de la biodiver-
sidad y la provisión de recursos hídricos, edáfi-  Medidas para protección de cuencas hidro-
cos y paisajísticos proporcionados por los ecosis- gráficas y conservación de suelos.
temas; con el desarrollo de bosques plantados.
 Establecer y aplicar medidas pera evitar la
Criterio 1. Seguridad de los recursos y compactación y erosión del suelo durante
ecosistemas forestales las operaciones de extracción y el estableci-
miento de vías forestales.
Este criterio menciona aspectos relacionados
con el mantenimiento de bosques naturales y  Establecer la preservación de la biodiversi-
el fomento de plantaciones forestales, que cum- dad con medidas adecuadas de manejo de
plan con las funciones ambientales, económicas plantaciones forestales comerciales
y socioculturales que les corresponden a fin de
satisfacer la necesidad de las generaciones pre-
sentes, sin comprometer la necesidad de las ge- Principio 4. Mantenimiento del estado
neraciones futuras. sanitario y productividad de los
bosques
Indicadores
Se refiere a los sistemas de manejo que deben
 Extensión total del territorio que incluya implementarse para reducir el riesgo ambiental
bosque natural, plantaciones forestales y y la incidencia e impacto de distintos agentes
unidades de manejo forestal (UMF). que afectan la salud y productividad de los
bosques.
 Extensión del área destinada a actividades
no forestales permanentes. Criterio 1. Afectación de los ecosistemas
forestales
 Estrategias para el control de incendios,
cambio de uso del suelo, y explotación y co- Este criterio se refiere al estado de los ecosiste-
mercialización ilegal de madera. mas forestales afectados por agentes naturales,
fitosanitarios y antrópicos que compromete el
Criterio 2. Conservación y manejo del mantenimiento de los nichos ecológicos y la
suelo, el agua y la biodiversidad biodiversidad.

Hace referencia a la protección de los suelos y el Indicadores


agua puesto que su importancia radica en man-
tener la productividad, la calidad del agua y el  Nivel de intervención antrópica que gene-
recurso forestal para reducir el riesgo de inun- re cambios de uso del suelo permanente y
daciones y la sedimentación. migratorio.

106
 Superficie de terrenos forestales sujetos a ni-  Evitar y reducir el uso de pesticidas tóxicos o
veles de contaminación. que se mantienen biológicamente activos.

 Medidas para el manejo de residuos y des- Criterio 2. Compromiso de


perdicios. la gestión ambiental

 Número de incendios generados. Disposición de la empresa en contribuir a la


gestión ambiental responsable en el ámbito lo-
 Prácticas de aprovechamiento inadecuado y cal y regional.
explotación ilegal.
Indicadores
 Medidas sobre el uso de agroquímicos y el
control de incendios.  La empresa posee políticas, programas y pro-
cesos específicos de gestión ambiental.
 Estimación de los daños causados por fenó-
menos naturales.  Educación y creación de conciencia ambiental.

 Aproximación de los daños causados por  Gerencia del impacto sobre el medio am-
agentes fitosanitarios. biente y del ciclo de vida de productos y
servicios.
 Medidas de prevención fitosanitarias.
 Procedimientos necesarios para auditar pe-
 Uso del control biológico. riódicamente los aspectos ambientales.

Pilar Económico

Principio 5. Reconocimiento de que contribuyen con mejorar las condiciones


la importancia estratégica de los de vida de la población y el desarrollo de la eco-
beneficios económicos de las nomía local.
plantaciones forestales comerciales Indicadores

Establece la función fundamental del recurso  Cantidad de población que depende del re-
en la producción de bienes y la prestación de curso para su subsistencia.
servicios ambientales, así como el manejo sos-
tenible de los bosques que permite el desarrollo  Nivel de vida de las comunidades.
del sector forestal para integrarlo a la economía
nacional.  Cantidad de empleos generados directos e
indirectos.
Criterio 1. Beneficios del recurso forestal
 Nivel de ingresos.
Agrupa los beneficios comerciales y no comer-
ciales generados a partir de las plantaciones,

107
Criterio 2. Producción forestal sostenible  Programas educativos e investigativos sobre
reforestación comercial.
Reconoce la importancia de los bosques planta-
dos que proporcionan productos forestales ma-  Facilidad en el acceso a tecnología e infor-
derables y no maderables, generan beneficios mación.
económicos y que deben ser objeto de Manejo
Forestal Sustentable (MFS).  Utilización de tecnologías ambientales, nue-
vas y mejoradas.
Indicadores

 Existencia de superficie de plantaciones eco- Principio 6. Fomento de la inversión


nómicamente sostenibles.
El aprovechamiento forestal debe ser económi-
 Grado de eficiencia y competitividad de los camente viable, considerando los costos am-
sistemas de producción y transformación fo- bientales y sociales, asegurando inversiones que
restal empleados. mantengan la productividad del bosque y gene-
rando los estímulos necesarios para la inversión
 Nivel de diversificación de la producción al largo plazo de pequeños y grandes producto-
que contribuya con la economía local. res en plantaciones forestales.

 Cantidad anual de productos maderables y Criterio 1. Inversión y crecimiento


no maderables por hectárea. económico

 Grado de reciclaje de productos forestales. Incluye las formas de inversión socioeconómica


en la empresa forestal que contribuyan con el
 Porcentaje de desperdicio en el aprovecha- crecimiento, sanidad y manejo sostenible de los
miento y transformación. bosques y logren beneficios favorables para la
comunidad, la empresa y el entorno en que se
 Distribución equitativa de costos y beneficios. desarrollan sus actividades.

Criterio 3. Ciencia y tecnología Indicadores

Se basa principalmente en impulsar estrategias  Nivel de contribución de la empresa a la in-


para la apropiación, desarrollo y modernización versión social.
de tecnologías forestales empleadas en la indus-
tria maderera que sean eficientes y contribuyan  Estimación de la inversión anual del sector
con la protección del medio ambiente. privado que contribuya con el manejo fores-
tal, la investigación y el desarrollo humano.
Indicadores
 Incentivos económicos.
 Cantidad y calidad de tecnología utilizada
en los sistemas de producción.  Valor agregado de la producción.

 Nivel de utilización de tecnologías tradi­  Tasa de crecimiento de las actividades fores-


cionales. tales.

 Grado de transferencia de tecnología.  Tasa de retorno de las inversiones.

108
Principio 7. Papel de la empresa Criterio 2. Planificación estratégica
forestal en el desarrollo de la
economía regional Permite estructurar y orientar las actividades de
acuerdo con los principios establecidos por la
A fin de elevar la tasa de retorno en relación legislación forestal.
con la inversión se debe hacer un análisis de la
función productiva de los bosques de tal forma Indicadores
que su aprovechamiento y manejo respondan a
la demanda del mercado.  Formulación, seguimiento y evaluación de
Planes de Manejo y Aprovechamiento Fo-
Criterio 1. Estudios de factibilidad restal.

Comprende la evaluación integral de aspectos  Extensión del área de los cuarteles de corta
económicos, ambientales, sociales e instituciona- establecidos en el Plan de Aprovechamiento
les, de proyectos orientados al desarrollo de plan- Forestal.
taciones comerciales que determinan la viabili-
dad de la actividad y tienen en cuenta los puntos Criterio 3. Planificación operativa
de vista de los diversos grupos de interés.
Integra el establecimiento, manejo y aprove-
Indicadores chamiento forestal destinado a la producción
de madera y productos forestales no maderables
 Extensión del área de manejo forestal que (PFNM) que contribuyen con el desarrollo de
haya sido censada para determinar la canti- la economía regional y nacional.
dad de productos forestales que se puedan
extraer. Indicadores

 Cantidad de madera y productos forestales  Operación silvícola empleada.


no maderables representativos extraídos del
bosque o plantación.  Nivel de la capacidad operativa de las em-
presas.

 Grado de especialización en las labores de la


empresa.

109
Anexo 2. Matriz cualitativa de aplicación
de principios, criterios e indicadores
definidos para la sistematización

  PRINCIPIOS, CRITERIOS E INDICADORES


Principio 1. Gobernabilidad
Criterio 1. Marco jurídico - político
I1 - Participación de la empresa en otros instrumentos de política.
I2 - Garantías del gobierno que estimulen esta iniciativa.
Criterio 2. Capacidad institucional
I1 - El diálogo entre las partes y la participación.
I2 - La empresas garantizan la aplicabilidad de los planes de manejo.
Criterio 3. Derechos de las comunidades étnicas y campesinas
I1 - Reconocimiento de los derechos de grupos étnicos.
Criterio 4. Interacciones entre los grupos de interés y derechos de los
trabajadores
I1- Compromiso con el desarrollo profesional y generación empleo.
I2- Nivel de seguridad social.
I3- Nivel seguridad industrial y ergonomía forestal.
PILAR INSTITU-
CIONAL I4- Índice de accidentalidad.
I5- Formas de vinculación laboral y otras oportunidades de empleo.
I6- Políticas relativas a la no contratación de mano de obra infantil.
I7- Formas de organizaciones laborales.
I8- Participación de los grupos de interés en la toma de decisiones.
I9- Porcentaje de actividades que permiten la participación de las comunidades lo-
cales y minorías en la toma de decisiones y reconocen sus derechos.
I10- Acuerdos establecidos con las comunidades.
I11- Se estimula a los funcionarios invirtiendo en el desarrollo de nuevas habilida-
des.
Criterio 5. Construcción de paz
I1- Medidas de creación de confianza.
I2- Iniciativas de paz.
I3- Iniciativas de reconciliación.
I4- Apoyo a iniciativas comunitarias de paz.
Principio 2. Reconocimiento de los valores socioculturales
Criterio 1. Derechos y responsabilidades de tenencia y uso
I1- Superficie del área destinada para subsistencia de la población.
PILAR SOCIAL I2- Reconocimiento de los derechos territoriales de las comunidades étnicas y cam-
pesinas.
I3- Estrategias de acción en el área social.
I4- Respeto de los valores culturales y costumbres tradicionales.

110
EXPERIENCIAS VISITADAS
Necoclí Zambrano Carare Caquetá Cauca Pensilvania
Principio 1. Gobernabilidad
Criterio 1. Marco jurídico - político
           
           
Criterio 2. Capacidad institucional
           
           
Criterio 3. Derechos de las comunidades étnicas y campesinas
NA NA NA NA   NA

Criterio 4. Interacciones entre los grupos de interés y derechos de los trabajadores

           
           
           
           
           
           
           
           

    NA NA    

           

           

Criterio 5. Construcción de paz


           
           
           
           
Principio 2. Reconocimiento de los valores socioculturales
Criterio 1. Derechos y responsabilidades de tenencia y uso
      NA    

NA          

           
           

111
Principio 3. Mantenimiento y conservación de los servicios ambientales
Criterio 1. Seguridad de los recursos y ecosistemas forestales
I1- Extensión total del territorio que incluya bosque natural, plantaciones forestales
y unidades de manejo forestal (UMF).
I2- Extensión del área destinada a actividades no forestales permanentes.
I3- Estrategias para el control de incendios, cambio de uso del suelo, y explotación
y comercialización ilegal de madera.
Criterio 2. Conservación y manejo del suelo, el agua y la biodiversidad
I1- Cantidad de cuerpos de agua asociados a las plantaciones.
I2- Medidas para protección de cuencas hidrográficas y conservación de suelos.
I3- Establecer y aplicar medidas pera evitar la compactación y erosión del suelo du-
rante las operaciones de extracción y el establecimiento de vías forestales.
I4- Establecer la preservación de la biodiversidad con medidas adecuadas de mane-
jo de plantaciones forestales comerciales
Principio 4. Mantenimiento del estado sanitario y productividad de los
bosques
Criterio 1. Afectación de los ecosistemas forestales
I1- Nivel de intervención antrópica que genere cambios de uso del suelo permanen-
te y migratorio.
PILAR AMBIENTAL
I2- Superficie de terrenos forestales sujetos a niveles de contaminación.
I3- Medidas para el manejo de residuos y desperdicios.
I4- Número de incendios forestales.
I5- Prácticas de aprovechamiento inadecuado y explotación ilegal.
I6- Medidas sobre el uso de agroquímicos y el control de incendios.
I7- Estimación de los daños causados por fenómenos naturales.
I8- Aproximación de los daños causados por agentes fitosanitarios.
I9- Medidas de prevención fitosanitarias.
I10- Uso del control biológico.
I11- Evitar y reducir el uso de pesticidas tóxicos o que se mantienen biológicamente
activos.
Criterio 2. Compromiso de la gestión ambiental
I1- La empresa posee políticas, programas y procesos específicos de gestión am-
biental.
I2- Educación y creación de conciencia ambiental.
I3- Gerencia del impacto sobre el medio ambiente y del ciclo de vida de productos
y servicios.
I4- Procedimientos para auditar los aspectos ambientales
Principio 5. Reconocimiento de la importancia estratégica
de los beneficios económicos de las plantaciones forestales comerciales
Criterio 1. Beneficios del recurso forestal
PILAR I1- Cantidad de población que depende del recurso para su subsistencia.
ECONÓMICO
I2- Nivel de vida de las comunidades.
I3- Cantidad de empleos generados directos e indirectos.
I4- Nivel de ingresos.

112
Principio 3. Mantenimiento y conservación de los servicios ambientales
Criterio 1. Seguridad de los Recursos y Ecosistemas Forestales

    NA NA    

           

           

Criterio 2. Conservación y manejo del suelo, el agua y la biodiversidad


      NA NA  
           

NA     NA    

           

Principio 4. Mantenimiento del estado sanitario y productividad de los bosques

Criterio 1. Afectación de los ecosistemas forestales

           

NA       NA  
           
NA       NA  
NA          
           
NA       NA  
NA          
           
           

           

Criterio 2. Compromiso de la gestión ambiental

           

           

NA          

           
Principio 5. Reconocimiento de la importancia estratégica
de los beneficios económicos de las plantaciones forestales comerciales
Criterio 1. Beneficios del recurso forestal
           
           
           
           

113
Criterio 2. Producción forestal sostenible
I1- Existencia de superficie de plantaciones económicamente sostenibles.
I2- Grado de eficiencia y competitividad de los sistemas de producción y transfor-
mación forestal empleados.
I3- Nivel de diversificación de la producción que contribuya con la economía local.
I4- Cantidad anual de productos maderables y no maderables por hectárea.
I5- Grado de reciclaje de productos forestales.
I6- Porcentaje de desperdicio en el aprovechamiento y transformación.
I7- Distribución equitativa de costos y beneficios.
Criterio 3. Ciencia y tecnología
I1- Cantidad y calidad de tecnología utilizada en los sistemas de producción.
I2- Nivel de utilización de tecnologías tradicionales.
I3- Grado de transferencia de tecnología.
I4- Programas educativos e investigativos sobre reforestación comercial.
I5- Facilidad en el acceso a tecnología e información.
I6- Utilización de tecnologías ambientales, nuevas y mejoradas.
Principio 6. Fomento de la inversión
Criterio 1. Inversión y crecimiento económico
I1- Nivel de contribución de la empresa a la inversión social.
PILAR
I2- Estimación de la inversión anual del sector privado que contribuya con el manejo
ECONÓMICO
forestal, la investigación y el desarrollo humano.
(continúa)
I3- Incentivos económicos.
I4- Valor agregado de la producción.
I5- Tasa de crecimiento de las actividades forestales.
I6- Tasa de retorno de las inversiones.
Principio 7. Papel de la empresa forestal en el desarrollo de la economía
regional
Criterio 1. Estudios de factibilidad
I1- Extensión del área de manejo forestal que haya sido censada para determinar la
cantidad de productos forestales que se puedan extraer.
I2- Cantidad de madera y productos forestales no maderables representativos ex-
traídos del bosque o plantación.
Criterio 2. Planificación estratégica
I1- Formulación, seguimiento y evaluación de Planes de Manejo y Aprovechamiento
Forestal.
I2- Extensión del área de los cuarteles de corta establecidos en el Plan de Aprove-
chamiento Forestal.
Criterio 3. Planificación operativa
I1- Operación silvícola empleada.
I2- Nivel de la capacidad operativa de las empresas.
I3- Grado de especialización en las labores de la empresa.

LEYENDA SOBRE EL CRITERIO

114
Criterio 2. Producción forestal sostenible
           

NA          

NA          
NA NA     NA  
NA          
NA          
           
Criterio 3. Ciencia y tecnología
           
           
           
           
           
           
Principio 6. Fomento de la inversión
Criterio 1. Inversión y crecimiento económico
           

           

NA          
NA          
           
NA          

Principio 7. Papel de la empresa forestal en el desarrollo de la economía regional

Criterio 1. Estudios de factibilidad

NA          

NA          

Criterio 2. Planificación estratégica

      NA    

NA          

Criterio 3. Planificación operativa


           
           
           

Se cumple insa-
  Se cumple     No se cumple
tisfactoriamente
NA El INDICADOR NO APLICA O NO SE OBTUVO INFORMACIÓN

115