Anda di halaman 1dari 6

TÍTULOS DE CRÉDITO

Títulos de Crédito son documentos que llevan incorporado un derecho


literal y autónomo que se puede ejercer por el portador legítimo contra el
deudor a la fecha de su vencimiento. Los elementos del Título de Crédito
son esencialmente dos: El documento mismo en cuanto soporte material
(bien mueble); y la relación obligacional en él representada que constituye
su contenido económico. Ambos dan origen al Título de Crédito.

Al respecto, deben señalarse antes algunos conceptos importantes:

Endoso: según la Ley de Letra de Cambio y Pagaré, éste es “el escrito por
el cual el tenedor legítimo transfiere el dominio de la letra, la entrega en
cobro o la constituye en prenda”. Es, en términos concretos, un escrito
puesto al dorso de la letra de cambio y demás documentos a la orden. Con
el endoso se consigue: transferir el dominio del título, en segundo lugar,
entregarlo en cobro y, finalmente, constituirlo en prenda. Para ello, debe
cumplir con tres exigencias: debe ser un acto escrito, debe contener la firma
del endosante y debe literalizarse al dorso del documento. Como acto
jurídico se caracteriza por las siguientes razones: es accesorio, es decir,
está supeditado a la existencia de la letra de cambio o de cualquier otro
título de crédito a la orden (no existe por sí sólo); es solemne, puesto que se
trata de un acto jurídico que lleva la firma o impresión digital del endosante,
al dorso del documento; no es condicionado, porque su existencia no puede
sujetarse a condición, por ejemplo, el endosante puede exonerarse de la
garantía de aceptación o de pago; y es “total”, puesto que el endoso parcial
no produce efecto alguno.

Protesto: es un acto solemne por medio del cual se deja constancia de la


falta de aceptación, de la falta de fecha de aceptación o de la falta de pago
de una letra de cambio.

Letra de Cambio

La letra de cambio es un título de crédito o documento que contiene


una orden dada por el librador al librado, para que éste pague una cantidad
determinada o determinable de dinero, a la persona señalada en el
documento o a su orden, en la época o fecha convenida o a su
presentación.
En la emisión y circulación de una letra de cambio intervienen las
siguientes personas:
1. Librador o girador: aquel que pone en circulación una letra de
cambio, dando la orden para que se efectúe el pago.
2. Librado: aquel a quien se da la orden de pago, la cual puede o no
aceptar. En caso de que acepte, quedará obligado a efectuarlo,
pasando a denominarse “aceptante”.
3. Portador o beneficiario: el titular del crédito representado por la
letra, quien deberá presentarla para su aceptación y cobro en los
plazos que correspondan. Deberá, además, protestarla si no es
aceptada o pagada.
Eventualmente también pueden intervenir en la circulación de la letra las
siguientes personas:
1. Endosante: aquel que endosa una letra.
2. Endosatario: aquel en cuyo favor se endosa la letra.
3. Avalista: Persona que garantiza el pago de la letra.

Según el artículo 1° de la Ley 18.092, sobre Letras de Cambio y


Pagaré, la Letra debe contener: La indicación de ser letra de cambio; el
lugar y fecha de su emisión, no obstante, si la letra no indicare el lugar de la
emisión, se considerará girada en el domicilio del librador; la orden, no
sujeta a condición, de pagar una cantidad determinada o determinable de
dinero; el nombre y apellido de la persona a que debe hacerse el pago; el
nombre, apellido y domicilio del librado; el lugar y la época del pago, y si no
contuviere la fecha de su vencimiento, se considerará pagadera a la vista; y
la firma del librador.
Los actos relacionados con la Letra de Cambio son:
Libramiento o giro: Consiste en una orden de pago de una suma
determinada o determinable de dineros, dada por el librador. Es el acto
mediante el cual se pone en circulación la letra de cambio. El librador
garantiza al beneficiario la aceptación y el pago de la letra. Por tanto, el
portador o beneficiario puede dirigirse contra él en caso de que el librado no
acepte la letra o no la pague el obligado, sea el aceptante o endosante.
Aceptación: Es el acto escrito del librado expresado mediante la palabra
“acepto” o “aceptada” u otras equivalentes, seguida de su firma, puestas
ambas en el anverso de la letra, en que manifiesta su voluntad de aceptar
la orden de pago dada por el librador, con lo cual se transforma en el
principal obligado al pago. Sin embargo, la sola firma del librado en el
anverso importa aceptación. El librado puede retirar su aceptación,
tachando o borrando su firma antes de restituir la letra, debiendo en tal
caso agregar la expresión “retira mi aceptación” y volver a firmar.
Cumplidos estos requisitos se considerará que la aceptación ha sido
negada.
Endoso: El artículo 17 de la Ley 18.092 define el endoso expresando que “es
el escrito por el cual el tenedor legítimo transfiere el dominio de la letra, la
entrega en cobro o la constituye en prenda”. La letra se endosa estampando
la firma en el dorso del documento o en una hoja de prolongación adherida
a ella. Además, pueden contener otras menciones tales como, lugar del
otorgamiento, fecha, calidad o clase de endoso, nombre del endosatario. El
endoso que no contenga el nombre del endosatario es endoso en blanco,
por lo que el portador puede llenarlo con sus datos, transferir la letra, sin
llenar el endoso, mediante la simple entrega material del título. Hay tres
tipos de endoso:
Traslaticio de dominio: Mediante este endoso el tenedor transfiere el
dominio de la letra y todos los derechos que emanan de ella, por tanto, el
endosatario pasa a ser propietario de ella y, por consiguiente, titular del
derecho personal o crédito consignado en el documento. Si nada se
expresa en el endoso, se entiende haberse efectuado en este carácter. No
se puede endosar en este carácter una letra en la cual el librador ha
estampado la cláusula “no endosable”.
En comisión de cobranza: Esta forma de endoso implica que el
tenedor de la letra la entrega a un tercero, endosatario, para que la cobre.
Debe expresarse esta circunstancia mediante las palabras “valor en cobro”,
“en comisión de cobranza” u otras equivalentes.
En garantía o pignoraticio: El endoso en esta forma significa constituir
en prenda la letra. Debe señalarse a través de una mención expresa, como
por ejemplo “valor en prenda”, “valor en garantía”.
Aval: es el acto escrito y firmado por el cual un endosante o un tercero
garantiza, en todo o en parte, el pago de la obligación que consta en la
letra. El acto puede constar en la misma letra, en una hoja de prolongación
adherida a ella o en un documento separado.
Vencimiento y pago: La letra debe ser pagada a su vencimiento. Este se
determina según la forma en que se haya girado la letra, que puede ser
alguna de las siguientes:
A la vista: la letra girada a la vista es pagadera a su presentación al
librado.
A un plazo de la vista: el plazo señalado en la letra se cuenta desde el
día de su aceptación.
A un plazo de la fecha de giro: El plazo para el vencimiento se cuenta
desde el giro.
A día fijo y determinado: la letra vence en el día prefijado.

Protesto de la letra: la letra puede ser protestada esencialmente por: falta


de aceptación, cuando el librado no acepta la orden de pago; falta de pago;
falta de fecha de aceptación. El artículo 60° de la Ley de Letras de Cambio
establece que el protesto debe efectuarse mediante notaría. Las diligencias
que deben seguirse para este caso son:
Aviso: el funcionario notarial deberá entregar un aviso dirigido al
librado o aceptante, a más tardar el segundo día hábil siguiente al
vencimiento del plazo respectivo, en que lo citará para el día siguiente hábil
que no fuere sábado, a fin de realizar el requerimiento que corresponda (el
pago).
Protesto: es la diligencia en que el notario deja constancia de la no
aceptación, de la falta de fecha de aceptación o de la falta de pago del
documento.
Constancia de protesto: el protesto se estampará en el dorso de la
letra o en una hoja de prolongación de ella y deberá contener: a) La
constancia de haberse entregado el aviso antes indicado y la fecha en que
tal entrega se produjo; b) La relación de que el librado no aceptó la letra en
los términos en que ella fue girada o que no fechó la aceptación o que no
pagó íntegramente, según sea el caso. En el evento de pago parcial deberá
expresar su monto; c) Un resumen de lo que exprese el librado para no
aceptar, no fechar o no pagar la letra, si compareciere a la citación; o la
constancia de que el librado no compareció o nada dijo; d) El número con
que el protesto aparece en el registro de protestos; e) Los impuestos y
derechos cobrados; f) La fecha, hora y lugar del protesto, y g) La firma del
funcionario que haya practicado la diligencia.
Registro del protesto: todo funcionario encargado de efectuar
protestos de letras de cambio, deberá llevar un registro de protestos, en el
cual día a día dejará constancia de los que haya practicado, con el número
correlativo de cada uno.
El portador o beneficiario de la letra protestada podrá recurrir los
tribunales solicitando que se embarguen bienes al deudor, se vendan en
subasta pública y se le pague con el producto de dicha venta.

Pagaré

El pagaré es un título de crédito representativo de dinero. En él se


consigna una cantidad determinada o determinable de dinero que debe
pagarse a su tenedor o beneficiario. Por consiguiente, éste tiene un
derecho personal o crédito, que debe satisfacer el o los obligados al pago.
En la emisión y circulación de este documento intervienen las
siguientes personas:
Librador o girador: aquel que pone en circulación el pagaré. Tiene también
en carácter de beneficiario.
Suscriptor: aquel firma el pagaré, obligándose a pagar la suma en él
representada.
La ley establece las enunciaciones que necesariamente debe
contener el pagaré, las cuales son las: indicación de ser Pagaré; la promesa
no sujeta a condición, de pagar una cantidad determinada o determinable
de dinero, no procediendo el pago en especies; el nombre y apellido del
beneficiario o la persona a cuya orden se ha de efectuar el pago o la
indicación de que es pagadero al portador; lugar y fecha de expedición; la firma del
suscriptor. El documento que no contenga las enunciaciones anteriores no valdrá como pagaré.
También debe enunciar el lugar de pago y el vencimiento (si tuviere).
El pagaré puede ser extendido:
A la vista. En este caso debe pagarse a su presentación.
A un plazo contado desde su fecha. El plazo se cuenta desde su expedición.
A un día fijo y determinado.
El Pagaré es igualmente un documento protestable.

Cheque

El cheque es regulado por la Ley sobre Cuentas Corrientes Bancarias


y Cheques (Ley 20011). Es un título de crédito representativo de dinero, al
igual que la letra de cambio y pagaré.
El cheque es definido como “una orden escrita y girada contra un
Banco para que éste pague, a su presentación, el todo o parte de los fondos
que el librador pueda disponer en cuenta corriente”. El librador o girador es
el titular de la cuenta corriente o su representante y es quien que emite el
cheque. El librado, esto es, aquel a quien se le da la orden de pagar la suma
de dinero consignada en el cheque, es un banco. El portador o beneficiario
es aquel a cuyo nombre o a cuya orden se extiende el cheque.
La ley señala que el cheque es siempre pagadero a vista, agregando
que “cualquiera mención contraria se tendrá por no escrita” (artículo 10). Es
decir, el banco debe pagarlo a su presentación, cualquiera sea la fecha
señalada en él. Lo anterior significa que la ley no protege el denominado
“cheque a fecha”.
El cheque puede ser girado al portador, a la orden y nominativo. Así,
el cheque al portador se transfiere por la simple entrega material, por lo
cual puede ser cobrado por su tenedor. El cheque a la orden es aquél en
que, indicándose la persona del beneficiario, va precedida de la cláusula “a
la orden”, y han sido borradas o tachadas las palabras “al portador”,
quedando sólo la fórmula “páguese a la orden de”; es transferible vía
endoso. El cheque nominativo sólo puede ser pagado a la persona a nombre
de quien esté extendido; para girar este tipo de cheques deben borrarse las
expresiones “a la orden” y “al portador”, quedando sólo la fórmula
“páguese a”; por consiguiente, sólo puede ser endosado a un banco en
comisión de cobranza, para lo cual deberá ser agregada la fórmula “para
mí”, agregadas por el librador.
Los cheques son cruzados cuando se busca que puedan ser cobrados
mediante su depósito en la cuenta corriente o cuenta de ahorro del
beneficiario. Existe el cheque “cruzado en general”, que es aquél que en su
anverso tiene dos líneas paralelas y transversales, y el “cheque cruzado en
especial”, que es aquél que incluye el nombre de un banco entre las dos
líneas paralelas que indican el cruzamiento. En este caso su presentación
debe hacerse por el banco específicamente señalado. Tanto los cheques
nominativos, como al portador y a la orden pueden ser cruzados. Pero
quienquiera que sea el último tenedor, no puede cobrarlo por sí mismo, sino
que tiene que valerse para ello de algún banco, si el cheque está cruzado en
general, o del banco designado, si está cruzado en especial.
En todo caso, no puede eliminarse la condición de “cruzado” de un
cheque, ya que la Ley de Cuentas Corrientes Bancarias y Cheques prohíbe
expresamente al portador borrar o alterar las líneas transversales e
indicaciones del cheque cruzado.
Ya sea girado al portador, a la orden o como nominativo, el cheque
debe expresar, además: nombre del librado, lugar y fecha, cantidad girada
(en letras y números).
Los cheques sólo podrán protestarse por falta de pago. El protesto se
estampará en el dorso, al tiempo de la negativa de pago, expresándose la
causa, la fecha y la hora. No es necesaria la intervención de ministro de fe.
Es decir, el protesto lo realiza el banco. Los bancos suelen protestar los
cheques por otras causas, como por ejemplo, firma disconforme, pero no
tiene las consecuencias que aquel regulado por la ley.

Tarjetas de Crédito

Se entiende por “tarjeta de crédito”, cualquier documento que le


permita a su titular o usuario, disponiendo de un crédito del emisor, adquirir
bienes o servicios en establecimientos afiliados al correspondiente sistema,
además de otro tipo de beneficios que se le puedan otorgar.
Se le llama “tarjeta” debido a que consiste en un dispositivo de
plástico del tamaño de una tarjeta de visita, que cuenta con una banda
magnética en la que se almacena información con la identificación de su
dueño y otros datos relacionados. Contiene además el logotipo y nombre del
banco o entidad que haya emitido la tarjeta, un número de identificación, el
nombre del titular, la fecha de vencimiento de la misma (expresadas con
mes y año).
Las tarjetas de crédito son intransferibles.
En el mercado nacional operan varios sistemas de tarjetas de crédito
emitidas por bancos o casas comerciales, incluyendo marcas
internacionales (Visa, Mastercard, Diners, American Express, entre otras) y
nacionales (CMR, Presto, entre otras).
Las tarjetas de crédito permiten hacer compras en los comercios que
estén afiliados a la red de pagos de la tarjeta (en forma física o virtual, a
través del teléfono o Internet) y también, es posible sacar dinero desde
cajeros automáticos.
El emisor de la tarjeta tiene la posibilidad de realizar cobros
adicionales al usuario:
Intereses: se aplican cuando el monto utilizado para hacer compras u otras
operaciones, no es pagado completamente en el mismo mes en que se usó
la tarjeta, o se efectuaron compras en cuotas (excepto cuando se trata de
promociones respetando el precio al contado).
Comisiones: son los cobros necesarios para la mantención operativa de las
tarjetas de crédito en sus distintas modalidades de uso, como por ejemplo,
la comisión por mantención / administración y otras comisiones asociadas a
operaciones como avances en efectivos y compras en el exterior. El plan de
comisiones deberá informarse por escrito al menos con dos meses de
anticipación a la fecha en que se aplicará la nueva modalidad de cálculo o
cambio de tarifas.
Cada persona que cuenta con una tarjeta de crédito, tiene una línea
de crédito aprobada por la empresa que haya emitido la tarjeta, que puede
ser un banco u otro tipo de organización (una casa comercial, por ejemplo).
Para hacer una compra con tarjeta de crédito, se debe presentar la tarjeta
en el comercio donde se debe verificar la identidad del dueño de la tarjeta,
a través de la Cédula de identidad o Pasaporte.
Allí deberá firmar un comprobante de compra, conocido también
como “voucher”, en donde se establece el valor total de la compra. Una
copia de éste se le entrega al comprador quien las debe guardar para
compararlas más tarde con el Estado de Cuenta que se le entregará y hacer
los reclamos correspondientes cuando se detecten cobros que no
correspondan.

Vale Vista

Es un título de crédito por el cual una persona natural o jurídica


consigna fondos en un banco para que le sean pagados a la sola
presentación del documento a él mismo o a un tercero. En esta operación
intervienen: el emisor, que sólo es un banco; el tomador, persona que
consigna fondos en un banco para que le sean pagados; y beneficiario o
acreedor, que es el dueño del vale vista o la persona que lo presentará a su
cobro.
No tiene fecha de vencimiento, es pagadero a la vista, pero tiene
plazo de caducidad a contar de su emisión (diez años). El objetivo de la
emisión de este documento, para el emisor, es la prestación de un servicio;
para el tomador, en cambio, es un medio de pago, una forma de evitar el
riesgo del transporte de dinero. El vale vista no es protestable.