Anda di halaman 1dari 1

Discurso del Presidente Ral Alfonsn, 2 de abril de 1984.

Acto central de conmemoracin de la recuperacin de las islas Malvinas, realizado en


la ciudad de Lujn, sede de la baslica cuya virgen es patrona de la Argentina.
Hoy 2 de abril vengo aqu a evocar con ustedes, delante de
este monumento, a nuestros cados en batalla, a esos
valientes argentinos que ofrendaron su vida o que
generosamente la expusieron en esa porcin austral de la
patria. Si bien es cierto que el gobierno que us la fuerza no
reflexion sobre las tremendas y trgicas consecuencias de
su accin, no es menos cierto que el ideal que alent a
nuestros soldados fue, es y ser el ideal de todas las
generaciones de argentinos: la recuperacin definitiva de las
islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur ()
Cuntos ciudadanos de uniforme habrn deseado dejar sus
cuerpos sin vida entre las piedras, la turba y la nieve,
despus de haber peleado con esfuerzo y osada. Pero Dios vio a los virtuosos y de
entre ellos los valientes y los animados, de entre los dolidos y los apesadumbrados
eligi a sus hroes. Eligi a estos que hoy memoramos. Urgidos por el infortunio, sin los
laureles de la victoria, estos muertos que hoy honramos son una leccin viva de
sacrificio en la senda del cumplimiento del deber () Estas trgicas muertes refuerzan
an ms la conviccin que tenemos sobre la justicia de nuestros derechos.