Anda di halaman 1dari 3

El lado oculto de la tauromaquia

Fecha Viernes, 20 agosto a las 09:09:29


Tema Opinión

Opinión

Michael A. Galascio Sánchez (*)

• “La victoria sobre la bestia sensual y feroz, es la proyección visible de una


victoria interior. Por lo tanto, la corrida es el símbolo pintoresco y agonístico de la
superioridad del espíritu sobre la materia, de la inteligencia sobre el instinto, del
héroe sonriente sobre el monstruo espumajeante o si prefiere, del Sabio Ulises
sobre el cruel Cíclope.”

En los últimos años, se ha generado una gran polémica con respecto a


las corridas de toros. Las más recientes han sido por lo menos
intensas. Sin embargo, esta fiesta nacional representa una antigua
tradición, seña de identidad de un país versus lo que muchos
consideran una terrible crueldad en contra de los animales mientras
se desarrolla ese juego sangriento. No obstante, aunque repudio la
brutalidad en contra de cualquier ser vivo, pretendo enfocar la
Michael A. Galascio tauromaquia desde otra perspectiva.
Sánchez

Hace mucho tiempo leí un fragmento de un texto de Papini llamado “Coloquio con
García Lorca o de las corridas de toros” en donde Lorca explicaba al italiano “la belleza
heroica, pagana, popular y mística que hay en la lucha entre el hombre y el toro.” Claro,
que el relato es producto de la prodigiosa imaginación del escritor italiano y su deseo
intenso por abordar las cuestiones políticas, morales, sociales, psicológicas, teológicas y
esotéricas, en ocasiones abiertamente expuestas y en otras, magistralmente disimuladas.

En ese relato corto, Papini intenta desvelar el contenido profundo, sublime, y


sobrehumano, del sacrificio taurino. Según él, Lorca decía que “la corrida en sí, a pesar
de sus acompañamientos acrobáticos y espectaculares, es en realidad un misterio
religioso, un rito sacro. Con sus acompañantes o acólitos, el torero es una especie de
sacerdote de los tiempos precristianos, pero al que el Cristianismo no puede condenar”.

En esta línea, la pregunta es ¿qué es lo que representa el toro en la consciencia de los


hombres? “Es la energía primitiva y salvaje, y al mismo tiempo la ultrapotencia
fecundadora. Es el bruto con toda su potencia oscura; el macho con toda su fuerza
sexual. Pero el hombre, si quiere ser verdaderamente hombre, debe disciplinar y
conducir la fuerza con la inteligencia, debe ennoblecer y sublimar el sexo con el amor.
Le corresponde matar en sí mismo la animalidad primigenia, vencer el porcentaje de
bruto que hay en él. Su antagonista más evidente en su voluntad de purificación, es el
toro. El hombre debe matar los elementos taurinos que hay en él: la adoración de la
fuerza muscular agresiva y de la fuerza erótica, igualmente agresiva.”
En este sentido, “la corrida es la representación pública y solemne de esa victoria de la
virtud humana sobre el instinto bestial.” “El torero, con su inteligencia pronta y
despierta, con ligereza de los movimientos rápidos y elegantes del cuerpo, supera, vence
y da por tierra con la masa membruda, ciega y violenta del toro.”

“La victoria sobre la bestia sensual y feroz, es la proyección visible de una victoria
interior. Por lo tanto, la corrida es el símbolo pintoresco y agonístico de la superioridad
del espíritu sobre la materia, de la inteligencia sobre el instinto, del héroe sonriente
sobre el monstruo espumajeante o si prefiere, del Sabio Ulises sobre el cruel Cíclope.”

Por este motivo, en ese Templo (La Plaza de Toros) el torero es el ministro cruento en
una ceremonia de fondo espiritual, su espada no es otra cosa que el descendiente
supérsite del cuchillo sacrifical que utilizaban los antiguos sacerdotes. Y así como
también el Cristianismo enseña a los hombres a liberarse de las sobrevivencias bestiales
que hay en nosotros, nada hay de extraño que un pueblo católico concurra a éste juego
sacro, aun cuando no comprenda con claridad la íntima significación espiritual del
mismo. En este pequeño relato, Papini recuerda también que el rito inicial del antiguo
culto de Mitra, aquella religión que en un cierto momento amenazó el triunfo del
Cristianismo, consistía en el sacrificio del toro: el taurobolio. Si los humanitarios y
puritanos fueran capaces de profundizar el verdadero secreto de la tauromaquia,
juzgarían de una manera muy diferente las corridas.

Según el autor, después de esa breve disertación su amigo español y García Lorca se
despidieron con un abrazo. El italiano reconoció que la ingeniosa y paradojal teoría era
merecedora de una atenta reflexión.

Puesta sobre la mesa esta interesante teoría fruto de la visión muy particular de Papini,
he de reconocer que aunque cualquier profano intente acceder al conocimiento velado
de la tauromaquia, únicamente a través de la lectura, jamás obtendrá auténtico
conocimiento de esa tradición al igual que sucede con muchas otras para las cuales
algunos autores avispados hacen compilaciones de verano, que venden como el secreto
último de las mismas.

En ésta línea, para que cobre realmente vida, el ritual debe experimentarse. En la
tradición ritual viva, tienen lugar además prácticas orales, instrucciones y “secretos” que
sólo son transmitidos por los funcionarios sacerdotales en la ceremonia y lugar
destinado para el mismo, el templo (La Plaza de Toros)

La iniciación del neófito, la revelación de los Misterios, requiere de un proceso


ritualizado muy complejo, de todo un ritual a llevar a cabo en presencia de un maestro.
Si observamos la corrida de toros desde otro ángulo, además de un arte, hay una especie
de simbolismo y magia que opera, que no está accesible a todos los fieles aficionados,
visitantes o curiosos de mundo taurino. Pues en el toreo, el secreto del arte tiene un
fundamento cultural y proporciona a la comunidad un baluarte de fuerza comunal
interior contra las incursiones de los forasteros, cuya influencia puede llegar a debilitar
y hasta destruir la cohesión, de ese sentido ritual.

En esta vía, el toreo significa algo más que un arte o un juego sangriento. Es un ritual
que contiene una trascendencia profunda y a la vez, es seña de identidad de un pueblo
que una y otra vez, muestra a sus miembros lo más profundo de su esencia repitiendo el
ritual.

No obstante, no se puede esperar que la mayoría comprenda esto. De hecho, hay quien
lleva años asistiendo y no lo ha visto. Por otro lado, quizás es hasta mejor, pues como
dice en el texto de la ópera Lohengrin de Wagner: “Y su poder es sagrado mientras siga
siendo desconocido para todos”.

(*) Licenciado en Ciencias Políticas, doctorando en Psicología de la Salud y Clínica