Anda di halaman 1dari 14

PROGRAMA NACIONAL DE FORMACIÓN Y CAPACITACIÓN

CURSO DE ACTUALIZACIÓN PARA PROFESORES ASESORES EN


EL PROCESO DE INSERCIÓN DE DOCENTES EN LA CARRERA
PÚBLICA MAGISTERIAL

MÓDULO:
MÓDULO:
LIDERAZGO Y HABILIDADES SOCIALES

SESION Nº 15
Habilidades Interpersonales:
Asertividad y empatía

APRENDIZAJE ESPERADO
- Reconocer las conductas asertivas y como
éstas influyen en la convivencia pacífica.

ESPECIALISTAS:
Dra. Edith Loreley Vásquez Correa
Mg. Carlos Oswaldo Valeriano Baquedano
Mg. Julio Wagner Izquierdo Céliz
Mg. Gilmer Aguilar Díaz

Agosto 2010

1
LA ASERTIVIDAD

1. ¿QUÉ ES LA ASERTIVIDAD?

La Asertividad se define como: "la habilidad de expresar nuestros deseos de una


manera amable, franca, abierta, directa y adecuada, logrando decir lo que
queremos sin atentar contra los demás. Negociando con ellos su cumplimiento".

Hay quien considera que asertividad y habilidades sociales son términos


sinónimos. Sin embargo, la asertividad es solo una parte de las habilidades
sociales, aquella que reúne las conductas y pensamientos que nos permiten
defender los derechos de cada uno sin agredir ni ser agredido.

Ejemplo: Usted se sienta en un restaurante a cenar. Cuando el camarero le trae lo


que ha pedido, se da cuenta de que la copa está sucia, con marcas de pintura de
labios de otra persona. Usted podría:

a) No decir nada y usar la copa sucia aunque a disgusto.


b) Armar un gran escándalo en el local y decir al camarero que nunca volverá a ir a
ese establecimiento.
c) Llamar al camarero y pedirle que por favor le cambie la copa.

Este ejemplo ilustra los tres puntos principales del continuo de asertividad:

Estilo pasivo Estilo asertivo Estilo agresivo

Ni a) ni b) sean conductas apropiadas en esa situación si lo que pretendemos es


reducir nuestro estrés.

Estas formas de comportarnos nos hace a veces ineficaces para la vida social,
generándonos malestar. Sin embargo, como cualquier otra conducta, es algo que
se puede ir aprendiendo con la práctica.

Una de las razones por la cual la gente es poco asertiva, es debido a que piensan
que no tienen derecho a sus creencias, derechos u opiniones.
opin

Expongamos aquí una serie de ideas falsas y el derecho de la persona que es


violado:

* No hay que interrumpir nunca a la gente. Interrumpir es de mala educación.


- Usted tiene derecho a interrumpir a su interlocutor para pedir una explicación.
explicació

* Los problemas de uno no le interesan a nadie más y no hay que hacerles perder
el tiempo escuchándolos.
- Usted tiene derecho a pedir ayuda o apoyo emocional.

* Cuando alguien tiene un problema hay que ayudarle.


- Usted tiene el derecho de decidir cuándo prestar ayuda a los demás y cuando
no.

2
Los casos en los cuales no es aconsejable defender nuestros derechos en ese
preciso momento son aquellos en los cuales corremos peligro de agresión física o
violemos la legalidad (ej. los "pandilleros" que nos insultan por la calle). Recuerde:
para todo hay un momento, y saber encontrar el momento adecuado para decir las
cosas es también una habilidad.

Hay muchas técnicas para ser asertivos. Una de las técnicas que mejor funcionan
es desarmar antes al otro con un cumplido o un reconocimiento de su labor, de su
persona o de su tarea, para después pasar a expresar lo que necesitamos.

Vamos a ver un ejemplo ilustrativo de lo que queremos decir:

- Mujer: "Paco, ¿podrías ir a recoger a los niños al colegio?, tengo aun que
preparar la lección para mañana y creo no me dará tiempo."
- Marido: "Los siento María, pero acabo de volver del trabajo y estoy muy cansado,
ve tu."
- Mujer: "Se que estás muy cansado, normal porque te esfuerzas mucho en tu
trabajo. Tu jefe debería de darse cuenta de eso y no cargarte con tantas tareas.
Pero te pido el favor de que recojas los niños, ya que tengo que hacer este
trabajo para mañana. Luego podremos descansar."

En este último ejemplo se defienden los propios derechos (derecho a pedir ayuda y
a expresar las opiniones) sin vulnerar los derechos del otro, puesto que no hay
ningún tipo de orden, menosprecio o agresividad hacia la otra persona. Ser
asertivo es expresar nuestros puntos de vista respetando el de los demás.

RECUERDE: Ser asertivo no significa querer


llevar siempre la razón, sino expresar
nuestras opiniones y puntos de vista, sean
estos correctos o no. Todos tenemos también
derecho a EQUIVOCARNOS.

2. ESTILOS O FORMAS DE RELACIONARSE:


Existen tres formas de relacionarnos con los demás:
- El estilo pasivo o no asertivo.
- El estilo agresivo.
- El estilo asertivo.

Características de la no asertividad, de la agresividad y de la asertividad.


Por supuesto, nadie es puramente agresivo, ni pasivo, ni siquiera asertivo. Las
personas tenemos tendencias hacia alguna de estas conductas, más o menos
acentuadas, pero no existen los tipos “puros”. Por lo mismo podemos exhibir
algunas de las conductas descritas en ciertas situaciones que nos causan
dificultades, mientras que en otras podemos reaccionar de forma completamente
diferente. Depende de la problemática de cada uno y de la importancia que tenga
ésta para la persona.

3
Así para delimitar las características que presenta cada estilo de conducta
(pasiva, agresiva y asertiva) describiremos como funciona en cada caso los tres
patrones de conducta:

- Comportamiento externo
- Patrones de pensamiento
- Sentimientos y emociones

La persona pasiva.
Si estamos muy pendientes de no herir a nadie en ninguna
circunstancia, acabaremos lastimándonos a nosotros mismos y
a los demás. (P. Jakubowski)

La persona pasiva no defiende los derechos e intereses


personales. Respeta a los demás pero no a sí mismo.

Comportamiento externo:
- Volumen de voz bajo, habla poco fluida, bloqueos, tartamudeos, vacilaciones,
silencios, muletillas (esto… ¿no?).
- Huída del contacto ocular, mirada baja, cara tensa, dientes apretados o labios
temblorosos, manos nerviosas, onicofagia, postura tensa, incómoda.
- Inseguridad para saber qué hacer y decir.
- Frecuentes quejas a terceros (“X no me comprende”, “Y es un egoísta y se
aprovecha de mí…”)

Patrones de pensamiento:
- Consideran que así evitan molestar u ofender a los demás. Son personas
“sacrificadas”
- “Lo que yo sienta, piense o desee no importa. Importa lo que tú sientas,
pienses o desees”.
- “Es necesario ser querido y apreciado por todo el mundo”.
- Constante sensación de ser incomprendido, manipulado, no tenido en cuenta.

Sentimientos/ emociones:
- Impotencia, mucha energía mental, poca externa, frecuentes sentimientos de
culpabilidad, baja autoestima, deshonestidad emocional (pueden sentirse
agresivos, hostiles, etc. pero no lo manifiestan y a veces no lo reconocen ni
ante sí mismos), ansiedad, frustración.

Este tipo de conductas tiene unas lógicas repercusiones en las personas que
les rodean, el ambiente en el que se suelen mover, etc. Estas son las
principales consecuencias que, a la larga tiene la conducta pasiva en la
persona que la realiza:

- Pérdida de autoestima, perdida del aprecio de las demás personas (a veces),


falta de respeto de los demás.
La persona pasiva hace sentirse a los demás culpables o superiores: depende
de cómo sea el otro, tendrá la constante sensación de estar en deuda con la

4
persona pasiva (“es que es tan buena…”), o se sentirá superior a ella y con
capacidad de “aprovecharse” de su bondad”.

Las personas pasivas presentan a veces problemas somáticos (es una forma
de manifestar las grandes tensiones que sufren por no exteriorizar su opinión ni
sus preferencias).
Otras veces, estas personas tienen repentinos estallidos desmesurados de
agresividad. Estos estallidos suelen ser bastante incontrolados, ya que son
fruto de una acumulación de tensiones y hostilidad y no son manifestados con
habilidad social.

La persona agresiva

Defiende en exceso los derechos e intereses personales, sin


tener en cuenta los de los demás: a veces, no los tiene
realmente en cuenta, otras, carece de habilidades para afrontar
ciertas situaciones.

Comportamiento externo:

- Volumen de voz elevado, a veces: habla poco fluida por ser


demasiado precipitada, habla tajante, interrupciones, utilización
de insultos y amenazas.
- Contacto ocular retador, cara tensa, manos tensas, postura que invade el
espacio del otro.
- Tendencia al contraataque.

Patrones de pensamiento:
- “Ahora sólo yo importo. Lo que tú pienses o sientas no me interesa”
- Piensan que si no se comportando esta forma, son excesivamente vulnerables.
- Lo sitúan todo en términos de ganar – perder.
- Pueden darse las creencias: “hay gente mala que merece ser castigada” y/o es
horrible que las cosas no salgan como a mí me gustaría que saliesen”.

Emociones/sentimientos:
- Ansiedad creciente.
- Soledad, sensación de incomprensión, culpa, frustración.
- Baja autoestima (si no, no se defenderían tanto).
- Sensación de falta de control.
- Enfado cada vez más constante y que se extiende a cada vez más personas y
situaciones.
- Honestidad emocional: expresan lo que sienten y “no engañan a nadie”.

Como en el caso de las personas no asertivas o pasivas, los agresivos sufren


una serie de consecuencias de su forma de comportarse:

5
- Generalmente rechazo o huída por parte de los demás.

No todas las personas agresivas lo son realmente en su interior: la conducta


agresiva y desafiante es muchas veces una defensa por sentirse
excesivamente vulnerables ante los “ataques” de los demás o bien es una falta
de habilidad para afrontar situaciones tensas.

Muy común es también el estilo pasivo – agresivo: la persona callada y no –


asertiva en su comportamiento externo, pero con grandes dosis de
resentimiento en sus pensamientos y creencias. Al no dominar una forma
asertiva o agresiva para expresar estos pensamientos, las personas pasivo –
agresivas utilizan métodos sutiles e indirectos: ironías, sarcasmos, indirectas,
etc. Es decir, intentan que la otra persona se sienta mal sin haber sido ellos,
aparentemente, los culpables.

La persona asertiva

Las personas asertivas conocen sus propios derechos y los defienden,


respetando a los demás, es decir, no van a “ganar” sino a “llegar a un
acuerdo”.

Comportamiento externo:

- Habla fluida, seguridad, ni bloqueos ni muletillas, contacto ocular


directo, pero no desafiante, relajación corporal, comodidad postural.
- Expresión de sentimientos tanto positivos como negativos, defensa sin
agresión, honestidad, capacidad de hablar de propios gustos e
intereses, capacidad de discrepar abiertamente, capacidad de pedir
aclaraciones, decir “no”, saber aceptar errores.

Patrones de pensamiento:

- Conocen y creen en unos derechos para sí y para los demás.


- Sus convicciones son en su mayoría “racionales”.

Sentimientos/emociones:

- Buena autoestima, no se sienten inferiores ni superiores a los demás,


satisfacción en las relaciones, respeto por uno mismo.
- Sensación de control emocional.
También en este caso, la conducta asertiva tendrá unas consecuencias en el
entorno y la conducta de los demás:

- Frenan o desarman a la persona que les ataque.


- Aclaran malos entendidos.
- Los demás se sienten respetados y valorados.

6
3. LOS DERECHOS ASERTIVOS

La asertividad parte de la idea de que todo ser humano tiene ciertos derechos:

1. El derecho a ser tratado con respeto y dignidad.


2. El derecho a tener y expresar los propios sentimientos y opiniones.
3. El derecho a ser escuchado y tomado en serio.
se
4. El derecho a juzgar mis necesidades, estableceréis prioridades y tomar mis
propias decisiones.
5. El derecho a decir “NO” sin sentir culpa.
6. El derecho a pedir lo que quiero, dándome cuenta de que también mi
interlocutor tiene derecho a decir “no”.
7. El derecho
recho a cambiar.
8. El derecho a cometer errores.
9. El derecho a pedir información y ser informado.
10. El derecho a obtener aquello por lo que pagué.
11. El derecho a decidir no ser asertivo.
12. El derecho a ser independiente.
13. El derecho a decidir qué hacer con mis propiedades, cuerpo, tiempo, etc.,
mientras no se violen los derechos de otras personas.
14. El derecho a tener éxito.
15. El derecho a gozar y disfrutar.
16. El derecho a mi descanso, aislamiento, siendo asertivo.
17. El derecho a superarme, aun superando a los demás.

EJEMPLOS DE TIPOS DE COMPORTAMIENTO

Situación 1:

Un amigo acaba llega a cenar, pero una hora más tarde de lo que había dicho. No ha
llamado para avisar que se retrasaría. Estás irritado por la tardanza. Tienes estas
alternativas:

1. CONDUCTA PASIVA. Saludarle como si tal cosa y decirle “Entra la cena está en la
mesa”.
2. CONDUCTA ASERTIVA.
ASERTIVA. He estado esperando durante una hora sin saber lo que
pasaba (hechos).
). Me has puesto nervioso e irritado (sentimientos
(sentimientos), si otra vez te
retrasas avísame (conducta
conducta concreta)) harás la espera más agradable
(consecuencias).
3. CONDUCTA AGRESIVA.
AGRESIVA. Me has puesto muy nervioso llegando tarde. Es la última
vez que te invito.

7
Situación 2:

Un compañero de trabajo te da constantemente su trabajo para que lo hagas. Decides


terminar con esta situación. Puedes crear la situación preguntándole como lleva su
trabajo o esperar a que el la cree cuando te pida otra vez a le ayudes haciéndole algo.
Las alternativas podrían ser:

1. CONDUCTA PASIVA. Estoy bastante ocupado. Pero si no consigues hacerlo, te


puedo ayudar.
2. CONDUCTA AGRESIVA. Olvídalo. Casi no queda tiempo para hacerlo. Me tratas
como a un esclavo. Eres un desconsiderado.
3. CONDUCTA ASERTIVA. Muy frecuentemente me pides que te eche una mano en
el trabajo que te asignan, porque no te da tiempo o porque no sabes hacerlo
(hechos). Estoy cansado de hacer, además de mi trabajo, el tuyo (sentimientos), así
que intenta hacerlo tú mismo (conductas), seguro que así te costará menos la
próxima vez (consecuencias).

4. TÉCNICAS DE ASERTIVIDAD PARA DISCUSIONES.

Técnica del disco rayado

Esta es la técnica más extendida, y la que aparece en todos los


libros que se han escrito al respecto.

Consiste en repetir el propio punto de vista una y otra vez, con


tranquilidad, sin entrar en discusiones ni provocaciones que pueda
hacer la otra persona.

Por ejemplo:
- Tú tienes la culpa de que llegáramos tarde, como siempre.
- (Disco rayado- DR) Tenía que terminar un trabajo y no tenía otro momento.
- Pero es que siempre llegamos tarde a todas partes y estoy harto.
- (DR)- Es verdad, pero en este caso, sabes que no podía hacer el trabajo en
otro momento.
- Pero es siempre por una cosa u otra.
- (DR) ya te dije que esta vez no tuve otro remedio que terminar el trabajo que
tenía pendiente- etc.
Como se ve la técnica del disco rayado no ataca a la otra persona; es más hasta
le da la razón en ciertos aspectos, pero insiste en repetir su argumento una y otra

8
vez hasta que la otra persona queda convencida, por lo menos, se da cuenta de
que no va a lograr nada más con sus ataques.

Técnica del Banco de niebla.

Esta es otra de las técnicas que están más extendidas. También se la llama
“técnica de la claudicación simulada”

Consiste en dar la razón a la persona en lo que se considere puede haber de


cierto en sus críticas, pero negándose, a la vez a entrar en mayores discusiones.
Así se dará un aparente ceder el terreno, sin cederlo realmente, ya que, en le
fondo, se deja claro que no se va a cambiar de postura.

Por ejemplo:

- Tú tienes la culpa de que llegaremos tarde, como siempre.


- (Banco de Niebla)- Si, es posible que tengas razón.
- Claro, como siempre, tienes otras cosas que hacer antes de quedar,
- (B.N)- Pues si, casi siempre tengo otras cosas que hacer antes.
- Pues estoy harto de que por tu culpa siempre lleguemos tarde.
- (B.N)- Ya es verdad, siempre llegamos tarde.
La persona está demostrando que cambiará si lo estima conveniente, pero no
porque el otro se empeñe en ello.
Para esta técnica, es muy importante controlar el tono de voz en la que se emite la
respuesta, ya que si se dice de forma dura y tajante o excesivamente
despreciativa, puede suscitar agresividad en el interlocutor. El tono debe de ser
tranquilo y hasta ligeramente reflexivo, como meditando las palabras que nos dice
el otro. (De hecho, quizás conviene realmente meditar sobre si la persona está
teniendo la razón con su crítica)

Aplazamiento Asertivo.

Esta respuesta es muy útil para personas indecisas y que no tienen una rápida
respuesta a mano o para momentos en que nos sentimos abrumados por la
situación y no nos sentimos capaces de responder con claridad.

Consiste en aplazar la respuesta que vayamos a dar a la persona que nos ha


criticado, hasta que nos sintamos más tranquilos y capaces de responder
correctamente.

Por ejemplo:
- Tú tienes la culpa de que llegáramos tarde, como siempre.
-(Aplazamiento asertivo)- Mira, es un tema muy polémico entre nosotros. Si te
parece, lo dejamos ahora, que tengo trabajo y lo hablamos con calma mañana
¿vale?
Si la persona insistiera, nosotros debemos insistir por nuestra parte, al estilo del
disco roto, en nuestra postura. Si uno no quiere discutir, no hay discusión posible.

9
Técnica del acuerdo asertivo

Esta técnica se parece algo a la del banco de niebla, pero va un poco más allá, ya
que no se queda en ceder terreno sin mayores comentarios, sino que deja claro,
además, de que una cosa es el error cometido y otra, el hecho de ser buena o
mala persona. Es útil en situaciones en las que recomencemos que la otra
persona tiene razón al estar enojado, pero no admitimos la forma de decírnoslo.

Por ejemplo:
- Tú tienes la culpa de que llegamos tarde como siempre
- (Acuerdo asertivo) – tienes razón, llegamos tarde por mi culpa. Pero sabes
que, normalmente, no suelo ser impuntual.
Esta técnica logra “apaciguar” al interlocutor al admitir el error (Si realmente se ha
cometido ¿Porqué no admitirlo?), pero separa claramente el “Hacer” del “Ser”. Si
aplicamos varias veces esta respuesta con otra persona que tiende a generalizar,
podremos evitar el ser etiquetado en el futuro. No hay cosa más difícil que quitar
una etiqueta que alguien nos haya puesto. Esta técnica va encaminada a prevenir
que esto ocurra

Técnica de la pregunta asertiva

Está técnica es muy antigua de hecho responde al dicho de “convertir al enemigo


en aliado” y es muy útil por eso.

Consiste en “Pensar bien” de la persona que nos critica y dar por hecho que su
crítica es bienintencionada (Independientemente de que realmente lo sea). Como
de todo se puede aprender, obligaremos a la persona que nos dé más información
acerca de sus argumentos, apara así tener claro a qué se refiere y en qué quiere
que cambiemos (Luego dependerá de nosotros el que cambiemos de hecho o no).

Por ejemplo:
- Tú tienes la culpa de que llegáramos tarde como siempre.
- (Pregunta asertiva) – ¿Qué es exactamente lo que te molesta de mi forma de
actuar? – o - ¿Cómo sugieres que cambie par que no se vuelva a repetir?-

Si la persona da respuestas vagas, la obligamos, por medio de nuestras


preguntas, a especificar más. Cuando la crítica es malintencionada o está
lanzada al vuelo, sin pensar, la persona pronto se quedará sin argumentos.
Mientras que si está fundada en una reflexión, puede que realmente, con sus
datos, nos ayude a modificar algo de nuestra conducta. En cualquier caso, esta
respuesta rompe los esquemas de nuestro interlocutor, ya que ni nos defendemos
ni respondemos con agresividad a su crítica (y, de momento, tampoco cedemos,
ya que sólo nos limitamos a preguntar).

En cualquier caso, además de aplicar con soltura las diversas técnicas asertivas
para discutir adecuadamente, se hace necesario acordarnos de la recomendación
de R. Lombardi: “Sí (...) sientes la urgencia de crítica a alguien motivado por el
odio o el resentimiento, cierra el pico hasta que tus sentimientos se serenen y te
permitan criticar afirmativamente, si todavía lo consideras oportuno”.

10
LA EMPATIA.

La empatía es considerada hoy por hoy como un fenómeno muy importante por
diversas disciplinas como la psicología. Muchos científicos le han asignado un rol de
mediador cultural, para evaluar las diferentes conductas sociales.

LA EMPATÍA es definida como:

"Una habilidad, propia del ser humano, que nos permite comprender y experimentar el
punto de vista de otras personas o entender algunas de sus estructuras de mundo, sin
adoptar necesariamente esta misma perspectiva".

Para que esta habilidad pueda desarrollarse de la mejor manera se deben tomar en
consideración algunas capacidades del comportamiento tales como:

La calidad de interrelación,
El desarrollo moral,
La agresividad, y
El altruismo (generosidad).
También debemos tener en cuenta:
Las respuestas emocionales,
El bienestar que orientamos hacia las otras personas, y
Algunos sentimientos empáticos (simpatía, compasión y ternura).

La empatía cumple funciones de motivación e información, ya que va dirigida a aliviar


la necesidad de otra persona, permitiendo obtener información acerca de la manera en
la cual se debe valorar el bienestar de los demás.

Esta habilidad empleada con acierto, nos facilitara el progreso de las relaciones entre
dos o más personas, convirtiéndose en algo así como nuestra conciencia social, ya
que situarse en el lugar de la otra persona, ayuda a comprender lo que esta siente en
este momento.

Ser empáticos no significa estar de acuerdo con el otro, ni tampoco implica dejar de
lado nuestras propias decisiones para asumir como nuestras las de los otros.

Podemos estar en completo desacuerdo con alguien, pero debemos tratar de respetar
su posición, debemos aceptar como validas sus propias creencias y motivaciones.

Es de sabios recordar que los malos entendidos solo terminaran cuando las personas
entiendan el punto de vista de los demás. Por ello debemos estar atentos en todo
momento, pues no siempre lo que le funciona a una persona le funciona a otra.

SER EMPÁTICOS:

Cuando una persona es empática:

Se ajusta a las situaciones,


Sabe escuchar, pero mejor aun sabe cuando hablar,
Influencia y regula las emociones del otro,
Escucha con atención y esta dispuesta a discutir los problemas,
Es abierta y flexible a las ideas,
Apoya y ayuda,

11
Es solidaria,
Recuerda los problemas y le da solución,
Propicia el trabajo en equipo,
Alienta la participación y la cooperación,
Orienta y enseña,
No se impone a la fuerza,
Confía en el grupo y en los individuos,
Estimula las decisiones de grupo,
Se comunica abiertamente,
Demuestra capacidad de autocrítica.

Ser empáticos es simplemente ser capaces de entender emocionalmente a las


personas, lo cual es la clave del éxito en las relaciones interpersonales.

Cuando las personas carecen de esta habilidad tienen dificultades para poder
interpretar de manera correcta las emociones de los demás. No saben escuchar,
muchas veces son ineficientes, son sujetos fríos, son personas insensibles. Estos
individuos dañan las emociones de quienes los tratan.

Cuando se presenta una grave carencia de esta habilidad las personas se hacen
incapaces de expresar los propios sentimientos, pudiendo incluso a dejar a percibir
adecuadamente los de los demás

Se convierten en elementos asociales, y lo mas grave aun pueden llegar a convertirse


en psicópatas, individuos desequilibrados que no tienen ninguna consideración por los
sentimientos ajenos y que pueden llegar incluso a manipularlos en propio beneficio.

La empatía debe convertirse en una habilidad crucial para alcanzar la excelencia, pero
como la mayoría de las habilidades, no basta con entender al otro, hay que
demostrarlo, ya que la otra persona percibe que se le comprende cuando:

Física y psicológicamente le prestamos atención a sus mensajes y a sus gestos


corporales (tensión, resistencia y aceptación.

No evadimos los temas importantes que surgen durante nuestra conversación,


manteniendo siempre la cordialidad, demostrándole que estamos dispuestos a
conversar los temas que él considera importantes.

Le hacemos saber de manera afectiva que entendemos su mensaje. Le concedemos


especial atención a sus respuestas.

No lo evaluamos, ni los juzgamos, ni mucho menos lo descalificamos. Lo


comprendemos y nos ponemos siempre en su lugar, evaluando la situación desde su
propia perspectiva.

Si hay algo que a él le resulta interesante y a nosotros no, nos preocuparemos solo en
entender porque él lo siente así.

DIFERENCIAS Y SEMEJANZAS ENTRE ASERTIVIDAD Y EMPATIA.

Tanto la asertividad como la empatía son consideradas habilidades sociales.


Cuando un individuo es asertivo ha de expresar sus opiniones y sentimientos sin
restricciones estén errados o no, permitiendo a la otra persona opinar sobre ellos.

12
Cuando una persona es empática, deja que los demás les expresen sus opiniones y
sentimientos sin restricciones, estén errados o no, ofreciéndole la posibilidad de hablar
sobre ellos.
Cuando eres asertivo defiendes tus convicciones.
Cuando eres empático entiendes las convicciones de otros seres humanos.
En ambos casos se deben respetar las opiniones y convicciones de los demás.

LA ASERTIVIDAD Y LA EMPATÍA COMO HABILIDADES PARA MEJORAR LAS


RELACIONES:

Investigaciones recientes han demostrado que cualquier tipo de relación puede verse
afectada por estas capacidades (familiares, maritales, de trabajo), ya que son
habilidades esenciales en muchos campos, inclusive en actividades laborales, pero
muy especialmente en aquéllas áreas que tienen que ver con el trato directo al público,
(ventas, relaciones públicas, administración, recursos humanos). Sus aplicaciones
pueden ser diversas, y pudiesen ser empleadas con éxito en:

La formación de líderes,
Estudios de necesidades organizacionales,
Estudios de posicionamiento del mercado,
Psicoterapia,
Medicina, entre otros.

Algunos altos ejecutivos creen que el desarrollo de las habilidades sociales no es un


aspecto importante dentro de las funciones que deben desempeñar.

Deben saber que para vender (ideas, productos, servicios) se requiere captar con
mayor precisión los sentimientos de las personas, sin dejar de lado las propias
convicciones.

Si se tiene una comprensión precisa entre las necesidades y sentimientos de los


empleados, los clientes y los de cada quien, se hará mucho más fácil poder identificar
y encontrar la forma de motivación a aplicar.

Esto permitirá conocer qué tan duro se puede trabajar sin tener que llegar al colapso.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

Fernández Gálvez, Juan de Dios & Ramírez Castillo, Mª Aurelia (2002).


Programa de habilidades sociales para mejorar la convivencia.

Goldstein, A.P. y col. (1989). Habilidades sociales y autocontrol en la


adolescencia. Martínez Roca. Barcelona.

Monjas, Mª I. (1996). Programa de enseñanza de habilidades de interacción


social. CEPE. Madrid.

Segura (1997). Apuntes del Curso sobre el programa de Competencia Social,


Icod de los Vinos.

Cantanyer Mayer – Spiess, Olga (1997). La Asertividad: Expresión de una sana


autoestima. 6ta Edición, Bilbao – España: Editorial Desclée De Brouwer.

13
Garcia Perez, Manuel y cols. (1996) Agresividad y retraimiento social
“PROGRAMAS DE HABILIDADES SOCIALES” Madrid: Ediciones ALBOR.

http://www.freelancecolombia.com/articulos/liderazgo-la_asertividad_y_la_empatia.php

14