Anda di halaman 1dari 12

c 

    
 
á 
     
  

Informacion sobre Repretel Costa Rica

Miguel Alejandro Gutiérrez Pizarro

www.costarricense.cr/pagina/REFORMAREPUBLICANA

REPRETEL

REPRESENTACIONES TELEVISIVAS DE COSTA RICA

Empresa que controla la mayoría de los canales de televisión de Costa Rica,


y
hace pocos días compró el Grupo Monumental de radio, lo cual le permite un
dominio amplio de los medios de comunicación de masa. Debe recordarse que el
Grupo Monumental, perteneció al Grupo SAMA, controlado por Oscar Arias
Sánchez.
En palabras del Dr. Oscar Aguilar Bulgarelli, ex Director del SINART (Canal
13), en el 2003, los canales de Repretel generaron ¢20.793 millones, en
pautas publicitarias, representando un 46.15% del mercado.

Pero, hay una pregunta al aire ¿De quién es REPRETEL y a quiénes


representa?
Pues, la figura pública de la empresa en Costa Rica es el Sr. Fernando
Contreras, hermano de la ex Diputada Rina Contreras, del Partido Unidad
Social
Cristiana, pero no se sabe quién es el jefe del Sr. Contreras.

Después de un análisis exhaustivo, que incluyó una investigación en Chile,


México y Costa Rica, se pudo determinar el nombre del oculto personaje. A
continuación la historia:

Desde 1978, rige en Costa Rica determina la "Ley que regula la explotación
de
los medios de difusión y agencias de publicidad", la cual señalaba en su
artículo 2: "que los medios de difusión y agencias de publicidad únicamente
podrían ser explotados por costarricenses o bien por personas naturalizadas
con
no menos de diez años de residencia en el país, después de haber adquirido la
nacionalidad".

Pero, en 1992, la empresa Canada Limited, a través de Carlos José y José


Manuel Gutiérrez presentó un recurso de inconstitucionalidad ante la Sala IV.
Gracias a eso, los magistrados declaran inconstitucional al artículo 2 de la
ley y abren la puerta para la entrada de cualquier clase de extranjeros a los
medios de comunicación nacional. Esto coincidió con la reunión que celebraría
Calderón Fournier con empresarios mexicanos, en especial, con Carlos Hank
González, para la entrada agresiva de capitales a partir de la entrada en
vigencia del TLC entre Costa Rica y México.

Después de la entrada en vigor del TLC, Telecentro Canal 6, entre otras


televisoras pasaron a denominarse REPRETEL. Por arte de magia, esta empresa
compró todo lo que se le puso al frente y nunca se puso en duda la
procedencia
de los recursos. Entre sus compras, estuvo Multivisión de Costa Rica, canal
4,
canal 11, canal 9 Desde entonces, se ha visto un estilo muy particular para
hacer televisión, por parte de esta compañía. Monopolizó la utilización de
programas mexicanos de Televisa y TV Azteca, en especial los de alta
audiencia.
Poco después, usó programas de bajo contenido social, como A Todo Dar y Laura
en América, los cuales representaron altas ventas, pero cero calidad
También,
innovó en una política monopólica, al dejarse la exclusividad de los
mundiales
de fútbol, dejando a Teletica fuera de la jugada

El actuar de esa empresa, me lleva a cuestionar ¿Quién es su dueño? Existe


una larga respuesta, su dueño es:

Remigio Ángel González González

Y ¿Quién es Remigio?

Las características del negocio de Ángel González son todo un misterio,


tanto
como su propia figura. Por algo lo han apodado "el fantasma". De hecho, no
existe una cifra exacta de cuántos canales, señales de radio o negocios
relacionados, posee este empresario mexicano. Los medios de comunicación de
Latinoamérica entregan números aproximados o tajantemente dispares: se han
publicado cifras de 30, 27, 20, e incluso más de 40 estaciones televisivas.

Nació hace 61 años en Monterrey, al norte de México, se describe como un


conservador y se autodenomina "un Robin Hood que paga impuestos". Tiene casas
en Miami, Nueva Orleáns, Ciudad de México y Ciudad de Guatemala. Sobre su
apodo
de "el fantasma" hay dos versiones muy distintas entre sí. La primera, se
basa
sobre el constante rechazo de este empresario a las entrevistas y las
fotografías, tanto así que no hay fotos del empresario (la que les muestro en
cortesía del Diario El Mercurio de Chile). La segunda versión, tiene que ver
más con rumores nunca probados, pero que recorren con fuerza en toda América:
"lo acusan de haber obtenido parte de su fortuna por lavado de dinero, de su
forma de adquirir propiedades sin utilizar su nombre, de sus acusaciones por
monopolio, de influir directamente en el gobierno guatemalteco, hasta de
haber
estado en prisión en 1985 por compras irregulares de materiales televisivos".
El hecho concreto es que él nunca ha salido al paso para
desmentir una a una las acusaciones. Sólo se contabilizan dos entrevistas
para
medios escritos americanos: El Mercurio de Chile, en 2004 por el asunto de la
compra fallida de Canal 13, y en 2003 a Naples Daily News.

En consulta hecha con periodistas de varios países, he encontrado el mismo


patrón de conducta de los empleados de Remigio Ángel González: "sus empleados
cercanos forman un férreo y fiel círculo de hierro, en donde no sale palabra
sobre su jefe". En el caso de Costa Rica, es notorio que los periodistas de
REPRETEL y Fernando Contreras cumplen eso.

En datos duros: González posee cuatro estaciones televisivas (3, 7, 11 y


13)
en Guatemala, en Nicaragua es dueño del canal 10, socio mayoritario del 4 y
participa en la programación del 12. En Perú está presente con ATV y la señal
13 (en disputa), en Paraguay con 9, en Ecuador es propietario de dos
estaciones, en Costa Rica tiene tres señales bajo el nombre de Repretel, en
Chile compró Red TV. Sin embargo, su poder e influencia en los medios de
comunicación latinoamericanos no es un secreto para nadie a estas alturas.

Pero, ésta es su historia.

El seudo empresario comenzó a construir su imperio en Guatemala en 1981,


cuando compró su primer canal, allí también conoció a su esposa (de apellido
Rabbé) y ahí se denuncian las primeras "irregularidades". En 1985 se dice que
aportó toda la inversión publicitaria en televisión al candidato a la
presidencia Vinicio Cerezo por sus lazos de amistad, quien salió elegido y
que
le habría pagado con más frecuencias para radio y televisión. También en Perú
tuvo una pugna por la propiedad de una canal de televisión.

Su historial en Guatemala es negro. En 1988, el Telenoticiero "Siete Días",


de Guatemala, transmitido por Canal 7, fue forzado al cierre. El director de
ese medio, Gonzalo Marroquín Godoy, denunció que recibía fuertes presiones
para
censurar toda información que perjudicara al entonces alcalde Álvaro Arzú.
Marroquín pidió al Congreso de la República la modificación de la Ley de
Radiocomunicaciones para impedir que los extranjeros controlaran los medios
de
comunicación y ofrecer en subasta pública la adquisición de acciones por
parte
de guatemaltecos. La bancada mayoritaria de la Democracia Cristiana rechazó
la
solicitud. En Guatemala, González se convirtió en el hombre fuerte de la
televisión guatemalteca, sin encontrar con mayores obstáculos políticos, a
pesar de que la legislación prohibía a extranjeros la adquisición de medios
de
comunicación. A finales de los años noventa, González controlaba todos los
canales de televisión de cobertura nacional incluyendo los
noticieros. Igualmente se adueñó de 22 frecuencias de radio, entre ellas, la
única radio puramente informativa del país, Radio Sonora.
La forma de operar de González, es mantener buenas relaciones con el
gobierno
de turno. Ordena en los telenoticieros un trato favorable a los candidatos
presidenciales con más posibilidades de ganar y les ofrece condiciones
especiales para la propaganda política, de forma que ninguna campaña
electoral
pueda funcionar sin el apoyo de González. Si el presidente de turno se
mostraba
descontento por la emisión de informaciones perjudiciales para el gobierno,
González se encargaba de suprimir estas informaciones. Este mecanismo se ha
vuelto casi rutinario en algunas redacciones (el caso de noticias REPRETEL es
evidente ).

Durante la campaña presidencial de 1999, González puso todo el poder de


su
monopolio a favor de la candidatura del probable vencedor, Alfonso Portillo,
donando probadamente la mayoría de sus publicidades. En compensación, de
acuerdo con interpretaciones de la prensa local, el cuñado y asesor legal de
González, Luis Rabbé, fue nombrado ministro de comunicaciones e
infraestructura, encargado de la tarea de regular la operación de los canales
de su cuñado. Rabbé fue despedido en junio de 2001, tras que el congreso
probara maniobras corruptas de su parte. A pesar del compromiso del
presidente
Portillo de licitar dos frecuencias de televisión de propiedad del Estado, el
monopolio de González permanece intacto.

En febrero del 2001, la prensa guatemalteca publicó evidencias de la


corrupción del ex Ministro de Comunicaciones y Obras Públicas, Luis Rabbé ,
cuñado de Ángel González, dueño de canales de televisión. Denunció que
"gracias
a este vínculo familiar, llegó sin ningún tipo de experiencia a ser director
de
un noticiero televisivo. En ese mismo año comenzamos a investigar y nos dimos
cuenta que este señor había creado una serie de empresas fantasmas, empresas
de
papel, que las había pagado en efectivo. Las empresas resultaron ser
totalmente
fantasmas, y lo pudimos comprobar cuando fuimos a rastrear las direcciones.
Los
representantes legales no existían. Se pagaron aproximadamente $100 millones
a
estas empresas fantasmas. Fuente: libertad de prensa ). Las acusaciones no
sólo
quedaron ahí. Se menciona que tiene canales de televisión en Venezuela y
Perú;
en donde estuvo involucrado con el régimen de Fujimori y de Montesinos. En
Guatemala, se renuevan las concesiones cada
cierto tiempo y "comprando voluntades políticas este señor ha llegado a
tener
un monopolio de televisión, que realmente ha sido un arma espectacular para
los
gobernantes de turno, para desprestigiar a la prensa".

Así se refieren en la ACNUR, órgano de la ONU sobre González y su


intervención en Guatemala:
Existe una gran concentración de la propiedad de los medios en Guatemala.
El
magnate de medios Remigio Ángel González, de origen mexicano, controla los
medios audiovisuales. A través de empresas pantalla, González es dueño de los
cuatro canales de televisión abierta, lo cual viola las cláusulas
constitucionales que no permiten los monopolios ni la propiedad de medios en
manos de extranjeros. González, quien también posee una de las principales
cadenas radiales, ejerce una enorme influencia sobre los políticos
guatemaltecos. Según versiones de la prensa local, González es tan poderoso
que
los candidatos políticos a menudo buscan asegurar su avalantes de las
elecciones porque saben que él controla todos los canales de televisión y
puede
decidir cuánto espacio recibirán en los medios.

Desde Guatemala, ha construido un imperio que, en promedio, comprendería


más
de 30 estaciones televisivas, sin contar las más de 70 señales de radio,
cines,
restaurantes, acciones en tiendas de departamentos y distribuidoras de
material
envasado. Hoy maneja su señorío comunicacional desde una oficina de un
edifico
en Miami. En ese espacio sólo lo acompañan cinco secretarias que gozan de la
total confianza de González. Nada de grandes construcciones ni burocracias.
Los
ejecutivos de sus canales en el mundo acceden a hablar directamente con él en
cualquier momento del día, tal como lo hace Fernando Contreras desde Costa
Rica.

En una publicación del diario estadounidense, Naples Daily News, fechada en


el 9 de junio de 2002, se estima que el valor neto del patrimonio de González
es de US$350 millones. En ese mismo artículo, "el fantasma" es entrevistado
telefónicamente por el periodista Will Weissert, de la Associated Press,
sobre
sus negocios en Latinoamérica. Allí, el seudo empresario declaró que éste es
sólo el comienzo para su holding y que "dentro de los próximos 10 años
controlaremos tres estaciones más por año". Además, Will Weissert afirma que
el
estilo de González no es interesarse en adquirir la propiedad más grande de
la
región, sino que prefiere comprar canales pequeños, de esta forma un día
llegará a "controlar más estaciones televisivas que cualquiera".

Su forma de operar.

González tiene delineado un estilo único en todo su conglomerado de


canales:
el broadcasting, es decir, la compra y venta de películas. "La proporción
entre
programación propia y envasada varía según el canal. Puede ser de 40 y 60 ó
30
y 70, pero siempre el enfoque central va por el tema de las películas",
afirmó
Marcelo Sandoval. La figura de González es influyente en el mercado de las
comunicaciones gracias a su estrategia de negocios; tiene una relación
directa
con los ejecutivos de los principales estudios de hollywoodenses, visita las
ferias televisivas más importantes del mundo (donde se negocia el material) y
compra importantes paquetes para su conglomerado. Por ende, es el
distribuidor
"estrella" de la región, teniendo la posibilidad de adquirir los estrenos más
taquilleros. ¿El precio? $12 mil millones por título, con una de deuda a 10
años. Pero al venderlos y exhibirlos en sus numerosos canales al mismo tiempo
le hace ahorrar muchos costos. De hecho, Ángel
González no registra ninguna deuda en el sistema bancario.

Luego de adquirir las producciones, entran a la cancha los diferentes


ejecutivos de cada canal. Ellos eligen de esos paquetes lo que mejor se
acomoda
a la idiosincrasia de cada país y, directamente junto a González, delinean la
programación de los estrenos en los horarios prime (alta audiencia). ¿Por
qué?
Por que en ese periodo se concentra el 70% de los auspicios. Por ejemplo en
el
caso de Repretel: VIP Brother.

El peligroso Remigio.

Sin lugar a dudas, el seudo empresario González es un personaje


tremendamente
interesante. Como saben, vivo en México, por lo tanto, he buscado información
sobre él en las Cámaras empresariales de México, con periodistas mexicanos,
con
personas del área empresarial y nadie lo conoce Definitivamente, es un
fantasma. Son de esos millonarios que nadie sabe explicar de dónde obtuvieron
su fortuna. Para mí, es extraño que en México no tuviera ni una tienda de
ropa
y que luego, de la noche a la mañana, aparezca como el gran "empresario".

Para quienes hemos estudiado el narcotráfico en México y América Latina, no


nos sorprende este tipo de "empresarios". Y es que existe una conexión entre
el
narco entre Costa Rica, Guatemala y México. Recuerdo, que el mayor narco
mexicano, opera en éstos tres países y no ha sido capturado porque las
autoridades de los países centroamericanos están ligadas con el narco.
Definitivamente, el Sr. González sabe muy bien como manipular a la sociedad a
través de programas chatarra y pagando la corrupción de los políticos. No
tengo
ninguna duda, de que la clase política costarricense está en su juego y el
patrón de dominio vía empresas pantalla, es todo una táctica del gobierno y
los
defensores del TLC con Estados Unidos.

El monopolio de la verdad es peligroso, y el monopolio de González, ha sido


objeto de críticas de la OEA y de la Sociedad Interamericana de Prensa . Por
lo
tanto, insto a los costarricenses a no confiar en las producciones de
REPRETEL,
ya sean noticiarios, programas, etc. Considero penoso, que nuestros
periodistas, vendan su credibilidad al mejor postor En realidad, a esos, no
se
les puede llamar periodistas

Profundizando un poco más, encontré una conexión interesante. La entrada de


capitales de González, ha estado relacionada con las operaciones de
Televisora
Azteca de México. Por ejemplo, en Costa Rica, en un principio canal 4 era de
TV
Azteca, luego pasó a ser de REPRETEL. En otros países, sucedieron cosas
parecidas, incluso en Chile. Conociendo del tema, tengo la impresión de que
es
una compra ficticia, para dar el espejismo de una supuesta competencia entre
televisoras, cosa que es muy común en México, sobre todo la forma en cómo
Salinas Pliego y González han usado, en el pasado, las señales de sus canales
de televisión para beneficio propio o de sus intereses. En otro aspecto, me
llama la atención que el Sr. González no tenga televisoras en Estados Unidos,
lo cual me parece muy extraño Además, eso de esconderse de la prensa y de
las
cámaras, me llevan a pensar de que es un hombre que opera en las sombras:
"golpea a traición, con matonismos, con corrupción e impunidad".

Las hipótesis son varias. Es posible que Remigio Ángel González González
sea
un prestanombre de alguien más. Y buscando, la forma de operar, de negociar
favores políticos a cambio de campañas publicitarias en TV y otras
características más, encuentro una conexión entre él y Ricardo Salinas Pliego
el dueño de TV Azteca. Debido a que la Comisión de Valores de Estados
Unidos,
encontró culpable a Salinas Pliego de delitos financieros, por sacar 107
millones de dólares de TV Azteca sin pagar impuestos y sin rendir cuentas a
sus
accionistas minoritarios, lo que le costó que su empresa saliera de la Bolsa
de
Nueva York y además unos 10 millones de dólares en multas. Por lo tanto, su
empresa está bien "revisadita" en los Estados Unidos, por la costumbre de
robar
el dinero de sus accionistas y de simular perdidas para evadir impuestos.

En México, el caso debió de haber costado muchos sobornos, ya que, fue


exonerado de todos los cargos, gracias a miles de comerciales y notas a favor
de la pareja presidencial. Y es que esa forma de operar a través de los
canales
de TV, para obtener favores e impunidad, es muy mexicana. La falta de
información en torno al caso hace pensar a más de un analista que el gobierno
del presidente Vicente Fox negoció la acusación con Salinas Pliego a fin de
evitar una confrontación con el empresario de la televisión, uno de los
hombres
más poderosos e influyentes del país y cuya fortuna está valuada en 2,600
millones de dólares, de acuerdo a la revista de negocios estadounidense
Forbes .

La columnista política Denise Dresser describió a Salinas Pliego "como la


versión mexicana de los oligarcas rusos, esos que doblegan al Estado; esos
que
se sienten por encima de la ley y por encima del gobierno que los creo", en
el
Periódico Reforma.
A Ricardo Salinas Pliego se le adjudicó la televisora IMEVISION, hoy TV
Azteca, en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari (1988 1994). Esa
operación
fue criticada porque "hubo una manipulación". La compra de la televisora, en
1993, fue por 669 millones de dólares, de los cuales 29.8 millones de
dólares,
fueron de un "préstamo" de Raúl Salinas de Gortari, investigado en Francia y
México por lavado de dólares, a través de cuentas bancarias en Panamá e Islas
Caimán.

El último caso de uso de los medios de comunicación como arma política, fue
cuando Salinas Pliego en cooperación con Emilio Azcárraga, promovieron la
aprobación en el 2006, de la denominada Ley Televisa en donde se les otorgan
beneficios para mantener un oligopolio en México, marginando la intervención
del Estado y representando una claudicación del compromiso social del poder
político frente a los privilegios del poder mediático .

VISITA REFORMA REPUBLICANA

Miguel Alejandro Gutiérrez Pizarro

www.costarricense.cr/pagina/REFORMAREPUBLICANA

Caso Banqueros en Costa Rica.

A continuación un resumen de diversos artículos que denuncian que Costa


Rica
se ha convertido en el paraíso de banqueros considerados non gratos en
Estados
Unidos, por su relación con estafas a los sistemas bancarios.

La historia comienza cuando Carlos Hank González estuvo por primera vez en
tierras ticas, en la década de los sesenta, mientras se desempeñaba como
Director de Conasupo, cuando fue enviado por el ex presidente mexicano
Gustavo
Díaz Ordaz a asesorar al gobierno costarricense en varios proyectos en
materia
de abasto de alimentos. Desde esos tiempos empezaron sus contactos con los
políticos y funcionarios de ese país centroamericano.

De los políticos costarricenses, el más próximo a Hank González, fue


siempre
el ex presidente Calderón Fournier, a quien sus amigos llaman El Mexicano y
el
que se ufana de ser un fanático de la música ranchera y los chiles. Casado
con
la mexicana Gloria Bejarano. Diversas operaciones comerciales y financieras
del
profesor se realizaron a través del despacho de Calderón, siendo el operador
de
las transacciones el entonces diputado Carlos Vargas Pagán, miembro de la
cúpula del PUSC, cuando fungía como empleado del despacho de Calderón. Pagán,
incluso se desempeñó como ministro de Planificación en el gabinete de
Calderón
y fue nombrado agente residente para la compra de tres fincas en Pital de San
Carlos, denominadas Hacienda Ganadera Cuatro Marías, de 420 hectáreas;
Productora y Comercializadora Agroindustrial La Trinchera, de 315 hectáreas;
e
Inversiones y Procesadora Tropical Inprotsa, de 278 hectáreas (Fuente Ricardo
Alemán, El Universal, México).

Las escrituras de estos negocios fueron protocolarizadas por el notario


Carlos Alberto Zamora Guardia, pariente y socio de Calderón Fournier. Y en
representación de Hank actuó el ex oficial mayor y ex subsecretario de
Agricultura, Ernesto Enríquez Rubio al amparo de la firma Richter
Investments,
constituida y registrada conforme a las leyes del paraíso fiscal de las Islas
Vírgenes. Ernesto Enríquez Rubio, quien fue siempre un servidor público en el
gobierno mexicano, en Costa Rica se hacía pasar como un magnate, quien en el
gobierno de Miguel de la Madrid (1982 1988), fue inhabilitado por actos de
corrupción.

No hay que olvidar, la famosa reunión de Miguel Ángel Rodríguez Echeverría


con Carlos Hank González, en mayo de 1997, acompañado de Rafael Ángel
Calderón
Fournier. El objetivo fue el financiamiento de las elecciones de 1998. En
dicha reunión, los costarricenses, se adhirieron al Grupo Columbus, creado
por
Hank González, para facilitar las relaciones comerciales en Latinoamérica. El
ex Ministro de Relaciones Exteriores, Roberto Rojas López, al momento de
presentarse ante la Comisión Especial sobre Narcotráfico con el propósito de
responder consultas de los diputados acerca de su relación con el empresario
mexicano Carlos Hank González. El ex Canciller se refirió al Grupo
Columbus,
del cual formó parte: "este Grupo reúne a empresarios latinoamericanos, entre
ellos Hank González y el propósito fundamental, es compartir ideas,
experiencias y llevarle el pulso a la situación mundial, específicamente en
aspectos que les interesa, tal como la apertura de mercados y
privatizaciones"

Hank pretendía asegurar sus inversiones costarricenses y garantizar "un


clima
adecuado a las de sus amigos, presentes en la reunión de Santiago
Tianguistenco, invitados a pactar condiciones con el futuro presidente de
Costa
Rica". La reunión ocurrió poco después de que The Washington Post hizo
públicos informes de agencias norteamericanas que ponían bajo sospecha a
Hank,
por lavado de dinero.

En el auge del salinismo (1988 1994), muchos capitales mexicanos buscaron


nuevos horizontes. México se les hacía chico y descubrieron a la República de
Costa Rica como el paraíso. Uno de los pioneros en explorar ese mercado fue
Roberto González Barrera, presidente del Grupo Maseca quien desde hace 30
años
incursionó en los negocios en esa nación centroamericana. Y fue precisamente
durante el salinismo que los poderosos finqueros ticos se quedaron perplejos
cuando un alud de inversiones comenzó a llegar A través del TLC México
Costa Rica, firmado por Carlos Salinas y Rafael Ángel Calderón en 1994.

Las primeras inversiones vinculadas a un grupo de empresas relacionadas con


el profesor Hank González, se dieron con la compra de tierras, la
construcción
de carreteras y la participación en la producción de piña. La compañía
Triturados Basálticos y Derivados, SA de CV (Tribasa), ganó, en asociación
con
dos firmas costarricenses, la concesión para reconstruir la autopista
Bernardo
Soto. Tribasa integraba, junto con las constructoras MECO y Santa Fe, el
consorcio Trimesan de Costa Rica, al cual el Consejo de Seguridad Vial le
adjudicó, el 18 de junio de 1996, la rehabilitación de la autopista Bernardo
Soto, en el tramo comprendido entre el aeropuerto "Juan Santamaría" y el
cruce
a San Ramón de Alajuela; siendo éste el primer contrato que suscribió el
gobierno costarricense bajo la modalidad de Concesión de Obra Pública. En
este
caso, el consorcio operaría por 12 años -prorrogables- dicha vía, cobrando un
peaje cuya tarifa fue fijada en dólares, aunque cobrable en colones
(Fuente: lacrisis.com.mx). Por último, el ex Canciller y quien fuera
embajador
de Costa Rica en México, Gonzalo J. Facio, confirmó que la última inversión
de
Hank en ese país fue en 1998 en el sector ganadero, cuando Miguel Ángel
Rodríguez fungía ya como presidente de Costa Rica.

En otro sentido, paralelamente, a la incursión del capital mexicano en


Costa
Rica, llegaron otros personajes apoyados por el Grupo Columbus. Por ejemplo,
la
revista norteamericana America Economia, que pertenece al grupo Dow Jones,
durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari ubicó en Costa Rica a tres de
los cinco banqueros de América Latina calificados como non gratos. Describo a
continuación uno por uno, que legalizaron su residencia en tierras ticas para
operar en territorio nacional.

El mexicano Carlos Cabal Peniche

Cuando en México se escucha el nombre de Carlos Cabal Peniche,


inevitablemente se asocia a todo el desastre bancario en México, a toda
aquella
serie de operaciones fraudulentas, a toda aquella quiebra de los bancos, que
pagan todos los mexicanos, al IPAB y al FOBAPROA (operó igual que en el caso
del Banco Anglo Costarricense).

El asunto es que Carlos Cabal Peniche que estuvo prófugo de la justicia,


que
estuvo finalmente detenido en Australia, que estuvo encarcelado, que fue
sujeto
a un proceso de extradición y que finalmente fue traído a México, todavía no
supera todos los procesos pendientes, habiendo sus abogados ganando muchos de
ellos.

La Secretaría de Hacienda de México intervino las empresas del Banco Unión,


de Cabal Peniche, encontrando ilícitos de por lo menos 700 millones de
dólares.
Gracias a esto, la fortuna de Carlos Cabal Peniche se valuó en 1100 millones
de
dólares, adquirida en tan sólo seis años.

Los chilenos Mariano Enrique y José Luis López Gómez, que legalizaron su
residencia en tierras ticas. Es imposible olvidar a estos hermanos, quienes
fueron responsables de la quiebra del BANCO ANGLO COSTARRICENSE. La historia
ya
se sabe

El venezolano Ricardo Cisneros.

Ricardo Cisneros resultó involucrado en el más estruendoso escándalo


financiero de la historia de Venezuela: el descalabro del Banco Latino en
1994,
elsegundo en importancia de aquel país. Por eso, una juez venezolana dictó
orden de arresto contra Ricardo, acusándolo de fraude en su calidad de
miembro
de la junta directiva del banco. Según la acusación los directivos del banco
aprobaron créditos a empresas -algunas de su propiedad- por encima de los
límites establecidos y desviaron fondos del banco. Ricardo, quien estaba
fuera
del país cuando se libraron las órdenes de captura, permaneció en el
exterior.
Actualmente, es el segundo en el manejo del emporio familiar de los Cisneros,
que incluyó en algún momento la cadena Univisión, Venevisión, entre otros
(Fuente: caritaspanamá ).

El peruano Carlos Manrique

El llamado Centro Latinoamericano de Asesoramiento Empresarial (CLAE), bajo


la dirección de Carlos Manrique, logró por varios años en el Perú lo que
ningún
banco o financiera podía hacer, pagar 100% de intereses sobre los depósitos.
Para ello estableció con eficacia mecanismos extralegales, de manera de
garantizar el cobro de los préstamos a través de un sistema que llegaba a
utilizar, en algunos casos, hasta la fuerza bruta.

Ante la evidente prosperidad del negocio se llegó a decir que CLAE era un
centro de lavado de dinero proveniente del narcotráfico. Lo cierto es que más
de 150.000 peruanos le confiaron a Manrique su dinero y se le acusa de
estafar
unos 350 millones de dólares.

La habilidad que tenía el banquero informal para lograr el éxito de su


negocio se explica porque pagaba puntualmente los intereses a sus clientes
antiguos, con el dinero que captaba de nuevos ahorristas. Este sistema,
conocido como "la pirámide", sedujo a muchos porque ofrecía ingresos
formidables. Inevitablemente la pirámide alcanzó una etapa en que las nuevas
captaciones resultaban insuficientes para pagar tan altos intereses a los
anteriores ahorristas.

Carlos Manrique realizaba sus actividades sin ninguna fiscalización y este


hecho le permitió manejarse cómodamente para establecer paralelamente una red
empresarial con testaferros que le manejaron el dinero ajeno como si le
perteneciera, haciendo colocaciones en diversos bancos del extranjero. Las
empresas fantasmas creadas por Manrique y sus cómplices aparentaban la misma
solidez económica del empresario y gozaban de la buena imagen de CLAE.

La Superintendencia de Banca y Seguros de Perú se demoró en intervenir


CLAE.
Cuando lo hicieron la gran estafa ya se había consumado y Carlos Manrique se
fugó a Miami, donde recientemente fue apresado por alguaciles de Estados
Unidos
(Fuente: Pedro Cateriano ).

VISITA REFORMA REPUBLICANA

Miguel Alejandro Gutiérrez Pizarro

www.costarricense.cr/pagina/REFORMAREPUBLICANA
›