Anda di halaman 1dari 1

LAS TERMAS ROMANAS

Todas las ciudades romanas tenían varios complejos termales según su importancia y
riqueza. En las termas los ciudadanos no solo realizaban su higiene, sino que también se
relacionaban socialmente y hacían deporte. Los santuarios
también solían disponer de unas termas como parte de sus ritos
y de su terapia. Era lógico por tanto que las termas dispusieran
de bibliotecas, salas de reuniones y espacio para hacer deporte.
A pesar de que eran unas instalaciones que necesitaban
disponer de mucho agua y de un numeroso grupo de esclavos,
la entrada a las termas públicas era muy barata o incluso
gratuita.
Al principio los hombres y las mujeres iban juntos, pero posteriormente se hicieron termas
separadas, o bien el horario de las mujeres era matutino y el de los hombres vespertino.
Los ciudadanos solían ir a diario a las termas y pasaban horas tomando baños,
conversando y haciendo deporte. Llevaban sus propios ungüentos para los masajes,
sandalias de madera, porque el suelo quemaba en algunas estancias, y estrígilos,
instrumentos de metal esenciales para la higiene con los que se rascaban todo el cuerpo.
En el interior de las termas iban desnudos.

PRINCIPALES ESPACIOS DE LAS TERMAS

La Palestra: espacio al aire libre rodeado por un pórtico para practicar los ejercicios
físicos y gimnásticos. Solía tener también una piscina de agua fría, llamada natatio para
después del ejercicio y antes de los baños termales.

El Apodyterium: vestíbulo con bancos de piedra y fornículos, taquillas donde dejaban la


ropa, los ungüentos y los estrígilos bajo la vigilancia de los esclavos.

El Frigidarium: sala reservada al baño frío con un alveus, especie de bañera con unos
pequeños escalones que servían tanto de acceso como de asiento.

El Tepidarium: sala que tenía una temperatura tibia, utilizada normalmente para masajes
y zona de paso a la parte caliente.

El Caldarium: sala del baño caliente con un ábside en un lateral; tenía una piscina
caliente para el baño, alveus, y una fuente circular de agua fría para refrescarse, labrum.

El Praefurnium: horno para calentar el agua, las paredes y el suelo del tepidarium y
caldarium; solía haber varios en cada terma.

El Hypocaustum: construcción de pilares o arcos que sostenían el pavimento, creando un


hueco que permitía la circulación del aire caliente desde los hornos manteniendo caliente
el agua y las paredes y el suelo del caldarium y del tepidarium.

El Laconicum, habitación para baños de vapor parecida a nuestra sauna

Las Latrinae, aseos públicos donde podían sentarse varias personas a la vez.