Anda di halaman 1dari 2

LA FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN DEL PRIMER ESTADO NACIONAL.

Si bien el proyecto educativo del incipiente México independiente se caracterizó


por el proyecto civilizatorio, ahora en el proyecto educativo que le va a dar
sustento al Primer Estado Nacional será el de “orden y progreso”, este proyecto
estuvo vigente desde el triunfo de la República en 1867 hasta la Revolución
Mexicana.

Este período se caracteríza por establecer un estado oligárquico, en el cual el


estado aplica políticas económicas, sociales y económicas, en pro de un grupo
dominante económicamente y asimismo del estado mismo en su relación con los
otros poderes integrantes del estado, lo cual viene a contribuir a una brecha entre
una clase económicamente poderosa en la cual el capital económico estaba
concentrado en pocas manos y por el otro lado las clases trabajadoras y
explotadas mismas que carecian de lo fundamental para poder vivir.

La clase dominante digase los burgueses, abrazaron la ideología liberal, dado que
apoyaba sus ansias de dominación, de poder de riqueza en detrimento de las
clases populares, de los trabajadores, de los desprotegidos, por lo tanto, dichos
burgueses, concebian a la libertad subordinada al orden, pero visto desde una
condición necesaria para que hubiera progreso, obviamente dicha libertad y
progreso, estaria delimitado por lo representara solamente a sus intereses, toda
vez que cualquier aspecto contrario a sus intereses, estaría en pugna con ellos.

Esta étapa estará representado por la secularización de la sociedad, en aras de


una educación que se fundara en el conocimiento científico, alejado de la fe
religiosa.

En la presidencia de Juárez y de Lerdo se procuró alejar a la Iglesia del proceso


educativo. La Ley Orgánica de Instrucción Pública del 2 de diciembre de 1867 se
suprimió la educación religiosa y se sentó las bases para una reforma educativa
que perseguía buscar el orden en la conciencia de los individuos, así como en la
sociedad.

El lema establecido por Comte de “orden y progreso”, dado que para él progreso
significaba sólo un mayor orden, por lo cual dicha ideología giraba en torno a dos
preocupaciones fundamentales que eran la de secularizar el proceso educativo y
el otro era el de propagar la instrucción o popularizar la ciencia, aspectos
fundamentales para poder lograr y establecer el orden y progreso ansiados en el
Primer Estado Nacional.

El ideal de “orden y progreso” establece el marco del proceso educativo, no sólo


porque se enmarca en la tesis fundamental del positivismo, sino también porque
expresa los valores que mejor respondían a los intereses y necesidades de las
clases dominantes en el periodo del primer Estado Nacional, dicho orden y
progreso inserto en el ideal de las clases dominantes sólo sirvio para justificar la
explotación de está sobre la clase dominada, para sustenta una acumulación de
riqueza y propiedades en pocas manos en detrimento de los más desprotegidos.
Respecto a los principios establecidos en el Primer Estado Nacional, podemos
mencionar que se destacaban algunos principios rectores como son: la laicidad o
educación neutral, entendida esta como la secularidad de la educación; la
gratuidad y la obligatoriedad, principios que perseguian el fin de hacer popular y
nacional la educación; la uniformidad, que se hacia necesaria como condición de
orden espiritual; la utilidad y cientificidad de la educación, que garantizaria el
progreso de la sociedad. Pero el principio supremo era el de libertad de enseñanza
consagrado en el artículo 3 constitucional, siendo este el principio más dificil de
llevarlo a la práctica.

El principio de libertad de enseñanza compredia aspectos fundamentales como


eran a) el derecho de todos los mexicanos a recibir educación, b) el derecho a
concurrir en la función de educar y c) el derecho a la libertad ideológica y
científica en el terreno de la educación.

Por lo cual se puede llegar a entender que la libertad de enseñanza en el proyecto


de orden y progreso esta vinculada con la idea de emancipación mental, por lo
mismo se puede establecer que la educación en este período se llega a percibir
como conveniencia para la consolidación del Estado nacional sí y sólo sí era
“uniforme”, “científica” y nacionalista, todo esto en beneficio de la clase
dominante.