Anda di halaman 1dari 16

4.

1 SOCIEDAD AMERICANA DEL SIGLO XIX

Desde la época del descubrimiento hasta el siglo XIX, el liderazgo mundial de


Europa fue virtualmente indiscutible. Los Estados Unidos habían fueron la
primera posesión europea de ultramar en obtener la independencia, pronto
tuvieron lugar movimientos similares en otras regiones de América donde los
europeos se habían establecido. A pesar del poder de Europa durante el siglo XIX,
hubo algunas señales de que los días de la supremacía europea llegaban a su fin.

A principios del siglo XIX, los Estados Unidos eran una potencia de segunda clase,
desempeñaban sólo una función menor en los asuntos internacionales. Un siglo
después, se habían convertido en el árbitro decisivo en la guerra más grande que
Europa y el mundo jamás habían visto. La comprensión del recién llegado a los
asuntos mundiales fue un proceso lento y gradual. A lo largo de la mayor parte
del siglo XIX, América se mantuvo políticamente aislada, tanto que "aislamiento"
se convirtió en un término que se aplicaba comúnmente en la política exterior
norteamericana.

En 1 823, con la //Doctrina Monroe//, América exhortó a Europa a que desistiera


de cualquier colonización futura en el hemisferio occidental. A pesar del
aislamiento político en el que los Estados Unidos concibió su destino, las
relaciones culturales entre la nueva república y el viejo continente se
mantuvieron fuertes, aunque América fue ante todo un receptor en lugar de un
contribuidor en su cambio cultural. América había participó de la moda europea
del Romanticismo. Hacia mediados del siglo XIX, los escritores norteamericanos
atrajeron la atención del extranjero hacia la literatura norteamericana.

En el plano político, los esfuerzos exploratorios de los reformistas


norteamericanos en la defensa de los derechos de la mujer, el pacifismo y la
moderación provocaron respuestas de ultramar, así como la gradual adopción en
Europa del sufragio universal del hombre, la educación pública gratuita obtuvo
un gran provecho del ejemplo norteamericano. En cuanto a las invenciones
técnicas, los Estados Unidos mostró signos del talento que al final lo convirtió en
la principal nación industrial del mundo. El intercambio cultural entre Europa y
los Estados Unidos se hizo, de ese modo, menos injusto. El perfeccionamiento de
los medios de comunicación también desempeñó su papel. En la década del 60,
el barco de vapor había comenzado a competir exitosamente con el barco velero
y la colocación de un cable transatlántico en 1858 favoreció el intercambio de
noticias e ideas.

En el plano demográfico, el crecimiento territorial de los Estados Unidos se


relacionó estrechamente con el crecimiento fenomenal de su población. De
menos de 4 millones en 1790, la población aumentó a 60 millones durante un
siglo. Mucho de este crecimiento se debió al flujo continuo de inmigrantes
europeos, que totalizaron más de 35 millones entre 1815 y 1914.
Muchos de ellos huían de la persecución política o religiosa, también las
oportunidades económicas del Nuevo Mundo atraían a muchos. El suministro
constante de mano de obra barata, proveniente de la inmigración, fue una
bendición para la creciente economía norteamericana. La rápida
norteamericanización de los nuevos ciudadanos se favoreció con el hecho de que
los Estados Unidos no tenía clases privilegiadas, ni iglesia establecida, ni casta
militar.

La idea de oportunidades económicas para todos, una sociedad abierta, en la


cual la habilidad y el trabajo duro conducían al éxito, fueron los ingredientes del
"sueño americano", si no, siempre la realidad.

En el sentido económico, como la mayoría de los países europeos, los Estados


Unidos, en la primera mitad del siglo XIX, era un país primordialmente agrario.
La abundancia de tierra atrajo a europeos hambrientos de ellas. Pero el aumento
de la población requirió de soluciones económicas adicionales, que fueron
proporcionadas por la industria. A mediados del siglo XIX, los estados del este
habían desarrollado la industria. Al mismo tiempo, la expansión de los territorios
del oeste proporcionó un mercado en constante expansión. La industrialización a
gran escala no ocurrió hasta después de la Guerra Civil (1 861-1 865). Sin
embargo, antes de 1 860, muchos de los efectos sociales de la industrialización,
observados en Europa, se hacían sentir. Durante la primera mitad del siglo XIX,
los sindicatos norteamericanos comenzaron a organizarse, pero un movimiento
sindical en el sentido moderno, en Norteamérica como en Europa, no se
desarrolló hasta mucho después.

En su filosofía económica, Norteamérica compartió la fe de los liberales europeos


en la libertad del control estatal. La revolución norteamericana había luchado
contra las restricciones mercantiles impuestas por la metrópoli. Cuando esas
restricciones desaparecieron, quedaron pocos obstáculos para la libre empresa.
De ese modo, una filosofía de liberalismo vino a permear la vida económica de
los Estados Unidos. Con el área de libre comercio más amplia del mundo dentro
de sus propias fronteras, los industriales norteamericanos desearon ansiosamente
mantener fuera a los competidores extranjeros.

El espíritu revolucionario en Europa después de 1815 tuvo su paralelo en la


inquietud que prevaleció en los Estados Unidos durante los años 20. La fuente de
esa inquietud fue económica y social. Como la población de Norteamérica
aumentó y los nuevos territorios obtenidos con la adquisición de la Luisiana
(1803) y de la Florida (1819) se colmaron con los nuevos asentamientos, se
suscitaron diferencias entre los intereses establecidos en el este y las nuevas
fuerzas en la frontera oeste. El descontento entre los nuevos trabajadores
inmigrantes del este y en los asentamientos del oeste se expresó en la urna
electoral, como resultado del desarrollo del proceso democrático después de la
revolución.
Ahora bien, la democracia en los Estados Unidos tardó en llegar a todas las capas
de la sociedad; no fue hasta después de los años 20 que se adoptó el sufragio del
hombre en la mayoría de los estados. La democratización de la política continuó
con la adopción de la protección o del "sistema de premiar servicios al partido
con empleos públicos" y con la práctica de obtener candidatos presidenciales
nominados por convenciones nacionales y no entre un puñado de líderes de
partidos.
4.2 ROL DE LOS NEGROS EN ESTADOS UNIDOS Y SU PROBLEMÁTICA

Estados Unidos, quien al terminar la segunda guerra mundial es el victorioso, tienen el


poderío más grande jamás concebido, su industria está intacta y sigue creciendo. Es el
período de mayor auge y se traduce en la población que tiene una gran calidad de vida.
Ellos son los defensores de la democracia y la libertad.

Sin embargo…
Aquel país tenía un grave problema, quienes pregonaban la libertad tenían una política que
discriminaba a la población de raza negra. Con Lincoln se había abolido la esclavitud, son
libres pero sin derechos.
En los estados del norte no había problemas ya que no había muchos negros, pero en los
estados del sur los negros no podían asistir a los mismos colegios de los blancos. En los
autobuses se sentaban atrás. Se les prohibía el acceso a los bares, restaurantes y ciertos
barrios. No podían entrar a la West Point (escuela de oficiales), pero de todas formas los
mandaban a la guerra.

Además, realizaban el trabajo más degradante para el ser humano.


La sociedad norteamericana solo aceptaba a los negros que los entretenían (artistas y
deportistas).
En la segunda guerra mundial gran parte de los que peleaban eran negros. Luchan codo a
codo con los blancos. En la guerra no hay discriminación y aprendieron a vivir juntos.
Al volver quieren que los traten igual, vuelve con una mentalidad de derechos civiles.
El presidente Truman trata de hacer una ley de derechos civiles para los negros, pero el
congreso se niega y fracasa.
Donde se desencadena la situación es durante el gobierno de Dwight Eisenhower. Como él
estuvo en el campo de batalla vio el comportamiento de los negros por lo que dicta la
igualdad de derechos en las fuerzas armadas. Podían desde ese momento entrar a West
Point y aspirar hasta general.

Aprovechándose del decreto la corte


suprema establece que es
inconstitucional la discriminación de la
población negra en las escuelas
públicas. Desde ahora son para negros
y blancos.
En el sur los estados no lo aceptan, y
familias de negros se arriesgan y
mandan a sus hijos a escuelas de
blancos.
Se ordenó a la policía estatal el
resguardo de los negritos pero se
negaron, por lo que se le pidió a la guardia nacional que protegiera a los alumnos de raza
negra.

El Ku Klux Klan es un grupo que atemorizaba a la


población negra, lo integraban la propia comunidad.
Actuaban con capuchas blancas, quemaban casas de
negros, mataban, etc..
Los negros se organizan y surge el Black Power.
Dentro de este poder negro surgen dos líneas, una
mayoritaria que era liderada por el pastor evangélico
Martin Luther King que planteaba la no violencia para
lograr sus derechos civiles y otro grupo minoritario
que quería los derechos por medio la violencia
liderados por Malcolm X.
Saludo Típico de los deportistas del Black Power
Martin Luther King y su boicot a la línea de autobús.

El 1 de diciembre de 1955, cuando Rosa Parks, una


mujer negra, fue arrestada por haber violado las leyes
segregacionista de la ciudad de Montgomery al rechazar
el ceder su sitio a un hombre blanco en un autobús,
Luther King inició un boicot de autobuses con la ayuda
del pastor Ralph Abernathy y de Edgar Nixon, director
local de la National Association for the Advancement of
Colored People.

La población negra apoyó y sostuvo el boicot, y organizó


un sistema de viajes compartidos. Luther King fue
arrestado durante esa campaña, que duró 382 días y
que resultó extremadamente tensa a causa de los segregacionistas blancos que
recurrieron a métodos terroristas para intentar amedrentar a los negros: la casa de
Martin Luther King fue atacada con bombas incendiarias la mañana del 30 de
enero de 1956, así como la de Ralph Abernathy y cuatro iglesias.

Los boicoteadores fueron objeto constante de agresiones físicas, pero el conjunto


de los 40 000 negros de la ciudad siguieron con su protesta, llegando en
ocasiones a caminar hasta 30 km para llegar a sus lugares de trabajo.

El boicot terminó gracias a una decisión de la Corte Suprema de los Estados


Unidos del 13 de noviembre de 1956 que declaró ilegal la segregación en los
autobuses, restaurantes, escuelas y otros lugares públicos.

Continuando con la campaña, en 1957, Luther King participó en la fundación de la


SCLC (Conferencia Sur de Liderazgo Cristiano, en inglés), un grupo pacifista del
que sería presidente hasta su muerte creado para participar activamente en el
movimiento por los derechos civiles organizando a las iglesias afroamericanas en
las protestas no violentas.19

King se adhirió a la filosofía de la desobediencia civil no violenta, tal como había


descrito Henry David Thoreau20 y como había utilizado con éxito en la India
Gandhi.21 Aconsejado por el militante de los derechos civiles Bayard Rustin,
decidió utilizarla con motivo de las manifestaciones de la SCLC.

King expuso en 1958 su punto de vista sobre la segregación racial y la espiral de


desigualdad y de odio que provocaba en su libro Stride toward freedom; the
Montgomery story (‘La marcha hacia la libertad; la historia de Montgomery’).
4.3 CULTURA AMERICANA EN SU LITERATURA.

El comienzo de la literatura estadounidense deriva de formas y estilos europeos.


Por ejemplo: Wieland y otras novelas escritas por Charles Brockden Brown (1771-
1810) imitan la novela gótica escrita en aquella época en Inglaterra. Incluso las
historias de Washington Irving (1783-1859), especialmente Rip Van Winkle y The
Legend of Sleepy Hollow, parecen europeas a pesar de su escenario
estadounidense.

El simbolismo, el realismo, el naturalismo, el trascendentalismo y la


literatura de frontera

Puede que el primer escritor estadounidense con una nueva forma de entender la
ficción y la poesía fuese Edgar Allan Poe (1809-1849). En 1835, Poe comenzó a
escribir relatos cortos, entre ellas The Masque of the Red Death, The Pit and the
Pendulum, The Fall of the House of Usher y The Murders in the Rue Morgue. La
introspección que hacía Poe en sus personajes atravesaba fronteras que llevaban
la ficción hacia el misterio, el terror y la fantasía.

Mientras tanto, en 1837, el joven Nathaniel Hawthorne (1804-1864) compilaba


algunas de sus historias bajo el título Twice-Told Tales, un libro cargado de
referencias simbólicas e incidentes misteriosos. Hawthorne continuó escribiendo
romances de mayor extensión, novelas alegóricas que exploran temas como el
pecado, el orgullo y la represión de los sentimientos en la Nueva Inglaterra donde
creció. Su obra maestra, «La letra escarlata» (The Scarlet Letter), aborda el drama
de una mujer condenada socialmente a la marginación por haber cometido
adulterio.

Las obras de ficción de Hawthorne influyeron de forma significativa en su amigo


Herman Melville (1819-1891) quien también escribió novelas en las que
abundaban las especulaciones filosóficas. Moby Dick, aventura ambientada en
una travesía de balleneros, se convierte en el vehículo para analizar temas tales
como la obsesión, la naturaleza de lo diabólico y la lucha humana contra la
naturaleza. En otra de sus obras clave, el relato breve Billy Budd, Melville
dramatiza el conflicto entre el deber y la compasión a bordo de un barco en
tiempos de guerra. Los trabajos de Melville más elaborados casi no se vendieron y
ha permanecido olvidado durante mucho tiempo. Su memoria ha sido recuperada
a principios del siglo XX. Hoy, muchos afirman que «Moby Dick» es la obra
maestra de la literatura estadounidense.

En 1836, Ralph Waldo Emerson, (1803-1882), publicó un sorprendente libro


titulado Nature, en él Emerson afirmaba que era posible elevar el estado espiritual
del individuo estudiando y dando respuestas al mundo que nos rodea. Su trabajo
no sólo influyó a los escritores que le rodeaban, con quienes formó el movimiento
conocido como Trascendentalismo, sino también a buena parte de quienes
escucharon sus conferencias.
El compañero más sobresaliente de Emerson fue Henry David Thoreau (1817-
1862), un inconformista convencido. Después de vivir solitario durante dos años
en una cabaña al lado de una laguna, Thoreau escribió Walden, unas extensas
memorias que abogan por la resistencia contra lo que dicta la sociedad. Sus
escritos radicales expresan una tendencia profundamente arraigada hacia el
individualismo del ciudadano estadounidense.

Mark Twain (seudónimo de autor de Samuel Clemens, 1835-1910) fue el primer


gran escritor estadounidense que nació lejos de la Costa Este; en el estado-
frontera de Missouri. Sus obras maestras con marcada influencia regional fueron
las memorias de Life on the Mississippi y la novela Las aventuras de Huckleberry
Finn (Adventures of Huckleberry Finn). El estilo de Twain, influido por el
periodismo, plasmaba las variedades dialectales de las lenguas vernáculas de sus
personajes. Su lenguaje directo, sin adornos, pero a la vez muy sugerente y
tremendamente divertido, cambió la forma en que los estadounidenses escribían
su propia lengua.

Henry James (1843-1916) confrontó en sus escritos el dilema entre el Viejo y el


Nuevo Mundo (Europa-EEUU). Aunque nació en la ciudad de Nueva York, pasó
buena parte de su vida en Inglaterra. Muchas de sus novelas se centran en
estadounidenses que o bien viven o bien viajan a Europa. Con sus intrincadas y
tremendamente pulidas oraciones en las que disecciona hasta los más pequeños
matices de las emociones de sus personajes, la ficción de James puede incluso
llegar a intimidar o desanimar a sus lectores. Algunos de sus trabajos más
accesibles son las novelas cortas Daisy Miller, sobre una encantadora chica
estadounidense en Europa, y La vuelta de tuerca (The Turn of the Screw), un
enigmático relato de fantasmas.

La poesía estadounidense

Los dos poetas estadounidenses más significativos del siglo XIX fueron
radicalmente distintos tanto en sus temperamentos como en sus estilos. Walt
Whitman (1819-1892) era un trabajador, viajero, nacionalista, enfermero por
decisión propia durante la Guerra Civil de los Estados Unidos (1861-1865), y un
innovador en su poética. Su obra central fue Leaves of Grass, en ella utiliza líneas
de irregular extensión para representar la inclusión del conjunto de la sociedad en
la democracia estadounidense. Profundizando en este mismo tema, el poeta
iguala el vasto alcance de la experiencia estadounidense consigo mismo, y lo hace
de tal forma que no suena como si Whitman fuera un burdo egotista. Por ejemplo,
en Song of Myself, el largo poema central en Leaves of Grass, Whitman escribe:
"These are really the thoughts of all men in all ages and lands, they are not original
with me..." («Estos son realmente los pensamientos de todo hombre en toda
época y tierra, no son originalmente míos...»).

Whitman también fue un poeta del cuerpo, "the body electric" («el cuerpo
eléctrico») tal y como él lo llamó. En Studies in Classic American Literature, el
novelista inglés D.H. Lawrence escribió que Whitman «fue el primero en demoler
la vieja concepción moral de que el alma del hombre es algo 'superior' y 'por
encima' que la carne»"was the first to smash the old moral conception that the soul
of man is something `superior' and `above' the flesh."

Emily Dickinson (1830-1886), por otro lado, vivió con la seguridad de una mujer
soltera y burguesa en un pequeño pueblo de Massachusetts. La estructura formal
de su poesía es ingeniosa, graciosa, exquisitamente elaborada y psicológicamente
penetrante[cita requerida]. Su trabajo era tremendamende iconoclasta y muy pocos
poemas suyos se publicaron antes de su muerte.

Muchos de sus poemas tratan el tema de la muerte, a menudo desvirtuada.


"Because I could not stop for Death," «porque no pude parar por (la) muerte»
empieza un poema, "He kindly stopped for me." «Él amablemente paró por mí». El
comienzo de otro de los poemas de Dickinson juega con la posición que como
mujer tiene en una sociedad dominada por los hombres y como poeta no
reconocida:

"I'm nobody! Who are you? / Are you nobody too?"


«¡No soy nadie! ¿Quién eres tú? / ¿Tampoco eres nadie?»

Acercándose y entrando en el siglo XX

A comienzos del siglo XX, los novelistas estadounidenses ampliaron el alcance


social de sus obras de ficción para abarcar tanto las vidas de personas pudientes
como las de grupos marginados. Las obras de Edith Wharton (1862-1937)
escudriñan la forma de vida de la clase alta en la Costa Este donde la autora
había crecido. Uno de sus mejores libros, The Age of Innocence, se centra en un
hombre que decide casarse con una mujer convencional. Al mismo tiempo,
Stephen Crane (1871-1900), famoso por su novela sobre la Guerra Civil
Estadounidense titulada El rojo emblema del valor, describe la vida de las
prostitutas neoyorquinas en Maggie: A Girl of the Streets. Y en Sister Carrie,
Theodore Dreiser (1871-1945) retrata el materialismo de la ferviente Revolución
industrial estadounidense en la vida de una chica procedente del oeste que se va
a vivir a Chicago buscando dinero.

Pronto se empezó a experimentar con el estilo y la forma, así como ocurría con la
nueva creatividad argumental. En 1909, Gertrude Stein (1874-1946), en aquellos
momentos expatriada en París, publicó Three Lives, un trabajo de ficción
innovador influido por el cubismo, el jazz y otros movimientos artísticos con los
que Stein estaba familiarizada.
4.4 SOCIEDAD AMERICANA EN EL SIGLO XX

Ya en el siglo XX se puede apreciar con mayor claridad el paso de una


Norteamérica tradicional, fundamentada en el trabajo de artesanos y campesinos
cuya principal fuente de ingresos estaba constituida por la actividad agricultora a
otra, en la que los ingresos provenían en mayor medida de la manufactura
industrial sustentada por vías férreas uniendo ambas costas del país, permitiendo
de esta manera el correcto intercambio de bienes a lo largo y ancho del país..
Estados Unidos se ha convertido en la primera potencia del mundo debido a su
poder económico, político y militar, y también a su influencia cultural.

Una sociedad heterogénea y muy desigual


El país más poderoso del mundo es también el tercero más poblado, tras China e
India. En Estados Unidos residen actualmente casi 300 millones de personas, de
las que aproximadamente un 13% tienen origen hispano, otro 12% son negros y
casi un 4% de asiáticos. Las «minorías» representan ya más de la cuarta parte de
la población y crecen a un ritmo muy superior al del conjunto.
Esta diversidad étnica y racial responde a un flujo inmigratorio prácticamente
constante desde finales del siglo XVIII hasta los años veinte del siglo pasado. A
partir de entonces, Estados Unidos solo admite a refugiados y profesionales
cualificados -principalmente, médicos—, si bien es casi imposible determinar el
número de inmigrantes ilegales, procedentes en su mayoría de América Latina y
en especial del vecino México.
En la actualidad, uno de cada diez habitantes de Estados Unidos ha nacido en el
extranjero. Esa heterogeneidad se da también en los niveles de desarrollo. EE.
UU. presenta uno de los mayores PNB por habitante, con más de 37.000 dólares;
sin embargo, la sociedad estadounidense es muy desigual. Aproximadamente, el
12% de la población vive en la pobreza Pese a la exaltación del melting pot, es
decir, de la «sociedad multicultural» la mayoría de esas personas son de raza
negra y viven en los guetos urbanos. Las desigualdades sociales dan lugar a
conflictos entre las distintas comunidades.
Concentración de la población
En tomo al 70% de la población se concentra en el nordeste de Estados Unidos, al
este del meridiano 95° Estados más poblados son los de Nueva Inglaterra, el
litoral del Atlántico Medio y la región de los Grandes Lagos. Otro 10% de los
estadounidenses habita a orillas del Pacifico, en los Estados de Washington,
Oregón y, sobre todo, California 8 resto de la población (menos de una quinta
parte) se reparte por el sur y el oeste del país.
La región del Pacifico y algunos Estados del suroeste, como Texas y Florida,
concentran gran parte del crecimiento nacional en las últimas décadas debido a la
inmigración interior y también a una mayor tasa de fecundidad, resultado en parte
del gran porcentaje de hispanos.
Desde la década de 1920, la sociedad estadounidense es una sociedad urbana.
Pese la inmensidad del territorio (Estados Unidos es el tercer país más grande del
mundo, con casi 10 millones de km2), solo uno de cada cuatro estadounidenses
vive en el campo; es decir, más de las tres cuartas partes de la población habita
en ciudades. La megalópolis fue se extiende desde Boston a Washington es ¡a
primera región urbana del mundo: concentra a unos 50 millones de personas, es
decir, una sexta parte de la población del país. La población estadounidense es,
además, muy móvil. Con frecuencia, una promoción profesional va acompañada
de un cambio de residencia, bien dentro de la misma región o a miles de
kilómetros. (Segun Packard la población de EE.UU. cambia unas 14 veces de
residencia en promedio a lo largo de su vida por razones laborales)
Primera Potencia Económica

Estados Unidos es la segunda potencia económica mas grande del mundo desde
principios del siglo pasado. Actualmente, genera más de una cuarta parte de ¡a
producción global y consume casi una cuarta parte de los recursos energéticos del
planeta, lo que pone de manifiesto su dinamismo económico.
Sus enormes recursos naturales (Estados Unidos posee un tercio de ¡as reservas
mundiales de carbón, ¡a
mitad de las de gas
natural y una sexta
parte de las de
petróleo), el amplio
mercado interno y las
grandes ayudas
oficiales al proceso de
innovación tecnológica
son algunas de las
razones que explican su hegemonía económica. Pese a que la población ocupada
en el sector primario es cada vez más reducida, Estados Unidos se caracteriza por
una agricultura muy productiva debido a las modernas técnicas de explotación, la
intensa mecanización y la especialización regional de los cultivos, con la formación
de los grandes «cinturones agrícolas» (belts). Actualmente, es uno de ¡os
principales productores Y exportadores de soja, maíz algodón, etc. Estados
Unidos es hoy la primera potencia industrial del mundo, aunque las fábricas
tradicionales (siderurgia, naval química, automóvil, textil, etc.) presentan
importantes deficiencias estructurales e intentan huir de la crisis.

Nueva York, la capital financiera y cultural del mundo en el siglo XX

La ciudad, que da nombre al Estado,


alberga a unos 9 millones de habitantes.
Su área metropolitana forma parte de la
megalópolis y es la mayor aglomeración
urbana del país y la cuarta del mundo tras
las ciudades de Tokio, ciudad de México y
Setil.
Nueva York es la capital financiera, comercial y cultural del mundo. Muchas
multinacionales tienen su sede en Manhattan, y los movimientos de la Bolsa
neoyorquina, situada en Wall Street influyen en la economía de todo el planeta.
Por otra parte, Nueva York acoge manifestaciones culturales de todo tipo, y entre
sus museos destacan el Metropolitan y el de Arte Moderno (MOMA).

Los Ángeles, la meca del cine y la televisión

Los Ángeles se localiza en el sureste de


California y de EE UU, en la costa del
Pacífico. Su área metropolitana se extiende
hasta 70 km del litoral y es una de las
mayores de Estados Unidos y del mundo
supera los 17 millones de habitantes. Es un
importante, centro comercial, turístico e
industrial. Hollywood ha sido tradicionalmente la «Meca» de la industria
cinematográfica estadounidense y mundiaL pero hoy tiene más importancia
económica la industria televisiva. Sin embargo, es la industria de alta tecnología
en el campo de la defensa, y no Hollywood ni Disneylandia, la base sobre la que
se asienta la economía de la zona de Los Ángeles y del sur de California en
general.

Washington DC, la capital federal

Fue llamado Distrito de Columbia y a la nueva


capital del país se la denominó Washington
en honor del primer presidente de EE UU. El
nombre completo de la dudad es, pues.
Washington, Distrito de Columbia

La capital federal es un centro


eminentemente político y residencial. Toda la
actividad económica gira en tomo a la administración (que ocupa las tres cuartas
partes de la población activa), la diplomacia y el comercio.

Chicago, la gran ciudad industrial

La actividad industrial de Chicago es muy


variada. Existen grandes instalaciones
siderurgias y de construcción de maquinaria
agrícola y de transporte. Por lo que respecta
a la fabricación de bienes de consumo se
elabora una amplia gama de productos desde
alimentos hasta vagones de ferrocarril,
equipos electn5nicos, confección textil, libros o instrumentos musicales.

Chicago es también un importante centro comercial y financiero, además de un


destacado nudo de comunicaciones. El aeropuerto internacional de O’Hare, al
noroeste de la ciudad, registra el mayor tráfico aéreo mundial de mercancías.
4.4 ROL DEL CIUDADANO AMERICANO HOY
Estados Unidos es una nación multicultural,
hogar de una amplia variedad de grupos étnicos,
tradiciones y valores. Aparte de las ahora
pequeñas poblaciones de nativos americanos y
hawaianos, casi todos los estadounidenses o sus
antepasados emigraron durante los últimos cinco
siglos. La cultura común para la mayoría de los
estadounidenses es una cultura occidental, que en
gran parte proviene de las tradiciones de los
inmigrantes europeos con influencias de muchas
otras fuentes, tales como las tradiciones traídas por los esclavos de África.
Recientemente, los inmigrantes Asia y Latinoamérica han añadido más elementos
a esta mezcla cultural que ha sido descrita como "un crisol de razas
homogeneizados y en una ensaladera heterogénea", en donde los inmigrantes y
sus descendientes retienen, comparten y absorben varias características
culturales distintivas.

De acuerdo con un análisis del ciudadano Estadounidense elaborado por Geert Hofstede,
Estados Unidos tiene uno de los índices de individualismo más alto que cualquier otro país
estudiado. Mientras que en la cultura popular se considera al país como una sociedad sin
clases sociales, Varios estudiosos identifican diferencias significativas que pueden
considerarse como clases sociales, que afectan a la socialización, el idioma y los valores.
194
La clase media trabajadora estadounidense ha sido la iniciadora de muchas de las
tendencias sociales contemporáneas como el feminismo moderno, el ecologismo y el
multiculturalismo.195 A diferencia de otras culturas, la mayoría de las mujeres trabajan fuera
del hogar y cuenta con alguna licenciatura.196 En 2007, 58% de las estadounidenses
mayores de 18 años se habían casado, 6% estaban viudas, 10% se divorciaron y el 25%
nunca se había casado.197

El mismo estudio de Hofstede también reveló que el punto de vista social de los
estadounidenses, sus expectativas culturales y la imagen que tienen de sí mismos están
asociadas con sus empleos y ocupaciones en un grado inusualmente estrecho.198 Así
también se tiene la tendencia a valorar más los logros socioeconómicos, de tal modo que el
hecho de ser una persona ordinaria o promedio es visto como un atributo positivo en la
mayoría de los casos.199 Pese a que el llamado "Sueño americano" y la percepción de que
los estadounidenses disfrutan de una alta movilidad social desempeñan un papel clave en la
atracción de los inmigrantes, algunos analistas encuentran que Estados Unidos tiene una
movilidad social menor que los países de Europa y
Canadá.

La gastronomía de Estados Unidos es similar a la de


otros países occidentales, con el trigo siendo el cereal
más utilizado. La cocina tradicional estadounidense
utiliza ingredientes como el pavo, carne de ciervo, patatas, camotes, maíz, calabazas, miel
de maple y otros elementos indígenas utilizados por los amerindios y los primeros
colonizadores europeos. Parrilladas de puerco y res, tortas de cangrejo, patatas chips y las
galletas con chispas de chocolate son algunos de los platos hechos al "estilo
estadounidense". La soul food, la cocina tradicional de los esclavos africanos, es aún
popular en el sur y entre los afroamericanos de otras partes del país. Las gastronomías
sincréticas, como la cocina criolla de Luisiana, la cajún y la Tex-mex tienen gran
importancia regional.

Platos característicos como la tarta de manzana, el pollo frito, la pizza, la hamburguesa y el


hot dog provienen de recetas introducidas por los inmigrantes. Las papas fritas, los platillos
mexicanos como los burritos y tacos y los platillos con pastas adaptados de recetas italianas
también son ampliamente consumidos.215 En el consumo de bebidas, los estadounidenses
prefieren el café en vez del té. La publicidad de las industrias estadounidenses ha hecho que
el jugo de naranja y la leche sean las bebidas típicas de un desayuno.216 217 El consumo
frecuente de comida rápida está asociado con lo que los médicos llaman "epidemia de
obesidad". Las gaseosas son ampliamente populares: el azúcar contenido en ellas aporta el
9% de la ingesta calórica promedio

Desde finales del siglo XIX, el béisbol ha sido considerado como el deporte nacional,
mientras que el fútbol americano, el baloncesto y el hockey sobre hielo son los tres otros
grandes deportes de equipo profesionales. Las ligas universitarias también atraen a grandes
audiencias.220 El fútbol americano es el deporte más popular en Estados Unidos.221 222 El
boxeo y las carreras de caballos fueron una vez los deportes individuales más vistos, pero
han sido eclipsados por el golf y el automovilismo, particularmente la NASCAR. El fútbol,
aunque no es uno de los principales deportes a nivel profesional en el país, tiene gran
presencia entre los jóvenes y a nivel de aficionados. El tenis y muchos otros deportes al aire
libre son muy populares.

Si bien la mayoría de los deportes importantes de los


Estados Unidos han evolucionado de prácticas
europeas, el baloncesto, el voleibol, la animación y el
snowboarding son invenciones locales. El lacrosse y el
surf surgieron de los amerindios y de los nativos de
Hawái. El Comité Olímpico de los Estados Unidos
(COEEUU) organizó los Juegos Olímpicos de Saint
Louis en 1904, los juegos en Los Ángeles en 1932 y
1984 y más recientemente en 1996 en Atlanta. Estados
Unidos ha ganado 2227 medallas en los Juegos
Olímpicos de Verano, más que ningún otro país y 216
medallas en los Juegos Olímpicos de Invierno, el segundo con mayor número de medallas,
sólo después de Noruega