Anda di halaman 1dari 2

TRATAMIENTO DE ACEITES USADOS

Las propiedades de los aceites usados dependen prioritariamente de las


bases lubricantes de las cuales se derivan, de los aditivos adicionados para
mejorar la viscosidad, el poder detergente y la resistencia a altas
temperaturas.
Por su elevada capacidad calorífica, el aceite usado se constituye en uno de
los residuos con mayor potencial para ser empleado como combustible para
la industria.
Después de su uso, el aceite lubricante adquiere concentraciones elevadas
de metales pesados producto principalmente del desgaste del motor o
maquinaría que lubricó y por contacto con combustibles. Además, se
encuentran con frecuencia solventes clorados en los aceites usados,
provenientes del proceso de refinación del petróleo, principalmente por
contaminación durante el uso (reacción del aceite con compuestos
halogenados de los aditivos) o por la adición de estos solventes por parte
del generador. Dentro de los solventes que principalmente figuran son
tricloroetano, tricloroetileno y percloroetileno. La presencia de solventes
clorados, junto con altas concentraciones de algunos metales pesados,
constituyen los mayores factores de riego de los aceite usados. La presencia
del plomo en particular se debe en su totalidad a la degradación del
tetraetilo de plomo de las gasolinas.
Los aceites lubricantes sufren una descomposición luego de cumplir con su
ciclo de operación y por esto es necesario reemplazarlos. Uno de los
productos resultantes del aceite usado es el hollín. Éste representa una
parte de hidrocarburo parcialmente quemado que existe como partícula
individual en el aceite, los tamaños de estas partículas varían de 0.5 a 1.0
micras y generalmente se encuentran muy dispersas por lo cual es muy
difícil filtrarlas.
Existe una reacción de oxidación que provoca la descomposición de los
aceites de motor. Esta reacción en los hidrocarburos en fase líquida suele
deberse a una reacción de radicales en cadena. La reacción no se inicia
hasta pasado un cierto periodo de inducción, el cual corresponde al
intervalo necesario para la formación de los peróxidos (que actúan como
catalizadores), durante éste periodo la oxidación del aceite es muy débil.
Dado que las altas temperaturas aceleran esta reacción, en el motor la
oxidación se produce de forma muy rápida, en particular por la elevada
temperatura que alcanzan las piezas próximas a la cámara de combustión.
La transformación del aceite usado a energético, requiere la aplicación de
un tratamiento tendiente a adecuar las condiciones del aceite a las
características propias del proceso de combustión, consistente básicamente
en la aplicación de las siguientes etapas:
a) extracción de partículas gruesas mediante filtración
b) remoción de partículas finas, mediante procesos de sedimentación y
centrifugación.
Estas etapas involucran la adición de desemulsificantes, para el
rompimiento de las emulsiones formadas con el agua. Una vez recuperadas
las características del aceite, con el fin de lograr un combustible limpio de
contaminantes, puede utilizarse como energético en mezclas simples, de
acuerdo con proporciones establecidas.
Luego de realizada la operación de separación, se origina un desecho o lodo
con alto contenido de metales pesados, el cual debe ser dispuesto de forma
tal que asegure de cualquier manera que estos metales no serán absorbidos
por los seres vivos.
En general se emplea alguno de los siguientes destinos para los lodos
generados: Incineración, encapsulamiento en clinker, vitrificación o
ceramizado y relleno en las vías durante la elaboración de capa asfáltica.

REGENERACIÓN DE LOS ACEITES


Es la operación mediante la cual se obtienen de los aceites usados un nuevo
aceite base comercializable. La mayoría de los aceites usados son
regenerables, aunque en la práctica la dificultad y el costo hacen inviable la
regeneración de aceites usados con alto contenido de aceites vegetales,
aceites sintéticos, agua y sólidos. Un proceso de regeneración consta de
tres fases:
• Pretratamiento: Consiste en eliminar una parte importante de los
contaminantes del aceite usado, como son: el agua, los hidrocarburos
ligeros, los lodos, las partículas gruesas, etc. Cada proceso emplea un
método determinado o incluso una combinación de varios.
• Regeneración: En esta fase se eliminan los aditivos, metales pesados y
fangos asfálticos. Éste punto es el paso principal de cada método, cada
uno de ellos obteniendo al final un aceite libre de contaminantes con
una fuerte coloración que lo hace inviable comercialmente, por esto es
necesario incluir una última etapa de acabado.
• Acabado: Dependiendo del objetivo final del aceite dependerán los
métodos usados en esta etapa.
Dependiendo del proceso empleado pueden existir o no todas las fases.