Anda di halaman 1dari 10

“El Jurista y el simulador del Derecho”

En este libro explican las diferencias que existen entre un verdadero jurista o
los que solo simulan ser abogados.

Nos dice que es tan importante la normatividad para una colectividad como lo
es el agua para los peces, y que sin un orden normativo no podría existir ni
subsistir la sociedad.

El derecho en su dimensión formal no esta sujeto a ningún cambio, lo que


cambia y debe de cambiar en el derecho es su contenido ya que la sociedad
esta en constante cambio y es por ello que el derecho debe apegarse a la
sociedad.

El derecho tiene suma importancia ya que de el surge el Estado como tal.

Es bien sabido que la primordial función del jurista es preservar la Justicia y la


seguridad. Para poder lograr esto el jurista debe de ser libre y no estar vincula
a ningún sector.

Esta libertad a el le da la facultad de poder atender cualquier caso


independientemente de las partes sin importar la clase social o profesión.

Aquí hace mención que el abogado debe de ser el hombre mas libre de todos y
estar dispuesto a prestar sus servicios a cualquiera que se los solicite.

El abogado debe se ser el que dirija y no permitir que lo manden y por esto no
debe tener “capacidad de obediencia” entonces es imposible que haya
abogados al servicio de alguien en especifico ya que “la libertad profesional”
es sagrada.

El jurista debe de tener ciertas características como la antes mencionada;


LIBERTAD la AUTENTICIDAD, la VERACIDAD, y VALOR CIVIL esta ultima es una
de las grandes características que debe de tener un jurista ya que no se es
abogado sin esta firmeza en lo que se cree.

Nos menciona una cualidad que todos los abogados tendríamos que tener y
solo muy pocos son los que la llevan a cabo; “HONESTIDAD” y no solo hace
alusión alo que es la corrupción sino también ala deshonestidad, ineficacia
dolosa, ineptitud e incompetencia perseverantes, engaño o falacia, desvío
doloso de conducta complicidad y encubrimiento, indiferencia y apatía.

Eh encontrado cierta similitud con el libo del alma de la toga en el cual también
nos mencionan los valores que debe de tener el que decida dedicase ala
abogacía.
Nos dice que un jurista no lo es del todo cuando solo dedica su vida al deecho
positivo y ala pactica de este, el hombe que el debeia de utiliza es del de
legislado no el de un juista ya que un juista es aquel que siempe se esta
actualizando, que siempe va evolucionando junto con el deecho ya que de no
ser asi cada di aseemos un poco menos abogados.

El libo toca un tema muy inteesante ya que habla de la impotancia de estudia


el deecho desde su oigen, su enfoque filosofico, sociologico, moalista. Y nos
enfatiza que

El Jurista y el simulador del derecho.

El Derecho es un orden normativo jerarquizado. Por eso pertenece al mundo


del deber ser… etc. Eso ya lo sabemos, yo en mi muy particular punto de vista
pienso que el derecho lo hace uno mismo.

Hay un sin fin de conceptos, de significados, varios filósofos se han adentrado


en el tema, han hecho sus propios estudios. En el derecho romano se habla de
un orden para mantener la convivencia humana, y pues para eso se creo el
derecho, en el que la mayoría escogía a su gobernante, a sus instituciones para
mantener un orden político, social, pueden ser buenas o malas pero siempre
absolutamente necesarias para estructurar a la sociedad.

Hoy día yo tengo una noción muy particular de lo que es el DERECHO, yo


pienso que el derecho tanto como te da beneficios, te da obligaciones, como
tengo el beneficio a ser libre, tengo que respetar la libertad de otro ente, para
vivir en conformidad.

Lamentablemente esto no es un cuento de hadas.

Es el jurista el cultor del Derecho. El jurista tiene un trabajo muy noble en lo


teórico, pero a veces, no siempre, en lo práctico se ve cada cosa, el jurista ante
todo tiene el papel de procurar que la justicia y la seguridad imperen en la
sociedad.

Aquí en el libro marca muy claramente, que para cumplir su insigne y excelso
cometido social, el jurista, principalmente como abogado, debe ser libre. La
libertad en este sentido significa que no debe estar vinculado
permanentemente a ningún sector publico, privado o social, ni patrocinar
solamente los intereses que este sector represente. Tal vinculación entraña la
merma o el menoscabo de su libertad para seleccionar los asuntos jurídicos
que estime justos, honrados, rectos y respaldados por el Derecho.
En si el DERECHO es limpio… esta en uno… empañarlo e utilizar sus lagunas,
sus defectos para beneficio propio, dañando a un ser inocente… no se si me
explique…

No es una critica, por que no soy nadie para criticar… solo como observación,
hay Juristas que se meten muy de lleno en su trabajo, y son tan minuciosos con
sus expedientes, que dan unas resoluciones magnificas. Pero ya hablando de
su propio ser dejan mucho que desear, es ahí cuando Kelsen hace acto de
presencia, ya que el jurista tiene que tener un hondo sentido de la justicia no
solo en lo que tradicional se considera como Justicia conmutativa sino, por
modo primordial, en lo que debe entenderse por justicia social.

Todos vivimos en sociedad, y somos miembros de grupos, pero jamás


olvidemos que somos seres humanos y a veces actuamos individualmente.

El concepto de jurisconsulto equivale al de jurisprudente, pues ambos denotan


sabiduría del derecho o jurisprudencia. "Prudente" y "consulto" son sinónimos
de sabio docto, entendido o maestro en la ciencia jurídica. Al jurisconsulto le
incumbe la importante tarea no sólo de opinar sobre proyecto de leyes, sino de
elaborarlos.

Hace unos meses fui a Tijuana, ahí en un Hotel despampanante se presento


GONGORA PIMENTEL, nos dio una platica, sobre lo que era el Abogado, en si
menciono y recalco en varias ocasiones que el Abogado tiene que ser un ser
pensante, un ser que exprese y que ante todo este bien preparado, en cuanto
leer la doctrina, entenderla. Dijo que se tiene que ser minucioso. No es una
persona a la cual yo admire, pero hay algo que me quedo bien marcado, que
disfrutemos la universidad, que ya ejercer es mantenerte en constante estudio
y que de eso depende que seamos buenos abogados, y que el abogado le
pierde el amor a la noche, que en cuanto avanza el tiempo te haces cómplice
de ella. Es aquí donde recae esta frase: "Estudia. El Derecho se transforma
constantemente; si no sigues sus pasos serás cada día un poco menos
abogado".

La simulación del simulador de derecho, no versa sobre la "actividad"


respectiva, sino sobre su "calidad", El profesor de Derecho si actúa como tal, la
ficción se contrae a la categoría de su comportamiento.

El "mal profesor" es un simulador de "buen profesor" y está muy alejado de la


excelencia académica. El simulador de derecho tiene una labor docente muy
defectuosa, y su investigación es nula, no tiene obra escrita.

El simulador del maestro de derecho tiene pocos conocimientos, que le causa


temor ante sus alumnos y otros profesores.
Es un plagiario de ideas ajenas y carece de creatividad, se reusa a el diálogo y
la discusión.

La egolatría ofusca su entendimiento y sin existir razón jurídica alguna, solo


piensan neciamente en sus puntos de vista.

Carece de honestidad intelectual por que no reconoce sus errores.

Falta a clases, permite que sus auxiliares lo sustituyan frecuentemente, evade


el diálogo para no arriesgarse a perder una determinada posición político
burocrático, temor éste que le impide ser veraz.

No educa sino formula explicaciones repetitivas de la ley, sin tocar temas


históricos, jurisprudenciales o doctrinarios relacionados con ella, en atención a
que su desconocimiento lo incapacita para tratarlos. Es "eco" y "no voz”.

¿Por que hay maestros que en clases repiten lo que otros han dicho sin citar su
propio pensamiento?

Hay tantos simuladores, tantos farsantes, en cargos que se han puesto ellos a
base de su gran colmillo, su negligencia, su influyentismo, sus nexos con
grandes mafias, y pues la verdad es que son farsantes, no sienten vocación por
servir a los demás, recaemos en lo que decía el principio, que uno vive en
conformidad en una sociedad y formamos parte de grupos sociales, tan así que
a veces pensamos en nuestras necesidades.

Introducción

Empezare por hacer mención que no sabía que esperar acerca del libro, el
jurista y el simulador del derecho. Y me encantaría hacer mención en este
momento que me dejo un gran sabor de boca, junto a un gran aporte de
grandes ideas que anteriormente a su lectura desconocía y espero que al
realizar este ensayo del ya anteriormente mencionado libro, sea del agrado de
quien en un futuro posterior lo pueda leer de la misma forma desearía hacer
un aporte extra en mis propias palabras, agradezco de antemano el buen tino
que mi maestro ha tenido a bien encomendarme esta lectura ya que para mí
en lo personal ha sido de un gran aporte cultural.

Necesidad del derecho como orden normativo de la sociedad y del estado


Es preciso hacer mención que las sociedades humanas son por naturaleza
desorganizadas ya que el ser humano al distinguirse de los demás animales,
este no está limitado al instinto y por esta causa goza del libre albedrio. A
consecuencia de esta libertad es necesario poner límites en su actuar,
proceder, hacer, omitir y ser. Ya que de lo contrario lo llevaría a su
autodestrucción. Por ende la necesidad de un orden normativo que haga
posible poder vivir en sociedad ya que de otra forma sería imposible que el
ser humano lograra al menos un desarrollo individual o colectivo de beneficio
propio o común, por lo que al no poder existir aislado en estado ermitaño debe
y es preciso la existencia de un órgano que regule la conducta humana, para
incluso protegerlo de el mismo y de sus semejantes. A este órgano se le ha
llamado estado que pretende que el hombre tenga una conducta adecuada a la
sociedad en la que vive. Lo que alude a un deber ser y con esto el surgimiento
del derecho. Puesto que el punto clave es la sociedad humana, las normas
deben ser acordes a esa sociedad siempre en constante cambio así de igual
manera la norma y el estado es, y será siempre un ente en constante
transformación.

Semblanza del jurista

El jurista debe ser abogado de las causas justas ya que tiene la sapiencia y el
conocimiento del derecho. Que son para él las armas necesarias para hacer
que impere la justicia y seguridad pero no solo de forma individualizada.
También de manera colectiva procurando el bien común, debe por lo tanto ser
un humanista siempre a favor de la justicia así, para poder lograrlo no tiene por
qué estar atado a ningún vinculo, que le impida ser imparcial, siempre
tomando en cuenta que su misión es una noble causa, la cual tiene que
defender y para esto es necesario gozar de libertad absoluta ya que de lo
contrario perdería su objetividad, buen juicio, imparcialidad y se vería como un
ser sin ética. El camino y vida del jurista siempre estará lleno de tentaciones,
es en esos momentos cuando debe imperar su voluntad de hombre recto y no
anteponer sus intereses personales a los de su defendido ya que es este
último el que deposita toda su confianza en su defensor, por lo que es preciso
que el abogado goce de un carácter y fortaleza envidiables junto a una actitud
de mando y no de sometimiento a ninguna causa injusta, así tiene y debe ser
un hombre honesto.

La cultura jurídica
La cultura, el conocimiento, y el aprendizaje son parte esencial del ser humano
así la cultura surge con el hombre y es producto de este, desde el inicio y a la
par de su aparición en el planeta, si bien con la cultura han surgido las
sociedades y civilizaciones. De tal forma que la cultura abarca todos y cada
uno de los aspectos de la vida del hombre, por lo tanto debemos hacer
mención de la cultura jurídica que consiste en el conocimiento del derecho que
como se ha visto este ha evolucionado junto con el hombre y su entorno social,
político, económico, filosófico, etc. Entonces no estaríamos mal en decir que el
cultor del derecho si aspira a ser un jurista y no un simple abogado, es preciso
que conozca la historia del hombre en todos y cada uno de los aspectos para
de esa forma ser un hombre sabio. Ya que no basta con conocer las leyes y
aplicarlas es necesario saber sus fuentes y orígenes.

Tipología del jurista

El jurisconsulto, el abogado, el maestro de derecho y el juez, todos los antes


mencionados, deben ser personas rectas, honestas, sinceras, responsables, ya
que el ejercicio de la profesión así lo exige por sus labores humanistas, ya que
debe actuar como un coadyuvante de la justicia y luchar por esta con todo su
ser y en todo momento por lo que en sus manos está el impartir justicia para
lo cual se hace necesario que el hombre de derecho, sea cual fuere o como se
le llamase goce del conocimiento de las leyes pues sería absurdo que un
hombre de derecho desconociera las normas jurídicas también se hace
indispensable que goce de libertad absoluta que sea poseedor de un carácter
y firmeza de hierro al momento de defender las causas justas pero no solo lo
debe de hacer por obligación si no por el contrario, por gusto por amor a su
vocación a su ética , moral, en si debe ser un hombre sabio poseedor de un
gran intelecto pero gozando ante todo de una calidad humana muy superior
aun a su sapiencia. Ya que en muchos de los casos depende la libertad del
justo, es aquí cuando nos cuestionamos que es más valiosa la vida o la libertad
porque hay quien por obtener su libertad está dispuesto a perder incluso su
vida, debe en si vivir para dar, para procurar no solo el bienestar individual
sino a su vez el de la colectividad, aportar a cada instante de su vida lo mejor
de su ser, tomando como base siempre la legalidad ,el derecho y el
conocimiento de estas como sus armas para poder llegar siempre a la justicia.

El simulador del derecho


Empezaremos por mencionar que la simulación es la acción de fingir o imitar lo
que no se es partiendo de este hecho podemos en algunos casos mencionar
que la simulación tiene su bases en la mentira en la falsedad. Que siempre es
cruel por ser lo contrario a verdadero – verídico. Por lo tanto un simulador. Es
un ser del cual por causa efecto ha de emanar la farsa, la mentira el engaño, el
fraude, el cohechó, la vanidad, el odio a sus semejantes y por qué no
mencionarlo a el mismo por lo que es un defraudador vil y ruin, carente de los
principios más básicos de ética y moral y del desconocimiento del derecho.

Bibliografía

Burgoa,Ignacio.( 2009 ).el jurista y el simulador del derecho.mexico,df:editorial


Porrúa

EL JURISTA Y EL SIMULADOR DEL DERECHO

El presente resumen es el resultado de la tarea en la materia de Historia del


Derecho, espero sea de utilidad para tu formación

EL MEJOR RESUMEN DEL JURISTA Y EL SIMULADOR DEL DERECHO


http://marioartega.spaces.live.com/blog/cns!AFDC368ADD5CF819!292.entryO

Se ha sostenido que la seguridad social es un fin del derecho independiente


de la justicia,

Ahora veamos lo siguiente: el jurista, principalmente abogado debe ser LIBRE,


no debe estar vinculado permanentemente a ningún sector publico* privado o
social **es decir objetivo. Tal vinculación entraña el menoscabo* de su libertad
para seleccionar los asuntos jurídicos que estime justos, honrados, rectos y
respaldados por el derecho.

Lo que es evidentemente contrario al aspecto económico que define


dependencia y lealtad al centro de trabajo.

El derecho como ciencia:

El derecho como arte:

“Dad a un hombre todas las cualidades del espíritu, dadle todas las del
carácter, haced que lo haya visto todo, aprendido todo y recordado todo, que
haya trabajado sin descanso durante treinta años de su vida, que a la vez sea
literato, critico y moralista; que tenga la experiencia de un anciano y el empuje
de un joven, con la infalible memoria de un niño, haced por fin, que todas las
hadas hayan venido sucesivamente a sentarse al lado de su cuna y le hayan
dotado de todas las facultades y quizás con todo ello, lograreis formar un
abogado completo” es decir un jurista.

Sinónimo del jurisprudente, pues ambos denotan sabiduría, entendimiento, o


maestro de la ciencia jurídica. Esta sabiduría del derecho se adquiere con el
permanente estudio y con la constante experiencia en el cultivo de esta
disciplina.

“EL JURISTA Y EL SIMULADOR DEL DERECHO”

IGNACIO BURGOA ORIHUELA


Parte de la importancia del Derecho, señalando que la estructura jurídica
siempre debe de existir, imponiendo un orden normativo en la sociedad,
buscando siempre la seguridad jurídica, siendo ahí donde es necesario el
Derecho expresando en ese devenir histórico los cambios sociales.

El jurista en su semblanza es el cultor del Derecho, debe ser garante de la


sociedad ejerciendo su actividad libremente, no debe ser asalariado de nadie.

También debe ser auténtico, lo que refleja una congruencia en su pensar y


sentir, todo eso lo hace confiable, característica contraria a lo falso e hipócrita.

Otra característica que debe tener es la veracidad, lo cual está relacionado con
la rectitud y buena fe, característica con mayor valor que la certeza, porque en
ello solo estriba la falibilidad del hombre, pero en la veracidad se encuentra la
honestidad, lo cual lo aleja de lo corrupto.

El Derecho debe de ser visto como ciencia, como arte, como moral y como
fenómeno social.

Como ciencia parte del concepto de Jurisprudencia de Ulpiano, donde entran en


juego conceptos como conocimiento, lo divino, lo humano, lo justo y lo injusto.

También lo es por su relación con otras ciencias, resaltando que un verdadero


conocedor del derecho no es un simple lector de principios, sino que lo
entiende, lo interpreta, lo estudia y sobre todo lo aplica, buscando como arte la
bondad y la justicia como lo resume Celso en su concepto de Derecho.

El Derecho como moral parte del concepto griego “vivir honestamente, no


dañar a otro y dar a cada quien lo suyo” y simplemente como fenómeno social,
basta decir que sin el derecho no puede existir ni subsistir la sociedad.

La tipología de un jurisconsulto o jurisprudente requiere no solo la teoría sino


también la experiencia, porque sin la praxis se viene una desjuridización, se es
cada día menos abogado hasta llegar a jurisignorante. El abogado
jurisprudente es un sapiente del derecho, lo cual implica litigar.

Para ello debe ser emotivo, que significa tener gusto por la profesión
encontrándose muy orgulloso de ello, también le requiere rectitud de
conocimientos y honestidad.

Asimismo el maestro del Derecho debe ser jurisprudente, magíster juris; y el


juez, un realizador de la justicia.

Pero en general, tanto el jurisconsulto, el abogado jurisprudente, el maestro del


Derecho y el Juez, deben ser honestos, valientes, auténticos y dignos, lo único
que varía es el ejercicio de su actividad.

Contrariamente a todo lo anterior, se encuentra el Simulador del Derecho, el


cual es un experto en el arte de fingir, imitar, la farsa, la ostentación, la
avaricia y la falsedad, que no busca el saber, sino beneficios económicos y
personales a través de “amistades”, en cuya esfera se encuentra como
político, banquero o empresario huyendo de la litis donde se requiere la
jurisprudencia o sabiduría del Derecho, porque en ello se requiere el
conocimiento del derecho sustantivo y adjetivo que no puede desempeñar y su
apariencia la manifiesta en actitudes extrajudiciales fingiéndose influyente.