Anda di halaman 1dari 41

MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL

INTRODUCCIÓN

El abuso sexual, se enmarca dentro la problemática global del “maltrato infantil”, no


es un fenómeno nuevo. Se trata de un problema con un gran pasado pero con una
corta historia, puesto que a pesar de haber estado presente, sólo en forma resiente
se ha despertado a nivel de la opinión pública una conciencia respecto a su
magnitud e impacto siendo así actualmente una preocupación mundial. En efecto,
de acuerdo a López Sánchez (1999), “el silencio sobre los abusos a niños ha
empezado a romperse muy recientemente, en los años setenta y ochenta en el
mundo europeo, entrada ya en la década noventa en Latinoamérica. El abuso
sexual infantil ha sido una de las tipologías de maltrato más tardíamente estudiado.
La investigación sobre maltrato infantil se inició focalizándose en el análisis de los
malos tratos de tipo físico (Arrubarrena y de Paúl, 1999). No obstante cuando se
abusa sexualmente de un niño no sólo hay un daño físico, sino que generalmente
existe una secuela psicológica. Debido a la ausencia, en numerosas ocasiones, de
un daño físico visible, así como a la no existencia de un conjunto de síntomas
psicológicos que permitan su detección y diagnóstico unívoco, el abuso sexual ha
sido una tipología difícil de estudiar (Simón.et.al., 2000). Por otro lado se añade las
dificultades relacionadas con el tabú del sexo y, en especial al relacionarla con la
infancia, a si como el escándalo social que implica su reconocimiento. Las cifras
según algunas investigaciones son alarmantes y dan cuenta de que el fenómeno
esta presente en todos los niveles socio económicos, religiosos, culturales y
países, sin importar su grado de desarrollo. Es una realidad que convive con
nosotros cotidianamente, muchos son los niños y niñas en nuestro país afectado
por este gran problema, ya sea dentro de su núcleo familiar o fuera de él. El interés
que me lleva a investigar del tema, es porque el Abuso Sexual Infantil se encuentra
dentro de los malos tratos más frecuentes hacia los niños con importantes y
perdurables efectos psicológicos, tanto a corto como a largo plazo que interfiere en
el desarrollo adecuado del niño. La experiencia de abuso sexual infantil puede
considerarse una situación extrema que, tal y como exponen Lazarus y Folkman
(1984), suele resultar en un elevado nivel de estrés y malestar en la gran mayoría
de individuos. Esto ha dado lugar en la última década a un notable crecimiento de
los estudios sobre este tema tanto a nivel nacional como internacional.

Jacqueline M. R. 1 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL

ABUSO SEXUAL INFANTIL

1. VISIÓN HISTORICA DEL ABUSO SEXUAL INFANTIL

En la época antigua, el hombre primitivo para tener una esposa, forzaba


sexualmente a una mujer apetecible a la que luego llevaba a su tribu, donde
tenía que proteger su honra.
En Grecia se dio una tolerancia e incluso un fomento de ciertas formas y
adolescentes púberes, por lo general en el interior de un contexto educativo
en el que el varón adulto tenía encomendada la formación ética e intelectual
de su pupilo, lo que en nuestros días considerados como abuso sexual
infantil. De igual forma en la época MEDIEVAL se sancionó severamente a
quienes cometían estos hechos, fue en esta época donde aparecieron los
famosos cinturones de castidad para proteger a las mujeres de las
violaciones. Sobre los severos castigos previstos en períodos pasados,
recién a partir del siglo XVIII es que se indica su abandono, estableciéndose
medida de privación de libertad, sin embargo, tanto las penas impuestas en
el pasado como las medidas de privación de libertad, no han podido
disminuir la incidencia de casos de incesto y violación sexual en contra de
niños y niñas, muy por el contrario se ha incrementado en la actualidad este
tipo de actos. Entonces podemos concluir que el abuso sexual infantil como
problema no surge en la sociedad moderna ni contemporánea, es una
situación presente a lo largo de la historia de la humanidad, bajo distintas
formas, pero con un mismo resultado.
EDAD MODERNA Y CONTEMPORANEA
En algunas clases sociales los niños eran criados y amamantados por
personas que no pertenecían a la familia, siendo el abuso sexual frecuente
por parte de los cuidadores.
La Revolución Industrial acrecienta la explotación laboral de los niños
sometiéndolos al trabajo propio de adultos y en condiciones de hacinamiento
e insalubridad que no contemplaban las horas de descanso necesarias ni
tampoco un salario digno.

Jacqueline M. R. 2 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL

Y en cuanto a la educación, hasta hace pocas décadas la utilización de


castigos humillantes como método correctivo fue común en los colegios.
En Francia, en 1868, el Dr. Ambrois Tardieu, describe el síndrome del
maltrato como un descubrimiento para la profesión médica, basado en la
autopsia de niños quemados o golpeados. Un informe del Committee for
Children de
EE.UU., revela que antes de 1874 los niños norteamericanos podían ser
pegados, hambreados y encadenados y no había ninguna ley para
protegerlos. Finalmente, después de un caso muy grave que recibió gran
publicidad, algunos ciudadanos, preocupados por el hecho, solicitaron a la
Sociedad para la Prevención de Crueldad contra los Animales, que
ayudaran a estos niños, sobre la base de que los niños eran, al menos,
también animales. La Corte de New York sostuvo este argumento.
Seguidamente varios estados crearon leyes para la prevención del abuso y
la crueldad hacia los niños.
En 1946, Thon Caffey en USA publica un trabajo “Fracturas múltiples en los
huesos en niños que sufren hematomas crónicos subdurales”. Niños muy
pequeños sacudidos fuertemente o lanzados contra superficies blandas,
pueden no mostrar hematomas externos y si a esto se le suma la fractura de
uno o varios huesos, resulta que lo descripto por Thon Caffey es
simplemente un cuadro de maltrato físico.
En 1962 el Dr. Henry Kempe y sus colegas de la Escuela de Medicina de la
Universidad de Colorado, definen por primera vez al abuso infantil como
“una condición clínicamente observable” y la reconocen como una amplia y
difundida amenaza a la vida de los niños. Lo llamaron el Síndrome del
Niño Apaleado (battered child syndrome) y lo definieron como “una grave
injuria física al niño, cometida en forma no accidental”. Hoy en día (USA) se
usa el término de Abuso Infantil.
La historia nos muestra que las diversas formas de maltrato infantil
existieron desde la antigüedad en forma manifiesta tanto a nivel familiar
como institucional. Sólo posteriormente, ante la aparición de leyes de
protección a los niños, el maltrato es ocultado o negado.

Jacqueline M. R. 3 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL

ACTUALIDAD
Mucha gente piensa que el abuso sexual es un descubrimiento de los años
70, lo cual esta muy lejos de la realidad. Por década uno de los temas de
preocupación de los moralistas ha sido el abuso sexual infantil. En el pasado
reciente, en diversos momentos el abuso sexual ha explotado hacia la
conciencia pública. En 1937, cuatro niños fueron asesinados en relación con
ataque sexuales y hubo, debido a esto, una ola de histeria colectiva por la
ciudad de Nueva York. Nuevamente, en 1949 el asesinato particularmente
horripilante de un niño en California provocó agitados artículos.
En esa época el abuso sexual era considerado primordialmente como un
problema de personas extrañas, mientras que hoy en día se sabe que la
mayor parte de los abusos sexuales se dan a manos de los propios
familiares o de los amigos de los familiares. Así mismo el concepto de
“maltrato” que anteriormente se refería especialmente al maltrato físico y al
abandono, se ha extendido para abarcar al maltrato sexual y emocional.
Todos ellos se engloban genéricamente bajo la denominación de Abuso
Infantil.
Además, en los últimos tiempos, debido al auge del video, de la informática
y de la aviación comercial, podemos agregar al abuso que se viene dando
desde tiempos remotos -tanto dentro como fuera de la familia- el abuso
cometido no por una persona aislada sino por organizaciones delictivas que
se dedican a la pornografía y al turismo sexual infantil. Muchas veces, es en
parte consecuencia de la miseria y la ignorancia que atraviesan ciertas
familias, especialmente en algunos lugares de Asia, Africa y Sudamérica,
pero muchas otras son hechos puramente delictivos como el caso de las
niñas desaparecidas en Bélgica que habían sido raptadas. En Gran Bretaña,
por otra parte, creen que estas organizaciones existen desde la época
Victoriana.
2. MODELO ECOLÓGICO DEL ABUSO SEXUAL INFANTIL

El marco ecológico integra los contextos de desarrollo del niño


(microsistema, macrosistema y exosistemas) estructurando los factores que
intervienen en la etiología del maltrato: (1979, 1986,1994, Uri
Bronfenbrenner y Morris, 1998)

Jacqueline M. R. 4 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL

Desarrollo del individuo. El desarrollo de la persona es evolutivo, gradual y


basado en la interacción con los demás. Desde ahí, la experiencia previa
que los padres traen de su propia vida a la hora de abordar la paternidad va
a condicionar el desarrollo del niño, al igual que cualquier lesión o
discapacidad que tenga.
Microsistema. Es el entorno más cercano al niño, en el que desenvuelve su
vida diaria y con el que está en contacto permanente, además de quien
depende.
El núcleo socializador prioritario en este nivel es la familia e influyen factores
como la composición de ésta, el ajuste marital o las características del niño.
Exosistema. Está compuesto por los sistemas sociales que rodean al
sistema familiar (escuela, trabajo, vecindario, amistades, etc...) cuyos
valores y creencias configuran los del niño, puesto que limitan o enriquecen
sus propias vivencias y configuran un mundo relacional.
Macrosistema. Son los valores de la cultura en la que se desarrolla el
individuo. En la crianza de los niños influyen los conceptos sobre la
paternidad y los roles de género, la concepción de los derechos de la
infancia, etc.
Todos estos valores configuran a su vez el enfoque de la vida individual, por
ejemplo, a través de los medios de comunicación.
Estos sistemas relacionales interactúan constantemente, creando una serie
de circunstancias o factores que producen un riesgo o una protección real
frente al maltrato infantil, en cualquiera de sus formas.
Entre los factores de riesgo, existen algunos especialmente relevantes:
 Discapacidad psíquica grave de uno o ambos padres.
 Consumo de alcohol o drogas de uno o ambos padres.
 Historia de maltrato previa en uno o ambos padres.
 Falta de establecimiento del vínculo o deficientes relaciones
afectivas entre los padres y el niño.
 Falta de red de apoyo psicosocial, aislamiento social de la familia.
 Problemas de disarmonía y ruptura familiar.
 Desempleo o pobreza.
 Falta de reconocimiento de los derechos del niño como persona.

Jacqueline M. R. 5 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL
 Aceptación social de pautas como el castigo físico.
 Entre los factores de compensación o protectores se destacan
los siguientes:
 Historia de vinculación afectiva de los propios padres o
reconocimiento y elaboración de la historia, en caso de ser negativa.
 Existencia de una red de apoyo psicosocial.
 Seguridad económica.
 Armonía y apoyo de la pareja en la crianza.
 Integración social de la familia y del niño con sus iguales.
Todos estos factores interactúan permanentemente creando una estructura
relacional constante, en la que las personas nos desenvolvemos. Es
importante conservar esta perspectiva para evaluar cada caso
individualmente y entender que las circunstancias vitales de cada persona
definen sus posibilidades, no sólo sus limitaciones.

3. DEFINICIONES DE ABUSO SEXUAL INFANTIL POR DIVERSOS


AUTORES

ψ El primer autor en definir el Abuso Sexual Infantil fue Kempe (1978),


considerándolo “la participación de niños/adolescentes dependientes e
inmaduros, en actividades sexuales que no están en condiciones de
comprender, que son inapropiadas para su edad y su desarrollo psicosexual,
para la que son incapaces de dar su consentimiento y que transgreden los
tabúes y reglas familiares y sociales. Propone como criterio para definir Abuso
Sexual infantil, el hecho que la victima no comprende totalmente el acto en el
que esta participando y, por lo tanto no puede dar su consentimiento
libremente.
ψ David Finkelhor (1984), es el primer autor que toma al Abuso Sexual
como un tema especifico de estudio, Este autor define “Victimización Sexual:
encuentros sexuales de niños menores de trece años con personas por lo
menos cinco años mayores que ello, y encuentros de niños de trece a
dieciséis años con personas por lo menos diez años mayores que ellos. Los
abusos sexuales pueden consistir en coito, contacto anal-genital, manoseos o
un encuentro con un exhibicionismo. Este autor considera que los abusos
sexuales a menores deben ser definidos a partir de dos grandes conceptos.

Jacqueline M. R. 6 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL

La coerción y la asimetría de edad. La coerción se refiere al contacto sexual


mantenido con un menor mediante el uso de fuerza física, la amenaza, la
presión, la autoridad y el engaño, y ha de ser considerada criterio suficiente
para etiquetar una conducta de abuso sexual. Por su parte la Asimetría de
edad impide la verdadera libertad de decisión del niño e imposibilita una
actividad sexual compartida, ya que los participantes tienen experiencias,
grados de madurez biológica y expectativas muy diferentes.
No obstante, aparecen dificultades al delimitar la diferencia de edad entre
participantes, un que la mayoría de especialistas, siguiendo las
recomendaciones de David Finkelhor Hotaling (1984) concideran una
diferencia de 5 años cuando el menor tenga menos de 12, y de diez años si
este tiene entre 13 y 16 años.
Debido a estas dificultades, algunos autores añaden un tercer criterio para
intentar definir el abuso sexual infantil de forma completa y es el que
considera el tipo de conductas sexuales realizadas (Jiménez et., 1995, López,
Hernández, et. al, 1995). No obstante, las conductas que se consideran abuso
sexual también han sido objeto de controversia. En ciertos estudios se
incluyen tanto las conductas que implican contacto físico (caricias,
masturbación, penetración), como aquellas que no implican directamente ese
contacto (exhibicionismo, obligar al menor a presenciar actividades sexuales
de otras personas, utilizar al menor para la producción de pornografía).
Estudios recientes incluyen una nueva categoría dentro el abuso sexual sin
contacto físico, como es la exposición involuntaria a material sexual en
Internet (Mitchell, Finkelhor y Wolak, 2001).
En este caso no existiría un agresor directo, si no que el menor, por sí solo, al
utilizar el Internet para chatear, buscar información o jugar, es expuesta de
forma involuntaria a un material con escenas sexuales explícitas.
ψ Por otro lado, algunos autores diferencia si el abuso sexual es
intrafamiliar, también denominado incesto, y que se produce cuando “el
contacto físico sexual o el acto sexual es realizado por un pariente de
consanguinidad (padre/madre, abuela/ abuelo) o por un hermano. Se incluye
también el contacto físico sexual con figuras adultas que estén cubriendo de
manera estable el papel de figuras parentales (Arrubarrena et.,
alt.,1996;Fischer, 1998).

Jacqueline M. R. 7 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL

ψ María Cristina Ravazzola, del libro “historias infames: los maltratos en


las relaciones”. Esta autora toma otra vertiente del abuso, y plantea lo
siguiente “lo que el abuso implica siempre es un abuso antisocial de algún
plus de poder en la relación afectada, tal que coloca al abusado o a la
abusada en la condición de objeto y no de sujeto. El abuso alude a un estilo, a
un patrón, a una modalidad de trato que una persona ejerce sobre otra, sobre
sí misma o sobre objetos, con la característica de que la primera no advierte
que produce daños que van de un malestar psíquico hasta lesiones físicas
concretas. Quien ejerce abuso no aprende a regular, a medir, a decidir, a
escuchar y respetar mensajes de si mismo y del otro, como son “no quiero”,
“no va mas”, “solo hasta ahí”.
ψ Definición aportada por National Center of Child Abuse and Neglect
(1978). Se define como “Contactos e interacciones entre un niño y un adulto
cuando el adulto (agresor) usa al niño para estimularse sexualmente él
mismo, al niño o a otra persona. El abuso sexual puede ser también cometido
por una persona menor de 18 años cuándo esta es significativamente mayor
que el niño (víctima) o cuando el agresor está en una posición de poder o
control sobre otro.
ψ Grosman y Mesterman, define al abuso sexual como aquella situación
en que un adulto utiliza su interrelación con un menor (en relación a
sometimiento) para obtener satisfacción sexual, en condiciones tales en que
el niño o niña son sujetos pasivos de tales actos, y pierden la propiedad sobre
sus propios actos, y pierden la propiedad sobre sus propios cuerpos.
ψ Reynaldo Perrone y Martine Mannín, en violencia y abusos sexuales
en la familia”, presentan una visión clasificadora de cómo se produce esta
relación “cuando un adulto abusa sexualmente de un niño, considera que
puede utilizar el cuerpo de este a su antojo. Se vale de su ventaja intelectual y
física, se su posición, y de su poder social para desarrollar una dominación
tendiente a la satisfacción sexual
ψ Galdos (1995), el abuso sexual contra niñas y niños es “toda actividad
sexual que un adulto o adulta impone, ya sea con engaños, chantaje o fuerza
a una persona que no tiene madurez mental o física para entender de lo que
se trata.

Jacqueline M. R. 8 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL
Se presenta en varias formas: desde las palabras insinuantes, caricias, besos,
manipulación física y exhibición de los órganos sexuales, hasta la violación”
ψ Rodríguez de la Cruz (1996). El abuso sexual contra niñas y niños es
“toda actividad sexual que un adulto o adulta impone, ya sea con engaños,
chantaje o fuerza a una persona que no tiene madurez mental o física para
entender de lo que se trata. Se presenta en varias formas: desde las palabras
insinuantes, caricias, besos, manipulación física y exhibición de los órganos
sexuales, hasta la violación”
4. DEFINICIÓN DEL ABUSO SEXUAL INFANTIL.

Abuso Sexual Infantil es todo acercamiento con claro contenido sexual de


parte de una persona mayor (adulto o adolescente) hacia niños, niñas o
adolescentes, haciendo uso de su poder para lograr placer o beneficio sexual.
El abuso sexual se presenta de varias formas: desde palabras insinuantes,
hasta caricias, besos, tocamiento de los genitales u otras partes del cuerpo,
exhibición de los órganos sexuales, hasta la violación (cuando hay
penetración del pene en la boca, ano o vulva de las niñas o niños) Puede
haber una situación de abuso cuando el adulto observa a solas y escondidas
el desnudo de la niña, niño o adolescentes. También es abuso sexual cuando
hay explotación sexual se la niña, niño o adolescente por otra persona, con el
fin de obtener beneficios económicos. La persona que abusa del menor hace
uso de su poder, seducción, chantaje, amenazas o la manipulación
psicológica para lograr placer o beneficio sexual, siendo así una de las
manifestaciones más grave del maltrato ejercido hacia la infancia afectando
su desarrollo personal, emocional, físico y social.
5. DONDE PUEDE OCURRIR LOS ABUSOS SEXUALES INFANTILES

El abuso sexual se puede presentar en tres contextos:

1. Intrafamiliar: Es cuando ocurre en la familia a manos de un padre, un


padrastro, hermano, mamá, primo, tío u otro pariente.

2. Extrafamiliar: Es cuando ocurre fuera de casa que puede ser en le


colegio, parque, campo de futbol, baño de un restaurante o en la calle,
pudiendo ser los abusadores las persona que lo cuida, un maestro,
director, auxiliar, un vecino, un amigo o un desconocido.

Jacqueline M. R. 9 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL

3. Explotación Sexual Comercial: cuando el niño es sometido a prácticas


sexuales para beneficio económico de un adulto.
6. CAUSAS DEL ABUSO INFANTIL

Podemos hablar de causas multifactoriales que suelen estar


interrelacionadas:
 Familiares
 Culturales
 Sociales
 Individuales
 FAMILIARES
Endogamia
Se puede decir que la familia es el espacio donde el ser humano crece y se
desarrolla como individuo, es el lugar donde logra la individuación.
Cuando el tabú del incesto no se cumple predomina la indiscriminación de
vínculos familiares (familia actual - familia de origen), como la indiscriminación
generacional (padres - hijos) y de tiempo (pasado - presente). Cuanto mayor
sea esta indiscriminación mayor será la patología y la posibilidad de abuso,
sobre todo sexual. Cuando el hijo significa para los padres una mera
prolongación de ellos mismos, cualquier inadecuación del pequeño respecto a
las ilusorias expectativas de los padres, pueden generar sentimientos de
enorme frustración, odio y rechazo, al punto de desencadenar conductas
abusivas, tanto físicas como emocionales.
Para que el niño logre un adecuado desarrollo en la vida, los padres deben
sentir que además de ser parte de ellos, el hijo es a la vez alguien único y
diferente.

 CULTURALES
Autoritarismo Masculino
Es de orden cultural, económico y biológico y se origina en la supremacía
física y cultural del hombre sobre la mujer y los niños. En lugar de hacer
respetar la ley, él se cree la Ley.

Jacqueline M. R. 10 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL

 SOCIALES
Aislamiento Social
En las familias muy aisladas socialmente, las dificultades de integración
pueden deberse a que viven o provienen de lugares muy apartados o a otros
motivos de índole psicológica. También, es habitual el abuso en aquellas
familias que viven hacinadas por motivos socioeconómicos.
 INDIVIDUALES
Aumento de Tensión o Estrés
Personas que están atravesando una crisis por motivos económicos o
afectivos, etc. (la frustración puede producir aumento de la agresión,
regresiones, alcoholismo) pueden ser potenciales abusadores, siempre que
haya una predisposición, sobre todo si no cuentan -como en el caso del
aislamiento social- con fuentes de apoyo externas, familiares o comunitarias.

7. CARACTERÍSTICAS DEL ABUSO SEXUAL INFANTIL

El abuso sexual siempre constituye una forma de violencia física o mental, por
la cual el adulto se aprovecha tanto de la confianza del niño como de su
superioridad, teniendo como consecuencia que el menor de edad, no
comprenda la gravedad del hecho debido a su inmadurez psicosexual, por lo
cual no está en disposición de dar consentimiento o negarse libremente y se
caracteriza generalmente por las siguientes circunstancias:
 El abuso sexual no se limita necesariamente a la relación entre hombre
y niña, sino que puede extenderse hacia los niños, aunque el primero
es el más frecuente.
 En la mayor parte de los casos, el infractor proviene del entorno social
del menor y no es un extraño.
 El abuso sexual generalmente no se produce de manera aislada sino
que se prolonga durante años.
 Los niños perciben de manera instintiva dónde empieza la mala
intención del agresor respecto la exploración de su cuerpo.

Jacqueline M. R. 11 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL
 El abuso sexual se produce cuando el adulto se sirve de su autoridad
para aprovecharse de la relación de dependencia del niño.

8. FORMAS DE ABUSO SEXUAL INFANTIL

1) Conducta sin contacto incluye:


 Exposición indecente de órganos genitales hacia el niño, niña,
adolescente (exhibicionismo).
 Exponer a un niño a material pornográfico.
 Masturbación u otra actividad sexual enfrente de un niño.
 Vouyerismo.- Ocurre cuando un adulto, para gratificarse sexualmente,
mira a un menor desnudo.
 Palabras insinuantes o gestos relacionados con la activad sexual como:
“quiero que juegues con mí……….”, “qué ricas…………..”, “vamos a la
cama”, “te voy a….”, etc.

2) Explotación sexual incluye:


 Solicitando o proponiendo a un niño, niña y adolescente a la
prostitución
 Usando a un niño en cualquier forma de pornografía.

3) Contacto físico sexual incluye:


 Acariciar los genitales o los muslos del niño,
 Besos o caricias en diversas partes de su cuerpo.
 Forzando a un niño que toque a un adulto en una manera sexual
(pedirle al niño que acaricie los genitales del adulto, pedirle que
masturbe al adulto o masturbar al niño).
 Frotamiento de genitales contra el cuerpo vestido o desnudo del
niño.
 Penetración del dedo u objetos del agresor en la vagina o ano de la
víctima o viceversa.
 Penetración de los genitales del agresor, en la vagina de una niña, el
ano, o la boca, conocida como violación.

Jacqueline M. R. 12 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL

Es necesario señalar algunas modalidades del abuso infantil, con la finalidad


de establecer la gravedad del abuso sexual en general. Según Saller (1987),
citado por Besten (1997) es posible discriminar manifestaciones claras en
cada una de las gradaciones del tipo de abuso que se cometan, pero no por
dicha distinción se consideran menos lesivas a los menores:

Abusos considerados de mayor gravedad:


 Relaciones sexuales genitales - orales (cunilinguismo).
 Penetración en el ano del niño con el dedo(s), pene u objetos extraños.
 Penetración en la vagina de la niña con dedo(s), pene u objetos
extraños.
 Explotación de los menores en el comercio sexual.
Abusos considerados de menor gravedad, pero que asimismo, constituyen
una utilización del cuerpo infantil para satisfacción de los adultos:
 Obligar al niño a masturbarse en presencia del adulto.
 Frotamiento del pene contra el cuerpo del niño.
 Mostrar ilustraciones pornográficas al niño, tocamiento o manipulación
de los genitales del niño.
 Obligar al niño a tocar los genitales del adulto o manipularlos, a
menudo bajo la apariencia de juego.
 Masturbación en presencia del niño.
 Hacer fotografías pornográficas o películas del niño.
Por último, los siguientes comportamientos se consideran abusos
sexuales incipientes
 · El adulto se muestra desnudo delante del niño.
 · El adulto le muestra sus genitales al niño.
 · El adulto quiere dar el visto bueno al cuerpo del niño.
 · El adulto observa al niño al desvestirse, bañarse, lavarse, en algunos
casos puede ofrecerle su ayuda para ello.

Jacqueline M. R. 13 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL
 · El adulto besa al niño de forma muy íntima beso con lengua.

9. FASE DEL ABUSO SEXUAL INFANTIL.

1. Fase De Seducción O Enganche:


Es cuando el abusador logra establecer con su víctima un primer
nivel de acercamiento y se asegura que ésta no contará a nadie el
contacto establecido, toma las precauciones para elegir el momento y el
lugar adecuado en que iniciará el ciclo del abuso.
Por ejemplo, el padre manipula la dependencia y la confianza del niño o
niña incitándolo a participar de actos abusivos, que él presenta como un
juego o como un comportamiento normal.
Por lo general, en esta fase el niño o niña, dependiendo de la edad
que tenga, está confundido y no entiende exactamente lo que está
ocurriendo. Algunas niñas han expresado que sentían incomodidad,
aunque no entendían de lo que se trataba.

2. Fase de Interacción Sexual Abusiva:


Una vez asegurado el silencio de la víctima, el abusador tratará de
buscar más y más ocasiones para estar juntos, aumentando el abuso
sexual, pudiendo llegar hasta la penetración. No es frecuente que el
abusador de un familiar viole directamente a su víctima. Lo más usual es
que el abusador comience con gestos de exhibicionismo y/o "voyerismo",
continuando con manoseos de las zonas erógenas de la víctima,
obligándole a tocar los suyos, a realizar actos masturbatorios en su
presencia, felación y/o penetración con los dedos del orificio anal y/o
vaginal.
En esta fase puede ocurrir que el niño o niña, si ya tiene suficiente edad
como para darse cuenta, no quiera quedarse con el abusador. Cuando la
madre o padre le preguntan la razón, no da explicaciones porque
el abusador ya ha logrado de alguna manera asegurar su silencio.

Jacqueline M. R. 14 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL
(Este silencio es un signo a tomar en cuenta en caso de existir
sospecha de abuso).

3. Fase De Divulgación:
Las situaciones de abuso sexual se descubren por accidente, o porque el
niño o el adolescente lo divulgan.
En el primer caso, los hechos abusivos son descubiertos
accidentalmente por un tercero, ya sea presenciando el abuso, que la
víctima esté embarazada del victimario, o que se observen secreciones
genitales anormales o signos de enfermedades de transmisión sexual.
En el segundo caso, la víctima divulga el abuso, ya sea a partir del dolor
que los actos del abusador le provocan, sobre todo en el caso de la
penetración en niños/as más pequeños, o bien por un conflicto de
autonomía, en el caso de adolescentes. Esto genera una crisis al interior
de la familia y un gran sentimiento de culpa en las víctimas. Siempre se
debe buscar un apoyo terapéutico.

4. Fase Represiva:

Dado lo desestabilizante de la situación, muchas veces las familias y las


propias víctimas tienden a negar lo ocurrido, intentando "hacer como que
nada ha pasado" para superar la crisis, silenciando el problema.
Muchas veces, esta estrategia implica la participación activa del
abusador, también de la esposa, hermanos y, desgraciadamente,
también de policías, médicos y jueces. Es importante mantener la crisis
familiar y proteger.

10. CREENCIAS ERRÓNEAS RESPECTO AL ABUSO SEXUAL


INFATIL.

 El tardío reconocimiento del abuso sexual infantil como problema, así


como la ocultación de este tipo de situaciones y la falta de información
sobre este tema, han provocado la existencia de múltiples falsas

Jacqueline M. R. 15 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL
creencias o creencias erróneas respecto a la experiencia de abuso
sexual en la infancia (Echeburúa y Guerricaechevarría, 2000). Falsas
creencias sobre los abusos sexuales infantiles (Adaptación de López,
Hernández et al., 1995)

Jacqueline M. R. 16 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL
Falsas creencias Datos al respecto
El abuso sexual se produce contra niñas y
 La victimas siempre niños, aunque en la mayoría de casos las
pertenece al sexo femenino. víctimas son niñas.
 Actualmente se producen No existe estudios comparativos con épocas
más que en épocas anteriores. anteriores que permitan mantener esta
información; sin embargo ahora existe un
mayor conocimiento del problema, antes no
se estudiaban ni se denunciaban.
 El abusador o abusadora Exceptuando los casos de abusadores
es un enfermo Psiquiátrico. infantiles primarios (pedófilos), la mayoría
suelen ser personas socialmente integradas y
considerarse normales, si bien pueden
caracterizarse por ciertos rasgos como la falta
de empatía, la baja autoestima y el escaso
control de impulsos.
 Los abusadores oEn la mayoría de los casos el abusador o
abusadoras son siempre abusadora suelen ser un conocido (familiar o
familiares no), si bien también existe un porcentaje de
 Los abusadores ocasos en los que éste es un desconocido para
abusadoras son siempre la victima.
desconocidos.
 Sólo se da en determinadas Los estudios constatan que el abuso sexual
clases sociales. infantil puede producirse en cualquier nivel
socioeconómico y cultural.
 Los niños y niñas no dicen Los niños y niñas no suelen mentir ni
la verdad cunado revelan un fantasear cuando revelan una experiencia de
abuso sexual. abuso sexual.
 Algunos niños y niñas se lo La responsabilidad única de los abusos es del
buscan. agresor o agresora que, desde una posición
de mayor maduración, desarrollo y
experiencia, se aprovecha de la ingenuidad,
inmadurez e inexperiencia del niño o niña.
 Los menores pueden Los niños y niñas pueden aprender a evitarlos
evitarlos mediante programas de prevención y amplia
información sobre el tema, adecuada a su
edad y nivel de desarrollo. Sin embargo es
difícil evitarlo cuando un adulto les engaña,
aprovechándose de su autoridad y confianza,
o cuando les amenaza.
 Los efectos siempre suelen Los abusos no suelen ir acompañados de
ser muy traumáticos. violencia física, especialmente cunado son
 Los efectos no suelen tener cometidos por familiares o conocidos del niño.
importancia. El sistema que suele utilizar los agresores se
encuentran mas relacionado con el chantaje
emocional, así como ofreciendo atención,
amor e incluso regalos y dinero al niño.
 Es un asunto privado y no Es un delito no notificarlo a una autoridad
es obligatorio notificarlo. Si se competente un caso de abuso sexual.
denuncia se pierde la buena
relación educativa o
terapéutica.

Jacqueline M. R. 17 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL

11. CONSECUENCIAS DEL ABUSO SEXUAL INFANTIL.

 Consecuencias Físicas: Iniciales. Las consecuencias físicas del abuso


sexual infantil son poco frecuentes, extraordinariamente variables y, en
muchos casos, compatibles con otros tipos de lesiones no relacionadas con
la experiencia de abuso sexual, provocando que sean muy difícil de detectar
estos casos a partir de los hallazgos físicos. Cabe recordar que en muchos
tipos de abuso sexual no incluye penetración y no produce lesiones físicas,
e incluso si se produce penetración pueden no aparecer lesiones físicas que
confirmen el abuso sexual. Incluso debe tenerse en cuenta que muchos
casos de abuso sexual infantil no incluyen contacto físico entre el agresor y
la víctima y, por tanto, no existe lesiones físicas que permitan confirmarlos.
Sin embargo, algunas víctimas de abuso sexual infantil sí presentan lesiones
genitales y anales que son claros indicadores de esta experiencia, así como
es la presencia de esperma y, sobre todo, infecciones, enfermedades de
transmisión sexual antes de la pubertad y en ciertos casos el embarazo.
(García y Mur, 2001; Hafeejee1991; Pou et al., 2002).

Indicadores Físicos:
 Dificultad para caminar o sentarse.
 Infecciones urinarias frecuentes.
 Dolor al orinar.
 Orinarse en la cama
 Presenta en las áreas anales o genitales: picazón, dolor o hinchazón,
lesiones o sangrados, secreción de los genitales.
 Ropa interior rota o manchada con sangre.
 Infecciones de transmisión sexual.
 Embarazo no deseado.
 Dolor de cabeza frecuente, dolor de estomago y entre otras quejas
físicas.

Jacqueline M. R. 18 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL

Una dificultad añadir es que, en la mayoría de los casos, estos indicadores


únicamente son visibles durante un breve periodo de tiempo tras el abuso
(presencia de esperma, o bello pubíco, abertura anormal del ano, entre
otros) y no es habitual que la victima sea atendida inmediatamente, si no lo
más frecuente es que transcurra meses, e incluso años, antes de que
alguien descubra el abuso o éste sea revelado.
 Consecuencias Psicológicas iniciales, indicadoras.
Los indicadores psicológicos del abuso sexual infantil, son aquellos que
suelen situarse en los dos años siguientes al abuso (Browne y Finkelhor,
1986, López, 1993) y que, por tanto, suelen encontrarse presentes en la
infancia y la adolescencia.
Problemas Emocionales.- Dentro de este apartado se encuentran
algunos de los problemas internalizantes más frecuentes observados
en víctimas de abuso sexual infantil referidos a la presencia habitual
de miedos y fobias (Mannarino y Cohen, 1986); síntomas
depresivos y ansiedad, (Brieri y Elliott, 1994; Cohen y Mannarino
19988) así como baja autoestima y sentimientos de culpa y
estigmatización (Black et al., 1994, Brieri y Elliott, 1994) en estas
víctimas.
Según las investigaciones (Escovitz, Niedda y colaboradores, 1998)
uno de los trastornos diagnosticados más frecuentes en el grupo de
víctimas de abuso sexual, fue el trastorno por estrés
postraumático, así como también síntomas de depresión, ideación
suicida y rasgo de ansiedad.
Problemas de relación.- Una de las áreas que suele quedar más
afectada en victima de abuso sexual infantil es la relación social con
iguales y adultos, ya sean pertenecientes a la familia o desconocido.
Los autores han constatado más problemas de relación en víctimas
de abuso sexual infantil (Alessandri, 1991; Briere y Elliott, 1994,
Einbender y Friedrich, 1989); así como un elevado aislamiento social,
ya en victimas muy jóvenes, menores de 5 años.
Problemas funcionales.- Dentro de este grupo se encuentran
aquellas consecuencias del abuso sexual infantil que representan
dificultades en las funciones vitales para la victima.

Jacqueline M. R. 19 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL

Como problemas funcionales los diversos autores destacan los


problemas de sueño, particularmente las pesadillas (Mannarino y
Cohen, 1986); la perdida de control de esfínteres (enuresis en
Mannarino y Cohen, 1986; y ecopresis en Morrow, Yeager y Lewis,
1997); lo trastornos de la conducta alimentaria (Brieri y Elliott, 1994) y
las quejas somáticas (Cohen y Mannarino, 1988).
Problemas de la conducta.- Dentro de este apartado se han incluido
los problemas más relacionados con la externalización del malestar
provocado por el abuso sexual, destacando las conductas
sexualizadas y la conducta disruptiva y agresiva.
Conducta sexualizada.- La presencia de conductas sexualizadas es
uno de los problemas más frecuentes en víctimas de abuso sexual
infantil, siendo habitualmente un indicador de marcada fiabilidad para
su detección, si bien estas conductas no son exclusivas de las
víctimas de abuso sexual. Las conductas sexualizadas se han
definido en los estudios revisados como el uso de la masturbación de
forma compulsiva y/ o en publico, la imitación de actos sexuales y el
uso de vocabulario sexual inadecuados al periodo evolutivo de la
victima, la existencia de una curiosidad sexual excesiva y la presencia
de conductas exhibicionistas, entre otras.
Conducta disruptiva y disocial.- Entre estas conductas destacan la
hostilidad, la agresividad y la rabia (Alessandri, 1991; Briere y Elliott,
1994), si como los síntomas característicos del trastorno oposicionista
desafiante, si bien los estudios destacan una mayor presencia de
estas conductas en víctimas de sexo masculino. (Romano y De Luca
2001). Los estudios realizados con muestras de adolescentes
hospitalizados en centros Psiquiátricos constatan estos resultados,
con mayor frecuencia de agresividad, conductas impulsivas y
problemas de abuso de substancias en víctimas de abuso sexual
infantil, y muy relacionados con el diagnóstico de trastorno límite de la
personalidad.

Jacqueline M. R. 20 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL
Problemas Sexuales.- Los autores consideran que las conductas
sexuales desadaptativas ocasionan, ya desde la infancia, importantes
conflictos entre la víctima y sus padres, compañeros, profesores
escolares, entre otros. Estos conflictos reduce el apoyo social de la
victima, así como la posible influencia de estas fuentes en su
conducta, la cual actúa como factor de riesgo para el desarrollo de los
comportamientos desviados, incluyendo el abuso de substancias y la
delincuencia, así como de importantes problemas de relación.
CONSECUENCIAS CONSECUENCIAS CONSECUENCIAS
EMOCIONALES COGNITIVAS CONDUCTUALES
A Corto Plazo o en Período Inicial a la Agresión
· Sentimientos de tristeza y · Baja en rendimiento · Conductas agresivas
desamparo escolar · Rechazo a figuras
Cambios bruscos de · Dificultades de atención y adultas
estado de ánimo concentración · Marginación
· Irritabilidad · Desmotivación por tareas · Hostilidad hacia el
· Rebeldía escolares agresor
· Temores diversos · Desmotivación general · Temor al agresor
· Vergüenza y culpa · Embarazo precoz
· Ansiedad · Enfermedades de
Transmisión Sexual
A Mediano Plazo
Depresión enmascarada o · Repitencias escolares
manifiesta · Trastornos del · Fugas del Hogar
Trastornos ansiosos aprendizaje · Deserción escolar
Trastornos de sueño: Ingestión de drogas y
terrores nocturnos, alcohol
insomnio Inserción en actividades
Trastornos alimenticios: delictuales
anorexia, bulimia, Interés excesivo por
obesidad. juegos sexuales
Distorsión de desarrollo · Masturbación compulsiva
sexual · Embarazo precoz
Temor a expresión sexual Enfermedades de
Intentos de suicidio o Transmisión Sexual
ideas suicidas
A Largo Plazo
· Disfunciones sexuales · Fracaso escolar · Prostitución
· Baja autoestima y pobre · Promiscuidad sexual
autoconcepto · Alcoholismo
· Estigmatización: sentirse · Drogadicción
diferente a los demás · Delincuencia
· Depresión · Inadaptación social
·Trastornos emocionales · Relaciones familiares
diversos conflictivas

Jacqueline M. R. 21 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL
12. CARACTERÍSTICAS ASOCIADAS AL ABUSO SEXUAL:

Las investigaciones demuestran que, mayoritariamente, los abusadores


sexuales son hombres conocidos por elniño/a (80%) y, principalmente,
miembros de la propia familia. No se diferencian de otros hombres de la
comunidad, se les puede encontrar en todas las clases sociales y en todo
tipo de oficios y profesiones. Las diferencias se encuentran en su pasado
de abandono, maltrato infantil y abuso sexual. Los tipos de abusadores
sexuales se pueden dividir en 2 subgrupos:

- Abusadores obsesivos o pedófilos


Este tipo de abusador se encuentra principalmente implicado en casos de
abuso extrafamiliar. Abusan de varios niños diferentes, presentando una
compulsión crónica y repetitiva. Un sujeto de este tipo puede llegar a
agredir a una veintena de niños en su carrera de pedófilo (Gazán F.,
1990). Casi siempre son hombres, y presentan principalmente una
atracción sexual, casi exclusiva, hacia los niños/as. Evitan las relaciones
sexuales con adultos y cuando las tienen se sienten insatisfechos.
Tienen dificultades para crecer, asumiendo los riesgos y las dificultades de
relaciones afectivas y sexuales con los adultos.
Se les denomina, de acuerdo a la literatura especializada, "abusador
pedófilo obsesivo" o "delincuente sexual"; corresponde a lo que
comúnmente se denomina como "pedófilo". Este tipo de abusadores
siempre deben ser denunciados a la justicia, ya que su impunidad no hace
más que incitarlos a seguir abusando. Pueden ser conocidos o
desconocidos de la víctima. Cuando son desconocidos, casi siempre usan
la violencia física. En cambio, si son conocidos por la víctima y por la
familia, suelen ocupar un lugar privilegiado en el círculo social del niño, lo
que les permite un acceso directo. Utilizan el cariño, la persuasión, la
mentira o la presión psicológica. Eligen a sus víctimas entre niños y
adolescentes desatendidos o con muchas carencias, en razón de una
fragilidad familiar y/o social.

Jacqueline M. R. 22 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL
- Abusadores regresivos
Este tipo de abusador se encuentra principalmente implicado en casos de
abuso intrafamiliar. Son hombres que reaccionan abusando sexualmente
de un niño en un momento de crisis existencial, caracterizada por
sentimientos depresivos y de angustia, gatillada, por ejemplo, por
conflictos conyugales, separación o divorcio, fracasos profesionales y/o
problemas ligados a la senectud, pérdida de potencia sexual, entre otras
causas. Su sexualidad está orientada preferentemente hacia los adultos,
apareciendo la excitación sexual por los niños como resultado de una
descompensación psíquica; presentan escasa reincidencia. Se les
denomina abusador”.

13. CARACTERÍSTICAS DEL ABUSADOR

El siguiente análisis del las características de los abusadores, está basado


en estudios descriptivos y empíricos que en su mayoría fueron llevados a
cabo en EE.UU. y en algunos países de Latinoamérica, con el apoyo de
entidades dedicadas al estudio criminálistico y psicología criminal. En el
siguiente esquema se presenta un listado de las características de los
abusadores.
Características del abusador:
Historia de crianza:
 Abuso físico, abuso sexual o abandono.
 Carencia de cuidados parentales.
 Pobre relación con los padres.
 Otras parafilias (exhibicionismo, froteu- rismo, voyeurismo).
 Actitudes morales rígidas.
 Expectativas sexuales inapropiadas.
 Débil identidad sexual.
 Miedos en el funcionamiento sexual.
 Disfunciones sexuales.
Problemas interpersonales:
 Timidez, introversión y retraimiento.
 Pasividad, dependencia e inmadurez.
 Baja autoestima y fuerza del yo.

Jacqueline M. R. 23 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL
 Dominancia, autoritarismo y conducta controladora.
 Soledad y aislamiento.
 Malestar psíquico.
 Depresión y ansiedad.
 Sociopatía.
Relaciones padre-hijo
 Percepciones inapropiadas (distorsionadas) de las relaciones padres
- hijo.
 Negación o distorción cognitiva del incidente del abuso.
 Confusión de roles, inversión de roles.
Problemas con el alcohol y drogas:
 Abuso de bebidas y estupefacientes para evadir la realidad
Problemas sexuales:
 Desviación sexual hacia los niños.
Relaciones maritales:
 Conflictos maritales.
 Problemas en la comunicación.
 Falta de apoyo por parte del cónyuge
 Problemas sexuales con el cónyuge.
Esta descripción de las características de la personalidad de los
abusadores sexuales infantiles intrafamiliares, está basada en estudios
realizados con abusadores masculinos, ya que hay pocos estudios
realizados con ofensoras femeninas.
El perfil psicológico de los ofensores según la psicología criminal, señalan
frecuentemente la presencia de abusos físicos o sexuales en su infancia
así como carencia de un ambiente familiar de cuidado y afecto. Aunque los
datos indican que existe una alta probabilidad de que los abusadores
hayan sido maltratados en la infancia, son relativamente uniformes, la
información sobre las experiencias sexuales tempranas de los ofensores y
el momento en que éstas se iniciaron, son inconscientes.
El historial psicológico de dichos criminales, concluye que los ofensores
tienen una historia de frecuentes experiencias sexuales tempranas;
mientras que otros estudios indican que los ofensores tienen pocas

Jacqueline M. R. 24 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL
experiencias sexuales tempranas y señalan, falta de satisfacción con
dichas experiencias.

En los estudios se ha llegado al consenso de señalar que los ofensores


masculinos tienen una variedad de problemas interpersonales, incluyendo
una falta de habilidades sociales y pobres relaciones con otras personas.
Los ofensores son descritos como tímidos, pasivos, introvertidos,
socialmente retraídos, solitarios y aislados. Tienen baja auto-estima y débil
fuerza del yo. Los estudios indican que los ofensores a menudo se sienten
inadecuados, inferiores, alienados y abatidos.
Tienen miedo al rechazo y frecuentemente son vistos como dependientes
e inmaduros.
Sin embargo, ha habido quienes dicen que los ofensores son dominantes,
autoritarios y controladores. Algunos autores han intentado explicar estos
resultados divergentes, sugiriendo que el ofensor es pasivo y dependiente
fuera de la familia, pero dominante y controlador dentro de la familia.
Alternativamente, estas características divergentes pueden representar
diferentes subtipos de ofensoras. También es posible que algunos de los
resultados de los estudios, sean simplemente descripciones inadecuadas
de los abusadores sexuales de menores.
Aunque la mayoría de los ofensores no muestran una patología severa, a
menudo obtienen elevadas puntuaciones en medidas de depresión,
ansiedad y suspicacia lo que en psicología se conoce como paranoia.
También son frecuentemente descritos como sociópatas. Muchos
profesionales creen que los ofensores abusan del alcohol u otras drogas.
A pesar de que el consumo de alcohol entre los ofensores es un tema de
debate abierto, se han ofrecido varias hipótesis acerca de la naturaleza de
la relación entre el consumo de alcohol y abuso sexual. Un punto de vista
es que los abusadores consumen alcohol como parte de su justificación
para el abuso sexual. Otro punto de vista es que algunos ofensores
consumen alcohol para afrontar las emociones negativas asociadas con el
abuso sexual.
Además del abuso sexual infantil, se ha señalado que los ofensores tienen
una variedad de problemas sexuales. De acuerdo con un gran estudio, a

Jacqueline M. R. 25 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL
menudo tienen otras parafilias clínicamente identificables, como
exhibicionismo, froteurismo y voyeurismo.

Los ofensores además, muestran rígidas actitudes morales, pobre


identidad sexual, miedos en el funcionamiento sexual, expectativas
sexuales inapropiadas y disfunciones sexuales. Los ofensores tienen
muchas percepciones inapropiadas (distorcionadas) sobre las relaciones
padres-hijos. Una característica común en los ofensores, es la negación y
distorsión cognitiva del incidente de abuso sexual. Mientras que algunos
ofensores nunca admiten su comportamiento, otros abusadores intentan
justificar el acto, por ejemplo señalar que el menor de edad deseaba la
relación sexual, el menor de edad disfrutaba con el sexo, la experiencia
sexual era educativa para el niño o niña, el sexo era sólo una expresión de
amor. Quizá puede estar relacionado con la confusión de roles, el hecho
de que los abusadores sexuales intrafamiliares, digan haber empleado
menos tiempo en los cuidados tempranos de los hijos, por ejemplo
vestirles, leer y enseñar a los hijos. Es posible que la ausencia de un rol
paternal adecuado incremente la probabilidad de conductas inapropiadas
como el abuso sexual.
¿Qué lleva al adulto a cometer un abuso sexual?
Entre las causas conocidas está la incapacidad del adulto de establecer
relaciones sexuales con personas de su misma edad, también en la
mayoría de los casos el abusador es una persona que también ha sido
víctima de un abuso y se tiende inconscientemente a cumplir este ciclo,
niño abusado, no atendido psicológicamente, posible adulto abusador.
En qué momento se presenta una relación de abuso, puede presentarse
cuando la víctima pueda tolerar esta situación aunque en el fondo esté en
desacuerdo con ella, algunas veces se presenta un consentimiento
obligado, en el cual el abusador se siente justificado a cometer el abuso,
se crea entonces una especie de lealtad y secretismos, la cual a sido bajo
coerción, donde el niño se ve obligado ha aceptar un chantaje emocional,
diciéndole es por que te quiero, si no lo aceptas te dejare de querer.
Algunas veces se presenta también donde el niño se ve coaccionado, por
que si no acepta las pretensiones, puede sufrir maltrato físico y psíquico a

Jacqueline M. R. 26 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL
él o a sus seres queridos, el abusador por lo tanto posee autoridad sobre
la víctima y cuando logra su cometido coloca al niño en un lugar de
privilegio, de favoritismo como si le brindara beneficios especiales.

Por lo general el abusador no comete el acto de forma inmediata, sino que


primero se gana la confianza, establece acuerdos en la relación, poco a
poco va haciendo la propuesta, disfrazándola de forma positiva y justifica
sus acciones, tiende a tener una relación cordial, protectora que le lleven a
garantizar que el niño acepte su propuesta, cuando lo ha logrado esto se
tiende a mantener, por los chantajes previamente mencionados. Este tipo
de personas no presenta una personalidad delictiva, están perfectamente
integrados a la sociedad, pueden tener reconocimiento personal, familiar y
social. La mayoría de las veces los abusadores son personas conocidas
de la familia.

14. QUÉ HACER CON UN NIÑO AGREDIDO SEXUALMENTE

Generalmente, cuando una persona sospecha o se da cuenta que está


ocurriendo un abuso sexual, tiende a reaccionar de diferentes maneras. A
veces se reacciona rápidamente y se toman medidas sin tomar en cuenta
la opinión y sentimientos de los menores abusados. Otras veces la
persona se siente confusa y se niega a aceptar el hecho. En algunos
casos se reacciona con mucha violencia y se desea matar al agresor.
Estas reacciones son entendibles, en la medida que el abuso sexual y el
incesto son hechos sociales de los cuales no se habla, y porque además
lesiona severamente los más grandes valores morales del ser humano.
No existe una receta para enfrentar el abuso sexual y todos aquellos
delitos que lesionen la seguridad sexual de toda persona, sin embargo es
recomendable tomar algunas medidas que contribuyan a que el menor,
sufra en la menor medida los efectos del hecho ilícito.

 Creer en el menor, cuando hable del abuso sexual. Esta es la


parte más importante, para que el niño o la niña se sienta en
confianza y pueda contar lo sucedido.

Jacqueline M. R. 27 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL
 Reporte al Ministerio Público y demás autoridades
correspondientes.
 Dejar que el menor hable de sus vivencias de abuso, cada vez
que quiera.

 Es importante mantener la tranquilidad aunque sea difícil,


demostrando al menor que se es capaz de soportar lo relatado. En
caso contrario el menor se sentirá responsable por la situación del
adulto. El padre deberá buscar ayuda profesional para poder
conversar sobre sus sentimientos, sus rabias y tristeza, pero no
delante del menor.
 Muchas niñas y niños se sienten culpables del hecho. Es
importante tomar este sentimiento en serio y a la vez
tranquilizarlos de que realmente no son culpables de lo sucedido,
sino que el culpable siempre es el agresor.
 Se debe respetar la opinión de los menores antes de tomar
cualquier decisión, por ejemplo, si quiere seguir un proceso
judicial, se debe contar con el consentimiento de los menores.
 Se debe entender que el dar seguridad no es sobreprotegerlo,
sino apoyarlo en lo que los menores consideren necesario.
 Para mayor apoyo emocional y orientación legal, puede acudir a
personas e instituciones encargadas y especializadas en esta
clase de delitos.
 El tratamiento del menor deber ser multidisciplinario, empezando
por el familiar a quien el niño haya tenido la confianza de
contárselo, ofreciéndole seguridad y apoyo incondicional y nunca
dudar ante la menor sospecha o subestimar lo que el niño diga.
 Acudir al hospital en donde debe ser atendido como una
urgencia, interrogar y explorar en forma integral, así como tomar
exámenes de laboratorio con la finalidad de descartar la
adquisición de enfermedades de transmisión sexual, como
gonorrea, sífilis, condilomas acuminados, candidiasis y sida, entre
toros.

Jacqueline M. R. 28 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL
 Iniciar al mismo tiempo terapia psicológica y solicitar el apoyo de
trabajadores sociales.
1.- En el caso de los padres deberán
 Fomentar la expresión de sus emociones, hacerle hablar y que
comunique todos sus sentimientos de rabia, de agresividad,
confusión, entre otros afines.

 Fortalecer el sentimiento de protección: Los niños manifiestan un


gran temor y miedo a ser de nuevo objeto de abusos. Necesitará
tiempo para superaralo, mediante la ayuda y protección de sus
familiares más cercanos. Es aconsejable que si el adulto que ha
abusado, vive en la misma casa o en las cercanías, éste se
marche o se envíe al niño a otro lugar, pero es importante que el
niño se sienta siempre acompañado y nunca desplazado.
 Reducir los sentimientos de culpa en el niño. Si el niño ha
participado en actividad sexual, se debe hacer entender al niño
que él no es culpable, aunque si es verdad que el menor debe
saber que tales conductas son inapropiadas.
 Hacer que el niño comprenda que puede confiar en las personas
que le quieren ayudar padres, encargados o instituciones y que le
darán su apoyo.
 Buscar ayuda profesional jurídica, psicológica o psiquiátrica,
tanto los padres como el menor, para aclarar y superar el
incidente.
2.- Los profesionales, profesores, psicólogos, trabajadores
sociales, psiquiatras educadores o maestros que estén en
contacto con los niños deben
 Poner en conocimiento de la autoridad del establecimiento y de
los padres del menor, el hecho o sospecha del abuso sexual.
 Explicar a los niños e intervenir adecuadamente si estos se
producen.
 Desculpabilizar a los niños.
 No magnificar la situación.

Jacqueline M. R. 29 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL
 Evitar en lo que está alcance que no se vuelva a producir la
situación.
 Apoyar psicológicamente al niño.
 Incentivar programas educativos, para hacer a los niños más
capaces de autoprotegerse
 Suministrar a la autoridad la mayor y más detallada información
que permita la plena identificación del autor del hecho y su
localización.

3.- ¿Qué puede hacer la familia para prevenir el abuso sexual?


La mayoría de las veces se da una prevención que no es la más sana.
Solo se pone interés en que no tomen regalos de extraños; como dulces,
que no acepten una invitación a lugares desconocidos por parte de los
menores, que no usen ropa que llame la atención, que no salgan de la
casa. Con estos mensajes no se previene el abuso sexual, sino que se
produce miedo y debilidad en los menores.
Además, solamente se previene un abuso sexual de personas extrañas,
pero como se ha mencionado, la mayoría de los casos de abuso sexual
ocurren en las familias o cerca de ellas. Por lo tanto, la forma de prevenir
en la mayoría de los casos es incompleta e incorrecta y puede producir
daños. Una verdadera prevención debe fortalecer a los menores en
actitudes tales como:
 Mi cuerpo me pertenece, el propio cuerpo tiene valor y cada
menor tiene el derecho de cuidarlo.
 Intuición, darle a los menores tips para reconocer actitudes que
denoten el peligro del abuso sexual, sin confundirlos con
expresión de sentimientos sanos.
 Caricias, enseñar a las niñas y niños a diferenciar entre buenas
y malas caricias y caricias raras y rechazar las últimas.
 Enseñar a los menores a poner límites en situaciones
especiales, a decir no a algunas demandas de los adultos, ellos
tienen el permiso de no obedecer y de defenderse.

Jacqueline M. R. 30 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL
 Secretos, los menores, deben aprender a diferenciar entre
secretos adecuados, como sorpresas y secretos que dejan un
sentimiento de miedo, de tensión. Cuando se tenga dudas sobre
lo adecuado de los secretos, es mejor consultarle a un adulto para
despejar la duda.
 Del análisis de los anteriores puntos puede notarse que, la
prevención es una forma de educación que permite a los menores
participar en los asuntos que tienen que ver con su vida. Es decir,
que los adultos tienen que tomarlos en cuenta como seres
humanos con derechos.

La prevención debe estar integrada en la educación general de los


infantes, en la familia, en la escuela, en los medios de
comunicación y se deben usar formas y métodos acordes con la
edad. Siempre se debe estar alerta para detectar este tipo de
problema y se les debe enseñar a los menores, lo que es el abuso
sexual.
Una institución internacional denominada La Academia Americana
de Pediatría, a través de sus programas de prevención, promueve
y aconseja los siguientes pasos:

 Revisar que la escuela o institución educativa del niño, cuente


con programas de prevención de abuso sexual infantil para
maestros y alumnos, así como una educación sexual acorde a la
edad.
 Hablar con los hijos acerca del abuso sexual.
 Que los padres enseñen a sus niños la privacidad de las partes
del cuerpo.
 Enseñar a escuchar a sus hijos cuando trate de decirle algo,
especialmente cuando parece difícil para él hablar de algo.
 Darle a los hijos suficiente de su tiempo, para que no busque
atención especial entre otros adultos.

Jacqueline M. R. 31 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL
 Informarse de con quienes pasan el tiempo los menores, para no
permitir que esté perdiendo el tiempo, con otros adultos u otros
niños.
 Informar a alguna autoridad, si sospecha que el niño o algún otro
menor está siendo víctima de abuso.

Estas medidas de prevención deben comenzar a edad temprana, ya que


muchos casos de abuso sexual se cometen contra niños en edad
preescolar. Los siguientes lineamientos proporcionan una base temática
para discutir temas de acuerdo a la edad del menor de edad.

15. COMO PREVENIR EL ABUSO SEXUAL DEL MENOR

Debido al pensamiento conservador y machista sostenido durante casi la


mayor parte del desarrollo histórico humano; la mujer ha tenido que librar
grandes batallas para defender su participación en la sociedad; sus
derechos y su dignidad humana tan denigrada, como se demostró con
todo lo relacionado en los párrafos anteriores.
Ha quedado demostrado que la mujer ha sido objeto del peor de los
maltratos y abusos físicos, emocionales y sexuales, este tipo de abuso se
extendió hacia las niñas, que por su misma condición de mujeres e hijas al
mismo tiempo, tenían que vivir bajo el dominio de los padres, que en
ocasiones por la cultura, por la economía disponían de ellas como objetos
sexuales o por la simple satisfacción de padres incestuosos ; situación que
la madre permitía y no denunciaba por temor y por la condición
discriminada en que se encontraba en la sociedad.
Esta condición de abuso a que han sido sometidas las mujeres tanto
adultas como niñas, en los últimos tiempos también se ha extendido a los
varones menores de edad, apoyada también en el fenómeno que
actualmente se ha ido desarrollando en las sociedades modernas, como lo

Jacqueline M. R. 32 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL
es el homosexualismo y el libertinaje sexual desenfrenado, la
desvalorización total de las sociedades modernas.
Al mismo tiempo las sociedades se han empezado a preocupar por esta
situación debido a que los niños son prácticamente los que conformarán
las sociedades del futuro y en la medida en que ellos crezcan en un
ambiente sano y sobre todo con sanidad mental, física y sexual, se
determinará la calidad de humanidad futura. Existen organizaciones que
han desarrollado programas especiales de concientización y prevención de
estos problemas como la UNICEF (Fondo de las Naciones Unidas para la
Infancia), haciendo énfasis en que la mejor forma de combatir el abuso
hacia los niños y especialmente el abuso sexual es la prevención, bajo el
lema de que más vale prevenir que lamentar. Se sostiene que los mejores
lugares para iniciar un programa de prevención son en el hogar y la
escuela. Dentro de las recomendaciones, estos programas se organizan
en tres aspectos que son:

Dentro de la convivencia diaria, la existencia de una buena comunicación,


desarrollando lo mejor posible los siguientes puntos:

 Creación de relaciones afectivas y cercanas entre padres e hijos


menores de edad, es decir un ambiente de confiaza para los
niños, en la que los padres dediquen un tiempo de calidad a sus
hijos.
 Permitir un diálogo abierto con los hijos, para que se refuerce la
confianza entre los mismos y se aborden temas o inquietudes
sobre la sexualidad acorde a su edad.
 Tener una relación en donde exista la expresividad de los
sentimientos que existen entre padres e hijos (Hijo te amamos –
expresión).
 Manifestarle al menor la credibilidad en lo que expresa o
comunica.
 Expresarle al menor que contará siempre con el apoyo de sus
padres, por que lo aman con virtudes y defectos.

Dentro del ambiente familiar se deben reforzar los siguientes puntos:

Jacqueline M. R. 33 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL
 No permitir que los niños y niñas jueguen en lugares cerrados con
adultos, en lugares no adecuados para ellos, casas de vecinos,
parques, sin la supervisión del responsable de su cuidado.
 Observar con cuidado la conducta de todos los familiares e incluso
de las personas que se dedican al servicio de la casa si es el
caso, aún de los maestros o niñeras de los colegios, para la
protección de los menores.
 Al niño se le instruirá para que pueda prevenir el abuso sexual.
 Deberá conocer correctamente el nombre sin diminutivos, de sus
órganos sexuales.
 Deberá conocer las partes íntimas de su cuerpo, que sólo él o ella
puede tocar.
 Deberá conocer sus derechos (vida, educación, sexualidad, etc.).

 Los padres deben hablar con los menores cuando se sientan


intimidados o acosados sexualmente por alguna persona (contarle
a los padres o maestros que existe una amenaza hacia ellos,
gritar fuerte si alguien quiere hacerles daño, contarle a una
persona adulta lo que les esté sucediendo).
 Contar experiencias ocurridas a otros menores, para que sean
tomadas como ejemplo para el menor.
Prevención es preparación, disposición que se toma para evitar algún
peligro.
A. PREVENCION PRIMARIA: es antes que nada una estrategia
comunitaria mediante la cual se intenta reducir el riesgo de enfermedad en
toda la población, más que en un individuo en particular.
La prevención del Abuso Infantil debería ser una preocupación de cada
miembro de la comunidad, de acuerdo con los siguientes conceptos:
 Todo niño es importante y tiene derecho a protegerse y ser
protegido.
 Los niños son valiosos y se les debe dar información para que se
protejan.

Jacqueline M. R. 34 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL
 Para que un individuo no enferme mentalmente, necesita de una
provisión de aportes físicos, psicosociales y socioculturales,
adecuados a las etapas del desarrollo y a las crisis vitales o
accidentales, siendo necesaria la intervención permanente de la
familia y la comunidad. (Principio de prevención primaria en
psiquiatría, según Caplan).
Aportes Físicos: vivienda, alimentos, ejercicios, hacen al desarrollo
corporal.
Aportes Psicosociales: estimulación afectiva e intelectual por medio
de la interacción en la familia, en la escuela, en el trabajo, en
instituciones religiosas, etc.
Aportes Socioculturales: dependen de las costumbres y los valores
culturales ligados a la estructura social y sus clases. En la realidad, los
tres aportes están entrelazados y se influyen entre sí.

B. PREVENCION SECUNDARIA: programas de Diagnóstico Precoz y


Tratamiento Eficaz.
Diagnóstico Precoz: en las primeras etapas.
Tratamiento Eficaz: remisión precoz.
C. PREVENCION TERCIARIA: rehabilitar, curar la enfermedad, suprimir
las secuelas, devolver la salud y las capacidades. Consideramos la Salud
no especialmente como ausencia de enfermedad sino fundamentalmente
como un estado de bienestar - físico y mental- libertad y creatividad que le
permite al individuo desplegar sus mejores posibilidades en la vida a nivel
individual, familiar y social.
Entendemos las Crisis como situaciones agudas por motivos internos o
externos, situaciones conflictivas que producen confusión, ansiedad y
frustración, pero que suelen producir cambios que transforman el sistema,
familiar o individual, generando una nueva estructura. De su resolución
depende la salud o enfermedad, el crecimiento, el empobrecimiento o el
estancamiento de la personalidad.
Rol Familiar E Institucional

Jacqueline M. R. 35 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL
Para que un niño pueda protegerse y ser protegido del Abuso, son
muchos los factores que intervienen, y en su gran mayoría están
interrelacionados. Por ejemplo, antes de que un niño aprenda una regla
de autoprotección, deberá tener desarrollada la autoestima. Esto a su
vez promoverá su desarrollo emocional e intelectual. Es por eso que
proponemos un programa integral, que ayude a desarrollar la
Capacidad de
Autoprotección Infantil.

El plan de prevención integral servirá para que los niños puedan:

• Evitar situaciones de riesgo


• Desarrollar la autoestima
• Promover su bienestar psicofísico

Esta tarea preventiva se puede realizar principalmente en dos


ámbitos:
1. Familiar
Desde el nacimiento, los padres juegan un rol fundamental, y es
importante el ejercicio e integración de las funciones familiares.
La familia, a través de sus funciones materna y paterna debe
permitir que el hijo logre su más pleno desarrollo como individuo.
Debemos incentivar en los padres métodos adecuados de crianza y
educación que ayuden al desarrollo de la Autoestima en los niños.

2. Institucional

En el período que abarca Jardín de Infantes, Preescolar y Primario,


además de la familia, juegan también un rol muy importante la
escuela y otras instituciones.

Jacqueline M. R. 36 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL
En este período de la infancia el niño está expuesto a nuevas
situaciones, que transcurren no sólo en el ámbito familiar sino
también en el mundo exterior.
Algunas de estas situaciones pueden ser peligrosas, otras,
confusas; pero en ambos casos los niños deben estar preparados
para evitar interacciones que puedan alterar su normal desarrollo
emocional e intelectual.
Debemos enseñar a los niños, con métodos sencillos, estrategias
para defenderse del Abuso. La capacidad de autoprotección y el
desarrollo psicológico se influyen recíprocamente. Si bien la familia
es el ámbito primario donde esta capacidad se va constituyendo,
algunas instituciones como la escuela son un espacio adecuado
desde donde también se la puede promover.
Poniendo el énfasis en la Autoestima y en el Derecho de los niños a
protegerse, familia e institución deben ayudar a los niños a lograr el
mejor desarrollo emocional, físico e intelectual.

16. CONCLUSIONES

El abuso infantil se ha convertido en el mayor problema de salud a nivel


mundial según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Datos
recientes de la OMS muestran que 40 000 000 de niños entre las edades de
0-14 alrededor del mundo sufren de abuso y negligencia requiriendo los
servicios de salud y trabajo social. El síndrome de abuso sexual y el incesto
son problemas sociales conocidos desde hace muchas décadas, sin
embargo las prohibiciones impuestas por la familia y la sociedad, impidieron
entrar en los detalles íntimos surgidos en las distintas formas de
presentación

Se llega a la conclusión que el abuso sexual infantil:

Jacqueline M. R. 37 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL
• Como problema no surge en la sociedad moderna ni contemporánea, es
una situación presente a lo largo de la historia de la humanidad, bajo
distintas formas, pero con un mismo resultado.
• Es todo acercamiento con claro contenido sexual de parte de una
persona mayor (adulto o adolescente) hacia niños, niñas o adolescentes,
haciendo uso de su poder para lograr placer o beneficio sexual.
• Se presenta de varias formas: desde palabras insinuantes, hasta
caricias, besos, tocamiento de los genitales u otras partes del cuerpo,
exhibición de los órganos sexuales, hasta la violación (cuando hay
penetración del pene en la boca, ano o vulva de las niñas o niños) Puede
haber una situación de abuso cuando el adulto observa a solas y
escondidas el desnudo de la niña, niño o adolescentes. También es
abuso sexual cuando hay explotación sexual se la niña, niño o
adolescente por otra persona, con el fin de obtener beneficios
económicos.
• Estas experiencias les ocurren alrededor de una de cada cinco niñas y
uno de cada once niños. Especialmente en el caso de las niñas, las
experiencias ocurren con frecuencia con miembros de la familia.

• La persona que abusa del menor hace uso de su poder, seducción,


chantaje, amenazas o la manipulación psicológica para lograr placer o
beneficio sexual, siendo así una de las manifestaciones más grave del
maltrato ejercido hacia la infancia afectando su desarrollo personal,
emocional, físico y socia.
• La mayoría de los casos de abuso sexual infantil, no son referidos por los
niños que sufren el abuso, si no porque algún familiar que descubre el
abuso.
• El tardío reconocimiento del abuso sexual infantil como problema, así
como la ocultación de este tipo de situaciones y la falta de información
sobre este tema, han provocado la existencia de múltiples falsas
creencias o creencias erróneas respecto a la experiencia de abuso
sexual en la infancia (Echeburúa y Guerricaechevarría, 2000).

Jacqueline M. R. 38 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Titulo : Violencia Familiar y Maltrato Infantil.


Autor : Héctor Lamas Rojas, Alcira Murrugarra.
Lugar : Publicación del colegio de Psicólogos del Perú
Año : 2010

Titulo : Terapia Cognitiva “Del Dicho al Hecho”


Autor : Sara Baringoltz y Ricardo Levy
Lugar : Polemos, Buenos Aires,
Año : Julio del 2008

Titulo : Tesis” ABUSO SEXUAL DE MENORES”


Autor : María Verónica Lima Bamaca

Jacqueline M. R. 39 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL
Lugar : universidad de san Carlos de Guatemala facultad de ciencias
jurídicas y sociales

Año : Noviembre del 2007

Titulo : Tesis Doctoral” Malestar Psicológico en estudiantes Universitarios


victimas de abuso sexual infantil y otros estresares”
Autor : Noemí Pereda Beltran
Lugar : Universidad de Barcelona – España
Año : Abril de 2006

Titulo : ABUSO SEXUAL INFANTIL


Autor : Vanetza Quezada, Ricardo Neno, Jorge Luzoro
Editorial : 1ª Edición
Año : Noviembre de 2006

Titulo : ABUSO SEXUAL INFANTIL. Trabajo Final Del Diplomado De


Maltrato Infantil
Autor : Dra. Martha torres suarez, odalys sarmiento
Lugar : Ciudad De La Habana
Año : Mayo 2006

Titulo : MALTRATO Y ABUSO SEXUAL EN NIÑAS, NIÑOS Y ADOLESCENTE.


Estudio realizado en los distritos de San Martín, Cuzco, Iquitos
Autor : Ministerio de la Mujer y desarrollo social (MIMDES), Olga Bardales
Mendoza, Elisa Huallpa A.
Editorial : Ministerio de la Mujer y desarrollo social (MIMDES)
Año : 2005

Titulo : PROTEGIENDO LOS DERECHOS DE NUESTROS NIÑOS Y NIÑAS


Autor : Cecilia Moltedo C., Mayra Miranda H.
Editorial : Alessandra Burotto.
Año : 2004, Fundación de la familia – Chile

Titulo : GUÍA BÁSICA DE PREVENCIÓN DEL ABUSO SEXUAL INFANTIL


Autor : Valeria Arredondo Ossandón
Editorial : Editado por ONG Paicabí
Año : Julio, 2002

Jacqueline M. R. 40 UPSP
MONOGRAFÍA – ABUSO SEXUAL INFANTIL

Titulo : ABUSO SEXUAL INFANTIL: MANUAL DE FORMACIÓN PARA


PROFESIONALES
Autor : ONG: SAVE THE CHILDREN
Año : Setiembre del 2000

Titulo : ABUSO SEXUAL AL MENOR: Causas, Consecuencias y tratamiento


Psicosocial
Autor : David Finkelhor .
Editorial : Pax México, primera edición.
Año : 2005-1980

Titulo : AYUDANDO A NUESTROS NIÑOS


Autor : Luz Sánchez L. – Luis Pérez Flores.
Editorial : Primera Edición.
Año : 1999

Titulo : ABUSO INFANTIL MANUAL DE PREVENCION Y DETECCION


Autor : Mónica P. Diner
Lugar : Impreso en Argentina
Año : Copyright © 1999

Jacqueline M. R. 41 UPSP