Anda di halaman 1dari 2

UNIDAD I, TEMA I: LA MONOTONÍA COTIDIANA.

El autor nos dice que pese a que las aulas comparten en algunos sentidos
semejanzas con otros espacios, como los hogares e iglesias, existen tres
características que hacen la diferencia, pese a que no son evidentes ni para
sus partícipes (alumnos y profesores). Estas características, que más bien son
hechos vitales que hasta el más pequeño debe aprender a enfrentar, las
resume en tres palabras: masa, elogio y poder.

Alas conclusiones que llego después de analizar el texto de Jackson, P. “La


monotonía cotidiana” son los siguientes:

El Primer punto es la función de la escuela: La escuela prepara a los


estudiantes en función de un curriculum oficial, y las particulares de acuerdo a
sus objetivos, metas y propósitos plateados, en el que se diseña que deben
aprender durante su estudios y este se transforma, acorde con el contexto en
el que se ubique y la época en que se encuentre.
Además la esuela es promotora de valores fomentando los valores que ayuden
a lograr una buena convivencia humana.
Otra de las funciones principales de la escuela es la de facilitar, a los alumnos
de conocimientos considerados socio-culturalmente relevantes, ya no es
suficiente el saber -como lo menciona el autor Jackson, P, en estos momentos
lo que le importa a la educación es que los niños y jóvenes , aprendan .el saber
hace.

El segundo punto es la clase como productora de interrelaciones semejantes o


iguales siempre: En este contexto hay:
· Sujetos o personas que aprenden.
· Sujetos o personas que enseñan.
· Contenidos que son enseñados y aprendidos.

Estos elementos interactúan permanentemente a través de relaciones


didácticas que los vinculan. En el interior del sistema educativo se observan,
relaciones de conocimiento que se establecen entre los sujetos que aprenden y
los contenidos de enseñanza, constituidos éstos por los objetos de
conocimiento socialmente seleccionados. Los contextos educativos se
caracterizan por su intención de hacer crecer estas relaciones de conocimiento,
con el propósito de generar los aprendizajes previstos.
Todo lo comentado en este punto se hace con el objetivo, no sólo desde su
interpretación, sino también por la confrontación con la realidad.

En el tercer punto las formas de comunicaciones entre sujetos (distracciones,


interrupciones, permisos, etc.): El manejo del salón de clases es un gran reto y
una tarea esencial para los maestros. Los grupos son por naturaleza,
multidimensionales, los maestros deben establecer reglas y procedimientos
para tratar problemas predecibles.
Las consecuencias deben ser establecidas para seguirlas cuando se rompen las
reglas. Para crear un ambiente positivo y prevenir problemas, los maestros
deben tomar en cuenta las diferencias entre los alumnos, mantener la
motivación de los estudiantes y reforzar las conductas que apoyen al trabajo.
Aquí las relaciones humanas que existen en el ámbito escolar, dan a conocer
las pautas culturales a los individuos, la educación es el proceso de preparar a
los alumnos para se enfrenten a la compleja estructura social y desempeñen
papeles sociales particulares como miembros de diferentes grupos
institucionales.
Finalmente, debe de reconocerse como un actor de la comunicación, y
reconocer en sus alumnos como sus interlocutores, sus perceptores. Debe
conocer lo que expresa y los medios que puede utilizar.

El cuarto y último punto trata sobre la autoridad (profesor alumno):La forma de


ver la autoridad del profesor(a), a través del proceso mediante el cual los
planes de acción del profesor y de la institución reemplazan a los del propio
alumno es désir cuando los estudiantes ejecutan lo que el docente les dice,
están abandonando, en efecto, una série de planes propios en beneficio de
otros los del profesor.
Desde luego, estas dos series de planes a veces no chocan y puede incluso que
sean muy semejantes. Pero en otras ocasiones aquello a lo que se ha
renunciado no se parece en nada a la acción exigida por el profesor. La falta de
similitud de ambos planes es, en parte, responsable de la dificultad que
experimentan algunos estudiantes para adaptarse a la clase.
Obviamente, dependiendo del tipo de sistema educativo y de las inclinaciones
personales de los profesores (y de su valor y fuerza para guiarse por ellas) la
procesos de negocioacion entre los poderes puede atenuarse o aumentar, pero
nunca desaparecerá.
Después de todo, formar trabajadores competentes y disciplinados ha sido y es
una de las misiones fundamentales de la escuela, aunque muchos nos
resistamos a esta afirmación.