Anda di halaman 1dari 2

Aprender unas pocas técnicas para resolver problemas puede mejorar su balance y su

vida.

¿Alguna vez se ha quedado sin ideas, o se ha movido en círculos tratando de encontrar una
solución a un problema persistente? Tal vez usted sólo necesitie aprender algunas técnicas
simples para la resolución de problemas y comenzar a aplicarlas. Escoja uno o dos de los
métodos que se explican a continuación y acostúmbrese a usarlos en su vida personal y en sus
negocios.

Use el subconsciente

Deje que el subconsciente se encargue de resolver sus problemas. Bosqueje el problema en su


mente antes de irse a dormir, y pídale a su cerebro que trabaje en él. Einsten obtenía buenos
resultados de esta técnica, logrando muchas veces esa repentina iluminación del "¡ah-ha!"
mientras se afeitaba a la mañana siguiente.

Otra posibilidad: déle instrucciones a su mente para que siga trabajando en el problema
mientras usted hace otras cosas. Hay más de lo que creemos transcurriendo en nuestra mente.
La respuesta puede llegar cuando usted menos la espera.

Trate de resolver los problemas cuando tenga sueño. Ésto puede producir soluciones más
creativas.

Técnicas de resolución sistemática de problemas

Asumir desafíos. Por ejemplo, si usted cree que está necesitando un trabajo mejor o mejor
remunerado, pregúntese: "¿realmente necesito un trabajo mejor?". Quizás pueda obtener un
aumento, o mejorar el trabajo que ya tiene. Un negocio paralelo puede ser una opción. No deje
que sus prejuicios limiten las posibles soluciones.

Despedácelo. Comprar una casa es un gran movimiento, compuesto de muchos pasos más
pequeños. Lo mismo vale para muchos problemas. Empiece por identificar cada componente
del problema de forma individual, y así no parecerá tan agobiante. Ésto le dará más
motivación.

Pida consejo. Los otros pueden tener o no buenas ideas, pero en cualquier caso le ayudarán a
asegurarse de que usted no está pasando por alto ningún detalle obvio.

Apúntelo. Luego encuentre otra forma de describir su problema y apunte ésa también.
Continúe tomando nota de todas las soluciones e ideas que le vengan a la mente. Escríbalo
todo. Luego podrá rescatar los diamantes de la basura.

Cambie su perspectiva. Imagine que usted es rico, pobre, un niño, un visitante de otro
planeta. ¿Cómo vería el mismo problema desde una perspectiva diferente? Einstein se
imaginaba montando un rayo de luz, y éso le llevó a enunciar su teoría de la relatividad, por lo
tanto está probado que esta técnica funciona.

Más técnicas para resolver problemas

Coja un objeto al azar y pregúntese qué puede enseñarle éste acerca de su problema. Si está
buscando la manera de despedir a un mal empleado, por ejemplo, un buzón de correo puede
hacerle pensar en enviarle una carta (y una cartelera puede hacerlo reír). Un árbol pude no
darle ninguna idea, pero luego ver a un trabajador municipal debilucho reparando la calle puede
llevarlo a usted a pensar "tal vez este empleado no esté en el puesto que le corresponde, y
podría hacer un buen trabajo en otro puesto dentro de la empresa".

Usando estas técnicas, muchas ideas tontas acudirán a su mente. No las desprecie, pues
podrían disparar algún otro pensamiento mucho más útil. Puede utilizar esta técnica creativa en
cualquier sitio donde se encuentre: por ejemplo, es excelente para aprovechar el tiempo
mientras conduce el coche.
Resolver problemas causándolos

Una forma de resolver problemas es preguntarse cómo haría para causarlos. Ésta es una
buena técnica para los problemas personales. ¿Demasiado estrés? Piense en la manera de
causarse más estrés: hmm... prometer demasiado, no dormir lo suficiente, permitir que lo
interrumpan constantemente, dejar muchas decisiones pendientes, y cosas por el estilo. Cada
una de estas formas de causar estrés puede enseñarle algo. Si usted hiciera menos promesas,
durmiera más, no dejara que lo interrumpieran tanto, tomara sus decisiones ahora (para
quitárselas de la mente), se sentiría más relajado.

¿Necesita clientes? ¿Cómo haría para espantarlos? El punto clave es que, si usted sólo mira el
problema pensando "¿cómo lo solucionaré?" tenderá a ver sólo las soluciones basadas en sus
presunciones. Si, por ejemplo, usted asume que su estrés se debe simplemente a tener
demasiadas cosas que hacer, puede perderse algunas de las posibles soluciones. Así que
imaginar cómo haría para causar un problema le mostrará más formas de resolverlo.

Aún más técnicas

Intente "asumir el absurdo". Poner mercancías en casa de los consumidores era una idea
absurda hace tiempo, pero ¿no es éso lo que hacen las televentas y tiendas virtuales? Lo que
en principio parece una locura puede conducir a ideas útiles. Los mochileros estaban hartos de
cargar bultos pesados, así que uno tuvo esta loca idea: "¿Por qué no les ponemos ruedas a las
mochilas?". Ahora se venden mochilas con ruedas que permiten recorrer caminos más duros.

Escoja algunas soluciones absurdas relacionadas con el problema que lo preocupa, y trabaje
en ellas por unos minutos para ver qué le viene a la mente. Si "asumir el absurdo" es difícil para
usted, comience por "asumir lo opuesto". ¿Necesita reducir gastos? ¿Qué pasaría si en cambio
los aumentara? Encuentre una manera de darle sentido a éso, y estará en camino de encotrar
una solución creativa a su problema.