Anda di halaman 1dari 23

LA IMPORTANCIA DEL AGUA EN LA

NUTRICIÓN DE LAS AVES

Andréa Machado Leal Ribeiro y Antônio Mário Penz Junior


Universidade Federal do Rio Grande do Sul
Porto Alegre, RS
aribeiro@ufrgs.br

1. Introducción

El agua es un elemento tan común que raramente pensamos en


ella como nutriente. Sin embargo, teniendo en cuenta la gran
variedad de sus funciones y la magnitud de sus requisitos, el
agua puede ser considerada el nutriente esencial más
importante para los animales. El agua es el mayor constituyente
del cuerpo, y el mantenimiento establece su cantidad es
rígidamente controlada en los mamíferos y aves. El cuerpo de los
animales puede perder prácticamente toda la grasa y más de la
mitad de sus proteínas y sobrevivir, pero la pérdida de un
décimo de su agua puede acarrearles la muerte.

Del total de agua existente en el planeta, estimado en 1400


millones de km3, solamente 3% es agua dulce. De esta cantidad,
gran parte está en los glaciares y depósitos profundos de difícil
acceso. Por tanto el agua que puede satisfacer las necesidades
del hombre y de los animales, se reduce a 0.1 % del total, o sea
14000 km3. Se añade a ello el hecho de que en varias partes
donde la calidad del agua está comprometida en función de la
polución ambiental, ya no es sólo un nutriente esencial, sino
también un nutriente en riesgo para la continuación de la vida en
nuestro planeta.

Normalmente los avicultores dan mucha más importancia a la


dieta ofrecida a los animales que a la calidad y a la cantidad de
agua . Sin embargo, en la literatura encontramos varias
informaciones que demuestran que esa importancia debe se
revisada, ya que se atribuyen problemas de rendimiento a este
componente nutricional. Macari (1996) y Thulin y Brumm
(1991) se refirieron al agua como el “nutriente olvidado” para
llamar la atención sobre su importancia.
Funciones del agua

Entre todas las funciones, la más importante es que promueve el


movimiento de nutrientes entre las células de los tejidos de los
animales y también es responsable del retiro de sustancias
tóxicas de las células para ser excretadas. Se debe tener en
cuenta que el agua es responsable de la forma de los cuerpos de
los animales, en función de su alto calor específico, favorece la
dispersión de calor originado durante las reacciones químicas
que ocurren en el organismo, por su alta constante dieléctrica,
permite la dilución de un gran número de substancias que son
transportadas en el organismo; participa de prácticamente todas
las reacciones químicas que ocurren en el organismo, es
fundamental en la lubricación de las articulaciones y en la
protección de las células del sistema nervioso(NRC,1998)

Fuentes de agua

Existen tres fuentes de agua que todos los animales aprovechan.


La más común es el agua de beber. El agua de los alimentos
también contribuye en una cantidad significativa. Por ejemplo, el
grano de maíz tiene aproximadamente 14 % de humedad. Por lo
tanto de cada 100 Kg. de granos de maíz, 14 Kg. son de agua. El
tercer origen de agua disponible para los animales es la llamada
agua metabólica. Esta agua es obtenida de la oxidación de los
nutrientes, durante el metabolismo. Cada gramo de lípido
metabolizado da origen a 1,2 g de agua. De la proteína y los
carbohidratos, por cada gramo de los nutrientes metabolizados
se obtienen 0,6 g y 0,5 g, respectivamente. Por cada Kcal. de
energía metabolizada se produce 0,14 g de agua metabólica.
Entonces, si un ave consume 300 Kcal. de Energía Metabolizable
(EM) al día, producirá 40 g de agua metabólica. Esta fuente
corresponde al 15% del total del agua ingerida por el ave
(Leeson y Summers, 2001)

Pérdida de agua

Las principales formas por las cuales los animales pierden agua
son la respiración, la transpiración (pérdidas por evaporación) y
la excreción por las heces y la orina. Las aves no poseen
glándulas sudoríparas y en función de las plumas las pérdidas
por evaporación por la piel no son significativas. La pérdida más
importante es por la respiración.
La pérdida de calor en los animales es favorecida por las
características del agua, pues su alto calor latente de
vaporización hace necesario 0,575 Kcal. para vaporizar un gramo
de agua. La temperatura ambiental y la humedad relativa del
aire afectan las pérdidas por la respiración. Leeson y Summers
(1997) indicaron que la pérdida total de calor por vaporización
representa solamente el 12 % del total, en pollos mantenidos en
ambiente a 10ºC. Por lo tanto, puede llegar hasta 50% cuando
la temperatura ambiental es de 26 a 35ºC. En ambientes con alta
humedad, las pérdidas por evaporación por la piel pierden aún
más su eficiencia y, a altas temperaturas, la pérdida de agua por
evaporación puede igualarse al consumo de agua, exigiendo
mayores cuidados en la ventilación de los galpones.

La cantidad de agua excretada por las heces y orina de la aves


depende de la cantidad de agua ingerida por las aves. Los pollos
producen excretas con 60 a 70 % de agua, mientras que las
excretas de las ponedoras pueden llegar a contener 80% de
humedad.

Varias condiciones ambientales favorecen o no estas pérdidas.


Entre ellas es posible citar la temperatura del ambiente, la
composición mineral de la dieta y del agua, el contenido de
proteína de la ración, la cantidad consumida de ración, el estado
de salud del animal (las diarreas),el estrés, etc...

Macari (1996)citó un trabajo de Van de Hel et al(1991),en que


los autores encontraron una pérdida significativa de peso y de
agua e pollos de un día sometidos a diferente temperaturas
ambientales(tabla 1). Lo que puede observarse es que los
pollitos que se mantienen en un ambiente térmicamente
adecuado para su edad, pierden peso y agua si se quedan sin
acceso al agua de consumo. Esto es muy importante, pues define
la importancia del consumo de agua en el momento de
alojamiento de los pollitos. La falta de consumo de agua hará
que el animal consuma menos alimento y termine
deshidratándose
Tabla 1. Efecto de la temperatura del ambiente en la pérdida de peso, de agua y
de peso del saco vitelino, expresados en porcentaje, en pollos de 1 día.
Temperatura Pérdida de Peso Pérdida de Água Pérdida de Peso
Ambiente del Saco Vitelino
o
C % % %
30,8 8,2 1,82 4,5
33,5 7,3 1,05 4,8
35,1 9,6 2,21 5,0
36,8 13,7 3,46 5,2
38,8 13,8 4,35 3,4
Adaptado de Van de Hel et al., 1991.

Consumo de agua

Mecanismos del consumo de agua

El agua representa, aproximadamente, el70% del peso de las


aves. Del volumen total, 70% se encuentra dentro de las células
y el 30% en los espacios intercelulares y en la sangre. El
contenido de agua del cuerpo esta directamente relacionado al
contenido de la cantidad de proteínas. Así, con el aumento de la
edad, la cantidad de tejido adiposo aumenta en los pollos y, en
consecuencia, el porcentaje de agua, en relación al peso
corporal, disminuye (Leeson y Summers, 1997). Aparte de esto,
las aves más pesadas (viejas) tienen un menor ’’rotación’’
(turnover) de agua en el organismo. Esta evidencia es
importante pues demuestra que los pollitos tienen un
intercambio de agua más acentuado que los pollos y esto puede
ser importante en momentos de estrés por calor (Macari ,1996)

De acuerdo con Macari (1996), hay tres mecanismos que inducen


al consumo de agua: La deshidratación celular, la deshidratación
extracelular y el sistema renina-angiotensina. De estos,
aparentemente, la deshidratación celular y el sistema renina-
angiotensina son los más importantes.

Factores que interfieren en el consumo de agua de los pollos

Entre los factores más significativos que interfieren en el


consumo del agua está la genética, la edad del animal, el sexo, la
temperatura del ambiente, la humedad relativa del aire, la
composición nutricional y la forma física del alimento.

Genética

Bailey (1999) citó un trabajo de Braun y Stallone (1989), en el


que los autores confirmaron que existen diferencias de consumo
de agua para diferentes líneas de aves. Los autores justificaron
sus observaciones diciendo que algunas aves presentan
síndrome de diabetes insípida nefrogénica, situación que hace
que los riñones no tengan la capacidad de concentrar la orina.
Así, los animales con este síndrome pierden más agua que
aquellos que no lo tienen y consecuentemente ingieren más
agua.

Edad de las aves

El NRC (1994) presentó una tabla de consumo de agua para


pollos de diferentes edades. Los consumos fueron determinados
en ambiente con temperatura de 21ºC, excepto para los pollos
jóvenes (tabla 2)

Tabla 2. Consumo de água por pollos de carne mantenidos en ambiente de


termoneutralidad.
Edad (semanas) Consumo (ml/pollo/semana)
1 225
2 480
3 725
4 1000
5 1250
6 1500
7 1750
8 2000
Adaptado del NRC, 1994.

Bailey(1999) citó los trabajos de Patrick y Ferrisi(1962),


Kellerup et al(1965) y Lynn (1984),donde los autores
identificaron que el consumo de agua está relacionado al peso
corporal de los pollos y al consumo de alimento y, en
consecuencia, aumenta linealmente con la edad de los animales.
Como se puede ver en la tabla 3, con el pasar del tiempo y con la
evolución genética, los pollos han alcanzado pesos corporales
idénticos en períodos menores. Estas diferencias de ganancia de
peso se correlacionan directamente con el consumo de agua.

Tabla 3. Consumo de agua en pollos de carne (ml/pollo/semana).


Edad (semanas) Patrick e Ferrise (1962) Kellerup et al. (1965) Lynn (1984)
1 104 141 305
2 209 277 609
3 372 431 922
4 626 590 1250
5 667 694 PC = 1,64 kg
1530
6 807 780 1810
7 885 903 1970
8 953 PC = 1,5 kg
908
9 PC = 1,67 kg
Adaptado de Bailey, 1999.

En nuestro laboratorio, Soares et al. (2007) evaluaron la


influencia de la restricción de agua y ración (0, 10, 20, 30 y
40%) durante la fase preinicial de pollos de carne. Con
restricción de agua o de ración, se observaron reducciones
lineales en el desempeño en los primeros siete días de edad y
reducción absoluta del peso de los órganos. Después de los siete
días iniciales de restricción, hubo crecimiento compensatorio,
sobretodo en la semana siguiente a la restricción (8 a 14 días) y
a los 42 días, las aves presentaron un crecimiento corporal
semejante, independientemente del tipo de restricción. En
ambos experimentos, no hubo influencia de las restricciones en
la uniformidad del lote y en el rendimiento de carcasa y de los
cortes, pero es importante resaltar que el experimento fue hecho
con baja densidad de animales y con equipos suficientes para
evitar una mayor competencia. No es el caso de condiciones
prácticas donde una restricción en la primera semana podría
comprometer la uniformidad futura del lote. Los autores
concluyeron que el consumo de agua fue más independiente que
el consumo de ración, pues presentó menor reducción cuando las
aves estaban bajo restricción de ración.
Sexo

Marks y Washburn (1983) demostraron que los machos


consumen más agua que las hembras y Marks(1985)indicó que
esta diferencia ocurre desde el primer día de vida.

Ingraci et al. (1995)confirmaron que los pollos machos


consumen más agua que las hembras. Sin embargo los consumos
en la primera semana no fueron estadísticamente diferentes, los
autores también verificaron que las diferencias ya se
presentaban desde el inicio de la vida de los animales. La
relación de consumo de agua/consumo de ración fue de 2,0/1 en
los machos y de 1,7/1 en las hembras (tabla 4)

Tabla 4. Efecto del sexo en el consumo de agua.


Sexo 1 sem 2 sem 3 sem 4 sem 5 sem 6 sem 7 sem
Macho 51 a 115 a 189 a 270 a 321 a 316 a 290 a
Hembra 43 a 100 b 169 b 214 b 240 b 240 b 233 b
Adaptado de Ingraci et al., 1995. P<0,05

En esto, también es importante considerar que la diferencia de


consumo está relacionada con la diferencia de peso de pollos de
la misma edad y también con la diferencia de consumo en ración.

Temperatura del ambiente

Posiblemente, la temperatura del ambiente es el principal factor


que influye en las alteraciones en el consumo de agua de los
pollos. De acuerdo con el NRC (1994), el consumo de agua de los
pollos aumenta en 7% por cada grado C encima de 21ºC.
Además, con el aumento de la temperatura el consumo de
alimento disminuye. Así con el aumento de la temperatura, la
relación consumo de agua/consumo de ración, que en
condiciones termo neutrales es de 2 /1, aumenta a valores
bastante diferentes. Leeson y Summers (2001) señalaron que los
pollos mantenidos en ambiente con temperatura continua de
24ºC, tienen un consumo de agua diario correspondiente al 4%
de su peso corporal. Cuando los animales están sometidos a un
ambiente caliente, y están bajo estrés térmico, el consumo de
agua aumenta a 6% de su peso corporal. Pero, es importante
acordarse de que las aves tienen la capacidad de aclimatarse a
una situación de calor excesivo. Inicialmente, cuando son
sometidas a un estrés por exceso de calor, aumentan
significativamente el consumo de agua. Pero, con el pasar de los
días, el consumo disminuye hasta alcanzar un nivel inferior al de
los primeros días de estrés (Parker, Boone y Knechtges, 1972).

Leeson y Summers (1997) presentaron una tabla que relaciona


el consumo de agua de pollos sometidos a diferentes
temperaturas de ambiente (tabla 5). Los autores sugirieron que
estos valores pueden variar con el estado de salud de los pollos y
del consumo de alimento.

Tabla 5. Efecto de la temperatura ambiental en el consumo de agua (litros/1000


pollos).
Edad Temperatura
Semanas 20oC 32oC
1 24 40
3 100 190
6 240 500
9 300 600
Adaptado de Leeson y Summers, 1997.

Macari(1996) también mostró la alteración del consumo de agua


en función de la temperatura del ambiente. Él trabajó con dos
temperaturas de termoneutralidad y una temperatura constante
de estrés de 30 a 33ºC (tabla 6). Las diferencias, expresadas en
porcentaje, demuestran el efecto de la temperatura del ambiente
en el consumo de agua. También demuestran que cuanto mayor
es el pollo peor es la respuesta. Esto se entiende, pues la
diferencia entre la temperatura de termoneutralidad y la del
estrés es mayor, a medida que el pollo crece.

Tabla 6. Efecto de la temperatura ambiente en el consumo de agua.


Temperatura Ambiente Edad (semanas)
1 2 3 4 5 6
Termoneutral 47 111 184 244 282 300
Estrés por calor 61 155 266 366 410 450
Diferencia en % 129,8 139,6 144,6 150,0 145,4 150
Adaptado de Macari, 1996.
Temperatura del agua

Como se mencionó, la principal fuente de agua para los animales


es el agua de beber. Sin embargo, el consumo dependerá,
fundamentalmente, de su temperatura. Normalmente la
temperatura del agua tiende a parecerse a la del ambiente. Esto
debe ser una preocupación constante de manejo, pues si el
ambiente está caliente el agua deberá estar fría y, por
inadecuado control de este aspecto, el agua se calienta y no es
accesible para los animales. En pollitos se recomienda que la
temperatura del agua de bebida sea un poco más caliente que
aquella destinada a los pollos mayores, para que no pierdan
energía por el consumo de agua muy fría. Sin embargo, según
Leeson y Summers (1997) existe poca evidencia científica para
confirmar este procedimiento práctico. Verdaderamente la
situación debe ser evaluada con cuidado. En local caliente, donde
permanecen los pollos en los primeros días, el agua se iguala con
la temperatura del ambiente. Los pollitos entran en estrés por
exceso de temperatura, no beben el agua por estar caliente y se
deshidratan. La apariencia de los pollitos es de que están
mojados, lo que es correcto, pues se mojan para intercambiar
calor, sin beber agua y, por lo tanto, continúan deshidratados. En
estos casos se recomienda hacer correr el agua de las cañerías o
del sistema hidráulico, para forzar la reducción de la
temperatura del agua en el sistema, considerando que el agua
que está en el reservorio tiene una temperatura más baja que
aquella que está en las cañerías.

Leeson y Summers (1997) mostraron, en ponedoras, que el


aumento del consumo de agua ocurre con el aumento de la
temperatura ambiente (tabla 7). En estos casos, la reducción de
la temperatura del agua favorece la productividad de las aves.

Tabla 7. Efecto de la temperatura del agua en el consumo de dieta en ambiente


caliente (33oC).
Parâmetros 33oC 2oC
Consumo Raçión/dia G 63,8 75,8
Producción huevos % 81 93
Peso huevos G 49,0 48,5
Adaptado de Leeson y Summers, 1997.
El consumo de agua disminuye a medida en que su temperatura
aumenta. Leeson y Summers (2001) comentaron que existen
evidencias de que los pollos son capaces de identificar
diferencias de temperatura de agua de 2ºC. Macari (1966) citó
que la respuesta en relación a la temperatura del agua se
desencadena en el nervio lingual del ave y esto ocurre cuando la
temperatura del agua alcanza 24ºC. Con la temperatura del agua
en 36ºC, la actividad nerviosa en esta región es diez veces
superior a aquella con 24ºC. Así, de acuerdo con esta evidencia,
es posible concluir que las aves prefieren agua con temperatura
igual o menor a 24ºC.

Beker y Teeter (1994) utilizando pollos de 35 días, y por


aproximadamente 14 días, evaluaron el efecto de la temperatura
del agua ofrecida a los animales en ambiente caliente (24 a
37ºC), suplementada o no con 0,5 % de cloruro de potasio(KCl).
El agua con temperatura de 26,7ºC o 43,3ºC disminuyó el
consumo de agua, que fue más alto con la temperatura del agua
a 10,0ºC. La adición de KCL aumentó el consumo de agua a 26,7
y a 10,0ºC, mas no a 43,3ºC. El consumo de alimento tendió a
acompañar el consumo de agua. Cuando el agua estaba más fría
el consumo de alimento fue mayor. La ganancia de peso diario
fue mejor cuando la temperatura del agua fue de 10,0ºC. Los
resultados de mortalidad no se alteraron en ninguna
circunstancia.

Composición nutricional de alimento

Cualquier nutriente que promueve un aumento de la excreción


de minerales por los riñones también promueve un aumento del
consumo de agua.
Marks y Pesti (1984) demostraron que el aumento del contenido
de proteína en la dieta aumenta el consumo de agua y también la
relación agua/alimento.

Este fenómeno se hace más relevante cuando la dieta contiene


un nivel de proteína por encima o por debajo de lo deseado. En
estos casos, el exceso de aminoácidos no empleados para
síntesis deberán ser catabolizados y excretados en forma de
ácido úrico, a través de la orina. Este aumento de excreción
impone un incremento de pérdida de agua.
Marks (1987) demostró que el aumento de sal en la dieta
produce un aumento del consumo de agua. De la misma manera,
el potasio auméntale consumo de agua. Así, los ingredientes
ricos en potasio, como la soya y la melaza, son ingredientes que
provocan aumento del consumo de agua de los pollos de
engorde. El efecto del potasio también fue demostrado
anteriormente, en el trabajo de Beker y Teeter (1994).

En nuestro laboratorio Castro (2006) adicionó sal (NaCl) en el


agua de bebida en la primera semana de vida de los pollos (0,
150, 300 y 400 ppm) Los valores de hasta 450 ppm no
mostraron toxicidad en los animales, ya que la única alteración
observada fue el aumento en la ingestión del agua en la medida
que los niveles de Na aumentaban, sin influencia en el consumo
de alimento o conversión alimenticia. No se observó mayor
contenido de agua en las excretas con el aumento del Na.

También en el mismo laboratorio, Maiorka et al. (1998)


trabajando con niveles crecientes de Na total (0,10%, 0,22%,
0,34% y 0,46%) en dietas de primera semana de pollos de
engorde, mostraron que el aumento del Na provocó un aumento
del consumo de agua, que fue acompañado por el aumento en el
consumo de alimento y de ganancia de peso. Vieira et al. (2000)
y Ribeiro et al. (2004) también confirmaron la relación positiva
entre el consumo de agua y de ración. La duda sobre la
humedad de las excretas de los pollitos sometidos a niveles
crecientes de niveles de Na fue evaluada por Maiorka et al.
(1998) que verificaron que el nivel de sodio en la dieta en la
primera semana no interfirió en la excreción de agua, hecho
interesante y que pone en duda el paradigma que relaciona el
empeoramiento de cama en situaciones de aumento de
suplementación de sodio (tabla 8). Si el consumo de agua
aumentó con el aumento de la suplementación de sodio y el
porcentaje de agua en la excreta no varió, ¿adónde se fue esta
agua? Vieira et al.(2000) evaluaron la materia seca de las
carcasa de pollitos de 4 a 7 días de edad, que consumieron
dietas conteniendo niveles crecientes de Na (0,12, 0,24, 0,36 y
0,48%) y identificaron que el aumento de Na provocó una
disminución de la materia seca de las carcasas, identificando un
aumento en la retención de agua con el aumento del contenido
de Na en la ración. Los autores concluyeron que parte del
aumento de peso proporcionado por el aumento de Na fue
debido a la mayor retención de agua (tabla 9). Esta retención de
agua en los primeros días de vida de los pollitos puede ser
fundamental para disminuir la posibilidad de deshidratación en
los pollitos de menor peso y que tienen más dificultades de
acceso a las fuentes de agua (Ribeiro et al., 2004).

Tabla 8. Efecto de la suplementación de sodio en el consumo de agua (ml), en


el consumo de ración (g), en la ganancia de peso (g), en la conversión
alimenticia (g/g) y en la humedad de la excreta (%) de pollitos en la primera
semana de edad.
Sodio Consumo Consumo Ganancia Conversión humedad
Total (%) agua Raión Peso Alimenticia Excreta
0,10 213 a 124 a 67 a 1,85 a 68,3
0,22 282 b 139 b 104 b 1,34 b 69,7
0,34 303 bc 148 b 116 bc 1,28 b 70,9
0,46 322 c 147 b 119 c 1,24 b 71,0
Adaptado de Maiorka et al., 1998.

Tabla 9. Efecto de la suplementación de sodio en la materia seca de las


carcasas de pollos con 4 y 7 días de edad.
Nível de Sodio (%) Materia Seca de la Carcasa (%)
4 dias 7 dias
0,12 24,2 a 25,7 a
0,24 21,5 b 24,4 b
0,36 21,2 b 24,6 b
0,48 21,3 b 24,3 b
Probabilidad 0,0001 0,05
Adaptado de Vieira et al., 2000.

Forma física de la dieta

Marks y Pesti (1984) demostraron que las dietas paletizadas o


paletizadas y molidas proporcionan aumento en el consumo de
alimento y también de agua. Sin embargo, es importante
considerar que el aumento del consumo de agua ,
probablemente, no es debido a la forma física de la dieta pero si
al aumento del consumo de ración que ella provocó. Como el
consumo de alimento y agua están correlacionados, la forma
física probablemente no es causa, pero si efecto.
Tipo y regulación de los bebederos

En el caso de los bebederos tipo caja y colgantes, se debe tener


en cuenta dos consideraciones. La primera es la altura de los
bebederos y la segunda es la cantidad de agua en ellos. En altura
los bebederos deben ser regulados en la proyección del dorso de
los pollos. Si están bajos no permiten un buen consumo, pues las
aves no tienen como succionar el agua, por la ranura en el
paladar y por la anatomía del pico. Si están altos dificultan el
posicionamiento de los pollos para beber y, a veces, dificultan el
consumo pues los pollos no consiguen ver el agua,
especialmente los mas chicos. La cantidad varía con la edad de
los pollos. La primera semana los bebederos deben estar bien
llenos, aproximadamente al 90% de su capacidad y, a medida
que los pollos crecen, ir disminuyendo la cantidad hasta que a
los 21 días la cantidad de agua corresponda a 1/3 de la
capacidad de los bebederos. Este procedimiento permitirá que no
haya restricción de consumo de agua desde el inicio y que no
haya desperdicio ni aumento de la humedad de la cama cuando
los pollos sean mayores.

En el caso de los bebederos tipo nipple se debe tener en cuenta


la altura y el flujo de los mismos. En altura deben ajustarse de
tal forma que cuando los pollos vayan a beber, el ángulo de la
cabeza debe quedar aproximadamente a 45 grados. En verano,
deben regularse mejor bajos que altos para no reducir el
consumo de agua. Con relación al flujo, cada tipo de bebederos
recomienda valores crecientes de flujo, de acuerdo a la edad de
los pollos. Esta medida debe hacerse semanalmente para evitar
una restricción del consumo de agua.

Una manera práctica de controlar la altura de los bebederos es


definir la altura ideal para el tamaño de los pollos, marcarla con
un elástico en una de las piernas, y caminar por el galpón
poniendo los bebederos o línea de nipples a la misma altura.

Otros problemas comunes con los bebederos es el número


inadecuado de ellos dentro del galpón y/o una mala distribución
de los mismos.
Restricción de consumo de agua

Muchos técnicos recomiendan la restricción alimenticia para


reducir las pérdidas urinarias y fecales con el objetivo de
mejorar la calidad de la cama. Las evidencias con relación a este
parámetro son positivas. Pero ¿cuáles son las consecuencias con
respecto a las características productivas, fisiológicas e
inmunitarias?.

En nuestro laboratorio, Viola (2003) evaluó las consecuencias de


la restricción de agua en el desempeño de pollos de engorde. En
la primera, segunda y tercera semanas de edad, cada 1% de
restricción de agua, corresponde a una pérdida de ganancia de
peso de 1,5, 4,4 y 8,5 gr. Respectivamente. Las pérdidas de peso
sigue regresiones lineales en función del nivel de restricción de
agua (Fig. 2), de tal modo que la relación media entre consumo
de agua/consumo de alimento permaneció constante en 2/1. En
niveles de restricción de hasta 40%, no se observó mortalidad,
lo que sugiere que las aves consiguen adaptarse a las
restricciones de agua, pero a costa de la reducción del consumo
de alimento.

Consum o Água X Ganho Peso - 0 a 21 dias

900
850
800
750
Ganho de Peso (g)

700
650
600
550
500 y = 0,3705x - 52,89
R2 = 0,8891
450
400
1300 1400 1500 1600 1700 1800 1900 2000 2100 2200 2300 2400 2500
Consum o de Água (m L)

Figura 2: Consumo de agua X Consumo de alimento, de pollos de engorde, de 1 a


21 dias de edad
Los animales con restricción de agua, presentaron gran
descamación y reducción de la altura de las vellosidades
duodenales (fig. 3), que seguramente afectaron la absorción de
nutrientes (Viola,2003).

a a

200 x 450x

b b

200 x 450x

FIGURA 3: Vellosidades duodenales de pollos de engorde: a. Acceso libre al agua.


b. Animales con restricción de agua.

Los animales sometidos a restricción de agua sufrieron


alteraciones comportamentales. Las aves trataban de
alimentarse en los momentos en que se les abastecía de agua y
en ausencia de agua trataban de permanecer en reposo. En
estado aparente de somnolencia. En el abastecimiento de agua
las aves presentaban comportamiento agresivo y agitado (Viola,
2003).

Marks(1981 y 1985) demostró que la relación consumo de


agua/consumo de alimento es un importante indicador de la
eficiencia de utilización de los alimentos por los pollos. De esta
manera, el monitoreo del consumo diario de alimento y agua es
un procedimiento importante que debe ser considerado.
Savoir (1978) y Van Kampen (1983) demostraron también la
importancia de esta relación. Sus ecuaciones de predicción
sugieren que para cada aumento de 5 gr. de ración ocurre un
aumento de consumo de agua de 8,5 ml. En ponedoras, Van
Kampen (1983) demostró que cuanto mayor la relación consumo
de agua/consumo de ración, mayor es la eficiencia de utilización
del alimento.
Esta es la razón por la cual en todos los galpones de pollos se
deben instalar medidores de consumo de agua. Cualquier
reducción en el consumo diario debe ser evaluada y puede
representar problemas para el desempeño futuro de los pollos.

Calidad del agua

En varias regiones del mundo, la disponibilidad de agua es el


factor más limitante para la producción de pollos de engorde. En
muchas regiones el agua esta disponible pero su calidad es la
que limita la producción. Así, en nada se adelanta el tener el
agua sino hay conciencia de la importancia del mantenimiento de
su calidad. Las consecuencias de la mala calidad del agua son
muy variadas y complejas. En general, la calidad de las aguas de
superficie es más difícil de mantener que la de los pozos
artesianos. Sin embargo muchas veces la fuente de agua es
buena, pero la calidad se pierde por el mal almacenamiento en
los reservorios sucios, no cubiertos, pasibles de ser alcanzados
por pájaros, ratas y otros animales o, más fácilmente,
contaminados por el aire. También puede perder la calidad por el
sistema de cañerías empleado, donde también los residuos de
minerales y microorganismos están presentes. Por lo tanto
proteger los reservorios y las cañerías es un procedimiento
indispensable.

Varias son las características físico-químicas y microbiológicas


que deben ser observadas en la evaluación de la calidad del
agua.

Microorganismos

La sola determinación de la presencia de microorganismos en el


agua de bebida para pollos de engorde no es suficiente. La
cantidad en que se encuentran en el agua debe también ser
evaluada. En los EEUU, el Bureau of National Affairs propone que
el agua de bebida de los animales deberá tener menos de 5.000
coliformes totales /100ml. Por otra parte ellos dijeron que esto
sólo sirve como una guía de recomendación. Además de la
Escherichia coli, en el agua también puede encontrarse
Salmonella spp, vibrio cholerae, Leptospira spp, protozoarios y
gusanos.
Con relación a los coliformes, éstos son clasificados en total y
fecal. Los coliformes totales son bacterias encontradas en la
vegetación, en residuos de animales y en el suelo.
Las coliformes fecales son las bacterias provenientes del
intestino de los animales y que tienen vida corta cuando están
fuera del cuerpo del animal. Por tal razón su presencia como
contaminante indica una contaminación reciente. Macari (1996)
indicó que los valores máximos de coliformes totales y fecales
para pollos de engordeson 10.000 UFC/100 ml. y 2.000 UFC/100
ml. respectivamente.
La cloración de agua sirve como procedimiento para su
desinfección, eliminando enterobacterias. Los protozoarios y
enterovirus son menos afectados por el cloro. También es
importante recordar que sustancias como nitrito, hierro,
hidrógeno, amonio y materia orgánica disminuyen la acción del
cloro. La materia orgánica transforma el cloro en cloramina, que
tiene menos acción desinfectante. Mientras mayor es el nivel del
ph del agua, mayor es la necesidad del cloro como desinfectante.
Hay que tener en cuenta que la excesiva cloración altera el gusto
del agua y puede comprometer su consumo y el desempeño de
los pollos.
Meirelles et al. (1995) demostraron que la adición de 5ppm de
cloro en el agua de bebida disminuyó el consumo de agua de los
animales, pero la ganancia de peso, en diferentes periodos fue
beneficiada (tabla 10). Los autores verificaron que las UFC de
bacterias disminuyeron con la inclusión de cloro en el agua. En el
experimento fue usado el hipoclorito de sodio.

Tabla 10. Efecto de la cloración del agua en el consumo de agua y en la ganancia


de peso de los pollos de engorde.
1 a 28 dias 29 a 49 dias 1 a 49 dias
Cons. agua GPeso Cons. agua GPeso Cons. agua Gpeso
ml g Ml g ml g
Sin Cl 3480 a 908 a 7053 a 1350 a 10526 a 2258 a
Con Cl 3317 a 918 a 6359 b 1398 a 9686 b 2316 b
Consumo de agua = ml/ave/período
Ganancia de peso = g/ave/período
Adaptado de Meirelles et al., 1995 P<0,01

Macari (1996) mostró el efecto de la cloración del agua (2 a 3


ppm) en la reducción de su contaminación bacteriana, en
bebederos de pollos de engorde (tabla 11). Esta relación tiende a
disminuir la trasmisión horizontal de bacterias entre las aves,
que están consumiendo agua en el mismo bebedero.

Tabla 11. Efecto de la cloración del agua en la reducción de su contaminación


bacteriana.
Tiempo (horas) Bacterias (UFC/ml)
agua con Cloro agua sin Cloro
2
8 3 x 10 117 x 105
4
11 11 x 10 156 x 105
14 65 x 104 110 x 106
4
17 215 x 10 163 x 106
Adaptado de Macari, 1996.

Macari y Amaral (1997) mostraron datos bacteriológicos del


agua de bebederón tipo chupón y nipple. Como puede ser visto
en la tabla 12, los bebederos de tipo colgante presentaron una
contaminación mucho mayor que la de aquellos de tipo nipple, lo
que sugiere una mayor posibilidad de contaminación cruzada
entre los animales del galpón y también que deben ser limpiados
con mayor frecuencia.

Tabla 12. Efecto del tipo de bebedero en la contaminación bacteriológica del agua
(microorganismos/ ml de muestra).
Microorganismos Nipple Colgante
Entrada Salida Entrada Salida
Coliformes Totales 640 3.300 1.600 1.700.000.000
Coliformes Fecales 130 230 1.000 80.000.000
Escherichia coli 110 900 900 66.000.000
Estreptococos fecales 55 1.200 2.000 36.000.000
Microorganismos mesófilos 24.000 700.000.000 86.000 1.400.000.000
Entrada – significa en el bebedero de entrada de agua en el galpón.
Salida – significa en el bebedero al final del galpón
Microorganismos mesófilos – recuento total de microorganismos saprofitos y
patogênicos.
El agua no fue tratada.
Adaptado de Macari y Amaral, 1997.

pH

Cuando el pH del agua esta entre 6.0 y 9.0, la posibilidad de que


interfiera en la calidad es poco probable (Macari , 1996). El pH
normalmente interfiere en las reacciones químicas que pueden
estar involucradas en el tratamiento del agua. El valor alcalino
del pH reduce la eficiencia de cloración del agua más que el valor
ácido, además de comprometer la conservación de los metales,
de las tuberias y equipos, también puede provocar la
precipitación de algunas sustancias antibacterianas. El pH del
agua también puede interferir en la respuesta vacunal. Poco se
sabe de cual es la dilusión que debe hacerse de una vacuna
cuando el pH del agua es ácido o alcalino.

Sólidos Disueltos Totales (SDT)

Esta determinación es de las más importantes. También es


conocida como salinidad. Ofrece una buena referencia de la
calidad química del agua. Los minerales que normalmente más
contribuyen en los valores de SDT son calcio, magnesio, sodio,
cloro, bicarbonato y azufre. Según el NRC (1974), en la medida
que el SDT aumenta, la calidad del agua empeora, causando el
rechaso del agua y la pérdida del desempeño zootécnico (tabla
13). Por otro lado los animales tienden a adaptarse, cuando son
sometidos permanentemente a un agua de calidad en cuanto al
contenido de SDT. En casos extremos, cuando se conocen los
minerales que predominan en el agua, ellos pueden ser retirados
total o parcialmente de la formulación de las dietas. Este es el
procedimiento correcto cuando, por ejemplo, el nivel de sodio y
cloro del agua es muy elevado. Otra alternativa para situaciones
en que el SDT es elevado, es el uso de sustancias que producen
intercambio de iones. Estas sustancias son colocadas en
columnas por donde el agua debe pasar, reteniendo los
minerales que estan en exceso en el agua (normalmente sales de
calcio y magnesio). Al mismo tiempo, cuando las columnas se
saturan , deben ser recuperadas. La recuperación se hace
pasando una solución con otra sal por la columna. Este
procedimiento retira las sales retenidas. Sin embargo, como
normalmente estas sales son a base de sodio, es importante
monitorear el contenido de sodio del agua tratada, para verificar
si la misma no se quedó con un nivel inadecuado de este mineral
(Leeson & Summers, 1997).

Tabla 13. Calidad del agua para aves, de acuerdo con los valores de SDT.
SDT (ppm) Comentários
< 1000 No causa problema a cualquier especie de aves.
1000-2999 Satisfactoria para cualquier especie de aves. Puede causar heces
húmedas mas no afecta la salud o el desempeño de los animales.
3000-4999 Mala calidad. Frecuentemente causa heces húmedas. Aumenta la
mortalidad y disminuye el desempeño (pavos).
5000-6999 No aceptable para aves. Compromete el crecimiento y aumenta la
mortalidad..
7000-10000 No puede ser usada para aves y puede ser usada para otros
animales.
> 10000 No puede ser usada por ninguna especie animal.
Adaptado de NRC, 1974.

Dureza

Como en el caso de los SDT, la dureza del agua puede ser


caudada por varios minerales y entre ellos el calcio y el
magnesio. El mayor problema con la dureza del agua no esta
relacionado con su calidad para los animales. Entretanto, el
exceso de dureza puede comprometer fuertemente las tuberías,
por acumulación de material en el sistema, perjudicando el flujo
de agua en los bebederos e indirectamente a las aves. La
clasificación de la dureza de agua para los pollos se presenta en
la tabla 14.

Tabla 14. Calidad del agua para aves, en función de su dureza.


Calidad del agua Nível de Dureza (ppm de CaCO3)
agua Normal < 60
agua Moderadamente Dura 61 a 120
agua Dura 121 a 180
agua Muy Dura > 180
Adaptado de Macari, 1996.

Otros minerales contenidos en el agua

Varias son las posibilidades de encontrar otros minerales en las


aguas de bebida. Los niveles máximos sugeridos varían según
las fuentes de información.

La presencia de nitrato en las fuentes de agua normalmente son


debidas a la fertilización nitrogenada del suelo o proveniente de
residuos animales. El nitrito es resultante de la reducción del
nitrato. Esta reducción puede ocurrir en el medio ambiente o a
través de las bacterias presentes en el tracto intestinal. El
nitrito es 10 veces más tóxico que el nitrato. Además de esto, el
nitrito provoca la oxidación del hierro de la hemoglobina
transformándola en metahemoglobina, comprometiendo su
capacidad de transporte de oxígeno. La presencia de
nitrato/nitrito en el agua también puede causar cianosis en los
pollos de engorde y puede interferir en el metabolismo de la
vitamina A. La supercloración del agua rápidamente oxida al
nitrito en nitrato, reduciendo la toxicidad de esta sustancia.

En la tabla 17 se presentan los niveles de algunos minerales en


que encima de los cuales pueden causar problemas para el
desempeño de pollos de engorde (Macari, 1996 y Leeson &
Summers, 1997).

Tabla 17. Niveles máximos de minerales que no interfieren en el desempeño de


los pollos de engorde.
Minerales Níveles (ppm)
Sólidos disueltos totales 1500
Cloro 500
Sulfato (SO4) 1000
Hierro 500
Magnesio 200
Potasio 500
Sodio 500
Nitrato (NO3) 50
Arsénico 0,01
Plata 0,05
Bario 1,00
Cadmio 0,01
Cromo 0,05
Flúor 0,06-0,08
Mercurio 0,002
Plomo 0,05
Selenio 0,01
Adaptado de Macari, 1996 e Leeson e Summers, 1997.

Por todos éstos indicadores es que debe ser recomendado el


monitoreo de la calidad del agua por lo meno dos veces al año.
Lo correcto es, especialmente en aguas de superficie, que estas
medidas sean tomadas en la época de abundancia de agua en el
año y en la época de poca agua en el año.

Conclusión

El agua es un nutriente indispensable para la vida, teniendo en


cuenta todas las funciones que ella ejerce. Los indicadores
muestran que la cantidad y la calidad del agua ofrecida a los
pollos de engorde no pueden ser descuidados. Por la estrecha
relación entre el consumo del agua y el consumo de alimento,
cualquier impedimento al consumo a voluntad del agua puede
comprometer su desempeño. Este compromiso ocurre pues la
falta de agua causa daños en la anatomía y fisiología del animal
y también compromete su sistema inmune.

Bibliografia

1. Bailey, M. 1999. The Water Requirements of Poultry. In: Recent Developments


in Poultry Nutrition 2. Nottingham University Press. United Kingdom. 342 pg.

2. Barton, T.L. 1996. Poultry Science 75:854-856.

3. Baker, A. e R.G. Teeter. 1994. Journal of Applied Poultry Research. 3:87-92.

4. Castro, E.C. 2006. Efeito da restrição hídrica e dos níveis de sódio da água de
bebida na primeira semana sobre o desempenho. Dissertação de mestrado, PPG-
Zootecnia, UFRGS, Porto Alegre, 100 p.

5. Ingraci C. et al. 1995. Conferência APINCO 1995 de Ciência e Tecnologia


Avícolas. Pg. 255-256.

6. Lesson, S. e J.D. Summers. 1997. Commercial Poultry Nutrition. University


Books. Guelph, Canada. 350 pg.

2. Lesson, S. e J.D. Summers. Scott’s Nutrition of the Chicken. 2001 .University


Books. Guelph, Canada. 591 pg.

3. Macari, M. 1996. Água na Avicultura Industrial. Jaboticabal. FUNEP. Brasil. 128


p.
4. Macari M. e L.A. Amaral. 1997. Importância da qualidade da água e tipos de
bebedouros para frangos de corte. In: Curso de Manejo de Frangos de Corte.
WPSA-BR. Brasil.168 pg.

5. Maiorka, A., N. Magro, H.A. Bartels e A.M. Penz Jr. 1998. Efeito do nível de
sódio e diferentes relações entre sódio, potássio e cloro em dieta pré-inicial (1 a 7
dias) no desempenho de frangos de corte. Submetido para publicação.

6. Marks, H.L. 1881. Poultry Science. 60:698-707.

7. Marks, H.L. 1985. Poultry Science. 64:425-428.

8. Marks, H.L. 1987. Poultry Science. 66:1895.

9. Marks, H.L. e G.M. Pesti. 1984. Poultry Science. 63:1617.

10. Marks, H.L. e K.W. Washburn. 1983. Poultry Science. 62:263-272.


11. Meirelles, H.T. et al. 1995. Conferência APINCO 1995 de Ciência e Tecnologia
Avícolas. Pg. 171-172.
12. National Academy of Sciences. 1994. Nutrient Requirements of Poultry.
National Academy Press. Washington, EUA.

13. National Academy of Sciences. 1998. Nutrient Requirements of Swine.


National Academy Press. Washington, EUA.

14. National Research Council. 1974. Nutrients and toxic substances in water for
livestock and poultry. Washington, DC. National Academy of Sciences.

15. Parker. J.T., M.A. Boone e J.F. Knechtges. 1972. Poultry Science. 51:659-664.

16. Pesti, G.M., S.V. Amato e L.R. Minear. 1985. Poultry Science. 64:803-808.

22. Ribeiro, A.M.L; Krabbe, E.L; Penz Jr, A.M.; Renz, S.V. and Gomes, H.A. 2004.
Brazilian Journal of Poultry Science. v.6(4):225-230.

23. Savory, C.J. 1978. British Poultry Science. 19:631-641.

24. Soares, F.L; Ribeiro. A.M.L; Penz Jr,. A.M. ; GHIOTI, A. 2007 . Revista
Brasileira de Zootecnia, v.36, n.5, p.1579-1589.

25. Thulin, A.J. e M.C. Brumm. 1991. Water: The forgotten nutrient. In:_ Swine
Nutrition. Miller, E.R., D.E. Ullrey e A.J. Lewis. Butterworth-Heinemann, EUA. pg.
315-324.

26. Van Kampen, M. 1983. British Poultry Science. 24:169-172.

27. Vieira, S.L., Penz Jr., A.M., M. Metz e S. Pophal. 2000. Poultry Science.
Proceedings.

28. Viola, T.H. 2003. A influência da restrição de água no desempenho de frangos de


corte. Tese de Mestrado, PPG- Zootecnia, UFRGS. Porto Alegre, 151 p.