Anda di halaman 1dari 3

Bueno, como queda claro en el título, hay algo de equivocado en las afirmaciones anteriores; si no, no

serían mitos, ¿no creen?

Aunque en este caso no hay un error del todo, sino un malentendido. Me explico:

La comunicación lingüística (o sea, la que se vale de palabras y de un idioma) se hace de dos formas:
escrita y hablada. La principal de ellas (la primera) es la comunicación oral (hablada), la secundaria (en el
sentido de velocidad y accesibilidad) es la escrita, pero tiene la enorme ventaja de perdurar en el tiempo, de
transmitir el conocimiento de generación en generación.

La escritura busca representar gráficamente los sonidos del habla. Y para un hablante nativo de una
lengua, la escritura resulta tan familiar que basta con leer en silencio para sentir que una vocecilla lee el
texto dentro de su cabeza. Ahora bien, los sonidos del habla son conocidos como fonemas. Y los fonemas se
dividen en dos: en segmentales y en suprasegmentales (antguamente llamados fonemas y prosodemas
respectivamente).

Los fonemas segmentales son llamados así porque en la cadena hablada aparecen uno después de otro,
ordenados en una línea de tiempo e imposibilitados de que dos tomen la misma posición. Así, cuando
pronunciamos arbol, pronunciamos uno después de otro los sonidos a-r-b-o-l, ¿o algunos de esos sonidos
suenan a la vez, como ar-b-o-l o a-r-b-ol? Obviamente no. Los fonemas segmentales se dividen en
vocales y consonantes. En español tenemos 24 fonemas.

En la escritura, los fonemas segmentales son representados con grafemas, o, para decirlo más fácil: con
letras. Los veinticuatro fonemas segmentales de nuestra lengua se representan a través de 28 letras (que
con la hache, que no representa a ningún fonema —porque es muda— hacen las 29 letras del alfabeto
español).

Los fonemas suprasegmentales son llamados así porque son capaces de ocupar segmentos ya
ocupados por fonemas segmentales. Por ejemplo, en la palabra árbol, los sonidos de a y r nunca sonarán a
la vez, pero el sonido de “a” y el acento que hay en esa misma vocal, si sonarán juntos, por lo tanto el
acento es un fonema suprasegmental. Otro fonema suprasegmental aparte del acento es la entonación.

En la escritura, los fonemas suprasegmentales son representados con los signos de puntuación. Pues, no es
lo mismo que decir:

 ¿lo hiciste?
 ¡lo hiciste!

tampoco significan lo mismo estás dos expresiones:

 no sé si… lo haré
 no sé si lo haré.

Mucho menos estas dos:

 Señor, Carlos es un irresponsable.


 Señor Carlos, es un irresponsable.

Estos ejemplos demuestran la importancia de la entoncación al momento de hablar y la importancia de los


signos de puntuación en la escritura. Esto con respecto al prosodema de entonación, pero con respecto al
prosodema acento, su representación escrita es con una rayita inclinada llamada tilde. Acá comienza
nuestro problema.

Primera pregunta: ¿La rayita inclinada se llama tilde?

Sí, la rayita inclinada con la que se representa el acento —bajo ciertas reglas— se llama tilde. La palabra
avión lleva tilde en la o, la palabra lágrima lleva tilde en la primera “a” y la palabra fértil lleva tilde en la “e”.

Segunda pregunta: ¿todas las palabras llevan tilde?

No, por una razón muy sencilla: sería un fastidio para escribir y para leer. Algo así como en vez de separar
las palabras con un espacio las separemos por un punto.
En.ese.caso.todos.escribiramos.como.si.fueran.direcciones.de.internet.y.es.demasiado.incómodo.de.escribi
r.y.de.leer. De la mísma manéra, colocár tílde en tódas las palábras que téngan acénto sería espantóso y
desordenádo. Por eso solamente algunas palabras llevan tilde y las reglas están pensadas para que tildemos
la menor cantidad de palabras.

Tercera pregunta: ¿todas las palabras tienen acento?

No, si bien es un creencia extendida que todas llevan acento, la verdad es que no, existen palabras sin
acento, que son llamadas átonas. La tonicidad de una palabra implica que en una expresión, esta palabra
debe tener un acento independiente que la distinga de las demás. Por ejemplo, en la expresión:

médico cirujano

ambas palabras tienen un acento cada una: /médico-cirujáno/

En cambio, en expresiones como:

la casa

tu familia

Forman un solo grupo fónico cada una, es decir, por cada expresión hay un solo acento: /lakása/
/tufamília/. El artículo “la” y el posesivo “tu” son átonos. Si no te queda claro, compara con las siguientes
expresiones:

tan fuerte

tú fuiste

En estos casos, los monosílabos son tónicos y tienen un acento que los distingue: /tán-fuérte/ /tú-fuíste/
Cuarta pregunta: ¿A la tilde también se le puede decir
acento?

Sí, si bien es cierto que es más frecuente decirle tilde para distinguirla del acento como rasgo de
pronunciación antes que signo ortográfico. Decir que a la palabra leon le falta el acento en la “o” o que a
medico le falta el acento en la “a” no es una incorrección. Algunos dicen que sí lo es porque el acento es la
mayor fuerza de voz y en médico el acento (como mayor fuerza de voz, no como tilde) ya existe entonces no
puede faltar, lo que falta es la tilde. En realidad este es un debate ocioso, decirle acento es correcto y
siempre lo ha sido. Es cuestión del oyente saber comprender el mensaje.