Anda di halaman 1dari 22

CAPITULO 1

HOMOSEXUALIDAD

¿Cuál es el impacto que causa la homosexualidad en la sociedad adolescente?

Objetivo General:

Investigar el impacto que tiene la sociedad adolescente ante estos casos de


homosexualidad.

Objetivos Específicos:

– Describir cuales son las afectaciones tanto sociales como emocionales que
presenta dicha sociedad.
– Explicar el cambio de los adolescentes actualmente ante la
homosexualidad, ya que cada vez es más notable ante toda la sociedad.

Página 1
CAPITULO 2

MARCO TEORICO

Marco Histórico

La homosexualidad es una orientación sexual y se define como la


interacción o atracción sexual, emocional, sentimental y afectiva hacia individuos
del mismo sexo. Etimológicamente, la palabra homosexual es un híbrido del griego
homós (que en realidad significa igual y no, como podría creerse, derivado del
sustantivo latino homo, que quiere decir hombre) y del adjetivo latino sexualis, lo
que sugiere una relación sexual y sentimental entre personas del mismo sexo,
incluido el lesbianismo.

A pesar de que el término gay (que en inglés clásico significa alegre) suele
emplearse para referirse a los hombres homosexuales y el término lesbiana para
referirse a las mujeres homosexuales, gay es un adjetivo o sustantivo que
identifica a las personas homosexuales sin importar su género.

Desde 1973 la comunidad científica internacional considera que la


homosexualidad no es una enfermedad. Sin embargo, la situación legal y social de
la gente que se autodenomina homosexual varía mucho de un país a otro y
frecuentemente es objeto de polémicas.

El término homosexual fue empleado por primera vez en 1869 por Karl-María
Kertbeny y el libro Psychopathia Sexualis de Richard Freiherr von Krafft-Ebing
popularizó el concepto en 1886. Desde entonces, la homosexualidad se ha
convertido en objeto de intenso estudio y debate: inicialmente se catalogó como
una enfermedad, trastorno o patología que había que curar, pero actualmente se
entiende como parte integral necesaria para comprender la biología, psicología,

Página 1
política, genética, historia y variaciones culturales de las identidades y prácticas
sexuales de los seres humanos.1

1 http://es.wikipedia.org/wiki/Homosexualidad
29 noviembre 2010

Página 2
La Historia la escriben los vencedores. Deciden lo que recordaremos y lo que
ocultaremos. Así ha sido con el eros masculino. Al mirar cualquier libro de
texto de historia, podríamos creer que ninguna sociedad celebró el amor entre
hombres, que jamás un pintor, un poeta, etc., abrieron su cama o su corazón
a otro hombre. Las pruebas del amor homosexual fueron discretamente
suprimidas, como se hizo con griegos y romanos, o rápidamente destruidas,
como se viene haciendo en la actualidad con las muestras de arte inca y
maya que se han hallado recientemente. El resultado de este engaño ha sido
una polarización innecesaria de la sociedad y un sufrimiento, jamás
reconocido, padecido por las personas que se enamoran de otras de su
mismo sexo.

Libres de censuras, los antecedentes históricos revelan que la realidad es


exactamente la contraria: que el instinto del amor entre hombres es una
constante universal. Lo único que varía es la actitud de la sociedad. Todas las
culturas han regulado el amor entre hombres tejiendo diferentes rituales más
o menos elaborados. Y algunas han intentado, sin éxito, hacerlo desaparecer.

En general, el amor entre hombres formaba parte del tejido social y religioso.
Desde las ciudades-estado de la antigua Grecia o desde Roma y sus
emperadores (entre otros, Trajano y Adriano), hasta los chamanes siberianos
o los sanadores de dos espíritus, de los indios norteamericanos o los
miembros de las tribus africanas, pasando por los emperadores o los eruditos
chinos, gente de todo el mundo entendía y respetaba la existencia de la
vulnerabilidad del hombre frente a la belleza de otros hombres. Se aceptaba
que -con matrimonio o sin él- había hombres que se enamoraban de otros
hombres, que soñaban con ellos, escribían sobre ellos, luchaban por ellos y
se acostaban con ellos. Y habitualmente entendían que los niños quedaban
fuera del juego del amor en la misma medida en la que también las niñas
quedaban fuera de él.
Página 3
En América del Norte y en Siberia, ya en la Edad de Piedra, las tradiciones
chamánicas reconocían los poderes espirituales singulares de estos hombres y
mujeres atraídos por el amor homosexual, como vemos en la tradición de los
amerindios de los hombres de dos espíritus, que sobrevive aún hoy en día.

En el occidente pre-moderno, el amor entre hombres sobrevivió prácticamente


oculto y sólo salía a la superficie cuando los amantes tenían la desgracia de verse
descubiertos o cuando artistas suficientemente resueltos para mofarse de las
convenciones osaban mencionarlo. Multitud de artistas o músicos o poetas
describieron el amor entre hombres, pero siempre de forma oculta. Miguel Ángel,
por ejemplo, adornó la Capilla Sixtina con espléndidos desnudos masculinos.
Shakespeare, que cantó a su amado en sus sonetos; Blake, quien se revolvió
contra los clérigos que "con zarzas atan mis alegrías y mis deseos"; Withman
cantó al cuerpo eléctrico. La lista de celebridades, artistas, hombres de Estado,
personalidades de la Iglesia, caballeros y villanos que sintieron la atracción del
amor hacia otros hombres -sólo o junto con el amor hacia mujeres- es infinita.

La gran mentira de que el amor homosexual es contra natura no es sino una


entelequia que no resiste las verdades de la historia y de la biología y depende
exclusivamente de la censura para su supervivencia. Esperamos que la prosa, la
poesía, la religión y la mitología, el arte y la filosofía aquí recogidas de todo el
mundo permitan profundizar en la comprensión del lugar que el amor entre
hombres ocupa en la naturaleza humana. En el momento de escribir estas líneas
(invierno de 2004), puede que contribuya a alimentar el creciente debate sobre los
matrimonios homosexuales, una tradición documentada en todo el mundo durante
miles de años, pero en ninguna parte tan ampliamente o tan recientemente como
en América del Norte, donde fue practicada y celebrada por muchas de sus
poblaciones.

Página 4
Los documentos aquí reunidos son las huellas de la Musa Gay, que inspiró a
hombres y mujeres de todos los continentes desde el inicio de los tiempos. Su
existencia testimonia el hecho de que el amor entre hombres es irreprimible. Allí
donde se prohibió, sobrevivió a pesar de las lapidaciones, las quemas en
hogueras, las lobotomías, la homofobia en las escuelas, la horca o las galeras. Allí
donde fue bienvenido, ayudó al el florecimiento de los mayores triunfos de la
mente humana.2

CAPITULO 3

MARCO REFERENCIAL

3.1 Homosexualidad en la adolescencia

Se suele hablar de los años de adolescencia como una unidad, donde


existen generalidades e incluso datos específicos que cubren tola la estructura de
la época adolescente. Justo como es obvio en un grupo, los niños de dos años de
edad son significativamente diferentes de los que tienen un año de edad pero las
personas de 22 años de edad son muy similares a las de 23. Podemos reconocer
que existen diferencias significativas en una extensión de dos años de edad a lo
largo de los años de la pre adolescencia y la adolescencia. Además de las
variaciones de edad existen variaciones significativas que tienen cualidad
genética, una cualidad social familiar y la cualidad social estatal. Es importante
mantener estos conceptos en mente cuando se mira al sujeto en general además

2 «Amor entre hombres en la Grecia clásica» (en español). Androphile. 2 de julio de


2007.

Página 5
de cualquier entidad clínica específica. Estas palabras se han dicho antes pero no
se han aplicado generalmente.

3.2 Sexualidad antes de la pubertad (edad de 10 a 12)

Antes de obtener la madurez sexual física la identidad sexual no está


completamente establecida; de hecho, existe un movimiento o identidad sexual
ambigua (que está dentro de los límites sociales normales como la norma). Esto
suele ser más aparente en las chicas que en los chicos. Las experiencias de
maduración normales después de la pubertad estimulan los procesos de
integración. Este impulso en la dirección de una identidad sexual dada puede
perderse debido a los factores precedentes. Esto puede conducir a una crisis de
identidad (con marcada ansiedad y depresión) y/o confusión de identidad. Por
ejemplo, un chico con esta experiencia en la pubertad puede tener un sentimiento
de aislamiento y heridas narcisistas, que pueden conducirle a la formación de una
orientación homosexual identificándose con un homosexual masculino que
funciona como ideal del yo masculino. (Blos, 1979)

Varones

Además del significativo esfuerzo de crecimiento físico que ha tenido lugar, estos
jovenzuelos se habrán unido de forma creciente unos a otros en deportes de
grupo más avanzados. También están formando una fuerte identificación con
modelos masculinos, no solo en sus familias sino en los deportes y otros contactos
directos e indirectos. La identificación con estos modelos es importante para su
seguridad, su autoestima y el establecimiento de su identidad como varones.

Féminas

Las chicas de estas edades son más maduras tanto fisiológica como psicológica
además de neurológicamente que los chicos. Ellas tienden a tener una unión más
segura unas con otras además de con los modelos femeninos. En las familias y
sociedades que tienen una actitud más positiva hacia las mujeres están en una

Página 6
posición más estable que sus contrapartidas masculinas. Si las familias y la
sociedad tienden a denigrar a las mujeres, entonces se introducen en un periodo
de mayor estrés.

Al explorar cualquier síntoma o expresión de la conducta es importante realizar un


acercamiento de muchas facetas. Esto debería incluir la evaluación del
funcionamiento del ego, particularmente mirando al nivel de fijación o regresión de
la libido además de un estado de maduración, fijación o agresión en el desarrollo
general del ego. Los procesos por los que este síntoma o expresión de la
conducta se desarrolla, es vital para la comprensión del asunto.

Finalmente, al evaluar la estructura del ego de un individuo necesitamos saber


cómo está funcionando el ego en otras áreas, particularmente en sus relaciones
de objeto. (Socarides, 1990)

Por lo tanto, la inclinación o la conducta homosexual puede ser una expresión del
material de Edipo y/o pre-Edipo. Puede ser una resolución de un conflicto
inconsciente de los aspectos más precoces del desarrollo del ego a un nivel más
elevado de organización del ego.

Las dinámicas de pre-Edipo en esa forma de resolución de conflicto homosexual


tienden a acercarse más a la defensiva descriptiva y a la expresión paranoica.

La resolución incompleta de conflictos que se expresa incluso por los niveles más
elevados del ego organizado de la homosexualidad puede verse en la destacada
frecuencia de la inestabilidad de los “matrimonios” homosexuales.

Estos compromisos no suelen durar más de dos años. Existen, durante el


“compromiso”, frecuentes relaciones “adulteras”. Esto indica claramente como es
casi una certeza que la conducta homosexual es un intento de resolver los
conflictos inconscientes anteriores a los cinco años de edad.

Mientras más temprano sea el desarrollo del ego donde existen fijaciones debido a
los conflictos sin resolver, más cerca está el individuo de experiencias de heridas

Página 7
narcisistas. Esto se puede experimentar y expresar como pasión narcisista (de
forma ordinaria o más sutil) a un terapeuta o alguien que tome una respuesta
terapéutica a la homosexualidad. Puede incluso tomar la dirección contra alguien
que responda a la homosexualidad como un problema y no una forma normal de
funcionamiento.

Es obvio que mientras más elevado sea el nivel de organización del ego (Edipo),
mejor es el pronóstico en la resolución del conflicto subyacente. Sin embargo,
como en todas las relaciones (analíticas) terapéuticas, la motivación del paciente
para comprender y resolver sus conflictos internos es el elemento más importante
para un resultado próspero. Cualquier cosa que se oponga como una motivación
no es solo contraproducente sino que realmente tiene una cualidad inhibitoria
constrictiva. Por lo tanto, incumbe a toda la gente razonable que apoya a esos
individuos con sintomatología homosexual trabajar para encontrar una solución a
ese problema. Lo contrario de la ayuda es intentar tratar esa sintomatología como
normal; por eso se reduce la motivación del individuo para pedir ayuda.

Tiene lugar una dificultad cuando la gente razonable desea proteger a los
homosexuales del pliegue de abusos legales e ilegales bajo el paraguas de
organizaciones de la misma opinión. Lo que resulta con frecuencia es una
colección de individuos con defectos del ego más serios (puntos
precoces/primitivos de fijación, maduración incompleta) bajo la misma
organización paraguas. El resultado puede ser destructivo o al menos injurioso
para la sociedad y los individuos. Puede ser un factor contribuyente significativo
para las muchas respuestas negativas a la estructura familiar usual (matrimonio
heterosexual e hijos). La así llamada “libertad de elección” se ha convertido en una
invitación al incremento de la promiscuidad sexual y tiene como consecuencia el
aumento de enfermedades de transmisión sexual.

Una de las construcciones dinámicas más importantes es el conflicto del


sadomasoquismo. Por ejemplo, el homosexual pasivo con inclinaciones
sadomasoquistas abandonara un poder o posición de maduración por el amor;

Página 8
mientras que aquellos con una construcción defensiva mas sádica pueden tomar
un tipo más paranoico de respuesta y abandonar el amor porque lo que sienten es
poder (hostilidad). Debido a que existe una conexión conocida entre
homosexualidad y paranoia se pueden ver algunos elementos de esto en algunos
de los grupos hostiles a los que ven la homosexualidad como problema
social/psicológico. Esto puede ser peligroso para la sociedad y contraproducente
en cualquier grupo tratado científico.

Un interesante punto clínico se ve en la averiguación nada sorprendente de la


tendencia del individuo paranoico y desconfiado a experimentar y expresar
hostilidad a los que no están de acuerdo con ellos, como si son las víctimas.
Hemos visto esto en los grupos homosexuales activos en organizaciones
sociales, políticas y científicas. De forma nada sorprendente, existe incluso una
tendencia a expresar su posición homosexual en términos grandiosos. Esto ha
tenido la siguiente consecuencia:

Actualmente existe una gran cantidad de literatura que va a las escuelas de la


nación preparada por profesores homosexuales. Este material les dice a los niños
que tienen “alternativas sexuales legítimas”. Puede que esto no cree
homosexuales pero contribuirá ciertamente a todo sentido de inseguridad y dudas
sobre el rol de género que son normales en los niños (especialmente en la
pubertad y al comienzo de la adolescencia). En vez de contribuir a su libertad de
pensar y sentir y explorar su mundo puede contribuir significativamente a su
ansiedad y confusión. Los adolescentes tienen comúnmente sentimientos
homosexuales e incluso experiencia homosexual. Esto suele conducir a un
desarrollo heterosexual normal. La literatura precedente de “alternativas sexuales
legítimas” solo puede añadir dudas, inseguridad y depresión. Incrementara la
tendencia al suicidio. Por favor, recuerden los comentarios anteriores sobre los
efectos orgánicos potenciales del cerebro de este tipo de estrés.

Página 9
Actualmente la comunidad gay/lesbiana está presentando el concepto de que la
homosexualidad puede ser una opción normal y razonable. El material sobre el
tema, con esa opinión, se está ofreciendo a muchos sistemas educativos de
Estados Unidos. Por lo tanto, mucho estudiantes de institutos y universitarios que
experimentan conflicto y ansiedad por sus sentimientos y actividades sexuales con
el sexo opuesto pueden tomar la posición de provocar menos tensión de verse
como “bisexuales”. No está fuera de lo común durante los años de la adolescencia
para los individuos combatir con sus fantasías homosexuales y heterosexuales
(tanto conscientes como inconscientes).3

3.3 Homosexualidad en la población

Hay personas con orientación homosexual que, por las condiciones de


intolerancia y violencia o de difícil acceso a otras personas del mismo sexo,
mantienen relaciones heterosexuales. La represión, la homofobia y la postura de
la mayor parte de las religiones obliga a los homosexuales a esconder su
orientación fingiendo ante la sociedad tener una orientación heterosexual, lo que
se denomina coloquialmente «estar en el armario» o «en el closet». Sin embargo,
autores como el doctor Joseph Nicolosi refieren que, si muchos homosexuales
ocultan su orientación sexual, no se debe tanto a la represión social, que no se
niega como factor secundario, sino a que la homosexualidad en sí misma
representa para el homosexual una condición de incompatibilidad tanto a las
bases sociales establecidas como a su particular sistema de valores morales, es
decir, que existe un conflicto entre lo que se es y lo que se debe ser según la
educación familiar que se haya dado, así como a ciertos grados de desorden en la
identidad sexual.

3 http://www.narth.com/docs/sp-breiner.pdf Noviembre 2004

Página 10
En la actualidad, hay personas con orientación homosexual que están 'saliendo
del armario' o que 'han salido del armario', lo que se aplicaría a las personas que
dejan de fingir o reprimir su orientación sexual. La actividad sexual con una
persona del mismo sexo no se considera necesariamente homosexualidad como
orientación sexual, sino un comportamiento homosexual. No todos los que desean
a personas del mismo sexo se identifican como homosexuales o bisexuales.
Algunos tienen relaciones sexuales a menudo con personas del mismo sexo pero
son y se definen como heterosexuales. Es entonces importante distinguir entre
comportamiento, deseo e identidad homosexual, los cuales no siempre coinciden.
Por ejemplo, en algunos sitios segregados por sexo pueden aparecer relaciones
homosexuales "situacionales", aunque el comportamiento sea heterosexual fuera
de allí. Lo mismo puede ocurrir por razones económicas o ajenas a la voluntad.4

3.4 Punto de vista psicológico

La psiquiatría incluyó inicialmente la homosexualidad entre los trastornos que


podían y debían ser tratados. Richard von Krafft-Ebing, uno de los padres de la
psiquiatría moderna y a quien el propio Sigmund Freud reconocía como su
autoridad, la consideró incluso una enfermedad degenerativa en su Psychopatia
Sexualis de 1886. Los trabajos científicos de Freud, tras la llegada del
psicoanálisis dieron como resultado una postura que consideraba patológicas no
sólo las prácticas sino incluso la mera condición homosexual. Por ejemplo, en sus
Tres ensayos sobre la teoría de la sexualidad, Freud incluyó la homosexualidad
entre las «perversiones» o «aberraciones sexuales», en sus propios términos,
equiparados al fetichismo del cabello o de los pies o las prácticas sádicas o
masoquistas. A juicio de Freud, la homosexualidad era una manifestación de falta
de desarrollo sexual y psicológico que se traducía en fijar a la persona en un
comportamiento previo a la "madurez heterosexual".[19] Sin embargo, Freud
llegaría a reconsiderar su posición con el tiempo, hasta el punto de que en su

4 Entrevista con Joseph Nicolosi 8 febrero 2008

Página 11
conocida Carta a una madre americana, Freud no dudó en afirmar que la
homosexualidad «no es un vicio, ni un signo de degeneración, y no puede
clasificarse como una enfermedad».[20] Señaló que perseguir la homosexualidad
era una "gran injusticia y una crueldad", y que el análisis a lo sumo serviría para
devolver la armonía a una persona si se sentía infeliz o neurótica,
independientemente de si era homosexual o no.

Psicoanalistas como Alfred Adler y Carl Gustav Jung, en discordancia con Freud,
se pronunciaron de manera más estricta. Los posteriores psicoanalistas no sólo no
modificaron estos juicios, sino que los acentuaron a la vez que aplicaban la terapia
reparativa. Por ejemplo, en los años cuarenta del siglo XX, Sandor Rado afirmó
que la homosexualidad era un trastorno fóbico hacia las personas del sexo
opuesto, por lo que se consideró susceptible de ser tratada como otras fobias. Ya
en los años sesenta Irving Bieber y otros psiquiatras, partiendo del análisis
derivado de la experiencia de trabajar con un considerable número de
homosexuales, afirmaron que la homosexualidad era un trastorno psicológico
derivado de relaciones familiares patológicas durante el período edípico. En esa
misma década, Charles Socarides defendía, por el contrario, la tesis de que la
homosexualidad se originaba en una época pre-edípica y que, por lo tanto,
resultaba mucho más patológica de lo que se había pensado hasta entonces.
Socarides es considerado una figura cuestionable dentro del movimiento gay. La
posterior relativización y negación de esos juicios médicos procedió de científicos
como el doctor Alfred C. Kinsey, cuyas tesis fueron severamente criticadas por la
ciencia psiquiátrica de aquel entonces.5

3.5 Informe kinsey

Así, con posterioridad, los estudios científicos realizados por Alfred C.


Kinsey,[ ] concluyeron que, analizados tanto el comportamiento como la identidad,

5 La homosexualidad no es lo que era, artículo de revista virtual del 16-11-2002,


escrito por el historiador español César Vidal

Página 12
la mayor parte de la población parece tener por lo menos alguna tendencia
bisexual (atracción hacia personas tanto de uno como de otro sexo), aunque
ordinariamente se prefiere un sexo u otro. Kinsey y sus estudiantes consideraron
que sólo una minoría (del 5 al 10 por ciento) es completamente heterosexual o
completamente homosexual. De la misma manera, sólo una minoría aún más
pequeña puede considerarse completamente bisexual y se establecieron diversos
grados de bisexualidad. Estudios posteriores han querido demostrar que el
informe de Kinsey había exagerado la prevalencia de la bisexualidad en la
población; pero todavía su idea goza de una gran aceptación.6

3.6 Sociedad y homosexualidad

Muchos moralistas y diferentes miembros de grupos religiosos siguen


considerando que la homosexualidad es una desviación sexual y un pecado,
motivo por el cual la homosexualidad ha sido prohibida en muchos países y
culturas a lo largo de la historia, ya sea castigando a la homosexualidad en sí o
bien algunas prácticas sexuales asociadas con ella (como la penetración anal, la
penetración bucal o la masturbación), a pesar de que dichas prácticas no son
exclusivas de las personas homosexuales. En muchas culturas la relación
homosexual, aunque fuera consensual (es decir, practicada por un acuerdo de
ambos miembros de la pareja), llegó a considerarse un crimen.

Mitos

Respecto a los roles tomados por los homosexuales, existe un mito popular que
dice que en las parejas uno de los hombres adopta el rol de varón y el otro el rol
de mujer. De esta manera, el hombre más «varonil» es el considerado activo (el
que penetra analmente al otro y nunca es penetrado), mientras que aquel que
prefiere ser penetrado es considerado pasivo, y por consiguiente es más femenino

6 Entre ellos, Sexual Behavior in the Human Male (Comportamiento sexual del varón
humano) (1948) y Sexual Behavior in the Human Female (Comportamiento sexual de la
hembra humana) (1953)

Página 13
o más «afeminado». Este mismo mito también se aplica a las mujeres lesbianas:
una de ellas tendría facciones, musculatura, actitud y ropas más «masculinas» (la
considerada «activa»), mientras que la otra sería más «femenina» (la considerada
«pasiva»). En realidad sucede que, en la mayor parte de los casos, ninguna
persona homosexual es exclusivamente «activa» ni «pasiva» durante toda su vida,
y también que, en una misma relación de pareja, los roles son dinámicos, es decir,
se van modificando con el tiempo.

Educación sobre la homosexualidad

Centros escolares infantiles como las escuelas de Massachussets y otras áreas de


los Estados Unidos están ya enseñando a los niños de la escuela elemental o
primaria a equiparar las relaciones homosexuales a las del matrimonio entre un
hombre y una mujer. Más aún, en nombre de la tolerancia (que significa no
únicamente "tolerar", sino una consideración profunda, a través de la reflexión, de
las diferencias humanas) y de la no discriminación se han elaborado cuentos
infantiles con temática homosexual, con el propósito de que desde temprana edad
los niños perciban que la homosexualidad es una variable natural más en la
diversidad de los miembros individuales de toda sociedad. Esto sitúa a muchos
padres ante una posición intolerable para ellos, pues no desean entrar en
particulares sobre la homosexualidad con un niño pequeño, y la única solución
para muchos de estos padres ha sido retirar a sus hijos de esas escuelas públicas
y buscar otras alternativas. 7

3.7 Homofobia

7 Cuentos infantiles con temática homosexual


Riesenfeld, R. (2000). Papá, mamá, soy gay. México: Grijalbo.

Página 14
La homofobia es la aversión, el odio irracional, el miedo, el prejuicio o la
discriminación contra hombres o mujeres homosexuales, aunque también suele
incluirse a las demás personas que integran a la diversidad sexual, como es el
caso de las personas bisexuales o transexuales, y también a aquellas que
mantienen actitudes o hábitos comúnmente asociados al otro sexo, como los
metrosexuales y las personas "con pluma".

Estas actitudes respecto al colectivo homosexual están muy extendidas por las
diversas sociedades, siendo generalmente inversamente proporcional al desarrollo
económico, democrático, cultural y urbano de una sociedad (de esta manera,
encontramos que donde está menos extendida es en Europa occidental y en las
ciudades del resto del mundo occidental, mientras que es mucho más acusada en
las zonas rurales de los países en vías de desarrollo). Como ya se ha visto en los
diversos apartados de los derechos del colectivo homosexual, la homosexualidad
se expone a la pena capital en Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Irán,
Mauritania, Nigeria, Pakistán, Sudán y Yemen, mientras que también es
perseguida y castigada en otros estados: Bangladesh, Bután, Guyana, India, las
Maldivas, Nepal, Singapur y Uganda.8

3.8 Los adolescentes Homosexuales

Para todo adolescente el desarrollo es una tarea llena de retos y demandas.


Un aspecto importante consiste en definir su identidad sexual. Todos los niños
exploran y experimentan sexualmente como parte de su desarrollo normal. Este
comportamiento sexual puede llevarse a cabo con miembros del mismo sexo o del
sexo opuesto. A muchos adolecentes el pensar en o experimentar con personas
del mismo sexo puede causarles preocupación y ansiedad con respecto a su
orientación sexual. A otros, aún los pensamientos o fantasías pueden causarles
ansiedad.

8 http://es.wikipedia.org/wiki/Homofobia 26 noviembre 2010

Página 15
La homosexualidad es la atracción sexual persistente y emocional hacia alguien
del mismo sexo. Es una parte de la gama de expresión sexual. Durante la niñez y
la adolescencia, por primera vez muchos individuos homosexuales se percatan de
su homosexualidad o lesbianismo y pasan por la experiencia de tener
pensamientos y sentimientos homosexuales. La homosexualidad ha existido a
través de la historia y en diferentes culturas. Cambios recientes en la actitud de la
sociedad hacia la homosexualidad han ayudado a algunos/algunas adolescentes
homosexuales a sentirse más cómodos con su orientación sexual. En otros
aspectos de su desarrollo estos jóvenes son similares a los jóvenes
heterosexuales. Experimentan los mismos tipos de estrés, luchas y tareas durante
la adolescencia.

Los padres necesitan entender claramente que la orientación homosexual no es


un desorden mental. Las causas de la homosexualidad no se entienden
claramente. Sin embargo, la orientación sexual no es un asunto de decisión
propia. En otras palabras, los individuos no pueden escoger ser homosexuales o
ser heterosexuales. No importa cuál sea su orientación sexual, todos los
adolescentes tienen la alternativa de escoger la expresión de su comportamiento
sexual y su estilo de vida.

A pesar de que el conocimiento y la información acerca de la homosexualidad y el


lesbianismo ha aumentado, los adolescentes todavía tienen muchas
preocupaciones. Estas incluyen:

• sentirse diferentes a sus pares (amigos o compañeros);

• sentirse culpables acerca de su orientación sexual;

• preocuparse acerca de cómo puedan responder su familia y seres queridos;

Página 16
• ser objeto de burla y de ridículo por parte de sus pares;

• preocuparse acerca del SIDA, la infección por VIH y otras enfermedades de


transmisión sexual;

• temer al discrimen si tratan de pertenecer a clubes, participar en deportes,


ser admitidos en universidades y conseguir empleos;

• ser rechazados y acosados por otros.

Los adolescentes homosexuales pueden aislarse socialmente, separarse de las


amistades y los amigos, tener problemas concentrándose y desarrollar una pobre
autoestima. También pueden desarollar una depresión. Los padres y otras
personas necesitan estar alerta a estas señales de angustia, ya que estudios
recientes demuestran que entre los jóvenes homosexuales y lesbianas existe un
alto incidente de muertes por suicidio.

Es importante para los padres entender la orientación homosexual de sus


adolescentes y proveerles apoyo emocional. Los padres frecuentemente tienen
dificultad aceptando la homosexualidad de sus adolescentes por algunas de las
mismas razones por las que el/la joven desea mantenerlo en secreto. A los
adolescentes homosexuales y lesbianas se les debería permitir decidir cuándo y a
quién revelarle su homosexualidad. Los padres y otros miembros de la familia
podrían obtener entendimiento y apoyo de organizaciones como: Padres, Familias
y Amistades de Lesbianas y Homosexuales [Parents, Families, and Friends of
Lesbians and Gays (PFLAG)].

Los adolescentes que no se sienten cómodos con su orientación sexual o que no


saben cómo expresarla, pueden beneficiarse de recibir consejería. Pueden
beneficiarse del apoyo y de la oportunidad de clarificar sus emociones. La terapia

Página 17
también puede ayudar al adolescente a hacer el ajuste a los problemas y
conflictos que surjan en el ámbito personal, escolar y familiar. La terapia dirigida
específicamente a cambiar la orientación homosexual no se recomienda y puede
ser dañina a un adolescente reacio/a. Puede crear mayor confusión y ansiedad al
reforzar los pensamientos negativos y las emociones con las que el adolescente
ya está luchando.

CAPITULO 4

ANEXOS

Página 18
En el Informe Kinsey se establecen diversos grados de bisexualidad, se indica en
azul la proporción de prácticas homosexuales.

-Leyes sobre la homosexualidad en el mundo


Sin información
-Comportamiento homosexual legal
Matrimonio homosexual Uniones civiles Reconocimiento de matrimonios
homosexuales realizados en otros países y/o estados Sin uniones civiles
-Comportamiento homosexual ilegal
Pena menor Pena mayor Cadena perpetua Pena de muerte

HIPOTESIS

Página 19
La hipótesis de este tema está basada en las conductas que los homosexuales
tienen dentro de la sociedad.

Los adolescentes que ven a homosexuales actuar como tales, son mas propensos
a que quieran ser homosexuales ya que el verlos actuar despertara la curiosidad
por saber qué es lo que se siente al estar con una persona de su mismo sexo,
recordemos que la adolescencia es una etapa de cambios tanto físicos y
psicológico, además de ser una etapa en que no se sabe lo que se quiere y
rebeldía, por lo tanto si no obtienen la suficiente información y orientación se
convertirán el homosexual.

BIBLIOGRAFIAS:

Página 20
1. http://es.wikipedia.org/wiki/Homosexualidad 29 noviembre 2010
2. «Amor entre hombres en la Grecia clásica» (en español). Androphile. 2 de
julio de 2007.
3. http://www.narth.com/docs/sp-breiner.pdf Noviembre 2004f
4. Entrevista con Joseph Nicolosi 8 febrero 2008
5. La homosexualidad no es lo que era, artículo de revista virtual del 16-11-
2002, escrito por el historiador español César Vidal
6. Entre ellos, Sexual Behavior in the Human Male (Comportamiento sexual
del varón humano) (1948) y Sexual Behavior in the Human Female
(Comportamiento sexual de la hembra humana) (1953)
7. Cuentos infantiles con temática homosexual
Riesenfeld, R. (2000). Papá, mamá, soy gay. México: Grijalbo.
8. http://es.wikipedia.org/wiki/Homofobia 26 noviembre 2010
9. http://www.aacap.org/page.ww?
section=Informacion+para+la+Familia&name=Los+Adolescentes+Homosex
uales+No.+63 Enero 2002

Página 21