Anda di halaman 1dari 21

CALDERÓN

JUSTO,

Abdías:

Los

niños

discapacitados.

LOS NIÑOS DISCAPACITADOS:

APROXIMACIONES

CONCEPTUALES

 

Abdías

Calderón Justo

RESUMEN

La investigación trata sobre la actual designación de los niños especiales, que tienen necesidad de una educación, éstos son los niños discapacitados a quienes también se les llama minusválidos, niños con necesidades educativas especiales, etc.

El término discapacidad surge a partir de una conferencia dada por Samuel Kirk, en 1963, en Estados Unidos de Norteamérica; es empleado en neuropsicología y educación por Quirós y Schrager, fonoaudiólogos argentinos, en países de habla castellana, a partir de 1980.

El témino minusvalía fue creado por Alfred Adler en su Psicología del Individuo.

También, se mencionan en la investigación, las diversas definiciones y clasificaciones del término discapacidad en el contexto salud realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), desde hace varios años.

La clasificación de discapacidad en el contexto educación comprende varios cuadros clínicos que lo hemos agrupado en áreas.

En esta primera entrega nos ocupamos de los discapacitados intelectuales a quienes los estudiamos en relación a su concepto, definición, diagnóstico, incidencia, etiología, características, orientación educacional y se dan sugerencias para el tratamiento.

El estudio de los discapacitados intelectuales lo iniciamos con la clasificación psicométrica que comprende a los niños fronterizos y retardados mentales y lo culminamos con la clasificación etiológica que comprende al Síndrome Down y a los niños con cretinismo.

Finalizamos el estudio con el tratamiento que se basa en la normalización a través de la integración.

PALABRAS CLAVES

Cretinismo, déficit mental, discapacidad, minusvalía, retardo mental, síndrome de Down.

 

73

CONSENSUS /AÑO 7 Nº 7

ABSTRACT

The research is about the present designation of the children with disabilities, who need education. These are the disabled children, also called handicapped in Spanish, children who need special education, etc.

The term disability appeared in a conference given by Samuel Kirk in 1963 in the United States of North America. It is used in neuro-psychology and education by Quiros and Schrager, Argentine phono-audiologists, in Spanish speaking countries, as of 1980.

Alfred Adier created the Spanish term ‘minusvalía’ (handicap) in its work “Psychology of the Individual”.

In this research, the diverse definitions and classifications of the term disability in the health context made several years ago by the World Health Organization (WHO) are mentioned.

The classification of disability in the education context has many clinical pictures that we have put in groups by areas.

In this first part, we talk about the intellectual disabled, who are studied in relation to their concept, definition, diagnosis, incidence, etiology, characteristics, educational direction, and suggestions for the treatment are also given.

The study of the intellectual disabled starts with the psychometric classification that includes the border and mental disabled children and finishes with the etiologic classification that includes the Down Syndrome and the children with cretinism.

The study finishes with the treatment based on the normalization through integration.

KEY WORDS

Cretinism, mental deficit, disability, handicap, mental disability, Down Syndrome.

74

through integration. KEY WORDS Cretinism, mental deficit, disability, handicap, mental disability, Down Syndrome. 74

1. DISCAPACIDAD: ANTECEDEN- TES DEL EMPLEO DEL TÉRMI- CO DISCAPACIDAD EN EL CON- TEXTO EDUCACIÓN.

1.1. Introducción.

La denominación « discapacidad » , en el con- texto educación, en nuestro país fue em- pleada desde hace aproximadamente 20 años, reemplazando al término « excepcionalidad » . En otros países se em- pleaban los términos « irregularidad » y « atipicidad » . Actualmente, se emplean pa- ralelamente con el término discapacidad, « minusvalía » , « niños con necesidades edu- cativas especiales » y « niños inclusivos » .

En 1994, en el Módulo N° 1 sobre « Pro-

blemas de Aprenizaje » , dimos un concep-

to de discapacidad referida al aprendizaje.

La palabra discapacidad viene de DIS que significa dificultad y CAPACIDAD, que de acuerdo al diccionario terminológico de ciencias médicas, significa poder o fa- cultad de retener, mantener o contener. « Discapacidad de aprendizaje es la dificul- tad de retener, mantener o contener un cam- bio de conducta más o menos permanente » (Calderon, A., 1994, p.49).

El término discapacidad aparece en el Diccionario de la Real Académica Espa- ñola de la Lengua, a partir de la edición N°21 en 1992, ya que en la edición N°20 de 1984, no aparece este término. En la edición N°21 y las sucesivas se define «discapacitado» igual a «minusválidos» y que minusválido es una persona incapaci- tada por una lesión congénita, para ciertos trabajos, movimientos y deportes.

Existen otros términos quizás comunes como por ejemplo: «incapacidad» e «in- validez» que pueden dar a entender con- juntamente con minusvalía que se trata de

personas «sin habilidad» «de menor valor»

o sin valor por el contrario discapacidad

CALDERÓN

JUSTO,

Abdías:

Los

niños

discapacitados.

quiere decir falta de habilidad en alguna rama específica.

Dijimos que discapacidad, aparente- mente reemplazaba a excepcionabilidad, pero en realidad los conceptos son diferen- tes; así un talentoso y un retardado mental son excepcionales, porque ambos se alejan de la normalidad, con el término discapacidad el niño talentoso no es nece- sariamente un discapacitado, pero el retar- dado mental sí, porque tiene una deficien- cia funcional de su inteligencia. El niño re- tardado mental es irregular porque no se ajusta a las reglas de nuestra sociedad ya que en ella lo regular es que los niños sean normales en su inteligencia.

1.2. Origen del término Discapacidad.

El 6 de abril de 1963, en los Estados Uni- dos de Norteamérica, en una conferencia patrocinada por la «Fundación Pro-Niños perceptualmente impedidos», Samuel Kirk se dirigió a los profesionales que trataban problemas de aprendizaje: médicos en ge- neral, a otros profesionales y a padres de familia con el propósito de unificar crite- rios y empleó el término de dificultades de aprendizaje, según Patricia I. Myers - Donald D. Hammill (1983) y según Char- les Portilla R. propuso el término de discapacidad de aprendizaje. Kirk manifes- tó que había empleado el mencionado tér- mino refiriéndose:

a «

nos en el desarrollo de las capacidades ne- cesarias para la interacción social. No in- cluyó en este grupo a niños que tienen im- pedimentos sensoriales como ceguera o sor- dera, porque disponemos de métodos para tratar y preparar a los sordos y a los ciegos.

un grupo de niños que tienen trastor-

También excluyó de este grupo a los niños que tienen algún retraso mental generaliza- do» (Portilla, Ch., 1994; p. 112)).

La expresión «discapacidad de apren- dizaje», fue definida en los Estados Uni-

75

CONSENSUS /AÑO 7 Nº 7

76

dos de Norteamérica, mediante la Ley Pú- blica 91-230, Sección 602-15 el 13 de abril de 1970, se define a los niños con discapacidades específicas de aprendizaje, «como aquellos niños que sufren de per- turbaciones en uno o más de los procesos psicológicos básicos involucrados en la comprensión o el uso del lenguaje hablado o escrito, perturbaciones que se manifies- tan en una imperfecta capacidad de escu- char, pensar, escribir, hablar, deletrear o hacer cálculos matemáticos. Entre los así afectados se menciona a los que sufren de deficiencias perceptuales, lesiones encefáticas, disfunción encefálica mínima, dislexia y afasia de desarrollo (Quirós, J.,

1980).

El Dr. Julio Bernardo Quirós, Director del Centro Médico de Investigaciones Foniátricas y el Dr. Orlando L. Schrager miembro de dicho Centro Médico, argen- tinos, publicaron en los Estados Unidos de Norteamérica para el mercado especializa- do de habla inglesa el libro titulado «Neuropsychological Fundamentals in Leaming Disabilities», Academic Therapy Publications - San Rafael - California y que posteriormente, en 1980 la Editorial Mé- dica Panamericana S.A. publicara la traduc- ción en castellano con el título «Fundamen- tos Neuropsicológicos en las Discapacidades del Aprendizaje y al Futu- ro de la Humanidad».

Quirós - Schrager establecen una gran relación entre discapacidades con disfunciones. Disfunción es la perturbación de una función (por ejemplo: de la respira- ción, del pulmón, de los alvéolos pulmonares, etc). Disfunción es un térmi- no que se aplica a la perturbación de cual- quier función (de cualquier órgano o de cualquier aparato).

En las disfunciones cerebrales (en ni- ños pequeños) hay diversos tipos de pato- logía leves o moderados; rótulos de uso co- mún, como «parálisis cerebral» «retardo

mental» y «epilepsia» se pueden encontrar en este grupo (Quirós, J., 1980, p. 16-17).

2. MINUSVALÍA

2.1 Introducción

Actualmente, se emplea el término minusvalía como sinónimo de discapacidad, por esta razón es necesario aclarar esta aparente sinonimia.

La minusvalía es una situación de infe- rioridad en la que se hallan muchas perso- nas en el mundo.

El año 1981, se llamó: «Año Interna- cional del Minusválido», por la Organiza- ción de las Naciones Unidas, en ese año se celebraron campañas con el propósito de reivindicar a favor de los derechos de estas personas, desde aquel año nuestras ciu- dades han modificado la arquitectura de calles, edificios y lugares de reunión.

2.2Breve historia del término.

El término minusvalía apareció en el mun- do científico en 1907, cuando se publicó el «Estudio sobre las minusvalías orgánicas por Alfred Adler, obra fundamental para la Psicología del Individuo», parte de la psi- cología dinámica. F. Van Roy, considera que la palabra «minusválido» debería dis- tinguirse de la de inválido. «El término ge- nérico se inválido se refiere a la causa (pa- ralizado, mutilado, etc.) mientras que la in- ferioridad que debe compensarse en una competición normal» (Newman, J., en De Ajuriaguerra, J., 1973; p. 40).

2.3 Concepto de Minusvalía.

La revista «Minusval». N° 37, 1981, en los Derechos del Minusválido Físico, publica la siguiente definición: se entiende por «minus- válido» toda persona incapaz de atender por sí sola, total o parcialmente a las necesidades de su vida individual y/o social normal como

incapaz de atender por sí sola, total o parcialmente a las necesidades de su vida individual

consecuencia de una deficiencia congénita o no en sus capacidades físicas o mentales.

2.4 Clasificación de los Derechos del Mi- nusválido.

CALDERÓN

JUSTO,

Abdías:

Los

niños

discapacitados.

Recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) con el propósito de no marginar al minusválido no denominado «minusválido», sino «persona con minusvalía».

La Organización Mundial de la Salud (OMS), habiendo recogido de diversas de-

• Derecho del minusválido físico,

2.5

Lo que constituye la Minusvalía para el niño.

claraciones los derechos del minusválido clasifica estos derechos en tres grupos:

La minusvalía constituye una situación de desventaja en el niño respecto al mundo que lo rodea y no le permite un desarrollo inte-

• Derecho del minusválido psíquico, y

gral en el área social, ambiental, educativa, no tiene independencia física, no puede

• Derechos del minusválido sensorial.

movilizarse algunas veces por cuenta pro- pia, requiriendo la ayuda de otra persona,

La Organización Mundial de la Salud

por todo ello desde pequeño está en una situación de marginación.

(OMS), clasificó las minusvalías con otro criterio en:

3.

DISCAPACIDAD EN EL CONTEX- TO SALUD.

1. Minusvalías de orientación, es la dismi-

 

3.1

Introducción.

nución de la capacidad del individuo para orientarse en relación con su en- torno, en este grupo hay discapacidades en la conducta y en la comunicación.

2. Minusvalía de independiencia física, en este caso hay disminución de la capaci- dad del sujeto para llevar una vida in- dependiente, es dependiente en su cui- dado personal y en la vida diaria.

3. Minusvalía ocupacional, es la disminu- ción de la capacidad del individuo para emplear su tiempo en forma normal de acuerdo a su sexo, edad, cultura, juego, diversión, etc.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), desde hace varios años se preocu- pa del estudio de las discapacidades y su clasificación en el contexto salud, a lo lar- go de sus estudios dio varias definiciones sobre discapacidades.

«La definición original de discapacidad fue la siguiente: Discapacidad: En el con- texto de salud, una discapacidad es cual- quier restricción o pérdida (resultado de una deficiencia) de habilidad para desempeñar una actividad de una manera o dentro del rango considerando normal para el ser hu- mano» (De Ajuriaguerra, J., 1973; p.16-

4. Minusvalía de la integración social, hay disminución de la capacidad del indivi- duo para mantener relaciones sociales acostumbradas.

5. Minusvalía de autosuficiencia económi-

ca, el sujeto tiene una disminución de la

actividad

socioeconómica, así como una indepen- dencia.

capacidad

para

una

17).

La segunda definición es la siguiente:

«Discapacidad: Ésta se refiere a una perso- na comprometida con una actividad. El ran- go de las actividades pueden variar de sim- ples a complejas» (OMS, 1996; p.27).

Estas definiciones aparecen en el Clasi- ficador Internacional de Deficiencias,

77

CONSENSUS /AÑO 7 Nº 7

Enfermedad

o DEFICIENCIA

DISCAPACIDAD

MINUSVALÍA

Transtorno

Enfermedad o DEFICIENCIA DISCAPACIDAD MINUSVALÍA Transtorno (situación intrínsica) (exteriorizada) (objetivizada)
Enfermedad o DEFICIENCIA DISCAPACIDAD MINUSVALÍA Transtorno (situación intrínsica) (exteriorizada) (objetivizada)
Enfermedad o DEFICIENCIA DISCAPACIDAD MINUSVALÍA Transtorno (situación intrínsica) (exteriorizada) (objetivizada)

(situación intrínsica) (exteriorizada) (objetivizada) (socializada) (Verdugo Alonso, M.; 1998; p.14)

78

Discapacidades y Minusvalías 2, publica- do por la Organización Mundial de la Sa- lud (OMS) en Julio de 1996, como prue- bas Alfa de circulación restringida.

Teniendo en cuenta que el modelo mé- dico tradicional que considera: ETIOLO- GÍA ···> PATOLOGÍA ···> MANIFESTA- CIONES, resultaba insuficiente para dar cuenta de las diversas situaciones implica- das en la rehabilitación, la Organización Mundial de la Salud (OMS), conformó una clasificación en 1980, llamada: Clasifica- ción Internacional de Deficiencias, Discapacidades y Minusvalías (CIDOM), que consideran tres niveles derivados de la enfermedad que son deficiencias, discapacidades y minusvalías, con ello es- tablecemos una integración conceptual de la siguiente manera en 1983 (Verdugo Alonso, M., 1998; p.13).

Las definiciones de la Clasificación In- ternacional de la OMS (1983) son las si- guientes:

3.2Deficiencia.

Definición: Dentro de la experiencia de sa- lud, una deficiencia es toda pérdida o anor- malidad de una estructura o función psico- lógica, fisiológica o anatómica.

Características: La deficiencia se carac- teriza por pérdidas o anormalidades que pueden ser temporales o permanentes, en- tre las que se incluye la existencia o apari- ción de una anomalía, defecto o pérdida producida en un miembro, órgano, tejido u otra estructura del cuerpo, incluídos los sis- temas propios de la función mental. La de- ficiencia representa la exteriorización de un estado patológico y, en principio, refle- ja perturbaciones a nivel del órgano.

3.3 Discapacidad.

Definición: Dentro de la experiencia de la salud, una discapacidad es toda restricción o ausencia (debida a una deficiencia) de la capacidad de realizar una actividad en la forma o dentro del margen que se conside- ra normal para un ser humano.

Características: La discapacidad se carac- teriza por excesos o insuficiencias en el des- empeño y comportamiento de una activi- dad rutinaria normal, las cuales pueden ser temporales o permanentes, reversibles o irreversibles y progresivos o regresivos.

Las discapacidades pueden surgir como consecuencia directa de la deficiencia o como una respuesta del grupo individuo, sobre todo la psicológica, a deficiencias fí- sicas, sensoriales o de otro tipo. La discapacidad representa la objetivación de una deficiencia y, en cuanto tal, refleja al- teraciones a nivel de la persona.

La discapacidad concierne a aquellas ha- bilidades, en forma de actividades y com- portamientos compuestos, que son acepta- dos por lo general como elementos esen- ciales de la vida cotidiana.

3.4 Minusvalía.

Definición: Dentro de la experiencia de la salud, una minusvalía es una situación des- ventajosa para un individuo determinado, consecuencia de una deficiencia o discapacidad que limita o impide el des- empeño de un rol que es normal en su caso (en función de la edad, sexo y factores so- ciales y culturales).

Características: La minusvalía está en re- lación con el valor atribuído a la situación o experiencia de un individuo cuando se aparta

La minusvalía está en re- lación con el valor atribuído a la situación o experiencia de

de la norma, se caracteriza por la discordan-

cia entre el rendimiento o status del indivi- duo y las expectativas del individuo mismo

o del grupo en concreto al que pertenece.

La minusvalía representa, pues, la so- cialización de una deficiencia o

discapacidad, y en cuanto tal refleja las con- secuencias culturales, sociales, económicas

y ambientales que para el individuo se de-

rivan de la presencia de la deficiencia y discapacidad.

La desventaja surge del fracaso o inca- pacidad para satisfacer las expectativas o normas del universo del individuo.

Así pues, la minusvalía sobreviene cuan- do se produce un entorpecimiento en la ca- pacidad de mantener lo que podría desig- narse como «roles de supervivencia» (Ver- dugo alonso, M., 1998; p.14).

4. CLASIFICACIÓN DISCAPACIDADES.

Esta clasificación se basa en la pérdida de habilidades que tiene un niño para desem- peñar una determinada actividad humana, tal como lo podría hacer otro niño consi- derado normal.

DE LAS

Las habilidades que podría perder el niño discapacitado puede afectar al intelec- to, lenguaje, sensorialidad, etc.

La clasificación es la siguiente:

• Discapacidad intelectual

• Discapacidad del lenguaje

• Discapacidad sensorial

• Discapacidad de aprendizaje

• Discapacidad neurológica

• Discapacidad psicopatológica

• Minusvalía física y ortopédica

• Discapacidad atencional y del compor- tamiento.

CALDERÓN

JUSTO,

Abdías:

Los

niños

discapacitados.

• Otras discapacidades.

5. AREA INTELECTUAL

Esta área exige especial empleo de la inte- ligencia, designado ciertas categorías de ac- tos, que son diferentes a las actividades au- tomáticas o instintivas, define la facultad de conocer, entender o comprender y sig- nifica un rendimiento general del mecanis- mo mental indicando los procesos cognitivos más elevados.

5.1 Niños Fronterizos.

Concepto: En nuestros centros educativos de los niveles de primaria y algunos de se- cundaria hay algunos educandos que apren- den con lentitud, tienen mayor edad que sus compañeros de sección y repiten con cierta frecuencia el grado. Estos niños no son nor- males en su inteligencia pero tampoco son retardados mentales se les llaman «fronte- rizos», «limítrofes» y «niños de lento aprendizaje».

La lentitud no constituye por sí misma una alteración patológica o una enferme- dad. En principio hay que considerar que un alumno fronterizo es un alumno normal, pero que no alcanza la misma rapidez en el aprendizaje que los integrantes del grupo de su misma edad, aunque el nivel de com- prensión y adquisición sea adecuado. Es- tos alumnos tienen un ritmo lento de traba- jo tanto en frecuencia como en intensidad estando siempre por debajo de la media del grupo en su rendimiento escolar.

Definición: Nosotros consideramos que el niño fronterizo es aquel cuyo cociente de inteligencia se encuentra entre el que co- rresponde al normal y al retardado mental, no fijamos cifras que corresponderían a los cocientes, debido a que éstos varían de acuerdo al test aplicado y a su respectivo baremo, basado en sus valores estadísticos, que son diferentes de autor a autor.

Diagnóstico: Para hacer el diagnóstico de estos niños se le debe dar mayor importan-

79

CONSENSUS /AÑO 7 Nº 7

80

cia a las aptitudes de aprendizaje, no basta el conocimiento de una sola aptitud, el co- ciente de inteligencia y para esto se requie- re de un equipo de especialistas (médico, psicólogo, psiquiatra, etc.)

Los principios de diagnóstico son los si- guientes:

Podemos pensar que el alumno puede ser fronterizo;

• Si su desempeño es por debajo del pro medio.

• Si no hay retraso mental, pero su co- ciente intelectual es frecuentemente in- ferior al promedio para su edad.

• Si no hay discrepancias importantes en- tre el cociente de inteligencia y el des- empeño.

• Si el desempeño por lo general, es po- bre en todas las asignaturas.

• Si el progreso en la escuela es más len- to que el promedio, pudiendo ser conti- nuo.

• Si hay cierta relación entre el limítro- fe mental, pedagógico y social.

Incidencia: De acuerdo a W.B. Featherstone, Catedrático de la Universi- dad de Columbia la incidencia es de 10%.

En Santiago de Chile, sector norte, V. Kardonski y sus colaboradores en 1970, en- contraron niños fronterizos con la siguien- te incidencia: 36,4% con un cociente de in- teligencia de 70 a 80 y 18% con un cocien- te de inteligencia de 80 a 90.

También en Chile en 1972, otros espe- cialistas dependientes del antiguo Servicio de Psiquiatría Infantil del Hospital Calvo Mackena, hicieron una investigación sobre 900 niños clasificados por sus maestros con dificultades de aprendizaje, encontrando una incidencia del 25 al 45%.

Etiología: Las causas que determinan la

presencia de niños fronterizos son los si- guientes:

• Alteraciones que se producen durante el embarazo, se piensa en esto en ausencia de antecedentes familiares positivos.

• Por la edad materna avanzada.

• Por la dificultad en el período perinatal que en ocasiones se asocia al daño ce- rebral, pudiendo presentarse en familias cultas.

• Compatibilidad del niño con el nivel educacional de la madre, independien- temente de que se detecten o no signos de retraso en el desarrollo.

• Tensión emocional de la gestante.

• Mala salud de la gestante.

• Dificultades visuales y auditivas del niño.

• Condiciones de pobreza en el hogar.

Características Generales: El desarrollo del niño es similar al de los niños norma- les, sigue las mismas etapas que ellos con las siguientes variantes establecidas en una publicación del Yearboock F. The National Society for the study of Education, trascrits por Harry J. Baker en su libro Introducción al Estudio de los Niños Sub y Superdotados (Baker Harry, J.; 1950; p.237-238).

El niño fronterizo probablemente:

• Aprendió a caminar, por su torpeza, algo más tarde que el término medio.

• Aprendió a hablar con menos rapidez.

• Fue tímido para establecer contactos so- ciales.

• Inició su aprendizaje al igual que otros niños normales o superiores y él apare- ció como inmaduro.

• Se adaptó a la escuela con cierta lenti- tud.

otros niños normales o superiores y él apare- ció como inmaduro. • Se adaptó a la

• Encontró dificultades para realizar las tareas de primer grado.

• Repitió el primer o segundo grado.

• No se intersó por la lectura o aprendió a leer con dificultad.

• También ocurrió lo mismo con ciencia lógico-matemática.

• Los rendimientos en otras asignaturas fueron buenos.

• Después de terminar la escuela se dedi- ca a tareas que suelen requerir ninguna o poca habilidad, seguramente se trata de tareas rutinarias y sin futuro.

• Cuando mayor, pertenecerá a la clase trabajadora que cambia frecuentemente de ocupación.

• Muchas veces se encontrará sin trabajo.

• Será impaciente en sus contactos socia- les debido en parte a su bajo nivel eco- nómico.

• Tenderá a seguir ciegamente cualquier ofrecimiento de mejor aunque no tenga mayores bases.

• Muy raras veces manifestará condicio- nes de mando excepto en grupos peque- ños.

• Elegirá con poco juicio a sus compa- ñeros.

• Leerá muy poco, posiblemente nada más que la página deportiva, las tiras cómicas y la página roja en los periódi- cos.

Características Físicas: Comparando ni- ños fronterizos con niños regulares en el proceso del desarrollo físico apreciaremos lo siguiente:

• Corporalmente los niños fronterizos, son menos desarrollados físicamente que los regulares.

CALDERÓN

JUSTO,

Abdías:

Los

niños

discapacitados.

• Son menos altos y pesados.

• Son menos proporcionados.

Si comparamos la salud de los niños fron- terizos con los regulares encontraremos que los primeros tienen en mayor porcentaje:

• Defectos visuales y auditivos.

• Dificultades en la expresión del lengua- je.

• Sus amígdalas son defectuosas.

• Tiene vegetaciones adenoideas.

• Desnutrición

• Su vitalidad corporal está disminuída.

Características Psicológicas.

Personalidad: En los niños fronterizos se advierte la falta de autoconfianza, tímidez e independencia.

Adaptación: No difiere la capacidad de adaptación de los niños fronterizos con los niños adelantados.

Pereza: Su pereza se debe frecuente- mente a su mala salud y a una educa- ción inadecuada.

Desatención: Su desatención es conse- cuencia de la falta de interés.

Orientación Educacional del Niño Fron- terizo: Roberto H. Knapp sistematizó la orientación de los niños fronterizos en su libro «Orientación del Escolar», en él pre- cisa los siguientes aspectos relacionados con su Orientación Académica.

Los niños fronterizos necesitan de la concreción.

El niño fronterizo no maneja con facili- dad las abstracciones por esto no com- prende las explicaciones es por ello que estos alumnos necesitan material con- creto para estimular la vista, oídos, tac- to, olfato, gusto, etc.

81

CONSENSUS /AÑO 7 Nº 7

82

Al niño fronterizo le lleva tiempo aprender.

El docente debe conducir al niño en la adquisición de las habilidades funda- mentales entre las que tenemos el len- guaje funcional que se adquiere a tra- vés de las unidades de trabajo, centros de interés, proyectos, etc.

La lectura que también será funcional. Otra habilidad es el incremento del vo- cabulario. Otra habiliadd es la escritu- ra la que es importante en la comunica- ción. También la aritmética se debe en- señar en forma verbal sobre todo los problemas.

Deben hacerse ajustes en los ejerci- cios.

Los ejercicios a estos niños deben dar- se en poca cantidad, pero con mucha fre- cuencia y de corta duración.

Explicar bien las nuevas actividades.

Luego de la explicación del profesor a los alumnos, éstos deben explicar con sus palabras lo que han de hacer, se le debe dar oportunidad de que hagan pre- guntas acerca de la tarea.

Hay que adaptar la asignatura.

El niño fornterizo no aprovecha las cla- ses tradicionales debido a sus reglamen- tos y rutina, la clase debe ofrecer una variedad de experiencias contruídas al- rededor de un tema central, llámese pro- yectos, centros de interés etc.

Hay que ayudar al niño lento en aprender a que llegue a experimen- tar el éxito.

Experimentar un éxito significa que uno ha logrado un objetivo, ha realizado algo que valía la pena. El éxito por pequeño que sea trae satisfacciones que pueden ser un incentivo para que el niño continue trabajando.

Las normas de grado o de grupo de- ben ser descartadas a favor de los mo- delos indiviuales.

En cada grado, al aplicar un test, por ejemplo de lectura, nos permite obtener una norma de clase, como esta norma corresponde a los niños regulares, debe aplicarse sólo a ellos y no a los niños fronterizos.

Sugerencias para el trabajo con el niño fronterizo.

La currícula de Educación Primaria, debe permitir que cada profesor deter- mine el ritmo de enseñanza y de tiempo para que los niños puedan asimilar las materias de acuerdo a su ritmo o velo- cidad de aprendizaje. Durante el primer año se puede compensar el retardo en funciones cognitivas y picolinguísticas que traen los niños de los ambientes deprímidos; esto se hace en un período de entrenamiento de estas áreas.

Junto con la flexibilidad en el proceso de enseñanza es necesario considerar algu- nas variables administrativas indispensables, las aulas deben tener no más de 20 alumnos y los profesores deben ser especialistas o te- ner mucha práctica con estos niños.

El principal error de los profesores de estos niños es que consideren sus limita- ciones, sus insuficiencias y no toman en cuenta sus habilidades y destrezas. Consi- deran más lo que al niño fronterizo le falta para llegar al promedio, que el grado en el cual sus habilidades básicas ya están sufi- cientemente desarrolladas y le permiten ini- ciar el aprendizaje de otras destrezas de ma- yor complejidad. Se tiende a mirar al niño fronterizo hacia abajo desde el punto de vis- ta del rendimiento a otros niños intelectua- les, socioculturales y educacionalmente di- ferentes, lo que significa un enfoque pesi- mista sobre su futuro educativo.

Cuando un profesor común solicita que un niño ingrese a un sistema de educación

mista sobre su futuro educativo. Cuando un profesor común solicita que un niño ingrese a un

especial, está reconociendo su fracaso des- valorizando la acción de la escuela.

Los niños fronterizos y culturalmente li- mítrofes llegan a la escuela con un menor desarrollo de las funciones cognitivas bá- sicas y psicolinguísticas necesarias para ini- ciar su aprendizaje escolar de modo satis- factorio, esto es, si toma como punto de referencia el ritmo de aprendizaje de un niño normal.

Este menor desarrollo de las funciones cognitivas, en ningún caso significa una in- capacidad para aprender, desde el momen- to en que sus capacidades intelectuales es- tán intactas. No se debe tomar en cuenta las limitaciones de su desarrollo porque se corre el riesgo que se forme un círculo vi- cioso.

En niños que provienen de los ambien- tes donde no se ha estimulado adecuada- mente su desarrollo cognitivo y psicolinguístico, este ciclo vicioso se daría así: Desarrollo insuficiente de las funcio- nes básicas y lenguaje, aprendizaje lento- evaluación final del fracaso - no estimulación y desarrollo de estas mismas funciones básicas y del lenguaje - rechazo de la escuela por insuficiente capacidad de aprender.

Este proceso conduce lamentablemente

a la deserción escolar prematura a menos

que el ciclo, visto anteriormente, sea roto por una intervención que desarrolle las ha- bilidades cognitivas de ingreso en puntos estratégicos del aprendizaje.

La ruptura de este ciclo requiere al me- nos dos actitudes educativas nuevas que puedan cumplir en la escuela común a car- go de una profesora con cierto grado de es- pecialización.

Una evaluación previa del nivel cognitivo

y verbal de ingreso, para planificar un

aprendizaje acorde con el nivel de desarro- llo del niño, debido a que son los pilares

fundamentales sobre los cuales se efectua-

CALDERÓN

JUSTO,

Abdías:

Los

niños

discapacitados.

rá el aprendizaje posterior de lectura, es- critura y cálculo.

Considerar que la mayoría de alumnos pue- den lograr un nivel de aprendizaje adecua- do si reciben una instrucción graduada a partir de las funciones previamente evalua- das, si reciben ayuda oportuna y adecuada cuando tengan dificultades y si se da un tiempo suficiente para dominar su apren- dizaje.

5.2 Niños Retardados Mentales.

La definición más reciente sobre retardo mental es la proporcionada por el «Centro Nacional de Información para Niños y Jó- venes con Discapacidades» de los Estados Unidos de Norteamérica.

«Las personas con retardo mental tienen un funcionamiento intelectual generalmente inferior al promedio existente al mismo tiempo que demuestran faltas en el com- portamiento adaptativo que se manifiesta durante el período de desarrollo e impide el desarrollo de su educación» (NICHCY

1996).

La Asociación Americana sobre retar- do Mental (AAMR) ha publicado una nue- va definición sobre retardo mental, 1992, que «considera que un individuo tiene re- tardo mental basado en los tres criterios si- guientes: nivel de funcionamiento intelec- tual en cocientes de inteligencia está por debajo de 70 - 75; existen limitaciones sig- nificativas en dos o más áreas de destrezas de adaptación y la condición está presente desde la niñez (de 18 años o menos)» (17).

En conclusión: Estaremos frente a un niño de discapacitado en el área intelectual de- nominado retardo mental cuando están pre- sentes cuatro criterios:

• Cuando su nivel de funcionamiento in- telectual es inferior a 70 - 75 de cocien- te intelectal.

• Cuando tienen dificultades para adaptar- se, no haciendo uso diario de las siguien-

83

CONSENSUS /AÑO 7 Nº 7

84

tes diez destrezas de adaptación publica- das por la (AAMR): Comunicación, Cui- dado personal, Hogar, Destrezas socia- les, Ocio, Salud y seguiridad, Sentido de dirección, Funcionamiento académico, Uso de la comunidad y Trabajo.

• Cuando todo lo dicho en los numerales 1° y 2° están presentes en su desarrollo, que es lento, a partir de su niñez, y

• Cuando todo lo dicho en los puntos an- teriores impiden un normal rendimien- to escolar y por ello requieren de una Educación Especial.

La definición nueva de (AAMR) no cla- sifica a los individuos de acuerdo a las ca- tegorías de retardo mental leve, moderado, severo y profundo, según el nivel intelec- tual. En vez, mira a la intensidad y patrón de apoyos cambiantes que un individuo ne- cesita a lo largo de su vida, es así que algu- nos niños retardados mentales con muchos apoyos, superar a otros con un cociente in- telectual más alto.

Clasificación: Hay varios criterios para clasificar a los niños retardados mentales:

la etiológica, psicométrica, clínica, etc.

La clasificación psicométrica lo hace de acuerdo a su edad mental, tal como lo ha- cían Binet y Simon, padres de la psicometría, al crear la Escala Métrica de la Inteligencia.

Actualmente, la clasificación psicométrica se basa en el cociente de inte- ligencia y en cálculos estadísticos de algu- na de las medidas de tendencia central y de dispersión, con este criterio hay varias cla- sificaciones nosotros seguiremos la de la Organización Mundial de la Salud (OMS), publicada en 1968, que comprende cuatro grupos que son los siguientes:

• Retraso ligero: Cuyo cociente fluctúa entre 50 - 70.

• Retraso moderado: Cuyo cociente fluc- túa entre 35 - 50.

Retraso grave o severo: Cuyo cociente fluctúa entre 20 - 35.

Retraso profundo: Cuyo cociente fluc- túa entre 0 - 20.

5.3

Retardo Mental Leve

Definición: De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), su cociente de inteligencia se encuentra entre 50 y 70, otros investigadores lo sitúan entre 5 y 69, de acuerdo al Test de Wechsler. Dentro de los deficientes mentales ocupa el 80%. Binet y Simon consideraban que su edad mental era de 11 años.

Características Físicas: Desde el punto de vista físico no presentan trastornos carac- terísticos, pero sí trastornos del lenguaje como alteraciones de la articulación verbal determinado dislalías, tartamudez; por otra parte, presentan malformaciones; en los pabellones auriculares de las orejas, en la lengua y malformaciones dentarias, en ge- neral, la mayoría, no presenta problemas físicos.

Características Motrices: En general no tienen serios problemas en el aspecto pscomotor, solo se presentan pequeñas di- ficultades en la coordinación general, en la coordinación específica óculo-manual y de- finición de su lateralidad. En cambio, el equilibrio en relación con los trastornos posturales y las adaptaciones a un ritmo sue- len ser dificultosas.

Características en el lenguaje: Algunos niños se expresan utilizando palabras co- rrectamente, sin trastornos en la articula- ción, su lenguaje presenta cierta organiza- ción y en ocasiones aparece más evolucio- nado de lo que podía preverse. Otros, en nuestro país, se expresan con trastornos del lenguaje como alteraciones de la articula- ción verbal determinando dislalias, tartamu- dez, etc.

Características en el Aspecto Personal - Social: Estos niños pueden desarrollar las

dislalias, tartamu- dez, etc. Características en el Aspecto Personal - Social: Estos niños pueden desarrollar las

habilidades sociales, así como interelacionarse con las demás personas, pueden integrarse a nivel laboral y social.

Son capaces de sonreir, pueden desarro- llar aptitudes sociales. En estos aspectos es- tos niños no difieren de los normales pero cuando están frente a situaciones nuevas aparecen las dificultades para adaptarse, re- quieren ayuda cuando se encuentra bajo un fuerte estado de tensión.

En la escuela el niño puede aprender con la ayuda de un profesor especial sobre todo en las asignaturas más importantes. Puede estudiar hasta los primeros grados de se- cundaria.

Educacionalmente se les llama niño educable. En orientación ocupacional se les puede preparar para que sean agricultores, jardineros, pastores, mecánicos, obreros, peones, etc.

Desarrollo Intelectual: El desarrollo inte- lectual de estos niños afecta a la compren- sión, al razonamiento que lo conduce a la falta de autocrítica.

El aprendizaje en el nivel primario es lento por las razones expuestas, su ritmo de aprendizaje es lento basándose en acti- vidades concretas.

Emotividad: Estos niños, retardados men- tales leves presentan mayor sensibilidad ante el fracaso y una baja tolerancia a las frustra- ciones, son caprichosos y tienen dificultad en sus relaciones interpersonales con sus co- legas de clase que posteriormente se mani- fiestan en las relaciones sociales en general.

5.4 Retardo Mental Moderado.

Definición: De acuerdo a la OMS su co- ciente de inteligencia oscila entre 35 - 50, su edad mental máxima es de 7 años (Binet- Simon). Estos niños presentan una infatilidad emocional.

Características. Físicas: Desde el punto de vista físico, presenta anormalidades y

CALDERÓN

JUSTO,

Abdías:

Los

niños

discapacitados.

deformaciones así como crisis epiléptica según Tredgold.

Características Motrices: Tienen un gran desarrollo motor aunque siguen necesita- dos de estimulación física diaria. El perfil psicomotor de estos niños es semejante al de los niños normales débiles siendo las sincinesias más numerosas y las paratonias más evidentes.

Características del Lenguaje: Pueden aprender a hablar y comunicarse, pero ma- nifiestan dificultades de comprensión de los convencionalismos sociales.

El lenguaje oral es imperfecto y tiene un vocabulario limitado. Llegan a hablar y aprenden a comunicarse de formas diver- sas aunque le es difícil expresarse con pa- labras.

Su vocabulario es limitado pero cuan- do el ambiente es acogedor el niño puede ampliar sus conocimientos de lenguaje y expresión.

Características Personal - Social: Social- mente se manejan con dificultad pero en grupos estructurados pueden desenvolver-

se con cierta autonomía.

En edad escolar pueden llegar hasta el segundo grado de primaria pudiendo ad- quirir conocimientos sociales y ocupacio- nales.

Cuando las condiciones son favorables

y con un entrenamiento previo, pueden

automantenerse con trabajos semi-califica- dos.

En la edad adulta pueden trabajar de ma- nera semi-independiente, bajo condiciones

controladas, siempre necesitan supervisión

y consejo en materia económica y social.

Desarrollo Intelectual: Su atención es inestable y su ideación limitada, no llegan a la abstracción y su juicio nulo. Su memo- ria es infiel. Hay trastornos del juicio y ra- zonamiento, a pesar de esto pueden hacer

85

CONSENSUS /AÑO 7 Nº 7

86

generalizaciones y clasificaciones menta- les aunque después no sean capaces de expresarlas a nivel verbal.

Características Emotivas: La manifesta- ción de su afectividad es variables. Son in- diferentes, dóciles, afectivos, dependientes de su entorno. Se adaptan con dificultad frente a personas extrañas.

De niños presentan una infantilidad emocional, le agrada las caricias, tienen in- hibiciones para expresar su emotividad, tie- nen cierta labilidad emocional, su alegría es expresada con toda su dinámica corpo- ral.

5.5 Retardo Mental Grave o Severo.

Definición: Su cociente de inteligencia está entre 20 y 35, su edad mental es inferior a 3 años, de acuerdo a Binet y Simon.

Características Físicas: En el nacimiento no presentan características morfológicas especiales. El desarrollo físico es normal en cuanto a peso y estatura pero tienen una total hipotonía abdominal, también leves deformaciones toráxicas, con frecuencia escoliosis (desviación lateral de la colum- na vertebral). Tienen anormalidades anató- micas y fiológicas, pueden tener paraliza- do uno o más miembros y su cara; su crá- neo tiene malformaciones. Suelen tener in- suficiencia respiratoria (respiración corta y bucal) con permanentes mucosidades en la nariz y posibilidad de apnea (suspensión transitoria de la respiración), finalmente puede tener estrabismo.

Características Motrices: Se alteran las siguientes conductas motrices: la marcha,

el equilibrio, las coordinaciones dinámicas

y las grandes dificultades de relajación, con frecuencia presentan un desarrollo motor muy pobre. También presentan paratorias

y sincinesias.

Características del Lenguaje: Estos ni- ños pueden realizar algunas adquisiciones verbales, su lenguaje es muy elemental, su

vocabulario restringido y la sintaxis sim- plificada. Están incapacitados para emitir ciertas consonantes.

La lengua y los labios carecen de cierta movilidad, la articulación de los fonemas es errónea o débil. Consiguen hablar y aprenden a comunicarse pero no pueden de- sarrollar el lenguaje escrito.

Características en el Aspecto Personal - Social: Se destacan la diferencias indivi- duales en éstos, pero se manifiestan algu- nas características que son comunes como los estados de agitación o cólera súbdita alternando con la inhibición y los cambios bruscos e inesperados del estado de ánimo.

Son frecuentes las situaciones de angus- tia generalizada, inseguridad, falta de con- fianza en si mismos principalmente cuan- do se encuentran en una actividad que no le es familiar.

En la edad adulta pueden trabajar en ta- reas simples con una supervisión estrecha se les puede entrenar en los hábitos de sa- lud, higiene, autoprotección e independen- cia personal.

Características Emotivas: Estos niños tie- nen una emotividad infantil, no pueden in- hibir su expresión emocional, se produce con facilidad la risa, así como las lágrimas que rápidamente desaparecen.

Su placer lo expresa mediante movi- mientos de las extremidades y cabeza. Cam- bia de humor sin que exista una causa ex- terna. Estos niños pueden sufir de convul- siones epilépticas o de equivalente epilép- ticos.

5.6 Retardo Mental Profundo.

Representa aproximadamente el 1% del to- tal de los niños deficientes mentales, su co- ciente de inteligencia de acuerdo al Test de Wechsler varía entre 0 a 24.

Las causas que determinan este cuadro son generalmente de tipo médico, además

al Test de Wechsler varía entre 0 a 24. Las causas que determinan este cuadro son

presenta deficiencias físicas y mentales ex- tremas, tienen enfermedades neurológicas que explican su retraso mental.

Características Físicas: Estos niños pre- sentan malformaciones craneales, faciales y cráneofaciales, por esto se les reconoce rápidamente como deficientes mentales.

En estos niños persisten algunos refle- jos primitivos y por otra parte se nota su falta de maduración.

Características Psicomotrices: Al inicio de su escolaridad, en educación inicial, casi no muestran poseer habilidades sensoriomotoras.

En los años sucesivos, en ambientes es- colares, mejoran algo en el desarrollo mo- tor y algunos responden a entrenamientos simples de autoayuda, además, desarrollan una mínima capacidad de funcionamiento sensoriomotor.

En unos casos pueden adquirir los me- canismos motores elementales, una escasa capacidad de aprendizaje y conseguir rela- ciones afectivas simples durante el perío- do escolar; en otros casos no alcanzan este grado mínimo de desarrollo y necesitan ser atendidos permanentemente con cuidados maternos y con asistencia de la enfermería.

Características del lenguaje: Estos suje- tos cuando llegan a la adultez aún requie- ren cuidado y protección ya que no pueden comunicarse, otros pueden ser capaces de desarrollar algún aspecto muy primitivo del lenguaje y conseguir, aunque en forma pre- caria, un grado mínimo de autodefensa.

Características del Aspecto Personal - Social: Como son totalmente dependien- tes de otros para realizar cualquier activi- dad cotidiana como comer, utilizar los ser- vicios higiénicos, vestirse, etc. suelen estar institucionalizados desde pequeños. Algu- nos consiguen desarrollar aptitudes míni- mas de autoprotección frente a los peligros más comunes.

CALDERÓN

JUSTO,

Abdías:

Los

niños

discapacitados.

Educación: El nivel académico al que pue- den llegar está por debajo del primer grado de primaria, no entienden es por ello que su educación en el mejor de los casos es a base de entrenamiento.

6.

CLASIFICACIÓN ETIOLÓGICA

6.1

Sindrome Down.

Es un trastorno congénito causado por al- teraciones genéticas en los cromosomas autosómicos. Anteriormente a 1866 se les llamaba mongoloides por su faz asiática, pero a partir de ese año en que Sir John Langdon Down, describió sus característi- cas clínicas, se le llama «Sindrome Down». Este niño tiene como característica princi- pal la deficiencia mental.

Los niños que tienen Sindrome Down, poseen un cromosoma adicional en cada una de sus células. Si normalmente todo ser humano tiene 46 cromosomas (23 pares), el niño con Sindrome Down tiene 47 cromosomas, esto se debe a un error en la distribución del material cromosómico. En la primera división del huevo o cogote fe- cundado o en la formación de las células germinales se produce esta alteración.

Este nuevo cromosoma como tiene el aspecto de los cromosomas del par 21 se integra a él formando una trisomía cromosomial 21.

Este solo hecho desempeña una altera- ción en las características del ser que se for- ma, ya que origina una desequilibrio genético que altera el normal desarrollo del niño.

Incidencia: La mayor parte de investiga- dores opina que la frecuencia es de un niño Down por cada 600 niños, esto varía de acuerdo a la edad, así si la madre tiene 30 o menos años su frecuencia es de 1 por cada 1500 y si la madre tiene 45 o más años, su frecuencia es de uno por cada 65.

Luis Carlos Ortega Tamez, nos presen- ta el siguiente cuadro (1997):

87

CONSENSUS /AÑO 7 Nº 7

88

Tipos de Down Edad Materna Frecuencia del Sindrome de Down Menos de 30 1 en
Tipos de Down
Edad Materna
Frecuencia del
Sindrome de Down
Menos de 30
1 en 1500
30
a 43
1 en 750
35
a 39
1 en 280
45
a más
1 en 130
1 en 65

Existen tres tipos de niños trisómicos, mo- saicos y translocación.

Tipo Trisómico: El error se presenta du- rante la formación de las células reproductoras (óvulo y espermatoizde), en el momento de dividirse una de ellas se lle- va dos cromosomas y si ésta queda fecun- dad daría como resultado un huevo trisómico llamándose trisomía 21 regular ya que todas las células del cuerpo tendrán 47 cromosomas.

Tipo Mosaico: Ambas células germinales tienen una cantidad adecuada de cromosomas al unirse dan origen a un hue- vo o cigote con un número normal de cromosomas (46 cromosomas), si al iniciar éste su división ocurriese un error en la dis- tribución, algunas células tendrán un núme- ro normal de cromosomas mientras otras un cromosoma adicional (47 cromosomas).

Tipo Translocación: Cuando el alguno de los padres se forma la célula germinal sien- do el cariotipo normal y por azar ésta es fecundada, dará origen a un huevo o cigote trisómico a esto se le llama translocación de novo.

Otra causa se presenta cuando uno de los padres sea portador de una de esas translocaciones, aunque física y mental- mente el padre o la madre sean normales, pero algunas de sus células tienen un cromosoma translocado aumentando la po- sibilidad de procrear niños Down.

Sintomatología: Las anomalías descritas en el cromosoma 21 tienen un gran núme- ro de alteraciones, mencionaremos aque- llas que son más significativas.

Cráneo y cara: Presentan un aplana- miento de la cara y hay una atenuación

de la eminencia occipital.

Labios: Durante y después del naci- miento son iguales a los de los niños normales, posteriormente se alteran, es- tán excesivamente húmedos, pero pro- pensos a resecarse.

Boca: Tiene el paladar arqueado, pro- fundo, estrecho.

Lengua: En los primeros meses la len- gua se cubre de gruesas papilas, al 5° año aparecen surcos profundos e irre- gulares en gran parte de su extensión.

Dientes: Aparecen tardíamente, son pe- queños, mal alíneados.

Ojos: Presentan un oblicuidad de las hendiduras palpebrales, presenta epicanto. A partir de los 7 años se apre- cian con relativa frecuencia cataratas sin producir alteraciones de la visión. Pre- sentan estrabismos que se corrigen es- pontáneamente.

Nariz: Frecuentemente se hunde la raíz nasal y los orificios nasales están diri- gidos hacia arriba.

Orejas: Son pequeñas y y de forma re- dondeada con el hélix enrollado en ex- ceso.

Cuello, tronco y abdomen: Cuello cor- to y ancho, el tronco tiende a ser recto; abdomen frecuentemente abultado.

Genitales: Testes pequeños, criptorquidea uni o bilateral, escroto y pene hipoplásicos en los varones. En las niñas: labios mayores de tamaño exagerado o a veces los labios menores aumentados de tamaño; el clítoris tien-

las niñas: labios mayores de tamaño exagerado o a veces los labios menores aumentados de tamaño;

de a estar agrandado; las mamas al ini- cio son pequeñas, después se agrandan por contener una grasa subcutánea. La lívido en los varones está disminuída y en las hembra aumentado.

Extremidades: Las extremidades infe- riores están sensiblemente acortadas. En el pie hay una amplia separación de los dedos 1° y 2°.

Piel y Cabello: Piel laxa, a medida que crece pierde elasticidad. El cabello es fino y poco abundante.

Tono Muscular y Flexibilidad Mus- cular: En algunos casos hay hiperflexibilidad en el 90% de los me- nores de 4 años y no así en los mayores. La hipotonía muscular es un signo ca- racterístico de este sindrome más acen- tuada en niños que en adultos.

Características Cognitivas: Ya sabe- mos que tienen retraso mental, pese a esto se le debe hacer, además del análi- sis cuantitativo, el cualitativo.

Diagnóstico: De acuerdo a López Melero, el diagnóstico del niño con Sindrome Down se basa en tres aspectos: diagnóstico clíni- co, exámenes complementarios, y cariotipo.

Diagnóstico Clínico: Éste se basa en el conocimiento de los síntomas ya descritos que se resumen en tres cuadros, que son los siguientes:

Cuadro N°1

Síntomas cardinales en el orden nacido:

• Hipotonía (flaccidez).

• Perfil plano de la cara.

• Oblicuidad palpebral hacia arriba y afuera.

• Ausencia del reflejo de moro.

• Hiperflexibilidad articular.

• Piel abundante en nuca.

CALDERÓN

JUSTO,

Abdías:

Los

niños

discapacitados.

Orejas anormales.

Pliegue palmar único.

Hipoplasia de la segunda falange del meñique.

Displasia de la pelvis.

Cuadro N°2

Síntomas cardinales a partir de los dos años.

Occipucio plano.

Oblicuidad palpebral hacia arriba y afuera.

Epicantus.

Lengua escrotal.

Implantación irregular de los dientes.

Paladar ojival.

Hiperflexibilidad articular.

Manos cortas y anchas.

Acortamiento del meñique.

Pliegue palmar único.

Cuadro N° 3

Frecuencia de los distintos síntomas en el Síndrome de Down Presentes en más del 50% de los casos:

• Retraso mental.

• Hipotonía.

• Braquicefalia.

• Occipucio plano.

• Orejas pequeñas.

• Oblicuidad palpebral típica

• Epicantus.

• Manchas del iris.

• Pestañas cortas y separadas.

89

CONSENSUS /AÑO 7 Nº 7

90

• Raíz nasal plana.

• Hipoplasia del maxilar.

• Paladar estrecho y elevado.

• Profusión lingual con surcos.

• Nuca plana y corta.

• Manos y dedos cortos.

• Clinodactilia del meñique.

• Raya palmar horizontal.

• Trirradius distal.

• Predominio de asas cubitales.

• Separación del 1° y 2° dedos del pie.

• Distasis de rectos.

• Pene pequeño.

• Hipoplasia de la 2 a falange.

Presente en menos del 50%:

• Convulsiones (menos del 10% de los casos).

• Estrabismo.

• Nistagmus.

• Catarata.

• Orejas bajas.

• Laxitud de la piel.

• Pliegue de la flexión única del 5° dedo.

• Arco tibial en el dedo gordo del pie.

• Sindactilias.

• Tórax en quilla.

• Hernia umbilical.

• Criptorquidia.

• Angulos iliacos y acetambular cerrados.

• Comunicación atrio ventricular.

• Defectos septales.

• Tetralogía de Fallot.

• Atresia duodenal.

• Fístula tráqueo-esofágica.

• Hidrocefalia

Prevención: Hoy sabemos que el Sindrome Down es incurable y los medios que dispo- nemos para su prevención son tres: la edad de la madre; el informe del código genético; y una técnica llamada amniocentesis.

Edad de la madre: Dentro de la etio- logía siempre figura como N° 1 la pre- sencia de «madres añosas» para la pro- creación de niños con sindrome Down, la tarea preventiva consiste en recomen- dar que las señoras que están de la me- nopausia no conciban.

El código genético: Hoy con el estudio del genoma humano se ha intensifica- do, un poco, esta técnica que requiere de médicos especialistas que dispongan de los instrumentos necesarios, por lo pronto los padres pueden recurrir al con- sejo genético.

La amniocentesis: Consiste en efectuar en la gestante una punción del líquido amniótico. Se recomienda esta manio- bra entre la décimo cuarta y décimo sex- ta semana de embarazo. La amniocentesis ofrece peligros: uno de orden científico y otro de orden moral.

Tratamientos: Hay dos tratamientos:

farmacológico y psicopedagógico.

En cuanto al tratamiento farmacológico, ningún fármaco hasta la fecha, ha dado re- sultado en los niños con sindrome Down.

En cuanto al tratamiento psico pedagágico, se efectúa a dos niveles. Un primer nivel para la terapia de desarrollo realizado a través de la Estimulación Pre- coz y un segundo nivel a través de la Peda- gogía Terapéutica.

realizado a través de la Estimulación Pre- coz y un segundo nivel a través de la

El primer nivel, que corresponde a Edu- cación Inicial, debe efectuarse con niños normales, sólo por un lectivo a nivel de estimulación precoz y posteriormente aprestamiento.

El segundo nivel corresponde a la etapa escolar y se da a través de la pedagogía te- rapéutica.

Hoy, con la normalización, mediante la integración, la terapia es más realizable que antes.

6.2 Cretinismo.

El cretinismo es un hipotiroidismo congé- nito, en el que hay poca hormona tiroidea en su glándula.

El cretinismo que comentaremos es el endémico. Este tipo de cretinismo es fre- cuente todavía en nuestro país, en las se- rranías, zonas montañosas donde se pro- ducía y hasta ahora se produce el bocio endémico y cretinismo endémico ya que hay una correlación entre el yodo en el suelo, en el agua, en los alimentos y el bocio y cretinismo. Se cree que esta situa- ción de déficit de yodo ocasiona bocio en la madre y si persiste en el embarazo cau- sa cretinismo en el niño. En nuestro país desde que se emplea la sal yodada ha dis- minuido este tipo de cretinismo en deter- minadas poblaciones, pero en otras, más alejadas no emplean esta sal yodada por ausencia y por costo y la reemplazan por la llamada «sal gema» que la extraen de minas e incluso le dan a los animales, cuya carne o leche consumen.

Características: Deficiencia mental en to- dos los grados desde el retardo leve al pro- fundo, se les llama «opas» y son muy úti- les en el pastoreo y agricultura.

Enanismo, son bajos de estatura, su pro- ceso de osificación está retrasado, tiene disgenesia epifisiaria, es decir, la epifisis muestra con frecuencia múltiples focos de osificación, mixedema, padecen de sorde-

CALDERÓN

JUSTO,

Abdías:

Los

niños

discapacitados.

ra y caries dental, son estreñidos y tienen retraso en la madurez sexual.

Profilaxis: En la mayor parte de las zonas afectas de esta alteración, donde se ha egeneralizado el uso de la al yodada está desapareciendo el bocio endémico y el bo- cio congénito, no así en las poblaciones po- bres hay minas de sal gema.

Tratamiento: En cretinos tiernos, recién nacidos, con la administración de tiroides desecado es posible evitar la aparición de algunos sintomas del hipotiroidismo.

7. TRATAMIENTO DE LOS DEFI- CIENTES MENTALES.

El tratamiento del deficiente mental, cual- quiera que sea su etiología, debe ser inte- gral, interdisciplinario donde intervienen el psicólogo, el docente especial, el docente común, la asistencia social y algunas veces el médico.

El tratamiento del deficiente mental no tiene por objeto «curarlo», «sino incremen- tar su conducta adaptiva al medio social y la reducción de comportamientos que difi- culten el proceso de aprendizaje e integra- ción social» (Bueno, M. y Verdugo, M.; 1986; p.1613).

Tratamiento Médico: No existe un tra- tamiento etiológico que incremente po- sitivamente el nivel intelectual.

El tratamiento que se da es para las com- plicaciones como la epilepsia, cuadro orgánico cerebral, problemas emocio- nales, etc.

Tratamiento Psicológico: Teóricamen- te los autores sugieren dos tratamientos psicológicoss de los problemas de con- ducta y adaptación de los deficientes mentales; la psicoterapia y la modifica- ción de conducta, pero en relaidad la que más se emplea es la modificación de conducta aplicada a deficientes menta- les de todo tipo con el propósito de:

91

CONSENSUS /AÑO 7 Nº 7

92

• Incrementar la conducta de autoayuda

• Aumentar la interacción social.

• Desarrollar el lenguaje.

• Entrenar habilidades pre-vocacionales

• Reducir la conducta autoestimulativa y otras conductas estereotipadas.

• Eliminar la agresión.

• Reducir o eliminar el autouso, y

• Decrecer o eliminar otras conductas desadaptadas.

Este programa ha sido sugerido por Ver- dugo, M.A. en su libro Deficiencia Mental (Bueno, M. y Verdugo, M.; 1986; p.1615).

Tratamiento Educativo: En la actua-

lidad hay la tendencia de normalizar al de- ficiente mental a través de la integración en clases normales y eliminar las clases es- peciales.

Esta tendencia se ha puesto en práctica en cierta forma en nuestro país con gran descontento del profesorado común y pre- ocupación del especial. No se ha prepara- do a los docentes comunes sobre el trata- miento pedagógico de los niños discapacitados, no hay coordinación regla- mentada entre las escuelas comunes y las especiales.

Los enfoques educativos recomendados por las autoridades educativas son los mis- mos que para los niños regulares y éstos son los centros de interés y los proyectos. Nuestros docentes también aplican el en-

foque piagetiano, todos estos métodos su- gieren un aprendizaje en el que el niño aprende haciendo y no escuchando.

Otros enfoques son: El Método Montessori, los Entrenamientos Perceptivo- Motores y la Enseñanza Clínica o Prescriptiva, que consiste en hacer un diag- nóstico pedagógico a cada niño, programar un plan de recuperación y finalmente, ha- cer el tratamiento individualizado.

CONCLUSIONES.

1. El término discapacidad en el contexto educación, tiene aproximadamente 38 años.

2. El término minusvalía fue creado por el psicoanalista Alfred Adler.

3. La Organización Mundial de la Salud (OMS), hace varios años que estudia los términos: deficiencia, discapacidad y minusvalía.

4. Se debe dar atención clínica y pedagó- gica a los niños fronterizos.

5. El tratamiento de los discapacitados debe incluir la normalización a base de la integración.

6. El Síndrome Down es más frecuente en las madres menores de 30 años.

7. El cretinismo persiste en nuestras serra- nías, debido al consumo de sal yodada, denominada sal gema.

8. El tratamiento del niño retardado men- tal se basa en los centros de interés, uni- dades de trabajo y proyectos.

8. El tratamiento del niño retardado men- tal se basa en los centros de interés, uni-

CALDERÓN

JUSTO,

Abdías:

Los

niños

discapacitados.

REFERENCIAS

ASTER, J. (1970) El Niño Deficiente Mental. Madrid: Edit. Católica 84 S.A.

BAKER HARRY, J. (1950) Introducción en el estudio de los niños sub y superdotados. (2da. Parte). Bs.As: Editorial Kapeluz.

BUENO S., y VERDUGO A. M. (1986) Deficiencia Mental. Enciclopedia Temática de Educación Especial. Madrid: Editorial CEPE.

CALDERÓN JUSTO, A. (1994) Problemas de Aprendizaje (Módulo N° 1 - Educación a Distancia). Lima - Perú: Edic. UNIFÉ.

Clasificador Internacional de Deficiencias, Discapacidades y Minusvalías (1996). EE.UU.:

Edit. Organización Mundial de la Salud (OMS).

DE AJURIAGUERRA, J. (1973) Manual de Psiquiatría Infantil. Barcelona: Edit. Toray Masson S.A.

FLORES, J. y DIRECTORES. (1997) Síndrome Down. Biología, Desarrollo y Educa- ción. Barcelona: Edit. Masson.

LEVINSTON, A. (1952) El Niño Mentalmente Retardado. Bs. As.: Edit. Víctor Leru.

LÓPEZ MELERO, M. (1986). Sindrome Down. Enciclopedia Temática de Educación Especial. Tomo III. Madrid: Edit. CEPE.

MYERS, P. y HAMMILL, R. (1983) Métodos para Educar Niños con Dificultades en el Aprendizaje. México: Edit. Limusa.

National Información. (Online) Center for Children an youth with Disabilities.(NYCHCY) PO Box 1492. Washington D.C. 20013.

NELSON E. W. (1972) Tratado de Pediatría. Tomo II. Barcelona: Edit. Salvat.

NEUMANN, J. (1955) Carácter Neurótico, Neurosis y la Psicología del Individuo. Bs.As.:

Edit Bibliografía Argentina.

ORTEGA TAMEZ, L. (1997) Síndrome Down. México: Edit Trillas.

PORTILLA, CH. (1994) Excepcionalidad Humana. Arequipa: Edit Comisión Científica del CIEX - 94.

QUIRÓS, J. (1980) Fundamentos Neuropsicológicos en las Discapacidades de Aprendi- zaje. Bs.As.: Edit. Panamericana.

Real Academia Españoa. Diccionario de la Lengua Española. (1992) Tomos I y II (Edic. 21°) España: Edit. Espasa Calpe S.A.

The arc.(Online) National Headquarters. P0 Box 1047. Arlington Texas 76004.

TRONCOSO, M. y COLAB (1997) Síndrome Down. Barcelona: Edit. Masson.

VERDUGO ALONSO, M. (1998) Personas con Discapacidad. Madrid: Edit. Siglo Vein- tiuno.

93