Anda di halaman 1dari 1

Alejandro Magno fue discipulo de Aristoteles cuando nio. En 343 a.C.

el rey de Macedonia Filipo II invit a Aristteles a hacerse cargo de la educacin de su hijo Alejandro, que entonces contaba trece aos de edad y que probablemente dejaba ver ya en su carcter la inteligencia y audacia que demostrara luego. Filipo deseaba para su hijo y heredero una esmerada formacin, un buen dominio de la paidea, de la cultura y educacin helenas, mejor que la que l mismo haba tenido en su semibrbara Macedonia, y por eso deseaba procurarle un preceptor de gran altura intelectual. La relacin que a lo largo de tres aos mantuvieron Aristteles y Alejandro ha dado lugar a buen nmero de interpretaciones contrapuestas. Una de ellas es la expuesta por Hegel en sus Lecciones sobre la filosofa de la historia universal. Para el gran filsofo alemn, Aristteles no menoscab la espontaneidad de la gran naturaleza de Alejandro, pero le imprimi la profunda conciencia de lo verdadero y form con el espritu genial de su discpulo un espritu plstico, semejante a una esfera que flota libremente en el ter []. Platn no educ a ningn estadista, pero Aristteles hizo un verdadero rey, que imper, como gua y caudillo, sobre su ejrcito y sobre toda Grecia. En el extremo opuesto se sita el juicio de Bertrand Russell, quien en su Historia de la filosofa occidental afirma: Supongo que su influencia fue nula. Alejandro era ambicioso y apasionado, se llevaba mal con su padre y, probablemente, era impaciente en el estudio. Aristteles crea que ningn Estado deba tener ms de cien mil ciudadanos y predic la doctrina de la dorada mediocridad. No puedo imaginar que Alejandro considerara a Aristteles de otra manera que como un viejo prosaico y pedante, impuesto por su padre para que no hiciera travesuras []. En conjunto, el contacto entre estos dos hombres parece haber sido tan estril como si hubieran vivido en mundos distintos.