Anda di halaman 1dari 4

Arte y cultura en la colonia

Ricardo Ayala -

Con la llegada de los españoles al territorio peruano la activa producción de elementos simbólicos- representativos andinos (al que hoy en día llamamos arte prehispánico) sufrió un revés sin precedentes. La incompatibilidad entre las percepciones españolas (basadas principalmente en el realismo) y las tradiciones andinas (basadas en el simbolismo) hizo que, ante la incomprensión del mensaje, los españoles destruyeran casi todas las formas de representación local. Las quilcas o tablillas pintadas, los quipus, los tocapus o los dibujos simbólicos de los incas no fueron entendidos por los peninsulares, pues no encontraban ningún elemento cercano a sus tradiciones visuales.Con este bagaje visual, los españoles utilizaron las imágenes de Cristo, la virgen María, Santos, etc. para llevar a cabo las primeras evangelizaciones en el vasto territorio peruano, ante la estupefacta mirada de los indígenas. Lo que probó ser una medida muy efectiva, pues logró facilitar el entendimiento de la fe cristiana a los vernaculares.El arte durante los primeros años virreinales fue exclusividad de los religiosos y su uso tuvo un fin práctico principalmente en el adoctrinamiento. No sólo pinturas o imágenes estuvieron presentes en esta tarea. Esculturas de diversos tamaños y retablos fueron herramientas imprescindibles para los misioneros católicos.

La ciudad de Lima jugó un rol preponderante en el desarrollo del arte en el virreinato del Perú. Su rápido crecimiento urbano, la acumulación de riqueza por parte de los encomenderos y la construcción de templos e iglesias fueron motivos para la demanda de pinturas y esculturas de las principales ciudades de los reinos españoles. Especial preferencia se tuvo por las obras provenientes de Flandes e Italia, aunque las obras sevillanas y andaluzas tuvieron igualmente gran demanda.Lima como centro político del más importante virreinato durante el siglo XVI fue plaza importante para destacados artistas que no dudaron en venir y ofrecer su arte a la iglesia.

Destacan Angelino Medoro, Bernardo Bitti, Mateo Perez de Alesio, entre otros.Otro rasgo importante en la evolución de las artes durante la colonia lo constituye la exquisitez de la arquitectura religiosa. Los templos fueron encomendados a alarifes que dominaban las técnicas de la edificación en piedra y barro, por lo que erigieron obras de buena factura, muy superior a las realizadas en otras partes del continente. Tan solo mencionar a los conventos e iglesias de Santo Domingo, San Francisco el viejo, San Pedro, Las Trinitarias o La Merced para dar cuenta del refinado gusto estético de los alarifes limeños. En el interior del virreinato la situación no fue diferente. En Cuzco, Arequipa, Cajamarca, Huamanga, Puno y Trujillo hubo una clara tendencia hacia la búsqueda de lenguajes propios, basados en la utilización de elementos locales.

La utilización del sillar en Arequipa o la Piedra en Cuzco es muestra clara de la adaptación del arte europeo y su transformación para el uso local.Otro punto a resaltar en el derrotero de las artes en el virreinato peruano es la llegada del barroco. Como parte de la contrarreforma de la iglesia, el barroco buscó sensibilizar al espectador a través de los sentidos antes que por la razón. Es por ello que este estilo se caracterizó por la gran concentración de elementos y ornamentos (mayormente vinculados a temas religiosos) y también por la meticulosidad que tuvieron los artistas en colocarlos de tal manera que crearan una atmósfera mística y ascética. El barroco dominó casi por 200 años las artes en el Perú e impuso su sello en la pintura, escultura, arquitectura, música y literatura. Hubo una gran influencia externa, aunque la respuesta peruana fue a todas luces autóctona. El barroco se reinterpretó, y el resultado fueron obras de excelente calidad, que no dejaron de plasmar los elementos simbólicos y realistas que el barroco exigía.El siglo XVIII se caracterizó por la llegada de nuevas tendencias procedentes de Francia, Austria y Alemania.

Las artes ya no fueron exclusividad de los religiosos, por el contrario, fueron los civiles y la corte los principales compradores de estas tendencias. Uno de estos estilos fue el rococó. Impulsado por los reyes borbónicos, este estilo manifiesta un gusto exquisito y refinado, mostrándose principalmente en la pintura y la arquitectura. Destaca la torre de la catedral de Santo Domingo, bello ejemplo de rococó en el Perú y atribuida al diseño del mismo virrey Manuel Amat y Juniet.Los moldes neoclásicos llegaron a finales del siglo XVIII, producto de las corrientes ilustradas. Los mejores receptores para esta tendencia fueron los criollos, no obstante en la política virreinal también tuvo acogida. Matías Maestro fue el introductor de esta corriente y manifestó su arte no solo en la pintura sino también en la arquitectura, de la cual fue su máximo exponente.

Educacion y Cultura En El Virreinato Del Perú

LA EDUCACIÓN Y CULTURA

EN EL VIRREINATO DEL PERÚ

control ideológico de la clase social dominante sobre otras clases de la sociedad colonial. MESTIZAJE CULTURAL.- Es el resultado del choque de las dos culturas después de la llegada de los españoles al Tawantinsuyo. El proceso de transculturación fue conflictivo por que se enfrentaron dos culturas muy distintas, se influyeron mutuamente,

pero con desventaja para la cultura andina, sin embargo no llegó a extinguirse sino se

sigue manteniendo

aún

manifestaciones propias.

Los andinos aceptaron todo aquel elemento extranjero que no contraviniera a sus

intereses. En el plano intelectual, por más que los españoles realizaron campañas de extirpación de idolatrías, no se pudo implantar la ideología occidental.

  • 1. CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LA EDUCACIÓN

    • 2.1 Fue una educación clasista y aristocrática, por que solamente tenían acceso a la

educación, los hijos de la clase alta: españoles y criollos.

  • 2.2 Educación con tendencia religiosa, por que predominaba el sentido cristiano, se

enseñaba cursos como la teología, sagradas escrituras.(Educación escolástica).

  • 2.3 La enseñanza era teórica, por que empleaban métodos que favorecían a la

memoria mecánica. Además era dogmática.

  • 2.4 La educación era administrada por las órdenes religiosas, pues se impartía en los

conventos o escuela de religiosos.

  • 2.5 En los inicios del virreinato no existía los diferencia de grado, es así que de la

escuela elemental o escuelas parroquiales se pasaba directamente a la universidad,

todavía no había colegios mayores.

  • 2. ETAPAS DE LA EDUCACIÓN COLONIAL

  • 2.1. Iniciación.- (1531-1551), Es la educación comprendida la evangelización, la

extirpación de idolatrías y establecimiento de la educación elemental.

  • 2.2. Organización y afianzamiento.- (1551-1771), Creación de las universidades y la

aparición de colegios mayores.

Las primeras pinturas que transitaron por Chile fueron representaciones

religiosas importadas, que eran realizadas por artistas y artesanos españoles, italianos y flamencos. Fueron transportadas por mar desde Europa, comenzando inmediatamente a reproducirse las primeras pinturas sudamericanas al estilo occidental, bajo la creación de talleres locales que desempeñaron el importante papel de implantar y popularizar las corrientes artísticas europeas, imponiéndose los estilos italianos.

Desde 1650 hasta 1750 se implantó en Chile el gusto español, en especial el de la escuela sevillana. A partir de mediados del siglo XVIII se produjo un cambio y comenzó a dejarse sentir la influencia francesa.

Influencia Italiana y Flamenca

"Cristo resucitado", Bernardo Bitti.
"Cristo
resucitado",
Bernardo Bitti.

Los pintores extranjeros que destacaron fueron tres italianos: el jesuita Bernardo Bitti (1548-1610), Angelino Medoro (1576-1631) y Mateo Pérez de Alessio (1547-1616). El estilo que estos pintores establecieron en Lima tenía como referente el manierismo italiano.

El trabajo de Angelino Medoro llegó a Chile conservándose una pintura y varias personalizadas. La pintura firmada es La Virgen con el Niño (1602), San Francisco y Santa Clara. Se trata de la pintura occidental más antigua conservada en Chile, con un claro estilo del Cinquecento. Algunas fuentes limeñas afirman que dicha pintura fue traída a Chile solo después de la Guerra del Pacífico.

Desde 1620 comenzó a notarse en el Virreinato del Perú la influencia flamenca, la cual tuvo una presencia gracias a una técnica que se mostró esencial para expresar las imágenes: el grabado. De este modo, las imágenes en tinta fueron importante en la culturización de América Latina, continente falto de modelos plásticos a imitar. El grabado adquirió aún más importancia, y las estampas se convirtieron en la principal fuente de inspiración. Los temas religiosos realizados difundieron por los virreinatos americanos

los referentes artísticos flamencos.

La principal figura de la escuela de pintura flamenca fue Pablo Rubens (1577-1640); difusor de las glorias de la monarquía de los Habsburgo y de la fe católica. Sus pinturas, llegaron al Virreinato del Perú

y sirvieron de inspiración a los pintores locales que imitaron su estilo compositivo, su interpretación de la

figura humana y los paisajes.

La Escuela Española

El europeísmo de la cultura barroca, y la aceptación también en la metrópoli de las corrientes artísticas italianas y flamencas facilitó la proyección de éstas en América y concretamente en Chile. Coincidió con el gran momento de la escuela de pintura española, con residencia en Andalucía y en la ciudad de Sevilla en particular.

Al respecto destacan Zurbarán y Murillo

Bartolomé Murillo
Bartolomé Murillo

En lo relativo al ingreso del modelo sevillano en Chile, este se realizó a través de los grandes centros urbanos del Virreinato del Perú. Fue en la escuela de Cuzco donde en principio se hizo evidente la presencia del gusto español. Es aquí donde Francisco de Zurbarán (1598-1664) va a lograr gran influencia en los pintores criollos.

Zurbarán alcanzó el éxito por la producción de series monásticas, que posteriormente fueron realizadas para la

San Buenaventura, Francisco de Zurbarán (ampliar imagen)
San Buenaventura, Francisco de Zurbarán
(ampliar imagen)

exportación a América. En tanto, Bartolomé Murillo (1618-1682) se destaca por su estilo colorista y costumbrista, y que también terminó pintando parte de su producción para el mercado americano.

Ambos pintores destacaran por su influencia a partir de la segunda mitad del siglo XVII

y la primera mitad del XVIII.

El Virreinato del Perú y su influencia

El Virreinato del Perú contaba con escuelas de considerable interés, como Quito, Cuzco o el Alto Perú, los cuales exportaron lienzos y esculturas, que servirán a diversos talleres chilenos, para iniciar la producción propia.

De Quito destacó sobre todo la obra de imaginería. Esta técnica quiteña se inspiró en artesanos españoles, de los que destacan Martínez Montañés, Alonso Cano y Pedro de Mena. La pintura de Quito será trascendental para imitar por los adherentes chilenos al óleo.

Los talleres limeños contaron con numerosos escultores y talladores sevillanos que durante el siglo XVII se establecieron en Lima. La pintura limeña, en tanto, se vio influida por artistas italianos y por la abundante llegada de lienzos zurbaranescos.

<a href=Envía la canción 'Rosas' a tu celular En un día de estos en que suelo pensar “ hoy va a ser el día menos pensado”, nos hemos cruzado, has decidido mirar, a los ojitos azules que ahora van a tu lado Desde el momento en el que te conocí resumiendo con prisas tiempo de silencio te juro que a nadie le he vuelto a decir que tenemos el récord del mundo en querernos. Por eso esperaba con la carita empapada a que llegaras con rosas, con mil rosas para mí, porque ya sabes que me encantan esas cosas que no importa si es muy tonto, soy así. y aún me parece mentira que se escape mi vida imaginando que vuelves a pasarte por aquí, donde los viernes cada tarde, como siempre, la esperanza dice "quieta, hoy quizás sí " ... Escapando una noche de un bostezo de sol me pediste que te diera un beso. con lo baratos que salen mi amor, qué te cuesta callarme con uno de esos. Pasaron seis meses y me dijiste adiós, un placer coincidir en esta vida. allí me quedé, en una mano el corazón, y en la otra excusas que ni tú entendías. Por eso esperaba con la carita empapada a que llegaras con rosas, con mil rosas para mí, porque ya sabes que me encantan esas cosas que no importa si es muy tonto, soy así. y aún me parece mentira que se escape mi vida imaginando que vuelves a pasarte por aquí, donde los viernes cada tarde, como siempre, " id="pdf-obj-3-3" src="pdf-obj-3-3.jpg">

En un día de estos en que suelo pensar

“ hoy va a ser el día menos pensado”,

nos hemos cruzado, has decidido mirar, a los ojitos azules que ahora van a tu

lado

Desde el momento en el que te conocí resumiendo con prisas tiempo de silencio te juro que a nadie le he vuelto a decir que tenemos el récord del mundo en querernos.

Por eso esperaba con la carita empapada a que llegaras con rosas, con mil rosas para mí, porque ya sabes que me encantan esas cosas que no importa si es muy tonto, soy así. y aún me parece mentira que se escape mi vida imaginando que vuelves a pasarte por aquí, donde los viernes cada tarde, como siempre, la esperanza dice "quieta, hoy quizás sí

"

...

Escapando una noche de un bostezo de sol me pediste que te diera un beso. con lo baratos que salen mi amor, qué te cuesta callarme con uno de esos.

Pasaron seis meses y me dijiste adiós, un placer coincidir en esta vida. allí me quedé, en una mano el corazón, y en la otra excusas que ni tú entendías.

Por eso esperaba con la carita empapada a que llegaras con rosas, con mil rosas para mí, porque ya sabes que me encantan esas cosas que no importa si es muy tonto, soy así. y aún me parece mentira que se escape mi vida imaginando que vuelves a pasarte por aquí, donde los viernes cada tarde, como siempre,