Anda di halaman 1dari 1

VIAJEROS EMOCIONADOS

Obama abrió una ventana para el reencuentro de las familias cubanas


La noticia se conoció en La Habana por medio de cubanos que llegaban desde la otra orilla.

DIA ESPECIAL. Viajeros que llegan de Miami se abrazan con sus familiares. AFP

Obama levanta restricciones de viajes y de envíos de dinero a Cuba

LA HABANA.- La eliminación en Estados Unidos de las restricciones de viaje a Cuba inyectó el lunes alegría en el aeropuerto de La Habana, escenario por
años de desgarradoras separaciones familiares que se recrudecieron durante el gobierno de George W. Bush.
El presidente estadounidense, Barack Obama, liberó ayer los viajes familiares y envíos de remesas a la isla. La noticia no fue reportada inmediatamente por
la prensa estatal cubana, pero llegó en boca de los cubano-estadounidenses procedentes de Miami que aterrizaron en la tarde de ayer en la pequeña
Terminal 2 del aeropuerto de La Habana.

Manifestación de fe
“Eso será muy bueno para que la gente pueda venir a su tierra, para las relaciones familiares”, dijo Hilario Martínez, un emigrante de 67 años recién llegado
de Miami, donde vive desde hace una década y media. “Obama tiene muy buenas ideas. Nosotros confiamos en que él va a resolver muchos problemas”,
agregó, mientras empujaba un carrito repleto de bultos y maletas. Decenas de vuelos chárter unen cada semana Estados Unidos con Cuba.
Durante la administración Bush, los cubano-estadounidenses sólo podían viajar una vez cada tres años. Obama había reducido en marzo el plazo a un viaje al
año y ahora los liberó, cumpliendo una de sus promesas electorales a pocos días de la Cumbre de las Américas, donde varios líderes latinoamericanos dijeron
que lo presionarían para que elimine el embargo comercial contra la isla. No obstante, un vocero de la Casa Blanca aclaró que Obama no eliminará el
embargo que hace más de 47 años pesa sobre Cuba mientras el régimen de Castro no dé señales de apertura democrática y mayor respeto por los derechos
humanos.
Cubanos de las dos orillas están esperanzados con que las nuevas medidas contribuyan a una futura normalización de las relaciones entre los dos enemigos
de la Guerra Fría. “Hay muchas familias aquí y allá y la unión es lo que vale y que progresen las relaciones”, dijo Nelson, un cubano residente en Estados
Unidos desde hace más de seis años, mientras abrazaba a sus parientes de La Habana.
Las medidas anunciadas liberan también el envío de remesas familiares a Cuba, limitado hasta ahora a U$S 1.200 por persona. Obama también ordenó que se
estudie la posibilidad de implementar vuelos regulares comerciales entre Estados Unidos y Cuba. (Reuters)

Una larga historia de sanciones desde que Castro tomó el poder

WASHINGTON.- Obama interrumpió una larga historia de sanciones de Estados Unidos desde que Fidel Castro tomó el poder en 1959. El 29 de junio de 1960,
EE.UU. suspendió la importación de una cuota de azúcar cubana, después de que Castro nacionalizó una refinería de Texaco que se había negado a procesar
petróleo importado; el 19 de octubre de 1960, la administración Eisenhower impuso un embargo económico contra Cuba, excepto alimentos y medicinas; el
3 de enero de 1961 Estados Unidos rompió relaciones con La Habana; el 8 de febrero de 1963, prohibió que sus ciudadanos viajen a Cuba y declaró ilegales
las transacciones financieras y comerciales con la isla. Todos los activos cubanos en EE.UU. fueron congelados a partir de julio de ese año. (Reuters)

La flexibilización abarca lazos familiares y también comerciales

WASHINGTON.- Entre los puntos más destacados de la medida adoptada por el presidente, Barack Obama, figuran la eliminación de las restricciones en la
frecuencia y duración de las visitas familiares a Cuba, y amplía la definición de familia para permitir las visitas a miembros con hasta tercer grado de
consaguinidad. Asimismo, elimina los límites sobre la cantidad y frecuencia del envío de remesas a familiares en la isla, pero mantiene la prohibición de
transferencias de dinero a funcionarios del gobierno y algunos miembros del Partido Comunista. Además, permite a los proveedores de telecomunicaciones
de Estados Unidos firmar acuerdos para establecer conexiones de fibra óptica y satelitales entre ambos países. (Reuters)