Anda di halaman 1dari 285

REVISIÓN FINAL 11 de enero

RESULTADOS ESPERADOS PARA OBJETIVOS ESTRATÉGICOS EN SALUD

MINSAL 2011
MINSAL 2011

“Con el fin de evitar la sobrecarga gráfica que supone utilizar en español vocablos tales como o/a, os/as, es/as, para marcar que nos estamos refiri endo tanto a hombres como a mujeres, se ha optado por utilizar el masculino genérico, en el entendido que todas las menciones van dirigidas a ambos, a hombres y a mujeres”

“Con el fin de evitar la sobrecarga gráfica que supone utilizar en español vocablos tales como
“Con el fin de evitar la sobrecarga gráfica que supone utilizar en español vocablos tales como

ÍNDICE

ÍNDICE ………………………………………………………………. 3

INTRODUCCIÓN ………………………………………………………………. 11 ANTECEDENTES ………………………………………………………………. 12 CONSIDERACIONES METODOLÓGICAS ……………………………… 13 ADVERTENCIA ………………………………………………………………. 15 OE1 TRANSMISIBLES ……………………………………………………….
INTRODUCCIÓN ………………………………………………………………. 11
ANTECEDENTES ………………………………………………………………. 12
CONSIDERACIONES METODOLÓGICAS ……………………………… 13
ADVERTENCIA ………………………………………………………………. 15
OE1 TRANSMISIBLES ………………………………………………………. 16
1.1
Emergentes e Inmunoprevenibles …….………………………. 16
1.2
VIH/SIDA ……………………………………
……………………….
23
1.3
TBC
………………………………………………………………
..
26
1.4
Infecciones Respiratorias ……………………………………
..
27
Referencias ……………………………………………………………. 28
Propuesta RE ………………………………………………………. 34
OE2 CRÓNICAS NO TRANSMISIBLES ………………………………………. 35
2.1
Enfermedades Cardiovasculares
……………………………
..
35
2.2
Cáncer ………………………………………………………………. 38
2.3
Respiratorias Crónicas ……………………………………………
...
42
2.4
Diabetes ………………………………………………………………. 46
2.5
Enfermedad Renal Crónica ……………………………………… 48
2.6
Trastornos Mentales ………………………………………………. 50
2.7
Afecciones Musculoesqueléticas ……………………………… 53
  • 2.8 Órganos de los Sentidos ………………………………………. 56

  • 2.9 A y B Salud Bucal

……………………………………………

..

60

  • 2.10 Accidentes de Tránsito ………………………………………. 64

  • 2.11 Violencia Doméstica, Intrafam iliar o de género

……………

..

70

Referencias ……………………………………………………………… 74

Propuesta RE

……………………………………………………… 91

..

OE3 FACTORES DE RIESGO …………………………………………… .. 95 3.1 Salud Óptima …………………………………………………… .. 95 3.2 Tabaco ………………………………………………………………
OE3 FACTORES DE RIESGO
……………………………………………
..
95
3.1
Salud Óptima ……………………………………………………
..
95
3.2
Tabaco
………………………………………………………………
..
95
3.3
Alcohol
………………………………………………………………
..
99
3.4
Obesidad ………………………………………………………………
..
103
3.5
Sedentarismo …………………………………….…………………. 110
3.6
Sexo Seguro ……………………………………………………… 113
3.7
Drogas Ilícitas ……………………………………………………… 116
Referencias ……………………………………………………………… 119
Propuesta de RE
……………………………………………………
...
125
OE4 CICLO VITAL
……………………………………………………………
..
127
4.1
Mortalidad Perinatal
……………………………………………
..
128
4.2
Rezago Infantil ……………………………………………………
..
129
4.3
Mortalidad Adolescente ………….…………………………………. 132
4.4
Embarazo Adolescentes …………….………………………… 135
4.5
Calidad de Vida en Climaterio ……………………………………
..
136
4.6
Adulto Mayor …………
……………………………………………
137
Referencias ………………………………………………………………. 140
Propuesta RE
……………………………………………………… 146
OE5 DETERMINANTES SOCIALES ………………………………………. 149
5.1
y 5.2 Inequidades en Salud………………………………………… 149
Referencias ……………………………………………………………
..
158
Propuesta de RE ………………………………………………………. 160
OE6
AMBIENTE, ALIMENTOS Y TRABAJO ……………………………. 161
  • 6.1 Contaminación Ambiental

……………………………………… 161

  • 6.2 Manejo de Residuos

  • 6.3 Agua Segura Rural

  • 6.4 Agua Servida Rural

  • 6.5 Accidentes de Trabajo

  • 6.6 Vigilancia Laboral

……………………………………………… 164

….…………………………………………

..

166

……………………………………………… 168

……………………………………………… 169

……………………………………………… 171

6.7

Enfermedades Transmitidas por Alimentos ……………………… 173

Referencias ………………………………………………………………. 176

Propuesta de RE ………………………………………………………. 178

OE7 FORTALECIMIENTO DEL SECTOR ………………………………. 180 7.1 Sistemas de Información ……………………………………… 181 7.2 Investigación en Salud
OE7
FORTALECIMIENTO DEL SECTOR ………………………………. 180
7.1
Sistemas de Información ……………………………………… 181
7.2
Investigación en Salud ……………………………………………
..
184
7.3
Recursos Humanos ….…………………………………………. 185
7.4
Financiam iento ………………………………………………………. 189
7.5
Infraestructura ………………………………………………………. 191
7.6
Gobernanza y Participación ……………………………………… 191
7.7
Gestión ……………………………….……………………………. 196
Referencias ………………………………………………………………. 197
Propuesta de RE
……………………………………………………
..
200
OE8
ACCESO Y CALIDAD DE LA ATENCIÓN ……………………. 203
8.1
Acceso y Oportunidad
……………………………
………………
203
8.2
Seguridad y Efectividad ………………………….………
…………
219
8.3
Medicamentos …………………………………….…….…………… 222
8.4
Tecnologías Sanitarias ……………………………………………… 230
8.5
Satisfacción Usuaria ………………………………………………. 232
Referencias
………………………………………………………………
..
240
Propuesta de RE
……………………………………………………… 243
OE9
EMERGENCIAS Y DESASTRES ……………………………………… 245
9.1
Planes de Gestión Integral del Riesgo ……………
..………...
245
9.2
Hospital Seguro ……………………………………………………… 251
Referencias ………………………………
…………………………….
253
Propuesta de RE
……………………………………………………… 255
..

RESUMEN DE INDICADORES OE ………….,…………………………. 256

RESUMEN DE INDICADORES RE ………….,…………………………. 267

SIGLAS UTILIZADAS EN EL DOCUMENTO

ACCEQUIM

ACE

ACHIPIA

ACV

ADICH

ADM

AL

APC

APR

APS

ARAII

AS

ASIQUIM

ASOFAMECH

AT

ATF

ATG

AUDIT

AVD

AVD

AVISA

AVNI

AVPM

AVPP

BCG

BPA

BPH

BPM

BSS

CADV

CAL

CANEF

CAPREDENA

CASEN

CAVAS

CCR

CCU

CDC

CENABAST

CEOD

CEPREDENAC

CFT

CIE

CIF

SIGLAS UTILIZADAS EN EL DOCUMENTO ACCEQUIM ACE ACHIPIA ACV ADICH ADM AL APC APR APS ARAII

CIJ

CIPES

CIRA

CITUC

CMCT

CNE

CNMSFS

COMERE

COMPIN

CONACE

CONACEO

CONALMA

CONAMA

Plan de Coordinación para enfrentar Emergencias y Desastres por Sustancias o Materiales Acuerdos de Complementación Económica Agencia Chilena para la Inocuidad de los Alimentos Ataque Cerebrovascular Asociación de Diabéticos de Chile Anomalías Dentomaxilares Accidente Laboral Asistencia a Proyectos Comunitarios Agua Potable Rural Atención Primaria de Salud Antagonistas de los Receptores de la Angiotensina II Autorización Sanitaria Asociación Gremial de Industriales Químicos de Chile Asociación de Facultad de Medicina de Chile Accidentes del Trabajo Sistema de Vigilancia de Accidentes del trabajo Fatales Accidentes del Trabajo Graves Cuestionario de Identificación de los Trastornos debidos al Consumo de Alcohol Actividades de la Vida Diaria Peso Relativo de Discapacidad Años de Vida Saludables Perdidos

Programa Nacional de Asistencia Ventilatoria No Invasiva Años de Vida Perdidos por Mortalidad Prematura Años de
Programa Nacional de Asistencia Ventilatoria No Invasiva
Años de Vida Perdidos por Mortalidad Prematura
Años de Vida Potenciales Perdidos
Bacillus Calmette-Guérin

Buenas Prácticas Agrícolas Buenas Prácticas de Higiene Buenas Prácticas de Manufactura Biosicosocial Centros de Asistencia de Víctimas de Delitos Violentos Pérdida de Inserción Clínica Organismo que agrupa a las casas formadoras de Profesores de Educación Física Sistema de previsión de las Fuerzas Armadas Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional Centros de Atención a Víctimas de Agresiones Sexuales Centros Comunitarios de Rehabilitación Cáncer Cervicouterino Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades Central Nacional de Abastecimientos Caries en Dentición Temporal Centro de Coordinación para la Prevención de los Desastres Naturales en América Central Centros de Formación Técnica Clasificación Internacional de Enfermedades Clasificador Internacional del Funcionamiento de la Discapacidad y de la Salud Centros Integrales Infanto Juvenil Círculo de Periodistas de Salud Consejo Integrador de la Red Asistencial Centro de Información Toxicológica Convenio Marco para el Control del Tabaco Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias de Costa Rica Comité Nacional para la Aplicación de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias Comisión Médica de Reclamos Comisión Médica, Preventiva e Invalidez Consejo Nacional para el Control de Estupefacientes Corporación Nacional Autónoma de Certificación de Especialidades Odontológicas Comisión Nacional de Lactancia Materna Comisión Nacional del Medioambiente

CONASET

CONDAS

CONHU

CONICYT

CONIS

COPD

CRED

CVRS

DEIS

DG

DGA

DGOP

DIAT

DICTUC

DIEP

Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito Comisión Nacional Docente Asistencial Convenio Hipólito Unanue Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica Consejo Nacional de Investigación en Salud Caries en Dentición Definitiva Centro para la Investigación de la Epidemiología de los Desastres Calidad de Vida Relacionada a Salud Dirección de Estadísticas e Información de Salud Diabetes Gestacional Dirección General de Aguas Dirección General de Obras Públicas Denuncia Individual de Accidente del Trabajo Dirección de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de la Pontificia Universidad Católica de Chile Denuncia Individual de Enfermedad Profesional División de Gestión de la Red Asistencial Programa de Preparación ante los Desastres de ECHO División de Planificación Sanitaria División de Políticas Públicas Saludables y Promoción Sistema de previsión de Carabineros División de Prevención y Control de Enfermedades Dirección de Presupuestos División de Atención Primaria Diabetes Mellitus Dirección Nacional del Servicio Civil Dirección de Obras Hidráulicas Desprendimiento Prematuro de Placenta Normoinserta Dirección del Trabajo Escala Breve de Beber Anormal Enfermedades Crónicas Oficina Humanitaria de la Comunidad Europea Enfermedades Crónicas No Transmisibles Enfermedad Cardiovascular Etapa de Formación y Destinación (ex generales de zona). Escala de Evaluación del Desarrollo Psicomotor del Niño Examen de Funcionalidad del Adulto Mayor Estreptococo del Grupo B Estrategia de Intervención Nutricional a través del Ciclo Vital Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres Estado Mayor Conjunto Examen de Medicina Preventiva del Adulto Mayor Encuesta Mundial de Salud Escolar Encuesta de Calidad de Vida y Salud Encuesta Laboral Encuesta Nacional de Discapacidad Encuesta de Empleo, Trabajo, Calidad de Vida y Salud Encuesta Nacional de Juventud Enfermedades de Notificación Obligatoria Etiquetado Nutricional Obligatorio de los Alimentos Encuesta Nacional de Salud Enfermedad Profesional Estrategia de Educación Permanente en Salud Enfermedades Respiratorias Enfermedades Respiratorias del Adulto Enfermedad Renal Crónica European Society for Opinion and Marketing Research (Sociedad Europea para la Investigación de la Opinión y Mercadeo) Eventos de Salud Publica de Importancia Internacional Enfermedades Transmitidas por Alimentos Evaluación de Tecnologías Sanitarias Red Europea de Evaluación de Tecnología Sanitaria

CONASET CONDAS CONHU CONICYT CONIS COPD CRED CVRS DEIS DG DGA DGOP DIAT DICTUC DIEP Comisión

DIGERA

DIPECHO

DIPLAS

DIPOL

DIPRECA

DIPRECE

DIPRES

DIVAP

DM

DNSC

DOH

DPPNI

DT

EBBA

EC

ECHO

ECNTS

ECV

EDF

EEDP

EFAM

EGB

EINCV

EIRD

EMC

EMPAM

EMSE

ENCAVI

ENCLA

ENDISC

ENETS

ENJ

CONASET CONDAS CONHU CONICYT CONIS COPD CRED CVRS DEIS DG DGA DGOP DIAT DICTUC DIEP Comisión

ENO

ENOA

ENS

EP

EPS

ER

ERA

ERC

ESOMAR

ESPII

ETA

ETESA

EUnetHTA

EVN

FAO

FAP

FDJ

FEDRA

FESP

FICR

FN

FONASA

FONIS

FR

FTO

GEMI

GES

GMP

GPC

HACCP

HAT

HD

HLHT

HP

IAAS

IAM

IARC

IECA

IIH

IMC

IND

INDAP

INE

INJUV

IPC

IRA

IRC

ISAPRE

ISL

ISP

ITS

IVADEC

JUNAEB

JUNJI

LDL

LE

MAC

MACAM

MAH

MAI

Esperanza de Vida al Nacer Food and Agriculture Organization (Organización para Alimentación y Agricultura) Pago de tipo retrospectivo Fundación de Diabetes Juvenil Programa de Formación Acción para Directivos de la Red Asistencial de Salud Funciones Esenciales de Salud Pública Federación Internacional de Sociedades Nacionales de la Cruz Roja Formulario Nacional de Medicamentos Fondo Nacional de Salud Fondo Nacional de Investigación y Desarrollo de Salud Factores de Riesgo Fuerza de Trabajo Ocupada Estudio Multicéntrico del Infarto Garantías Explícitas de Salud Good Manufacturing Practices (Buenas Prácticas de Manufactura) Guías de Práctica Clínica

Helicobacter pylori Infecciones Asociadas a Atención de Salud Infarto Agudo al Miocardio Agency for Research on
Helicobacter pylori
Infecciones Asociadas a Atención de Salud
Infarto Agudo al Miocardio
Agency for Research on Cancer (Agencia para la investigación del Cáncer)
Inhibidores de la Enzima Convertidora
Infecciones Intrahospitalarias
Índice de Masa Corporal
Instituto Nacional del Deporte
Instituto de Desarrollo Agropecuario
Instituto Nacional de Estadísticas
Instituto Nacional de Juventud
Indicador de Precios al Consumidor
Infección Respiratoria Aguda
Insuficiencia Renal Crónica
Institución de Salud Preventiva
Instituto de Salud Laboral (ex Instituto de Normalización Previsional, INP)
Instituto de Salud Pública
Infección de Transmisión Sexual
Instrumento de Valoración de Desempeño en Discapacidad
Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas
Junta Nacional de Jardines Infantiles
Low Density Lipoprotein
Lista de Espera
Métodos Anticonceptivos
Monitoreo Automático de Calidad del Aire de la Región Metropolitana Red
Marco de Acción de Hyogo
Modalidad de Atención Institucional de FONASA
Modelo terapéutico Bíosicosocial

Análisis de Peligro y Puntos Críticos de Control, Sistema de Aseguramiento de la Calidad (alimentos) Humo Ambiental de Tabaco Hemodiálisis Hogares Libres del Humo del Tabaco

Mortalidad Fetal

EVN FAO FAP FDJ FEDRA FESP FICR FN FONASA FONIS FR FTO GEMI GES GMP GPC

MBSS

MF

  • MI Mortalidad Infantil Ministerio de Planificación Ministerio de Salud Modalidad de Libre Elección Médicos Sin Fronteras Núcleos Capacitadores Regionales National Health System (Inglaterra) Nivel Socioeconómico Normas Técnicas Básicas Nacidos Vivos Organismos Administradores de la Ley de Accidentes Laborales y Enfermedades Profesionales

MIDEPLAN

MINSAL

MLE

MSF

NCR

NHS

NSE

NTB

NV

OAL

OCDE

Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos,

OCHA

ODM

OE

OIRS

OIT

OMS

ONEMI

ONUSIDA

OPD

OPS

Oficina para la Cooperación de Ayuda Humanitaria de las Naciones Unidas Objetivo de Desarrollo del Milenio Objetivo(s) Estratégicos(s) Oficinas de Informaciones, Reclamos y Sugerencias Organización Internacional del Trabajo Organización Mundial de la Salud Oficina Nacional de Emergencias Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA Oficinas de Protección de Derechos Organización Panamericana de la Salud

OR

ORAS

OSD

PAD

PAP

PASAF

PcD

PCR

PEEC

PFA

PIE

PIF

PIFRECV

OCDE Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCHA ODM OE OIRS OIT OMS ONEMI

Odds Ratio Organismo Andino de Salud Objetivos de Salud del Decenio Pago Asociado a Diagnóstico Programa Alimentario en Preescolares Programa Alimentación Saludable y Actividad Física Persona con Discapacidad Polymerase Chain Reaction (Reacción en Cadena de Polimerasa) Programa de Evaluación Externa de la Calidad Parálisis Fláccidas Agudas Centros de Intervención Especializada Programas de Intervención Familiar Programa de Investigación de Factores de Riesgo Cardiovascular Personas por Millón de Población Programa Nacional de Alimentación Complementaria Programa Nacional de Inmunizaciones Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo Plan de Prevención y Descontaminación Atmosférica de la Región Metropolitana Pago por Prestación Institucional Pago Prospectivo por Prestación Prestaciones Valoradas Programa Salud Cardiovascular Red de Asistencia a Víctimas Rehabilitación Basada en Comunidad Restricción del Crecimiento Intrauterino Resultado(s) Esperado(s) Residuos de Establecimientos de Atención de Salud Reporte de Estadística Mensual Responsabilidad Extendida del Productor Registro de Emisión y Transferencia de Contaminantes Recursos Humanos en Salud Rehabilitación Integral Residuos Industriales Líquidos Multiple Regression Analysis (Análisis de Regresión Múltiple) Registro Nacional de Inmunizaciones Recién Nacidos Vivos Riesgo Relativo Recursos Físicos Recursos Humanos Reglamento Sanitario de los Alimentos Residuos Sólidos Domiciliarios Reglamento Sanitario Internacional Servicio Agrícola Ganadero Sistema de Atención Médica de Urgencia Síndrome Respiratorio Agudo Severo Sistema de Cuentas Nacionales Servicio Nacional de la Discapacidad Servicio Nacional del Adulto Mayor Servicio Nacional de Menores Secretaría Regional Ministerial Servicio Nacional del Consumidor

PMP

PNAC

PNI

PNUD

PPDA

PPI

PPP

PPV

PSCV

RAV

RBC

RCIU

RE

REAS

REM

REP

RETC

RHS

RI

RILES

RLM

RNI

RNV

RR

OCDE Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCHA ODM OE OIRS OIT OMS ONEMI

RRFF

RRHH

RSA

RSD

RSI

SAG

SAPU

SARS

SCN

SENADIS

SENAMA

SENAME

SEREMI

SERNAC

SERNAM

SERNAPESCA

SIAC

SIDA

SIDREP

SIGGES

SIN

SINAISO

SIRH

SISS

SIVICA

SM

SNC

SNSS

SRC

SU

Servicio Nacional de la Mujer Servicio Nacional de Pesca Sistema Integral de Atención Ciudadana Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida Sistema Electrónico de Declaración y Seguimiento de Residuos Peligrosos Sistema de Información de Seguimiento y Gestión Sistema Nacional de Inversiones Sistema Nacional de Información de Salud Ocupacional Sistema de Información de Recursos Humanos Superintendencia de Servicios Sanitarios Sistema de Vigilancia de la Calidad del Aire Síndrome Metabólico Sistema Nervioso Central Sistema Nacional de Servicios de Salud Síndrome de Rubéola Congénita Servicio de Urgencia Superintendencia de Seguridad Social Tratamiento Antirretroviral Tuberculosis Test de Evaluación del Desarrollo Psicomotor del Niño Tratados de Libre Comercio Naciones Unidas, secretaría de la Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres United Nations Population Fund (Fondo de Población de las naciones Unidas) Unidad de Atención a Víctimas y Testigos

Stroke Units Velocidad de Filtración Glomerular Violencia Intrafamiliar Virus de Inmunodeficiencia Humana Virus Papiloma Humano
Stroke Units
Velocidad de Filtración Glomerular
Violencia Intrafamiliar
Virus de Inmunodeficiencia Humana
Virus Papiloma Humano

SUSESO

TARV

TBC

TEPSI

TLC

UNISDR

UNPFA

URAVIT

UTACs

VFG

VIF

VIH

VPH

*

███████

Los conceptos marcados de esta manera tendrán una definición operativa en el documento final

Los indicadores marcados de esta manera son indicadores trazadores de Resultados Esperados, y no necesariamente serán incluidos en la medición

SERNAM SERNAPESCA SIAC SIDA SIDREP SIGGES SIN SINAISO SIRH SISS SIVICA SM SNC SNSS SRC SU

INTRODUCCIÓN

Se presenta a consulta pública el primer borrador de la segunda etapa de la elaboración

del Plan Nacional de Salud para el logro de los Objetivos Sanitarios 2011-2020.

Esta segunda etapa corresponde a la propuesta de Resultados Esperados (RE) o

estrategias del sector salud, con sus respectivos indicadores. En una instancia anterior, se

presentó a consulta pública un primer documento, el que contenía la propuesta de

Objetivos Estratégicos (OE) o metas de impacto. El presente documento se inicia entregando breves antecedentes del
Objetivos Estratégicos (OE) o metas de impacto.
El presente documento se inicia entregando breves antecedentes del proceso y relevancia
de la formulación de los Objetivos Sanitarios de la década 2000-2010. Luego se señalan
algunas consideraciones metodológicas de la actual elaboración del Plan Nacional de
Salud, y por último se mencionan importantes advertencias que deben ser leídas.
Posteriormente se presentan los RE. Cada capítulo de RE considera los siguientes cuatro
elementos:
Estrategias utilizadas por el sector la última década.
Actores relevantes fuera del sector salud.
Evidencia de estrategias efectivas, o recomendaciones de referentes importantes.
Propuesta de RE e indicadores.
En esta oportunidad los indicadores que se señalan, no contemplan línea de base, ni
magnitud comprometida, ya que esto dependerá de una etapa posterior que incluya las
estrategias definitivas y las proyecciones de tendencias que actualmente se están
realizando.
Finalmente el documento entrega el listado de todos los RE y sus respectivos indicadores.

ANTECEDENTES

A principios del decenio 2000-2010, el sector de salud impulsó una reforma sectorial, cuyo

primer eje fue la definición de objetivos sanitarios, que buscaba generar las bases para

producir las transformaciones en la salud de la sociedad chilena, orientados a elevar los

niveles de bienestar de la población.

El proceso de formulación de los Objetivos Sanitarios para el período 2000-2010 se inició

el año 2000, incluyó el estudio de la experiencia internacional, el análisis de la situación

de salud del país y la reflexión conjunta de los equipos técnicos del Ministerio de Salud y

ANTECEDENTES A principios del decenio 2000-2010, el sector de salud impulsó una reforma sectorial, cuyo primer

los integrantes de las mesas de discusión de la Reforma. Este trabajo culminó en la

definición de cuatro grandes objetivos que establecían las bases de la planificación

sanitaria del decenio. En la misma época, la Comisión Interministerial de la Reforma de la

Salud, a través de su Secretaría Ejecutiva, comenzaba a trazar el diseño de la reforma

sectorial, introduciendo el concepto de “derechos garantizados en salud”.

Los Objetivos Sanitarios para la década 2000 – 2010 han sido la carta de navegación del

sector en los últimos años. En el marco de la Reforma de la Salud, el disponer de una

definición de Objetivos Sanitarios “claros, medibles y practicables” constituyó un

componente esencial para la reorientación de las políticas públicas en salud en Chile y

hasta ahora, son considerados una herramienta de gestión y la referencia fundamental al

momento de establecer intervenciones y acciones prioritarias para el sistema de salud.

Diez años después, y a la luz de los resultados obtenidos en la evaluación de final de

período de los Objetivos Sanitarios 2000-2010, se hace necesario no tan solo repensar

los próximos Objetivos Sanitarios, sino también, plantear cómo fortalecer la planificación

para la consecución efectiva de éstos. Solo de esta manera se podrá dar cumplimiento al

mandato que hiciera el presidente Sr. Sebastián Piñera, el 21 de Mayo de este año:

focalizar los esfuerzos en “la prevención de enfermedades, y el fomento a los hábitos de

vida más sanos” y en “garantizar a todos los chilenos, una atención, digna, oportuna y de

calidad” y mejorar “significativamente la gestión y eficiencia (de los hospitales y APS)”.

Para cumplir este propósito, y por instrucción del Sr. Ministro Jaime Mañalich y ambas

subsecretarías, la semana del 19 de Julio del presente año se dio inicio al proceso de

formulación del próximo Plan Nacional de Salud para el logro de los Objetivos Sanitarios

de la década 2011-2020.

ANTECEDENTES A principios del decenio 2000-2010, el sector de salud impulsó una reforma sectorial, cuyo primer

CONSIDERACIONES METODOLÓGÍCAS

El Plan Nacional de Salud conducente al logro de los Objetivos Sanitarios de la década

2011-2020 corresponde a un modelo de Gestión Basada en Resultados. Sus principales

referentes son el Plan Estratégico de la Organización Panamericana de Salud (2008-

2012, OPS) y el Plan Estratégico a Plazo Medio de la Organización Mundial de Salud

(2008-2013, OMS).

Tomando la experiencia de la elaboración de los Objetivos Sanitarios de la década

pasada y los resultados de su evaluación de final de período, la actual formulación no sólo

CONSIDERACIONES METODOLÓGÍCAS El Plan Nacional de Salud conducente al logro de los Objetivos Sanitarios de la

contempla la identificación adecuada de metas de impacto sanitario, sino también la

planificación correcta de las estrategias para su logro. Es por esto que el nombre que

recibirá el documento en preparación será “Plan Nacional de Salud para el logro de los

Objetivos Sanitarios”, y no solo “Objetivos Sanitarios de la Década”.

La metodología empleada distingue dos procesos relacionados. El primero de ellos

obedece a la formulación de los OE para la década (metas de impacto), documento que

ya fue sometido a consulta pública. El segundo, corresponde a la selección de RE, vale

decir, los lineamientos estratégicos para el logro del impacto sanitario formulado en los

OE, y es el que se presenta a consulta pública en esta oportunidad.

Ambos documentos conformarán el Plan Nacional de Salud para la década,

correspondiente a la planificación estratégica del sector para los próximos años. En

instancias posteriores, el Plan Nacional de Salud deberá orientar la planificación anual y

presupuestaria de las diferentes entidades del sector. Esta segunda etapa, denominada

Planificación Operacional, permitirá alinear la planificación de RE Específicos de corto

plazo con los RE del Plan Nacional a 10 años. A su vez, la metodología también

contempla la replicación del proceso de planificación estratégica al interior de las SEREMI

durante el 2011, ajustando los OE y RE a la realidad de cada región.

La selección de las grandes áreas temáticas, en las cuales se basa el presente proyecto

de Plan Nacional de Salud, se realizó utilizando como antecedentes los OE propuestos

por la OMS y OPS señalados más arriba. Las áreas temáticas seleccionadas y re-

elaboradas fueron nueve, las cuales, luego de un intenso trabajo de reformulación, dieron

lugar a la actual propuesta de OE para el Plan Nacional de Salud de Chile.

Cada OE es coordinado por uno o dos Directores. A su vez, cada Director cuenta con

Encargados de comisiones técnicas - 54 en total – abocadas a la discusión y redacción de

los documentos requeridos para cada subtema específico. Estos documentos incluyen

los documentos requeridos para cada subtema específico. Estos documentos incluyen

tanto las propuestas de metas de impacto sanitario, como incluirán prontamente los

lineamientos estratégicos para el logro de estas.

La participación en los comités técnicos ha sido propiciada mediante la inclusión amplia

de expertos del mismo Ministerio de Salud, Instituto de Salud Pública, Superintendencia

de Salud, de otros sectores institucionales, de universidades, sociedades científicas,

agrupaciones civiles, organizaciones no gubernamentales, y Fuerzas Armadas, entre

otros. La modalidad de participación ha sido diversa entre las diferentes comisiones

técnicas, ajustándose según el caso a la disponibilidad de los participantes externos y de

las particularidades de cada subtema.

La coordinación general del proyecto ha sido realizada por un Comité Ejecutivo

conformado por integrantes del gabinete de ambas subsecretarías, miembros de la

División de Planificación de la Subsecretaría de Salud Pública y por consultores externos.

El Comité Ejecutivo trabaja en coordinación con ambas Subsecretarías de Salud, y

principalmente con Salud Pública.

El trabajo desarrollado hasta este momento, ha mantenido como referente los cuatro

grandes Objetivos Sanitarios de la década anterior: 1. Mejorar los logros sanitarios

alcanzados; 2. Enfrentar los desafíos del envejecimiento y los cambios de la sociedad; 3.

Disminuir las inequidades en salud; y 4. Proveer servicios acordes a las expectativas

La coordinación general del proyecto ha sido realizada por un Comité Ejecutivo conformado por integrantes del

legítimas de la población. Sin embargo, aun queda pendiente realizar un proceso de

sensibilización de los OE desarrollados hasta la fecha, evaluando la consistencia

recíproca con los Objetivos Sanitarios.

Es importante señalar que el trabajo realizado ha contado con diversidad de fuentes de

información, gran parte de ellas inexistentes en el período anterior al 2000 (ej. Encuesta

Nacional de Salud, Encuesta Nacional de Calidad de Vida, Revisión de experiencia

internacional en Planificación, Foros de Salud, entre otros).

La coordinación general del proyecto ha sido realizada por un Comité Ejecutivo conformado por integrantes del

ADVERTENCIA

Este documento tiene carácter de borrador. NINGUNO DE SUS ELEMENTOS CORRESPONDE NECESARIAMENTE A LA FORMULACIÓN FINAL DEL PLAN NACIONAL DE SALUD 201 1-2020.

El carácter de borrador, se puede verificar en que aún restan metas por ser incorporadas (ej. Financiamiento del sector), e incluso el análisis de situación de un subtema (Infraestructura del sector). El documento en algunas partes, también adolece de la rigurosidad formal al no señalar fuentes de tablas y gráficos, o al no explicitar las referencias que sustentan ciertas aseveraciones. Sin embargo, corregir estos elementos habría significado retrasar este importante proceso de consulta. Todas estas falencias serán debidamente corregidas en el documento final.

Este documento tiene carácter de borrador. NINGUNO DE SUS ELEMENTOS CORRESPONDE NECESARIAMENTE A LA FORMULACIÓN FINAL

Del mismo modo, se puede constatar que no todos los subtemas presentan las estrategias utilizadas, actores relevantes y evidencia con igual profundidad. Esta heterogeneidad permite que en ciertos casos las estrategias propuestas no sean debidamente fundamentadas, aun cuando la discusión de estas se haya desarrollado a través de un proceso exhaustivo con múltiples actores e instancias.

El equipo de Directores de OE y el Comité Ejecutivo han realizado un gran esfuerzo por reducir el número de indicadores de OE, en relación a los propuestos por los Objetivos Sanitarios de la década pasada. Esto ha implicado que en la selección de indicadores muchas veces se haya privilegiado formulaciones ampli as y posiblemente finales en la cadena de consecuencias de los problemas de salud. Sin embargo, esta modalidad ha facilitado una mayor inclusividad de estrategias al interior de los RE del sector en este documento.

Es muy importante destacar que la redacción inicial de los OE ha sufrido modificaciones durante el primer proceso de consulta, lo cual evidentemente determina la formulación de los RE. Estas modificaciones no se presentan en este documento, y si bien el grado de acuerdo en torno a estos indicadores de OE es mucho mayor, su elaboración final será presentada en el documento definitivo.

Los RE propuestos se presentan ordenados según OE. Probablemente puedan clasificarse de manera más eficiente o didáctica, organizados según grandes áreas de acción de Funciones Esenciales de Salud Pública (FESP) o según la historia natural de la enfermedad. Sin embargo, de manera operativa se ha decidido mantener para este borrador el esquema de trabajo del documento anterior de OE, con la posibilidad de introducir estos importantes ordenamientos en el documento final.

Por último, la extensión del actual documento es mayor a la concebida para el documento final del Plan Nacional de Salud 2011-2020. Es importante recordar que lo aquí se presenta corresponde tan solo a los RE, faltando aún la inclusión del primer documento de OE. La versión final del Plan Nacional de Salud 2011-2020, no deberá superar las 150 páginas, incluyendo OE y RE. Dada la síntesis de elementos que estará presente en el documento final (lo cual facilitará su difusión), se ha considerado conveniente no limitar la extensión de contenidos en las etapas previas del trabajo.

Por último, la extensión del actual documento es mayor a la concebida para el documento final

El presente documento, en su calidad de borrador, no contempla la publicación de sus autores o participantes. Las referencias se encuentran al final de cada capítulo de RE.

OBJETIVO ESTRATÉGICO Nº

1
1

TÍTULO OBJETIVO ESTRATÉGICO

Reducir la carga sanitaria de las enfermedades transmisibles y contribuir a disminuir su impacto social y
Reducir la carga sanitaria de las enfermedades transmisibles y contribuir a disminuir su
impacto social y económico.
Este capítulo aborda las m edidas de prevención, detección temprana, diagnóstico,
tratamiento, control, eliminación y erradicación de las enfermedades transmisibles,
destinadas a reducir la carga sanitaria de las mismas y contribuir a disminuir su impacto
social y económico.
Las estrategias planteadas aquí se refieren a mantener los logros alcanzados, como la
erradicación, eliminación o control epidemiológico de enfermedades inmunoprevenibles,
transmitidas por vectores, zoonóticas, etc.; así como a enfrentar nuevos desafíos, tales
como el fortalecimiento de la capacidad del sistema de salud en la atención de problemas
colectivos e individuales, la vigilancia epidemiológica, la introducción de nuevas vacunas y
la respuesta colectiva rápida, especialmente frente a amenazas a la salud pública
(incluyendo la respuesta multinacional).
Aún está pendiente realizar un análisis con mayor profundidad respecto de estrategias
relacionadas con enfermedades transmisibles que pueden producir afecciones crónicas,
tales como la infección con Virus Papiloma Humano. Asimismo, similar a lo que sucede
con otros objetivos, está pendiente el análisis de consistencia con otros objetivos
estratégicos de este plan y la alineación con compromisos internacionales adquiridos,
además del Reglamento Sanitario Internacional y otros que se mencionan en el texto.
Por último, la incorporación de análisis de escenarios, premisas y amenazas, permitirá dar
mayor solidez a esta propuesta.
1.1 META DE IMPACTO
Mantener
logros
alcanzados
en
el
control
o
eliminación
de
las
enfermedades
transmisibles.
Chagas: 0 casos de Chagas autóctono vectorial y de Chagas transfusional
Rabia por virus canino(0 casos humanos y 0 casos animales)
Malaria (0 casos autóctonos)
  • Fiebre amarilla y dengue (0 casos autóctonos en Chile Continental)

  • Cólera (0 casos autóctonos)

  • Poliomielitis (0 casos por virus salvaje)

  • Difteria (0 casos autóctonos)

  • Tétanos neonatal (0 casos);

  • Sarampión (0 casos autóctonos)

  • Rubéola congénita (0 casos).

ESTRATEGIAS UTILIZADAS

Fortalecimiento de la capacidad de alerta y respuesta frente a brotes

Esta estrategia pretendía asegurar la capacidad de reacción frente a emergencias

sanitarias que afectaran la población general involucrando el fortalecimiento de la

seguridad sanitaria para el control en puntos de ingreso. La estrategia incluyó contar

con la conectividad necesaria en caso de emergencias; lograr el apoyo técnico y la

movilización de recursos de todos los sectores pertinentes para la aplicación del Reglamento Sanitario Internacional (RSI);
movilización de recursos de todos los sectores pertinentes para la aplicación del
Reglamento Sanitario Internacional (RSI); y contar con planes de acción regionales
para su implementación. Para ello, se implementó el Centro Nacional de Enlace en el
2008 con conectividad permanente, implementación de Oficinas Sanitarias de
Fronteras (6) y Centros Regionales de Enlace (15).
Además, se realiza capacitación permanente utilizando las nuevas tecnologías de
información, en los distintos niveles de la red de vigilancia, con énfasis en el delegado
de epidemiología de los establecimientos de salud.
Este tipo de estrategias requieren de la coordinación intersectorial para potenciar el
logro de objetivos comunes.
Asimismo, fue necesario desarrollar una serie de actividades relacionadas con la
estrategia:
Programa de enfrentamiento de enfermedades emergentes: A través de los años,
producto de un aumento de la frecuencia de enfermedades crónicas y al mayor
financiamiento que han requerido las actividades asistenciales, se han restringido
progresivamente las actividades asociadas a la vigilancia y control de enfermedades
transmisibles. Para dar respuesta a este problema, desde el año 2002 se ha
desarrollado el Programa de Enfrentamiento de Enfermedades Emergentes, con los
componentes de vigilancia epidemiológica, laboratorio, vigilancia y control ambiental,
comunicación y difusión. De esta forma se garantizan los fondos necesarios para la
realización de las actividades, vinculándolas al logro de un objetivo común, que es
detectar y controlar oportunamente las enfermedades susceptibles de provocar brotes
epidémicos.
El programa tiene como objetivo toda la población, y cuenta con la definición de
actividades específicas, metas e indicadores, y un presupuesto diferenciado.
El
fortalecimiento
de
los
programas
incluye
mantener
estas
actividades,
incorporándolas
a
la
planificación
anual
del
MINSAL
y
Autoridades
Sanitarias

Regionales, responsables de ejecutar las acciones, dirigiendo los recursos a áreas

específicas como dengue, enfermedades entéricas, Vibrio parahaemolyticus, y cólera,

entre otras.

Implementación del Reglamento Sanitario Internacional (RSI 2005): El 23 de mayo

de 2005, la 58º Asamblea Mundial de la Salud adoptó el nuevo Reglamento Sanitario

Internacional. Se constituye así, en un compromiso de Estado y en un instrumento para

la seguridad sanitaria internacional. Su finalidad consiste en “prevenir la propagación

internacional de enfermedades infecciosas, proteger contra esa propagación,

controlarla y darle una respuesta de salud pública proporcionada y restringida a los

riesgos para la salud pública, evitando al mismo tiempo las interferencias innecesarias

con el tráfico y el comercio internacional”.

El Ministerio de Hacienda, a partir del 2006, mantiene una línea presupuestaria

destinada al RSI en la Subsecretaría de Salud Pública del MINSAL, para cumplir con

los objetivos propuestos para su completa implementación al 2012. Ello, significó la

creación de los Centros Regionales y Nacional de Enlace para la comunicación (24

horas/7 días de la semana) y la elaboración de planes de contingencia frente a eventos

de importancia en salud pública. Estos contemplan la realización de simulaciones o simulacros que permitan evaluarlos
de importancia en salud pública. Estos contemplan la realización de simulaciones o
simulacros que permitan evaluarlos y corregirlos. El objetivo de esta estrategia es la
población general.
La modificación al Reglamento Sanitario Internacional (RSI-2005), amplió la definición
de los problemas de interés internacional, incorporando a los “Eventos de Salud
Publica de Importancia Internacional” (ESPII), los que suponen riesgo de propagación
internacional (incluyen accidentes químicos y radio nucleares así como el
bioterrorismo). Dado que el RSI abarca la vigilancia epidemiológica, el control sanitario,
la detección y respuesta ante un evento de salud pública de interés internacional
(ESPII), se exigen capacidades básicas. Estas capacidades a nivel local implican la
detección oportuna de eventos que suponen niveles de morbilidad o mortalidad
superiores a los previstos para un tiempo y lugar determinados, comunicar de
inmediato al nivel apropiado de respuesta de salud pública toda la información esencial
disponible y aplicar de inmediato acciones de control, funciones que debe asumir el
delegado de epidemiología en cada uno de los establecimientos de salud, funciones
que no han sido formalizadas.
A nivel intermedio, a la Autoridad Sanitaria Regional le corresponde confirmar el estado
de los eventos notificados; apoyar o aplicar medidas de control; evaluar
inmediatamente los
eventos
notificados
y
comunicar
al
nivel
nacional
toda
la
información esencial.
A nivel nacional, corresponde evaluar y notificar dentro de las 48 horas todas las
informaciones relativas a ESPII; comunicar inmediatamente a la OMS, por conducto del
Centro Nacional de Enlace para el RSI; determinar rápidamente las medidas de control
necesarias (respuesta de salud pública) a fin de prevenir la propagación nacional e
internacional de estas emergencias; prestar apoyo para el análisis de muestras en
laboratorio (localmente o en centros colaboradores) y asistencia logística; prestar
asesoría necesaria para complementar las investigaciones locales; facilitar un enlace
operativo directo con funcionarios superiores del sector de la salud y otros sectores
para aprobar y aplicar rápidamente medidas de contención y control; facilitar el enlace
directo con otros ministerios; facilitar enlaces, con establecimientos de salud, puntos de

entrada, laboratorios y otras, para difundir la información y las recomendaciones

recibidas de la OMS sobre eventos ocurridos en el propio territorio del Estado Parte y

en los territorios de otros Estados Partes; establecer, aplicar y mantener un plan

nacional de respuesta de emergencia de salud pública, para responder a los eventos

que puedan constituir una ESPII; y realizar lo anterior durante las 24 horas del día.

El desarrollo de estas capacidades se realiza a través del funcionamiento del Centro

Nacional de Enlace y los Centros Regionales las 24 horas del día y los 7 días de la

semana, a través de instalaciones físicas y de conectividad permanente (teléfono, mail,

fax, radio); de la implementación de la estrategia de equipos de respuesta rápida a

nivel nacional y la mantención de las oficinas sanitarias de frontera. Para el 2012 estas

capacidades deben estar instaladas (OMS).

Vigilancia integrada: La vigilancia en salud pública para el enfrentamiento de las

enfermedades transmisibles en toda la población es un com ponente principal, como

parte de la responsabilidad de la Autoridad Sanitaria establecida en la ley de Autoridad

Sanitaria y Gestión (19.937, MINSAL, 2004). La estrategia de vigilancia integrada para

el enfrentamiento de las enfermedades transmisibles se realiza a través de los

componentes ambientales, clínico-epidemiológico y de laboratorio. Un ejemplo de ello es el enfrentamiento de las enfermedades
componentes ambientales, clínico-epidemiológico y de laboratorio. Un ejemplo de ello
es el enfrentamiento de las enfermedades vectoriales como dengue, donde la
detección de los riesgos ambientales debe ir asociada a la prevención y a la pesquisa
de los casos y su confirmación.
En el caso de las enfermedades inmunoprevenibles como Sarampión-Rubéola (SRC),
con el objeto de mantener la eliminación de estas enfermedades, las estrategias
utilizadas son: continuar con altas coberturas de vacunación y desarrollar la vigilancia
integrada Sarampión-Rubéola. Esta se implementó en Chile a partir del año 2003 y se
justifica porque corresponden a cuadros sindromáticos similares, donde el laboratorio
es complementario para la confirmación o descarte de ambas enfermedades y porque
la medida de control es una vacuna que incluye antígenos para la prevención de estas
dos patologías.
En la situación de cólera, la vigilancia activa juega un rol importante, junto con los
programas de control de agua y alimentos, y muy significativamente con las campañas
comunicacionales que tuvieron un fuerte impacto en la conducta de la población.
Para lograr una vigilancia integrada, se debe consensuar los diferentes componentes
de la vigilancia y actualizar permanentemente las normativas con la asesoría de
expertos de las diversas áreas.
En enfermedades zoonóticas (hanta, leptospirosis, brucelosis, carbunco, otras), se
requiere de un trabajo conjunto entre los Departamentos de Acción Sanitaria y Salud
Pública-Epidem iología para llevar a cabo una adecuada vigilancia epidemiológica y
ambiental, como también para optimizar la aplicación de medidas de control.
Cooperación internacional y participación en redes nacionales e internacionales:
Esta estrategia permite contar con apoyo técnico para reforzar los sistemas de alerta y
respuesta, y facilitar la preparación y coordinación de salud pública para responder a las
enfermedades transmisibles en forma global.
Destaca la incorporación de la “Iniciativa intergubernamental de control vectorial y

transfusional de la Enfermedad de Chagas del Cono Sur”. Esta se focaliza en

población general de zonas endémicas en lo que respecta a control vectorial, siendo el

objetivo del control transfusional toda la población del país.

Programa Nacional de Inmunizaciones (PNI)

El PNI es un bien público compuesto por un conjunto articulado de programas de

vacunación, cuya finalidad es prevenir la morbilidad, discapacidad y muertes

secundarias a enfermedades infecciosas inmuno-prevenibles relevantes para la

población chilena, a lo largo de todo el ciclo vital. Las enfermedades objeto del PNI son

definidas mediante Decreto Supremo.

El PNI-2010 comprende 13 sub-componentes (protege contra 13 enfermedades), a

saber: inmunización contra tuberculosis, difteria, tos convulsiva, tétanos, poliomielitis,

infecciones invasoras por H.influenzae tipo b, hepatitis B, sarampión, rubéola,

parotiditis, influenza, infecciones neumocócicas y rabia humana.

A partir del 2009, se inició un proceso de reformulación del programa como parte

necesaria e inherente a la reforma del sector. Esta apunta a redefinir roles y responsabilidades; reconectar
necesaria e inherente a la reforma del sector. Esta apunta a redefinir roles y
responsabilidades; reconectar los procesos en la nueva estructura del sector;
consolidar el funcionamiento en la red asistencial y alinear con preceptos transversales
a las políticas públicas de gobierno (determinantes sociales, equidad, transparencia,
eficiencia).
Además, debe cumplir los siguientes propósitos: sostener los logros alcanzados hasta
ahora; reducir la morbimortalidad y la carga asistencial secundaria a enfermedades
inmuno-prevenibles mediante la incorporación, racional y oportuna, de nuevas vacunas
relevantes para la población chilena; gestionar los programas de vacunación en forma
transparente, eficiente, con altos estándares de calidad, seguridad, y satisfacción de
los usuarios.
El plan de trabajo consistió en una revisión sistemática de los procesos de definición
de las políticas, las estrategias y el marco regulatorio, la planificación y ejecución del
presupuesto, el aprovisionamiento y cadena de suministro, el monitoreo de las
coberturas, vigilancia del impacto y la eficiencia de los programas, la capacitación y
supervisión continua y la entrega–recepción de los servicios de vacunación.
Esto ha derivado en actualización del marco regulatorio; creación del Comité Asesor en
Vacunas y Estrategias de Inmunización; mejoramiento en la capacidad de
almacenamiento en frío en el nivel intermedio a través de 25 cámaras en todo el país;
implementación de un sistema de gestión de productos en línea; la implementación del
sistema de registro de actividad de campañas en línea; Influenza 2009-2010 y
Sarampión-Rubéola 2010, que facilitó mantener control y seguimiento actualizado
sobre dichas actividades. Finalizando el 2010 se implementará el Registro Nacional de
Inmunizaciones (RNI), para las otras enfermedades objeto del programa, que permitirá
mejorar las debilidades en el monitoreo de la coberturas y la efectividad de las distintas
estrategias de vacunación.
Comunicación de riesgos y promoción
Es una estrategia que se ha utilizado ampliamente desde la epidemia de cólera en

1991 debido a su impacto en el control del brote y en la disminución de otras

enfermedades entéricas. Durante el último decenio, se han desarrollado campañas

comunicacionales masivas de prevención para el enfrentamiento de enfermedades

respiratorias, entéricas, hantavirus y otras.

Esta estrategia es adaptada según la situación epidemiológica de cada enfermedad

emergente, es así que, por ejemplo, se ha incorporando desde el 2008 frente al brote

de listeria, focalizándola en grupos de riesgo desde el 2009 en adelante. Frente a la

emergencia del cólera en el 2010, se ha adaptado la campaña de entéricas dando

énfasis a las medidas de prevención de esta enfermedad.

Vigilancia epidemiológica de infección por VPH

Más del 80% de los casos de cáncer cervicouterino se presentan en mujeres de países

en desarrollo, por lo que la carga de esta enfermedad prevenible afecta

desproporcionadamente a países cuyos sistemas de tamizaje y tratamiento del cáncer

cervicouterino son deficientes o inexistentes.

Por esta razón, se plantea la necesidad de contar con un modelo de vigilancia epidemiológica a
Por esta razón, se plantea la necesidad de contar con un modelo de vigilancia
epidemiológica a través de centros centinelas y de laboratorio de referencia, que
permita dar cuenta de los tipos de VPH circulantes y conocer el impacto que generaría
la vacunación.
La integración de la información generada por la vigilancia, Programa Nacional de
Inmunizaciones y el Programa de Control del Cáncer Cervicouterino, permitirá
correlacionar el impacto de la vacunación con los genotipos circulantes en el país.
Asimismo, permitirá llevar a cabo estudios de costo-efectividad de modo de contar con
toda la evidencia necesaria para una correcta toma de decisión.
El Plan Regional de OPS, incorpora entre sus estrategias el diseño de sistemas de
vigilancia e instrumentos (PAHO, pendiente año).
ACTORES RELEVANTES
El Ministerio de Hacienda ha permitido contar con los recursos financieros específicos;
las Sociedades Científicas han apoyado a través de expertos en la actualización de
protocolos y guías clínicas; el Servicio Agrícola Ganadero (SAG), el Comité Nacional
de Facilitación Marítima y la Dirección General de Aguas (DGA) colaboran en las
acciones de detección y control en puntos de entrada; FFAA y Carabineros de Chile
contribuyen a la respuesta coordinada frente a eventos de importancia (ejemplo,
Bioterrorismo); Organismos Internacionales como OPS, OMS, OIE, FAO, Organismo
Andino de Salud- Convenio Hipólito Unanue (ORAS-CONHU) son fundamentales para
la cooperación técnica.
El Ministerio de Educación mediante la coordinación con el MINSAL refuerza las
actividades de vacunación
dirigida
a
la
población
escolar. Se
incluye
JUNJI
e
INTEGRA.
El Sector privado de salud en coordinación con el sistema público aplica la estrategia
de vacunación y comparte bases de datos de población vacunada.

Los productores de vacunas e insumos para las inmunizaciones permiten la provisión de

productos seguros y eficaces.

EVIDENCIAS

La OMS (2008), recomienda la vigilancia integrada para el enfrentamiento de las

enfermedades transmisibles, como parte de las estrategias para el cumplimiento de los

Objetivos de Milenio.

Por otra parte, el grupo de expertos de OPS para inmunoprevenibles, en el contexto de la

situación en América, establece a la vigilancia integrada como un componente principal

(OPS, 2009) para la eliminación del sarampión y rubéola.

En la situación de cólera, en el logro actual de cero casos autóctonos, la vigilancia activa

tuvo un rol importante, junto con los programas de control de agua y alimentos y muy
tuvo un rol importante, junto con los programas de control de agua y alimentos y muy
significativamente, las campañas comunicacionales que alcanzaron un fuerte impacto en
la conducta de la población (Jiménez J., pendiente año), lo mismo se ha logrado respecto
a dengue (San Martín JL., 2007).
Para el control de los efectos de los ESPII se recomienda la aplicación del RSI (2005)
aprobado en la 58º Asamblea Mundial de la Salud (WHA58.3). Asimismo, respecto de
“cooperación internacional y participación en redes nacionales e internacionales”, esta
estrategia en Chile ha sido muy relevante en el logro obtenido en el control de la
transmisión vectorial de la Enfermedad de Chagas (Dias JC. et al., 2002; OPS, 2002;
Lorca M. et al., 2001).
Respecto de las enfermedades inmunoprevenibles, la evidencia estadística está dada por
la reducción de éstas, cuando se mantienen coberturas de vacunación específicas
superiores a 95%. Por ejemplo en Chile: 0 casos de poliomielitis desde el año 1964; 0
casos de sarampión autóctono desde el año 2003; 95% de reducción de enfermedades
invasoras por Hib desde la introducción de la vacuna en 1996 (Valenzuela MT. et al,
2000).
La actual situación de control de la morbi-mortalidad secundaria a estas enfermedades es
extremadamente sensible a las coberturas de vacunación, y puede revertirse rápidamente
con caídas relativamente discretas de la inmunidad al nivel poblacional. En los últimos
años se han acumulado ejemplos de re-emergencia de estas enfermedades en países
que han descuidado sus programas de inmunización, y han experimentado severas crisis
sanitarias, con altas tasas de morbi-mortalidad por causas inmuno-prevenibles
previamente controladas.
En cuanto al VPH, estudios moleculares, clínicos y epidemiológicos han permitido
demostrar en forma inequívoca, una relación causal entre la infección por el virus
papiloma humano (VPH) y el cáncer cervicouterino (CCU). Ocho genotipos de VPH,
denominados de "alto riesgo" se asocian con 90% de estos cánceres y de ellos, dos, los
VPH 16 y 18, han sido consistentemente aislados en cerca de 70% de las mujeres con
CCU en prácticamente todas las regiones del mundo. El VPH se asocia además con

verrugas genitales o condiloma acuminado, con otros cánceres menos comunes como el

de orofaringe, vulva, vagina y pene, y con papilomatosis respiratoria recurrente,

enfermedad poco frecuente pero grave.

Los progresivos descubrimientos de la relación causa-efecto entre infección y cáncer

abren un número importante de puertas para el diagnóstico precoz y tratamiento más

efectivo de estos tumores, así como para el desarrollo de estrategias de prevención que

son hoy el principal objetivo de la salud pública para el enfrentamiento efectivo del cáncer

(O’Ryan G. et al., 2008).

La vacuna

de

VPH debe

ser

introducida

como

parte

de

un paquete

integral de

intervenciones que incluyen la vigilancia, el tamizaje, la promoción de la salud, el

tratamiento de enfermedad precancerosa y del cáncer, y cuidados paliativos.

Los países deben conducir estudios de costo-efectividad para tomar decisiones basadas

en la evidencia con respecto a la introducción de la vacuna de VPH al programa regular.

La OPS debe continuar prestando cooperación técnica para conducir estos estudios y

recoger todo el marco de evidencia necesario para una toma de decisión informada (OPS,

2009b). 1.2 MET A DE IMPACTO Aumentar la sobrevida de personas con VIH a tres años
2009b).
1.2
MET A DE IMPACTO
Aumentar la sobrevida de personas con VIH a tres años de seguimiento después del inicio
de la terapia antirretroviral.
ESTRATEGIAS UTILIZADAS
Durante la década pasada el Programa desarrolló las siguientes estrategias:
Régimen de Garantías Específicas en Salud
Garantiza acceso a tratamiento anti-retroviral y exámenes de monitoreo (CD4, Carga Viral
y genotipificación), oportunidad de la garantía y protección financiera. La población
objetivo son las personas que viven con VIH/SIDA beneficiarias de los sistemas público y
privado de salud y que requieren terapia y exámenes de monitoreo, y las personas en
control por VIH/SIDA que necesitan ser monitoreadas con estos mismos exámenes. Esta
estrategia ha sido exitosa, logrando la garantía de acceso a tratamiento de todos aquellos
que lo requieren y mostrando un alto impacto en la baja de la mortalidad por SIDA y el
incremento en la sobrevida a tres años de terapia, que alcanzó a 90,9% en el 2008. El
desafío para la próxima década es lograr el inicio de terapia en etapas más tempranas de
la infección, puesto que persiste una proporción de personas que acceden en etapas
tardías de la infección, las que no alcanzan a beneficiarse de las terapias.
Tratamiento de infecciones oportunistas y de reacciones adversas
La población beneficiaria potencial son todas las personas que viven con VIH/SIDA. La
Guía Clínica para la atención del VIH/SIDA establece los criterios para estos tratamientos
y el financiamiento, para los beneficiarios del sector público es FONASA. Esta estrategia
es fundamental puesto que logra una disminución en las hospitalizaciones y una baja
demostrada de las licencias por enfermedades asociadas.

Desarrollo de Programa Apoyo Psicosocial y Consejería para la adherencia a

control y tratamiento, autocuidado y prevención secundaria

Es una estrategia importante considerando que para el éxito de la TARV se requiere de

altos niveles de adherencia y que ésta es una población que tiene un rol relevante en la

cadena de transmisión del VIH. El Programa se desarrolla a través del servicio otorgado

por el equipo de atención, entrenado para ello, y por consejeros entre pares, preparados y

capacitados. Esto último consiste en un trabajo asociativo con agrupaciones de personas

que viven con VIH, lo que significa la instalación de competencias en las organizaciones

sociales para que brinden apoyo a sus pares, estrategia altamente valorada por los

pacientes.

Conformación y mantención del Comité Científico Asesor

Integrado por infectólogos especialistas en VIH/SIDA para elaboración y actualización de

Guías Clínicas, Protocolos y transferencia de capacidades a equipos locales de atención.

Ha sido una estrategia central para la homologación de los criterios de inicio y cambio de

esquemas terapéuticos en el país.

Actualización de Guías Clínicas, Protocolos de Tratamiento y capacitación y actualización continua a equipos de atención
Actualización de Guías Clínicas, Protocolos de Tratamiento y capacitación y
actualización continua a equipos de atención
Dado el avance en el conocimiento y la investigación permanente a nivel mundial en este
ámbito, es imprescindible considerar esta estrategia, la que ha permitido contar con
equipos multidisciplinarios en los centros de atención de VIH conformados por médicos,
enfermeras, matronas, asistentes sociales, psicólogos y químicos-farmacéuticos para el
manejo y gestión de los antirretrovirales.
Evaluación impacto TARV: Estudio Cohorte de personas en tratamiento
antirretroviral
Se realiza desde el año 2001, se refiere al seguimiento de las personas en TARV en el
Sector Público y actualmente el 90% de las personas está incorporado. Ha permitido
conocer la eficacia virológica e inmunológica de la terapia, la incidencia de infecciones
oportunistas, y la sobrevida, entre otros parámetros, y por ello, la evaluación del impacto
de la terapia. Permite ajustar los esquemas terapéuticos y los protocolos de tratamiento y
proyectar las necesidades de TARV.
ACTORES RELEVANTES
El Comité Científico Asesor y las Sociedades Científicas, asesoran al Programa Nacional
en la actualización de guías clínicas y protocolos de tratamiento, basándose en los
avances internacionales y la experiencia en el país. Su rol es relevante porque
constituyen un aporte fundamental en la incorporación de los avances científicos en la
política pública de atención integral y tratamiento, y porque son un referente central para
sus pares encargados de la atención clínica en la red asistencial pública y privada.
También es central su aporte para la consecución del impacto de las terapias y del GES,
considerando el trabajo que desarrollan de monitoreo del cumplimiento de los protocolos y
guías clínicas.
Las ISAPRES son las responsables del funcionamiento de GES en el sistema de salud
privado, y son entidades fundamentales para la implementación y cumplimiento de la

garantía para los beneficiarios del sector privado.

Las compañías farmacéuticas son actores medulares en el cumplimiento de los

estándares de calidad y plazos de distribución exigidos en las bases de licitación para la

adquisición de los fármacos antirretrovirales. También cumplen un rol en los procesos de

negociación de precios para el abastecimiento de la red pública de atención.

Organizaciones sociales y agrupaciones de personas que viven con VIH, cumplen un rol

fundamental para el desarrollo de la estrategia de consejería entre pares, constituyéndose

en referentes sociales para las grupos objetivo de la atención integral y del acceso a

tratamiento antirretroviral de la Red Asistencial Pública. También cumplen el rol de control

social de las Políticas, realizando un trabajo asociado con los equipos de atención y con el

programa nacional para el desarrollo de las líneas de trabajo en esta área.

EVIDENCIAS

El tratamiento efectivo con TARV ha cambiado sustancialmente la razón riesgo-beneficio

del testeo, transformando el SIDA en una condición crónica tratable. Una persona de 25

en referentes sociales para las grupos objetivo de la atención integral y del acceso a tratamiento

años, viviendo con VIH que está recibiendo TARV puede esperar vivir otros 38,9 años,

sólo 12 años menos que la expectativa de vida de una similar no infectada (Lohse N. et

al., 2007). Lo anterior demuestra el impacto de la terapia antirretroviral en la sobrevida de

las personas, lo que también ha sido demostrado en la cohorte chilena de SIDA, en la que

la sobrevida pasó de 85% en 2005 a 90,5% en 2008 a tres años de seguimiento, después

del inicio de TARV (MINSAL, 2008).

La revisión de las recomendaciones emana de una confluencia de las metas de salud

pública (controlar la diseminación de una enfermedad transmisible) y de la salud de las

personas (beneficio directo a pacientes al tratar una enfermedad antes que sea

sintomática). En un momento, cuando los esfuerzos preventivos se mantienen y cerca de

un 25% de las personas infectadas por VIH siguen sin diagnóstico, se requiere de nuevas

estrategias para mejorar la efectividad en contener la difusión del VIH focalizando

esfuerzos en las personas infectadas, incluyendo su detección oportuna (Janssen R. et al,

2008). El diagnóstico y tratamiento precoz confieren claras ventajas para la sobrevida. La

sobrevida media cuando el VIH se detecta con un recuento CD4 de 320/mcL, se estima

en 24,2 años, comparada con 13 años cuando el tratamiento se inicia con un recuento de

CD4 de 87/mcL. La sobrevida media después del diagnóstico de SIDA ha aumentado

desde 1,6 en ausencia de tratamiento a 14,9 años en la era de la TARV (Hanssens C.,

20º7). Una revisión Cochrane del grupo VIH/SIDA, comparó el efecto de la triterapia

según nivel de CD4 al inicio de la terapia, y demostró una reducción estadísticamente

significativa en la muerte cuando comenzaron el TARV con recuentos de CD4 más altos.

El riesgo de muerte se redujo en un 74% (RR = 0,26, IC 95%: 0.11, 0.62, p = 0,002)

(Siegfried N. et al, 2010).

Respecto de la estrategia de apoyo psicosocial para facilitar la adherencia a tratamiento,

diversos estudios han demostrado que los factores cognitivos, psicológicos, sociales, que

determinan el bienestar psicosocial y la calidad de vida, tienen un impacto en la

adherencia. Ello requiere el desarrollo de intervenciones focalizadas de estas variables

adherencia. Ello requiere el desarrollo de intervenciones focalizadas de estas variables

para mejorarlas y obtener los objetivos terapéuticos deseados (Singh N. et al, 1996).

La evaluación de la estrategia de consejería entre pares, del programa Nacional de

VIH/SIDA, realizada en el año 2007, mostró que una concepción integral de la salud, en

coherencia con un planteamiento de participación, estimula la responsabilidad de los

propios actores en el cuidado de su bienestar. La modalidad individual de la consejería

contribuyó a fortalecer los procesos internos de autonomía para el autocuidado, donde es

posible la implementación de decisiones personales con la asesoría de un/a consejero/a

entre pares.

De acuerdo a la definición de ONUSIDA, Chile tiene una epidemia de tipo concentrada, es

decir, la prevalencia de VIH sobrepasa el 5% en poblaciones más vulnerables, en este

caso, en hombres que tienen sexo con hombres, y es menor de 1% en las embarazadas.

Las recomendaciones de este organismo para los países con epidemias concentradas, y

que se relacionan con el objetivo estratégico y meta propuesta, son:

Proporcionar y promover el asesoramiento y pruebas voluntarias del VIH, con derivación a

servicios; empezar en contextos de alto riesgo donde las tasas del VIH sean elevadas.

Promover y facilitar el acceso a servicios integrales de diagnóstico, tratamiento y atención.

Asegurar una alta cobertura de las poblaciones más vulnerables, con servicios de tratamiento y atención del
Asegurar una alta cobertura de las poblaciones más vulnerables, con servicios de
tratamiento y atención del VIH aceptables y de buena calidad.
Acrecentar la capacidad de las poblaciones más vulnerables para organizar, promover y
dispensar servicios inter pares; asegurar la participación activa de estas poblaciones en el
diseño, prestación y evaluación de los servicios.
1.3 META DE IMPACTO
Eliminación de la TBC como problema de salud pública en el año 2020 (Tasa de
incidencia de 5 por 100.000 habitantes)
ESTRATEGIAS UTILIZADAS
Vacunación con BCG
La vacuna BCG, indicada en los recién nacidos, forma parte del programa de
inmunizaciones, y ha mostrado mantener las tasas de mortalidad bajas en los menores
de 15 años, como también los casos de tuberculosis diseminada y de meningitis
tuberculosa en estos grupos de edad.
Tratamiento supervisado gratuito
El tratamiento estrictamente supervisado y sin costos para el paciente, en práctica en
el país desde la década de los sesenta, ha demostrado una gran eficiencia y eficacia,
lo que ha permitido mantener el porcentaje de multi-resistencia a drogas, menor al 1%
de los casos.
Pesquisa de casos
La pesquisa o localización de casos mediante baciloscopía de expectoración ha
mostrado ser la medida más adecuada para el diagnóstico de la tuberculosis y que
genera, en conjunto con el tratamiento supervisado, el impacto en la morbimortalidad

por tuberculosis.

Formación continua de recursos humanos

La capacitación y formación permanente de profesionales y técnicos en los distintos

niveles del sistema de salud es una de las estrategias que ha permitido mantener en

aplicación la normativa técnica desde el nivel local hasta el nivel central.

Proyectos locales de adherencia a tratamiento

La focalización de grupos de riesgo en el programa, ha permitido a través de la

generación de proyectos locales, a nivel regional y de servicios de salud, el estímulo a

la localización de casos y a la adherencia al tratamiento de los pacientes ingresados al

programa.

ACTORES RELEVANTES

Gendarmería aplica las estrategias de pesquisa y tratamiento en población privada de

libertad con alto riesgo de enfermar de TBC. El sector privado de atención de salud, mediante
libertad con alto riesgo de enfermar de TBC.
El sector privado de atención de salud, mediante la coordinación con el sistema
público, realiza pesquisa de casos y realiza derivación para tratamiento.
Las Municipalidades, como gestores de la red de atención primaria de salud, participan en
la pesquisa y tratamiento de la TBC.
EVIDENCIAS
La vacunación de los recién nacidos con la vacuna BCG ha demostrado reducir la
mortalidad por tuberculosis en los menores de edad (Aronson JD. et al., 1935; Levine MI.
et al., 1946; Aronson JD. et al., 1946), mediante la protección frente a formas diseminadas
y a meningitis tuberculosa (Wünsch FV. et al., 1990; Wünsch FV. et al, 1993; Miceli I. et
al.,1988; Murtagh K., 1980; Zodpey SP. et al., 1996; Chavalittamrong B. et al., 1986;
Sharma RS. et al., 1989; Camargos PAM. et al., 1988; Myint TT. et al., 1987).
La localización de casos mediante baciloscopía y cultivo de expectoración ha demostrado
ser una medida eficiente y de bajo costo que juega un rol central en el control de la
tuberculosis. La detección en consultantes con síntomas respiratorios ha mostrado jugar
un papel importante como estrategia de focalización (Baily GV. et al., 1967; Banjeri D. et
al., 1963; Suárez PG. et al., 2001; Larbaoui D. et al., 1970; Grispun M. et al., 1973; OMS
2000).
Desde principios de la década de los noventa, la OMS recomienda que el tratamiento de
la tuberculosis se realice de manera supervisada y observada por personal capacitado. Se
ha documentado que la supervisión y observación del tratamiento por personal capacitado
asegura la correcta ingesta de medicamentos (Bechan S. et al., 1997) y estimula la
adherencia (Walley JD. et al., 2001; Snider DE. et al., 1986; Sbarbaro JA., 1979). Puntos
fundamentales para prevenir los fracasos de tratamiento y la aparición de cepas multi-
resistentes (Weis SE. et al., 1994).

1.4 META DE IMPACTO

Disminución de la mortalidad por infecciones respiratorias agudas (IRA) (Disminuir un 5%

la mortalidad por IRA al 2020).

ESTRATEGIAS UTILIZADAS

Vigilancia epidemiológica de influenza y neumonía

La OPS recomienda fortalecer o implementar la vigilancia centinela de neumonías para

posibilitar una adecuada evaluación del impacto de la introducción de la vacuna,

monitorear la prevalencia de cepas circulantes y cambios en el perfil epidemiológico de

la enfermedad.

En Chile, el Decreto 158/04 actualizado el año 2010, incorporó la vigilancia de

ESTRATEGIAS UTILIZADAS Vigilancia epidemiológica de influenza y neumonía La OPS recomienda fortalecer o implementar la vigilancia

neumonía e infección respiratoria aguda grave (IRA grave). Se mantiene la vigilancia

centinela de influenza como estrategia que contribuye a evaluar el impacto de las

medidas de control implementadas. Asimismo, esta vigilancia permite conocer las

cepas circulantes y cambios en el perfil epidemiológico de la enfermedad.

El DEIS monitorea las atenciones de urgencia por causas respiratorias, lo que permite

disponer de información oportuna sobre el comportamiento de la enfermedad y su

impacto en la atención de salud. Por otra parte, el DEIS monitorea la mortalidad

anualmente, a través de los certificados de defunción, previo al procesamiento oficial

del INE-MINSAL.

Vacunación anti-influenza

La estrategia más eficaz para prevenir la influenza es la vacunación anual. Se ha

recomendado por mucho tiempo estrategias que se centren en la vacunación periódica

a personas con mayor riesgo de sufrir complicaciones a causa de la influenza. La

vacunación de ciertos grupos de personas (por ejemplo, niños, personas que están en

contacto con personas en riesgo de sufrir las complicaciones de la influenza y el

personal de servicios de salud) que constituyen una fuente de contagio del virus de la

influenza, puede brindar protección adicional a las personas en riesgo de sufrir las

complicaciones de la influenza y reducir la carga general de influenza. Sin embargo,

esta estrategia requiere un alto nivel de cobertura en los grupos objetivos para lograr el

impacto esperado, que es la reducción de las complicaciones y muerte (Centros para el

control de enfermedades de Atlanta, EEUU).

Vacunación anti-neumocóccica

En general, puede asumirse que su efectividad frente a la enfermedad invasora en

estudios de caso-control presenta un rango de 56-81%. En personas inmunocompetentes

de 65 o más años, es del 75%, y en el grupo de pacientes con enfermedades crónicas

oscila entre un 65-84%. Los estudios epidemiológicos sugieren que la vacuna confiere

oscila entre un 65-84%. Los estudios epidemiológicos sugieren que la vacuna confiere

protección durante al menos nueve años, por lo que no se recomienda la revacunación

rutinaria en personas inmunocompetentes (Farjas M. et al., 2009)

Se estima que la enfermedad neumocócica causa alrededor de 1,3 millones de casos de

otitis media aguda, 327 mil casos de neumonía, 1.229 casos de sepsis y 4.000 casos de

meningitis en Latinoamérica y el Caribe en menores de 5 años anualmente (OPS, 2009).

ACTORES RELEVANTES

El sector privado de atención de salud, mediante la coordinación con el sistema

público, aplica la estrategia de vacunación.

El Ministerio de Educación, a través de la coordinación con MINSAL, refuerza las

actividades de vacunación

INTEGRA.

dirigida

a

la

población

escolar. Se

incluye

JUNJI

e

EVIDENCIAS

La vacuna anti-influenza es eficaz en prevenir síntomas asociados a influenza, infección

demostrada por laboratorio, hospitalizaciones y muertes, y ha demostrado ser una medida costo-efectiva. No se han
demostrada por laboratorio, hospitalizaciones y muertes, y ha demostrado ser una medida
costo-efectiva. No se han observado claras diferencias entre las vacunas inactivadas y las
nuevas vacunas elaboradas con virus vivo atenuado. Por la elevada tasa de
hospitalización que los afecta, algunos países han resuelto recomendar la vacunación
universal de los lactantes sanos entre 6 y 24 meses de edad, lo que también se ha
incorporado en Chile (Vega-Briceño LE. et al, 2006).
La inmunización infantil universal contra S.pneumoniae se basa en la reconocida carga de
enfermedad de este agente en los niños menores de cinco años, y en la seguridad y
eficacia de la vacuna en este grupo de edad (O’Brien KL. et al., 2009; WER 2008; Grijalva
CJ. et al., 2007). Cabe señalar que esta inmunización universal tiene un efecto indirecto
notable sobre la morbimortalidad en población adulta, y ha resultado costo-efectiva en
países de ingresos altos, medios y bajos (Constenla D. et al., 2006; Lagos R. et al., 2009).
REFERENCIAS
META DE IMPACTO 1.1: Mantener logros alcanzados en el control o eliminación de
las enfermedades transmisibles.
American Health Organization, (PAHO) (año). Pneumococcal Accelerated Development
and Introduction Plan at Johns Hopkins (Pneumo ADIP), Baltimore, MD Centers for
Disease Control and Prevention (CDC), Atlanta, GA. Washington DCGAVFs.
http://www.paho.org/Spanish/AD/FCH/IM/HPV-FactSheet1.pdf
Dias JC, Silveira AC, Schofield CJ. Mem Inst Oswaldo Cruz (2002). The impact of Chagas
disease control in Latin America: a review. Jul;97(5):603-12. Review. PMID: 12219120.
Jiménez de la Jara, Jorge (¿año?). El Cólera en Chile. (¿ lugar de publicación?)
Ley Autoridad Sanitaria y Gestión: Modifica el D.L. N° 2763, de 1979, con la Finalidad de
Establecer una Nueva Concepción de la Autoridad Sanitaria, Distintas Modalidades de

Gestión y Fortalecer la Participación Ciudadana (2004, 30 de enero). Diario Oficial,

19.937, febrero 23, 2004, Chile.

Lorca M, García A, Bahamonde MI, Fritz A, Tassara R (2001). Serological certification of

the interruption of the vectorial transmission of Chagas disease in Chile. Rev Med Chil.

Mar;129(3):264-9. Spanish.

OMS (2008). Plan Estratégico a Plazo Medio 2008-2013: Objetivo Estratégico 1, p.19.

Organización Panamericana de la Salud (OPS):

  • - (2002). El Control de la Enfermedad de Chagas en los Países del Cono Sur de

América. Historia de una Iniciativa Internacional.1991/2001.

  • - (2009). Recomendaciones Grupo Expertos Inmunizaciones.

  • - (2009b). Grupo técnico asesor sobre enfermedades prevenibles por vacunación,

agosto del 2009, Costa Rica.

O'Ryan G, Miguel y Va lenzuela, María Teresa (2008). Virus papiloma humano y cáncer

cérvico-uterino. Rev Med Chil.;136(11). San Martín, José Luis, Olivia Brathwaite-Dick (2007). La Estrategia de Gestión Integrada
cérvico-uterino. Rev Med Chil.;136(11).
San Martín, José Luis, Olivia Brathwaite-Dick (2007). La Estrategia de Gestión Integrada
para la Prevención y el Control del Dengue en la Región de las Américas. OPS/OMS.
http://www.who.int/ihr/9789241596664/en/
Valenzuela B, María Teresa, Miguel O’Ryan G. (2000). Logros y desafíos del Programa
Ampliado de Inmunizaciones en la región de las Américas. Rev Med Chil. Ago;128(8).
Santiago.
META DE IMPACTO 1.2: Aumentar la sobrevida de personas con VIH a 3 años de
seguimiento después del inicio de la TARV.
¿Autor? (2007). Fortalecimiento de la asociatividad entre equipos de salud y PVVIH, para
fomentar el autocuidado, la adherencia a TARV y la prevención secundaria del VIH/SIDA.
Universidad de Chile, Facultad de Ciencias Sociales.
Hanssens C. (2007). Legal and ethical implications of HIV opt-out testing. Clin Infect Dis.
Lohse N., Hansen A-BE., Pedersen G., et al. Survival of persons with and without HIV
infection in Denmark 1995-2005. Ann Int Med.
Janssen R, Holtgrave DR, Valdiserri RO. (2008). The serostatus approach to fighting the
hiv epidemic: prevention strategies for infected individuals. Am J Public Health.
Ministerio de Salud (2008). Estudio de cohorte de personas viviendo con VIH en
tratamiento antirretroviral. Grupo SIDA Chile- Comisión Nacional del SIDA.
Siegfried N, Uthman OA, Rutherford GW. Optimal time for initiation of antiretroviral therapy
in asymptomatic, HIV-infected, treatment-naive adults. Cochrane Database of Systematic
Reviews 2010, Issue 3. Art. No.: CD008272. DOI: 10.1002/14651858.CD008272.pub2.
Singh
N,
C Squier,
C
Sivek,
M Wagener,
M Hong
Nguyen (1996). Determinants of
compliance with antiretroviral therapy in patients with Human Immunodeficiency virus;

prospective assessment with implications for enhancing compliance. AIDS CARE; 8 (3),

pp 261-269.

META DE IMPACTO 1.3: Eliminación de TBC como problema de Salud Pública.

Aronson JD, Dannenberg AM. (1935). Effect of vaccination with BCG on tuberculosis in

infancy and in childhood. Correlation of reactions to tuberculin tests, roentgenologic

diagnosis and mortality. Am J Dis Child; 50: 1117-30.

Aronson JD, Palmer CE. (1946). BCG vaccination among American Indians. Publ Health

Rep; 61: 802-20.

Baily

GV

et

al.

(1967). Potencial yield of pulmonary tuberculosis cases by direct

microscopy

of

sputum

in

a

district

of

Routh

India.

Bulletin

of

the

Worlf

Health

Organizaation, 37:875-892.

Banjeri D, Anderson S. (1963). A sociological study of awareness of symptoms among

persons with pulmonary tuberculosis. Bulletin of the World Health Organization, 29: 665- 683. Bechan S, Connolly
persons with pulmonary tuberculosis. Bulletin of the World Health Organization, 29: 665-
683.
Bechan S, Connolly C, Short GM, Standing E, Wilkinson D. (1997). Directly observed
therapy for tuberculosis given twice weekly in the workplace in urban South Africa. Trans
R Soc Trop Med Hyg; 91: 704-7.
Camargos PAM, Guimaraes MDC, Antunes CMF. (1988). Risk assessment for acquiring
meningitis tuberculosis among children not vaccinated with BCG: a case-control study. Int
J Epidemiol; 17: 193-7.
Chavalittamrong B, Chearskul S, Tuchinda M. (1986). Protective value of BCG vaccination
in children in Bangkok, Thailand. Pediatr Pulmonol; 2: 202-5.
Grispun M, Rojas L. (1973). Comparison between radiological and bacteriological finding
in tuberculosis. Rev Med Chil. 101:797-805.
Larbaoui, D et al. (1970). The Efficiency of methods of diagnosing pulmonary tuberculosis:
an investigation in a chest clinic in Algiers Tubercle, 51:403-411.
Levine MI, Sackett MF. (1946). Results of BCG immunization in New York City. Am Rev
Tuberc; 53: 517-32.
Miceli I, De Kantor IN, Colaiácovo D, Peluffo G, Cutillo I, Gorra R, Botta R, Hom S, ten
Dam H. (1988). Evaluation of the effectiveness of BCG vaccination using the case-control
method in Buenos Aires, Argentina. Int J Epidemiol; 17:629-34.
Murtagh K. (1980). Efficacy of BCG. (Correspondence). Lancet; 1: 423.
Myint TT, Win H, Aye HH, Kyaw-Mint TO. (1987). Case-control study on evaluation of
BCG vaccination of newborn in Rangoon, Burma. Ann Trop Pediatr; 7: 159-66.
OMS (2000). An expanded DOTS framework for effective tuberculosis control. Geneva,

(document WHO/CDS/TB/2002.297).

Sbarbaro JA. (1979). Compliance: inducements and enforcements. Chest; 76(suppl): 750-

6.

Sharma RS, Srivastava DK, Asunkanta Singh A, Kumaraswamy DN, Mullick DN,

Rungsung N, Datta AK, Bhuiya GC, Datta KK. (1989). Epidemiological evaluation of BCG

vaccine efficacy in Delhi - 1989. J Com Dis; 21: 200-6.

Snider DE, Hutton MD. (1986). Improving patient compliance in tuberculosis treatment

programs. U.S. Public Health Service.

Suárez PG et al. (2001). The dynamics of tuberculosis in response to 10 years of intensive

control efforts in Peru. Journal of infectious Diseases, 184:473-478.

Walley JD, Khan MA, Newell JN, Khan MH. (2001). Effectiveness of the direct observation

components of DOTS for tuberculosis: a randomised controlled trial in Pakistan. Lancet;

357: 664-9. Weis SE, Slocum PC, Blais FX, King B, Nunn M, Matney GB, Gomez E,
357: 664-9.
Weis SE, Slocum PC, Blais FX, King B, Nunn M, Matney GB, Gomez E, Foresman BH.
(1994). The effect of directly observed therapy on the rates of drug resistance and relapse
in tuberculosis. N Engl J Med; 330: 1179-84.
Wünsch Filho V, de Castilho EA, Rodrigues LC, Huttly SRA. (1990). Effectiveness of BCG
vaccination against tuberculous meningitis: a case-control study in São Paulo, Brazil. Bull
World Health Organ; 68: 69-74.
Wünsch Filho V, Moncau JEC, Nakao N. (1993). Methodological considerations in case
control studies to evaluate BCG vaccine effectiveness. Int J Epidemiol; 22:149-55.
Zodpey SP, Maldhure BR, Dehankar AG, Shrikhande SN. (1996). Effectiveness of Bacillus
Calmette Guerin (BCG) vaccination against extra-pulmonary tuberculosis:a case-control
study. J Commun Dis; 28: 77-84.
META DE IMPACTO 1.4: Disminuir tasa de mortalidad por causas respiratórias en
población general.
Centros para el control de enfermedades de Atlanta, EEUU.
http://espanol.cdc.gov/enes/flu/professionals/acip/options.htm
Dagna Constenla, Elizabeth Gomez, Fernando Pio de la Hoz, Rosalyn O'Loughlin,
AnushuaSinha, Juan E. Valencia, Maria Teresa Valenzuela (2006). The Burden of
Pneumococcal Disease and the Cost Effectiveness of a Pneumococcal Vaccine in Latin
America and the Caribbean: A review of the evidence and an economic analysis. A
collaborative project between: The Albert B. Sabin Vaccine Institute, (SVI) Washington
DCPan American Health Organization, (PAHO) Washington DCGAVFs Pneumococcal
Accelerated Development and Introduction Plan at JohnsHopkins (PneumoADIP),
Baltimore, MDCenters for Disease Control and Prevention (CDC), Atlanta, GA.
Farjas, M: Consellería de Sanidade. SERGAS- A Coruña y Zubizarreta, R. Consellería de

Sanidade (2009). Xunta de Galicia, España. CDC. Centers for Disease Control and

Prevention. Vaccines & Immunizations. ACIP Recommendations.

Grijalva CG, Nuorti JP, Arbogast PG, Martin SW, Edwards KM, Griffin MR. (2007). Decline

in pneumonia admissions after routine childhood immunisation with pneumococcal

conjugate vaccine in the USA: atime series analysis. Lancet. Apr 7;369(9568):1179-86.

Lagos R, Muñoz A, Espinoza A, Dowes A, Ruttimann R, Colindres R, et al. (2009). Costos

médicos directos de enfermedades neumocócicas invasoras y neumonías con diagnóstico

radiológico en niños chilenos. Rev Panam Salud Publica;26(2):101–11.

O'Brien KL, Wolfson LJ, Watt JP, Henkle E, Deloria-Knoll M, McCall N, Lee E, Mulholland

K, Levine OS, Cherian (2009). Burden of disease caused by Streptococcus pneumoniae in

children younger than 5 years: global estimates. Lancet. Sep 12;374(9693):893-902.

OPS (2009).Grupo Técnico Asesor sobre Enferm edades Prevenibles por Vacunación.

Lagos R, Muñoz A, Espinoza A, Dowes A, Ruttimann R, Colindres R, et al. (2009). Costos

Vega-Briceño, Luis E; Abarca V, Katia y Sanchez D, Ignacio. (2006). Vacuna anti-

influenza en niños: Estado del arte. Rev. Chil. Infectol.;23 (2), pp. 164-169 [consultado el

26 de noviembre 2010]. Disponible en:

http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S071610182006000200011&lng=es

&nrm=iso>. ISSN 0716-1018. doi: 10.4067/S0716-10182006000200011.

Weekly Epidemiological Record (2008). Relevé épidémiologique hebdomadaire 17

October, 83rd Year/17 Octobre 2008, 83e Année No. 42, 2008, 83, 373–384.

http://www.who.int/wer

Lagos R, Muñoz A, Espinoza A, Dowes A, Ruttimann R, Colindres R, et al. (2009). Costos

PROPUESTA DE RESULTADOS ESPERADOS DE OE 1

Mantención logros en el control de las enfermedades transmisibles RE 1 Capacidad de Alerta y Respuesta
Mantención logros en el control de las enfermedades transmisibles
RE 1
Capacidad de Alerta y Respuesta
1.1
Porcentaje anual de Centros de Enlace Nacional y Regional operativos* 24/7
1.2
Porcentaje anual de Planes de Contingencia para enfermedades priorizadas por macrozona (cólera, malaria, dengue, influenza, otros,
actualizados al menos cada 5 años, por SEREMI
1.3
1.4.a
1.4.b
Porcentaje anual de SEREMI, que cuentan con Planes de Contingencia* evaluados mediante simulaciones y/o simulacros, al menos uno
cada 5 años, por SEREMI
Porcentaje anual de Casos Sospechosos Notificados de sarampión rubéola, que cuentan con muestra serológica para estudio de
laboratorio.
Porcentaje anual de casos importados de sarampión, que reciben medidas de bloqueo en contactos.
1.5
Porcentaje anual de casos de zoonosis priorizadas (hanta, carbunco, brucelosis, triquinosis), que cuentan con investigación epidemiológica y
ambiental, por SEREMI.
1.6
Número bianual de acuerdos/informes de la participación en iniciativas subregionales (Mercosur, ORAS-ConHU, REDIPRA, INCOSUR,
UNASUR, OPS, Inmunoprevenibles, otras)
RE 2
Coberturas de Inmunizaciones
Porcentaje anual de vacunación para prevención sarampión-rubéola (primer año de vida), Difteria (tercera dosis); Poliomielitis (tercera
2.1
dosis), por SS
RE 3
Comunicación de Riesgo
3.1
Porcentaje anual de Campañas Comunicacionales de enfermedades entéricas, mariscos y hantavirus, realizadas en forma oportuna* (previo
al alza estacional).
3.2
Porcentaje anual de Campañas Comunicaciones evaluadas en forma participativa*
Aumento de sobrevida de personas con VIH
RE1
1.1T
Detección Precoz
Porcentaje anual de población homosexual, que declara haberse realizado el examen VIH (¿en el último año? ¿prevalencia vida?).
RE 2
Ingreso Precoz a GES
2.1T
Porcentaje anual de personas que inician tratamiento antirretroviral, q ue presentan CD4 basal menor de 100 células/mm3, por SS
RE 3
Adherencia a Control y Tratamiento
Porcentaje anual de personas en tratamiento antirretroviral, que mantiene niveles de Alta Adherencia Global*, a los 24 meses después del
3.1T
inicio de la terapia, por SS.
RE 4
Programa VIH/SIDA en Redes Asistenciales
Porcentaje de establecimientos de atención secundaria, que cuentan con al menos el 90% de las horas médicas establecidas en el Modelo
4.1
de Atención Integral de VIH/SIDA*, por SS
Eliminación de la TBC como problema de salud pública en el año 2020
RE 1
Cobertura Inmunización
1.1
Porcentaje anual de recién nacido vivos, que reciben vacunación BCG, por SS
RE 2
Detección Precoz
2.1T
Razón de Incidencia Observada versus Esperada en casos pulmonares con baciloscopía o cultivo positivo, por SS
2.2
Tasa anual de bacilospía de diagnóstico por consultas ambulatorias por SS
2.3
Porcentaje anual de contactos censados, que son estudiados completamente*, por SS
RE 3
Adherencia a Control y Tratamiento
3.1
Porcentaje anual pacientes ingresados por TBC, que reciben alta de tratamiento completo*, por SS
Porcentaje anual de SS priorizados*, que cuentan con proyectos de adherencia y localización de casos
RE 4
Capacitación
4.1
Número anual de profesionales capacitados en tuberculosis* cursos organizados por SEREMI, SS, ISP o MINSAL
Disminución de la mortalidad por infecciones respiratorias agudas(IRA)
RE 1
Cobertura de Inmunización
1.1
Porcentaje an ual de adultos mayores*, que reciben vacunación anti-influenza, por SS
1.2
Porcentaje anual de adultos mayores (65 años y más), que reciben vacunación anti-neumocócica, por SS
1.3
Porcentaje anual de menores de 1 año, que reciben vacunación anti-neumocócica por SS
Línea base de infección por virus papiloma humano (VPH)
RE 1
Contar con una línea base respecto a la infección por VPH en población femenina

OBJETIVO ESTRATÉGICO Nº

2
2

TÍTULO OBJETIVO ESTRATÉGICO

Prevenir y reducir la morbilidad, la discapacidad y mortalidad prematura por afecciones

crónicas no transmisibles, trastornos mentales, violencia y traumatismos.

OBJETIVO ESTRATÉGICO Nº 2 TÍTULO OBJETIVO ESTRATÉGICO Prevenir y reducir la morbilidad, la discapacidad y mortalidad

Esta parte del documento desarrolla las estrategias a implementar del Objetivo

Estratégico de Enfermedades Crónicas No Transmisibles, Violencias y Traumatismos. En

total contiene once subtemas: la mayoría presenta un indicador de impacto dentro de este

mismo OE (cardiovasculares, cáncer, diabetes, enfermedad renal crónica, respiratorias

crónicas, trastornos mentales. afecciones músculo-esqueléticas, accidentes de tránsito, y

violencia doméstica) o dentro de otro OE (órganos de los sentidos), o tiene dos

indicadores (salud bucal).

Las estrategias aquí expuestas están referidas fundamentalmente al enfrentamiento de

estas entidades nosológicas. Es relevante destacar que casi todos los otros OE dan

cuenta de distintos niveles de abordaje de los temas aquí presentados: así el OE Nº3

presenta la prevención de factores de riesgo específicos (tabaco, alcohol, drogas ilícitas,

sexo seguro, actividad física y malnutrición/obesidad); el OE Nº1 presenta algunos

elementos de enfermedades transmisibles relacionadas con desarrollo de cáncer (virus

papiloma, Helicobater pylori); el OE Nº4 muestra estrategias basadas en el ciclo vital para

las enfermedades y su prevención; el OE Nº5 y Nº6 muestran estrategias para reducir

inequidades y determinantes ambientales (incluidos los laborales) que impactan en estas

enfermedades; y los OE Nº7 y Nº8 están orientados a mejorar los servicios sanitarios que

pueden contribuir a la prevención y tratamiento de las enfermedades.

Sin duda se trata de uno de los apartados centrales en este documento. Sin embargo,

está lejos del nivel de desarrollo esperado (tanto en texto, como en indicadores

propuestos). Temas como la forma de presentación del problema de Hipertensión Arterial,

la coordinación de estrategias integrales en el abordaje de las enfermedades dentro del

OE, y el nivel de la evidencia presentada, hacen necesaria una reflexión y un

ordenamiento lógicos, tanto dentro del OE como en su relación con el resto del texto, para

obtener una propuesta coherente. Estos serán los desafíos de las etapas próximas.

OBJETIVO ESTRATÉGICO Nº 2 TÍTULO OBJETIVO ESTRATÉGICO Prevenir y reducir la morbilidad, la discapacidad y mortalidad

2.1 META DE IMPACTO

Mejorar la sobrevida a 1 año de los pacientes post-infarto agudo al miocardio (IAM) y

ataque cerebrovascular (ACV) agudo.

ESTRATEGIAS UTILIZADAS

El GES ha sido la principal estrategia que ha contribuido a mejorar la sobrevida de los

pacientes que han sufrido un evento cardiovascular. Garantiza la atención de toda

persona que consulta por sospecha de IAM, la trombolisis en los servicios de urgencia

(incluido los servicios de urgencia en APS) dentro de un plazo máximo de 6 horas para

toda persona con IAM y elevación del segmento ST, la hospitalización para continuar el

tratamiento m édico, y el tratamiento farmacológico post-alta.

A los pacientes con ACV agudo, se garantiza el diagnóstico precoz por imágenes que

permite establecer el tipo de evento cerebrovascular, la embolización del aneurisma en

las hemorragias aneurismáticas y la hospitalización y prevención secundaria de todo ACV

isquémico. Por otra parte, el GES también garantiza el tratamiento de por vida de todo paciente
isquémico.
Por otra parte, el GES también garantiza el tratamiento de por vida de todo paciente
hipertenso y/o diabético, que haya sufrido o no un evento cardiovascular previo. En el
sistema público de salud, las garantías están incorporadas al Programa de Salud
Cardiovascular (PSCV), para el tratamiento y seguimiento no sólo de hipertensos y
diabéticos sino también para los pacientes con dislipidemia, en quienes la intensidad del
tratamiento se basa en el nivel de riesgo cardiovascular absoluto de cada persona.
Tanto la cobertura como los niveles de compensación de las personas en control en el
PSCV han aumentado en forma significativa durante los últimos años: la población
hipertensa beneficiaria estimada bajo control entre los años 2004 y 2009 ha aumentado
en 1,5 veces (de 923.143 a 1.422.022, respectivamente) y la compensación de personas
con presión arterial <130/85 mm Hg, de 39% a 51,3%. La población diabética beneficiaria
estimada bajo control en este mismo período aumentó 1,8 veces (222.642 a 567.677
respectivamente) y la compensación, medida por los niveles de HbA1c <7%, 2,4 veces de
15,6% a 38,1%.
ACTORES RELEVANTES
La implementación del GES en el sistema de salud público y privado ha sido posible con
el apoyo de las Sociedades Científicas (Cardiología, Neurología e Hipertensión), quienes
han participado activamente en el desarrollo de las Guías de Práctica Clínica y también en
la difusión y capacitación de médicos y otros profesionales de colaboración médica a
quienes les corresponde aplicar las recomendaciones.
Se destacan los aportes del Grupo de Estudio Multicéntrico del Infarto (GEMI) de la
Sociedad Chilena de Cardiología, a través de un Registro Nacional de IAM en una red de
hospitales públicos y privado y una línea de investigación sobre la efectividad del
tratamiento en esta patología en Chile.
En el diagnóstico del IAM se destaca la incorporación de nuevas tecnologías como es la
telemedicina para el diagnóstico electrocardiográfico a la distancia del IAM, como también

un mayor acceso a scanner para el diagnóstico de los ACV agudos.

El Programa de Investigación de Factores de Riesgo Cardiovascular (PIFRECV) de la

Universidad de Talca, ha contribuido a la generación de Tablas Chilenas de Riesgo

Coronario, instrumento que se utiliza en la atención primaria del sistema público de salud

para la clasificación del riesgo CV para una atención diferenciada según nivel de riesgo

(Icaza G., 2009).

Relevantes resultan en la implementación de diversas estrategias relacionadas con la

meta, por un lado, el desempeño de los sistemas de rescate pre-hospitalarios, y por otro,

el rol que juegan los medios de comunicación masivos.

EVIDENCIAS

El tratamiento y pronóstico de un paciente con IAM o ACV es tiempo-dependiente, por lo

que se debe reducir al máximo el tiempo entre el inicio de los síntomas y el inicio de la

administración del tratamiento. La demora entre el inicio de los síntomas y el tratamiento

Relevantes resultan en la implementación de diversas estrategias relacionadas con la meta, por un lado, el

puede deberse a factores relacionados con el paciente, en su dificultad de reconocer la

seriedad del problema que se traduce en una demora en solicitar atención médica; con la

atención médica pre-hospitalaria, por la prolongación de los tiempos de evaluación,

tratamiento y transporte del paciente a un centro hospitalario, y también demoras en el

centro asistencial en la atención del paciente y el inicio del tratamiento de reperfusión

(trombolíticos o angioplastia primaria). El pronóstico y sobrevida posterior del paciente, no

sólo dependen de la severidad y tratamiento del cuadro clínico inicial, sino también de las

estrategias de prevención secundaria.

El objetivo principal del tratamiento de un paciente con IAM o un ACV isquémico es

acceder lo más rápidamente posible al tratamiento de reperfusión del tejido isquémico, ya

sea por fibrinólisis o la angioplastia primaria. El pronóstico está directamente relacionado

con la precocidad de la instalación del tratamiento, con un aumento de la mortalidad a

medida que aumenta el tiempo entre el inicio de los síntomas y el tratamiento de

reperfusión. La administración de la trombolisis antes de las 3 horas desde el inicio de los

síntomas de un IAM ha demostrado ser el plazo de mayor efectividad, con un efecto

benéfico decreciente posterior: la mortalidad se reduce en 30% en pacientes tratados a 1

hora de inicio de síntomas, 25% a las 2-3 horas y 18% a las 4-6 horas. Se evitan 30

muertes por cada 1.000 pacientes tratados antes de las 6 horas y 20 muertes por 1.000

pacientes tratados entre 7-12 horas (FTT, 1994). En el caso del infarto cerebral, la eficacia

es también tiempo dependiente con una OR de buen resultado de: 2,8 si se realiza los

primeros 90 minutos; 1,6 entre 91 y 180 minutos; 1,4 entre 181 y 270 minutos; y 1,2 entre

271 y 360 minutos (Hacke W. et al., 2004).

Las campañas educativas dirigidas a la población general y particularmente a la población

de alto riesgo CV, pueden contribuir a mejorar la capacidad de las personas en reconocer

los síntomas de un posible evento isquémico coronario o cerebral para solicitar una

consulta precoz. Un mejor acceso y disponibilidad de servicios de emergencia médica con

personal entrenado en la pesquisa diagnóstica y el tratamiento de estos pacientes

personal entrenado en la pesquisa diagnóstica y el tratamiento de estos pacientes

también contribuye a reducir el tiempo de acceso a tratamiento.

El sistema de salud debe propender a reducir los tiempos de traslado a las unidades de

emergencia, mejorar la capacidad de estos centros para identificar, diagnosticar e iniciar

terapias de reperfusión antes de 60 minutos de la primera consulta, medidas que salvan el

tejido cardíaco y/o cerebral, respectivamente.

En situaciones especiales en que el tiempo de transporte a un centro asistencial exceda

los 60 minutos, se podría considerar la trombolisis pre-hospitalaria, que se ha demostrado

factible de realizar con seguridad (The Cardiac Society of Australia and New Zealand,

2004). Un meta-análisis, evidenció reducción en la mortalidad sobre el 17% con 16

muertes evitadas por cada 1000 pacientes tratados con fibrinólisis prehospitalaria

(Morrison LJ et al., 2000).

Así como en décadas pasadas se desarrollaron unidades coronarias para la atención

hospitalaria de los pacientes con IAM, se hace necesario desarrollar una atención

especializada para los pacientes con ataque cerebral agudo. Las UTACs (Stroke units en

inglés) es la intervención más costo efectiva para disminuir letalidad, discapacidad y costo

en la atención de pacientes con ataque cerebrovascular agudo (Warlow CP et al., 2003;

Stroke Units Trialist’ Collaboration, 2005; Saposnik G. et al., 2008). La organización de

servicios especializados para la atención de estos pacientes se ha extendido por países

muertes evitadas por cada 1000 pacientes tratados con fibrinólisis prehospitalaria (Morrison LJ et al., 2000). Así

de Europa, Estados Unidos y el núcleo Australasia, mientras que en Chile su desarrollo ha

sido incipiente y se continúa brindando una atención basada en un modelo obsoleto que

ha probado ser ineficaz e ineficiente.

La prevención secundaria a través de la correcta prescripción de las medidas terapéuticas

recomendadas en las Guías de Práctica Clínica (Kushner FG et al., 2009; Smith SC et al.,

2006) para los pacientes que han tenido un IAM, y la adherencia a estas indicaciones, han

probado ser efectivas en reducir las tasas de mortalidad con una gradiente inversa entre

la aplicación de un mayor número de terapias de prevención secundaria con una menor

mortalidad (Chew DP et al., 2009). Entre estas medidas está la adherencia al tratamiento

farmacológico (ej. aspirina, estatinas), y el apoyo para lograr hacer cambios permanentes

en el estilo de vida (ej. dejar el hábito de fumar, reducir la ingesta de sal, grasas

saturadas, y/o incorporar la actividad física en la rutina diaria). Aún cuando existe buena

evidencia que los tratamientos de prevención secundaria mejoran el perfil de riesgo

cardiovascular, la funcionalidad y la calidad de vida de los pacientes coronarios, como

también la mortalidad general (RR 0,85) y la recurrencia de nuevos eventos coronarios

(RR 0,83) (Clark A et al, 2005) es uno de los aspectos más deficitarios en el cuidado y

seguimiento de los pacientes que han tenido un evento cardiovascular.

2.2 META DE IMPACTO

Reducir la tasa ajustada de mortalidad por cáncer al 2020.

ESTRATEGIAS UTILIZADAS

Actualmente, la Unidad de Cáncer del MINSAL, desarrolla conjuntamente con grupos de

Actualmente, la Unidad de Cáncer del MINSAL, desarrolla conjuntamente con grupos de

trabajo de especialistas, los fundamentos y las principales estrategias a nivel nacional de

las intervenciones sanitarias, basadas en el conocimiento y la evidencia biomédica

disponible en los cuatro componentes básicos del control del cáncer, como son:

Prevención

Vacunación contra la hepatitis B dirigida a menores y grupos de riesgos (hasta ahora

profesionales de salud), aunque es deseable aumentar su administración a grupos de

adolescentes, pretende impactar en la incidencia del cáncer hepático. Se requiere mejorar

las campañas comunicacionales.

También se ha elaborado y publicado material educativo específico para la población, y se

han llevado a cabo campañas comunicacionales masivas para prevención de factores de

riesgo modificables en cáncer y para favorecer estilos de vida saludable. Además se

tomaron medidas legislativas, como la Ley del tabaco, reglamento de camas solares,

protección de los trabajadores al aire libre; que apunten a la prevención y cesación del

hábito antitabáquico, consumo moderado de alcohol, sexualidad segura, fotoprotección, a

revalorar los ambientes laborales y del hogar saludables: todos conducentes a estilos de

vida sana en entornos saludables y a reducir los riesgos de desarrollar ECs, entre ellas,

cáncer.

Una gran fortaleza en este sentido han sido las alianzas con grupos claves, tanto con las

universidades –en la formación de recursos humanos para el Programa Nacional de

riesgo modificables en cáncer y para favorecer estilos de vida saludable. Además se tomaron medidas legislativas,

Cáncer, en el área básica y de post grado con un perfil holístico e integrado a la historia

natural de los tumores malignos– como con organizaciones internacionales como la

OPS/OMS, ALACP, Alianza Latinoamericana Contra el Cáncer, entre otros –en el

desarrollo de estrategias regionales contra el cáncer.

Se elaboraron Guías Clínicas para pacientes con cáncer y sus familias: esta fue una

iniciativa que se realizó mediante la compra de servicios, sin embargo, requiere mayor

desarrollo y validación para evaluar su impacto.

La capacitación de líderes sociales y ONG en prevención del cáncer, fue una estrategia

realizada dentro del marco de la 2ª Semana de Lucha contra el cáncer, en conjunto con

otras instituciones como FONASA, Superintendencia de Salud, además de “Salud

Responde”. Estuvo dirigida a representantes de ONG que trabajan en cáncer, siendo muy

bien acogida entre los participantes.

La ejecución de la Semana de Lucha contra el Cáncer, constituye la instancia en que se

refuerzan las actividades, principalmente de difusión, comunicación al público respecto del

tema cáncer. Además, involucra en su desarrollo la interacción de diferentes agentes del

sector y del extrasector, incluyendo a la comunidad. La evaluación es positiva, aunque

requiere contar con mayor apoyo de las autoridades para mejorar y dar relevancia al tema

en los medios de comunicación masivos.

Detección y confirmación diagnóstica

En este aspecto, se dirigen los esfuerzos hacia la detección de cánceres en estadios

tempranos, factor que aumenta su valor pronóstico positivo en términos de curación.

El tamizaje con PAP cada tres años a mujeres entre 25 a 64 años y confirmación

histológica de los casos detectados: la cobertura del PAP vigente en los últimos tres años

histológica de los casos detectados: la cobertura del PAP vigente en los últimos tres años

en mujeres de riesgo, es una estrategia que ha tenido comprobado impacto en el tiempo

en la reducción de la mortalidad por cáncer cervicouterino, logrando una reducción del

57,3% en el grupo de 25 a 64 años entre 1987 y 2008 (18,2 a 7,7 por 100.000 mujeres

entre 25 a 64 años), además, está en el Examen de Medicina Preventiva (EMPA).

Actualmente, tanto el tamizaje como la confirmación, tratamiento y seguimiento, son parte

de las patologías AUGE.

También se logró la inclusión gratis en el EMP de una mamografía cada tres años para

mujeres presuntamente sanas de 50 a 54 años, además del aumento progresivo de la

disponibilidad de mamografía en APS para los casos con sospecha de patología maligna.

A lo anterior se suma la garantía de confirmación diagnóstica incluida en EMPA. La

evaluación de esta estrategia ha sido positiva, mostrando un aumento en los casos

detectados en estadios In Situ, I y II de un 42,9 a un 69,4% entre 1999 y 2009. Sin

embargo, es necesario aumentar el grupo de tamizaje de 50 a 69 años, y repetir el

examen cada dos años para lograr impacto en la mortalidad a largo plazo. También se

debe aumentar la disponibilidad de ecografías mamarias y establecer la acreditación de

centros de imágenes mamarias en el país.

La disponibilidad de ecografía abdominal en APS y ASS para ambos sexos de 35 a 49

años con sospecha de colelitiasis, es una estrategia cuyo impacto en la reducción de la

mortalidad por cáncer de vesícula, se debe evaluar a más largo plazo. Igualmente, es

deseable su ampliación al quinquenio precedente (30-34), y mejorar el acceso a cirugía

detectados en estadios In Situ, I y II de un 42,9 a un 69,4% entre 1999

(colecistectomía), particularmente en regiones de alta prevalencia (Maule).

Por último, la disponibilidad de EDA, Test de Ureasa y biopsia en pacientes de 40 años y

más con sospecha de cáncer gástrico y confirmación de los casos positivos (Helicobacter

pylori), ha permitido mejorar la resolutividad en APS y seleccionar y priorizar los casos y

su derivación a especialista.

Tratamiento y seguimiento

Estas estrategias están dirigidas a efectuar los mejores tratamientos primarios,

adyuvantes y el seguimiento para cánceres con intención curativa, y en algunos en que la

evidencia demuestra mejoría en la extensión de la sobrevida. La evaluación según los OS

1999- 2008 ha sido muy favorable en la reducción de la mortalidad por cánceres.

Para disminuir la variabilidad en la aplicación y ejecución de tratamientos y seguimientos

se han desarrollado Guías de Prácticas Clínicas avaladas por la MBE para el tratamiento

de los cánceres en régimen AUGE con actualizaciones periódicas. También, se han

elaborado protocolos clínicos, que incluyen su financiamiento (vía PPV-PPC) para

tratamientos en algunos cánceres con intención curativa no AUGE.

Se ha procurado la disponibilidad de arsenal terapéutico esencial para cánceres en AUGE

(asegurados por Ley) y No AUGE.

Se ha realizado el estudio de brechas de RRHH y de la cartera de servicios disponibles

para el tratamiento de cada tipo de cáncer, según estándares de atención y se ha

fomentado la formación de RRHH en consecuencia con las estrategias anteriores.

Se ha procurado la entrega de cuidados paliativos y del alivio del dolor, que permiten la

continuidad de la atención para cánceres progresivos, en etapa no curable, permitiendo

continuidad de la atención para cánceres progresivos, en etapa no curable, permitiendo

mejorar la calidad de vida de estos pacientes y sus familias.

La Ley AUGE-GES, ha sido una importante estrategia de apoyo en el control del cáncer

en Chile, permitiendo, a través principalmente de la garantía de oportunidad, mejorar la

atención de los pacientes con cáncer.

ACTORES RELEVANTES

Todos contribuyentes al desarrollo de las actuales y futuras estrategias:

Las comisiones asesoras integradas por grupos de especialistas (en su mayoría

constituyen el universo de especialistas en cáncer del país, tanto en el ámbito académico,

asistencial, de investigación como de sociedades científicas), tanto para el desarrollo de

estrategias de salud pública como para el desarrollo de GPC, protocolos, manuales y

material educativo.

Las Sociedades Científicas: Cancerología, Urología, Dermatología y venereología,

Patólogos, Hematología adultos y hemato oncología pediátrica, Ginecología-obstetricia,

Cirujanos, Radiología, Radioterapia oncológica, Asociación para el estudio del Dolor; tanto

para ampliar el espectro de participación y consenso en la definición de estrategias de prevención y
para ampliar el espectro de participación y consenso en la definición de estrategias de
prevención y control, como para la operación de cada protocolo.
OPS/OMS, para participar activamente en el logro de las metas regionales de lucha
contra el cáncer.
ONG nacionales e internacionales dedicadas a cáncer del niño y adulto, para
efectivamente facilitar la participación de voluntarios, pacientes y familiares de pacientes
de cáncer, y para conocer e integrar sus necesidades y demandas manifiestas.
Red latinoamericana de lucha contra el cáncer, Asociación Latinoamericana de Cuidados
Paliativos, Bancos de tumores y otros; para tener socios colaboradores y aliados en
temas de interés regional y realizar las acciones necesarias conjuntas, como en lo
referente, por ejemplo, a medicamentos de alto costo.
SEREMI educación: Facultades de Medicina, Escuelas del área de la salud (pre y post
grado); para que desde las políticas de salud a las políticas educacionales, se realicen
esfuerzos integrados y conjuntos.
Círculo de Periodistas de Salud, CIPES: para mejor comunicar los derechos y deberes de
la comunidad respecto de la prevención de factores de riesgo hasta la paliación.
Con el Departamento de Estupefacientes y Psicotrópicos del Instituto de Salud Pública de
Chile; para la necesaria provisión, distribución y control del uso terapéutico de
estupefacientes y psicotrópicos para su conocimiento a nivel nacional e internacional
(JIFE, INCB)
EVIDENCIAS
Respecto de la evidencia médica disponible, las mejores recomendaciones para el control
de factores de riesgo de cáncer son:

Educación y difusión de estrategias para prevención de factores de riesgo modificables,

favorecer estilos de vida saludable, entre ellas particularmente el consumo de frutas y

verduras, el ejercicio diario y no fum ar, disminuyen el riesgo de cáncer colorrectal (CCR)

(2B).

Vacunar contra VPH 16 y 18 a mujeres que no hayan tenido contacto con los genotipos

incorporados en la vacuna, como complemento de un Programa de tamizaje con citología

(1A).

La erradicación de Helicobacter pylori proporciona no solo un potencial mecanismo para

impedir la progresión de lesiones preneoplásicas y eventualmente prevenir el cáncer

(1A) 2 , estrategia costo efectiva para Chile que tiene demostrada alta prevalencia de

portadores aunque exista reinfección (resultados de retratar HP v/s cirugía por cáncer

gástrico).

De igual modo; lograr mantener cobertura con PAP vigente iguales o mayores al 80% en

mujeres de 25-64 años, reduce la morbimortalidad por cáncer cervicouterino (2A); el

tamizaje cada dos años con mamografía asociada o no a EFM en mujeres de 50-74 años
tamizaje cada dos años con mamografía asociada o no a EFM en mujeres de 50-74 años
(2B).
Aún con evidencia intermedia, pero de amplia utilización en países con alta mortalidad y
prevalencia de CCR (España), recomiendan que en personas de 50 años y más con:
anemia crónica sin causa aparente, rectorragia o hematoquezia, cambio en el hábito
intestinal, rectorragia sin síntomas anales, masa abdominal palpable, masa rectal palpable
y obstrucción intestinal baja; se debe sospechar CCR y efectuar colonoscopia con biopsia
(2B). Esta estrategia debería implementarse en regiones de alta prevalencia desde el
2011 en adelante, en la cohorte de hombres y mujeres de 50 años. La colecistectomía
preventiva en grupo de 35-49 años puede reducir el riesgo de cáncer de vesícula, con
evidencias nacionales de costo-efectividad (4C).
2.3 META DE IMPACTO
Contribuir a disminuir el impacto poblacional en calidad de vida y muerte prematura, de
los pacientes aquejados de enfermedades respiratorias crónicas definidos en los
Programas IRA y ERA.
ESTRATEGIAS UTILIZADAS
Desde el punto de vista asistencial, se incluyeron estrategias relacionadas con acceso
asegurado a terapia estandarizada de Asma EPOC, Neumonía y SBOR, capacitación de
un equipo no medicalizado sobre manejo normado de pacientes respiratorios crónicos,
terapia oportuna estándar de exacerbaciones, acceso a radiología diagnóstica, y estudios
de función pulmonar a nivel de atención primaria. Oxigenoterapia a pacientes EPOC
avanzados y VMNI tanto en adultos como en niños, y se inició la estrategia anti tabaco y
rehabilitación ambulatoria. Se insistió en cobertura de inmunizaciones en grupos de
riesgo. Todo ello redundó en aumento de la capacidad de resolución de CPS
disminuyendo la presión sobre recursos complejos a nivel hospitalario.

Se presentan de manera esquemática algunos hitos relevantes:

Creación de Programa ERA

En el año 2001 se crea un programa de manejo a nivel de la atención primaria de las

Enfermedades Respiratorias del Adulto (ERA) llegando a dotar con “Salas ERA” y

personal profesional especialmente capacitado, a más de 550 consultorios a nivel

nacional (Resolución Exenta Nº809, 2001). Este programa vino a complementar al

Programa IRA de demostrado impacto en las enfermedades respiratorias infantiles

(MINSAL, 2003).

Creación Programa Oxigenoambulatorio y Programa Asistencia Ventilatoria no

Invasiva

El Programa Nacional de Oxigenoterapia se ejecuta a través del nivel secundario de salud

y de las salas ERA en la atención primaria, y dentro del plan de GES en las nuevas

patologías AUGE a partir del año 2006, centrando la operación en la instalación de

concentradores y en el mejor control domiciliario. Actualmente existen alrededor de 2.500

pacientes bajo control (MINSAL, 2010) en su domicilio, lo cual ha favorecido los costos

asociados a hospitalización. Sin embargo, existen aún muchos pacientes con limitaciones crónicas de flujo aéreo y
asociados a hospitalización. Sin embargo, existen aún muchos pacientes con limitaciones
crónicas de flujo aéreo y otras patologías respiratorias que no pueden contar con este
beneficio, ya que el programa tiene cupos limitados y solo garantizados para pacientes
GES.
En el programa Nacional de Ventilación no invasiva (AVNI - AVNIA, MINSAL, 2010), las
estrategias del MINSAL apuntan a reforzar todas las acciones sanitarias que permitan
mejorar aún más las coberturas y resultados en salud respiratoria del niño y adulto,
abordando estas patologías desde la perspectiva de las GES o programas específicos
que permitan integrar la totalidad de la red asistencial desde el nivel primario al terciario.
El Programa Nacional de Asistencia Ventilatoria No Invasiva (AVNI) asegura que los
usuarios y sus familias reciban prestaciones regulares entregadas en sus domicilios por
profesionales de la salud contratados por el nivel primario de atención. Es pionero en el
continente, sitúa a Chile como el único país de Latinoamérica que está explorando este
campo de prestaciones ambulatorias especializadas en medicina respiratoria.
Actualmente, se encuentran 300 pacientes bajo control con esta modalidad en sus
domicilios, que cuentan con la tecnología necesaria para entregar soporte ventilatorio, con
la apropiada supervisión de un equipo de salud especialmente entrenado.
El desarrollo de programas de aumento de resolutividad y ambulatorización del cuidado
de los pacientes respiratorios crónicos, como son el programa de Asistencia Ventilatoria
no invasiva en niños y adultos, y el programa de Oxigenoterapia Domiciliaria, han
determinado una disminución de los requerimientos de hospitalización y, por ende, de los
costos sanitarios para el sistema y una mejor calidad de vida para estos pacientes que
previamente requerían de prolongadas hospitalizaciones (Maquilon C. et al, 2001).
Inclusión de patologías respiratorias Crónicas en GES
Dentro de los grandes logros de la década 2000-2010, se destacan la incorporación de
enfermedades respiratorias crónicas al sistema de GES, tales como el asma bronquial en
todas las edades, la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) de manejo
ambulatorio, la Oxigenoterapia ambulatoria y domiciliaria de los pacientes con EPOC,
Displasia Broncopulmonar, Fibrosis Quística y la Neumonía de manejo ambulatorio. Esto

ha favorecido el acceso y la oportunidad en la atención de patologías con alta letalidad en

grupos vulnerables y de sectores más marginados (Guías clínicas, MINSAL 2006).

Fortalecimiento de Salas IRA, inclusión Programa al per cápita año 2005

Al ser incluidas las salas IRA a la modalidad de asignación de recursos per cápita en el

año 2005, el programa contó con el financiamiento asegurado en los centros de APS

como parte de la dotación habitual, sumando las prestaciones a la cartera de servicios del

nivel ambulatorio. Se ha favorecido también la inclusión de las prestaciones en el Modelo

de Salud Familiar y la participación de los profesionales.

Fortalecimiento de la evaluación de Función Pulmonar y Rehabilitación Pulmonar

en Atención Primaria (dotación de recursos físicos y capacitación nacional)

En el año 2006, con la inclusión de las patologías respiratorias al GES, se realizó compra

de materiales para salas IRA-ERA y para nivel secundario para la función pulmonar

(espirómetros portátiles, espirómetros avanzados para nivel secundario, pirómetros, etc.).

Junto con ello, se impartió la capacitación a nivel nacional, para acreditar a médicos, kinesiólogos y
Junto con ello, se impartió la capacitación a nivel nacional, para acreditar a médicos,
kinesiólogos y enfermeras para su uso. Si bien esta capacitación se efectúo a nivel
nacional, no se logró acreditar al 100% de los profesionales de las salas IRA-ERA,
llegando a cubrir solo a un 25%. El programa IRA-ERA en este decenio debe impulsar
estrategias que favorezcan las competencias del personal para la detección precoz de los
pacientes crónicos respiratorios.
ACTORES RELEVANTES
La estrategia del MINSAL fue difundida e incorporada a las acciones asistenciales de
grupos extrasistema, incluyendo FFAA, Universidades y Sistema privado de Salud. Su
participación contribuyó a permear grupos relacionados con riesgo ambiental y
profesional.
EVIDENCIAS
Incluyen aspectos relacionados con áreas de promoción, prevención, tratamiento y
rehabilitación. Se incluye tópicos asociados a la equidad y ruralidad.
Detección precoz y Categorización de severidad en Atención Primaria de patologías
Crónicas Respiratorias
La realización de espirometría como método de tamizaje o screening en población de
riesgo general para el diagnóstico de enfermedad respiratoria, se basa en estudios
poblacionales, principalmente europeos y nórdicos. La indicación de estudio espirométrico
tiene un mejor rendimiento cuando este se indica en presencia de síntomas respiratorios,
especialmente si estos son de carácter crónico. (Trappenburg JC et al., 2009). Esta
indicación cobra mayor importancia cuando está presente el antecedente tabáquico en el
caso de pacientes con EPOC (Toljamo, T. et. al., 2010; Lyngso, AM. et al., 2010).
En el caso del asma bronquial, todos los estudios poblacionales demuestran un elevado
sub diagnóstico, posiblemente asociado a un desconocimiento de la población de las

características de la enfermedad y las repercusiones de una terapia tardía. (Lai CK et al.,

2009). La evidencia demuestra que el personal médico y de salud entrenado en el manejo

de esta enfermedad, mejora el diagnóstico, tratamiento, educación, monitoreo y

adherencia de la patología (Clark NM. Et al., 1998).

La categorización de la severidad del asma y de la EPOC es útil para tomar decisiones

respecto al tratamiento y manejo de los pacientes, siendo importante reconocer que este

concepto considera tanto la severidad de la enfermedad subyacente como su respuesta al

tratamiento. La adecuada categorización de severidad y el logro del control adecuado del

tratamiento paciente con asma, permite ajustar el tratamiento y disminuir las recurrencias

(Myers T., 2008). La espirometría, es una herramienta objetiva que, junto con la clínica,

permite asignar severidad a la patología obstructiva y forma parte de la recomendación de

todas las guías clínicas de asma (Global Strategy for Asthma, 2006).

Contribuir a establecer que el tabaquismo es un hábito socialmente inaceptable

Que determina un severo daño en los pacientes respiratorios crónicos y sus familias,

estimulándolos a declarar a sus hogares como libres del humo de cigarrillo.

tratamiento paciente con asma, permite ajustar el tratamiento y disminuir las recurrencias (Myers T., 2008). La

Hay suficiente evidencia de que la implementación de políticas de ambientes libres de

humo de tabaco disminuye el consumo y, de forma importante, la exposición al humo

ambiental de tabaco (HAT). En hogares con fumadores se ha demostrado que la

estrategia de Hogares Libres del Humo del Tabaco (HLHT) disminuye la exposición de

niños al HAT, reduce el consumo en adultos y en jóvenes, aumenta el abandono exitoso

del hábito e influye en la decisión de no iniciar el hábito tabáquico en niños (Pierce J.,

2008; Mills A., 2009; Wakefield M.; 2000). Por otra parte, se ha demostrado que no existe

desplazamiento del consumo de tabaco desde los espacios públicos al hogar, cuando se

implementan leyes de ambientes 100% libres del humo del tabaco (Haw J., 2007).

Adoptar la estrategia de HLHT se ha asociado con un aumento de casi 5 veces en el

abandono por más de 90 días del hábito de fumar y las restricciones voluntarias a fumar

en hogares reportan una significativa reducción en la exposición al HAT (entre 20% y

50%) en niños de 0-17 años (Messer K., 2008).

La implementación de la estrategia se ha hecho en forma integral, incluyendo a escolares,

dirigentes y eventos comunitarios y, muy especialmente, al personal de salud (Zubair K.,

2010; Siddiqi K., 2010). La recomendación de expertos señala que para garantizar el éxito

de los HLHT se debe mejorar el conocimiento sobre HAT y entrenar en la aplicación de la

estrategia a profesionales de la salud y a los padres (Alwan N., 2010).

Determinar los factores que inciden en la mejoría y bienestar en la calidad de vida

relacionada a salud (CVRS) en pacientes con ECR: La OMS ha conceptualizado la

calidad de vida como la percepción de bienestar y salud de la persona en las dimensiones

psicoemocional, social, física, ocupacional laboral, cognitiva y sexual. Un aporte

estratégico en la mejoría de la calidad de vida han sido los programas complementarios al

manejo de la patología crónica, las evidencias científicas muestran que el uso prolongado

en el tiempo de oxigeno suplementario en etapas avanzadas del EPOC (Sanjuán B.,

2002), prolonga la sobrevida de los pacientes y mejora la calidad de ésta. Las evidencias

2002), prolonga la sobrevida de los pacientes y mejora la calidad de ésta. Las evidencias

muestran que en etapas más precoces de la enfermedad no mejora la sobrevida, sin

embargo, la percepción de bienestar del paciente se hace evidente en esta población

(Sanjuán B., 2005; Mahler DA. 2000; Cranston JM., 2008).

El impacto económico y social que generan las enfermedades respiratorias crónicas en la

población es relevante, y debe incorporarse en la evaluación y propuesta de manejo en el

nivel primario de salud. Un mecanismo apropiado para este abordaje es la evaluación de

la calidad de vida de los pacientes y el impacto de programas que intervienen en aspectos

fundamentales del diario vivir (Schwartzman L., 2003). De acuerdo a las investigaciones,

la calidad de vida de personas con enfermedades respiratorias crónicas refleja

directamente el estado de gravedad y evolución de la enfermedad, y es un buen indicador

de las exacerbaciones (Vidal A., 2007).

Autocuidado en pacientes Crónicos

La necesidad de educación en autocuidado, está dada por la gran carga de enfermedad

atribuible que presentan los pacientes con enfermedad respiratoria crónica, especialmente

con diagnostico de EPOC.

Los estudios han demostrado un impacto significativo expresado en la disminución de

reingresos hospitalarios y en consultas a profesionales clínicos, ambos resultados son

relevantes por sí solos para justificar el autocuidado, especialmente por la disminución en

los costos del sistema sanitario en el uso de camas criticas en períodos de mayor

demanda, como es en invierno. (Effing T. et al., 2010). Es necesario aportar mayor

Autocuidado en pacientes Crónicos La necesidad de educación en autocuidado, está dada por la gran carga

evidencia a efectos del autocuidado en percepción de disnea, exacerbaciones y calidad

de vida relacionada a salud en estos pacientes.

Aumentar la adherencia al tratamiento de pacientes crónicos respiratorios, con el

fin de disminuir complicaciones (ASMA y EPOC)

La adherencia al tratamiento es un factor importante a la hora de evaluar el éxito de los

programas de patologías crónicas. En asma, las tasas de adherencia son particularmente

problemáticas y generalmente oscilan entre 30 a 70%, donde los niños presentan cifras

menores al 50%, haciéndolos vulnerables al daño progresivo y a las consecuencias de las

exacerbaciones (Milgrom H., 1996; Coffman JM., 2008; Cicutto L., 2005; Guevara JP.,

2003; Bravata DM., 2009; Shames RS., 2004).

En EPOC sucede una situación similar, sin embargo, la evidencia disponib le demuestra

que los pacientes con estadios moderado y severo que realizan rehabilitación pulmonar,

disminuyen sus exacerbaciones. (Lacasse Y. et al., 2008).

2.4 META DE IMPACTO

Incrementar la proporción de personas con diabetes controladas: HbA1c <7%, presión

arterial <130/80 mm Hg y colesterol LDL <100 mg/dl (cobertura efectiva).

ESTRATEGIAS UTILIZADAS

Durante la década recién pasada, el Plan AUGE ha garantizado el tratamiento de por vida

de todo paciente diabético beneficiario del sistema público de salud y de las ISAPRES.

Las garantías incluyen consultas y controles por un equipo de salud multidisciplinario

Las garantías incluyen consultas y controles por un equipo de salud multidisciplinario

(médico/enfermera/nutricionista), exámenes de laboratorio (HbA1c, perfil lipídico, orina

completa, microalbuminuria) y de diagnóstico (ECG, fondo de ojo), medicamentos

(hipoglicemiantes orales, insulina, antihipertensivos y estatinas según indicación médica)

y autocontrol en pacientes en tratamiento con especialista con esquemas complejos de

tratamiento, al momento del diagnóstico y seguimiento de por vida.

En el sistema público de salud, las garantías están incorporadas al Programa Salud

Cardiovascular (PSCV), para el tratamiento y seguimiento no sólo de los pacientes

diabéticos, sino también de hipertensos y dislipidémicos, en quienes la intensidad del

tratamiento se basa en el nivel de riesgo cardiovascular absoluto de cada persona. A

diciembre 2009, 38,4% de los personas diabéticas bajo control en el PSCV tenía HbA1c

<7% y 19,8% tanto la HbA1c <7% y presión arterial <130/80 mmHg.

Además, desde 1998, se promueve el uso de un instrumento para evaluar la calidad de

atención del paciente diabético, inicialmente denominado DIABCARE (en papel), luego

QUALIDIAB (CD), hoy QUALIDIAB-Chile (http://qualidiabchile.minsal.cl en-línea). La

cobertura de su aplicación es aún muy baja lo que no ha permitido utilizarlo para hacer

monitoreo y evaluar los resultados de las intervenciones en los pacientes diabéticos,

especialmente en relación a la efectividad para reducir la prevalencia de las

complicaciones. ACTORES RELEVANTES La implementación del GES en el sistema de salud público y privado ha
complicaciones.
ACTORES RELEVANTES
La implementación del GES en el sistema de salud público y privado ha sido posible con
el apoyo de la Sociedad Chilena de Endocrinología y Diabetes, cuyos representantes han
participado activamente en el desarrollo de las Guías de Práctica Clínica desde el inicio
del Plan AUGE (año 2005), y también en la difusión y capacitación de médicos y
profesionales de la salud no médicos, a quienes les corresponde aplicar las
recomendaciones.
Las ONG han contribuido en el ámbito de la educación: la Fundación de Diabetes Juvenil
(FDJ) con estrategias innovadoras dirigidas a las personas con diabetes tipo 1 y a los con
diabetes tipo 2 insulinorequirentes y la Asociación de Diabéticos de Chile, en la educación
del equipo de salud que se desempeña en el nivel primario de atención.
El Centro Colaborador OPS/OMS para la Atención Primaria de Salud, Escuela de
Enfermería, PUC, en la innovación a través del desarrollo de modelos de atención remota
en salud (Piette J. et al., 2006). La OPS en coordinación con la Fundación Mundial de la
Diabetes (World Diabetes Foundation) ha desempeñado un rol importante en fortalecer
las capacidades tanto de los profesionales de la salud como de los pacientes a través del
auspicio para el desarrollo de programas educativos en-línea (Escobar MC, 2010).
Gran parte de estas iniciativas han sido patrocinadas y apoyadas por la industria
farmacéutica a nivel nacional e internacional.
EVIDENCIAS
La evidencia científica ha demostrado en forma inequívoca una relación directa entre el
control no sólo de los niveles de glicemia, sino también del control de la presión arterial y
de los lípidos en la reducción de las complicaciones micro y macrovasculares de la
diabetes (UKPD Study Group, 1998; Hansson L. et al, 1998). No obstante la evidencia de
la eficacia en el manejo y control de esta enfermedad, existe una brecha importante entre

lo que es necesario y lo que efectivamente se logra en la práctica.

Los establecimientos del nivel primario de atención en Chile siguen aplicando a las

enfermedades crónicas un modelo tradicional de atención para enfermedades agudas, de

carácter episódico y centrado en la atención del médico. Se hace necesario reformar el

sistema de la salud que permita mejorar el cuidado de las personas con enfermedades

crónicas. La OMS propone un Marco de Referencia para la Innovación en el Cuidado de

las Enfermedades Crónicas (OMS, 2002) que corresponde a una adaptación internacional

del Modelo de Cuidado de Pacientes Crónicos desarrollado por Wagner y cols. (Wagner,

BT. et al, 1996; Improving Chronic Illness Care - Web.). Este marco señala los principales

componentes del sistema de salud que deben ser considerados para mejorar el cuidado

de estas personas que incluyen: un ambiente favorable (política general de salud),

organización del sistema de salud y de la comunidad, y la atención del paciente.

Algunos elementos del Modelo que han demostrado ser efectivos según la evidencia

científica disponible son: atención centrada en el paciente en su contexto socioeconómico

cultural; un rol más protagónico de las enfermeras dentro del equipo de salud; la gestión

del cuidado con actividades específicas para el seguimiento y monitoreo de aspectos

básicos del cuidado; el uso del teléfono u otras formas de telecuidado para el seguimiento

BT. et al, 1996; Improving Chronic Illness Care - Web.). Este marco señala los principales componentes

(Piette J., 2005); modelos de apoyo entre pares (Heisler M., 2006); empoderamiento del

paciente y su grupo familiar cuidador para lograr el automanejo y autocuidado requerido

para el control de la enfermedad (Lorig KR. et al., 2001, 2002 y 2006); y el uso de un

sistema de información que facilite un cuidado más eficiente y efectivo de la población

diabética que depende del establecimiento.

Es un hecho que el entrenamiento, educación y competencias en general del personal de

salud en la actualidad, no es la adecuada ni la necesaria para manejar a pacientes con

enfermedades crónicas. Lo que hoy se observa son: médicos apurados, que no tienen la

información biosicosocial suficiente para proveer una atención “centrada en el paciente”;

dificultad para que los pacientes tengan acceso oportuno a un profesional de salud ya sea

en forma presencial o a través de telecuidado, lo que redunda en atenciones de urgencia

innecesarias; falta de información y coordinación entre los cuidados otorgados en los

diferentes niveles de la red de servicios; falta de continuidad en los cuidados para

garantizar los mejores resultados; insuficiente capacitación y apoyo a los pacientes para

el automanejo de su condición; paciente y familiar cuidador no son considerados parte

integral del equipo de salud.

El desafío es avanzar hacia un sistema de atención que provea cuidados proactivos,

integrales, integrados y coordinados para mantener al paciente con diabetes lo más

saludable posible.

2.5 META DE IMPACTO

Reducir la incidencia de Enfermedad Renal Crónica terminal (ERC etapa 5).

ESTRATEGIAS UTILIZADAS

BT. et al, 1996; Improving Chronic Illness Care - Web.). Este marco señala los principales componentes

La principal estrategia utilizada para prevenir la enfermedad renal crónica etapa 5 (o

insuficiencia renal crónica terminal), condición que requiere de terapia de sustitución

renal, ya sea trasplante o diálisis, ha estado centrada en el buen control de las personas

de alto riesgo de desarrollar una ERC, principalmente diabéticos e hipertensos,

condiciones que están incluidas en el listado de condiciones con GES desde el año 2005

(MINSAL 2008 y 2009).

Más recientemente y con el propósito de dar mayor prioridad a las intervenciones

preventivas, se incluyó en el listado GES, la Prevención de la ERC (MINSAL 2009) que

garantiza tanto el diagnóstico, como el tratamiento, exámenes de laboratorio y los

fármacos para el manejo terapéutico de la ERC.

Estas nuevas orientaciones recomiendan utilizar fórmulas basadas en el nivel de

creatinina plasmática para la estimación de la velocidad de filtración glomerular (VFGe), y

la detección de daño renal mediante albuminuria, lo que permite la identificación precoz

de aquellas personas en mayor riesgo para hacer una intervención que detenga o retarde

la progresión de la ERC.

En el sistema público de salud, se ha promovido la aplicación de una Pauta de Detección
En el sistema público de salud, se ha promovido la aplicación de una Pauta de Detección
y Prevención de la Progresión de ERC a todas las personas con factores de riesgo de
ERC, particularmente a los diabéticos e hipertensos en el Programa Salud Cardiovascular
(PSCV); la Pauta señala la conducta terapéutica a seguir según la condición clínica y
etapa de la ERC en que se encuentra el individuo.
Más recientemente se han desarrollado estrategias piloto de capacitación y
fortalecimiento de los equipos en atención primaria para hacer la detección precoz y
manejo nefropreventivo de las personas en riesgo.
ACTORES RELEVANTES
El apoyo y la participación de las Sociedades Chilenas de Nefrología, Endocrinología y
Diabetes y de Hipertensión en la elaboración de las Guías de Práctica Clínica GES y la
capacitación de los equipos de salud, han contribuido a la implementación de las nuevas
directrices técnicas para la prevención y/o control de los pacientes con ERC.
Se destacan también el Programa de Nefroprevención en la Atención Primaria de Salud
de la Facultad de Medicina de la Universidad de Concepción y el Instituto de Nefrología
de esa misma ciudad.
EVIDENCIAS
La prioridad en el manejo de los pacientes con ERC hasta hoy ha estado centrada en el
manejo de la etapa final avanzada e irreversible de la enfermedad, con un manejo
preventivo insuficiente en etapas iniciales o más “leves”, reversibles o posibles de
controlar. La incorporación de la Prevención de la Enfermedad Renal Crónica en el Plan
AUGE el 2009, es un paso en la dirección correcta, pero requiere de estrategias para
asegurar su efectiva implementación. El desafío está en la identificación de la población
con ERC en una etapa inicial de la enfermedad a través del tamizaje de la población de
alto riesgo y un abordaje terapéutico más agresivo, para así lograr reducir las altas tasas

de incidencia de eventos adversos, principalmente cardiovasculares, muerte prematura y

la progresión de la ERC hacia una etapa terminal e irreversible.

El diagnóstico de ERC se basa en la presencia de daño renal (albuminuria) y la VFGe. De

ahí la importancia de identificar a aquellas personas con una VFGe menor de 60 ml/min

y/o albuminuria (> 30 mg/día), quienes tienen un mayor riesgo: de muerte, de hacer un

evento cardiovascular, y de hospitalización. Aquellos con una VFGe <45 ml/minuto tienen

un riesgo aún mayor (Go A. et al., 2004).

En las personas con diabetes, el adecuado control de las cifras de presión arterial, el

control de la proteinuria y el control glicémico, HbA1c <7%, son los aspectos más

importantes en la prevención de la progresión de la enfermedad renal crónica.

La microalbuminuria es un indicador precoz de nefropatía atribuible a la diabetes. La

presencia de microalbuminuria se relaciona fuertemente con una aparición posterior de

proteinuria (macroalbuminuria) y la progresión hacia una insuficiencia renal crónica

terminal. El objetivo terapéutico en estos pacientes es lograr detener la progresión de la

ERC con el uso de inhibidores de la enzima convertidora (IECA) o antagonistas de los

receptores de la angiotensina II (ARAII) (Lewis EJ et al., 2001; Jafar TH et al., 2001;
receptores de la angiotensina II (ARAII) (Lewis EJ et al., 2001; Jafar TH et al., 2001;
Brenner BM et al., 2001; Chiurchiu C. et al., 2005).
En los pacientes no diabéticos con ERC (ej. hipertensos, glomerulopatías), el control de la
presión arterial, la proteinuria y los lípidos es igualmente válido que en aquéllos con
nefropatía diabética. En estos sujetos, el diagnóstico de daño renal se basa en el nivel de
proteinuria y no se recomienda investigar microalbuminuria ya que no está demostrado
que sea un indicador de progresión de ERC.
Otro grupo de riesgo son los pacientes con familiares
de
1er
grado
con
ERC,
antecedentes de uropatía obstructiva y enfermedades inmunológicas.
Los niveles elevados de colesterol LDL, además de ser un factor de riesgo cardiovascular,
constituye un factor de riesgo independiente de progresión de la ERC. El objetivo
terapéutico en estos pacientes es lograr al menos un colesterol LDL <100 mg/dL (The
SHARP Collaborative Group, 2010).
La recomendación a los laboratorios de informar la VFGe basada en el nivel de creatinina
plasmática, se asocia con un aumento de consultas al nefrólogo especialmente de
aquellos pacientes de más alto riesgo de ERC: mujeres, personas de edad más avanzada
y aquellos con co-morbilidades (Hemmelgarn B et al., 2010). Esta mayor referencia al
nivel secundario, que inicialmente puede ser indiscriminada y de menor calidad, debe ser
ajustada con una concomitante educación del médico de atención primaria y el uso
apropiado de las Guías Cínicas disponibles.
La consulta nefrológica oportuna en etapa 4 de ERC y antes de iniciar una terapia de
reemplazo, mejora el pronóstico, reduce la mortalidad y los mayores costos asociados al
tratamiento, en comparación con aquellos que son referidos tardíamente o de urgencia
para iniciar esta terapia (Obrador GT et al., 1998; Innes A et al., 1992; Jungers P et al.,
1993; Cooper B et al., 2010).

2.6 META DE IMPACTO

Disminuir la prevalencia de discapacidad severa 1

en las personas con esquizofrenia,

depresión, trastorno bipolar, trastornos ansiosos o trastornos debidos al consumo de

alcohol y sustancias psicoactivas.

1 Persona con discapacidad severa: Una persona será certificada como con discapacidad severa cuando presenta entre un 50 y un 94% de restricciones en la participación o limitaciones en las actividades propias de su edad a causa de sus condiciones de salud. Clasificación Internacional del Funcionamiento, de la Discapacidad y de la Salud. OPS/OMS, Reunión Nº 54, Ginebra, 2001.

ESTRATEGIAS UTILIZADAS

En la última década, se han utilizado las siguientes estrategias, que se presentan de

manera esquemática:

Aumento de la cobertura de detección y tratamiento

Desde el punto de vista administrativo, se llevó adelante el GES (Depresión en personas

de 15 años y más, Primer Episodio de Esquizofrenia, y Tratamiento de personas menores

ESTRATEGIAS UTILIZADAS En la última década, se han utilizado las siguientes estrategias, que se presentan de

de 20 años con consumo perjudicial y dependencia leve a moderada de Alcohol y

Drogas). Además se impulsó el Programa Integral de SM en APS (para todos los

beneficiarios FONASA).

Si bien se pudo objetivar un aumento de cobertura de tratamiento de condiciones

asociadas a discapacidad severa, no hay mediciones de resultados específicos.

Implementación del modelo comunitario de atención en salud mental y psiquiatría

Este modelo ha sido paulatinamente implementado a través de: APS en el centro de la

red de atención y responsable de la continuidad de cuidados; centros de salud mental

comunitaria para la especialidad ambulatoria; atención de salud mental y psiquiatría en

hospitales generales; hogares y residencias protegidas; clubes sociales; talleres laborales

protegidos; incorporación de nuevas prestaciones en listado de prestaciones FONASA

(MAI), (ej. Programa de Rehabilitación tipo I y tipo II); cierre de las unidades de larga

estadía en hospitales psiquiátricos.

La población objetivo de estas instancias es todos los beneficiarios FONASA. Se pudo

comprobar el desarrollo de la red de atención y un aumento de cobertura de tratamiento.

Capacitación del RRHH

De modo de dotar al sistema de salud de las competencias necesarias: apoyo con becas

parciales y coordinación con centros formadores para un importante número de cursos,

entre otros: Diploma “Salud Mental Comunitaria” con MEDICHI; Diploma “Gestión del

Cuidado de Enfermería en Salud Mental” con Escuela Enfermería de la U. de Chile;

Diploma “Salud Mental de niños/as y de sus cuidadores”, con MEDICHI; Diploma “Gestión

en Salud Mental”, Esc. Salud Pública U. de Chile; Curso Prevención del Suicidio; etc.

La población objetivo y los resultados son similares al de la estrategia anterior.

Convenios con otras instituciones

ESTRATEGIAS UTILIZADAS En la última década, se han utilizado las siguientes estrategias, que se presentan de

A través de distintas modalidades de cooperación CONACE-MINSAL-FONASA (población

general) y CONACE-MINSAL-FONASA-SENAME (población adolescentes infractores de

ley), se logra impactar en beneficiarios FONASA y adolescentes entre 14 y 18 años

condenados por ley penal adolescente, resultando en un aumento de cobertura de

tratamiento.

Elaboración de Normativas

Durante la década se han confeccionado diversas Normativas y Orientaciones Técnicas,

Guías Clínicas, Reglamentos, con población objetivo de todos los beneficiarios FONASA

(en algunos casos para la población general).

Existe la percepción de homogeneización y mejora de la calidad de atención, aunque

tampoco hay medición de resultados específicos.

ACTORES RELEVANTES

Diversos actores participan e influyen en el alcance de la meta propuesta.

Entre ellos destacan ONG, fundaciones y corporaciones (Corporación Bresky; Centro de

Rehabilitación y Reinserción Sociolaboral Cultiva; Fundación Rostros Nuevos; Fundación Paréntesis; Hogar de Cristo; ASPAUT; Corporación de
Rehabilitación y Reinserción Sociolaboral Cultiva; Fundación Rostros Nuevos; Fundación
Paréntesis; Hogar de Cristo; ASPAUT; Corporación de Ayuda al Paciente Mental;
Fundación Ortodoxa Nectario; Corporación Programa Caleta Sur; etc.), agrupaciones de
usuarios y familiares de personas con discapacidad de causa psíquica y otros
(Departamentos Municipales de Discapacidad; Consejos Comunales de Discapacidad de
la SOFOFA), hogares y residencias protegidas.
Entre las principales estrategias y actividades de estas instancias se encuentran: talleres
laborales protegidos; capacitación y formación laboral; microempresas y empresas
familiares; centros diurnos; clubes sociales de integración; difusión, sensibilización,
información; defensoría y abogacía; y puestos de trabajo protegido.
Finalmente, las comunidades terapéuticas, a través del tratamiento y rehabilitación
ambulatorio intensivo y residencial de personas con dependencia a alcohol y drogas.
EVIDENCIAS
Se debe utilizar el concepto de discapacidad establecido en el artículo 5º de la Ley
20.422, coincidente con lo señalado en la Convención sobre los Derechos de las
Personas con Discapacidad y con la definición instituida por la OMS, a saber: “Persona
con discapacidad es aquella que teniendo una o más deficiencias físicas, mentales, sea
por causa psíquica o intelectual, o sensoriales, de carácter temporal o permanente, al
interactuar con diversas barreras presentes en el entorno, ve impedida o restringida su
participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con las demás”
(2010).
En el caso de las deficiencias de causa psíquica, no basta con el diagnóstico de trastorno
mental, es necesario evaluar hasta qué punto la interacción entre el trastorno y las
barreras del entorno, generan desventajas para la persona (ONU 2006). Esto sólo se
logra aplicando instrumentos estandarizados de evaluación de la discapacidad en
estudios poblacionales de prevalencia de trastornos mentales (la Ley 20.422, del 10 de
febrero del 2010, establece normas sobre igualdad de oportunidades e inclusión social de

personas con discapacidad).

La detección temprana y el tratamiento oportuno, integral y de calidad son los principales

elementos de prevención de la discapacidad originada por trastornos mentales.

La rehabilitación y reinserción psicosocial es fundamental para reducir la tasa de

discapacidad en personas con trastornos mentales y, considerando que la discapacidad

es el resultado de la interacción entre la enfermedad mental y las barreras del entorno, es

condición imperiosa el compromiso y participación de diversos sectores sociales para

actuar coordinadamente sobre esas barreras.

2.7 META DE IMPACTO

Disminuir la tasa de personas con restricción de movilidad estandarizada por sexo y edad.

ESTRATEGIAS UTILIZADAS En Chile, las personas en situación de discapacidad, transitoria o permanente, se han enfrentado
ESTRATEGIAS UTILIZADAS
En Chile, las personas en situación de discapacidad, transitoria o permanente, se han
enfrentado a una histórica baja oferta de servicios de rehabilitación, tanto en la red pública
como privada de salud. Según los estudios realizados, solo un 6,9% de las personas
identificadas en situación de discapacidad accede a atenciones de rehabilitación. En la
red pública de salud el desarrollo de la rehabilitación y la incorporación de una mirada
integral a los problemas de salud que presentan las personas con discapacidad ha ido
cobrando fuerza en los últimos cuatro años, pero persisten brechas en recursos humanos
y físicos que generan dificultades de acceso, son fuente de inequidades, comprometen la
posibilidad de mejorar la calidad de vida de las personas y aumentan los costos sociales
asociados.
Se pretende mantener la línea de desarrollo iniciada que tiene cinco elementos centrales,
que se describen a continuación de manera esquemática:
Fortalecer y desarrollar recursos de rehabilitación a nivel de la atención primaria y
hospitales de menor complejidad que, trabajando con el inter-sector, sea capaz de
resolver la gran mayoría de los desafíos planteados por las personas en situación
de discapacidad o riesgo de adquirirla
El cierre progresivo de las brechas a este nivel requiere asumir los distintos desarrollos ya
alcanzados, las especificidades de cada comuna y de cada SS, y es un proceso continuo
que considera, además, que al aumentar los recursos van aumentando las competencias
y responsabilidades de cada instancia.
Figura 1. Rehabilitación integral en APS y hospitales comunitarios de salud familiar
Artrosis (Avance Ges)
Rehabilitación Integral
Sala/Equipo
rural
de
RBC
Corto y mediano plazo

Fortalecer, desarrollar y reorientar recursos de rehabilitación a nivel de hospitales

de mayor complejidad y polos de desarrollo

Para poder asumir el conjunto de necesidades de rehabilitación, se requiere el desarrollo

armónico de la red. Las personas hospitalizadas que presentan patología discapacitante o

potencialmente discapacitante, requieren que existan capacidades instaladas de

rehabilitación integral en los hospitales, capaces de prevenir complicaciones secundarias,

explorar las capacidades remanentes, involucrar a la persona y/o a su familia en el

tratamiento y coordinar con la red familiar, de salud y el inter-sector, los procesos de

seguimiento cuando así se requiera, incidiendo positivamente en los tiempos de

hospitalización requeridos, en sus condiciones de alta y en su inserción social posterior. El

foco de este desarrollo debe estar en dar respuesta a la demanda interna de rehabilitación

incorporándola desde las unidades de cuidado intensivo.

Para poder asumir el conjunto de necesidades de rehabilitación, se requiere el desarrollo armónico de la

Fortalecer y desarrollar el componente de rehabilitación en las prestaciones

incorporadas al régimen de Garantías Explícitas en Salud

Fortalecer y desarrollar instancias de trabajo con los centros formadores de

profesionales de la salud

Para que se incorpore la rehabilitación integral en general y la discapacidad en particular

en su visión y malla curricular, se generen instancias de capacitación e investigación en el

área, se amplíen los cupos de formación de médicos especialistas en Medicina Física y

Rehabilitación y se creen centros formadores de técnicos ortesistas y protesistas.

Fortalecer y desarrollar el trabajo con el inter-sector

En los distintos niveles de trabajo y en el nivel central, en especial con MIDEPLAN y

SENADIS, pero también con SENAMA, SENAME y otras organizaciones del estado y

privadas que comparten la población objetivo, a fin de desarrollar políticas y estrategias

complementarias con acciones convergentes, hacer sinergia y optimizar el uso de los

recursos que cada uno invierte.

ACTORES RELEVANTES

Al considerar la situación de discapacidad –originada en un déficit o deficiencia de la

persona, el resultado de la interacción con otras condicionantes, especialmente del

ambiente social– los actores relevantes para una respuesta de rehabilitación integral son

de múltiples áreas.

A nivel de los organismos centrales del Estados, los tres primeros dependen de

Para poder asumir el conjunto de necesidades de rehabilitación, se requiere el desarrollo armónico de la

MIDEPLAN y ello pone en relieve la necesidad de enfrentar en conjunto el desarrollo de

políticas para la población en situación de discapacidad o en riesgo de adquirirla.

SENADIS, como encargado de articular las políticas públicas relacionadas con las

personas en situación de discapacidad (PsD) permanente. Apoya la implementación de

los centros en que se implementa la rehabilitación de base comunitaria, se requiere

mantener el trabajo coordinado para asegurar la continuidad de los centros en que se

invierte. Financia ayudas técnicas y prótesis para personas no cubiertas por GES u otras

instituciones, se requiere fortalecer el apoyo técnico en la indicación y control de calidad

de ellos así como concordar los tiempos y recursos cuando se requiere un apoyo directo

en la ejecución.

SENAMA, encargado de desarrollar políticas públicas hacia el adulto mayor. Tiene una

red de centros de adulto mayor en que, entre otras actividades, se hace prevención de

discapacidad y hogares de acogida de adultos mayores dependientes. Se requiere

fortalecer el trabajo conjunto a nivel comunal a fin de potenciar el uso de los recursos.

Chile Crece Contigo, es un programa intersectorial de protección a la infancia.

Complementa el programa de control de salud de la gestación y del control niño, en

particular, conjuntamente se han implementado salas de estimulación temprana para

niños con rezago a nivel de los establecimientos de atención primaria. SENAME, dependiente del Ministerio de
niños con rezago a nivel de los establecimientos de atención primaria.
SENAME, dependiente del Ministerio de Justicia, en sus hogares también acoge a
menores en situación de discapacidad por distinto origen, entre ellos, motor. Se requiere
mejorar la coordinación para definir la forma en que el Estado responde a las necesidades
de salud de estos menores en la red pública.
Gobiernos regionales y comunales, instancias que implementan las políticas públicas
relacionadas a las personas en situación de discapacidad, identifican otros factores de
vulnerabilidad y financian proyectos de prevención y tratamiento de personas en situación
de discapacidad de distinto origen. Se requiere fortalecer el trabajo en red.
Hay múltiples organizaciones privadas orientadas a prevenir y tratar a personas en
situación de discapacidad y/o riesgo de adquirirla, tales como las mutuales de seguridad
para la población laboralmente activa, Teletón, Alter Ego, CETRAN, etc. Se requiere crear
instancias de conocimiento mutuo para desarrollar la complementariedad y enriquecer la
práctica de la rehabilitación.
Centros formadores de profesionales de rehabilitación. La discapacidad y la rehabilitación
integral deben incorporarse desde la formación de pregrado en las distintas carreras de
salud y se requiere diseñar un trabajo conjunto para ir cerrando las brechas en recursos
profesionales del área.
Colegios profesionales y sociedades científicas del área de rehabilitación. Se requiere
mantener la colaboración en el desarrollo del componente de rehabilitación en Guías
Clínicas y difusión de las políticas públicas de rehabilitación.
EVIDENCIAS
El acceso a rehabilitación, como factor decisivo en los potenciales resultados en salud,
posee importante evidencia para múltiples cuadros patológicos, así como para el
pronóstico a largo plazo de patologías crónicas

En relación a grupos objetivos en líneas de prevención de discapacidad y, en particular,

de limitación de la movilidad, la mayor cantidad de publicaciones se orienta al trabajo con

el adulto mayor.

Cualquiera sea la causa de la pérdida o disminución de la movilidad, los ejercicios

terapéuticos son la intervención terapéutica que tiene mayor respaldo en medicina basada

en la evidencia, solo o asociado a otra forma de terapia.

Hay evidencia para respaldar el enfoque integral en el tratamiento de las personas en

situación de discapacidad o en riesgo de adquirirla.

En general, se espera que las estrategias a implementar mejoren acceso y adherencia a

los tratamientos; den continuidad al manejo de las personas en situación de discapacidad;

enfoquen el tratamiento de la persona en situación de discapacidad con una dimensión

integral, biosicosocial, teniendo como objetivo final su inserción social; incorporen a todos

los actores relevantes en la rehabilitación de la persona en situación de discapacidad al

trabajar con los distintos nodos de la red de salud, red familiar y social; incorporen y

comprometan a la persona y/o a la familia y/o al cuidador en el plan de tratamiento;
comprometan a la persona y/o a la familia y/o al cuidador en el plan de tratamiento;
disminuyan la incidencia de complicaciones prevenibles por acciones de rehabilitación en
la persona hospitalizada, acortando los días de estadía y mejorando su condición de alta;
mejoren el nivel de resolutividad de la atención primaria de salud y, con ello, disminuyan
la presión sobre los centros de mayor complejidad, posibilitando el acceso de personas
con patologías que lo requieren; permitan incidir en el desarrollo de patologías agudas
que pueden evolucionar a la cronicidad; y permitan optimizar los recursos destinados a
responder a las necesidades de personas en situación de discapacidad desde los
distintos entes del Estado y sector privado.
2.8 META DE IMPACTO
Incrementar autovalencia en actividades de la vida diaria en personas con discapacidad
de origen sensorial.
ESTRATEGIAS UTILIZADAS
Durante la última década se han llevado adelante, de manera esquemática, las siguientes
3 líneas estratégicas:
Alineamiento técnico
Esta estrategia se ha planteado como un elemento básico, esencial para optimizar la
intervención terapéutica de las personas en situación de discapacidad en general, en el
claro entendido de que la red pública de habilitación y rehabilitación se encuentra en fase
de instalación y desarrollo, por lo que se ha producido una diferencia entre la ejecución y
el Modelo Terapéutico Biosicosocial (MBSS), ofrecido como marco referencial para los
procesos de habilitación y rehabilitación en Chile. Identificada la brecha técnica, se
plantea:
a) Desarrollo de las Orientaciones técnicas (Guías de Práctica Clínica) para dos acciones

vinculadas a la intervención de las personas que presentan sordera sensorio-neural

(implante coclear) y la adaptación de audífonos.

b) Adicionalmente, se ha capacitado en Modelo Biosicosocial, intervención comunitaria y

Rehabilitación Basada en Comunidad (RBC).

Se ha sistematizado una parte de los procesos de evaluación, diagnóstico e intervención

terapéutica, diagnóstico e intervención terapéutica en este ámbito, a los profesionales de

la red, promoviendo un alineamiento horizontal de las acciones en la misma.

En términos generales, y solamente considerando lo concerniente a División De

Prevención y Control de Enfermedades DIPRECE, estos desarrollos han consumido el

30% de las horas profesionales de la Unidad de Discapacidad y Rehabilitación (UDR) y un

26% del presupuesto asignado durante los últimos 4 años.

Reformulación del Lenguaje

Uno de los aspectos fundamentales dentro de cualquier estrategia de intervención en el

ámbito de la regulación y rectoría en discapacidad, es la actualización y homologación de

En términos generales, y solamente considerando lo concerniente a División De Prevención y Control de Enfermedades

la lógica y el lenguaje con que serán descritas las situaciones de discapacidad en que se

encuentran los usuarios y sus familias. Siguiendo esa línea de trabajo, se desarrolló entre

el 2005 y 2010, el Instrumento de Valoración de Desempeño en Discapacidad (IVADEC),

que actualmente se encuentra en su tercera versión. Este instrumento, se basa en el

modelo conceptual del CIF (Clasificador Internacional del Funcionamiento de la

Discapacidad y de la Salud).y está enfocado hacia la evaluación del impacto en los

aspectos de actividad y participación, lo cual resulta aplicable a toda la población en

situación de discapacidad, independientemente del origen de esta.

Se ha actualizado el modelo, sistema y mecanismos de calificación y certificación de

discapacidad en base a una lógica biosicosocial (BSS), con la consecuente homologación

de procesos de calificación y certificación a nivel nacional. Lo anterior, vinculando de

paso, las acciones técnicas de intervención terapéutica y el proceso médico-administrativo

de certificación a través de una misma lógica y lenguaje de descripción.

Se han empleado recursos propios y de la cooperación multilateral brindada por

OPS/OMS, invirtiendo aproximadamente un 20% del total de horas profesionales

disponibles anualmente en UDR, unido a 6 asesorías OPS/OMS y al 16% del presupuesto

destinado a las actividades de la Unidad los últimos cuatro años.

Desarrollo de la Oferta Local

Como parte del proceso de desarrollo de la red de habilitación y rehabilitación, se han

instalado un total de 85 Centros Comunitarios de Rehabilitación (CCR), 97 Salas de

Rehabilitación Integral (RI), reforzando además un número importante de hospitales de

baja complejidad con recursos humanos y alta complejidad con equipamiento.

Es importante destacar la coordinación y cooperación con el SENADIS (heredero del

FONADIS), que ha contribuido a la instalación de los CCRs, mediante proyectos locales

FONADIS), que ha contribuido a la instalación de los CCRs, mediante proyectos locales

con duración anual, que han reforzado con recursos humanos y equipamiento un número

importante de CCR e iniciativas susceptibles de ser incorporadas a futuro dentro de la

estrategia RBC. Igualmente, el Gobierno del Japón ha apoyado la instalación inicial de los

CCRs, a través de su Embajada en Chile, específicamente en el marco de su programa

de Asistencia a Proyectos Comunitarios (APC).

Incremento de la oferta efectiva de habilitación y rehabilitación, con la consecuente

cobertura asociada, con fuerte énfasis en APS.

Al tratarse de una estrategia ejecutada en las redes asistenciales, la mayor parte de los

recursos invertidos se han aplicado en esa Subsecretaría, considerando un promedio

aproximado de M$ 3.000.000 / año entre 2007 y 2010, a lo que se suma el 10% de las

horas profesionales de la UDR en la subsecretaría de salud pública.

ACTORES RELEVANTES

Por tratarse de un área en que potencialmente pueden estar involucrados una cantidad

importante de actores externos relevantes, solo se mencionarán los con mayor peso

específico en términos del objetivo a cumplir:

aproximado de M$ 3.000.000 / año entre 2007 y 2010, a lo que se suma el

SENADIS: Indudablemente, fortalecer y perfeccionar la relación de cooperación entre el

Servicio Nacional de la Discapacidad y el MINSAL es gravitante en el cumplimiento

efectivo de los OSD, pues en la ejecución del plan de acción se plantean proyectos

conjuntos y acciones sinérgicas que permitan agilizar y perfeccionar el desarrollo de la red

de habilitación y rehabilitación. Importante destacar, el papel de impulsor de nuevas

políticas que ahora cumple SENADIS, lo que debiera catalizar positivamente algunos

procesos de vinculación intersectorial.

Ministerio de Educación: Tomando en cuenta que una parte importante de la población en

situación de discapacidad requiere de inclusión educativa y requiere de un importante

soporte de salud que facilite este proceso, en especial la de origen auditivo, es esencial

establecer lazos de cooperación y articulación de servicios con el sector educación, tanto

en los niveles de ejecución como de regulación y rectoría, homologando lenguaje, lógica y

modelo de intervención en la medida de lo posible.

JUNJI: En la misma lógica anterior, la etapa pre escolar resulta clave en términos de la

inclusión educativa posterior, por lo que establecer sinergia con JUNJI es central para el

proceso de transición salud-educación.

Municipios: Dada la convicción de que la mejor oferta de habilitación y rehabilitación, debe

necesariamente plantearse con una proyección comunitaria, concebida en una lógica de

pertinencia cultural, contextualización local y reconstrucción de redes sociales de apoyo,

es imprescindible incorporar acciones específicas con los Municipios, más allá de la

supervisión técnica sobre APS, que aseguren una correcta articulación de las alternativas,

beneficios e iniciativas que apoyan a las personas en situación de discapacidad y sus

familias en un enfoque territorial.

SOFOFA: Dada la importancia que tiene la inclusión laboral, en especial de la población

adulta joven y madura con baja visión, se identifica como un actor y aliado potencial

adulta joven y madura con baja visión, se identifica como un actor y aliado potencial

importante a la Comisión de Discapacidad de la SOFOFA, que se proyecta

territorialmente mediante los Consejos Comunales de la Discapacidad, articulando una

red nacional a nivel comunal. Una relación de cooperación e información fluida, permitiría

emplear ambas estructuras (SOFOFA – MINSAL), en las labores de intermediación

laboral e inclusión productiva de las personas intervenidas.

Sociedades Científicas: Dada la necesidad de mejorar y producir constantemente

orientaciones técnicas para las diferentes situaciones de discapacidad, es necesario

establecer canales de cooperación técnica fluidos con las diferentes sociedades

científicas vinculadas al área, compartiendo desarrollos técnicos y consensuando

estructura y contenidos de la oferta de servicios que se planteará a los usuarios.

Colegios Profesionales: Al igual que en el punto anterior, la cooperación con los diferentes

colegios profesionales vinculados, y la apertura de espacios de discusión y acuerdo con

ellos, facilitará la consecución de los OSD.

En términos del escenario planteado, es posible calificarlo como favorable, en términos de

alineamiento y orientación general, pero a la vez complejo, desde la perspectiva de la

necesaria coordinación y mecanismos de monitoreo, evaluación y registro.

EVIDENCIAS Este objetivo se orienta al propósito de mejorar las capacidades de las personas en situación
EVIDENCIAS
Este objetivo se orienta al propósito de mejorar las capacidades de las personas en
situación de discapacidad de origen sensorial, auditiva y visual, en un primer aspecto
vinculado a las Actividades de la Vida Diaria (AVD), con miras a avanzar posteriormente
en el área de las actividades instrumentales más complejas.
Cualitativamente, en el mediano plazo se espera incrementar las competencias básicas
de las personas favoreciendo una mayor capacidad de inserción en los ámbitos de la
educación (para efecto de los niños constituye el mayor ámbito de participación) y laboral
(con enfoque de recuperación de capital humano país), enfatizando en el aporte que el
sector salud puede hacer directamente a estas dos metas intersectoriales.
Dado que se trata de un proceso de instalación y desarrollo, es complejo presentar
evidencia aplicable a la realidad país. De todas formas existe claridad y consenso
internacional en los siguientes elementos:
Enfoque anticipatorio
En términos de discapacidad resultante de déficit sensorial, es claro que la detección,
diagnóstico e intervenciones terapéuticas en etapas tempranas mejoran el nivel de
funcionamiento final de las personas e impactan positivamente la inclusión social,
protección económica, inclusión educativa y laboral de estos. En el caso de niños,
permitirá la incorporación al sistema educativo regular para la mayoría de ellos, y con
respecto a los adultos, re-incorporación productiva (no necesariamente laboral).
Tecnología adecuada
La incorporación de la tecnología adecuada, no necesariamente de punta, significa
muchas veces eliminación del efecto del déficit (claro ejemplo el implante coclear) o
compensación de las limitaciones de actividad y restricciones de participación que
disminuyen el impacto social y económico de este.
Soporte y apoyo a la cuidadora o cuidador
Existe consenso en que estrategias que consideran el apoyo o soporte a la cuidadora o

cuidador tienen un doble efecto de protección y prevención. Primero en la cuidadora o

cuidador familiar, al permitirle manejar de mejor manera la sobredemanda que significa el

cuidado; y segundo, en la persona con discapacidad, al mejorar las condiciones de

cuidado, elemento especialmente importante en el caso de alta dependencia.

Rehabilitación Basada en Comunidad

OPS/OMS ha redefinido la RBC como una estrategia no solo válida, sino imprescindible

en los sistemas de habilitación y rehabilitación modernos, vinculándola a los ejes

rehabilitación y desarrollo comunitario con función clínico-social, al aportar servicios de

atención y reconstituir la red social de la PcD y su familia. Lo anterior no solo mejorando el

desempeño individual, sino como factor de protección al evitar el aislamiento de estas

personas.

2.9 META DE IMPACTO

Meta A: Aumentar en un 33% los niños de 6 años libres de caries (pasar de
Meta A: Aumentar en un 33% los niños de 6 años libres de caries (pasar de 30% a 40%).
Meta B: Disminuir
el daño
por caries (COPD)
de
los
niños
de
12 años
de
nivel
socioeconómico bajo, en un 14% (pasar de 2,2 a 1,9%).
ESTRATEGIAS UTILIZADAS
En los últimos años se ha reforzado la estrategia de instalación, tempranamente en la
vida, de hábitos saludables de higiene y alimentación a través del Programa de
Promoción y Prevención en Salud Bucal de niños y niñas preescolares. El que cuenta,
actualmente, con dos componentes.
El primero es aquel en establecimientos de educación de párvulos: Se basa en la
instalación temprana de hábitos de higiene bucal y alimentación saludable en el jardín
infantil. Este programa se inició como piloto el año 2006 y ahora se encuentra en fase de
expansión, con una cobertura de 30.000 párvulos de 66 comunas distribuidas en 14
regiones del país. Hasta el momento se han incorporado establecimientos dependientes
de JUNJI e INTEGRA. Sin embargo, el diseño y evaluación de proceso se han realizado
en forma conjunta con JUNJI, INTEGRA, MINEDUC y JUNAEB.
El segundo componente es el que se desarrolla en Centros de Salud de Atención
Primaria realizado por el equipo pediátrico en el Control del Niño Sano: consiste en
educar a los padres o tutores sobre buenos hábitos de salud bucal. Para esto se ha
reforzado la capacitación en Salud Bucal de los equipos pediátricos de atención primaria.
No existen registros de cobertura de este componente en particular.
Dentro de las estrategias utilizadas en la última década, cabe destacar el uso masivo de
fluoruros. Para disminuir la caries dental se ha implementado la fluoración del agua
potable, que continúa siendo la medida más efectiva y equitativa de lograr la exposición
comunitaria a los efectos preventivos del fluoruro. Esta medida cuenta con un amplio
respaldo de la OMS. En el país se ha implementado la fluoración del agua
progresivamente, en 14 de las 15 regiones, alcanzando hasta ahora una cobertura
cercana al 72% de la población.

En zonas rurales dónde la fluoración del agua no está indicada, por no existir redes de

agua potable, o bien, tener coberturas demasiado pequeñas, el MINSAL y la JUNAEB

implementaron el programa de alimentación escolar con leche fluorada (PAE/F), con el

que se beneficia a los escolares rurales de 1º a 8º básico, que representan los grupos de

edad de mayor riesgo de tener caries dentales. Actualmente, el PAE/F se desarrolla en

las escuelas rurales desde la IV región al sur, abarcando once regiones, 240 comunas,

con un total aproximado de 3.520 escuelas y 210.000 niños.

Otra de las estrategia impulsadas, es la de proteger y limitar el daño de la Salud Bucal en

las edades de mayor riesgo biológico a través de atención odontológica integral. Los

dientes recién erupcionados tienen mayor riesgo de caries, debido a que estos terminan

su mineralización en boca, por lo tanto, la aplicación de medidas preventivas en forma

oportuna, disminuye el riesgo de caries. Al mismo tiempo, no todos los dientes tienen el

mismo riesgo de desarrollar caries, siendo los molares los más susceptibles. En base a

los períodos de erupción de estos dientes, tanto en la dentición temporal como en la

definitiva, y a las edades en que las personas son más vulnerables a la educación en

salud, es que se han priorizado las siguientes edades (DEIS y SS, MINSAL 2009): a) 2
salud, es que se han priorizado las siguientes edades (DEIS y SS, MINSAL 2009):
a)
2 años: Ya está en boca el primer molar temporal y es un muy buen momento de
reforzar los buenos hábitos de higiene y alimentación en los niños. Además es la edad en
que se introduce el uso de pasta dental fluorada. La selección de esta edad es pensando
principalmente en un refuerzo de las medidas preventivas, sin embargo, los niños con
daño por caries deben recibir al menos procedimientos de inactivación de caries.
Cobertura: 30% con alta odontológica del total de niños de 2 años inscritos en APS.
b)
4 años: A esta edad ya están en boca todos los dientes temporales, por lo que se
pueden reforzar las medidas preventivas y, además, el niño tiene mayor madurez para
colaborar con el odontólogo, para que este pueda realizar la restauración de sus piezas
dañadas, si las hubiera. Cobertura: 33% con alta odontológica del total de niños de 4 años
inscritos en APS.
c)
6 años: Periodo de inicio de la erupción de la dentición definitiva, siendo una de las
primeras piezas en erupcionar, el primer molar. En este periodo es muy importante tratar
las piezas dañadas en la dentición temporal, para disminuir la carga bacteriana, y proteger
las piezas recién erupcionadas para prevenir la aparición de lesiones cariosas en ellas.
Desde el año 2005, la Atención Odontológica integral de los niños de 6 años, forma partes
de las GES. Cobertura: 67% con alta odontológica del total de niños de 6 años inscritos
en APS.
d)
12 años: A esta edad ya están casi todos los dientes definitivos en boca, a excepción
del tercer molar (muela del juicio), y coincide con la erupción del segundo molar definitivo.
Cobertura: 68% con alta odontológica del total de adolescentes de 12 años inscritos en
APS.
e)
Embarazadas: A pesar de no ser una edad, la atención integral de la embarazada tiene
por objetivo disminuir el riesgo de patología bucal en el recién nacido, ya que disminuye la
carga bacteriana de la madre y se refuerza la educación en salud bucal, en un periodo de
mayor vulnerabilidad. Actualmente la atención odontológica integral de la embarazada es
una GES. Cobertura: 50% con alta odontológica del total de embarazadas bajo control en

APS.

Por último, se ha desarrollado Vigilancia Epidemiológica, a través de una vigilancia de la

prevalencia de patología bucal en edades índice sugeridas por OMS, de hábitos de

higiene bucal y consumo de hidratos de carbono, de acceso a la atención odontológica y

de fluoruros de uso masivo.

ACTORES RELEVANTES

De manera esquemática se presentan los actores e instancias fuera del sector sanitario

que desempeñan un papel relevante en la consecución de las metas propuestas:

JUNJI, INTEGRA, JUNAEB, y MINEDUC, participan en la mesa nacional y en las

regionales del Programa de Promoción y Prevención en Salud Bucal de niños

preescolares. Existe colaboración de los establecimientos de educación de párvulos. Sin

embargo, el escenario es incierto para la obtención de los recursos necesarios.

Las empresas Sanitarias, responsables de la implementación, desarrollo y autocontrol del Programa de Fluoración del Agua
Las empresas Sanitarias, responsables de la implementación, desarrollo y autocontrol del
Programa de Fluoración del Agua Potable, para prevenir caries dentales. Escenario
favorable, ya que existe normativa que lo regula y Superintendencia de Servicios
Sanitarios y Autoridad Sanitaria controlan el cumplimiento. El único escenario adverso es
la oposición de la VIII región para la fluoración del agua.
La JUNAEB en convenio con el MINSAL realiza el Program a de Alimentación Escolar
(PAE) con leche fluorada. Escenario favorable, ambas instituciones vigilan
coordinadamente este programa, según norma técnica.
Los Municipios, JUNAEB y Prestadores de ISAPRES, participan en proteger y limitar el
daño de la Salud Bucal en las edades de mayor riesgo biológico, a través de las
prestaciones de Atención Odontológica Integral, para párvulos y escolares. Falta
coordinación en estas tareas. El escenario es complejo porque no siempre se comparten
las metas.
Las Universidades y Sociedades Científicas realizan capacitación del recurso humano
odontológico para mejorar sus competencias. Colaboración favorable, pero falta priorizar
según las necesidades del país.
Las Universidades, Sociedades Científicas, Colegio de Cirujano Dentistas AG y empresas
privadas del rubro de la higiene bucal, desarrollan campañas de educación de la
población directamente, o bien, a través de publicidad con contenidos de autocuidado en
salud bucal. Estrategias favorables, sin embargo, falta liderazgo y coordinación.
EVIDENCIAS
Se han identificado 5 estrategias que cuentan con respaldo en la literatura internacional, y
que podría implementarse en Chile:
Fortalecer actividades promocionales en Salud Bucal (Recomendación B) en
Embarazadas, Adultos responsables de preescolares y escolares, y Preescolares y

escolares de enseñanza básica

Se ha observado que las patologías bucales son evitables con simples medidas de

autocuidado aplicadas desde la gestación (Minah G. et al., 2008; American Academy on

Pediatric Dentistry et al., 2008) y que en niños pequeños la promoción de hábitos

saludables debe ser realizada a través de múltiples intervenciones y programas de

promoción para padres.

Mejorar el acceso a los fluoruros de la población (Recomendación A)

Las investigaciones muestran que el flúor es más efectivo en la prevención de caries

cuando bajos niveles de flúor son mantenidos en forma constante en la cavidad oral

(Petersen, 2003). Revisiones sistemáticas indican que la fluoración del agua y el uso de

pastas dentales fluoradas reducen sustancialmente la prevalencia e incidencia de caries

dental (Jones S. et al., 2005). Recientemente, ochenta expertos de treinta países han

reafirmado la eficiencia, costo-efectividad y seguridad del uso diario de fluoruros.

Confirmando que el acceso universal a los fluoruros es parte de los derechos humanos

básicos en salud, 2006).

El acceso a medidas masivas de fluoración (fluoración agua y leche): la fluoración del

Las investigaciones muestran que el flúor es más efectivo en la prevención de caries cuando bajos

agua se asocia con un aumento de la proporción de niños libres de caries y con una

disminución en el número de dientes afectados por caries (McDonagh MS. et al., 2000).

Hay insuficientes estudios con evidencia de buena calidad que examinan los efectos de la

leche fluorurada en la prevención de la caries dental. Estos estudios sugieren que la leche

fluorurada es beneficiosa para los niños escolares, especialmente en su dentición

permanente (Yeung CA. et al., 2006).

El cepillado de dientes con pasta fluorada en establecimientos educacionales: la evidencia

internacional muestra que el uso de dentrífico fluorurado es eficaz en la prevención de

caries (Marinho VC. et al., 2003; Twetman S. et al., 2003) siendo la frecuencia del

cepillado un factor fundamental, a mayor frecuencia de exposición aumenta la protección

contra las caries, estimándose un 14% de aumento de la fracción preventiva cuando se

realiza un cepillado con fluoruros dos veces, en comparación a realizarlo una vez por día.

La efectividad aumenta con la concentración de fluoruros disponibles, especialmente en

poblaciones de mayor riesgo cariogénico (MINSAL 2008).

Finalmente, el acceso a barniz de flúor a los niños de más alto riesgo: existe clara

evidencia del efecto inhibidor de caries de los barnices fluorurados (Marinho VC. et al.,

2003), recomendándose su uso tanto para pacientes de alto riesgo cariogénico, en

menores de tres años con caries temprana de la niñez, escolares con piezas definitivas en

erupción, como para tratamiento de remineralización en lesiones incipientes, en

adolescentes, en caso de sensibilidad cervical aumentada y en pacientes con

hiposalivación (MINSAL, 2008).

Fortalecer alianzas intra e intersectoriales para prevenir y reducir las patologías

bucales en la población preescolar y escolar (Recomendación C) (International

Union for Health Promotion and Education, 1999)

Programas integrados para disminuir los factores de riesgo que son comunes a las

patologías crónicas de mayor prevalencia en el país (alimentación no saludable,

patologías crónicas de mayor prevalencia en el país (alimentación no saludable,

sedentarismo, tabaco, alcohol, mala higiene, etc.) (Petersen PE, 2003)

Trabajo con sector educación: programas basados en centros de enseñanza. Los centros

de enseñanza han demostrado ser lugares rentables para las intervenciones de

promoción de la salud. La evidencia indica que se consigue un mayor grado de eficiencia

cuando los programas son de máximo alcance y “holísticos”, relacionando a los centros

escolares con los organismos públicos y los sectores encargados de la salud, y cuando se

desarrollan durante varios años. Hay que prestar atención especial a la formación de los

profesores en promoción de la salud.

Incorporar el Componente de Salud Bucal al modelo de Atención Integral con

enfoque Familiar y Comunitario (Recomendación C)

El enfoque Familiar y Comunitario, bajo el paradigma biosicosocial, permite abordar al

individuo y su familia como un sistema en permanente proceso de integración y

adaptación a su medio ambiente físico, social y cultural y a través de intervenciones costo

efectivas lograr satisfacer las necesidades y expectativas de la comunidad respecto a

mantenerse saludable (Douglas AB. et al., 2009; Mattila ML. et al., 2000; MINSAL 2008b).

Mejorar los mecanismos de monitoreo, control y evaluación de los programas

odontológicos con criterios (enfoque) de calidad:

Incorporar el Componente de Salud Bucal al modelo de Atención Integral con enfoque Familiar y Comunitario