Anda di halaman 1dari 19

Cart a Mandáli ca

Cart a Mandáli ca José Manuel Rodr íguez Villanueva 4ª de Licenciatura de Humanidades Unive rsidad
Cart a Mandáli ca José Manuel Rodr íguez Villanueva 4ª de Licenciatura de Humanidades Unive rsidad

José Manuel Rodr íguez Villanueva 4ª de Licenciatura de Humanidades Unive rsidad de Huelva Ant ropología Social

Profesora D ra. Alida Carloni Franca

Índice General

Carta Mandálica

Contenido

Índice General

...............................................................................................................................

2

  • 1. Introducción… “sin darnos cuenta

3

  • 2. Un poco de

4

  • 3. Objeto de Estudio de la Antropología y

8

  • 3.1 Crisis metodológica y ausencia de paradigma

9

  • 3.2 Nuevo instrumento a la investigación: Carta Mandálica de Dra.

11

  • 4. La

Carta

Mandálica

12

  • 5. La Carta Mandálica y los Programas de Radio

16

  • 5.1 Explicación detallada de los diferentes

16

Bibliografía

 

19

2

  • 1. Introducción… “sin darnos cuenta

Carta Mandálica

A lo largo de todo el curso académico, casi sin darnos cuenta, o incluso haciendo gala de la frase de un antropólogo que hizo bastante por la ciencia, Claude Lévi-Strauss, la antropología ha ido entrando en nuestros sentidos “sin dolor”. Las distintas clases prácticas y vivenciales, a través de nuestra profesora Dra. Alida Carloni, se han hido “sugiriendo” y sin llamar la atención, de forma suave, buscando la implicación personal, a través de dotes del conocimiento humano, en cuanto a su psique y a la curiosidad; hemos viajado y nos ha llevado, en un viaje a través del conocimiento humano, y nosotros como alumnos, hemos buscado para saber y conocer más, y sin darnos cuenta, hemos entrado en el campo de la investigación, hemos analizado, estructurado y ensayado la misma realidad del hombre de ayer, de hoy y de mañana, y siguiendo en nuestra andanza, nos hemos quedado perplejos, cuando al final del trayecto, sin darnos cuenta, hemos visto que no solamente conocemos la historia de la antropología sino que además nos hemos parado en el último estadio de la investigación, con los últimos pensadores conocidos, y situándonos, ya digo sin darnos cuenta, en el límite del conocimiento de nuestra ciencia a estudiar, sentándonos junto a pensadores de la talla de Edgar Morín o del mismo Lévi-Strauss, y poder tener conocimiento pleno de la ciencia para poder administrar una conversación profunda, de la misma realidad actual, buscando el paradigma para mañana.

Por tanto, hemos caído en la cuenta, al final de nuestra trayectoria de estudio, aunque también por el camino ya se iba percibiendo, qué era lo que íbamos a encontrar al final y cuál era la proyección de nuestra profesora. En éste viaje, vimos como ésta asignatura gracias a su profesora, manejaba una actualidad pedagógica puntera y adelantada a su tiempo, de acorde con las nuevas tendencias antropológicas y de cara a un estudio más humanistas de la ciencia y holístico, se debía entender y partir de la base, que el ser humano es un todo, no segmentado o fragmentado, dividido en múltiples átomos sin interrelación entre ellos, sino que toda la realidad en la historia, se ha venido dividiendo, por aquello de “divide y vencerás” para que el hombre fuera capaz de percibir la verdad de cada apartado científico, pero con los años hemos perdido de vista, una realidad unitaria y al mismo tiempo, compleja, del mismo ser humano, motivo de estudio, no sólo en antropología sino en el resto de las ciencias. Es en éste año, con nuestro ciclo de antropología, cuando se nos abre, gracias a nuestra profesora, unas metas nuevas, una nueva manera de estudiar y una clara y acertada pedagogía de enseñanza, para el futuro hacia el que nos proyectamos.

Desde luego, hoy más que nunca, es cuando nuestro mundo necesita de una auto reflexión, primero en materia educativa, ya que esto será capaz de una noble y revolucionaria manera silenciosa de regenerar al ser humano, hoy carente de expectación y defraudado por tantos acontecimientos, que nos ponen en primer lugar lo material, olvidando la importancia de hombre en sí y de su realidad inter-comunal, en referencia con el mismo y con los demás. Se hace necesario, implementar, desarrollar y poner en práctica en nuestras escuelas y universidades, una metodología, que es similar a los más punteros pensadores de Universidades europeas y mundiales, sabiendo que el actual sistema académico de “academo” de Patón está obsoleto y porque no, quizás poner en práctica algo tan olvidado pero tan antiguo y a la vez nuevo, como la práctica de enseñanza peripatética de Aristóteles.

3

  • 2. Un poco de hist oria.

Carta Mandálica

En nuestra clase se dieron en unas pinceladas las claves suficientes par a cómo debía de ser un análisis holístico, n o ya desde el punto de vista de la antropolo gía, sino para el análisis de cualquier reali dad, buscando todos los aspectos de ella, g racias al uso del instrumento de la Carta Ma ndálica. Pero esto, lo desarrollaremos más ta rde.

Comenzó desgranando lo p articular y complicado que resulta la visión del ser humano,

y que por ello se hacía nec esaria su planteamiento de revisión, no desd e un aspecto del

mismo, sino utilizando u n prisma que nos ayudara, a no olvidar,

cada una de las

dimensiones que formaba n al ser humano para obtener una image n de él, lo más totalizante posible.

Lo primero que hizo fue f undamentar la ciencia de la antropología, d esde su aspecto histórico, es decir, cómo fu e su evolución histórica y su concreción com o ciencia, a éste respecto me remito al cuad ro que a continuación dejaré expuesto.

La Antropología (del grieg o νθρωπος, anthropos, “hombre” (humano) , y λόγος, logos,

“conocimiento”) es una cie ncia social que estudia al ser humano de un a forma integral.

Para abarcar la materia

de

su

estudio, la Antropología recurre a

herramientas y

conocimientos producidos por las ciencias naturales y otras ciencias soc iales.

La aspiración de la disci plina antropológica es producir conocimie nto sobre el ser humano en diversas esfera s, pero siempre como parte de una sociedad. De esta manera,

2. Un poco de hist oria. Carta Mandálica En nuestra clase se dieron en unas pinceladas

intenta abarcar tanto la evo lución biológica de nuestra especie, el desarr ollo y los modos

4

Carta Mandálica

de vida de pueblos que han desaparecido, las estructuras sociales de la actualidad y la diversidad de expresiones culturales y lingüísticas que caracterizan a la humanidad.

Algunos autores consideran a fray Bernardino de Sahagún como uno de los antecedentes más notables de la etnografía. De la misma manera que otros misioneros del siglo XVI, Sahagún estaba preocupado por las diversas maneras en que la religión de los indígenas podría confundirse con el cristianismo recién implantado. En el afán de comprender mejor a los pueblos nahuas del centro de Nueva España, Sahagún investigó de manera muy detallada la historia, las costumbres y las creencias de los nahuas antes de la llegada de los españoles. Para hacerlo tuvo que aprender náhuatl. Luego, con el apoyo de algunos de sus informantes, organizó la información obtenida en una obra pensada para un público más o menos amplio. El resultado fue el Códice Florentino, de vital importancia en el conocimiento de la civilización mesoamericana precolombina.

Georges-Louis Leclerc, conde de Buffon, quien escribió Histoire Naturelle (1749) donde se enlazan las ciencias naturales y la diversidad física de la especie humana (anatomía comparada) con la inquietud por comprender la diversidad de las expresiones culturales de los pueblos. De manera análoga, algunos pensadores de la Ilustración como Montesquieu, Rousseau e incluso el matemático D'Alembert abordaron la materia, y propusieron algunas hipótesis sobre el origen de las relaciones sociales, las formas de gobierno y los temperamentos de las naciones. Las facetas diversas del ser humano implicaron una especialización de los campos de la Antropología. Cada uno de los campos de estudio del ser humano implicó el desarrollo de disciplinas que actualmente son consideradas como ciencias independientes, aunque mantienen constante diálogo entre ellas. Se trata de la Antropología física, la Arqueología, la Lingüística y la Antropología social. Con mucha frecuencia, el término Antropología sólo se aplica a esta última, que a su vez se ha diversificado en numerosas ramas, dependiendo de la orientación teórica, la materia de su estudio o bien, como resultado de la interacción entre la Antropología social y otras disciplinas.

La Antropología se constituyó como disciplina independiente durante la segunda mitad del siglo XIX. Uno de los factores que favoreció su aparición fue la difusión de la teoría de la evolución, que en el campo de los estudios sobre la sociedad dio origen al evolucionismo social, entre cuyos principales autores se encuentra Herbert Spencer. Los primeros antropólogos pensaban que así como las especies evolucionaban de organismos sencillos a otros más complejos, las sociedades y las culturas de los humanos debían seguir el mismo proceso de evolución hasta producir estructuras complejas como su propia sociedad. Varios de los antropólogos pioneros eran abogados de profesión, de modo que las cuestiones jurídicas aparecieron frecuentemente como tema central de sus obras. A esta época corresponde el descubrimiento de los sistemas de parentesco por parte de Lewis Henry Morgan.

Carta Mandálica de vida de pueblos que han desaparecido, las estructuras sociales de la actualidad y

Desde el final del siglo XIX el enfoque adoptado por los primeros antropólogos fue puesto en tela de juicio por las siguientes generaciones. Después

Ilustración 1: Charles Darwin

5

Carta Mandálica

de la crítica de Franz Boas a la antropología evolucionista del siglo XIX, la mayor parte de las teorías producidas por los antropólogos de la primera generación se considera obsoleta. A partir de entonces, la Antropología vio la aparición de varias corrientes durante el siglo XIX, entre ellas la escuela culturalista de Estados Unidos al iniciar la centuria; la Etnología francesa; el funcionalismo estructural, el estructuralismo antropológico, el procesualismo o la antropología marxista. 1

La antropología es, sobre todo, una ciencia integradora que estudia al hombre en el marco de la sociedad y cultura a las que pertenece, y, al mismo tiempo, como producto de éstas. Se la puede definir como la ciencia que se ocupa de estudiar el origen y desarrollo de toda la gama de la variabilidad humana y los modos de comportamientos sociales a través del tiempo y el espacio; es decir, del proceso bio-social de la existencia de la especie humana.

Durante el siglo XIX, la llamada entonces Antropología general incluía un amplísimo espectro de intereses 2 , desde la paleontología del cuaternario al folclore europeo, pasando por el estudio comparado de los pueblos aborígenes. Fue por ello una rama de la Historia Natural y del historicismo cultural alemán que se propuso el estudio científico de la historia de la diversidad humana. Tras la aparición de los modelos evolucionistas y el desarrollo del método científico en las ciencias naturales, muchos autores pensaron que los fenómenos históricos también seguirían pautas deducibles por observación. El desarrollo inicial de la antropología como disciplina más o menos autónoma del conjunto de las Ciencias Naturales coincide con el auge del pensamiento ilustrado y posteriormente del positivismo que elevaba la razón como una capacidad distintiva de los seres humanos. Su desarrollo se pudo vincular muy pronto a los intereses del colonialismo europeo derivado de la Revolución industrial.

Por razones que tienen que ver con el proyecto de la Nueva República norteamericana, y sobre todo con el problema de la gestión de los asuntos indios, la antropología de campo empezó a tener bases profesionales en Estados Unidos en el último tercio del s. XIX, a partir del Bureau of American Ethnology y de la Smithsonian Institution.

El antropólogo alemán Franz Boas, inicialmente vinculado a este tipo de tarea, institucionalizó académica y profesionalmente la Antropología en Estados Unidos. En la Gran Bretaña victoriana, Edward Burnett Tylor y posteriormente autores como William Rivers y más tarde Bronisław Malinowski y Alfred Reginald Radcliffe-Brown desarrollaron un modelo profesionalizado de Antropología académica. Lo mismo sucedió en Alemania antes de 1918.

En todas las potencias coloniales de principios de siglo (salvo en España) hay esbozos de profesionalización de la Antropología que no acabaron de cuajar hasta después de la II Guerra Mundial. En todos los países occidentales se incorporó el modelo profesional de la Antropología anglosajona. Por este motivo, la mayor parte de la producción de la Antropología social o cultural antes de 1960, lo que se conoce como modelo antropológico clásico, se basa en etnografías producidas en América, Asia, Oceanía y África, pero con un peso muy inferior de Europa. La razón es que en el continente europeo prevaleció una etnografía positivista, destinada a apuntalar un discurso sobre la

1 Rossi I. y O´higgins: Teoría de la Cultura y métodos antropológicos: Capítulo El desarrollo de las teorías de la cultura y métodos antropológicos: Editorial Anagrama: Barcelona: 1981 2 Ember C., Ember M. y Peregrine P.: Antropología: Hall: Madrid: 2004

6

Carta Mandálica

identidad nacional, tanto eslavos.

en los países germánicos como en los esc andinavos y los

Históricamente hablando,

el proyecto de Antropología general se com ponía de cuatro

ramas: la lingüística, la ar queología, la antropología biológica y la ant ropología social,

referida esta última como

antropología cultural o etnología en algun os países. Estas

últimas ponen especial énf asis en el análisis comparado de la cultura, término sobre el que no existe consenso en tre las corrientes antropológicas, que se rea liza básicamente

por un proceso trifásico,

que comprende, en primera instancia, una

investigación de

gabinete; en segundo luga r, una inmersión cultural que se conoce co mo etnografía o trabajo de campo y, por últ imo, el análisis de los datos obtenidos media nte el trabajo de

campo.

El modelo antropológico cl ásico de la antropología social fue abandona do en la segunda mitad del siglo XX. Actu almente los antropólogos trabajan práctica mente todos los ámbitos de la cultura y la s ociedad.

Carta Mandálica identidad nacional, tanto eslavos. en los países germánicos como en los esc andinavos y

7

Carta Mandálica

  • 3. Objeto de Estudio de la Antropología y Metodologías.

La materia de estudio de la Antropología ha sido materia de debate desde el nacimiento de la disciplina, aunque es común a todas las posturas el compartir la preocupación por producir conocimiento sobre el ser humano. La manera en que se aborda la cuestión es lo que plantea el desacuerdo, porque la materia puede abordarse desde diversos puntos de vista. Sin embargo, desde el inicio la configuración epistemológica de la Antropología consistió en la pregunta por el Otro. Esta es una cuestión central en las ciencias y disciplinas antropológicas que se va configurando desde el Renacimiento.

Tras el desarrollo de diferentes tradiciones teóricas en diversos países, entró en debate cuál era el aspecto de la vida humana que correspondía estudiar a la antropología. Para esa época, los lingüistas y arqueólogos ya habían definido sus propios campos de acción. Edward B. Tylor, en las primeras líneas del capítulo primero de su obra Cultura primitiva, había propuesto que el objeto era la cultura o civilización, entendida como un «todo complejo» que incluye las creencias, el arte, la moral, el derecho, las costumbres y cualesquiera otros hábitos adquiridos por el hombre como miembro de una sociedad. Esta propuesta está presente en todas las corrientes de la antropología, ya sea que se declaren a favor o en contra.

Sin embargo, a partir del debate se presenta un fenómeno de constante atomización en la disciplina, a tal grado que para muchos autores —por citar el ejemplo más conocido—, el estudio de la cultura sería el campo de la antropología cultural; el de las estructuras sociales sería facultad de la antropología social propiamente dicha. De esta suerte, Radcliffe-Brown (antropólogo social) consideraba como una disciplina diferente (y errada, por lo demás) la que realizaban Franz Boas y sus alumnos (antropólogos culturales). Según Clifford Geertz, el objeto de la antropología es el estudio de la diversidad cultural.

La antropología es una ciencia que estudia las respuestas del ser humano ante el medio, las relaciones interpersonales y el marco sociocultural en que se desenvuelven, cuyo objeto va a ser el estudio del hombre en sus múltiples relaciones; además estudia la cultura como elemento diferenciador de los demás seres humanos. Estudia al hombre en su totalidad, incluyendo los aspectos biológicos y socioculturales como parte integral de cualquier grupo o sociedad. Se convirtió en una ciencia empírica que reunió mucha información, además fue la primera ciencia que introdujo el trabajo de campo y surge de los relatos de viajeros, misioneros, etc 3 .

Por nuestra parte, la Antropología como investigación sistemática, es una disciplina científica, por tanto como ciencia, utiliza un método, y es el método científico, aunque con las peculiaridades propias de las ciencias sociales y humanas.

Así no existe un método propio, que deba llamarse antropológico ni etnográfico, aunque a menudo encontramos ésta definición, pues los antropólogos hacen uso del método científico y de numerosas técnicas de investigación, entre la que la observación participante, es quizás la más característica, con un enfoque característico, concreto: el antropológico.

3 Kottac P.: Antropología Cultural: Mc Craw - Hill: Madrid: 2002

8

Carta Mandálica

Es de destacar, desde éste enfoque el instrumento o material, propuesto por nuestra Profesora, que corresponde a la Carta Mandálica, que la veremos con detenimiento en el análisis práctico y observacional, propuesto al final. Y éste instrumento, se propone como causa de vacío actual, en cuanto al acercamiento de análisis de las culturas actuales.

La investigación antropológica a su vez, como toda investigación científica, está orientada desde los presupuestos teóricos de los que parte. Por ello la aplicación de las técnicas de investigación, en el quehacer antropológico, implican planteamientos teóricos previos, (terminología, diseño de investigación, hipótesis, o al menos ideas directrices, contrastación de modelos, etc. Por ello, quizás una discusión sobre la metodología de las ciencias sociales y en concreto de la Antropología ha de ser menos una enumeración descriptiva de las variaciones e incidentes que presenta las prácticas de investigación, que de las ideas, proposiciones, intenciones y supuestos que se traslucen en ellas 4 .

De hecho, en opinión de otros antropólogos, la Antropología, no tiene un método definido. Así para Josep Maria Fericgla, no se puede hablar de un método propio, claro, definitivo y universalmente eficaz utilizable por cualquier individuo. Por una parte, como ocurre con toda investigación cualitativa, no existe una metodología científica unívoca, de validez universal, sino que cada objeto de estudio exige que se diseñe un método adecuado y específico, sea cualitativo, cuantitativo, experimental, aplicado o mixto. Por otra parte, cada investigador trabaja a partir de sí mismo (conocimientos previos, astucia, perspicacia,…). Por tanto el trabajo de campo, en base a una medida cualitativa exige la observación directa y analítica de los informantes, de las situaciones que generan, de la interacción entre las personas, entre personas y cosas, y esta información es la base fundamental del material etnográfico. De la misma forma, también es fundamental el entrenamiento del investigador, su perspicacia, astucia y personalidad.

3.1 Crisis metodológica y ausencia de paradigma hoy.

Pero, es por ello, que puede hablarse de un periodo de crisis: una crisis que surge de incertidumbre sobre los medios adecuados para describir la realidad social, y que implica un desplazamiento de los debates teóricos hacia el método, la epistemología, la interpretación y las formas discursivas de presentación o de representación, tal como afirman Velasco y Rada. Por un lado, en el plano de la producción teórica, nuestro tiempo se perfila como una época multiparadigmática, donde se acusa la nostalgia de una paradigma sobresaliente, y por otro, curiosa pero significativamente, hay gran coincidencia en destacar el valor de la práctica de la etnografía en el plano metodológico, según nos informa Velasco y Rada.

Ellos (1997:74) advierten de tres crisis que jalonan la historia de la antropología social:

la crisis de objeto, la crisis del método y la crisis de la representación.

Sobre la crisis del objeto, cada vez vemos menos pueblos que no estén “contaminados”, las tribus que hicieron famosos a Boas, Mead, Malinowski o a Evans-Pritchard son cada vez más, un bien escaso. La inmensa mayoría de los antropólogos actuales ya no van en

4 Velasco, Honorio: La lógica de la investigación etnográfica : un modelo de trabajo para etnógrafos de la escuela: Honorio Velasco y Ángel Díaz de Rada: Madrid : Trotta, D.L. 1997

9

Carta Mandálica

la actualidad a islas lejanas o inexploradas o a paraísos selváticos, sino que se sumergen en el interior mismo de sociedades de tan formidable entidad histórica como la India, Japón, Egipto, Grecia o Brasil.

La segunda gran crisis, el método. Se planteó en la década de 1960, desde los presupuestos de la nueva etnografía que buscaba de un mayor rigor en el diseño de la investigación y en la elicitación de la respuesta de los informantes, y que dio lugar a la Antropología Cognitiva y la Etnociencia. De éste modo se descubrió como exigencia, el conocimiento de una cultura, para poder formular, preguntas significativas para los informantes. Ya no podría decirse, que se había logrado el conocimiento de una cultura, cuando se supieran de antemano la respuesta de los informantes, sino cuando el investigador fuera capaz de formular preguntas significativas. La meta de la investigación pasó a ser el estudio de los códigos culturales.

Por último, encontramos la reciente planteada, crisis de la representación, la cual es una consecuencia insospechada de la propuesta interpretativa en el análisis de las formas culturales, para la que hoy es invocado como iniciador Clifford Geertz, y consiste en la adopción de una nueva analogía para el estudio de la cultura: la penetración analítica en un texto literario. Como advierte Stolcke “en los años ochenta se difunde una nueva corriente crítica en la antropología, en especial en USA. Se habla otra vez, de crisis en la disciplina. Tras una fase tibia de antropología simbólica, en las décadas de los sesenta y setenta y después de un falso arranque fenomenológico, los antropólogos interpretativos norteamericanos, y en su vanguardia Geertz, hallaron en el postmodernismo, su marco de referencia más afín”. Así lo manifiesta la antropóloga Verena Stolcke 5 .

Como bien expone Stolcke, bajo la influencia del postestructuralismo francés primero, (Foucauld, Derrida, Baudrillard, Jean-Francois Lyotard) y del postmodernismo después, se difunde un clima declaradamente antipositivista, cuyo instrumento metodológico es por excelencia la deconstrucción. Así toda una corriente de la antropología contemporánea funda su aportación en una prolija deconstrucción de la obra de otros antropólogos, a veces bajo el disfraz de un interés por los aspectos literarios de la escritura etnográfica.

Éste giro metodológico repudia “el realismo etnográfico” convencional y tiene como problema clave y tema central la relación entre el “antropólogo” y su “objeto”, entendido como un momento en si mismo histórico. La deconstrucción postmodernista pone en tela de juicio la propia autoridad antropológica, para “representar” a los “otros”, la autenticidad de las “representaciones” etnográficas tradicionales y, en su forma más radical, la validez de la propia antropología. Además los pos-modernos, se enredan en una introspección individual y subjetivista que en su manifestación más extrema resulta

5 Verena Stolcke: El "problema" de la inmigración en Europa: el fundamentalismo cultural como nueva retórica de exclusión: 1993: Verena Stolcke, (Doctor por la Universidad de Oxford), es profesora de antropología social en el Departamento de Antropología Social y de Prehistoria de la Universidad Autónoma de Barcelona, en España. e.mail: verenaacc.uab.es. Ha llevado a cabo investigaciones de archivo y sobre el terreno en Latino América. Entre sus numerosas publicaciones encontramos "¿Es el sexo respecto al género lo que la raza respecto a la etnología?, en Gendered Anthropology, publicado por Teresa del Valle en 1993, y un artículo reciente relacionado con el presente titulado "La Naturaleza de la Nacionalidad", en Citizenship and Exclusion, publicado por Veit Bader en 1997.

10

Carta Mandálica

disolvente al proclamar la crisis de la ciencia occidental en general, y con ello la imposibilidad de presentar o formular una teoría unificada.

3.2 Nuevo instrumento a la investigación: Carta Mandálica de Dra. Carloni.

Primer fundamento:

A pesar de la gran variedad de planteamientos teóricos, de nuestra disciplina a lo largo de su historia, creemos que podamos establecer a modo de jerarquía los siguientes enfoques teóricos, tal y como establecen Judith Goetz y Margaret Le Compte:

  • A) Grandes teorías o paradigmas teóricos, que aspiran a tener un alcance universal y a formular reglas generales.

  • B) Teorías formales o de rango intermedio, es decir conjunto de proposiciones interrelacionadas cuyo objeto es explicar una clase abstracta de comportamientos o fenómenos. Teorías sobre estructura social, tecno economía o personalidad, entrarían dentro de ésta categoría.

  • C) Teorías sustantivas o proposiciones interrelacionadas que se centran en cuestiones puntuales de poblaciones, espacios o tiempo identificables por su concreción. En el campo de la etnografía/antropología éstas teorías sustantivas estarían representadas por el corpus construido en torno a los estudios de las sociedades campesinas, el parentesco, las religiones populares, la marginalidad, la educación, etc.

Segundo Fundamento:

Se suele afirmar, que una vez que se han recopilado los hechos importantes, pueden formularse y diseñarse teorías para explicar o ajustarse a los hechos. Sirva esto como base e introducción de explicación, antes de entrar en nuestro modelo de análisis. Por otro lado, decir que la base del trabajo etnográfico es la observación participante, que en realidad se trata de la técnica antropológica por excelencia, ya que el método de la antropología, al ser una ciencia, debe de ser uno sólo, el mismo de todas las ciencias. Lo que más interesa es la lógica de la investigación etnográfica, es decir, poner en pié las claves del trabajo empírico del etnógrafo, pues todas las técnicas parciales, por sí mismas no son etnografías, si no se articulan con determinadas claves con fuertes razones epistemológicas y metodológicas.

Tercer fundamento:

Todo comportamiento o acción humana es sociocultural, todo puede y debe ser estudiado desde y por la antropología social y cultural.

No existe por tanto ningún tema relacionado con la cultura, que no pueda ser “antropológico” si se analiza con el enfoque holístico adecuado, pues a menudo se define la antropología no por un método y/o unas técnicas determinadas, sino por su particular enfoque: el holístico, es decir, totalizador, que le confiere su objeto de estudio: la cultura.

No cabe duda, que la antropología y con ella la etnografía, han llegado a ser lo que son hoy, después de un largo proceso evolutivo, en el que las viejas formas de entender las

11

Carta Mandálica

disciplinas ocupadas en el estudio de la sociedad, dieron paso a otras nuevas, con las consiguientes modificaciones de orden epistemológicos.

El “etnógrafo” moderno, (frente al posmoderno) al describir intenta encontrar una respuesta adecuada a una serie de preguntas que se han formulado, hipótesis, a partier de unas teorías y problemas no resueltos y que son significativos en el marco de esa teoría, es decir, que sólo pueden ser explicados por ella, pues la etnografía no consiste sólo en hacer entrevistas, observaciones o análisis de contenido sino en realizar éstas y otras operaciones (cualitativas y cuantitativas) con la intención de ofrecer interpretaciones de la cultura.

Cuarto fundamento:

Por último antes de analizar, la herramienta de descripción cultural, propuesta por nuestra profesora de la Universidad de Huelva, no podemos pasar por alto, que aunque la antropología ha tenido siempre una visión interpretativa, y toda etnografía sea una hermenéutica, no tendríamos que perder ninguna de las enseñanzas de los esfuerzos críticos, a precisar:

  • a) Las advertencias de Boas sobre la necesidad de asegurarnos, antes de comparar, de la homogeneidad de las unidades que comparamos sin separar las instituciones sociales de sus significados culturales.

  • b) El esfuerzo iniciado por Kenneth Pike (lingüista) y llevados a la antropología por Marvin Harris, para dilucidar las diferencias entre emic y etic y

  • c) La luz que arroja el énfasis de los años setenta y ochenta en la hermeneútica, sobre el carácter interpretativo de mucho de los términos que integran el vocabulario técnico de los antropólogos.

    • 4. La Carta Mandálica

Es un instrumento de análisis de la realidad, y sirve para poder observar la realidad y estructurarla.

Haciendo el análisis observacional, ayudado con el “instrumento”, no sólo no se te olvidará ningún apartado de la realidad, sino que al mismo tiempo tendrás estructurado de manera automática tu análisis.

La carta Mandálica está dividida en los siguientes sectores:

12

Carta Mandálica

  • A) Subsistema Tecnoeconómico, que está formado por:

Ecosistema (Glaciario, Desierto, Sabana, Selva,…).

Habitat: Iglu, tiendas, choza, adobe, cemento, apartamientos, rascacielos.

Vestimenta y adornos

 

Utiles y herramientas (labores domésticas)

 

Modos

de

subsistencia

(cazadores,

recolectores,

domesticación

de

animales…)

 

Alimentación.

Comercio (trueque, intercambios monetarios…).

Artesanía (del barrio al plástico y al papel)

  • B) Subsistema Sociopolítico, que está formado por:

Tipos de Matrimonio

 

Control social:

Formal:

 

Parlamento

Juzgado

Consejo de Ancianos

 

No Formal:

 

Relaciones de burlas

Comentarios y Chismes

Organización Política:

Sin Estado

Con Estado

Asociaciones:

De Parentesco

De Edades

De Género

De Creencias

Estratificación Social:

 

Clanes

Clases

Grupos Étnicos: (minorías marginales, naciones)

13

Sistemas Políticos:

Jefaturas, utopías

Dictaduras totémicas

Monarquías Clánicas

Democracias

Carta Mandálica

C) Subsistema Ideológicocreencial, que está formado por:

Cosmovisión:

Creación del Mundo

Representación Social

Del Hombre

Salud:

Curanderismo – Chamanismo

Medicina

Sistema de Creencias:

Sectas

Animismo

Totemismo

Politeísmo

Monoteísmo

Sistema de Valores:

Profanos

Individuales

Colectivos

Religiosos

Mitologías

Rituales de Paso (Sagrados y Profanos)

Iniciaciones (Tribales y no Tribales)

Simbolísmo:

Natural

Cultural

14

Carta Mandálica

D) Subsistema Comunicacional, formado por los siguientes elementos:

Tradición oral

Escritura

Grafismo

Música

Arquitectura

Lenguaje

Cifras y Numerología

Folklore

Rituales de Comunicación (Alimentación…)

Sistemas de representación

Fiestas:

Individuales

Colectivas

Nacionales

Ciclo Vital

Ciclo Festivo

Religiosas

Comunicación No Verbal:

Acústica

Proxémica

Corporal

Teatro:

Sagrado

Profano

Modales Sociales

Baile

Cinematografía

Nuevas Tecnologías Electrónicas

15

Carta Mandálica

Éste instrumento sirve, no sólo para realizar un minucioso examen descriptivo – observacional, de una realidad extensa y compleja, como puede ser la cultura de una tribu así como, analizar un determinado sector social o cultural, sino que además puede servir de ayuda a la hora de analizar cualquier situación concreta de nuestra realidad.

Durante todo el curso académico, realizamos una serie de programas de radio, a través de la emisora de la Universidad, Uniradio. Cada programa, tenía una temática concreta. Realizaremos con los datos que tenemos, y de la composición del instrumento de la Carta Mandálica, un análisis detallado de nuestros programas de radio a lo largo de todo nuestro curso de Antropología Social. Sirviéndonos de nuestro ejemplo, podremos constatar la validez de dicho instrumento.

  • 5. La Carta Mandálica y los Programas de Radio

Primer Cuatrimestre

Segundo Cuatrimestre

- Tecnoeconómico: - Deporte: libertad excesiva, exceso de producción. Macdonalización de la sociedad. Crisis actual y de valores. Cosmos 30 m2:

habitat reproductivo. Deshaucio: sistema económico. Laika, mascota: habitat. - Sociopolítico: Deporte: tiempo libre. Crisis actual: lucha de clases. Cosmos 30 m2: sistema de valores. Deshaucio:

expresión social. 0% esclavitud, 100% artesanía: producción. Callada estas más guapa: relación. - Ideológico - Creencial: Crisis actual:

valores. Cosmos 30 m2: cosmovisión. Del Islam al feminismo. - Comunicacional: Cosmos 30 m2:

Patrimonio. Callada estas más guapa. Tradición oral. Comunicación y Antropología.

  • - Tecnoeconómico: El Chacachá del tren. Medios de transporte. Turismo y

Patrimonio: España en venta.

  • - Sociopolítico: Ladrones de guantes blancos. La belleza femenina por poderes. Capacidades diferentes, "los esencial es invisible a los ojos".

  • - Ideológico - Creencial: Transformar la

solidaridad en humanidad. Las utopías y la

Atlántida. † La Dama de las Piedras.

  • - Comunicacional: Arqueología,

Patrimonio y Antropología. Indiana Jones. Una mujer ejemplar, Elena Whishaw. Enredando.com.

5.1 Explicación detallada de los diferentes apartados.

Podemos constatar cómo cada uno de los apartados, como anteriormente hemos constatado, de manera resumida, se refieren a una situación concreta que determina y explica dicha incorporación a ese determinado grupo.

Constatar que el análisis lo hacemos de nuestra sociedad y por tanto es la civilización moderna implementada en medio de nuestra propia realidad.

En cuanto al Subsistema Tecnoeconómico, tenemos los programas relativos a deportes, ya que la sociedad cuánto más tecnológica y desarrollada, más tiempo libre tiene y por tanto más mecanizada, industrializada y también macdonalizada, en producción en

16

Carta Mandálica

cadena, con lo que supone de abaratamiento de los enseres, la pérdida de calidad como detrimento y el acuse de tiempo, que a veces se torna opresivo para la sociedad. Produciéndose una contradicción, sobre ella misma, el hombre tiene más tiempo libre y sin embargo el tiempo a veces le oprime. Lo que da lugar, a ciertos momentos de crisis, en ese diálogo continuo de la sociedad con el ser humano. A veces en medio de ésta gran producción se denota la falta de ese jardín, y a veces producido por esa tecnología y esa producción en serie, nos lleva ésta civilización a encajar a las personas en nichos vivientes, llamados edificios, donde el jardín a veces tiene menos de 30 m². Todo el potencial de realidad se vive bajo la angustia del poder económico, de hecho, todo cabe para la venta, para ganar más, de ahí que incluso el turismo, o las visitas de pueblos amigos pasan a convertirse en motivo de recaudación para poseer más, primando incluso la moneda más que los valores, y llegando a veces a no significar nada el valor de un ser humano. Así por ejemplo, llegamos a los desahucios, familias enteras, desposeídas de todo lo que tiene, para mantener un sistema monstruoso a consta de la sangre de inocentes. En éste modelo de cultura, percibimos a la misma vez, el valor más grande del ser humano, que con su tecnología, ciencia e inteligencia es capaz de llegar lejos, conquistando el espacio, pero al mismo tiempo, cegado por el egoísmo es capaz de realizar las acciones más bárbaras y desproporcionadas. De hecho, ningún siglo, ninguna cultura, ha sido tan cruel con el mismo ser humano que la que ahora está en nuestro estudio.

El Subsistema Sociopolítico, que nos rodea, nos permite cierto aire de libertad, en cuanto a opiniones, nos dicen que somos libres de opinión, sin embargo al igual que con el tiempo, es un sistema que él mismo entra en contradicción, ya que cuanto más libre parece el ser humano más preso se encuentra en el sistema, siendo asfixiado al final. Actualmente, éste estilo o forma de vivir, produce y desencadena una fuerte lucha de clases, siempre hay una rígida tirantes entre dos grupos de seres humanos, aquellos que les sobra y aquellos que no llega, viviendo en el continuo espacio – tiempo, una constante lucha que a través de la presión social unas veces, y otras a través del poder económica, se van realizando las proyecciones de esas energías, dando a veces lugar a revoluciones, en un sentido u en otro, tornando la balanza y beneficiando a unos o empobreciendo y esclavizando a la mayoría. El sistema vive inmerso pensando en libertad, se le vende a todos los ciudadanos que son libres, pero en realidad sus políticos, aquellos que son elegidos, democráticamente por el pueblo, para ejercer y salvaguardar a los ciudadanos de su pueblo, a su vez también se ven esclavizados por éstos señores que de unos cuantos votos, se colocan en la pirámide de la sociedad, y en lugar de legislar para el bien común, lo hacen en la mayoría de los casos sirviendo a su bien propio y haciéndose llamar, “ladrones de guantes blancos”.

El hombre no es capaz de ejercer su libertad, es tan forzado, que incluso se les impone categorías de cómo deben de vestir o de ser de manera exterior, hay quién se frustra por estar obeso o por no ser “socialmente guapo”. Hay pequeños corpúsculos sociales que se disgregan de la gran masa social, porque caen en la cuenta, de que sus vidas están siendo manejadas y poseídas, de ahí que dichas minorías a veces se separan, creando pequeños grupos sociales, no siempre aislados, pero que mantienen una afinidad sobre todo de pensamiento, ellos intentan establecer normas de mercado mucho más justa, de ahí el programa de radio 0% esclavitud, 100% artesanía, su producción, además de no contribuir al aumento del capital de terceras personas, supone un grupo con un reparto más equitativo de su fundamente de riqueza y servir para la ayuda de aquellos que han sido de una u otra forma, marginados por la sociedad reinante.

17

Carta Mandálica

El Subsistema Ideológico-Creencial, a pesar de que en medio de una sociedad con una mirada fija sólo en lo material, sin embargo no faltan aspectos de la vida de la cultura actual, en la que centra su mirada en la transcendencia, sobre todo porque de manera diaria se siguen produciendo muertes, y recuerdan al ser humano su misma condición de fragilidad, al mismo tiempo que le recuerda lo poco que es en sí. Una vez más la imagen contradictoria de ésta cultura. La acción grande e impactante del ser humano, capaz de llegar a lo más lejos, y por otro lado, el descubrimiento de valores en crisis, que nos lleva a matar de hambre a pueblos enteros, o a hacer desaparecer por genocidios razas enteras. El hombre capaz de la hazaña más bien, también tiene tiempo para desarrollar sistemas creenciales que le den esperanza de un mundo mejor, o que sea capaz con la existencia de un Dios justo a hacer valer su justicia para que aquellos hombres “malos” sean castigados.

En medio de todo el desarrollo aparecen también aquellos seres soñadores, creadores de utopía, que enseñan e inspiran mundos mejores, y que dan lugar a intentos de mejorar nuestra cultura. Y sobre todo, el recuerdo de nuestros seres queridos, y la segura realidad, de que todo eslabón desde nuestro nacimiento se ha roto, y hemos quedado sólos, lo que nos invita a la contemplación y a la solidaridad con el prójimo. Es el abandono por nuestra soledad en manos de la bondad.

El Subsistema Comunicacional, en nuestro sistema hemos aprendido a manejar y conocer un amplio abanico de signos de comunicación. Es más incluso, se mueven a nuestro lado meta signos, que aspiran a una comunicación incluso mucho más elevada, no sólo tenemos lo oral, no sólo la escritura, sino incluso medios audiovisuales, signos corporales que ayudan a una interrelación entre todos los miembros de nuestra sociedad e incluso a veces elevan el espíritu o las mentes de muchos, a través de dichos elementos, configurando un paisaje, en muchos casos, mental o virtual. Al mismo tiempo, como si de una constante se tratara, parece que el hombre herido de muerte, en muchas ocasiones éste lenguaje se traduce en intento de oprimir y esclavizar al hombre, de ahí el programa de radio, “callada estás más guapa”, como incluso se vive ésta interna lucha de clases del ser humano, entre los del género diferente, de cómo el hombre intenta doblegar, esclavizar a la mujer, unas utilizando su fuerza otras con medidas más sutiles de presión a través del intelecto, dándose lo que se ha venido a llamar en medio de nuestra sociedad, la violencia de género.

18

Bibliografía

Carta Mandálica

Ember C., Ember M. y Peregrine P.: Antropología: Pearson Prentice Hall: Madrid: 2004

Kottac P.: Antropología Cultural: Mc Craw - Hill: Madrid: 2002

Mercier, Paul: Historia de la antropología: Barcelona : Península, 1979

Rossi I. y O´higgins: Teoría de la Cultura y métodos antropológicos: Capítulo El desarrollo de las teorías de la cultura y métodos antropológicos: Editorial Anagrama:

Barcelona: 1981

Velasco, Honorio: La lógica de la investigación etnográfica : un modelo de trabajo para etnógrafos de la escuela: Honorio Velasco y Ángel Díaz de Rada: Madrid : Trotta, D.L.

1997

Destaco mi portafolio digital como trabajo durante el curso, donde he ido entrando, clases diarias y reflexiones propias a lo largo de todo el curso escolar.

Así mismo, ha sido de gran ayuda para la visión de conjunto, los textos aconsejado al principio del curso académico y que también en pdf, pueden verse en mi blog.

Página web del Blog de Antropología

http://antropologiasindolor.blogspot.com.es/

19