Anda di halaman 1dari 71

J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

AMORIS TÍTULOS
de nuestro sello editorial

CUENTO

La diversidad de los duendes, de Máximo González Sáez

Alzheimer y otros cuentos, de Luis Gutiérrez Infante

POESÍA

Peñalolén, nacido de las profundidades, de Amante Eledín Parraguez

Pena de alumbramiento, de Marcelo Rojas

Los peces no construyen catedrales, de Fernando Hernández Jara

La canción extraña, de Amante Eledín Parraguez

Lota sobre la tierra, de Reynaldo Lacámara

Narcisiones, de José-Christian Páez

Amoris, de José-Christian Páez

PROSA

Takes, de Mario Valdovinos

NOVELA

666 Hijos de la ceguera, de José-Christian Páez

EDICIONES DEL GALLO

3 4
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

JOSÉ-CHRISTIAN PÁEZ FRONTIS

Esta tirada aparte de la primera edición de AMORIS, consta de 40


ejemplares, numerados con arábigos del 1 al 40, y uno con la
denominación 1-40, el cual quedará en poder del autor.
Los ejemplares han sido numerados, firmados, cosidos y
encuadernados por el propio autor.
Para el interior, se usó PAPEL DE 90 GRS.; para la tapa, opalina crema
de 200 GRS.
Se terminó de imprimir en la impresora láser de EDICIONES DEL GALLO,
el 9 de mayo del 2000, en la ciudad de Santiago de Chile.

E JE MPLA R

AMORIS Nº 0
Poemas 1990-1995 Primera edición: Mayo del 2000.

© José Christian Páez Velásquez, 2000.

con tres dibujos originales DERECHOS RESERVADOS

del autor © Dibujos páginas 9, 37 y 105: José-Christian Páez.

© Diseño de portada: José-Christian Páez.

Edición cosida y encuadernada a mano


EDICIONES DEL GALLO
por el propio autor
Para escribir al autor:

jchpaez@yahoo.es

Apartado Postal 31011


08080 Barcelona
ESPAÑA

Tel. (34) 606 725 808

2000 www.jchpaez.com

5 6
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

DEL PO R Q UÉ D E L AM O R E N E S T O S T IE M PO S

¿Existe el amor desde siempre o es una creación humana,


cultural? Cualquiera sea la respuesta, nadie podrá negar que su
sola presencia o ausencia en nuestras vidas, define la felicidad
o infelicidad y, de paso, el sentido de nuestras existencias.
Suele confundírselo con el impulso visceral de poseer lo
físico, sin importar la condición del espíritu. Para quien escribe
estos versos al menos, el amor permite habitar ese trozo de cielo
que avizoramos cuando esta fuerza inmedible, indescifrable,
nos mueve y motiva para hacer el día.
Aquí he querido plasmar poéticamente, dentro de lo
posible, los encuentros y desencuentros del amor a la mujer, a
los hijos, a la madre, a Dios, a la vida y a la muerte. Humildades
y rebeldías juntas, en momentos diversos y necesarios, tal
como los amaneceres, noches y crepúsculos.
Consciente de lo difícil que es escribir poemas de amor
en tiempos donde ya todo parece haberse creado, lo he asumido
porque no podría haber vivido estos años sin describir lo que
por dentro de mí habitaba.
Mi modesta pretensión es que ellos puedan emocionar a
quien se aventure por estos caminos. Si así fuere, me sentiré
gratificado.
Finalmente, quiero señalar que la mayor parte de los
textos que conforman este libro, la he escrito gracias a la beca
que durante 1995 me concedió el Fondo de Desarrollo de las
Artes y la Cultura. Por ello mi agradecimiento al Ministerio de
Educación y a quienes hicieron posible que este organismo de
apoyo a la creación, pudiese existir.

El autor

7 8
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

Una mujer diligente y virtuosa


¿quién la encontrará?
¡Es mucho más valiosa que las perlas!

PROVERBIOS 31:10

En el seno de una mujer


es donde el rayo del esplendor
debe recibir una forma humana.

VASICHTA

CREPÚSCULO DE AQUITANIA
9 10
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

MI FELICIDAD A M ADA

Mi felicidad paseará por alguna muchacha Si tu alma es pura y fiel


Con ella irá mi río más que el fiel de la balanza
y toda la angustia de los hijos solos Si amas y quieres ser amada
y si sueñas
Mi felicidad como el viento y tus sueños son para ti vitales como el amor:
traerá ventanas que sólo volaron mudas ¡quiero conocerte!
sobre el rayo a punto de morir
¡Ay de la vida extranjera en uno mismo! Si eres libre como el ave de la infancia
Como herida se abre dejando pero tu libertad se autoimpone límites de cordura
margaritas de nieve Si eres de fuego que se eleva como una oración:
¡quiero conocerte!
La felicidad descansa sobre el árbol
o sobre la piedra que traga corazones Y si tuya es la fe
que alimenta al espíritu por la mañana
...Y sobre ellos y no claudicas ante la zozobra
no hay ala que alcance su cielo ni te obnubilas ante el éxito
ni espíritu que muerda y sigues caminando como un pastor busca las estrellas
¡corre hacia mí hija de Dios
La felicidad: que desde muchas oraciones te espero!
extranjera de mí y de ti: De todos.

11 12
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

HA ESTALLADO SU FAZ Á L GE B RA

Cuando se mire la Luna Si me juegas este dos sobre mi uno


y se devore a sí misma la cadencia del sufrir me vuelve cero
nos quedaremos amada
sobre los últimos besos ¡Oh estampida de mi ser indescifrado!

¿Cómo asolarte y llorar Entre uno ha de amarse el dos


entre nublado camino? Entre dos el uno se alcanza.

¿Cómo anudar en tu voz


la pavesa del ayer?

Por ser tan albos tus labios


hoy de blanca se quebró
sobre mis débiles yemas
¡Y no la supe besar!

13 14
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

L IB R A A M O RIS

Esta luna de lo eterno Si vuelves renacida espiga de alba


no ha sembrado su ideal en mi buscarte al río de mi duérmese tus manos
ya hubo de libar la espera tus rocíos
¡Si pudiera mi palabra refacer todo el amor!
Insinuar la voz del aire en tu envolverse Pensada lejanía de mi pecho
¿Adónde el ciervo cierza tu mirada?
Hoy te nido el horizonte
de mi mano con tu mano de liberta Talvez aquí en mi boca
talvez si en la desnuda cercanía
...el silencio ya grabado
y la lluvia como beso de mañana. Si vuelves ya no espera
bañada en estas aguas

Si soy en este serte mi alma de gozosa.

15 16
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

LAGUNA MÍA PARAÍSO DE MIS VENAS

En ti se purifican mis caricias Cada beso beso a beso


El manto del adiós es un ir buscando a Dios entre tus aguas
descubre su por siempre nunca llego
nunca voy Aprietas en mis sienes
el límpido sentido de tus manos
Tendido a las almunias de tu piel su níveo amanecer de cormoranes
refresco mis ardores
Perdido a sus alas
¡Oh cielo renacido! despierto entre las guijas del alma adormecida
Oh suave golondrina germinando
al centro del ángel territorio de nos. Te danzo iluminado
bebiendo en tus pezones
sus ríos transparentes.

17 18
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

HUERTO LO QUE DE TI MANA

Éxodo 16:31

Vivamos en una patata mi gusanita En busca de mi esta soledad de amarte


sin mirar o sin huir por su cáscara de tierra por hallar en mí sin ti la duda de la muerte
he de dibujarlos al sabor de mi alma tus besos
O el agua fecundada por el viento de ayer
o el nabo como lar de nuestro idilio Blancos:como la humedad de la fe
quizás prefieras tú o como el resplandor sesgado con la lluvia
o como el corazón tibio de tus nalgas
Qué importa mi gusana
el hacia dónde se hundirán nuestros pasos Dulces : como la espera sagrada del perdón
El mismo mineral que hoy nos forma o como nuestros hijos
será mañana y tiempo y lobreguez de nuestras luces o como el extranjero clamándole a Dios

Como un ácido más de todo el todo Blancos como semilla de cilantro


sin preceptos ni medidas y dulces como hojuelas con miel
vivamos gusanita en una patata son tus besos amada mía.
desnudos y entregados de cara a nuestro sexo.

19 20
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

PIEL DE GITANA HOY QUISIERA

La forma de tus cabellos tiene la tristeza Yo venías : me lo dices


cuando rompe el amor del abrazo No vinieses: mi tormento
y alienta la partida
He querido la hube amada de tu amor
La forma de tus manos el sentir incomprendido
si es el mar del infierno el que habita barcarola de sostén del amaría
la torre helada y tenebrosa
He llorado en tus caricias como cuenco
Tiene la hoja que araña el pasado agotado por la sed de no saberte
y donde se dibujan desconciertos y derrotas
Hoy quisiera me vinieses la otra tarde
La tristeza cuando solo en agonía...
no es una serenata de naranjas te esperaba.
ni un concierto de almendras y chirimoyas

La forma del vacío tiene


el inerte gesto de tu desamor

La forma de mi tristeza:
tus cabellos.

21 22
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

A LOS RAYOS DE MI TARDE EL FARO INCONCLUSO

Job 7:21

Con luz de horizonte se elevan los cuervos Como las negras aceitunas de Til Til
Cenizan mi alma sus ojos llevan la mano de la noche
llevan la vida como en sus muslos su eterna juventud
Marchita cadera de piedra:
me alejo a nombrarte Tiene los años de amor que dejé a tierras lejanas
a ser en tu mano el espejo años de polvo y de lluvia
y años de sed y de éxtasis reunidos en mi carne
Si oyes ausencia
te canto con hojas de otoño Ella aprehende mi alma con su pensamiento
Es las muchas mujeres que amé y que busco
¡Te enciendo con llanto! perdido en las semillas de diosas primaveras

La veo en cada esquina de mi piel


La siento jugar al río de mis sábanas
y la siento beber en mis labios
los poemas que atardecen cada vez que se escriben

Ella no está en el sitio que respiró mi amor


ella no está en las formas de amar
ni en las piedras y jardines de mis manos:
sólo sus ojos sólo las negras aceitunas me miran
a través del deseo vacío sin ella.

23 24
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

A VANIA VE MEDIANOCHE DEL ALMA

Ella es delgada como la lumbre de los crepúsculos Intento asir tu mano


Su piel recuerda la arcilla de los antiguos guerreros pero quema un rayo a la mía
y ya no es un manantial tu rostro en mi alma
La suya es una voz de río sino una sequedad de espejismos
morena y salvaje como su propia mirada
Intento alejarte
¿De dónde ha venido esta dulce flor? desenturbiar mi corazón
¿Desde dónde su apretado capullo se esparce? pero es oscura la espera en la cual yazgo

Tiene la edad virgen de la hormiga Tú no abres la mirada para enlazarte el aire


y pequeña pasea su sabiduría Tuya es la sangre del tiempo nuevo
desde el cielo a la esencia de la tierra mía la otredad de no ser
y esperar que alguien me devuelva
De dónde para ser como el mí mismo que siento y añoro
como los árboles en las copas de los pájaros
si soy sólo una gota que aún no madura Mas te ofreces a mi almohada
y sigo como un niño respirando como una alfombra de tormentas que oprime
los naranjos etéreos la tierra mojada la dulcedumbre amada de mi abrazar
y mis años... con pensamiento y caricia

oscuros y encendidos: Intento intentar que te intento para mí


como la delgadez de su belleza. pero entre mi temor de alcanzarte
y hallar una piedra vacía
se halla una vagancia de querer y de amar
como un guerrero los recuerdos.

25 26
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

DÓNDE YO SOY TÚ A LA HORA DEL FUEGO

Si todo existe en tu cuerpo Cuando el fuego se abrace del mundo abrasándonos


dónde yo cómo te soy hazme tuyo por siempre

La noche en su serme Y ser agua de amor en tu alma de nieve


vela mis ojos y mi placer Regresar a la vid
encontrarnos al sueño cuando el juicio y su sino
Si todo nace desde el pozo donde bebo tu amor se condene a vivir... nuestros besos.
cómo ¿en cuáles miríadas tu voz me desvive?

¿En dónde me mueres?

27 28
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

EN ESTE MUNDO N IN FA S

No hay más vida que el fulgor de tu mirada Si contemplas las piernas de las muchachas
que tu alma de cristal verás la historia de sus vidas como un rostro
no hay más dicha pues si un látigo ha partido la finura de su piel
es su infancia envenenada la descrita
El mensaje del aire en tus cabellos
en tus labios la tristeza de la guerra Mas si el alma que la observa se prolonga en su belleza
y la pólvora de amor paraísos la han bañado
en los cielos de tu piel
Una pierna detenida en la memoria te contempla
¡Oh Joanna de Croacia! Si la miras
Nueva York está tan lejos amazonas amblarán tu mirada
de la jarra que transporta la quietud de los espíritus y verás cómo un rostro se queda en tu rostro

No hay más vida ni belleza Tantas piernas aplastan la luz deste mundo
oh Joanna tantas piernas huimos a la sed de nacer
¡que tus sueños y tu alma! que morir de pasión y deseos de amar
es volver a ser niño

Si contemplas tu vida en la carne y la senda


las muchachas irán hasta el sol de tus ojos
y verás cómo un río
y verás cómo un rostro te escribe y te marca.

29 30
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

LA INSOSPECHADA EVA

La buscaría entre los gestos de mi mano Anduve en tu presencia y ya no estando


mas no sabría si la hallo devuelvo mis cunares
o si la evoco prisionero de mi ausencia
Bedelia cabecera mía:
Compruebo suyo el aire no llueves sobre mí te voy pensando
¡estos ojos no son míos ya no! envuelto de caricia mi palmar

Talvez ella me vuelva De Evila hasta mi tiempo días


Entonces esta mano las manos y los cántaros

Mas no sabría si la hallo Viniérasme de olvido


o si me pienso por obra de su amor. Estancia me serías
mi centro y tu mesura

Ya no dudado ángel de tu arcilla.

31 32
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

SAVITRI ÁNGEL D E C E N I ZA

Yo te puedo coronar cuando quiera Podría cautivarte


Vivir en tu corola confesarte de orilla a orilla
arder en tu pistilo como el nao que atraviesa la muerte
navegar en tus sépalos hasta besar tu cáliz para hallar la vida

Hacer de tus anteras Podría sacrificarte


estambre de mis ansias darte la piedra de mi amor
extraer la sangre de la luna en tu alma
Yo te puedo coronar pétalo a pétalo
Inundar tu estigma con mi polen Podría inmolarte
desnudarte en mis hojas victoriosa guerrera de las sábanas
ascender por el enigma comerte como un gusano come el tiempo
repetirnos sin saber que no nos vamos… para tejer tu traje de seda
¡descubrirnos!
Podría cautivarte sacrificarte inmolarte
pero tenue es mi libertad
y los árboles ya han florecido
con todo su aroma color y forma
y son para mi ternura
como los pájaros que trinan
en las manos de mi amada.

33 34
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

LOS CAMINOS

A Jorge Luis Borges

Si del amargo amor te yaces prisionero


agita el corazón y haz danzar tus campanas

Del Oriente hasta el Edén


como vivo en ti de ti

De contemplarse a sí mismos
de cabalgar en sus vientos
el amor es de los ciegos que han encontrado su luz.

35 36
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

II

LOS LAMENTOS DE LANGUEDOC


37 38
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

DIVISIÓN DE LAS AGUAS NADIE ENCENDERÁ UN CIRIO PARA RECORDARME

¡Por qué no dejan mi madera calma! Si se apaga la última muchacha


¡Por qué la humana copa ha de tragar mi corazón si la luz de esta noche cierra su balcón
de serme más en mí y en todo! habrá que asumir las tinieblas

El viento huele mi aroma Ella quiere mi sal


sale a silbar hasta mi infancia dorada que sea el demonio del infierno el que en mí habite
la luz que es el delirio de mi cuerpo y caigan las piedras como sobre la enjuiciada
o el éxtasis sagrado o como la escarcha que afiebra la semilla
de mi alma deliciosa y amante
Si se apaga
Soy el andrógino primero
en mis ojos no habrá calles ni bosques
el que creó el mundo del alma
ni los largos aromas del sepulcro en el vientre
y restañó la luz sobre las sombras

He sido el dios supremo de los dioses supremos No sé si es el mal o el bien quien me lleva
el héroe invertido hasta los duros espejos interiores
el que también del temor de sí mismo ¡Porque cierran también las tinieblas!
creó los demonios que hoy me amenazan Y se queda sola mi alma sin poder recordarse

Una creación se monta sobre otra y la destruye Si se apaga... Será el último día:
o engendra un cielo nuevo desde donde mirar La primera larga noche.

Quizás ya los mil años de mi ojo se cansaron de mí


quizás deba morir
o huir como una sombra tras su otra sombra
galante y diversa

Quizás deba no ser para serme


Desencontrar mi amor para encontrarme.

39 40
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

EL PACIENTE SI TAN SÓLO

Ella sabe de mi espera Si tan sólo hubiese una mujer para olvidar a otra mujer
¡Oh mi espera duraría hasta cien años! un camino para comprobar que el camino que andamos
Ella sabe es el verdadero
un cielo para saber qué cielo es el de nuestra alma
Huyeron de mi alma los jardines la vida se entregaría como una rosa
y sólo he vespertino no como redes de espina
sobre esta capa lóbrega y vitriola
Si en la soledad debemos destruir la imagen de nosotros
Hendido en frío tiempo mismos
contemplo esa alegría de no saberse uno y al conocer el revés de esa efigie falsa y abúlica
hay sólo un vacío
¿Dónde cielo cielo-cielo? la tristeza no tiene límite
Donde se vive la luz al no sentir la existencia ni nombre ni cuerpo
ni abrazo ni palabra
Ella lo sabe y yo sabiendo sólo en ella lo sé
El amor no es una colección de tumbas
Cae una catedral
ni de caballos desbocados que ahorcan a la aurora
se levantan los mares
ni de niños que lloran y no hay padres para ellos
¡Aún me quedan cien años para volverme a encontrar!
El amor es una piedra que asalta a la inteligencia
la atraviesa con cuchillos de láser íntimo
y la rellena con manjares de fuego y olvido

Entonces aparece una mujer un niño una luna


una estrella
entonces ábrese el universo como un cóncavo abanico
por donde penetra el hombre a la estación primera:
aquí descubre a Dios y avizora al Diablo

41 42
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

NIDO DE SOMBRAS

Comienza la vida que conocemos Me apodero de tu belleza


con forma de mujer o de rosa encarnada con tus gemidos penetro tu misterio de sombras
hasta encontrar la luz
Dios está más allá
desde la sombra que el tiempo encorva en el hombre Tú absorbes mi ser
hasta el universo que endereza sus virtudes mientras manan por la piel de la montaña
hay soledad y espera deseos como lava leche de luna

Si tan sólo hubiese unos ojos para encontrar el agua Nuestros cuerpos flotan
lento sería el peregrinar sueñan inconscientes
Voy a subir me detengo te espero
mis manos son bailarinas sin pies
Pero seguro.
y amasan tu alma junto a las tuyas devorándome

Ya somos agua de un solo mar…


la noche se inclina hasta desaparecer
Entonces un lucero emerge desde nuestros pechos
explota una estrella
nos envuelve hasta dejarnos saciados
más bellos de lo que éramos
sufriendo por esta eternidad que termina
cuando se duermen nuestras caricias
y nuestros besos adoran al silencio

Duele regresar al abismo de saberte otra


no lo mismo que somos al unirnos;
duele mirar al espejo
y encontrar latiendo la misma sola cara
con la cual nacemos.

43 44
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

INTERRUMPO TU INSISTENCIA CUANDO L A B E L L E ZA E S D E M A S I A D O B E L L A

Se ha ido tu olor a uva recién cortada Cuando la belleza es demasiado bella


Queda aroma de odio y de temores de seda viene el huracán y barre los pétalos
se abre el inmenso crucigrama del abismo
Interrumpo tu noche y devora al sentimiento
Cuando las voces se llenan de tinieblas
te doy una flor de viento Cuando la luz cubre toda la extensión de los sentidos
que libere tu espíritu viene el eclipse y luego el tornado
ennegrece la mirada y el respirar
Pero insistes en la celda
Vuelves a ser un día de silencio recién cortado ¿Qué puede hacer el jinete ante el eco de su propio
No crees en que los fierros se funden: abismo?
cuando muere la lengua crecen cárceles ¿Oírse con el sordo camino de la espera?
y el abismo se amustia como los cadáveres ¿Guardarse en su propia duda
como quien engendra tiempo para dormir
Insistes queriendo que llegue la nada y la muerte y la otra vida?
No observas que la nube también silba
Blanca luminosa y sola Cuando la belleza es demasiado bella
habla como las piedras o las hojas en el río cuando la luz cubre toda la extensión de los sentidos
o en los árboles se cierra el inmenso paraíso
y emergen los duendes del miedo.
Te doy esa nube
para que al menos llores.

45 46
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

DORMIDO EROS LO QUE NO FUE

A Claudia Greco P.

En mí queda hoy tu aroma tardío Mi alma era tu alma


la lluvia tenía sentido por ti
Se tumba en mi piel la doblada huella la primavera me recordaba la esperanza de alcanzarte
el mar de niñez despierto en la sangre como la primera vez
el cielo reflejaba el anhelo de morir contigo
¡Oh Mara ya eterna!
la semilla gris traduce tu cuerpo Pero ahora nada Silencio
Retuerce en mi ser su sombra inconclusa Las calles colmadas de gente están vacías
y la vida es un cuchillo en la garganta
Su escaldada cuna me trae de amor un pez muerto
y no sé mirar sin tiemblo viajero una noche que no es noche

Eras tú la flor venida de Oriente Todo es lejanía


el agua de Elim cortando la arena incluso lo que siento es lento
como el final que no llega
Eras tú mi yo y tan sólo fuiste como el olvido de olvidarte.
la sombra en la sombra:
el pasado inmóvil

Eras tú la luz robada a mi alma.

47 48
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

TUS BESOS MANJAR AMARGO

Tus besos han quedado tendidos Pudiste ser más que un trozo de carne con forma de mujer
como la piel de los amores en la arena debiste ser como un manjar para mi cuerpo
Preferiste extender el silencio sobre mis heridas
Tus besos de estrellas ser una estaca de olvido
los recordaré cuando florezca el planeta clavada en mi alma vampira
y termine el caluroso invierno del exterminio
Yo niño desesperado imploré tu sangre…
Viajaban al sol sin tocarlo y la escondiste entre los duendes de la noche
tus besos y los besos de la vida
giraban tras la rueda del tiempo Desde entonces no descansaron mis ojos
como la sombra detenida de los cactus ni las campanas de los árboles volvieron a trinar en mi oído

Tus besos y los besos del amor arrepentido No te importó mi agonía


fueron jardín para demonios Afilaste tus caricias
arreció la tormenta sobre este lago de sombras
De la herrumbre de los ecos hasta dejarme escarchado bajo las sábanas.
de las palabras dichosas de las promesas
quedó sólo naufragios

Tus besos y los besos de mis besos


yacen tendidos

De amanecer en amanecer:
tendidos.

49 50
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

OJO DE PIEDRA POR M ÁS QUE TE AME

Ahora que tu ojo de piedra es una roca herida Por más que te ame es inútil que te ame
y no tiene resplandor de dulzura su sesgada visión Herirás siempre a mi caballito de madera
podría regresar y amarte desde la ola que te canta matarás el resplandor que del sol se desprende
pero es distinto el lenguaje de tus hijos hasta el rincón de mi cama que es mi abismo

¿Cómo iluminarme si son otros los días de sol? Por más que me ames es inútil que me ames
No puedo acercarme a ti sin ser rayo cautivo no coincide tu hoja con mi árbol
no coincide la gota de tu piel con mi espejo
Pasa tu soledad como un velo y me envuelve
como una nada o un enigma frío de estar tan solo Cansados del infinito
yacemos cansados de la soga que rodea a la felicidad
Quisiera volver como un Lázaro
pero es otro el viento ysusurra otros nombres a tu memoria Te amé como un viajero extenuante
Entonces deseo esconder este vacío de amor por el no y fue como un jugo de ciruelas nuestro amor
querer inútil como el viento que pregunta
y perderme con él hacia el más allá de todas las nieblas cuándo volveré cuándo volverás
cuándo volveremos a sonreír
Quisiera volver como una espiga de ámbar de la mano de nuestros hijos.
pero sólo puedo creer que tú me miras con tu ojo de piedra
y por eso no me ves.

51 52
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

SÓLO TENGO SOLEDAD DE AMARTE M A N ZA N A S Y CRISANTEMOS AMARILLOS

Me he masturbado toda la noche deseándote Avanzan como caballos ebrios


y desde cada rincón de mi cuerpo han emergido u hojas desesperadas por otoño...
lunas inconclusas oleajes de mar desganado avanzan como si nunca
destinos sin destino las manos como la tierra tiemblan
de amor de lujuria de sed descontenida
No tengo otra forma de amarte
sólo este vacío de estar en mí conmigo Se necesitan de vacío a vacío
y tu recuerdo como una gota de sal
la él y la ella piel como rayos hambrientos
que no llega a ser el sol del amarnos
aceleran las cumbres cuando nace
un trozo de cielo en sus corazones
Amanezco de raíces secas
sin más semen que el del mañana
sin más esperanza que un día llegues Por las miradas del rostro
con la forma desnudada por mí la emoción de sus soledades
o con otro cuerpo de hembra que sabré reconocer quiere galopar por los cabellos
Por las manzanas del amanecer
Te deseo desde la pasión misma y los crisantemos amarillos de la muerte
pasión que cada noche se agiganta amenazando aplastarme deslizarse como el rocío por la sombra que arde

Me masturbo para que este ardor se haga invisible Quiere llegar a la zarza misteriosa
me masturbo para el olvido a las pócimas mágicas que esperan
y para descubrir una parte de mi cuerpo navegantes heridos por el desamor
que haga menos agobiante la soledad Destruye los sables y las lanzas
y la sangre hechicera del silencio
Me masturbo para no morir.
destruye lo que destruye
mas se olvida de llorar por el templo
raído y amargo desde que nadie entra

53 54
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

Se olvida de orar beso tras beso Avanzan pero no avanzan


las caricias infernales por las que el hombre pierde las guerreras de los trenes del sufrimiento
las luces que lo socorren de las fauces del bosque quieren estallarlo en semillas
y del aullido de la mujer cuando ama en olores de mujer
mas sólo no olvidan que las mueve
un alazán ebrio y desesperado que sueña
Ese hombre es triste y nervioso cuando no siente
respira y cae
la suave belleza de unas manos que cantan como unos labios sin verbo.
o de unos labios que entierran
el calor del corazón en el corazón

De triste y nervioso arrastra en su soledad


como un carcaj las líneas del aire
y corre como un corcel para saciar
la inmensa oscuridad que lo oprime

Es el viajero el solitario el mago


que huye buscando una manta para su espíritu
y tierras donde olvidar que se ha olvidado
que lo han olvidado
que olvida hasta los motivos del olvido

Busca una casa... y halla una herida


una flor... y halla un sepulcro
u ojos desorbitados en la espuma
o arena de Atacama en el valle prometido

55 56
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

SILBO M ARINO EL AM OR QUE NO SE HACE AM OR

Quiero llorar como al océano la fabricante de perlas Desde que la amada es una lejanía de coronas de hielo
o como los cristales del invierno desde que el fuego es reemplazado por la ceniza
al amanecer del frío y del calor humano y el cielo de estrellas cede ante la tempestad
dame el silencio y la quietud
Llorar no por llorar de verde nostalgia para instaurar el sol negro
sino llorar porque no hay nada más allá
ni más acá del llanto ¡nada! El corazón que amando no ama
y choca en la distancia de unos ojos
Quiero engendrar belleza del desamor debe naufragar con las palabras
Es catarata el orgullo y la soledad y dormirse hasta donde los sonidos no existen
como es cascada la alegría
y raudal el llanto de un niño y su luz diminuta El corazón que no puede entregar su entrega
debe encerrar su luz en una rosa roja hasta marchitarse
Llorar como ante el espejo la humana pequeñez y dormir como el beso de un niño hasta la próxima
de no llorar como cascada por la cascada tristeza primavera

Quiero llorar sin temor como una ola de flores Debe olvidarse al amor que no se hace amor
para medir los cauces del abandono Hay que destrozar con lágrimas
y las fauces desesperadas del desconsuelo. las esperas que no esperan llegar.

57 58
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

TODOS LOS DÍAS M ÁS ADENTRO DE MÍ ESPEJO DE UN ESPEJISMO

Todos los días el reloj aprieta mi garganta. Como todas las mujeres en mi vida
Todos los días abre el bostezo enorme de los hipopótamos apenas te veo y ya te vas
cuando no llegas, llevando la luz de la belleza
cuando sólo deslizas la ausencia hasta mi cama, que iluminó por un instante mi pena
cuando sólo extiendes la alfombra de estrellas
que se desprende de tus ojos. Como todas las veces mi corazón roza el rocío
de una mirada o unos labios
Todas las tardes como otra forma de vivir que sonríen y aman en silencio
un nuevo sol cae sobre mi tristeza.
Como todas las mujeres en mi vida
Todos los días más adentro de mí te conviertes en adiós.
para esconderme del vacío que me agobia
por si apareces,
por si la nube de luz abre la puerta
y te desnuda ante mí como el aire
en las alas de los pájaros.

59 60
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

ES PELIGROSA UNA FLOR CON ALAS Z A R ZA S

Es peligrosa una flor con alas Soy la suma de muchas mujeres


un día se aroma en otro cielo Enjaezadas al delirio
te condena a la angustia de un cielo sin viento habitaron este cuerpo
esta sed de cerezas caídas
Una flor con alas puede cambiar de raíces este mar de cadencias
hallar en otro lecho al otro río
que tañe la melodía de su olvidado amanecer Venían de vidas lejanas
cargando la luna y el átomo
Es peligrosa una flor con alas los peces y los hijos anónimos nuestros
puede abrir espinas en tu corazón
cuando enciende con sombras su despedida. Con el sol en sus brazos
en las iras del amor
encendieron la tierra…
se abrieron los ojos

Desde todos los viajes


soy varón de sus cielos.

61 62
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

DE TANTAS MUJERES NOCHE NOCHE

De tantas mujeres La noche se ha vuelto noche en mi corazón


perdí la que yo más amaba desde que mis sueños duermen en las tempestades de mi
de tanto resplandor no supe espíritu
cuál era el resplandor que me iluminaba mil caballos estiran sus galopes y nacen serpientes
que aprietan la claridad hasta desaparecerla
Hoy soy una cadena de recuerdos
inmerso en la sombra de la que ya no está La noche se ha vuelto noche
y mi corazón es la noche de todas las noches.
De tanto amanecer sin ser el alba
me tiendo en una sábana de niebla

De tanto amanecer
hoy sólo me queda la noche.

63 64
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

MIENTRAS TU CORAZÓN NO AMANEZCA EN EL MÍO LADRÓN DE CIELOS

Mientras tu corazón no amanezca en el mío Robarte un beso


mi alma no descansará como quien hurta manzanas al abuelo
mientras viajes sola de sol a sol y quedar azucarado de culpa
buscando tu sombra entre los cerros y las olas buscando en el pomar la sombra más próxima
mi alma se hundirá en la angustia
¿Qué hacer si no robarte un beso?
Ven a mi lado corazón ¿Sentarme otoño tras otoño
llena a mi carne de luz y de sentido queriendo que tus labios se acerquen
trae tu aroma y tu tiempo abran la puerta de la alegría
para aprender a amar desde tus ojos y desnuden sus ojos como pájaros?

¿Y si no se acercan? ¿Qué hacer?


Ven corazón con la primavera en ti eterna
Si en ese tiempo el amor no entregado se angustia
Mientras navegues en la duda
se pudre la caricia en el agua envejece
y te escondas y no llegues
la soledad ya inmensa se infla
mi alma no será lo que es como un globo hasta desaparecer
no amará lo que ama ¿Qué? dime tú ¿qué hacer?
tendrá tristeza de estrellas
y llorará como un niño Robarte un beso al menos
bajo el temblor de la soledad es desprender una luciérnaga del universo de luz
es grabar una gota que del fuego eterno
Ven a mis labios corazón da vida momentánea y aleja las condenas
bésame con la paz de tus latidos.
Extender los labios por un beso
comoelmendigo extiendesu manoparaun pan ounas monedas
Una parte de ti para ahuyentar las piedras
que ardientes y desesperadas
brillan como manzanas
en el jardín de los deseos.

65 66
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

ALMOHADA ESPIRITUAL SI TÚ: ¿POR QUÉ YO?

Tres te amo que tuyos se abracen como ecos Si tú eres mi complemento ¿por qué debo dominarte?
en las tinajas de mi espíritu Si tú mi otro ¿por qué no hallar la armonía?
bastan para que seas mío eso creíste y dijiste
Mas cuando sello el ala del aire con palabras del querer Tú existes porque yo
es mi amor el que se inciensa como luciérnaga... yo porque tú
no mi voluntad y desde estos tú y yo: ellos

Si aun dijere: Si tú no estás… no hay mundo posible para mí


he aquí tu siervo subyuga mi piedad Si yo no existo… habitas en la nada que no eres tú misma
acuna mi alma
sea tu voluntad la ciudad que habita la mía ¿Qué sería de tu amor? ¿Qué sería de mi amor?
estaría entregándote mi velamen y el viento ¿Qué de cada uno si no hubiese un nosotros?
el timón y la quilla
mas no la inmensidad de su cielo Amor y unidad en la armonía posible
Si el nosotros no existe no hay ellos ni vosotros
Si desde el atardecer que precede al crepúsculo
me internase en ese faro de silencio que ilumina al mundo El mundo existe desde que te encontré
extendiese mi alfombra de sentidos bajo tu mano y te dijese: Desde que tú me hallaste existimos
te amo haz con tu siervo tu voluntad es la mía Desde nosotros el mundo es realidad.
estaría sometiendo mi amor a tu amor
mi voluntad a tu voluntad
mi luz y mi sombra
a tus luces y sombras de amaneceres e infiernos

No pienses que basta que vuelen tres veces las palabras


Tan oculto y desnudo es el paraíso
que sólo una corriente de seda puede iluminarnos.

67 68
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

HOY NADA M ÁS SI TE ENTRO A MI CORAZÓN

Ahora que no te hallo en la quietud Si te entro a mi corazón


la mujer es un momento del tiempo y siembras un jardín dentro de él
un trozo de abismo luminoso todo irá como la felicidad de la vida manda
que cuando muere el tiempo de ese tiempo
queda sólo el abismo Si abro la puerta
y el recuerdo de un amor de luciérnaga y entras como el aire matinal del invierno
con su larga cola de luz
bendito yo por haberla abierto
Ahora que sólo eres la incertidumbre necesaria
sueño fundirme cuando sea el futuro Pero si te entro a mi corazón
con la memoria que me espanta y cansada de tanta belleza destruyes el jardín
siembras de escombros mis sentimientos
Una mujer tras otra deslizará por mí su sabor ¡Ay de la herida, ay de la sangre que correrá por ese valle
y habrá un vacío de golondrinas en mi sentir: minúsculo y profundo!

Te estaré esperando No tengo miedo de ti


porque sólo en ti mi interior de dulzura mujer tengo miedo al dolor que penetra como un tornado
podrá navegar hacia la danza la carne del amor cuando el amor se va
donde el amor deja de ser inconcluso.
Si te entro a mi corazón
la noche puede ser un carnaval de luces
o un largo sepelio de velas
el día puede ser de velos transparentes
o de intensos toldos de luto

Por eso cada día cierro la puerta


y sólo hasta el zaguán llega la sonrisa o el lucero
para que ya no llore dos veces yo
ahora que derramo mi tristeza
sobre el tiempo blanco y arenoso del papel.

69 70
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

EL SENTIDO DEL AM OR LA MUJER

Hay que entrar en la mujer como un vampiro Lleva belleza la mujer


succionar el placer o depositar los hijos cuyo espíritu es de luz y no de sombra
A la primera luz de la mañana Lleva engaño si es efímero ese instante
cerrar los ojos y soñar con el mundo si es de oscuro su vivir y no de calma

¡Oh caballero que buscas el amor ideal! Lleva belleza la mujer que se entrega
El amor que es de tierra a la clara dulcedumbre de lo nuevo
sabe a eternidad como la miel y el aliento de lo viejo en ella se renueva
pero su esencia es fría
Lleva belleza
En las posadas hay ausencia y el hombre su corazón subyuga
la fina mujer se extravió en el camino por el hálito de hallar su sagrada juventud
no era de este mundo dilapidó su esperanza por el sueño de amarla toda suya
y porque sólo hay cántaros vacíos donde hubo de como el potro a su jinete
haber besos
debemos temblar de emoción en las sábanas Lleva belleza mas no esperanza:
y luego destruir esa huella umbilical
No creer en los sueños que la sueñan No es eterna la mujer si en su alma
y volver a la lucha de la fe y del pensamiento no destella como un ángel
cuando esa jornada de amor culmina
No es eterna si en su alma
Hay que amarlas y tejer con sus besos la huida y el olvido no atesora como un cielo de virtud
Entrelazarlas como ama el rayo a los ojos. todos los amaneceres.

71 72
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

PLENITUD DEL ALEJARSE TESTIMONIO DE MI ENCUENTRO CON EL PRINCIPITO

A María Paz Juez

Me alejo del amor fugaz Principito: yo creía que al fin la rosa florecía en mi jardín.
que golpea como una estrella a la dulzura Por qué tuviste que aparecer como un sol que apenas
y me refugio en el carrusel que yace resplandece se apaga.
entre naranjales y tumbas Volteé la cabeza con la mudez de los hipopótamos, con la
paciencia de una lechuza.
Ahora que las manos no pueden hablar Muchas voces se oyen en el desierto,
ni reflejar en el sueño el silencio de las palabras rebaños de ángeles caen como perlas
me alejo como quien al horizonte y en cuanto abrasan la tierra son fantasmas
lleno de dudas y presentimientos o sueños de una pesadilla que nos sueña desde otro mundo.

¿Habrá un mar más allá de lo invisible? Por qué hubiste de tocar mi corazón con el suave rocío de
Dibujo en mi alma una barca unas palabras,
donde vuelan palomas y regurgitan serpientes si tu alma estaba en otra alma navegando,
por otros ríos y mares deseando,
Descuelgo del cielo palmeras queriendo otros cielos para sentir y regalar estrellas.
y del inaccesible sitio oscuro del cosmos
islas de música Principita:
y leves montañas de las abrupteces del corazón Vieras el inmenso arenal que es mi corazón,
que podrías caminar y hallar el sitio exacto
Me alejo para acercarme a un trozo de mí mismo desde donde se ve tu estrella y tu planeta.
Regreso a la infancia deshabitada Verías tu rosa y baobabs resplandecientes
para plantar naranjales y resucitar tumbas. como una lluvia de belleza que se agita para mojarte
el espíritu.
Pero sólo para ti, hermana noche que reposas como
un lagarto sobre el alma de mi soledad.

No sé en qué galaxia, en qué respiro de la duda o de la


certeza está latiendo el otro lado de mi corazón.

73 74
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

AVISO CON URGENCIA

Quizás tú lo sepas… Podrías decirme… Se busca a una mujer que desee ser autora de un poeta.
Mientras tanto, unas manos vacías acarician la nada, Debe saber mirar y oír y sentir el río,
agitan el aire por si flotan tus suspiros, volar con el viento, ser hija de las aves,
modelan el vacío por si te encuentran. debe saber ser césped del rocío,
calor del frío más intenso.
Principito…
Principita… espejo de mi alma y de mi soledad. Se busca a una mujer,
que haga del amor su lenguaje,
y que sepa anidar en su alma,
todas las caricias, toda la dulzura,
de un hombre vacío.

75 76
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

PLENILUNIO AL ATARDECER S OL S T I CI O

A Litz Venegoni

Tuve mi espejo de sol entre mí como laguna Estoy amando la vida


El algodón de su brisa venía a soñar conmigo desde tu vida naciente hijo mío
la inmensidad de sus ojos desde tu alma en mi alma almada
sobre la dicha del tiempo
Yo mecedora de lunas Babilonia de la hierba
guindada de su renuevo Estoy amando de amores
amanecía mi alma donde tus ojos contemplan
¡Ay de los meses alados! ¡Se vinieron como sables! cómo la noche ilumina sus barcas
y mi sangre no nacida ahogó su primavera
Como si el sueño me fuese
Mi unigénita semilla se tornó ceniza turbia desde tu vida a mi vida.
Adocenados los meses no iluminaron su cara
prisionera me huí por sus manitos de tierra

La plaza me fui durmiendo como un fuego de campanas


Mi niño se fue llorando
Mi niño se fue jugando con su doncella de nieve.

77 78
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

LOS HIJOS LA PROTEGIDA DEL ACERO

DecapitacióndeIsmael (28.Dic.1994)

Cuando la muerte golpea a la vida que llevo dentro Ni faraónica tristeza ni ave de pensamientos puros
pienso en vosotros mis hijos ella es la sombra que decapita niños al amanecer
y la sombra ya no detiene ni viga ni cuchillo
Recoge su mirada como el mar
¡Oh hijos adorables como la hierba que estalla en aromas! la esconde en el faro más lejano de la galaxia
cuando corréis hacia mí como libélulas
mi vida se hace copa de latidos La sacerdotisa:
se lava mi corazón destrozado llena de estrellas y de olvido su cofre
vuelve a gemir la tierra como al primer vagido y cabalga sobre palabras de serpientes y dragones
y la ventisca apresurada se detiene a la ventana al jardín perdido por creer en su desierto

Se necesita una luna y a la mujer fértil Como un pergamino se abre:


a dos soles puros como el ave que gotea cielo a nuestras el sol ha salido con su cara de niño
cabezas Esa maga es un sueño
para vivir y existir en las catedrales de los cuerpos un barco entre las sábanas y las espigas
Quiere llevarse a los hijos
Cuando la muerte golpea destruirlos con la capa filosa de la duda
busco altares de oración y de agradecimiento y entregarlos al acero
y os encuentro a vosotros hijos amados. con su sangre corrupta y enferma

Tarde a tarde se prepara...


y decapita niños
contando las horas que faltan...
con sus cabezas.

79 80
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

T U M B O S CO T I D I A N O S T E S T A M E NT O

Ahora que los sueños se dividen Era la hora de Afrodita hijo


y no hay en la ley que cobija a vuestras manos cuando tú quisiste venir a nuestro mundo
otro destino para vosotros que la madre:
ahora que vuestras almas pequeñas y puras Era tu madre y era yo
se alejan de mis días la blanca cuna de tus sueños
me pregunto si puedo quereros
si desde la noche ciega y vacía Viniste cuando la carne buscaba en el cansancio
puedo con todos mis latidos nuevas raíces para vivir
hijos míos amaros
Cada quien criaba mariposas como camino
Estaréis toda brisa sólo faltaba el nuestro cielo sólo tú
si volvéis a mis ojos cansados al florecer el alba
o seréis como la escarcha Entonces la catarata
si a los secos resplandores del amor ausentáis el agua turbia y violenta del destino
cayó sobre la existencia
Ahora que los labios que engendraron vuestras vidas sembrando odio donde antes flores
no se besan
vuestras palabras vuestros juegos vuestras risas La hélice no pudo manifestar el vuelo
se arrastrarán por mis sentidos y la ella estalló cada silencio
como pesados lagartos cada lejanía la clavó en mí
Trozos de mi corazón se desgarran como las dagas del gladiador en la arena del toro
Y hoy es aquí la oscuridad sobre la fauna finita de mi ser
Oh hijos La sábana recuerda un paraíso que no fue:
se dividen los cuencos de mi amor los huevos al desayuno tu papá quiero huevito
y ya no soy el mismo:
Todo es silencio hijo y créeme
me lleváis el otro. sólo un puñal clavado sostiene mi corazón.

81 82
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

PROMESAS DE NIEVE LOS HIJOS QUE NO CRIASTE

Cuando la tiniebla envuelve vuestras miradas y la mía Los hijos que no criaste
vuestros corazones duelen hijos míos serán para ti como hombres extraños
llevarán tu presencia envuelta en una sombra
Quizás si el tiempo quiso y pondrán ante ti su cara como un espejo
preparar vuestras dulzuras para otra edad y otro mundo alimentando el pasado que ya no fue
separarnos antes de que la tierra trague
vuestras bellezas de sangre y pureza Los hijos que engendraste con adioses
te mostrarán el mundo del vacío
No puedo tocar vuestros corazones sino con perlas de sal y seco de virtudes caminarás
Las palabras son pequeños milagros y se hunden como un fantasma desnudo
en el sonido aplastante de la ciudad invisible entre sus manos
en la música herida de la naturaleza.
Debo sentir que el tiempo es un muro
Los hijos que no criaste
y vosotros el espejo del amor que muere
serán la maldición de tu ternura
los ángeles caídos de tu alma
Vuestros corazones no pueden con el mío soportar el abismo
nieldespeinadoconsueloquelatardearrastrahastala ventana los prisioneros que con su libertad
construyen cárceles para tus sentimientos
Hijos míos: vuestro padre siempre llega
aunque el mar levante sus olas hasta la copa del árbol Los hijos que no criaste
aunque los mapas impongan su distancia siembran ceniza y polen sobre la tumba
vuestropadreagitalaLunapara queos arrullemientras dormís que será tuya cuando amanezca
detiene el sol y lo convierte en pájaro y grite el nuevo día que al fin has muerto
para jugar junto a vosotros vivo entre los muertos
muerto entre los vivos.
Sólo os pido que si un día navegáis hacia las luces de más
allá del sueño Porque no muere aquel que no vivió en los hijos
¡abridme un cielo! ¡abridme vuestros bracitos para cuando ellos ya existían
esperarme! en la tenebrosa duda de su corazón

83 84
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

COMO SIEMPRE

No muere quien vivió como un muerto Amanece y siento que la puerta se abre
Pero los hijos de la sombra Miro desde la noche que es mi noche y comprendo
siembran ceniza y polen que es sólo un murmullo
por si un día florece, sólo el sueño y la soledad que entra
por si un día las almas se unen
y así deja la tumba y construye los templos, Siéntase a la vera de mi corazón
donde viva el amor y el deseo a contemplar labores cotidianas
de unos hijos hijos
y de la vida agitando Conversamos como siempre en silencio
sus nuevos amaneceres.
Ella absorbe mi alegría
desmenuza mi tristeza sabe que me recuerda
una playa caminada de la mano del amor
y de los gritos y gaviotas de hijos incansables

La puerta se cierra con lágrimas


Es inmensa la noche y pequeño el amanecer

Ella me consuela como siempre prometiendo su partida


antes del crepúsculo antes de la otra noche
antes de todos los antes que pueda imaginar y soñar

Pero sé que es sólo un amparo de risas invisibles


Que vendrá el crepúsculo y la noche
y ella estará vacía fingiendo un temblor de frío
para que la acurruque... como siempre.

85 86
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

LAS ATADURAS SIN VERBO

Encadenaron el cariño a la norma Una mirada se detiene en un rostro que mira


lo sumergieron como una manzana que no es Un rostro que mira en la mirada

La caricia fue moldeada por el imperio de la noche Silencio


abofeteada por la nieve de la luna Espera
y no puedo mirarte a los ojos ni enlazarte las manos
como el vagabundo el cuerpo del silencio Una mirada que cree en la belleza
porque es fiera la sortija que amenaza tu cuello navega sobre el reflejo

Bajo el atrio transparente del templo de estrellas Silencio


es tragada la amistad por la garganta del celo No hay voces que se monten al lomo del ocaso
y no abrazo tu dicha
ni tu pena comparto Un rostro en la mirada que lo mira
huye y se desangra
Yace aplastado zozobra en la quietud de sus labios
Encadenaron a los niños que por la sangre corrían
y la vida se quebró como el arcoiris después de la lluvia Una mirada se aprieta contra el tiempo
Quiere templar la belleza
Entonces te dejo volar... Un rostro que teme a la lluvia
aunque no eres libre.
Se detiene Se detienen
El mundo se pasea como una argolla lunar.

87 88
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

MI BOCA SE HA PERDIDO EN LA CASA R E V E L A CI ÓN

Quisiera hablarla Ya Caín desató sobre el viento caballos


pero mi boca no se oye y no hay otro Edén
Quisiera desbordarla con palabras nuevas
pero ella se ha vestido de silencio La tristeza me lleva
pues soy hombre y no hay más
Acaso mi cabeza pueda inventarla que un cadáver de fuego
desgrabarla de mi olvido reconstruirla toda
Vaga solo el amor Tiene luto la piel
La oradora besante se ha quedado Ya la sangre perdió su fragancia primera
amor tras amor en la otra mirada Ya no tiene su luz el color de la aurora

¡Cómo entonces decirla! Como enojo de Dios


Si he perdido en las aves la infancia ya mía caigo yo
si ella misma no está: como un ángel maldito.
ya no duermo conmigo

Cómo entonces vivir en la luz del te quiero.

89 90
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

ELEGÍA PARA MÍ MISMO N A UT A

En mí lucha la Vida y la Muerte Nacen demonios de los temores


La Vida por alcanzar su muerte De solitario posible espíritu: nace la muerte
La Muerte por alcanzar su vida
Busco a tu alma como a su alma
Heme aquí pequeño instrumento en aguas puras del barco amado buscaba Ulises
con la sien doblada a la vejez
de la plena juventud ¿Cómo herir
si en cada Itaca del tibio ser florece auroras?
Perdí la estrella el cielo el infinito
perdíme a mí mismo Busco a tu alma en otras almas
y no sé por quién cabalgar a un nuevo éxtasis Cuando a mi madre encuentro en ti diosa materna
ni a qué templo verter la ceniza vuelvo a dormir sobre tu pecho
de los días en que fui y es mío el cielo del otro mundo

En mí habito como herido Hefesto Busco a tu alma sin encontrar el alma mía
queriendo forjar ya no estatuas encendidas al orgullo (los otros hijos
sino valles vívidos por ríos angostos de dar míos y eternos mientras la vida dure en la carne)
y flores como el cielo cuando llueve
Como si sombra miro al Ulises herido en mí
Pero en mí lucha la Vida y la Muerte como si en él toda la vida de mis momentos hubiese hallado
y no sé quién soy. como si el aire secreta isla
y no los ojos de lo que muere y no se encuentra.

91 92
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

CARTA POR EL SUICIDA A POE

Cuando los pasos esperados no llegan Sobre la sangre de los muertos


y las manos que pediste volaron se escribe la sangre de los vivos
y los labios de la amada no te supieron besar en este abierto pecho de ceniza
la muerte sólo la muerte puedes conseguir laten los ojos del hombre de mañana

Aplastado por los cielos por el olvido Todo muere y renueva su engaño
la realidad es esa muerte que no sabes asimilar Todo nace para renovar la muerte
Dios no oye Dios no está para ti
sólo la muerte acaricia el cuello hermoso El vivo respira por el bosque de lápidas
con su seda parte el silencio o los sesos y es lo mismo vivir y morir
o arranca la vida de las venas y entregar el espíritu al tiempo

No se le da a los suicidas la claridad Sobre la luz perdida del día


sólo un destino incierto como el abandono ha de venir la víbora arcaica
sólo miradas que nacen y mueren bajo la tierra. cuando cuentes tu mano en los muertos
y no sepas nacer
sino vivir viviendo:
como quien vive la muerte...
y no respira.

93 94
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

SUEÑO NUESTRO EL SILENCIO QUE TE DESDOBLA

Necesito a la muerte Quiero habitar en el silencio que te desdobla,


para ser en tu amor la medida del tiempo entre el pasado que fuiste y lo que serás,
necesito quebrar toda el alma siniestra hoy que sonríes con el ayer
y nacer como el mar en la sombra de Dios de un mañana que nunca llega.

Para amar y saber que por ti soy de mí Estoy cansado de palabras,


necesito la tumba de sonidos que se enredan, que se agitan,
y mis ojos abiertos. para alcanzar mi oído y ser nada.

Quiero habitar en el silencio que te desdobla


y te hace parte de mi alma.

95 96
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

PLAYA SIN LUCES SI SUPIERA

Necesito asesinar a una mujer en mí Si supiera cómo morir


que aplasta con su ausencia a mi dicha viviría la maravilla de querer morir
que huye con su mirada arrastrándome Siento el aroma de una manzana
arrojada como una cuna bajo mi cuerpo
Necesito desangrarla Mece mis cabellos el viento
para que sea mi corazón invisible volcán y sirena En el valle de las lagartijas
de barco que se aleja los labradores sueñan sueños humildes

¿Dónde están los cuchillos del alma? Si supiera cómo se muere en la soledad
¿Dónde los guerreros que incendian y mutilan? bebería esta sangre lapidaria que me azota
bebería todo el filo de su caravana
Necesito asesinarme con una palabra de sangre. y correría a ese valle para encontrar la greda que fui y debo ser
por los siglos de los siglos

Grano a grano como el sudor de las hormigas


ser amargo como esa tierra
y dulce como los frutos que en ella se engendran

Si supiera morir
no estaría gris de tanta espera.

97 98
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

CANCINA DEL PENSAM IENTO ANTE LAS MANOS DE LA M UERTE

No puedo ir a la ciudad de la magia Cuando muera Arúspice tú no tendrás sentido


cómo hacerlo Beberás los latidos del espacio que supo cobijarme
si no tengo el elefante de la consciencia y serás en la memoria lo que un náufrago
la ballena de la evolución
Mi destino estará abrazado a mis ojos
Podría conocer la faz que desconozco y ya no veré en las vísceras del mundo
buscar la tempestad y calmar su mirada... las piedras inquietantes de la desolación
pero soy como esta hoja
delgado y perenne tras el agua del nacer Tan sólo estaré en las manos de la muerte
como el aire en el templo del agua.
Podría tantas cosas
Sólo sé que no debo morir.

99 100
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

LA SOMBRA NO TIENE SOMBRA BALADA DEL HOMBRE SOLO

No tiene raíz de amor la sombra del amor Cuando la pena de amor te hunda su cuchillo
La sombra del amor tiene raíz de hierro no vayas amigo a la lejana Itaca
y pétalos de hielo su mirada corre nada más a Valparaíso
el puerto del espantoso mar
No sabe amar amar la tierra de la infancia donde se cuelgan los sueños como ascensores
ni esculpir de viento su corazón rebelde
Se va de piedra heroica a los cielos Aquí las casas levantan los cerros
y es sombra sombra sombra en los trigales los muelles se beben las gaviotas
y en los bosques de ríos encantados con los años
y te haces un viajero tan solo de ti mismo
que vela y envejece la sombra del amor
que el cielo se desnuda en los muslos de sus mujeres
Ella es como un soldado sin lucha
o como el caballo herido que arrastra las estrellas Ahora yo navego por mariscales fríos
¡Tan grande es el dolor de vivir amarillo! pregunto si la noche del desamor precede a la madera
¡Tan breve la caricia enrojecida! y el piure responde que no
Aplaude la almeja
Su mar sin oración es mar maldito el vino me acaricia y desde el fondo
No tiene raíz pero quebranta la cuchara busca el sabor de la vida
y es cáscara de nuez el fino espejo
raído por la sombra Canta la guitarra al ritmo del cantor
mientras el viento oscuro trae el aroma de otras vulvas
La sombra del amor es dura y fría. enamoradas
¡Valparaíso! le digo ¡En este tiempo no baila mi
corazón!
¡Sálvame desta rosa amarilla!
(Ya las luces clavan en la bahía el rostro de otros héroes
y se columpian mis ojos y mi alma junto al bote)

101 102
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

EN CADA C UE RPO , L A NOCHE O E L DÍA

Despierto de calamares En cada cuerpo habita la noche o el día,


de campanas que llaman a la misa el suave susurro del otoño
y de sirenas que anuncian cómo el amor lejano algún día o la inmensidad del vacío.
regresa
Pienso en las tumbas de los corazones En cada cuerpo hay mares de dicha o de tormento.
en los claros precipicios bañados de perros Con la música de otro espíritu
quiere encontrarse mi espíritu cuando enamora,
cuando ansía el calor que germina sobre su estela de luz:
Entonces del brazo te tomo Valparaíso los ojos son cometas mirando las estrellas
Te invito a caminar el largo sentido de la duda y sus penas los charcos nebulosos que se derraman entre
por la mitad desta vida que llevo los soles de la mente.

No vayas cuando el filo de la lluvia corte tu amor En cada cuerpo


Itaca es demasiado para nuestros pies el universo se extiende como una telaraña
Simplemente navega hacia ti mismo y la vida es un accidente que se digiere con la lengua del
Eso es todo tiempo.
cuando la pena de amor te hunde su cuchillo.
Vivir o morir son sustancias de una misma cosa,
Gaia es un cuerpo mayor que nos absorbe
y nos reparte como pan
para la sangre de sus piedras y para la hambruna del
universo.

Morir o dormir, amar o desamar, son sombras de una


misma cosa
y soñamos para escaparnos del delirio de comer y de ser
comidos
por la vida o por la muerte,
por el tiempo o por la tierra y el universo.

103 104
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

III

ESCRITOS DE LA FLOR INVISIBLE

105 106
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

MALA MADRE EL HIJO

Mala madre esta poesía. Madre: tu maldición fue parir a un poeta


Me entrega piedras cuando le pido pan. Sólo sabe admirar las flores de tu huerto
Ni siquiera el agua para mi hambre. asombrarse con la aurora
y con las manzanas de tantos otoños
Es cierto, yo la elegí,
la amé como se ama lo más amado, Nada sabe el poeta de la vida
como a una ramera fiel la amé. ¡qué pobre es!

Mala madre ella dice a mí qué. Herido vaga de belleza en belleza:


Ya es tarde. la bella hambre
La lluvia cerró todos los caminos el bello frío
y en esta jaula de agua la muerte gira la bella de lo bello de sentir
como el abismo en el cual se apoya mi pie.
Lo miras: está ahí:
Le di mi vida, mi tiempo… soñando acurrucado con la lluvia
el aliento tenue de la madrugada. queriendo hacerse agua y navegar
Para que levantara sus palacios por todas las flores
e hiciera su cielo de estrellas, le di mi oro; por todas las auroras y manzanas
y ella me entrega besos que besan que son todo el mundo:
como las sirenas de los barcos al zarpar. toda la vida.

Ya nada hay en esta copa.


Sólo una huella.
Sólo eso.
Sólo el sólo que no dice nada.
Mala madre. Mala piedra.

107 108
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

RÉQUIEM DEL ALMA

Los pájaros volaban de rama en rama por los árboles Sólo una huella Madre en el camino no es de pájaros
imaginados pero conduce al amor
nunca debiste asesinarlos es tan agua como el algodón bajo los árboles naranjos
Madre te olvidaste de tu infancia: cae de Oriente a Poniente como un hilillo de arena
¿cómo volaré hasta tu tumba tiene la edad de los profetas
cuando tus deseos se hayan cansado de vivir?
Es tan aire y está ahí al lado de los pájaros que cantan al cielo
Aullarán los vientos para hacer más honda nuestra soledad ¡Abre tus nudos! ¡Bebe su alma!
Yo que vivía de prados
daba a mi sangre el color de una flor
el aroma de limones y manzanas a mi pensamiento

Pero venías huracanada con caballos de guerra


y edictos corta cabezas
El unicornio huía a refugios mejores
quedaba en mí la lengua de pólvora
y los relojes húmedos de la juventud

No está de piedra hecho el altar de la vida


no tiene joyas ni anuncios en televisión
por eso no lo ves cuando humilde se muestra a tu lado
por eso vas huyendo del sol de ti misma

Embalsamé los cielos de mi alma hasta días de arcoiris


mas los rayos del tiempo de hoy
como cordilleras quiebran la esperanza de los peces
que no saben morir

109 110
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

NO PUEDEN SER DE AMOR DE UNA VEZ LA BARCA

No pueden ser de amor mis palabras Tu lengua debió dormir con sus cuchillos
si de amor no son las tuyas en la lluvia fragante de tu juventud
no pueden soñar para ti o en el cementerio de tu corazón
si tus palabras no sueñan
¡Tienen que rebelarse! Crees ser la navegante que dibujó al mundo
¡Arrojar las heridas pero no es el amor el viento que inflama tu quilla
que tus palabras infirieron a las mías!...
No debió rajar el cielo de mi alma tu palabra
A la orilla del amor estaba el cielo El verbo que zarpa no retorna
Hoy sólo el velamen del regazo mece espuma y estrellas y abre piedras o abre flores
El nao se cubrió con nudo de fantasmas en la vida o en la muerte de los seres que atraviesa
y apagó su lámpara
Desde el crepúsculo hasta el alba yo no sé
Ahora que se encienden los cofres del odio la marinera vestida de barca
todas las sustancias huyen leva tu lengua por si vuelve niño al sol
hasta ninguna parte donde no te encuentran
Yo no sé por qué vives
...Como toros del sacrificio si arde de frío tu mirada yo no sé
no pueden ser de amor aunque te quieran si arde de frío tu boca
porque de tanto quererte... les dueles.
Yo no sé por qué
si desde tanto tanto tiempo tú
arrullas a la muerte.

111 112
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

LO QUE NOS QUEDA MATER RÉQUIEM

Perdóname Madre Agonizas


si te juzgo más allá de tu sombra y aunque desde antes mi amor por ti agonizaba
Si ha tenido que ser así y no de otro modo y aunque desde antes por no verte habitaba el infierno
la dulzura terrenal que me arrulló tu agonía es la arena que grano a grano aprieta mi garganta.

Perdóname En esta hora en que todo se apaga para ti y para mí


si el cielo no era en ti la dicha sólo nos queda el lenguaje del silencio y el del amor.
porque debías destruir tu felicidad
para sostener la mía; Te vas y me dejas solo,
y yo que sólo soy un capullo más acá de la vida solito como siempre…
no podía entender tu amor vuelvo a ser el niño que mendigó tu comprensión
ni el dolor de tu amor y mendigó también tus besos y tus abrazos.

Sólo nos queda este trozo de ilusión Ahora ves todo tal como es,
para escribirte hoy sin el manto fantasmal de los prejuicios,
y para que tú me perdones. sin el engaño posesivo de la ambición.

Sólo te puedo decir:


bienvenida al reino de la poesía
donde el alma transita desnuda
sin más alma que su propia alma.

Sé que ahora me amarás por lo que soy:


un simple viajero que busca la belleza.

Sólo te pido
que prepares ésa tierra para cuando yo… tenga que partir.

113 114
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

AHORA QUE TE ILUMINAS QUE REPIQUEN LAS CAMPANAS

Amaneció tarde el amanecer. Cuando muera


El día se hizo noche. y mis pies se deslicen por senderos de flores
El verano se arrugó de frío. quiero que repiquen las campanas de la Merced y
San Francisco
¿Por qué —a la hora de tu muerte— y que las de la Catedral señalen a los barcos
tenías que parecerte a Gabriela? —en Valparaíso—
que enciendan las sirenas porque en las olas
No eran tus pies los ángeles de Dios, hay un hombre muerto.
ni de poesía tu lengua, ni tu aliento.
El mar o el viento
Traías la ceniza, o quizás la nieve,
pero el manto de la luna debió iluminarte me entreguen los brazos que aquí se me negaron
y te esculpió el rostro y talvez la espina que auró mi aliento
con esa eternidad salvaje. mute a perfume de rosa
y sea más abrazo este vacío.
La noche se te ha iluminado,
y son gotas de rocío las que escriben tu semblante La noche ha sido larga
y pasean por tu ataúd como hormigas juguetonas. y por más que estiro la mano
no llego a mi nacimiento,
así es que la aprieto entre mis dedos
y la entorno a mi cuello
para morir un poco…
antes de morir.

115 116
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

LA PROMESA NO SÉ REGRESAR

Llevo soberanamente la muerte sobre mis hombros Tanto me he alejado de Dios,


llevo lo único que me promete Dios que ahora no me puedo alcanzar,
la muerte tan segura y tan propia y tengo frío y miedo de frío a la oscuridad
de todo aquel que un día tenga que morir que enceguece el amor y la dulzura.

Me afirmo a ella la sobrenatural Me siento en las mejillas de mi pensamiento…


porque sé que llevándola la hoja del ruiseñor florece con los almendros
me llevo a mí mismo y la tierra seca de tristeza,
toma entre sus manos los ríos y las montañas,
Sólo me angustio por no vivir hace cielo el horizonte,
sólo me enfermo por estar solito reconstruye sus semillas.
con esta cruda humanidad de heridas que es ella
tan temprano y tan adentro de mí y de mi tormento ¿Cómo desencarnar estos hilos de acero?
Llevo una máscara de vida,
Como un enjambre de luceros un disfraz de acordeón,
llevo a la muerte soberanamente sobre mis hombros para creer que existo y sonrío.
siendo sobre mí la única y verdadera promesa de Dios.
Tan lejos de mí.
Dios, algún día naceré,
pero hoy vivo en la muerte.
Tan lejos de Ti,
no sé regresar.

117 118
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

¿D Ó N D E ESTÁS? MAR INCÓGNITO

Donde está la inocencia y la sabiduría Si no te alcanzo Dios mío


estás tú mi Dios ¿cómo podré ser?
¿pero dónde está el amor? Uno tras otro los velos de mi muerte caen
y soy la sola gota que calma la sed
O es que el sol soledad y abandono
¿son raíces e inocencia? ¿Dónde estaré ese día?
O es que el sol abandono e inocencia ¿Dónde se humillará mi alma
¿son toda la sabiduría? para ser en Ti lo que la flor en la miel
o el viento en el lomo de los montes?
Donde está la soledad y el abandono
hay vacío vacío Aún no llego hasta mi lecho
es lejano el amor ¿cómo he de alcanzarte?

Donde está la inocencia y la sabiduría


está lo que no está
¿pero dónde estás tú mi Dios?

119 120
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

C O M PRE NS IÓ N ADONDE MIRE O SUEÑE

Para medir mi fuerza Adonde mire o sueñe que me hallo


me diste Señor la soledad Tú mi Señor
la del encuentro y la del desencuentro descorres el velo que la noche puso a mi entendimiento
la de dormir la cuna y desenvainar la tumba
para ser como el fuego Creo que lloro
más puro y más libre de amor algo en mí se quiebra cuando mis sentidos te olvidan
y se pone ciega mi alma
Todo Tú me concibes
como un manantial o un pajarillo Pero aun en mi olvidarte te busco
y me enseña del viento como el volcán que no sabe de sí
su mansedumbre y fiereza y trata de alcanzar su torre de furia y arena

Para llenarme de Ti Señor Estás en mí como la sinfonía de la rosa en el corazón


me entregaste la luz del olvido
y la hierba de la juventud Adonde mire o sueñe
asoleada por la música de la fe. Tú llenas el sentido de mis días.

121 122
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

O F RE N DA P E T IT O RI O

Para bañar mis actos y mis meditaciones Señor:


dame tiempo: te he dicho que tomes mi vida pero no mi felicidad
he de ofrendarme a Ti de alma en la pureza
como el ave que vuela y canta de nieve en nieve Tú me la diste Tú me la quitas
o el cordero que vive de leche en leche El agua habita las profundidades de mi ser
la felicidad es su viento que golpea a mis ojos
Cuando mis pies y mis manos
trepen por la nieve ¿Dónde está la mujer del cabello libre?
naveguen por la leche
iré pequeño de amor como la mariposa Dame una que ilumine mi tristeza
al más sagrado perfume una hierba galopante y secreta
que abra la vida y encierre a la muerte
Dame vida: Dame pies: Dame manos:
Ya he lavado mi corazón en tu amor y en tu fe. Quiero recordar
ir de camino en camino amando
todo el amor y toda la luz
que atrapan las cortinas de la noche
Oh Señor
hazme tu siervo pero no claves en mí a Job
que toda la vida y todo el amor se oscurecen
cuando la soledad no querida invade
a las caricias y a las palabras
a los pasos... y a mi fe.

123 124
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

LA SEMILLA EL MÁS GRANDE AM OR

He nacido para ser en Ti Yahveh Como el joven que se encabrita ante lo nuevo
como la roca ante el incansable mar vivía ilusionado sin ver la visión misma de la imagen
para creer y vivir en tu amor he nacido mi Dios
para sentir cómo la huella y la arena Mi cuna era la duda
se hacen y se deshacen con el viento que persigue vacío Los ríos de mi vida y de mi muerte: mis deseos

Para soñar y para entregarme he nacido Volvía cada tarde a preguntarme


como la paloma y la serpiente por qué la hoja cae desde el árbol y no muere
mitad cielo y mitad tierra
Perdía la montaña en cada acto
para decidir entre el ángel caído y la Luz que eres Tú
vestía de bufón la bella libertad confiada
mitad vida y mitad féretro viene el guerrero

Para vivir todo lo que se debe vivir El hombre pensé es máquina y placer desenfrenado
y para nacer al nuevo sol y al nuevo paraíso corrí a las campanas
de la cascada azul y de la hierba púrpura huí por sus tañidos al ocaso
con el cuerpo dorado y la mirada violeta y a cada paso mi nombre se borraba de los libros
escribía en la arena cadenas monstruosas
Para respirar la nueva tierra Contigo verdadero Dios
¡he nacido! No puede ser me dije
vine a vivir la vida y es mía la muerte
Entonces la piedra abrió su leche
dobló mi cabeza y tu mano sagrada
clavó con su furia en mí el cordón de plata

La fe como el pan es uno mismo


cuando nada se es
el agua como la tierra es uno mismo

125 126
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

C ON JU NC IÓ N

He aquí Padre el más grande amor: Borges me decía y me pregunto


que ruede por la noche del Espíritu hasta dónde imagino a mi alma
la luciérnaga y sus ojos hasta dónde a la luz que me habita
o hasta dónde esto mismo que siento
¡Oh Yahveh no cierres tu pupila!
Aquí está mi estirpe Los jinetes de la historia
en este Isaac que soy yo mismo traían el polvo de otros países
las comidas de otros países
Si fluyes por el alma de los rezos
las mujeres de otros países
el aire y la luz se hacen carne
pero no traían a esos otros países
más dulce que la miel y todas las amadas

A fuerza de querernos y encontrarnos Así nosotros vagamos por el tiempo


modela las furiosas tempestades con la vida de otras vidas
destruye los demonios pero sin la vida

Seamos más amigos Dios querido Se nos ha quedado la vida en la vida


a fuerza de habitarnos. y ya no tenemos a Borges para preguntarle

Quizás si nos sirva su espejo


ese que guardó para siempre su joven
cuando espejo y Borges podían mirarse
Talvez en ese río la vida esté esperándonos
queriendo que nosotros cabalguemos
de cara a los espejos como Alicia
saltemos y habitemos
el otro también lado de la imagen

127 128
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

LUCES DE SILENCIO

Entonces sin saberlo moriremos Cada músculo anida en su lugar exacto


entonces viviremos sin morir El día se levanta con pájaros
temblando ante el asombro y la alegría Encantada forma tiene el agua
de todo lo que siempre es arte nuevo danzarina el césped
de rascador de la panza del cielo el árbol
Borges me decía y le contesto:
Lewis Carroll. Espejo de espíritu y piyama humano
el agua refugia al silencio

Así es la aurora de la tierra:


es la ciudad la que corrompe
y el niño se torna mendigo
prostituta la niña
ladrón desesperado y esclavo
el hombre ya sin fe

Es la ciudad
donde el oído ya no es flor sino pervertido metal
y donde los ojos ven y sólo dicen:
Es la ciudad la que corrompe
La vida es otra cosa de ninguna parte
de otro tiempo más de pájaros y de cielo

Es la ciudad la que corrompe.

129 130
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

POÉTICA CITADINA CUANDO NADA TENÍA

Todos quieren un poema en movimiento Daba lo mismo dormir en cualquier sitio


que vaya de una ciudad a otra La hierba tenía perfumes
con todo el papel a cuestas El corazón no sufría con la belleza de una mujer
como un cristo desnudo y frío
en busca de su gólgota lector Mas la vida se escribió con pluma de sicólogos
y el tiempo se hizo una muela de molino
¡Vamos pequeña! ¡Hazte hembra! sobre nuestras cabezas
Me he cansado de palabras
de universos sin forma de mujer No germina de ahí ni idea ni pan
sí temores que abren la tierra y el cansancio
Todos vienen no saben a qué por donde se despeñan los ojos
La lluvia evaporó la tierra
y en océano su barca pasea Yo era el hombre que cantaba al ritmo del río
para evocar su infancia el vigilante que alzaba la camisa del cielo
y se llenaba de infancia
La polvareda en tu boca
¡emergen caballos desde tu lengua! Yo era la respiración del universo
pero el espejo cae como ceniza la cuna de los dioses
ceniza que graba en su fuego mi rostro He de regresar a la siembra de mi humillación
he de alumbrar las alas del océano
Ya no quiero poemas sino ciudades: y olvidar que a la noche
Inmensas ciudades con forma humana. un templo me corona de piedras

Tengo que llegar


aunque la erupción nuclear se enferme
y quiera devorarlo todo.

131 132
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

LO CIERTO A KAFKA

Todo lo que poseía En los mares tempestuosos


o todo lo que yo creí poseer para todas las noches del alma
se desvaneció con la noche habita un grillo en el corazón
Se alarga la pena hasta el seno materno
hasta el agua primera de los cascabeles Tan sólo pide que la humildad
extiende su cuenco construya en la sombra de su canto
la casa de flores y ventanas de cielo
Poblarse de tristeza es eso la casa de ríos y puertas de espuma
tener sed y abrevarse donde brotan la casa de viento y techo de estrellas
los reflejos futuros de la vida en la ilusión
¿Por qué entonces morir en el morir
¿Qué otra cosa es lo que se tiene? del estar muriéndose?
un pedazo de verdad
dos pedazos de realidad Desde los ojos o desde los oídos:
tres pedazos de ilusión somos insectos.

El mundo de las realizaciones


nos realiza en carne y hueso
nos hace niños adolescentes
púberes viajeros de lo que no existe
Luego nos llama a la puerta de la tierra
y nos despide
El mundo de las realizaciones
nos hace creer que poseemos
pero es él quien nos posee
para tener la ilusión
de realizarse en nosotros.

133 134
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

ÁM ATE SIN DUDAR VOZ DEL SABIO

Habla como eres La felicidad no está sentada en un rincón oculto más allá
No intentes palabras que tu corazón no siente Ella se descorona de tu alma
enredarás el agua de tu espíritu tal como el río de la montaña
correrás de engaño tras engaño la montaña se desprende de su cielo
como un gusano que se alimenta de las ortigas
No vayas al misterio sin saberte del misterio su florece
Habla como eres Ríe de estar vivo
No te inventes desde la nada y en ese gozo nupcial
Sólo desde el sol se alimenta lo verdadero. libera las profundas raíces de la noche
duérmelas junto a ti como si nunca
la felicidad hubiese sido otra
distinta al goce perpetuo de tu alma.

135 136
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

LA ETERNIDAD TODO HA DE INICIARSE

No busques la eternidad más allá del efímero instante Todo ha de iniciarse de lo nuevo
que de instantes florece la vida como el amor que nace cuando se abren los ojos
y marchita cuando más acá del borde y danza el mundo y la gente
intentas amar aquello no eterno que te engaña mostrando desde la mirada que danza
su falsa infinitud
O como la primavera que inventa la belleza
El halo que te cubre cuando creas a partir de la lluvia
y nace de ti la poesía porque su corazón es uno con la fe
y nace de ti la música y con el agua del universo
baña tu inmensidad hermosa
y sólo esa belleza es real y eterna Todo ha de iniciarse desde el inicio mismo
para ausentar la muerte que nos mancha
La beldad que contemplas más allá de tu beldad y no nos deja vivir
es la extensión de la beldad que en ti se ilumina
si apagas tu lámpara Para nacer hemos de lanzar la tristeza al tiesto de la basura
más allá del nudo que oprime tu distancia hemos de limpiar la melancolía con un trozo de rayo
sólo oscuridad sólo vacío desbordar la duda que nos cierra el paso a nosotros mismos
sólo un trozo de metal que parte y respirar como un niño:
tu carne huracanada de alma y de deseos de amar como un niño que aprieta su corazoncito y abraza al viento
Seremos como debimos
No busques la eternidad nuevos para beber leche con almendras
ni la belleza o con almidón de arroz servido por la aurora
ni el amor
más allá de tu propio límite Todo se iniciará de nuevo y de lo nuevo
que en lo finito de ti habita lo eterno con los ojos puestos en la belleza.
y lo luminoso y el instante
el único instante que te impulsa a vivir.

137 138
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

H ABITANTE DE ESTE UNIVERSO EN EXPANSIÓN SÉ

Habitante de este Universo que se expande sufriente No seas hijo de la tristeza


yo me recojo hacia mi adentro no ocultes la vida que se agita tras esa lágrima
para expandirme sin dolor no te desprendas del sol
ni del cielo de tus amores
Quien no fue la unidad y de sí se aleja sin retorno ni de la fe que te eleva
sangra como el río que emana
Sé dulzura y semilla del agua
desde cada pétalo de rosa que nace de los vientos
salta y refleja tu grandiosa pequeñez
Mas quien se alcanzó en la infinitud cuando asuela una tempestad
de todo lo finito de su poder contemplarse o te mira con su canto la sirena
extiende cada poro de su alma desde el borde del abismo
bañado en la alegría del que hallándose se pierde
Si eres hijo de la tierra
Por eso me despido vuela como sus verduras sin tregua ni cansancio
emprendo el largo viaje hacia mi yo penetra los misterios con la mansedumbre de un niño
queriendo ser feliz cuando me aleje para siempre
de aquello que ya fui para no serlo. Desde el adentro infinito reverbera como sus ojos
y predice las primaveras
y la lengua del cielo que habitarán
los hijos del espíritu.

139 140
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

Í ND IC E Tus besos • 49
Manjar amargo • 50
Ojo de piedra • 51
Por más que te ame • 52
Del por qué del amor en estos tiempos • 7 Sólo tengo soledad de amarte • 53
Manzanas y crisantemos amarillos • 54
Crepúsculo de Aquitania • 9 Silbo marino • 57
Mi felicidad • 11 El amor que no se hace amor • 58
Amada • 12 Todos los días más adentro de mí • 59
Ha estallado su faz • 13 Espejo de un espejismo • 60
Álgebra • 14 Es peligrosa una flor con alas • 61
Libra • 15 Zarzas • 62
Amoris • 16 De tantas mujeres • 63
Laguna mía • 17 Noche noche • 64
Paraíso de mis venas • 18 Mientras tu corazón no amanezca en el mío • 65
Huerto • 19 Ladrón de cielos • 66
Lo que de ti mana • 20 Almohada espiritual • 67
Piel de gitana • 21 Si tú: ¿por qué yo? • 68
Hoy quisiera • 22 Hoy nada más • 69
A los rayos de mi tarde • 23 Si te entro a mi corazón • 70
El faro inconcluso • 24 El sentido del amor • 71
A Vania ve • 25 La mujer • 72
Medianoche del alma • 26 Plenitud del alejarse • 73
Donde yo soy tú • 27 Testimonio de mi encuentro con el Principito • 74
A la hora del fuego • 28 Aviso con urgencia • 76
En este mundo • 29 Plenilunio al atardecer • 77
Ninfas • 30 Solsticio • 78
La insospechada • 31 Los hijos • 79
Eva • 32 La protegida del acero • 80
Savitri • 33 Tumbos cotidianos • 81
Ángel de ceniza • 34 Testamento • 82
Los caminos • 35 Promesas de nieve • 83
Los hijos que no criaste • 84
Los lamentos de Languedoc • 37 Como siempre • 86
División de las aguas • 39 Las ataduras • 87
Nadie encenderá un cirio para recordarme • 40 Sin verbo • 88
El paciente • 41 Mi boca se ha perdido en la casa • 89
Si tan sólo • 42 Revelación • 90
Nido de sombras • 44 Elegía para mí mismo • 91
Interrumpo tu insistencia • 45 Nauta • 92
Cuando la belleza es demasiado bella • 46 Carta por el suicida • 93
Dormido eros • 47 A Poe • 94
Lo que no fue • 48 Sueño nuestro • 95

141 142
J O SÉ -C H R IS T I A N P Á E Z AMORIS

El silencio que te desdobla • 96


Playa sin luces • 97
Si supiera • 98
Cancina del pensamiento • 99
Ante las manos de la muerte • 100
La sombra no tiene sombra • 101
Balada del hombre solo • 102
En cada cuerpo, la noche o el día • 104

Escritos de la flor invisible • 105


Mala madre • 107
El hijo • 108
Réquiem del alma • 109
No pueden ser de amor • 111
De una vez la barca • 112
Lo que nos queda • 113
Mater réquiem • 114
Ahora que te iluminas • 115
Que repiquen las campanas • 116
La promesa • 117
No sé regresar • 118
¿Dónde estás? • 119
Mar incógnito • 120
Comprensión • 121
Adonde mire o sueñe • 122
Ofrenda • 123
Petitorio • 124
La semilla • 125
El más grande amor • 126
Conjunción • 128
Luces de silencio • 130
Poética citadina • 131
Cuando nada tenía • 132
Lo cierto • 133
A Kafka • 134
Ámate sin dudar • 135
Voz del sabio • 136
La eternidad • 137
Todo ha de iniciarse • 138
Habitante de este universo en expansión • 139
Sé • 140

143 144

Minat Terkait