Anda di halaman 1dari 2

EL ESTADO COLOMBIANO VIOLADOR DE DERECHOS

FUNDAMENTALES Y LABORALES

Durante años los docentes colombianos (especialmente hablo de


Valencia – Córdoba) han vivido una persecución laboral por su
inestabilidad. En 1993 se crea una ley, la ley 60, dando estabilidad a
dichos docentes, para que fueran asumidos en su integridad por en
un régimen especial. En 1994 nace la ley 115, ley general de
Educación, donde se justifica su ingreso a carrera docente, con
prestaciones sociales especiales. Se establece el proceso de
selección y nombramiento, competencia absoluta de cada
municipio. Allí estuvo el error. Pues cada mandatario hizo lo que le
dio la gana con los docentes que merecían el nombramiento, así
que postergaron los concursos, no se nombró en propiedad a
ninguno, y hasta última hora, se nombraron a unos cuantos (año
2000), quedando pendiente un gran número.

Pese a su nombramiento y al régimen especial que los cobija, aún,


no les han reconocido salarios de Diciembre y Enero de los años
servidos con anterioridad ( pues el decreto de nombramiento
establece una relación laboral con el Estado); no se les canceló
primas, vacaciones, cesantías y otros derechos. Intentaron en
muchas ocasiones interponer demanda, pero fueron amenazados
por las AUC para no hacerlo. Tuvieron que vivir dicha humillación en
silencio, para proteger sus hijos y demás familiares. Desmontado el
paramilitarismos en Valencia, los docentes inician un proceso de
demanda para hacer valer sus derechos. Después de dos años de
batalla jurídica, se demostró que la deuda era real, se ordenó el
inmediato pago, y como corresponde, se autorizó el embargo de las
cuentas del municipio para garantizar dicho pago. El entonces
electo Alcalde, el señor Mario Atencio Doria, se valió de su
maquinaria política para desembargar sin tener que pagar un peso.
Acto seguido inicia un proceso de intervención económica (ley 550)
para no tener que pagar la deuda. En éste momento, la deuda que
tiene el municipio con los docentes, fue declarada incierta, pues el
señor alcalde para postergar su deber, optó por contra demandar la
sentencia ejecutoriada en contra del Municipio y fallada a favor de
los derechos fundamentales de los docentes. Por que no se trata de
la plata, sino del atropello permanente de los derechos laborales por
los que fueron cobijados los docentes de esta zona tan crítica del
país y que aún no se les ha querido escuchar y mucho menos
defender. Están solos, pese a que la ley falle a favor, siempre hay
alguien detrás para manipular el sistema y burlarse una vez mas de
ellos.

Si las AUC eran terroristas, éste grupo político es peor, respaldados


por el gobierno de turno.

Todos son unos corruptos.