Anda di halaman 1dari 2

Esquel, 01 de Julio de 2009.

Prof. Mirta Romero


Ministro de Educación
de la Provincia de Chubut:
C.C. a los Medios de Comunicación

Los abajo firmantes, docentes de la ciudad de Esquel,


queremos expresar nuestro malestar y preocupación por el hecho de que se
mantenga la actividad escolar “normal”, pese a la situación de riesgo para la salud
de la comunidad que supone la pandemia de gripe A H1N1.

Los argumentos que Ud. ha esgrimido públicamente para


fundamentar la no suspensión de clases (“que en Chubut no existen casos confirmados
en alumnos”) resultan INSUFICIENTES, ya que no es necesario esperar a tener casos
confirmados para tomar una decisión preventiva como la que sería prudente adoptar.
De hecho, otras provincias como Neuquén han demostrado mayor celeridad
defendiendo razones opuestas: “la decisión de cerrar las escuelas se tomó ayer en
virtud del crecimiento de la cantidad de casos sospechosos de estar contagiados y ante
la lentitud del Instituto Malbrán en el diagnóstico de las muestras enviadas por el
sistema sanitario neuquino.” (DIARIO RÍO NEGRO, Martes 30 de junio de 2009).

En todas las instituciones tenemos alumnos y docentes que


presentan cuadros de enfermedades respiratorias o que han tenido contacto
(conciente e inconcientemente) con personas infectadas con GRIPE A; por eso, no
podemos estar especulando con que “no tienen ese virus” o “todavía no están
confirmados” porque, mientras tanto, se propaga la enfermedad y el miedo.

Por otra parte, resulta indispensable tener en cuenta que


estamos en una zona de alto riesgo de propagación por el nivel de circulación de la
población hacia ciudades que hoy están gravemente afectadas, como Buenos Aires,
La Plata, Rosario, etc. Durante el receso de invierno, muchas familias se trasladan a
dichos lugares; además de que recibimos un flujo importante de turistas provenientes de
esos destinos.

Por todo esto, a continuación detallamos NUESTRAS


DUDAS Y DEMANDAS ANTE LA SITUACIÓN DE CRISIS SANITARIA:

 ¿Cuál es el dispositivo previsto en caso de que aumenten los casos de


infectados?

1
 ¿Qué mecanismos de protección para la salud de los docentes (y sus
familiares directos), en tanto trabajadores sobreexpuestos a posibilidades
de contagio de GRIPE A, garantiza el estado como empleador? ¿Nos
proveerán de barbijos, alcohol en gel, medicamentos? ¿Nos darán la vacuna
antigripal?

 Es imperioso resguardar de la exposición pública a los docentes, alumnos y


personal operativo que pertenecen a grupos con mayor riesgo de
complicaciones en caso de ser contagiados: embarazadas, personas con
enfermedades respiratorias crónicas, niños menores de cinco años y adultos
mayores.

 Hay que replantear urgentemente el circuito burocrático que exige el


contralor médico para avalar las licencias por enfermedad; ya que es una
irresponsabilidad que debamos asistir estando sanos a la oficina del Hospital
Zonal de Esquel, atiborrado de gente enferma, para que un empleado
administrativo selle un papel; así como es una irresponsabilidad pretender que
un docente enfermo ande circulando (y contagiando) para que su trámite se
cumpla.

 No es suficiente decir que hay que extremar la limpieza en las escuelas,


cuando no se garantiza la cantidad de personal operativo para realizarla.
Hay instituciones con un portero/a por turno que no puede hacer más de lo que
ya hace. Incluso se han solicitado refuerzos a Delegación administrativa y aún
no han sumado personal.

 ¿Cómo es la situación legal-administrativa de un docente que se enferma


de GRIPE A trabajando? ¿Cuál es la licencia que le corresponde? ¿Existe
alguna consideración particular respecto a los seguros?

 Es preciso contemplar la situación de los docentes que son madres/padres


de niños pequeños (y que, como expresamos anteriormente, pertenecen a un
grupo muy vulnerable ante el riesgo de contagio) que dependen del Jardín de
infantes o la guardería para poder salir a trabajar y que necesitan una licencia
para quedarse en su hogar con ellos.

En relación con lo anteriormente expuesto, exigimos


respuestas rápidas y adecuadas; subrayamos el hecho de que NO NOS SENTIMOS
SEGUROS TRABAJANDO EN LAS CONDICIONES ACTUALES y la hacemos
directamente responsable por las consecuencias que pudiéramos sufrir los alumnos
y docentes de esta provincia por privilegiar el calendario escolar preestablecido,
antes que la salud de la comunidad.