Anda di halaman 1dari 73
FACULTAD DE ENFERMERIA ENFERMERIA CLINICA II UNIDAD I : MARCO CONCEPTUAL ESPECÍFICO DE LA ADMINISTRACION

FACULTAD DE ENFERMERIA

ENFERMERIA CLINICA II

UNIDAD I

:

MARCO CONCEPTUAL ESPECÍFICO DE LA ADMINISTRACION

 

DE FARMACOS

UNIDAD II

:

ADMINISTRACION DE FARMACOS POR VIA ENTERAL

UNIDAD III

:

ADMINISTRACIÓN DE MEDICAMENTOS POR VIA

UNIDAD IV :

UNIDAD V

:

PARENTERAL

ADMINISTRACIÓN DE MEDICAMENTOS POR VIA

RESPIRATORIA

NECESIDAD DE LIQUIDOS Y ELECTROLITOS

DOCENTE TUTORA:

LIC JANET NORA QUICO CAÑARI

LIC. TEODOLINDA CONDOR DORREGARAY

2013

UNIDAD I: MARCO CONCEPTUAL ESPECÍFICO DE LA ADMINISTRACION DE FARMACOS

MEDICAMENTO

Un medicamento es una sustancia que se administra para diagnosticar, curar o aliviar un síntoma, o para prevenir una enfermedad. Un medicamento puede tener hasta cuatro tipos de nombre: el Jericó, el oficial, el químico y el comercial o de marca. El nombre genérico es el que recibe antes de ser autorizado de forma oficial. El nombre oficial es aquel con el que figura en alguna publicación oficial. El nombre químico es el nombre con el que conoce el químico y que describe con precisión sus componentes. El nombre comercial o de marca es el que le da el fabricante.

FARMACOCINÉTICA

Es la rama de la farmacología que estudia los procesos a los que un fármaco es sometido a través de su paso por el organismo. Trata de dilucidar qué sucede con un fármaco desde el momento en el que es administrado hasta su total eliminación del cuerpo.

Fases que se reconocen con el acrónimo LADME:

Liberación de la sustancia activa,

Absorción de la misma por parte del organismo

Distribución por el plasma y los diferentes tejidos,

Metabolización, es decir inactivación de una sustancia xenobiótica y, finalmente,

La liberación : es el primer paso del proceso en el que el medicamento entra en el cuerpo y libera el contenido del principio activo administrado. El fármaco debe separarse del vehículo o del excipiente con el que ha sido fabricado, Las vías intravasculares son las únicas que no contemplan los procesos de liberación

La absorción: la absorción es el proceso por el que el fármaco penetra en el torrente sanguíneo. Salvo que se administre directamente en la circulación, la absorción será el primer paso en el movimiento del fármaco por el organismo.

primer paso en el movimiento del fármaco por el organismo. Los factores que influyen sobre la

Los factores que influyen sobre la absorción del medicamento son:

- Vía de administración

- Capacidad del medicamento para disolverse

- Riego sanguíneo del punto de administración

- Área de superficie corporal

- Solubilidad lipidica del medicamento

- Vía de Administración Piel .- absorción lenta debido a la constitución física de la piel Membranas mucosas y vías respiratorias.- Absorción rápida porque contienen muchos vasos sanguíneos. Vía Oral.- Absorción lenta debido al pase por el tracto gastrointestinal Intravenosa.- La más rápida, acceso inmediato a la circulación

- Capacidad del medicamento para disolverse:

Depende de su forma de preparación. Las soluciones y suspensiones se absorben más rápidamente. Los medicamentos ácidos pasan rápidamente por la mucosa gástrica, los básicos requieren alcanzar el intestino delgado.

- Riesgo sanguíneo del punto de administración:

Cuando un tejido tiene muchos vasos sanguíneos, se absorben más rápidamente.

- Área de superficie corporal:

Cuando el medicamento está en contacto con una superficie extensa se absorbe a un ritmo más rápido. Esto explica la razón por la que la mayoría de los medicamentos se absorben más en el intestino delgado que en el estómago.

- Solubilidad lipídica del medicamento Los medicamentos que son muy solubles en lípidos se absorben con mayor facilidad. Atraviesan rápidamente la membrana celular porque está formada por una capa de lípidos.

La velocidad de absorción de un fármaco en el aparato digestivo es variable. Por ejemplo, los alimentos pueden retrazar la disolución y la absorción de algunos compuestos y su paso hacia el intestino delgado que es el lugar en el que se absorben la mayoría de los medicamentos. Los alimentos también pueden combinarse con moléculas de determinados fármacos, cambiando su estructura molecular y, por tanto, inhibiendo o impidiendo su absorción. Otro factor que influye sobre la absorción de algunos medicamentos es el medio ácido del estómago. La acidez puede variar, dependiendo del momento del día, de los alimentos ingeridos y de la edad de la persona. Algunos medicamentos no se disuelven o se disuelven poco en los líquidos intestinales, lo que reduce su absorción hacia el torrente sanguíneo. Por ejemplo la nitroglicerina se administra bajo lengua, desde donde se absorbe hacia los vasos líquidos intestinales, lo que reduce su absorción hacia el torrente sanguíneo. Por ejemplo la nitroglicerina se administra bajo lengua, desde donde se absorbe hacia los vasos sanguíneos que llevan directamente al corazón, órgano en el que debe desarrollar su acción. Sin embargo, si se deglute, pasará al torrente sanguíneo, que la llevará al hígado, donde se destruye.

Un fármaco que se administra directamente por vía intravenosa se encuentra

de inmediato en el aparato vascular sin necesidad de ser absorbido. Esta es, por tanto la vía de elección cuando se busca una acción rápida. Como la irrigación del tejido subcutáneo es peor que la del tejido muscular, la absorción el primero es más lenta. La velocidad de absorción de un fármaco puede acelerarse aplicando calor, lo que aumenta el flujo sanguíneo en la zona elegida y, al contrario, puede reducirse aplicando frío. Además, la inyección de un fármaco vasoconstrictor, como la adrenalina, en el mismo lugar puede reducir la velocidad de absorción de otros fármacos. Cuando se desea que los medicamentos se absorban lentamente suelen suspenderse en un medio poco soluble, como el aceite. La absorción de los fármacos desde ele recto al torrente sanguíneo tiende a ser imprevisible. Por tanto, esta vía normalmente sólo se utiliza cuando las demás no son practicables

o cuando la acción que se pretende debe ejercerse en el recto o el colon sigmoide.

- Distribución La distribución es el transporte del fármaco desde el lugar en el que se absorbe hasta aquel en el que ha de ejercer su acción. Cuando un fármaco penetra en el torrente sanguíneo, es transportado a los órganos mejor vascularizados, tales como el hígado, los riñones y el encéfalo. Las regiones del organismo menos vascularizadas ( por .Ej.:.la piel y los músculos) reciben el fármaco más tarde. Las propiedades físicas y químicas de un fármaco son las que determinan en mayor medida la región del cuerpo a la que será atraído el medicamento. Por ejemplo, los fármacos liposolubles se acumularán en el tejido adiposo, mientras que otros compuestos pueden unirse a las proteínas del plasma.

otros compuestos pueden unirse a las proteínas del plasma. - Biotransformación La biotransformación, también

- Biotransformación La biotransformación, también denominada desintoxicación o metabolismo, es el proceso por el que el fármaco se convierte en una forma menos activa. La mayor parte de la biotransformación tiene lugar en el hígado, donde muchas enzimas celulares que metabolizan a los fármacos son las encargadas de desintoxicarlos. Las sustancias producidas en estos procesos son los llamados metabolitos. Existen dos tipos de metabolitos: activos e inactivos.

producidas en estos procesos son los llamados metabolitos. Existen dos tipos de metabolitos: activos e inactivos.

Los metabolitos activos poseen una acción farmacológica propia mientras que los metabolitos activos carecen de ella. En las personas ancianas o con enfermedades del hígado la biotransformación puede estar alterada. En estos casos, el profesional de enfermería debe permanecer alerta para detectar la posible acumulación de un fármaco activo y la toxicidad consiguiente.

- Excreción La excreción es el proceso por el que se eliminan del organismo los metabolitos y los fármacos. Los riñones eliminan a la mayoría de los metabolitos a través de la orina: sin embargo, algunos se eliminan con las heces, la respiración, el sudor, la saliva o la leche. Algunos compuestos, tales como los agentes anestésicos generales, se eliminan intactos a través del sistema respiratorio. La eficiencia con la que los riñones eliminan los fármacos y los metabolitos disminuye con la edad., Los ancianos pueden necesitar dosis menores de un fármaco, pues de lo contrario, tanto éste como sus metabolitos pueden acumularse en el organismo. El hígado también excreta algunos fármacos a través de la bilis, conducida por el conducto colédoco hacia el intestino, para ser eliminada finalmente con las materias fecales.

EFECTOS DE LOS MEDICAMENTOS

con las materias fecales. EFECTOS DE LOS MEDICAMENTOS  EFECTO TERAPÉUTICO, también conocido como efecto

EFECTO TERAPÉUTICO, también conocido como efecto deseado, es el efecto principal que se pretende, es decir la razón por la que se prescribe. Ejemplo, el efecto terapéutico del sulfato de morfina es la analgesia, y el efecto terapéutico del metamizol es la reducción de la fiebre.

EFECTO SECUNDARIO, o colateral, de un fármaco es el efecto no deseado. Los efectos secundarios suelen ser predecibles y pueden ser inocuos o potencialmente peligrosos. Por ejemplo los digitálicos aumentan la fuerza de las contracciones del miocardio (efecto deseado), pero también puede tener el efecto secundario de producir náuseas y vómitos. Algunos efectos secundarios se toleran en razón del efecto terapéutico del fármaco, pero otros más graves, a los que también se llama efectos adversos, pueden justificar la interrupción del tratamiento.

TOXICIDAD DE LOS FÁRMACOS (efectos nocivos de un fármaco para un organismo o tejido), se debe a la administración de dosis excesivas, a la ingestión de un fármaco destinado a un uso externo, o a la acumulación del fármaco en la sangre por alteración del metabolismo o la eliminación (efecto acumulativo). Algunos efectos tóxicos aparecen de inmediato,

mientras que otros lo hacen pasadas semanas o meses. Afortunadamente, casi todos los casos de toxicidad por fármacos pueden evitarse con una atención cuidadosa a la posología y la vigilancia de la toxicidad. Un ejemplo de efecto tóxico es la depresión respiratoria debida al efecto acumulativo del sulfato de morfina en el organismo.

ALERGIA A UN FÁRMACO es una reacción inmunitaria provocada por un medicamento. En la primera exposición de la persona a una sustancia extraña (antígeno), el organismo reacciona produciendo anticuerpos. En las exposiciones siguientes, la persona puede reaccionar frente al fármaco como lo hace frente a un antígeno, y desarrollar síntomas de reacción alérgica. Las reacciones alérgicas pueden ser leves o graves. La reacción leve se caracteriza por distintos síntomas, desde la erupción cutánea a la diarrea:

- Erupción cutánea.- erupción vesiculosa intraepidérmica o una erupción caracterizada por ronchas o máculas, la erupción suele afectar a toda la superficie del cuerpo.

- Prurito.- Picor de la piel sin o con erupción

- Angiodema.- Edema secundario al aumento de la permeabilidad de los capilares sanguíneos

- Rinitis.- Secreción acuosa excesiva por la nariz

- Lagrimeo.- Formación excesiva de lágrimas

- Náuseas y vómitos.- Estimulación de los centros encefálicos correspondientes

- Respiración sibilante y disnea.- Dificultad respiratoria con sibilancias al inspirar y espirar debidas a la acumulación de líquidos y al edema de los tejidos respitarios.

- Diarrea.- Irritación de la mucosa del intestino delgado

La reacción alérgica puede producirse en cualquier momento, entre pocos minutos a dos semanas después de la administración. Las reacciones alérgicas graves suelen manifestarse inmediatamente después de la administración del medicamento y dan lugar a la llamada reacción anafiláctica. Cuando no se detectan los síntomas con rapidez y se instaura un tratamiento inmediato, este tipo de respuesta puede ser mortal. Los primeros síntomas son dificultad respiratoria aguda, hipotensión aguda y taquicardia. La tolerancia a los fármacos consiste en una respuesta fisiológica muy baja al fármaco que obliga a aumentar la posología para mantener el efecto terapéutico deseado. Los compuestos que suelen producir tolerancia son los opiáceos, los barbitúricos, el alcohol etílico y el tabaco. El efecto acumulativo es el incremento de la respuesta a la administración de dosis repetidas de un fármaco que se produce cuando la velocidad de administración supera a la de su metabolismo o eliminación. La consecuencia es que el fármaco se acumulará en el organismo de la persona, salvo que se ajusten las dosis. Pueden aparecer síntomas tóxicos. Los efectos idiosincrásicos son inesperados e individuales. Las respuestas excesivas o demasiado bajas a un fármaco pueden ser idiosincrásicas. Además un fármaco puede tener un efecto completamente distinto del habitual o producir síntomas imprevistos o inexplicables en una persona en concreto.

Las interacciones farmacológicas se producen cuando la administración de un fármaco antes, al mismo tiempo, o después de la administración de otro, altera los efectos de uno de ellos o de ambos en el organismo. El efecto de uno o los dos fármacos puede aumentar (efecto potenciador o sinérgico) o disminuir (efecto inhibidor). Las interacciones farmacológicas pueden ser beneficiosas o perjudiciales. A menudo suelen combinarse dos analgésicos, como la aspirina y la codeína, para conseguir un alivio mayor del dolor (efecto aditivo). En el caso de la aspirina y la codeína, la combinación de ambas permite reducir la dosis total del narcótico.

Las enfermedades iatrogénicas (las producidas de forma no intencionada por el tratamiento farmacológico) pueden ser consecuencia de un tratamiento farmacológico. Algunos ejemplos de ello son la toxicidad hepática, las alteraciones renales y las malformaciones fetales debidas a fármacos específicos tomados por la madre durante el embarazo.

ACCIONES DE LOS FARMACOS EN EL ORGANISMO La acción de un fármaco en el organismo puede describirse en relaciòn con su semivida, es decir, con el intervalo temporal necesario para que los procesos de eliminación del organismo reduzcan la concentración del fármaco a la mitad. Por ejemplo, si la semivida de un fármaco es de 08 horas, la cantidad que se encuentre en el organismo en cada momento será:

Inicialmente: 100% Después de 08 horas: 50% Después de 16 horas: 25% Después de 24 horas: 12.5% Después de 32 horas: 6.25% El objetivo de la mayoría de los tratamientos farmacológicos consiste en mantener una concentración constante del fármaco en el organismo, por lo que para conseguirlo es necesario administrar dosis repetidas. Cuando un fármaco que se administra por vía oral se absorbe a partir del aparato digestivo hacia el plasma sanguíneo, su concentración plasmática aumenta hasta que el ritmo de eliminación iguala al de absorción. Este equilibrio se conoce como concentración plasmática máxima. Salvo que la persona reciba otra dosis del fármaco, la concentración disminuirá progresivamente. Los

términos clave utilizados en relación con las acciones de los fármacos son los siguientes:

- Comienzo de la acción: El tiempo que transcurre entre la administración y la respuesta inicial del organismo al fármaco.

- Concentración plasmática máxima: Concentración plasmática más alta que se logra con una sola dosis cuando el ritmo de eliminación del fármaco iguala al de absorción.

- Semivida del fármaco(semivida de eliminación): Tiempo necesario para que el proceso de eliminación reduzca la concentración de fármaco a la mitad de la cantidad administrativa.

- Meseta: Concentración mantenida de un fármaco en el plasma durante una serie de dosis programadas.

FACTORES QUE INFLUYEN EN LA ACCION DE LOS FARMACOS

-

Factores relacionados con el desarrollo Las mujeres embarazadas deben tener mucho cuidado con los embarazo suponen un riesgo, pero este riesgo es máximo en el primer trimestre, ya que es el momento en que se forman los órganos y las funciones vitales del feto. En esta etapa están contraindicados la mayoría de los fármacos, debido a sus posibles efectos adversos sobre el feto. Los lactantes suelen necesitar dosis mas bajas, debido al tamaño de su cuerpo y a la inmadurez de sus órganos, en especial el hígado y los riñones. A menudo no poseen aún todas las enzimas necesarias para metabolizar los fármacos, por lo que los medicamentos que necesitan pueden ser distintos de los aconsejables en los adultos. Durante la

adolescencia o la vida adulta pueden producirse reacciones alérgicas frente

a los fármacos que anteriormente se toleraban.

A medida que la edad avanza, las respuestas de los adultos a los fármacos

se van haciendo distintas, como consecuencia de las modificaciones fisiológicas asociadas al envejecimiento. Estos cambios consisten en una disminución de la función hepática y renal que puede facilitar la acumulación del medicamento en el organismo. Además, es frecuente que los ancianos tomen varios fármacos, lo que puede dar lugar a incompatibilidades.

En las personas de edad avanzada, la motilidad gástrica suele disminuir, y lo mismo sucede con la producción de ácido gástrico y el flujo sanguíneo, lo que puede reducir la absorción de los fármacos. El aumento proporcional de la cantidad de tejido adiposo y la disminución del líquido orgánico total en relación con la masa corporal pueden incrementar las posibilidades de toxicidad farmacológica. Además en los ancianos, el número de lugares para la unión puede ser menor, y también puede modificarse la barrera hematoencefálica, lo que permitirá que los fármacos liposolubles pasen directamente al encéfalo, causando a menudo mareos y confusión.

-

Género

Las diferencias de las respuestas a los fármacos de varones y mujeres dependen, sobre todo, de las diferencias de la distribución de grasa corporal y de los líquidos orgánicos y las hormonas. La mayor parte de la investigación farmacológica se lleva a cabo en varones, por lo que, para conocer los efectos de los cambios hormonales sobre las acciones farmacológicas en las mujeres, debería incrementarse la investigación en mujeres.

-

Factores culturales, étnicos y genéticos La respuesta de una persona a un fármaco depende de su edad, su sexo y el tamaño y la composición de su organismo. Esta variación de la respuesta se conoce como polimorfismo farmacológico ( kudzma, 1999):

Los estudios realizados indican que las características étnicas podrían contribuir a las diferentes respuestas a las medicaciones. Kudzma (1999) señaló que el metabolismo de los fármacos está genéricamente

determinado y que, por tanto, la raza puede influir sobre la respuesta a un medicamento. Este fenómeno se conoce como polimorfismo genético. Los genes que controlan el metabolismo hepático son variables, y algunas personas pueden tener un metabolismo lento mientras que en otros puede ser muy rápido. La investigación demostró que determinados fármacos funcionan bien con la posología terapéutica habitual en determinados grupos étnicos mientras que, con esa misma posología, son tóxicos para otros grupos. Kudzma (1999) citó el ejemplo de los fármacos antipsicóticos y ansiolíticos, que son eficaces en los afroamericanos caucásicos y ciudadanos de origen hispano de Estados Unidos mientas que las personas de ascendencia asiática necesitan muchas veces dosis menores, porque su metabolismo de estos fármacos es más lento, lo que los hace más propensos a las reacciones adversas. También los factores y costumbres culturales (p.ej. valores y creencias) pueden influir sobre la acción fármacos. Por ejemplo, un remedio de herbolario ( el ginseng chino) puede acelerar o disminuir el metabolismo de los fármacos prescritos.

- Dieta Los alimentos pueden influir sobre la acción de un medicamento, Por ejemplo, la vitamina K. que se encuentra en los vegetales verdes, puede contrarrestar el efecto de un anticoagulante como la warfarina.

- Entorno El entorno de la persona puede afectar a la acción de los fármacos, sobre todo los destinados a modificar el comportamiento o el estado de ánimo. Por tanto, el profesonal de enfermería que valora los efectos de un fármaco ha de considerarlo en el contexto de la personalidad t el medio ambiente de la persona. La temperatura ambiental también puede influir en la actividad de los medicamentos. Cuando la temperatura ambiente es alta, los vasos sanguíneos periféricos se dilatan, intensificando la acción de los vasodilatadores. Por el contrario un ambiente frío y la consiguiente vasoconstricción inhiben la acción de los vasodilatadores, pero potencian la de los vasoconstrictores. El beneficio de un sedante o un analgésico no será igual si la persona lo toma cuando se encuentra en un ambiente ruidoso y activo que cuando lo hace en un ambiente tranquilo y silencioso.

- Factores psicológicos Las expectativas que tiene la persona sobre la acción del fármaco influyen sobre la respuesta. Por ejemplo, una persona convencida de que la codeína es ineficaz como analgésico puede no sentir alivio de su dolor cuando la tome.

- Enfermedad La enfermedad y las dolencias también pueden afectar a la acción de los fármacos. Por ejemplo, la aspirina puede reducir la temperatura del cuerpo de una persona febril, pro no influye sobre la temperatura de una persona que no tiene fiebre. En los enfermos con alteraciones funcionales de la

circulación, del hígado o de los riñones, las acciones de los fármacos se alteran.

- Momento de la administración La hora a la que se toman las medicaciones orales influyen sobre la velocidad relativa con que actúan. Los medicamentos que se administran por vía oral se absorben con mayor rapidez cuando el estómago está vacío. Por tanto, los fármacos que se toman dos horas antes de las comidas actúan con mayor rapidez que los que se toman después de comer. Sin embargo, algunos medicamentos, por ejemplo los preparados de hierro, irritan el aparato digestivo y han de tomarse con alimentos, pues así suelen ser mejor tolerados. El ritmo sueño-vigilia de una persona puede afectar a la acción de los fármacos.

FORMAS DE PRESENTACIÓN DE LOS MEDICAMENTOS

SÓLIDOS:

CÁPSULA: Forma sólida de dosificación oral; medicación en polvo, líquido o aceite envuelta por una cápsula de gelatina; la cápsula es de colores para facilitar la identificación del producto, también existen capsulas con cubierta entérica. Ejemplo: Gravol ( dimenhidrinato) 75 mg.

cubierta entérica. Ejemplo: Gravol ( dimenhidrinato) 75 mg. TABLETAS O COMPRIMIDO : Forma de dosificación en
cubierta entérica. Ejemplo: Gravol ( dimenhidrinato) 75 mg. TABLETAS O COMPRIMIDO : Forma de dosificación en

TABLETAS O COMPRIMIDO: Forma de dosificación en polvo o comprimido en discos o cilindros duros, además de la medicación principal contiene aglomerantes (adhesivos que permiten que el polvo se aglomere), desintegrantes (para facilitar la disolución del comprimido), lubricantes (para facilitar su fabricación) y rellenantes (para que el comprimido alcance un tamaño adecuado). Ejemplo: Velamox ( amoxicilina ) tab. 500 mg

Tableta con revestimiento intestinal: Comprimido para uso oral revestido por materiales que no se disuelven en el estomago; el revestimiento se disuelve en el intestino donde se absorbe el medicamento.Ejemplo: Ecotrin que tiene cubierta enterica. TABLETAS MASTICABLES: se desintegran rápidamente en la boca. Contienen hasta 50% de azúcar. Útiles para los niños . Ejemplo Panadol infantil (Acetaminofen ) tableta masticable de 80 mg. Con sabor a cereza. TABLETAS SUBLINGUALES (VIA SUBLINGUAL) aquella que tienen absorción directa por la mucosa oral en forma rápida. Ejemplo: Isosorbide, Dinitrato Tab. 5mg.

en forma rápida. Ejemplo: Isosorbide, Dinitrato Tab. 5mg. PARCHE transdérmico: Medicación incluida en un disco o

PARCHE transdérmico: Medicación incluida en un disco o parche de membrana semipermeable, que permite que el medicamento se absorba lentamente a través de la piel durante un período prolongado: ejemplo. Duragesic 75 mg.

SOLUCIÓN: Productos líquidos que se pueden usar por vía oral, parenteral o externa. También se pueden instalar en una cavidad o en un órgano corporal (irrigaciones de vejiga), contiene agua con uno o más componentes disueltos; debe ser estéril si es de uso parenteral.

disueltos; debe ser estéril si es de uso parenteral. SUSPENSIÓN: Partículas de medicamento finamente divididas

SUSPENSIÓN: Partículas de medicamento finamente divididas dispersas en un medio líquido, cuando se deja reposar una suspensión, las partículas se depositan en el fondo del recipiente; habitualmente son una medicación oral y no se administra por vía intravenosa.

JARABE: Medicación disuelta en una solución concentrada de azúcar; puede contener un condimento para hacer que la medicación sea más agradable. Lineamiento: producto que habitualmente contiene alcohol, aceite o un emoliente jabonoso que se aplica sobre la piel.

aceite o un emoliente jabonoso que se aplica sobre la piel. GOTAS : Solución liquida que

GOTAS :

Solución liquida que facilita la aplicación en ojos, nariz, oído.

liquida que facilita la aplicación en ojos, nariz, oído. LOCIÓN: Medicación en suspensión líquida aplicada

LOCIÓN: Medicación en suspensión líquida aplicada externamente para proteger la piel.

CREMA: Es una pomada presentada en una emulsión oleoacuosa (aceite y agua)y de aspecto más fluido, permitiendo que la extensión sea más fácil. POMADA: Producto semisólido de aplicación externa, que habitualmente contiene uno o más medicamentos. PASTA: Producto semisólido, más espeso y consistente que una pomada; se absorbe a través de la piel más lentamente que la pomada.

absorbe a través de la piel más lentamente que la pomada. PÍLDORA: Forma sólida de dosificación
absorbe a través de la piel más lentamente que la pomada. PÍLDORA: Forma sólida de dosificación

PÍLDORA: Forma sólida de dosificación que contiene uno o más medicamentos, con forma globosa, ovoide y oblonga, raramente se utilizan píldoras verdaderas porque han sido sustituidos por los comprimidos.

globosa, ovoide y oblonga, raramente se utilizan píldoras verdaderas porque han sido sustituidos por los comprimidos.

SUPOSITORIO: Forma sólida de dosificación mezclada con gelatina y que tiene forma de bola para insertarlo en una cavidad corporal (recto o vagina); cuando alcanza la temperatura corporal se funde, liberando la medicación para que se absorba.

AEROSOL:

Preparación liquida que contiene sustancias volátiles que a la vaporización producen el efecto farmacológico.

CLASIFICACIÓN DE LOS MEDICAMENTOS

ATC.

farmacológico. CLASIFICACIÓN DE LOS MEDICAMENTOS ATC. • A : APARATO DIGESTIVO METABOLICO • B : SANGRE
farmacológico. CLASIFICACIÓN DE LOS MEDICAMENTOS ATC. • A : APARATO DIGESTIVO METABOLICO • B : SANGRE

A : APARATO DIGESTIVO METABOLICO

B : SANGRE Y ORGANOS HEMATOPOYETICOS

C :

D: DERMATOLOGICOS

G : APARATO GENITO URINARIO Y HORMONAS SEXUALES.

ANTIINFECCIOSOS GENERALES

SISTEMA CARDIOVASCULAR

J :

AGENTES ANTINEOPLASICOS E INMUNOMODULARES

SISTEMA LOCOMOTOR

SISTEMA NERVIOSO

ANTIPARASITARIOS, INSECTICIDAS Y REPELENTES

APARATO RESPIRATORIO

L :

M :

N :

P :

R :

ORGANOS DE LOS SENTIDOS

S :

VARIOS

V :

UNIDAD II: ADMINISTRACION DE FARMACOS POR VIA ENTERAL

VIAS DE ADMINISTRACIÓN

Los preparados farmacéuticos suelen fabricarse para que se administren por una o dos vías. Cuando se prescribe un fármaco siempre debe indicarse la vía de administración. Al administrarlo, el profesional de enfermería ha de comprobar que el preparado farmacéutico es adecuado para la vía especificada.

Oral: La vía de administración oral es la más frecuente, barata y cómoda para la mayoría de las personas. En este caso, el fármaco se deglute. Como no se rompe la piel, como sucede con las inyecciones, esta vía es también muy segura. Los principales inconvenientes son el posible sabor desagradable de los fármacos, la irritación

Sublingual: En la administración sublingual, el fármaco se coloca bajo la lengua y se deja allí hasta que se disuelva. En un período relativamente breve, la mayor parte del fármaco pasa a los vasos sanguíneos de la parte inferior de la lengua. El medicamento no debe tragarse. La nitroglicerina es un ejemplo de fármaco que se administra habitualmente por esta vía.

Tópica: Las aplicaciones tópicas son las que se hacen en una zona

circunscrita de la superficie corporal. El fármaco sólo actúa en la zona en

la que se aplica. Las aplicaciones tópicas son las siguientes:

- Preparados dermatológicos: se aplican sobre la piel

- Instilaciones e irrigaciones: se aplican en las cavidades u orificios corporales, tales como la vejiga urinaria, los ojos, los oídos, el recto o la vagina.

- Inhalaciones: se administran en el aparato respiratorio con un nebulizador

o un aparato de respiración con presión positiva. Para llevar el fármaco hasta los pulmones se utilizan aire, oxigeno y vapor.

Parenteral: La vía parenteral se define como la que no es digestiva ni respiratoria, es decir, la administración con una aguja. Las vìas màs frecuentes para la administración parenteral son:

- Intradérmica: Bajo la epidermis (en la dermis).

- Subcutánea (hipodérmica): en el tejido subcutáneo, inmediatamente por debajo de la piel

- Intramuscular: en un músculo

- Intravenosa: en una vena

Otras vías de administración parenteral menos utilizadas son las intraarterial (en una arteria). La intracardiaca (en el músculo cardiaco) , la intraósea (en el hueso), intratecal o intrarraquídea (en el canal raquídeo), la intrapleural ( en el espacio preural), la epidural (en el espacio epidural) y la intraarticular (en una articulación). En todos los tratamientos parenterales es esencial usar un equipo estéril y una solución farmacológica igualmente estéril.

MEDICACION ORAL

DEFINICIÒN

La administración por Vía Oral consiste en el paso de los medicamentos desde la cavidad bucal al estomago o la porción proximal del intestino delgado para su posterior absorción, para luego llegar a la circulación general, el fármaco debe primero atravesar la pared intestinal y luego el hígado.

primero atravesar la pared intestinal y luego el hígado. Esto altera químicamente muchos fármacos, disminuyendo la

Esto altera químicamente muchos fármacos, disminuyendo la cantidad absorbida. Algunos fármacos administrados por via

oral irritan el tracto gastro intestinal y pueden dañar el revestimiento del estomago y del intestino delgado, favoreciendo el desarrollo de ulceras.

La vía oral es la más utilizada para la administración de fármacos, y es la vía de elección en todas las personas capaces de ingerir el fármaco y retenerlo en el estómago.

Es la forma más fácil de administrar medicamentos. Normalmente las personas son capaces de ingerir o autoadministrarse medicamentos orales con un mínimo de problemas. La mayoría de comprimidos y cápsulas se tienen que tragar y se administran con aproximadamente 60 a 100ml.de líquido.

OBJETIVO.-

Curar, aliviar y /o diagnosticar problemas muy variados con efectos locales sobre el tubo digestivo y /o sistémicos.

Proporcionar el agente terapéutico para que llegue al torrente sanguíneo a través de la vía Oral

Educar al paciente / familia en todo lo relacionado con la administración de fármacos a través de esta vía.

VENTAJAS DE USAR LA ADMINISTRACIÓN ORAL

Son simples y cómodos. En la mayoría de los casos el paciente puede tomar el medicamento por si mismo.

Son seguros. Si se produce sobredosificación, puede recurrirse al lavado gástrico o inducir el vómito para eliminar o diluir el fármaco.

La mayoría son económicos. DESVENTAJAS DE LA ADMINISTRACION POR VIA ORAL

1. Absorción relativamente lenta, lo que hace de esta vía una alternativa inadecuada para la mayoría de tratamientos de urgencias.

2. Algunos fármacos orales pueden irritar el tracto gastrointestinal; otros tiene sabor desagradable o producen alteraciones en la coloración de los dientes.

3. Si el paciente esta nervioso o debilitado, puede aspirar accidentalmente el medicamento.

4. Los fármacos orales pueden no ser adecuados para todos los pacientes; por ejemplo, para aquellos con historia de adicción o que son incapaces de controlar su propio tratamiento. Además suponen un cierto riesgo en el hogar cuando existen niños pequeños.

CONSIDERACIONES

COMPRIMIDO

Preservar de la luz y aire.

No partir si no están rasurados, por la dificultad de precisión de dosis.

No triturar ni diluir las formas de liberación controlada ni las que tengan recubrimiento enterico.

Disolver completamente las formas efervescentes.

Si se administran comprimidos por vía sublingual vigilar que no se traguen.

GRAGEAS Y CAPSULAS

No triturar ni quitar la capsula protectora porque se puede modificar el lugar de absorción y provocar efectos indeseados.

Administrar con abundante cantidad de agua y con el estomago vacio para asegurar un transito rápido hacia el intestino.

No administrar con leche ni alcalinos ya que estos desintegran prematuramente la cobertura protectora.

Si se administran capsulas por vía sublingual se deben perforar.

POLVOS

Administrar inmediatamente después de la disolución.

JARABES

Cuando se administran con otros medicamentos el jarabe se toma siempre en último lugar.

En pacientes diabéticos comprobar el contenido de azúcar y el contenido de alcohol en niños.

SUSPENSIONES

Agitar bien antes de administrar.

Las suspensiones antiácidas, no deben diluirse para permitir que recubran convenientemente la mucosa gástrica.

CONSIDERACIONES ESPECIALES

CONSIDERACIONES PEDRIÁTICAS.-

Los niños incapaces de deglutir o masticar medicamentos sólidos solo deben recibir preparaciones líquidas. En general es mas seguro administrar formas sólidas a los niños mayores de cinco años de edad. por lo común son coloridas y de sabor agradable pero un medicamento de sabor desagradable puede mezclarse con pequeñas de mermelada, jalea o miel.

Nunca debe mezclarse con mantequilla, mermelada o miel a los niños menores de un año porque ellos no pueden tragarse un bolo pegajoso y podrían atragantarse.

Para administrar medicamentos a un bebe tendría que ser con cuchara, un vaso, un cuentagotas de plástico o jeringa de plástico.

CONSIDERACIONES GERIÁTRICAS.

Hay que tomar unas medidas si el paciente anciano pueda tener dificultades a la hora de proporcionarse su medicación.

Hay que asegurarse de que el paciente puede abrir los envases de los medicamentos sin dificultad, por si sufre artritis o enfermedad de Parkinson, quizá sea incapaz de quitar un tapón a prueba de niños.

Quizá no tenga dinero para comprar sus medicamentos, hay que decirle la importancia que tiene el tomar esos medicamentos para su salud. Si no tiene dinero poner en contacto con un asistente social.

Preguntar por sus hábitos alimentarios, para programar una pauta de medicación realista, teniendo en cuenta sus costumbres personales.

Pídale que lea en voz alta la etiqueta de los medicamentos para ver si tiene problemas de visión.

Escriba las instrucciones sobre la dosificación y pauta de administración en una hoja aparte. Con letras claras y grandes. Pegar una muestra de pastilla o cápsula junto al nombre del producto.

EDUCACIÒN AL PACIENTE.-

Los pacientes pueden necesitar instrucción sobre la forma correcta de tomar los medicamentos. Debe entender los propósitos de cada uno, su acción, sus posibles efectos colaterales y los horarios y frecuencias correctas de administración. Que sepan lo que les sucederá en caso de omitir o reducir la dosis.

Cuando se le enseñe al paciente sobre los fármacos asegurarse que no se les queda ninguna duda.

Establecer horarios para los medicamentos teniendo en cuenta el ambiente doméstico y rutinas diarias. MATERIAL.

o

Carro o bandeja de medicamentos

o

Vasos desechables de medicamentos

o

Vaso de agua o zumo

o

Pajilla para tomar líquido

o

Dispositivo para fragmentar las tabletas ( opcional )

o

Servilletas de papel

o

Registro de administración de medicamentos

o

Jeringas o dosificadores para jarabes y soluciones

o

Prescripciones médicas

ALERTAS DE ENFERMERÍA

1.- No descuide los medicamentos. Usted es el responsable de la protección de los mismos.

2.- Reemplace las tarjetas de identificación cuando note su falta.

3.- Si una tabla o cápsula cae al suelo deséchala y repita la preparación.

4.- Si el paciente rehúsa tomar los medicamentos, busque las razones que lo impulsan a ello, no se lo administre y notifique al médico.

PROCEDIMIENTO

1. Preparación del paciente; posición fowler o semifowler.

2. Informar al paciente y familia sobre el procedimiento.

3. Preparar el medicamento, verificando todos los datos.

4. Preparar la medicación de cada paciente por separado.

5. Atender primero a los pacientes más dependientes.

6. En caso de unidosis mantener el envoltorio.

7. Verificar datos: paciente, fármaco, dosis, vía.

8. Indicar al paciente que coloque el medicamento en la parte inferior de la lengua para facilitar la deglución, bebiendo agua después y con la cabeza un poco inclinada hacia delante.

9. Administrar de uno en uno.

10. Permanecer con el paciente hasta comprobar que haya deglutido el fármaco.

11. En niños y ancianos para evitar el riesgo de aspiración verter la medicación líquida entre la mejilla y la encía por la comisura de los labios.

12. Jarabes y soluciones: Agitar, retirar el tapón y colocarlo boca arriba, servir sin manchar la etiqueta, tener en cuenta si es antitusigeno o similar, pues no debe tomarse líquidos después, dosificar correctamente, ya sea en vasito o jeringa, limpiar bien antes de cerrarlo.

13. Registrar la medicación administrada, la dosis, la hora y cualquier queja o valoración del paciente, y firmar el documento. Si la medicación fue rehusada u omitida, registrar este hacho en el impreso adecuado, y

documentar el motivo

si

es

posible.

PROBLEMAS.-

Riesgo de aspiración.

Reacción alérgica.

Efectos secundarios y/o tóxicos.

CONTRAINDICACIONES

Los fármacos orales están contraindicados en las personas que vomitan, son portadores de sondas de aspiración gástrica o intestinal, están inconscientes o no pueden deglutir. En los hospitales, estas personas suelen mantener un ayuno absoluto (NPO: “nada por vía oral”).

PRECAUSIONES

Una precaución importante a tomar cuando se administra cualquier producto oral es proteger a las personas de la aspiración. La aspiración se produce cuando la comida, líquido o medicación que se pretende administrar por vía gastrointestinal, se administra de forma inadvertida al tracto respiratorio. La enfermera protege a la persona de la aspiración valorando la capacidad de la persona para manipular la medicación oral. La posición adecuada de la persona también es esencial para prevenir la aspiración. La enfermera coloca a la persona en posición sentada cuando le administra medicamentos orales. También puede utilizar la posición lateral cuando su capacidad para tragar, provocar una náusea y tos están intactas.

Organizar los suministros: utilizar la bandeja de medicamentos y las copas en el cuarto de medicamentos, o colocar el carrito fuera de la habitación del paciente. Planear administrar la medicación primero a los pacientes que no requieran asistencia y finalmente a los que la requieran. Disponer las tarjetas o registros de medicación en este orden. Disponer las tarjetas o registros de cada paciente juntas, de forma que los medicamentos para un cliente puedan ser separados en

una

sola

vez.

SUBLINGUAL.- el medicamento permanece debajo de la lengua hasta que se deshaga. Por lo general, son medicamentos vasodilatores coronarios. Se busca un efecto general, no tiene acción local. Como la mucosa sublingual está muy vascularizada la absorción es rápida y el efecto también. Se administran por esta vía, para que la dosis sea mínima y efectiva, en vez de utilizar la vía intravenosa.

MEDICACION NASOGÁSTRICA Y POR GASTROSTOMIA

En las personas que no pueden tomar nada por la boca (NPO) y que son portadores de una sonda nasogástrica o una sonda de gastrostomía, la vía alternativa para la administración de medicamentos es el uso de estas sondas, la

sonda nasogástrica 8SNG) se introduce a través de la nasofaringe hasta el estómago de la persona, con el fin de alimentarlo o eliminar las secreciones gástricas. La sonda de gatrostomía se coloca quirúrgicamente en el estómago de la persona y proporciona una vía para la administración de medicamentos y alimentos.

MEDICAMENTOS TÓPICOS

Los fármacos tópicos se aplican localmente en la piel o en las membranas mucosas de los ojos, los conductos auditivos externos, la nariz, la vagina o el recto. Son pocos los productos de uso terapéutico que se absorben bien y de manera completa y previsible cuando se aplican a la piel, pues la gruesa capa externa de ésta actúa como una barrera natural contra la difusión de los fármacos. La presencia de alteraciones cutáneas tales como heridas, quemaduras o algún otro problema favorece esta absorción, llamada percutánea. Sin embargo, cuando se aplican en la piel grandes concentraciones o grandes cantidades de medicamentos tópicos, y sobre todo cuando la aplicación es repetida, puede penetra hacia el torrente sanguíneo una cantidad suficiente para producir efectos sistémicos que, en general, no son deseables

Un sistema especial de administración de los medicamentos tópicos o dermatológicos es el parche transdérmico, con el que pueden administrarse sustancias de acción sostenida) p.ej.nitroglicerina, estrógenos o nicotina) mediante películas de capas múltiples que contienen el fármaco y una capa adhesiva. La velocidad de absorción del fármaco está controlada y varía según el producto (p.ej. de 12 horas a 1 semana) en general el parche se aplica en una zona limpia de piel, sin pelo y que no esté sometida a movimientos o plegamientos excesivos (p.ej.el tronco o la parte inferior del abdomen). También puede aplicarse en el costado, la zona lumbar o las nalgas. Los parches no deben aplicarse en zonas con herida, quemaduras o abrasiones, ni en las regiones distales de las extremidades (p.ej.los antebrazos). Si se teme que el vello pueda interferir con la adherencia o la retirada del parche, se afeitará la zona antes de su aplicación.

A veces los parches provocan enrojecimiento de la piel, con o sin prurito local o sensación de calor, así como una dermatitis alérgica de contacto. Sin embargo, una vez retirados, el posible enrojecimiento leve de la piel suele desaparecer en horas. Hay que rotar los lugares de aplicación para evitar la irritación local y las aplicaciones sucesivas deben hacerse en un lugar distinto. Antes de aplicar el parche siempre hay que valorar la posibilidad de una alergia al fármaco que contiene y a los materiales que lo componen. Si una persona portadora de un parche transdérmico desarrolla fiebre, la medicaciòn podrá: absorberse y metabolizarse con mayor rapidez, por tanto, habrá que vigilar los efectos de dicha medicación.

APLICACIONES CUTÁNEAS

Los preparados dermatológicos o tópicos de la piel son las pomadas, las pastas, las cremas, las lociones, los polvos, los nebulizadores y los parches. Antes de aplicar un preparado dermatológico hay que limpiar cuidadosamente la zona con agua y jabón y secarla con movimientos suaves. Las costras cutáneas contienen microorganismos y pueden impedir el contacto entre la medicación y el área que se pretende tratar, lo que también puede suceder con aplicaciones previas que no se hayan limpiado bien. Al aplicar la medicación tópica, el profesional de enfermería debe llevar guantes y utilizará la asepsia quirúrgica si existe una herida abierta.

Cuando se aplica una pomada o pasta la enfermera extiende el medicamento uniformemente sobre la superficie afectada y la cubre bien sin aplicar una capa demasiado gruesa.

La enfermera aplica lociones y cremas untándolas ligeramente sobre la superficie de la piel; si las frota puede provocar una irritación, un linimento se aplica frotándolo suave, pero firmemente para que penetre en la piel. El polvo se espolvorea ligeramente para cubrir el área afectada con una capa delgada. Durante cualquier aplicación la enfermera debe observar atentamente la piel. En el registro de la administración, se debe anotar la zona sobre la que se ha aplicado, el nombre del medicamento y el estado de la piel.

MEDICAMENTOS OFTALMOLÓGICOS

Los fármacos pueden aplicarse en los ojos utilizando irrigaciones o instalaciones. La irrigación se administra lavando el saco conjuntival para eliminar secreciones, cuerpos extraños o sustancias químicas que puedan producir alteraciones oculares, los medicamentos para los ojos, denominados oftalmológicos, se aplican en forma de líquidos o pomadas. Las gotas oculares o colirios se dispensan en envases de plástico cuentagotas, con los que se administra el preparado.

Las pomadas suelen dispensarse en tubos pequeños. En todos los envases debe constar que el medicamento es para uso oftalmológico. Tanto los preparados como la técnica para su aplicación han de ser estériles. Los líquidos que se prescriben suelen ser diluidos por ejemplo, en concentraciones inferiores al 1%.

Cuando se administran los medicamentos orales se deben considerar los siguientes principios: cuando la cornea el ojo está abundantemente inervada con fibras del dolor y por tanto es muy sensible a cualquier cosa que se aplique sobre ella. Evitar instilar cualquier forma de medicación ocular directamente sobre la cornea.

- El riesgo de transmitir una infección de un ojo a otro es muy elevado. Evitar tocar los parpados u otras estructuras oculares con el gotero o los tubos de pomada.

- Utilizar la medicación ocular solamente para el ojo afectado. No permita nunca que la persona utilice la medicación ocular de otra persona.

MEDICAMENTOS ÓTICOS

Las instilaciones o irrigaciones del conducto auditivo externo se denominan óticas, y suelen realizarse con fines de limpieza. A veces se prescriben aplicaciones o de calor o de soluciones antisépticas. En el hospital, as irrigaciones deben llevarse a cabo con una técnica aséptica para no introducir microorganismos en el oído. También se usará una técnica aséptica si el tímpano está perforado. Las estructuras internas del oído son muy sensibles a las temperaturas extremas. Si las gotas óticas o los líquidos de irrigación no se instilan a la temperatura ambiente, se puede provocar vértigo o náusea.

temperatura ambiente, se puede provocar vértigo o náusea. La posición del conducto auditivo externo varía con

La posición del conducto auditivo externo varía con la edad, de forma que en los niños menores de 3 años está dirigido hacia arriba, mientras que en el adulto tiene la forma de S y mide unos 2.5cm.de longitud. En las lactantes y los niños pequeños la enfermera estira el canal cartilaginoso sujetando el pabellón de la oreja y tirando suavemente hacia abajo y atrás. En los adultos el canal auditivo es más largo y está compuesto de hueso, y se endereza tirando la oreja hacia arriba y hacia fuera. Si no se endereza adecuadamente el canal, es posible que las soluciones medicinales no alcancen las estructuras más profundas del oído.

MEDICAMENTOS NASALES

Las instalaciones nasales (gotas o nebulizadores nasales) suelen administrarse por sus efectos astringentes (para retraer una mucosa adematosa), para fluidificar las secreciones y facilitar su drenaje, o para tratar infecciones de la cavidad o de los senos nasales. Las instalaciones nasales más comunes son las de fármacos anticongestivos, y es necesario

o de los senos nasales. Las instalaciones nasales más comunes son las de fármacos anticongestivos, y

enseñar a las personas para que los utilicen con precaución, ya que muchos de ellos se venden sin receta

El uso crónico de anticongestivos nasales puede provocar un efecto de rebote, es decir, un aumento de la congestión nasal. Si el exceso de solución anticongestiva se deglute, podrá provocar efectos sistémicos graves, sobre todo en los niños. Las gotas de suero salino son más seguras como anticongestivo para este grupo de edad.

En general, las personas se auto administran las inhalaciones. Acostado en decúbito supino y con la cabeza inclinada hacia atrás, la persona sostiene el extremo del envase introducido en las ventanas nasales y efectúa una inhalación cuando el nebulizador penetra en la fosa nasal.

En las personas que utilizan nebulizadores con frecuencia, hay que valorar las aberturas nasales para detectar una posible irritación. En los niños, los nebulizadores nasales se administran con la cabeza en posición erecta para evitar que degluten en exceso.

Las gotas nasales se utilizan para el tratamiento de las infecciones de los senos nasales, la persona debe aprender la postura más adecuada para conseguir que el tratamiento del seno afectado sea eficaz.

- Para tratar los senos etmoidales y esfenoidales, la persona se acuesta de espaldas, con la cabeza sobre el borde de la cama o con una almohada bajo los hombros, de manera que la cabeza quede inclinada hacia atrás.

- En el caso de los senos maxilares y frontales, la persona adopta la misma posición supina, pero gira la cabeza hacia el lado a tratar. También hay que enseñarle: a) respirar por la boca para que no aspire la medicación hacia la tráquea y los bronquios b) permanecer en decúbito supino durante al menos un minuto para que la solución entre en contacto con toda la superficie nasal y c) evitar sonarse la nariz durante algunos minutos.

MEDICAMENTOS VAGINALES

Los medicamentos o instilaciones vaginales consisten en cremas, gelatinas espumas o supositorios que se emplean para tratar la infección o para aliviar las molestias vaginales (p.ej.picor o dolor). Para su aplicación suele utilizarse una técnica aséptica. Las cremas, las gelatinas y las espumas vaginales se administran con un aplicador tubular provisto de un émbolo. Los supositorios con el dedo índice enguantado.

Estos supositorios se funden a la temperatura del cuerpo, por lo que suelen guardarse en el frigorífico para que permanezcan completos hasta el momento de su administración.

La irrigación (ducha) vaginal consiste en el lavado de la vagina con un líquido a baja presión.

Las irrigaciones vaginales no son necesarias para la higiene normal de la mujer, sino que se utilizan para evitar las infecciones gracias a la aplicación de una solución antimicrobiana que dificulta el crecimiento de los microorganismos o para eliminar las secreciones nocivas o irritantes y reducir la inflamación o prevenir las hemorragias mediante la aplicación de calor o frío.

nocivas o irritantes y reducir la inflamación o prevenir las hemorragias mediante la aplicación de calor

MEDICAMENTOS RECTALES

La introducción de medicamentos en el recto en forma de supositorios es una práctica frecuente. La administración rectal es un método cómodo y seguro para administrar determinados fármacos. Sus ventajas son:

- Evita la irritación del aparato digestivo en las personas que tienen este tipo de problemas.

- Resulta

ventajosa

desagradable

cuando

el

olor

o

el

sabor

del

medicamento

es

- La liberación del fármaco es lenta pero mantenida

Se cree que los supositorios rectales proporcionan concentraciones sanguíneas más elevadas del medicamento, ya que el flujo sanguíneo venoso de la parte inferior del recto no se dirige hacia el hígado.

elevadas del medicamento, ya que el flujo sanguíneo venoso de la parte inferior del recto no

UNIDAD III: ADMINISTRACIÓN DE MEDICAMENTOS POR VIA PARENTERAL

El término parenteral hace referencia a la vía de administración de los fármacos atravesando una o más capas de la piel o de las membranas mucosas mediante

una inyección.

Incluye las vías: intradérmica,

subcutánea, intramu scular e intravenosa.

Vía

Usos más comunes

Intradérmica

- Pruebas cutáneas de sensibilidad

- Anestésicos locales

 

- Insulinas

- Heparinas

- Vacunas

Subcutánea

Otros fármacos (adrenalina, analgésicos opioides, etc.)

-

 
 

-

Vacunas

Otros fármacos (analgésicos, antiinflamatorios, antibióticos, neurolépticos, corticoides, etc.)

-

Intramuscular

 

Medicación urgente (adrenalina, atropina, dextrosa al 33%, etc.)

-

Intravenosa

-

Múltiples fármacos a diluir en suero

El Profesional de enfermería que administra los medicamentos por vía parenteral debe prepararlos y administrarlos de manera cuidadosa y precisa, utilizando una técnica aséptica para minimizar los riesgos de infección, para ello a la hora de administrar una medicación debe de actuar sistemáticamente, cumpliendo una serie de pasos:

Preparar el material necesario.

Preparar el medicamento.

Administrar el medicamento según vía indicada.

PREPARACIÓN DEL MATERIAL NECESARIO

. Antiséptico (alcohol)

.

Jeringas y agujas según la vía a administrar

.

Torundas de algodón

.

Guantes (vía intravenosa)

.

Esparadrapo.

. Riñonera.

Todo el material debe ser desechable y aquél que precise estar estéril debe de venir envasado adecuadamente.

El antiséptico más recomendable es el alcohol etílico al 70%. Su eficacia es del 90% si se deja dos minutos, mientras que si se hace una friega rápida es del 75%. En caso de no disponer de alcohol se puede emplear alcohol yodado

o yodopovidona, aunque siempre es mejor utilizar un antiséptico incoloro, ya que ello nos permitirá observar con mayor facilidad cualquier posible complicación (eritemas, sangrado, etc.).

Las jeringas poseen tres partes: un cono para conectar la aguja, un cuerpo milimetrado con una lengüeta de apoyo y un émbolo con otra lengüeta de apoyo. Una vez extraída la jeringuilla de su envase, debemos de seguir

conservando la esterilidad del cono y del émbolo (de éste solo se debe de tocar

la lengûeta a la hora de manipularlo)

solo se debe de tocar la lengûeta a la hora de manipularlo) Existen jeringas de diferentes

Existen jeringas de diferentes capacidades: 1, 3, 5, 10, 20 y 50 ml. respectivamente, siendo la cantidad de fármaco que hemos de administrar la que determinará su capacidad

Las agujas tienen 2 partes: un cono y por una parte metálica.

agujas tienen 2 partes: un cono y por una parte metálica. ● La parte metálica va

● La parte metálica va a variar según la vía a emplear, de tal modo que para cada caso se debe de utilizar un calibre, una longitud y un bisel adecuado:

El calibre se refiere al diámetro de la aguja, el cual viene medido en “números G”: a mayor calibre, menor “número G”. Los calibres varían entre los números 18 y 26.

La longitud variará según el número de capas de tejido a atravesar: a mayor número de capas, mayor longitud de la aguja. El enfermero debe valorar a la persona para determinar la longitud adecuada de la aguja, su elección estará condicionada por el tipo de paciente a tratar : adultos, lactantes, escolares, adultos con poca masa muscular, el tipo de fármaco a inyectar , etc.

El bisel nos habla del ángulo de la punta de la aguja, que es el que va a determinar el tipo de corte que se producirá en el momento en el que se atraviese la piel o la mucosa. El bisel puede ser largo (la aguja es más puntiaguda), medio o corto (la aguja es menos puntiaguda, con un ángulo de 45º).

El cono de la aguja puede ser de diferentes colores, pero éstos no vienen determinados internacionalmente, sino por cada casa comercial. Por lo tanto a la hora de escoger la aguja no debemos fijarnos sólo en el color del cono, pues ello puede inducir a error.

Una vez extraídas las agujas del envase, se deben de seguir conservando estériles. A la hora de preparar el material se debe de tener en cuenta que vamos a precisar dos agujas: una para cargar el medicamento en la jeringa y otra para administrarlo. No se aconseja administrar el fármaco con la misma aguja con la que se carga la medicación ya que:

Al haber más manipulación es más probable que se pierda la esterilidad.

Al realizar el procedimiento de carga la aguja se puede despuntar con lo que, si empleamos esa misma aguja para administrar el medicamento, la técnica va a ser más dolorosa.

PREPARACIÓN DEL MEDICAMENTO A ADMINISTRAR

Antes de realizar cualquier procedimiento hay que lavarse las manos y tener en cuenta varios aspectos:

Consideraciones previas

Los medicamentos inyectables pueden encontrarse dentro de dos tipos de recipientes de cristal, las ampollas o los viales:

Las ampollas se caracterizan por tener un cuello largo que presenta una constricción en su base, mientras que los viales tienen un cuello corto coronado por un tapón de plástico duro que está forrado externamente por un metal.

Las ampollas constituyen un sistema cerrado que, una vez roto el cuello, pasan a ser un sistema abierto. Esto es: se puede aspirar el líquido fácilmente a través de la abertura que hemos creado.

Los viales constituyen un sistema cerrado por lo que, para poder extraer sin dificultad su contenido, se debe de inyectar previamente en su interior

un volumen de aire igual al volumen de la sustancia que albergan y que queremos extraer.

La

medicación

puede

venir

presentada

para

administrarla

directamente o mezclándola previamente con un disolvente.

Así la encontraremos en forma líquida o como polvo, ya sea suelto o prensado. Cuando haya que mezclar el fármaco con un disolvente trabajaremos con dos recipientes: uno que contiene el fármaco y otro que contiene el disolvente. Por otro lado, debemos de tener en cuenta que:

Hay que leer siempre las instrucciones. Así sabremos cómo se debe realizar la mezcla, la cantidad de disolvente que se precisa, si se puede desechar o no parte de éste, cuál es su composición.

Los pasos para conseguir la mezcla son: cargar el disolvente en la jeringa. Introducir la cantidad de disolvente indicada en el recipiente que contiene el fármaco. Homogeneizar la solución si es necesario (en muchos casos se homogeniza espontáneamente al mezclar ambos productos). Cargar la solución nuevamente en la jeringa.

Para conseguir una solución homogénea nunca agitaremos la mezcla pues, además de formarse espuma, se pueden producir cambios que modifiquen su farmacodinámica. Lo que se debe hacer es rotar el recipiente entre las palmas de las manos hasta homogeneizarla.

Instrucciones para cargar en una jeringa un medicamento inyectable a partir de una ampolla

Coja la ampolla y golpee suavemente su parte superior con un dedo, así todo el contenido pasará a la parte inferior del recipiente.

Coloque una gasa pequeña alrededor del cuello de la ampolla con el fin de evitar un posible corte.

Sujete la ampolla con la mano no dominante. Con los dedos pulgar e índice de la otra mano, rompa el cuello de la ampolla en dirección opuesta a usted.

Incline ligeramente la ampolla y vaya aspirando el medicamento con la jeringa. Recuerde que para movilizar el émbolo no debe apoyarse en éste, sino en las dos lengüetas que posee la jeringa: la del propio émbolo y la del cuerpo.

émbolo no debe apoyarse en éste, sino en las dos lengüetas que posee la jeringa: la

Una vez cargada toda la medicación, saque la aguja de la ampolla. Sostenga la jeringa con la aguja apuntando hacia arriba para que el líquido se asiente en el fondo de la primera. Golpee la jeringa con un dedo para favorecer que asciendan las burbujas de aire que se puedan haber aspirado. Tire levemente del émbolo para que si queda algo de líquido en la aguja éste caiga al cuerpo de la jeringa. Ahora empuje suavemente el émbolo hacia arriba para expulsar el aire, procurando que no se pierda nada del líquido. Ya tiene la medicación cargada. Proceda ahora a cambiar la aguja de carga por la que vaya a utilizar en el paciente. No se recomienda purgar la jeringa con esta última pues hay soluciones que, al contacto con el metal, se cristalizan y obstruyen la aguja.

contacto con el metal, se cristalizan y obstruyen la aguja. Instrucciones para cargar en una jeringa

Instrucciones para cargar en una jeringa un medicamento inyectable a partir de un vial

Conecte la aguja de carga a la jeringa elegida.

Retire el protector de la aguja.

Cargue la jeringa con un volumen de aire equivalente al volumen de sustancia que vaya a extraer.

Retire la tapa metálica del vial y desinfecte la parte que queda expuesta con un antiséptico.

Inserte la aguja por el centro del tapón (es más delgado y más fácil de penetrar) e inyecte el aire en el vial sin dejar que el émbolo se retraiga. Procure que el bisel de la aguja quede por encima de la medicación, sin introducirse en ella, pues así se evita la formación de burbujas y se facilita la extracción posterior del líquido.

Coja el vial con la mano no dominante a la vez que con la otra sujeta firmemente la jeringa y el émbolo.

Invierta el vial. Mantenga la aguja en la misma posición: ahora, al haber invertido el vial, quedará cubierta por el líquido (se previene la aspiración de aire).

Permita que la presión positiva del aire introducido llene poco a poco la jeringa con el medicamento (la presión impulsa el líquido hacia la jeringa y desplaza el émbolo). Tire un poco del émbolo si es necesario.

Desinserte la aguja del tapón del vial. A veces la presión existente en éste puede hacer que al realizar esta maniobra salga algo de líquido y nos salpique. Para evitarlo, tenga la precaución de volver a colocar el vial en

su posición original (recuerde que para extraer la medicación lo había invertido).

Si lo que ha extraído es la medicación, aquí ha acabado el procedimiento de carga. Si lo que ha extraído es el disolvente y ahora tiene que introducirlo en el vial de la medicación, actúe siguiendo los pasos que se han detallado hasta ahora. La única diferencia es que no tendrá que cargar la jeringa con aire, pues ya la tiene cargada con el disolvente.

Purgue la jeringa como ya se explicó anteriormente.

ADMINISTRAR EL MEDICAMENTO SEGÚN VÍA INDICADA

1.- VÍA INTRADÉRMICA

Procedimiento por medio del cual se introducen pequeñas cantidades de un medicamento (0,1 cc) en la capa dérmica de la piel, inmediatamente por debajo de la epidermis, formando una vesícula o un botón.

En la dermis el riego sanguíneo es reducido y la absorción del medicamento es lenta. Se utiliza con frecuencia en las pruebas de sensibilidad y de la tuberculosis para lo cual la enfermera debe ver claramente el punto de inyección para comprobar posibles cambio de color y de integridad del tejido.

- Elección del lugar de inyección

Cara anterior del antebrazo, cuatro traveses de dedo por encima de la flexura de la muñeca y dos traveses de dedo por debajo de la flexura del codo. Es el lugar que se elige con más frecuencia.

Cara anterior y superior del tórax, por debajo de las clavículas.

Parte superior de la espalda, a la altura de las escápulas.

y superior del tórax, por debajo de las clavículas.  Parte superior de la espalda, a

- Material necesario:

Riñonera

Jeringa de 1cc graduada en décimas

Aguja N° 25

Torunda de algodón secas y húmedas (impregnadas con alcohol).

Medicamento a administrar.

- Los pasos a seguir para la administración vía intradérmica:

Lavarse las manos.

Cargar el medicamento a administrar y revisar los 5 correctos.

Explicar al paciente el procedimiento y pedir su colaboración.

Elegir la zona a inyectar y desinfectar la piel con una torunda impregnada de alcohol en el centro de la zona elegida. Posteriormente y con un movimiento que dibuje una espiral hacia fuera, se abarca un diámetro de unos 5 cm.

Con la mano no dominante, sujetar la zona de inyección estirando la piel. Coger la jeringa con el pulgar y el índice de la otra mano.

Colocar la jeringa de forma que la aguja quede paralela a la piel y con el bisel hacia arriba. Levantar la aguja unos 15-20 grados e insertarla en la piel. Avanzar despacio y paralelamente al tejido cutáneo, de modo que a través de éste podamos ver el bisel (si no es así, es que hemos traspasado la piel y estamos en la zona subcutánea). No hay que introducir toda la aguja, sino solo el bisel y algunos milímetros más.

Aspirar muy suavemente (con el fin de no romper la piel) para ver si hemos conectado con un vaso. En caso afirmativo, debemos extraer la aguja y

Inyectar lentamente la sustancia. A

medida que la vamos introduciendo, observaremos que la piel se va

pinchar nuevamente en otro

elevando, formándose una pápula blanquecina.

introduciendo, observaremos que la piel se va pinchar nuevamente en otro elevando, formándose una pápula blanquecina.

Una vez inyectada toda la sustancia, retirar lentamente la aguja. No se debe masajear la zona. Para evitar el posible reflujo, a la hora de cargar la sustancia en la jeringa podemos añadir 0,1 ml de aire y asegurarnos de que éste queda posterior al líquido a administrar. Así, a la hora de realizar la inyección, el aire forma una burbuja-tapón que impide que salga la sustancia

2.- VIA SUB CUTÄNEA

Procedimiento mediante el cual se introduce una pequeña cantidad (0. 5 a

2 cc) de fármacos muy solubles, en el tejido conectivo laxo, debajo de la

piel. Las inyecciones subcutáneas depositan el fármaco justo debajo de la capa

grasa de la piel, se introduce en los capilares y es transportado por la sangre. El fármaco se absorbe de forma más lenta (y por lo tanto, a un ritmo más constante) que cuando se administra por vía intramuscular. Clásicamente, esta vía estaba representada por la administración de insulina, heparina y vacunas. Sin embargo, con la incorporación del cuidado del enfermo Terminal, las utilidades del acceso subcutáneo se han ampliado considerablemente para los tratamientos paliativos. No son muy dolorosas porque en el área subcutánea que alcanza la aguja

hay pocos vasos sanguíneos o terminaciones nerviosas

aparecer pequeñas reacciones en los puntos de inyección, pero casi siempre se pueden evitar cambiando el punto de inyección con cada administración

Pueden

- Elección del lugar de inyección:

Tercio medio de la cara externa del muslo.

Tercio medio de la cara externa del brazo.

Cara anterior del abdomen.

Zona superior de la espalda (escapular).

Otros lugares que también se contemplan, según la bibliografía consultada, son:

el flanco del abdomen, la cresta iliaca y la zona superior y lateral de la nalga.

según la bibliografía consultada, son: el flanco del abdomen, la cresta iliaca y la zona superior

Material Necesario-:

Riñonera

Jeringa de 1 cc o 2cc.

Agujas N° 23 (2)

Alcohol y torundas de algodón

Medicamento

- Los pasos a seguir para la administración vía Sub cutánea:

Lavarse las manos.

Cargar el medicamento a administrar y revisar los 5 correctos.

Explicar al paciente el procedimiento y pedir su colaboración.

Elegir la zona a inyectar y desinfectar la piel. Para ello se aplica una torunda impregnada de antiséptico en el centro de la zona elegida. Posteriormente y con un movimiento que dibuje una espiral hacia fuera, se abarca un diámetro de unos 5 cm.

Con la mano no dominante, pellizcar la piel del paciente, formando un pliegue de unos 2 cm. Coger la jeringa con el pulgar y el índice de la otra mano.

Colocar la aguja formando un ángulo de 45 grados con la base del pliegue que hemos formado. El bisel debe de mirar hacia arriba.

que hemos formado. El bisel debe de mirar hacia arriba.  Clavar la aguja en la

Clavar la aguja en la base del pliegue e introducirla unos 3-4 mm. Aspirar, para ver si hemos conectado con un vaso. En caso afirmativo, debemos extraer la aguja y pinchar nuevamente en otro lugar.

Soltar el pliegue e introducir lentamente el medicamento. El fundamento de estas dos acciones es que con ellas se disminuye el dolor que causa el procedimiento.

Una vez inyectada toda la sustancia, retirar la aguja. No se debe masajear la zona. Para evitar ese posible reflujo, a la hora de cargar la medicación en la jeringa podemos añadir 0,1 ml de aire y asegurarnos de que éste queda posterior al líquido a administrar. Así, a la hora de realizar la inyección, el aire forma una burbuja-tapón que impide que salga el medicamento.

ADVERTENCIAS PARTICULARES:

En el caso de los diabéticos, dado que se inyectan insulina al menos una vez al día, se debe de rotar la zona de punción, para así evitar las lesiones cutáneas. Por otro lado, con las jeringuillas precargadas no se puede formar un ángulo de 45 grados al clavar la aguja en la piel. El ángulo que se emplea es de 90 grados.

En el caso de las heparinas de bajo peso molecular, la zona de punción es la cintura abdominal antero y posterolateral, siempre por debajo del ombligo y alternando el lado con cada pinchazo. El ángulo que se emplea para clavar la aguja también es de 90 grados. Por último, tras introducir la aguja, no se debe de aspirar, ya que se ha visto que esta maniobra favorece la aparición de los hematomas.

La vía subcutánea en los Cuidados Paliativos

La vía subcutánea es la de elección en los enfermos terminales cuando no se puede emplear la vía oral y, especialmente, si estamos hablando de enfermos cuyo cuidado es domiciliario. Puede realizarse mediante la punción reiterada cada vez que se quieran administrar los diferentes medicamentos o, mucho mejor, mediante la administración intermitente de éstos a través de una mariposa insertada en el tejido subcutáneo.

La mariposa es un dispositivo que consta de las siguientes partes:

Una aguja rígida y corta.

Unas “alas” que sirven para sostener la aguja y poder realizar la punción.

Un pequeño tubo flexible que termina en una conexión a través de la cual se administra el tratamiento.

conexión a través de la cual se administra el tratamiento. La mariposa se puede colocar en

La mariposa se puede colocar en cualquier parte del cuerpo. Una vez insertada hay que fijarla y cubrirla con un apósito transparente, para así poder vigilar las reacciones locales que se puedan producir o la salida accidental de la aguja. Si no hay complicaciones locales, se recomienda cambiar el lugar de punción cada 4-7 días.

3.- LA VÍA INTRAMUSCULAR

Procedimiento por el cual se administran en el cuerpo del músculo un volumen bastante grande (5 cc) de un fármaco. Dado que el músculo tiene una gran cantidad de sangre, esta vía de administración permite una distribución más rápida del fármaco en el organismo que la vía oral. Un ligero masaje puede aumentar la circulación sanguínea después de una inyección, y por consiguiente, la distribución del fármaco al esto del cuerpo.

- En determinadas ocasiones se utiliza la vía intramuscular para administrar

fármacos que requieran una liberación lenta al torrente sanguíneo. Tras la inyección, el fármaco forma un depósito en el músculo, del cual se va liberando de

forma lenta y progresiva.

- Las inyecciones intramusculares pueden ser dolorosas e incómodas, pues

penetran en capas musculares que tienen muchos nervios. Si se perfora un vaso

sanguíneo durante la inyección, pueden formarse hematomas.

- Elección del lugar de inyección

Las zonas donde se pueden administrar los medicamentos por via intramuscular son:

 

Volumen

   
 

Área

Precaución

Otros

admitido

     
 

D.

lateral

 

Evitarla en < 3 años.

Dorsoglútea

D.

prono

Hasta 7 ml

Nervio ciático

De elección en niños

Bipedestación

>

3 años.

Prácticamente

 

Deltoidea

Hasta 2 ml

Nervio radial

todas

     
 

D.

lateral

   

De elección en niños

Ventroglútea

Hasta 5 ml

D.

supino

>

3 años.

   
Cara externa D. supino Hasta 5 ml del muslo Sedestación De elección en < 3
Cara externa
D.
supino
Hasta 5 ml
del muslo
Sedestación
De elección en < 3
años.

Zona dorsoglútea ; Se localiza en el cuadrante superoexterno de la nalga, pues así es como se evita lesionar el nervio ciático. Es el lugar que más fármaco admite: hasta 7 ml. El paciente puede estar en decúbito lateral, en decúbito prono o en bipedestación (en este último caso, debe de tener cerca una zona de apoyo por si surge cualquier complicación). Debe de evitarse su uso en los menores de tres años.

Debe de evitarse su uso en los menores de tres años.  Zona deltoidea . Está

Zona deltoidea. Está ubicada en la cara externa del deltoides, a tres traveses de dedo por debajo del acromion. Se debe de tener en cuenta que el nervio radial pasa cerca de ahí. Admite hasta 2 ml de volumen. El paciente puede estar prácticamente en todas las posiciones: sedestación, decúbito supino, decúbito lateral o bipedestación.

puede estar prácticamente en todas las posiciones: sedestación, decúbito supino, decúbito lateral o bipedestación.

Zona ventroglútea : Es una de las más seguras, ya que no tiene cerca ningún punto peligroso. Con el enfermo en decúbito lateral o en decúbito supino, colocaremos nuestra mano en la base del trocánter mayor del fémur del lado elegido. A continuación abriremos los dedos de la mano y pincharemos en el espacio que quede entre los dedos índice y medio. Admite hasta 5 ml. de volumen. Junto con la dorsoglútea es la de elección para los niños mayores de tres años.

es la de elección para los niños mayores de tres años.  Cara externa del muslo

Cara externa del muslo: Admite hasta 5 ml de volumen. Con el paciente en decúbito supino o en sedestación, delimitaremos una banda imaginaria que vaya, por la cara externa del muslo elegido, desde el trocánter mayor hasta la rótula. La zona óptima de inyección está localizada en esta banda, 5 cm por arriba y 5 cm por debajo de su punto medio. Es la zona de elección para los niños menores de tres

-

-

-

5 cm por arriba y 5 cm por debajo de su punto medio. Es la zona

-

Material necesario:

Riñonera

Alcohol y torundas de Algodón.

Jeringas de 1cc, 3cc o 5cc La cantidad de fármaco que hemos de administrar será la que determinará su capacidad.

Agujas N° 21, 22 (para adultos) o 23 para niños. Emplearemos una aguja para cargar la medicación y otra para inyectar.

- Pasos a seguir para la administración del medicamento IM

Lavado de manos.

Verificar los 5 correctos y Preparación del equipo

Preparación psicológica del paciente.

Preparar el medicamento.

Elegir la zona a inyectar

Desinfectar la piel: Para ello aplicaremos una torunda impregnada de antiséptico en el centro de la zona elegida. Posteriormente y con un movimiento que dibuje una espiral hacia fuera, abarcaremos un diámetro de unos 5 cm.

Introducir la aguja formando un ángulo de 90 grados, con un movimiento firme y seguro, en un solo acto.

Aspirar antes de inyectar al paciente para ver si hemos cogido un vaso. En caso afirmativo, debemos extraer la aguja y pinchar nuevamente en otro lugar.

Inyectar el medicamento lentamente ya que, aparte de ser menos doloroso, iremos dando tiempo a que se vaya distribuyendo por el músculo. Como media emplearemos un minuto -y nunca menos de treinta segundos- en introducir 5 ml de sustancia.

Durante todo el procedimiento iremos observando cómo va reaccionando el paciente y le preguntaremos si tiene dolor, si se encuentra mareado, etc.

Una vez hayamos administrado todo el medicamento, esperaremos unos diez segundos antes de retirar la aguja, pues así evitaremos cualquier pérdida de medicación.

Colocar una torunda con el antiséptico justo sobre el punto de la inyección -al sujetar la piel minimizaremos en lo posible el dolor- y retiraremos la aguja con suavidad y rapidez.

Posteriormente haremos una suave presión mientras friccionamos ligeramente la zona para evitar que el medicamento se acumule y así favorecer su absorción.

4.-LA VIA INTRAVENOSA

Es la técnica que consiste en la administración de líquidos directamente al torrente circulatorio, a través de una vena. (E.V, I.V, venoclisis Y transfusiones sanguíneas). Una inyección intravenosa puede ser más difícil de administrar que otras inyecciones parenterales, especialmente en personas obesas, pero es la más rápida y precisa, ya sea en dosis individuales o en infusión continua.

COMPLICACIONES:

- Si la técnica de colocación no es aséptica se puede producir infección debido a la entrada de gérmenes a la piel.

- Shock causado por infusión rápida.

- La desventaja principal radica en que es la forma más riesgosa de administrar un medicamento.

que es la forma más riesgosa de administrar un medicamento. - Elección del lugar de inyección
que es la forma más riesgosa de administrar un medicamento. - Elección del lugar de inyección

- Elección del lugar de inyección

En las extremidades, prefiriéndose siempre

la

extremidad superior a la

inferior:

Brazo: venas basílica y cefálica.

Red venosa dorsal del pie.

Red venosa dorsal de la mano: venas cefálica y basílica.

Antebrazo: venas cefálica y antebraquiales.

Fosa antecubital: vena basílica (la de elección), vena cubital (es la de elección para las extracciones de sangre periférica,

En miembros inferiores safena y femoral del muslo y safena en el tobillo.

- Material necesario Equipo:

.

Riñonera

.

Jeringa de 10 o 20 cc

.

Aguas de diferentes calibres: 20, 21,22 y 23

.

Ligadura

.

Alcohol y torundas de algodón

.

Medicamentos

.

Guantes

.

Mascarilla

.

Indicación médica.

.

Suero fisiológico.

.

Esparadrapo.

- Pasos a seguir para administrar medicamentos endovenosos

Lavado de manos.

Verificar los 5 correctos y preparar el equipo.

Preparación psicológica del paciente. (Explicar el procedimiento y pedir su colaboración). Controlar funciones vitales.

Preparar el medicamento.

Elegir la zona a inyectar

ligadura entre 10-15 cm por encima de la zona que va a

Colocar la

observar.

Esperar unos segundos a que se rellenen los trayectos venosos. Se puede favorecer la dilatación del vaso con varias maniobras: friccionando la extremidad desde la región distal hacia la proximal (por debajo del torniquete); abriendo y cerrando el puño; dando golpecitos con el dedo; y aplicando calor (con una compresa caliente o friccionando la zona con alcohol).

Observe y palpe los trayectos venosos una vez bien dilatados y rellenos.

Desinfectar la piel: Coger la torunda impregnada en alcohol y limpiar iniciando en el centro de la zona elegida y con movimiento que dibuje un espiral hacia fuera, abarcar un diámetro de 5 cms.

Coger la jeringa con el medicamento con la mano dominante sostener el cuerpo de la jeringa con los dedos índice y pulgar

Colocaremos la mano no dominante unos 5 cm por debajo del lugar de punción y tirar de la piel en este sentido, así conseguiremos “aplastar” la vena contra el músculo subyacente, el cual actuará de plano duro.

Realizar la venopunción. La punción de la vena se puede hacer mediante dos métodos: el directo (se punciona directamente sobre la vena) y el indirecto (se punciona la zona cercana al vaso y luego dirigimos la aguja hacia el trayecto venoso). Insertaremos la aguja con el bisel hacia arriba, formando un ángulo de 30-40 grados con la piel.

Observaremos si retorna sangre hacia la cámara trasera de la jeringa lo cual nos indica que la aguja ha entrado en la vena. A continuación,

disminuiremos el ángulo de la aguja, dejándola casi paralela a la superficie cutánea.

Administrar el medicamento lo mas lento posible ( mínimo 5 min).

Durante todo el procedimiento iremos observando cómo va reaccionando el paciente y le preguntaremos si tiene dolor, si se encuentra mareado, etc.

Retirar suavemente la aguja siguiendo el trayecto de la introducción.

Coloque una torunda de algodón con alcohol y hacer presión por mas o menos 3 minutos en el sitio de punción.

Mantener al paciente en observación por 15 minutos después de la administración del medicamento. Controlar funciones vitales.

NORMAS GENERALES PARA LA ADMINISTRACIÓN DE MEDICAMENTOS

1.- La administración de medicamentos por parte de la enfermera exige:

conocimiento del estado clínico del paciente; nombre genérico y comercial del medicamento; efectos primarios y secundarios del medicamento; presentación y concentración; dosis terapéutica máxima y mínima; vida media del medicamento en la sangre; metabolismo y forma de eliminación del fármaco; sinergismo y antagonismo del medicamento con otros medicamentos que esté recibiendo el paciente; requerimientos para la conservación de las cualidades físicas y químicas del medicamento; normas relativas a la prescripción de medicamentos; registro de medicamentos y manejo de medicamentos de control.

2.- Todo medicamento que se administra a un paciente debe ser ordenado por un médico. La enfermera es la responsable del registro de los medicamentos administrados. Nunca debe anotar la medicación como administrada, antes de suministrarla y nunca debe anotar una medicación como administrada cuando lo haya hecho otra persona. Registrar el medicamento inmediatamente después de su administración con el propósito de evitar que el paciente reciba una sobredosis. Registrar en las notas de enfermería sólo lo que se observa de los efectos secundarios de un medicamento, no las opiniones de los mismos. Explicar los detalles relacionados con las complicaciones que se presenten, los comentarios del paciente y la respuesta del paciente al tratamiento.

3.- La enfermera no debe administrar un medicamento a un paciente cuando:

♦ No hay orden médica (OM) escrita (a menos que se encuentre con un paciente en reanimación o trauma y se requiera la administración en forma inmediata).

♦ La OM está enmendada, incompleta o confusa.

♦ La hoja de OM está errada; se debe verificar con el médico que escribió. Tiene

alguna duda referente a la preparación, forma de administración y/o condiciones físicas, químicas o asépticas del medicamento.

4.- La administración de un medicamento se descontinúa en los siguientes casos:

♦ Se termina el período de tiempo para el cual está ordenado y la OM no es

renovada. ♦ El paciente presenta una reacción adversa aguda que deteriore su estado clínico o comprometa su vida durante o inmediatamente después de la aplicación

del medicamento.

5.- La enfermera que recibe una orden médica telefónica, debe verificar que es del médico tratante del paciente y aclarar en las notas de enfermería la orden telefónica. Las órdenes médicas verbales se ejecutan inmediatamente y no se repiten mientras no se genere una OM por escrito.

6.- Preparación de medicamentos: La enfermera solo debe administrar los medicamentos preparados por ella misma o las preparaciones enviadas por la farmacia. Lavado de manos antes de preparar el medicamento. Las mezclas deben ser rotuladas con la dosis, peso del paciente (si se requiere para la preparación de la mezcla) nombre del medicamento, hora de inicio y enfermera que lo prepara (todo el rótulo debe ser escrito con letra legible).

7.- Reglas de oro para la administración de un medicamento: Los 5 correctos:

♦ Administrar el medicamento correcto: algunos medicamentos tienen aspecto y

nombre similar, por tanto se debe confirmar que es el medicamento correcto al ser entregado por el almacén, antes de administrarlo y si existen dudas aclararlas con

el médico o con otra enfermera.

♦ Administrar el medicamento al paciente correcto: comprobar la identificación de éste mediante solicitud de repetir su nombre. Nunca usar el lugar de ubicación para su identificación.

♦ Administrar la dosis correcta: no aproximar la dosis al envasar los

medicamentos y utilizar jeringas que permitan medir la dosis exacta; modificaciones mínimas en las dosis formuladas pueden ser importantes y peligrosas. En caso que la dosis parezca inusualmente elevada o baja confirmar directamente con el médico que la formuló. Verificar los cálculos matemáticos de dosis y velocidad de infusión. Realizar doble comprobación de la dosis formulada con la que está a punto de administrar. ♦ Administrar el medicamento por la vía correcta: evitar pasar medicamentos

intravenosos directos y utilizar en dilución para infundir por bomba de infusión, a menos que la indicación del medicamento sea la administración en bolo. Si en una formulación no se especifica la vía de administración, aclararla con el médico que la ordena.

♦ Administrar el medicamento a la hora correcta: las concentraciones terapéuticas en sangre de muchos medicamentos dependen de la constancia y regularidad del horario de la administración de tal manera que nunca se debe administrar un medicamento más de 30 minutos antes ni después de la hora indicada.

8.- Comunicar los errores de omisión o de administración, inmediatamente. Antes de proceder a administrar el medicamento, informar al paciente sobre las posibles reacciones o molestias que puede presentar y solicitarle su colaboración. Si el paciente está agitado, buscar colaboración para realizar el procedimiento.

9.- Siempre se debe considerar la presencia de una reacción alérgica, con el potencial peligro de un shock anafiláctico. Si se sospecha una reacción anafiláctica, se debe tener lista una dosis de adrenalina para la administración subcutánea antes de la administración del medicamento.

10.- Nunca reenfundar la aguja después de su utilización, porque el riesgo de una punción accidental es elevado. Desechar las agujas en los recipientes de desechos cortopunzantes.

11.- Rotular la jeringa donde se envasan los medicamentos con el nombre de este, la concentración en cada mililitro y la fecha. Desechar el medicamento sobrante en la ampolla cuando la dosis administrada es menor a la que viene en el frasco.

TRANSFUSIÓN SANGUÍNEA

Es la técnica que consiste en la infusión de componentes de la sangre o de sangre entera en la corriente sanguínea. La sangre puede ser donada por otra persona o puede haber sido tomada de la persona misma y mantenida en depósito hasta que sea necesaria.

misma y mantenida en depósito hasta que sea necesaria. OBJETIVOS DE LA TRANSFUSIÓN SANGUÍNEA - Restaurar

OBJETIVOS DE LA TRANSFUSIÓN SANGUÍNEA

- Restaurar el volumen sanguíneo.

- Mejorar la hemoglobina y la capacidad de transporte de oxígeno y otras sustancias.

- Transfundir concentrados de hematíes, plasma o plaquetas para compensar un déficit de los componentes de la sangre.

INDICACIONES

Sangre total: En cuadros que se presentan con una disminución de la volemia:

Grandes

Grandes hemorragias.

traumatismos.

Concentrado de hematíes

Déficit de eritrocitos sin necesidad de reponer volumen.

Enfermos con insuficiencia renal crónica y algunos cardiópatas que cursan con anemia, pero en los que el aumento de volemia es contraproducente.

Plaquetas:

Insuficiencia de médula ósea que cursa con plaquetopenia trombocitopenia)

Algunos pacientes con déficit de plaquetas por quimioterapia.

Profilaxis en enfermos con hemorragias abundantes.

Concentrados de granulocitos:

(

- Pacientes inmunodeprimidos con infecciones resistentes a la antibióticoterapia.

Plasma

Algunas hipovolemias, para restaurarlas.

Cuando falta alguna fracción proteínica.

Pacientes con trastornos en los factores de la coagulación.

PRINCIPIOS DE LA TERAPIA TRANSFUSIONAL

La separación de la sangre en sus distintos componentes permite satisfacer las necesidades específicas de un paciente y garantiza la utilización óptima de la sangre. Hay varios PRINCIPIOS de la terapia sustitutiva que deben ser tenidos en cuenta en el momento de administrar productos sanguíneos:

Principio 1: Debe identificarse la causa de la deficiencia.

La reposición de un componente sanguíneo deficiente es solamente una medida transitoria debido a su corto tiempo de vida. La deficiencia volverá a producirse a menos que la causa sea debidamente identificada y corregida. La deficiencia de un componente sanguíneo puede ser debida a una producción disminuida del mismo, a una pérdida aumentada, a su destrucción o secuestro.

Principio 2: Solamente debe administrarse el componente deficitario.

Si se necesita un componente sanguíneo determinado, el producto administrado debe contener la máxima concentración de aquel y cantidades mínimas de otros componentes.

Principio 3: Debe haber la máxima seguridad en el producto sanguíneo y en su administración.

De la inyección de productos hemoderivados pueden aparecer diversas complicaciones, pero el riesgo de que se produzcan puede reducirse al mínimo mediante una rigurosa atención en la metodología del banco de sangre.

TÉCNICA DE LA TRANSFUSIÓN DE SANGRE Y HEMODERIVADOS

En general, el enfermero debe tener en cuenta la realización de 3 fases importantes:

1.- Solicitud de transfusión

2.- Pruebas cruzadas

3.- Procedimiento de transfusión

1.- Solicitud de transfusión

Es la petición de sangre o hemoderivados a través de una solicitud cumplimentada por el médico.

La enfermera (o) debe verificar el correcto llenado de la solicitud:

Identificación del paciente con los dos nombres y dos apellidos

Fecha

Número de historia clínica

Hemocomponente solicitado.

Número de unidades solicitadas.

Consentimiento informado del paciente y/o familiar, con firma y huella digital.

Enviar a banco de sangre la solicitud llenada correctamente.

2.- Pruebas cruzadas

Se realizan para confirmar que la sangre donada sea realmente compatible con la del receptor. Se mezcla una pequeña cantidad de la sangre donada con una pequeña cantidad de la sangre del receptor; la mezcla se examina bajo el microscopio para buscar indicios de una reacción a los anticuerpos.

Tipos de Pruebas Cruzadas:

Prueba mayor: se utilizan dos gotas de suero del receptor más una gota de eritrocitos lavados del donante.

Prueba menor: dos gotas de suero o plasma del donante más una gota de eritrocitos del receptor.

3.- Procedimiento de transfusión de sangre y hemoderivados

Antes de la transfusión:

Confirmar el precinto de compatibilidad adherido a la bolsa de sangre y la información impresa para verificar que se corresponde. Debe coincidir el nombre y dos apellidos del paciente, el nº de historia clínica, grupo sanguíneo y Rh compatible y nº de identificación de la unidad a transfundir.

Verificar

de

que

el

producto

sanguíneo

es

el

prescrito

en

la

hoja

tratamiento.

Revisar la fecha de caducidad y aspecto del preparado. Si se aprecia alguna alteración, devolver a Banco de Sangre antes que transcurran 30 minutos.

Obtener la historia transfusional del paciente averiguando si ha sido

sometido a transfusiones previas. Si la historia es positiva, pregúntele cómo se sintió antes y después del procedimiento, si tuvo alguna reacción

Si es la primera vez que se le administra una transfusión,

explicarle las características del procedimiento o síntomas subjetivos de la

adversa

etc.

reacción adversa, cefaleas, escalofríos, etc.

Preparar el material necesario:

- Seleccionar un catéter o aguja de calibre grueso, con el fin de evitar fenómenos hemolíticos. Para los adultos de aconseja utilizar catéteres de calibre 18 y para recién nacidos y niños, un calibre 22. Optar por venas del antebrazo o de la mano.

- Equipo de transfusión de sangre: el filtro está en el interior de la cámara de goteo y es antibacteriano y antiburbujas.

- Equipo en Y: se utilizará para los concentrados de hematíes, que a veces, debido a su viscosidad debe pasar junto con suero salino fisiológico para diluirlo.

- Recipiente con agua tibia, para poner la sangre a temperatura ambiente (calentar la sangre en baño maría si fuera necesario). Si la vía utilizada es una vía central, es preciso utilizar un dispositivo calefactor, ya que el extremo del catéter se ubica en vena cava superior o aurícula derecha y la administración de sangre fría directamente en corazón podría alterar la conducción cardiaca y provocar arritmias. Por otra parte, la temperatura de la sangre no debe superar los 37 ºC porque provocaríamos hemólisis.

- MATERIAL NECESARIO PARA CANALIZACIÓN VENOSA :

Suero salino

Equipo de venoclisis

Extensión dist o llave de triple vía

Algodón, alcohol, riñonera y esparadrapo.

Ligadura

Guantes de barrera.

CUIDADOS DE ENFERMERIA

Controlar las funciones vitales: es preciso establecer el valor basal de sus signos vitales antes de iniciada y posteriormente cada media hora.

Informar al paciente de la técnica a realizar.

Colocar al paciente en decúbito supino con el brazo correspondiente en rotación externa. Determinar la zona de punción.

Durante la transfusión

Lavado de manos y colocación de guantes.

Canalizar una vía con suero fisiológico.

Iniciar la transfusión lentamente, a un máximo de 2 ml/minuto durante los primeros quince minutos, permaneciendo junto al paciente, de esta forma, si el paciente muestra signos o aqueja síntomas típicos de reacción adversa interrumpir de inmediato la transfusión (unas cuantas gotas de sangre incompatible pueden resultar fuertemente lesivas) y debe comunicarse inmediatamente al médico.

cuantas gotas de sangre incompatible pueden resultar fuertemente lesivas) y debe comunicarse inmediatamente al médico.
cuantas gotas de sangre incompatible pueden resultar fuertemente lesivas) y debe comunicarse inmediatamente al médico.

Mantener la velocidad de transfundir: Si no hay problemas en los primeros quince minutos, se aumentará la velocidad a la deseada.

-Una unidad de sangre total o concentrado de hematíes:

Volumen: 200-300 mililitros

Duración de transfusión: dos horas (hasta un máximo de cuatro horas)

Ritmo de transfusión: 30-60 gotas/minuto

-Unidad de plasma: Plasma Fresco Congelado (PFC):

Volumen: 200-300 mililitros

Duración transfusión: 20-30 minutos.

Ritmo transfusión: 125-175 gotas/minuto

-Crío precipitado:

Volumen: 15-20 mililitros.

Duración transfusión: 10-20 minutos

Ritmo transfusión: a 125-175 gotas/minuto

-Unidad de plaquetas:

Volumen: 200-300 mililitros.

Duración transfusión: 20-30 minutos.

Ritmo transfusión: 125-225 gotas/minuto

CONSIDERACIONES

Pasado este tiempo, aumenta la probabilidad de contaminación.

No añadir aditivos al producto sanguíneo: Intentando siempre que pase sólo y jamás perforar o inyectar aire a una bolsa o sistema, ya que podemos provocar contaminación bacteriana o una embolia gaseosa.

Agitar suavemente la bolsa e invertirla periódicamente, para evitar la sedimentación.

Control de funciones vitales cada 30 minutos.

Durante la transfusión debe vigilarse la aparición de fiebre, hipotensión, vómitos, dolor torácico o lumbar, escalofríos, hipotermia, taquicardia, cefalea, disnea, nauseas, vómitos, choque. Comunicar al paciente que nos avise si nota calor, picor, erupción cutánea.

En caso de reacción transfusional:

Suspender la administración.

Mantener la vía con suero salino (no se usa glucosado porque se forman agregados).

Avisar inmediatamente al banco de sangre y al facultativo.

Administración de Oxígeno, adrenalina, etc., según prescripción médica.

Vigilar muy de cerca ingestión y excreción de líquidos y recoger la primera muestra de orina después de la reacción

Registrar todas las incidencias

DESPUÉS DEL PROCEDIMIENTO:

Retirar el material y desechar en contenedor adecuado al ser material potencialmente biopeligroso.

Mantener permeable la vía venosa.

Control de funciones vitales

Registrar:

- Producto sanguíneo administrado

- Signos vitales, antes, durante y después de la transfusión

- Volumen total transfundido

- Tiempo de transfusión

- Respuesta del paciente.

OBSERVACIONES

Dejar la sangre a temperatura ambiental o acercarla a una fuente de calor en baño de María. Nunca calentarla bajo un chorro de agua caliente.

Si se decide no transfundir, devolver inmediatamente la bolsa a banco de sangre.

No se debe administrar cuando está más de 30 minutos a temperatura ambiente, y comunicar el tiempo que está a ésta temperatura.

Cambiar el sistema de transfusión con cada unidad de sangre o hemoderivados.

No administrar por la vía venosa por la que se realiza la transfusión, ningún medicamento ni suero, excepto el suero fisiológico.

Extremar los cuidados en los pacientes con patología cardiaca, ancianos y Pediátricos, que puedan presentar signos de sobrecarga circulatoria durante la Transfusión.

La transfusión no excederá en su administración el tiempo indicado, excepto en casos muy específicos (insuficiencia cardiaca, anemias severas, personas de edad avanzada.).

REACCIONES

TRANSFUSIONALES

ADVERSAS

La transfusión de sangre y sus componentes es normalmente un procedimiento inocuo y eficaz para corregir déficit hematológicos, aunque pueden presentarse efectos indeseados. Muchos de estos se llaman comúnmente “Reacciones transfusionales” y tienen una incidencia global del 5%. Estos efectos analizados por

llaman comúnmente “Reacciones transfusionales” y tienen una incidencia global del 5%. Estos efectos analizados por

la relación temporal con el acto transfusional se pueden dividir en INMEDIATOS (aquellos que se presentan durante o inmediatamente posterior al mismo, incluso hasta 24 horas) y en RETARDADOS (suceden pasado un tiempo desde la transfusión).

I.- Reacciones inmediatas a la transfusión.

1- Reacción anafiláctica: Determinada por un mecanismo de reacción de los anticuerpos del receptor frente a los antígenos del plasma del donante. La característica notable de esta reacción es su inicio súbito tras la administración de unos cuantos mililitros de la transfusión Las reacciones de hipersensibilidad inmediata pueden variar desde shock anafiláctico severo con hipotensión, tos, broncoespamo, distress, nauseas, calambres abdominales, vómitos, diarrea, shock y perdida de conciencia, hasta reacciones mas suaves de tipo urticarial simple (eritema local, ampollas y prurito), pasando por múltiples formas anafilactoides (intermedias).

El tratamiento inmediato de cualquier reacción anafiláctica transfusional en un adulto debe incluir medidas para:

a)

Detener la transfusión

 

b)

Mantener

abierta la

vía venosa

con solución

salina normal

y tratar

la

hipotensión.

c) Administrar inmediatamente adrenalina (0,4 ml de una solución 1:1.000) por vía

subcutánea. También puede ser útil el tratamiento con esteroides, como 100 mg de hidrocortisona por vía intravenosa. En ningún caso debe volver a iniciarse la transfusión.

2.- Reacciones alérgicas: Determinada también por un mecanismo de reacción de los anticuerpos del receptor frente a los antígenos del plasma del donante. Puede producir reacciones cutáneas limitadas, caracterizadas por prurito y exantemas. Si estos son controlados y no hay otros síntomas se puede continuar La transfusión.

3.- Reacciones febriles: Se define como la elevación de la temperatura durante o

después de la transfusión, en más de 1°C respecto de la pretransfusional, sin que haya otra causa ni se evidencie hemólisis. Constituyen las reacciones transfusionales mas frecuentes y el diagnostico de las mismas se hace por exclusión. Son originadas por una respuesta de anticuerpos del receptor frente a los antígenos del donante (de los leucocitos y/o plaquetas). Para ello en transfusiones posteriores se debe utilizar sangre desleucotizada (con pocos leucocitos) lo cual se consigue por medio de la perfusión a través de filtros especiales que los retienen.

4- Reacciones hemolíticas a la transfusión: Se producen por hemólisis por incompatibilidad ABO, ocasiona hemoglobinemia, desencadenando en hipotensión y en ocasiones fallo renal. La piedra angular del tratamiento de las reacciones hemolíticas transfusionales es el tratamiento intenso de la hipotensión y mantener un flujo sanguíneo renal adecuado. Si puede prevenirse o tratarse convenientemente el shock, normalmente puede prevenirse la insuficiencia renal. La perfusión renal puede monitorizarse controlando la diuresis.

5.- Sobrecargas circulatorias; en cardiópatas y nefrópatas: Debe pensarse en una

hipervolemia ante un caso de disnea, cefalea intensa, edema periférico u otros signos de insuficiencia cardiaca congestiva que se produzcan durante o poco después de una transfusión. Los síntomas mejoran normalmente al suspender la infusión y colocar el paciente sentado administrándole diuréticos y oxigeno. Los pacientes susceptibles de sobrecarga circulatoria deben recibir concentrados de hematíes, en pequeños volúmenes infundidos lentamente. Deben evitarse

también las infusiones de grandes volúmenes de plasma.

6.- Contaminación bacteriana: Una pequeña proporción de unidades de sangre o componentes sanguíneos (3%) están contaminados con una pequeña cantidad de bacterias, la cual no suele constituir problemas, no obstante hay algunas bacterias que crecen a bajas temperaturas y suelen hallarse en grandes cantidades al momento de la transfusión causando una grave reacción con el receptor. Las reacciones que provocan los productos principales contaminados son: fiebre, escalofríos, hipotensión, shock e incluso la muerte. La contaminación es generalmente es grave y se trata con antibióticos y corticoides. Para su prevención se recomienda utilizar la técnica aséptica, iniciar la transfusión dentro de los primeros 30 minutos después de salir del banco de sangre y comprobar que se transfunda la unidad en menos de 4 horas.

7.- Reacciones hemolíticas retardadas. Se debe a una respuesta de anticuerpos del receptor frente a los antígenos de los hematíes del donante

II.- Reacciones tardías a la transfusión

A) Isosensibilización.

B) Transmisión de enfermedades infecciosas: Se descartan hepatitis, sífilis y SIDA, en la sangre del donante. Sin embargo, hay un período de ventana en el que la sangre puede no tener anticuerpos, pero sí contagiar la enfermedad.

1)

Hepatitis sérica.

2)

Brucelosis.

3)

Malaria.

4)

Enfermedad por inclusión de citomegalovirus.

5)

SIDA

6.- Sífilis

III.- Complicación de la transfusión masiva de sangre.

1) Hipotermia. 2) Intoxicación por citrato. 3) Hiperpotasemia. 4) Acidosis. 5) Defectos de coagulación. 6) Síndrome pulmonar postransfusión y otras complicaciones pulmonares.

CONTRAINDICACIONES DE LAS TRANSFUSIONES SANGUÍNEAS

1. Todas aquellas que puedan resolverse con terapias alternativas o coadyuvantes.

2. En la reposición de la volemia.

3. Prevención de hemorragia intraventricular del RN prematuro.

4. Como parte integrante de esquemas de reposición predeterminados.

5. Como aporte de Inmunoglobulinas.

6. Uso profiláctico en pacientes diagnosticados de hepatopatía crónica con alteraciones de las pruebas de la coagulación, que van a ser sometidos a procesos invasivos menores.

7. Pacientes con hepatopatía crónica e insuficiencia hepatocelular avanzada e fase terminal.

8. El PFC no debe utilizarse como aporte:

Nutricional o para al corrección de la hipoproteinemia

Alimentación parenteral

De factores de la coagulación en el recambio plasmático (exceptuando los puntos A1 y B10).

9. Corrección del efecto anticoagulante de la heparina

10.Reposición de volumen en las sangrías de RN con policitemias 11.Ajuste del hematocrito de los concentrados de hematíes que van a ser

transfundidos a los RN.

UNIDAD IV: ADMINISTRACIÓN DE MEDICAMENTOS POR VIA RESPIRATORIA

OXIGENOTERAPIA

1.- DEFINICION

Es la administración de oxígeno con una presión mayor que la ambiental, utilizados para el tratamiento de estados de hipoxemia y enfermedades obstructivas crónicas. Para ello, la cantidad de oxígeno en el gas inspirado, debe ser tal que su presión parcial en el alvéolo alcance niveles suficientes para saturar completamente la hemoglobina, donde se logra un aumento de la FiO2, sobre el

21%.

2.- CONSIDERACION GENERAL

* Valor normal > PaO2 = 90 mmHg. Medida a través del análisis de gases arteriales (AGA) > SAT O2=95%. Medida a través de la pulsoximetría. Rango normal

PA O2= 90- 100 mmHg

SAT O2= 90- 100

* Se considera hipoxemia; con una presión arterial de oxígeno (PaO2) menor a 90 mmHg, y una Saturación de Oxígeno (SAT O2) inferior al 90%. * La necesidad de la terapia con oxígeno debe estar siempre basada en un juicio clínico cuidadoso y fundamentada en la medición de los gases arteriales. * Se realiza una monitorización continua con mediciones de la pulsoximetría y monitorización intermitente con análisis de gases arteriales.

3.- OBJETIVO GENERAL

* Aumentar el aporte de oxígeno a los tejidos utilizando las técnicas y sistemas de administración de oxígeno.

4.- OBJETIVOS ESPECIFICOS

* Proporcionar oxígeno suficiente a los tejidos permitiendo el metabolismo, la utilización de sistemas de alto y bajo flujo de oxigenación.

* Manejar la hipoxemia producidas por insuficiencia cardiaca o respiratoria.

* Disminuir el trabajo de la respiración y el esfuerzo del miocardio.

* Aumentar la tensión a nivel alveolar.

* Disminución de la hipertensión pulmonar con alivio del fallo cardiaco debido a la relación del corazón y del pulmón.

5.- INDICACIONES

La oxigenoterapia está indicada siempre que exista una deficiencia en el aporte de oxígeno a los tejidos produciendo una hipoxemia como:

Insuficiencia respiratoria, Insuficiencia pulmonar, neumonía, aspiración de meconio, insuficiencia respiratoria del prematuro (distress tipo I y II), enfermedad pulmonar crónica, displasia broncopulmonar, EPOC, asma, etc.

Insuficiencia circulatoria; shock cardiogénico o hemodinámica, insuficiencia cardiaca, etc.

Durante reanimación: Resucitación cardiopulmonar, depresión perinatal.

6.- SIGNOS Y SINTOMAS DE HIPOXEMIA

* Disnea

* Taquicardia

* Diaforesis

* Taquipnea

* Uso de músculos accesorios de la respiración.

* Confusión, alteración de la conciencia.

* Cianosis distales luego en cara y labios.

* Dolor anginoso

7.- Material para la administración de oxígeno

Para poder administrar el oxígeno adecuadamente debemos disponer de los siguientes elementos:

Fuente de suministro de oxígeno.

Manómetro y manorreductor.

Flujómetro o caudalímetro.

Humidificador.

Fuente de suministro de oxígeno.

Es el lugar en el que se almacena el oxígeno y a partir del cual se distribuye. El O 2 se almacena comprimido con el fin de que quepa la mayor cantidad posible en los recipientes. Esta gran presión a la que está sometido el gas ha de ser disminuida antes

la mayor cantidad posible en los recipientes. Esta gran presión a la que está sometido el

de administrarlo, ya que si no dañaría el aparato respiratorio. Las fuentes de O 2 pueden ser:

Central de oxígeno (Fig. 1 y 2). Se emplea en los hospitales, donde el gas se encuentra en un depósito central (tanque) que está localizado fuera de la edificación hospitalaria. Desde el tanque parte un sistema de tuberías que distribuye el oxígeno hasta las diferentes dependencias

que distribuye el oxígeno hasta las diferentes dependencias hospitalarias (toma de O 2 central).  Cilindro

hospitalarias (toma de O 2 central).

Cilindro de presión (Fig. 3).

Es la fuente

empleada en atención primaria, aunque

también está presente en los hospitales (en

las

zonas donde no haya toma de O 2 central

o

por si esta fallara). Son recipientes

metálicos alargados de mayor o menor

capacidad (balas y bombonas respectivamente).

mayor o menor capacidad (balas y bombonas respectivamente). Manómetro y manorreductor. Al cilindro de presión se

Manómetro y manorreductor.

Al cilindro de presión se le acopla siempre un manómetro y un manorreductor (Fig. 4). Con el manómetro se puede medir la presión a la que se encuentra el oxígeno dentro del cilindro, lo cual se indica mediante una aguja sobre una escala graduada. Con el manorreductor se regula la presión a la que sale el O 2 del cilindro.

En los hospitales, el oxígeno que procede del tanque ya llega a la toma de O 2 con la presión reducida, por lo que no son necesarios ni el manómetro ni el manorreductor.

que no son necesarios ni el manómetro ni el manorreductor. Manómetro Flujómetro o caudalímetro. Es un

Manómetro

Flujómetro o caudalímetro.

Es un dispositivo que normalmente se acopla al manorreductor y que permite controlar la cantidad de litros por minuto (flujo) que salen de la fuente de suministro de oxígeno. El flujo puede venir indicado mediante una aguja sobre una escala graduada o mediante una “bolita” que sube o baja por un cilindro que también posee una escala graduada (Fig. 5).

graduada o mediante u na “bolita” que sube o baja por un cilindro que también posee

Humidificador.

Humidificador. El oxígeno se guarda comprimido y para ello hay que licuarlo, enfriarlo y secarlo. Antes

El oxígeno se guarda comprimido y para ello hay que licuarlo, enfriarlo y secarlo. Antes de administrar el O 2 hay que humidificarlo para que no reseque las vías aéreas. Ello se consigue con un humidificador, que es un recipiente al cual se le introduce agua destilada estéril hasta aproximadamente 2/3 de su capacidad (Fig. 6).

Una vez conocidos los elementos que se emplean para administrar el oxígeno, podemos hacer una descripción del recorrido que sigue el gas: el oxígeno está en la fuente (cilindro de presión) a gran presión. Al salir de la fuente medimos esta presión (manómetro) y regulamos

la presión que deseamos (manorreductor). A continuación, el oxígeno pasa por el flujómetro y en él regulamos la cantidad de

litros por minuto que se van a suministrar. Finalmente, el gas pasa por el humidificador, con lo que ya está listo para que lo inhale el paciente.

8.- Sistemas para la administración de oxígeno

Mediante los sistemas de administración de oxígeno se consigue introducir el gas en la vía aérea. En el mercado existen varios de ellos, distinguiéndose según su complejidad, coste y precisión en el aporte de O 2 . En general, se dividen en dos grandes grupos:

Sistemas de bajo flujo (cánulas o gafas nasales y mascarillas simples de oxígeno).

Sistemas de alto flujo (mascarillas tipo Venturi).

SISTEMAS DE BAJO FLUJO

Proporciona solo una parte de aire al paciente. Este respira el aire ambiental alrededor del aparato de forma que la concentración inspiratoria de oxígeno se encuentra en algún punto del 21% del requerimiento (concentración en el aire ambiental). Administrando concentraciones de 21 -60% cuyos dispositivos son de bajo flujo. Dentro de éstas tenemos:

.

Cánula binasal

.

Máscara facial simple

.

Máscara de reservorio

Con ellos no podemos conocer la verdadera concentración de O 2 del aire inspirado (FiO 2 *) por el paciente, ya que ésta depende no sólo del flujo de oxígeno que estamos suministrando, sino también del volumen corriente y de la frecuencia respiratoria que tenga el individuo en ese momento.

Por esta razón no se deben de emplear en los pacientes con hipoxemia e hipercapnia, en los que la FiO 2 a suministrar ha de ser precisa.

* FiO 2 = Fracción inspiratoria de O 2 (ó concentración de O 2 inhalado). Puede expresarse en tanto por 1 o en tanto por ciento.

Cánulas o gafas nasales.

Es el sistema más usado para administrar oxígeno a bajos flujos. Es barato, fácil de usar y en general muy bien tolerado. Permite hablar, comer, dormir y expectorar sin interrumpir el aporte de O 2 . El flujo de oxígeno que se consigue con este dispositivo oscila entre 1-4 litros por minuto, lo que equivale a una FiO 2 teórica de 24-35%.

minuto, lo que equivale a una FiO 2 teórica de 24-35%. Las gafas nasales consisten en

Las gafas nasales consisten en unos tubos plásticos

flexibles (Fig. 7) que se adaptan a las fosas nasales y que se mantienen sobre los pabellones auriculares. El procedimiento para su colocación es como sigue:

Tenga el material preparado: cánula nasal, fuente de oxígeno, pañuelos de papel.

Lávese las manos.

Informe al paciente de la técnica que va a realizar y solicite su colaboración. Pídale que se suene.

Conecte el extremo distal de la cánula a la fuente de oxígeno.

Introduzca los dientes de la cánula en las fosas nasales.

Pase los tubos de la cánula por encima de las orejas del paciente y ajuste la cánula con el pasador, de manera que éste quede por debajo de la barbilla. (Los tubos deben adaptarse a la cara y el cuello del paciente sin presiones ni molestias). (Fig. 9)

Seleccione

caudalímetro el flujo de oxígeno

(Fig. 9)  Seleccione caudalímetro el flujo de oxígeno en el prescrito.  Cuidados posteriores. -

en

el

prescrito.

Cuidados posteriores.

- Controle regularmente la posición y el ajuste de la cánula nasal, ya que puede soltarse fácilmente.

- Compruebe que las fosas nasales del paciente están libres de secreciones.

- Si no fuese así, retire las gafas e indíquele que se suene. Vigile las zonas superiores de los pabellones auriculares y la mucosa nasal (lubrique los orificios nasales si es necesario).

Mascarillas simples de oxígeno.

Son dispositivos que cubren la boca, la nariz y el mentón del paciente (Fig. 10). Permiten liberar concentraciones de O 2 superiores al 50% con flujos bajos (6-10 litros por minuto). Interfieren para expectorar y comer y, al igual que las gafas nasales, se pueden descolocar (especialmente por la noche).

Las mascarillas son dispositivos de plástico suave y transparente. Aunque existen distintos tipos, en general poseen los siguientes elementos:

distintos tipos, en general poseen los siguientes elementos:  Perforaciones laterales.  Cinta elástica. Sirve

Perforaciones laterales.

Cinta elástica. Sirve para ajustar la mascarilla.

Tira metálica adaptable. Se encuentra en la parte superior de la mascarilla y sirve para adaptarla a la forma de la nariz del paciente.

Por ellas sale el aire espirado.

El procedimiento para la colocación de la mascarilla simple se describe a continuación:

Tenga el material preparado: mascarilla y fuente de oxígeno.

Lávese las manos.

Informe

al

paciente

de

la

técnica

que

va

a

realizar

colaboración.

y

solicite

su

Conecte la mascarilla a la fuente de oxígeno.

Sitúe la mascarilla sobre la nariz, la boca y el mentón del paciente.

Pase la cinta elástica por detrás de la cabeza del paciente y tire de sus extremos hasta que la mascarilla quede bien ajustada en la cara.

Adapte la tira metálica al contorno de la nariz del paciente. Con ello se evitan fugas de oxígeno hacia los ojos y hacia las mejillas.

Seleccione en el caudalímetro el flujo de oxígeno prescrito.

Cuidados posteriores.

- Controle regularmente que la mascarilla está en la posición correcta.

- Compruebe que la cinta no irrita el cuero cabelludo ni los pabellones auriculares.

- Vigile que no haya fugas de oxígeno por fuera de la mascarilla (especialmente hacia los ojos).

- Valore las mucosas nasal y labial y lubríquelas si es necesario.

MÁSCARA DE REINHALACIÓN PARCIAL (Máscara con RESERVORIO)

Es una máscara simple con una bolsa o reservorio en su extremo inferior; el flujo de oxígeno debe ser siempre suficiente para mantener la bolsa inflada. A un flujo de 6 a 10 litros por minuto puede aportar una FiO2 de 0,4-0,7 (40%-70%).

Las máscaras de no reinhalación de oxígeno son similares a las máscaras de reinhalación parcial, excepto, por la presencia de una válvula unidireccional entre la bolsa y la máscara que evita que el aire espirado retorne a la bolsa. Las máscaras de no reinhalación deben tener un flujo mínimo de 10 litros por minuto y aportan una FiO2 de 0,6-0,8 (60%-80%).

SISTEMAS DE ALTO FLUJO: Mascarilla tipo Venturi.

Permiten obtener concentraciones del O 2 inspirado de una forma más exacta, independientemente del patrón ventilatorio del paciente. Están especialmente indicados en enfermos con insuficiencia respiratoria aguda grave en los que es preciso controlar la insuficiencia de forma rápida y segura. Aquí se incluyen los pacientes con hipoxemia e hipercapnica, en los que debemos asegurarnos que aumentamos la presión arterial de O 2 a un nivel tolerable (entre 50-60 mmHg) pero sin abolir la respuesta ventilatoria a la hipoxemia.

Dentro de los sistemas de alto flujo el más representativo es la mascarilla con efecto Venturi ( ver la figura ) , la cual tiene las mismas características que la mascarilla simple, pero con la diferencia de que en su parte inferior posee un dispositivo que permite regular la concentración de oxígeno que se está administrando. Ello se consigue mediante un orificio o ventana regulable que posee este dispositivo en su parte inferior. En el cuerpo del dispositivo normalmente viene indicado el flujo que hay que elegir en el caudalímetro para conseguir la FiO 2 deseada.

en el caudalímetro para conseguir la FiO 2 deseada. El funcionamiento de la mascarilla con efecto

El funcionamiento de la mascarilla con efecto Venturi es como sigue: desde la fuente de oxígeno se envía el gas, el cual va por la conexión que une a la fuente con la mascarilla. Cuando el O 2 llega a la mascarilla, lo hace en chorro (jet de flujo alto) y por un orificio estrecho lo cual, según el principio de Bernoulli, provoca una presión negativa. Esta presión negativa es la responsable de que, a través de la ventana regulable del dispositivo de la mascarilla, se aspire aire del ambiente, consiguiéndose así la mezcla deseada.

El procedimiento para la colocación de la mascarilla tipo Venturi es el siguiente:

Tenga el material preparado: mascarilla y fuente de oxígeno.

Lávese las manos.

Informe al paciente de la técnica que va a realizar y solicite su colaboración.

Conecte la mascarilla a la fuente de oxígeno.

Seleccione en el dispositivo de la mascarilla la FiO 2 que desea administrar.

Sitúe la mascarilla sobre la nariz, la boca y el mentón del paciente.

Pase la cinta elástica por detrás de la cabeza del paciente y tire de sus extremos hasta que la mascarilla quede bien ajustada en la cara.

Adapte la tira metálica al contorno de la nariz del paciente. Con ello se evitan fugas de oxígeno hacia los ojos y hacia las mejillas.

Seleccione en el caudalímetro el flujo de oxígeno que corresponde a la FiO 2 prescrita.

Cuidados posteriores.

- Controle regularmente que la mascarilla está en la posición correcta.

- Compruebe que la cinta no irrita el cuero cabelludo ni los pabellones auriculares.

- Vigile que no haya fugas de oxígeno por fuera de la mascarilla (especialmente hacia los ojos).

- Valore las mucosas nasal y labial y lubríquelas si es necesario.

Medidas de seguridad en el manejo del oxígeno

El oxígeno no es un gas inflamable, pero favorece que ardan otras materias. En el cilindro de presión, que es la fuente de suministro de O 2 que normalmente se emplea en atención primaria, vienen especificadas las siguientes advertencias:

El O 2 acelera la combustión. Consérvese alejado de material combustible, no utilizar grasas ni aceite.

Abrir el grifo lentamente.

Cerrar el grifo cuando no se utilice la botella o esté vacía.

No aproximar la botella al fuego, ni ponerla al sol.

Evitar golpes violentos.

Evitar el contacto con grasas o aceites.

Mantener siempre el sombrerete de protección.

Concentraciones de oxígeno generadas por los diferentes dispositivos: su aplicación práctica

Como se señaló en la introducción, el objetivo de la oxigenoterapia es mantener unos niveles de oxigenación adecuados que eviten la hipoxia tisular, lo cual se consigue cuando la presión parcial de O 2 en sangre arterial alcanza valores superiores a los 60 mmHg (equivalente a una saturación de la hemoglobina del 90% aproximadamente). En general, en situaciones de hipoxia aguda, el aporte de oxígeno recomendado es el siguiente:

Una FiO 2 del 24-28% si el paciente tiene antecedentes de insuficiencia respiratoria crónica.

Una FiO 2 del 40-50% en el resto de los casos (generalmente patología cardiaca, sospecha de tromboembolismo pulmonar y asma).

Según el dispositivo de administración de oxígeno que se vaya a emplear, habrá que seleccionar en el caudalímetro un flujo de O 2 que nos permita obtener la FiO 2 deseada.

En la tabla 1 se reflejan las concentraciones de oxígeno generadas según las dos siguientes variables: el flujo de oxígeno y el dispositivo de administración.

Tabla 1. Concentraciones de oxígeno generadas por diferentes dispositivos de administración

 

Flujo O 2 (l/min.)

 
 

FiO 2

   

Aire ambiente (sin administración de O 2 )

   

0

0,21

   
 

1

0,24

2

0,28

Cánulas o gafas nasales

3

0,32

 

4

0,36

5

0,40

 

5-6

0,40

Mascarilla simple

6-7

0,50

 

7-8

0,60

 

3

0,24

Mascarilla tipo Venturi (verificar el flujo en l/min. según indicación del fabricante)

6

0,28

9

0,35

12

0,40

 

15

0,60

FiO 2 = Fracción inspiratoria de O 2 (ó concentración de O 2 inhalado) expresada en tanto por 1.

NEBULIZACION

La Nebulización es un procedimiento , consistente en la administración de un fármaco o elemento terapéutico mediante vaporización a través de la vía respiratoria. La sustancia a ser administrada se combina con un medio líquido, frecuentemente solución salina, para luego con la ayuda de un gas, generalmente oxígeno crear un vapor que pueda ser inhalado por el paciente.

INDICACIONES

vapor que pueda ser inhalado por el paciente. INDICACIONES Las indicaciones para una nebulización son escasas

Las indicaciones para una nebulización son escasas pero importantes, entre ellas podemos citar:

Administración de fármacos que están únicamente disponibles en forma líquida.

Necesidad de administrar un medicamento a altas dosis por via inhalatoria

Enfermos que no son capaces de usar correctamente los sistemas convencionales de inhalación (por incapacidad física o psíquica o por la gravedad del proceso) y que no han podido ser aleccionados en talleres de educación y entrenamiento organizados para enseñar correctamente las técnicas inhalatorias.

La nebulización es un procedimiento principalmente utilizado para enfermedades respiratorias.

INHALACION

La usamos para administrar fármacos, básicamente broncodilatadores, con acción sobre la vía respiratoria, evitando en buena medida los efectos sistémicos indeseables que podrían acaecer si utilizamos otras vías. De esta manera en urgencias empleamos beta2adrenérgicos, anticolinérgicos y

corticoesteroides-

utilizamos otras vías. De esta manera en urgencias empleamos beta2adrenérgicos, anticolinérgicos y corticoesteroides-

Fuentes de Información:

Bibliografía:

Du Gas. Tratado de Enfermería Práctica. Nueva Editorial Interamericana. 1992.

Brunner Smith. Enfermería Médico Quirúrgica. 1982.

Castillo Mónaco, David Ramos Chamorro. Atención de Calidad en los Procedimientos Especiales de Enfermería. Universidad de Valencia España.

Centro de Investigación y Capacitación en Salud. Protocolos de Atención en la UCI. CICAT SALUD. 1990.

Centro de Investigación y Capacitación en Salud. Procedimientos Especiales en Emergencias. CICAT SALUD. 1990.

NANDA Internacional. Diagnósticos Enfermeros: Definiciones y Clasificaciones

2003-2004.

Internet:

UNIDAD V: NECESIDAD DE LIQUIDOS Y ELECTROLITOS

Los equilibrios acido base, de líquidos y electrolitos dentro del cuerpo son necesario para mantener la salud y función en todos los sistemas corporales. Estos equilibrios se mantienen por la entrada y salida de agua electrolitos y la regulación por sistemas renal y pulmonar.

El agua es el componente simple mas abundante del organismo un 60% del peso adulto es líquido.

Distribución de líquidos corporales Los líquidos corporales están distribuidos en dos compartimientos distintos, uno que contiene líquidos intracelulares y el otro, líquidos extracelulares. El liquido intracelular (LIC) comprende todo liquido que se encuentra dentro de las células del organismo. Este líquido contiene solutos disueltos esenciales para el equilibrio de líquidos y electrolitos, y el metabolismo. En los adultos aproximadamente el 40% del peso corporal es LIC. Muchos de estos solutos del comportamiento de LIC son los mismos que se encuentran en el espacio de líquido extracelular.

El líquidos extracelular (LEC) es todo líquido que se encuentra fuera de las células, y se divide en dos compartimientos mas pequeños: líquidos intersticial y liquido intravascular, el liquido intersticial es el que se encuentra entre las células fuera de los vasos sanguíneos, mientras que el liquido intravascular es el plasma sanguíneos, mientras que el liquido intravascular son la linfa y los líquidos transcelulares y orgánicos. El LEC constituye hasta el 20% del peso corporal total.

Composición de líquidos corporales Cuando el agua se mueve por los compartimientos corporales, contiene sustancias que se llaman electrolitos. Un electrolito es un elemento o un compuesto que, cuando se disuelva en agua u otro solvente se separa es iones y es capaz de conducir corriente eléctrica.

Los electrolitos cargados positivamente son cationes, mientras que los aniones y cationes en cada comportamiento líquido debe ser el mismo. Los electrolitos son vitales para muchas funciones. El valor miliequivalentes por litro (mEq/L) respuesta el numero de gramos de electrolito (soluto) disueltos en un litro de plasma (solución). La solución en la cual esta disuelto un soluto se llama solvente (Weldy, 1996) La osmosis implica el movimiento de un solvente puro, como el agua, a través de una membrana semipermeable desde un área de menor concentración de soluto a una de mayor concentración del mismo. La membrana es permeable al solvente por el impermeable al soluto. La presión osmótica es el poder de atracción para el agua y depende del número de moléculas en solución. Una solución con una alta concentración de soluto. Una solución con una alta concentración de solutos tiene alta presión osmótica y atrae agua hacia ella. Si la concentración del soluto es mayor en un lado de la membrana semipermeable el índice de osmosis es más rápido y se produce un paso más rápido de solvente a través de la membrana. Esto continúa hasta que se alcanza el equilibrio. La presión osmótica de una solución de llama osmolaridad y se expresa en osmoles o miliosmoles por kilogramo (mOsm/kg) de solución. La osmolaridad normal de suero es de 280 a 295 mOsm/kg. La osmolaridad es la medida que se usa para evaluar el suero y la orina en la práctica clínica. Los cambios en la osmolaridad extracelular pueden originar cambios en el volumen de LEC y de LIC.

Las soluciones se clasifican en hipertónicas, isotónicas o hipotónicas. Una solución con la misma osmolaridad que el plasma se llama isotónica. Una solución hipertónica (con una presión osmótica más alta) atrae líquido de las células; una solución isotónica (con la misma presión osmótica) expande el líquido corporal sin causar paso de líquido de un comportamiento al otro, y una solución hipotónica (con una presión osmótica más alta) mueve líquido hacia el interior de las células, haciendo que aumenten de tamaño. Cada una de estas acciones ocurre por osmosis.

La presión osmótica de la sangre esta influida por las proteínas plasmáticas, especialmente la albúmina, una proteína sérica producida naturalmente por el

organismo. La albúmina ejerce una presión coloidosmótica u oncótica, que tiende

a mantener el líquido en el comportamiento intravascular. En el extremo venoso

de los capilares, esta presión oncótica y la presión venosa hidropática (la fuerza

de la presión del liquido hacia fuera contra una superficie) disminuida atraen el agua y los productos de desechos hacia los capilares para ser filtrados en los riñones.

En el extremo arterial del capilar la presión hidrostática es mayor que la presión coloidosmótica, haciendo que el líquido y los solutos difusibles salgan del capilar hacia el espacio intersticial. El exceso de liquido y solutos que queda en el espacio intersticial retorna al compartimiento intravascular por los canales linfáticos (Weldy, 1996). La difusión es el movimiento de un soluto (gas o sustancia) de una solución a través de una membrana semipermeable desde un área de mayor concentración a una de menos concentración. El resultado es una distribución uniforme del soluto en la solución.

La filtración es el proceso por el cual el agua y las sustancias difusibles se mueven juntas en respuesta a la presión del líquido. Este proceso es activo en los lechos capilares, donde las diferencias de la presión hidrostática determinan el movimiento del agua. Cuando hay un aumento de presión hidrostática en el lado venos capilar, como ocurre en la insuficiencia cardiaca congestiva (ICC), el movimiento normal del agua desde el espacio intersticial hacia el espacio intravascular por filtración reinvierte, lo que produce la acumulación de un exceso de liquido en el espacio intersticial conocida como edema.

A diferencia de la difusión, la osmosis y la filtración, el transporte activo requiere

actividad metabólica y gasto de energía para mover material a través de las membranas. Esto permite que las células admitan moléculas más grandes de las que serian capaces de admitir, en otras circunstancias, o mover moléculas desde áreas de menos concentración a otras de mayor concentración “cuesta arriba”. Un ejemplo de transporte activo es la bomba de sodio y potasio. El sodio es bombeado fuera de la célula y el potasio hacia dentro en contra del gradiente de

concentración. Este proceso hace posible mantener una mayor concentración de potasio en el LIC y una mayor concentración de sodio en el LEC.

Regulación de líquidos corporales Los líquidos corporales están regulados por la ingesta de líquido, los controles hormonales y la eliminación de líquido. Este equilibrio fisiológico se denomina homeostasis.

Ingesta de líquido: la ingesta de líquido esta regulada principalmente por el mecanismo de la sed. El centro de control de la sed esta localizado dentro de hipotálamo en el cerebro. La sed es el deseo consciente de agua y es uno de los factores a principales que determinan la ingesta de líquido.

La ingesta promedio de un adulto es de 2200 a 2700 ml por DIA; la ingesta oral corresponde de 1100 a 1400ml, los alimentos sólidos alrededor de 800 a 100 ml, y el metabolismo oxidativo unos 300 ml. diarios. La oxidación del agua (metabolismo oxidativo) es el producto del metabolismo celular de los alimentos sólidos ingeridos. Regulación hormonal. Las hormonas regulan la ingesta de líquidos por varios mecanismos. La hormona antidiurética (HAD) es almacenada en el lóbulo posterior de la glándula hipófisis y se libera en respuesta a cambios de la osmolaridad y liberan la hormona HAD, la HAD actúa directamente en los túmulos renales y colectores haciéndolos mas permeables al agua. Esto causa un retorno del agua a la circulación sistémica, lo cual diluye la sangre y disminuye su osmoralidad. Cuando el organismo intenta compensar, la persona experimentará una disminución temporal de su eliminación urinaria.

La aldosterona es liberada por la corteza suprarrenal es respuesta a un aumento de la concentración de potasio o como parte del sistema renina angiotensina aldosterona para contrarrestar la hipovelemia. Actúa en la parte distal de los túmulos renales aumentando la reabsorción (ahorro) de sodio y la secreción o excreción de potasio e hidrogeno. Debido a que la retención o excrecion de potasio e hidrogeno.

Debido a que la retención de sodio produce retención de agua, la liberación de aldosterona actúa como regulador del volumen (Horne et al, 1997)

La renina, una enzima proteolítica segregada por los riñones, responde a la disminución de la perfusión renal secundaria a un descenso del volumen extracelular, la renina actúa produciendo angiotensina I, que causa algo de vasoconstricción. Sin embargo, la angiotensina I es reducida casi inmediatamente por una enzima que la convierte en angiotensina II. La angiotensina II causa una vasoconstricción selectiva masiva de muchos vasos sanguíneos y recoloca y aumenta el flujo sanguíneo en los riñones, mejorando la perfusión renal. La angiotensina II también estimula la liberación de aldosterona cuando la concentración de sodio es baja.

Regulación de la eliminación de líquido La eliminación de líquido se reproduce a través de cuatro órganos que pierden agua; los riñones, la piel, los pulmones y el tracto gastrointestinal (GI). Los riñones son los principales órganos reguladores del equilibrio líquido. Reciben aproximadamente 180 l de plasma para filtrar por día producen de 1200 a 1500 ml. de orina.

La pérdida de agua por la piel esta regulada por el sistema nervioso simpático, que activa las glándulas sudoríparas. La perdida de agua por la piel puede ser sensible o insensible. Se pierde un promedio de 500 a 600ml de líquido de forma sensible e insensible por día por la piel. La perdida insensible de agua es continua y la persona no la percibe; puede aumentar significativamente en la fiebre o las quemaduras. La perdida sensible de agua se produce a través del exceso de transpiración y puede ser percibida por la persona o la enfermera por inspección. La cantidad de transpiración sensible esta directamente relacionada con la estimulación de las glándulas sudoríparas.

Los pulmones espiran alrededor de 400ml. de agua por día. Esta perdida insensible de agua puede aumentar en respuesta a cambio en la frecuencia o profundidad respiratorias. Además los aparatos para administrar oxigeno pueden aumentar la perdida insensible de agua por los pulmones.

El tracto GI desempeña un papel vital en la regulación del líquido. Aproximadamente de 3 a 6 l de líquido isotónico son trasladados al tracto GI y posteriormente retoman al LEC. En condiciones normales, el adulto pierde en promedio solo de 100 a 200ml de los 3 a 6 l. por día por las heces. Sin embargo, en presencia de un proceso patológico, por ejemplo, diarrea, el trato GI puede convertirse en un lugar de gran pérdida de líquido. Esta pérdida puede tener una influencia significativa en el mantenimiento de regulación normal de líquido.

ALTERACIÓN DE LOS LÍQUIDOS Los tipos básicos de desequilibrios de los líquidos son isotónico y osmolar. Los déficit y excesos isotónicos se producen cuando se ganan o se pierden agua y electrolitos en proporción iguales. Por el contrario, los desequilibrios osmolares son pérdidas o excesos sólo de aguas, de manera que afecta la concentración (osmolaridad) del suero. En la tabla 10.4 se enumeran las causas y síntomas de las alteraciones más comunes.

BALANCE HIDRICO.

El balance hídrico (BH) se define como un estado de equilibrio del sistema biológico en el cual la entrada de agua al organismo se iguala al total de salida. Para entender los principios básicos del BH debemos entender que el agua dentro del cuerpo se mantiene en dos compartimentos mayores que se designan como intracelulares y extracelulares.

El agua corporal varía según varios factores como por ejemplo: edad, masa corporal, sexo, enfermedades, peso, dieta, etc. A continuación se presenta una tabla según factores.

EDAD

 

SEXO

 

RECIEN NACIDO

75-80%

HOMBRE

55%

ADULTO

55-60%

MUJER

60%

ADULTO MAYOR

45 50%

   

El volumen por ejemplo se mantiene en base a la diferencia o el equilibrio entre la ingesta y la excreción, se habla de BH (+) cuando la ingesta es superior a las perdidas o egresos y de BH (-) cuando los ingresos son inferiores a los egresos. Cuando hay un déficit se presentan por ejemplo trastornos circulatorios y disminución de la función renal, por el contrario, cuando se presenta un exceso se produce edema y eventualmente problemas cardiacos como por ejemplo una insuficiencia cardiaca. Los Riñones son los encargados de mantener el equilibrio metabólico a través de la orina, por ejemplo un adulto normal debería excretar alrededor de 800 1500 cc de orina. Por lo tanto se debe mantener una vigilancia de la orina generada en un paciente y preocuparnos si esta es menor de 500cc día o mayor a 2500cc día. Los egresos son perdidas que tiene el organismo de las cuales no puede prescindir y le permiten mantener el metabolismo hídrico y la eliminación de productos tóxicos, además de mantener la termorregulación. Estos egresos se pueden presentar en el organismo de forma involuntaria, como lo muestra la siguiente tabla. Ml/día

Pulmones: 350-400

Piel : 350-400

Sudor : 100

Heces : 100-200

También se pueden presentar ciertas situaciones que van a provocar un aumento

de las pérdidas.

situaciones que van a provocar un aumento de las pérdidas. respiraciones por minuto. grados por hora.

respiraciones por minuto.

un aumento de las pérdidas. respiraciones por minuto. grados por hora. Profusa 40 ml por hora.

grados por hora.

un aumento de las pérdidas. respiraciones por minuto. grados por hora. Profusa 40 ml por hora.

Profusa 40 ml por hora.

OTRAS PERDIDAS VARIABLES.

un aumento de las pérdidas. respiraciones por minuto. grados por hora. Profusa 40 ml por hora.
(Es importante medir estas perdidas). CATETERISMO VESICAL DEFINICION Cateterismo o sondaje vesical es la introducción

(Es importante medir estas perdidas).

CATETERISMO VESICAL

DEFINICION Cateterismo o sondaje vesical es la introducción aséptica de una sonda a la vejiga urinaria a través de la uretra. Una sonda es un tubo de látex o de silicona cuya consistencia depende de su composición. Su tamaño esta calibrado en unidades francesas (CH) que miden la circunferencia externa. Las sondas

vesicales tienen uno o varios orificios en la parte distal Pueden tener 1, 2 ó 3 vías distintas. Las sondas de una vía suelen ser rígidas y se utilizan para sondajes intermitentes. Las sondas de 2 vías se usan para sondajes permanentes y la segunda vía sirve para hinchar el balón con agua bidestilada para fijarla. La primera vía lleva una guía para facilitar la introducción. En niños prematuros y lactantes pequeños se puede retirar la guía antes de sondar para minimizar el riesgo de provocar una falsa vía. En las sondas de tres vías, la tercera vía se utiliza para irrigar la vejiga de forma continua. El sondaje vesical puede ser temporal o permanente. Objetivos del sondaje vesical

ser temporal o permanente. Objetivos del sondaje vesical Los objetivos del sondaje permanente son:  Control

Los objetivos del sondaje permanente son:

Control de diuresis.

Cicatrización de las vías urinarias tras la cirugía.

Prevención de la tensión en heridas pélvicas y/o abdominales a causa de la distensión de la vejiga.

Proporción de una vía de drenaje o de lavado continuo de la vejiga. Los objetivos del sondaje temporal son:

- Vaciado de la vejiga en caso de retención de orina.

- Obtención de una muestra de orina estéril.

- Determinación de la cantidad de orina residual después de una micción.

COLECTOR URINARIO

El colector peneano es una funda elástica que se desliza sobre el pene. Su extremo distal presenta un orificio al que se le conecta una bolsa de recogida de orina. Su extremo proximal queda fijado a la base del pene mediante un mecanismo específico:

normalmente una tira circular o un apósito autoadhesivo. Actualmente también existen en el mercado colectores peneanos autoadhesivos en toda su longitud, por lo que no precisan fijación en la base del pene.

en el mercado colectores peneanos autoadhesivos en toda su longitud, por lo que no precisan fijación