Anda di halaman 1dari 8

POLÍTICA Y ESTADO EN LA PLÁSTICA DEL CENTENARIO DE INDEPENDENCIA COLOMBIANO Por: Andrés Leonardo Caballero Piza

La representación visual es una de las múltiples maneras en que el hombre puede expresar sus sentimientos y transmitir lo que el siente referente a alguna problemática, sin embargo no siempre es posible plasmar sólidamente los sentimientos o la idea de quien está elaborando determinada obra artística, en este caso la representación de la Nación Colombiana en su primer centenario de vida independiente, sino que fue lo que las políticas de la época permitieron y mandaron a hacer para representar a la Nación, siendo esta expresión plasmada en el material, expresión del artista pero también el mensaje que quería transmitir el Estado a través de las mismas obras. Cabe decir que el evento artístico-plástico mas destacado para la ocasión fue la exposición del Pabellón de Bellas Artes, inaugurado el 28 de Julio de 1910, 8 días después del centenario de la Nación pero con el mismo sentido de conmemoración.

  • 1. El Ideal de la Nación

El 20 de julio de 1910 se celebró el primer centenario de vida de la nación colombiana como república independiente. Es el héroe la figura postulada que fue plasmada sobre la plástica del artista colombiano, y que a pesar de que ésta estuvo sometida bajo el criterio de las políticas de la élite, del Estado y la Iglesia, son ellos quienes ordenan a los artistas como se debía representar a la Nación. Viéndose ya en primera medida el pensamiento del ciudadano del común, referente a lo que el pudiera pensar acerca de la Patria, nulo pues entonces la mentalidad del éste ciudadano está nula al querer representar a su Nación.

Sería entonces lo que pensaran las élites políticas del Estado lo que determinará como representar a la patria, y no, como el pueblo (el verdadero sobreviviente de la lucha diaria en la Nación) veía esta concepción, a pesar de haber sido el héroe quien dio su vida por el pueblo para esta independencia. Mientras las élites políticas proponían como representar a la nación por medio del héroe, la Iglesia católica “se insertaba en la sociedad colombiana como atributo de la identidad nacional” 1 siendo esta otra determinante de lo que el artista pudiera representar sobre su material de trabajo y su mente creativa.

Desfiles y exposiciones quería realizar el Estado para conmemorar el centenario de independencia, feria tras feria, donde tanto la industria, como la agricultura y las técnicas y las artes fueron elegidas para significar la independencia.

1 GRACIA PÉREZ Felipe, Hijos de la Madre Patria: El hispanoamericanismo en la construcción de la identidad nacional colombiana durante la Regeneración (1978-1900), Bucaramanga, UNIVERSIDAD INDUSTRIAL DE SANTANDER, 2007 pág. 22

Días previos al centenario se ha dispuesto el gobierno por medio del Acuerdo 15 de 1910 a que la población colombiana debía rendir homenaje a los héroes; este acuerdo promulgado en la ciudad de Bogotá, siendo ésta orden casi una obligación del ciudadano a la hora de rendir honores a la patria como deber moral. Éste decía: “Que el 20 de Julio próximo se cumple el primer Centenario de Independencia de Colombia, y que es un deber de la Municipalidad conmemorar aquella gran fecha y rendir homenaje de gratitud a los varones ilustres que en esta ciudad hicieron el primer movimiento de emancipación”, así mismo asignando otro tipo de festejos para conmemorar la ocasión.

Tomando como referente al mundo europeo, es como el Estado se anima para realizar por medio de las artes visuales una representación de la patria, ya que la naciente “joven república de la Nueva Granada descubre, con la exposiciones universales que aparecen en Europa y en Estados Unidos a mediados de siglo, el problema de la representación visual de la Nación” 2 , siendo lo anterior lo que lleva a que el país se interese por este tipo de eventos, de representación, sin ellos ser autónomos en sus propias de ideas de representar a la patria en este sentido. Son muchos los pabellones que invaden a la ciudad, entre ellos el Pabellón de Bellas Artes. Este proyecto de la exposición se enmarca entonces dentro de la construcción de nuevos conceptos que constituirán la forma de ver a la Nación.

Así es como el Estado, con una posición ideológica para representar a la nación, da inicio y consolida por fin el ideal ya plasmado de la realización de exposiciones como otra manera de poder representar al Estado en el centenario de su independencia, siendo evidente que la exposición de Bellas Artes fue organizado por un grupo social determinado, en este caso el quien tiene el poder del Estado, quien coordinará todo lo relacionado con la cerebración; suprimiendo la participación del resto de la sociedad, a pesar de ser “el resto” la mayor parte de la Nación. Las clases dirigentes tienen el poder de la representación y la gente del común se verá limitada y dedicada entonces a “ver y no tocar” lo que allí será representado.

  • 2. El Arte, la Exposición y el Artista

La representación del héroe, inmortalizándolo en un busto, en una escultura, fue lo que causo ese fenómeno de ser representado a través de estos, para llevar a cabo una inmortalización. Como ejemplo está la estatuaria erigida a Simón Bolívar, el libertador, como uno de los más importantes héroes, representándolo así sobre una estatuaria que se compone “sostenida en un alto pedestal de mármol blanco de estilo severo y sin adornos. En las esquinas de éste se ven esculpidas las fases consulares, el símbolo del tremendo poder de las leyes, y en las cuatro caras colocados otros tantos bajo-relieves que representan algunos de los más notables hechos del mismo Simón Bolívar. […] La estatua es de tamaño mayor que el natural y es precisamente de aquella grandeza llamada heroica

2 MARTÍNEZ Frederic, ¿Cómo representar a Colombia? De las exposiciones universales a la exposición del centenario 1851-1910, En: SANCHEZ Gonzalo: Museo Memoria y Nación. Memorias del simposio internacional y cátedra anual de Historia Ernesto Restrepo Tirado, Santa Fe de Bogotá, 1999.

en términos de arte, por que sirve para representar un personaje que ha sabido elevarse con sus virtudes por sobre común de los hombres” 3 ; la anterior descripción que ofrece esta publicación del Papel Periódico Ilustrado, nos hace imaginar con que potencia impactaba la obra del libertador sobre el público que observara este monumento, logrando el objetivo querido por el Estado, queriéndose acercar a las pinturas Bizantinas donde quien está en ellas plasmado quiere generar ese perfil de poder. El Estado quiere por medio de este tipo de monumentos que las personas, el pueblo, sientan la superioridad y los honores que deben brindar al libertador ante él, trasmitiendo esa postura de héroe inmortalizado que hizo que hoy día a la patria independiente. Poder a través de la imagen, poder a través de una estatua.

A pesar de que fueron muchas las obras plásticas plasmadas en el territorio nacional, sin duda alguna a la que el Estado le prestó una mayor atención fue a la exposición del Pabellón de Bellas Artes para conmemorar el Centenario, en la cual el Estado por primera vez destinó algo de su presupuesto para el desarrollo de las Artes en el campo colombiano de esta disciplina, inaugurando dicho pabellón para llevar a cabo el evento.

Toda la designación de la exposición estuvo a cargo de la Comisión Nacional del Centenario, dando cabida a ésta, nombrando como director presidente de la exposición de Bellas Artes al pintor Andrés De Santa María quien a su vez estaba a cargo de la Escuela Nacional de Bellas Artes 4 . Cabe señalar en este punto que no fue sólo la escultura el medio para representar a la Nación por medio del héroe, también la pintura, la acuarela, el pastel y el dibujo representaron la Nación, en especial aquí. Y a pesar de estar la exposición ligada al ideal del Estado esta “cautivó al público con la variedad e innovación de las obras expuestas y provocó en él un interés nunca antes visto” 5 , y aunque el artista estuvo sometido bajo ese ideal de quien ordenaba la exposición, esto no impidió que el llevara a cabo buenas obras plásticas que impactaran y lograran los resultados esperados, aunque es claro que el artista se esforzó por ganar algún premio en esta exposición.

Por último cabe decir que esta exposición se realizó justo cuando las Artes en Colombia estaban en su mayor y mejor momento.

  • 3. La Ideología que se impregnó al Artista

La influencia de esta ideología conservadora, esta ideología política por la cual se ve influenciado el artista, no fue una simple “influencia”, fue todo un sometimiento sobre aquel artista, el no poder dar su concepto de Nación, su ver de la República, a partir de su imaginación y capacidad creativa como artista, sino que fue la representación del

  • 3 PAPEL PERIODICO ILUSTRADO: “Al pie de la Estatua de Bolívar”, Número Cuatro, Año I, Publicación digital en la página web de la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República:

http://www.lablaa.org/blaavirtual/historia/paperi//v1/4/0004_01b.pdf

  • 4 ESCOBAR VILLEGAS Juan Camilo y MAYA SALAZAR Adolfo León, “Las artes y los artistas en el centenario” En: Las representaciones sociales, políticas y culturales de las independencias iberoamericanas, Medellín: Universidad EAFIT, 2008, XIV Congreso Colombiano de Historia, Tunja2008. Pág. 11

  • 5 Ibíd. Pág. 12

sentimiento de quienes tenían el poder sobre la creatividad y capacidad del artista, siendo éste último un medio mas para llegar a un fin: el de representar a la Nación que aquel “poderoso” quería que se mostrara.

El representar en las obras retratos de líderes y gobernantes, paisajes naturales y próceres de la independencia a través de las técnicas anteriormente citadas, transmitió el sentido patriótico que fue exigido a los artistas, haciendo llegar este sentido al ciudadano del común.

Mirando de otro punto, tal vez lo que la política de la época no quería dejar mostrar en aquella exposición era expresar los problemas por los cuales podía estar pasando la Nación y querer sólo mostrar lo bueno de ella para no hacer quedar mal ante el auditorio la Nación que estaba en su centenario. Los líderes quizá querían usar esta plástica como medio de comunicación para presentar ante el pueblo otra Nación, lograr que se transmitiera ese sentimiento patriótico. Sin embargo las obras y el trabajo del artista sólo expresó lo que la Iglesia, los políticos y las élites querían mostrar.

Como coordinador del evento, estuvo encargado el presbítero José Manuel Marroquín, estando presente en el acto de apertura de la exposición, siendo él quien da el discurso de inauguración del pabellón, viéndose aquí el entremetimiento de la Iglesia Católica, siendo el presidente del evento un pintor. “Este hecho tan simple en apariencia, evidenció la subordinación del campo artístico frente al campo religioso. Si bien es cierto existía legitimidad disciplinaria o artística, el campo [el artístico] todavía no gozaba de total autonomía. […]. La Iglesia se presentó aún como una instancia legitimadora del habitus artístico y, en el mismo sentido, como un recurso fundamental del proyecto de nación, legado de la Regeneración cuyo espíritu todavía esta vigente para 1910.” 6 Símbolos como la Virgen, Jesús y algún político mostrando poder desde su trono, fue lo que se vio para representar el país en su centenario, y aunque las obras estuvieron sometidas por ese poder gobernante, aún así se le exigió al artista que su obra deslumbrara para que así estas lograran el respeto ante la población que este poder buscaba, no por los estilos o las técnicas artísticas aplicadas, sino por su contenido del líder poderoso y tal vez benévolo. “La exposición fue una especie de vehículo para reafirmar el poder, representado en el hombre conservador, pensador, católico –que se representaba en un retrato […]” 7

Se podría decir que el arte colombiano en esta etapa no evolucionó, pues éste evadió a las nuevas tendencias artísticas de la época y sólo sirvió ésta plástica como “medio de representación del proyecto de nación de la Regeneración y luego, de la hegemonía conservadora” 8 . Las nuevas tendencias artísticas entonces, no pudieron presentarse en vista

  • 6 GARAY Celeita, Alejandro, “El Campo Artístico Colombiano en el Salón de Arte de 1910”, En: Historia Crítica, Julio-Diciembre, Número 032, Bogotá: Universidad de los Andes, 2006 pág. 314-315

  • 7 Ibíd. Pág. 319.

  • 8 Ibíd. Pág. 319.

de la restricción establecida por la política y la religión, que debía presentar sólo lo debido según ellos.

4.

Conclusión

Como se puede ver la obra del artista colombiano a principios de siglo pasado para la conmemoración del centenario no fue más que la representación de aquellos que si pudieron decir “que representar”, la conmemoración del centenario estuvo dominada por las ideas y los principios de esta élite política y religiosa de la época, pues estos si tuvieron todos los medios para poder hacerlo e influir, y el artista se vio limitado a lo que le fue permitido, las preguntas que surgen ahora son ¿Qué habría representado el artista como un verdadero artista “autónomo”? ¿Qué no hubiera representado? ¿Qué tendrían los artistas en su colecciones personales para representar la ocasión?; y aunque hoy en día el artista puede no estar sometido al gusto del gobierno, hoy se ve sometido es al gusto del comprador, y se deben preocupar para que sus obras se sujeten al gusto de los compradores y no al gusto de su imaginario creativo. Al fin y al cabo no se puede hacer cambiar los gustos de las personas, aunque si se podría ser mas abierto para recibir nuevas propuestas y tendencias artísticas.

5.

Algunas Fotografías:

5. Algunas Fotografías: Pabellón de Bellas Artes, Exposición del Centenario. Bogotá, 1910 . IREGUI JAIME En:

Pabellón de Bellas Artes, Exposición del Centenario. Bogotá, 1910 9 .

9 IREGUI JAIME En: “exhibiciones del progreso” Publicación web:

http://esferapublica.org/portal/index.php?option=com_content&task=view&id=177&Itemid=2 Día de consulta: Lunes 25 de Agosto de 2008

Interior del Pabellón de Bellas Artes, Exposición del Centenario. Bogotá, 1910 . En esta fotografía se

Interior del Pabellón de Bellas Artes, Exposición del Centenario. Bogotá, 1910 10 .

En esta

fotografía se puede ver minuciosamente algunas de las obras que fueron

presentadas a la exposición, como se pueden observar retratos y bustos de héroes de la patria.

10 Ibídem.

6.

Bibliografía:

ESCOBAR VILLEGAS Juan Camilo y MAYA SALAZAR Adolfo León, “Las artes y los artistas en el centenario” En: Las representaciones sociales, políticas y culturales de las independencias iberoamericanas, Medellín: Universidad EAFIT, 2008, XIV Congreso Colombiano de Historia, Tunja 2008.

GARAY CELEITA Alejandro, “El Campo Artístico Colombiano en el Salón de Arte de 1910”, En: Historia Crítica, Julio-Diciembre, Número 032, Bogotá: Universidad de los Andes 2006.

“La Exposición del centenario: una aproximación a una narrativa nacional”, Bogotá: Museo de Bogotá, publicación web:

_________________________

,

http://www.museodebogota.gov.co/descargas/publicaciones/pdf/La%20exposicion%20del

%20Centenario.pdf

GRACIA PÉREZ Felipe, “Hijos de la Madre Patria: El hispanoamericanismo en la construcción de la identidad nacional colombiana durante la Regeneración (1978-1900)”,

Bucaramanga, UNIVERSIDAD INDUSTRIAL DE SANTANDER, 2007

MARTÍNEZ Frederic, “¿Cómo representar a Colombia? De las exposiciones universales a la exposición del centenario 1851-1910”, En: SANCHEZ Gonzalo: Museo Memoria y Nación. Memorias del simposio internacional y cátedra anual de Historia Ernesto Restrepo Tirado, Santa Fe de Bogotá, 1999.

PAPEL PERIODICO ILUSTRADO: “Al pie de la Estatua de Bolívar”, Número Cuatro, Año I, Publicación digital en la página web de la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República: http://www.lablaa.org/blaavirtual/historia/paperi//v1/4/0004_01b.pdf