Anda di halaman 1dari 9
25 DE FEBRERO DE 2014.

25 DE FEBRERO DE 2014.

LEVANTAMIENTO DE LA INFORMACIÓN

El levantamiento de la información es un proceso mediante el cual el analista recopila datos e información de la situación actual de un sistema, con el propósito de identificar problemas y oportunidades de mejora. Se lleva a cabo mediante el uso de instrumentos y técnicas como la entrevista, la encuesta o cuestionario, las inspecciones, la simulación y técnicas Audio-Visuales.

1) ENTREVISTA TRADICIONAL.

Consiste en una conversación dirigida con un propósito específico y se basa en un formato de preguntas y respuestas para conocer aspectos como las metas de la organización, metas personales, procedimientos formales e informales, sus sentimientos, su opinión, entre otros aspectos que se deben mencionar en una entrevista. Esta puede ser de tipo estructurada en el cual se lleva preparado un conjunto de preguntas; es como una especie de interrogatorio o de tipo no estructurada en el cual se utilizan preguntas abiertas dejando al entrevistado mayor margen de libertad para expresarse. Es conveniente utilizarla cuando el grupo de informantes es pequeño.

Ventajas:

Aplicable a cualquier persona. Permite obtener información mas completa. Permite aclarar preguntas. Permite captar mejor el fenómeno estudiado.

Desventajas:

Requiere mucho tiempo.

Muy costoso por el tiempo empleado.

Limitado para personas con problemas de palabra

2) HERRAMIENTAS DE INTERACCIÓN HUMANA

La Interacción Humana es un concepto que surge de dos enfoques: Psicológico (Considera el comportamiento social e influencias de los individuos), Sociológico (Son todos los sujetos que están regulados por todos los grupos sociales establecidos). El concepto de interacción humana supera ambos enfoques, es decir la relación debe ser reciproca y dinámica, de allí surge el fenómeno de retroalimentación o feed back. La interacción surge con las características generales: cara a cara, directamente, indirectamente, implícito, informal y formal, entre el individuo, el grupo y entre diferentes grupos. (Gutiérrez, 2005)

La interacción humana es el nombre dado al conjunto de relaciones que se da en los individuos de una sociedad, la cual tiene grados de órdenes jerárquicos. Ésta, se basa principalmente en los vínculos existentes entre los miembros de la sociedad, gracias a la comunicación. De igual forma, es básica para el desarrollo

intelectual e individual de los seres humanos, pues gracias a ella se constituyen las sociedades tanto pequeñas (simples, como las aldeas) como grandes (complejas, como las megalópolis). Para que pueda hablarse de "relaciones humanas" es necesario que se vinculen por medio de interacciones.

Las herramientas de interacción humana pueden formar parte de la comunicación visual o no verbal, lenguaje icónico o lenguaje de las imágenes, que incluye no sólo la Apariencia física, imagen corporal sino también los movimientos, las señales, lingüística, chat, Comunicación oral, afectiva y, también, los lenguajes creados a partir del desarrollo de las sociedades complejas: Lenguaje político, económico, gestual etcétera. Entre las mismas se pueden contar también los medios de comunicación en masa como la TV, internet (redes sociales, gestores de video como youtube, chats, blogs, comunidades virtuales, gestores de descarga y búsqueda de información, entre otros), radio, telefonía,

3) TRABAJO EN EQUIPO

Es coordinar e integrar esfuerzos entre varias personas que se necesitan entre sí para lograr un resultado; es embarcarse en una misma empresa o en una misma causa. No obstante, para que haya trabajo en equipo no es suficiente con que nos identifiquemos con los objetivos, las metas y las normas acordadas; es preciso, además, que compartamos unos valores y principios éticos mínimos. El trabajo en equipo necesariamente exige solidaridad, vocación de servicio, equidad, autonomía, respeto, responsabilidad, participación, diálogo, concertación y autodesarrollo. Con el trabajo en equipo se alcanzan mejores y más óptimos resultados, y el aprendizaje individual deviene colectivo e institucional. Se facilita así la búsqueda conjunta de soluciones y la superación mancomunada de los obstáculos.

Para

que

haya

trabajo

en equipo,

todos

y

todas debemos disponer

de

oportunidades para aportar nuestros conocimientos y experiencias, y para enriquecernos con la ayuda de los y las demás. El intercambio de ideas, opiniones, maneras de ver y de sentir, nos permite adquirir una visión más amplia del mundo y reconocer los diversos ángulos y matices de cada una de las situaciones o sucesos.

El trabajo

en equipo

fomenta la

creatividad, la motivación y el liderazgo

colectivo. En él, la responsabilidad personal se transforma en responsabilidad compartida. Trabajando en equipo se avanza en la humanización de la administración, se obtienen mayores niveles de productividad y se mejora la prestación del servicio.

4) SINERGIA

La sinergia es un concepto que proviene del griego "synergo", lo que quiere decir literalmente "trabajando en conjunto". Su significado actual se refiere al fenómeno en que el efecto de la influencia o trabajo de dos o más agentes

actuando en conjunto es mayor al esperado considerando a la sumatoria de la acción de los agentes por separado.

El

concepto de sinergia es clave en el trabajo en equipo. Supone que

los resultados de un equipo de trabajo pueden ser superiores a la suma de los esfuerzos y capacidades de cada uno de los miembros de ese equipo. Ello va a

depender de una buena organización y de que el objetivo sea realmente común, comprendido y aceptado por todos los componentes del equipo de trabajo. Cuando tiene lugar el efecto sinergia, los resultados del equipo de trabajo son superiores a los esperados, generando una gran motivación y una gran cohesión o unidad del equipo.

La sinergia significa cooperación o fruto de la interacción. Es la asociación de talentos, o suma de conocimientos. Es la diferencia entre el grupo y el equipo, porque mientras el grupo suma, el equipo multiplica los esfuerzos y a su vez, también las realizaciones. Se trata de unir las energías individuales, para alcanzar el máximo del esfuerzo en conjunto. La fórmula del trabajo en equipo sería algo así como, sinergia = interdependencia + todos queremos ganar + empatía + confianza. Esto significaría sumar mi idea y tu idea con la idea de los otros que conforman mi equipo, colaborarnos mutuamente y sacar el mejor provecho en bien de todos nosotros, que es la clave del éxito.

5) LIDERAZGO

Es la capacidad de influir positivamente en el otro para el logro de un fin valioso, común y humano. Liderazgo es el proceso de influencia en las personas para lograr las metas deseadas. Para ser un buen líder se requiere carisma, inteligencia, poder de convencimiento, sensibilidad, integridad, arrojo, imparcialidad, ser innovador, simpatía, cerebro y sobre todo mucho corazón para poder dirigir a un grupo de personas y lo sigan por su propia voluntad, motivándolos, estimulándolos y así alcanzar las metas deseadas, y que cada quien se sienta satisfecho y tenga la sensación de ganancia y no de pérdida.

El liderazgo resulta fundamental para la eficacia de los equipos de trabajo y las organizaciones de las que forman parte. Los retos que afrontan estas en la actualidad requieren una revisión exhaustiva del papel estratégico del liderazgo. En este empeño, es preciso explorar nuevas modalidades de liderazgo, que permitan responder eficazmente a nuevas necesidades de trabajo, como el diseño para el cambio y la innovación, la diversidad cultural, la complejidad, el trabajo basado en el conocimiento y las organizaciones virtuales. La respuesta a estas demandas ha motivado el desarrollo de nuevos enfoques, como el ‘nuevo liderazgo’, el liderazgo auténtico, transcultural, complejo, compartido y remoto.

6) OBJETIVOS DE UN EQUIPO DE TRABAJO

Los objetivos

son

la

materia a

la

cual

el equipo aplica sus esfuerzos, esto

incluye los conocimientos, habilidades, información y comprensión que utiliza el

equipo para conseguir sus resultados. Los objetivos y metas son importantes porque sin ellos no tendría caso seguir con el equipo, cuando se inicia un equipo cada equipo tiene meta a cumplir y esas metas se cumplen con pequeños objetivos que poco a poco sirven para llegar a la metas y en trabajo en equipo como había dicho anteriormente es más fácil lograrlo ya que cuentas con el apoyo y esfuerzo de otras personas y todas esas personas tienen el mismo fin.

Para lograr metas/objetivos primeramente deben haber sido definidos. Para definir los objetivos se debe saber lo que se quiere lograr, a donde se quiere llegar y, cuando se sabe esto es que se procede a declararlos. De los objetivos globales se pueden establecer los objetivos específicos que permitan cumplir el primero.

Declaración de las Metas/Objetivos: Para declarar objetivos se debe asegurar que los mismos sean conocidos o entendidos dentro del equipo de trabajo. Se debe asegurar que los integrantes del mismo sepan lo que se espera que ellos realicen y la finalidad para la cual se hará. Objetivo Común: Todos los miembros del equipo deben unirse bajo un mismo propósito. Se deben unir esfuerzos y dedicación para lograrlo con la mayor efectividad y eficiencia posible.

7) CARACTERÍSTICAS CLAVES DE UN EQUIPO DE TRABAJO

Principalmente, hay que definir los principios básicos de un buen equipo de trabajo, los cuales son:

Saber: esta competencia engloba las características diferenciales entre los miembros del equipo de trabajo, así como determinadas características del equipo como tal.

Poder: se refiere a la oportunidad que tenga el equipo de poner en funcionamiento todos sus recursos para el logro de los objetivos.

Querer: hablamos de motivación, de la compatibilidad entre objetivos personales y objetivos del equipo

De igual forma, las características de un buen equipo de trabajo dependen de:  Esfuerzo, conductas

De igual forma, las características de un buen equipo de trabajo dependen de:

Esfuerzo, conductas flexibles y adaptables: es necesario que los componentes se esfuercen y tengan conductas, conocimientos y actitudes flexibles y adaptables, con una predisposición positiva a la crítica constructiva. Comunicación clara, concisa y en doble sentido: debe existir una comunicación en doble sentido entre los componentes y entre estos y los directivos. Esta comunicación ascendente y descendente debe ser clara y concisa para que sea útil, comprensible y no sature el tiempo del que disponen los componentes. Competencias complementarias: los miembros del equipo deben complementarse entre sí, no solamente en términos de sus capacidades profesionales, sino también de su estilo de trabajo. Liderazgo y coordinación de la actividad colectiva interdependiente: la coordinación del equipo pasa por la construcción de modelos mentales compartidos y relaciones interpersonales. También es necesario un liderazgo que facilite la planificación, coordinación y dirección de las actividades de modo que los componentes estén motivados para esforzarse en las tareas. Apoyo entre los miembros durante la tarea y cohesión: si entre los miembros del equipo se observa un esfuerzo, unas conductas adecuadas, existe apoyo durante la ejecución de las tareas y se fomenta la cohesión, entonces se desarrollará un espíritu de equipo. Liderazgo. Los líderes deben ser entrenadores. El buen liderazgo hace posible que los empleados realicen su trabajo con orgullo. Los líderes no hacen las cosas a su gente; hace las cosas con su gente. Ellos escuchan. Ellos y ellas se ganan el respeto de los demás. Tienen un profundo conocimiento que les permite dirigir. Un líder adecuado debe tener la visión de hacia dónde va la organización. El líder debe ser capaz de comunicar a su equipo las metas de la organización, para que los esfuerzos se dirijan hacia la dirección correcta.

Metas específicas, cuantificables. Sin una meta, no hay equipo. ¿Por qué es importante para un equipo tener un propósito, una meta? Porque ayuda a sus miembros a saber hacia dónde van. Les proporciona una dirección. Un equipo tendrá más probabilidad de alcanzar el éxito en la medida en que todos sus componentes conozcan y comprendan su propósito y metas. Si existe confusión o desacuerdo, el éxito del equipo será más difícil de conseguir. Respeto, compromiso y lealtad. El respeto mutuo entre los miembros del equipo y los líderes, es otra característica de los equipos eficaces. También existirá disposición a hacer un esfuerzo extra si está presente la lealtad y el compromiso con las metas. Comunicación eficaz. Son numerosas las investigaciones que demuestran que este es el problema principal que perciben los empleados actualmente. El líder y los miembros del equipo deben intercambiar información y retroalimentación. Deben preguntar: ¿Cómo lo estoy haciendo?, ¿Qué es correcto y qué es incorrecto?, ¿Cómo lo puedo hacer mejor?, ¿Qué necesitas para hacer mejor el trabajo? Aprender durante el camino. ¿Hay progreso?, ¿Cómo lo estamos

haciendo? Debe obtenerse retroalimentación sobre el resultado del trabajo realizado por el equipo. Esta retroalimentación permitirá rectificar cuando se detecte que no se está en la dirección correcta. Por otra parte, el líder del equipo deberá reconocer los esfuerzos realizados, alabar cuando se está trabajando bien y redirigir cuando no es así. Pensamiento positivo. Permitir que las ideas fluyan libremente. Ninguna idea debe ser criticada. Las nuevas ideas son bienvenidas y asumir riesgos debe ser valorado y estimulado. Los errores deben ser vistos como oportunidades de crecimiento y aprendizaje, no como ocasiones para la censura y la reprensión. Reconocimiento. El reconocimiento es una clave para la motivación. La otra es el reto, el desafío. El reconocimiento puede ser tan simple como una expresión verbal del tipo: "Bien hecho". O tener la oportunidad de presentar los resultados a la dirección, o una mención del trabajo realizado por el equipo

hecha al resto de la organización, una carta de felicitación, equipo debe ser reconocido por sus esfuerzos y resultados.

...

En definitiva, el

8) ETAPAS DE UN EQUIPO DE TRABAJO

Tuckman describió 4 fases diferentes que un grupo atraviesa antes de unirse y empezar a operar. Este proceso puede ser subconsciente pero entender las etapas puede ayudar al grupo a alcanzar su efectividad más rápido y con menos inconvenientes.

Etapa 1. Formación: El comportamiento individual se conduce por un deseo de ser aceptado por los otros, evadir la controversia y el conflicto. Los problemas grandes y sentimientos se dejan de lado y las personas se focalizan por cumplir con la rutina, al igual que la organización del equipo quien hace que cosa, cuando se encuentran, etc. En esta etapa es cuando los individuos recopilan información e impresiones de los otros, y del alcance de la

tarea a realizar y como abordarla. Es una etapa confortable, no hay demasiada prevención de conflictos. Etapa 2. Asalto: Los miembros del grupo mantienen la cordialidad entre sí, mientras empiezan a aparecer los primeros temas de trabajo a resolver. La paciencia de algunos colapsará antes y se verán algunas confrontaciones menores que se resolverán pronto. Pueden estar relacionadas con el trabajo del grupo en sí mismo o con los roles y responsabilidades dentro del grupo. A algunos les parecerá bien empezar a lidiar con problemas mientras otros querrán seguir con la comodidad de la Etapa 1. Dependiendo de la cultura organizacional y de los individuos, el conflicto será más o menos suprimido pero estará ahí debajo de la superficie. Para manejar el conflicto, los individuos quizás sientan que están ganando o perdiendo batallas y buscarán calidad en la estructura y en las políticas para prevenir que el conflicto persista. Etapa 3. Estableciendo normas: Como la etapa 2 tiene que ver con "las reglas del compromiso" para el grupo que se establece, y el alcance de las tareas o responsabilidades del grupo son claras y acordadas. Se entienden unos con otros y pueden apreciar las habilidades y experiencias del otro. Los individuos escuchan al otro, se aprecian, se apoyan mutuamente y están preparados para modificar puntos de vista preconcebidos: sienten que son parte de un grupo efectivo y cohesionado. Los individuos han tenido que trabajar duro para lograr esta etapa y puede que resistan cualquier presión para cambiar, especialmente del afuera, por miedo a que el grupo se desmorone o cambie a la etapa de asalto. Etapa 4. Desempeño. No todos los grupos llegan a esta etapa caracterizada por un estado de independencia y flexibilidad. Todos se conocen lo suficiente como para trabajar juntos y confían el uno en el otro para permitir una actividad independiente. Los roles y responsabilidades cambian de acuerdo a las necesidades. La identidad del grupo, lealtad y moral son elevados y cada uno está orientado a las personas y a las tareas de igual manera. Este alto grado de comodidad significa que toda la energía del grupo puede ser dirigida hacia las tareas que tienen en manos.

10 años después de describir estas 4 etapas, Tuckman revisó su concepto inicial y elaboró una etapa final.

Etapa 5: Levantar. Esta etapa tiene que ver con el fin o separación, tanto de tareas como de los miembros del equipo. Los individuos estarán orgullosos de haber alcanzado tanto y estarán complacidos de haber formado parte de un grupo tan excelente. Necesitan recordar que han hecho y consecuentemente seguir adelante. Algunos autores describen la etapa 5 como "deformación" reconociendo el sentido de pérdida por los miembros del grupo.

El trabajo original de Tuckman describe la manera que ha observado grupos hayan sido estos conscientes o no. Pero para nosotros el verdadero valor radica en reconocer si un grupo está en proceso de formación y ayudarlo a alcanzar la etapa de Desempeño, pero un nuevo miembro quizás los lleve de nuevo a la etapa

Asalto. Los buenos líderes se darán cuenta de esta situación y ayudarán al grupo a volver a la Etapa 4.

9) MISIÓN

La Misión describe el concepto y la naturaleza de una organización. Es su razón de ser. Establece lo que se planea hacer, cuál es el mercado o sector al que va dirigido, así como las premisas filosóficas primordiales.

Los objetivos referidos a la misión son aquellos que específicamente se refieren al cumplimiento de la misión encomendada por la organización a un equipo, y que deben identificar claramente cómo el equipo agregará valor a los procesos de la empresa y las contribuciones esperadas para el logro de los objetivos.

10) AUTOESTIMA

La autoestima es un juicio de valor que hacemos sobre nosotros mismos, el cual se va desarrollando a lo largo del crecimiento y de las experiencias. Es cuánto nos conocemos como personas y confiamos en nuestras propias capacidades, nuestro propio valor y nuestra capacidad para aprender y crecer. La autoestima influye directamente en la manera en la que nos relacionamos con nosotros mismos, con los demás y con nuestro entorno, igualmente, con nuestro nivel de motivación. A veces pensamos que los problemas personales y la autoestima de las personas no tienen cabida dentro del lugar de trabajo, y por eso eventualmente se evita hablar de los problemas personales dentro del lugar de trabajo, y nos enfocamos principalmente en las tareas a cumplir y capacidades laborales.

La autoestima es necesaria para el buen desarrollo profesional de cualquier empleado, pero es todavía más importante dentro de un equipo de trabajo. Sólo si cada componente del grupo siente la suficiente autoestima, podrá expresarse libremente, sentirse parte del grupo y comprometerse con la empresa y sus objetivos.

La autoestima se desarrolla en los diferentes ámbitos en los que se mueve una persona. Uno de ellos, por supuesto, es el laboral. En el caso de los equipos de trabajo, la autoestima es una necesidad y ha de estar presente en cada uno de los miembros. Un empleado con autoestima potencia mucho más su lado creativo, ya que suele estar más abierto a los cambios y la innovación. El motivo de adoptar esta actitud se debe a que las personas con una autoestima alta ven su puesto laboral no como un sistema para ganarse la vida, sino como una fórmula para cosechar reputación y prestigio. Por el contrario, aquellos con baja autoestima tienden a la pasividad, ya que tienen en mente una idea constante de fracaso. Cada miembro que configura el equipo puede mejorar su autoestima y hacer que crezca la de los demás. Para ello sobra con mostrar tolerancia, aceptación, valoración y reconocimiento de los triunfos de cada uno.