Anda di halaman 1dari 6

INCENTIVOS PARA LA CONSERVACIÓN Y USO SOSTENIBLE DE LA

BIODIVERSIDAD

NATALI BARRERA GARZÓN

LEONEL H. RODRIGUEZ
ECONOMISTA

LA FUNDACIÓN UNIVERISTARIA DE SAN GIL “UNISANGIL”


INGENIERÍ AMBIENTAL
AMBIENTAL
ECONOMIA AMBIENTAL
2009
INCENTIVOS PARA LA CONSERVACIÓN Y USO SOSTENIBLE DE LA
BIODIVERSIDAD

En Colombia al igual que en los países desarrollados nos encontramos


preocupados por la conservación del medio ambiente, debido a que cada vez
es mayor la problemática, en torno a la preservación y conservación de los
ecosistemas, la flora, la fauna y en especial la conservación de microcuenca;
hoy nos estamos dando cuenta, que en cuanto al poder legislativo y el sector
privado se están descuidando en este tema. Iremos a hablar de los
incentivos para aquellas personas que de una u otra manera están
involucrados en protección y conservación de la biodiversidad. De los
ecosistemas y su aporte al ser humano, de los bosques forestales, y la
conservación de las microcuencas.
El ministerio del medio ambiente propone un manual operativo; pero por no
tener un carácter de obligatoriedad se lleva bajo un esquema de “decreto”,
donde busca clarificar las definiciones de objeto de conservación sobre el
cual se le otorga al CIF y los criterios técnicos y ecológico para la
determinación de los ecosistemas naturales estratégicos y áreas para la
conservación del mismo1.
La satisfacción de algunas sociedades básicas, tales como el abastecimiento
del agua, aire, alimentos, energía depende en alto grado, cuando no hay
completo aporte de los sistemas naturales. Los ecosistemas prestan un
servicio social muy eficiente como es proveer agua con la calidad,
oportunidad y en la cantidad debida. Respecto al agua la humanidad es
plenamente dependiente de procesos naturales de producción, pues por lo
menos el hombre aún no ha tenido que inventar, aún, fábricas de agua, pues
cuenta con las naturales. Una ciudad como Bogotá recibe el 80% de agua
potable que se consume en la ciudad, y la recibe del parque Nacional Natural
de Chingaza, y esta presta varios servicios ambientales, el recurso hídrico
de la zona es aprovechado para el consumo doméstico, la generación de
energía y para fines agropecuarios2. No obstante se cobra más de $300
millones anuales por que sin agua el PIB de la ciudad sería nulo.
Pero así como no hay fábricas de agua, tampoco hay de suelos, de aire, de
clima, de paisajes; ya que las “fábricas de energía (centrales hidroeléctricas,

1INSTITUTO ALEXANDER VON HUMBOLDT, INCENTIVOS ECONOMICOS VIGENTES


EN COLOMBIA Y SU INCIDENCIA EN MATERIA DE CONSERVACIÓN Y USO
SOSTENIBLE DE LA BIODIVERSIDAD.pdf – Adobe Reader DISPONIBLE EN
WWW.HUMBOLDT.ORG.CO, abril 13 de 2000, pág. 41
termoeléctricas) sólo trasforman y utilizan las fuentes naturales. Los servicios
de la naturaleza se convierten en bienes que soportan los procesos
productivos del hombre. Mucho de lo que se produce en un país no solo es
fruto del trabajo humano o del capital existente, si no es, el resultado de
bienes y servicios que prestan los ecosistemas. En Colombia somos unos de
los mayores productores de café en el mundo, y con el mejor aroma en
cuanto a la calidad del café no solo se debe al grano, que por cierto es
también un bien natural, si no a la calidad de suelos y climas que permiten su
crecimiento en óptimas condiciones, aunando el trabajo cuidadoso de los
cultivadores que hacen de este producto de algo apetecido. La noción de que
los ecosistemas son parte de la infraestructura productiva no está
capacitada, la percepción es que todo se debe a la capital. Los insumos
naturales que permiten la producción no se aprecian en su verdadera
dimensión. Los ecosistemas mantienen lo que suele llamarse equilibrio
ecológico, aquel que garantiza que el clima se comporte de manera
predecible, que sepamos cuando es época de lluvias y sequias y podamos
preparar nuestros cultivos, ya sea para las diferentes zonas de nuestro país,
que gracias a Dios es muy diverso en cuanto a su flora y fauna. Equilibrio
ecológico, es el mismo equilibrio que permite la biodiversidad y la vida misma
de la sociedad tal como la conocemos.
El programa de manejo de microcuencas busca promover acciones en
materia de conservación para la rehabilitación y protección de
microcuencas”3. Si bien es cierto la microcuenca la tablona, y el río Usivar
son uso indispensable para el vertimiento de aguas residuales, en el
municipio de Yopal, al visitar la planta nos damos cuenta que no se le está
realizando el tratamiento legal a el agua que se dispone, ya sea por los altos
costos que generan el mantenimiento de la planta en general, y en especial
los filtros percoladores, que son de uso necesario y el rebose de los
materiales hace que no realice su función como debiera ser, por lo mismo no
es vertida el agua con un porcentaje ideal de descontaminación, entonces
afecta nuestra biodiversidad, la conservación de ella, y es muy alarmante
para las personas que viven y consumen de esta agua, esto ocurre a diario
sin importarles a muchos entes como lo son: el sector público o el sector
privado, “comprendiendo como sector privado, todas las personas naturales

2 BOTERO URIBE EDUARDO, MENDIETA LOPEZ JUAN CARLOS, RUEDA JAIDER


JAIME, OSORIO CARRIZO FERNANDO. INTRODUCCIÓN A LA VALORACIÓN
AMBIENTAL Y ESTUDIOS DE CASO, análisis conjunto, Bogotá 03 de diciembre.
Pág. 211

3 INSTITUTO ALEXANDER VON HUMBOLDT,INCENTIVOS ECONOMICOS VIGENTES


EN COLOMBIA Y SU INCIDENCIA EN MATERIA DE CONSERVACIÓN Y USO
SOSTENIBLE DE LA BIODIVERSIDAD.pdf – Adobe Reader DISPONIBLE EN
WWW.HUMBOLDT.ORG.CO, abril 13 de 2000, pág.43
y jurídicas que existen en el país los cuales involucran a los propietarios de
las tierras y a todo lo que hay en ella (suelo, bosque, otros) comerciantes, y a
todos los que se benefician de este recurso y al sector privado
comprendiendo las ramas del poder público4. Nuca vemos un ente
ejerciendo su cargo como debiera ser siempre hay dinero de por medio y qué
lástima que el mundo en que vivimos esté en juego de esa manera tan vil.
Todos sabemos que en estos casos la participación social y ciudadana es de
vital importancia, para que haya un mejor interés por esclarecer sus dudas
acerca de la microcuenca que aquí nombro como lo es en la microcuenca la
Tablona, nadie cree ser testigo del mal uso que se le está dando, porque
creen no beneficiarse de ella. Yo propongo algunas alternativas para
empezar a conservar la microcuenca como lo es: introducir cambios en los
hábitos de los habitantes para frenar el deterioro de los recursos hídricos y
tratar de cuidar los suelos en buen estado de conservación; también
debiéramos gestionar recursos que permitan mejorar la infraestructura de la
planta de tratamiento de aguas residuales del municipio de Yopal; que
incentivemos el control ciudadano en la gestión de los recursos hídricos y
forestales y por último me resta decir que apoyemos a aquellos que tienen el
poder de liderazgo para que gestionen los recursos económicos que se
necesitan y que ojalá aquí en nuestra tierra casanareña podamos ir de la
mano con aquellos gobernantes para dentro de su plan de gobierno
incorpore la preservación y conservación de nuestro ecosistema.
La certificación es un “procedimiento por el cual una tercera parte asegura
que por escrito que un producto, proceso o servicio está conforme con
exigencias especificadas” 5 pero aquí es donde digo que en la explotación de
madera, donde es un problema de preocupar ya que la sobreexplotación de
este recurso hace que hoy se esté agotando, entonces quién vigila esto?,
porque es mucho el colombiano que toma esto como forma de trabajo, y no
existe ninguna certificación que lo acredite como explotador de este recurso,
ni para la persona que vende ni la que compra; se dice que es economizada
la mercancía, que sea recaudada pero no hay una capacitación previa al
hecho, para que haya un sostenible que entienda la ventaja de cortar
productos maderables y no maderables del bosque, para que así no se
genera una alteración en el ecosistema. Tampoco se cuenta con una
vigilancia veraz que contribuya a la conservación y preservación del medio
ambiente.

4 INSTITUTO ALEXANDER VON HUMBOLDT,INCENTIVOS ECONOMICOS VIGENTES


EN COLOMBIA Y SU INCIDENCIA EN MATERIA DE CONSERVACIÓN Y USO
SOSTENIBLE DE LA BIODIVERSIDAD.pdf – Adobe Reader DISPONIBLE EN
WWW.HUMBOLDT.ORG.CO, abril 13 de 2000, pág.38

5 ISO 14001/CEI Guía 2:1991.


Actualmente el Consejo De Manejo Ambiental busca involucrar a
productores, procesadores y compradores que se benefician del manejo de
los bosques, para que por medio de unas acciones se vinculen a promover
una empresa certificada y legal, por ello se les hace unos incentivos como es
el descuento en la tasa de aprovechamiento forestal; además las
oportunidades de exportación están surgiendo en todo el mundo como una
nueva oportunidad económica dándole prioridad para aquellas empresas
que cumplan con la certificación para la conservación y uso sostenible de la
biodiversidad; y no lo digo solo, yo sino es evidente que los compradores
necesite que le garanticen que lo que le vendan esté en buenas
condiciones, y como lo logra? vendiendo con certificado acreditado en el
manejo de sus productos forestales.
Por lo tanto las comunidades tienen más oportunidades de beneficiarse
con los recursos forestales, al tiempo que adquieran mayores incentivos para
manejar y proteger mejor sus recursos. ¿Pero que es lo que está pasando
actualmente?, lo que se está viviendo hoy es que la creciente demanda de
los productos forestales, que cada día aumenta su valor comercial, y esto
provoca una explotación excesiva de los recursos naturales, y así la
explotación económica de la población que colecta estos productos. Y ¿qué
es lo que obtenemos luego? Pues una degradación de los recursos y la
pobreza que viven estas personas. Por que como van a progresar si lo que
logran conseguir se lo quitan o no lo pueden comercializar, entonces es hora
de concientizarnos.
A manera de concluir debemos de reconocer que los productos forestales no
solo deben ser económicamente viables, si no también ambiental y
socialmente sostenible. Ojalá que algunos de los entes mencionados
anteriormente diseñe y desarrolle mecanismos que logren a ayudar a la
población a alcanzar un sistema de supervivencia sostenible para que los
bienes familiares y porque no decirlo comunitario si así lo acredita para que
pueda incrementarse sus ingresos y beneficios sin provocar la degradación
de los recursos forestales.
Otra forma en las concluyo es el manejo que se les debe dar a las
microcuencas, y es con ayuda de la participación de la comunidad que es de
vital importancia para la gestión integral de microcuencas. Solo combinando
adecuadamente los ámbitos, físicos, biótico, social y económico se logrará el
anhelado balance entre conservación y producción, y con buen un manejo
adecuado de la cuenca de nuestra región podrá garantizar la disponibilidad
de este elemento en cantidad y calidad suficientes para esta y futuras
generaciones.
No olvidemos que los ecosistemas son importantes para la sociedad pues le
presta una serie de servicios directos además de cumplir sus funciones
puramente ecológicas, como los flujos de energía, los ciclos de la materia y
las trasferencia de información; debemos ver a los ecosistemas como
satisfacción de necesidades básicas, como productividad y como equilibrio
natural.
Sin duda es indispensable un cambio de actitud frente a la naturaleza, no
solo por razones éticas y estéticas sino para garantizar la supervivencia de la
especie. Conservar no es un lujo como muchos lo piensan, es una necesidad
absoluta. En el caso de los colombianos tenemos un potencial significativo
para generar un avance en la regulación de los ciclos hidrológicos y
climáticos y es muy importante reconocer la dependencia de los servicios
naturales. Lo malo de todo el cuento es que no reconocemos la falta de
conciencia frente a los bienes que se pierden, ya que creemos que el mundo
perdurará así siempre.