Anda di halaman 1dari 19

Clínica y Salud, 2006, vol. 17 n.° 3 - Págs. 277-295.

ISSN: 1135-0806

ARTÍCULOS

El papel de las emociones positivas y


negativas en la predicción de
depresión: el principio de adición de las
emociones en el Conductismo
Psicológico
The role of positive and negative emotions
in the prediction of depression: the
psychological behaviorism principle of
additivity of emotions
JESÚS M.ª CARRILLO1
SUSANA COLLADO2
NIEVES ROJO1
ARTHUR W. STAATS3
Fecha de Recepción: 17-11-2006 Fecha de Aceptación: 04-11-2006

RESUMEN

Las emociones constituyen un tema central de la teoría Conductismo Psico-


lógico (Staats, 1996, 2003). En este trabajo se examina uno de los principios
de esta teoría, el efecto aditivo de las emociones positivas y negativas, en el
contexto del estudio de la depresión. Se han utilizado las escalas THARL
como medida de los dos tipos de emoción que pueden tener origen tanto en
el mundo de los pensamientos como en la experiencia de la vida real.
Los participantes completaron el cuestionario de depresión BDI y las esca-
las THARL. Se formaron tres grupos de sujetos –uno con dos fuentes de emo-
ciones positivas, un segundo grupo con una fuente de emoción positiva y otra
negativa, y un tercer grupo con dos fuentes de emoción negativa. Se puso de

1 Universidad Complutense de Madrid.


2 Universidad Rey Juan Carlos.
3 University of Hawaii at Manoa.

Clínica y Salud, 2006, vol. 17 n.º 3 277


El papel de las emociones positivas y negativas en la predicción de depresión: el principio de adición de las emociones...

manifiesto mediante un análisis univariado de la varianza un efecto significativo


de la emoción negativa y de la positiva en la variable depresión. Se utilizó la
prueba “post hoc” de Bonferroni para estimar diferencias entre los grupos. Se
comprobó así el principio aditivo de las emociones, aunque parece que las
emociones negativas tienen un mayor efecto en la depresión.
Un análisis confirmatorio mediante un path analysis con variables latentes
apoyó estos resultados evidenciando un efecto conjunto de las fuentes de emo-
ción positiva y negativa sobre la depresión. Estos resultados pueden ser de inte-
rés para entender la emoción como una parte central de la personalidad y, tam-
bién, para entender trastornos específicos de la emoción como la depresión de
una manera que puede ser básica para la evaluación clínica y la terapia.

ABSTRACT

Emotions are central in psychological behaviourism (PB) (Staats, 1996,


2003). This paper examines the PB principle of additivity of positive and nega-
tive emotions within the framework of the study of depression. The THARL
scales were used to measure both types of emotions stemming both from the
world of thoughts and from the real life experience.
Participants filled out the BDI depression questionnaire and the THARL sca-
les. Three groups of participants were made up –one group with two sources
of positive emotion, a second group having negative and positive sources of
emotion and a third group with two sources of negative emotion. A univariate
ANOVA yielded a significant effect of negative and positive emotions on
depression. The Bonferroni post hoc test was used to check between group
differences. Thus, the principle of additivity of emotions was proved, although
negative emotions appear to have a bigger effect on depression.
These results were further supported by a confirmatory analysis (path analy-
sis with latent variables), showing that the positive and negative sources of
emotions had a joint effect on depression. These results may be valuable to
understand the central role played by emotion in personality and to understand
emotional disorders such as depression and hence to help therapists in clinical
assessment and treatment.

PALABRAS CLAVE

Principio de adición de las emociones, Emociones positivas y negativas,


Emociones y depresión, Teoría PB de la personalidad, Teoría PB de la depre-
sión.
KEY WORDS

Principle of Additivity of emotions, Positive and negative emotions, Emo-


tions and depression, Psychological behaviorism theory of personality,
Psychological behaviorism theory of depression.

278 Clínica y Salud, 2006, vol. 17 n.º 3


J. M.ª Carrillo, S. Collado, N. Rojo y A. W. Staats

INTRODUCCIÓN nuada. Este principio es importante


tanto respecto a los fenómenos de
Según el planteamiento de la teo- la personalidad normal como de la
ría de la personalidad del Conduc- anormal. El principio es relevante
tismo psicológico (PB) (ver Staats, respecto a otros puntos de vista
1996, 2003; Carrillo, Rojo, Sánchez- sobre la naturaleza de la emoción
Bernardos, y Avia, 2001) hay tres en la personalidad.
repertorios básicos de personalidad
(RBC), los lingüístico-cognitivos, los En la elaboración de este princi-
emocionales-motivacionales y los pio, la conceptuación PB plantea
sensoriales-motores. Uno de los que hay sólo dos emociones bási-
grandes valores de esta teoría es cas, positivas y negativas (ver
que especifica lo que es la persona- Staats, 1975, 1996, 2003). Lo que
lidad y cómo funciona. De esta aparecen como diferentes emocio-
forma, cada uno de los aspectos de nes, tales como estrés, ansiedad,
la personalidad se formula en una enfado y depresión, están en reali-
teoría que permite realizar con ellos dad en la misma dimensión negati-
estudios específicos empíricos. Uno vo-positivo. Sus diferencias se for-
de los aspectos de la personalidad man a partir de otras condiciones
que la teoría PB postula como cen- distintas a la emoción básica impli-
tral son las emociones y en este cada en cada caso.
estudio se investiga la influencia de
éstas en la depresión. En contraste con este plantea-
miento hay una concepción vigente
Hay grandes diferencias indivi- muy extendida en el campo de la
duales en características emociona- personalidad sobre la relación entre
les que implican el principio psicoló- emociones positivas y emociones
gico conductual de adición de las negativas. Según esta concepción
emociones, formulado por P.S. ambos tipos de emociones se
Staats, H. Hekmat, y A.W. Staats entienden como dos procesos
(1996). El principio dice que cuando separados. Esto ocurre, por ejem-
el individuo experimenta múltiples plo, en el modelo biológico de Gray
fuentes de estimulación emocional, (1987); y también en autores como
las emociones se suman. Si las Avia (1995), Costa y McCrae (1980),
emociones son negativas el resulta- Fridja (1993), Gilboa y Revelle
do será una suma que es más inten- (1994), Thayer (1989), Zelon y Telle-
sa que una respuesta emocional gen (1982), Gomez, Gomez y Coo-
negativa sola. De igual forma ocurre per (2002). Esta concepción desem-
con las emociones positivas. Sin peña un importante papel en la
embargo, si una fuente de emoción medida de las diferencias individua-
es positiva y la otra es negativa las les y ha sido apoyada por plantea-
emociones provocadas se restarán mientos psicométricos rigurosos
una de la otra, dando como resulta- como los llevados a cabo por reco-
do que se experimenta la más fuerte nocidos especialistas en el área
de las dos de una forma más ate- como Diener y Emmons (1985),

Clínica y Salud, 2006, vol. 17 n.º 3 279


El papel de las emociones positivas y negativas en la predicción de depresión: el principio de adición de las emociones...

Watson, Clark y Tellegen (1984) y nes de estas dos fuentes se suma-


Watson y Tellegen (1985). rían. Lo mismo ocurriría si las emo-
ciones de las dos fuentes fueran
Esta concepción clásica parece negativas. Por otra parte, una de las
chocar con la experiencia y la prác- dos fuentes podría ser positiva y la
tica del clínico que trata con proble- otra negativa, y en este caso una se
mas como depresión, trastornos de restaría de la otra para dar lugar a
ansiedad, etc., es decir, con trastor- una emoción resultante menos
nos en los cuales las emociones intensa.
negativas desempeñan un papel
nuclear, y lo mismo ocurre con las Se formaron cuatro grupos con
emociones positivas y la interacción los sujetos que respondieron a las
de ambas en dichos trastornos. escalas THARL, un grupo de emo-
Esta experiencia clínica también se ción positiva-positiva, otro de emo-
ha plasmando en trabajos como los ción negativa-negativa, ambos
de Avia (1995). intensificadores de emoción, y un
grupo en el que las emociones se
Dado que estas dos concepcio- restarían, compuesto de sujetos con
nes de la emoción tienen diferentes emoción positiva-negativa y sujetos
implicaciones tanto desde el punto con emoción negativa-positiva.
de vista psicométrico como para la
consideración de los fenómenos de El análisis de los resultados per-
personalidad normal y anormal se mitió evaluar la validez del principio
ha considerado relevante elaborar y aditivo de las emociones a partir de
poner a prueba el principio aditivo las medidas derivadas de las esca-
de las emociones. las THARL, como medidas de las
diferencias individuales en emoción,
Para conseguir este objetivo eran y de las medidas utilizadas para la
especialmente pertinentes las esca- predicción de depresión mediante el
las THARL -Escala de Pensamien- inventario de depresión de Beck
tos y Experiencias de la Vida Real- (BDI).
(Dua, 1989, 1990; Dua y Carrillo,
1994). Las escalas THARL, en línea
con los postulados de la teoría PB, MÉTODO
permiten evaluar el afecto negativo
y el afecto positivo que proceden de Participantes
dos fuentes: de los pensamientos y
de las experiencias de la vida real. La muestra se constituyó a partir
Esta conceptuación permite poner a de estudiantes de psicología
prueba el principio de adición de las (N=317) y población general
emociones. Es decir, una persona (N=296). De esta muestra combina-
puede experimentar emociones da 173 eran varones y 440 mujeres.
positivas debido a pensamientos o La media de edad fue 30.39, con
experiencias de la vida que son pro- una DS=13.57 y un rango de 17-67.
vocadores de emoción. Las emocio- Todos los participantes cumplimen-

280 Clínica y Salud, 2006, vol. 17 n.º 3


J. M.ª Carrillo, S. Collado, N. Rojo y A. W. Staats

taron las pruebas de una manera Carrillo (1994), consisten en 4 esca-


anónima y voluntaria. las. Dos de ellas están diseñadas
para evaluar malestar procedente
de los pensamientos (Afecto negati-
Instrumentos de medida vo procedente de los pensamientos)
y malestar procedente de la expe-
Inventario de Depresión de Beck riencia real (Afecto negativo proce-
dente de la vida real) y las otras dos
El Beck Depresión Inventory para evaluar bienestar, relajación,
–BDI- (Beck, Rush, Shaw, y Emery, procedentes de los pensamientos
1979) es una escala autoinforme de (Afecto positivo procedente de los
21 items, diseñada para evaluar la pensamientos) y de la experiencia
severidad de síntomas depresivos. real (Afecto positivo procedente de
El BDI ha sido ampliamente utilizado la vida real). La tarea de los sujetos
y documentado en la literatura tanto respecto a estas escalas es indicar
en muestras norteamericanas (Beck, en una escala de 0 a 100 el grado
Steer, y Garbin, 1988) como en en que sus pensamientos o expe-
España (Vázquez y Sanz, 1991), y riencias de la vida real le han cau-
parece un instrumento fiable y váli- sado afecto positivo y negativo res-
do para la medida del estado de pecto a 14 items. Estos 14 son los
depresión. Vázquez y Sanz (1997) mismos para las cuatro escalas.
presentaron datos de consistencia Estos items son: 1) uno mismo; 2)
interna del BDI en una población los miembros de su familia; 3) otros
general (N=445; α=0.83). Estos familiares; 4) sus amigos; 5) otras
autores indicaron por otra parte en personas que conoce o trata; 6)
este trabajo que el BDI también extraños; 7) colegas de trabajo; 8)
muestra una buena validez de con- subordinados en el trabajo; 9) supe-
tenido si se compara el contenido riores en el trabajo; 10) otras perso-
del BDI con los criterios de depre- nas con las que trata en el trabajo;
sión del DSM-IV. Los estadísticos 11) su trabajo en general; 12) la
descriptivos del BDI que muestran gente en general; 13) su ambiente
los citados autores en su estudio en general; 14) el mundo en
fueron: Rango de 0 a 39, Media = general. En la Tabla 1 se ilustra, en
7.53, y DS = 6.75. Los estadísticos relación con Afecto negativo proce-
descriptivos del BDI que se definie- dente de los pensamientos, las ins-
ron en nuestro trabajo para la mues- trucciones y el sistema de valora-
tra combinada utilizada fueron: ción respecto a los items mencio-
Rango de 0 a 53, Media = 6.67, DS nados.
= 6.89.
En algunos estudios preliminares
se encontró que las cuatro escalas
Escalas Tharl THARL tenían coeficientes de fiabili-
dad entre 0.69 y 0.78 (Dua, 1989).
Las escalas THARL (Dua, 1989, En un estudio sobre validez las dos
1990), versión española de Dua y escalas de malestar obtuvieron

Clínica y Salud, 2006, vol. 17 n.º 3 281


El papel de las emociones positivas y negativas en la predicción de depresión: el principio de adición de las emociones...

Tabla 1. Formato, instrucciones y sistema de valoración respecto a la


escala THARL Afecto negativo procedente de los pensamientos

correlaciones positivas con medidas Como puede verse en la Tabla 2,


de estrés (Dua, 1989; Rappa, 1987). los índices de consistencia interna de
Dua y Rappa utilizaron el Adjective las 4 escalas THARL son muy eleva-
Check List (Mackay, Cox, Burrows, dos y se sitúan en un rango entre
y Lazzerini, 1978) para la evaluación 0.82 y 0.92. Los índices de consis-
del estrés. tencia interna mayores corresponden
a las escalas de afecto negativo.
Cuadra (2003), en una muestra
combinada por estudiantes de psi-
cología (N = 174) y población gene- Análisis estadístico
ral (N = 245), al desglosar en la base
de datos todos los elementos de Se llevó a cabo un análisis esta-
cada una de las escalas y no sólo dístico de varianza de un factor para
las puntuaciones totales de las probar el efecto de nuestra variable
escalas THARL, hizo posible aportar independiente en nuestra variable
nuevas propiedades psicométricas dependiente de depresión (BDI). De
importantes tales como los índices manera más específica, se puso a
de consistencia interna (alfa de prueba si al dividir los grupos en
Cronbach) para cada una de las Grupo I, Grupo II y Grupo III había
escalas. En la Tabla 2 se muestran habido un efecto estadísticamente
estos índices. significativo en depresión.

282 Clínica y Salud, 2006, vol. 17 n.º 3


J. M.ª Carrillo, S. Collado, N. Rojo y A. W. Staats

Tabla 2. Índices de consistencia de las escalas THARL.

Hipótesis vas y negativas para pensamientos


y experiencias de la vida.
Si el principio aditivo de las
emociones se mantiene, si las Para poner a prueba el principio
escalas THARL miden fuentes de aditivo de las emociones, se forma-
emoción y si las fuentes de emo- ron cuatro grupos de sujetos a partir
ción del individuo afectan el estado de las puntuaciones de las escalas
emocional de depresión, se cum- THARL, seleccionando para cada
plirían las siguientes predicciones: grupo aquellos sujetos que estaban
los grupos que experimentan las en o por encima del percentil 75 res-
dos fuentes de emoción negativa pecto a las escalas que iban a cons-
deberían mostrar la mayor depre- tituir los grupos. Se formó un grupo
sión, los dos grupos con una fuen- constituido por afecto positivo en las
te de depresión positiva y la otra escalas Afecto positivo-pensamien-
de emoción negativa deberían tos y Afecto positivo-experiencias.
seguir a continuación en orden de En el análisis éste grupo se presenta
depresión, y el grupo que experi- como Grupo I. Se formaron otros
menta las dos fuentes de emoción dos grupos; un grupo constituido
positiva debería mostrar la menor por Afecto positivo-pensamientos y
depresión. Afecto negativo-experiencias; y otro
por Afecto negativo-pensamientos y
Afecto positivo-experiencias. Se
Composición de los grupos compararon estos dos últimos gru-
pos en los que se variaba el signo
En la Tabla 3 se muestran los del afecto en cada una de las fuen-
estadísticos descriptivos para la tes (pensamientos o experiencias de
muestra de sujetos respecto a la la vida real) respecto a las puntua-
escala de depresión BDI de Beck y ciones del BDI. El grupo positivo en
de las cuatro escalas THARL, positi- pensamientos y negativo en expe-

Clínica y Salud, 2006, vol. 17 n.º 3 283


El papel de las emociones positivas y negativas en la predicción de depresión: el principio de adición de las emociones...

Tabla 3. Estadísticos descriptivos para las escalas THARL: Afecto


positivo-pensamientos, Afecto negativo-pensamientos, Afecto negativo-
experiencias, Afecto positivo-experiencias, y BDI: Depresión

riencias de la vida real obtuvo una ciones de depresión constituyeron


media de 9.0 (DS = 6.46) y el grupo la variable independiente. El princi-
negativo en pensamientos y positivo pio de adición de las emociones
en experiencias de la vida real 9.03 genera expectativas respecto a
(DS = 8.07). La F para estos grupos cómo la variable independiente
fue 0.000 (p <0.987). Como estos afecta la variable dependiente. El
dos grupos, con una fuente de emo- Grupo I debe ser bajo en depresión;
ción positiva y otra negativa en cada el Grupo II debe ser intermedio, y el
uno de ellos, fueron prácticamente Grupo III debe ser el más alto en
iguales en relación con depresión, depresión.
se unificaron en un solo grupo y este
grupo unificado se definió en nues-
tro análisis como el Grupo II. El Resultados
Grupo III se constituyó con sujetos
con afecto negativo en ambas fuen- Este análisis puso de manifiesto
tes de emoción, pensamientos y que la diferencias en depresión de
experiencias de la vida real. La Tabla estos tres grupos fueron estadísti-
4 muestra los estadísticos descripti- camente significativas (F = 24.46;
vos de los valores de depresión p<0.000). Como las diferencias
(BDI) para estos tres grupos. entre estos tres grupos fueron rele-
vantes se pusieron a prueba las
Estos grupos constituyeron la diferencias específicas. La media
variable independiente. Las puntua- del Grupo I fue 4.60, la del Grupo II

284 Clínica y Salud, 2006, vol. 17 n.º 3


J. M.ª Carrillo, S. Collado, N. Rojo y A. W. Staats

Tabla 4. Estadísticos descriptivos de los valores de depresión (BDI) para


grupos. G.I, G.II y G.III

9.02, y la del Grupo III 11.82. Las positiva. Es decir, que el Grupo II,
diferencias específicas entre estos que parece estar más afectado por
tres grupos se evaluaron mediante la fuente de emoción negativa, está
la prueba “post hoc” de compara- más cercano en puntuaciones del
ciones múltiples de Bonferroni res- BDI al Grupo III que al Grupo I.
pecto a las diferencias entre las Resultados posteriores apoyan esta
medias de los valores de depresión. sugerencia.
Los resultados parecen apoyar con
claridad nuestras expectativas res-
pecto al principio de adición de las Análisis y resultados adicionales
emociones. El Grupo I fue significa-
tivamente diferente del Grupo II El núcleo de nuestro análisis ha
(diferencia de medias = -4.41; p = consistido hasta aquí en poner a
0.001) y del grupo III (diferencia de prueba la cuestión conductual de la
medias =-7.22; p=0.000). La diferen- suma de las emociones. El estudio,
cia de medias entre los Grupos II y sin embargo, también implica otras
III (-2.81) no fue suficientemente sig- cuestiones psicométricas. Se han
nificativa (p=0.072), aunque aparece llevado a cabo estudios sobre la
una tendencia al respecto. Los validez de las escalas THARL res-
resultados sugieren, por otra parte, pecto al estrés. Pero no se han
que la fuente de emoción negativa planteado estudios de validez sobre
tiene un efecto más grande que la las escalas THARL como instrumen-

Clínica y Salud, 2006, vol. 17 n.º 3 285


El papel de las emociones positivas y negativas en la predicción de depresión: el principio de adición de las emociones...

to para predecir depresión. Un tar de responder a las preguntas


segundo objetivo del presente traba- formuladas de manera más específi-
jo es aportar datos respecto a esta ca en las hipótesis, a la vez que se
cuestión. Las correlaciones de pone a prueba el modelo teórico.
las escalas THARL (N = 613), sig.
El modelo que se ha construido
de dos colas, con la medida de
para poner a prueba las hipótesis es
depresión de Beck et. al. Fueron:
un modelo de “Path Analysis con
Afecto positivo- pensamientos
variables latentes”. Se proponen
(r = -0.229), Afecto positivo- expe-
tres variables latentes:
riencias (r = -0.258), Afecto negati-
vo-pensamientos (r = 0.396), y Afec- • El factor R, especificado a par-
to negativo- experiencias (r = 0.427), tir de las variables observadas ER
todas ellas con p<0.000. Las medi- (Afecto positivo-experiencias), y
das de afecto negativo fueron de THR (Afecto positivo-pensamientos).
manera similar mejores predictores
de depresión (0.396 y 0.427 respec- • El factor D, especificado a partir
tivamente) que las medidas de afec- de las variables observadas ED (Afec-
to positivo (-0.229 y -0.258 respecti- to negativo- experiencias), y THD
vamente). (Afecto negativo-pensamientos).

• El factor DEPRE, especificado


Análisis confirmatorio: path a partir de una sola variable, el BDI,
analysis con variables latentes definido en este caso sin errores de
medida.
Para confirmar los resultados
obtenidos en el análisis anterior En la especificación de paráme-
sobre la validez del principio psico- tros se formuló un modelo factorial
lógico conductual de la suma de las para las variables independientes
emociones, formulado por P.S. (Lambda-X) de dos factores, uno
Staats, H. Hekmat, y A.W. Staats formado por THR y ER y otro por
(1996) se llevó a cabo un path análi- THD y ED. El modelo factorial espe-
sis con variables latentes. cificado para la variable dependiente
(Lambda-Y) estaba definida por un
Parece adecuado confirmar nues- único componente, BDI, que se asu-
tra hipótesis y verificar el principio mió sin error. Se partió para el análi-
con este modelo de análisis ya que sis de la matriz de correlaciones con
se parte de datos que no proceden una muestra válida de 511 sujetos y
de experimentación y nuestras pre- se utilizó para la estimación el méto-
guntas se refieren sobre todo a la do de Máxima Verosimilitud.
estimación de relaciones estructura-
les entre variables observadas
cuantitativamente (Jöreskog y Sör- Hipótesis
bom, 1993) y los análisis de regre-
sión no son suficientes. Este mode- El principio que se quiere poner
lo de análisis permite, además, tra- a prueba, como se indicaba más

286 Clínica y Salud, 2006, vol. 17 n.º 3


J. M.ª Carrillo, S. Collado, N. Rojo y A. W. Staats

arriba, dice que cuando el indivi- predecir depresión; en segundo


duo experimenta múltiples fuentes lugar, cuál es la validez de las dos
de estimulación emocional, las escalas THARL de afecto positivo
emociones se suman. Si las emo- (emoción positiva) y de sus otras
ciones son negativas el resultado dos escalas de afecto negativo
será una suma que es más intensa (emoción negativa) para predecir
que una respuesta emocional sola. depresión; y, en tercer lugar, la
Y si las emociones son positivas la cuestión más relevante para la
suma será más intensa que una verificación del principio, si las dos
sola. Si una fuente de emoción es escalas de afecto positivo por un
positiva y la otra es negativa, sin lado y las dos escalas de afecto
embargo, las emociones provoca- negativo, por otro, ejercen un efec-
das se restarán una de la otra, to conjunto sobre el estado emo-
dando como resultado que se cional de depresión.
experimenta la más fuerte de las
dos de una forma más atenuada. Resultados
Se intenta poner a prueba aquí
este principio sobre el estado emo- • Análisis factorial (Lambda-X).-
cional de depresión. Estas hipóte- En la tabla 5 se presentan los
sis se especifican en las siguientes resultados del análisis factorial.
preguntas: Los coeficientes Lambda-X son las
saturaciones correspondientes al
En primer lugar, cuál es la vali- modelo factorial de las variables
dez de las escalas THARL para independientes observadas. Entre

Tabla 5. Resultados del modelo factorial (Lambda-X)

Clínica y Salud, 2006, vol. 17 n.º 3 287


El papel de las emociones positivas y negativas en la predicción de depresión: el principio de adición de las emociones...

paréntesis figura el error típico de • Valores Theta-Delta.- Estos


la saturación y el valor final es valores son los errores o unicidades
equivalente a un estadístico T que de las variables independientes
si es mayor de 2 puede considerar- observadas que definen los facto-
se estadísticamente significativo. res: THR [0.29, (0.08).3.61]; [ER:
En nuestros resultados todas las 0.08, (0.10), 0.83], THD: [0.39,
saturaciones son muy significati- (0.06), 6.71; ED: [0.33, (0.06), 5.35].
vas.
• R2 de las variables independien-
• Coeficientes Gamma.- En la tes.
Tabla 6 se muestran los coeficientes
Gamma del modelo estructural. THR R2 = 0.71.

Tabla 6. Coeficientes Gamma del Modelo Estructural

En esta Tabla 6 se ilustran los


coeficientes Gamma del modelo ER R2 = 0.92.
estructural, que expresan el efecto
de los factores R y D sobre DEPRE. THD R2 = 0.61.
El primer valor es el coeficiente,
semejante a un peso de regresión ED R2 = 0.67.
estandarizado; entre paréntesis
figura el error típico del coeficiente y Estos valores son las comunida-
debajo el estadístico de contraste T. des de las variables observadas, o
Los coeficientes Gamma indican la proporción de la varianza de cada
que R tiene un peso negativo y D una de ellas que explica el factor
positivo y que tanto R como D son correspondiente.
estadísticamente significativos, aun-
que parece que el efecto de D sobre Estadísticos de bondad de ajus-
DEPRE es mayor que el de R. Los te.– A continuación, como es propio
factores R y D correlacionan negati- de un modelo confirmatorio, se
vamente muy poco (-0.11), rozando muestran los estadísticos de bon-
muy ligeramente el nivel de signifi- dad de ajuste que tienen como
cación. objetivo constatar el grado en que la

288 Clínica y Salud, 2006, vol. 17 n.º 3


J. M.ª Carrillo, S. Collado, N. Rojo y A. W. Staats

matriz de covarianza empírica está serie de resultados de estadísticos


bien representada por el modelo descriptivos en los que sus valores
teórico. Grados de libertad = 3: teóricos oscilan entre 0 y 1. Como
se observará dichos resultados son
– Minimum Fit Function Chi- muy adecuados, con la excepción
Square” = 0.86 (P = 0.84) de PGFI y PNFI que son índices de
parsimonia.
– Normal Theory Weighted Least
Squares Chi-Square = 0.86 (P = Esto se debe a que se han espe-
0.84) cificado tantos parámetros como
variables observadas:
El valor p = 0.84 es el valor que
indica si rechazamos o no la Hipó- – Goodness of Fit Index (GFI) =
tesis nula. En este caso este valor 1.00
es muy alto, es decir, mantenemos
la Hipótesis nula, lo que significa es – Adjusted Goodness of Fit Index
que el modelo se ajusta a los (AGFI) = 1.00
datos, lo que está en la línea de las
hipótesis y en el modelo teórico – Parsimony Goodness of Fit
propuesto. Otros estadísticos de Index (PGFI) = 0.20
ajuste son:
– Normed Fit Index (NFI) = 1.0
– Root Mean Square Error of
Approximation (RMSA) = 0.005 – Parsimony Normed Fit Index
(PNFI) = 0.30
– 90% Confidence Interval for
RMSEA = (0.0; 0.043) – Comparative Fit Index (CFI) =
1.00
– P-Value for Test of Close Fit
(RMSEA < 0.05) = 0.97 – Incremental Fit Index (IFI) =
1.00
– RMSA debe tomar valores
<0.06, lo que ocurre holgadamente – Relative Fit Index (RFI) = 1.00
en nuestros datos.
– Critical N (CN) = 6748.64. Este
– Root Mean Square Residual índice indica el tamaño de la mues-
(RMR) = 0.0060. tra con el que se rechazaría el mo-
delo ajustado.
– Standardized RMR = 0.0060
En la Figura 1 se muestra el dia-
RMR debe quedar por debajo de grama del modelo con la solución
0.05, lo que también ocurre con estandarizada.
suficiencia en nuestros datos.
El modelo se ajusta bien a los
A continuación se muestran una datos y parece confirmar y apoyar,

Clínica y Salud, 2006, vol. 17 n.º 3 289


El papel de las emociones positivas y negativas en la predicción de depresión: el principio de adición de las emociones...

Figura 1. “Path Analysis”. Diagrama del modelo con la solución


estandarizada. THR = Afecto positivo-pensamientos; THD = Afecto
negativo-pensamientos; ED = Afecto negativo-experiencias; ER = Afecto
positivo-experiencias. R: factor especificado a partir de THR y ER. D:
factor especificado a partir de THD y ED

con alguna matización, las hipótesis emociones positivas y negativas. El


formuladas. BDI, por otra parte, mide el resulta-
do del estado emocional (al menos
en su lado negativo).
DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES
De acuerdo con nuestro primer
En la teoría PB de la personalidad diseño, la hipótesis central según la
(Conductismo Psicológico), el esta- cual la manipulación de dos fuentes
do emocional de un individuo es el de emoción en los tres grupos defi-
resultado de varias respuestas emo- nidos tendría un efecto sobre el
cionales provocadas por el conjunto estado emocional de depresión
de estímulos complejos que con- (BDI) se cumplió con un nivel de
frontan al individuo durante un probabilidad muy alto. Esto se
periodo de tiempo. Si hay más fuen- puede interpretar como una corro-
tes provocadoras de emoción posi- boración del principio PB de la
tiva que negativa, entonces el esta- suma de las emociones en la pre-
do emocional del individuo será dicción de depresión.
positivo. Si ocurre lo contrario el
estado emocional del individuo será Para evaluar las diferencias espe-
negativo. Se ha considerado aquí cíficas entre los grupos se llevó a
que las escalas THARL proporcio- cabo la prueba “post hoc” de Bonfe-
nan medidas de algunas fuentes de rroni. Ésta puso de manifiesto, de

290 Clínica y Salud, 2006, vol. 17 n.º 3


J. M.ª Carrillo, S. Collado, N. Rojo y A. W. Staats

acuerdo con la hipótesis, que el nificación; sin embargo ambos tipos


grupo de sujetos con las dos fuentes de emociones ejercen un efecto
de emoción positivas resultó signifi- conjunto sobre depresión. De
cativamente menos deprimido que el acuerdo pues con los resultados de
grupo compuesto por fuentes de este análisis la mejor hipótesis cau-
emoción positiva y negativa o que el sal reflejaría que ambos factores
grupo con las dos fuentes de emo- latentes R y D actúan conjuntamen-
ción negativa. No obstante, el grupo te sobre la variable depresión, R de
con las dos fuentes de emoción manera negativa y D de manera
negativa sólo fue significativamente positiva, también de acuerdo con el
diferente al nivel de 0.07 respecto principio, si bien el efecto atribuible
del grupo con fuentes de emoción a D se define como significativa-
negativa y positiva. El hecho de que mente mayor. Estos resultados, por
el Grupo III no alcanzara el nivel de tanto, dan apoyo a la teoría PB de la
significación requerido (0.05) es pro- personalidad que conceptúa a la
bablemente un problema de la distri- depresión como un resultado del
bución de la variable depresión efecto conjunto de fuentes de emo-
(BDI), con asimetría positiva, y con el ciones positivas y negativas aun-
consiguiente efecto de techo en que, como era esperable, las emo-
poblaciones normales. ciones negativas tienen un mayor
efecto.
Análisis complementarios sobre
las correlaciones entre las escalas El rol relativo de las emociones
THARL y depresión (BDI) sugieren positivas y negativas respecto a los
que el efecto de las fuentes de trastornos psicológicos y al funcio-
emoción negativas es mayor sobre namiento psicológico adaptado ha
la depresión que las positivas. Esto sido estudiado por autores como
podría haber colaborado también a Schwartz and Garamoni (1986),
producir una diferencia menor entre quienes propusieron que las ratios
los Grupos II y III que entre los Gru- de 0.5 para ambas, positivas res-
pos I y II. pecto a las cogniciones totales y
negativas sobre las cogniciones
El segundo diseño utilizando un totales, estaban asociadas con
modelo de ecuaciones estructurales niveles ligeros de ansiedad y depre-
confirma estos resultados: las esca- sión. Estos datos fueron apoyados
las THARL como medida de emo- más tarde por autores como Kendall
ciones positivas y negativas pueden et al. (1989). Los resultados de
utilizarse como predictores de nuestro estudio, sin embargo,
depresión de acuerdo con el princi- sugieren que es la cantidad y la
pio aditivo de las emociones. La intensidad de las emociones positi-
relación entre emociones positivas vas y negativas lo que determina el
representadas en el diagrama de la estado emocional y no los ratios.
Figura 1 por R y las emociones
negativas representadas por D, se Por otra parte, las teorías que
acerca escasamente al nivel de sig- consideran las emociones positivas

Clínica y Salud, 2006, vol. 17 n.º 3 291


El papel de las emociones positivas y negativas en la predicción de depresión: el principio de adición de las emociones...

y las negativas como algo separado aquí es que la teoría PB constituye


no predecirían un efecto aditivo o un marco de referencia muy eficaz
considerarían que la emoción positi- para unificar todas las emociones.
va no podría afectar la depresión u El presente estudio indica que es
otros estados emocionales (estrés, posible investigar las diversas emo-
estado de ánimo negativo, ansie- ciones de una manera relacionada y
dad). Desde la perspectiva del prin- unificada, con el mismo conjunto de
cipio de adición de las emociones, principios. Y esto se puede llevar a
las emociones positivas, por ejem- cabo experimentalmente (ver Staats
plo, llevarían a que los sujetos expe- y Burns, 1982), psicométricamente,
rimentaran menos estrés. Con fuen- como se indica en el presente tra-
tes de emoción negativa constantes bajo, y clínicamente. Estos resulta-
el nivel de estrés o depresión estaría dos son relevantes no solamente
en función de las fuentes de emo- para la teoría de la personalidad y
ción positiva. Estos resultados son para la evaluación, sino también
también relevantes desde el punto para la teoría conductual y para la
de vista psicométrico, por ejemplo, psicología experimental. Tradicio-
mediante la inclusión de items que nalmente el campo psicométrico se
midan fuentes de emoción positiva ha considerado autónomo respecto
en los instrumentos desarrollados a la psicología experimental y res-
para evaluar problemas como el pecto a la psicología conductual.
estrés o la depresión. Estos resultados sugieren que los
planteamientos psicométricos se
Finalmente, estos resultados tie- pueden emplear para establecer y
nen implicaciones teóricas relevan- desarrollar investigación básica de
tes de diversos tipos. En primer la conducta humana. Además, a
lugar apoyan el principio de adición diferencia de lo que ocurre con el
de las emociones, principio impor- planteamiento psicométrico, el
tante en el planteamiento del Con- marco de referencia PB explica los
ductismo Psicológico. Se puede principios que operan en la forma-
considerar que el individuo tiene un ción de las emociones del individuo
amplio y complejo repertorio emo- y del repertorio emocional. Este
cional-motivacional que es impor- déficit del modelo psicométrico ha
tante en la determinación de su limitado sus pruebas al diagnóstico,
conducta. En un sentido positivo se sin directivas respecto a lo que hay
hacen referencias a algunos aspec- que hacer cuando el diagnóstico
tos de este repertorio con etiquetas descubre un problema. En el pre-
como intereses, valores, necesida- sente trabajo, tras descubrir
des, preferencias, filias y, en un sen- mediante la utilización de las esca-
tido negativo, a etiquetas como las Tharl que una persona tiene un
estrés, ira, hostilidad, ansiedad, número fuera de lo normal de res-
fobias. Otras referencias como esta- puestas emocionales negativas, se
dos de ánimo y actitudes se pueden cuenta con un marco de referencia
plantear como positivas o negati- que proporciona principios para tra-
vas. Lo que se pretende señalar tar el problema.

292 Clínica y Salud, 2006, vol. 17 n.º 3


J. M.ª Carrillo, S. Collado, N. Rojo y A. W. Staats

Piénsese, por ejemplo, cómo una evidencia de que los métodos


aumentaría la importancia de un test psicométricos pueden producir un
de inteligencia que no sólo diagnosti- conocimiento muy relevante para la
cara baja inteligencia sino que tam- teoría conductual y viceversa. Res-
bién indicara cómo aumentarla. Lo pecto a la práctica clínica, nuestro
mismo ocurre respecto a la indica- estudio sugiere que los métodos
ción de por qué la medida de las res- experimentales y los psicométricos
puestas emocionales es importante. y los principios y conceptos de la
Los tests psicométricos no indican personalidad y de la conducta
por qué las emociones son importan- deben interrelacionarse para produ-
tes; sólo pueden extraerse a partir de cir evaluaciones y aplicaciones clíni-
éstos nociones de sentido común. La cas más efectivas.
teoría general PB, sin embargo,
muestra que la naturaleza del reper- Respecto a la aplicabilidad de
torio emocional del individuo deter- estos resultados hay algunas limita-
mina de manera importante la natura- ciones que conviene considerar
leza de su conducta –los estímulos para investigaciones futuras. Por
emocionales positivos de su vida le ejemplo, las muestras se han obte-
provocarán conductas de aproxima- nido de poblaciones no clínicas
ción y otras respuestas positivas, y pero, sin duda, el principio de adi-
los estímulos emocionales negativos ción de las emociones y el uso de
le provocarán conductas de escape, las escalas THARL para la evalua-
evitación y otras conductas negati- ción de la depresión han de ponerse
vas. Esto es por lo que un instrumen- a prueba en poblaciones clínicas.
to como las escalas Tharl nos habla
sobre la conducta del individuo, no
solamente sobre sus emociones. Agradecimientos

Skinner (1969) ignoró las emocio- Nuestro agradecimiento a Rosario


nes y la psicometría, lo que supuso Martínez Arias y Fernando Silva, de
una seria limitación para el avance la Facultad de Psicología de la Uni-
de la psicología conductual. El pre- versidad Complutense de Madrid,
sente estudio contribuye a aportar por sus sugerencias y ayuda.

Clínica y Salud, 2006, vol. 17 n.º 3 293


El papel de las emociones positivas y negativas en la predicción de depresión: el principio de adición de las emociones...

REFERENCIAS
Avia, M.D. (1995). Personas felices: Las stability and cross-situational consistency of
emociones positivas. En M.D. Avia, M.L. affective, behavioral and cognitive respons-
Sánchez-Bernardos (Eds.), Personalidad: es. Journal of Personality and Social Psy-
Aspectos Cognitivos y Sociales, pp. 463- chology 47: 871-883.
478. Ediciones Pirámide: Madrid.
Dua, J.K. (1989). A scale to measure
Beck, A.T, Rush, A.J, Shaw B.F. y Emery, stress and distress. En J.L. Sheppard (Ed.),
G. (1979). Cognitive therapy of depression. Advances in behavioral medicine. (Vol. 6, pp.
Guilford: Press: New York. 111-125). Cumberland College of Health Sci-
ences: Sydney.
Beck, A.T., Steer, R.A., y Garbin, M.G.
(1988). Psychometric properties of the Beck Dua, J.K. (1990). Assessment of positive
Depression Inventory: Twenty-five years of and negative affect as a result of thoughts
evaluation. Clinical Psychology Review 8 (1), and real-life experiences. Behaviour Change
77-100 7: 62-65.

Carrillo, J.M., Rojo, N., Sánchez-Bernar- Dua, J.K. y Carrillo, J.M. (1994). Escala de
dos, M.L. y Avia, M.D. (2001). Openness to Pensamientos y Experiencias de la Vida
Experience and Depression. Journal of Psy- Real: determinando las relaciones entre
chological Assessment. 17, 130-136. afecto y salud. Análisis y Modificación de
Conducta 20, 215-226
Carrillo, J.M., Rojo, N., y Staats, A.W.
(2004). Women and Vulnerability to Depre- Frijda, N.H. (1993). Moods, Emotion
sión: Some Personality and Clinical Factors. Episodes and Emotions. En M. Lewis and J.
The Spanish Journal of Psychology, 7, 29-39. Haviland (Eds.), Handbook of Emotions pp.
381-404. Guilford Press: New York.
Costa, P.T. y McCrae, R.R. (1980). Influ-
ence of extroversion and neuroticism on Gilboa, E. y Revelle, W. (1994). Personali-
subjective well-being: Happy and unhappy ty and the Structure of Affective Responses.
people. Journal of Personality and Social En SHM Van Goozen N.E. Van de Poll y J.A
Psychology 38:668-678. Sergeant (Eds.), Emotions: Essays on Emo-
tion Theory. pp. 135-159. Lawrence Erlbaum
Cuadra, S. (2003). El papel de las emocio- Associates Hillsdale: New Jersey.
nes positivas y negativas en la predicción de
la depresión. DEA (Estudio no publicado; Gray, J.A. (1987). The physiology of fear
Director: Carrillo, J.M ). Programa de Docto- and stress. Cambridge University Press:
rado: Investigación y Desarrollo en Psicolo- Cambridge, England.
gía Cínica y de la Salud. UCM: Madrid.
Jöreskog, K.G. y Sörbom, D. (1996). Lisrel
Diener, E. y Emmons, A.(1985). The inde- 8: Structural Equation Modeling with the
pendence of positive and negative affect. Simplis Command Language. Chicago:
Journal of Personality and Social Psycholo- Scientific Software International.
gy, 47: 1105-1117.
Jöreskog, K.G., Sörbom, D., du Toit, S. y
Diener, E. y Larsen, R.J. (1984). Temporal du Toit, M. (2000). Lisrel 8: New Statistical

294 Clínica y Salud, 2006, vol. 17 n.º 3


J. M.ª Carrillo, S. Collado, N. Rojo y A. W. Staats

Features. Chicago: Scientific Software Inter- chology. Hoboken, N.J: John Wiley and
national Sons. Pp. 135-158.

Mackay, C.J., Cox T., Burrows, G.C,. y Staats, A.W. y Burns, G.L. (1982). Emo-
Lazzerini A.J. (1978). An inventory for the tional personality repertoire as cause of
measurement of self-reported stress and behavior: Specification of personality and
arousal. British Journal of Social and Clinical interaction principles. Journal of Personality
Psychology 17: 283-284. and Social Psychology, 43,873-881l

Kendall, P.C, Howard, B.L. y Hays, R.C. Staats, P.S., Hekmat, H. y Staats A.W.
(1989). Self-referent speech and psy- 1996. The Psychological Behaviorism Theory
chopathology: The balance of positive and of Pain: A Basis for Unity. Pain Forum 5:
negative thinking. Cognitive Therapy and 194-207.
Research 13: 583-598.
Thayer, R.E. (1989).The biopsychology of
Rappa, S. (1987). Self-esteem, assertive- mood and arousal. Oxford University Press:
ness, and stress as a function of distress. NewYork.
Unpublished preliminary honours thesis, Uni-
versity of New England: Armidale, New Vázquez, C., y Sanz, J. (September,
South Wales. 1991). Fiabilidad y validez factorial de la ver-
sión española del Inventario de Depresión de
Schwartz, R.M. y Garamoni, G.L. (1986). Beck Comunicación, presentada en el III
A structural model of positive and negative Congreso de Evaluación Psicológica.
states in mind: Asymmetry in the internal dia-
logue. En P.C. Kendall (Ed.), Advances in Vázquez, C., y Sanz, J. (1997). Fiabilidad
cognitive-behavioral research and therapy y valores normativos de la versión española
(Vol. 5). Academic Press: Orlando, Florida. del inventario para la depresión de Beck de
1978. Cínica y Salud, 8, 403-422.
Skinner, B.F. (1969).Contingencies of
reinforcement. Appleton-Century-Crofts: Watson, D. y Clark, L.A. y Tellegen, A.
New York (1984). Crosscultural convergence in the
structure of mood: A Japanese replication
Staats, A.W. (1975). Social behaviorism. and comparison with U.S. Journal of Person-
Dorsey Press: Homewood, IL. ality and Social Psychology 47: 127-144.

Staats, AW. (1996). Behavior and person- Watson D. y Tellegen, A. (1985). Toward a
ality: Psychological behaviorism. Springer- Consensual Structure of Mood. Psychologi-
Verlag: New York. cal Bulletin, 98: 219-235.

Staats, A.W. (2003). A psychological Zevon, M.A. y Tellegen, A. (1982). The


behaviorism theory of personality. En T. Mil- structure of mood change: an idiographic
lon and M.J. Lerner (Eds.) Handbook of Psy- /nomothetic analysis. Journal of Personality
chology, Vol 5: Personality and Social Psy- and Social Psychology, 43: 111-122.

Clínica y Salud, 2006, vol. 17 n.º 3 295