Anda di halaman 1dari 5

Estado de la cuestión acerca del

impacto de las barras bravas en


la sociedad limeña

Ricardo Pacheco
El presente documento es para presentar los efectos que puedan tener las denominadas

barras bravas dentro de una sociedad como la nuestra, es decir, la sociedad limeña. Se

dará inicio al análisis con algunos conceptos acerca de lo que significa una barra brava

para luego enfocarse en los efectos que estos denominados grupos tienen sobre una

sociedad como la nuestra y a su vez se presentarán algunos casos resaltantes de las

acciones de estos grupos.

Las barras bravas existen desde ya algunos años, se iniciaron en Inglaterra donde son

conocidas como Hooligans y se han ido expandiendo por diferentes continentes, como

el europeo y el continente latinoamericano, en el Perú, las barras aparecen por primera

vez a finales de los 60’s transformándose en barras bravas a partir de los años 80’s con

el nacimiento del Comando Sur de Alianza Lima (1986) y Trinchera Norte de

Universitario de deportes (1988). Pero para poder entender cómo estas barras bravas

pueden afectar a una sociedad como la nuestra, es necesario establecer algunos

conceptos, principalmente el de barra brava.

Para poder enfocarnos en las barras bravas, primero es necesario conocer las diferencias

entre los espectadores, hinchas y las barras. De acuerdo al escrito del antropólogo

Andrés Recaens Diagnóstico antropológico de las Barras Bravas y de la violencia

ligada al fútbol, los espectadores “(…) van a los estadios a disfrutar un partido que, de

antemano, promete ser un buen espectáculo deportivo por los antecedentes de los

equipos contendientes. Ellos no son necesariamente neutros frente a los equipos, pero

no se involucran con los gritos, saltos, sufrimientos o alegrías que el desarrollo del

partido produce en las otras dos categorías”. (p. 25) Los hinchas son los que "van a los

estadios para disfrutar de un partido que, de antemano, promete ser un buen espectáculo

deportivo". (p.25) El barrista “(…) presenta particularismos culturales que lo hacen

distinto a las otras dos categorías, pudiendo constituir una subcultura aparte o, por lo

menos, un grupo cultural claramente identificable”. (p.25) Según el psicoterapeuta


argentino Alfredo Moffat, en su artículo Barras, broncas y mafias, barra brava quiere

decir "(...) barra quiere decir grupo afectivo, con intensa participación emocional, casi

una familia ortopédica, y brava señala que son personas de acción y violentas”. (p.1)

Efectivamente, las barras bravas son emocionalmente intensas para con sus respectivos

equipos y son grupos belicosos y violentos. Haciendo referencia a la tesis de

licenciatura EL FENÓMENO DE LAS BARRAS BRAVAS: UNA OBSERVACIÓN

DESDE LA SOCIOLINGÜÍSTICA de Bejarano, A. Rodríguez y M. Pulido podemos

definir barra brava como “(...) una barra brava es una comunidad, que aunque en un

primer plano representa un equipo de fútbol, constituye toda una ideología y un

quehacer que muchas veces no está totalmente relacionado al acto deportivo y sí a una

práctica y búsqueda de vivencias que se caracterizan por demostrar algo ante los demás;

el “otro” es parte fundamental de una barra brava.” (p.38)

Entonces a partir de esta cita es posible establecer que una barra brava, pese a

representar a un equipo futbolístico, posee toda una ideología que no siempre está

relacionada al acto deportivo sino que busca demostrar algo a los demás. De acuerdo a

los autores Bejarano, A. Rodríguez y M. Pulido, las barras bravas son consideradas

como micro-sociedades que están conformadas por jóvenes de entre 14 y 25 años, que

se sienten auto-marginadas de la sociedad y buscan afrontar la realidad a través de los

denominados "disfraces". Se les considera como una tribu urbana ya que están

impregnados de rebeldía y cumplen con reglas específicas de su grupo. A su vez poseen

un lenguaje particular para comunicarse entre ellos y realizan acciones que no se

considerarían de una persona común y corriente. Esto quiere decir que muchas de las

barras bravas, se resguardan en el hecho de ser menores de edad para delinquir ya que

saben que al cometer algún delito no serán enviados a la cárcel. En un resumen general

de las definiciones antes referidas, se puede afirmar que las barras bravas son un

conjunto, en su mayoría jóvenes, que sienten afecto el uno por el otro, sienten especial
apego hacia un equipo futbolístico, son grupos que buscan probar algo y que se sienten

marginados por la sociedad y son de comportamiento violento. Una vez establecido el

concepto de lo que es una barra brava, podemos poner énfasis en lo que son los efectos

que tienen estos grupos sobre nuestra sociedad limeña, valiéndose de las citas anteriores

queda claro que una barra brava es un grupo violento, por lo tanto el efecto que pueda

tener dentro de una sociedad es de carácter negativo, como veremos a continuación. En

este artículo de Mateo T. y Ariel de L. ¿Qué hacemos con las barras bravas? El

Comercio, se presenta el caso de un hincha de la “U” que asistía a ver los partidos de su

equipo hasta que un día se desató la violencia entre dos grupos de la barra Trinchera

Norte, "(...) estuvo muy cerca del infierno que desataron en las afueras del estadio dos

bandos antagónicos de la hinchada de la ‘U’ y que tuvo que correr como en sus mejores

tiempos para no verse atrapado en medio de una turba que se agarraba a pedradas (...)"

(parr. 3)

Bibliografía

- Barras, broncas y mafia. La maga. (A. Moffat)


- EL FENÓMENO DE LAS BARRAS BRAVAS: UNA OBSERVACIÓN DESDE LA

SOCIOLINGÜÍSTICA.

(http://tegra.lasalle.edu.co/dspace/bitstream/10185/83/1/T26.06%20B397f.pdf)

-¿Qué hacemos con las barras bravas? El comercio.

(http://blogs.elcomercio.pe/lopeordetodo/2009/05/que-hacemos-con-las-barras-

bra.html)

- Diagnóstico antropológico de las Barras Bravas y de la violencia ligada al fútbol. (A.

Recaens)