Anda di halaman 1dari 3

Derecho Civil II Tema 16: La formación del contrato

TEMA 16: LA FORMACIÓN DEL CONTRATO

1. Formación del contrato: los tratos preliminares

Como ya dijimos según el artículo 1258 los contratos se


perfeccionan por el mero consentimiento y este consentimiento se
manifiesta por el concurso de la oferta y su consiguiente aceptación,
por lo que hasta que no exista ese concurso no hay contrato (artículo
1262). Supone con esto el legislador que todo contrato se celebra con
arreglo a un esquema ideal en que una de las partes tomando la
iniciativa ofrece y la otra parte se limita a aceptar la oferta, pudiendo
definirse como una declaración unilateral de voluntad en virtud del
cual el que emite (oferente) propone la celebración de un
determinado contrato bien a una persona concreta o bien a una
persona indeterminada en la que se contengan todos los elementos
esenciales, de forma que la otra parte (aceptante) lo acepte sin tener
que hacer ninguna otra manifestación. Si éste al contestar a la oferta
introduce modificaciones estaría haciendo una contraoferta dirigida al
oferente. En la vida real, pocos contratos se celebran con este
esquema ya que no siempre es fácil distinguir quien es el oferente y
quien es el aceptante.

Artículo 1258:
Los contratos se perfeccionan por el mero consentimiento, y desde entonces obligan, no sólo al
cumplimiento de lo expresamente pactado, sino también a todas las consecuencias que, según
su naturaleza, sean conformes a la buena fe, al uso y a la ley.

Artículo 1262:
El consentimiento se manifiesta por el concurso de la oferta y de la aceptación sobre la cosa y
la causa que han de constituir el contrato.
Hallándose en lugares distintos el que hizo la oferta y el que la aceptó, hay consentimiento
desde que el oferente conoce la aceptación o desde que, habiéndosela remitido el aceptante,
no pueda ignorarla sin faltar a la buena fe. El contrato, en tal caso, se presume celebrado en el
lugar en que se hizo la oferta.
En los contratos celebrados mediante dispositivos automáticos hay consentimiento desde que
se manifiesta la aceptación.

En ciertos casos hasta llegar a ese concurso de voluntades


suele mediar un periodo de tanteos o tratos preliminares en los que
las partes dialogan sobre los distintos términos en los que cabría
concluir el contrato, precio, forma de ejecución, etc. Este periodo de
tanteo es lo que se conoce como tratos preliminares.

La ruptura de estos tratos en principio no tiene ninguna


consecuencia jurídica, no obstante, la doctrina y la jurisprudencia se
preguntan si de los tratos preliminares puede surgir responsabilidad
para quien las rompe ocasionando un perjuicio a otro. La doctrina
considera que habría responsabilidad cuando la ruptura se deba a la
mala fe de alguna de las partes, entrando el juego el principio de
responsabilidad civil extracontractual, que se deriva del artículo 1902.

Antonio Barea Calero Derecho + LADE 1


Derecho Civil II Tema 16: La formación del contrato

Artículo 1902:
El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado
a reparar el daño causado

2. Perfección del contrato. la contratación a distancia

Sobre la perfección basta tener presente que se perfecciona por


la concurrencia de las declaraciones de voluntad de las partes y que
hasta recientemente se perfeccionaba en el momento en que la
aceptación llegaba a conocimiento del oferente estando vigente la
oferta, pero la aparente simplicidad de este principio ocasionaba
problemas a la práctica sobre todo en la contratación a distancia y
además porque se prestaba a que el oferente de mala fe evite o
retrase la perfección del contrato, no abriendo, por ejemplo, la carta
en que se supone contenida. Ello dio pie a que el artículo 1262 fuera
modificado por la Ley 34/2002 de 11 de Julio que indica que el
contrato ha de considerarse perfeccionado no sólo desde que el
oferente conozca la aceptación, sino desde que habiéndosela
remitido, el aceptante no pueda ignorarla sin faltar a la mala fe. En
cuanto a la aceptación por dispositivos automáticos dice el artículo
1262 (nuevo) al final que hay consentimiento desde que se manifiesta
la aceptación.

Lugar de la perfección: es aquel en el que se hizo la oferta,


salvo pacto en contra, es importante para determinar la competencia
territorial del juez.

3. El precontrato

Es la promesa recíproca de celebrar un contrato futuro, un


pacto de contratar (pacto de contrayendo), un verdadero contrato en
que la prestación a que se obligan ambas partes (ejemplo: promesa
de compraventa artículo 1451) o una de ellas (ejemplo: opción de de
compra), consiste en la celebración de un contrato.

Artículo 1451:
La promesa de vender o comprar, habiendo conformidad en la cosa y en el precio, dará
derecho a los contratantes para reclamar recíprocamente el cumplimiento del contrato.
Siempre que no pueda cumplirse la promesa de compra y venta, regirá para vendedor y
comprador, según los casos, lo dispuesto acerca de las obligaciones y contratos en el presente
Libro.

El contrato es un acto esencialmente voluntario, que exige la


libre y espontánea emisión de un consentimiento; en el caso del
precontrato, como a lo que los contratantes se obliga es a celebrar un

Antonio Barea Calero Derecho + LADE 2


Derecho Civil II Tema 16: La formación del contrato

futuro contrato, si llegado el momento de cumplirlo uno de ellos se


niega, será necesario exigirle que cumpla, es decir, que celebre un
contrato, para lo cual es necesario que emita el consentimiento
contractual. Se plantea el problema de cómo podrá obligarse a una
persona a emitir una declaración de voluntad si no quiere. Si se llega
a la conclusión de que nadie puede ser compelido a contratar contra
su voluntad, la figura del precontrato perdería su fuerza, su
incumplimiento se traduciría a lo más en una indemnización por
daños y perjuicios. La doctrina considera que el que se obliga a
celebrar un contrato, se ha obligado voluntariamente a emitir la
futura declaración de voluntad que ha de vincularlo en el contrato
prometido, si se negase sería sustituido por la Autoridad judicial, que
en su nombre celebraría el contrato.

Se entiende que ante la negativa de una de las partes a cumplir


lo convenido en el precontrato, queda la otra parte facultada para
exigir directamente el cumplimiento del contrato proyectado si en el
precontrato quedasen determinados todos los elementos y
circunstancias esenciales del mismo. De esta manera, el precontrato
se convierta en una primera fase del iter contractual, en la que los
interesados acuerdan el futuro contrato cuyo contenido dejan ya
definitivamente perfilado, atribuyéndose la facultad de exigir en
algún momento posterior su cumplimiento.

4. El contrato de opción

Es la promesa unilateral de celebrar un futuro contrato, en la


que sólo una de las partes queda vinculada, siendo la otra, dentro del
plazo de tiempo y en las condiciones previstas por el concedente de
la opción, la que decide si se llega o no a celebrar el contrato. El caso
más típico es el de la opción de compra, en cuya virtud el propietario
de una cosa (concedente) se compromete a venderla a otro (optante)
a un cierto precio dentro de un plazo predeterminado, durante el cual
queda obligado a respetar el derecho del optante y no venderla cosa
aunque le venga ofertas mejores, siendo la sola voluntad del optante,
al decidir si compra o no, lo único definitivo en orden a la eficacia del
contrato.

La concesión de la opción puede ser gratuita (el cedente no


pide nada al optante a cambio de concederle esa posibilidad de
comprar a determinado precio, con preferencia a otros) u onerosa (el
concedente exige una contraprestación al optante que éste tendrá
que abonarle si transcurrido el plazo no se decide a comprar (la
llamada prima de opción).

Antonio Barea Calero Derecho + LADE 3