Anda di halaman 1dari 7

Tema General

La vida laboral y familiar de los carboneros del Matto Grosso.


Tema Particular
En las selvas del Brasil miles de hombres se juegan la vida en la preparación del carbón
vegetal. Su oficio es el de ser carboneros, un trabajo de exigentes esfuerzos y pocas
remuneraciones, donde la edad no es un limite para ser anclado en una cadena productiva
que empieza con ellos y termina en la fundición del hierro colado. Muchos de los
carboneros trabajan desde niños y algunos aprenden el oficio de sus padres, los cuales
consientes de la hostilidad de carbón, desean para sus hijos una vida mejor. El trabajo
infantil es constante en estas selvas, poco a poco deforestadas para la producción del carbón
vegetal; la escuela se ofrece como una alternativa que poco opera pues las inconstancias del
trabajo de los padres obligan a la deserción escolar. El drama ofrece pocas alternativas,
pero las siderurgias siguen requiriendo del primer eslabón de una cadena productiva, que
encadena a unos hombres, cuyos padres, los de algunos, también estuvieron encadenados.

Sinopsis.
En las selva del Mato Grosso du Sol, en el Brasil, se presenta la producción a gran escala de
carbón vegetal, única en el mundo, el cual se inserta en una cadena productiva que termina
en las siderurgias Brasileras pero que comienza con los carboneros, los cuales preparan el
carbón el hornos rudimentarios y bajo las condiciones mas hostiles y sin un limite de edad
para realizar tales oficios. A través de cada personaje vamos conociendo todo el proceso del
carbón que arranca con la deforestación de los bosques. Todos las árboles son trasformados
en leños que apilados frente a la interminable hilera de hornos esperan a las manos de los
carboneros quines hacen los hornos, apilan los leños y vigilan su preparación durante los
tres días que dura la quema. Con la presentación del primer personaje conocemos la rudeza
del trabajo y la edad desde la que se puede empezar a ser carbonero, del mismo modo que
la ilusión que se mantiene sobre los hijos para que escapen de esta suerte aprendiendo en la
escuela la posibilidad de un oficio diferente, y rompiendo así una larga sucesión de oficios
duros que en la memoria del señor Lobao esta situada desde la esclavitud de sus padres. El
drama familiar esta presente en todos los carboneros. Un segundo personaje nos cuenta
mientras hace un horno la desilusión que tiene sobre dos de sus hijas quienes solo
aprendieron a hacer hornos como el. Y sobre quines teme que corran la misma suerte
trashumante que tiene los carboneros en busca de un lugar donde haya madera que requiera
hornos. El proceso de cocción de la madera dura tres días y requiere de un individuo que se
encargue de vigilar la inexistencia de orificios que puedan alterar el proceso con la entrada
de oxígeno que acelera la combustión. Un niño nos muestra su trabajo y cuanta la cantidad
de hornos y de dinero que tiene al día por realizar tal labor. Tras los carboneros siempre
están sus familias, no solo por el deber de sostener su supervivencia, sino porque están
sujetas también a este oficio. Magali es la esposa de un joven carbonero y mientras sostiene
a su bebe, se presenta contando su escasa edad y su deseo de huir del carbón y quiere que
sus hijos vallan a la escuela. Uno de los pequeños aprende a leer y escribir pero en
contravía a los deseos de su madre quiere ser carbonero y así ganar dinero. La escuela se
muestra como una posibilidad que es vacilante, pues la deserción a causa de la inestabilidad
del trabajo obstaculiza la formación de los niños. Un hombre carbonero sabe la ecuación de
este oficio: mucho trabajo poca comida y por eso se arrepiente de haber enseñado a su hijo
el oficio. Los niños y la escuela, los niños y los hornos, un debate entre los padres y sus
posibilidades y esperanzas. El trabajo infantil fue denunciado y luego penalizado por el
Estado lejano. Mientras los niños juegan fútbol y los padres se divierten viéndolo jugar por
la televisión, las sonrisas parecer reflejar un instante de despegué del drama al que se
encuentran anclados, al carbón y los hornos que siempre los esperan. Magali alista sus
cosas, los niños recogen las gallinas. En un camión alistan todo lo que tienen para partir del
Mato Grosso. En las selvas amazónicas se han encontrado un yacimiento donde las
siderurgias han anclando su andamiaje gris, que transforma los verdes de la selva en el café
del desierto. La fundición requiere carbón y el tren cruza lo que fue la selva para llevar y
traer. Los carboneros también van y vienen de acuerdo a la demanda de mano de obra, y las
siderurgias requieren del carbón que los hornos de los carboneros preparan. Ellos nos
cuentan como les duele derribar nuevos árboles milenarios, que han estado antes de sus
padres, pero no hay opción: la gran fabrica que provee el dinero para la subsistencia pone
las condiciones. En las selvas del Amazonas no hay límite de edad, no hay escape a una
suerte oscura, no tienen salida. Sesenta mil carboneros se juegan la vida en las selvas
brasileras con las mismas esperanzas, el poco aliento y el mucho trabajo.
Tratamiento
Los Carboneros, es un documental de tipo expositivo, que nos describe con gran habilidad
cinematográfica las vicisitudes y penurias del trabajo del carbón utilizando ciertas
estrategias audiovisuales convencionales; mencionaremos sus componentes básicos de
acuerdo al orden de aparición:
-Generador de caracteres: Se utiliza al principio para contextualizar la especificidad del
problema en la dinámica industrial brasilera del Siglo XX; posteriormente para ubicar
geográficamente al espectador.
-Narrador: Una voz masculina de tonalidad agradable nos ofrece el hilo conductor de la
problemática a tratar, presentándonos los personajes y analizando la cuestión desde una
perspectiva externa a las vivencias particulares de los mismos: nos habla de las
siderúrgicas, del proceso de producción del carbón, de la circulación del mismo, etc. Se
vindica como una voz de autoridad frente a la totalidad del problema.
-Musicalización: Unas tonadas con los sonidos de cuerdas y percusión característicos del
Brasil afro descendiente, nos llevan a un imaginario estético perfectamente compatible con
la labor de los personajes y su cotidianidad familiar. La dialéctica entre secuencias tomadas
directamente de la vida de los personajes y una música, a veces lúgubre, trágica,
desconsoladora, y a veces alegre, viva o enamorada, nos llevan a un olvido estético donde
solo existen los carboneros, su familia y su penosa labor.
Entrevistas: Como recurso imprescindible para adentrarse en la cotidianidad de un grupo
social, se utiliza la entrevista directa a los personajes. Las preguntas que se les hacen nos
intentan revelar lo esencial de sus vidas: experiencias pasadas, su relación con el trabajo,
con la familia, con los compañeros, etc. El entrevistador se mantiene por fuera del
encuadre, y asemeja una similar exterioridad (como muestra de respeto frente a los
personajes) con el problema y la privacidad de las vidas narradas.

Guión Literario.

Fundido a negro.

Generador de Caracteres:
Brasil es el único país del mundo
Que produce hierro colado y acero en larga escala
A partir del carbón vegetal. El carbón vegetal es
producido por la quema de árboles.

Escena 1. Selva del Mato Grosso Do Sul. exterior /día.

Sobre una verde pradera donde alguna vez hubo un nutrido bosque y en donde se
mantienen en pie algunos árboles, una gruesa cadena de grandes eslabones es levantada y
ajustada por las manos de dos hombres a un amarillo buldózer. Un hombre enciende el
buldózer con la mano derecha mientras fuma un cigarrillo con la izquierda, la cadena
plegada todavía se desliza en la medida que la maquina inicia un recorrido recto. La cadena
se tensiona sobre la hierba que se estropea a su paso. No es el único buldózer que esta
operando en el fondo del paisaje una maquina de iguales proporciones irrumpe sobre el
paisaje con una cadena similar. Las dos maquinas tienen el mismo sentido recto en su
recorrido, conduciendo cada uno una cadena que va arrastrado con violencia toda la hierba
que se encuentra su paso.

Generador de caracteres ( lado derecho superior del recuadro):

Mato Grosso du Sol.

La cadena se desplaza al ritmo que el buldózer la conduce. El primer árbol que se antepone
en su recorrido es derribado saliendo junto al tallo toda la raíz que lo sostenía. Cada planta,
cada tallo, cada ser vegetal que crece al paso de la gris cadena tiene la misma suerte de ser
expulsado de la tierra que los acoge. Los árboles jóvenes van cediendo ante la presión que
se ejerce sobre la cadena por la fuerza del buldózer; la cadena roe los tallos, y uno a uno
van siendo derribados, para caer uno tras otro con el peso de un árbol y la velocidad que
toman al perder la raíz que los sostenía en la tierra. Al caer se anudan en el suelo todas las
plantas que son conducidas por los gruesos eslabones que las ajustan, los árboles caídos se
añaden al cortejo que la cadena arrastra. Las esporádicas sobras van desapareciendo dando
inicio a un largo desierto de verdes vacilantes.
Escena 2. Hornos en el Mato Grosso Do Sul. exterior / día.

Sobre la profundidad del paisaje se despliega una hilera de hornos de adobes simétricos.
Son hornos para preparar el carbol vegetal. Frente a ellos, leños apiñados en una hilera
paralela a los hornos completan el conjunto en el que dos hombres negros se mueven entre
los leños y los hornos. Cada uno lleva un par de sucios guantes y toman leños que separan
de los apiñados. El sol es resplandeciente y se protegen con una gorra y se liberal del calor
con los dorsos desnudos.

Narrador:
Los carboneros están al principio de una cadena de producción de
acero y hierro colado. Su trabajo es quemar madera para hacer
carbón. El Señor Lobao es un carbonero experimentado. Aprendió el
oficio en Minas Gerais cuando había florestas cerca de las
siderúrgicas. Hace diez años el Señor Lobao tuvo que mudarse. Dejo
allí un área destruida del tamaño de Francia e inmigro para Matto
Grosso Do Sul..

El señor Lobao se acerca a un leño que esta fuera de los apiñados , lo toma con dificultad y
lentamente lo conduce hasta uno de los hornos donde lo ingresa detenidamente.

Escena 3. Hornos en el Mato Grosso Do Sul. exterior / día.

Sobre la fila de hornos se desplaza una difuminada estela de humo que emana de los
hornos. No todos están encendidos algunos están abiertos. Una carreta vacía esta frente a
los hornos paralelos a los leños que están dispuestos para ser transformados en carbon.

Generador de caracteres ( centrado, en mayúsculas blancas):

LOS CARBONEROS.
Inspirado en el ensayo fotográfico de Marcos Prado.

Escena 4. Pradera del Mato Grosso Do Sul. exterior / día.

En la pradera atravesada por una carretera se ubica un viejo y destartalado camión. Un


hombre completamente vestido con sus gruesos guantes de trabajo sube al camión algunos
leños. Los mueve con dificultad debido a su peso. Otro hombre en similares condiciones se
acerca para ayudarle con los leños que están siendo acomodados sobre la plancha de
transporte del camión. El sol irradia a plenitud el pesado trabajo de estos dos hombres.

Escena 5. Hornos en el Mato Grosso Do Sul. exterior / día.

El señor Lobao sale de uno de los hornos. Dos de igual raza están sobre un alto cerro de
leños. Cada uno de estos toma un leño y lo lanza cerca del señor Lobao que está frente al
montículo de leños. El señor Lobao se acerca toma uno de los leños gruesos , lo levanta con
los dos brazos y lo conduce al horno. Frente al horno, baja el leño y lentamente lo introduce
en el. . El horno es oscuro y dentro de él, el Señor Lobao acomoda el tronco en relación
con los otros ya agrupados en el interior del horno.

Señor Lobao:
Voy a cumplir 76 años. Nací en Teofilo Otoni, Minas Gerais.

Sale del horno para continuar con la rutinaria faena de acomodar los leños dentro del horno.

Señor Lobao:
Soy hijo de africanos. Mi padre murió a los ciento trece años y mi
madre a los ciento doce. A los once años yo estaba solo y cuidaba de
mí.

Los leños que no son de proporciones uniformes hacen ser lento en la movilidad al señor
Labao, quien de nuevo tiene un leño que lleva hasta el interior de uno de los hornos que
esta preparando. Luego y desde un ángulo diferente a donde está el señor Lobao se acerca
una mujer con un niño y otro muy pequeño que lleva entre sus brazos. Ella se acerca
lentamente a un grupo de leños que un hombre joven esta tomando para introducir en el
interior de uno de los hornos. Este hombre lleva gorra bajo un sol que ilumina todo el
conjunto. Algunos leños ya están apilados en el interior del horno. El hombre se introduce
en el.

Escena siete. Hornos en el Matto Grosso Do Sul. exterior / día.


El señor Lobao arregla los leños con la lentitud que obligan unos leños pesados. Se mueve
entre el horno y los leños.
Señor Lobao:
Vivo para trabajar. Esa es la vida de los pobres, pero si no trabajo no
cobro y me pongo triste. Si estoy trabajando estoy feliz.
Un leño pesado lo obliga a moverse con dificultad y a llevarlo poco a poco al horno donde
los está apilando. Apoya el tronco contra el suelo, lo desliza con precaución y lentitud y lo
introduce en el horno.
Señor Lobao:
Yo e trabajado en Nova Andradina, en fatima du Sol y lo demás ha
sido aquí en Mato Gorsso du Sol.