Anda di halaman 1dari 5

Identificación de recién nacido

La identificación del recién nacido, siempre en presencia de la madre y antes de salir de la sala de partos es una práctica habitual rutinaria en todas las maternidades y hospitales cuya finalidad es el que sea imposible confundir a los bebés.

La manera de llevar a cabo tal identificación es la siguiente: en primer lugar se toma la huella dactilar de la madre en un papel especial (secante) para proceder a la posterior inscripción del neonato en el registro civil y luego la huella o impresión plantar del pie derecho del recién nacido ( hay que mencionar que en ciertas maternidades se ha abandonado tal impresión plantar del recien nacido) . La inscripción en el registro civil deberá realizarse en el plazo de la primera semana de vida del nacido aunque en algunos casos este plazo se alarga hasta los 30 primeros días del nacimiento.

A continuación se coloca una pulsera (brazalete) en la muñeca de la madre y otra en el tobillo del bebé así como una pinza especial en el cordón umbilical. Cada brazalete y pinza lleva un adhesivo en el que figura un número de registro o codigo de identificación (color numero e imagen) que coincidirá con el de la madre , con el de la pinza del cordón y con el número que figura en la historia clínica del recién nacido.

Si el neonato debe ingresar en la UCI en la pulsera y la pinza constará además del codigo de identificación, el nombre, sexo y el peso a nacer, cuales deben coincidir con los datos de la pulsera de la madre y con los de la pinza umbilical. Al salir de la maternidad u hospital tanto la madre como el bebé deben llevar las pulseras puestas para el control correspondiente. En la identificación de los gemelos o mellizos se actúa de igual manera como la señalada anteriormente para cada bebé con la salvedad que la madre lleva una pulsera para cada recien nacido con la numeración 1er gemelo, 2º gemelo o mellizo etc.

Existen otras técnicas de identificación tales recoger unas gotas de sangre del cordón del recien nacido para determinar el ADN pero raramente son necesarias.

¿Qué es la profilaxis ocular?

La profilaxis ocular es la administración de gotas oftálmicas, o colirio, que contienen antibióticos y que se colocan en los ojos del recién nacido. Una disposición legal exige la realización de este procedimiento para proteger al bebé contra una posible infección de gonorrea no diagnosticada en el cuerpo de la madre. En la mayoría de los hospitales se utilizan antibióticos. En ocasiones se utiliza otra preparación, denominada nitrato de plata.

El colirio, o gotas oftálmicas, puede producir visión nubosa y, en algunos casos, es posible que provoque el enrojecimiento o la hinchazón de los ojos del recién nacido. Este es un trastorno transitorio. No se deben lavar ni limpiar los ojos para eliminar el medicamento.

MEDIDAS ANTROPOMÉTRICAS

Talla

La talla promedio del recién nacido hombre es de 50cm y un poco menor en las niñas. El rango para ambos sexos va de 47 a 54cm.

Talla La talla promedio del recién nacido hombre es de 50cm y un poco menor en

Peso

En promedio, el recién nacido pesa 3.200g; este es mayor en los niños que en las niñas. El rango oscila entre 2.500 y 4.00g.

Tendrán mayor peso el nacimiento, los hijos siguientes al primer embarazo, los de madres bien nutridas y los de padres con gran desarrollo esquelético.

Las causa del descenso fisiológico del peso en el recién nacido se deben a:

Perdida de líquidos, por la respiración y la transpiración cutánea.

Desaparición de edemas transitorios, con los cuales nacen los niños en general.

Eliminación de orina y meconio.

La escasa alimentación de los primeros días.

Toma de perímetros Después de pesar y tallar al recién nacido, se procede a la toma

Toma de perímetros

Después de pesar y tallar al recién nacido, se procede a la toma de los perímetros (cefálico y torácico). Es necesario tomar esta medidas para detectar anomalías, como hidrocefalia o microcefalia.

Perímetro cefálico:

Estas medidas varían de acuerdo con el tamaño general de los recién nacido; los limites normales del perímetro cefálico son 33 a37cm. El promedio es de 34 a 35cm.

Para la toma de perímetro cefálico se requiere una cinta métrica, preferiblemente metálica; se coloca debajo de la cabeza del (la) niño(a) teniendo cuidado de no lastimarlo(a) en la región anterior, la cinta debe pasar sobre los pliegues del entrecejo y supraorbitales, y en la región posterior sobre el occipucio, sitio donde se obtiene la circunstancia máxima.

Toma de perímetros Después de pesar y tallar al recién nacido, se procede a la toma

Perímetro torácico:

La relación promedio del perímetro torácico es aproximadamente d 1 a 2cm menos que el cefálico.

El límite del perímetro torácico es de 30.5 a 33 cm aproximadamente. Se mide a la altura del cartílago xifoide o punto subesternal, en un plano que forma ángulo recto con la columna vertebral.

El tórax se debe medir teniendo al recién nacido acostado y con la respiración tranquila.

El tórax se debe medir teniendo al recién nacido acostado y con la respiración tranquila. Limpieza

Limpieza del cordón umbilical

Objetivo

Prevenir infecciones y lograr el rápido desprendimiento y cicatrización del cordón umbilical.

Material

Isopos.

Alcohol de 70º o Clorhexidina acuosa al 0,1 %. (Riesgo de quemaduras en los

R.N. pretérmino con Alcohol de 70º). Gasas.

Guantes.

Solución antiséptica alcohólica de N-Duopropenida (New Ger).

Secuencia

Identificar al neonato.

Informar a los padres sobre el procedimiento a realizar.

Lavarse las manos y colocarse guantes o aplicación de New-Ger.

Tirar para arriba del muñón, dejando al descubierto la base y procediendo a su

limpieza con un isopo o gasa humedecida con alcohol de 70º o clorhexidina acuosa al 0,1%. Limpieza cuidadosa de pliegues y zonas adyacentes. Retirar el material utilizado.

Quitarse los guantes.

Lavarse las manos.

Precauciones

Realizar la limpieza tres veces al día.

Al desprenderse el cordón, el aspecto de la base tiene que ser granuloso, no

presentar enrojecimiento ni mal olor. Si el ombligo presenta signos de infección, tomar muestra para cultivo (según

técnica) y proceder a su limpieza con isopo humedecido en una solución de clorhexidina acuosa al 0,1% prestando especial cuidado en los pliegues de la base del cordón umbilical donde se introducirá el isopo. Comunicar al pediatra correspondiente. Mantener el cordón seco.