Anda di halaman 1dari 32

número 5 - octubre 2008 ade

e x c l u más, en
texto s i v a , u n
recié de wittig
n
c i tradu-
d o

Si te querés enterar: qué tal nos fue en el XXIII ENM / por dónde anda el
derecho, y qué tan lejos de nuestros derechos / cómo usamos las teorías
página

feminista, lesbofeminista y queer / o simplemente leer experiencias,


confidencias, secretos, amores, pasiones y obsesiones....
1
Baruyera fue impresa en Talleres Gráficos Su Impres S.A - Tucumán 1480 - CABA - Tel/fax: 4 371 0029/ 0212 - mail: imprenta@suimpres.com.ar
De nuestros colchones!
¡saquen sus sermones
página 2
tapa (interior) 2 - editorial 5
tabla de contenidos postal del ENM 2008

6 y 7 - Algunas palabras sobre el


3 a 5 - Cartografía: XXIII Encuentro Nacional de Mujeres cuerpo lesbiano de Monique
vero marzano y gabi dv Wittig
Propietaria: Sonia Gonorazky - Directora: Verónica Marzano - Tirada: 1.000 ejemplares - Registro de Marca en Tráite - Registro de Propiedad Intelectual Nº 602.126

5 - Te cuento mi Encuentro traduce Paula Torricella


8 - Porteñas al Borde charo márquez ramos
charo márquez ramos 10 y 11
9 - Cuerpos con nombre y apellido Cuerpos y Derechos
8 y 9 - Lógicas desviadas. Hoy: Mariano Fernández Valle Aluminé Moreno
Ser o no ser... Lesbiana
kimiko
14 y 15 - Reflexionar contra la heteronormatividad en educación
gabi dv entrevista por mail a Valeria Flores y a Sonia Gonorazky,
12 y 13 - En que quedó la ley de creadoras de Educadorxs LGTTTBI
Educación Sexual Integral:
¿Quiénes y de qué hablarán en
las escuelas? 16 - Acerca de la construcción 17 - comentario de un libro
gabi dv entrevista a Graciela del cuerpo sexuado baruyero
Morgade gabi dv sonia gonorazky

18 - mujeres y medios de comunicación verónica marzano 19 - Polaroid de Locura Lésbica


5
charo márquez ramos
20 - Manifiesto Lésbico Femi- 21 - Rosario Archivo y Bibliote-
nista Anticapitalista ca Lésbica Ilse Fuskova
Amalia Hidalgo entrevista a
20 - Libros y revistas recibidxs y/ Natalia Bolcatto 25 - MUJERES POR EL AC-
o leíd@s y/o CESO AL ABORTO LEGAL
23 - Caospolitan aconseja: 26 - Una batalla letra a letra
22 - Reparación histórica. Doña ¿cómo excitar sexualmente a una
Rosa, la cara oculta de las cosas mujer? 27 - Opinión: La gestación
Paula Torricella entrevista Presunta Extremista como problema de quien tiene
póstumamente a Doña Rosa útero
24 - Argumentos, leyes, desvíos. Verónica Fulco
Feminismo y 27 - Lobo suelto, cordero
28 - ¿dónde conseguir la revista? neoconservadurismo: registro de atado... o del aborto, la cárcel y
violadores en la Provincia la vida de una mujer en el
conurbano bonaerense
Contratapa interior CoPaDi
Lesbiana invisible Contratapa exterior - Tortina

Baruyera, una tromba lesbiana feminista Si querés recibir algún


baruyoaldia.blogspot.com número de Baruyera por
Este número de Baruyera fue realizado por: Redacción, corrección y diseño: Sonia Gonorazky, correo escribinos a
Amalia Hidalgo, Charo Márquez Ramos, Gabi Díaz Villa, Paula Torricella, Verónica Marzano. baruyera@yahoo.com.ar.
Invitadxs: Graciela Morgade, Mariano Fernández Valle, Aluminé Moreno, Verónica Fulco,
Y si querés sumarte a la movi-
Colectivo para la Diversidad, Educadorxs LGTTTBI, Natalia Bolcatto. Gráfica: Tortina,
Cristina Coll y Ayelén Brunet da y distribuir la revista en tu ciu-
Editoras responsables: Sonia Gonorazky y Verónica Marzano - Tel: (54 11) 4 572 41 12 dad, escribinos también:
Para comunicarte con las autoras de los textos dirigite a los mails que aparecen en sus artículos, baruyera@yahoo.com.ar
por otras cuestiones a baruyera@yahoo.com.ar Si no encontraste la revista en alguno de
página

los puntos de venta, avisanos. Gracias!


*******
CADA AUTORA/X/O ES ADULT* Y AUTÓNOM*, CAPAZ DE RESPONDER POR SUS
IDEAS Y OPINIONES AQUÍ EXPRESADAS; BARUYERA NO SE RESPONSABILIZA DE AGRADECEMOS A XMENOSY SU
APOYO A B ARUYERA
LOS LÍOS QUE PUDIERAN OCASIONAR.
3
E D I T O R I A L 5
La editorial de este número es una especie de descar- esperar, intentamos hablar con gente de la comisión
go, denuncia, alerta e invitación a pensar y reflexionar. organizadora para que sacaran a esa mujer de la es-
También es un anticipo del precioso material que si- cuela (cosa infructuosa) y las participantes del taller
gue. de lesbianismo marcharon con carteles que decían
“soy lesbiana y soy docente”.
La lesbofobia implica el odio o asco a la sexualidad
lesbiana, pero también el repudio y resistencia al ale- Este hecho nos hace pensar cómo algunos núcleos
jamiento, por parte de una mujer, de las normas de de discriminación siguen gozando de impunidad, no
género que definen la «femineidad». Esto significa sólo legal sino social. Hoy difícilmente una persona
que «serlo» y «parecerlo» es la mayor afrenta al honor se atrevería a decir cosa parecida de alguien de reli-
y las buenas costumbres de la ciudadanía. También gión musulmana o judía, o negra, o asiática sin recibir
quiere decir que “serlo” puede ser “tolerado” en tanto (o al menos temer recibir) la condena social y legal
se esconda, se mantenga en lo íntimo, se oculte. ¿A correspondiente. Por el contrario sobre la existencia
qué le tendrán miedo lxs señores vecinos y vecinas? lesbiana persiste un consenso social que acompaña
la violencia de la discriminación. Ésto es estimulado
Durante el Encuentro Nacional de Mujeres este año por medios de comunicación que denigran o estigma-
en Neuquén, con las compañeras de Fugitivas del De- tizan a las lesbianas, reformulando la sexualidad disi-
sierto, Malas como las Arañas y Flores Fucsias decidi- dente en clave de consumo masculino, o cuando pre-
mos repetir la complicidad que un año antes en Cór- sentan el ser lesbiana como “algo fácil de asumir»
doba habíamos inaugurado: en la Escuela Nº 2, don- para una joven actual, ignorando, por ejemplo, la can-
de se desarrollaron los talleres de lesbianismo, femi- tidad de suicidios adolescentes y evitando
nismo, identidad y género levantamos una especie de problematizar que el precio de salirse de la
feria de disidencias, mostrando nuestro trabajo de todo heterosexualidad no sólo es alto a la hora de asumirse
el año e iniciando un diálogo personal y colectivo con sino de “parecer/aparecer” en sociedad. Por su parte,
las viejas y nuevas conocidas. En el mismo espacio las religiones siguen condenando «la disidencia
(una especie de patio interno), la Cooperadora de la sexual» de las mujeres antes que ninguna otra: obvio,
institución improvisó un kiosco para “ganarse unos somos la clara evidencia de que la maternidad no es
pesos” con el evento, que poco le importaba y con el destino. La educación sigue a medias tintas cuando
que no tenía ninguna filiación. Las mujeres, repitiendo asume una política de “tolerancia” que encuentra su
nuestro ritual de solidaridad no necesitamos poner- límite en la visibilidad y la felicidad. Y qué decir de la
nos de acuerdo, compramos allí gaseosas y sándwi- organizacion familiar que encierra, aplasta y condena,
ches uno o dos pesos más caros que en el súper que cualquier intento libertario.
estaba justo en frente de la escuela.
¿Y del otro lado quién hay? ¿Con quiénes contamos
El día domingo, un rato antes de que comenzara el de aliadas las lesbianas? Un movimiento de minorías
armado de la histórica “torta-marcha, todxs somos sexuales que se olvida que somos mujeres y por ende
lesbianas”, y casi al final del Encuentro (cuando ya el antes que el matrimonio o la pensión nos preocupa
kiosco había ganado lo suficiente) una integrante de mantener el trabajo cuando el supervisor o el jefe se
la cooperadora escolar se acercó y muy amigable- enteran que nunca nos van a gustar y que no nos emo-
mente nos preguntó qué taller “dábamos” nosotras. ciona que quieran «algo» con nosotras. Un movimien-
Algunas ingenuas nos quedamos mirándola y las to feminista local (que con honrosas y destacadas ex-
compañeras neuquinas rápidas de reflejos, y eviden- cepciones) en gran parte no ha problematizado ni in-
temente entrenadas en recibir agresiones respondie- dagado lo suficiente la heterosexualidad como causa
ron que ninguno, que éramos grupos de lesbianas de opresión de las mujeres y otra parte que es absolu-
feministas que compartíamos con las compañeras tamente lesbofóbico y teme todo el tiempo ser confun-
de todo el país nuestra producción de materiales. dido con “un grupo de lesbianas”. Movimientos socia-
les latinoamericanos que tachan de burguesa la dis-
La mujer comenzó su discurso lesbofóbico diciendo cusión sobre la sexualidad ocultando en realidad la
que en la radio había un “señor” periodista que denun- prohibición implícita a la manifestación pública de la
ciaba a una maestra que daba talleres de sexualidad, sexualidad lesbiana en sus ámbitos públicos y un
se decía tortillera y había escrito un libro. ¡Oh casuali- movimiento LGTTB que, en gran medida, no nos deja
dad! La docente estaba con nosotras, era Valeria Flo- de hacer pagar el biologicismo de no tener pene.
res, activista de Fugitivas del Desierto, referentes del
movimiento de lesbianas del país y una de las pocas Por suerte los puntos de fuga existen, las pequeñas
intelectuales argentinas que escribe en primera per- endijas por donde seguir huyendo del
sona en sus libros y artículos sobre sexualidades di- heteropatriarcado aparecen. Las chicas sin patrón,
sidentes. Valeria dijo que esa docente era ella (cosa irrepresentables, abominables, múltiples, disidentes,
que la mujer ya sabía, por supuesto). La mujer cerró nos seguimos encontrando: produciendo pensamien-
su histórica alocución con un “si yo tuviera una nieta to, arte y práctica politica desde las fronteras, prepara-
página 4

que va a una escuela donde la maestra es lesbiana, la do el terreno para la definitiva transformación que mal
sacaría». Por supuesto los insultos no se hicieron que les pese a muchxs: se viene.
cartografía:
cart

XXIII ENCUENTRO
ENCUENTRO
NACION AL DE MUJERES
CIONAL
Entre mujeres y lesbianas, entre jóvenes y viejas, entre inconvenien-
por Vero Marzano y gabi dv tes y desobedientes, entre posiciones K y anti K

El desierto neuquino vio pasar el XXIII por un lado, y en contra del gobierno y ble tristeza por el asesinato de
Encuentro Nacional de Mujeres. El pai- del campo, por el otro, a los golpes y las Fuentealba, sino también los que vienen
saje no podría haber sido más adecua- amenazas cruzadas. Aunque algunas fe- del odio y la ira por la persecución políti-
do como escenario: aridez, distancias ministas estamos más preocupadas ca que sufrimos las mujeres3.
exageradas, paisaje inhóspito, y un frío por cómo se comportarán los sojeros ,
que corta la cara. Este panorama se re- los gobernantes y “los compañeros” Todo esto nos sorprendió un poco, por-
pitió clonado en el acto de apertura. dentro de sus casas, se ve que antes de que un mes antes del Encuentro en
cuestionar la desigualdad de género, hay Neuquén se realizó un debate público
Todo tiene su historia: los debates que que acordar quiénes son los varones en Buenos Aires4 acerca de la “metodo-
cruzaron este encuentro se remontan al ‘enemigos’ que se pueden criticar… logía y valoración de los Encuentros” al
año pasado en Córdoba, cuando en la que fuimos convocadas feministas, mu-
asamblea fallida por el derecho al abor- El programa oficial también constituyó jeres de movimientos sociales y la iz-
to legal, seguro y gratuito la coalición de una innovación: dos actos centrales, ex- quierda institucionalizada. En esa mesa
los partidos de izquierda obturó el diálo- tra-talleres, sobre los cuales se prohi- de diálogo las discusiones giraron en
go y la posibilidad de repensar las es- bió superponer otras actividades, excep- torno a cuál es la mejor estrategia para
trategias para conseguir este derecho to que fueran “culturales”; tanto es así encarar la lucha, centrando la “cuestión
por el que las feministas venimos lu- que la propuesta de una Mesa de Deba- de las mujeres” en el aborto y la prostitu-
chando hace ya más de 20 años. En te sobre Prostitución y Trata, se convirtió ción (en realidad, se usó el eufemismo
aquella oportunidad, al grito de “asam- (a pesar de las quejas de las mujeres “trata”); y si es necesario repensar la di-
blea y plan de lucha”, se consolidó una que organizaron la actividad) en la pro- námica de los encuentros y de los talle-
nueva interlocutora, la izquierda yección de la película Vidas Privadas; res que allí tienen lugar. Ninguna de las
institucionalizada, que inauguró una ¿será que lo personal es ahora “cultu- fuerzas que tenían representación en la
nueva discusión, planteando que el de- ral”?2 Ninguno de los sendos actos que comisión organizadora local propuso
recho al aborto se consigue de otra ma- monopolizaron las actividades tenían que los ENM debían transformarse en
nera y obligándonos a repensar las es- como eje la lucha de las mujeres por el una herramienta de lucha de clases o
trategias que hemos construido en es- reconocimiento a la autonomía perso- que había que claudicar en el esfuerzo
tos 23 años de encuentros. Ya no discu- nal: el sábado a la noche, Fasinpat (ex de trazar nuestra propia agenda como
timos “aborto sí” versus “aborto no” con Zanon); el domingo al mediodía, en La movimiento para apoyar la (hetero) pa-
las contumaces militantes “pro-vida”; Escuela de Música, la conmemoración triarcal agenda político-partidaria.
ahora discutimos si “plan de lucha o ca- de la muerte de Carlos Fuentealba.
bildeo”… por lo menos estamos de En cambio, de lo que sí nos enteramos
acuerdo en que el cuerpo de las muje- No es que seamos hipercríticas intran- allí es que “la agenda te la marca la rea-
res es de las mujeres. sigentes; la incomodidad no es tanto lidad” (como dijo alguna representante
porque haya habido “actos”, como por- de Las Rojas).
Volviendo al acto inaugural, nadie supo que hayan sido “centrales”: causas que
bien qué pasó: es la primera vez que la todas o la mayoría entre las presentes No fuimos a Zanon, porque la “realidad”
apertura de un Encuentro Nacional de ya hicimos propias -la lucha contra la dice que los “compañeros” de la fábrica
Mujeres se suspende. Al parecer, posi- patronal, y la lucha contra el terrorismo boicotearon a las (¿sus?) mujeres cuan-
ciones encontradas al interior de la co- de Estado- pero que intentaron quitar vi- do se organizaron para activar el 8 de
página

misión (des)organizadora no lograron sibilidad a las mujeres, que hubiéramos marzo de este año. Y la “realidad” tam-
acuerdos previos y, allí mismo y delante preferido luchar por la redistribución de bién dice que Carlos fue asesinado por
de una multitud de mujeres y algunos la riqueza -toda, no sólo la que acuñó el las fuerzas armadas del Estado, que se
varones (que, creemos, no deberían ha- Sr. Zanon- y por la legitimidad de la ma- arroga el derecho exclusivo a la violen-
ber estado ahí), pasaron de los cantitos nifestación pública de nuestros recla- cia, como pudimos experimentar en car-
5

a favor de la burguesía agroexportadora, mos -no sólo el que viene de la indeci- ne propia.
uc has
os m
as som
as tort
al
esc uch
se
Se ve,
Les
bia
na,
doc
ent
e tu
luc
ha
ya
se sie
nte
,
cli toriano
o
orgasm
va ginal , e l
l más lesbiano
smo e
el orga i ar cal y cuál
r
á el pat
cuál ser
El domingo 17/8 la infaltable peatonal Para acabar, la Marcha. La tradicional del de nuevo que el lesbianismo es una des-
feminista se autoconvocó en la puerta ENM, arrancó a las 18hs. de la Plaza de viación de una vulnerable juventud per-
de la Escuela de Música, frente al monu- las Banderas, bajando por la Av. Argenti- dida, ¿no? Somos las mismas que los
mento a San Martín (en el centro de na. La Torta-Marcha arrancó de la Es- echamos de la Plaza San Martín. Algu-
Neuquén) donde militares, funcionarios cuela Nº 2 (donde se desarrollaron los nas somos jóvenes, otras jovencísimas,
políticos y la Sociedad Sanmartiniana talleres de lesbianismo, identidades, y también estamos las señoras
querían homenajearlo por los muchos estudios de género, comunicación, fe- aseñoradas, las pequeñas gigantes, y
años que lleva muerto, pero sin que minismo y arte). Revista Baruyera, Fugi- ¡¡las viejas hermosas!! Ningún “jóvenes”,
nuestra presencia ruidosa y feminista tivas del Desierto, Malas como las Ara- no somos niñas, no vamos a permitir
opacara el acto. Rápidamente, parte de ñas, Feministas Desobedientes, Movi- que nos infantilicen para impugnarnos.
la peatonal se convirtió en un escrache miento Lésbico Emprendedor, Flores Sí, llevamos una torta gigante. No es un
espontáneo, y el escrache fue fiesta po- Fucsias, la Comisión de género de hu- estigma, ¡es mi novia!
lítica, al estilo feminista: nosotras toma- manidades de La Plata e independien-
mos las calles para bailar, para reír, y tes (perdón si omitimos a alguien pero Para pensar acerca de los modos de ha-
para decir lo que tenemos ganas de de- era mucho agite!), bailamos toda la mar- cer política, queremos contar que hacia
cir. No les reclamamos nada, ni les pe- cha por la existencia y la revulsividad les- el final de la marcha un grupo de gente
dimos permiso a los milicos allí presen- biana llevando en andas la preciosa tor- llamó la atención tanto más que la Torta
tes. Pero parece que los militares sólo ta naranja, de tres pisos, cremas y que Marcha: todos varones. Hubo vidrios
pueden marchar cuando el público alre- frutillas, y de dos metros y medio de diá- rotos, y la bandera de los
dedor los mira y aplaude metro. fundamentalistas les fue arrancada y
impávidamente. Así que debieron reti- quemada. Allá fueron las fotos del van-
rarse sin terminar su homenaje ni beber “Díganle a Wittig que encontramos el dalismo, a darle material -y mucho- a la
el patriótico chocolate. Moraleja: No es cuerpo lesbiano”, le colgaron bromean- prensa amarilla que en su afán de llenar
posible, señores autoritarios, ostentar do a la torta. Cantando exultantes llega- páginas “suculentas” no repara en que
violencia frente a feministas desobe- mos a la catedral, punto álgido en las esas formas de hacer política no son las
dientes y a lesbianas feministas marchas de todos los encuentros. Antes nuestras. Por ahí que los mandaron, con
irreverentes. de pensarlo ya estábamos todas casi las caras cubiertas, así pueden decir-
rozando los rosarios y los crucifijos de nos con “justa causa”: “incultas”,
Dentro de las escuelas donde ocurrie- los fundamentalistas. La torta gigante “desprejuiciadas”, “desbocadas” y “sin
ron los talleres, las mujeres del movi- temblaba, se abalanzó sobre ellos y so- amor a la Patria”.
miento feminista no tuvieron una presen- bre ella, quiso hablarles de cerca: “Se
cia contundente, como se evidenció en ve, se escucha, las tortas somos mu- “La lacra que todavía nos queda en la
los raleados talleres tradicionales: “23 chas”. Y para que no les queden dudas sociedad” y también ”Parecían
encuentros nacionales de mujeres”; les pintamos las banderas, les mostra- drogadas” opinaron en un diario de la
“mujeres y feminismos”; “mujeres e iden- mos las tetas y nuestros besos de len- mañana local, tal vez para justificar que
tidades”; “mujeres y estudios de géne- gua. los echamos sin tocarlos: las indias, las
ro”. Las lesbianas decididas a mostrar- sueltas, las locas, las ininteligibles,
se, cabían todas juntas en una sola aula: “Jóvenes feministas” llevaron el “estig- inalcanzables, incomprensibles, las pa-
los talleres de “activismo lésbico”, y “mu- ma”, publicó un diario neuquino el lunes. cíficas, les levantamos el acto.
jeres y lesbianismo” se unificaron. (Pe- ¿Jóvenes? Algunas jóvenes y otras no
página 6

dimos disculpas por poner el punto aquí, tanto, pero otra vez se hace evidente que No tienen ningún poder sobre nosotras:
pero las reflexiones acerca del movi- nadie quiere reconocer públicamente nos seguirmos amando, seguimos de-
miento de lesbianas son otro libro, y to- que las lesbianas somos muchas, y es- cidiendo sobre nuestros cuerpos, esca-
davía lo estamos escribiendo…). tamos en todas partes desde hace mu- pándonos de sus filas y uniéndonos. Y
cho tiempo. No querrán hacernos creer cada año tenemos la misma indecencia
no va más a mi
sa

za,
ani
org
se
que
jer
mu
N
op
es u
te edo a la
re
o ve que s iglesia, ca
yo tip r, ta e tó
so ad nt le de quiere m lica apost
y a a ser cimos eter ólica
to s in se tort que en n roman
rt x as, se n uestra a
a, r es ual mar os da s cam
as
re p i ima la ga
to ond dad cha na
rt er sy
a , lesb
ian
as
de festejarlo públicamente.

“Nos tienen miedo porque no


Te cuento mi Encuentro
tenemos miedo” dice la Liliana por Charo Márquez Ramos
Felipe; nosotras agregamos mediacharo@gmail.com
“nos tienen miedo porque re-
sistimos en la creatividad y la Este año fui, por segunda vez, al Encuentro de Mujeres.
alegría”. No quería participar de los talleres de estrategias ni de trata. La verdad es que
quería pasarla bien y escuchar otras voces. Una amiga me dijo que me había invadido un
A tanta violencia machista: Po- espíritu democrático que me es poco característico. Pero quería salir del ámbito de la
tencia Tortillera. La lucha sigue, discusión, de la tensión y, entonces, decidí ir al taller Mujer e Identidades.
por todas. Nos vemos el año Cincuenta mujeres sentadas en ronda, dejando libre el espacio en el que de lunes
que viene. a viernes debe haber un/a docente. Me propuse y fui elegida como coordinadora, junto con
una mujer de Neuquén que juraba nunca haber sufrido discriminación. Nos presentamos:
Baruyera, una tromba lesbia- la gran mayoría era de docentes y la casi totalidad, madres. Lo notamos. Lo remarcamos
na feminista. Tramando y lo hablamos.
lesbianizar Tucumán, de La Hablamos de las dificultades de no ser madres. Tuvimos la maravillosa discusión
Posta a Chorritos. sobre la biología o la cultura como formadoras de la personalidad o de las personalidades
y ahí, todo un mundo. Y, entonces, del rol de la mujer.
En este taller, nuestro taller, no había cuadros de la Iglesia ni de los partidos de
izquierda. Ni del feminismo. Éramos mal que mal o genial que genial, mujeres distintas
que realmente vivimos vidas distintas, pero que nos encontramos en la necesidad (inclu-
so con aquellas que aseguraban la voluntad divina en la planificación familiar) de cuestio-
Notas
nar/nos nuestro ser mujeres, acá, ahora.
1 Baruyera, con la disidencia infil- Nos encontramos, también, en la necesidad, casi visceral, de escuchar que otras
trada en los intersticios del formas de vida son tan posibles y aceptables como las nuestras. Que no somos las
paquisistema político (partidario y mismas todos los días ni cada día ni frente a tal o cual persona. Que tenemos más de una
no). identidad: que ser madre puede no ser la primera ni la principal o sí y que también está
2 Un juego de sentidos a partir de bien.
“lo personal es político”.
3 No hay que olvidar que el docen- Notas de color:
te, es un trabajo femenino, en tér- Durante el taller surgieron cosas hermosas. Una compañera habló de cómo los
minos de mayoría de mujeres do- varones ocupan todo el patio, dejando a las nenas puertas adentro o arrinconadas y, a
centes, y, en términos de reconoci- partir de ahí, lo reformulamos como: “hay que coparle el patio a los pibes”.
miento social, un trabajo Una madre con su hija. La identidad de lxs hijxs de desaparecidxs como una iden-
feminizado es decir, denostado, tidad en pugna, pero no por eso menos real. La necesidad de legalizar el aborto. La
subvalorado, y por eso mal pago presión sobre el útero. Los pelos. Nuestras familias y salir del clóset (o quemarlo). Dios.
(total, el sueldo de la mujer es siem- La escuela. El uso de la palabra. Las células. Las redes de contención. La no
pre el “segundo ingreso del hogar”, complementariedad. La lucha que implica ser mujer no siéndolo a veces. La lucha que es
página

¿no?). vivir en un mundo que divide a la sociedad en dos y sólo dos en todos los aspectos de la
4 Organizado por la comisión de vida. La lucha cotidiana. El patio. Zanón. Las mujeres desaparecidas en democracia.
Género de Indymedia, puede es- Fuentealba.
cucharse y mirarse en http:// En la lucha se nos va la vida y también se nos va la vida si no luchamos. Y si no nos
www.argentina.indymedia.org encontramos y nos abrazamos y nos reímos y nos escuchamos y nos respetamos.
7
variaciones textuales

Algunas palabras sobre


El cuerpo lesbiano
de Monique Wittig
traducción de Paula Torricella

Este texto fue traducido del inglés para Baruyera por Paula Torricella («Some Remarks on The lesbian body» en On Monique
Wittig. Theoretical, Political and Literary Essays California, University of Illinois Press, 2005) Según Namascar Shaktini,
editora del libro, Wittig escribió estas reflexiones entre 1997 y 2001. Es decir, casi 30 años después de que fuera publicado Le
corps lesbien (1973) y unos pocos años antes de su muerte (2003)

El cuerpo lesbiano surgió de la necesi- lejos, hablaban de un lugar, de un tiem- alrededor, es una idea recurrente para
dad de escribir un libro totalmente po, de personas que yo no conocía. mí. Pero nunca funciona. Siempre me
lesbiano en su temática, vocabulario, quedo con el espacio en blanco de la
textura, de la primera a la última página, Muy pocos versos quedaron de una de página, un espacio que llamo el taller
desde el título hasta la contratapa. Al co- las mejores poetas de todos los tiem- literario. Nunca será suficiente insistir en
menzar la tarea me encontré con dos pos. El fragmento más largo que tene- este espacio, que para cualquier escri-
espacios vacíos. El que enfrenta cual- mos ha sido imitado como un modelo tor puede convertirse en un abismo, un
quier escritor frente a la página en blan- de lírica, por ejemplo, por Louise Labé, abismo del que nos arriesgamos a no
co. Pero también el vacío que represen- un poeta del siglo 16, y por Boileau, un salir.
taba la inexistencia de un libro semejan- poeta del siglo 17, autor de un Arte poé-
te. Nunca pasé por un desafío mayor ¿Lo tica. Safo se las ingenió para expresar la Encontrar una nueva forma, escribir lo
haría? ¿podría hacerlo? ¿cómo sería el pasión con economía de recursos pero que no se atrevía a decir su nombre, for-
resultado? Mantuve el manuscrito ence- logrando una extrema potencia. “Te veo, zarme a hacerlo, ese fue el dilema con
rrado en un armario por seis meses an- y me vuelvo verde como el pasto” evoca, el que me enfrenté. Así que la violencia
tes de mostrárselo a mi editor. por ejemplo, el papel del hígado y la bilis estaba doblemente presente en la tarea.
en la pasión carnal, o también la reac-
No había ningún libro lesbiano hasta ción de los órganos al punto de casi Es necesario hablar de la violencia a la
entonces, excepto los escritos de Safo. morir bajo la violencia de la pasión. hora de escribir porque siempre es el
Al menos así lo veía yo en ese momento caso con una forma nueva: amenaza y
(todavía no conocía a Djuna Barnes) La mayoría de los fragmentos sáficos violenta la forma anterior. Lo haces con
Comencé entonces a escribir fragmen- constan de uno o dos versos, algunas palabras, con palabras que se cargan a
tos sobre este territorio virgen, sólo con veces de sólo dos palabras. En ninguno través de la obra de nuevas formas y
Safo en el horizonte. Estos fragmentos de estos poemas podemos imaginar nuevos sentidos. Lo haces con palabras
se perdían. No funcionaban. Me acuer- que existía opresión de los hombres que tienen que conmocionar a los lecto-
do de haber elegido como posibilidad hacia las mujeres. Más tarde Safo fue res. Si a los lectores no les llega el shock,
formal partir de la obra de Safo y escribir comparada con Platón, y su escuela en entonces el trabajo no está terminado.
alrededor suyo. Es decir, usar a Safo Lesbos fue comparada con la escuela Esto es verdad para cualquier obra lite-
como el texto principal y escribir alrede- socrática. Pero nos dejó en el misterio. raria. Entonces desde el comienzo está
dor, en sus márgenes. Después me di Ella es un enigma. la violencia hacia el lector. Un buen lec-
cuenta de que otra posibilidad era inter- tor puede estallar en el proceso. (Así me
página 8

calar los textos de Safo directamente en Si me extendí sobre la obra de Safo es sentí cuando estaba en la calle leyendo
mi escritura. No funcionó tampoco. Los porque la idea de pensarla como EL por primera vez Tropismos de Nathalie
poemas de Safo estaban demasiado TEXTO, la Biblia, le livre, y escribir a su Sarraute. Después de eso, la escritura y
la lectura nunca fueron lo mismo) manteniéndome en un nivel pragmático mento, un estado del ser que le podría
sin sentimentalidad o romanticismo. suceder a cualquiera y que no está des-
La segunda clase de violencia de la que tinado a durar. No son las bases para un
debía hablar en ese libro todavía inexis- Esto se ajustaba a mi idea de que los modo de vida. No tiene nada que ver con
tente era la violencia de la pasión. La lectores debían estar familiarizados pre- la vida social, ya que los poemas no son
pasión que no se atreve a decir su nom- viamente con las palabras que usara el representaciones de la vida real. Y cuan-
bre –la pasión lesbiana. Ahora debería escritor. Podía entonces comenzar a es- do se dan las coincidencias entre am-
decir, para aclarar por qué mi libro tenía cribir en mi página en blanco. El vocabu- bos, el texto de la vida y el texto del libro,
que ser tan críptico y realista en su ex- lario anatómico era la base primaria de sólo puede tratarse de un relámpago
presión, que el amor lesbiano en la lite- la construcción. Lo tenía perforando el inexplicable, como esos versos de
ratura existía pero como un tipo de amor libro, exhibiendo así su instrumentalidad. Rimbaud que todavía me obsesionan:
suave, diluido, con su máximo exponen- Desde este estricto vocabulario podía “Au bois il y a un oiseau/ Son chant vous
te en la escritora Colette. La asociación lesbianizar el mapa entero del amor tal arrête ety vous fait rougir”.
de dos seres victimizadas por los hom- como se conocía (mi modelo era En “En el bosque hay un pájaro/ Su canto te
bres, intentando encontrar juntas algún busca del tiempo perdido de Proust) detiene y te sonroja”.
tipo de consuelo. Siempre dos pobres Capa tras capa pude sumar referencias
mujeres que debían ayudarse mutua- múltiples al amor físico, y mezclar todo Tal como dije en mi libro La mente
mente –por compasión– a alcanzar el para crear lo que llamé la pasión lesbia- hétero, los pronombres personales son
pico de la pasión –el orgasmo– tal como na. parte de la cuestión acerca del sujeto.
una hermana de caridad ayudaría a un Algunas veces considero a El cuerpo
hombre desfalleciente. Este vocabulario anatómico es frío y dis- lesbiano como el reverso de aquel aná-
tante; lo usé como herramienta para frac- lisis tan bello de los pronombres je y tu
La literatura sobre lesbianas empezó turar las zonas del texto dedicadas al del lingüista Émile Benveniste. La barra
con Baudelaire, quien inventó el térmi- amor. Sentí la necesidad de la violencia en mi j/e es un signo de exceso. Un ex-
no. Su libro Las flores del mal iba a lla- textual como metáfora para expresar la ceso del “yo”, un “yo” exaltado en la pa-
marse en un principio Las lesbianas. pasión de la carne. sión lésbica, un “yo” tan poderoso que
Más tarde Verlaine escribió Paralela- puede atacar el orden heterosexual de
mente. Fue un momento de éxito para el Robé otros textos e incorporé referen- los textos y lesbianizar a los héroes del
lesbianismo como paradigma literario, cias a Ovidio (La metamorfosis), Du amor, lesbianizar los símbolos,
en aquel entonces en que los hombres Bellay, Genet, Baudelaire, Lautréamont, lesbianizar a dioses y diosas, lesbianizar
gays escondían su homosexualidad bajo Raymond Roussel, Nathalie Sarraute, el a Cristo, lesbianizar a los hombres y a
la máscara lésbica. No es que desee Nuevo Testamento, varios poemas las mujeres. Este “yo” y este “tú” son inter-
culparlos ¿dónde estaría yo sin ellos? homéricos. Podía usarlos con la condi- cambiables. No hay jerarquía entre un
Cuando tenía quince años me dijeron ción de que remitieran a la violencia en “yo” y un “tú” que son lo mismo. También
todo lo que necesitaba saber. la mente de los lectores. ese “yo” y ese “tú” son múltiples. Podría
ser el caso de que en cada fragmento
Así que volvamos a mi taller literario, Estos textos fueron funcionales a la ten- fueran diferentes protagonistas.
donde me encuentro con fuego entre los sión que busqué entre un “tú” y un “yo”,
dientes y sin nada todavía más que la los protagonistas del libro. Todo el pro- Como en Las guerrilleras, usé en El cuer-
página en blanco. De repente me sor- yecto es una descripción impasible de po lesbiano una técnica de montaje (de
prende la risa (se puede reír en medio la pasión lésbica; intenté dejar atrás a edición) que lo asemeja a un film. Todos
de la angustia). Dos palabras aparecie- Baudelaire, a Verlaine, a Lautréamont. los fragmentos fueron dispersos por el
ron: cuerpo lesbiano ¿Pueden darse suelo y organizados. El libro se constru-
cuenta de lo irónico que resultaba? Así ¿Qué es el éxtasis total entre dos aman- yó de acuerdo a este principio. La orga-
es como el libro comenzó a existir: des- tes sino una muerte exquisita? Un acto nización final produjo una asimetría si-
de la ironía. Cuerpo, una palabra que en violento (aquí en palabras) que sólo pue- métrica. Quiero decir que cada fragmen-
francés es masculina, con el calificativo de ser redimido por una inmediata resu- to se duplicó en otro, de forma y sentido
lesbiano modulando y desestabilizando rrección. Los grandes amantes de la apenas diferente.
su significado habitual. Me parece bien cultura heterosexual (Don Juan, Otelo, y
remarcar la idea de que el escritor traba- hasta el dulce Orfeo) son el primero un El libro entonces tomó forma en dos par-
ja palabra por palabra, cada palabra en violador, el segundo un asesino y el ter- tes. Se abre y se cierra sobre sí mismo.
su materialidad y su significado. Desde cero un descerebrado. Ahora, por el con- Puede compararse a una cáscara de
estas dos palabras “cuerpo lesbiano” el trario, cuando los amantes de El cuerpo nuez, a una almeja, a una vulva.
libro emergió. No entero, sino pieza por lesbiano matan, resucitan. Así ilustré la
pieza, tal como uno describiría una ar- sentencia poética de la Biblia que dice
madura. Primero el casco, luego la es- que el amor es más fuerte que la muer-
palda, luego el pecho. Así era mi “cuerpo te. De alguna manera nos mantenemos
lesbiano”, una paradoja pero no tanto, todavía en el nivel de la ironía.
una broma pero no tanto, una imposibi-
lidad pero no tanto. También quería hablar del amor lesbiano
desde un punto de vista carnal, donde
De todas maneras, gracias a estas dos
palabras, cualquier cosa que dijera se
los sentimientos, el abandono, las lágri-
mas, todos estos signos sociales pu-
Baruyera agradece a
Sandra su cariño, su
página

iba a transformar. Toda la ficción de El dieran anexarse sólo desde el punto de


cuerpo lesbiano se desprende de un rí- vista físico, un momentáneo punto de compromiso y su apo-
gido vocabulario anatómico. Me formé de
un set preciso de palabras con las cua-
vista. Acá no hay parejas para siempre o
el amor que asegura al lector un “para
yo allá por los pagos
les hablar del cuerpo sin metáforas, siempre felices”. Sólo describo un mo- cordobeses.
9
En 1999, la

llas melosas notas: las extrañas notas

tas, mezcladas, arrojadas a una cama

¿por qué no?-, sigilosas, osadas, en

que humea en tus ojos; si me acerco,


ella me explotó a mi…). Acá van aque-

puntas de pie; yo, gato, y vos, pantera: en


el fondo del tiempo y del mundo es lo
“Ya habrá un tiempo para nosotras jun-

rrados, no habrá rastro de nuestro abra-


zo. Pero yo quiero mirar la última marca
de pura casualidad. Burlar el cosmos -

absolutamente oscuro, con los ojos ce-


Org an iz ac ió
boraron un n Mundial y la
sistema de Panamerican
Con se ns selecc ió n de a de S al ud
o so bre Selecci do na ntes, según ela-
partir ón de acue
de omento, pued Donantes en Bancos rd os

na
es e m de l
Porteñas al ciertos pa
co nd uc ta m
rá m et
oral.
ro s básicos de
en dona
sa lu d
r
e
sa ng re
higiene y co
quienes cu
de Sangr
m pl an
e.
co
A
n

o ser...Lesbia
Yo no pued n, claro, cier
o donar sang ta
puede do re. De la
Borde De mis com
El día que co
na r. N
pañerxs
i m i mamá pued s personas que conozc
de la bu ro ,
e donar sang
no sé, quizá
re.
o, nadie

del extrañar(la).
nocí a una gr alguien, sólo
Yo esta ba an amiga, M quiz á.
se nt ad a ju nt . lle gó al pa
donar sangre o a una amiga tio de la Faculta
porque cojí nuestra y M d.
¡Per o m e con m ás de . dijo: “n o pu
cu id é! do s flacos en de
Al tiempo, un ”. Estaba indignada. M el último añ
o.
a am ig a de e indi gn é.
Yo tampoco m i pareja nece
pude donar. sitó que doná
am Mi pa ram
ig xs , só lo algunxs ha ya
re ja ta m po co. Probablem os sangre.
Aunque el n podido. ente, de sus

güenza, angustia, miedo, y, a la vez, emo-


boca seca de nervios y la vulva húmeda
de deseo…). Fue como una patada en
la cabeza. Me fui caminando rápido, mi-
rando el piso para no cruzarle los ojos.
Me parecía que se me notaba. Sentí ver-

pués de la patada en la cabeza, me hice

me... Como la tristeza es una de las


lesbiana, pero no he vuelto a enamorar-
Anoche no pude dormir. Me agarró una
de esas melancolías lentas y pegajosas

musas, la exploté un poco (otro poco,


que me dejan exhausta: porque des-
riesgo de co

ción, alegría y esa extraña sensación…


entre muj ntraer infecc
er es se a ca io n e s d e
si nulo. transmis

Hoy: Ser o n
do s m es es . A un qu e el ió n se xu al
Aunque el pr THC sólo qu
dad de co eservativ o el ede en sa ng
nt ag io de VIH/S im in e (bien usad re
transmisión ID A y de l resto de las o) la po si bili-
sexual), sigu ITS (infe
de la ge nt e im po rt an do cc io ne s de
e que su salu más el códi
Si un chico d. go de cond
gay quisiera ucta
cuidado en do na r sa ngre, no po
sus relacion dría, aunq
ay ud ar a es se xu al es ue se haya
al gu ien, que . P orque no im
kilos, que n se a m ay or de 18 años, po rta qu e quiera
o haya tenid que pese m
importa co o ninguna e ás de
n q u ié n tiene rela n fe rm e d ad en el 50
có m o, si es ci o n e s se ú lti m o a ñ o
con penetrac xuales. Ni si ,
la pe rs on ión o no , si quiera im p o
a o no . S i us es se xo oral o no rt a
En el formul ó forro o no. . Si conocía
ario de sele a
de VIH/SIDA cció n, no

iadas.
hace menos ap ar ece la opción
Ent on ce s, de un añ o “Me hice el
un a enorme ca y m e dio negativo/ test
nar sa ng re ntidad de ge positivo”.
. Y ex nt e

“Todas siempre supimos”, me provocó


A veces las palabras no dicen lo que una

me hice lesbiana. Me acuerdo de la pri-


mera vez que la ví, la primera vez que me
gustó una chica (que me gusto ASÍ: que
se me cortó la respiración, me tembla-
go, casualmente…) dice que ella siem-

NO ERA lesbiana. Yo no era lesbiana


¡Ah, no, eso sí que no! Yo no sabía. Yo

ron las manos de ganas de tocarla, la


Mi amante preferida (y la única que ten-

cuando no me gustaban las mujeres. Yo


puesta fr en qu eda al m
quienes espe te al fo rmulario, a ar ge n de do-
raban recibi quienes lo
¿Es real qu r su donaci leen, a
e es ta ci ud ón .
¿La ciudad ad es la ca
gay de Sud pital del elec

Lógicas desv
fomentado el am ér ic a? torado in te lig
turismo LGB ¿ Q ué los distin en te?
tos gobi

kimikobaruyera@gmail.com
no la s co no (e l re st o de er no s ha
cen)? ¿Que las letras, lx n
person as es una de la s gobernador
de l m is mo género s po ca s ciudades xs
te? ¿Que la pueden , po en las cuales
s m r lo
¿Cómo pued archas del orgullo son m enos unirse
civilmen-
e ser que en enormes?
rosexu Bueno

entre carcajadas.
al , no m on s A ire s, ninguna person
Creo que, ev og ám ic a pueda do
identemente nar sangre? a no hete-
a , el

quiere decir.
la si
al tu ra de las circunstan stema de salud y el jurí

Por kimiko
Que despué cias. dico no está

pre supo.
s no di ga n n
qu e “TODOS po
demos dona
por Charo Márquez Ramos r”.
página 10
Cuerpos con
nombre y estamos po
sicionados
apellido de que todx en e
s somos igua l mismo lugar,
Mariano Fer m is m as oportunida les y tenem
os las y mos

lesbianas”.
nández Valle d is cu rs iv a m des. Por es traran los cu
o, neutraliza
igualdades
e n te la s in
n u rr a d o s bajo las no
erpos que ha
n sido ente-
En teoría, el rmas y las
de oprimir y
derecho tiene co m o un dispos
en los puntos m e ra b le s d e s- mucha
de pa rtida y opera s de es tas personas p racticas. A
el doble efec
liberar. En te to llegó el turn
o todavía no
tencial transf oría, tiene un un poco men itivo más de discriminac de beneficiarse les
ormador. En po- tas reformas
os sincero qu
e el anterior.
ión, los inte
ntos infructu ni siquiera de
conjunto de la práctica, Es- osos.
normas que es un pacto margi
legales han
mostrado un
medida reg en mayor o
ula nuestra menor nal en la situ
ación de las
im- En una
visión muy op
les (¡y con no s relacione res y tras es
sotros mism s socia- a supuesta muje- frente timista, podr
ía decirse
de acuerdos os!) sobre la ce nuevamen neutralidad a los incréd
ulos que es
de clase, raza base su
te el nombr
e de
apare- espe
ra r, qu cu estión de
lidad. Como , género y se visibilización, las mujeres e el derech
se cruzan es xua- da sus exigenci , ficando, q
u
o se seguirá
ne en la prác ta s variables d y el derecho a as , la necesi- m e m arcará las d especi-
tica qué es defi- ser reconoci a rc a rá la s iferencias,
recho signifi aquello que tadas, valoriz
ad da s, p o si que

y me pasaba la entera tarde del sábado


mos. Y cada noche, me parece otra vez
do no probar(te/me), porque no sabe-
después de todo sí hay un alma, huyen-
pupila, apenas hay brillo: no puedo no

contacto (im)posible, entre dos felinas


de la intensidad hecha mirada. No pue-
do siempre, en el infinito negro universo
hacer la prueba, no sabemos; quizás
quizás… con las frentes juntas, pupila a

que ese es el contacto. Ese es el único

Yo no era lesbiana cuando tenía 9 años


ca para noso el de- respe- crea ci o n e s a si m
rá instrumen é tr ic a s, q u e
tiene sobre
nuestros cu
trxs y qué ef
ectos
por la cosific as y reparadas. Repar
ación, por la adas para to s y medidas
No sé (y ad erpos y vive indiferencia violación, po más y más especiales
ncias. , por el atro r la hacia lo grupos. Que
sarme) si la
mito que co
mienza a no ción. pe llo, por la oc s grupos qu se extender
á
colonización intere- upa- los gr e todavía es
upos se irá peran. Y que
sociales es
una consec
de ciertos gr
upos más, porque n de sagregando
derecho dice uencia de lo Frente a los al final del dí cada día
(y de su fuer que el
cirse que lu
incrédulos, po
dría entonces na s qu ieren su no a todas las
perso-
a la inversa, za valorativa) mbre y apel
el derecho só o si, ego de las de- del día, lido. Al final

hizo lesbiana.
tuación de lo recoge es discriminació enseñanzas cada quien

pasaba mejor).
colonización a si- n abierta y de de la perien tiene su cuer

blemente bien…
lesquiera se preexistente tralidad, las la aparente cia, su vive po, su ex-
an las caus . Cua- leyes comie neu- del re ncia, que la
cias, es evid as y las cons a tener nom nzan nuevam sto. Todo es diferenciará
ente que la ecuen- bre y apellid ente pañía, to se constr
uye en com
mente injust situación es
brutal-
derechos de o, a recono
cer los impa
por supuesto
. Pero en ca -
a y debe ca de
las mujeres
, a re co ct a dife re nt e. da persona
mbiar rápida
mente.
rechos de la
s indígenas, no ce r los la discrim La ruta que em
Por tomar derechos de a reconocer inación abie pieza en
las migrantes los tralidad, rta, sigue ha
mencioné,
una sola d
e las variab no todos es , a reconoce pa sa po r la
cia la neu-
el derecho les que tamos parado r que ración
de las difere
especificació
n
las mujeres siempre ha gar y que no s en el mism ncias de pode y la valo-
visto a todos fuimos o lu- mine en r,
je re s: co m o
como los va
rone s ven a las m ne fic ia dos o castig ig ua lmente be- un lu ga r en el cual quizá ter-
o b je to s, co u- ados. A ente
nd
se entienda
co cada person
como parte m o p ro p ie d
a d e s,
rribar esos
acu er que de- sólo m o un universo a

Pero algunas noches, no puedo otra


te hermosa con la que la paso indeci-
los 17 tuve un novio divino (con el que la

Me hice lesbiana: ahora tengo una aman-


ba súper). Yo no era lesbiana cuando a

cosa que extrañarla. A ella. Ella, que me


masturbándome en mi pieza (y la pasa-
del acervo fa quedarán la único. Así,
titutivas del
honor de algu
miliar, como
cons-
cho requiere erdos fundantes del d
mucho más ere- nuevo s pe rs onas y empe
colectivo. Fre na otra pers dad, mucho que la neu proceso, do
nde la univ zará un
nte a los incr ona o otro que la le
más que de
cir de un día pa
trali- lo s d e
re chos huma ersalidad de
cirse que al édulos, podr
gunas de es ía de- chos no son
y ya no disc
rimina. Estos
ra el inclusi
va de la in
n o s s e a re
a lm e n te
zan a cambi tas cosas co terminable
ar, pero a pa mien- fu
nuevos, sino
es
dere- las pe
rs on as
minación ab so lento. La disc e ro n s o s te n id os mismos que . Y los cuerpo
diversidad
de
ierta contra ri- a m e n te n cidos univer
sa
s serán reco
no
leyes muest las mujeres
en las
invisibilizad
os, y que in e g a d o s e lid lm en te en toda su -
ra una sana ad, con algú individua-
aparición. P tendencia a
la des-
mostrando
las diferenc
tentan recu
pe rarse normat n im pa cto práctico
ero bajo este
nu ias estructu ivo. y no sólo
manto de “n
eutralidad” de evo y aparente rales.
Pero nada
las viejas pr
ácticas, los
género suby
acen cam En una visi
del sistema viejos operad tampoco mue bia todavía. Este pro ón poco op
(varones, po ores trar
stra todo lo
qu e
ceso los tiene
n razón, los
timista, los
incrédu-
r supuesto), . En la lista debiera mos
tereotipos y
las increíbles los es- de es pe ra quedan m - de lin eales y todo
procesos no
tienen nada
der construi asimetrías de de mujeres illones caric esto no es
das y/o refo
rzadas por po- res pobres,
lesbianas,
millones de atura de una más que la
ria social, cu historia que
ltural y legisl
ativa. La “neu
la histo-
ci ó n de prostitu
millones de
m uj er
muje- ne y
es en situa- te nd rá muchos reve ha tenido, tie-
dad” legal as
ume la fant trali- ción, millon funcional a ses antes de
asía de que transgénero, es de muje
re la fe licidad de la ser
todxs que algún dí s personas,
revertir el so
stenido inte
a terminaran s acceso a sus derech
por los privile os y la distrib el
nto de coloni gios que ha ución de
zación se re st a el día de
11 página servan a un
os pocos. hoy sólo
Las democracias liberales tie-
nen dificultades para dar cuenta de los
cuerpos de las y los ciudadanos. Susan
Bordo señala que la razón iluminista su-
pone un «cuerpo no como ‘yo’ sino ‘con-
Cuerpos y
migo’» y que esta suposición posee va-
por Aluminé Moreno
riadas consecuencias en las culturas
occidentales. Así, la ciudadanía se pien-
sa como un espacio de individuos abs-
tractos. Abstractos, entre otras cosas,
significa que pueden trascender las par-
ticularidades relacionadas con sus cuer-
pos para constituir un espacio de igua-
les, donde la igualdad se interpreta
como generalidad y como semejanza.
Es decir, en tanto ciudadanas y ciuda-
danos se espera que adoptemos un
punto de vista general y que nos abs- se esfuerzan por explicitar en las discu- implicados y, además, las formulaciones
tengamos de intervenir a partir de nues- siones públicas que el cuerpo, la intimi- que han sido reconocidas en normas y
tras experiencias específicas. dad, el género, la sexualidad, los arre- políticas públicas no agotan las poten-
Las feministas han criticado los glos de convivencia y las relaciones fa- cialidades y necesidades en materia de
supuestos de la ciudadanía liberal. En miliares son objetos de deliberación sexualidad y reproducción.
particular, señalan que la pretensión de política. La progresiva politización de A pesar de esta advertencia, pro-
fundar la ciudadanía sobre rasgos com- asuntos tradicionalmente señalados pongo unas definiciones provisorias que
partidos conlleva que los derechos ciu- como privados es uno de los logros más nos permitan pensar las consecuencias
dadanos sirven mejor a la protección de relevantes de los nuevos movimientos de esta estrategia. Por una parte, los de-
las y los sujetos privilegiados, cuyas ex- sociales. En Argentina durante los últi- rechos reproductivos son garantías para
periencias son tomadas como patrón, y mos veinticinco años han participado de la autodeterminación en la regulación de
con frecuencia desamparan a las y los la construcción de este escenario el fe- la propia fecundidad. Implican las posi-
sujetos subordinados, cuyas experien- minismo, el movimiento de la diversidad bilidades para elegir procrear o abste-
cias son tratadas como excepciones. sexual, el movimiento de mujeres, las nerse de ello de acuerdo a criterios au-
Las y los sujetos subordinados redes de personas viviendo con VIH, los tónomos, optando libremente cuándo
en razón de etnia, género, sexualidad, grupos de personas con discapacida- hacerlo y cuándo no y contando con un
clase social, edad son identificados con des, las asociaciones de protección de entorno personal, comunitario y social
el cuerpo en el par mente/cuerpo. Por un los derechos de niños y niñas, los orga- que asegure las oportunidades de de-
lado, en el ámbito político esto se tradu- nismos de defensa de los derechos hu- sarrollo disponibles para las y los dife-
ce en sospechas acerca de la imposibi- manos, entre otros. rentes sujetos comprendidos en las re-
lidad de estas y estos sujetos de repre- Muchas y muchos de los partici- laciones reproductivas.
sentar el bien común y en la interpreta- pantes de estos movimientos sociales Por otra parte, los derechos
ción de sus reclamos y necesidades se esforzaron en una estrategia de sexuales son protecciones referidas a
como demandas particulares. Es decir, politización del cuerpo que resultó la autodeterminación en materia sexual.
la palabra de quienes son identificados exitosa en términos de consolidación de Estos derechos se relacionan con las
o identificadas con sus cuerpos está un lenguaje común para demandar oportunidades para involucrarse o no en
permanentemente puesta en cuestión. transformaciones al Estado y a otros diferentes tipos de actividades en busca
Por otro lado, mientras para el ciudada- actores políticos y sociales: la lucha en de placer sexual, con las posibilidades
no «abstracto» –varón, heterosexual, torno a los derechos sexuales y los de- para autodefinirse sexualmente frente a
blanco y propietario– la relación con su rechos reproductivos. Sin embargo, otras y otros y, por último, se trata de que
cuerpo se define en base al derecho a la constatamos que este lenguaje no ex- la manifestación de la sexualidad sea
propiedad, a las y los sujetos subordi- presa a todos los cuerpos por igual. posible en relaciones y en ámbitos que
nados se los supone controlados por Los derechos sexuales y los de- no impliquen riesgos para las y los par-
sus cuerpos. En consecuencia, la auto- rechos reproductivos son producto de ticipantes.
nomía en materia de las decisiones so- una construcción colectiva y situada que En nuestra región las oportunida-
página 12

bre el propio cuerpo no está garantizada elude una enunciación definitiva. Estos des de goce efectivo de los derechos
para todas y todos en la misma medida. derechos están en permanente reelabo- sexuales y los derechos reproductivos
Para desafiar las condiciones ración, adquieren distintos sentidos de están distribuidas de manera inequita-
antes mencionadas diversos colectivos acuerdo al contexto y a las y los sujetos tiva, las oportunidades con que cuentan
dereChos rechos reproductivos. Esta posición no
sólo excluye a las y los sujetos que son
construidos como no reproductivos (des-
amparando a las y los sujetos de la di-
versidad sexual y de géneros, entre otras
y otros), además refuerza la asociación
entre feminidad y procreación. Por otra
parte, hasta el momento los derechos
sexuales se han planteado principal-
mente como salvaguardas frente a la vio-
lencia sexual destinadas a proteger a
sujetas vulnerables. De modo que re-
sulta urgente trabajar sobre enunciacio-
nes positivas de los derechos sexuales
afines a nuestra trama cultural.
El mayor desafío que presenta
este escenario para los movimientos
sociales y para el Estado es la elabora-
las y los sujetos están relacionadas con de política pública en comparación con ción de formulaciones universales de los
los mecanismos de subordinación ya los derechos sexuales. Este fenómeno derechos sexuales y los derechos
mencionados. Además, estas desigual- puede relacionarse con dos situaciones. reproductivos que, a la vez, aseguren el
dades se vinculan con la distancia que Por un lado, los derechos reproductivos disfrute de estos derechos por parte de
se encuentra entre la sanción de una con frecuencia se han asimilado al cam- sujetas y sujetos diversos en contextos
norma o el diseño de una política públi- po de las políticas de salud. Por otro específicos.
ca, las prácticas sociales más extendi- lado, el activismo alrededor de los dere- Algunas estrategias para abordar
das y las posibilidades de apropiación chos reproductivos precede temporal- el reto planteado son: primero, efectuar
subjetiva de los recursos públicos por mente a la promoción de los derechos críticas que hagan explícitas las carac-
parte de distintos sujetos y sujetas, con- sexuales y ha sido efectivo asegurando terísticas del sujeto (hegemónico) de los
dicionados por diferentes tipos de rela- la inclusión de algunas de sus perspec- derechos sexuales y los derechos
ciones opresivas. tivas en documentos e instancias inter- reproductivos legitimados hasta ahora.
Por una parte, el movimiento de nacionales. Estas críticas nos servirán como llama-
mujeres y el feminismo se han concen- En contraste, la legitimación del dos de atención para evitar expresiones
trado en reclamar al Estado políticas de derecho al placer y del derecho a la excluyentes (v.g. heterosexistas,
protección contra varias formas de vio- autodefinición resulta más ardua. Para edadistas, androcéntricas, sociocén-
lencia, la educación sexual, la provisión algunos actores los derechos sexuales tricas, etnocéntricas, entre otras). Segun-
de información, servicios e insumos de aún están asociados con el desorden do, estar alertas a la alternancia entre
anticoncepción y en demandar la despe- social. Al mismo tiempo, en ciertos es- momentos adecuados para reclamar
nalización y la legalización del aborto. Por pacios sociales y políticos los derechos enunciaciones específicas y momentos
otra parte, el movimiento de la diversi- sexuales son percibidos como deman- propicios para impulsar formulaciones
dad sexual se ha ocupado principalmen- das específicas por parte de sujetas y generales de los derechos sexuales y
te de exigir la extensión de la igualdad sujetos muy particulares que distraen los derechos reproductivos. Es decir, elu-
ante la ley para gays, lesbianas, travestis, energías de problemas sociales más dir la segmentación de los derechos,
transexuales, transgéneros y bisexuales, urgentes que aquejan a nuestra socie- que obstaculiza el acceso de sujetas y
también el fin de la represión a diversas dad. Dicho de otra manera, los derechos sujetos antes marginados y, al mismo
expresiones de la diversidad sexual y de sexuales a menudo son considerados tiempo, evitar declaraciones meramen-
género, el reconocimiento legal de las un lujo digno de contextos de opulencia. te formales. Por último, si bien resulta
uniones entre personas del mismo sexo El análisis de la interacción entre complejo encontrar espacios de
y la adopción por parte de personas y reclamos sociales e intervenciones es- interlocución entre movimientos socia-
parejas no heterosexuales. tatales permite identificar dos cuestio- les, éstos constituyen los terrenos pro-
El proceso de reconocimiento de nes relevantes para pensar la ciudada- picios para la gestación de respuestas
los derechos reproductivos y los dere- nía a partir de cuerpos diversos que re- creativas a las necesidades de sujetas
chos sexuales por parte del Estado ar- quieren reformulación teórica y política y sujetos heterogéneos. Allí se desplie-
página

gentino ha adquirido creciente dinamis- en el futuro cercano. Por una parte, has- gan la imaginación y el compromiso que
mo en los últimos veinticinco años. Acer- ta el momento la mayoría de los actores permitirá utilizar el lenguaje de los dere-
ca de este recorrido podemos apuntar involucrados han asumido a las muje- chos sexuales y los derechos
que los derechos reproductivos han al- res heterosexuales y en edad reproduc- reproductivos para pensar ciudadanías
13

canzado mayor legitimidad como objeto tiva como las únicas sujetas de los de- a partir de los cuerpos.
En que quedó la ley de
Educación Sexual Integral:
¿QUIÉNES Y DE QUÉ
HABLARÁN EN LAS
ESCUELAS?
Entrevista a Graciela Morgade: Directora del Departamento de Ciencias de la Educación de la UBA. Integrante
la Comisión Interdisciplinaria de Especialistas del Programa Nacional de Educación Sexual Integral del Ministerio
de Educación, Ciencia y Tecnología de la Nación. Feminista.

A fines de mayo de este año, el Consejo Fede- agarren los otros, pero sumando y restando curriculares, sino con núcleos de aprendizaje
ral de Educación votó por unanimidad los ¡si la semana pasada la Iglesia emitió un co- prioritario o con contenidos básicos comu-
lineamientos curriculares para la Educación municado, quiere decir que no le gustó! nes. Pero ni los contenidos básicos comunes,
Sexual Integral. Una semana antes, Graciela ni los núcleos de aprendizajes prioritarios, ni
Morgade había opinado públicamente que el Sin embargo, creo que es preocupante que no los lineamentos curriculares son el currículo.
Ministerio «estaba atrasado» en la aplicación se determine claramente el rol del Instituto de Por más tradición y nombre que le quieran
de la Ley 26.1501. ¿Una mujer poderosa? Formación Docente, qué contenidos bajará. cambiar, yo creo que existe un fuerte consen-
Dice que no. Ríe a carcajadas. Como siempre Tampoco me parece positivo que cada escue- so de que el lineamento curricular no es el
que está a punto de hablar en serio, baja la la pueda elegir si la educación sexual será trans- diseño curricular. El diseño curricular es jus-
voz… “Si tuviera que conceptualizar: trato versal o un espacio especifico. Que exista un tamente la incorporación de esos contenidos
de ser responsable políticamente. Me parecía espacio específico en el secundario, un taller en todas las materias y disciplinas. Una tra-
que estaba excedido el tiempo que se le podía de sexualidad, por ejemplo, no nos asegura ducción para cada año, en cada uno de los
dar como crédito al Ministerio de Educación una educación sexual desde la perspectiva del niveles y además con lineamientos o un enfo-
y dije lo que dije. Yo creo que el proceso esta- género. No estaría bueno que en un taller de que pedagógico adecuado. El currículo es más
ba en marcha, las negociaciones; pero es im- educación sexual haya médicas, ginecólogas, que el plan de estudio. El paradigma de mayor
portante el papel de los medios de comunica- biólogas y psicólogas, especialistas que ten- hegemonía en las escuelas, aún en las que di-
ción ocupándose del tema”. gan que ver con otras políticas públicas, con cen que encararon el proyecto de educación
otras experiencias docentes, eso no nos ase- sexual, es el de prevención. Es un modelo
B: ¿Te gustan los lineamientos que salie- gura que sea Integral, como queremos, desde biomédico. Si una política educativa se inclu-
ron? la perspectiva de género. ye en las escuelas sin transitar el debate y la
Creo que sumando y restando es ampliamen- reflexión, la codificación de estas políticas o
te positivo lo que se votó, como contenidos, Por otra parte, la implementación de esta ley de estos proyectos va a ser el de la medicina
como enfoques y como temáticas. Las perso- en un contexto en el que el programa Nacional también.
nas que estamos en la política educativa des- de Salud Sexual y Procreación Responsable
de hace mucho tiempo sabemos que nos po- cuenta con ínfimos recursos, es delicada. Te- B: Con respecto al tema del aborto ¿te parece
demos agarrar de una sola palabra, tanto a nemos que aprovechar con fuerza todo lo que que va a abrir un debate social menos hipó-
favor como en contra, todos y todas nos po- se aprobó. Difundirlo mucho para sostenerlo, crita?
demos agarrar de una palabra: si la palabra acá y en cada rincón del país. Tenemos que Es bastante probable que ahora se pueda de-
está… Y las palabras están. También esta el hacer activismo con la ley y con los cir en una escuela –que un docente se sienta
“espíritu” y los “valores trascendentes”, tam- lineamientos que se votaron. Al igual que mu- habilitado y que no se produzca un revuelo
bién hay palabras para los otros, para que se chos otros logros de los movimientos socia- obsesivo- que el aborto es una de las expre-
les, que salga una ley de reforma no significa siones mas crudas de la división social de cla-
que haya una política sostenida con los acto- ses. Que se pueda decir: las mujeres de todas
res suficientes. las clases sociales y de todas las religiones

¿ ? ¿ ? B: ¿En qué medida los lineamientos te pare-


abortan en la clandestinidad. Sólo que algunas
lo hacen en condiciones de salud y de higiene
cen una buena herramienta para superar los que aseguran la menor cantidad posible de
modelos biologicistas y moralizantes? complicaciones.
Yo creo que no vamos a superar los modelos Probablemente, en la escuela el aborto se haga
viejos si no hay una producción de materiales visible desde la perspectiva de la salud públi-
¿ ? educativos, de capacitación docente y de pro-
ducción curricular. El Ministerio de Educa-
ca. Prácticamente cualquier chica o chico hoy
en día, supongo de 17, 18 años debe conocer
ción no venía trabajando con lineamientos alguna chica que abortó. Si se habilita un es-
página 14

Notas
2 La Ley 26.150 Programa Nacional de Educación Sexual Integral establece que todos los educandos tienen derecho a recibir educación sexual
integral en los establecimientos educativos públicos, de gestión estatal y privada de las jurisdicciones nacional, provincial, de la Ciudad
Autónoma de Buenos Aires y municipal. Fue publicada en el Boletín Oficial en octubre del 2006.
B: ¿Cómo se podría establecer una rela-
ción más productiva entre docentes y mo-
vimientos feministas y sociosexuales que

«Hay que promueven la educación sexual en las


escuelas? ¿Qué estrategias podrían ser-
vir para introducir otras voces y discur-
sos en el aula?
hacer El activismo tiene que entender que to-
dos los otros y las otras de la sociedad le
piden cosas a la escuela. Las resistencias

activismo no emergen con la educación sexual. An-


tes era la basura y antes el medio ambien-
te y la seguridad vial. Se matan los chicos
en las calles, hay seguridad vial en la es-

con la ley» cuela. Tenemos que pensar la permeabili-


dad o la impermeabilidad que las escuelas
tienen respecto a la demanda de la socie-
dad.
Las escuelas sienten que todo se lo
piden a ellas, que todo es un proble-
ma educativo. Y además lo tienen
que incorporar como un agregado. La
idea de lo trasversal es justamente
que no sea un agregado, si no que se
cruce con lo que se viene haciendo.
pacio de confianza seguramente también se Tenemos que trabajar con el habitus: con el Yo creo que puede haber una alianza si
podrá decir que una mujer que aborta no es de las docentes, pero también con el de in- hay proyectos con alguna continuidad y
un monstruo, no es una asesina, ni siquiera vestigadores, académicos, activistas. Es un fluidez, que se tejan con la lógica de cada
es una irresponsable. Probablemente hablan- trabajo permanente. Un trabajo de estudio institución, conociendo las reglas del jue-
do se ayuda a eliminar fantasmas. Yo nece- y un trabajo subjetivo, sobre el propio pre- go y con un respeto mutuo.
sito seguir hablando de este tema. juicio. Yo pienso que aún las personas que Me parece que hay que partir desde lo
Pero me parece que con respecto al aborto, nos dedicamos hace muchos años a temáti- que las escuelas son y no desarmarlas
todavía no tenemos un discurso social con cas de género, orientación sexual, construc- demasiado.
cierta elaboración que podamos transmitir, ción del cuerpo, seguimos trabajando y de-
habilitar y que no sea condenatorio. El abor- batiendo. Las temáticas evolucionaron mu-
to no se agota en el horizonte del derecho, cho con las reelaboraciones de los sujetos
de una ley. involucrados. Por ejemplo, las prostitutas
mismas rechazaron la idea de la prostitu-
B: ¿Qué resistencias ves en la ción como trabajo. Denunciaron que ese lu-
implementación de la educación sexual in- gar finalmente no era más que un lugar de
tegral? conveniencia para grupos sindicales que es-
En relación con lxs docentes, yo tengo una taban buscando agremiaciones y afiliadas,
especie de posición afectiva e ideológica: pero que no reflejaban la situación de pros-
para bien y para mal, el mandato fundacional titución. Gracias a esas reelaboraciones, en
de la escuela argentina es la igualdad. Pero los últimos años yo cambié de opinión,
ese mandato en lugar de ser la meta, se trans- cambié mi perspectiva, mi lectura. Aceptar
formó en una descripción, todas las maes-
tras y los maestros piensan que tratan igual
al otro como sujeto de derecho y de deseo
es un trabajo, porque las diferencias y la baruyera es algo
a sus alumnos y alumnas. Pero la escuela no diversidad también va emergiendo como
es igualitaria, aunque las maestras y los
maestros quieren serlo, ¡no quieren ser
construcción social, y a la medida que va
apareciendo, también tenemos que ir hacien-
precioso...
discriminatorios! Probablemente, la enorme do un trabajo.
mayoría esté con el paradigma de la toleran- Esperamos que veas y leas, disfrutes
cia, que es la idea de “mirá lo que le pasa y Entonces, las maestras pueden ser uses y divulgues todo o parte de lo que
yo me la tengo que bancar”. Pero no es la discriminatorias, pero si ven que lo son, no
crítica despiadada y destructiva, y menos les gusta serlo y van a tratar de dejar de
aquí te ofrecemos amorosamente. No
que menos creo que una maestra o un maes- serlo. O sea, yo no generalizaría porque olvides citar a autorxs y a la revista.
tro se animen -sobre todo en escuelas pú- después hay gente horrible, como en todos Gracias.
blicas- a excluir -como sí puede pasar en lados (risas). Son muy pocas -da la impre-
una escuela confesional, que pueden decirle sión que son prejuicios- muy pocas las do-
a un chico que sus padres se separaron, que centes que rechazan de plano -porque algu-
se vaya de la escuela-. nas hay que rechazan-, que critican mucho.
Pero yo creo que hay solidaridad con un baruyera es antipatriarcal y
La escuela tiene un habitus, una ideología, que niño o una niña que sufre. anticapitalista. el precio que pagás por
compite con ese voluntarismo. La escuela
pública estatal tiene un habitus -por eso digo B: Con un niño o una niña que sufre, sí... la revista sirve para solventar parte
una ideología-, Inicial y Primaria, en particu- pero a veces pareciera que el problema es de la publicación de este número.
página

lar -en Media es solo un poquito más joroba- cuando no sufre, cuando encima de rarx,
do, porque tiene una impronta más elitista del es feliz…
saber, de la clase social, una añoranza por vol- Es verdad, es verdad. Para pensar...
ver a las chicas y los chicos que teníamos
antes, los sectores medios, que se trataban un
15

poco mal, pero nada más-.


A ¡¿Qué están tramando?! Digo, u AV Educadorxs
cias na inq - La l
AS- ¿Cuál es el objetivo de fundar nos e u is innovadora ex
ide ntre tr ietud ta eme
Más que de “ob- esta lista, si es que lo tiene. O gén ntif
ic
aba de a r g e pone es ent
e ja r c
jetivos”, primero hubo en cuál fue la idea que inició, cómo act ro dis amos dorxs ticular omo la sexualid
ivis ide con d e
mi caso ideas, inquietudes dispara- se les ocurre, etc. etc. tint mo l ntes. una e la ed xperie acto de h
os é s A id uc n-
doras. Hace ya más de dos años que vengo ma even bico y part entida ación pedagó
e t i
reflexionando y trabajando en mis cursos denunciando aus stra le os aca a su v r de l d sexu que centes
enc s d e o a
con mi propia práctica la heteronormatividad que inunda y i a d b i a n a é m i c o z d e p s e s p l o de que p
e o s a a
Las percude prácticamente la totalidad de los discursos educativos disponi- d e m un lu t o r t i visib r t i c i p c i o s d sexua
g l l i l a e
men- bles. Sin solución de continuidad se sumó también a esta “militancia en el con i prá ar en era, m izánd r en d
o mis c t i c e l c e o m i s -
aula, las salas docentes y los pasillos” mi personal combate contra c a u en e
toras do e upacio exuali pedag al refl contr como Para e
todas las formas de sexismo. Conocer personalmente a Valeria y x n d ó e x é
del gru- e n la p e
erie s co d. C a g i c a iona c o n l riencia
enterarme con más profundidad del trabajo de ella en cues- ten fa nci nS om en r ac a
po está cia a cultad as de v onia, partien vincu erca cuestio
tiones similares fue muy estimulante, porque este cam- jos cons esta don isib que do e lació materia
educa- po no está para nada explorado en Argentina. Cual- l d
e i de pe ider ista. e tra idad stab tas p il e s n
docente
d o r x s quier construcción crítica a la cultura hegemónica disp namov nsarla ada co Dest baja, como a haci re-
uta ible com mo aco le d lesb en- institucio
LGTTTBI, es más rica, más efectiva si se hace en trui con lo . Es u o ese estrat que la imos iana
dos ss n n eg i ex
responden interacción… así que abrimos el juego. ace entido a form cia o c ia pol dentid is- Sonia Gono
Aunque somos concientes de la h r
eter ca d s h a o m í t ic ad
sobre este ne- ose e lo egem de ma o algo a, le- nes cordinan
cesario pro- importancia de los “cuerpos xua edu ó-nic rcar fijo
l. cat o Lic en Física,
yecto. presentes” en todo esto, ivo s con una Facultad de Agr
y s-
gabi dv pregun- elegimos crear un gru- lo
cias y coordinado t
ta en los rectán- po electrónico
ñanza universitaria. La
gulos claros. por obvias
razo- la Ciudad de Neuquén. T
Valeria Flores res- sobre heteronormatividad y s
ponde en los óvalos
gris mediano.
nes.
Reflexionar ñanza básica.
Ambas activistas (Valeria de Fugitivas del
Sonia Gonorazky en tromba lesbiana feminista), invitan a lesbia
los triángulos os- les si están interesadxs en articular los est

cont curos.
ividad en a sumarse al desafío de la construcción de

ra la eteronormat
h C ¿Qué es eso de “articular

ación una pedagogía «encarna-


da»”? Y ¿qué tiene que ver C S

u c CV- El cuerpo, la sexualidad y el género es


lo que suele quedar hipernaturalizado en la experiencia edu-
con ponerle “el cuerpo,
sexualidad y género a bla mu-
Se ha-

ed
cativa, más cuando se habla del/la docente. A lo sumo se pone el ojo de
la experiencia cho res-
la vigilancia y el control sobre el cuerpo de lxs alumnxs, quedando invisibilizados
educativa”? pecto a la
los procesos de sexualización -o mejor, heterosexualización- de quien mira. La idea es
poder pensar en conjunto, confrontarnos con nosotrxs mismxs, analizar límites y posibilidades implementación
de nuestras prácticas sexo-políticas. Una pregunta central para la lista es ¿qué nos pasa a nosotrxs con de la Educación
nuestra sexualidad en nuestro trabajo como educadorxs? Sexual Integral,
“Articular una pedagogía encarnada” significa desplazarse del lugar de “expertxs”, lugar que suele comprender pero con todo la
la expropiación de saberes acerca de la propia práctica. En todo caso, nos convertimos en expertxs desde los “integralidad” tiene que
saberes subyugados, como diría Foucault. En los ámbitos educativos el lugar del expertx o especialista suele ver con sumar en los
desplazar las propias construcciones de sentido acerca de lo que hacemos. Por eso, la lista fue pensada como contenidos curriculares
de auto-formación y reflexión sobre la práctica, lo que requiere un nivel de implicancia que, tal vez, otros una concepción amplia de la
espacios de formación no los insuma –ni les interese proponerlo–. De aquí se deriva la insistencia en las sexualidad, no con la idea de
narrativas en primera persona de lxs propixs educadorxs, las que serán enriquecidas con aportes de que ella atraviesa y colorea prác-
perspectivas feministas, queer, pedagogía crítica y postcrítica. ticamente la totalidad de nuestras
La educación, con una alta carga prescriptiva, suele ser un terreno donde rápidamente se instala el experiencias, por no decir que es un
“deber ser”. Y este es un espacio para abrir, para interrogarse, para construir en conjunto. No es factor ubicuo, omnipresente en cada
el lugar de la certeza el que nos mueve, si no más bien el de la pregunta y la exploración. Por vida humana. Esto de ponerle cuerpo
ejemplo: ¿qué significa vivir abiertamente como educadora lesbiana, gay, trans, travesti? sexualidad y género a las interacciones edu-
¿qué tensiones nos atraviesan cotidianamente cuando entramos a las aulas? ¿cuáles son cativas tiene que ver –al menos para mí– con
nuestros temores y qué estamos dispuestxs a enfrentar? ¿cómo se articulan prácti- subvertir esta idea restringida o localizada de
cas educativas críticas en torno a la disidencia sexual con prácticas que impreg- la sexualidad y producir un nuevo régimen de
nen lo educativo como tarea de disidencia cultural y política? ¿qué disputas pensamiento no sexual (en el sentido más crudo),
establezco como maestrx para que mi cuerpo no sea cuerpo-agente de sino erotizado, enamorado y también lleno de pa-
la maquinaria estatal que promueve la normalización? ¿cómo pen- sión. Pensarse en el rol de educadora sin abstraerse de
sar una práctica que accione desde la interseccionalidad de que el poderoso motor del deseo actúa continuamente…
las identidades, minando las representaciones hege- o bien detectar el malestar emocional cuando no está pre-
página 16

mónicas de las mismas y promoviendo la pro- sente. Llevar también la concientización sobre los dispositi-
liferación de las identificaciones? vos de dominación patriarcal más allá del más burdo machismo
con que se piensa la sexualidad hétero.
LGTTTBI es una creativa e
xperiencia en Argentina que se pro-
tre otras cosas ponerle cuerpo y voz a BS Imposible para mí prever cómo puede impactar esto en cada participante. Hasta ahora, un
dad en la institución educativa. No como tema que hizo bastante ruido es el de la salida del clóset o no en las aulas, un clásico. Pero
heroismo ni justicia, sino como experiencia no me consta que esto haya generado nuevas prácticas concretas, nuevas actitudes. Por
ógica, inciando un diálogo con alumnxs, do- lo menos en los debates del grupo nos quedamos en las reflexiones y las experien-
s, madres y demás actores, en primera persona cias. No recuerdo que alguien expresara “estuve pensando el tema y a partir de
ahí cambié mis clases de tal modo”, Claro que puede haber ocurrido, aunque no
permita darle subjetividad a ese “otro no hetero-
se socializara luego. Creo que para generar cambios actitudinales efectivos,
al”.
nuevas praxis, es necesario el estímulo del trabajo “cara a cara”. En
Buenos Aires, es probable que próximamente se organice una re-
esto trabajan sobre las expe-
unión “presencial”, para destrabar el asun-
as propias, discuten textos y B ¿Cómo creen que
to y seguir avanzando. De he-
onan el heterocentrismo en los impacta/rá en la actividad
BV- Todavía no tengo muy cla- cho, en el grupo nadie se pre-
les didácticos, en las prácticas docente de cada unx de
ro cómo impacta en la actividad docente sentó como educadorx
es y en la convivencia lxs suscriptxs?
de lxs educadorxs que pertenecen a la lista, porque virtual, entonces los
nal. ¿y en sus vidas?
su creación es reciente y los debates son incipientes; sin cuerpos “cantantes y
embargo considero que el tener un espacio para ser escuchadx/ pesan-tes” para la
razky y Valeria Flores son quie- leídx acerca de las vivencias sobre ser una docente lesbiana, gay, totalidad del gru-
n esta experiencia. La primera, trans, travesti o bisexual ya es un paso importante. Compartir lo po. El encuentro
docente en el Ciclo Básico Común y en la que nos va ocurriendo con nuestros cuerpos, deseos, placeres, géne- es imperioso,
ronomía (UBA) ha presentado varias ponen- ros, en las escuelas, universidades o ámbitos educativos no formales, aunque por el
talleres sobre el heterosexismo en la ense- favorece la construcción de una identidad docente menos normaliza- momento resul-
a segunda, maestra, ejerce su profesión en da. Ponerle palabras y reflexiones teóricas a ese registro más prima- ta imposible
iene libros, ensayos, y artículos publicados rio que se da en la cotidianeidad escolar, nos permite cierto pensarlo en esca-
sexualidades disidentes en torno a la ense empoderamiento para abrir debates tan silenciados en la escue- la general, ya que
la como es el tema de la identidad sexual no hegemónica, hay gente de todo
Desierto y Sonia de Revista Baruyera, una entre otros. Como creadora de la lista, esperaría que el país, de países
anas, gays, travestis, trans, intersex, bisexua- fuera un espacio significativo en la vida y prác- latinoameri-
udios queer y feministas con el campo educativo tica pedagógica de quienes están canos y de
e nuevas herramientas teórico-políticas. suscriptxs. Espa-
Las creadoras de este espacio pro- ña.
meten que pronto habrá encuentros
fuera de la virtualidad.
Para sumarse a la propuesta sólo hay que escribir a:

D S educadorxs@gmail.com
M á s
que estra-
tegias para
amortiguar, yo D Me gusta mucho la invitación a “pensar en condiciones de trabajo menos
pienso en recur sos hostiles para quienes nos identificamos con una identidad sexual o de
para resistir, fisuras género no hegemónica”, a mí me suena a compartir las estrategias que
para ensanchar y así vamos construyendo para amortiguar el mundo, la violencia simbólica de
romper estructuras. No un mundo paki hiperrepresentado. Esas estrategias que si no te las cuenta
pienso este espacio comouna un amiga, estás mil años para construir… ¿Cómo lo ven, va por ahí?
espacio de “contención”, sino de
subversión. Por supuesto, la con- DV- En general, cuando se habla de condiciones
tención recíproca, la solidaridad y la de trabajo docente, rápidamente aparece la precarización
multiplicación de redes de cariño y cui- para definir un estado de cosas que va desde el salario, las condi-
dado están presentes, pero no como una ciones edilicias hasta la desinversión educativa por parte del Estado. En
cuestión central… Somos feministas y de nin- este contexto, la sexualidad es un aspecto que queda relegado, oscurecido o
gún modo podríamos dejar de lado el cuidado de apenas mencionado, y si algo se habla, es de heterosexualidad. Y realmente el
las personas. Pero ojo, que ámbito de trabajo para un docente con una sexualidad disidente puede ser un lugar
no se crea que este cuidado es de un orden “ma- muy hostil para desarrollar su tarea. Así que a las condiciones de precarización que
ternal” ni nada por el estilo. En este sentido, caracterizan el trabajo docente, hay un plus de malestar para quienes no somos
pienso más en fortalecer los puntos de ancla- heterosexuales. De heterosexualidad se habla todo el tiempo, toda la vida escolar -
je de cada educadorx LGTTBI para, desde la así como la vida social- está organizada en base a la heterosexualidad. Las expe-
praxis personal, especialmente en las aulas, cada riencias de educadorxs lesbianas, gays, travestís, bisexuales, trans, en general
unx empiece a generar cambios a nivel más macro. son de silenciamiento, hostigamiento, ignorancia, persecución, discrimina-
La hiperrepresentación del mandato heteropatriar- ción, etc. Casi todxs hemos pasado por alguna de ellas. Entonces, poder
cal puede servir, justamente, para minar sus sentidos, compartir las estrategias que cada unx hemos ido construyendo y
página

pero el trabajo irónico que esto requiere es duro y a largo desarrollando para integrar nuestra vida personal y laboral sin
plazo. En las aulas está unx frente al curso, detentando un vivir en secreto nuestra sexualidad, es una apuesta
discurso más o menos legitimado, pero en la soledad que esta política de suprema importancia para
misma legitimación impone. Compartir reflexiones y experiencias en nuestras vidas.
la lista electrónica, espero, puede servir para no estigmatizar ese aislamiento.
17
acer
ercca de la cconstruc
onstruc ción
onstrucción
del cuerpo sexuado
por gabi dv (lasmujeresmovemoselmundo@hotmail.com)

1Los hombres y las mujeres de Hacerse lesbiana Notas


nuestra época –probablemente, de Y de repente, un día como cualquier
todas las épocas- son cuerpos otro, te gusta ella (y ella es cuerpo 1
Cuando se pone en juego el argumento de la
sexuados: un producto cultural, una potente). teoría del constructivismo social de las sexuali-
construcción social, ya que los modos Ser lesbiana hace estallar la dades, se apunta a construir el sentido de que –
de habitarlo despliegan sus economía erótica hegemónica: ¿Quién en tanto que contingente- esta construcción es
arbitraria, que podría ser otra, y en definitiva,
posibilidades en los escenarios de la es masculina y quién femenina?
se apunta a construir el sentido de la transfor-
opresión de género, clase, etnia, porque masculina es la imagen de la
mación. Mi sensación es que, a veces, en aras de
religión, etc. ¿Lo qué? Hacia allá marimacha, pero masculina también aquel sentido, se soslaya la crudeza del sufri-
vamos, pero antes, un paréntesis es la que encara, la que avanza. (Ah, miento, la crueldad de la persecución, la injusti-
indignado: no, el psicoanálisis dice que eso es cia de la discrimanción y la violencia.
(No me gusta la expresión “habitar el fálico, y que son cosas MUY distintas. 2
Preciado, Beatriz (2008). Entrevista disponi-
cuerpo sexuado”, como si el cuerpo BLA) ¿a quién le toca dar el primer ble en http://dianamaffia.com.ar/2008/04/09/
fuera el lugar donde el YO –una paso? ¿y el primer beso? ¿Cuáles beatriz-preciado-dedico-mi-vida-a-dinamitar-
entidad muy difícil de conceptualizar- son las reglas del levante lésbico? el-binomio-hombremujer/
vive. Como si ese YO fuera otra cosa Con lo arbitraria que es la lógica 3
(Ser otra. Por hoy, para ella, esta noche; acá,
distinta del cuerpo, un cuerpo-vaso- binaria, casi cualquier característica en este trabajo, acá, con los chicos; y así. ex-
hueco, ¿relleno? de un ¿alma? de nuestros cuerpos y de nuestros plorar las posibilidades de no los modos de habi-
¿psiquis? ¿mente? Realmente, no modos podría ser calificada como tar, sino los modos de ser. Las infinitas posibi-
entiendo). masculina o como femenina. (Lo que lidades de ser, nuestra potencia. Sin hacernos
cargo de las reglas –pero si midiendo las conse-
no entiendo bien todavía es cuál es el
cuencias…-, haciéndonos cargo de nuestros de-
Deconstruirse mujer criterio… lo que no entiendo bien seos –incluso para decirnos a nosotras mismas
A las mujeres se nos niega el derecho todavía es dónde caigo yo…). Prefiero ese deseo es heteropatriarcal, y no lo voy a
a ser cuerpos potentes. Piercings y pensar que la dicotomía es falaz: la vehiculizar-
tatuajes no son para nosotras (solía dicotomía se sostiene a fuerza de Cuidado, mirar para atrás y dudar, -caminos
tener una argollita en el labio inferior, prácticas normalizadoras que van oscuros-, lo que alguna vez tanto queríamos, se
recuerdo que un casi-amigo me dijo desde el bisturí hasta los ejercicios de deshace. las que tenemos pibes -algunas-… (Qui-
que no le gustaba porque era muy “gimnasia modeladora”, en una zá los trajimos al mundo estafadas, engañadas,
“masculino”. Que alguien me explique amplia gama de regímenes de coaccionadas). Sí, ¿y qué? Ahora los amamos –
qué tiene de masculino una argolla…). transformación/intervención del todo lo que podemos…-, tratamos de no eno-
¿Será porque no nos bancamos el cuerpo más o menos sangrientos, jarnos cuando las abuelas y las tías les dicen que
dolor? Depilación con cera, corpiños más o menos dolorosos, que tienen las lesbianas esto o aquello -grrrr-, y les expli-
camos 85 veces que Vero y Sonia son novias -
con aro, vinchas de plástico, tacos como único objetivo acercar los
zzzzz- [y nos buscamos una novia a la que le
aguja, tangas de infames elásticos. cuerpos a alguna de esas dos únicas gusten los chicos]).
Todo eso sí es femenino. Y todo duele posibilidades: tipos puros de
mucho. masculinidad y feminidad.
Sentidos hegemónicos, ¡cuak! No por Más vale que nos demos cuenta
construcción menos eficiente y real1: pronto que si una mide metro y medio,
con el tiempo, te deja de doler. Te es imposible acercarse; que si una es
acostumbrás, se te hace un callito al gorda, barbuda, se viste con ropa
costado, debajo de la axila, donde se cómoda -y no linda y complicada-, rota
te clava el aro del corpiño, en el talón, o manchada -y no limpísima y
donde se apoya el taco aguja. Nos planchadísima-, si una usa zapatillas
terminamos convenciendo de que en vez de tacos, mochila, en vez de
hacerte un pap, o una ecografía carterita diminuta… bueno, podría
intravaginal es “un examen de rutina” seguir hasta el hartazgo, pero me
(¡¡¿?!!). parece que para ilustrar alcanza, ¿no?
Bueno, todas esas prácticas de El tema es deconstruir el deseo que
transformación del cuerpo femenino nos impusieron a ser ese cuerpo
que se naturalizan. No por nada dice imposible -preguntarnos por qué, para
Preciado que la mujer hoy –del qué, para quién/es querríamos ser-,
biocapitalismo fármacopornográfico… reconocernos cuerpos potentes,
qué genial señora- es ya tecnomujer: desistir de guiarnos por las reglas –y
“La feminidad, desde la píldora, es marcas– de género, e inventar. Porque
una ficción. (…) es hoy una
construcción biotecnopolítica: una
una se queda sin reglas con las
cuales predecir lo que va a pasar en el
Faltan las notas al
página 18

suplantación hormonal de los 12 a los


50 años. La biomujer es hoy
encuentro con la otra. Hay que
inventar. Hay que inventarse3.
pie.
tecnomujer, es ya transexual”2. (Qué En eso estamos: Baruyera, cultura
genial señora, genial, genial, genial). Tortillera.
COMENTARIO DE UN LIBRO BARUYERO por Sonia Gonorazky escobasupra@yahoo.com.ar

CUERPOS SEXUADOS
SEXUADOS
La política de género y la construcción de la sexualidad

De Anne Fausto-Sterling, Editorial Melusina

Tal como leí en la mayoría de los comen- marcados cuerpos intersex no son del resantes notas, que casi pueden leerse
tarios que recopilé googleando, este li- tenor de: ¿Dónde están? ¿Cuántxs y independientemente como un panorá-
bro de Anne Fausto-Sterling, publicado cómo son? ni ¿Por qué yo sólo conozco mico «estado del arte» sobre la cues-
en inglés en el 2000 y en castellano en un caso? sino más bien las que interro- tión. Pero las buenas más de cien pági-
2006 -aunque llegó a las librerías porte- guen e indaguen sobre los complejos nas de notas no amedrentan, al contra-
ñas hace unos pocos meses- trata sin procesos (sociales, políticos, culturales, rio, invitan a leer y pensar.
sensacionalismos sobre la etc.) acerca de cómo se conforman los El libro no requiere conocimientos pre-
intersexualidad, un tema del que muy conocimientos, los cuerpos, los discur- vios de ninguna índole específica para
poco se puede leer, al menos en nues- sos, las miradas, las palabras, las sub- que su lectura apresurada o lenta, conti-
tro idioma. jetividades, por qué algunos cuerpos nua o salteada sea de mucho provecho.
son marcados socialmente de un modo
La autora de Cuerpos Sexuados infor- diferente a otros, qué hay detrás de la Para mí resultó muy grato encontrar buen
ma, reflexiona, se posiciona políticamen- más artificiosa de las construcciones humor, lenguaje claro, la convincente
te de forma seria y clara, recurriendo a intelectuales, la de «naturaleza», por qué base teórica y la insistente invitación a
varias anécdotas dignas de un buen el mundo –y nosotrxs en él- debemos comprender todos los procesos ponien-
chiste y también a casos espeluznantes responder, obedientes, a leyes, y tanto, do en juego la mayor cantidad de varia-
que hacen chirriar los dientes, pero que tanto más. bles intervinientes posibles, la manera
–como no es difícil imaginar– ocurren de recordarnos o informarnos acerca de
todo el tiempo, aportando buena docu- Este libro aporta guiños e iluminaciones las a menudo complicadas y/o poco ho-
mentación, humor, ilustraciones elocuen- en este sentido –como también en el nestas manipulaciones del poder, del
tes. Su «aparato documental», digno de otro… porque como todo texto, habla a interés político y económico. Me produjo
un buen «trabajo científico publicable», cada cual de lo que queremos o pode- alegría y alivio el ejercicio de
no obstaculiza la lectura. mos o pretendemos escuchar-. La auto- problematizar mil cuestiones entrelaza-
ra me convence de que sabe bien cuá- das sin nombrar o citar cada cinco pági-
Tras la lectura de los primeros capítu- les son y cómo operan los mecanismos/ nas a Foucault, a Butler o a cualquier
los, nadie dudará que las personas dispositivos/vaivenes/negociaciones otrx.
intersex son muchas más de las que que interactúan y prevalecen en la cons-
muchxs imaginan. Sin embargo ¿por trucción del conocimiento legítimo, del El mejor sabor que me quedó de Cuer-
qué se conocen tan pocos casos? Los saber científico. No es ingenua al pon- pos Sexuados son preguntas
mecanismos que operan aquí funcionan derar los alcances y el avasallador y hu- personalísimas y no tanto sobre modos
aniquilando, más que ocultando. La millante (para sus «pacientes») poder y operatorias: ¿a qué responden las res-
mayoría de las personas intersex nacen del saber médico, de la rúbrica acadé- puestas? ¿A qué responden las pregun-
en óptimas condiciones para llevar una mica o institucional. Expone claramen- tas? ¿Para qué y para quién este tipo de
vida saludable sin necesidad alguna de te, conoce con suficiente profundidad los conocimiento? ¿Dónde nos coloca?
intervenciones médicas, sicológicas, peligros, alcances y limitaciones del pen-
sociales. Alex, protagonista de la pelícu- samiento lineal y, por fortuna, utiliza un Estoy convencida que esta lectura no
la XXY no es de ningún modo alguien lenguaje llano que no confunde ni tendrá desperdicio para quienes quie-
tan excepcional como se podría pensar, entrevera, pero que tampoco simplifica ran aprender un poco sobre «el tema»,
ni un «milagro de la naturaleza». en exceso. del que probablemente encontrarán más
que lo esperado, sea éste:
Hace tiempo que considero que las pre- Cuerpos Sexuados usa como trampolín intersexualidad, estudios sociales del
guntas interesantes, las que permiten los cuerpos intersex para referirse a to- conocimiento científico, salud, sexuali-
avanzar en la reflexión, consolidar –aun- dos los cuerpos. Mejor dicho, toma dad, etc. Y también una invitación al
que sea por un instante- un punto de re- como punto de partida las invasivas in- activismo, por un mundo con otras pre-
ferencia sobre los deliberadamente tervenciones con que el Saber opera (y guntas, con otros saberes y nuevas clan-
no solamente mediante cruentas y a destinidades.
menudo innecesarias cirugías) sobre el
mundo, configurándolo según las rígi-
das prescripciones de la
heteronormatividad hipercompulsiva e Cristina Coll
impugna desde la raíz –para quien quie-
ra y pueda verlo así– sus prácticas, así TALLER DE PLÁSTICA
página

como las consecuencias que se deri-


van de las mismas. Clases de pintura y dibujo
zona centro - 4932-5677
Cuerpos Sexuados cuenta con una grue- cristinascoll@yahoio.com.ar
19

sa bibliografía y extensas, ágiles e inte-


Columna: ¿Las lesbianas somos mujeres? por Verónica Marzano
vemar @hotmail.com

Los medios de comunicación


La imagen de la mujer en los medios de comunicación ha produce desde el capitalismo a la posibilidad de que las mu-
cambiado. En estas últimas dos décadas la idea de una mu- jeres no quieran tener sexo con hombres y consiguientemente
jer dueña de su cuerpo, de su deseo y su erótica impulsada no quieran ofrecer sus servicios reproductivos, domésticos y
por el feminismo, ha sido releída por los medios y traducida personales a bajo precio”.
como mejor le conviene al mercado. Los medios de comuni-
cación como maquinaria ideológica de la hegemonía occi- En este sentido la política lesbiana ya no se concentra en
dental capitalista puesta al servicio de generar “sentido co- “desocultar lo oculto”, sino como dice Sedgwick la nueva bata-
mún” ha logrado traducir la lucha de las mujeres por la propia lla se da entre “diferentes marcos de visibilidad”.Y en esto
autonomía, entre otras cosas, como una lucha por el consu- juegan un rol fundamental los movimientos identitarios, divi-
mo: cirugías estéticas, gimnasios, medicamentos, ropa, sexo, didos, en principio, en aquellos que piensan en el acceso a la
placer, diversión, cuerpos. La mercantilización del cuerpo es ciudadanía a través de políticas asimilacionistas utilizando
la contracara de las propuestas de los movimientos como estrategia la integración a como de lugar en el mercado
emancipadores (feminista, postfeminista, queer, etc) que pien- y los medios de comunicación y por tanto aceptando sumisa-
san la libertad sexual desde la autonomía y no desde nuevos mente está pseudo visibilidad consumista y heteropatriarcal
paradigmas de la economía mundial. que deriva en sostener una burda imitación de la economía
erótica, los pactos políticos heterosexuales y la aceptación de
En este contexto la visibilidad lesbiana es uno de los produc- los modelos de feminidad actuales y aquellos que piensan
tos más cotizados. Una mujer sexualmente poderosa que li- en mantenerse en la posición de verdaderas minorías poten-
bremente desea o es deseada por hombres o mujeres indis- cialmente transformadoras de la cultura requiriéndole al esta-
tintamente parece ser la panacea de la liberación “femenina”. do, en todo caso y estratégicamente, proteja las nuevas for-
Todo pareciera indicar que la sociedad comienza a aceptar mas relacionales que las lesbianas plantean mejores para
que las mujeres podemos elegir tener contactos sexuales sus vidas y generando desde los márgenes imágenes abier-
con quien nos plazca sin importar su sexo o género, pero con tas, permeables y creativas de cómo experimentar el cuerpo y
un detalle: nunca es valida la posibilidad de rechazar de plano las relaciones.
sexualmente a los hombres, ni la feminidad como expresión
de género, o sea, puede halagarnos que nos seduzcan una Así la representación de las lesbianas desde una mirada
mujer o un varón indistintamente pero nunca que no lo haga monofocal, abstraída de otros componentes culturales y so-
un varón. Por ejemplo en las publicidades de autos o última- ciales y anclada en la imagen occidental capitalista de “la
mente una que se refería a las mujeres como “3 por 1”, las nueva sexualidad de la mujer” opera devolviendo a la
chicas (muy femeninas) coquetean entre ellas hasta que un invisibilidad otras formas de vivir y expresar la sexualidad ale-
hombre aparece en escena y generalmente parten con él. Así jadas de la normativa hetero y resulta tan falsa como la idea
el lesbianismo convertido en la representación de la “nueva de la “aceptación” del lesbianismo como ejercicio político/eró-
mujer” que puede ser cualquier mujer, termina no siendo nin- tico cotidiano.
guna.
Podemos pensar, entonces que si ser lesbiana es estricta-
Guiddens dice al respecto: “La hipervisibilidad lésbica apare- mente ser “cualquier mujer”en ese corrimiento se niegan to-
ce como un fenómeno en el que se muestra lo que no es: dos los sentidos múltiples y diferentes que aparecen con la
enseña lo que es permeable al poder, pero un poder concreto disidencia sexual y se sojuzga cualquier indicio de creatividad
ligado a los roles sociales de los sexos. Un poder que quiere en el ejercicio de la erótica y las relaciones bajo el imperio de
que los hombres no pierdan el suyo sobre las mujeres. Poner la norma heterosexual.
a las lesbianas bajo el poder del falo es la reacción que se

Hipólito Yrigoyen 1536 - subsuelo tel 54 11 4381 0832


www.libreriademujeres.com.ar

Baruyera, una tromba lesbiana feminista


particípa de la campaña
página 20

«ni una mujer más víctima de las redes de prostitución»


Si querés saber más entrá a: www.campanianiunavictimamas.blogspot.com
Polaroid de
locura
lésbica 5
Charo Márquez Ramos
mediacharo@gmail.com
«Pasa que a mí, en realidad, me gusta la pija» rondaba en la cabeza de Clara des- d e
hacía días. Se juntó con Lila a tomar cerveza al bar irlandés de la cortada y Aráoz. Era un bajón
no poder fumar en esa situación. Pero era necesario juntarse. Clara tenía que sacarse esa frase
de encima.
- Pero, ¿cómo es que te dijo eso? Digo, es una freak
-Sí, bueno, no sé. Estábamos hablando de la vida. Pensá que desde hacía como un año que no
hablábamos.
-¡Justamente! Es como que venga Gonzalo y me diga que fingía conmigo. A mí qué me importa.
-No es lo mismo, Lila. Cuestión que a Agustina siempre le gustó la pija.
-¿Vas a seguir con esa palabra? Te juro que no te queda bien.
Clara se rió, inevitablemente - No, ya sé. Bueno, eso, le gustan los flacos. Es paki.
-Sí, ¿y qué hacía con vos, a demás de bailar cuarteto y regalarte libros malísimos?
-Eh...no sé, experimentaba. Igual, te acordás, cuando la concocí, esa misma noche
-En la peña fatídica, que Martín terminó hecho mierda, genial
-No dejaba de hablar de su ex. Me podría haber dado cuenta
-No, no, no, esa no es ninguna pista, vos en esa época tomabas una birra de más y lo primero que hacías era hablar
de alguna ex
-Bueno, sí. Pero lo de Agustina era terrible, boluda, no paraba de contarme cómo se la chupaba
-¿Pensás seguir? Sabés que a mí hay palabras que me dan un poco de arcadas
-Perdón. Bueno, nada, eso, que el otro día nos juntamos y me dijo la verdad que a ella le gustaba eso que a vos no te
gusta
-Ja, que me gusta más que a vos, igual. Pero, ¿en qué situación te dijo semejante barrabasada?
-¡En el bar frente a la Facu! Mirá, si las 20 personas que teníamos alrededor no se dieron vuelta y se cagaron de risa, es
porque Filo está plena debacle
Así estuvieron durante horas. Clara seguía pensando en la noche en la que conoció a Agustina. Nunca pensó que iba a
terminar en Lanús con una chica que había conocido en una peña bailando cumbia. Ni que iban a pasar decenas de domingos
de cucharita y muchos carbohidratos y cumbia siempre de fondo y los ojos oscurísimos de Agustina, los rulos rubios, todo.
Para que un año después, le diga semejante barrabasada.
No era que Clara no dudara. Clara dudaba, de hecho, todo el tiempo era una gran puesta en cuestión de cada elección de su
vida, quizá ya había llegado a un punto en el que era demasiado cuestionamiento sobre todo. Si hubiera sabido que a Agustina
le gustaban los chicos, probablemente, ni habría estado con ella.
Era obvio, igual: Agustina se depilaba, se maquillaba, usaba polleras todo el tiempo, anillos, el arito que tenía en la ceja era
súper discreto, se pintaba las uñas, se peinaba todo el tiempo, salía con chicos
Lo que a Clara le empezó a resultar obvio, sin embargo, era que Agustina, quizá la tuviera más clara que ella.
Quizá se trataba de eso, de salir con personas y ya, y una seguir siendo como siempre, sin cortarse el pelo,
sin pantalones anchos, sin...condicionamientos. Quizá Clara, en medio de tanta desnaturalización de lo
tomado como dado, en esa vorágine de las definiciones en todos los casos, se había olvidado cuánto
extrañaba usar pollera y pintarse las uñas de rojo y, quizá, la espalda de un chico.
Era, como le dijo Lila esa noche, momento de spa, vino, rosas y repensar un poquito.

Adhesión Adhesión Adhesión

Dra. Diana Maffía


Colectiva María Inés Carro Diputada de la Ciudad
feminista Autónoma
Docente de Buenos Aires
«Josefa Tenorio»
página

(una banca amigable)


................
despachodiputadamaffia@gmail.com
Mendoza 4338 - 3111 / 3112
21
Manifiesto Lésbico libros y revistas recibidxs y/o leíd@s
Feminista Anti Capitalista y/o recomendad*s
En 1948 la cultura patriarcal - machista redactó la «De-
claración Universal de los Derechos Humanos», más
conocida como «Declaración Universal de los dere-
chos del HOMBRE», en una demostración fiel y ex-
plícita de sexismo vigente en la cultura, en la estruc-
tura y en el lenguaje de la sociedad moderna.

Nosotras, LESBIANAS FEMINISTAS,


creemos que el 29 de agosto, Día Nacional de la
Visibilidad Lésbica, es una fecha que va más allá del
simple mostrar/nos, es una posibilidad de denunciar
la discriminación: la lesbofobia, el machismo, el ra-
cismo y el clasismo en que esta sociedad se funda,
principalmente en los discursos científicos y religio-
sos que naturalizan y normatizan las familias trans-
formándolas nada más que en núcleos primarios de
reproducción de las ideas conservadoras y de la
monogamia que le hace el juego al capitalismo.
Como LESBIANAS FEMINISTAS proponemos «re-
parar» este horrible y discriminatorio hecho ocurri-
do 60 años atrás, consideramos que esta fecha es
una óptima oportunidad para nuevamente, mostrar y
denunciar a este patriarcado que tanto nos oprime.
Este sistema homo-lesbo y transfóbico, a quien le
encanta generar «órdenes naturales» y tanto dedica
a cuidar de las familias consideradas bien concebi-
das.
Para salir del solo discurso y pasar también a la ac-
ción, haremos a partir de ahora, la Declaración de
las Izquierdas Humanas.
Nosotras: machonas, sapatas, femmes, sapatonas,
tortas, bollos, laidys, machorras, camioneras,
bomberxs, tortilleras, LESBIANAS, somos y quere-
mos ser diferentes - anormales porque no seguimos
la norma heterosexual, blanca, masculina burguesa y
capitalista en la cual se crea la hipócrita sociedad
contemporánea occidental. Asumir esta diferencia y
anormalidad impone un nuevo vocabulario que
explicite nuestras rebeldías. diarios del
A partir de ahora, toda vez que seamos llamadas a cáncer - audre lorde r e v i s t a s
obtener «mismo derechos» responderemos que que-
remos «izquierdas desiguales», pues es en las dife- revista el teje Nº 2 lesbofeministas
rencias que encontramos nuestra esencia. LesVoz Nº 37, 38, ble
Retiraremos de nuestro vocabulario la palabra fami-
lia, con todo el peso judeo-cristiano - capitalista y teoría king kkong
ong - virginie (mexico)
monogámico que conlleva, y lo cambiaremos por «nú- despentes Una perspectiva aboli-
cleos afectivos».
cionista sobre la pros-
No queremos casamiento, sino uniones afectivas, no
deseamos jerarquías, queremos una sociedad libre
revista feminista la titución y la trata -
de hecho, con todas sus diferencias, libre de mestiza Nº 1 Campaña ni una mujer más víc-
preconceptos y fobias, del peso de la opresión sexista, tima de las redes de prostitu-
machista, racista y capitalista. (per ú)
(perú) ción
Hoy a 40 años de aquel glorioso Mayo Francés, don-
de nuestras precursoras se rebelaron quemando cor- mujeres en la sociedad ar- como mil flores -
piños – brassiers en las calles y a través de los muros
gritábamos «la imaginación al poder», queremos se-
gentina. una historia de macky corbalán
guir recordando que cinco siglos - dora barran- sexografías - gabriela
«preferimos ser metamorfosis ambulantes a tener cos wiener
aquella vieja opinión formada sobre todo»[1].

Porto
teologías gay y les- lesbianas. discursos y re-
Alegre, 29 de agosto de 2008. biana. repeticiones presentaciones - raquel pla-
Firmamos este manifesto: mulheres rebeldes, Outra con diferencias crí- tero (comp.)
Visão, Liga Brasileira de Lésbicas, Coletivo Candace
BR, Acarmo LBT, Lésbicas Independentes, Fuxico
ticas - elizabeth stuart cuerpos sexuados. la po-
página 22

de Terreiro, Coletivo Nacional das Transexuais- rs, lítica de género y la


Pontão de Cultura Digital Minuano, Rede Nacional todo sexo es construcción de la sexua-
da Saúde das Lésbicas Negras (SAPATÁ). político - aa.vv. lidad - anne fausto sterling
Inspirada
en la biblioteca rosario - pcia. de santa fe
del mítico grupo
Argentino «Lesbianas a Archivo y
la Vista», la biblioteca y
archivo lésbico «Ilse Biblioteca
Fuskova», es un sueño que
Natalia Bolcatto, tiene desde Lésbica
hace tiempo. Inaugurada en junio
de este año, Bauryera se fue hasta
Ilse
Rosario para compartir ese sueño. Nos
encontramos con un lugar donde se respira poesia,
Fus
activismo y esperanza. ko
Por Amy Hidalgo
amy_baruyera@hotmail.com
va

Baruyera:-¿Cómo y cuándo surgió la lesbianas. Nada de lo que hacemos es B: ¿Cómo se sostiene económicamente
idea de la biblioteca? ahistórico, todo tiene un pasado, alguien el proyecto?
Natalia: Surge en el 2003 cuando junté antes hizo otra cosa, no empezamos de N: Tenemos un sistema de socias. Algu-
unos libros propios y los de un grupo de cero. Creo que es importante para las mu- nas utilizan los servicios de la biblioteca
amigas que formamos un sistema de so- jeres reconocer el trabajo de otras, por- en forma habitual y otras son socias
cias para ordenar el intercambio. Todo que esta historia es la silenciado por la adherentes, aportan su cuota porque les
muy casero. En ese momento el material história oficial. Esa es la intención del ar- parece importante el proyecto. De todas
lésbico era casi inexistente, ahora internet chivo, realizar un trabajo de recuperación formas la idea de socia no es restrictiva.
facilita la búsqueda. En ese mismo mo- histórica El material debe circular y estar a disposi-
mento comienzo a trabajar en el grupo ción de todas las personas. Ser «socia»
Safinas y este proyecto se mantiene en B: ¿Por qué la biblioteca lleva el nom- es una muestra de compromiso y visibili-
este formato «íntimo» po mucho tiempo. bre de Ilse Fuskova? dad que fortalece la autogestion del pro-
Cuando me voy de Safinas, en 2007, N: La idea de darle a la biblioteca el nom- yecto.
retomo este proyecto con más fuerza y bre de Ilse Fuskova es en reconocimien-
ya comienzo a pensar en un lugar donde to a su trabajo, a partir de ella muchas B: ¿Alguna anécdota de estos primeros
«abrir» la biblioteca a otras personas. mujeres nos acercamos al pensamiento meses de funcionamiento?
Feminista y activista Lésbico. Cuando Ilse N: Recibí un mensaje de texto
B: -¿Cuál es el objetivo de que la bi- apareció en el programa de Mirtha preguntandome por la biblioteca. Yo pen-
blioteca tenga un espacio propio? Legrand hablando de lesbianismo y femi- sé que era una chica que quería acercarse
N: Varios, el principal es facilitar el acce- nismo (ella formaba parte de Cuadernos a ver el material. Cuando hablamos por
so a los libros o material lésbico imposi- de Existencia Lesbiana, una de las prime- teléfono me dijo que le interesaba mucho
ble de encontrar en bibliotecas o librerías ras publicaciones de lesbianas en Argen- una novela que había leído hacía mucho
de la zona; muchos de los libros que hoy tina) yo tenía 16 o 17 años. Esto generó y no conseguía, «Un lugar para nosotras»
tenemos en la biblioteca fueron adquiri- que junto a mi pareja y amigas es el nombre del libro. En ese momento
dos en la Librería de Mujeres de Buenos empezaramos a discutir acerca de la im- siento el llanto de un bebé y le pregunte
Aires. Lo cual implica todo un costo, no portancia de la visibilidad. Después tuve si había chicos en la casa y ella me dijo
sólo de los libros, muchos son de edito- la suerte de haber conocido a Ilse y la que eran sus nietos…Hacía 20 años que
riales europeas, sino el traslado. Otro de verdad es que me dió una imagen de mu- esta mujer había leído el libro y nunca
los objetivos de la biblioteca es que exis- jer generosa en sus ideas. más había tenido la posibilidad de encon-
ta como espacio físico, para que cualquier trarlo. Le dije que yo tenía el libro, que
lesbiana que esté haciendo un trabajo de B: ¿Qué clase de material tenés en la estaba disponible en la biblioteca. Dijo
investigación, que quiera buscar teoría biblioteca? ¿Cómo lo clasificaste? que iba a ver si conseguía que la acompa-
lesbo-feminista o una lesbiana que este ¿Cómo lo seleccionás? ñe alguna amiga a buscarlo. Hasta ahora
«recién saliendo del armario», tenga un N: La selección tiene que ver con mi cri- no lo ha hecho pero yo tengo confianza
espacio donde poder encontrar lo que terio personal y con lo que algunas ami- de que sus ganas de encontrar el libro
busca. Y por último generar desde este gas o conocidas me fueron sugiriendo. después de tanto tiempo la va a hacer
espacio otras actividades: lecturas, en- La prioridad (ya sea ficción o no) es que venir…
cuentros, reflexión, debate. También ma- sea bibliografía o material lésbico, aun-
terial literario y teórico propio; siempre que hay clásicos feministas o queer que C ÓMO CONTACTARTE CON LA BIBLIOTECA :
página

considerando la posibilidad de articular no pueden faltar. Dentro de la literatura Está abierta los días martes de 19hs a
con otras agrupaciones o con mujeres in- lésbica hay novelas «rosas» que quizás 22hs los viernes de 16hs a 19hs.
dependientes. literariamente pueden dejar mucho que de-
Por tel: (0341)15 66 44 304
A largo plazo me entusiasma mucho, pen- sear, pero que me parece que pueden ser-
sar en articular un Archivo Lésbico. Me vir a la hora de generar un imaginario bibliotecalésbica@yahoo.com.ar
23

interesa recuperar la historia de las lésbico; en lo afectivo, en lo sexual. www.bibliotecalésbica.blogspot.com


REPARACIÓN HISTÓRICA
REPARACIÓN
Doña Rosa, la cara oculta de las cosas
por Paula Torricella dulcelubet@gmail.com

A varios meses de la muerte de Bernar- B:- “Solas y salvas”? Qué flash... san martín. Pero vive también. Yo me
do Neustadt, su carcelero idiológico - DR:- Nada del otro mundo, no te creas. siento muy vital. Hablemos de cosas lin-
quien la cristalizó en una figura infantil, Es un grupo de estudio que das, mejor.
analfabeta, mezquina y silenciosa- en- tenemos en el café Sudaca
trevistamos a Doña Rosa, una mujer con las chicas del barrio, B:- Hay un mito que dice que
como cualquiera de nosotras, con mu- hace años, para joder un no te interesa la polí-
chos años y cosas que decir. poco. Leemos de todo, tica ¿es así?
poesía, ensayos, teo- ¿Tenés una
La entrevista se hace en su casa, un PH ría. También jugamos. opinión parti-
silencioso en el barrio de Flores. Un gato, La semana pasada cular sobre
mucho verde, colores en los cuadros, hicimos una tarde de nuestra presi-
manteles. Una música suave perfuma póker, mirá -por denta?
el ambiente con sus notas de cumbia y plata, obvio. Ganó DR:- La política me
de colonia. Ella está sentada, fumando, Marta, la guacha. fascina, pero a nivel
tiene caracter fuerte, es saludable. No Es una genia, micro, viste. A nivel
sonríe pero se la ve feliz. gana siempre. macro cuesta, hay que
pensar en estrategias.
Baruyera:- Escuchamos tanto tu nom- B:- ¿Vivís Cristina me gusta. Pien-
bre, tanta banalización y tantos comen- sola o estás so que hay que apoyarla
tarios de dudosa calaña, insultan- casada? sin recurrir al feminismo
tes...Nos gustaría que nos cuentes vos Tu casa o bien criticarla sin usar ar-
de tu vida, quién sos, qué te gusta, qué me en- gumentos sexistas. La
hacés todos los días... canta, cuestión no es que sea mu-
Doña Rosa:- ¿Por qué? Me cuesta creer se nota jer, sino que es peronista. Con
que hayan venido a entrevistarme, en que es las cosas claras, se puede ha-
serio. No soy un personaje especial, no un ho- blar ....Hay cada tontuelo que le
tengo representatividad histórica. Estu- gar... critica por (no) ser una Mujer, y
dié lo que pude, trabajé, vivo de una bue- DR:- Como te dije hijos hay cada despistada que la apo-
na jubilación, tengo amigos como cual- no tuve. Hijas tampoco. Soy ya por lo mismo... Falta lucidez po-
quier mortal. Hijos no tuve ocasión, jeje. una vieja lesbiana y nadie se dio cuen- lítica, me parece. En todos lados.
Me divierten las plantitas, las revistas, la ta jajaja Mejor, te digo, lo que me faltaba
web. Escribo, cocino, voy a reuniones de era tener que aguantar a una manga de
“Solas y Salvas” acá a la vuelta, estoy de imbéciles opinando sobre mi vida
novia. sexual: verduleros, porteros, taxistas, pe-
riodistas, vecinos. Las nenas se dan Nuestra entrevistada posa para la revis-
cuenta solas. Y si no, nunca falta una ta. Ensaya caritas, sonrisas, miradas.
amiga con el dato. Nos arreglamos bien. Dice que le gusta que le saquen fotos. A
Antes, digo. Ahora estoy enamorada, último momento dedica un gesto para
como que ya no busco más. Soy feliz con los que la subestimaron. Tiene 80 años
Susana. bien puestos y expuestos, y da para mu-
chos más.
B:- Y, cómo es eso? es difícil ser les-
biana a tu edad? No hay vuelta que darle. Con un poco
D R:- A las viejas como yo -así dice mi de feminismo y nada de Don Celes-
gran amiga Ilse Fuskova, y tiene razón- tes, la calidad de vida mejora.
se nos discrimina más por viejas que
por tortas.

B:- ¿Cómo te enteraste de la muerte de


Bernardo Neustadt?
DR:- ¿De quién? Yo tele no miro, queri-
da, hace años. Es una política de salud
mental. Radio sí, fm, am hasta por ahí.
Pero con el mp3 y las cosas que una se
página 24

baja de internet, casi que podés vivir en


tu mundo. Es decir, casi que no necesitás
consumir lo que te imponen. La gente
se muere, a cada chancho le llega su
Caospolitan aconseja: Seguramente, a la hora de empezar a salir con una chica
te has preguntado, más de una vez, ¿cómo satisfacerla? ¿Seré
mejor que su ex? Si ha estado con chicos, ¿cómo lo reempla-
zaré? Por eso, Caospolitan te da un listado infalible de tips
para que tú y tu chica gocen al cien por cien.

Primera noche
Al salir con tu media naranja por primera vez no olvi-
des dos cosas: aunque no vayas a tener relacio-
nes sexuales esa misma noche, tienes que
depilarte. Para eso, te recomendamos la nue-
¿Cómo excitar va Torturex Plus Ultra con formato anatómi-
co y banditas hidratantes que permitirán

sexualmente a una buena depilación con, cada vez, ¡me-


nos dolor! Asimismo, debes llevar, siem-
pre, tu mejor ropa interior: olvídate de esos
una mujer? anticuados conjuntos de algodón blan-
co, lo que se viene esta temporada es el
encaje, si en corsette, mejor. Para que te
sientas toda una diva de la seducción,
ajústalo bien, ciñendo tu cintura con los
delicados cordones que harán que tus
costillas rocen con las ballenitas cada
vez que respires: casi, casi como Kirsten
Dunst en Marie Antoinette.
Llévala a tu restaurante favorito. Pide lo
mejor, sin fijarte en los precios, pide el
mejor vino, ¡embriáguense! Qué mejor
forma de comenzar una relación que
conociendo los mejores secretos de la
otra.
Al pedir la cuenta, tú, que para algo lle-
vas los pantalones de esta relación,
no aceptes que ella pague. Ya te de-
volverá el favor en la cama.

Entre las sábanas


Llegado el momento de pasar a la acción,
tienes que tomar todas las precauciones: no
tener ni un pelito en el lugar equivocado, estar perfu-
mada, haber usado deo, tener a mano aceites para ma-
sajes nunca viene mal.
Pídele que te cuente su fantasía más íntima, pero solo si tú estás
dispuesta a hacer lo mismo. Hagan esto sin besarse. Es importante que
mantengan la libido en el cuerpo. Recuerda, siempre, que al no haber un hom-
bre las sensaciones no son tan intensas. Por eso, la previa debe ser algo fundamen-
tal.
Atenúa las luces, enciende unas velas, dile a tu chica que se acueste boca abajo y comienza
a hacerle masajes. Bésala en la unión del cuello con los hombros, hará que estalle de
placer. Gírala y acuéstate sobre ella. Quítale las bragas comienza a besarla.
Recuerda no estar demasiado tiempo abajo, queremos que las cosas
sean justas. Así que cuando veas que ella está en la mejor parte,
levanta los ojos, míralas y sube. Ella estará tan hot que no
podrá esperar para devolverte el favor.
Como sabes, en Caospolitan, estamos por el
sexo seguro, pero tampoco vamos a exa-
gerar: una chica limpia, sana y
fashion como tú no va a tener
ningún problema. Así
que relájate y
página

goza.
presunta extremista
presuntaextremista@gmail.com
25
Argumentos, leyes, desvíos. Feminismo y
neoconservadurismo: registro de violadores
en la Provincia de Buenos Aires*
El Senado de la Provincia de Buenos Aires acaba de aprobar un proyecto de ley impulsado por los bloques mayoritarios (FPV
y Coalición Cívica) que estipula la creación del llamado “registro provincial de violadores”. En este registro se asentarán la
identidad y demás datos personales de los condenados por delitos contra la integridad sexual. Al mismo tiempo, el proyecto de
ley estipula la creación de un banco de datos genéticos donde “se incluirán los resultados de los estudios genéticos realizados
en todas las investigaciones penales, especialmente en las que se investiguen delitos contra la vida, la integridad sexual, la
identidad o la libertad de las personas».
Desde Baruyera esperamos que este proyecto oriente al feminismo local a una profunda reflexión acerca de cómo ciertos
argumentos que nuestro movimiento creó con fines emancipatorios, tienen una enorme solvencia política para el
neoconservadurismo.

Razones por las que no estamos de acuerdo con un registro de violadores, ni con la creación de un banco de
datos genéticos:
1. Porque la mayoría de los violadores son conocidos por las mujeres violadas. Están dentro de sus hogares, escuelas,
oficinas, clubes, comisarías, parroquias, juzgados, vecindarios. Conocemos sus rostros porque violan a cara descubierta. Y
aún denunciándolos a cara descubierta prevalece la indulgencia, la sospecha hacia las víctimas y la impunidad.

2. Porque debilita la credibilidad de las mujeres: asume que la prueba material (el dato genético) es imprescindible/
necesario/determinante para hacer valer nuestro derecho a la integridad.

3. Porque no tenemos esperanzas de que los curas o los violadores de prostitutas y travestis estén en el registro.
Tampoco nos ilusionamos con que el registro considere violadores a los varones que fuerzan a sus legítimas esposas dentro
de una relación matrimonial.

4. Porque alimenta el mito del violador serial y crea un nuevo sujeto: el “violador de baldío”. No promueve cambios
sociales, simbólicos ni políticos para reducir la violencia sexual.
5. Porque confiere poder a la policía y no garantiza que los violadores vayan a la cárcel. Al incluir delitos contra la libertad
(secuestros) y registrar datos genéticos de “todas las investigaciones penales”, se devela el verdadero deseo que impulsa la
ley y que ésta disfraza con argumentos de “protección a la mujer”. Intuimos que seremos la excusa para criminalizar a los
sujetos vulnerables de siempre.

6. Porque si consideran que es un delito tan grave, promoverían cambios en las condiciones que hacen posible una
violación. Los violadores son varones que se exceden en el ejercicio de poder que el patriarcado pornocapitalista les otorga;
poder que ningún juez, periodista, policía, cura o padre de familia cuestiona.

7. Porque la sociedad educa a los niños para que sean violadores y a las niñas para que sean violables, y después los
culpabiliza apelando a la responsabilidad individual.

8. Porque penaliza a las personas y no a las acciones, y esto es inconstitucional. Al etiquetar a alguien de por vida se le
quita la posibilidad de modificar sus conductas.

9. Porque supone que la sobreviviente de una violación no puede jamás reponerse del trauma, con lo cual sería justo
marcar al violador de la misma manera, de por vida. Pero la violación no es un estigma, ni para la víctima ni para el violador. Es
un abuso de poder de los más violentos que puedan imaginarse, y uno de los pocos que están penados por ley.

10. Porque nunca fue un objetivo feminista tener un registro de este tipo.
*La construcción de este articulo no hubiera sido posible sin la colaboración invalorable de las personas que forman Colectivo para la
Diversidad, que transformaron nuestras intuiciones políticas en argumentos más o menos jurídicos.

JUSTICIA ATEM «25 de Noviembre»


PARA SANDRA AYALA 27 Jornada Feminista: «Política Sexual»
GAMBOA I. Cuerpo e imágenes de mujeres
II. La ley y las políticas estatales
asesinada en La Plata por la III. Políticas Feministas
violencia machista
Sábado 15 de Noviembre de 9hs a 19hs.
página 26

«ninguna agresión
Lugar: Salta 1064 mail: atem@cpacf.org.ar
sin respuesta» Inscripción: $20 (hay becas)
El problema del aborto nos plantea interrogantes que van mucho más allá de la

mujeres por el acceso al aborto legal


decisión personal de cada una de disponer libremente de su cuerpo. Para el
feminismo, el desafío se nos presenta entre dos extremos a evitar: sabemos que
la legalización del aborto no se agota como derecho a la salud, pero al mismo
tiempo, no podemos pensarlo como un acto de autonomía
o de libertad de las mujeres. Un aborto no se elige
como se elige una casa, una carrera o una profe-
sión porque para la mujer en cuestión, tanto el
aborto como el embarazo son no deseados.

Si hay algo que define a los muchos feminis-


mos existentes es el acuerdo en que la le-
galización es necesaria y urgente. Pero
como intentamos plasmar en este combo
de posiciones y estrategias, allí el tema
recién comienza. ¿Qué ideología/prácti-
ca sexual hace posible un embarazo y
por qué una mujer queda embarazada
en contra de su voluntad? ¿Bajo qué
condiciones, económicas o culturales,
un embarazo no deseado termina en
un aborto? ¿Y bajo qué condiciones un
aborto (también, siempre, no deseado)
termina en la muerte de una mujer o en
la cárcel?

El tema es complejo, quién lo duda, y se


debate actualmente entre lo que permite o
prohíbe la legislación existente. Sin em-
bargo, desde Baruyera queremos in-
vitar a pensarlo, otra vez, muchas ve-
ces, más allá de los slogans o ban-
deras. Examinar sus múltiples án-
gulos, pesar los argumentos y las
estrategias para obtener su lega-
lización. Para que
una vez que
lo hayamos
logrado,
no se re-
pita la
trage-
dia de
las sufra-
gistas,
que des-
cubrieron
con crudeza
la persisten-
cia de prejui-
cios, normas,
sentimientos
misóginos des-
pués de que la Ley
amparó a las mu-
jeres en su derecho
al voto a la vez que les
reveló sus propias limi-
taciones como ejercicio
político. Tragedia que Vio-
la Klein (1951) resume de
esta manera, con un poco
página

de ironía: «Clamaron por la


Ley y nada más que por la Ley,
y les llevó algún tiempo el des-
cubrir que lo obtenido, no era
más que la Ley...»
27
Mujeres vs. Estado:
Una batalla letra a letra
Las mujeres no nos llevamos lación o de un atentado al pudor cometi- to es el alcance e implicancias de la ob-
bien con el derecho, que es lo mismo do sobre una mujer idiota o demente. jeción de conciencia de los/as profesio-
que el Estado. Es decir nuestra relación Pero… ¿Cuándo está en riesgo nales de la salud de cada centro de asis-
con el Estado está fallada de origen. la vida de una mujer? ¿Cuándo está en tencia.
Desde que las primeras mujeres deci- riesgo su salud? ¿Cómo sabemos que El proyecto de reglamentación
dieron decir ¡basta! hasta hoy, no hemos estamos en condiciones legales de prac- pauta explícitamente que:
dejado de pelearle letra a letra el atrope- ticar un aborto? ¿Cómo probamos que “La objeción de conciencia es in-
llo a nuestra autonomía y el deseo de el embarazo es producto de una viola- dividual y rige tanto para la actividad en
apropiarse de nuestros cuerpos para en- ción? ¿Tenemos que probar que fuimos relación de dependencia pública como
cerrarlos para la maternidad dentro del violadas? ¿Quiénes y bajo qué circuns- para la actividad privada.” (art.9)
“hogar”: sufragio, acceso a la universi- tancias pueden no prestarnos asisten- Con este párrafo aclara dos
dad, matrimonio, divorcio, patria potes- cia médica? cuestiones: 1) que ningún organismo de
tad, la disposición de nuestros bienes, Algunas preguntas intentan tener salud puede utilizar este recurso en for-
son algunas de las batallas que hemos respuesta en el proyecto de ley (Nº 1306- ma institucional y 2) que quien de mane-
ido ganando. D-2008) que la Dra. Diana Maffía, femi- ra individual lo haga, no tiene permitido
nista y diputada (¡bien! ¡Una al menos!) practicar abortos en forma privada,
El derecho a que el estado nos por la Coalición Cívica introdujo a la le- develando una de las grandes hipocre-
asista con sus instituciones en el mo- gislatura de la ciudad de Buenos Aires sías que existe detrás de la discusión
mento en que decidimos cuándo, cómo en el mes de agosto, buscando una re- por la legalización del aborto hoy
y cada cuánto parir aún está pendien- glamentación del Art. 86 del código pe- clandestinizado.
te. nal que lo interprete de una manera no
Según el sentido común (aliado restricitva. El “juego“ de la democracia
invalorable del pensamiento hegemóni-
co) en Argentina el aborto está prohibido El proyecto El proyecto Maffía fue presentado
y constituye un delito penal. Y es a la legislatura junto con los otros tres,
cierto…a medias…. A fines de agosto, entraron en dis- ahora unidos en un único proyecto, con
La verdad es que en Argentina el cusión, en la legislatura porteña, cuatro el objetivo de que sea debatido y legisla-
aborto no siempre es un delito. Existen nuevos proyectos sobre regulación del do siguiendo las formas institucionales.
excepciones por las que puede practi- artículo 86 del código penal: Abortos No Las mujeres esperamos que sea en los
carse. Excepciones para las que según Punibles (ANP). Los proyectos son de tiempos que reflejan la urgencia que mi-
el texto de la ley el consentimiento de las los legisladores Cabandié y Failde den las encuestas sobre muertes por
mujeres es ineludible. Parece obvio en- (Frente Para La Victoria), Alegre (Progre- abortos clandestinos.
tonces que no se puede practicar un sismo) y Maffía (Coalición Cívica). La lógica (y antecedentes de san-
aborto a una mujer que no quiere hacer- El proyecto Maffía además de ha- ción de otros protocolos) indicaba que
lo. Pero lo obvio se vuelve burla si lo plan- cer hincapié insistentemente a lo largo el proyecto debía ser tratado por la comi-
teamos al revés: cuando una mujer, den- de todo su articulado sobre la obligato- sión de salud, pero el gobierno local
tro de los marcos legales, y queriendo riedad de informar de forma clara y pre- (PRO) torció el destino de la reglamen-
hacerlo no puede abortar. ¿Y por qué cisa a la paciente los casos en que la ley tación girándola a la comisión de justi-
sucede esto? Por fundamen-talismos, no penaliza un aborto y su derecho a cia (donde tiene mayoría) en una manio-
por ignorancia, por falta de una política practicarlo, contempla varias cuestiones bra que ya conocemos de sobra:
de salud seria, porque la vida de las que significan un avance en política de judicializar un conflicto social y cajonear
mujeres vale menos que la de los ciu- salud para las mujeres: el proyecto dilatando la discusión y la
dadanos. Es el caso de Ana María Por un lado incorpora el concep- sanción.
Acevedo, que con un cáncer terminal ex- to de salud integral. Bajo este (ya no tan
ponía su vida en la continuidad de un nuevo) paradigma la salud es un todo Las repercusiones
embrazo no deseado y así fue: murió en que contempla tanto lo físico, lo psíqui-
un parto inducido por médicos que aho- co como lo social. En este sentido cuan-
ra están procesados por no cumplir la Si una entra a la página web ofi-
do el Art. 86 dice “cuando esté en peligro cial de la diputada, en la sección desti-
ley (y esperamos se pudran en la cár- la vida o la salud de la mujer” debería
cel). Pero Ana Maria Acevedo, que podía nada a este proyecto
tenerse en cuenta que el riesgo de la
elegir, igual no eligió. O el caso de la salud es causa concreta de la no
niña de Mendoza que con un embarazo http://dianamaffia.com.ar/category/aborto/
punibilidad de un aborto.
producto de una violación fue detenida Por otra parte en los casos de vio-
(sí, aunque parezca imposible, fue viola- lación, de aprobarse este proyecto, bas- pueden seguirse los debates que se han
da y luego detenida) en un hospital pú- taría la denuncia frente a los profesiona- generado en torno a él.
blico para impedir que haga ejercicio de les como modo de prueba, ya que “Tra- En un recorrido rápido por la sec-
sus derechos. tándose de un delito de acción privada, ción comentarios, queda clarísimo cuán-
El código prevé casos concretos los/las profesionales intervinientes no to fundamentalismo y subestimación
página 28

para poder realizar un aborto: Cuando deben requerir constancia de denuncia hacia las mujeres abonan la discusión
está en riesgo la vida o la salud de la policial o judicial ni ningún otro documen- sobre un cuerpo que expropiado, regla-
mujer (el texto dice «madre»…¡bu!) o to.” (Art. 4 inc. a) mentado y puesto una y otra vez en dis-
cuando el embarazo proviene de una vio- Otro punto importante del proyec- cusión, sigue revelándose.
Opinión: Por Colectivo Para la Diversidad
La gestación, problema Lobo suelto, cordero atado…. O
de quien tiene útero del aborto, la cárcel y la vida de
una mujer en el conurbano bo-
Verónica Fulco es activista feminista. Participa del grupo
“mujeres públicas”. En el año 2005 con motivo de la presen-
naerense
tación de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto
Legal Seguro y Gratuito en Tucumán, publicaba estas palabras El relato que vamos a contar tiene un final que parece anunciado. La
en una lista de correo (RIMA) que posibilita el intercambio estructura está dada de tal manera que casi sabemos lo que va a pasar. Las
entre feministas de toda la región. Baruyera las rescató y con reglas son difusas, poco claras y preocupantemente clandestinas. El silencio
permiso de su autora las publica. es la clave del éxito del ya anunciado vencedor. Al silencio, hay que sumarle
poder. Con ambos a favor, esta dada la combinación perfecta para la impu-
¡En primer lugar, por supuesto que me alegro de nidad e injusticia.
todas estas iniciativas!!! Mi radicalidad no es de esas que Esta es una historia de machismo, poder, misoginia, discriminación y
se opone a toda práctica política que conlleve una reforma, pobreza. Todo esto ejercido y desarrollado ni más ni menos que por las dos
menos aún cuando esa reforma es necesaria y afectaría po- grandes y sagradas familias argentinas: la iglesia y el poder judicial.
sitivamente a la vida de muchas, muchísimas mujeres... La historia que contamos es la de una mujer. Supongamos que se
En segundo lugar, me pregunto por qué el verde... llama Rosa.
sé que se ha discutido otras veces y en éste y otros espa- Un día del 2005 Rosa se entera que estaba embarazada No se anima
cios, pero no termino de entender o me niego a entender lo a decírselo a nadie. Finalmente luego de un tiempo se lo cuenta a otra mujer,
que entiendo... ¿Es un gesto para diferenciar la lucha por la quien la acompaña cuando ella decide practicarse un aborto en su casa. A las
despenalización del aborto de cualquier iniciativa feminis- cuatro horas, Rosa entra a la guardia de un hospital público del conurbano
ta o de cualquier lectura que relacione uno y otro término? casi inconsciente por la hemorragia que estaba sufriendo. Al llegar es atendi-
¿Qué relación tiene ese color con la búsqueda de financia- da por una médica quien luego de los malos tratos y preguntas incisivas
mientos? Los signos nunca son casuales ni neutrales sino sobre las “maniobras abortivas”, decide denunciarla violando así el secreto
siempre ideológicos... las formas de hacer política (y no profesional. Este secreto profesional es el que obliga a NO denunciar cuando
sólo sus contenidos) implican una postura ideológica tam- quien busca la asistencia médica es quien presumiblemente cometió un deli-
bién... por eso la pregunta, aunque repetida, no creo que to. Cabe resaltar que la doctrina y la jurisprudencia sostienen que no se
esté ni de más ni sea secundarizable. puede poner a la persona en la duda de ir o no a un hospital a salvar su vida
En tercer lugar y más allá de la urgencia por obtener por miedo a quedar detenida, ya que siempre debe primar el derecho a la
la despenalización y la garantía (el derecho) que permita a atención médica sobre la persecución de un supuesto delito.
quien lo necesite practicarse un aborto en forma segura y Rosa se recupera y se va del hospital, pero con una denuncia por
gratuita en hospitales públicos, más allá también de todo haber abortado.
discurso sobre anticoncepción, ¿cuándo incluiremos en esta El tiempo pasa. Esa denuncia queda en algún despacho judicial hasta
o en futuras (pero espero no lejanas) campañas un cuestio- que tres años más tarde, en abril del 2008, un fiscal decide “reactivar” la
namiento serio y profundo sobre la sexualidad? Cuestiona- causa procesando a Rosa por homicidio agravado por el vínculo. Horas más
mientos al coito como modelo hegemónico de relaciona- tarde la detienen en su casa, transformando luego la detención en prisión
miento sexual; reafirmación de otra sexualidad que no im- preventiva.
plique riesgo de embarazo, que se centre en el clítoris y no En síntesis: Rosa aborta en el 2005. Se desangra. Va al hospital. Es
en la vagina, que tome en cuenta nuestro placer y no sólo el denunciada por la médica que la atiende. Pasan tres años. En abril del 2008 la
de ellos, que no sea exclusivamente heterosexual... procesan con prisión preventiva. La calificación penal ya no es aborto sino
En esa línea, quería compartir con ustedes algunos homicidio. Queda presa en una comisaría de la zona por casi cuatro meses.
fragmentos de «Sexualidad femenina y aborto», de la Rivolta La familia desesperada apenas podía pagar un abogado/a. Su hija
Femminile, como para que sigamos pensando en estos te- estaba en una comisaría a 30 km de la casa y la causa penal en unos tribunales
mas: «La mujer queda preñada, precisamente, en el mo- a 70 kilómetros. Todo era difícil, lejano, inabarcable e inentendible.
mento en que se le niega su goce sexual específico, en el Luego de una lucha judicial la Cámara declara la nulidad de todo lo
momento en que se cumple el acto que la hace sexualmente actuado ya que se sostenía en la autoincriminación y en la violación del
colonizada. Una vez encinta la mujer descubre la otra cara secreto profesional al cual están obligadxs todxs lxs profesionales de la
del poder masculino: la que hace de la gestación un proble- salud.
ma de quien tiene útero y no de quien detenta la cultura del Si bien Rosa quedó en liberad resulta difícil pensar en un “final
pene. (...) cultura del pene, dentro de la cual se presenta feliz”. Las reminiscencias de este caso quedaron esparcidas en miles de
como victoria del feminismo la concesión que se les hace a mujeres, quienes antes de ir a un hospital para no desangrarse pensarán en
las mujeres de afrontar la maternidad como una decisión todos los casos como el de Rosa y tendrán miedo de quedar presas.
libre, cuando en realidad el patriarcado está consolidando y La historia de Rosa es la historia de una mujer pobre que tuvo el
modernizando su acción en el mundo. Así se reafirma el “atrevimiento” de decidir sobre su cuerpo como pudo y donde pudo, clan-
prestigio de una cultura sexual que deja encinta a las muje- destina y solitariamente.
res, negándoles todo derecho a expresarse sexualmente, y Llevar adelante su opción de vida ejerciendo autonomía sobre su
poniendo, por el contrario, el énfasis en su capacidad para cuerpo en un sistema patriarcal, eclesiástico y machista, la llevó a la cárcel.
página

adaptarse y favorecer el placer del otro, del varón patriar- Las instituciones que deberían asegurar el ejercicio de sus derechos se dedi-
cal. Gracias a la difusión de las prácticas abortivas y anti- caron a perseguirla y a encarcelarla.
conceptivas los varones se aseguran de que su placer no Romper con el silencio y el poder es una lucha que todas debemos
será turbado por el posible y alocado aumento de pobla- dar para terminar con los temores que quedan flotando y que actúan como
ción del globo». herramienta femicida.
29
ble… y entonces me fui a la casa de mi vieja así que dejate de joder”. Y entonces me expli-
Testimonio (…). Y me dijo: “si estás embarazada, vamos có como cuidarme, y me di cuenta que en rea-
a lo de Esmeralda”. (…) lidad no tenía idea de un carajo como cuidar-
Historias Inauditas La mina vivía en el barrio, tenía una clínica,
donde hacía partos y también abortos, era un
me, y me empecé a cuidar. Me dijo: “yo creo
que tu cuerpo uno más va a aguantar, pero…”.
lugarcito re humilde, pero re limpio, re cálido, O sea, fue una vieja muy contundente, muy
todo bien, todo tranqui. Y mi vieja me acom- clara, y me dijo: “esto se puede evitar”. Fue
por gabi dv pañó, lo pagó, estuvo ahí hasta que me agarró fantástico.
la anestesia, después de la anestesia me llevó,
G. tiene casi 50 años. Trabaja en Educación, me acostó… fue un jueves santo -porque todo ¿Lo contaste?
abortó dos veces entre sus 23 y sus 29, des- tenía que ser así: elegimos Semana Santa…-, Después, con distintas parejas que fui tenien-
pués de tener a Emanuel, su único hijo (“yo ella lo invitó al padre de Emanuel todos los do lo fui planteando, y con distintas amigas
me casé muy joven”, dice). días a almorzar para que no puteara, y yo me también. Para mí no tiene nada de culpógeno.
Una feminista sabe que su cuerpo es suyo. agarré una gripe, me metí en la cama, y hacía En algún momento quise trabajar esto en la
Por eso G. comienza con una aclaración: “Mi una tosecita para que él entendiera que yo, escuela, me dijeron que no. (…)
historia no es trágica, ¿sirve igual?”. Nos reí- pobre, estaba tan mal que no podía levantar- Debería estar despenalizado: las que no lo van
mos. me y festejar Pascua. No se enteró, nunca lo a usar, no lo van a usar, pero para las que lo
supo.(…) necesitan… las condiciones de cuidado, de
¿Ya eras feminista? Era totalmente insostenible un embarazo, yo higiene, eso, desde lo biológico, pero desde lo
¡¡No, ni ahí!! Es más, yo venía con una tradi- ya me quería separar, y con dos críos es terri- emocional, yo creo que a las minas les cuesta
ción religiosa muy fuerte, pero tenía muy cla- ble, porque ya ahí era quedarme con Raúl eter- más abortar por una cuestión de culpa que
ro que sola no iba a poder, con dos. Y muy namente y seguir teniendo chicos, y de ningu- otra cosa, es muy fuerte el tema de matar la
claro que me quería separar, y que quería otra na manera, la verdad que no. Y después seguí, vida, de matar un hijo, es terrible, más que los
cosa en mi vida. Todavía creía en Dios, y ahí una vez que ya conocí a Esmeralda, mi vieja daños físicos. Tiene que ver con el manejo de
se empezaron a desarmar muchas cosas… o me habilitó a que yo me moviera sola en la la culpa, porque no se cuentan historias posi-
sea, como a mí no me daba culpa, me dije: vida. Así que después en una relación que yo tivas, porque nadie dice: «yo aborté y me fue
“epa, no creo en Dios, porque si no me da tuve, en la que estaba muy enamorada, muy bien, no sólo no me parece mal, sino que me
culpa, o sea, si esto lo pude hacer con total enamorada, y yo quería tenerlo, y el Negro no fue bien. Yo aborté, lo cuento así, porque me
libertad, y no es que después de esto me vino quiso. Ahí fue una decisión más de él que mía, parece que no es que me pasó o yo tuve que,
el castigo divino… ¡¡es mentira, no existe!!” pero que me pareció que estaba bien, porque me parece que es un verbo que dice yo lo
él tenía un hijo, no vivía en pareja con la ma- decidí, yo lo hice y después, nada. No genera
¿Cómo fue? dre del hijo; era muy pendejo, planteó que no –necesariamente– malas vivencias, esto que
El padre de Emanuel quería seguir teniendo podía con dos críos, que no podía hacerse se escucha de «uh, y cómo queda esto en el
chicos, y yo ya me quería separar. Así que en cargo, planteó si lo quería tener sola y yo dije inconsciente»… yo tengo muy claro que eso
realidad, no me tenía que embarazar, porque que no. Con el correr de los años me doy no es una persona, que yo no maté a nadie, se
eso complicaba profundamente la separación. cuenta que, por suerte, escuché que no, por- culpabiliza un montón, pero yo la verdad que
Entonces fui al ginecólogo y le dije que iba a que realmente no podía. Pero ahí fue como un no… mirá: yo tuve que dejar un perro y una
abortar, y él me dijo que de ninguna manera, poco más difícil. Fui con él, y con un amigo de gata en la calle, y la verdad que eso me genera
que eso era ilegal, y yo le dije: “entonces me él, que me llevaron, me acompañaron… fue más trauma -suena horrible, pero es así-, yo
das una tarjeta de alguien que haga estas co- más difícil resignar el deseo, en realidad, no la soy súper ecológica, y es así, me genera más
sas”, y me dijo de ninguna manera, que nadie situación… si el otro dice que no puede, no culpa eso, porque digo «pobre, capaz que lo
hacía… “Bueno”, le dije yo, “alguien me la va puede. (…) pisó un auto al pelotudo del perro, y se cagó
a dar”. Y me dijo: “Bueno, te doy una tarjeta”. Después de eso Esmeralda me cagó un poco a muriendo. Y ahí si que hay una vida que hay
Y fui a ver a ese ginecólogo a su consultorio y pedos, y me dijo: “mirá, esto no tiene nada de que cuidar, de la que yo me hice responsable
me pasa una suma así, exorbitante, imposi- malo, pero vos sos muy joven y ya son dos, y no pude, pero acá, ¡¡no, no, no, ni ahí!!

¿dónde conseguir Baruyera?


En la Ciudad de Buenos Aires
Librería de la Mancha (Corrientes 1888)**Librería de Mujeres (Hipólito Yrigoyen 1536 -
subsuelo)**MU punto de encuentro (Hipólito Yrigoyen 1440)**Librería Imaginador (Medrano
55)**Librería Vivaldi (Franklin 56, Planta Baja, Facultad de Ciencias Sociales)**Casa Brandon
(Luis María Drago 236, a partir de las 20 hs.)**Librería de Las Madres (Hipólito Yrigoyen 1584)
nota: las revistas están muy poco visibles (a pesar de nosotras!), en la sección Género**Oficina
Proyectista (Perú 84 - 6 piso oficina 82)**CIUDAD UNIVERSITARIA: Kiosco a la entrada del
Pabellón II y III**Facultad de Filosofía y Letras UBA (Instituto Interdisciplinario de Estudios de
Género, Puán 480, 5to piso)**Tren a Suárez - Estación Villa Pueyrredón (hacia Retiro)**Subte
D - Estación M. Carranza, hacia Catedral**Kiosco esq. Cabildo y Juramento (mano hacia el centro)
En otras ciudades:
BAHÍA BLANCA Entramadas: entramadas@yahoo.com.ar ó Tel 156439880**LANÚS Librería Rodolfo Walsh. Universidad Nacional de
Lanús**LA PLATA malas como las arañas: malascomolasa@gmail.com ó en Kioscos Céntricos, zona Plaza San Martín (contactar a Alfonsina,
teléfono 0221 450 0827)**MONTE GRANDE, EZEIZA, CAÑUELAS, LOBOS Amy: 11 15 32 82 53 amy_baruyera@hotmail.com**RAMOS
MEJÍA La Comuna Libros, Av. de Mayo 2229, Ramos Mejía, TE: 15 61 31 98 73, lacomunalibros@yahoo.com.ar**PERGAMINO
C.I.E.P.E.G. Tel: 2477 599168 o ciepeg@yahoo.com.ar***MENDOZA ULTRAVIOLETAS http://www.mendozamujeresgenero.blogspot.com
**BARILOCHE Silvia: silviagono@hotmail.com**CONCEPCIÓN DEL URUGUAY, COLÓN Y GUALEGUAYCHÚ Ariana:
arianampirondo@hotmail.com**COSQUÍN, CIUDAD DE CÓRDOBA Y ZONAS CERCANAS Sandra: sandrasan90@hotmail.com
**CÓRDOBAContactar a Mónica: la_maura@yahoo.com.ar, Cel: (0351) 15 75 33 09 556**NEUQUÉN Fugitivas del Desierto:
lesbianasfugitivas@gmail.com**PARANÁ Centro Cultural La Hendija y Radio Cualquiera - Gualeguaychú 171 radiocualquiera@yahoo.com.ar
ó hendija@satlink.com**SALTA Verónica (la mejor amiga del secundario de Sonia... que se animó a tener las revis!!) pedir mail a
página 30

baruyera@yahoo.com.ar**SANTA FE Agrupación Feminista Las Diversas: lesbisantafe@hotmail.com**SANTIAGO DEL ESTERO Gacihi


o Jo deCero en Conducta, Cel (0385) 15 40 63 257 ó (0385) 15 40 95 378**TUCUMÁN Las Lilith (pedir mail y/o celular a
baruyera@yahoo.com.ar)** Y en otros países URUGUAY escribir a: mellonpumpkin@gmail.com**ESPAÑA Mirna:
myrnaelyn@hotmail.com**CHILE: colectivalesbicamafalda@gmail.com.
Escribinos para recibirla por correo o averiguar nuevos puntos de venta/encuentro: baruyera@yahoo.com.ar
me-moría (el diario de la lesbiana invisible - hoja 7)

página
31
página 32