Anda di halaman 1dari 109

LA RUTA DE COMERCIO EUROPA - ASIA

LA RUTA DE COMERCIO EUROPA - ASIA Comercio una Larga Distancia jugo entre las Naciones un

Comercio una Larga Distancia jugo entre las Naciones un Papel Esencial en los Intercambios Cultural, Religioso y Artístico Que tuvieron Lugar Entre los Principales Centros de la Civilización en Europa y Asia, en la antigüedad. Algunas de estas rutas comerciales habían estado en uso durante siglos, pero a principios del siglo primero, los comerciantes, diplomáticos, y los viajeros podían (en teoría) cruzar el mundo antiguo de Gran Bretaña y España en el oeste de China y Japón en el este.

ALGUNAS de Rutas Comerciales se habían usado por Siglos, por ello en el siglo XV, los Comerciantes, Diplomáticos, y Los Viajeros podían (en Teoría) Cruzar El Mundo antiguo de Gran Bretaña y España en el Oeste de China, Japón y en El Este.

Las rutas comerciales sirvió principalmente para transferir materias primas, alimentos y artículos de lujo de las zonas con excedentes a otras en las que eran escasos. Algunas zonas tenían el monopolio de ciertos materiales o mercancías. China, por ejemplo, suministra el Asia occidental y el mundo mediterráneo de seda, mientras que las especias se obtuvieron principalmente del sur de Asia. Estos bienes fueron transportados a gran distancia, ya sea por el paquete de los animales por vía terrestre o marítima a lo largo de los buques de las rutas de la seda y especias, que eran las principales arterias de contacto entre los diferentes imperios antiguos del Viejo Mundo.

La Ruta de la seda era una red de rutas comerciales entre Asia y Europa que se extendía desde Chang'an (actualmente Xi'an) en China, Antioquía en Siria y Constantinopla (actualmente Estambul, Turquía) a las puertas de Europa y que llegaba hasta los reinos hispánicos en el siglo XV.

El término "Ruta de la seda" fue creado por el geógrafo alemán Ferdinand Freiherr von Richthofen, quien lo introdujo en su obra Viejas y nuevas aproximaciones a la Ruta de la seda, en

1877.

Debe su nombre a la mercancía más prestigiosa que circulaba en ella, la seda, cuya elaboración era un secreto que sólo los chinos conocían. Los romanos se convirtieron en grandes aficionados de este tejido, tras conocerlo antes del comienzo de nuestra era a través de los partos, quienes

controlaban su comercio. Muchos productos transitaban estas rutas: piedras y metales preciosos, telas de lana o de lino, ámbar, marfil, laca, especias, vidrio, materiales manufacturados, coral, etc.

Otra importante ruta comercial, conocida como la Ruta del Incienso, fue controlado por los árabes, que trajeron incienso y mirra en camello caravana desde el sur de Arabia. Las ciudades a lo largo de estas rutas comerciales se han enriquecido la prestación de servicios a los comerciantes y la calidad de los mercados internacionales. Algunos, de como Palmira y Petra en la Periferia del Desierto de Siria, floreció principalmente de como Centros de Comercio de Suministro de caravanas de mercaderes y de la Vigilancia de las Rutas Comerciales. También se convirtieron en centros culturales y artísticas, donde los pueblos de diferentes orígenes étnicos y culturales se encuentran y entremezclan. También se convirtieron en Centros Culturales y Artísticas, Donde los pueblos de Diferentes Orígenes Étnicos y Culturales sí encuentran y entremezclan. Las rutas comerciales fueron las carreteras de comunicación del mundo antiguo. Las nuevas invenciones, creencias religiosas, estilos artísticos, idiomas y costumbres sociales, así como los bienes y materias primas, han sido transmitidos por personas que se desplazan de un lugar a otro para realizar negocios. Estas conexiones se refleja, por ejemplo, en los estilos escultóricos de Gandhara (actual Pakistán y el norte de India) y de la Galia (hoy Francia), ambos influenciados por los estilos helenísticos popularizados por los romanos.

La Ruta de la Seda, el Collar de Perlas y la competición por el Índico (I de III)

Quien controle el Océano Índico, domina Asia. Este océano es la llave de los siete mares en el Siglo XXI. El destino del mundo se decidirá en estas aguas.

(Alfred Thayer Mahan, geoestratega de la US Navy, 1840-1914).

Christopher J. Pehrson, teniente coronel de la Fuerza Aérea de EEUU, relata en su documento String of Pearls: meeting the challenge of China’s rising power across the Asian littoral (2006), auspiciado por el Strategic Studies Institute (SSI) del Ejército estadounidense:

En 1405, el emperador Yongle de la dinastía Ming despachó una "flota tesoro" de 62 naves bajo el mando del explorador Zheng He. Cuatro de sus naves eran de los barcos de madera más grandes jamás construidos, midiendo más de 120 metros de longitud y 50 de anchura. Su flota incluía barcos especializados en el transporte de caballos, barcos diseñados para transportar agua fresca,

barcos de suministro, transportes de tropas y navíos militares de defensa. La flota zarpó hacia el océano abierto con 27.800 hombres y miles de toneladas de bienes chinos con los que comerciar durante su viaje. En comparación, 87 años más tarde en 1492, Colón se embarcó en su profético viaje con solo 3 barcos y 87 hombres. Su buque-insignia, la Santa María, apenas era apropiado para la navegación oceánica, con sus 22 metros de longitud.

Hasta entonces, los chinos se habían contentado con relacionarse con África y buena parte del Índico a través de intermediarios árabes. Después de explorar orillas exóticas durante 10 años, la flota china naufragó cerca de la costa africana y los supervivientes acabaron estableciéndose en Lamu, actual Kenia. Esta huella china en la costa africana está confirmada por análisis genéticos.

Aunque las crónicas históricas siempre sirven a algún interés oficial del momento y suelen estar exageradas, de ésta podemos sacar en claro, con un poco de prudencia, que la China de la época Ming ya era una importante potencia marítima con presencia en la región indopacífica. Actualmente, lleva el camino de volver a serlo… a través de la estrategia del Collar de Perlas. Con ella, la ciudad keniana de Lamu se ha vuelto a convertir en un enclave chino (y ver aquí).

La expresión "collar de perlas" fue utilizada por primera vez en un documento interno del Departamento de Defensa de EEUU titulado "Energy futures in Asia" (futuros energéticos en Asia). Por su parte, el teniente coronel Pehrson describe el Collar de Perlas como "la manifestación de la creciente influencia geopolítica china a través de sus esfuerzos para incrementar el acceso a puertos y aeródromos, desarrollar relaciones diplomáticas especiales y modernizar las fuerzas militares que se extienden desde el Mar del Sur de China a través del estrecho de Malaca y del Océano Índico, y hacia el Golfo Pérsico".

CLICK PARA AGRANDAR . El Collar de Perlas chino y otras presencias en el Índico. En

CLICK PARA AGRANDAR. El Collar de Perlas chino y otras presencias en el Índico.

En otras palabras: el Collar de Perlas es una "ristra" de bases aéreas y navales, puertos comerciales, "hubs" y corredores energéticos, centros de Inteligencia y similares, mantenidos por China a lo largo de sus principales rutas petroleras, desde el Mar Rojo y el Golfo Pérsico hasta el Mar del Sur de China. Este rosario de enclaves tiende a rodear y estrangular cuatro importantes penínsulas: la Indochina, la Indostana, la Arábiga y el Cuerno de África. Como se habrá adivinado, esta disposición de fichas chinas en el tablero está en directa contradicción con India… y, por supuesto, con la superpotencia anglo- americana.

Estados Unidos no se ha quedado de brazos cruzados ante el crecimiento de los tentáculos meridionales del nuevo khanato de Beijing. La doctrina del "Full Spectrum Dominance" (dominio de espectro completo) seguida por el Pentágono exige controlar el espacio terrestre, el espacio marítimo, el espacio aéreo, el espacio exterior… y también el ciberespacio (por no mencionar el "psico-espacio" y el espacio monetario-comercial). Por tal motivo, Washington no puede permitir que surjan protagonistas regionales que le disputen la hegemonía, y ha hecho todo lo posible para cortar los tentáculos chinos en Pakistán, en Birmania, en India, en Somalia y en el Sudeste Asiático. Sin embargo, antes de poder adentrarnos más en materia y comprender las claves del presente, hay que retroceder hacia el pasado.

LA RUTA DE LA SEDA Y LA RUTA DE LAS ESPECIAS

El continente eurasiático tiene tres grandes centros geográficos donde se da una enorme concentración de fuerza de trabajo, genio, tecnología, industria, mercados, consumo y medios de producción. Antes de la aparición de nuevos grandes corazones económicos en el continente americano, los principales centros productivos del mundo eran:

Europa Occidental, concretamente la llamada Blaue Banane o Banana Azul, que tiende a coincidir con el reino medieval de Lotharingia. Este cinturón industrial y productivo ha sido esencialmente el mismo desde la Edad Media. Las nuevas regiones económicas norteamericanas son esquejes de esta región europea. Históricamente, sólo Bizancio, Castilla, Prusia y Austria-Hungría llegaron a hacerle sombra. Antes de la II Guerra Mundial, Alemania estaba en proceso de constituir una "banana" alternativa, orientada hacia Europa del Este y compuesta grosso modo por Prusia, Alta Sajonia, los Sudetes, Austria y el Noreste de Italia.

India, especialmente las zonas costeras urbanas del Mar Arábigo y el Golfo de Bengala, así como el arco superpoblado al sur del Himalaya y algunos otros centros dispersos, como Bangalore o Delhi.

"Estasia", o Asia Oriental. Antiguamente el Este de China, actualmente hay más esquejes de esta región, como Taiwán, Corea del Sur y Japón.

Centros económicos de mayor importancia en Eurasia. Desde los tiempos antiguos, se han ido añadiendo otrosRuta de la Seda , que en su día fue algo así como una globalización embrionaria, evoca ciudades míticas como Turpán, Kashgar, Samarkanda, Bujara, Bactria, Bagdad, Palmira, Antioquía, Tiro, Constantinopla… o pueblos como los tocarios, escitas, persas, armenios, hunos, tártaros, mongoles, turcomanos, varegos… El eje principal de la ruta coincidía esencialmente con el camino tomado por los linajes genéticos paternos R1a y R1b para entrar en Europa hace muchos milenios. A través de ella, circulaban todo tipo de mercancías: especias, telas (lino, lana y naturalmente seda), oro, piedras preciosas, coral, vidrio, marfil, sal, perfumes, tintes, porcelana, hierro, medicinas, opio, maderas… También circulaban ideas, religiones, filosofías, esclavos, inmigrantes, refugiados, información, genes, enfermedades, animales domésticos y semillas de cereales. Por lo general, estas mercancías se abrían " id="pdf-obj-5-3" src="pdf-obj-5-3.jpg">

Centros económicos de mayor importancia en Eurasia. Desde los tiempos antiguos, se han ido añadiendo otros nuevos centros: uno nuevo en Asia Oriental (Japón-Corea del Sur) y otro nuevo en Norteamérica (Costa Este, también Costa Oeste y región de los grandes lagos), que disfruta de lazos privilegiados con la parte británica del centro europeo, lo que le permite mantener un pie en nuestro continente.

En el mundo antiguo, estos vértices dinamizaban las caravanas comerciales de todo el continente igual que los polos negativo y positivo de un circuito eléctrico favorecen el flujo de energía. Tenían especial relevancia aquellas rutas que conectaban al "Gran Oriente" con el "Gran Occidente": la red de transporte conocida como Ruta de la Seda.

La Ruta de la Seda, que en su día fue algo así como una globalización embrionaria, evoca ciudades míticas como Turpán, Kashgar, Samarkanda, Bujara, Bactria, Bagdad, Palmira, Antioquía, Tiro, Constantinopla… o pueblos como los tocarios, escitas, persas, armenios, hunos, tártaros, mongoles, turcomanos, varegos… El eje principal de la ruta coincidía esencialmente con el camino tomado por los linajes genéticos paternos R1a y R1b para entrar en Europa hace muchos milenios. A través de ella, circulaban todo tipo de mercancías: especias, telas (lino, lana y naturalmente seda), oro, piedras preciosas, coral, vidrio, marfil, sal, perfumes, tintes, porcelana, hierro, medicinas, opio, maderas… También circulaban ideas, religiones, filosofías, esclavos, inmigrantes, refugiados, información, genes, enfermedades, animales domésticos y semillas de cereales. Por lo general, estas mercancías se abrían

paso a través de Asia Central y Oriente Medio, hasta llegar a las salidas mediterráneas de la "Banana Azul" europea ―es decir, las repúblicas marítimas italianas: Génova y Venecia, donde florecieron los primeros centros financieros del mundo. Otra alternativa era la Ruta de las Especias, que a través del Índico conectaba al Lejano Oriente con el Próximo Oriente (concretamente con Egipto). La figura del mercader veneciano Marco Polo es sin duda el ejemplo más emblemático de la actividad comercial que tuvo lugar desde Europa hasta China.

paso a través de Asia Central y Oriente Medio, hasta llegar a las salidas mediterráneas de

Ruta de la Seda (amarillo) y Ruta de las Especias (azul). Se aprecia la importancia del Próximo Oriente (Siria, Fenicia, Tierra Santa, Egipto, etc.), que era la "última parada" de las mercancías orientales antes de su embarque final hacia los puertos europeos. Las cruzadas fueron en buena parte una maniobra europea para controlar el comercio de los puertos orientales. Las rutas comenzaban en India y China y terminaban principalmente en el Imperio Bizantino y las repúblicas marítimas italianas. También se comprende la debacle que supuso para Europa que los turcos conquistasen Próximo Oriente. Como curiosidad, nótese cómo las rutas desde China hacia el Índico pasan por las actuales Pakistán y Bangladesh, dos países que los británicos se preocuparon de separar del resto de India. Dicha división territorial tuvo por objetivo enfrentar irremisiblemente a China con India.

Gracias al Imperio Bizantino y a las cruzadas, Europa dominó durante mucho tiempo el Mediterráneo Oriental, mantuvo un pie en Asia y, en general, tenía gran protagonismo en Oriente. Esto cambió radicalmente con la irrupción de

los otomanos en el Siglo

XV.

Con

la caída de Constantinopla y otras

importantes plazas (como Rodas y Alejandría) en manos de los turcos, Europa perdió su conexión con Asia. El Imperio Otomano bloqueó la Ruta de la Seda y la Ruta de las Especias, tomando el control de las principales mercancías de Oriente y enriqueciéndose a pasos agigantados mientras Europa se iba empobreciendo. Las relaciones con el Este, otrora fuertes, se vieron truncadas. Con la complicidad de Inglaterra, Holanda, Francia y los poderes protestantes y judíos en general, los otomanos establecieron bases esclavistas en todo el Magreb, sembraron la desolación incluso en las costas españolas y convirtieron el Mediterráneo en un infierno. Muchos consideraron durante aquella época que la caída de Roma estaba cerca y que la Cristiandad tenía los días contados. Este conjunto de desgraciados sucesos es lo que forzó a algunas potencias europeas a echarse al Atlántico como última opción, con la intención original de encontrar otra ruta para llegar a las "Indias Orientales".

EL PRIMER COLLAR DE PERLAS FUE PORTUGUÉS

La caída de Constantinopla en 1453 heralda un orden geopolítico totalmente nuevo: por un lado, el Mediterráneo católico pierde la mayor parte de su importancia comercial a favor del norte protestante (donde el comercio de la Liga Hanseática continuó imperturbado), y por otro lado, Europa en general se queda sin acceso a los mercados orientales. A partir de ahora, si pretenden enriquecerse, los comerciantes europeos tendrán que encontrar otras maneras de conectar con el Extremo Oriente, sin depender de los odiados turcos. El mar era la respuesta a sus necesidades, pero el Mediterráneo —hostil, peligroso y plagado de galeones turcos y piratas berberiscos— ya no serviría: sólo el Atlántico les permitiría a los europeos bordear todo el continente africano, entrar en el Índico y acceder a las mercancías asiáticas. No es de extrañar que Portugal (con una posición altamente dominante en la fachada atlántica del sur de Europa, y poseedora de información privilegiada procedente de los antiguos templarios) dominase esta nueva opción comercial, que sería conocida como la Ruta de las Indias: una nueva variación de la Ruta de las Especias.

Los portugueses establecieron toda una cadena de enclaves a lo largo de África (Madeira, Cabo Verde, Senegal, San Jorge de la Mina, Santo Tomé y Príncipe, Tristán de Acuña, Isla de Mozambique, Zanzíbar, etc.) y se enriquecerían con el

tráfico de esclavos, oro y especias. Finalmente llegarían a las codiciadas Indias, donde establecieron colonias (Calicut, Goa, Ceylán ―actual Sri Lanka) y fueron los primeros europeos en describir la sociedad hindú ("casta" es una palabra portuguesa). Desde aquí, los portugueses también conquistarían en 1515 el importante estrecho de Hormuz.

Portugal llegaría a ser la primera potencia europea en dominar el Océano Índico, que hasta entonces había sido coto exclusivo de persas, árabes, hindúes y chinos ―pero no se contentó con esto, y siguió empujando hacia Oriente. Sus expediciones llevarían a los portugueses a tomar la súper- estratégica Malaca, las islas indonesias de Timor y Especias (Molucas), el enclave chino de Macao (al lado de Hong Kong), la isla de Formosa (actual Taiwán) y finalmente llegarían a Japón, donde fundaron la ciudad de Nagasaki en 1571. Mientras tanto, en el viejo Mediterráneo, miles de europeos aun estaban estancados enfrentándose a los turcos en la Batalla de Lepanto.

tráfico de esclavos, oro y especias. Finalmente <a href=llegarían a las codiciadas Indias, donde establecieron colonias (Calicut, Goa, Ceylán ―actual Sri Lanka) y fueron los primeros europeos en describir la sociedad hindú ("casta" es una palabra portuguesa). Desde aquí, los portugueses también conquistarían en 1515 el importante estrecho de Hormuz. Portugal llegaría a ser la primera potencia europea en dominar el Océano Índico, que hasta entonces había sido coto exclusivo de persas, árabes, hindúes y chinos ―pero no se contentó con esto, y siguió empujando hacia Oriente. Sus expediciones llevarían a los portugueses a tomar la súper- estratégica Malaca, las islas indonesias de Timor y Especias (Molucas), el enclave chino de Macao (al lado de Hong Kong), la isla de Formosa (actual Taiwán) y finalmente llegarían a Japón, donde fundaron la ciudad de Nagasaki en 1571. Mientras tanto, en el viejo Mediterráneo, miles de europeos aun estaban estancados enfrentándose a los turcos en la Batalla de Lepanto. En los tratados de Tordesillas (1494) y Zaragoza (1529), españoles y portugueses nos repartimos el mundo. Los españoles pondríamos rumbo a Occidente y enlazaríamos España con Filipinas a través de las Américas y el Pacífico, mientras que los portugueses, sin saberlo, crearon el primer collar de perlas, desde Portugal a Japón. El objetivo era llegar a Extremo Oriente sin " id="pdf-obj-8-9" src="pdf-obj-8-9.jpg">

En los tratados

de Tordesillas (1494) y Zaragoza (1529), españoles y

portugueses nos repartimos el mundo. Los españoles pondríamos rumbo a Occidente y enlazaríamos España con Filipinas a través de las Américas y el Pacífico, mientras que los portugueses, sin saberlo, crearon el primer collar de perlas, desde Portugal a Japón. El objetivo era llegar a Extremo Oriente sin

tener que pasar Otomano.

por el Mediterráneo

Oriental, controlado por el Imperio

El Imperio Portugués se

extendió tanto que

en algunos lugares incluso

comenzó a perder su carácter marítimo y adquirió cierta continentalidad. Los jesuitas, que por aquel entonces eran el brazo derecho del Vaticano,

establecieron un cuartel general en la ciudad hindú

de Agra.

Desde allí, el

jesuita portugués Antonio de Andrade, disfrazado de hindú, se propuso llegar a la misteriosa tierra que había al norte del Himalaya. Andrade procedería hasta Delhi, cruzaría el paso montañoso de Mana (5.608 m de altura) y sería el primer europeo en cruzar hacia el Tíbet desde India. Corría el año 1624. El supuesto objetivo de Andrade era encontrar sectas cristianas perdidas (seguramente nestorianas) y aprender sobre la religión budista ―aunque lo más probable es que su verdadera intención fuese simplemente expandir la influencia del Vaticano y de Portugal, y recabar información sobre aquella especie de inmensa Suiza, o como la había llamado el franciscano italiano Odorico da Pordenone en el Siglo XIV: "la tierra donde mora el Papa de los idólatras". En la ciudad de Tsaparang, el rey local acogió a Andrade, quien, de mercaderes chinos que llegaban con te, porcelana y otros bienes, pudo aprender más sobre la geografía de lo que había al norte del techo del mundo. Así pues, llegó a saber que "el Reino de Potente o Tíbet" estaba compuesto de numerosos reinos más pequeños, y recibió la impresión de que estos reinos, junto con "el gran imperio de Sopo" (Mongolia), que compartía fronteras con China al Este y Moscovia al Oeste, eran a su vez parte de un concepto geográfico mayor: una "Gran Tartaria". Sin saberlo, Andrade había sido la vanguardia de una penetración oceánica hacia el Heartland de Eurasia ―es decir, el núcleo duro de tierra firme, la civilización de los grandes espacios, el territorio más alejado de cualquier costa del planeta.

Gracias a la labor diplomática de Andrade, en 1626 se construyó la primera iglesia católica en suelo tibetano, y los jesuitas llegarían a ser conocidos como "los lamas de Occidente". Ese mismo año, se publicaría en Lisboa "Novo Descobrimento do gram Cathayo, ou Reinos de Tibet, pello Padre Antonio de Andrade da Companhia de Jesu, Portuguez, no anno de 1626". Andrade moriría en Goa en 1634, probablemente envenenado por el agente de un súbdito portugués que estaba siendo investigado por la Santa Inquisición. Era la época de la Reforma, la Contrarreforma, la polarización ideológica, los radicalismos y las guerras religiosas en Europa… mientras los turcos arrollaban los Balcanes a su antojo.

EL IMPERIO BRITÁNICO

El bloqueo de Próximo Oriente a manos de los turcos tuvo otro efecto: hacer que España se echase también al Atlántico para encontrar una ruta alternativa a "las Indias", llegando a las Américas y desencadenando unos procesos que culminarían con el auge del poder protestante y finalmente con el establecimiento de un nuevo corazón económico y comercial en Norteamérica. Sin embargo, hasta 1898, los Estados Unidos de América serían una potencia esencialmente continental y bastante al margen del viejo mundo. Entretanto, Gran Bretaña iba a desempeñar el papel propio de una talasocracia (potencia marítima y comercial) de manual.

Por su lejanía de los verdaderos teatros de operaciones del mundo, las potencias marítimas y periféricas necesitan hurgar en los asuntos internos del continente, promover balcanizaciones, colocar a un Estado en contra de otro y evitar desesperadamente que surja cualquier superpotencia continental en Eurasia que pueda hacerles sombra: el viejo e infalible "divide y vencerás". Esta estrategia incluye frustrar las rutas continentales terrestres para forzar el uso de las rutas marítimas controladas por ellos.

Tras haber superado a sus rivales Holanda (a la que arrebató Nueva Ámsterdam, rebautizada Nueva York) y Francia (durante la Guerra de los Siete Años y las guerras napoleónicas), la estrella inglesa ascendió velozmente y conquistó un enorme imperio, que incluía la mayor parte de pasos estratégicos marítimos del mundo. Aunque los portugueses conservaron muchas plazas, Gran Bretaña se perfiló como potencia índica, formando su propio collar de perlas desde Londres hasta Hong Kong y ganándose el dominio hegemónico del océano, por encima de otros pretendientes en la zona (holandeses, portugueses, alemanes, italianos, franceses). Los ingleses, junto con otras potencias, acabarían saqueando China impunemente y forzándola a aceptar el destructivo comercio del opio, controlado por la familia Sassoon y la British East India Company.

Bandera de la East India Company, una multinacional que fue punta de lanza del capitalismo y

Bandera de la East India Company, una multinacional que fue punta de lanza del capitalismo y de la "apertura de mercados" en Asia. En China, esta bandera dejó recuerdos humillantes y llegó a ser vista con auténtico odio.

En 1774, casi treinta años después de la expulsión de los últimos misioneros cristianos (frailes capuchinos) de Tíbet, el aristócrata inglés George Bogle llegó a Shigatse, la segunda ciudad más importante del reino, con la intención de investigar vías de comercio para la British East India Company. Bogle también introdujo las primeras cosechas de patata del país. Sin embargo, para el Siglo XIX, la situación de los extranjeros en Tíbet empeoró claramente. Tanto el Imperio Ruso (desde Asia Central) y el Imperio Británico (desde India) desconfiaban de las intenciones del adversario en el hermético reino budista. China reivindicaba Tíbet como un protectorado, y los mandarines, hábiles en cuestiones burocráticas y diplomáticas, excitaron los miedos tibetanos a que los "demonios extranjeros" amenazasen su oro y su religión. Esto, junto con las profecías locales ―que aseguraban que Tíbet caería en el caos si se abría a la influencia extranjera―, hizo que las autoridades tibetanas prohibiesen la entrada a cualquier extranjero, salvo aquellos de países limítrofes. A cualquier tibetano que prestase asistencia a un "bárbaro" o le hiciese de guía, le esperaban terribles penas de tortura, mutilación y muerte.

Inglaterra se preciaba de monopolizar las rutas marítimas entre Oriente y Occidente, pero había un problema perfilándose en el horizonte: el ascenso de

la Rusia zarista. El Imperio Ruso, un vasto y compacto bloque de tierra, estaba estabilizando enormes espacios de Eurasia, y amenazaba con reestablecer rutas terrestres entre Europa y China, rutas que quedarían totalmente al margen de los mares, estrechos y colonias dominados por Londres, restándoles importancia comercial. Al parecer, los problemas del Imperio Británico comenzaban allí donde terminaba su carácter marítimo: ni Afganistán (incluso después de tres cruentas guerras) ni Tíbet llegarían jamás a estar bajo claro dominio de Londres, y se debatirían entre la influencia rusa y británica (añadiéndose la persa en el caso de Afganistán y la china en el caso de Tíbet). En su día, a esta carrera a las puertas de Asia Central se le llamó el Gran Juego: la expresión moderna de la eterna pugna entre una potencia "globalizadora" que domina el mar y el Mercado (talasocracia) y otra potencia "hermética" que domina la tierra y el Estado (telurocracia).

Muchos clarividentes (como Julio Verne, Friedrich Nietzsche o el geoestratega inglés Halford John Mackinder) vieron las enormes posibilidades que se abrían ante el Imperio Ruso y el "land power" (en contraposición al "sea power" de Londres), pero quizás el ejemplo literario más pintoresco del Gran Juego se halle en el libro "Life’s handicap" (1891), de Rudyard Kipling, en el que un tal Dirkovitch, oficial cosaco del Zar, aparece en la ciudad de Peshawar, en plena India Británica (actual Pakistán). El ruso es acogido con admiración, aunque no sin cierta suspicacia, por los perplejos Húsares Blancos de la guarnición británica, compartiendo con ellos cenas y copas, pero sin desvelar qué ruta había tomado para llegar allí "desde la nada" y sin haber pisado un barco en su vida.

Posesiones coloniales en el Índico en 1885. Hay que añadir además las esferas de influencia, que

Posesiones coloniales en el Índico en 1885. Hay que añadir además las esferas de influencia, que en el caso de Rusia incluían una buena porción de Persia, toda Mongolia (incluyendo la Mongolia Interior en China), el Turquestán chino (Xingjiang) y Manchuria (donde comenzaban los problemas con Japón). Gran Bretaña tenía presencia en la zona persa de Baluchistán, en Tíbet y en buena parte del sur de China. Afganistán se convirtió en un país-tapón, donde tanto los ingleses como los rusos renunciaron a sus ambiciones expansionistas en aras de evitar un conflicto mayor. Gracias a Afganistán, las posesiones británicas y las rusas no llegaron a compartir frontera.

La inauguración del ferrocarril trans-siberiano en 1891 causó honda preocupación en Londres. Ese mismo año, un informe sobre una incursión cosaca al sur de la cordillera del Hindu Kush hizo que los ingleses sospechasen que los rusos andaban en tratos con "los gobernantes de los insignificantes Estados en la frontera norte de Cachemira y Jammu". Esto precipitó la campaña británica de Hunza-Nagar, tras la cual los ingleses controlarían dichos valles, del actual Pakistán.

Pero los rusos tenían infinidad de posibles vías de infiltración a su disposición. En 1900 y 1901, dos exploradores rusos consiguieron entrar en la ciudad prohibida de Lhasa (capital del Tíbet), oficialmente como peregrinos mongoles,

contando con la ayuda de Agyan Dorzhiev, un asociado del Dalai Lama nacido en Rusia y de etnia buriata (en 1909 contribuiría a construir un templo budista en San Petersburgo). Para 1904, los británicos tenían serias sospechas de que el Zar había firmado tratados secretos con las autoridades religiosas de Tíbet (cosa que no habría sido tan descabellado teniendo en cuenta que los Zares eran considerados allí encarnaciones de "bodhisatvas" desde la época de Catalina la Grande) que podrían amenazar los intereses británicos. El coronel Francis Younghusband lideró ese año una expedición británica a Lhasa, aplastando a la resistencia que encontró. Después de aquello, los ingleses les impusieron a los tibetanos, en ausencia del 13º Dalai Lama ―que huyó a Mongolia, bajo fuerte influencia rusa― la más formidable arma que tenían: un tratado de comercio.

En los círculos de poder financiero y comercial del mundo anglosajón, iba quedando cada vez más claro que el Zar debía caer, o de lo contrario acabaría poniendo orden en Asia Central y estableciendo puentes de tierra entre China, India y Europa, con lo cual el Imperio Ruso y la antigua Ruta de la Seda prosperarían a costa de las colonias y centros financieros británicos, y Rusia acabaría logrando por tierra lo que el resto de europeos estaban intentando por mar: penetrar en los vastos mercados de China e India. Más aun: la mera posibilidad de que los imperios absolutistas centrales (Rusia, Alemania, Austria-Hungría, el Imperio Otomano y Persia) pudiesen llegar a algún tipo de acuerdo, debía poner los pelos de punta en ciertas logias.

Sin embargo, el peligro zarista no era nada que no pudiera solucionarse con unas oportunas agitaciones, una guerra y una revolución, que hiciesen todo lo que el protestantismo y el liberalismo no habían podido hacer en los reinos autocráticos durante siglos: derribar el viejo orden e integrar sus despojos en un nuevo sistema geopolítico menos peligroso para "los mercados"…

RUTA DE LA SEDA: BLOQUEADA DE NUEVO

Es una realidad que la revolución bolchevique de 1917 fue financiada con capital procedente de los grandes magnates de Wall Street, la City y otros centros financieros [1]. ¿Por qué se tomarían los capitalistas la molestia de ayudar a revolucionarios supuestamente anti-capitalistas? Por el mismo motivo por el que actualmente los servicios de Inteligencia atlantistas favorecen la expansión del radicalismo islámico sunnita: porque en realidad les ayuda a implementar su agenda.

La revolución bolchevique frustró cualquier posibilidad de reconstituir la Ruta de la Seda, ya que la Unión Soviética se perfiló como una potencia hostil a Occidente. La hoz comunista sustituyó a la media luna turca y quedó asentado una especie de nuevo Imperio Otomano que bloqueaba el acceso a Oriente y que forzaba a Europa a comerciar con Estados Unidos y a depender de su astuto intermediario, el Reino Unido.

Aunque el bolchevismo inauguró una era de matanzas, destrucciones y atrocidades que hicieron palidecer a las peores persecuciones zaristas, los tratos de la URSS, tanto con Reino Unido como con EEUU, no cesarían nunca [2]. Durante la II Guerra Mundial, las potencias del Eje se rebelaron contra este orden mundial, prefiriendo volver sus cabezas hacia el Este por las malas antes que hacia el Oeste por las buenas. El resultado fue la caída de todas las caretas: una alianza entre el capitalismo anglo-americano y el comunismo soviético, que arrasaría totalmente el centro de Europa, quitándole su iniciativa internacional y partiendo nuestro continente en dos durante décadas de colonización directa por parte de Washington y Moscú.

Europa perdería la mayor parte de sus colonias tras la II Guerra Mundial, y con ello resultó tocado de muerte su protagonismo internacional. A cambio, los países del mundo quedarían tensados y amedrentados por la balanza EEUU- URSS, forzados a aliarse con una de las dos superpotencias. El establecimiento del Estado de Israel (esa pieza maestra de la balcanización eurasiática) en el punto exacto donde convergen Europa, Asia y África, frustró de antemano cualquier posibilidad de que el mundo árabe pudiese modernizarse, unirse en un bloque y jugar un papel intermediario entre el Este y el Oeste. Además, proporcionó al poder anglo-americano un eficiente portaaviones al fondo del Mediterráneo.

La caída del Telón de Acero en 1991 fue el pistoletazo de salida para un nuevo cambio geopolítico. George Bush padre no se equivocaba demasiado cuando vaticinaba un "nuevo orden mundial": bajo los auspicios del neoliberalismo, el cadáver de lo que había sido la URSS fue saqueado impunemente por multinacionales extranjeras y voraces oligarcas mafiosos, muy bien relacionados con círculos financieros de Nueva York y Londres. La colonización y desmantelamiento total de Rusia habría alegrado mucho al eje atlantista, pero la inesperada reconstrucción del poder ruso a partir de 1999 exigió una nueva estrategia: puesto que Rusia no podía ser balcanizada como la antigua Yugoslavia, había que buscar otros modos de frustrar las rutas terrestres entre Occidente y Oriente, sembrar los eslabones estratégicos intermedios de "avisperos geopolíticos" y hacer todo lo posible para envenenar las relaciones diplomáticas en Eurasia.

Con este objetivo, el atlantismo echó mano del radicalismo islámico, que ya le había servido en el pasado (por ejemplo, en Afganistán) para contener la influencia soviética y también la pan-arabista. Desde la caída del Imperio Otomano, el eje anglo-americano había cultivado concienzudamente sus relaciones con la petro-dictadura de Arabia Saudí (en palabras de Gaddafi, un país "creado por Gran Bretaña y protegido por Estados Unidos") y con los servicios de Inteligencia de Pakistán, Estado al que se metieron en el bolsillo durante la Guerra Fría. Estos dos países eran la base perfecta para sus planes:

Arabia Saudí tenía una corriente ilimitada de petrodólares recién impresos, Pakistán tenía una enorme población y terrenos inaccesibles, y ambos tenían una alta proporción de hombres jóvenes, de poca cultura y fácilmente excitables por la retórica religiosa. Esta base social sería presa fácil de la CIA, el MI6, el ISI (Pakistán), el Mossad y otros servicios de Inteligencia curtidos en agitaciones, manipulaciones y operaciones psicológicas (psy-ops). Así es como nació el "radicalismo islámico" y el "terrorismo internacional" tal y como se conoce hoy, un "movimiento global" fuertemente arraigado en la rama islámica sunnita (especialmente en las corrientes salafistas), que sirve para contener la influencia chiíta y cristiana, para proporcionar casus belli al atlantismo y, a mayores, para balcanizar todo el espacio que hay desde los Balcanes y el Mediterráneo Oriental hasta India y China ―también, cada vez más, el norte de África y el sudeste asiático. Esta inestabilidad hace que las rutas continentales eurasiáticas, mucho más antiguas, sencillas y "lógicas" geopolíticamente hablando, sean cada vez más inviables.

Bloqueando la Ruta de la Seda, el atlantismo (es decir, el bloque angloamericano-israelí, la OTAN y las petro-dictaduras árabes) consigue que los esfuerzos comerciales de Europa, India y China se orienten hacia el mar, no hacia la tierra. El mar no viene a ser más que un inmenso embudo que lleva hacia cuellos de botella y puntos de paso obligado controlados por el atlantismo. Además, ocupando Afganistán, los angloamericanos han podido dominar el tráfico de heroína, que pasa a través del espacio turcófono de Asia Central y llega a las zonas albanesas de Kosovo (a menudo a bases militares estadounidenses y bajo la mirada de militares estadounidenses). Desde allí, se distribuye por toda Europa. La heroína también ha causado enormes estragos en Rusia y en Irán, donde las autoridades llevan al cabo prácticamente una guerra civil de baja intensidad contra los traficantes en el este del país.

Bloqueando la Ruta de la Seda, el atlantismo (es decir, el bloque angloamericano-israelí, la OTAN y

CLICK PARA AGRANDAR. El panorama actual. Los diversos centros económicos eurasiáticos desean comerciar entre ellos y establecer rutas a tal fin. Sin embargo, los centros norteamericanos (con un pie en el continente europeo gracias a Gran Bretaña) pretenden acaparar todo el comercio y, como es lógico, desean por tanto que el comercio europeo se oriente al Atlántico y el asiático al Pacífico. Cualquier intento de conectar los centros económicos asiáticos con los europeos, o los diversos centros entre sí, son malas noticias para el eje angloamericano. Por ende, la política exterior de este eje consiste en balcanizar Eurasia, sembrarla de inestabilidades geopolíticas para hacer inviables las rutas terrestres (para que todo el comercio se oriente hacia la periferia y las rutas marítimas controladas por el eje angloamericano en vez de

orientarse hacia el interior continental) y sobre todo evitar la aparición de superpotencias y grandes espacios comunes en el continente, que estén en condiciones de competir con el atlantismo. No es necesario ser un lince para darse cuenta de que, mientras persista la balcanización en la "región intermedia", la Ruta de la Seda no es viable.

IMPORTANCIA ACTUAL DEL ÍNDICO

El mar ocupa la mayor parte de la superficie del planeta y permite transportar enormes cantidades de mercancías a un coste relativamente bajo, de modo que es lógico que sea un vector prioritario de la globalización y que acapare el 90% del comercio internacional ―especialmente en vista de las oportunas inestabilidades territoriales terrestres. De los apartados de más arriba hemos sacado en claro que, cuando las rutas terrestres eurasiáticas no son viables, el Índico se convierte en la ruta predilecta, y por tanto, quien domine el Índico, domina el flujo comercial entre Oriente y Occidente, atenazando Eurasia. Resulta muy oportuno, por tanto, darle un repaso al importante papel que juega el Índico en el juego estratégico actual.

Para familiarizarse con el Índico: principales rutas y pasos estratégicos. • El Índico es el espacio
Para familiarizarse con el Índico: principales rutas y pasos estratégicos.
• El Índico es el espacio marítimo que acapara más tráfico
petrolero. Por lo pronto, absolutamente todo el petróleo que sale por vía
marítima del Golfo Pérsico, pasa forzosamente por el Índico. A este tráfico hay
que añadirle el petróleo que llega a través del Mar Rojo (especialmente
sudanés), del sudafricano Cabo de Buena Esperanza (especialmente nigeriano
y venezolano) y del Mar del Sur de China (especialmente malasio y bruneano).
Estos hechos no son baladíes teniendo en cuenta que el petróleo es el
principal combustible de la civilización moderna ―no sólo para impulsar
el transporte, sino también para obtener plásticos, pesticidas, abonos, fibras
sintéticas, tintes, alquitrán, medicinas, lubricantes, aceites e infinidad de
productos químicos. Por tanto, cualquier potencia interesada en el petróleo
(Estados Unidos, la Unión Europea, India y China especialmente) debe prestar
atención al Índico si pretende asegurar su economía. Las malas noticias para
Estados Unidos son que está mucho peor situado geográficamente que China
para dominar el Índico. Las buenas noticias son que cuentan con un
protagonista regional atemorizado por el ascenso de China y dispuesto a
defender su posición aliándose con quien haga falta: India.
Este mapa muestra el volumen de tráfico petrolero marítimo en 2005. Las tendencias actuales ya se

Este mapa muestra el volumen de tráfico petrolero marítimo en 2005. Las tendencias actuales ya se adivinan: tanto el Índico como el Mar del Sur de China son las rutas marítimas más transitadas. Importancia capital de los países indostanos e indochinos y de los estrechos de Hormuz y Malaca. Buena situación de las islas de Sri Lanka (antigua Ceilán portuguesa), Taiwán (antigua Formosa portuguesa) y Filipinas. Interesante también constatar otras rutas importantes en el Mediterráneo español, en Sudáfrica y en el Caribe (se aprecia la importancia de Cuba), así como la falta de importancia petrolera del Pacífico propiamente dicho.

El Índico alberga la línea vital de la economía china. China depende desesperadamente de un cordón umbilical que se extiende desde el Golfo Pérsico y el Mar Rojo hasta sus puertos. A través de este cordón umbilical, le llegan a China enormes cantidades de hidrocarburos árabes, persas, sudaneses, nigerianos, etc. El Collar de Perlas sigue fielmente estas rutas, a una distancia más o menos prudencial. De esto se desprende que quien controle el Índico, tendrá en sus manos el interruptor de la economía china. Bastaría con bloquear este cordón umbilical en alguno de sus puntos más vulnerables (inevitable pensar en el estrecho de Malaca) para poner al gigante asiático de rodillas por estrangulamiento. China es consciente de la vulnerabilidad que entraña su línea vital, de modo que busca maneras de diversificarla y descongestionarla, prefiriendo muchas rutas dispersas antes que una sola mega-autopista marítima concentrada.

Lifelines o líneas vitales de la economía china. objetivo de Con el
Lifelines o líneas vitales de la economía china.
objetivo de
Con
el

descongestionar estas rutas, China ha establecido diversos "puertos cálidos" (por ejemplo en Pakistán, Bangladesh o Myanmar) que las conectan con territorio chino a través de corredores estratégicos. Dichos puertos forman parte del Collar de Perlas.

Sin embargo, como podemos apreciar en los siguientes mapas, el Índico es muy importante, no sólo para China, sino para todos los grandes importadores de petróleo del mundo. Faltarían India (que goza de su cercanía a Oriente Medio y Asia Central) y Brasil (que depende fuertemente de Sudáfrica y el Canal de Mozambique, aunque está en proceso de convertirse en potencia productora de petróleo).

<a href=Click para agrandar . Por mucho que diversifique sus fuentes de crudo, China depende casi totalmente del Índico para transportarlo. Fuente: blog Xavier Martin. Click para agrandar . De las grandes economías mundiales, Japón es la que más desesperadamente depende de Oriente Medio y, por tanto, del Índico. Fuente: blog Xavier Martin. " id="pdf-obj-22-3" src="pdf-obj-22-3.jpg">

Click para agrandar. Por mucho que diversifique sus fuentes de crudo, China depende casi totalmente del Índico para transportarlo. Fuente: blog Xavier Martin.

<a href=Click para agrandar . Por mucho que diversifique sus fuentes de crudo, China depende casi totalmente del Índico para transportarlo. Fuente: blog Xavier Martin. Click para agrandar . De las grandes economías mundiales, Japón es la que más desesperadamente depende de Oriente Medio y, por tanto, del Índico. Fuente: blog Xavier Martin. " id="pdf-obj-22-8" src="pdf-obj-22-8.jpg">

Click para agrandar. De las grandes economías mundiales, Japón es la que más desesperadamente depende de Oriente Medio y, por tanto, del Índico. Fuente:

blog Xavier Martin.

<a href=Click para agrandar . El suministro petrolero de Europa está razonablemente diversificado en cuanto a fuentes y rutas. Sin embargo, Oriente Medio está perdiendo protagonismo en favor del espacio ex-soviético, tendencia que está provocando un acercamiento entre la Unión Europea y la Federación Rusa. Fuente: blog Xavier Martin. Click para agrandar . A pesar de su tristemente célebre interés por Oriente Medio, Estados Unidos tiene un suministro de crudo sobradamente " id="pdf-obj-23-3" src="pdf-obj-23-3.jpg">

Click para agrandar. El suministro petrolero de Europa está razonablemente diversificado en cuanto a fuentes y rutas. Sin embargo, Oriente Medio está perdiendo protagonismo en favor del espacio ex-soviético, tendencia que está provocando un acercamiento entre la Unión Europea y la Federación Rusa. Fuente: blog Xavier Martin.

<a href=Click para agrandar . El suministro petrolero de Europa está razonablemente diversificado en cuanto a fuentes y rutas. Sin embargo, Oriente Medio está perdiendo protagonismo en favor del espacio ex-soviético, tendencia que está provocando un acercamiento entre la Unión Europea y la Federación Rusa. Fuente: blog Xavier Martin. Click para agrandar . A pesar de su tristemente célebre interés por Oriente Medio, Estados Unidos tiene un suministro de crudo sobradamente " id="pdf-obj-23-8" src="pdf-obj-23-8.jpg">

Click para agrandar. A pesar de su tristemente célebre interés por Oriente

Medio, Estados

Unidos

tiene

un

suministro

de crudo sobradamente

diversificado. Gracias a la Guerra de Libia, es de esperar que sus importaciones de petróleo norafricano suban, contribuyendo aun más a esta diversificación. Fuente: blog Xavier Martin.

El Índico alberga cuatro "chokepoints" (cuellos de botella, cerrojos o pasos estratégicos) marítimos importantísimos para el comercio internacional. Como pasa con la mayor parte de pasos estratégicos marítimos del mundo (con las notables excepciones de Suez, Panamá y el Bósforo- Dardanelos), cada uno de estos estrechos está en manos de dos o más Estados distintos. Estas balcanizaciones fueron planificadas concienzudamente en el pasado ―supuestamente en interés del comercio internacional, para que ninguna potencia monopolizase en exclusiva un paso estratégico. A la hora de la verdad, esta división territorial favorece la infiltración de las potencias marítimas que controlan el comercio internacional ―o de las potencias marítimas controladas por el comercio internacional, según se mire. Quien domine estos chokepoints que veremos, puede acerrojar a cal y canto todo el Índico, o bien obligar a sus rivales a tomar rutas alternativas que incrementarían tanto los costes que no serían rentables. Antes de continuar, y para situarnos en el contexto de las cifras petroleras que manejaremos, tengamos en mente que la producción mundial de crudo en 2009 equivalió a 84 millones de barriles diarios.

1- El estrecho de Hormuz (Irán, Omán y Emiratos Árabes Unidos) conecta al Golfo Pérsico con el Índico, es el chokepoint crucial del comercio petrolero mundial, y uno de los puntos geopolíticos más tensos y calientes del planeta. Desde 1507 hasta 1622, estuvo controlado por los portugueses. Por aquí circulan diariamente una media de 13 barcos petroleros, transportando 17 millones de barriles: el 35% del tráfico petrolero marítimo del mundo, y el 20% del comercio petrolero mundial. Más de un 75% de este petróleo va para Asia (notablemente China, Japón, India y Corea del Sur).

Hormuz se encuentra en una importante encrucijada: la línea que divide al mundo persa (pro-ruso y pro-chino) del mundo árabe (pro-anglo-americano). Las relaciones del asediado Irán con la mayor parte de sus vecinos petro- árabes (Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Kuwait, Omán) son extremadamente tensas y proporcionan una excusa perfecta para la presencia militar anglo-americana en la zona. Irán tiene pretensiones expansionistas en todo el Golfo, entre otras cosas porque la mayor parte de la población del

litoral del Golfo es chiíta. La doctrina militar iraní consiste en cerrar el estrecho de Hormuz (sembrando minas, estableciendo buques y submarinos, etc.) en caso de que Irán fuese atacado por alguna potencia extranjera (y ver aquí). Si esto pasase, el barril de crudo podría superar fácilmente los 200 dólares (actualmente ronda los 100 dólares). No hace falta decir que esto encarecería todos los productos que tienen que ver con el petróleo o que dependen del petróleo para ser transportados: gasolina, gasóleo, plásticos, comida, fertilizantes, pesticidas, medicamentos, etc.

litoral del Golfo es chiíta. La doctrina militar iraní consiste en cerrar el estrecho de Hormuzaquí ). Si esto pasase, el barril de crudo podría superar fácilmente los 200 dólares (actualmente ronda los 100 dólares). No hace falta decir que esto encarecería todos los productos que tienen que ver con el petróleo o que dependen del petróleo para ser transportados: gasolina, gasóleo, plásticos, comida, fertilizantes, pesticidas, medicamentos, etc. El estrecho de Hormuz. Nótese que incluso si Irán cerrase el estrecho, Emiratos Árabes seguiría proporcionando un puente terrestre entre el Golfo Pérsico y el Índico (Golfo de Omán), a menos que Irán bloquease también la costa Este de dicho país. Ver aquí . 2- El estrecho de Malaca (Singapur, Malasia e Indonesia) conecta el Índico con el Mar del Sur de China (el Mare Nostrum oriental). Es un paso problemático para los buques por su escasa profundidad y su estrechez extrema, de modo que aquellos barcos demasiado grandes (que superan el llamado "Malaccamax") han de tomar otras rutas alternativas, por ejemplo por " id="pdf-obj-25-7" src="pdf-obj-25-7.jpg">

El estrecho de Hormuz. Nótese que incluso si Irán cerrase el estrecho, Emiratos Árabes seguiría proporcionando un puente terrestre entre el Golfo Pérsico y el Índico (Golfo de Omán), a menos que Irán bloquease también la costa Este de dicho país. Ver aquí.

2- El estrecho de Malaca (Singapur, Malasia e Indonesia) conecta el Índico con el Mar del Sur de China (el Mare Nostrum oriental). Es un paso

problemático

para

los

buques

por

su

escasa

profundidad y su estrechez

extrema, de modo que aquellos barcos demasiado grandes (que superan el llamado "Malaccamax") han de tomar otras rutas alternativas, por ejemplo por

el estrecho de Lombok. Otros problemas incluyen la piratería y los incendios forestales en Sumatra, que reducen la visibilidad. A pesar de estos factores, el tráfico marítimo es tan sumamente denso en este estrecho que se le ha denominado "autopista de hierro". Según el Departamento de Energía de los Estados Unidos y la Organización Marítima Internacional de Naciones Unidas, por Malaca pasan el 30% de las mercancías del mundo. En lo que al petróleo se refiere, el 20% del tráfico petrolero marítimo del mundo (incluyendo el 80% del petróleo chino) atraviesa el estrecho todos los días. En cuanto al gas natural licuado (GNL), ya hablamos de la friolera de dos tercios del flujo mundial. [3] El estrecho es absolutamente crítico para las economías asiáticas (por tanto para la economía mundial), y gracias a su descomunal importancia, Singapur, ex-colonia británica, ha sido desde hace mucho un gran centro financiero. La delicadeza de este paso ha quedado muy clara en Enero de 2012, cuando la Armada iraní lo bloqueó durante unas maniobras militares, como gesto de advertencia a las potencias intervencionistas del mundo.

el estrecho de Lombok. Otros problemas incluyen la piratería y los incendios forestales en Sumatra, que

Estrecho de Malaca. La enorme importancia económica de la ciudad-Estado de Singapur (un enclave de influencia angloamericana, bien conectado con Londres desde la época colonial) depende directamente de su dominio del punto más crítico del estrecho: el canal de Phillips, con 2,8 km de anchura y sólo 25 metros de profundidad. Los barcos demasiado grandes (que exceden el llamado "Malaccamax") deben tomar una ruta alternativa por el estrecho indonesio de Lombok y subir hacia Filipinas. Nótese la región Indonesia de

Aceh. Oportunamente para las potencias atlantistas (dada su importancia estratégica) está en proceso de balcanización desde 2003, cuando se impuso formalmente la Sharia, el código de leyes musulmán. Al año siguiente, Aceh resultó la región más afectada por el maremoto del Índico.

3- Bab el-Mandeb (Yibuti, Yemen y Eritrea) conecta el Mar Rojo con el Índico. Junto con Suez, la "Puerta de las Lágrimas" (su nombre árabe) es una bisagra clave para pasar del Mediterráneo al Índico y en tiempos prehistóricos posiblemente fue uno de los puentes del Out of África. El estrecho ha sido una de las causas de la rivalidad geopolítica entre Egipto (que controla Suez) y Etiopía, y que motivó el apoyo de Egipto a la separatista Eritrea en la guerra de 1998-2000. Este conflicto ha sido, a su vez, el causante de buena parte de las inestabilidades del Cuerno de África, ya que Eritrea intentó imponerle su moneda a Etiopía basándose en que era su salida al Mar Rojo, y Etiopía se negó, optando por salir al mar a través de la región somalí de Somalilandia, y causando una grave crisis económica en Eritrea. Somalilandia es independiente de facto, y si no es un Estado reconocido internacionalmente es debido a las maniobras de Egipto, que obviamente recelaba de que Etiopía controlase a la vez las fuentes del Nilo Azul y una buena porción de Bab el-Mandeb. Yibuti es una base anglo-americana y francesa, y Yemen es prácticamente un Estado fallido en proceso de balcanización, donde se enfrentan Arabia Saudí, Irán, diversas milicias fundamentalistas y grupos de operaciones especiales de EEUU. Las aguas territoriales están plagadas de piratas, algo comprensible teniendo en cuenta que por ellas circulan 3,2 millones de barriles de crudo al día y una buena parte del comercio internacional.

Estrecho de Mandeb. Nótese que incluso aunque se bloquease el estrecho, Yemen podría establecer un puentefuentes sudafricanas hablan de 30% del suministro mundial de petróleo y 98% del tráfico marítimo sudafricano. Otras fuentes hablan de 2.500 petroleros al año, y otras dicen que en 1999 pasaron 5.000 petroleros, de los cuales 1.200 eran VLCC (Very Large Crude Carriers) de 200.000 toneladas de crudo o más. Teniendo en cuenta que por aquí pasan todos los super-petroleros que no caben por el Canal de Suez y/o que se dirigen a Buena Esperanza, el autor de este artículo ha optado por la prudencia en el mapa de más abajo, adjudicándole al Canal de Mozambique un tráfico de 10 millones de barriles diarios. " id="pdf-obj-28-3" src="pdf-obj-28-3.jpg">

Estrecho de Mandeb. Nótese que incluso aunque se bloquease el estrecho, Yemen podría establecer un puente de tierra entre el Mar Rojo y el Índico (Golfo de Adén). La balcanización de Yemen, promovida desde el extranjero, está muy avanzada. Esto podría entrañar la separación de Yemen del Sur como durante la Guerra Fría, o bien un Estado propio para los yemeníes chiítas. Algo similar pasa en Somalia con las regiones separatistas de Somalilandia y Puntlandia, que son independientes de facto: cuanto más dividido políticamente esté todo este espacio, más fácil es de manipular para las potencias marítimas.

4- El Canal de Mozambique es

el

espacio

marítimo

que

separa a

Mozambique de la isla de Madagascar. La mayor parte del tráfico marítimo que

pasa por el cabo sudafricano de Buena Esperanza, transita también por este canal, muy ancho y por tanto ni de lejos tan delicado como los otros estrechos que hemos visto. El autor del presente artículo no ha podido encontrar cifras

del

tráfico

petrolero

por

el

Canal

de

Mozambique.

Las fuentes

sudafricanas hablan de 30% del suministro mundial de petróleo y 98% del tráfico marítimo sudafricano. Otras fuentes hablan de 2.500 petroleros al año,

y otras dicen que en 1999 pasaron 5.000 petroleros, de los cuales 1.200 eran

VLCC (Very Large Crude Carriers) de 200.000 toneladas de crudo

o

más.

Teniendo

en

cuenta que

por aquí pasan

todos

los super-petroleros que no

caben por el Canal de Suez y/o que se dirigen a Buena Esperanza, el autor de este artículo ha optado por la prudencia en el mapa de más abajo, adjudicándole al Canal de Mozambique un tráfico de 10 millones de barriles diarios.

El Canal de Mozambique está destinado a convertirse en un pivote crucial del eje IBSA (India-Brasil-Sudáfrica). La influencia hindú viene representada por

su diáspora de emigrantes en todos los países del canal, la influencia de Brasil por la lusofonía de Mozambique y su dependencia económica, y la influencia de Sudáfrica por los factores antes mencionados, así como por el planeado oleoducto Mozambique-Sudáfrica. Sin embargo, no hay que olvidar a

Francia, que

mantiene

en

el

canal

una importante presencia

(ver aquí y aquí diversas posesiones francesas en el Índico), y cuyo idioma se habla en Madagascar, ex-colonia francesa.

El Canal de Mozambique está destinado a convertirse en un pivote crucial del eje IBSA (India-Brasil-Sudáfrica).oleoducto Mozambique-Sudáfrica . Sin embargo, no hay que olvidar a Francia, que mantiene en el canal una importante presencia (ver aquí y aquí diversas posesiones francesas en el Índico), y cuyo idioma se habla en Madagascar, ex-colonia francesa. Canal de Mozambique. A destacar su influencia francófona y lusófona, así como su enorme relevancia para Sudáfrica, Brasil e India. " id="pdf-obj-29-27" src="pdf-obj-29-27.jpg">

Canal de Mozambique. A destacar su influencia francófona y lusófona, así como su enorme relevancia para Sudáfrica, Brasil e India.

Tráfico petrolero por los principales "chokepoints" marítimos del planeta, en millones de barriles al día. Como
Tráfico petrolero por los principales "chokepoints" marítimos del planeta, en
millones de barriles al día. Como orientación, Estados Unidos consume unos 19
millones de barriles al día, la Unión Europea 14 millones y España 1,4 millones.
En China, el consumo petrolero ronda los 9 millones y se está incrementando a
pasos agigantados, pulverizando todos los pronósticos año tras año. Se cree
que para 2015, China estará consumiendo 13,5 millones de barriles al día. India
lleva un camino similar. Este crecimiento descontrolado del apetito petrolero
por parte del mundo en general y Asia Oriental en particular, entra en conflicto
con las reservas petrolíferas (que son limitadas) y con la producción de crudo
(que no podrá mantener este ritmo indefinidamente, ya no digamos
incrementarse). A medida que la demanda de petróleo aumente y la oferta
disminuya, se puede esperar que los precios de crudo (por tanto de gasolina)
se pongan por las nubes, que las principales potencias mundiales
―atemorizadas por el colapso económico― comiencen una pugna sorda por
recursos energéticos y que dichos recursos se manchen con la sangre de
millones de personas. Todo parece indicar que la pugna comenzó a finales de
2001 con los atentados del 11-S y la invasión de Afganistán. Los puntos más
calientes: el Golfo Pérsico, el Caspio y el Mar del Sur de China. El dominio del
Océano Índico es crucial para los tres escenarios.
• El
Índico
es
el
océano
más
apartado
del
radio
de
acción
de
Washington. Estados Unidos está muy bien situado para dominar tanto el
Atlántico como el Pacífico (y en menor medida el Mediterráneo, siempre que
Gibraltar
esté
asegurado),
pero
el
dominio
del
Índico
entraña muchos
problemas.

Por

la ruta atlántica, África ejerce una postura geobloqueante, por

lo

que

Estados Unidos debe penetrar en el Índico a través del Mediterráneo y el Mar

Rojo. Para ello debe, a su vez, pasar por tres delicados cuellos de botella:

Gibraltar, Suez y Bab el-Mandeb. La otra opción es la ruta del Cabo de Buena

Esperanza, que pasa por

Sudáfrica, pero que

está

proceso de

en

ser

monopolizada por

India

y

Brasil.

Si

pretende

EEUU

dominar

Índico

el

occidental, es vital

que

el AFRICOM

mando

(el

africano del Pentágono)

establezca una o varias bases en el sur de la Cuenca del Nilo (por ejemplo, en Sudán del Sur, Uganda, Etiopía o Kenia) y que rodee de un "cordón sanitario" el Cuerno de África (esto es, la parte de África más cercana al Golfo Pérsico,

India y China). El Estado de Yibuti, junto con la nueva base de drones de las

islas Seychelles,

la independencia

de

Sudán

del

Sur

y

las

intervenciones

militares en Yemen, forman parte de este plan.

Por el Pacífico, el Índico parece a primera vista más accesible a la penetración marítima, pero la distancia es mayor, y un segundo vistazo al mapa revela muchos cuellos de botella (Malaca, Sunda, Lombok, Torres, Makasar, etc.), diversas islas geobloqueantes y, como veremos en un artículo futuro, dos "cinturones defensivos" naturales de China, del cual el más importante es el Cinturón de Fuego (Aleutianas-Kuriles-Japón-Ryuku-Taiwán-Filipinas-Malasia- Brunei-Singapur). La estrategia de Estados Unidos en este espacio consiste en mantener bases estratégicas en varias islas (Hawaii, Guam, Midway, Okinawa, próximamente Marianas, etc.) y ganarse diplomáticamente a los Estados que rodean las aguas chinas, con el objetivo de estrangular el espacio marítimo del gigante asiático.

Por la ruta atlántica, África ejerce una postura geobloqueante, por lo que Estados Unidos debe penetrar

El "Global traffic map" (2010) representa el tráfico de llamadas de voz, pero se aprecia muy bien cómo el Índico es el espacio marítimo más lejano e inaccesible para Estados Unidos. Para poder dominar el Índico, el atlantismo debe mantener una cadena (más bien una red) de bases estratégicas que garanticen el apoyo logístico de dicho dominio. Dicha cadena depende de un

suministro continuo de dinero y del estatus del dólar como moneda de reserva internacional, y es más frágil de lo que parece. EEUU necesita penetrar en el Índico desde el Este (por ejemplo, Australia, Japón e Indonesia) y desde el Oeste (por ejemplo, desde la Cuenca del Nilo, Yemen, Seychelles, Yibuti y el Cuerno de África).

El Índico es la opción de China para acercarse al Golfo Pérsico.China necesita desesperadamente obtener "puertos cálidos" para salir al Índico, diversificar sus rutas y no depender tan incondicionalmente del estrecho de Malaca. Por supuesto, cualquier potencia que desee acercarse al Golfo Pérsico por mar, deberá por fuerza utilizar el Índico. La particularidad de China consiste en que podría acceder tanto al Golfo como al Índico por tierra si el entorno geopolítico de las rutas estuviese tranquilo, pero con tantas inestabilidades territoriales cultivadas concienzudamente por el atlantismo (Xinjiang, Tíbet, Cachemira, Waziristán, Baluchistán, Afganistán), la Ruta de la Seda no parece muy viable para la potencia asiática. De ese modo, China se ve forzada a comerciar por mar, contentándose con establecer bases en el Índico y corredores comerciales que las conecten con territorio chino, para aliviar un poco la enorme densidad de su flujo comercial en Malaca y diversificar su suministro. Y es que jugárselo todo a una carta no suele ser buen negocio… especialmente si esa carta pertenece al rival.

El Índico baña las costas de los países con las mayores poblaciones musulmanas del mundo: Indonesia, Pakistán, India y la abarrotada e insalubre Bangladesh. Vale la pena recordar que el radicalismo islámico, aunque está fuertemente infiltrado y financiado por el eje angloamericano y petro-árabe, ha sido designado como "enemigo de la globalización", lo cual significa que es el pretexto internacional de turno para que la globalización intervenga. Nada mejor que problemas globales y sin fronteras ("terrorismo internacional") para imponer soluciones e instituciones igualmente globales y sin fronteras. De cualquier modo, la "amenaza terrorista" significa que el atlantismo tiene muchas excusas para establecer bases en el Índico y militarizar sus aguas, empleando como pretexto la inevitable contrapartida marítima del "terrorismo internacional": la "piratería internacional".

El Índico contiene una inmensa fuerza de trabajo. Si sumásemos la población de todos los países con costa en el Índico, tendríamos más de 2.000 millones de habitantes (compárese con los 2.800 del mucho más grande

Pacífico). La particularidad de la fuerza de trabajo del Índico es que se trata de una mano de obra mucho más dócil, vapuleable e indefensa que, por ejemplo, los trabajadores europeos o norteamericanos blancos, más acostumbrados a los derechos laborales y a un nivel de vida mayor ―por ende, poco "proletarizables". Pero con la alegre colaboración de los gobiernos locales, muchas multinacionales del Primer Mundo (entre ellas Nike, Walt Disney, The Gap, Primark, Wal Mart, Topshop, Reebok y muchas otras) han establecido sweatshops o sweat factories [4] en Mecas índicas de la globalización, como India, Pakistán, Sri Lanka, Bangladesh, Tailandia, Malasia, Indonesia y quizás próximamente Myanmar (Birmania). En estos Estados, el "capitalismo sin fronteras" se aprovecha de la superpoblación, la natalidad explosiva, la falta de escrúpulos y egoísmo de las castas dirigentes, y la miseria de la mayor parte de sus habitantes, así como de la laxitud de las leyes locales en cuanto a contaminación y derechos laborales. Esto implica la existencia de grandes capitales con enormes intereses financieros en dichos países y que están dispuestos a luchar para mantenerlos. Estos gobiernos y capitales sin escrúpulos son los responsables de la deslocalización empresarial e industrial, el desmantelamiento del tejido productivo, la epidemia de paro, el decrecimiento económico y el dumping social general de muchos países del Primer Mundo.

El Índico alberga dos importantes centros financieros. Ambos se enfrentan a grandes desafíos futuros:

Singapur se beneficia de su posición estratégica inigualable: bisagra entre el Índico y el Pacífico, uno de los cerrojos del Mar del Sur de China, uno de los puertos más descomunales del mundo y un tráfico diario de más de 15 millones de barriles de crudo. Como muchos centros financieros del mundo, Singapur tiene mejores contactos con la City de Londres que con los centros financieros de su entorno (Hong Kong, Shanghai, Tokio). Su gran problema es que China pueda diversificar sus rutas de suministro de petróleo, por ejemplo estableciendo corredores energéticos en Pakistán y en Myanmar, un oleoducto directo desde el Golfo Pérsico hasta su provincia de Xinjiang y/o excavando un canal en el istmo tailandés de Kra. Estos proyectos le quitarían un enorme protagonismo a las rutas marítimas y al estrecho de Malacca, por tanto a Singapur y al atlantismo. El otro problema de Singapur es el fantasma de una posible guerra naval en el Mar del Sur de China.

Imagen que vale más que mil palabras: la Armada de Singapur vigila el estrecho de Malaca

Imagen que vale más que mil palabras: la Armada de Singapur vigila el estrecho de Malaca mientras pasa un petrolero. El tráfico marítimo, ya de por sí complicado por la geografía del estrecho, se ve amenazado por la piratería y,

cada vez más, China.

por

el espectro

de una

posible guerra

en

el

Mar del

Sur de

Dubai (Emiratos Árabes Unidos) se beneficia de ser la capital de un país que es bisagra entre el Golfo Pérsico y el Índico, y por donde pasa incluso más petróleo que por el estrecho de Malaca. El problema de Dubai (y en general de todo los petro-regímenes árabes) es la importante influencia iraní y chiíta en todo el Golfo, la no-disponibilidad de mano de obra barata a raudales en las cercanías, la dependencia económica de sus exportaciones petroleras (que pasan en su mayor parte por el estrecho de Hormuz) y las fuertes inestabilidades en la región. Recientemente, Emiratos ha acogido una gran masificación de efectivos militares estadounidenses, y alberga ya bases de drones, centros de Inteligencia y un campo de entrenamiento de Xe Services, una compañía militar privada (la antigua Blackwater). Estos medios van dirigidos esencialmente contra Irán, aunque también es una buena base para intervenir en Yemen, Pakistán y Siria.

Importantes movimientos auríferos. Es innegable que el patrón-oro, aun con sus defectos y mediocridades, pondría orden en el promiscuo casino de la finanza moderna. Los bancos centrales e internacionales, y ciertos gobiernos, están acumulando grandes reservas de oro, supuestamente como refugio ante

la inestabilidad de "los mercados" y la parasitaria política monetaria de los Estados Unidos. El oro siempre ha demostrado ser un activo bastante fiable y "real" ante las fluctuaciones de la economía financiera "ficticia". Antes de ser derrocado y asesinado, Gaddafi estaba en proceso de establecer una nueva moneda para África, respaldada precisamente por oro. También parece claro que la destitución de Dominique Strauss-Kahn del Fondo Monetario Internacional tenía mucho que ver con sus coqueteos con Libia, con el patrón oro, con el Banco de China y con el proyecto de una nueva divisa mundial (algo así como el "dinero sin fronteras" definitivo).

Teniendo esto en cuenta, hay que prestar atención a algunos movimientos auríferos del Fondo Monetario Internacional. En Noviembre de 2009, cuando sus reservas auríferas eran de 2.217 toneladas, el FMI anunció la venta de un octavo de dichas reservas. De ellas, 200 toneladas de oro irían a India (país que tiene una importante tradición de fetichismo para con el "vil metal"), 10 toneladas a Sri Lanka, otras 10 toneladas al Banco de Bangladesh (Septiembre de 2010) y 2 toneladas al Banco de Mauricio [5]. A algunos de estos países los podemos englobar en la categoría de paraísos fiscales y a otros en la de "paraísos esclavistas", pero lo que está claro es que se tratan de Mecas de la globalización… y que se encuentran todos en el Índico.

NOTAS

[1] Familia Schiff (Jacob H. y Mortimer L.), hermanos Warburg (Max, Felix y Paul), Armand Hammer, Kuhn Loeb & Co., Otto H. Kahn, JPMorgan Chase, Max Breitung, Jerome H. Hanauer, Isaac Seligman, Solomon y Daniel Gugenheim, Samuel MacRoberts (National City Bank), Lazard Frères (París), Gunzbourg (París, San Petersburgo, Tokio), Speyer & Co. (Frankfurt, Londres, Nueva York), etc. Olaf Aschberg, del banco Svensk Ekonomiebolaget (Estocolmo) tuvo un importante papel de intermediario, estando al frente del Ruskombank (el

Banco Internacional soviético, posteriormente Vneshtorgbank) y actuando como agente del neoyorkino Guaranty Trust Company de la familia Morgan. El Gosbank (Banco Central soviético, supuestamente estatal) tenía socios privados: el más importante era Armand Hammer, de Occidental Petroleum (Actual Oxy, representada por Al Gore).

[2] Por ejemplo, la compañía Standard Oil (alma mater de las posteriores Exxon-Esso, Texaco-Chevvron, ConocoPhillips, Amoco, Marathon, etc.) de John D. Rockefeller, Jr. mantuvo importantes explotaciones petrolíferas en Baku. A lo largo de los años 20, numerosas compañías estadounidenses (International Harvester, Guaranty Trust Company y New York Life) mantendrían importantes relaciones con la URSS. El estadounidense Averell Harriman ayudó a desarrollar los ferrocarriles soviéticos, y el alemán Rathenau puso en marcha su industria química. Vacuum Oil (posteriormente Mobil) firmaría un contrato con el sindicato soviético Naphta y le dio 75 millones de dólares a la URSS. Gracias a estos movimientos, a la URSS, a diferencia de Alemania, nunca le faltaría petróleo durante la II Guerra Mundial, durante la cual además recibiría ayudas masivas de parte de Estados Unidos y Reino Unido. Posteriormente la Occidental Petroleum de Armand Hammer firmó un contrato con la URSS. Y en 1973, en plena Guerra Fría y crisis energética, el diplomático estadounidense Henry Kissinger negociaría importantes envíos de fertilizantes y granos de cereales a la URSS, a precio-ganga (la diferencia de costes la pagó el contribuyente estadounidense). Mike Friburg, el "emperador de los cereales", que además era amigo de Kissinger, fue el principal beneficiado de dicha operación.

[3] "Violence at sea: piracy in the age of global terrorism" (Peter Lehr).

[4] "Factorías del sudor": fábricas insalubres y masificadas con mano de obra pseudo-esclava, a menudo menor de edad.

[5] China, justo 191,3 toneladas.

antes

de

la

Guerra de Libia, tenía

la intención de comprar

Editar

0
0

1. EL NACIMIENTO DEL MUNDO GRIEGO.

ESPACIO GEOGRÁFICO: El mundo griego se originó en la Península Balcánica, y en las costas del Mar Egeo. El relieve es montañoso, con estrechos valles difíciles de comunicarse entre sí, y además de ser un lugar con serios problemas para la producción agrícola y el aumento de la población.

 
<a href=mapa grecia.bmp  DetailsDownload  534 KB " id="pdf-obj-37-19" src="pdf-obj-37-19.jpg">

534 KB

Su clima es el Mediterráneo, igual que el nuestro. Su agricultura, por tanto, es de tipo

Su clima es el Mediterráneo, igual que el nuestro. Su agricultura, por tanto, es de tipo mediterráneo : olivos, viñas, trigo y poseían importantes rebaños de ovejas y cabras. El mar también es muy importante, por eso, se dedicaron a la pesca y al comercio marítimo, desarrollando una importante flota de barcos.

El medio físico, compuesto de montañas y estrechos valles, llevó a que los griegos se organizaran de manera independiente,a través de las ciudades estados, o como ellos las llamaban polis.

UNA MISMA CIVILIZACIÓN

La cultura de la Hélade se asentaba sobre dos importantes pilares: la lengua y la religión. A pesar de vivir de manera independiente compartieron estos dos aspectos culturales de máxima importancia: usaban el mismo alfabeto, la Iliada y la Odisea, obras de Homero, se convirtieron en la base de la educación de los jóvenes griegos. En ambos poemas, se relatan de forma épica las gestas de los héroes griegos y de sus antepasados.

La religión era politeísta, es decir que creían numerosas divinidades superiores que eran inmortales y que decidían sobre la vida de los humanos. Eran dioses antropomórficos, es decir que se presentan como seres humanos, y actuaban

como humanos. Habitaban en el Olimpo, el monte sagrado en el que Zeus era considerado el padre de todos los dioses.

como humanos. Habitaban en el Olimpo, el monte sagrado en el que Zeus era considerado el

PRIMEROS GRIEGOS

Los griegos son el resultado de una mezcla de pueblos que se instalaron en las tierras de Grecia en sucesivas oleadas y que se relacionaron con la población autóctona.

Hacia el 2000 a. C los aqueos un pueblo procedente del Norte, llegaron a las tierras griegas. A este pueblo también se les conoce como micénicos por su ciudad más importante, Micenas. Sabemos que vivían en ciudades amuralladas, que usaban armas de bronces y carros de guerra y que tenían contactos comerciales con Asia Menor.

Hacia el 1200 a. C los dorios también procedentes del Norte, se asentaron en Grecia y

Hacia el 1200 a. C los dorios también procedentes del Norte, se asentaron en Grecia y conquistaron muchas ciudades convirtiéndose en el nuevo grupo dominante. Presionados por los dorios, los aqueos se trasladaron a Asia menor, donde fundaron varias ciudades

2. LAS POLIS GRIEGAS Grecia estaba organizada en pequeñas ciudades independientes, llamadas polis. Cada polis, albergaba

2. LAS POLIS GRIEGAS

Grecia estaba organizada en pequeñas ciudades independientes, llamadas polis. Cada polis, albergaba la ciudad y una serie de pueblos y campos de alrededor. También poseían su propia moneda, sus leyes y su ejército y gobierno propio.

Cada polis tenían dos partes diferenciadas. En la parte baja de la ciudad se edificaban las
Cada polis tenían dos partes diferenciadas. En la parte baja de la ciudad se edificaban las

Cada polis tenían dos partes diferenciadas. En la parte baja de la ciudad se edificaban las viviendas, las tiendas y los edificios públicos, situados en torno a una gran plaza llamada ágora. En la parte alta, o acrópolis, había una especie de ciudadela en la que refugiarse en caso de peligro, y donde estaban los principales edificios religiosos.

LAS POLIS ARISTOCRÁTICAS

En las primeras polis había un gobierno de tipo oligárquico, esto quiere decir que el poder lo tienen solo unos pocos, grandes propietarios agrícolas que

dominaban a los campesinos y que formaban la élite guerrera, son los aristócratas. El resto de los ciudadanos masculinos, formaban parte del ejército y podían reunirse en la asamblea pero solo podían opinar, pues no tenían poder de decisión alguno. Este tipo de gobierno se mantuvo en ciudades como Esparta.

LA EVOLUCIÓN HACIA LA DEMOCRACIA

En la ciudad de Atenas, el desarrollo de la agricultura, el comercio y la artesanía permitió que muchos ciudadanos dispusieran de dinero suficiente como para comprar su propio equipo militar y participar en la defensa de la ciudad (hoplitas). Exigieron como contrapartida participar en su gobierno.

Las demandas de mayor participación dieron lugar a reformas sociales y políticas a favor del pueblo. Solón y Clístenes, introdujeron medidas para hacer participar a los ciudadanos en el gobierno de la ciudad y estar protegidos por la ley.

Estas reformas llevaron a la forma de un nuevo gobierno, llamado democracia en la que el poder era ejercido por los ciudadanos.

LAS COLONIZACIONES GRIEGAS

Entre los siglos VIII y VI a. C numerosos habitantes de las ciudades de Grecia emigraron a diferentes lugares de las costas Mediterráneas y del mar Negro.

Muchos de estos territorios eran conocidos por los comerciantes, que iban en busca de metales.

Causas de las colonizaciones:

  • 1. Escasez de tierras en Grecia

  • 2. Miseria en la que viven los campesinos

  • 3. Posibilidad de ser esclavizados por deudas

Estos fundaban ciudades al estilo de Grecia en otros lugares, es lo que conocemos como Colonias. Con la creación de estas colonias, los gobiernos de las polis vieron la oportunidad de mandar a los desocupados.

LA EXPANSIÓN GRIEGA

Las nuevas polis que fundaban eran colonias de la ciudad de origen, a las que

conocemos como Metropolis, y aunque eran completamente independientes, mantenían con la metrópolis estrechos lazos comerciales y culturales: por

ejemplo Ampurias es una colonia focea, es decir que su metrópolis es Focea.

ZONAS DE EXPANSIÓN:

MEDITERRÁNEO: Sur de Italia, y Sicilia (Magna Grecia) EXTREMO OCCIDENTE: Massalia, Hemeroskopeion, Rhode, Emporión, Mainake

El contacto con los griegos, supuso grandes avances para los pueblos que recibían a los colonizadores, como por ejemplo la difusión del cultivo de la vid y del olivo, el conocimiento de técnicas como el torno o la metalurgia del hierro, y la introducción de la moneda y de la escritura.

LA DEMOCRACIA ATENIENSE

Desde las reformas de Solón, en el siglo V a.C, Atenas se convirtió en una auténtica democracia.

LAS INSTITUCIONES DEMOCRÁTICAS.

* La Asamblea: formado por los ciudadanos llamada Ekklesia se reunía

regularmente en una colina próxima a la Acrópolis (Pnyx) para:

  • 1. Votar las leyes

  • 2. Controlar los presupuestos

  • 3. Declaraciones de guerra

*

Los magistrados: Eran ciudadanos elegidos por la Asamblea que se ocupaban

de los asuntos públicos. Los más importantes eran los estrategas, que dirigían

la política exterior y el ejército. Los arcontes elegidos por sorteo, presidían los tribunales y las ceremonias religiosas.

*

Tribunales populares: Para impartir justicia, cada año se elegía 6000

ciudadanos de más de treinta años (Helie)

*

La Boulé: 500 ciudadanos elegidos por sorteo elaboraban las leyes y

controlaban a los magistrados

UNA DEMOCRACIA LIMITADA Los únicos que podían participar en los asuntos públicos eran los ciudadanos: hombres

UNA DEMOCRACIA LIMITADA

Los únicos que podían participar en los asuntos públicos eran los ciudadanos:

hombres libres, mayores de edad, nacidos de padre ciudadano y madre ateniense. Tenían también obligaciones, como defender militarmente la polis y pagar impuestos. En el caso que no cumpliese con las obligaciones, los ciudadanos eran expulsados, siendo ésta la peor pena que se le podía imponer (ostracismo) Para que los ciudadanos pobres pudieran participar en política, en el siglo V a. C el estratega Pericles instituyó el pago de una pequeña suma a todos los cargos públicos.

LOS MARGINADOS DE LA DEMOCRACIA

Mujer: cuidados del hogar Extranjeros: Metecos. No tenían derechos civiles, a pesar de pagar impuestos de residencia Esclavos: Producción agrícola y artesana.

LOS MARGINADOS DE LA DEMOCRACIA Mujer: cuidados del hogar Extranjeros: Metecos. No tenían derechos civiles, a
LOS MARGINADOS DE LA DEMOCRACIA Mujer: cuidados del hogar Extranjeros: Metecos. No tenían derechos civiles, a

LA GRECIA HELENÍSTICA

6.1 EL REINO DE MACEDONIA

Macedonia era un reino al Norte de Grecia, un territorio aislado y dedicado fundamentalmente a la agricultura, gobernado por una monarquía, es decir por un rey. El rey Filipo II aprovechando las Guerras del Peloponeso, en las que Atenas se enfrentó a otras ciudades griegas, aprovechó para lanzar su ejército y conseguir el dominio de toda Grecia. Hacia el año 338 a.C consiguió el dominio de toda Grecia. Su hijo, Alejandro, le sucedió en el trono en el año 336 a. C con tan solo 20 años.

LA GRECIA HELENÍSTICA 6.1 EL REINO DE MACEDONIA Macedonia era un reino al Norte de Grecia,

6.2 EL IMPERIO DE ALEJANDRO MAGNO Alejandro Magno fue educado en la cultura griega, su maestro fue Aristóteles, un filósofo y científico ateniense que le enseñó todo lo necesario para ser un buen político. Su idea fue conseguir del dominio total sobre todas las ciudades griegas, y liberarlas de la presión que ejercía el Imperio Persa, enemigo

tradicional de Grecia. Entre los años 334-323 a. C, Alejandro con un ejército de 40000 hombres

tradicional de Grecia. Entre los años 334-323 a. C, Alejandro con un ejército de 40000 hombres dominó a los persas y llegó a la India. Sus conquistas trajeron grandes riquezas apara Grecia, al apoderarse de muchos territorios y abrir nuevas rutas comerciales.

El sueño de Alejandro consistía en crear un único imperio entre Europa y Asia bajo la

El sueño de Alejandro consistía en crear un único imperio entre Europa y Asia bajo la unión de la cultura griega aunque cada territorio conservara sus formas sociales y políticas

LOS REINOS HELENÍSTICOS: ALEJANDRÍA

Alejandro murió a los 33 años, por lo que su sueño quedó truncado. A su muerte, sus generales se repartieron el Imperio, formando pequeños reinos:

Egipto, Macedonia, Mesopotamia

Aunque la forma de gobierno era de estilo

... oriental, en el que el rey era quien reunía todo el poder, de manera autoritaria,

la cultura y lengua se mantuvieron a la griega. Los conocemos como reinos helenísticos.

La ciudad de Alejandría fue fundada en el Delta del Nilo por Alejandro en el 331 a. C. Ptolomeo, uno de los generales de Alejandro, designó a Alejandría capital del reino de Egipto.

Su enorme faro, su importante biblioteca, y su enorme puerto la convirtieron en la mayor ciudad del Mundo Griego, y en el símbolo de la mezcla de Oriente y de Occidente.

ROMA

ACTIVIDAD GRECIA

Marco Polo y la Ruta de la Seda

47 Votes

La Ruta de la Seda se convirtió en ruta comercial en el siglo 3 a.C. y persistió hasta el siglo 16 d.C., siendo uno de los logros más significativos en la historia de la civilización mundial. Las rutas de las caravanas cruzaban Europa y Asia, hasta llegar a China, y en épocas antiguas sirvió como medio importante en las relaciones comerciales y en los intercambios

c

ROMA <a href=http://www.cepaxarquia.org/webquest/webquest/soporte_derecha_w.ph p?id_actividad=279&id_pagina=1 ACTIVIDAD GRECIA http://melkart.wikispaces.com/Cultura+Cl%C3%A1sica Marco Polo y la Ruta de la Seda 47 Votes La Ruta de la Seda se convirtió en ruta comercial en el siglo 3 a.C. y persistió hasta el siglo 16 d.C., siendo uno de los logros más significativos en la historia de la civilización mundial. Las rutas de las caravanas cruzaban Europa y Asia, hasta llegar a China, y en épocas antiguas sirvió como medio importante en las relaciones comerciales y en los intercambios c ulturales entre el Oriente y Occidente. La legendaria ruta de la seda fue durante muchos siglos la principal conexión comercial ante Asia y Europa. Entre Constantinopla (actual Estambul) y la ciudad china de Chang’an (hoy Xi’an) su recorrido cubría ocho mil kilómetros, pasando por cordilleras, desiertos y elevadas mesetas. No hay que imaginarla, sin embargo, como un camino único y lineal. De hecho, nadie la recorrió entera antes del siglo XIII, cuando el establecimiento del imperio mongol de Gengis Khan hizo posible el viaje, entre otros, de Marco Polo. La ruta constituía más bien una suma de etapas cortas entre los múltiples enclaves comerciales que la jalonaban. La seda fue sin " id="pdf-obj-56-20" src="pdf-obj-56-20.jpg">

ulturales entre el Oriente y Occidente. La legendaria ruta de la

seda fue durante muchos siglos la principal conexión comercial ante Asia y Europa. Entre Constantinopla (actual Estambul) y la ciudad china de Chang’an (hoy Xi’an) su recorrido cubría ocho mil kilómetros, pasando por cordilleras, desiertos y elevadas mesetas. No hay que imaginarla, sin embargo, como un camino único y lineal. De hecho, nadie la recorrió entera antes del siglo XIII, cuando el establecimiento del imperio mongol de Gengis Khan hizo posible el viaje, entre otros, de Marco Polo. La ruta constituía más bien una suma de etapas cortas entre los múltiples enclaves comerciales que la jalonaban. La seda fue sin

duda el «producto estrella» desde que en el siglo I a.C. los chinos comenzaran a utilizarla para sus intercambios con pueblos próximos, por ejemplo con el valle de Ferghana (en el actual Uzbekistán), donde crecían afamados caballos. Los romanos la descubrieron al conquistar Partia en el siglo I a.C., y quedaron encandilados de inmediato.

duda el « producto estrella » desde que en el siglo I a.C. los chinos comenzaran

La Ruta de la Seda corre del este al oeste de Asia como un largo collar, enhebrando ciudades que brillan por su historia o su belleza natural. En Xian comienza la Ruta de la Seda. Xian fue un gran centro comercial del mundo antiguo. En esta ciudad china, llamada la capital de la seda, se pueden ver monumentos históricos, como el Mausoleo del Primer Emperador Qin, con su ejército de guerreros de terracota, así como la mezquita. Lanzhou, llamada “ciudad dorada”, fue fundada a orillas del río Amarillo, en China. Además de su importancia en el comercio del oro, fue un centro de desarrollo del budismo y el taoísmo, que desde aquí se extendieron a todo el mundo. También se distingue Dunhuang, en donde se encuentran las mayores dunas de toda China. Las Grutas de Mogao, donde se instalaron los primeros monjes budistas. Kashgar, entre las montañas de Tian Shan y el desierto de Taklamakan, es un oasis que unía a varias ramificaciones de la Ruta de la Seda. Ciudad musulmana, cuenta con la mezquita más grande de China y monumentos y bazares centenarios. Jiayuguan, con su pintoresco fuerte, es el punto final de la GranMuralla China. Samarcanda, que fue declarada Patrimonio histórico de la humanidad, tiene más de 2.500 años. Situada en Uzbekistán, fue la antigua capital del país de Sogdiana, que era la lengua franca usada para el comercio en la Ruta de la Seda y muy rica en restos arqueológicos. Taskent, antiguo centro económico, hoy es la capital de Uzbekistán. La ciudad uzbeka de Bukhara, rica en tesoros históricos, fue un centro capital del Imperio Persa y de la cultura

del Islam. Conserva cientos de monumentos de su época dorada durante el Imperio de Tamerlán.

Si viajamos a Uzbekistán, debemos conocer la ciudad de Khiva, ejemplo de arquitectura musulmana de Asia Central. Es remarcable el barrio amurallado de Itchan-Kala, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 1990. Ashgabad, la capital actual de Turkmenistán, en un antiguo mapa de la Ruta de la Seda la encontramos nombrada como Konjikala, y luego como Nisa. Se encuentra en un oasis del desierto de Karakum, o “desierto negro”. De la antigua ciudad de Merv sólo quedan ruinas, cuando en el siglo XII fue la más poblada del mundo. Su trazado en la Turkmenistán actual tiene interesantes estatuas de Buda. Teherán, capital de Irán, hoy es una bonita y vital ciudad de quince millones de habitantes que vale la pena conocer. Mosul, ubicada en Irak, fue una de las capitales económicas y políticas de la Ruta de la Seda. Lugar de reunión e intercambio comercial de árabes, cristianos y kurdos, en la región se encuentran monasterios, bazares y mezquitas que recuerdan mucho la época dorada. Ankara, ubicada en la meseta de Anatolia, es la actual capital de Turquía. Cerca de la ciudad, se puede visitar la región de Capadocia, una formación geológica única en el mundo. Estambul, punto de llegada de la Ruta de la Seda, esta ciudad turca es una de las grandes capitales históricas del mundo. Antiguamente se llamó Constantinopla, y después, Bizancio. Es el puente que une a Europa con Asia. Ciudad esplendorosa y muy rica en monumentos históricos, con una gran vida cultural, social y turística.

La dinastía arsácida de Partia (o Parthia) fue la dinastía de reyes partos que reinaron en

La dinastía arsácida de Partia (o Parthia) fue la dinastía de reyes partos que reinaron en el antiguo Irán y formaron el Imperio parto. Fundada en 250 a. C. por Arsaces I, conservó el trono hasta el 224 a.C, año en el que fue reemplazada por la de los sasánidas. El último arsácida que reinó sobre los partos fue Artabano IV, que fue vencido por Ardacher I, hijo de Papak. Estaban emparentados con la dinastía arsácida de Armenia y con los reyes arsácidas de Atropatene. Después de la conquista del Imperio persa por Alejandro Magno, rey de Macedonia, Persia estuvo constantemente debatida entre las viejas tradiciones persas y el nuevo modo de vida del periodo helenístico, que los dirigentes helenos al final no fueron capaces de resolver. Finalmente, los griegos y su cultura «ciudadana», no jugaron más que un papel secundario frente a los modelos anteriores a la conquista que hicieron su reaparición con fuerza, tales como el empleo persistente del arameo en la administración y el comercio. El Imperio seléucida reinó sobre las tierras helenas de Asia después de la muerte de Alejandro. Territorio estirado hasta el extremo que descuidó sus posesiones persas por su preferencia por Anatolia y Siria. Los parnos, tribu nómada irania, sacó provecho de esta situación, que creció con la desintegración del Imperio seléucida, seguido de unas querellas de sucesión tras la muerte de Antíoco IV Epífanes en 164 a. C. El otro reino helenístico en tierras irania e india, el Reino Grecobactriano, sufrió la misma suerte, barrido por las migraciones de los nómadas yuezhi y el ascenso del Imperio Kushān. El siglo I a. C. vio desmoronarse los últimos restos de los reinos helenísticos y la emergencia de los

que acabarían siendo enemigos mortales de los partos: los romanos y los Kushān, después de varias guerras y conflictos.

En 247 a. C., dos hermanos, Arsaces I (Aršak) y Tirídates, de la tribu nómada irania de los parnos, provenientes de las riberas del rio Amu Daria, ocuparon la satrapía seléucida parta del territorio de Tejen, y mataron a su gobernador Andrágoras. Esto prefiguró las grandes dificultades y sinsabores que conocería Seleuco II antes de perder el control de Bactriana, cuyo sátrapa griego Diodoto dirigió la rebelión (futuro Diodoto I). Los partos estuvieron a la defensiva durante casi un siglo, durante el cual la escena mundial se transformó radicalmente. En 190 a. C., el rey seléucida Antíoco III el Grande sufrió una derrota aplastante por parte de los romanos en la Batalla de Magnesia, en Magnesia del Sipilo, lo que marcó el inexorable declive de su reino. Tras la muerte de Antíoco IV en 164 a. C., estallaron luchas intestinas en el seno de la dinastía real, dejando la vía libre a las campañas de Mitrídates I de Partia durante su largo reinado de 171 a 138 a. C. Mitrídates I, anexionó las provincias de Media, Susiana, Persis, Caracene, Babilonia, Asiria, al oeste, y las de Gedrosia y Sistán, al este. Se apoderó también de Seleucia del Tigris, que era la segunda ciudad más grande del Asia occidental. Los partos respetaron la autonomía y las instituciones griegas de Seleucia, y fundaron, enfrente, en la orilla izquierda del Tigris, la ciudad de Ctesifonte, la nueva capital del nuevo imperio. Durante el reinado de Demetrio II Nicátor, los seléucidas intentaron reconquistar los territorios perdidos, pero en 139 a. C., el rey perdió frente a la caballería parta y fue hecho prisionero por Mitrídates I, quien le trató bien, incluso le dio a su hija en matrimonio, no obstante, le mantuvo en cautividad en Hircania hasta su muerte.

que acabarían siendo enemigos mortales de los partos: los romanos y los Kushān, después de varias

La red de caminos comúnmente conocida como la “Ruta de la Seda” fue el resultado de la expansión de los intercambios comerciales y culturales entre China y la cuenca del Tarim. A

finales del siglo XIX, Ferdinand von Richthofen denominó “Ruta de la Seda” (Seidenstraße) a los numerosos itinerarios comerciales y culturales por tierra, tanto primarios como secundarios, que aseguraron los intercambios dentro de Asia Central. Desde los Han a los Tang, las rutas alrededor del desierto del Taklamakan, en la cuenca del Tarim, conectaban las capitales chinas de Chang’an (el moderno Xi’an) y Luoyang con las fronteras occidentales. En Dunhuang las rutas se bifurcaban en las ramificaciones norte, sur y central, alrededor de la cuenca del Tarim. La ruta norte empezaba en la Puerta de Jade, a las afueras de Dunhuang, y proseguía hacia el oasis de Turfán, cerca del complejo de cuevas budistas de Bezeklik. Desde Turfán, esta ruta continuaba por las estribaciones del Tianshan hacia Karashahr y Shorchuk (cerca de la moderna Korla) antes de llegar a Kucha, un oasis rodeado de cuevas budistas como Kyzil y Kumtura. La ruta norte continuaba por Aksu, una encrucijada de las rutas del Tianshan, y por Maralbashi, cerca de las cuevas budistas de Tumshuk, hasta Kashgar, donde volvía a conectar con la ruta sur.

La ruta sur empezaba en la puerta de Yangguan en las afueras de Dunhuang y continuaba por los oasis que bordeaban por el sur el desierto de Taklamakan, entre los cuales se encontraban Miran, Charklik, Cherchen, Endere, y Niya. Esta ruta seguía la ladera norte del Kunlum hacia Khotan y Kashgar. Una ruta intermedia se dirigía desde Dunhuang hacia la guarnición militar de Loulan en el lago Lop-nor, donde se bifurcaba hacia Miran, en la ruta sur, y Karashahr, en la ruta norte. Los itinerarios de los viajeros alrededor de la cuenca del Tarim dependían de sus objetivos y destinos, el entorno físico y político, y las condiciones económicas. En su sentido más amplio, las rutas de la seda se extendían hasta el Mediterráneo a lo largo de un itinerario descrito en las Mansiones Parthicae de Isidoro de Charax en el siglo I. Las rutas terrestres partían del Mediterráneo a través de Siria hacia Mesopotamia, el antiguo Irán y la Margiana (Merv), en el oeste de Asia Central. Las rutas desde la Margiana llegaban a Bactria, en el valle del Oxus, o se bifurcaban al norte hacia la Sogdiana y continuaban a través del valle de Ferghana y la cordillera Alai hacia Kashgar. A través de las montañas del Karakorum, rutas capilares unían directamente las rutas de la seda de Asia Central oriental con las arterias mayores del subcontinente indio. La “ruta norte” (Uttarapatha) que se extendía desde la Bactria hasta el norte de India estaba conectada con la “ruta sur” (Dakshinapatha) en la meseta de Decán y los puertos marítimos de la costa oeste de India. El Periplus Maris Erythraei describe el próspero comercio marítimo entre el oeste y el sur de la India, Arabia, Egipto y el Imperio Romano durante el siglo I de nuestra era.

Muchos son los artefactos que dan pruebas de conexiones comerciales a larga distancia y de transmisión

Muchos son los artefactos que dan pruebas de conexiones comerciales a larga distancia y de transmisión cultural entre China, Khotan en la ruta de la seda sur, y las fronteras noroccidentales del subcontinente indio. Los fragmentos de finos tejidos de seda chino reflejan el comercio a larga distancia o las relaciones tributarias con Khotan durante el siglo III y principios del IV de nuestra era. Monedas de los gobernantes indo-escitas (Saka) y Kushan y un manuscrito incompleto de una versión Gandhari del Dharmapada fueron encontrados cerca de Khotan. Otros objetos importados a Khotan desde el noroeste del subcontinente indio incluyen pequeñas esculturas de piedra de Gandhara y figuras modeladas en terracota. El comercio a larga distancia de objetos budistas de gran valor (como manuscritos, pequeñas esculturas, estupas en miniatura y posiblemente reliquias) prefiguró las posteriores conexiones entre las comunidades budistas en Khotan y Gilgit. Khotan no fue sólo un centro comercial y religioso del suroeste de la cuenca del Tarim, sino que funcionó también como punto de conexión entre China, India, el oeste de Asia Central e Irán. El reino de Shanshan, que floreció en la ruta de la seda sur, entre Niya y Loulan hasta el siglo IV dC, se benefició del comercio a larga distancia entre China y el este de Asia Central. La seda china fue probablemente usada en transacciones comerciales a cambio de objetos de lujo de estas regiones, ya que la seda era preferida como moneda a las piezas de cobre.

La prosperidad económica de los oasis agrícolas y los centros comerciales de la ruta sur permitieron a las comunidades budistas establecer estupas y monasterios. Como Marilyn Rhie señala en Early Buddhist Art of China & Central Asia, las esculturas budistas de Miran y Khotan guardan muchas similitudes con las tradiciones artísticas de Gandhara, Swat, y Cachemira en el noroeste del subcontinente indio. Las pinturas murales de Miran reflejan lazos tanto con el arte del oeste de Asia Central como con el noroeste de India. Los

documentos administrativos encontrados en Niya, Endere, y Loulan escritos en lengua gandhari y kharoshti demuestran los lazos lingüísticos y culturales entre los oasis de la ruta sur y el noroeste del subcontinente indio en los siglos III y IV d.C. Las rutas intermedias a través de Karashahr y las rutas norte a través de Turfan eclipsaron probablemente la ruta sur hacia el siglo V. La mayoría de yacimientos arqueológicos de importancia de la ruta norte están situados alrededor de Kucha y del oasis de Turfán. Las pinturas murales en las cuevas-monasterio, la arquitectura de las estupas, los artefactos y otros restos de aproximadamente los siglos III-VII d. C. en los yacimientos alrededor de Kucha muestran más afinidades estilísticas con el noroeste del subcontinente indio, el oeste de Asia Central y Irán, que con China. Los yacimientos situados más al este a lo largo de la ruta norte, pertenecientes a fechas relativamente más tardías, en los siglos VII-X d.C., revelan elementos más chinos y turcos.

documentos administrativos encontrados en Niya, Endere, y Loulan escritos en lengua gandhari y kharoshti demuestran los

Las pinturas murales de las cuevas-monasterio de Kyzil demuestran continuidades entre el arte de la parte oeste de las rutas norte y las tradiciones artísticas de Swat, Gandhara y Persia Sasánida a mediados del primer milenio. Monjes y mercaderes que viajaban por las rutas norte y sur fueron los responsables de los contactos comerciales, religiosos y culturales entre India, Asia Central y China. Los restos materiales de los yacimientos situados a lo largo de las rutas de la seda reflejan las estrechas relaciones entre el comercio a larga distancia y los patrones de transmisión cultural y religiosa. La demanda de seda china y objetos de lujo, de gran valor pero poco volumen, estimuló el comercio. Objetos valiosos como el lapislázuli, los rubíes y otras piedras preciosas de las montañas de Afganistán, Pakistán y Cachemira provocaron probablemente que los viajeros se aventuraran por estas difíciles regiones. Algunos de estos productos fueron objetos preferentes de las donaciones budistas, tal y como atestiguan las referencias literarias

budistas a las “siete joyas” (saptaratna) y a los depósitos de reliquias. Ver Xinru Liu, Ancient India and Ancient China. El comercio a larga distancia de objetos de lujo, que estaban relacionados con la transmisión del budismo, provocó un incremento de la interacción cultural entre Asia del Sur, Asia Central y China.

La historia siempre ha estado repleta de incógnitas y continúan siendo notables las lagunas que nos restan por completar. Así que, en plena región china de pretensiones ardientemente separatistas y recientes circunstancias sangrientas, los tocarios, hace unos cuantos siglos ya, fueron una asombrosa excepción cuya rareza podría poseer la clave del pasado de Eurasia. Provincia de Xinjiang, la más occidental de la República Popular China. Situada entre Mongolia y el Tíbet, paso obligatorio y privilegiado de la antigua Ruta de la Seda. Perenne encrucijada histórica de pueblos y culturas, lo que siempre favoreció que fuese una zona conflictiva, tanto en el pasado como en el presente. Ajena y sin vinculación a nuestro mundo, el del bautizado como Viejo Continente. Es allí, en el Turkestán oriental, en la cuenca del río Tarim, donde a finales del siglo XIX se encontraron en un monasterio budista una serie de manuscritos –siglos V-VIII d. C.– que contenían, aparte de las esperadas lenguas afines a la zona –chino, mongol, sánscrito y variedades iranias–, dos completamente desconocidas. Tras varias expediciones internacionales posteriores y los consiguientes hallazgos de más manuscritos, en 1908 los alemanes Emil Sieg y Wilhelm Siegling lograron descifrar esas dos lenguas y, lo más extraordinario, establecieron que su carácter era indudablemente indoeuropeo.

budistas a las “ siete joyas ” ( saptaratna ) y a los depósitos de reliquias.

Dos lenguas indoeuropeas totalmente aisladas, rodeadas de un océano de variedades chino-tibetanas y uralo-altaicas. Y lo que es más desconcertante, estas dos lenguas nuevas poseían rasgos que las vinculaban con las del tronco indoeuropeo del oeste de Europa – itálico, germánico, celta–, no con las más próximas geográficamente de Oriente – indoiranio–. Las dos nuevas lenguas, que comenzaron denominándose kuchita y turfanés, por las ciudades donde fueron halladas, Kucha y Turfán, eran ininteligibles entre sí. No obstante, se descubrió que una de ellas era una variedad muchísimo más arcaica, y ambas

procedentes a su vez de una lengua común, probablemente del primer milenio antes de Cristo. ¿Quiénes hablaron estas lenguas? ¿De dónde vinieron? ¿Cuándo llegaron, desaparecieron y por qué? Aún hoy no tenemos respuestas infalibles a estas cuestiones. Los problemas sociales, económicos y políticos que a lo largo del siglo XX sacudieron la región, impidieron y ralentizaron las investigaciones. Sin embargo, aunque todavía se tiene poca información, son suficientes para otear un panorama donde las piezas del puzzle pueden ir encajando poco a poco. El lingüista Friedrich W. K. Müller propuso llamar a las lenguas y pueblo recién descubiertos, tocarios. Parecía además corresponderse con aquellos a los que las fuentes chinas llamaban tu-ho-lo y las indias tukharas. Pero se trató de un error de interpretación en el pie de texto de un manuscrito y, a pesar del equívoco, el término se impuso irremediablemente.

Finalmente, quedaron bautizados como tocarios, y a las variedades lingüísticas se las llamó tocario A y tocario B. Este desliz inicial, aunque proveyó de un nombre al nuevo hallazgo, no esclareció ni mucho menos la identidad de este pueblo. Y en el presente se siguen manteniendo bastantes hipótesis al respecto. Las fuentes en su mayoría son externas, relatos legendarios y textos de otros pueblos como chinos, hindúes o greco-romanos. Existen diversas fuentes occidentales que se han relacionado posterior y necesariamente con los tocarios y que nos muestran la existencia del país de los Serica, “país de la seda”, ubicado en Asia Central. Ptolomeo y Plinio el Viejo, por ejemplo, lo sitúan con Escitia al oeste, la India al sur y los sinae –chinos– al este. Plinio el Viejo hizo además una elocuente descripción de los Serica, que siempre se había considerado incongruente, pero que en el nuevo paisaje tocario adquirió un sentido clarificador: “Esta gente (…) excede la estatura ordinaria humana, posee cabellos del color del lino, ojos azules y hacen una especie de ruido tosco al hablar, no tienen una lengua apropiada para el comercio”. Obviamente, se refería a un pueblo caucasoide, indoeuropeo, y el historiador y geógrafo griego Pausanias también compartía esa visión. El Imperio romano, aparentemente y según sus registros, no llegó a contactar directamente con el pueblo chino, sino más bien con los habitantes de diversas ciudades-estado sitas en la Ruta de la Seda. Pero el hecho de que estos individuos sí mantuvieran relaciones comerciales con los sinae, suponía un adelanto de varios milenios en los cálculos que se conjeturaban sobre los primeros intercambios culturales entre indoeuropeos y poblaciones chinas.

Pero la seda no fue el único producto: también destacaron el lapislázuli y las piedras preciosas.

Pero la seda no fue el único producto: también destacaron el lapislázuli y las piedras preciosas. A cambio, de Europa llegaba un flujo monetario vital para la economía china. El término “Ruta de la seda” fue creado por el geógrafo alemán Ferdinand Freiherr von Richthofen, quien lo introdujo en su obra “Viejas y nuevas aproximaciones a la Ruta de la seda”, en 1877. Debe su nombre a la mercancía más prestigiosa que circulaba en ella, la seda, cuya elaboración era un secreto que sólo los chinos conocían. Los romanos se convirtieron en grandes aficionados de este tejido, tras conocerlo antes del comienzo de nuestra era a través de los partos, quienes controlaban su comercio. Muchos productos transitaban estas rutas: piedras y metales preciosos, telas de lana o de lino, ámbar, marfil, laca, especias, vidrio, materiales manufacturados, coral, etc. Se cuenta que el Emperador Wu de la Dinastía Han decidió en 138 a. C. fraguar alianzas con los reinos del oeste y del noroeste, enemigos de las tribus Xiang-Nu, ya que sufrían invasiones cada vez más frecuentes, más violentas y menos contenibles, protagonizadas por tribus nómadas situadas al noroeste de sus fronteras, los Hunos. Eran unas tribus cuya superioridad militar era una consecuencia directa del hábil manejo de una caballería fuerte, esbelta y ligera, más apta para la guerra que la china, cuyos caballos eran absolutamente inadecuados para toda actividad que exigiera rapidez de movimientos. Y por tal motivo, encomendó al general Zhang Qian esta misión, otorgándole cien de sus mejores guerreros y presentes de incalculable valor para sellar esta alianza militar y política.

Trece años después, habiendo sido hostigado durante diez años por los hunos, el General Zhang Qian regresa a la Corte Imperial Han con sólo un miembro de la partida. Aunque no había logrado establecer ni una sola de las alianzas militares de su misión, el general Zhang informó a la corte de la existencia de treinta y seis reinos, verdaderas potencias comerciales, en las fronteras occidentales de China. En realidad, cuando el emperador Wu Di estaba cautivo consiguió mucha información de las tribus de Asia Central y países como Nag-Si (Persia), Tiaozhi (Caldea) y Li- Qian (el Imperio romano). En el 126 a. C., volvió a la capital china Chang’an y en el 119 lanzó una ofensiva contra los hunos y se establecieron contactos entre la dinastía Han y los países de la región. Así, el general Zhang contó de los magníficos caballos de las llanuras del Valle de Ferghana en Asia Central (hoy Kirguistán, Uzbekistán y Tayikistán), mucho más fuertes y veloces que los caballos chinos, con los que la caballería del Imperio Han podría enfrentarse a los hunos en mejores condiciones. Posteriormente, las misiones diplomáticas y comerciales con los reinos del Valle de Ferghana no pudieron garantizar la seguridad ni afianzar el comercio, por lo que China preparó una invasión a gran escala, aunque fue en la segunda embestida en el año 102 a. C. que China logró conquistar todas las tierras entre sus propias fronteras y los Reinos del Valle de Ferghana. Así, los chinos no sólo consiguieron asegurarse la importación de los famosos caballos de las estepas, sino que establecieron sus propios productos en los mercados de estos reinos. Además, el emperador Zhang Qian obtuvo información sobre Roma y se encontraron en algunos relatos, como la “historia de los Han” de Hou Hanshu, los de Sima Qian y Ban Gu y documentos enviados al emperador Wu Di.

Trece años después, habiendo sido hostigado durante diez años por los hunos, el General Zhang Qian

Cincuenta años más tarde, cuando Marco Licinio Craso cruzó el Éufrates para conquistar Parthia en el año 53 a. C., se asombró al ver un brillante, suave y maravilloso nuevo tejido. El emperador Wu Di envió una delegación al rey Mitrídates II en el 110 a. C. y fue entonces cuando se inició la Ruta de la Seda. Unas décadas más tarde, las más acaudaladas familias de Roma estaban maravilladas de vestirse con el más preciado tejido: la seda. Marco Polo (1254 –1324) fue un mercader y explorador veneciano que, junto con su padre y su tío, estuvo entre los primeros occidentales que viajaron por la ruta de la seda a China. Se dice que introdujo la pólvora en Europa, aunque la primera vez que se utilizó en Occidente acaeció en la batalla de Niebla (Huelva) en 1262. Los Polo (Marco, su padre y su tío) vivieron allí supuestamente durante diecisiete años antes de volver a Venecia. Tras su regreso, Marco Polo contaba a la sazón 41 años y comandaba una galera veneciana el día en que se libró, ante los muros de Korcula, una batalla naval contra la gran rival de Venecia, la República de Génova, en 1298. Los genoveses apresaron a Marco Polo, lo llevaron a Génova y allí, en la prisión, Polo dictó a un tal Rustichello de Pisa las memorias de su viaje fabuloso hasta Catai (China) y el regreso por Malaca, Ceilán, la India y Persia. Rustichello redactó en un dialecto franco-véneto el libro conocido comoIl Milione (“El millón” o «Los viajes de Marco Polo») acerca de sus viajes. El libro se llamó originalmente “Divisament du monde” (“Descripción del mundo“), pero se popularizó como Libro de las maravillas del mundo y, más tarde, como Il Milione. Es creencia general que tal nombre vino de la tendencia del autor a referirse a grandes cantidades; “millones“, pero es más probable que derivase de su propio nombre “Emilione“, abreviado en Milione. No habría, pues, en esta denominación ninguna alusión a su exageración. Marco Polo está considerado como uno de los grandes exploradores, e insigne narrador de literatura de viajes. Más allá de la actividad comercial, la ruta de la seda ha constituido un foco civilizador de excepcional importancia en la historia. Los chinos desde el este, los budistas desde la cuenca del Ganges, los cristianos nestorianos huidos de Bizancio, el imperio musulmán surgido en Arabia o los diversos pueblos nómadas o sedentarios del Asia Central, todos contribuyeron a crear un espacio de encuentro e intercambio que constituyó un verdadero crisol de la historia euroasiática. El arte nos ha dejado abundantes muestras de las múltiples fusiones culturales sucedidas, desde la escultura helenística del estilo Gandhara a los budas gigantes de Afganistán o la soberbia arquitectura de Bujara y Samarkanda. Durante siglos el lento pero incansable ir y venir de las caravanas de camellos mantuvo en contacto varios mundos (el chino, el indio, el persa, el mediterráneo) separados por barreras naturales y culturales a primera vista infranqueables. El relevo lo tomarían las rutas marítimas, primero de chinos y musulmanes, luego de los europeos desde la llegada de Vasco da Gama a la India. Los viajes de Marco Polo, conocido también como El libro de

las Maravillas o El Libro del Millón. El cuarto libro trata de las guerras que mantuvieron poco antes entre sí los mongoles, y describe también algunas regiones bastante más al norte, como Rusia. El libro alcanzó un éxito nada frecuente en la época anterior a la invención de la imprenta. Se tradujo a varias lenguas europeas ya en vida de su autor, pero los manuscritos originales se han perdido. Puede decirse sin duda, que es un documento importante, cuya lectura nos introduce de facto a la mentalidad predominante en el occidente cristiano medieval. El libro está más allá de la simple anécdota, una multiplicidad de significados lo rodea. En principio el libro es una especie de estudio de mercado, en donde se nos señalan distancias, precauciones, consejos sobre productos y mercaderías, así como las previsiones que el comerciante debe tomar antes de adentrarse en determinada ciudad. Como toda exploración es imperfecta, antes bien es una guía rudimentaria para aquellos aventureros que decidieran establecer algún tipo de intercambio con el oriente.

las Maravillas o El Libro del Millón . El cuarto libro trata de las guerras que

Michel Mollat en este sentido dice: “(…) el libro de Marco Polo ha sido comparado con todos esos manuales de mercaderes que, en el curso del siglo XIV, puso en gran boga la Practica della mercatura, de Pegoloti. De hecho, más de la mitad de la Descripción du monde [como le llama Mollat] indica las distancias entre las ciudades en jornadas y en millas, proporciona consejos prácticos para el viaje, enumera los objetos del comercio, anota los pesos y medidas, las formas de pago, en metálico y en papel moneda”. Cabe aquí recordar a dos precursores del viajero que realizaron su viaje hacia oriente con una misión análoga. Por un lado tenemos al discípulo de San Francisco de Asís, Jean de Plancarpín (o Giovani di Pian Carpino), que recibió del Papa Inocencio IV la orden de ir hacia los dominios tártaros con el objeto de “examinarlos con todo cuidado”. Así como ordena a otro fraile alcanzar al gran

kan, sucesor de Gengis Kan, en su residencia ambulante, dondequiera que se encuentre, para entregarle los mensajes del Papa y del rey de Francia. Plancarpín partirá de Kiev en el invierno de 1246. El padre y el tío de Marco Polo (Nicolo y Mafeo) salen de Venecia hacia Constantinopla en el año de 1260, y de hecho su viaje se cruza con el del segundo religioso en cierto momento, aunque no existen datos sobre si éstos se llegaron a encontrar. Los hermanos Polo asumen una misión similar, aunque en sentido inverso, a la de los monjes en su segundo viaje, en el que los acompañará el joven Marco. Durante el viaje obtienen la encomienda por parte del Gran Khan, de contactar al señor de los tártaros con el Papa, señor de la cristiandad con miras a establecer una posible alianza en contra del área musulmana. Tiene en definitiva aires de cruzada. Y es aquí en donde Marco Polo asumirá un papel fundamental, ya que al ganarse la confianza del emperador mongol. Y al ser nombrado embajador por éste, no dejará escapar oportunidad para señalar las convergencias entre ambas civilizaciones.

Gengis Kan (1162 – 1227) fue un aristócrata mongol que unificó a las tribus nómadas de esta etnia del norte de Asia, fundando el primer Imperio mongol, el imperio contiguo más extenso de la Historia. Bajo su liderazgo como Gran Kan, los mongoles comenzaron una oleada de conquistas que extendió su dominio a un vasto territorio, desde Europa Oriental hasta el océano Pacífico, y desde Siberia hasta Mesopotamia, la India e Indochina. En la primera fase de esta expansión, las hordas mongolas conquistaron importantes reinos de Asia, como el Imperio jin del norte de China (1211-1216), el Imperio tanguta, el Kanato de Kara-Kitai y el Imperio corasmio. Su verdadero nombre era Temuyín (o Temüdyin) que significa ‘el mejor acero’. La versión china es T’ie mou jen, que significa, ‘hombre supremo en la tierra‘. Gengis Kan es el nombre que recibió tras ser entronizado como emperador de los mongoles en 1206. En español la grafía tradicional es Gengis Kan, aunque también se encuentra escrito como Gengis Khan, Genghis Khan, Gengis Jan, Cingiz Jan, etc. La transliteración de su nombre mongol al español moderno sería Chenguis Jaan o Yenguis Jaan. En otras lenguas europeas, como el inglés o el francés, la ortografía más habitual es “Genghis Khan“, ya que en estos idiomas no existe el sonido “j” /χ/, y se representa con kh, que tiene valor fonético de /k/ en esas lenguas. El nombre Chinguis procede probablemente de la raíz mongola chin, con el significado de “fuerte, firme, inconmovible“; el término “kan” etimológicamente significa “príncipe” en persa mientras que la palabra Chinguis significa “océano” o “universal“, esto es: Príncipe Universal.

En la época se pensaba que la tierra era una vasta llanura rodeada de agua, por

En la época se pensaba que la tierra era una vasta llanura rodeada de agua, por lo que también se le denomina como “señor de todos los océanos“. En alusión a este título, la ciudad de Pekín fue conocida fuera de China por el nombre de Cambaluc (o Janbalic) en la época de dominio mongol. Gengis Kan nació en un ambiente aristocrático, en una sociedad profundamente feudal. Pertenecía al poderoso clan Borjigin y era hijo de Yesugei y nieto de Qabul, un noble que había hostilizado las fronteras de la China yurchen y recibido de ellos el título de kan. Pudo haber nacido el 16 de abril de 1162.Como descendientes de Qabul Kan, el clan de Temuyín tenía un alto rango, aunque no parece haber ejercido un poder muy amplio, debido a que los mongoles no eran uno de los pueblos más poderosos en la estepa. Sin embargo, la favorable situación de Temuyín y de su clan se vio truncada por la muerte de Yesugei, envenenado por los tártaros, y el consecuente abandono de los clanes que apoyaban a Yesugei, debido a que por aquel entonces el heredero no tendría más de diez años. A partir de este momento la familia de Temuyín se vieron abocados a vivir en la indigencia, alimentándose de la recolección agrícola y de la pesca, agravado esto por la persecución a la que se vieron sometidos por los clanes rivales, especialmente el de los taichi´ut, que aspiraba al posible janato dejado vacante por la muerte de Yesugei. En este período, mediante la participación en razzias y pequeñas incursiones, así como en otras actividades, comenzó a adquirir fidelidades de otros individuos jóvenes, muchas veces en su misma situación, que se unieron a él. Su más fiel compañero, Boghurtschi, cabalgó con él en su juventud ayudándole a arrancar a los bandidos tai-eschutossus ocho caballos, la única fortuna que tenía en ese momento.

Cabe destacar también un personaje de bastante importancia, que fue Jamuga, un joven de sangre noble que realizó juramento de anda o “hermano jurado”, al igual que Boghurtschi, con Temuyín. Parece ser que la posición de Jamuga ayudó en cierta medida a su anda a subir posiciones en la carrera hacia el poder, aunque más tarde, celoso de su amigo de la infancia, se volvió en su contra. Así se comenzó a formar el núcleo de lo que en un futuro sería su guardia imperial. Pero más importante que el apoyo de Yamuja fue el de un antiguo aliado de su padre que había sido anda de éste: Togrhul, kan de los keraitas, que le aceptó como un jefe de segunda fila. Su posición ahora favorable, unida al propio magnetismo personal de Temuyín, le proporcionó la adhesión voluntaria de más hombres a sus filas. En este momento se produce un incidente que va a afianzar aún más el poder de Temuyín: su mujer Borte es raptada por un clan merkita, pero ya entonces Temuyín está en condiciones de pedir apoyo militar y Yamuja se suma con su clan a una ofensiva, tras la cual el clan merkita es derrotado y la posición del futuro Gengis Kan se afianza. Disputas y rivalidades por el poder llevaron a la separación de Yamuja y suanda, de tal forma que el primero intentó retirar el apoyo a Temuyín, pero por motivos de linaje, de carisma personal o de mejor posición, muchos clanes bajo el mando de Yamuja se separaron de él para ponerse voluntariamente bajo el mando de Temuyín.

Cabe destacar también un personaje de bastante importancia, que fue Jamuga, un joven de sangre noble

Al final del siglo XII los yurchen, en China, promovieron una campaña contra los tártaros, a quienes habían utilizado anteriormente para eliminar a Qabul Kan, y que ahora se habían vuelto demasiado fuertes, empezando a resultar una amenaza. Para ello propusieron a los claneskeraitas, bajo el mando de Togril, luchar contra sus vecinos por el oeste mientras los propiosyurchen atacarían por el sur. Al lado de su aliado lucharían Temuyín y sus hombres. Cuando la campaña terminó, los tártaros habían dejado de ser un pueblo independiente y habían sido sometidos al poder de ambos clanes. Los chinos otorgaron títulos a sus aliados, pero en estos se reflejaba una subordinación de Temuyín a Togril, que recibió el título de Wang (rey). Después de esta importante victoria ambos aliados siguieron sometiendo a

una serie de tribus vecinas y ampliando aún más su poder. Y Yamuja, viendo semejante ascensión, reunió una coalición de todas las tribus descontentas o resentidas con Temuyín y su aliado. El Wang-Heang Togril, quizás también asustado por el creciente aumento de poder de Temuyín, ahora su anda, o debido a su avanzada edad, comenzó a desarrollar una actitud reacia a colaborar, hasta que acabó significando la ruptura. Concretamente, el desencadenante fue la negativa del Togril a dar a su hija en matrimonio a Jochi, hijo mayor de Temuyín. Esto provocó la ruptura y el preludio para la guerra entre ambas facciones. El Wang-Kan se alió con Yamuja y le puso al frente de su ejército. Cuando se produjo el enfrentamiento, las divisiones internas entre la facción de Yamuja y Togril les llevaron a la derrota, así como el abandono de muchos clanes que luchaban a su lado para adherirse voluntariamente a la causa de Temuyín, bajo la que veían mejores posibilidades de futuro.

Se produjo de esta manera la caída de los keraitas y el final de su existencia como clan independiente. Ahora el poder que más directamente competía con el futuro kan eran losnaimanos, bajo cuya protección se habían refugiado Yamuja y sus seguidores. Los naimanos no tardaron en ser derrotados y sometidos, aunque bastantes sectores lo hicieron de nuevo de forma voluntaria. Según la Historia secreta de los mongoles, poco después dos generales de Yamuja lo entregaron a Gengis Kan, pero éste considero que como habían traicionado a su anterior líder, nada impedía que lo hicieran con él y los mando ejecutar. Gengis le ofreció a Yamuja el perdón por ser su hermano de sangre, pero éste le contesto que como había un solo sol en el cielo solo podía haber un Señor de la Tierra y le pidió que le diera una muerte noble, sin sangre. Gengis Kan cumplió el último deseo de su hermano de sangre e hizo que le rompieran la columna vertebral. Los restos del clan merkita, que habían sido aliados de losnaimanos fueron derrotados por Subotai, miembro de la guardia personal de Temuyin y personaje que llegaría a ser el más brillante comandante al servicio del Kan. En el año 1206 se celebra una juriltai, a las orillas del río Onon, que tradicionalmente se señala como el punto decisivo en la vida política de Temuyín. En este momento toma el título de khaqan y el nombre de Gengis Kan. Gengis significa “océano”, con lo que quería significar una soberanía tan amplia como el mar que circundaba la tierra, algo así como kan universal. También es en este momento cuando todas las tribus que formaban parte de la confederación pasan a denominarse mongoles y es bastante posible que la Yassa se promulgase en esta juriltai.

Por lo anterior el libro de Marco Polo no puede dejar de verse como la crónica

Por lo anterior el libro de Marco Polo no puede dejar de verse como la crónica de un diplomático, es decir, como una descripción de las singularidades de los múltiples territorios y pueblos, bajo dominio mongol. Marco Polo, según su compañero de celda y redactor del libro —maese Rustichello de Pisa—, se ganó el agrado del Gran Khan, gracias a sus habilidades narrativas, que desarrolló mientras estuvo como funcionario al servicio de la corte. Había Marco oído que cuando el Gran Khan enviaba embajadores por las diversas partes del mundo, y éstos no sabían, a su vuelta, hablarle más que de la misión que para cumplir la cual habían sido designados, él los trataba de necios e ignorantes. Le agradaba más que le hablasen de las costumbres y particularidades de las cortes extranjeras que de lo referente al pretexto que escogía para enseñarles. Y Marco Polo lo hizo con tal sagacidad y soltura que el Gran Khan quedó maravillado. Podemos imaginar, tal y como lo hizo Italo Calvino en su libro Las ciudades invisibles, la estrecha relación que sostienen el soberano conquistador y su embajador, quien con “maestría y soltura” entretenía a un emperador que se mostraba incapaz de conocer por sí mismo la inmensidad de sus dominios. Podemos suponer, de igual manera, que con esa misma maestría y soltura, le fue transmitida en un segundo momento al compañero de celda de Marco Polo, Rustichello, la crónica de viajes y leyendas vistas y oídas por el veneciano. Así, es también, en tanto que narración de “particularidades y costumbres”, una especie de reportaje de carácter etnográfico en el que se observan claramente los prejuicios y la mentalidad del occidente medieval, siendo a la luz de los conceptos cristianos y grecolatinos, que se someten y explican mundos distintos y distantes. Es una mirada desde la perspectiva del occidente cristiano medieval, hacia aquellos que “por ignorancia“, como es el caso de los “pueblos salvajes“, así como del

mismo Gran Khan, o la “perversidad” de los musulmanes, que estaban a su parecer, situados en un más allá, en un afuera.

Con todo, Marco Polo está lejos de ser un dogmático, lo que podemos corroborar leyendo su comparación entre “Sergamoni Bochán” (Buda) con Jesucristo, así como el elogio que hace de los abramayanes hindús, debido a su vida saludable y de abstinencia, lo que a su parecer les acercaba a la santidad. Dichas posturas vistas desde una posición cristiana ortodoxa, podrían haber sido consideradas como una herejía. Marco Polo salió de Venecia a los quince años, mantuvo relaciones durante veinte con los diversos mundos de “idólatras”, lo que lo predispuso a escudriñar de vez en vez las similitudes que estos mundos tenían con su herencia cristiano-medieval. En tanto que narración de lo maravilloso, el libro de Marco Polo es un espacio en donde y desde donde se observan la vida y costumbres de seres que no están sometidos a los rigores de una ética cristiana. Es un espacio aparte, en el que el pecado, frecuentemente el de la lujuria, no es considerado como tal. Es como una proyección de los temores, pero también de los deseos, de ciertas libertades negadas al occidente cristiano-medieval, antes que una descripción de los rasgos principales de las distintas culturas de oriente. Asimismo, es una descripción de algunos “oasis cristianos”, en medio de un espacio hostil, lleno de sarracenos. Basta ver algunos milagros que se relatan en él, como el de los cristianos que con sus oraciones mueven una montaña ante los ojos estupefactos del Califa de Bagdad para salvarse de la muerte, así como la referencia continua al reino cristiano del Preste Juan, acosado siempre por infieles.

La leyenda de Preste Juan y su reino capturó la imaginación de Occidente desde el siglo

La leyenda de Preste Juan y su reino capturó la imaginación de Occidente desde el siglo XII hasta el XVII. Durante ese tiempo los europeos lo buscaron con gran ahínco y dedicación en los confines de Asia, India y más tarde, Etiopía. Se dice que era un reino perdido, de devotos cristianos, que había quedado aislado del resto de la cristiandad y rodeado de paganos y sarracenos. Era un reino lleno de maravillas y riquezas, casi un paraíso en la Tierra, dirigido por un hombre sabio, presbítero y rey a la vez, descendiente de uno de los Reyes Magos. La leyenda de Preste Juan aparece a principios del siglo XII. Es en fin, un anecdotario de magias, hechizos, encantamientos y sortilegios, que lindan con lo diabólico, y que vendrían a ser algo así como la contraparte a los milagros realizados ante los mencionados “oasis cristianos”, con ayuda del demonio y por tanto asociados a lo idolátrico, perverso y cruel. Así se tiene que lo maravilloso, de origen precristiano, puede verse como una forma de resistencia cultural a la ideología oficial del cristianismo. Lo milagroso, como una “normalización” de lo sobrenatural, puesto que se realiza mediante la intervención divina que banaliza la maravilla. Y lo mágico, como lo que se debe excluir y

combatir, ya que está profundamente ligado a lo demoniaco, lo tenebroso, y peligroso. Todo esto moviéndose en el libro, no con fronteras rígidas, sino como fenómenos mentales que se entrecruzan y mantienen lazos muy permeables entre sí. En la época de Marco Polo, el comercio en Europa seguía un sistema triangular, en el que los productos de lujo procedentes de Oriente (seda, especias) ocupaban un importante lugar.

Éstos, en la conocida como Ruta de la Seda, atravesaban Asia Central y las tierras controladas por los sarracenos, siendo comprados por comerciantes italianos (venecianos, genoveses, pisanos,…), que obtenían grandes beneficios al revenderlos luego por Europa. Es por ello por lo que Venecia y otros puertos italianos ganaron en importancia y comenzaron una política comercial agresiva para explotar estas rutas comerciales. Durante la Baja Edad Media, laRepública de Venecia comenzó a convertirse en una potencia mediterránea. Al control del interior y de la costa de Dalmacia, se unió una extensa actividad mercantil con Oriente, que le llevó a establecer consulados y colonias de comerciantes por todo el Mediterráneo Oriental. Apoyó a los cruzados como manera de contrarrestar al Islam y mantuvo un largo conflicto con Génova por el predominio comercial. Durante la Cuarta Cruzada, por sugerencia veneciana, los cruzados saquearon Constantinopla, decapitando el Imperio bizantino y conquistando numerosos territorios. Aunque el subsiguiente Imperio Latino fue pronto reconquistado por los griegos, Venecia siguió controlando varias islas y ciudades, y siendo una de las principales potencias mercantiles.

combatir, ya que está profundamente ligado a lo demoniaco, lo tenebroso, y peligroso. Todo esto moviéndose

El Imperio Mongol fue instituido por Genghis Khan en 1206. Éste, tras largas luchas internas, unificó a las diversas tribus mongolas bajo su mando, involucrándolas en una

expansión que les llevaría a conquistar China, Asia Central, Rusia y llegar hasta Irak, Siria y Anatolia. A su muerte le sucedió su hijo Ogodei, quien continuó con esta expansión y consolidó la jerarquía del Gran Khan sobre los diversos reinos mongoles. En tiempos de Marco Polo este Gran Khan era Kublai Khan. El mundo conocido por los europeos no iba mucho más allá del actual Oriente Medio. Las pocas noticias que se tenían de lo que estaba más allá eran generalmente confusas y muy mitificadas. Es de destacar la leyenda del Preste Juan, un mítico rey cristiano que se suponía existía rodeado de infieles en Asia Central. Los intercambios comerciales se encontraban casi siempre mediatizados por persas y árabes. La expansión del imperio mongol les llevó a las mismas puertas de Europa tras atravesar las estepas rusas y amenazar Polonia, aunque pronto se retiraron. Más al sur, sin embargo, los mongoles saquearon Bagdad (Iraq) y sometieron a reinos musulmanes que se habían enfrentado en las cruzadas con los cristianos. Es así como se despierta el interés por los mongoles en Europa. A la curiosidad por esos bárbaros, tenidos hasta entonces como seres casi mitológicos, se le suma en lo político la posibilidad de obtener un aliado contra el enemigo islámico, una forma más ventajosa de negociar con Oriente en lo económico, y un deseo evangelizador, dada la gran tolerancia religiosa de los mongoles. Antes de Marco Polo, varios misioneros, como Giovanni da Pian del Carpine, viajaron como embajadores a Oriente, aunque sin conseguir resultados concretos. Se hace referencia a los contactos entre romanos y el Imperio Chino, pero éste también estableció contacto con los romanos con anterioridad a la Ruta de la Seda.

Uno de los primeros contactos que tuvo China con Roma fue cuando el emperador Ban Chao hizo una campaña contra los nómadas de Asia Central y envió a uno de sus colaboradores, Ga Yin, que viajó hacia occidente visitando los establecimientos comerciales romanos de la costa oriental del Mar Negro. Por tanto, el contacto entre Roma y China era recíproco, pese a que Roma tenía más información sobre China gracias a la multitud de viajes que se habían hecho hacia aquella zona. Cronistas posteriores a Marco Polo rastrearon sus orígenes hasta la “isla de Curzola” en el Mar Adriático, actualmente Curzola, en Croacia, donde incluso se sigue conservando una vieja casa en la que se dice que nació. Sin embargo, la historiografía moderna tiene serias dudas de este origen, pues el apellido Polo, de origen veneciano, aparece mencionado varias veces en ciudades del norte de Italia. No obstante, hay quienes afirman que su verdadero nombre y apellido eran Marc Pol, apellido que, efectivamente, tuvo su primera aparición en Dalmacia. Esta última afirmación es dada en base a los registros aparecidos en el anuario veneciano Chronicon Iustiniani (1358). El escudo familiar de los Pol contiene tres pájaros de agua, aves que recibían el nombre de “pol” en Dalmacia del Sur, mientras que en Venecia se les llamaban

pola“, palabra de la cual se cree se derivaron los apellidos “Polo” y “Pollo” en Italia. En la familia Polo hubo otros exploradores además de Marco. Su padre Nicolás (o Niccolò en veneciano) y su tío Mateo (o Maffeo, también en veneciano) eran prósperos mercaderes dedicados al comercio con Oriente. Ambos partieron hacia Asia en 1255 y alcanzaron China en 1266, llegando a Khanbaliq o Cambaluc (actual Pekín). Volvieron de China como enviados del Kublai Khan con una carta para el Papa en la que pedía que enviase a gente ilustrada que enseñase en su imperio, para informar a los mongoles sobre su forma de vida.

“ pola “, palabra de la cual se cree se derivaron los apellidos “ Polo ”

Mateo y Nicolás Polo partieron en un segundo viaje, con la respuesta del Papa a Kublai Khan, en 1271. Esta vez Nicolás se llevó a su hijo Marco, quien pronto se ganó el favor de Kublai Khan, haciéndole su consejero. Poco después Marco pasó a ser emisario del Khan, quien le daría diversos destinos a lo largo de los años. En sus diecisiete años de servicio al Khan, Marco Polo llegó a conocer las vastas regiones de China y los numerosos logros de la civilización china, muchos de los cuales eran más avanzados que los contemporáneos europeos. Cuando una embajada del rey de Persia le solicita a Kublai Khan una princesa para el rey, los Polo la acompañan, decidiendo regresar a Venecia. A su regreso de China en 1295, escoltando a una princesa china llamada Kokacín, la familia de Marco Polo se estableció en Venecia donde se convirtió en una sensación y atrajo a multitud de oyentes, que a duras penas creían sus historias sobre la lejana China. Su impaciente carácter llevó a Marco Polo a tomar parte en la batalla naval de Curzola (Kórchula) entre Génova y Venecia en 1298. Fue capturado y pasó los pocos meses de su encierro dictando un detallado relato de sus viajes por las entonces desconocidas regiones del Lejano Oriente. Su libro, Il Milione (‘El Millón’, conocido en castellano como Los viajes de Marco Polo o Libro de las Maravillas) fue escrito en provenzal y traducido pronto a muchas lenguas europeas. El original se ha perdido y se conservan varias versiones, con frecuencia contradictorias, de las traducciones. El libro se convirtió de inmediato en un éxito. En su lecho de muerte, su

familia pidió a Marco que confesase que había mentido en sus historias. Marco se negó, insistiendo: «¡Sólo he contado la mitad de lo que vi!». Mientras la mayoría de los historiadores creen que Marco Polo efectivamente llegó a China, recientemente algunos han propuesto que no llegó tan lejos, y que simplemente contó la información que oía de otros.

Estos escépticos señalan que, entre otras omisiones, su relato falla al no mencionar la escritura china, los palillos, el té, el vendado de pies ni la Gran Muralla. Pero Marco Polo sólo estuvo en la región norte de China, concretamente en el Palacio del Gran Khan. Durante la dinastía Ming, desde 1368 hasta 1644, fue cuando más se amplió la muralla. Es decir, que en la época del viaje de Marco Polo no estaba la edificación defensiva construida en su totalidad, lo cual explica la ausencia de menciones a ésta. El té entra en contacto con los europeos por primera vez en la India, cuando los portugueses llegan a ella en 1497, ya que en la India el uso del té estaba muy extendido. Es fácil deducir que antes no tuvo importancia en las mesas europeas. Más todavía, debe tenerse presente que las descripciones de Marco Polo se centran en miembros de la élite gobernante mongola, la cual no consumía masivamente el té a diferencia de sus súbditos chinos. Por el contrario, Marco Polo sí hace alusión a las bebidas preparadas a base de leche que son típicamente mongolas. Similar es la cuestión respecto a la práctica de los pies vendados de las niñas, costumbre de la aristocracia china pero no mongola. Se debe advertir, además, que las niñas sujetas a esta práctica permanecían recluidas en sus casas y no a la vista de los extranjeros. No reviste mucha trascendencia que no mencione la escritura china, pues ya muchos europeos la conocían debido a que en ese tiempo ya llegaban viajeros chinos a Europa. No obstante, los archivos chinos de la época no le mencionan, a pesar de que él afirmaba haber servido como emisario especial del Kublai Khan, lo que resulta insólito dado el celo con el que se llevaban los archivos en China en aquel tiempo. Pero otros estudios concluyen que Marco Polo sí es mencionado en archivos chinos con el nombre de “Po-Lo“.

Por otra parte, Marco describe otros aspectos de la vida en el Lejano Oriente con mucho

Por otra parte, Marco describe otros aspectos de la vida en el Lejano Oriente con mucho detalle: el papel moneda, el Gran Canal, la estructura del ejército mongol, los tigres y el sistema postal imperial. También se refiere a Japón por su nombre chino, Zipang o Cipango. Se considera normalmente ésta como la primera mención del Japón en la literatura occidental. También se cree que Marco Polo describió un puente donde sucedió el incidente del Puente Marco Polo, una batalla que marcó el comienzo de la invasión japonesa del norte de China en los años previos a la Segunda Guerra Mundial. Aunque los Polo no fueron en forma alguna los primeros europeos en llegar a China por tierra, gracias al libro de Marco su viaje fue el primero en conocerse ampliamente y el mejor documentado hasta entonces. La leyenda cuenta que Marco Polo introdujo en Italia algunos productos de China, entre ellos los helados, la piñata y la pasta, especialmente los espaguetis. Sin embargo, esta leyenda está muy cuestionada. Por ejemplo, hay pruebas de que la pasta era conocida en Grecia e Italia desde la antigüedad. En la España árabe hay referencias escritas acerca de los fideos, llamados entonces aletría, desde el siglo XII. El libro escrito por Marco Polo, a pesar de que muchas de sus aseveraciones, en su época, se pusieron en duda, inspiró a muchos viajeros y exploradores. El mismo Cristóbal Colón tenía una copia en su viaje de 1492.

Era muy común el uso de animales en la Ruta, especialmente el camello y el elefante. Los antiguos del desierto del Sahara ya habían importado animales domesticados de Asia entre el 7500 a. C. y el 4000 a. C. Objetos datados del V milenio a. C., encontrados en la época badariense del Egipto prédinástico, indican relaciones con lugares distantes, como Siria. Desde el comienzo del IV milenio a. C., los antiguos egipcios de Maadi importan cerámica y maderas para la construcción de Canaán. El comercio de lapislázuli proviene de una única fuente conocida en el mundo antiguo, Badahšan, localizada en el noroeste de Afganistán,

localidad distante de las grandes culturas, como la Mesopotámica y Egipcia. A partir del III milenio a. C., el comercio de lapislázuli se extendió hasta Harappa y Mohenjo-daro, ambos en el Valle del Indo. La denominación Ruta de la Seda fue adoptada, a mediados del siglo XIX, por el geólogo austriaco barón Ferdinand von Richthofen. El chino Zhang Qian puede considerarse como el primer viajero de la Ruta, cuando le enviaron en misión diplomática a las regiones occidentales durante la dinastía Han (206 a.C.-220). La Ruta de la Seda fue durante siglos el principal medio de difusión de información, ya que servía como canal no solamente para las mercancías sino también para la transmisión del conocimiento y de las ideas entre el este y el oeste. La Ruta de la Seda empezó a servir en el siglo II a.C. para propósitos militares y políticos, más que para el comercio. Con objeto de buscar aliados contra las repetidas invasiones de los Xiongnu, un funcionario de la corte llamado Zhang Qian fue enviado por el emperador Han Wudi a las regiones occidentales de China.

localidad distante de las grandes culturas, como la Mesopotámica y Egipcia. A partir del III milenio

Sin embargo en el camino Zhang fue capturado por los Xiongnu y retenido durante diez años. Fugado de la prisión de los Xiongnu, Zhang Qian continuó su viaje al Asia Central. Pero en aquella época, los gobernantes locales estaban satisfechos con su estado y rechazaron aliarse con el imperio Han. Aunque la misión fracasó en su propósito original, la información que Zhang Qian proporcionó a China sobre Asia Central, sirvió para fomentar el comercio entre ambas regiones. La seda, apreciada por persas y romanos, inaugura el comercio a lo largo de la Ruta. Sin embargo en las primeras épocas, la seda no era la principal mercancía de la ruta. La dinastía Han sacó muy poco provecho de ella hasta que los romanos se convirtieron casi en fanáticos de la seda, lo que se tradujo en grandes beneficios. Tanto la apreciaban los romanos que incluso la intercambiaban por su peso en oro. Durante la dinastía Tang, la seda acaparaba el treinta por ciento del comercio en la

Ruta. A pesar de la prosperidad que mantenía -o quizá debido a ello- el comercio en la Ruta de la Seda siempre fue muy sensible a los avatares políticos. Un estado estable podría asegurar un comercio tranquilo en la Ruta, mientras que los conflictos lo perjudicaban. Cuando Zhang Qian abrió ese camino, la dinastía de Han y el imperio parto en Persia acababan de alcanzar sus respectivas edades de oro, lo que proporcionó ayudas financieras y el tranquilo desarrollo de esta ruta.

La caída de la dinastía Han, al inicio del siglo III, hizo declinar el comercio en la Ruta. Sin embargo, la subida de la dinastía Tang en el siglo VII lo restableció y a mediados del siglo VIII, la Ruta alcanzó su máximo esplendor. Su prosperidad se debe a muchas razones. Tomando ejemplo del pasado, la dinastía Tang cuidó especialmente la estabilidad interna y el desarrollo económico. Realizó una política favorable al estímulo del comercio entre el este y el oeste, lo que condujo a la ampliación del mercado y al rápido desarrollo del comercio en la Ruta. Al mismo tiempo, con la expansión de varias religiones en esta parte del mundo, numerosos misioneros alcanzaron el este a través de la Ruta. Con la Ruta de la Seda actuando como lo que hoy llamaríamos autopista de la información, el intercambio de ideas alcanzó una mayor intensidad que nunca. Y consecuentemente, la dinastía Tang proporcionó el mayor período de prosperidad a la Ruta de la Seda. La caída de los Tang, al inicio del siglo X, fue un duro golpe para el comercio en la Ruta, que declinó de forma imparable hasta en el siglo XIII, cuando las conquistas de los mongoles condujeron a una época de frecuentes y extensos contactos entre el este y el oeste. Este contacto creciente creó demanda para las mercancías asiáticas en Europa, una demanda que a su vez provocó la búsqueda de una ruta alternativa hacia Asia por mar. El establecimiento de una ruta por mar de Europa a Asia a finales del siglo XV fue el golpe mortal para el comercio por la Ruta terrestre. Con menor coste y peligro, muchas mercancías y materiales que la Ruta de la Seda no podría transportar fueron llevados por la ruta del mar. Por otra parte, para entonces los persas habían dominado el arte de la sericultura y la importación de seda del este se redujo. La otrora próspera Ruta de la Seda estaba en su definitivo declive. Las bulliciosas calles, las ricas ciudades y las sólidas fortalezas quedaron sumergidas en el desierto inacabable, y hoy, solo podemos rememorar aquella espléndida historia en sus innumerables ruinas y tesoros enterrados.

El descubrimiento del navío chino Nanhai I prueba la existencia de una Ruta marina de la

El descubrimiento del navío chino Nanhai I prueba la existencia de una Ruta marina de la seda que se habría originado 200 años antes que la ruta terrestre. Más que un itinerario único, laRuta de la Seda es una amplísima red de caminos extendidos por Asia y nacidos a partir de antiguas vías comerciales. Fue en 1877 cuando el geógrafo alemán Ferdinand von Richthofen la bautizó con su evocador nombre. Lo hizo concretamente en el primer tomo de su libro China y en una conferencia titulada Las rutas de la Seda de Asia central. De este modo, von Richthofen acuñaba un término que iba a inspirar la fantasía de sus congéneres y que fue traducido a numerosos idiomas. Incluso los chinos lo adoptaron. Desde entonces, esta ruta de muchas ramificaciones ha estado rodeada de increíbles historias de aventuras; de maravillas y tesoros, como seda, jade, pieles, alfombras, alfarería, cornamentas de ciervos, caballos y piedras preciosas. Y lo que no hay que olvidar que la Ruta de la Seda también fue una importante vía de propagación de las grandes religiones. En el 327 a.C., durante su campaña militar hacia la frontera oriental del mundo habitado, Alejandro Magno cruza el río Indo. Ha conquistado Persia, Sogdia (actual Uzbekistán) y Bactria (norte de Afganistán). Un motín de sus tropas le obliga a regresar, pero la cultura griega ha dejado ya huellas imborrables en Oriente. En el 139 a.C., el emisario chino Zhang Qian parte hacia

el oeste en busca de aliados contra los Xiongnu. Una y otra vez, los jinetes de este poderoso pueblo estepario penetran en China desde el norte y el oeste y sólo pueden ser aplacados con generosos regalos: seda, joyas y princesas núbiles. La Gran Muralla, comenzada bajo el primer emperador (221 y 210 a.C.), no consigue contenerlos. El emisario Zhang Qian no logra cumplir su misión, pero ofrece al emperador valiosos datos sobre regiones occidentales muy poco conocidas hasta entonces. Los chinos deciden enviar allí nuevos exploradores para entablar contactos comerciales.

Alrededor del año del nacimiento de Cristo, grandes cantidades de seda china son exportadas hacia el oeste asiático. De ahí que Zhang Qian sea considerado por los chinos como el “padre de la ruta de la Seda”. Siglo I después de Cristo. “La seda sólo sirve para que nuestras mujeres muestren en público lo mismo que enseñan a los adúlteros en la alcoba”. El pensador cordobés Séneca expresa así su indignación ante un nuevo tejido que pueblos lejanos están introduciendo en Roma a cambio de enormes sumas de dinero. Se sabe poco de su origen. No es transportada por una sola caravana, sino que pasa de unas manos a otras, como en una carrera de relevos. Con cada intermediario sube el precio y aumenta el número de monstruos que acechan en la ruta. Crecen las leyendas sobre cómo salió el tejido de su región de origen. Dicen que una princesa china sacó gusanos de seda fuera del país bajo su alto peinado. Desde la Temprana Edad Media, la seda también se elabora en el oeste de Asia. El 629 d.C., el monje chino Xuanzang emprende la ruta de la Seda hacia India, donde quiere estudiar las escrituras sagradas del budismo. Su camino sigue, en sentido contrario, la vía por la que esta fe se propagó a partir del siglo I. Cuando vuelve a Dunhuang después de 16 años de estudios en India, lleva en su equipaje más de 600 manuscritos. Parte de tan valiosa carga la regala a una biblioteca en las Cuevas de los Mil Budas, conjunto de 492 grutas cerca de la mencionada ciudad china, antes de volver a casa. Como otros oasis en la Ruta de la Seda, Dunhuang experimenta un auge cultural. Aquí se encuentran budistas, maniqueos, zoroastrianos, cristianos y judíos, y pronto llegan mercaderes musulmanes. Mahoma ha fundado en el siglo VII una nueva religión en la lejana Medina. Ejércitos árabes toman Bujara y Samarcanda, y en el 751 d.C. vencen a los chinos en el río Talas, actual Kazajastán. Otros pueblos de Asia central adoptan la nueva religión, dando la espalda a la “idolatría” budista.

En 1275, Marco Polo afirma haber llegado a la corte del monarca mongol Kublai Kan. Desde

En 1275, Marco Polo afirma haber llegado a la corte del monarca mongol Kublai Kan. Desde Asia Central, los mongoles han conquistado amplios territorios creando el reino más vasto de la historia. Kublai, nieto de Gengis Kan, ha sometido el sur de China y ha trasladado su residencia a Janbaliq (Beijing). Bajo su gobierno, el Imperio empieza a desmoronarse. Pero esto no perjudica la estabilidad que ha llegado a Asia con la Pax Mongolica: las caravanas avanzan por la Ruta de la Seda con gran rapidez y seguridad. Una densa red de albergues abastece a los viajeros con provisiones y caballos, como relata Marco Polo, que viajó por el Imperio en calidad de emisario especial del Gran Kan. Cuando vuelve a casa por vía marítima 17 años después, cae prisionero durante una batalla. En la cárcel narra su viaje a un preso. En su Descripción del mundo, bastantes detalles parecen basarse en rumores, ser fruto de exageraciones o adornos añadidos por los traductores. No obstante, o quizá precisamente por ello, los relatos de Marco Polo se convierten en uno de los libros más leídos del Medievo. Alrededor de 1370. El caudillo Tamerlán entra en Samarcanda y la elige como ciudad principal de su sultanato. Timur el Cojo, como los persas lo apodan debido a una minusvalía, se considera el heredero islámico de Gengis Kan. Feroz guerrero, conquista casi todo el mundo musulmán. Sus jinetes saquean, torturan y apilan las calaveras en pirámides. A los artistas, Tamerlán les perdona la vida. Los lleva a Samarcanda para que conviertan la villa en una de las ciudades más esplendorosas de Asia. Su imperio, sin

embargo, se desmorona igual de rápido que lo conquistó. A bordo de decenas de juncos, el almirante chino Zheng He navega por las costas de India y la península Arábiga hasta África. Las expediciones imperiales hacen que florezca el comercio marítimo chino: un golpe duro para laRuta de la Seda. Ya desde la caída de los mongoles en China, en 1367, el tráfico de largo recorrido se ha ido trasladando a la ruta de la Seda por mar. La creciente inseguridad en los caminos de caravanas, y quizá también la propagación de la peste, amilanan a muchos mercaderes. En 1498, el portugués Vasco da Gama da la puntilla a la Ruta de la Seda al descubrir la vía marítima entre Europa e India.

A 12 de marzo de 1907, después de una arriesgada travesía por el desierto de Takla Makan, el arqueólogo Marc Aurel Stein llega a Dunhuang. A comienzos del siglo XX, diversos exploradores viajan por la región, entre ellos espías de Rusia y Gran Bretaña, las dos potencias coloniales que luchan por el predominio de Asia central en lo que llaman el Gran Juego. Aurel Stein, nacido en Hungría, va a la caza de tesoros artísticos budistas. Sus fabulosos hallazgos son recompensados en Inglaterra, donde le conceden incluso un título nobiliario. Para los chinos, sin embargo, Stein y otros exploradores como él, que llegan a arrancar paredes enteras de los templos para llevarse las pinturas, son sencillamente ladrones. En octubre de 1924, los rusos trazan unas fronteras arbitrarias por las regiones orientales del mar Caspio, creando las nuevas repúblicas soviéticas de Kirguizistán, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán. La agricultura es nacionalizada, en las escuelas y la administración se impone la lengua rusa y los nómadas han de hacerse sedentarios. Ante el miedo de un movimiento panislámico o el resurgir de viejas etnias, Moscú fomenta nuevas identidades nacionales a lo largo de las fronteras lingüísticas. De hecho, cuando las repúblicas se independizan en 1991, se mantienen las fronteras trazadas por los soviéticos. A 6 de julio de 2006, en las cumbres del Himalaya, entre India y China, se vuelve a abrir al tráfico el paso de Nathu-La, antaño parada de uno de los ramales de la Ruta de la Seda. Durante siglos, los antiguos caminos comerciales han estado cortados, pero desde la caída de la Unión Soviética, muchos se esfuerzan por resucitarlas. También la Unión Europea, que en el marco del proyecto Transport Corridor Europe Caucasus Asia ha invertido desde 1993 más de 150 millones de euros en el saneamiento de carreteras e infraestructuras. El transporte de mercancías por la “nueva ruta de la Seda” promete así ser más rápido que la ruta por mar. La mítica vía parece que experimentará un nuevo auge.

A pesar de que el Barón von Richthofen bautizara, en 1870, a esta red comercial importantísima

A pesar de que el Barón von Richthofen bautizara, en 1870, a esta red comercial importantísima como (en alemán) Seidenstrasse, o Ruta de la Seda, es importante aclarar que la seda no era el único bien que se comerciaba a lo largo y ancho de la misma. China importaba, principalmente, oro, plata, piedras preciosas, marfil, cristal, perfumes, tintes y otros textiles provenientes de Europa y de los reinos por donde transitaba la ruta y de otros aledaños que tenían sus propias rutas comerciales que engarzaban, en algún punto, con la misma Ruta de la Seda. El Imperio del Centro (China) exportaba mayormente seda, pieles, cerámica, porcelana, especias, jade, bronce, laca y hierro. No era común que los comerciantes atravesaran la Ruta de la Seda en todo su largo y ancho. Los mercaderes intentaban buscar el mejor precio a través de los mercados de su propio territorio o aventurándose en las fronteras de otros países, donde vendían sus mercancías, y los compradores, a su vez, extendían los bienes por su propio reino, o llevándolos a las fronteras de los más próximos en busca de mejores beneficios. Este canje, obedeciendo a leyes de mercado, hacía llegar las mercancías y bienes desde Chang’an (actual Xi’an) hasta Antioquía, en Siria, y de allí hasta Constantinopla, donde esperaban los navíos venecianos que llevarían esta inmensa cantidad de bienes y riqueza, no sólo proveniente de China, sino también de todos los países asiáticos y medio-orientales. El eje Roma-Chang’an marcaba el principio y el final de una gran cadena de intercambios, cuyos eslabones enlazaban a

territorios que hoy corresponden a Turquía con Siria, a Irak con Persia, al Cáucaso con las fronteras de la India y China; y cuyos centros comerciales, en los que se realizaban las últimas y las primeras transacciones, dependiendo si se avanzaba hacia Changan o hacia el Caspio, eran las ciudades próximas al valle de Fergana (Bukhara, Khiva y Samarkanda) o las situadas en el inhóspito desierto de Takla-Makan, cuyos oasis eran bien conocidos por los conductores de las caravanas; especialmente los de las ciudades de Tashkurgán, Kashgar, Yarkand y Hotan (o Jotán) en las que, por imperativos del clima, estaban obligadas a detenerse durante un período de tiempo siempre incierto hasta alcanzar el límite oeste de la verdadera China de entonces: la Puerta de Loulan.

Kashgar (la actual Kashi), punto de encuentro de las caravanas procedentes de la India, Afganistán, Tayikistán y Kirguisistán, era el otro extremo de la Ruta de la Seda en el territorio chino y, por tanto, el primer encuentro directo para las mercancías, las ideas y las religiones entre China, Occidente y el sur de Asia. La ciudad de Yarkand, visitada por Marco Polo en dos ocasiones (en 1271 y en 1275), sigue siendo uno de los enclaves comerciales más importantes de la región autónoma de Xinjiang y uno de los centros musulmanes de mayor importancia en la República Popular China. Por la Ruta de la Seda no circulaban solamente mercaderes con bienes de todos los reinos, sino también asaltadores, ladrones y pilluelos, por lo que los caminos no eran totalmente seguros. Así, lo peor que les podía pasar, era que por aquellos desfiladeros y glaciares se despeñara un camello, perdieran al animal y a su preciada carga, y además su estiércol, que utilizaban como combustible. Y aún era peor si el camello perdido transportaba comestibles. Casi en el 80 % de la Ruta no hay árboles; sólo hielo, nieve y glaciares. Algunas caravanas no llegaron nunca a su destino. Unas eran asaltadas por bandas feroces de asesinos, que para hacerse con las mercancías no dudaban en matar, y otras veces, morían los caravaneros víctimas de accidentes o enfermedades. En cada localidad que paraban para descansar, debían proveerse de comida para un mes, por lo menos. No es de extrañar, que Plinio el Viejo dijese que la seda china era muy cara (“gastos inmensos”). La Ruta de la Sedatambién fue una vía por la que el Budismo se extendió por toda Asia. Misioneros budistas de la India llevaron las enseñanzas del Buda desde la India a Taxila, de Taxila al Tíbet, del Tibet a Dunhuang, donde penetró en China. Los conocimientos más avanzados de la época, propios de las Universidades Budistas de Nalanda, Vikramasila, Odantapuri, Vilabhi y Ratnagiri, entre otras, circularon asimismo de un país a otro junto con los peregrinos, monjes, maestros y discípulos que viajaban en busca de conocimientos o a llevar sabiduría a los monasterios del Tibet, de Dunghuang o al complejo de monasterios en las Grutas de Mogao, en China. Igualmente, monjes de todos los países iban de peregrinaje a la India en

misiones para encontrar manuscritos y textos budistas originales para traducirlos a las lenguas vernáculas de sus propias regiones y traer conocimientos nuevos en los campos de la filosofía budista, la medicina o la astronomía.

misiones para encontrar manuscritos y textos budistas originales para traducirlos a las lenguas vernáculas de sus

Paralelamente a los monjes budistas, también recorrieron esta ruta hacia el siglo V los monjes y misioneros cristianos nestorianos, quienes fundaron varias misiones en el trayecto, logrando un especial éxito entre los mongoles Khitan, e incluso una misión en la capital occidental de la China, la ya citada Xi’an, y los misioneros maniqueos que convirtieron a los turcos uigures de Turfán. Más tarde, con el apogeo del Islam bajo la Dinastía Omeya (661-750), que quería controlar las más importantes líneas comerciales a China, tomó la mitad occidental de la Ruta de la Seda, y esta se vio interrumpida, ahogando el comercio de otras naciones con precios elevados y altas tasas. Este fue el principio del fin. El aspecto más importante del entramado comercial de esta ruta es el papel de intermediarios que ejercían los comerciantes islámicos. Éstos, conscientes de los beneficios económicos que dejaba este trasiego comercial, no permitieron la entrada de comerciantes europeos o asiáticos en la ruta, convirtiéndose en los elementos que hacían funcionar el sistema. Las caravanas procedentes de Siria y Mesopotamia cruzaban todo el continente asiático para adquirir -a bajo precio- los productos que después venderían -a precios desorbitados- a los comerciantes o intermediarios europeos. Para ello, las caravanas hacían uso de una red de albergues llamados caravansarays para pernoctar, protegerse y proveerse. Para el mundo islámico, la Ruta supuso una excelente fuente de ingresos que se convirtió en la base de su economía. Para Europa, una sangría económica irrenunciable, ya que los productos eran insustituibles. Como respuesta a este hecho, Europa se lanzo a buscar nuevas rutas marítimas, originando la era de los descubrimientos.

Una nueva situación política en China, protagonizada por las dinastías Tang, Song y Yuan desde el siglo VII hasta mediados del siglo XIV, y una nueva realidad económica y cultural en Occidente, hicieron posible el restablecimiento de nuevas relaciones entre los dos mundos gracias a que, junto a las mercancías, empezaron a intercambiarse también las ideas, los conocimientos artísticos, los idiomas y las religiones. Desde entonces, las Rutas de la Sedadejaron de ser caminos exclusivos de los comerciantes y de los militares, y empezaron a ser transitados cada vez con más frecuencia por intelectuales y por monjes de las principales religiones del mundo, que supieron también, como si fueran ávidos comerciantes del espíritu, intercambiarse entre ellos las enseñanzas de Buda, Confucio, Jesucristo y Mahoma. Oriente y Occidente comenzaban así a necesitarse el uno al otro, a pesar de que el enemigo acechaba siempre desde el norte; en esta ocasión, desde Mongolia. Y aunque la intensidad del comercio aumentaba incesantemente desde el siglo VIII, también crecían en igual o mayor proporción los asaltos, los saqueos, las confiscaciones y los asesinatos masivos perpetrados por las hordas nómadas del norte. Tribus que, después de ser unificadas por Genghis Khan a principios del siglo XIII, demostraron que eran invencibles. Hacia el siglo XV, con el auge de la navegación y las nuevas rutas marítimas comerciales, así como el apogeo de los Imperios árabe, Imperio mongol y turco (selyúcidas y otomanos, ambos por igual en períodos distintos de tiempo) fue languideciendo lentamente la importancia de la Ruta de la Seda como principal arteria comercial entre Oriente y Occidente, y algunas de las más florecientes e imponentes ciudades a lo largo de su recorrido fueron perdiendo importancia e influencia y, olvidados por el mundo exterior, se convirtieron en una vaga sombra de lo que fueron.

En esa época se destacan los viajes de los europeos Giovanni da Pian del Carpine y

En esa época se destacan los viajes de los europeos Giovanni da Pian del Carpine y Marco Polo. Marco Polo no fue el primer europeo en recorrer la ruta, pues al menos Mateo Polo y Nicoló Polo (tío y padre de Marco, respectivamente) habían realizado un viaje similar antes de invitar a Marco Polo a tomar parte en la segunda expedición al khanato de China. La celebridad de este viajero no se debe a su novedad, sino a la descripción del viaje y las maravillas narradas en su libro “Il Milione” (El millón), más conocido como Los viajes de Marco Polo o Libro de las maravillas. Varios misioneros viajaron con anterioridad a Marco Polo. En 1245, Giovanni de Pian Carpine, acompañado por Esteban de Bohemia, viajaron hasta el Volga y llegaron a entrevistarse con Genghis Khan. Cuando llegaron a Karakorum presentaron al nuevo Khan la carta que les había dado el Papa para que se convirtieran al cristianismo e hicieran frente común ante el Islam. También, en 1254, Rubruquis, junto con Bartolomé de Cremona, fueron al centro de Asia por orden del rey de Francia, San Luis IX, con la misión de convertir a los mongoles. Llegaron hasta Karakorum en 1254. Durante el Renacimiento, otros europeos viajaron con posterioridad a Marco Polo al Imperio chino, a la corte del Hijo del Cielo. Jorge Pires llegó en 1513 a las islas Lintín y Ferno Pires (mercader) hizo la primera factoría comercial europea en el estuario de Zhujiang. La Compañía de Jesús, en cambio, fue para evangelizar y ganarse el favor del monarca y las clases privilegiadas. El primer enviado fue el célebre Mateo Ricci en 1583. Existen discrepancias entre los historiadores sobre cuál fue realmente el punto de origen de la peste medieval, aunque la mayoría coincide en aceptar que pudo partir de la región de Yunnan, en el sudeste de China, transmitida a través de las caravanas asiáticas que recorrían el Imperio

mongol en parte de la Ruta de la Seda. En 1387, millones de personas estaban muriendo en China, la India y en gran parte de las tierras del Islam.

A Europa llegaban rumores sobre una terrible enfermedad acompañados de descripciones apocalípticas sobre el origen de la epidemia, como lluvias de ranas y serpientes, tormentas con fuertes granizadas y rayos y finalmente un humo hediondo y truenos espantosos. Ese mismo año, el mal debió de entrar en contacto con los europeos en el puerto de Caffa –hoy Teodosia–, entonces colonia de Génova en el Mar Negro, hacia donde acudían las numerosas caravanas. Poco después, la ciudad fue asediada por el khan tártaro Djani Beck, quien se vio obligado a levantar el sitio cuando una misteriosa plaga –la temible peste negra– comenzó a matar sin miramientos a sus tropas. Al general se le ocurrió entonces la brillante y terrible idea de lanzar al interior de la ciudad mediante catapultas los cadáveres pestilentes de centenares de sus soldados, treta mediante la cual pretendía “envenenar a los cristianos” y, como si de una pionera guerra bacteriológica se tratara, logró que la muerte negra penetrara en Caffa. Después, doce galeras ocupadas por genoveses que habían contraído la enfermedad arribaron al puerto de Mesina (Italia) en octubre de 1387 y propagaron la peste de forma increíblemente rápida, mientras otros barcos, también infectados, llegaban desde Oriente a Génova y Venecia. Cuando las autoridades genovesas reaccionaron ya era demasiado tarde. Nada ni nadie podía detener ya a la peste.

Comercio en Asía

Archived Posts from this Category

Dom 16 ene 2011
Dom 16 ene 2011

Posted by banderiasnobiliarias under Comercio con el Nuevo Mundo,Comercio en Asía, Mapas Comentarios desactivados

Ruta que complementa a la Ruta del Triángulo y la Atlántica y une Acapulco (México) con(more…) Dom 16 ene 2011 LA RUTA DE LAS ESPECIAS Posted by banderiasnobiliarias under Comercio en Asía , Comercio en Europa , Mapas Comentarios desactivados Como resultado de las Cruzadas, los europeos desde el siglo XI reclamaban ciertos productos a los que se habían acostumbrado de su contacto con Oriente. Entre ellos, las especias, utilizadas para condimentar los alimentos, también algunas plantas de uso medicinal. (more…) Dom 16 ene 2011 " id="pdf-obj-94-2" src="pdf-obj-94-2.jpg">

Ruta que complementa a la Ruta del Triángulo y la Atlántica y une Acapulco (México) con Manila en las Filipinas. Se intercambiaban metales preciosos de América por especies, porcelana, sedas, y productos de lujo chinos y japoneses.

Dom 16 ene 2011
Dom 16 ene 2011

Posted by banderiasnobiliarias under Comercio en Asía, Comercio en Europa, Mapas Comentarios desactivados

Ruta que complementa a la Ruta del Triángulo y la Atlántica y une Acapulco (México) con(more…) Dom 16 ene 2011 LA RUTA DE LAS ESPECIAS Posted by banderiasnobiliarias under Comercio en Asía , Comercio en Europa , Mapas Comentarios desactivados Como resultado de las Cruzadas, los europeos desde el siglo XI reclamaban ciertos productos a los que se habían acostumbrado de su contacto con Oriente. Entre ellos, las especias, utilizadas para condimentar los alimentos, también algunas plantas de uso medicinal. (more…) Dom 16 ene 2011 " id="pdf-obj-94-20" src="pdf-obj-94-20.jpg">

Como resultado de las Cruzadas, los europeos desde el siglo XI reclamaban ciertos productos a los que se habían acostumbrado de su contacto con Oriente. Entre ellos, las especias, utilizadas para condimentar los alimentos, también algunas plantas de uso medicinal.

Posted by banderiasnobiliarias under Comercio en Asía, Comercio en el Mediterráneo, Comercio en Europa, Mapas Comentarios desactivados

<a href=INTERCAMBIO DE MATERIALES EN EUROPA Posted by banderiasnobiliarias under Comercio en Asía , Comercio en el Mediterráneo , Comercio en Europa , Mapas Comentarios desactivados Vamos a repasar tres rutas comerciales de la Europa de la edad media: La Ruta del Baltico, la ruta norseptentrional y la ruta del mediterráneo. (more…) Mar 11 ene 2011 PORTUGUESES Y ESPAÑOLES A LA CARRERA Posted by banderiasnobiliarias under Comercio con el Nuevo Mundo , Comercio en Asía Comentarios desactivados En el año 1494, el tratado de Tordesillas, mediante el cual el Papa reparte entre portugueses y españoles un Nuevo Mundo apenas descubierto (1492), lanza a los dos reinos a una carrera a escala mundial porque, en 1529, España y Portugal acuerdan una línea de demarcación entre ellos en Lejano Oriente (tratado de Zaragoza). " id="pdf-obj-95-14" src="pdf-obj-95-14.jpg">

Vamos a repasar tres rutas comerciales de la Europa de la edad media: La Ruta del Baltico, la ruta norseptentrional y la ruta del mediterráneo.

Mar 11 ene 2011
Mar 11 ene 2011

Posted by banderiasnobiliarias under Comercio con el Nuevo Mundo,Comercio en Asía Comentarios desactivados

En el año 1494, el tratado de Tordesillas, mediante el cual el Papa reparte entre portugueses y españoles un Nuevo Mundo apenas descubierto (1492), lanza a los dos reinos a una carrera a escala mundial porque, en 1529, España y Portugal acuerdan una línea de demarcación entre ellos en Lejano Oriente (tratado de Zaragoza).

<a href=INTERCAMBIO DE MATERIALES EN EUROPA Posted by banderiasnobiliarias under Comercio en Asía , Comercio en el Mediterráneo , Comercio en Europa , Mapas Comentarios desactivados Vamos a repasar tres rutas comerciales de la Europa de la edad media: La Ruta del Baltico, la ruta norseptentrional y la ruta del mediterráneo. (more…) Mar 11 ene 2011 PORTUGUESES Y ESPAÑOLES A LA CARRERA Posted by banderiasnobiliarias under Comercio con el Nuevo Mundo , Comercio en Asía Comentarios desactivados En el año 1494, el tratado de Tordesillas, mediante el cual el Papa reparte entre portugueses y españoles un Nuevo Mundo apenas descubierto (1492), lanza a los dos reinos a una carrera a escala mundial porque, en 1529, España y Portugal acuerdan una línea de demarcación entre ellos en Lejano Oriente (tratado de Zaragoza). " id="pdf-obj-95-32" src="pdf-obj-95-32.jpg">

Desde mediados del siglo XV a mediados del XVI estos dos reinos son los únicos países cristianos que se hallan presentes en el Atlántico y en los océanos Indico y Pacífico.(more…)

Mar 11 ene 2011
Mar 11 ene 2011

Con una larga tradición en el Mediterráneo, los descubrimientos portugueses en Africa y el aliento de la demanda americana, el tráfico de esclavos vive pujante en la época imperial.

Canarias sería la base principal para un comercio que , además de mano de obra barata, aportaba suculentas ganancias a piratas, aventureros, mercaderes y reinos.

Mi sincero agradecimiento a Amanda y su familia, y a Luis, que con tanto cariño me

Mi sincero agradecimiento a Amanda y su familia, y a Luis, que con tanto cariño me acogieron y me enseñaron la ciudad. Este artículo no habría sido posible sin vosotros.

Cádiz es un ciudad que soñaba con ser isla. Unida a tierra

por

el istmo

que nace

en

San

Fernando y el impresionante puente de Carranza, la luz que desprende es tan limpia que casi

duelen los ojos al llegar la tarde. La “tacita de plata”, apodo tierno donde los haya, sobrevive a

los envites

del Atlántico

que

sopla de levante blindándose

con una dentadura

de

rocas

dislocadas. Vista desde el fuerte de Santa Catalina, es una señorita

azul, de cielo y mar, y

blanca, de paredes encaladas. El viajero, que no es muy dado a visitar la costa, quedó más que

impresionado con las vistas que le regaló la que, dicen, es la urbe más antigua de Europa.

<a href=A yuntamiento de Cádiz El precioso Ayuntamiento nos obligó a realizar el primer alto en el camino. Posteriormente tomamos la calle Pelota y, dejando a un lado el antiquísimo barrio del Popolo, topamos con la plaza de la Catedral. Este edificio, sede episcopal de Cádiz y Ceuta, comenzó siendo construido en estilo barroco y terminó con acento neoclásico; empezó fabricándose en cal y se remató con una cúpula dorada, única en el mundo cristiano por ser característica del musulmán. También las había, dicho sea de paso, en las Repúblicas italianas y en el imperio bizantino. Algunos han querido ver en ello un alarde de las riquezas derivadas del monopolio comercial con Indias que ostentó durante el siglo XVIII en detrimento de Sevilla. En cualquier caso, a nosotros nos recordó la decadente Jerusalem. " id="pdf-obj-98-2" src="pdf-obj-98-2.jpg">

Ayuntamiento de

Cádiz

El precioso Ayuntamiento nos obligó a realizar el primer alto en el camino. Posteriormente tomamos la calle Pelota y, dejando a un lado el antiquísimo barrio del Popolo, topamos con la plaza de la Catedral. Este edificio, sede episcopal de Cádiz y Ceuta, comenzó siendo construido en estilo barroco y terminó con acento neoclásico; empezó fabricándose en cal y se remató con una cúpula dorada, única en el mundo cristiano por ser característica del musulmán. También las había, dicho sea de paso, en las Repúblicas italianas y en el imperio bizantino. Algunos han querido ver en ello un alarde de las riquezas derivadas del monopolio comercial con Indias que ostentó durante el siglo XVIII en detrimento de Sevilla. En cualquier caso, a nosotros nos recordó la decadente Jerusalem.

Y es que Cádiz tiene un deje taciturno que entristece por dentro al viajero. Es una

Y es que Cádiz tiene un deje taciturno que entristece por dentro al viajero. Es una urbe marinera que vive aún de los recuerdos de su pasado. Los pueblos del Bronce, que con algo de temor atravesaban el estrecho de Gibraltar, la tomaban como parada obligatoria en su camino a las islas del ambar, en Bretaña e Inglaterra.

Rutas comerciales fenicias. Observamos Gades en el lugar de la actual Cádiz. Como reflejan las pinturasR epresentación de los fenicios que arribaron a Cádiz En cualquier caso, de las transacciones entre tartessos y fenicios, sobresale el pigmento del “púrpura”, apreciado más tarde por los emperadores romanos de oriente y occidente. Tradición y producto tan antiguos dejaron su marca en la señera gaditana que ondea en los edificios oficiales de la ciudad. " id="pdf-obj-100-2" src="pdf-obj-100-2.jpg">

Rutas comerciales fenicias. Observamos Gades en el lugar de la actual Cádiz.

Como reflejan las pinturas rupestres datadas en el 1100 a.C., en su empeño por navegar hacia el oeste, los fenicios llegaron a la bahía, la tomaron y fundaron Gades. Esos dibujos, sin embargo, los tuvo que hacer alguna persona, y es que los tartessos ocuparon al mismo tiempo la desembocadura del Guadalquivir. Hasta no hace tanto se afirmaba que más allá de las columnas hercúleas, al otro lado del Non Plus Ultra, donde la vieja Gades, se encontraba la mítica Atlántida que Platón cita en su Timeo. Otros la han querido buscar en las marismas onubenses y ultimamente, Javier Negrete, la sitúa en Santorini, pero esa es harina de otro costal.

Rutas comerciales fenicias. Observamos Gades en el lugar de la actual Cádiz. Como reflejan las pinturasR epresentación de los fenicios que arribaron a Cádiz En cualquier caso, de las transacciones entre tartessos y fenicios, sobresale el pigmento del “púrpura”, apreciado más tarde por los emperadores romanos de oriente y occidente. Tradición y producto tan antiguos dejaron su marca en la señera gaditana que ondea en los edificios oficiales de la ciudad. " id="pdf-obj-100-10" src="pdf-obj-100-10.jpg">

Representación de los fenicios

que arribaron a Cádiz

En cualquier caso, de las transacciones entre tartessos y fenicios, sobresale el pigmento del “púrpura”, apreciado más tarde por los emperadores romanos de oriente y occidente. Tradición y producto tan antiguos dejaron su marca en la señera gaditana que ondea en los edificios

oficiales de la ciudad.

Bandera de Cádiz, en la que destaca el púrpura fenicio y Hércules, que visitó esta zona

Bandera de Cádiz, en la que destaca el púrpura fenicio y Hércules, que visitó esta zona por sus “doce trabajos”

Después, Cádiz sería romana. A ella llegaría la famosa “Vía Hercúlea”, que comenzaba en la fortaleza de Émpuries. El comercio del garum, una especie de salsa o emplasto de diferentes clases de pescado, le dieron la fama a lo largo y ancho del Mare Nostrum. Entre sus habitantes, Columela destacó por sus conocimientos del mundo rural y la invención de un recetario para realizar esta masa alimenticia. El corrupto agrimensor cuenta con una estatua, normalmente ensombrecida por las rosas, las margaritas y todo tipo de plantas, en la famosa Plaza de las Flores. El viajero no debe olvidar visitar el Museo Arqueológico, donde se custodia gran cantidad de objetos cotidianos, esculturas y tumbas, tanto de Baello Claudia -”Bolonia” para los amigos- como de la misma Gadir; pero es que, además, es un pequeño centro de Bellas Artes, con pinturas de artistas andaluces, como el omnipresente Murillo. Si uno se apoya en las murallas del malecón, mirando acaso hacia Rota, cuando baja la marea, podrá observar las zonas inundadas de la ciudad romana, misterio que queda a la vista con el vaivén de las aguas. Quizás en un futuro, si se derriten los polos y asciende el nivel del mar, nuestros descendientes hablen de Cádiz como “la otra Atlántida”, lo cual sería una pena.

Estatua de Columela en la Plaza de las Flores Cadiz fue puente para el asalto de

Estatua de Columela en la Plaza de las Flores

Cadiz fue puente para el asalto de los musulmanes en el siglo VIII, pero también para los ingleses en el siglo XVI; veámoslo. Tras la llegada a las Indias por Colón, la bahía fue vista como un excelente enclave al resguardo de posibles ataques extranjeros. Por eso se emplazó allí el

astillero que pervive,

mermado ya, hasta la actualidad. Poco después, el enfrentamiento

religioso, político y estratégico entre Felipe II e Isabel I Estuardo llamó a su puerta de la ciudad. Cuando el “diablo del mediodía” -así apodado por los protestantes- preparaba la tildada

de Armada Invencible para asaltar Inglaterra, Francis Drake organizó un asedio, quemó los barcos y, se dice, no dejó piedra sobre piedra, tanto que casi no se conservan restos en superficie anteriores a su ataque. Sin embargo, cuenta la leyenda que en el saqueo tomó muchas riquezas materiales y unas cuantas barricas de vino… posible explicación del gusto anglosajón por el vino de Jerez. No hay mal que por bien no venga.

<a href=M apa de William Borough (segundo comandante de sir Francis Drake) en el que muestra las posiciones de las flotas española e inglesa durante el saqueo de Cádiz de 1587 Como ya hemos comentado, Cádiz llegó a la madurez durante el siglo XVIII. Triplicó su población y sus riquezas, tuvo el monopolio del comercio colonial y albergó el Archivo de Indias. Algunos investigadores aseguran que, si observamos la maqueta de marfil, caoba y acana que Carlos III mandó construir, expuesta en el museo municipal, nos daremos cuenta de que la traza urbana no ha sufrido grandes variaciones hasta la fecha. M aqueta de Cádiz mandada hacer por Carlos III, expuesta en el Museo Municipal Se podría decir que, más en la forma que en el fondo, perdura su esencia de ciudad dieciochesca. Esto se observa, por ejemplo, en el gusto por los jardines -Genovés, Mina, Plaza " id="pdf-obj-103-2" src="pdf-obj-103-2.jpg">

Mapa de William Borough (segundo comandante de sir Francis Drake) en el que muestra las posiciones de las flotas española e inglesa durante el saqueo de Cádiz de 1587

Como ya hemos comentado, Cádiz llegó a la madurez durante el siglo XVIII. Triplicó su población y sus riquezas, tuvo el monopolio del comercio colonial y albergó el Archivo de Indias. Algunos investigadores aseguran que, si observamos la maqueta de marfil, caoba y acana que Carlos III mandó construir, expuesta en el museo municipal, nos daremos cuenta de que la traza urbana no ha sufrido grandes variaciones hasta la fecha.

<a href=M apa de William Borough (segundo comandante de sir Francis Drake) en el que muestra las posiciones de las flotas española e inglesa durante el saqueo de Cádiz de 1587 Como ya hemos comentado, Cádiz llegó a la madurez durante el siglo XVIII. Triplicó su población y sus riquezas, tuvo el monopolio del comercio colonial y albergó el Archivo de Indias. Algunos investigadores aseguran que, si observamos la maqueta de marfil, caoba y acana que Carlos III mandó construir, expuesta en el museo municipal, nos daremos cuenta de que la traza urbana no ha sufrido grandes variaciones hasta la fecha. M aqueta de Cádiz mandada hacer por Carlos III, expuesta en el Museo Municipal Se podría decir que, más en la forma que en el fondo, perdura su esencia de ciudad dieciochesca. Esto se observa, por ejemplo, en el gusto por los jardines -Genovés, Mina, Plaza " id="pdf-obj-103-9" src="pdf-obj-103-9.jpg">

Maqueta de Cádiz

mandada hacer por Carlos III, expuesta en el Museo Municipal

Se podría

decir

que,

más

en

la

forma

que

en

el

fondo,

perdura

su

esencia de

ciudad

dieciochesca. Esto se observa, por ejemplo, en el gusto por los jardines -Genovés, Mina, Plaza

de España y Alameda- y sus balconadas abombadas para no dañar el minué de las señoritas burguesas. Además, el “Callejón Negros”, claramente al margen de las vías más transitadas, era usado para transportar a los esclavos africanos con los que se comerciaba en la península sin crear demasiado alboroto entre la población. Y aunque parezca irónico, esto era propio de una época en la que ya se criticaba a golpe de panfletos y obras filosóficas la servidumbre y la opresión que ejercía la nobleza sobre los pecheros…

de España y Alameda- y sus balconadas abombadas para no dañar el minué de las señoritas

Típica calle gaditana

Entre la calle Sagasta y la Plaza de San Francisco, en pleno centro del casco histórico, se encuentra el humilde oratorio San Felipe Neri. Allí se publicaron, el 19-3-1812, los decretos de la Constitución, la “Pepa”. Este nombre, además de hacer referencia indirecta al día en el que se firmó el texto legislativo, tiene su origen en los diferentes periodos posteriores de represión política. Cuando Fernando VII abolió los decretos que promulgaba la Carta Magna, también prohibió que se hablara de ella por las calles. La gente, para ocultar el verdadero objeto de sus conversaciones, le dio el popular apodo por el que todo el mundo la conoce hoy en día. En la pequeña Plaza de España, un monumento plenamente alegórico hace honor a las virtudes de sus artículos y a los políticos que lucharon por su aprobación.

A mitad del camino, se debe hacer un descanso para relajar las piernas a la sombra

A mitad del camino, se debe hacer un descanso para relajar las piernas a la sombra de uno de los grandes Ficus africanos. Viajar con el estómago a veces es más placentero que hacerlo con los ojos. Por eso probamos, gentileza de la casa, un pescaito frito de la calle Veedor. Huevas, cazón, choco, chipirones, pescadilla y otros manjares del marisco oceánico dieron un regusto aún más marinero a nuestra visita.

Con el apetito satisfecho, realizamos la ruta de los castillos. Desde Santa Catalina, que recuerda a

Con el apetito satisfecho, realizamos la ruta de los castillos. Desde Santa Catalina, que recuerda a la fortaleza de Figueres vista desde el aire, se disfruta de una bella vista mientras el viento penetra sin permiso en la camisa blanca y columpia el flequillo por la frente del visitante. Justo al otro lado, pero mar adentro, se puede llegar, por un sendero estrecho, al Castillo de San Sebastián. Cuando está baja la marea, no sin cierto peligro, se puede incluso rodear su estructura y quedar en manos de la más salvaje naturaleza mirando frente a frente el Atlántico. Se cuenta que este último, ahora edificio militar, sirvió como centro de apestados y leprosos, que eran alejados de la población y arrojados luego al mar cuando fallecían. Custodiada por ambas fortalezas, en la playa de la Caleta, la más pequeña de Cádiz, conviven los bañistas con las barcas.

A la tarde, después de una larga jornada de paseos, y habiendo disfrutado de la ciudad

A la tarde, después de una larga jornada de paseos, y habiendo disfrutado de la ciudad andaluza más marinera, más americana, más blanca de todas, decidimos darnos un baño en la playa de Santa María. Dejándose azotar por sus aguas oceánicas, frías normalmente, se puede observar a lo lejos el fuerte de San Sebastián, la catedral coronada de oro, el paseo marítimo, el rompeolas dislocado, una ciudad que poco a poco se deja atardecer. Y es que, la puesta de sol en Cádiz es una de las más bellas que podemos encontrar en toda España. A la-Mancha nos llevamos en el recuerdo el cariño de su gente, la de frescura sus playas y la blancura de sus edificios. La luz lo es todo en esta ciudad. Se comprende ahora el miedo que sentían los humanos hace muchos años cuando veían cómo el mar, allá a lo lejos, se engullía al sol con una intrigante mansedumbre.

<a href=http://historiadoreshistericos.wordpress.com/2010/08/31/cadiz-tacita-de-plata- urbe-milenaria/ )tiene varios links de páginas de historia ) http://joseantoniomora.50webs.com/ (página de mapas varios) " id="pdf-obj-108-2" src="pdf-obj-108-2.jpg">

urbe-milenaria/ )tiene varios links de páginas de historia ) http://joseantoniomora.50webs.com/ (página de mapas varios)