Anda di halaman 1dari 15

MUERTES DEBIDAS A LESIONES POR ARMA CORTANTE

Metodología para el abordaje de una necropsia medicolegal

Al igual que en las muertes por proyectil de arma de fuego, y dependiendo del

Al igual que en las muertes por proyectil de arma de fuego, y dependiendo del estado del cuerpo, en la mayoría de muertes por arma cortante “la causa de la muerte” es evidente desde el abordaje en la escena, y se corrobora en la necropsia medicolegal procedimiento que debe cumplir además de los ob- jetivos generales de la misma (causa, manera y circunstancias alrededor de la muerte, identificación, etcétera,) aquellos específicos relativos a este tipo de casos.

A. OBJETIVOS ESPECÍFICOS

Jairo Hernando Vivas Díaz, Médico Cirujano y Especialista en Me- dicina Forense de la Universidad Nacional de Colombia.

Actualmente coordi- na el Grupo Nacional de Patología Forense del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses.

La adecuada identificación y documentación de los hallazgos postmortem, ayudarán a establecer estos objetivos, que constituyen los aspectos críticos de la investigación de este tipo de muertes, e incluyen pero no se limitan a:

1. Contribuir a determinar el tipo de arma

usada. Aspecto estrechamente relacionado con la naturaleza de la herida y la manera como el arma lesiona el cuerpo:

de la herida y la manera como el arma lesiona el cuerpo: Heridas incisas o por

Heridas incisas o por deslizamiento

Heridas cortopunzantesarma lesiona el cuerpo: Heridas incisas o por deslizamiento Heridas punzantes Heridas cortocontundentes 1.

Heridas punzantesHeridas incisas o por deslizamiento Heridas cortopunzantes Heridas cortocontundentes 1. ESTABLECER EL TIPO DE

Heridas cortocontundentes1. ESTABLECER EL TIPO DE

1.

ESTABLECER EL TIPO DE

ARMA

2.

Establecer el patrón de lesión

Heridas de vacilaciónUna misma arma o elemento causal,

Una misma arma o elemento causal,

Heridas de defensapuede originar distintos tipos de heri-

puede originar distintos tipos de heri-

Heridas de degüellodas, según el mecanismo como ella

das, según el mecanismo como ella

Heridas de desmembramientoactúa, es decir la manera como fueron

actúa, es decir la manera como fueron

Heridas overkillinfligidas las lesiones. Documentar las características de la herida permite

infligidas las lesiones. Documentar las características de la herida permite

3.

Establecer vitalidad de las le-

inferir, dicho mecanismo de acción, lo

siones

que determina la siguiente clasificación

Vitales, lo siones que determina la siguiente clasificación No vitales 4. Establecer si hubo más de

siones que determina la siguiente clasificación Vitales No vitales 4. Establecer si hubo más de una

No vitales

4. Establecer si hubo más de una

arma involucrada

Al igual que en cualquier otro tipo de muerte violenta determinar estos as- pectos, relevantes para la investigación, no solo involucra el proceso de necrop- sia sino el análisis de otro tipo de infor- mación respecto al caso; como el lugar de los hechos, el tipo de arma (si está presente), exámenes complementarios de la necropsia y el estudio de cualquier evidencia asociada.

A continuación se presentan las reco- mendaciones para el adecuado abor- daje de las muertes debidas a lesio- nes por arma cortante – punzante, las cuales complementan los procedimien- tos básicos que deben llevarse a cabo en toda necropsia medico-legal.

y se asocia estrechamente con el tipo

de arma:

Heridas incisas o por desliza- miento (fuerza de corte)medico-legal. y se asocia estrechamente con el tipo de arma: Heridas cortopunzantes (fuerza que corta +

Heridas cortopunzantes (fuerza que corta + penetra o perfora)Heridas incisas o por desliza- miento (fuerza de corte) Heridas punzantes (fuerza que penetra o perfora)

Heridas punzantes (fuerza que penetra o perfora)cortopunzantes (fuerza que corta + penetra o perfora) Heridas cortocontundentes (fuer- za de corte + contusión)

Heridas cortocontundentes (fuer- za de corte + contusión) za de corte + contusión)

Usualmente el tipo especifico de arma (cuchillo, navaja, machete, cuchilla, etcétera.), no puede establecerse per se, si no sus características generales de clase, las cuales pueden ser atri- buidas a un tipo genérico de armas y

no a una en particular. La adecuada documentación de estas características puede sustentar hipótesis de relación o asociación que el investigador plantea sobre elementos hallados en la escena

o al indiciado. En algunos casos y es-

pecialmente si el arma utilizada posee características especificas como por ejemplo marcas de desgaste y estas son trasmitidas a la lesión podrá realizar una relación más directa entre la herida y el arma implicada.

destornilladores o herramientas simil- ares pueden producir lesiones seme- jantes a la de un arma cortopunzante, por eso es que se establece es un me- canismo de acción y no un elemento causal.

Los caracteres generales de clase más importantes de este tipo de armas re- lacionados con las heridas resultantes, son:

Dos bordes cortantesde armas re- lacionados con las heridas resultantes, son: Un borde cortante y otro romo Punta

Un borde cortante y otro romocon las heridas resultantes, son: Dos bordes cortantes Punta de diversa morfología (triangular, redonda, plana, en

Punta de diversa morfología (triangular, redonda, plana, en cruz, en estrella, etcétera)son: Dos bordes cortantes Un borde cortante y otro romo Por tanto cualquier objeto con punta

Por tanto cualquier objeto con punta puede causar una herida penetrante. El borde de la hoja no necesariamente debe ser cortante, objetos romos como

Los caracteres del arma utilizada dejan en los tejidos blandos, cartílago y hue- sos, alteraciones propias que deben ser documentadas mediante el cuidadoso examen de la herida para identificar

los ángulos, los bordes y demás as-

pectos de su morfología (diagnóstico

macroscópico):

1.1. Heridas incisas o por deslizamiento: ocasionadas por desl- izamiento del filo o borde cortante del elemento sobre la superficie corporal, por lo cual son más extensas en super-

corporal, por lo cual son más extensas en super- A B Figura N° 1. “Heridas en

A

corporal, por lo cual son más extensas en super- A B Figura N° 1. “Heridas en

B

Figura N° 1. “Heridas en Tajo”: A. Localizada en cara palmar del segundo dedo de la mano izquierda, producidas con una navaja. Fotografía del autor. B. Localizada en cara lateral interna de la muñeca derecha con un cuchillo de cocina. Fotografía cortesía del Dr. Andrés Rodríguez.

ficie que profundidad y generalmente comprometen piel y tejido celular sub- cutáneo. Morfológicamente exhiben bordes bien definidos, afróntables entre sí. Pueden ser fatales si comprometen vasos arteriales relativamente superfi- ciales como ocurre en el cuello o en las muñecas. Dentro de esta clasificación encontramos las denominadas “Heridas en Tajo”, término usado cuando se ob- serva como resultado de la lesión un colgajo de tejido compuesto de piel y tejido celular subcutáneo. Ver figura

N°1.

1.2. Heridas cortopunzantes:

ocasionadas cuando se clava el arma -usualmente navajas o cuchillos- en el cuerpo, por lo cual tienen una profundi-

dad mayor que su longitud en la super-

ficie corporal y generalmente penetran

a cavidades cuando son ocasionadas

en tórax ó abdomen. Morfológicamente también exhiben bordes bien definidos, afrontables entre sí y ángulos iden- tificables. Frecuentemente tienen forma

de un ojal en la piel (Figura Nº 2), si

el arma tiene un solo borde cortante

(monocortantes) y el otro romo, pero debe recordase que la forma y la longi- tud de la herida depende de diferentes factores, entre otros: a saber:

Forma del armaherida depende de diferentes factores, entre otros: a saber: Angulo aplicado al causar la herida Estado

Angulo aplicado al causar la heridade diferentes factores, entre otros: a saber: Forma del arma Estado de la piel al momento

Estado de la piel al momento de infligir la herida (relajada - tensionada) de infligir la herida (relajada - tensionada)

Líneas de clivaje de la piel (líneas de Langers)del arma Angulo aplicado al causar la herida Estado de la piel al momento de infligir

Figura N° 2. Herida cortopunzante, clásica apariencia de “ojal” en la piel relacionada con la

Figura N° 2. Herida cortopunzante, clásica apariencia de “ojal” en la piel relacionada con la forma monocortante del arma causal. Foto- grafía del autor.

Movimiento al momento de infligir la lesiónmonocortante del arma causal. Foto - grafía del autor. De la fuerza del impacto sobre el

De la fuerza del impacto sobre el cuerpo cuerpo

1.3. Heridas punzantes: causa-

das por un elemento –generalmente metálico-, puntiagudo, del cual es ejemplo clásico el picahielo y en nuestro medio destornilladores o herramientas similares, que tienen una profundidad mucho mayor que su diámetro en su- perficie. Morfológicamente pueden exhibir anillo de contusión –variable según la fuerza del impacto- y semejar un orificio de entrada por proyectil de arma de fuego en el que, obviamente, no habrán residuos de disparo ni se recuperará proyectil. Al igual que las heridas cortopunzantes, las punzantes suelen penetrar a cavidad de acuerdo a la región afectada, y comprometer una víscera hueca o sólida

1.4. Heridas cortocontunden-

tes: Son lesiones en las que se mez- cla el corte por el borde agudo (filo) y un componente de fuerza de impacto del arma, la cual es a su vez de gran peso (machete, hacha, cuchillo de gran masa). Morfológicamente exhiben bordes lineales, por su componente cortante, y contusiones perilesionales de grado variable según la región cor- poral afectada y la fuerza con que el arma es impactada, causando incluso fracturas en estructuras óseas subya-

centes.

2.

ESTABLECER EL PATRÓN

DE LESIÓN:

Evaluadas en conjunto las carac- terísticas antes señaladas, así como su ubicación y demás información de con- texto, las heridas pueden interpretarse como correspondientes a un patrón de lesión, que permite inferir una secuen- cia de eventos, aportando elementos útiles para orientar las circunstancias alrededor de la muerte. Estos patrones de lesión incluyen:

2.1. Heridas de vacilación: son

consecuencia del deslizamiento del borde cortante del arma (incisas), pre- sentes en cuello, pliegues de flexión y/o muñecas, frecuentemente múltiples y paralelas. Generalmente autoinfligidas (de allí su ubicación) aunque no debe

excluirse la posibilidad de otro contexto, p.ej. tortura, parafilias.

2.2. Heridas de defensa: Heridas

incisas, cortopunzantes, punzates o aún cortocontundentes ubicadas en zonas interpuestas de forma refleja como me- canismo de defensa o de protección de

regiones vitales o vulnerables, durante un ataque: brazos, antebrazos y manos. En ocasiones se pueden presentar en

los pies cuando la víctima cae y trata de defenderse con estos. Ver figura N° 3.

2.3. Degüello: Herida(s) amplia,

transversal en región anterior de cuel-

lo, generalmente ocasionada(s) por

el deslizamiento del filo del elemento utilizado y con secciones de vía aérea y vasos sanguíneos, de profundidad y compromiso variable.

2.4. Decapitación: Herida(s) am-

plia, transversal en región posterior de

cuello, generalmente ocasionada(s) por mecanismo cortocontundente del ele- mento que compromete tejidos blandos y columna cervical.

2.5. Desmembramiento: Utilizado

frecuentemente para disponer –descar- tar- un cadáver y también para impedir

su identificación. Cuando las superficies de desmembramiento ostentan carac- terísticas vitales, debe considerarse la posibilidad que el mismo constituya la causa de la muerte.

2.6. Overkill: Término inglés refer-

ido cuando se observa gran cantidad de heridas, en número mucho mayor que el necesario para causar la muerte y usualmente localizadas en cuello y tórax, relacionado con su componente pasional o emocional (patrón frecuente en homicidios en población LGBTI, en homicidios retaliatorios y femicidios).

LGBTI, en homicidios retaliatorios y femicidios). Figura N° 3. Heridas de defensa en mano izquierda,

Figura N° 3. Heridas de defensa en mano izquierda, ocasionadas al sujetar el arma causal. Foto- grafía del autor.

Figura N° 4. Herida con patrón de degüello luego de adherir los bordes para documentar

Figura N° 4. Herida con patrón de degüello luego de adherir los bordes para documentar las características externas. Fotografía cortesía Dr. German Beltrán

Para la adecuada documentación del patrón de lesión de heridas de degüello y de desmembramiento, se deben re- alizar además las siguientes técnicas especiales para su adecuada docu- mentación:

técnicas especiales para su adecuada docu- mentación: Degüello: la lesión puede tener un ó más trazos,

Degüello: la lesión puede tener un ó más trazos, cuyos bordes de- ben afrontarse (uso de pegantes o cinta adhesiva) para una adecuada documentación (Figura N°4). Es altamente probable el compromiso de venas de gran calibre, por tanto es necesario descartar siempre la posibilidad de embolia aérea, para lo cual debe:

Realizar radiografías de tórax pre- via apertura del cadáver y/o - via apertura del cadáver y/o

Realizar prueba directa, esta prueba se debe realizar de laradiografías de tórax pre - via apertura del cadáver y/o siguiente manera: hacer una pequeña incisión

siguiente manera:

hacer una pequeña incisión en tórax a manera de una ventana pericárdica previo a la apertura del cráneo y del retiro del peto esternal para evitar pericárdica previo a la apertura del cráneo y del retiro del peto esternal para evitar falsos posi- tivos, llenar el saco pericárdico de agua y puncionar las cavi- dades derechas del corazón sumergido, buscando la for- mación de burbujas; o

insertar una jeringa con pocos milímetros de agua como se muestra en la figura Nº 5. y ob - servar el ascenso de burbujas producidas muestra en la figura Nº 5. y ob- servar el ascenso de burbujas producidas al puncionar el ven- trículo derecho.

Buscar además la presencia de enfisema subcutáneo y burbujas de aíre en las venas coronarias. de aíre en las venas coronarias.

Tener presente el estado del cu- erpo para la interpretación de los erpo para la interpretación de los

el estado del cu- erpo para la interpretación de los Figura N° 5. Prueba para embolismo

Figura N° 5. Prueba para embolismo aéreo realizada con jeringa que contiene pocos milímetros de agua, la flecha muestra las burbujas producidas al puncionar el ventrículo derecho. Tomada de Forensic Pathology of Trauma; Shkrum M., Ramsay D.

resultados y evitar falsos positivos

Desmembramiento: debe re- alizarse una documentación muy precisa de los bordes de sección del cuerpo, lo cual debe considerar la utilización de lupas, luces de dife- rentes espectros, radiografías del (de los) extremo(s), muestras para estudios de histopatología e ideal- mente abordar el caso en conjunto con un antropólogo forense o en su defecto enviar los extremos de los cortes para su análisis especializa- do, indicando la superficie de corte realizada por el médico y cual por el agresor, todo orientado a:

buscar evidencia traza,por el médico y cual por el agresor, todo orientado a: determinar la vitalidad de las

determinar la vitalidad de las le- siones,por el agresor, todo orientado a: buscar evidencia traza, establecer el mecanismo del des- membramiento (cortante

establecer el mecanismo del des- membramiento (cortante con de- sarticulación ó cortocontundente con lesiones más severas en los huesos, entre otros), sarticulación ó cortocontundente con lesiones más severas en los huesos, entre otros),

determinar presencia de lesión patrón (características o marcas específicas) en el hueso que oriente al tipo de arma utilizado. oriente al tipo de arma utilizado.

en el hueso que oriente al tipo de arma utilizado. En los casos de overkill ,

En los casos de overkill, los dia- gramas de la ubicación las lesio- nes evidencian regiones corpo- rales específicas de agresión que pueden tener interés al interpretar otros hallazgos o contexto, incluso relativos a la posición del agresor, lateralidad, etc. Es mandatario un examen sexológico completo para determinar la ocurrencia de activi- dad sexual relacionada.

3. VITALIDAD DE LAS LESIO-

NES

En todos los homicidios en los cuales la muerte es consecuencia de lesiones infligidas con un arma cortante es un aspecto crítico de la investigación ju- dicial establecer si todas las lesiones fueron realizadas en vida o si algunas de ellas fueron postmortem, como se menciono anteriormente en casos de desmembramiento este puede ser la causa de muerte. Es así como este as- pecto se convierte en un objetivo es- pecífico de la necropsia medicolegal en estas muertes y se deben documentar las características de las lesiones que interpretadas en el contexto del caso

ayuden a establecer si las heridas son vitales o no vitales (postmortem) .

4. ARMA(S) INVOLUCRADA(S)

Frecuentemente en los casos de lesio- nes por arma cortante surge la pregunta referente a si las características de las lesiones permiten establecer si se utilizo una o mas armas y de que tipo. Antes de dar respuesta a este cuestionamien- to el medico prosector debe tener pre- sente todos los factores que influyen en las características de las lesiones.

El tamaño de la herida depende prin- cipalmente de la forma y configuración de la hoja y de qué tan profundo fue

ASPECTO A

HERIDAS VITALES

HERIDAS

EVALUAR

POSTMORTEM

Características Macroscópicas de los bordes de la lesión

Tumefactos

No tumefactos

Duros

Blandos

Separados por retrac- ción

Cerrados por ausencia de retracción

 

Infiltrados de sangre

Pálidos

Características Microscópicas de los bordes de la lesión

Infiltrado inflamatorio*

Ausencia infiltrado

inflamatorio

Hemorragia en teji- dos adyacentes

Presente

Ausente

Sangre coagulada en la herida y piel

Presente

Ausente

* Tener presente que para la afluencia de células inflamatorias se requiere una sobreviva mayor a cuatro horas. Previo a este lapso se puede observar en algunos casos hemorragia reciente y/o trombos de fibrina, lo cual corrobora lo observado en el examen macroscópico.

insertada el arma: El movimiento del arma en la herida como consecuencia del movimiento relativo entre víctima y agresor puede causar un alargamiento de la herida.

Ejemplo de eso son algunos tipos de armas cortantes (cuchillos y navajas de características especiales y dagas) pueden tener hacia la punta doble borde cortante, razón por la cual si solo se introduce la punta en el cuerpo pro- ducirán lesiones con doble ángulo agu- do u forma de ojal simétrico. Del mismo modo también pueden tener doble borde romo en la porción cercana a la empuñadura, en tal caso si la hoja del arma es introducida por completo en el cuerpo producirá una herida rectangu- lar o de doble borde romo. Basado en este principio existe la posibilidad que un arma cortante pueda producir hasta tres diferentes tipos de heridas. Figura N° 6.

En los casos en los cuales se envíe el arma involucrada como evidencia con el cadáver, la secuencia de estudio es exploración dactiloscopia (Laboratorio de Lofoscopia), estudio de manchas biológicas (Laboratorio de biología) y fi- nalmente estudio morfológico del arma para eventuales cotejos con las lesio- nes documentadas en el cuerpo y las prendas.

Incluso si los bordes de la herida son afrontados delicadamente la longitud resultante difícilmente tiene el tama- ño exacto del arma que la produjo, lo cual debe ser tenido en cuenta al pronunciarse respecto al arma utilizada.

La profundidad de la herida dentro del cuerpo puede ser mayor que la longi- tud de la hoja en el caso de las heridas penetrantes. Esto es explicable en áreas como el abdomen o incluso el tórax en donde la pared es comprimida por la fuerza de la empuñadura o de la propia mano del agresor.

Si el arma es girada o rotada dentro del cuerpo puede dar origen a heridas de forma irregular e inclusive de forma triangular.

Dos armas cortantes de características similares dejan lesiones igualmente muy similares en sus características que po- drían ser interpretadas como conse- cuencia de una sola arma. Existe

también la probabilidad que una arma por sus características produzca lesio- nes muy disímiles que pueden ser in- terpretadas como producto de armas diferentes.

B.

DOCUMENTACIÓN

DE

LA

LESIÓN

En el contexto forense, la documen- tación de las lesiones es un concepto

Figura N° 6. Morfologías de las heridas de acuerdo a la penetración del arma (Tomado

Figura N° 6. Morfologías de las heridas de acuerdo a la penetración del arma (Tomado del Hand- book of Forensic Pathology second edition, V. DiMaio et al)

amplio que involucra el uso de tres herramientas fundamentales para sus- tentar adecuadamente los hallazgos de necropsia, a saber: la descripción de la lesión, los diagramas, y las fotografías (planos generales y de detalle). Adicio- nalmente y de acuerdo con los recur- sos el perito debe tomar radiografías, moldes e incluso videos, si están dis- ponibles. La documentación aplica a las lesiones pero no se limita a ellas; las prendas, el embalaje de las manos y el

estado de las mismas hacen parte de la documentación de las lesiones:

1. DESCRIPCIÓN DE LAS HE-

RIDAS POR ARMA CORTANTE

Las heridas cortopunzantes y pun- zantes, se registran en el informe de necropsia asignando una secuencia de numeración en la cual el primer número se refiere a una sola herida y el segundo número a las características que la in-

vidualizan en cuanto a su naturaleza, su profundidad, los órganos o tejidos que compromete y finalmente la trayectoria en los planos anatómicos, aspectos que se repiten para cada una de las heridas:

1.1. Externamente: características de

la apariencia externa de la herida.

1.2. Profundidad aproximada: Me-

dida en centímetros. 1.3. Lesiones: Descritas de forma detallada por niveles desde la superficie hasta la estructura más profunda invo-

lucrada

1.4. Trayectoria anatómica: Direc-

ción de la lesión, en lo posible en los tres planos anatómicos, de manera similar a como se describen las lesiones por proyectil de arma de fuego.

El orden en que se describen las he- ridas no implica orden de ocurren- cia de las mismas. Se recomienda hacer la descripción en sentido céfalo-caudal, comenzando por las ubicadas en la cara anterior y luego las de la cara posterior del cuerpo. A continuación se presentan los aspec- tos relevantes para cada ítem:

1. Descripción externa, tener

en cuenta:

Describir las características de los bordes de la herida: lineales/nítidos, pálidos ó hemorrágicos, equimóti- cos, edematosos, uniformes, etcé- tera.

equimóti - cos, edematosos, uniformes, etcé- tera. Describir las características de los ángulos de la

Describir las características de los

ángulos de la herida: si está pre- sente un ángulo agudo y otro romo, ubicar el de la herida: si está pre- sente un ángulo agudo y otro romo, ubicar el agudo usando como referencia los meridianos del table- ro de un reloj o al menos ubicarlo según los cuadrantes (superior iz- quierdo, inferior izquierdo, inferior derecho y superior derecho) y en posición anatómica. Determinar en centímetros la lon-

gitud de la herida, dimensión que más se aproxima al ancho del arma utilizada. Si la herida esta deformada por acción más se aproxima al ancho del arma utilizada. Si la herida esta deformada por acción de las líneas de clivaje de la piel, la longitud debe establecerse con los bordes afrontados (cuidadosamente con los dedos del examinador o utili- zando cintas adhesivas), ya que la deformación de la lesión modifica la longitud real de la herida. Se incurre en error cuando se mide la herida sin afrontar sus bordes, y nunca se debe atribuir a esta me- dida, dos dimensiones. Documentar, si la herida no

es lineal, el número de tra- zos presente, precisando la longi- tud de cada uno. Este tipo de he- ridas son resultado de movimiento victima-agresor al momento de infligir la lesión. Ver figura Nº 7. Documentar (descripción, dia - infligir la lesión. Ver figura Nº 7. Documentar (descripción, dia-

grama, fotos) otros hallazgos que frecuentemente se observan aso- ciados a las heridas consistentesde movimiento victima-agresor al momento de infligir la lesión. Ver figura Nº 7. Documentar (descripción, dia

A B Figura N° 7. Herida en dos trazos en tórax. A. Herida deformada por

A

A B Figura N° 7. Herida en dos trazos en tórax. A. Herida deformada por retracción

B

Figura N° 7. Herida en dos trazos en tórax. A. Herida deformada por retracción de la piel. B. Bordes afrontados, se evidencian los dos trazos. Fotografías del autor.

en heridas superficiales o abra - siones lineales a continuación de uno de los ángulos,
en heridas superficiales o abra - siones lineales a continuación de uno de los ángulos,

en heridas superficiales o abra- siones lineales a continuación de uno de los ángulos, que no deben ser descritas como “colas de salida”, sino como el tipo de lesión precisando su longitud de forma independiente a la longitud de la herida penetrante o incisa. Si se presenta además trauma contun- dente, que no hace parte de la naturaleza cortocontundente de la misma, se documentará como trauma asociado. Ubicar la región anatómica donde está ubicada, midiendo la distancia al vértice o al talón (en caso de he- ridas en miembros inferiores) y la distancia a la línea media, registrán- dola en centímetros, precisando si esta es anterior o posterior y si está al lado izquierdo o derecho (tener en cuenta que las dos distancias

precisando si esta es anterior o posterior y si está al lado izquierdo o derecho (tener

deben ser medidas desde el cen- tro de la herida y no desde el mar- gen). De ser factible, precisar aún más refiriendo la herida a un punto anatómico (p.e. 2 cm. por debajo del pezón derecho), sin que esta precisión reemplace las distancias al vértice y a la línea media. En ex- tremidades superiores utilizar otros puntos de referencia anatómica como el acromión).

2. Profundidad aproximada:

estimar la profundidad aproximada ya que esta varía según la elastici¬dad de los tejidos y la fuerza con que se ha manejado el arma. Se establece reali- zando exploración por planos anatómi- cos calculando su dimensión desde la piel hasta el último tejido o estructura

afectada. No se debe utilizar sondas, sino disecar el tracto de la herida. La

profundidad de la herida permite es- tablecer la longitud mínima aproximada de la hoja del arma.

3. Examen de las lesión:

Describir secuencialmente las es-

tructuras anatómicas lesionadas por el paso del arma, detallando dimensiones y características de la lesión, ubicando con exactitud por el paso del arma, detallando dimensiones y características de la lesión, ubicando con exactitud la región y el órgano o estruc- tura comprometida (disecciones adecuadas y del tracto de la herida). Cuantificar o estimar, si existen

colecciones sanguíneas, no solo líquidas (hemótorax, hemoperito - neo) en centímetros cúbicos, sino también firmes (hematomas) en espesor y líquidas (hemótorax, hemoperito- neo) en centímetros cúbicos, sino también firmes (hematomas) en espesor y extensión. Documentar las fracturas o lesión

de cartílago, precisando el defecto, el nivel y tipo de fractura. Realizar fotografías de detalle con lentesen espesor y extensión. Documentar las fracturas o lesión macro, y considerar la toma de moldes

macro, y considerar la toma de moldes de la superficie fracturada o conservar el fragmento óseo o de cartílago con fines de comparación con el arma(s) implicada(s). Recuperar elementos extraños

dentro de la laceración (p.ej., frag- mentos de prendas de vestir u otros elementos intermedios) o parte del arma cuando - mentos de prendas de vestir u otros elementos intermedios) o parte del arma cuando esta se rompe al mo- mento de infligir la lesión.

4. Trayectoria anatómica, de-

terminarla en los tres planos:

Derecha-izquierda / Izquierda-

derecha (en el plano sagital o me- dial). Antero-posterior / Postero-anterior Antero-posterior / Postero-anterior

(en el plano coronal o frontal). Supero-inferior / Infero-superior Supero-inferior / Infero-superior

(en el plano horizontal o transverso)plano coronal o frontal). Supero-inferior / Infero-superior Figura N° 8. Radiografía realizada para documentar lesión

/ Infero-superior (en el plano horizontal o transverso) Figura N° 8. Radiografía realizada para documentar lesión

Figura N° 8. Radiografía realizada para documentar lesión penetrante en cráneo. Tomada de Foren- sic Pathology of Trauma; Shkrum M., Ramsay D.

Excepcionalmente, en caso de múltiples heridas cortopunzantes de similares características, cuyas trayectorias y le- siones se entrecruzan, puede consid- erarse la posibilidad de describirlas de manera agrupada midiendo el área de

NOTAS: (1) Para la descripción de las

tidad de evidencia física que puede ser recuperada. La búsqueda y recuper- ación de esta, debe procurarse aún si las manos no se reciben embaladas, y en todo caso se debe, en su orden:

localización y precisando las longitudes de la más pequeña y de la más grande. Sin embargo, esta debe ser la últi- ma alternativa, a la cual se acude sólo en caso de que sea imposible una descripción más precisa.

heridas incisas y las cortocontundentes se debe seguir estas recomendacio- nes omitiendo el ítem de trayectoria anatómica ya que no aplica para este tipo de lesiones y según la morfología

documentar, si está presente,

el embalaje que protege las manos; lu- ego se procede a retirarlo examinando cuidadosamente la superficie interna del mismo en búsqueda de elementos que se le hayan transferido desde las manos. Este examen debe realizarse sobre una sábana de tela o de papel limpios, de ser necesario puede consid- erar el envío de las bolsas de papel al laboratorio, para una exploración más detallada que la que se puede realizar en la sala de autopsias.

1.

tampoco es estrictamente necesario

2.

examinar las superficies dorsal

calcular una profundidad; bastará solo con una adecuada descripción de las lesiones ocasionadas. (2) Considere toma de radiografías en caso de sospe- cha de retención de una parte del arma

y palmar de las manos, documentando adecuadamente, los hallazgos de evi- dencias, o elementos extraños adhe- ridos o presentes en las superficies de las manos, en el siguiente orden:

en el cadáver (figura Nº 8), embolismo

 

Fibras, filamentos pilosos y simil-

aéreo o neumotórax.

 
aéreo o neumotórax.   ares Manchas de sangre

ares Manchas de sangre

 
  Examen de uñas

Examen de uñas

2.

EXAMEN DE LAS MANOS

2. EXAMEN DE LAS MANOS Trauma sutil

Trauma sutil

 
 

Su exploración y documentación rev- iste especial importancia, en la medida que se trata de muertes que involucran mayor contacto entre la víctima y el agresor, por tanto es potencial la can-

Fibras, filamentos pilosos y simil -

ares: Recolectar los elementos -una vez documentados- para lo cual se recomienda depositarlos en hojas de papel blanco, limpio, previamente ple-

gadas, que se guardan posteriormente en sobres de papel o bolsas de plástico, rotulados adecuadamente para ser en- viados al respectivo laboratorio de análi- sis o al almacén de evidencias. Para la búsqueda de este tipo de evidencia debe considerarse el uso de lupas y fuentes de luz adecuadas (luz UV, luz rasante, etcétera.).

Manchas de Sangre: Describir si tienen un patrón o no y el diámetro promedio cuando sea del caso. Patrones de sal- picadura, escurrimiento o por contacto son los usualmente observados en las manos de las victimas de lesiones por arma cortante, el registro fotográfico debe apoyar o sustentar la descripción.

Trauma Sutil y Examen de Uñas: Una

vez recolectada la evidencia traza, el paso siguiente consiste en la búsque- da, identificación y documentación del

trauma en uñas y superficies de las manos, el cual puede ser de diferente tipo, siendo más frecuente el trauma contundente usualmente sutil, sugestivo de riña o intento de defensa durante la agresión, ver figuras N° 9 y 10.

Si las uñas presentan bordes libres, estos pueden ser sometidos a raspado por su superficie interna o cortados para la posterior búsqueda de mate- rial genético diferente al de la víctima, que sea útil para un eventual cotejo con muestras de sospechosos, o de cual-

quier otro tipo de evidencia traza. Tanto

el raspado como el corte de los bordes

libres de las uñas se debe realizar con instrumentos limpios (se recomienda

lavarlos con soluciones bactericidas),

y depositar las muestras en contene-

dores limpios adecuadamente rotula- dos, indicando cuáles provienen de la mano derecha y cuáles de la izquierda;

provienen de la mano derecha y cuáles de la izquierda; Figura N° 9. Trauma contundente en

Figura N° 9. Trauma contundente en tercer dedo en un caso de muerte por lesiones de arma cortante, los bordes libres de las uñas han sido cortadas para búsqueda de evidencia biológica. Fotografía del autor

Figura N° 10. Abrasiones en dorsos de los dedos en un caso de de muerte

Figura N° 10. Abrasiones en dorsos de los dedos en un caso de de muerte por lesiones de arma cortante con historia de riña. Fotografía del autor.

se pueden embalar igual que las fibras y elementos pilosos.

presente documento, pero se enfatiza que el perito debe tenerlos en mente y proceder en consecuencia.

3.

EXAMEN DE LAS PREN-

Rasgaduras, desgarros o roturas: La

DAS

documentación debe incluir su rel-

El examen de las prendas aporta in-

ación con las heridas observadas en el cuerpo, estableciendo si coin-

formación no solo relacionada con las lesiones específicas en el cuerpo, sino también la relacionada con los objeti- vos generales enunciados al inicio del presente documento, como mínimo

ciden o no. Incluir las dimensiones de cada desgarro y documentar los bordes si son recientes o antiguos. Puede ser necesario el examen con lupa de gran aumento o estereomicroscopio, para

la

identificación de la víctima (tipo de

discriminar hallazgos entre ellos, la di-

prenda, color, talla, marca, estado, de- terioro, etcétera.) y las circunstancias alrededor de la muerte (la forma como

rección de las fibras. Es necesario retirar las prendas con cuidado y, excepto bajo circunstancias muy especiales, no de-

el

cadáver las vestía o la desnudez total

ben ser cortadas al desvestir el cuerpo.

o parcial, las evidencias o restos ex- traños asociados, huellas de arrastre,

etcétera.), que deben ser analizadas en

el contexto de cada caso en particular.

Estos objetivos que no hacen parte del

En lo posible determinar el tipo de ras- gadura presente en las prendas, que generalmente se correlaciona con el tipo de la herida observada. En general

en la literatura se describen tres tipo de rasgadura por arma cortante: Cortopun- zante (Figura Nº 11), Cortante (Figura Nº 12) y Corte por tijeras (Figura Nº

13).

Evidencia biológica y no biológica: Con-

siderar estudios de biología (búsque-

da de filamentos pilosos, semen,

o cualquier mancha sugestiva de

fluidos orgánicos) de acuerdo al con- texto del caso, especialmente en casos de “overkill” dado que frecuentemente

son casos con móviles pasionales y por tanto pueden estar relacionados con actividad sexual. La evidencia no biológica, cualquiera que ella sea, se orientará según el contexto del caso.

Preservación de evidencia: Si la prenda está húmeda es necesario secarla, al aire libre protegiéndola de una posible contaminación -contaminación cru-

zada–, para lo cual puede protegerse

con papel limpio. Los guardarropas dis-

eñados para tal fin, facilitan mucho esta labor, pero también requieren manejo cuidadoso para evitar la contaminación cruzada.

Luego del secado la prenda debe ser adecuadamente embalada en caja de cartón o en bolsa de papel y luego en bolsa plástica, rotulada, sometida a ca- dena de custodia y enviada al laborato- rio respectivo. El embalaje sin secado previo, o en bolsa plástica, favorece el deterioro de la evidencia.

4. ASPECTOS GENERALES DE

DOCUMENTACIÓN FOTOGRAFÍCA Y

DIAGRAMAS:

Para la toma de las respectivas foto-

grafías

siguientes recomendaciones:

cuenta las

es

útil

tener en

siguientes recomendaciones: cuenta las es útil tener en Todas las fotografías deben incluir un testigo métrico

Todas las fotografías deben incluir un testigo métrico con los datos que identifican el caso, el tamaño

métrico con los datos que identifican el caso, el tamaño Figura N° 11. Rasgadura tipo cortopunzante

Figura N° 11. Rasgadura tipo cortopunzante en una camiseta deportiva. Fotografía del autor.

Figura N° 12. Rasgadura tipo cortante. Tomada de Taupin Jane, Cwiklik Chesterene, Scientific Protocols of

Figura N° 12. Rasgadura tipo cortante. Tomada de Taupin Jane, Cwiklik Chesterene, Scientific Protocols of Forensic Examination of Clothing.

de este depende de la fotografía a realizar, deben ser tomadas en dirección perpendicular al obje- tivo con superficies limpias y secas cuando sea preciso, al igual que el campo circundante.

cuando sea preciso, al igual que el campo circundante. Tomar fotografías del cadáver completo (plano general),

Tomar fotografías del cadáver completo (plano general), de las lesiones (tanto desde el plano general como primer plano o plano

de detalle). Tomar fotografía del cadáver tal

como se recibe y luego de limpi- arlo, al igual que de las prendas una vez se han retirado del cuerpo. De las manos con embalaje y una vez se vez se han retirado del cuerpo. De las manos con embalaje y una vez se ha retirado

Documentar también la presencia

de manchas de sangre tanto en las prendas como en la piel, ataduras, mordazas y demás de acuerdo aly una vez se ha retirado Documentar también la presencia Figura Nº13. Rasgadura con Tijeras: Tomada

como en la piel, ataduras, mordazas y demás de acuerdo al Figura Nº13. Rasgadura con Tijeras:

Figura Nº13. Rasgadura con Tijeras: Tomada de Taupin Jane, Cwiklik Chesterene, Scientific Proto- cols of Forensic Examination of Clothing.

contexto del caso.

En todos los casos se deben realizar diagramas corporales, el número y tipo de diagramas a criterio del médi- co prosector de acuerdo al número y características de las lesiones obser- vadas en el cadáver. Estos diagramas no requieren ser elaborados a escala, se debe indicar el número de la herida que fue asignado para la descripción. De existir otro tipo de trauma también debe diagramarse.

OTROS FACTORES RELEVANTES A TENER EN CUENTA PARA LA IN- TERPRETACIÓN DE LAS LESIONES POR ARMA CORTANTE

PARA LA IN- TERPRETACIÓN DE LAS LESIONES POR ARMA CORTANTE La forma original de la herida

La forma original de la herida puede modificarse por acción de las fibras elásticas presentes en la piel: Si la lesión es paralela a las líneas de clivaje de la piel los bordes tenderán a no estar separa- dos y la herida se apreciará de for- ma más lineal. Por el contrario si la herida es perpendicular a las líneas de clivaje de la piel los bordes de la herida se verán más abiertos y la herida mas elíptica o incluso redon- deada, en estos casos es manda- torio afrontar los bordes antes de medir la longitud.

Se

debe

evitar

interpretaciones

personales de la forma de las he- ridas, independientemente que aparezcan descritos en algunas fuentes bibliográficas como “herida en pececito” o “colas de salida”. La descripción debe ser objetiva fuentes bibliográficas como “herida en pececito” o “colas de salida”. La descripción debe ser objetiva y de acuerdo a los parámetros descritos.

Objetos romos como los destornil-

ladores tienden a causar heridas un poco más irregulares e indentadas con halo equimótico a su alrededor. Ciertos tipos de destornilladores pueden dar lesiones patrón como con halo equimótico a su alrededor. Ciertos tipos de destornilladores pueden dar lesiones patrón como por ejemplo los destornilladores en forma de estrella que usualmente producen en la piel lesiones en forma de cruz. Figura N° 14.

En lesiones de forma inusual se

debe sospechar elementos cau- sales diversos y reportados en la literatura como infrecuentes: En las heridas causadas por tijeras son frecuentes las lesiones en forma de “Z” y en los casos de herramien- tas como leznas pueden obser- varse heridas de forma cuadrada o rectangular. Figuras N° 15 y 16. rectangular. Figuras N° 15 y 16.

Figura N° 14. Herida con forma de cruz producida con un destornillador con punta de

Figura N° 14. Herida con forma de cruz producida con un destornillador con punta de estrella (Punta tipo Phillips). Fotografía del autor.

de estrella (Punta tipo Phillips). Fotografía del autor. Figura N° 15. Herida incisa con forma inusual

Figura N° 15. Herida incisa con forma inusual causada con fragmento de vidrio durante una riña. Fotografía del autor.

de vidrio durante una riña. Fotografía del autor. Figura N° 16. Herida con forma rectangular, producida

Figura N° 16. Herida con forma rectangular, producida con un destornillador con punta trapezoidal (“Destornillador de pala”). Fotografía del autor.

Agradecimientos a la doctora Esperanza Niño por la corrección de estilo y sus aportes a este documento. Diseño y diagramación: Nixa Sierra Gru- po Nacional de Comunicaciones.

Referencias Bibliograficas Generales

1. Morales Maryluz; Manual para

la práctica de autopsias medicolegales, 2000 Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses.

2. Guía de procedimientos para

la realización de necropsias medicole- gales, segunda edición 2004, Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses.

3. Vernon J. Geberth; Practical

Homicide Investigation, Tactics, Proce- dures, and Forensics Techniques; third

edition, 1996 by CRC Press Inc.

4. Di Maio, Vincent and Domi-

nick, Forensic Pathology, second edi- tion 2001 by CRC.

5. Shkrum M., Ramsay D. Fo-

rensic Pathology of Trauma; Firth Edi-

tion 2007 by Humana Press.

6. Payne-James J., Jones R.,

Karch S. Manlove J. Simpson´s Foren- sic Medicine, 13th Edition 2011 by Hodder Arnold.

7. James S., Kish P., Sutton T.;

Principles of Bloodstain Pattern Analy- sis, 2005 by CRC Press Inc.

8. Taupin Jane, Cwiklik Ches-

terene, Scientific Protocols of Forensic Examination of Clothing, 2011 by Tay-

lor and Francis Group, LLC.