Anda di halaman 1dari 9

Programa “Brasil Presente”: Camerata de Vientos de Tatuí,

gestores de lazos culturales entre Costa Rica y Brasil

Por Cindy Bolandi


cindybolandi@yahoo.com

“La música, entre todas las artes, es la que más cerca está de ser transpuesta en el
mundo moderno. Su carácter y el lugar que ocupa en el mundo la señalan para ser
modificada en sus fórmulas de distribución, de reproducción y hasta de producción.
Es la más solicitada de todas las artes, la más mezclada con la existencia social, la
más cercana a la vida, cuyo funcionamiento orgánico anima, acompaña o imita.
Tanto si se trata de la marcha como de la palabra, de la espera como de la acción, del
régimen como de las sorpresas, sabe cautivar, combinar, transfigurar las actitudes y
los valores sensibles de cada una de ellas” Paul Valéry

Introducción

Cada vez es más evidente en la sociedad costarricense la


contemporaneidad en que se vive en el mundo actual. Por tanto el arte
no es la excepción, lo que hace que los artistas asuman un nuevo rol, de
mediadores y actores sociales dentro de organizaciones, llevándoles
tanto ellos como a las instituciones culturales y gubernamentales a
ampliar su perspectiva para adecuarse a esta contemporaneidad.

En este marco, la cultura ha adquirido nuevos significados para los


ciudadanos, gobiernos y organizaciones sociales; lo cual ha
configurado procesos necesarios de intercambio y conocimiento
mutuo con otras culturas, justamente necesario para estar a tono con
la contemporaneidad que vivimos así como con los procesos de
globalización.

Dentro de este contexto creo que el programa “Brasil presente”, se ha


dado a la tarea de generar estos intercambios entre dos culturas que
les unen lazos culturales y que comparten realidades que les son
comunes como la situación política, económica y social además de los
modelos académico-musicales, importados en su mayoría, que se han
mezclado con nuestras culturas autóctonas, globalizando una manera
de hacer música, creando estándares de calidad y dirección artística,
matizada, por supuesto, por la identidad que hemos elegido para sí.
Por ello, la cooperación cultural internacional que sea generado entre
Costa Rica y Brasil adquiere un importante significado en estos
escenarios, superando su dimensión tradicional de las diplomacias
oficiales a nuevas formas de acción con la participación de un gran
abanico de actores sociales.

A continuación haré una breve reseña sobre la participación de la


Camerata de Vientos de Tatuí dentro del Programa “Brasil Presente”
en agosto 2009, haciendo un especial énfasis en aspectos como: el
intercambio cultural, el intercambio académico y el impacto social.
Camerata de Vientos de Tatui, izquierda a derecha: Dario Sotelo, director; Gerson Arandino,
trompeta; Edmilson Baia Oliveira, trombón; Luciano Vas Veira, tuba; Luis Carlos Caldana,
percusión; Eric Heimann Pais, saxofón; Max Eduardo Ferreira, clarinete; Octavio Bloes,
flauta.

Aportes
1. Integración cultural.
Cuando hablamos de integración cultural, no solo hacemos referencia
al principio de fraternidad que cada una de las personas que participó
o presencio los conciertos y clases maestras dictadas por los miembros
de la Camerata de Vientos de Tatuí experimentó, sino también de la
importancia de los emprendimientos conjuntos que se generaron en la
participación activa de tan distinguidos músicos en un concierto junto
con la Banda Nacional de San José y la participación del maestro Dario
Sotelo con la Orquesta Sinfónica Nacional de Costa Rica en el montaje
del concierto de conmemoración del 30 Aniversario de la Compañía
Nacional de Danza, que se llevó a cabo posteriormente en octubre
2009, donde se interpretó la Bachiana Nº 7 de Heitor Villa-lobos (en
conmemoración del 50 aniversario del compositor) y una obra del
compositor costarricense Carlos Escalante. Hechos que
indudablemente resaltan la coexistencia de músicos brasileños y
costarricenses durante una semana hablando un solo idioma: “el
musical”.
Creo que a raíz de esta interacción de ambas culturas, el mayor logro
fue fomentar un proceso de integración de ambos pueblos a través de
la música -un lenguaje universal que representa la identidad íntima del
ser humano de cada región y que dio paso al establecimiento de
proyectos conjuntos futuros.
2. Intercambio académico
Indudablemente la transmisión de conceptos a través del arte, podría
constituir la base de un medio válido para la transmisión de principios,
contribuyendo a convertirse en un agente de transformaciones
significativas en nuestras sociedades. Por lo tanto la educación es
siempre emergente de una cultura, entendida ésta como una forma
integral de vida que es creada histórica y socialmente por una
comunidad a partir de su particular manera de resolver física,
emocional y mentalmente las relaciones que mantiene con la
naturaleza, consigo misma, con otras comunidades y con lo que ella
considera sagrado, para dar continuidad y plenitud de sentido a la
totalidad de la existencia.
Por ende no hay educación sin cultura, por lo que no podemos dejar
pasar desapercibida la labor pedagógica que realizaron los miembros
de la Camerata de Vientos de Tatuí en las clases maestras individuales
y del ensamble como portavoces de la cultura brasileña.
Sin duda este espacio pedagógico, permitió dar a conocer a profesores,
estudiantes y profesionales del ámbito musical costarricense las
características interpretativas, estilos musicales, ritmos, instrumentos
musicales y diversos compositores propios de la música brasileña.
A raíz de dicho intercambio académico e institucional entre el
Conservatorio de Tatuí y la Escuela de Artes Musicales de la
Universidad de Costa Rica, institución sede y mediadora cultural
durante una semana entre Costa Rica y Brasil; se dio paso a la gestión
de varios proyectos como la invitación del Profesor Erick Heimann
Pais, miembro de la Camerata y además Director Artístico del
Conservatorio de Tatuí, a participar en Octubre en el SaxFest 2009, así
como la invitación del maestro Dario Sotelo para impartir un curso de
dirección de bandas en octubre 2009, dirigido a estudiantes de
dirección y directores de las distintas Bandas Nacionales.

Maestro Dario Sotelo y algunos participantes del Curso de Dirección, Dirección General de Bandas,
octubre 2009.

Saxfest 2009, de izquierda a derecha Javier Valerio, Erick Heimann, Harold Guillen, Kennet Tak Key
Tse
Así como el interés de establecer un vínculo con el maestro Sotelo
para asesorar la apertura y fungir como profesor de la Maestría en
dirección de Bandas y conjuntos Instrumentales en un futuro cercano
del Programa de Maestría en Artes de la Universidad de Costa Rica, así
como de ser participe frecuentemente en capacitaciones y seminarios
como el Seminario Internacional de Directores y Festival de Bandas,
que realiza en base anual la Dirección General de Bandas.
Además es de destacar el intercambio de publicaciones audiovisuales,
partituras, libros etc, entre ambas instituciones.

3. Impacto social

“Toda experiencia artística auténtica constituye una relación de encuentro: Dos


realidades- el sujeto contemplador y la obra contemplada- se ofrecen mutuamente
posibilidades de comprensión y de re-creación de un mundo expresivo,
respectivamente-. La música es un tejido de relaciones, que empieza a existir cuando
dos sonidos se interrelacionan expresivamente. Así surge el ritmo, y del ritmo brotan
las melodías, y de varias melodías yuxtapuestas se origina la armonía. Al admirar
una obra musical, celebramos la fecundidad de las relaciones, que dan lugar a modos
diversos de encuentro” (Lopéz 2003)
.
El distinguido director orquestal Daniel Baremboim, manifiesta que a
través de la música es posible imaginar un modelo social alternativo,
que nos permite expresarnos libremente y llegar por medio de ella a
la realidad de los otros cambiando así su entorno. Basado en este
pensamiento, podría decir que la Camerata de Vientos de Tatuí ha
cumplido con este cometido, manifiesto en el impacto social tanto en
los músicos costarricenses como en el público en general que participó
de las actividades que dictaron.
Es indudable que la música tiene la virtud de ser el lenguaje universal
por excelencia, que permite unir tanto a eruditos como a melómanos
en la experimentación de la sublimidad, y otra cantidad de
sentimientos y sensaciones que solo ella es capaz de evocar.
Sin duda la finalidad de llegar a las personas, tocar sus almas y
propiciar además del goce estético un cambio en sus vidas, se cumplió
a cabalidad en el concierto realizado el día 16 de agosto de la Camerata
con la Banda Nacional de San José, donde la ciudad de San José vibro al
ritmo de la Samba, el Chôro, el Frevo y demás ritmos propios del Brasil.

Maestro Dario Sotelo, dirigiendo la Banda Nacional de San José, concierto 16 de agosto 2009,
Programa “Brasil Presente”.

Maestro Dario Sotelo y solistas de la Camerata de Tatuí y la Banda Nacional de San José
Interpretando Cinco Madeiras No Choro, del compositor brasileño Hudson Nogueira
Por tanto si el objetivo primordial del programa "Brasil Presente" es
acercar la cultura brasileña a la cultura costarricense la misión fue
cumplida a cabalidad, reafirmando una de las expresiones más fuertes
para el programa como es la “musical”, escribiendo una nueva página
en la historia cultural costarricense, con la Camerata de Vientos de
Tatuí.

FUENTES

Barenbom, Daniel. El sonido es vida. El poder de la música. Bogotá,


Norma, 2008.
López, Alfonso. El poder transfigurador del arte. San José, Promesa,
2003.
Portocarrero, Rocío. Entrevista personal. Setiembre 2009.
Sotelo, Darío. Entrevista personal. Agosto, 2009.
Valadares, Tadeu. Entrevista personal. Agosto, 2009.

____________________________________________________________

CINDY BOLANDI es Licenciada en Fagot de la Escuela de Artes


Musicales de la Universidad de Costa Rica, Profesora de Fagot del
SINEM, Fagotista de la Banda Nacional de San José, Orquesta de
Cámara UCR y el Cuarteto de Fagotes Phoenix. Actualmente cursa la
Maestría en Música en dicha Universidad.