Anda di halaman 1dari 20

LA TEORIA DEL BIG BANG Y EL ORIGEN DEL UNIVERSO

El Big Bang, literalmente gran estallido, constituye el momento en que de la "nada" emerge toda la materia, es decir, el origen del Universo. La materia, hasta ese momento, es un punto de densidad

infinita, que

en

un

momento dado "explota"

generando la expansión de la materia en todas las

direcciones y

creando

lo

que

conocemos como

nuestro Universo.

LA TEORIA DEL BIG BANG Y EL ORIGEN DEL UNIVERSO El Big Bang, literalmente gran estallido,

Inmediatamente después del momento de la "explosión", cada partícula de materia comenzó a alejarse muy rápidamente una de otra, de la misma manera que al inflar un globo éste va ocupando más espacio expandiendo su superficie. Los físicos teóricos han logrado reconstruir esta cronología de los hechos a partir de un 1/100 de segundo después del Big Bang. La materia lanzada en todas las direcciones por la explosión primordial está constituida exclusivamente por partículas elementales: Electrones, Positrones, Mesones, Bariones, Neutrinos, Fotones y un largo etcétera hasta más de 89 partículas conocidas hoy en día.

En 1948 el físico ruso nacionalizado estadounidense George Gamow modificó la teoría de Lemaître del núcleo primordial. Gamow planteó que el Universo se creó en una explosión gigantesca y que los diversos elementos que hoy se observan se produjeron durante los primeros minutos después de la Gran Explosión o Big Bang, cuando la temperatura extremadamente alta y la densidad del Universo fusionaron partículas subatómicas en los elementos químicos.

Cálculos más recientes indican que el hidrógeno y el helio habrían sido los productos primarios del Big Bang, y los elementos más pesados se produjeron más tarde, dentro de las estrellas. Sin embargo, la teoría de Gamow proporciona una base para la comprensión de los primeros estadios del Universo y su posterior evolución. A causa de su elevadísima densidad, la materia existente en los primeros momentos del Universo se expandió con rapidez. Al expandirse, el helio

y el hidrógeno se enfriaron y se condensaron en estrellas y en galaxias. Esto explica la expansión del Universo y la base física de la ley de Hubble.

Según se expandía el Universo, la radiación residual del Big Bang continuó enfriándose, hasta llegar a una temperatura de unos 3 K (-270 °C). Estos vestigios de radiación de fondo de microondas fueron detectados por los radioastrónomos en 1965, proporcionando así lo que la mayoría de los astrónomos consideran la confirmación de la teoría del Big Bang.

Uno de los grandes problemas científicos sin resolver en el modelo del Universo en expansión es si el Universo es abierto o cerrado (esto es, si se expandirá indefinidamente o se volverá a contraer).

y el hidrógeno se enfriaron y se condensaron en estrellas y en galaxias. Esto explica la

Un intento de resolver este problema es determinar si la densidad media de la materia en el Universo es mayor que el valor crítico en el modelo de Friedmann. La masa de una galaxia se puede medir observando el movimiento de sus estrellas; multiplicando la masa de cada galaxia por el número de galaxias se ve que la densidad es sólo del 5 al 10% del valor crítico. La masa de un cúmulo de galaxias se puede determinar de forma análoga, midiendo el movimiento de las galaxias que contiene. Al multiplicar esta masa por el número de cúmulos de galaxias se obtiene una densidad mucho mayor, que se aproxima al límite crítico que indicaría que el Universo está cerrado.

La diferencia entre estos dos métodos sugiere la presencia de materia invisible, la llamada materia oscura, dentro de cada cúmulo pero fuera de las galaxias visibles. Hasta que se comprenda el fenómeno de la masa oculta, este método de determinar el destino del Universo será poco convincente.

Muchos de los trabajos habituales en cosmología teórica se centran en desarrollar una mejor comprensión de los procesos que deben haber dado lugar al Big Bang. La teoría inflacionaria, formulada en la década de 1980, resuelve dificultades importantes en el planteamiento original de Gamow al incorporar avances recientes en la física de las partículas elementales. Estas teorías también han conducido a especulaciones tan osadas como la posibilidad de una infinidad de universos producidos de acuerdo con el modelo inflacionario.

Sin embargo, la mayoría de los cosmólogos se preocupa más de localizar el paradero de la materia oscura, mientras que una minoría, encabezada por el sueco Hannes Alfvén, premio Nobel de Física, mantienen la idea de que no sólo la gravedad sino también los fenómenos del plasma, tienen la clave para comprender la estructura y la evolución del Universo.

AGUJEROS NEGROS

Los llamados agujeros negros son cuerpos con un campo gravitatorio muy grande, enorme. No puede escapar ninguna radiación electromagnética ni luminosa, por eso son negros. Están rodeados de una "frontera" esférica que permite que la luz entre pero no salga.

AGUJEROS NEGROS Los llamados agujeros negros son cuerpos con un campo gravitatorio muy grande, enorme. No

Estrella devorada por un agujero negro

Hay dos tipos de agujeros negros: cuerpos de alta densidad y poca masa concentrada en un espacio muy pequeño, y cuerpos de densidad baja pero masa muy grande, como pasa en los centros de las galaxias. Si la masa de una estrella es más de dos veces la del Sol, llega un momento en su ciclo en que ni tan solo los neutrones pueden soportar la gravedad. La estrella se colapsa y se convierte en agujero negro.

Stephen Hawking y los conos luminosos

Stephen Hawking y los conos luminosos El científico británico Stephen W. Hawking ha dedicado buena parte

El científico británico Stephen W. Hawking ha dedicado buena parte de su trabajo al estudio de los agujeros negros. En su libro Historia del Tiempo explica cómo, en una estrella que se está colapsando, los conos luminosos que emite empiezan a curvarse en la superficie de la estrella. Al hacerse pequeña, el campo gravitatorio crece y los conos de luz se inclinan cada vez más, hasta que ya no pueden escapar. La luz se apaga y se vuelve negro. Si un componente de una estrella binaria se convierte en agujero negro, toma material de su compañera. Cuando el remolino se acerca al agujero, se mueve tan deprisa que emite rayos X. Así, aunque no se puede ver, se puede detectar por sus efectos sobre la materia cercana. Los agujeros negros no son eternos. Aunque no se escape ninguna radiación, parece que pueden hacerlo algunas partículas atómicas y subatómicas. Alguien que observase la formación de un agujero negro desde el exterior, vería una estrella cada vez más pequeña y roja hasta que, finalmente, desaparecería. Su influencia gravitatoria, sin embargo, seguiría intacta.

Ilusión óptica

Como ocurrió en el Big Bang, también en los agujeros negros se da una singularidad, es

Como ocurrió en el Big Bang, también en los agujeros negros se

da una singularidad, es decir, las

leyes

físicas

y

la

capacidad

de

predicción fallan. En consecuencia, ningún observador externo, si lo hubiese, podría ver qué ocurre dentro. Las ecuaciones que intentan explicar una singularidad, como la que se da en los agujeros negros, han de tener en cuenta el espacio y el tiempo. Las singularidades se situarán siempre en el pasado del observador (como el Big Bang) o en su futuro (como los colapsos gravitatorios), pero nunca en el presente. Esta curiosa hipótesis se conoce con el nombre de censura cósmica.

El Sistema Solar

El Sistema Solar es un conjunto formado por el Sol y los cuerpos celestes que orbitan a su alrededor.

Está integrado el Sol y una serie de cuerpos que están ligados gravitacionalmente con este astro: ocho grandes planetas (Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno), junto con sus satélites, planetas menores (entre ellos, el ex-planeta Plutón) y asteroides, los cometas, polvo y gas interestelar.

El Sistema Solar El Sistema Solar es un conjunto formado por el Sol y los cuerpos

Pertenece a la galaxia llamada Vía Láctea, que esta formada por cientos de miles de millones de estrellas situadas a lo largo de un disco plano de 100.000 años luz.

El Sistema Solar está situado en uno de los tres brazos en espiral de esta galaxia llamado Orión, a unos 32.000 años luz del núcleo, alrededor del cual gira a la velocidad de 250 km por segundo, empleando 225 millones de años en dar una vuelta completa, lo que se denomina año cósmico.

Los astrónomos clasifican los planetas y otros cuerpos en nuestro Sistema Solar en tres categorías:

Primera categoría: Un planeta es un cuerpo celeste que está en órbita alrededor del Sol, que tiene suficiente masa para tener gravedad propia para superar las fuerzas rígidas de un cuerpo de manera que asuma una forma equilibrada hidrostática, es decir, redonda, y que ha despejado las inmediaciones de su órbita.

Segunda categoría: Un planeta enano es un cuerpo celeste que está en órbita alrededor del Sol, que tiene suficiente masa para tener gravedad propia para superar las fuerzas rígidas de un cuerpo de manera que asuma una forma equilibrada hidrostática, es decir, redonda; que no ha despejado las inmediaciones de su órbita y que no es un satélite.

Tercera categoría: Todos los demás objetos que orbitan alrededor del Sol son considerados colectivamente como "cuerpos pequeños del Sistema Solar".

La Tierra es nuestro planeta y tiene un satélite, la Luna. Algunos planetas tienen satélites girando a su alrededor, otros no.

Los asteroides son rocas más pequeñas que también giran, la mayoría entre Marte y Júpiter. Además, están los cometas que se acercan y se alejan mucho del Sol.

A veces llega a la Tierra un fragmento de materia extraterrestre. La mayoría se encienden y se desintegran cuando entran en la atmosfera. Son los meteoritos.

Los planetas, muchos de los satélites de los planetas y los asteroides giran alrededor del Sol en la misma dirección, en órbitas casi circulares. Cuando se observa desde lo alto del polo norte del Sol, los planetas orbitan en una dirección contraria al movimiento de las agujas del reloj.

Casi todos los planetas orbitan alrededor del Sol en el mismo plano, llamado eclíptica. Plutón es un caso especial, ya que su órbita es la más inclinada y la más elíptica de todos. Hasta hace poco se le consideraba un planeta, pero ya no. El eje de rotación de muchos de los planetas es casi perpendicular al eclíptico. Las excepciones son Urano y Plutón, los cuales están inclinados hacia sus lados.

El Sol contiene el 99.85% de toda la materia en el Sistema Solar. Los planetas están condensados del mismo material del que está formado el Sol, contienen sólo el 0.135% de la masa del sistema solar. Júpiter contiene más de dos veces la

materia de todos los otros planetas juntos. Los satélites de los planetas, cometas, asteroides, meteoroides, y el medio interplanetario constituyen el restante 0.015%.

Casi todo el sistema solar por volumen parece ser un espacio vacío que llamamos "medio interplanetario". Incluye varias formas de energía y se contiene, sobre todo, polvo y gas interplanetarios.

Los planetas tienen forma casi esférica, como una pelota un poco aplanada por los polos.

Los materiales compactos están en el núcleo. Los gases, si hay, forman una atmosfera sobre la superficie. Mercurio, Venus, la Tierra, Marte son planetas pequeños y rocosos, con densidad alta. Tienen un movimiento de rotación lento, pocas lunas (o ninguna) y forma bastante redonda. Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno, los gigantes gaseosos, son enormes y ligeros, hechos de gas y hielo. Estos planetas giran deprisa y tienen muchos satélites, más abultamiento ecuatorial y anillos.

Formación de los planetas

materia de todos los otros planetas juntos. Los satélites de los planetas, cometas, asteroides, meteoroides, y

Los planetas se formaron hace unos 4.650 millones de años, al mismo tiempo que el Sol.

En general, los materiales ligeros que no se quedaron atrapados en el Sol se alejaron más que los pesados. En la nube de gas y polvo original, que giraba formando espirales, había zonas más densas, proyectos de lo que más tarde formarían los planetas.

La gravedad y las colisiones llevaron más materia a estas zonas y el movimiento rotatorio las redondeó. Después, los materiales y las fuerzas de cada planeta se fueron reajustando, y todavía lo hacen. Los planetas y todo el Sistema Solar continúan cambiando de aspecto. Sin prisa, pero sin pausa.

Mercurio

Mercurio Es el planeta más cercano al Sol y el segundo más pequeño del Sistema Solar.

Es el planeta más cercano al Sol y el segundo más pequeño del Sistema Solar. Mercurio es menor que la Tierra, pero más grande que la Luna. Si nos situásemos sobre Mercurio, el Sol nos parecería dos veces y media más grande. El cielo, sin embargo, lo veríamos siempre negro, porque no tiene atmósfera que pueda dispersar la luz.

Los romanos le pusieron el nombre del mensajero de los dioses porque se movía más rápido que los demás planetas. Da la vuelta al Sol en menos de tres meses. En cambio, Mercurio gira lentamente sobre su eje, una vez cada 58 días y medio. Antes lo hacía más rápido, pero la influencia del Sol le ha ido frenando.

Mercurio Es el planeta más cercano al Sol y el segundo más pequeño del Sistema Solar.

Cuando un lado de Mercurio está de cara al Sol, llega a temperaturas superiores a los 425 ºC. Las zonas en sombra bajan hasta los 170 bajo cero. Los polos se mantienen siempre muy fríos. Esto lleva a pensar que puede haber agua (congelada, claro).La superficie de Mercurio es semejante a la de la Luna. El paisaje está lleno de cráteres y grietas, en medio de marcas ocasionadas por los impactos de los meteoritos. La presencia de campo magnético indica que Mercurio tiene un núcleo metálico, parcialmente líquido. Su alta densidad, la misma que la de la Tierra, indica que este núcleo ocupa casi la mitad del volumen del planeta.

Venus

Es el segundo planeta del Sistema Solar y el más semejante a La Tierra por su tamaño, masa, densidad y volumen. Los dos se formaron en la misma época, a partir de la misma nebulosa.Sin embargo, es diferente de la Tierra. No tiene océanos y su densa atmósfera provoca un efecto invernadero que eleva la temperatura hasta los 480 ºC. Es abrasador.Los primeros astrónomos pensaban

que Venus eran dos cuerpos diferentes porque, unas veces se ve un poco antes de salir

que Venus eran dos cuerpos diferentes porque, unas veces se ve un poco antes de salir el Sol y, otras, justo después de la puesta.

que Venus eran dos cuerpos diferentes porque, unas veces se ve un poco antes de salir

Venus gira sobre su eje muy lentamente y en sentido contrario al de los otros planetas. El Sol sale por el oeste y se pone por el este, al revés de lo que ocurre en La Tierra. Además, el día en Venus dura más que el año.La superficie de Venus es relativamente joven, entre 300 y 500 millones de años. Tiene amplísimas llanuras, atravesadas por enormes rios de lava, y algunas montañas.Venus tiene muchos volcanes. El 85% del planeta está cubierto por roca volcánica. La lava ha creado surcos, algunos muy largos. Hay uno de 7.000 km.

La Tierra

Es nuestro planeta y el único habitado. Está en la ecosfera, un espacio que rodea al Sol y que tiene las condiciones necesarias para que exista vida.

que Venus eran dos cuerpos diferentes porque, unas veces se ve un poco antes de salir

La Tierra es el mayor de los planetas rocosos. Eso hace que pueda retener una capa de gases, la atmósfera, que dispersa la luz y absorbe calor. De día evita que la Tierra se caliente demasiado y, de noche, que se enfríe. Siete de cada diez partes de la superficie terrestre están cubiertas de agua. Los mares y océanos también ayudan a regular la temperatura. El agua que se evapora forma nubes y cae en forma de lluvia o nieve, formando rios y lagos. En los polos, que reciben poca energía solar, el agua se hiela y forma los casquetes polares. El del sur es más grande y concentra la mayor reserva de agua dulce. La Tierra no es una esfera perfecta, sino que tiene forma de pera. Cálculos basados en las perturbaciones de las órbitas de los satélites artificiales revelan que el ecuador se engrosa 21 km; el polo norte está dilatado 10 m y el polo sur está hundido unos 31 metros.

Marte

Es el cuarto planeta del Sistema Solar. Conocido como el planeta rojo por sus tonos rosados,

Es el cuarto planeta del Sistema Solar. Conocido como el planeta rojo por sus tonos rosados, los romanos lo identificaban con la sangre y le pusieron el nombre de su dios de la guerra.El planeta Marte tiene una atmósfera muy fina, formada principalmente por dióxido de carbono, que se congela alternativamente en cada uno de los polos. Contiene sólo un 0,03% de agua, mil veces menos que la Tierra.

Los estudios demuestran que Marte tuvo una atmósfera más compacta, con nubes y precipitaciones que formaban rios. Sobre la superficie se adivinan surcos, islas y costas. Las grandes diferencias de temperatura provocan vientos fuertes. La erosión del suelo ayuda a formar tempestades de polvo y arena que degradan todavía más la superficie.En las condiciones actuales, Marte es estéril, no puede tener vida. Su suelo es seco y oxidante, y recibe del Sol demasiados rayos ultravioletas. El tono rojizo de su superficie se debe a la oxidación o corrosión. Las zonas oscuras están formadas por rocas similares al basalto terrestre, cuya superficie se ha erosionado y oxidado. Las regiones más brillantes parecen estar compuestas por material semejante, pero contienen partículas más finas, como el polvo.

Es el cuarto planeta del Sistema Solar. Conocido como el planeta rojo por sus tonos rosados,

Júpiter

Es el cuarto planeta del Sistema Solar. Conocido como el planeta rojo por sus tonos rosados,

Es el planeta más grande del Sistema Solar, tiene más materia que todos los otros planetas juntos y su volumen es mil veces el de la Tierra. Júpiter tiene un tenue sistema de anillos, invisible desde la Tierra. También tiene muchos satélites. Cuatro de ellos fueron descubiertos por Galileo en 1610. Era la primera vez que alguien observaba el cielo con un telescopio. Júpiter tiene una composición semejante a la del Sol, formada por hidrógeno, helio y pequeñas cantidades de amoníaco, metano, vapor de agua y otros compuestos. La rotación de Júpiter es la más rápida entre todos los planetas y tiene una atmósfera
compleja, con nubes y tempestades. Por ello muestra franjas de diversos colores y algunas manchas. La Gran Mancha Roja de Jupiter es una tormenta mayor que el diámetro de la Terra. Dura desde hace 300 años y provoca vientos de 400 Km/h.

Saturno

Saturno es el segundo planeta más grande del Sistema Solar y el
único con anillos visibles desde la Tierra. Se ve claramente achatado por los polos a causa de la rápida rotación.La atmósfera es de hidrógeno, con un poco de helio y metano. Es el único planeta que tiene una densidad menor que el agua. Si encontrásemos un océano suficientemente grande, Saturno flotaría.El color amarillento de las nubes tiene bandas de otros colores, como Júpiter, pero no tan marcadas. Cerca del ecuador de Saturno el viento sopla a 500 Km/h. El origen de los anillos de Saturno no se conoce con exactitud. Podrían haberse formado a partir de satélites que sufrieron impactos de cometas y meteoroides. Cuatrocientos años después de su descubrimiento, los impresionantes anillos de Saturno siguen siendo un misterio.

La elaborada estructura de los anillos se debe a la fuerza de gravedad de los satélites cercanos, en combinación con la fuerza centrífuga que genera la propia rotación de Saturno.Las partículas que forman los anillos de Saturno tienen tamaños que van desde la medida microscópica hasta trozos como una casa. Con el tiempo, van recogiendo restos de cometas y asteroides. Si fuesen muy viejos, estarían oscuros por la acumulación de polvo. El hecho que sean brillantes indica que son jóvenes.

Urano

Urano Es el septimo planeta desde el Sol y el tercero más grande del Sistema Solar.

Es el septimo planeta desde el Sol y el tercero más grande del Sistema Solar. Urano es también el primero que se descubrió gracias al telescopio, en 1781.La atmósfera de Urano está formada por hidrógeno, metano y otros hidrocarburos. El metano absorbe la luz roja, por eso refleja los tonos azules y verdes.

Urano está inclinado de manera que el ecuador hace casi ángulo recto, 98 º, con la trayectoria de la órbita. Esto hace que en algunos momentos la parte más caliente, encarada al Sol, sea uno de los polos.Su distancia al Sol es el doble que la de Saturno. Está tan lejos que, desde Urano, el Sol parece una estrella más. Aunque, mucho más brillante que las otras.Urano, descubierto por William Herschel en 1781, es visible sin telescopio. Seguro que alguien lo había visto antes, pero la enorme distancia hace que brille poco y se mueva lentamente. Además, hay más de 5.000 estrellas más brillantes que él.

Urano Es el septimo planeta desde el Sol y el tercero más grande del Sistema Solar.

La inclinación sorprendente de Urano provoca un efecto curioso: su campo magnético se inclina 60 º en relación al eje y la cola tiene forma de tirabuzón, a causa de la rotación del planeta. En 1977 se descubrieron los 9 primeros anillos de Urano. En 1986, la visita de la nave Voyager permitió medir y fotografiar los anillos, y descubrir dos nuevos.

Los anillos de Urano son distintos de los de Júpiter y Saturno. El exterior, Epsilon está formado por grandes rocas de hielo y tiene color gris. Parece que hay otros anillos, o fragmentos, no muy amplios, de unos 50 metros.

Neptuno

Es el planeta más exterior de los gigantes gaseosos y el primero que fue descubierto, en septiembre de 1846, gracias a predicciones matemáticas. El interior de Neptuno es roca fundida con agua, metano y amoníaco líquidos. El exterior es hidrógeno, helio, vapor de agua y metano, que le da el color azul. Neptuno es un planeta dinámico, con manchas que recuerdan las tempestades de

Júpiter. La más grande, la Gran Mancha Oscura, tenía un tamaño similar al de la Tierra,

Júpiter. La más grande, la Gran Mancha Oscura, tenía un tamaño similar al de la Tierra, pero en 1994 desapareció y se ha formado otra. Los vientos más fuertes de cualquier planeta del Sistema Solar son los de Neptuno. Muchos de ellos soplan en sentido contrario al de rotación. Cerca de la Gran Mancha Oscura se han medido vientos de 2.000 Km/h.En la atmósfera de Neptuno se llega a temperaturas cercanas a los 260 ºC bajo cero. Las nubes, de metano congelado, cambian con rapidez. La foto de la derecha muestra los cambios que detectó el Voyager II en un periodo de sólo 18 horas.

HISTORIA E IMPORTANCIA ACTUAL DE LA ASTRONOMÍA

La astronomía ha sido un aspecto fundamental de la cultura humana a través de la historia, partiendo desde el neolítico, hasta las altas civilizaciones. Desde las evidencias de calendarios grabados en huesos de 35.000 años, pasando por los calendarios lunares representados en el arte rupestre, o las posibles representaciones astrales de Lascaux, los monumentos megalíticos orientados astronómicamente del neolítico, y las pirámides y templos de Egipcios, Mayas, y de otras muchas culturas; la astronomía ha tenido un lugar de primera importancia en las actividades y producciones culturales del ser humano.

Desde las más antiguas manifestaciones de la observación astronómica hasta la aparición de observaciones sistemáticas, y registros escritos, en las primeras civilizaciones, se da una cadena de tradición astronómica cuyo principal medio de transmisión es la tradición oral. De esta forma existe una gran cantidad de información astronómica en mitos, leyendas, y tradiciones orales y de otra índole como pueden ser canciones, danzas y otras.

Las antiguas astronomías dejaron como evidencia histórica principalmente vestigios arqueológicos, que son estudiados por la arqueoastronomía.

La astronomía actual tiene su origen en las ciencias del mundo antiguo y forma parte de la historia de la ciencia occidental. La tradición occidental astronómica se origina en el Cercano Oriente desde el tercer milenio a.C, con aportaciones Asirías y Egipcias principalmente. Posteriormente la Grecia de la segunda mitad del primer milenio a.C. teniendo como foco Alejandría (en el actual Egipto) desarrolla estas tradiciones dentro de la filosofía natural, aportando un enfoque racional al estudio astronómico, que seria el germen determinante de la tradición astronómica occidental.

Posteriormente, como es sabido, el Islam retoma la ciencia griega e hindú y la introduce a Europa a través de Al-Andalus. A partir del Renacimiento, Occidente

experimenta un desarrollo acelerado de las ciencias y la sucesión de revoluciones producidas por los trabajos de Tycho, Galileo, Kepler y Newton desembocan en la actual astronomía.

Como es evidente la astronomía ha sido una de las principales fuerzas motoras del desarrollo científico a lo largo de la historia, y por tanto, es uno de los principales focos de interés en el estudio de la historia de la humanidad.

A grandes rasgos se puede afirmar que el estudio histórico de la astronomía lo asume la disciplina de la historia de la ciencia; mientras que el estudio de la pre- historia de la astronomía lo asume la disciplina de la arqueoastronomía. La importancia de la astronomía no reside sólo en que se ocupe, principalmente, del estudio de los cuerpos celestes del universo, sino que es algo que está ligado desde la antigüedad al ser humano y, por extensión, a todas las civilizaciones. Los astros siempre han sido algo que ha atraído al ser humano. En cualquier momento de la historia se ha querido ver en los cuerpos celestes el destino, nuestro origen, y, actualmente, se recopilan millones de datos en todo el mundo para conocer nuestro pasado y futuro. El resultado es muy sencillo: somos una parte muy insignificante en todo el universo y, sin embargo, algo importantísimo y, quizás, único. La importancia de la astronomía está en que, gracias a los avances científicos actuales, podemos atisbar luz al conocimiento de nuestro origen, no sólo del planeta, sino del propio ser humano. El ser humano ha sido siempre un animal curioso, habido de saber un poco más cada día y esa hambre de conocimiento es la que ha hecho que a través de los siglos y de las civilizaciones, los brujos, los chamanes, los sacerdotes, los científicos, se hayan volcado en el descubrimiento de peculiaridades en el cielo nocturno que les hicieran comprender el porqué de su existencia. Todos, sin excepción alguna, han erigido monumentos, ciudades, observatorios dirigidos a desentrañar los misterios de la noche y de los astros que podemos admirar bajo la luna, o sin ella, siempre que no esté cubierto por las nubes.

Ésta sed de saber, ha conseguido que muchos personajes históricos crearan inventos para acercarse más y poder observar mejor las estrellas y planetas cercanos, consiguiendo algunos de ellos, inventos que serían la base de las máquinas actuales. El hecho de que el ser humano haya pisado la luna y, posteriormente haya podido crear todo tipo de naves espaciales y satélites, capaces de situarse fuera de la órbita terrestre e, incluso, algunos de ellos que ya estén fuera de lo que conocemos como Vía Láctea y envíen datos a los centros de investigación aporta no sólo más conocimientos, sino también más dudas y la sensación de que conocemos muy poquito de lo que nos rodea.

Sin embargo, cuanta más información obtenemos y que nuestros científicos son capaces de interpretar y desgranar, nos acerca más a nuestro origen y nos descubre que estamos más conectados con el resto de planetas estrellas de lo que pensábamos. Poco sabemos realmente de nuestro origen como planeta y de cómo realmente se creó la vida en él. Sin embargo, lo importante es que estamos conectados un universo de una manera muy importante y que todo lo que le afectan, nos afecta nosotros.

La importancia de la astronomía está en que gracias a los conocimientos que aporta el ser humano, lo más importante es la casualidad que ha originado nuestro planeta y la vida en que en ella se produjo.

SITUACION ACTUAL DE LA ASTRONOMIA EN MEXICO

En México el comienzo de la astronomía moderna, entendida como el estudio predictivo e interpretativo de los mecanismos de funcionamiento de los astros, data de 1942, cuando se inauguró el Observatorio Astrofísico Nacional de Tonantzintla, en las afueras de la ciudad de Puebla(5,6,3). En su tiempo albergó una de las cámaras Schmidt más grandes del mundo, lo que llevó al descubrimiento de los objetos protoestelares Haro-Herbig, las estrellas ráfaga y las galaxias azules con líneas de emisión. A principios de los 40 había un solo doctor en astronomía en el país(7), la Dra. Pişmiş, pero el caldo de cultivo para desarrollar la astrofísica se propició incluso antes de su llegada a México a través del choque generacional entre las figuras clave de Joaquín Gallo y Luis Enrique Erro y, más tarde, la entrada en escena de Guillermo Haro.

En los 50 comienza un incipiente crecimiento de la comunidad astronómica nacional. Los pocos astrónomos del momento empiezan a impartir cursos optativos en la carrera de física, y dirigen tesis de licenciatura de estudiantes interesados que, una vez motivados para trabajar en el área, se los envía al extranjero para obtener maestrías y doctorados en instituciones líderes del área. La mayoría de estos estudiantes, una vez graduados, volvieron al país para engrosar principalmente la planta del Instituto de Astronomía de la UNAM (IA- UNAM), creado en 1967, y en menor medida la del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE), el nuevo centro surgido en 1971 del Observatorio Astrofísico Nacional de Tonantzintla. Este último fue el primer centro de investigación establecido fuera de la Ciudad de México, iniciando con ello la descentralización de la investigación en astronomía, si bien los observatorios ya habían salido de la capital décadas antes(7). En los años 80 astrónomos recién doctorados en el extranjero se incorporan a la sede del IA-UNAM en Ensenada, Baja California, fundada originalmente para dar apoyo al nuevo OAN en la sierra de San Pedro Mártir. En los 90 el INAOE fortalece su planta con investigadores jóvenes y destacados, en parte atraídos por el proyecto del Gran Telescopio Milimétrico y por el Programa Internacional de Astrofísica Avanzada Guillermo Haro de talleres de trabajo y conferencias anuales. La UNAM sigue su proceso de descentralización al crear en 1996 la Unidad Morelia del IAUNAM, a la que se trasladan algunos de sus investigadores de gran trayectoria desde el Distrito Federal. En 2003 esta unidad se convierte en el Centro de Radioastronomía y Astrofísica de la UNAM (CRyA-UNAM). Otros grupos de astrónomos también se asentaron en provincia en esta época, especialmente en Guanajuato, Jalisco y Sonora.

El número de astrónomos nacionales ha crecido a lo largo de la historia a un ritmo lento pero decidido. Se ha tratado de incrementar la densidad de astrónomos del país sin crecimiento del número de investigadores de astronomía en México

Las nuevas generaciones de astrónomos las engrosan, principalmente, doctores salidos de los postgrados de astronomía de México, una buena parte de los cuales han sido repatriados después de realizar estancias postdoctorales en el extranjero, y como en los comienzos, también doctores mexicanos formados en el extranjero. Alrededor de los 90, además, la astronomía mexicana empezó a atraer a doctores extranjeros para que pudieran integrarse en la comunidad nacional y, con ello, aunar fuerzas en la formación de recursos humanos y en la investigación de frontera realizada en el país

Situación actual

El padrón 2008 de astrónomos profesionales asciende a 194 investigadores y profesores, doctores (93%) o maestros en ciencias (7%) en activo y unos 70 ingenieros y técnicos académicos de apoyo. En el censo de investigadores se han incluido los miembros del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) inscritos en la disciplina de Astronomía y Astrofísica, los declarados en las plantas de institutos y centros de investigación o departamentos de astronomía de universidades, los doctores graduados en México en los últimos 10 años que se dedican a labores académicas en centros nacionales de enseñanza superior, y otros, siempre que en los últimos 5 años hayan publicado algún resultado de investigación en revistas indexadas del área y no manifiesten que su actividad principal sea otra que la astronomía. Además de estos investigadores, hay alrededor de una veintena de científicos registrados en las áreas de Física, Química, Biología y Geología del SNI que también realizan investigación en astronomía, y que no se han incluido en este padrón.

Los astrónomos se concentran principalmente en dos centros de la UNAM, el IA- UNAM con sedes en el Distrito Federal y en Baja California, y el CRyA-UNAM en Michoacán; y en un centro Conacyt, el INAOE en Puebla. Cada uno de estos centros cuenta con unos 20 a 50 astrónomos investigadores. Además, en esta década, las Universidades de Guanajuato, Guadalajara y Sonora han consolidado sus grupos de astronomía al formar departamentos o grupos departamentales de entre 10 y 5 investigadores. Otras universidades cuentan también con pequeños grupos de astrónomos establecidos dentro de sus departamentos o institutos de ciencias físicas. Un 13% de astrónomos, especialmente investigadores doctorados en los últimos 10 años, se encuentran esparcidos como individuos en otras universidades estatales y privadas del país, sin todavía haber formado departamentos o agrupaciones fuertes en esta disciplina dentro de sus instituciones.