Anda di halaman 1dari 244

Derechos y créditos

Concepto:

Charlez Mendoza

Autor:

Carlos Miguel Mendoza

Arte y diseño:

Fabiola Err

Arte y diseño interior:

Alix Carreón

Fotografía:

Elsa Gpe. Luis Juan Gutiérrez. Mónica Moreno

Modelos:

Leonor Peña

Editoría:

David Neri Gisela González Tostado

Estructura:

Gabriela Lara Jessica Pagán Samara Ramírez

Coordinación:

Verónica Orozco

Imagen:

Israel Robles

Locales:

Chat Lunatique Bo.Ca.

480 Av. Chapultepec, Col Americana Guadalajara, México, 44110

Copyright © 2014 Carlos Miguel Mendoza Reservados todos los derechos. Este libro o cualquier parte de éstos, no puede ser reproducido o utilizado en forma alguna sin el permiso expreso y por escrito del autor excepto por el uso de citas breves en una reseña del libro y que sea citado. Impreso en los Estados Unidos de México, Primera impresión, 2014. J9 Music Publishing

480 Av. Chapultepec, Col Americana Guadalajara, México, 44110

Charlez Mendoza

Reconocimientos

Quiero expresar mi agradecimiento a las personas que formaron parte

de esta manifestación de aliento y expresión. No hay ningún orden y

definitivamente faltarán.

Primero al Altísimo creador de todo lo que es por permitirme esta indulgencia. A mis padres por todo lo que me han regalado al darme vida. A mis cercanos círculo de creación, esos seres extraordinarios que me retan, me apoyan y colaboran con todas sus ideas y sueñan en grande conmigo.

A las MUSAS, ellas saben quienes son.

A las personas que en algún momento me contaron una historia la cual se convirtieron en versos, gracias Alejandro, mi hermano Uruguayo, por el regalo de algunas de esas en este libro, si dicen “vos” ya sabrán que son sus relatos.

A Fide, cantinero a la antigua, que con su arte de saber mezclar mi amargura con el Elixir del olvido, nombre del néctar que sólo me prepara a mi, más de una vez me sirvió mi trago y escuchó gentilmente otro sueño de un amor desvanecido.

Gisela por tener la valentía de adueñarse de cada una de estas palabras y escribir la mejor parte de este libro, el prólogo. Ojalá dejes conocer tu talento al mundo muy pronto.

Alix por laborar sin descanso hasta prepararlo para que se pudiese leer en todos los formatos posibles.

5
5

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción.

David y Leonor por su tiempo y belleza.

Samara por preparar la estructura. Gabriela por la segunda revisión. Fabi por el arte y las portadas, Mónica por las fotos.

Mi tocayo Carlos, por apoyar en llevar este proyecto a otros foros de interés.

Verito por coordinar los lugares para las fotos, todo su apoyo y estar pendiente a mi bienestar.

Aresbi por ser el catalítico en presentarme a Alix y a Gisela, tu eres una parte íntegra de esta co-creación.

Gracias Elsa por llegar justo a tiempo para que se completara todo.

Gracias Jessica por darle un último vistazo a todo.

A Chat Lunatique y a Bo.Ca por su gentileza y permitirnos tomar las fotos en sus establecimientos.

Sobretodo gracias a todos por aguantarme y ser paciente conmigo durante tantas exigencias.

6
6

Charlez Mendoza

Dedicatoria

Dedico estas palabras esparcidas y forzadas a la convivencia por un acto de mi fragilidad, a mi identidad, la máquina. A todos ustedes

que me han otorgado la confianza y la indulgencia para que ustedes

puedan compartirlas.

Ya yo hice una parte para que esto esté completo ahora te toca a ti, leerlas y liberarlas.

En honor a mi padre

Cecilio Mendoza

1923-2015

7
7

Charlez Mendoza

PRÓLOGO

Llevaba una hora de conocer personalmente a Charlez, cuando inesperadamente me propuso realizar el prólogo de su libro. Al empezar a leerlo me di cuenta que quería ser parte de su gran obra maestra.

En cada poema que leas, no sólo conocerás una historia, sino que te transportarás a ella, y ahí, en ese universo de aquella historia, en esas letras, te encontrarás a ti.

Vas a sentir la honestidad en cada palabra, el dolor de un corazón abatido y tenaz, el amor tan grande que uno tiene y que se guarda, y la impotencia de querer revelarte ante una sociedad hipócrita.

Una vez que termines de leer el libro, sentirás como cada fibra de

tu cuerpo que permanecía dormida, despierta con ganas de vivir, de sentir, y de amar cada segundo y con placer.

Confío en que cada uno de estos poemas se convertirá en un himno de esperanza para todo aquel que se sentía perdido, que será un libro de culto para los amantes de las letras y una guía de vida para los que emprenderán sus sueños.

Espero que disfruten cada letra como yo lo he hecho y agradezco profundamente a este gran poeta por hacerme parte de su universo.

Gisela González Tostado

Charlez Mendoza PRÓLOGO Llevaba una hora de conocer personalmente a Charlez, cuando inesperadamente me propuso realizar
9
9

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción.

El porqué y el para qué.

En estos tiempos, en donde cada vez protegemos más nuestra identidad a través de la imagen. Al nivel en donde ya quienes realmente somos se comienza a diluir de tal manera que para muchos ya solo lo que existe es eso en sí y su defensa para sobrevivir.

Donde todo revolotea a cumplir con las condiciones sociales, las

estructuras culturales y la libertad se manifiesta solo en un estado de

sitio del exilio subversivo.

Aquí te ofrezco una simple mirada a una expresión de la fragilidad, vulnerabilidad y autenticidad de esos momentos en donde yo no ando cubriendo mi esencia con máscaras del qué hacer y comprobar.

He aquí un retrato de cada circunstancia que he captado en su momento.

Las cuales permití que me derribaran y en otras ocasiones me llenaran de ilusión.

Ojalá puedas conectarte con una que otra. La única condición que te pido es que lo intentes de leer con la perspectiva más sensible que puedas. Ojalá podamos conectar alma con alma y que estas letras logren alguna experiencia, ya sea la que sea en tí. No pretendo que causen un impacto ni traigan alguna claridad. Mi única intención es que permita surgir en ti algo que quizás hace tiempo no ha estado presente. Con toda su dinámica y matices que nos une al más importante de los fundamentos, nuestra humanidad.

10
10

Charlez Mendoza

El título nace del ruido con que suenan las palabras cuando no son escuchadas.

El descripto es porque a mi parecer este tipo de expresión cada día encuentra menos “hábitat” en donde poder vivir. Así que desde el el exilio te envió estas señales de humo.

Las portadas son burlas descriptivas generalizadas. Para nada que ver con una verdad absoluta. Pero quizás no tan lejos de la realidad.

Charlez Mendoza El título nace del ruido con que suenan las palabras cuando no son escuchadas.

Disfruten

11
11

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción.

ÍNDICE

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción. ÍNDICE 12
12
12

Charlez Mendoza

Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
Charlez Mendoza 13
13
13
Guapo 14
Guapo
14

Charlez Mendoza

Es lo primero que pides que sea. Sin importar si te respeta, te estima o te valore. Y si es necesario eliminando a la amiga que te estorbe.

Guapo Aunque sea sólo una fachada desgastada Lo importante es que otras te envidien. Otra señal de tu auto desprecio, eligiendo al que mejor te castigue.

Guapo, aunque te hiera Guapo, aunque te marque Que desvanezca tu alma, destruya todos tus sueños,

y al final compruebe que no te amas.

Triste ilusión, espejismo fugaz,

no comprendes que la belleza se puede comprar.

Ignorante ...

Crees que ese que ni conoces

es el perfecto para llevarte al altar.

Sólo recuerda que mientras tu te inventas tu fantasía,

hay otras planificando quitártelo un día.

Para tener a un Brad

...

primero

hay que ser una Angelina.

15
15
Así soy 16
Así soy
16

Charlez Mendoza

Digo lo que siento y sin tapujos Digo mi verdad Esto es lo que hay No juego el juego que juegan los demás

Aunque languidece el camino,

prefiero caminar

Así lo veo todo El detalle del sendero Lo que sólo se ve con el andar.

Lo primero que haré es quererte ahuyentar Poniendo así en prueba tu compromiso de quererte quedar

No es que me crea que soy importante, ni mucho menos especial Es que ya he aprendido que las promesas se las lleva el mar

Este que ves aquí Ese soy yo Ni más, ni menos Ni mejor, ni peor Así te toca decidir Si aceptas a quién soy O eliges con todo tu derecho, de decirme adiós.

17
17
Así 18
Así
18

Charlez Mendoza

Tienes toda la razón me encanta tu locura Contagiado ahora estoy de toda tu hermosura. Sólo dices “ay Dios” cuando te pregunto si me quieres Si soy yo ese hombre que pedías al cielo

En cambio yo a ti no te veía ... Estaba equivocado al pensar que eras la que demostrabas y no realmente la que escondías

Sabes jugar conmigo me desencajas de mi seriedad Quién pudiese imaginar que en estos días de mi vida, alguien lo pudiese lograr.

19
19

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción.

Es inevitable ya tu viste el futuro Ahí estamos sonriendo quizás recordando estos tiempos Así que ve acostumbrándote

a lo que refieres como difícil

Llegamos tal como nos pedimos, ahora nos toca continuar, y no rendirnos.

20
20
bla bla bla
bla
bla
bla
Aturdido 22
Aturdido
22

Charlez Mendoza

Aturdido Demacrado Mis ojos pesados por no poder llorar “Lo siento” me dices después de dejarlo a él entrar

Pudiste decirlo “Ya yo no quiero más” Lo hubiese aceptado y desde ahí continuar Pero ahora que hago ya no hay vuelta atrás Te suelto y el precio comienzas a pagar

Ojalá que él valga la pena, lo llegarás a odiar Por ser el cómplice en esta patraña de la cual no me pude salvar

Humillado me vió el sendero desconsolado me llegaron a encontrar Quise evadir el desengaño el dolor sin cesar Por primera vez contemplé quitarme la vida y mi misión abandonar.

23
23

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción.

Hoy decides marcarme y confesar tu traición Me pregunto qué fue lo que hice para merecer tal decepción

Te amo y es tan adentro que aunque no pueda

confiar ...

te doy mi perdón

El precio que realmente cargas, es haber perdido a tu poeta herido quien te entregó todo su amor.

24
24
bla bla
bla
bla

bla

En aquél lugar 26
En aquél lugar
26

Charlez Mendoza

Desde el grito del silencio y el abrazo de la soledad. Entre destellos súbitos que violan la oscuridad. Con instantes inesperados de penumbras y preguntas, luchando entre lo que tengo y lo que vendrá.

Entre deseos no expresados y la furia del temor abrumador, llegan las sonrisas y las lágrimas inventando una realidad. Las palabras de otoño dejan un sin sabor, y las peores llegan a marchitarse en su esplendor.

Entre estribillos de canciones robadas, y el cantar pasional de inspiración y quimeras. Esperanza desesperada de llenar ese espacio vacío. Agotando paciencias y rezando a que Dios quiera.

En la encrucijada inaudita de lo que quiero y lo que creo que puedo. Con la paciencia insólita vestida de lecciones que no acabo de aprender.

27
27

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción.

En las colinas desconocidas y miradas inquietas, a horizontes que no llegaré a tocar. Cuyos rasgos y siluetas serán arcoíris del pasado, memorias que no podré borrar. Sus aromas, que por siempre permearán mi soñar.

En caminos asfaltados de nobleza, inútiles y baldíos, con sólo un par de huellas abandonadas y desvanecidas por el tiempo.

Allí, allá, en aquél lugar, a veces sobrepoblado, y de pronto solitario, frustrado y sigiloso, a veces camino yo.

28
28
bla bla bla
bla
bla
bla
Ilusionado 30
Ilusionado
30

Charlez Mendoza

A tu lado, pierdo el control,

con la noción, de que por fin

una ilusión ya ha llegado. Que por tanto tiempo de soñar, había negado de que existieras, para mí. Ilusionado, con la esperanza de que un día nos encontráramos

con la fe, de que por fin ya no

era un cuento, sino la realidad que estas conmigo.

Atrapado, con el alivio de tus encantos y ternuras. El antídoto esperado a mi pasado, lleno de soledad y de penumbras.

Haz llegado, con la respuesta a mis preguntas abandonadas, y es que sin ti mi espacio es baldío lleno de besos, jamás correspondidos dueño de nada, arrojado al olvido.

Ilusionado, con la conciencia de que Dios hoy me ha dado la compañera que tanto le he pedido, más allá de lo que había esperado.

31
31
Uno 32
Uno
32

Charlez Mendoza

Si tu supieras las ansias que tengo de amarte, no me permitirías ni saludarte. De cada vez que paso por tu lado y lucho con el instinto de tomarte en mis brazos y besarte. Esta tentación violenta de desesperadamente hacerte mía, aunque sea sólo por un instante. Es mejor que mantengas una larga brecha conmigo porque si un día te acercas demasiado te quemaría sin compasión. No dejaría de azotar la tormenta de pasión que llevo por dentro, hasta que escuche tu grito de salvación. Desgarrarte los labios con mi boca hasta verlos pintarse de rojo como una rosa. Galopear fervientemente sobre tu cuerpo, tu sudor entrelazado con el mío. Escuchando tus gemidos de placer, y de pasión volverte loca. Y si después de amarnos en ese atardecer decides marcharte porque a otro te vas a atar, pues vete. Pero llévate el recuerdo de esta tarde, el frenesí, la desesperación al amarnos, tu cuerpo ardiendo de los surcos que con mi boca haré.

33
33

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción.

Llévate el aliento cansado de dos cuerpos que al alcanzar el éxtasis, se rinden ante sus pechos derritiéndose el uno con el otro. Yo me quedaré con tu esencia en mis manos, el sabor de tu cuerpo en mis labios, y tu mirada de atardecer al despedirte con el secreto nuestro que sólo nos pertenece ahora a los dos.

34
34
bla bla
bla
bla

bla

Dos 36
Dos
36

Charlez Mendoza

Te acabas de ir y todavía no lo puedo creer,

cómo fue que fuiste de mis fantasías a mi cama.

Que pude al fin descargar mi pasión desesperada

dentro de tus colinas nuevas a las que tanto anhelaba.

Aún queda fresco en mi mente el momento en donde tu mirada cambió de inocencia a lujuria. Quién diría que tanto tiempo de intento

fugaz al final terminaría con esta tertulia.

Quedé sorprendido con tu determinación al entregarte, tu sabías que sería la primera y la última vez, para dejarme deseándote el resto de mi vida. Me emocioné cuando comenzamos a desgarrarnos y aún más cuando eras tú quien me desvestía. Nos lanzamos a las llamas, sabiendo que nos quemaban, actuabas como

una fiera desesperada cuando

es enjaulada, porque sabías que el tiempo se nos marchaba. Nos amamos desesperadamente como los amantes que se esconden y temen que los descubran. Culminamos, y abrazados nos besábamos tiernamente, sin importarnos de lo que las paredes murmuraran. Te vestiste lentamente mientras te pedía que te quedaras.

37
37

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción.

Me contestaste que eso era imposible y con un beso eterno te despediste. Nunca me explicaste por qué habías venido, nunca supe las razones. Quizás querías llevarte un atardecer diferente a los que te esperaban para siempre, uno diferente como los que los cantantes del amor describen en aquella bellas canciones.

38
38
bla bla bla
bla
bla
bla
Ellas 40
Ellas
40

Charlez Mendoza

A las que tienen la capacidad de iluminarnos el camino y a la vez arrojarnos en las tinieblas. Que un día se entregan sin más poder dar, y después con la misma determinación nos olvidan. Las que nos hacen soñar con castillos de ilusiones y luego los derrumban por probar un capricho a escondidas. Son todo y todo lo dan cuando aman. Madre, musa, amante, refugio, acompañante. Furia, traición, frialdad e indiferencia cuando dejan de quererte. ¿Quién de nosotros no daría cualquier cosa por estar con la que no se dejó atrapar? Aquella que no nos hizo caso y a su corazón no pudimos llegar. Me pregunto ¿Qué no daría por tenerte aquí conmigo? Dame una idea ahora mismo para lograr ser más que tu enamorado amigo. A ellas que serán siempre nuestro dilema en la vida. Que sean por siempre bendecidas, que sigan inspirándonos a ser más grandiosos de los que nuestras limitaciones nos digan.

41
41
Amor 42
Amor
42

Charlez Mendoza

El amor, por sí sólo insuperable,

es la flor silvestre,

es la canción profunda, el amanecer amándonos unidos.

El amor, cuando acompañado del ego, de la posesión, el destructivo, es la rabia, el rencor,

es la infidelidad acompañada con el olvido.

Pero con todo esto es el amor, el necesitado, el frustrante, el doloroso, el radiante, la tristeza, la alegría, la esperanza dulce de toda una vida.

43
43
Delirio 44
Delirio
44

Charlez Mendoza

Escúchame mi amor porque hoy llegué a la locura. Te he llevado tan dentro de mí que no dejo de pensar en ti, y en tu ternura. Tu foto como aliciente llevo en mi alma, y es lo único que en estos momentos donde pierdo la cordura me ofrece la calma. Déjame ser el riachuelo que te lave los pies al lado de la vereda.

La lluvia de domingo que sin avisar llega a bautizarte entera.

La flor silvestre que te regala su aroma.

El colibrí insaciable que de tu néctar toma.

El cometa que flota en el aire

para que te deleites. Por recompensa estar sujetado de tu mano y desde lo alto volar y así poder verte. Escúchame mujer porque no pienso rendirme sin por lo menos haberte dado lo mejor de mí todos los días.

45
45
Cómo te diré 46
Cómo te diré
46

Charlez Mendoza

Cómo te diré,

que eres la flor que no se marchita.

Que tu inocencia es el aroma que no se disipa. Que tu mirada me despierta lo más profundo de mi ser. Continuamente borrando las nubes que no me dejan ver. Detrás de tus ojos he visto el paraíso, con sus jardines de armonía, belleza y asombro.

Cómo te diré que eres la aurora al despertar. Con la pasión ferviente del deseo de amar. Que eres la estrella del norte, que guía a los nómadas perdidos. El faro fulminante improvisto, que alumbra a los desconocidos. Que eres paloma blanca mensajera de amor, y laurel de paz en medio del rencor.

47
47
Dime 48
Dime
48

Charlez Mendoza

Dime qué hago si ha pasado el tiempo y a tu corazón no he llegado. Si a cada instante te llevo en lo más profundo de mi ser y te sigo esperando. Cómo dejar de pensar que haz sido tú en la que siempre he soñado. Cómo olvidarme de ti si me llenas los días de esperanza y te sigo deseando. A pesar de que me lo haz dicho ya varias veces que tu amor no es el mismo, aún así te sigo extrañando. Quiero que sepas que me muero por estar contigo y llenarte de mi amor. De tenerte en mis brazos hasta rendirme en tu esplendor. Más tenlo siempre presente que no viviré para siempre, ni tú, ni yo. Y mientras esperas a un príncipe azul no reconoces que ya tu rey auténtico llegó. Seguiré pacientemente entregándome a ti. Quizás algún día descubrirás a tu príncipe azul, o de cualquier color, viviendo en mí.

49
49
Despertar 50
Despertar
50

Charlez Mendoza

Despierta y empieza tu día de nuevo. Descubre lo que nunca se ha perdido y desechaste sin convertirlo en sueño. Busca dentro de ti, ahí te ha de esperar todo lo que buscabas antes de dejar de sentir. Vive, sin dudas porque otros lo harán por ti, sin embargo sólo podrán ser jueces de la vida que escojas vivir. Enseña para que otros también puedan lograr ser más grande de lo que se imaginan, y están dormidos por temor a encontrarse a si mismos en un nuevo despertar.

51
51
Morir en tus brazos 52
Morir en tus
brazos
52

Charlez Mendoza

Si he de morir hoy desearía morir en tus brazos y con una caricia tuya cerrar mis ojos. Pero no sin antes contarte lo mucho que te he amado, y decirte que has sido mi pensar, mi sentir, mi todo. Que cuando he visto un atardecer he pensado en tus ojos color de miel. Cuando he acariciado el pétalo

de un clavel imagino acariciarte a flor de piel.

Al escuchar la brisa que canta cuando estremece las hojas de un árbol frondoso. El rocío del mar que al tocar todo mi cuerpo me llena de ti y te deseo ansioso. Quiero estar contigo de la manera más desesperante. Porque la vida vuela y nos deja detrás un paso alarmante.

Y si hoy he de morir que sea después del instante en que sienta tu beso en mi mejilla. Ese primer beso en que me entregas con todo tu amor como nunca antes lo has dado y que sea éste el acompañante de mi despedida. Te amo.

53
53
El barco 54
El barco
54

Charlez Mendoza

Con un abrazo me desarmas de todo. Dejo caer a tu alrededor todas las armas que supuestamente me protegen. Me rindo en tus brazos y el tiempo se detiene, se desvanecen las incertidumbres que dentro de mí crecen. En tu mirada me entrego sin miedo, lo ves todo, mis angustias, mis pasiones, mis temores. Encuentras dentro de mí el ser iluso que se esconde para no ser lastimado como anteriormente por otros amores. Me drenas completamente de los pesares de mi existencia. Se agotan los sin sabores que a veces reinan sobre mi esencia. En tus ojos me doy por vencido y una vez más te pierdo en mis deseos. Me estreno la misma máscara que siempre me arrancas de raíz para evadir lo que siento, inventando rodeos. Y hoy en día no te tengo conmigo, quien luchó se encuentra a tu lado. Por no seguir tu consejo de arrojar la arrogancia y correr para no perder tu ahora añorado barco.

55
55
Convicción 56
Convicción
56

Charlez Mendoza

No sientas temor por mi seguridad y convicción al decirte lo que siento por ti. Porque simplemente he decidido arriesgar a perder

lo que no tengo, para ganar lo que ha faltado en mí. El Amor ... Palabra indiscreta que se inventa a si sola. Creadora de pasiones, y desilusiones.

Sentimientos bellos que hoy afloran.

Perdóname si antes de que despiertes ya esté tomando café de madrugada contemplando el mar y soñando contigo. No te ofrezco castillos. Ni siquiera de arena porque el viento y el inmenso mar se los lleva con el tiempo. Sólo te puedo ofrecer un corazón emocionado

y por primera vez entero. Compuesto de fragmentos que se unen para formar un mosaico de emociones nuevas. Unidos por una lechada de sensibilidad y ternura que quieren andar por un nuevo sendero. No te ofrezco inocencia pues soy un zorro ya viejo que ha tocado varias vidas. He acariciado una docena de rosas que me han dejado las cicatrices de sus espinas. Y excúsame si he mal interpretado tus intenciones de amistad, pero dime tú a mí que hombre no se puede enamorar locamente de ti, con tu dulzura angelical.

57
57
Contigo 58
Contigo
58

Charlez Mendoza

Tú, mi reto que cada día me llena de encanto. Tú, mi enigma diaria que drenas mis sentimientos gota a gota, siempre probándolos y retándolos. Contigo pudiera manifestar la más grande pasión. El más profundo amor, la entrega total, la eterna devoción. Mis temores y frustraciones severas, mi todo, lo que fui, lo que seré, lo que soy, completo. Te regalaría mi corazón, hacer lo que nadie más pudiese hacer, llenar ese espacio secreto donde tus sueños yacen durmiendo.

Tú, fiera escondida que de vez

en cuando sale de su jaula, y muerde mi ser desesperante. Esperando a que tu carcelera te libere bajo palabra, o te permita escaparte. Y yo queriendo ser el amo de llaves, que pueda descifrar la combinación secreta de la bóveda de tu amor y tu alma.

59
59
Rebelde 60
Rebelde
60

Charlez Mendoza

Tú, como flor salvaje

de una pradera inquieta, así amas, así hieres, sin permiso, sin rencor.

Se llena tu boca de dichos juguetones y espontáneos, a veces con coraje, a veces con amor.

Tú, radiante arco iris de colores múltiples que al igual que tus emociones brillan al llegar.

Que en momentos improvistos, llegan al mundo con una sonrisa. Y de vez en cuando con un llorar.

61
61

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción.

Adornas tu pelo azabache con antojos de tu encanto escurridizo. Símbolos representantes de quien realmente eres debajo de tu máscara de hechizo.

Eres juguetona en tu mirada, castigante con tus palabras, e ingenua de tu valor.

62
62
bla bla
bla
bla

bla

Distancia 64
Distancia
64

Charlez Mendoza

Lo intenté, hice todo lo acostumbrado, la encontré y a sus brazos me arrojé. Dentro de un beso y la pasión descubrí un nuevo sentir a la que en el pasado me entregué.

Llegaste a mi mente porque así es que había soñado estar contigo. Se marchó el deseo que antes era ardiente, ahora sólo fugaz y desvanecido. Pensando en ti y tú tan lejos de mí, yo queriendo amarte y de tu parte sólo el olvido. La distancia no ha logrado perderte y es que este amor no conoce fronteras porque secretamente no se ha dado por vencido. Quiero que sepas que mi meta es desprenderte de mi corazón caprichoso no porque dejas de ser la mujer de quien más me he enamorado sino porque tú no me correspondes. Y el tiempo se sigue dispersando y deseo compartir lo mejor de mi vida con aquella que pertenece a mi lado.

65
65
En un instante 66
En un instante
66

Charlez Mendoza

Sentía impaciencia al no verte, llegué a pensar que no venías. Caminé por la senda y la muchedumbre abundante de seres iluminados que empañaban lo que veía. Capté tu mirada y con tu mano me saludaste. Me acerqué hacia ti y con tu mirada

me encontraste. Te pedí un segundo de tu tiempo que luego quisiese que fuese una eternidad. Quería entregarte algo que había creado en mis momentos de soledad.

Te entregué la primera flor que me escogió

para formar parte de ti. Y en papel de cartón con lazo de soga, la inspiración que había nacido en mí. Mi corazón se abrió como nunca se había atrevido. Expresó lo que sentía sin temor a ser lastimado sin temor a ser vencido. Tus ojos me contaban su reacción, mas no encontraban palabras tus labios. Y es que a veces no decir palabras para no herir es cosa de sabio. No sé que pasará de ahora en adelante, sólo Dios dispone del destino. Sin embargo por primera vez en toda mi vida, de frente y sin frenos, he expresado lo que siento. A ti te dejo con la pregunta, porque ya sabes la respuesta. Me quedo sabiendo que al darlo todo no se gana ni se pierde, porque mi amor no se apuesta.

67
67
Propuesta 68
Propuesta
68

Charlez Mendoza

Permíteme llenar tu esencia con la energía de mi abrazo. Dame el espacio para permitir que dos corazones se sincronicen y caminen al mismo paso. Déjame llenar tus días de fantasías improvistas con mi varita de mago romántico. Dame la oportunidad de unir mi luz

con la tuya, vas a ver lo luminosas que son cuando están unidas. No olvides que retumban los fuegos

artificiales cuando te habla mi corazón.

Recuerda la antorcha fulminante en mis ojos cuando te miran con su pasión. No lo pienses mucho, abre tu corazón, deja que mi ser se entrelace con el tuyo para compartir lo que nunca has vivido en todo su esplendor. Date la oportunidad de llegar a conocer a este romántico empedernido. Pueda que con él descubras lo que siempre has deseado y todavía no has vivido.

69
69
Vuela 70
Vuela
70

Charlez Mendoza

Quién realmente eres ya lo descubriste quién fuiste ya no lo serás. Y hoy, después de tanto tiempo, te das cuenta

que aún vive en ti una niña tierna. Que corre libre sobre la pradera llena de amor, con el canto del ruiseñor, y en la noche entregándole un deseo a una luminosa estrella.

El valor que siempre ha estado aflora

con su resplandor, y tu alma golondrina

encuentra que con sus alas nuevas puede llenarse de amor.

En cuna de flores te mecen las manos

de quienes te conocen mejor. Su entrega se desborda en su canto, y en tu vuelo hacia

el cielo, se llena tu espíritu de paz y candor. Recuerda que eres más allá de una mujer valiosa y amorosa, nunca olvides que para muchos otros que vendrán, siempre serás luz de faro. Que encaminas aquellos que buscan

lo que ya tu encontraste y al final poder

disipar su dolor. Sueña siempre en grande. Vuela alto y eleva tus anhelos a la luz de nuestro creador. Él estará esperando tus deseos y los concederá llenos de primor.

71
71
Recuerdo 72
Recuerdo
72

Charlez Mendoza

Si algún día me recuerdas que sea por haber querido hacerte feliz. Que todo lo que tenía era exclusivo para ti, desde el delirio y el fervor, hasta las angustias que sentí. Cuéntale a tus nietas adolescentes cuando te pregunten quién ha sido el que más te ha amado, de aquel amor en tu pasado que no llegó a ser. De aquel que estaba dispuesto a darlo todo por llegar a ser tu único querer.

El que a gritos te decía “te amo” sin ningún temor a perder. Aquel que de mañana a noche deseaba un beso de tu boca en sus labios tener. Sobre todo diles de aquel que fue valiente y por la deriva de la pasión se lanzó. Que llegó a trascender a quien nunca había sido para llegar a ser el que de amor te llenó.

73
73
Trigal 74
Trigal
74

Charlez Mendoza

Ya lo sabes, mi terruño no es baldío, es fértil en su hermosura. Colmado de su fauna y hasta un manantial de dulzura. Vete y baila con las olas caprichosas

que vienen un día y luego se marchan. Con cantos de pájaros arrulladores que después de un tiempo se callan. Vive, libre, audaz, experimentando

los colibríes que desean polinizar tu flor.

Llora y enfrenta el dolor, inevitable resultado de quien busca el amor. Yo, sabiendo lo que has de encontrar con mi azada en las manos prepararé mis surcos esperando semillas. Con fe, amor, y ternura, manteniéndolo lejos de los dientes de león y las hortalizas. Llega y trae contigo tu saco de semillas nuevas. Únelas a las mías y verás que son las mismas. Sembremos el trigo y veámoslo crecer. Hagamos harina con molinos de viento. Con levadura de amor verlo convertirse en pan para que así todos puedan comer. Después de esto nada más será importante, pero sin ello nada será posible. Si Dios nos quiere juntos, sólo el tiempo dirá, si tenemos la sabiduría de poderlo ver.

75
75

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción.

Y si llegas a tiempo y no ves que otra ya ha llegado a llenar ese espacio, entonces prepárate a recibir el amor eterno y seguro, sabio en su luz y para siempre sin dudarlo tuyo.

76
76
bla bla bla
bla
bla
bla
Aléjate 78
Aléjate
78

Charlez Mendoza

Sí que me entregues tu corazón es mucho para ti, aléjate. Entre el viento y la marea escucho tu cantar, detente.

Si lo único que quiero es que me ames, por encima de todo, me sanes, de tanta desilusión.

Ven y vete, márchate si es lo que quieres ... Quédate a mi lado, no me dejes desvanecer. Pero ten cuidado no me quedaré Si no sabes lo que tienes me alejaré. Ayer fue tu tiempo, hoy es mi placer, mañana de nuevo te recordaré.

Vístete de luto El día en que me vaya Canta a la primavera el día que me alejé. Siempre estaré dentro de ti si así me lo permites, Llevándote al otro mundo dentro de mi.

Luego no te arrepientas de lo mucho que te amé. Especialmente cuando te des cuenta que me perdiste por tu pequeñez.

Así que ahora andaré guitarra fiel en mis manos,

hasta que llegue el amanecer. Esta noche será fría, llena de melancolía, mi tiempo tomaré, hasta que indudablemente llegue otra rosa a desear mi querer.

79
79
Mujer 80
Mujer
80

Charlez Mendoza

Busco una mujer que aún no he encontrado. La busco, la espero, pero todavía no ha llegado. La que el amor no le sea de moda, ni se diluya con el tiempo.

La que sus palabras de apoyo y aliento no se las lleve,

al igual que a ella

el viento.

... Que de mi soberbia e inseguridad que es mi arrogancia, me enseñe el sendero humilde.

En los retos no me abandone y corra, sino que me apoye en mi batalla y no me permita rendirme. Que me permita amarla con pasión,

delirio y fervor. Que su mente no se apodere de sus sentidos y me deje saciar su sed de amor. La inspiración eterna,

  • mi musa inagotable a través del siglo.

Bendición y no martirio.

Inspiración, no castigo.

  • Mi maestra, yo su maestro,

aprendiendo de la vida el uno del otro. Con su belleza interna igual de reluciente que la de su rostro. Que su nombre hoy sea el mismo de la semana que viene. Que sepa valorizarse a sí misma, y así apreciar lo que tiene. Sí, busco una mujer, y sé que está en mi camino. Sigo buscándola porque pueda que seas tú, quien comparta mi destino.

81
81
La jaula 82
La jaula
82

Charlez Mendoza

Qué esperas, a qué le temes, si no te hace feliz. Si te limita en tu vuelo de conseguir todo lo que es vivir. Si te enjaula en una prisión con rejas que presumen ser amor. Y sin embargo, te conformas con sufrir tu soledad y dolor. Si todo lo que deseas te dice que no puedes. Se opone a que recibas todo lo que quieres. Qué clase de amor egoísta es ese que predica. Si sólo satisface y alegra a él, para qué lo necesitas. Es mejor ser un ave libre y sola, que una atrapada en jaula de oro. Escoger mirar los valles desde los más alto de la montañas, que soñar verlos por los ojos de otro.

83
83
Mi último adiós 84
Mi último
adiós
84

Charlez Mendoza

Sé que te amé, porque te enseñé a amar, aunque halla sido amar a otro.

Aprendí a entregarme a largo plazo y ver el precio de no ser apreciado.

No fue tu culpa, sino mi hipocresía. Te regalé mi todo, sin regalármelo primero a mí mismo.

Nos enseñamos lo bueno y lo dañino que puede ser el amor cuando no viene del corazón sino del ego sin control.

Viviré agradecido para siempre por las lecciones adquiridas. Sin ti no hubiesen llegado.

Te digo adiós porque ya es hora de seguir mi camino, tú ya empezaste el tuyo con un nuevo amor a tu lado.

85
85
Espejo 86
Espejo
86

Charlez Mendoza

Dile espejo, que cuando te mira, ves a la mujer más maravillosa en tu vida. Explícale que sin ella tu día sería un vacío, y si no estuviese morirías sin decirlo.

Que has visto su soñar, compartido su pesar. En días de tristeza y soledad, fuiste testigo de su luz menguar. Compartiste lágrimas de alegría y de dolor. Viste sus sombras grises vestirse de color. Cuando su pelo negro se enroscaba

en sus dedos con el fin de ser domados.

Con su ternura, y amor, sus inquietudes se apaciguaron, y se sentían acariciados,

amados. Los sueños en sus ojos que tanto

...

quiso lograrlos se confundían con la incertidumbre de que sería imposible alcanzarlos.

Dile tú, reflejo de su alma,

que no hay vida más fría que la que no es vivida. Que comprenda que lo tiene todo sin tener que buscarlo afuera, que existe un universo entero listo para nacer dentro de ella.

Siente su mirada a flor de piel y esa luz que te guía.

Indícale que su velero de vida no necesita vientos externos para dirigir su destino, su rumbo. Que su poder interno es tan inmenso que puede escoger su camino en este mundo. Así que por eso, y por mucho más dile espejo cuanto, la valorizas, la admiras, respetas, y sobre todo la amas.

87
87
La gitana 88
La gitana
88

Charlez Mendoza

Esta mañana una gitana me preguntó si todos mis sueños se habían hecho realidad. Le contesté que sí. Al responder la pregunta, y un instante de silencio me recordé de ti. Y reconocí la mentira que había divulgado. La realidad es que no estás junto a mi. Y pienso que no daría por una caricia tuya, por un despertar junto a ti. Por una mirada indiscreta. Por un beso apasionado, que por una vida fuese así. Que tanta falta me hace caminar solos tomados de la mano. Sólo en sueños así ha pasado. Y mirarte profundamente a tus ojos y decirte cómo te amo, aunque fuese sólo un instante. Sí, la gitana vio a través de mí y yo sabía lo que me decía. No todos mis sueños se han hecho realidad. Todos, menos el tuyo, el que deseo todos los días.

89
89
Gypsy 90
Gypsy
90

Charlez Mendoza

Extraño escuchar “te quiero” Aunque al otro día me rechaces. La mirada espontánea de la bruja gitana, que sólo en mis brazos renace.

Tus senos que despiertan con la caricia de mis manos. Liberados tus pezones, aún cuando quieres controlarlos.

Anhelo tu voz, tu cabeza reposando sobre mi pecho después de hacer el amor. Tu selva salvaje la cual rehúsas talar, como si eso a tu mina le quitara valor.

Recuerdo tu rostro buscando esconderse entre mi hombro y cuello cuando mi mano te desarma. Tus gemidos sofocados, sujetados por el morbo, cuando se quiere librar tu alma.

Tu mirada de niña en los probadores vistiéndote de princesa. Tu rostro sonroso cuando la primera ves te pedí un beso.

Pero tu enemiga interna ahora te atrapó. Engañándote de que el enemigo soy yo.

Se justifica con que todo fue sin amor,

cuando eso fue quien te guió.

91
91

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción.

Ahora a distancia solo pregunto que pasara entre los dos. Si gana tu enemiga perderemos todos. Tu camino se estancará. Te hará creer que eres tú y no ella quien está en control. Y así engañada te cegará, Y lo que soñaste ser, ya no lo podrás lograr.

En un día cercano, Gypsy despertará

y me pedirá un beso

y

... Y una vez más sonreirá.

no le diré que no.

92
92
bla bla
bla
bla

bla

Amor de desierto 94
Amor
de
desierto
94

Charlez Mendoza

Inspirado por la película “The English Patient”

Me arrancaba cada noche el corazón de mi pecho,

con fines de olvidarte.

Y amanecí con él intacto y este desesperante deseo de amarte. Caminé día y noche por el desierto intentando encontrarte. Por mucho que te busqué no te pude hallar y me he quedado con el deseo de besarte. Mis labios todavía tienen el sabor

de tu piel vestida por el sol de canela.

  • Mi piel no te olvida, mis ansias te necesitan

  • mi alma aún te venera.

Y cuando te pude encontrar, hallé sólo a tu cuerpo, la luz se había apagado, y se fue marchando tu vida. Había traicionado hasta la patria para poder volver a tiempo y encontrarte dormida. Para despertarte con un beso y hacerte de nuevo mía. Pero no llegué a tiempo y todo se había perdido.

Los años ahora me llegan a mi, mis ganas de vivir se han rendido. No sé si existe otro plano de existencia donde nuestro amor pueda de nuevo volver a vivir. En este momento acepto la muerte porque después de ti, ya nunca más he podido volver a sentir.

95
95
Ángel y diablo 96
Ángel y diablo
96

Charlez Mendoza

Si conoces a un diablo no le temas, sólo esconde a su ángel. Si encuentras a un ángel, ten cuidado, esconde a su diablo. Todos los somos ángel y diablo. Dependiendo de la situación, cada uno escoge. Y si lo refutas y no lo ves ... ¿Cuál de los dos escondes?

97
97
Tú 98
98

Charlez Mendoza

A LA QUE VIVE CONMIGO , LA QUE HE VISTO EN VISIONES, Y TODAVIA NO HA LLEGADO

Gracias mi amor por estar junto a mí porque sin ti no tendría en momentos difíciles las ansias de vivir. Porque el mundo es agobiador y sin tu mirada, sin tu abrazo, no me permitiría sentir. Sin los destellos en tu pelo, cómo podría seguir, si eres tú la que me llena de esperanza, y sin ti no sería posible existir.

¿Qué quieres tú de mi? si me tienes hasta el fin.

Y si Dios me lo permite seguiré siendo tuyo más allá aún después de morir.

99
99
Dulcinea 100
Dulcinea
100

Charlez Mendoza

Dulcinea, nunca te encontré, hoy dejo de ser Don Quijote para volver a ser Alonso Quijano, moribundo por falta de tu presencia, ni siquiera de tu sombra. Y mira que te busqué, y cuanto luché. Con ejércitos de ovejas, y gigantes de molinos de viento, que hoy tu nombre ya no nombran. Y nunca me rendí, aunque te veía en brazos de otro a quien envidiaba por ser quien ocupaba tu mirada del alba del amanecer. Y te canté mil canciones que el viento no se ocupó de llevar. Te escribí mil poemas que hoy sus letras veo desvanecer. Ya mi armadura no aguanta más rasguños, su semblante decorado por el artesano

del tiempo que lo ha tallado con las ranuras de la muerte. Hoy muero cansado. Vencido por el olvido. Satisfecho de haberte amado con frenesí, y sólo por eso puedo decir que he vivido. Adiós mi Dulcinea, ya todo acabó. Cierro mis ojos y comienzo mi nueva aventura de la cual nunca volveré. Si despierto en otro sitio,

al cual algunos llaman el infinito,

sé que mi peor condena sería que no te quedarás en el olvido.

101
101
Debes saber 102
Debes saber
102

Charlez Mendoza

Sabes qué. Te he amado tanto que lo único que me queda por hacer es olvidarte. Contigo he aprendido a quererte tras bastidores sigilosamente sin ser correspondido. En la soledad de las palabras que ahuyentan lo perdido, he caminado por las calles de la oscuridad resplandeciente de sueños escondidos. Inspirado he crecido, en la sombras he aprendido. En mi empeño de descubrirme, te he encontrado a ti. En cada ángel que conozco, en las mariposas que me rodean, veo tu mirada. Sin dudarlo eres mi Dulcinea. Agradecido estaré por siempre, por haber sido parte de mi todo, por haber enriquecido mi vida.

103
103
Egoísmo 104
Egoísmo
104

Charlez Mendoza

Qué pobre he sido al querer amarte,

tan pobre que sólo he pensado en mí y mis pensamientos.

Sin un instante de reflexión,

de lucidez para ver si en ti, yo he evocado algún sentimiento. He gastado el tiempo dándole réquiem a un mártir elegido. Guiado por pensamientos nocivos que a ninguna parte me llevan más que a un momento sin sentido. Y así te he repetido que te amo, cuando todo el tiempo ha sido a la ilusión de algo que no ha ocurrido. Te he querido a mi manera, lleno de pasión, perturbado con egoísmo. Pero te aseguro que dejaré de quererte hoy mismo, para empezar a amarte como es debido.

105
105
A forma de completar 106
A forma de
completar
106

Charlez Mendoza

Me tomó un año para rendirme y más de una vida para olvidarte. Que mucho he aprendido de mi mismo tratando en vano de conquistarte. Que muchos fracasos, de tantos intentos para que no pudieses olvidarme. Y nunca fui tu amor, en vano se fue el intento; pero no. Me ilusiono con la noción de que algo te he dejado de mí. De el deseo de amarte, de querer serlo todo para ti. De cada ilusión, de cada palabra inagotable por lograr que me insinuaras un sí. Y por último lo único que te pido es que no olvides a la mujer que he visto en la esquina más obscura de tus ojos de ámbar. Aquella que despertaba todas mis ansias de pecar a obscuras, enciendo mi desesperada calma. Con esto completo y me despido para ir en búsqueda de mi destino dentro de mi alma. Sé que algún día todo esto será el recuerdo de cuando tocaste mi vida para enseñarme de que amándome, podía amar de nuevo.

107
107
Ausencia 108
Ausencia
108

Charlez Mendoza

Mareado por tu ausencia Escalofriado por la falta de tu humedad El calor en mi piel quemando la tuya, en noches de armonio Anhelando tus carcajadas Tus burlas de lo que encajo en la seriedad Los síntomas que nos aturden, cuando se apodera la distancia y nos abruma la soledad

Ay cariño Que desconsuelo es estar sin ti en la mañana, sin tu café amargo, sin tu escándalo, antes de mi despertar Sin que escuches tu canción favorita Aquella que empieza tus mañanas Me duele tanto tu olvido Pero no tanto como tu abandono, aquél que es con intención, que me hiere hasta lo más sublime, me desgarra el corazón A veces me cuestiono si te exigí demasiado, si en tan poco tiempo fue demasiado esperar Solo pedí lo más sencillo, Lo mas sutil de las entregas

109
109

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción.

La más tiernas de las caricias Los abrazos silenciosos El arrullo en la madrugada El último beso antes de dormir La pasión inhibida que más nadie pudo lograr El amor y su locura sólo para mí.

Pero veo que no creció ese deseo, ese fervor dentro de ti Y pretendí no verlo, con las esperanzas de seguir Crees que soy un consentido, No ves quien soy, no lo valorizas. El tiempo no tardó en decirme la verdad, la que realmente estaba presente y se convirtió en realidad

Quizás algún día despertaré con tus disturbios en la mañana No dejándome descansar O dormiré profundamente Porque ya no estoy ahí Estaré en brazos de otra y ya no habrán más Alegres despertar ... contigo.

110
110
bla bla bla
bla
bla
bla
Conformate con verme desde lejos 112
Conformate
con
verme
desde lejos
112

Charlez Mendoza

Hoy regresas a disculparte A pedirme una oportunidad

Que por fin ya entendiste

Que soy todo lo que siempre quisiste

Olvida el pasado, no sabía lo que hacía, ese otro fue un error, ahora sollozando me lo dices

¿Qué quieres que haga? ¿Qué borre cada momento de angustia? Las noches de insomnio y llanto insaciable de mi alma, Mientras tú te burlabas de mí ...

Perdona

...

si

no te digo lo que quieres

...

pero para mí, tu tiempo es el pasado ...

Conformaste con verme desde lejos ... Olvídate de estar a mi lado.

Te lo advertí, te lo anuncié Pero tu orgullo fue más grande que tu amor Ahora te toca a ti ... Pasar por lo que yo pasé con tanto dolor Lo que fuimos en un momento, para mí ya murió.

113
113
El amor de tu vida 114
El amor de
tu vida
114

Charlez Mendoza

Que me ames pero no como a los que ya pasaron por tu vereda. Quienes no supieron aquién tenían hasta que te perdieron

Así no es lo que busco Atenciones ya repetidas Te lo digo bien sincero Lo que quiero es sólo una cosa, sin complicaciones ni pretextos, lo que pido es sencillamente mi reina ... que me ames

No con la mente ni curiosidad ni novedades pasajeras Sin titubeos o halagos del momento, ni substituyéndolo diciéndome te quiero.

No. No mujer, escucha bien, que así sólo te espero

Siénteme en cada fibra de tu ser,

derrítete conmigo Hasta que seamos irreconocibles.

115
115

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción.

Yo no te olvido 116
Yo no te olvido
116

Charlez Mendoza

Inspirada por Verónica

Por mucho que he llorado, no se me quita este astio Aunque otros juren que tienen conmigo una conexión No se compara a ti con esta abrumadora devoción.

A un sentir que nunca fue mutuo mientras yo sentía amor por ti,

sólo recibía las flores de luto

Te regalé mi dulzura y lo que juré nunca entregar de nuevo, de ti recibí la indiferencia y la hiel Para ti otro pasatiempo,

mientras yo ilusionada jugando a tu amante fiel.

Sé muy dentro de mí que entre los dos yo soy la triunfante El tiempo te demostrará no sólo a ti sino también a mí, que lo mejor fue que a mi tiempo no mal gastaste.

Mi dolor es mío, como fueron las caricias en su tiempo que te derramé

por ahora yo me doy mi espacio para sanar,

... reconociendo que aún cuando pudiste y no lo hiciste, yo si me amé.

117
117
Instante fugaz 118
Instante fugaz
118

Charlez Mendoza

Si te cansaste de sufrir No lo sé, sólo sé que me llegaste a soñar. La traición de uno más, fue demasiado para tu corazón soportar. Dijiste mi nombre más de una vez, tu voz en mi oído sonó. Lloraste sin compasión Buscabas mi consolación Yo comprendí como te sentías, yo también enfrentaba un dolor. A mí también me pasó

Confié y perdí apostando

al amor. Te pregunté que hacíamos mientras entrelazos nos encontrábamos Los dos contestamos “Yo no sé” y así nos quedamos Pasamos la noche juntos nos besamos en un momento Ahora no sé que haremos

Sólo quiero que hagamos el intento. No puedo ser tu amigo, No sé si quieres estar conmigo, sólo sé que anoche por un instante nosotros unimos nuestro destino.

119
119
Llega 120
Llega
120

Charlez Mendoza

Pensé que ya habías llegado esta vez sí lo creí, Cumplías con todo lo que siempre he anhelado con todo lo que pedí

Cada paso que tomaba me convencía mucho más

Por fin se había logrado

Me perdí en el frenesí qué frustrante es el encargo ya me harta la promesa “Después de ésta” ya tendrás la prometida, Llenará tu porvenir

Te quiero aquí ahora mismo estoy agotado de esperar Ven y no te tardes ya Se me cierran los ojos Se empaña mi mirada Si realmente has de llegar

Lo más difícil, Lo más difícil es dejarte ir Esta esperanza que me engaña

con la ilusión de que al final de esta

tempestad por fin llegará la calma

Le ruego al cielo que por una vez, me deje besarte para que veas quien realmente te ama Y así pudieras ver que soy yo al que esperabas, el que Dios envió para encender tu llama.

121
121

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción.

Malditas lágrimas que de noche me acompañan Suspiros que no dan alivio, Ojos que se me empañan

Por qué soy tan terco si todo se ha perdido, por qué

ya no sucumbo y me rindo. De qué vale si no me ama

lo suficiente para irse conmigo.

¿Este vacío con que lo lleno? ¿Esta tristeza con que la alejo? Si me mantienes a la distancia Si en tan poco tiempo me tiras al olvido

Me arrodillo a la desesperación Hago un culto a lo prohibido Si pudiera por un momento abrazarte de nuevo en mis brazos te quedarías.

122
122
bla bla
bla
bla

bla

Eres 124
Eres
124

Charlez Mendoza

Cabello Hermoso oscuro y a veces en otros colores, liso y largo reposando por tu espalda. Hasta mis ojos sin tacones ... más joven de lo que algunos aprobarían. Piel sedosa, cejas completas, nariz cincelada y labios perfectos para los míos.

Me encanta tu voz pacífica y seductora, cantas como un ángel y

ya lo sabes.

Un cuerpo que me asombra esbelto y tonificado, proporciones

perfectas cualquier día mi tipo favorito. Pedicure, manicure impecable.

Afirmando tu amor propio. Salud holística es tu juego. ¿Cuán

más saludable puedes ser? Jamás permitirías que una sustancia nociva invada tu cuerpo.

Una sonrisa que encanta. Una mirada que ilumina la

medianoche como el sol. Tu mente es afilada como un cuchillo.

Has estado aquí y allá, has hecho de todo un poco. Multicultural y viajera. Que bueno que siempre nos entendemos en cualquier idioma. Elegante y con estilo llevas tu propio camino ... Totalmente Palacio siempre y jamás menos de ahí ... Ser tu palabra es siempre tu enfoque.

Sabes que esa es la clave de tu éxito es estar en servicio a otros. Declaramos el futuro constantemente juntos tanto individual y como pareja. Entiendes cual es mi prioridad, crear con los demás, y me apoyas incondicionalmente. Me calmas mis erupciones dramáticas y de indignación. Tu sentido de humor siempre me apoya a cambiar mi percepción.

125
125

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción.

Espiritual con conocimiento auténtico y poderoso enseñado cómo ser uno con Dios.

...

Me has

Organizada

...

la limpieza es tu firma. Responsable, encantadora,

eradias luz. Inspiras confianza. Tu Leona feroz cuando es

apropiado. Inteligente en el negocio y exitosa.

Conexión maravillosa vistas compatibles de la vida, incluso a un nivel cósmico. Siempre clara de lo que quieres con la sensación de que no hay nada que no puedas hacer. Aventurera de corazón muy inteligente y atlética, afable y con especialidades musicales. Realmente me gusta la forma en que bailamos.

Sabes cómo conseguir lo que quieres con sólo una mirada. traes una majestuosa mezcla de dulzura y determinación.

Su perro es todavía su mejor confidente.

La abundancia y la prosperidad siempre te acompañan.

Mantienes a tus padres esperando a que llegue el nieto iluso, ya los complaciste con una relación de sociedad. La cual luego abandonaste al divorciarte por su mediocridad. Demostraste el punto de que la inteligencia y la belleza no necesitan estar divorciados. Deseada pero nunca poseída, no permitirías ser el premio de alguien, aunque no quiere decir que más de uno no lo ha intentado.

Sabiendo, como estoy seguro de que pudieses elegir a quien quieras, llegaste y todos se preguntan qué es lo que ves en mi. Dices que te amas y por lo tanto me amas. Aun no sé qué es lo que hago por ti , pero dices que yo soy el hombre que siempre deseaste ...

126
126

Charlez Mendoza

Quién diría que la razón que realmente estoy aquí fue para que nos encontráramos. Aceptas de mi al hombre romántico y detallista, te deleitas con cada sorpresa que te brindo. Te encantan mis canciones y los poemas que me nacen gracias a ti.

Compartimos nuestras bendiciones tanto en lo laboral como en el placer. Nos encanta viajar a todas partes del mundo. Enfrentamos todos los problemas juntos.

El trato que nos damos. Un amor integro y apasionado.

El sexo inmenso sin inhibiciones y espontáneo. La comprensión y la inspiración que hacen que mis canciones

y poemas vuelen. El apoyo y la confianza mutua. La fidelidad, la lealtad, el compromiso y la comprensión que

nos mantiene siempre entregados. Cuando discrepamos siempre es en busca de la convergencia, respetamos cada punto de vista. Protegemos nuestra relación y la valoramos. Con el compromiso de ser pareja hasta que la elección nos separe.

La juventud se ha apoderado de mi mente y cuerpo. Estar sano es ahora asunto de tiempo completo. Eres mucho más de lo que esperaba y estoy muy agradecido de que me hayas dicho en la playa frente a tantos testigos “sí, acepto “.

Me siento tan afortunado que hasta me he olvidado de todo lo que he pasado, valió la pena esperar. Estoy tan feliz, le doy Gracias a Dios que eres tú.

127
127
Mi musa clandestina 128
Mi musa
clandestina
128

Charlez Mendoza

No sé si es las maneras que viste su cabello la forma que sonríen sus ojos. Que ha leído al Gabo y conoce su Macondo

Del Quijote confiesa que no le pasa a la página cien,

pero tiene toda una vida para leerlo. Me permitió ser su primero en ensanchar el mar entre sus piernas

No le importa mi edad no es tan distante la suya

En el lecho de este amor somos iguales Andamos escondidos aunque nos vean el clandestinaje es nuestro refugio

de todos los males

...

de

la sociedad.

Con otros es una niña, conmigo es toda mujer. Soñamos con escaparnos a otros lugares donde nos dejen ser.

129
129
No me conoces “vos” 130
No me conoces
“vos”
130

Charlez Mendoza

Si vos crees que sólo soy lo que ves, te equivocas. No te dejes llevar por la fachada,

es sólo la superficie de un hombre más profundo.

Si te dijera que le he hecho el amor a las estrellas entre sábanas de periódicos, y cama de cemento, pudieras creerme.

Date la oportunidad de llegar a conocer cómo llegue a ti. Es verdad que de tu punto de vista sólo creas una verdad.

Si vos supieras que he hecho lo indebido sólo para poder vivir, que dirías de entonces, si te das cuenta que en su día para comer tuve que pedir.

Que dirías entonces Si supieras que he luchado por este porvenir. Que una vez me entregué a los brazos del desamor sólo para que pudiese dormir. y llegar a renegar hasta mi existir.

Dime corazón ... Si se te haría fácil Romper con esta ilusión de lo que crees quien soy. Dime querida ... Al amanecer con un nuevo día, aceptarías con la misma pasión lo que te doy.

131
131

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción.

Avísame cuando te desilusiones Cuando ya veas que yo también no soy ajeno a la fragilidad Ojalá no te sorprendas que lo nuestro quizás no llegue a lo que anhelas, a eso que conmigo sería difícil de alcanzar.

Así que te propongo la única oferta que dispongo. el deleite de este momento pasional y fugaz o todo el tiempo a mi lado que el universo disponga. Piénsalo bien antes de elegir. cada una lleva su consecuencia. La primera en par de minutos la repetimos. La segunda lleva lo siguiente como condición.

  • Mi ángel con mi diablo

  • Mi sombra y mi luz

  • Mi lado oscuro con mi claridad

  • Mi ternura con mi monstro

  • Mi calma con mi tempestad

  • Mi simple verdad que a una mentira preferirás

  • Mi yo, mi tú, mi nada, mi todo.

Si vos crees que sólo soy lo que ves, también no te equivocas. Sólo soy quien soy.

132
132
bla bla bla
bla
bla
bla
No sabes 134
No sabes
134

Charlez Mendoza

No sabes cuantas veces he tenido las ganas de sólo volverte a ver. De escuchar tu voz, de acariciar tu piel. De discutir si por lo menos tuviese eso.

Pero nada

no

te rogaré

ya

una vez me humillé

... borracho de tanta angustia y ni así te conmoví.

...

...

Me dices que eres feliz

...

que

todo va a tu favor

...

dices que me extrañas

pero

ya no se cuando dices la verdad.

Tu orgullo

...

tu

terquedad

...

la arrogancia para poder decir “que todo esta bien”

De tonto

hasta

me sorprendo a mi mismo

de lo que me he convertido ...

extrañándote en el silencio pensando si vas a volver. Que idiotez me ha arropado ... al trabajo me entregué ... quiero dormir siempre cansado ...

no quiero pensar

...

prefiero olvidar

...

y a la vez verte otra vez.

135
135
Nosotros 136
Nosotros
136

Charlez Mendoza

Te extraño y no se si es a mi dentro de ti, o la parte de tuya que traigo conmigo. Te quiero hacer sentir,

y no me refiero a lo que cualquier otro pueda lograr.

Sino a que muevas el viento, A que sepas volar sin alas a que tus células despierten y salga la Gitana que quiere vivir. Quiero sanarte, como ya me sanaste a mi.

Liberarte, que rompas las cadenas que te esclaviza tu mente. Tu mente que te sabotea, la que quiere decirte cuando puedes Ser o no. Aquella enemiga interna que no te permite brillar.

Opacar ese brillo que vino a iluminar a miles a través del tiempo. Si me das el permiso,

si me otorgas la confianza,

te prometo que te emanciparé de esa atadura,

y al final ni te reconocerás, serás la libélula

que con sus alas encuentra su propósito, y desatarás las mordazas de otros. Yo quedare satisfecho, sabiendo que tú continuarás.

137
137
Quién diría “vos” 138
Quién diría
“vos”
138

Charlez Mendoza

Te juro que me has entusiasmado. Yo que nada me impresionaba.

Pero el destello de tus ojos, el reflejo de tu pelo

Me han enloquecido.

Quién diría que de un enfado despertaría, La quimera de un amor, La pasión que nunca cesa. Entre las sabanas de Praga, los balcones de Londres y el manantial de San Juan, donde se unieron estos corazones.

Mi flaca desenfrenada,

Torbellino que retuerce mi calma, tú ya sabes que no he sido quieto, Ojalá que no me gaste una broma el destino y despierte para saber que esto no ha sido cierto.

Aquí en la distancia no se me gastan las palabras hablando de tí. Anhelo que vuelen los días y noches para pronto volverme contigo a fundir.

Duerme, sueña conmigo, que esta noche llenas mis pensamientos. Mañana despierta y con el sol envíame un beso, que aquí lo recibiré, y me llenará de sentimientos. Ahí voy, estoy contigo, pronto te demostraré que es lo que por tí ya siento.

139
139
Si alguna vez 140
Si alguna vez
140

Charlez Mendoza

Si alguna vez dejas de correr Cansada y dándote cuenta que no lo tenías que hacer

Unas circunstancias te ponen a reflexionar y a cuestionar el por qué

Entonces es que ya has llegado de nuevo a nacer Ojalá te des cuenta en ese momento que todo ocurrió cual como te lo propusiste y que no fue una hazaña del azar Que amaste a medida y con premura y te amaron sin saciar Que quienes recibiste entre tus piernas solo querían despertar en ti la mujer que todos hemos querido conquistar A pesar del pasar del tiempo de días de sol y lluvia en París has dejado huellas, imborrables e indudablemente difíciles

de describir Atropellos a las emociones que descontrolan el diario sentir y a la vez son la evidencia de que hermoso es poder vivir En ese día, en ese día gentil quizás te darás cuenta de lo imborrable que es poder compartir el espacio que por tan poco tiempo ocupamos y que siempre querré revivir.

Así que si alguna vez te pesa el día y quieres ver quien has sido para el mundo, lee estas palabras de nuevo y deja que una sonrisa se apodere de ti.

Al final de esa jornada estará algo presente; la verdad, que

simplemente quiere decir que esta vida sin tu presencia no valdría la pena vivir. “Merci”.

141
141
Te espero 142
Te espero
142

Charlez Mendoza

En los rastrojos de una nube abatida por el sol. Dentro de lo que queda de una hoja silvestre

Entre las piedras que dividen el fértil suelo de anhelos ansiados

Ahí mi pequeña flor te espero.

En el ritmo de una quimera bailando al compás de dos. Ahí te sigo añorando donde amanece un resplandor.

A ti mi pequeña amada en aquel rincón de nuestro amor. Ahí te sigo esperando donde nunca se fuga nuestro esplendor.

No sé porqué te sigo amando, ni entiendo esta pasión, hace tanto que te espero, y no importa lo que pasa sigo esperando tu calor

Así que grite el silencio di mi nombre en tu olvido Tu tempestad será mi sosiego la esperanza mi devoción Aquí en este desierto moribundo y baldío aquí mi amor, te espero yo.

143
143
Te quedarás 144
Te quedarás
144

Charlez Mendoza

No te diré jamás lo que inspiraste

Las infinitas palabras

que forjaste

Lo que en tu ausencia se manifestó El sentimiento que dentro de mi lograste

Ahora te marchaste

y en mi dolor me encuentro ahogado Tu ignorancia de juventud no entendió mi plegaria Mis lágrimas forjaron surcos en mis mejillas En esta noche baldía

confieso que te extraño

Por fin mi orgullo

se rindió, admitió que perdió. Levantó bandera blanca al desvanecer tu presencia Mis ojos no paran de llorar sumergidos en esta tristeza abrumadora de no tenerte aquí.

145
145

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción.

Si por algún rincón desvanecido ocupo tu sentir Un verdadero “te quiero” Un duradero recuerdo Que aún viva en ti Grítalo a un amanecer que yo madrugo y llévame en tu pensamiento.

Te quedarás forjada en mi alma y por mucho que quieras olvidarme, no podrás ninguno te llenará de alegría y angustias De pasión y ternura tal como yo te enseñé a ser una mujer grandiosa

146
146
bla bla
bla
bla

bla

Tonto 148
Tonto
148

Charlez Mendoza

Te lo advertí Lo expliqué Con todos los avisos lo anuncié

No hiciste caso ni te importó La burla fue implacable y así fue el dolor Tu boca decía te quiero Tu brazo entrelazaba con el de él

La vergüenza de estar a mi lado te llevó a que creyeran que él era tu nuevo amor

Crees que no te vi mis ojos lo vieron todo

  • Mi corazón se enfrió

  • mi rabia me desafiaba

149
149

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción.

Fui un tonto ya lo sé Me enamoré caí en la trampa Hoy me refugio en mi silencio Tú te cobijas con tu nuevo ...

150
150
bla bla bla
bla
bla
bla
Tu olvido 152
Tu olvido
152

Charlez Mendoza

Acerco mi copa, llena de veneno a mis labios remoja con tu recuerdo La llevo a su reposo a la sombra de tu piel

Me aturdes con tu olvido mientras las piruetas atraviesan mis sentidos He querido renegarte desprenderte de mi ser y ahí te sigues quedando como ladrona de mi dignidad

Las luces giran entre sobras y luz, maldita plegaria de mi soledad Me miento constantemente Me repito no me mereces y entre sabanas perdidas y llantos a oscuras.

153
153

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción.

Miro tu silueta ahí vigilando

  • mi insomnio

Tu mueca burlona danzando frente a mí Yo encontrando consuelo a lo inconsolable Entre estas copas de vino y mi desolación.

Pasará el tiempo

de tu rastrojos me despojaré

  • Mi idiotez vengaré

arrojándote al olvido Como momento fugaz entre el albedo y la sombra de lo que en algún momento me inventé que era el amor.

154
154
bla bla
bla
bla

bla

Tu retrato 156
Tu retrato
156

Charlez Mendoza

Insaciable en mi mirada no te dejo descansar Te observo, la alcanzo Perdido en los detalles no me agoto de mirar.

Un abrazo, sembrado en mi cuello, una mirada llena de inocencia Mis ojos oscuros no se dejan ver Un beso en mi mejilla de una mujer sanada Un gesto puro que más nadie pudo tener.

Un suspiro eterno Una distancia insípida Quimera transcendida haciéndola realidad Te dejé mi esencia en la tuya, mi voz mi acento al hablar.

Mil recuerdos en tan poco tiempo que te harán volver a sentir Pronto volveremos a vernos, mi piel oscura durmiendo a tu lado, qué más pudiese pedir.

157
157
Volví a creer 158
Volví a creer
158

Charlez Mendoza

Ahí estaba, pensando que era yo quien te apoyaba Todo cambío, de momento era a mi quien rescatabas. Volví a creer en lo que tanto esperaba.

Este sentir, el que tanto cuidaba, sin dejarlo vivir, Mi vida apagaba. Tanto sufrir, lágrimas derramadas. Volví a creer en lo que tanto esperaba.

A la ilusión de la realidad, me rendí, igual que los otros, a la duda sucumbí. Llegaste tu a darme esperanza y de repente volví a creer en lo que tanto esperaba.

Te alejaste a volver a tu pasado, dejando atrás todo el paraíso que habías creado y compartimos, Pero fue tan corto.

Esta conexión la que inexplicable nos unió No se borrará ni con el tiempo. Me llevo lo más bello de ti, tu esencia, aquí en mi tormenta y con tu viento.

159
159
Ya te acercas 160
Ya te acercas
160

Charlez Mendoza

Ya te acercas te veo venir Que mucho recorrimos evadiendo este amor

Te confieso que hasta

llegué a rendirme Pensé que jamás podía respirar Y desde aquí te veo te acercas felizmente a mí.

Que mucho esperé,

a veces parecía infinito

Pero tenía la fe que este

amor era nuestro destino.

Yo lo creía, así lo sentía, di todo quien fui para que me vieras. El día llegó donde despertaste y te diste cuenta quien yo era.

Tu Rey, tu caballero de noche. Aquel que soñaste llegaría un día, y frente a ti ya yo estaba demostrándote que te amaba. Pero no lo veías.

161
161

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción.

Aquí llegas ... Te lanzas en mis brazos Gritas de alegría. -Ya sé quien eres

-

... Me dices mirándome los ojos, -Eres el amor de mi vida.-

Ahora

aquí conmigo, mi bella dulzura,

... más de lo que pedía,

Sonríes y me besas

Susurras “je t’aime”

Te duermes en mi pecho eres todo lo que quería. Suspiro largo y profundo, Sonrío, dando gracias al cielo, llegó ese momento que por tanto tiempo soñé que vendría.

162
162
bla bla bla
bla
bla
bla
Yo quería 164
Yo quería
164

Charlez Mendoza

Yo quería volar pero las alas no me creyeron. Caminar alrededor del mundo, sin que nadie me viera. Tener tres mujeres, dentro de la misma. Disfrutar de mis pecados sin confesión y sin misa.

Que cuando me vieras sintieras lo mismo que yo con una sonrisa. Poder charlar contigo de otra forma que no fuera de prisa.

Los pinos no pudieron detener la herida del hacha. El recuerdo dentro de ti que fácilmente tachas.

  • Mi cuerpo que a fuerzas anda a dolorido.

De querer mantenerlo joven en contra del destino.

Flores que antes que otros marchiten, acaricio sus pétalos. A las naufragadas olvidadas sacarlas del abismo.

Guerrero en la batalla entre la oscuridad y la luz. Observando y esperando a ver a qué lado quieres servirles tú. Este velero se encuentra navegando en un desierto. Mirando al horizonte viendo que es espejismo y que es cierto.

  • Mi recámara espera en silencio que la invada la pasión.

Que sea de armas tomadas con torbellino de ciclón. Y que se quejen los vecinos porque tus gemidos son su distracción.

Esta calle, esta carreta moderna, este sol implacable, este interno llanto. Estas palabras insípidas que gritan su agonía en cada canto.

165
165

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción.

Por la izquierda disparé los cañones, sólo al viento pegaron para luego caer al suelo. Esta noche tendré en mis brazos a otra a quien no quiero.

Por ahora, inevitablemente será mi sosiego.

Yo quería ser tu amor, y ni de amiga te tengo, soy un paraguas, rezando que llueva todo el tiempo.

Ahora te vas cuando apenas voy llegando Soplo el viento a tu favor para que nada te detenga

Desde la orilla te digo adiós con una lagrima y sonrisa le dejo al destino este amor, a ver si nos volvemos a ver algún día

Mientras tanto aquí estoy. y mañana volveré a comenzar de nuevo.

Triunfante.

166
166
bla bla
bla
bla

bla

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción.

Dulcinea que no llegas 168
Dulcinea que
no llegas
168

Charlez Mendoza

Camino y todos los recuerdos me abruman

pensé que por fin habías

Llegado

Dulcinea

que

es lo que esperas.

El amor de tu vida que me ames Pero no como a los que ya pasaron por tu vereda. quienes no supieron a quien tenían hasta Que te perdieron

Así no es lo que busco atenciones ya repetidas Te lo digo bien sincero lo que quiero es sólo una cosa, sin complicaciones ni pretextos, lo que pido es sencillamente Mi reina ... que me ames.

No con la mente, ni curiosidad, ni novedades pasajeras sin titubeos o halagos del momento, ni substituyendo diciendo te quiero.

169
169

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción.

No . No mujer, escucha bien, que así solo te espero

Siénteme en cada fibra de tu ser, derrítete conmigo

hasta que seamos irreconocibles

Abre tu pecho déjame entrar tira la llave de tu corazón en cuanto ya yo arribe jamás la necesitarás de nuevo Llegué tal como pediste ya yo me quedo. Yo te amaré, así lo he decidido, darte lo mejor de todo lo que he vivido.

170
170
bla bla bla
bla
bla
bla
Ya nadie espera 172
Ya nadie
espera
172

Charlez Mendoza

Ya nadie espera por lo que quieren, se rinden antes de nacer La soledad los desespera y echan todo a perder

Regalan las perlas a los cerdos sin valorar quienes son realmente para luego reconocerlo caminando inclinada la frente

Luego se preguntan por qué lo hice algunas lo dan todo y a cambio esperan ver lo que dicen

Dime que eres diferente que nada te va a vencer olvida lo que otros opinen envidian lo que vas a tener.

173
173
Muerde el silencio 174
Muerde el
silencio
174

Charlez Mendoza

Muerde el silencio tu sombra se apodera Mueves el tiempo A todos los engañas Grita el recuerdo En brazos extraños lo amortiguas

Es más fácil esconderte para que no te descifren Interrogas hasta que te revelan la falsedad “Todos son iguales siempre quieren lo mismo ... este cuerpo estrenar.”

Amas y no perdonas el rencor mantiene

su fidelidad

Esclava soñando entre querer escapar y revelarte contra el qué dirán.

Es muy cómoda la cárcel, las rejas no te pueden atrapar pero hacen su trabajo a ningún lado te atreves llegar

175
175

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción.

“Y ya ... evades todo Entre más difícil lo esconderás el cigarro y el vino cómplices de la soledad

Control ... por lo menos a intentar Ilusa de compromiso a que le puedes fallar

Confianza destruida

relación inevitablemente fatal

Cultura y derroche Crepúsculo y ocaso Rabia y ternura Pasión y frialdad Egoísmo y bondad Despilfarro de lo ajeno Crueldad y piedad Sola, sola de verdad.

Pretendiendo Escondiendo quien es la real.

conmigo ... No es necesario Se acabó el espejismo ya puedes despertar.

176
176
bla bla
bla
bla

bla

Te recordarás 178
Te recordarás
178

Charlez Mendoza

Todos están presentes Vinieron a ver la presentación Las lágrimas corren su curso Nadie percata que son de dolor Blanco de novia, negro para el galán. Morado el de las damas, menos a la de honor. Sonríes para las fotos y tus padres no. Aún esperan la descarga de qué fue lo que pasó.

Satisfaces al pueblo sin faltar las críticas murmuradas por los de la sociedad. Te casaste bien, por poco te quedas. Ya no hay nada que mirar atrás.

Amigas te felicitan por fin

como ellas estás Ahora eres parte de la tribu ya no hay nada que buscar

Resististe luchaste, ... diferente quisiste ser

Tu rebelión no fue lo suficiente

ni siquiera pudo nacer Fue nada más que un berrinche de una princesa audaz Fue demasiado el miedo de lo que pudo haber sido,

y arriesgarte a un quizás.

179
179

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción.

La opera, el cuarteto, un soneto, se perdieron con tu clave de sol fugaz Con Corcheas que se las lleva el viento y no regresarán. El poema que te escribí pereció en un descontento Lanzando al pasado febril los recuerdos de un momento

Tiempo que la rutina robará querrás detenerlo y darle vuelta atrás. Las arrugas de tu rostro no te permitirán olvidar. Ahora la señora también ira a la celebración formando parte del comité ... Mirando a otra que tampoco pudo escapar su prisión. A distancia yo sabré la verdad ...

180
180
bla bla bla
bla
bla
bla
Mi intención 182
Mi intención
182

Charlez Mendoza

Mi intención no es ser alguien relevante en tu historia Ni siquiera ocupar un espacio en tu memoria Sólo un mensajero clandestino Que te ofrece. “Un no sé qué” Para que encuentres tu destino

Para nada soy amigo Ya bastante así tienes esos son los primeros vendidos. No le pongas título ... yo sé lo que vengo a hacer ... ofreciendo lo que digo.

Seré sólo la Tormenta que azote tu existente sendero que te ha dejado vencida. Dejando luego un espacio baldío para que hagas una nueva vida.

Vamos a hablar de París de aquel café en la esquina en el cual por separados nos lleno de alegría.

Desde Schubert a Brahms

de Pagliacci y Madame Butterfly

Que tal si me acompañas y dejamos este lugar

pasamos por el umbral que nos toca cruzar

Si eliges no hacerlo y Arrojarme al olvido no hay problema .... De mi parte ... ya la historia se ha escrito.

183
183
Aves de paso 184
Aves de paso
184

Charlez Mendoza

Somos aves de paso Todos ... Dejando esparcidas nuestras huellas las cuales el tiempo tarde o temprano borrará. Lo que dejemos hecho, hecho no se quedará.

Quizás algún día alguien lo recordará,

el restante

sin

duda alguna,

... el tiempo por sí mismo se encargará.

Sin embargo, sabiendo esto, todos continuamos nuestra misión. Aportamos lo que tenemos, entregando todo con devoción. La satisfacción, escurridiza, casi a nuestro alcance. Correr detrás de ella es la más hermosa ilusión. Nunca llegaremos ... Todo se acabará justo antes de llegar Nos reiremos a carcajadas, justo al momento de despertar, a esta tan dulce realidad.

185
185

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción.

Y aún siendo aves de paso, el camino iluminado, a veces claro y muchas veces sombrío. El vuelo largo o corto Recompensado y de momento no reconocido,

Con toda la certeza de saber que siempre nos lleva a nuestro destino. Somos aves de paso Todos ... Somos aves de paso

Todos

...

al

despegar.

186
186
bla bla
bla
bla

bla

El carrusel del olvido 188
El carrusel del
olvido
188

Charlez Mendoza

Las gotas de mi alma se deslizan por mi ser Porque quiero verte y saciar este querer

Si tu pudieses, sé que aquí estarías hasta mi sombra tendría compañía. La lluvia sería elixir aquella que bañara la melancolía.

Cuando por fin llegues

el fuego se encenderá La pasión sublime de dos locos queriéndose amar. Las sábanas blancas se pintarán de frenesí La mujer que traes escondida saldrá a relucir

Nos gastaremos de tal manera que ni el rocío nos despertará Exhaustos de entregarnos Derritiéndonos En nuestros brazos Desvaneciendo La soledad

Así que llega “Mon Amour” Aquí te espero Ansioso de tanto esperar.

189
189
Esta lloviendo ... 190
Esta lloviendo ...
190

Charlez Mendoza

Las gotas de mi alma se deslizan por mi ser Porque quiero verte y saciar este querer

Si tu pudieses, sé que aquí estarías hasta mi sombra tendría compañía. La lluvia sería elixir aquella que bañara la melancolía.

Cuando por fin llegues

el fuego se encenderá La pasión sublime de dos locos queriéndose amar. Las sábanas blancas se pintarán de frenesí La mujer que traes escondida saldrá a relucir

Nos gastaremos de tal manera que ni el rocío nos despertará Exhaustos de entregarnos Derritiéndonos En nuestros brazos Desvaneciendo La soledad

Así que llega “Mon Amour” Aquí te espero Ansioso de tanto esperar.

191
191
Me encantas tanto 192
Me encantas
tanto
192

Charlez Mendoza

Le doy un beso a la cicatriz al sur de tu ceja. Repito la dosis a la que pintas en tu labio. Paso mi dedo por tus pecas, acaricio tu piel con mi mano.

Veo tus pies sin pintar, te reclamo que le des color, Me juras que sólo fue esta vez, que lo sabías, que se te olvidó.

Pasas tus manos por mi pecho, tu pierna se apodera de la mía. Me aprietas la cara con tus manos, me abrazas y suspiras.

Me dices que soy tu negro hermoso, sacando de mi una sonrisa. Yo quiero que el tiempo languidece, y te quedes en mis brazos toda la vida.

Dices que todo lo contesto Dando con respuestas un sentido. A todo lo que traes en penumbras, a quien habías puesto en el olvido.

Me encantas

simplemente

me encantas

... con tus confusiones y preguntas. Con lo que te pido que me digas, y con las palabras que me inspiras.

...

193
193

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción.

Si esta noche en tu cama Me extrañas, si mi calor te hace falta, si el aroma de mi cuerpo en las cobijas permea, recuérdame, siénteme, aunque sea más de lo que deseas.

194
194
bla bla bla
bla
bla
bla
Mi refugio 196
Mi refugio
196

Charlez Mendoza

Sin ti, a mi lado dejaría de existir Eres la única que siempre esta ahí La que me recoge cuando ya no tengo ganas de vivir.

Otra vez me entrego

y confiando que ésta

si va a comprenderme

Se repite la misma historia El incomprendido vuelve a surgir

Quiero confiar

Deseo sentir Aquello tan iluso. Que me vuelve a evadir.

A sueño estancado Ando vagando Mi Pegaso agotado de tanto galopear

En aguas torrenciales salgo a correr

Alfileres de agua

ciegan mi mirada calan profundas en mi piel.

197
197

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción.

Empapado y desolado Angustiado por torbellinos de pensamientos repetidos Abrumadores de tormentas sigilosas

que nunca dejan de ser fiel

Sin embargo así me recibes, sin Importarte nada Me abres de nuevo tus brazos, listos para ahogar mi desamparo con melodía nueva y estribillos repetidos

En clave de sol y siempre con un sí, Entrega total a entonar de nuevo lo real, que eres tu dentro de mí. Aquí es donde pertenezco solo tu me sabes entender Mi música, mi eterna novia, mi razón de ser.

198
198
bla bla
bla
bla

bla

No me podrás amar “vos” 200
No me podrás
amar
“vos”
200

Charlez Mendoza

Te lo he dicho y vos no lo entendes De que manera necesitas para captar que no importa lo que digas y no hay nada que me puedas dar que llegara a cambiar lo que sé ...

que al final no me podrás amar

Créeme lo que digo ya no lo intentes más Has fallado con cada intento y no lo podrás lograr Es realmente imposible ninguna ha llegado No creas que no lo aprecio ni valoro todo lo que has intentado Pero olvídalo mi querida ya deja de caminar al igual que las otras no me podrás amar

Este dilema es mi pesar Una pesadilla de no terminar Llevo años intentando y no he podido liberar Demasiadas como tu me han querido rescatar Ninguna lo han logrado no me podrás amar.

201
201

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción.

Hasta cuando yo ni sé Quizás será jamás La soledad me acompaña Ella tampoco me comprende y es otra más que no me podrá amar

Ahora ha pasado el tiempo en mecedora me paso el día Veo desde mi ventana Todo lo que se perdió Recuerdo a las tantas mujeres que la vida me envió Que no daría por tener

a sóla una, aunque fuese la peor Pronto vendrá la parca y me llevará a descansar

Y al fin me pregunto que gané,

al no dejarme amar.

202
202
bla bla bla
bla
bla
bla
Nuestro secreto 204
Nuestro secreto
204

Charlez Mendoza

Quien diría que esto fuera lo que querías. Aquel día, que tu intención te traicionó.

Me pedías que no entregara mi despedida a todo aquello que tanto me costó

Te subí hasta la cima dejando intacta tu virtud Tal cual como te prometí descubriste a la mujer Que siempre estuvo y que quería salir. Tan solo por ti ...

Dame un beso, el cual no te pedí Mantén el secreto que guardas por mí. Cambia mi nombre,

usa tú el que yo te di. Y sigamos en esto

sin esperar un fin.

205
205

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción.

Desperté tus ansias las que escondías debajo de un manto. Recorrí todo tu cuerpo de la manera que nunca lo haría un santo.

Ahora andas magnífica

unas te envidian, otros te desean, todos admiran en quien te has convertido. Y me miras desde la distancia

y con una mirada me lo dices todo. Dame un beso, el cual no te pedí Mantén el secreto que guardas por mí. Cambia mi nombre, usa tú el que yo te di. Y sigamos en esto

sin esperar un fin.

206
206

Charlez Mendoza

bla bla
bla
bla

bla

Que te crees “vos” 208
Que te crees
“vos”
208

Charlez Mendoza

Detente ...

Ya para de fingir

Si así queres que te quiera, no me das mucho a elegir.

Si así es que deseas que te extrañe, que lo que me quede de ti no sea el rencor, pues detente, deja de intentar herir.

Qué te crees ... Que con tu intento de humillarme harás que no te olvide. Que ya no seas para mi un momento desagradable. Que ni siquiera en un recuerdo te marcare

Qué te crees que has logrado

...

si

nunca significaste nada para mí.

Ahora mírate ... Que te dejó tu inmadurez Pudiste tenerme sin reparo y sólo te queda tu pequeñez. Disfruta las rosas disecadas, al igual que tu marchitada pasión. Que sin mi frenesí desembocado ya jamás galopeará tu corazón.

Qué te crees ...

209
209
Rastrojos 210
Rastrojos
210

Charlez Mendoza

Silente Sigiloso Siniestro fue todo lo que se quedó Abatido Ausente

Afligido

así fue que me dejó

Vacío ...

Rasgos de su sombra son espejismos en mi cama.

211
211
Te amo 212
Te amo
212

Charlez Mendoza

Te amo, simplemente te amo

Tal y como eres, sin que cambies nada, te amo. Con tu mente calculadora, con tu lado oscuro manipulador. Queriendo ser el centro de atención. Ya te descifré, conmigo no te tienes que esconder, sé que te mueres por romance.

Por una caricia a flor de piel.

Me llevas en tu pensamiento, he calado más profundo de lo que quieres aceptar. Hasta lo has contemplado, Sabes lo mucho que te deseo besar. Le pedí al Universo, que nos ponga en camino, yo soy el que ando caminando. Dale, avísame, envíame una contundente señal, para no seguir esperando. Te amo, y me amas, nada puede separarnos. Agiliza tu paso amada mía, Yo también anhelo estar a tu lado. Deja ya de distraerte con el drama de un pasado que vuelve a fracasar. No existe un camino que no te lleve a mí. A lo que nos toca vivir, sentir, anhelar, desear, construir, crear, rehacer y sobretodo traer a la tierra. Ven mi reina, aprovecha tu puesto, no te arriesgues a que otra lo usurpe por ti. No te preocupes, no hay nada que temer, a mi lado no hay nada que no puedas tener.

213
213
Tu vientre 214
Tu vientre
214

Charlez Mendoza

Paso mi mano y siento como crece ese fruto nuestro en tu vientre Lo creamos con amor con todo el deseo de traerlo Que bella ilusión de saber que lo tenemos

Será niña o varón, En realidad lo que Dios quiera Agradecidos estamos los dos Queriendo que el tiempo vuele Sabía que serías tú un día que te miraba Me dije ella es la elegida que me trajo el Universo

No pensábamos que pasaría Aunque fue siempre nuestro anhelo, el pasado ya por separado nos había robado un señuelo Y ahora estoy aquí Mi mano puesta en tu vientre esperando con tanto fervor la unión de lo mejor de los dos, un enviado del cielo.

215
215
Bésame 216
Bésame
216

Charlez Mendoza

No te aguantes Sin resistir Une tus labios a los míos Desesperadamente como si fuese algo prohibido, bésame

Tanta incertidumbre Tantos motivos Diciendo no es hora Sé que lo mejor Para ti es quedarte sola Por ahora, aprendas quien eres, sin embargo no te resistas y si al mirarme el impulso te conmueve no lo castigues y bésame

Como a ningún otro sin reservas, dalo todo Por primera vez en tu vida no te detengas Sabes lo difícil que es convencerme Lo fácil que es abrir esta herida La cual he expuesto ya más de una vez Buscando que sólo quede un lejano recuerdo vago.

217
217

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción.

De cuando llegó a marcarme Y desde entonces en el amor ha sido mi guía Así que olvídate de qué pasará Yo ya me rendí a esas insípidas Inquietudes Ven acércate sin pensarlo Deja que tu boca inspire la mía Que mis labios se apoderen de los tuyos Que bailen al compás de si mismos No los detengamos si así es que pertenecen.

218
218
bla bla bla
bla
bla
bla
Por ti 220
Por ti
220

Charlez Mendoza

Por ti

...

Todo

Con tal de estar aquí

quemé las velas de mi carabela

  • Mi parcho de pirata

lo encendí Cruce tempestades estrillantes de pesar Aposté completo sin saber si iba a ganar

Por ti

...

Todo

Ahora tú eres mi isla la estrella para navegar Tus senos la almohada tu vientre la libertad

Escucha bien mi serenata

  • mi claro de luna

al despertar Aquí estoy desnudo para una vida nueva a tu lado comenzar

221
221

Bla, bla, bla… Palabras revueltas en peligro de extinción.

Nuestra pasión hace la llama el frenesí mi prosperidad Contigo no hay nada más dulce que el amanecer de la eternidad

Ahora tú eres mi isla la estrella para navegar Tus senos la almohada tu vientre la libertad

Por ti

...

Todo

222
222
bla bla
bla
bla
223
223

bla

Espero por ti 224
Espero por ti
224

Charlez Mendoza

Te espero en cada gota del roció en un rayo de luz de la mañana En el silbido de un pájaro al amanecer Te espero aunque no te pueda ver.

Si me preguntas que quiero para nosotros no te contestaré

Sólo prefiero que todo fluya todo

como el sol al nacer

No acepto ser tu paño de lágrimas si otro te ha de engañar Ni tu padre, ni tu madre Ni ese amigo entrañable cual te ha de extrañar

Déjame ser lo inesperado quien nunca creíste existía Aquel que te conoce completa tus secretos, tus deseos, todo lo que anhelas en la vida

Te espero y lo dejo en tus manos, muy pronto te veré Mientras tanto a distancia llévame contigo, cuando ocupe tu recuerdo, ahí estaré.

225
225
Una mujer ajena 226
Una mujer
ajena
226

Charlez Mendoza

Ella lánguida en su desesperación queriendo escapar de su existente prisión Un extraño que aparece y la mira con las ganas de arrebatarla y huir hacia otro horizonte

Miradas fugaces, palabras a medias en medio de las sospechas de quien no la ve, sólo con la acusación “¿Con quién estuviste ayer?”

Distancia que hay que mantener, el tiempo se agota y la partida no se frena. Los ojos imprudentes de la sociedad sigiles y castigadores,

cuando un forastero se fija en una mujer ajena.

227
227
A veces 228
A veces
228

Charlez Mendoza

A las 5:30, comienza la inmortalidad de tu belleza aquella que me castiga con la crueldad que expresas.

En silencio ocultas el más preciado de tus encantos Aquel que malgastas en los que sólo saben devorar y abandonarte en el fracaso.

Llegué hasta donde dijiste ya no más. Te di todo lo que pude dar, fue demasiado. Sólo querías lo mínimo posible que cualquiera otro te pudiese dar. Que mal.

A veces, pierdes al querer ganarle a quien sólo te quiere dar No te has dado cuenta que todo lo dañas con sólo un mirar Alejas a los que realmente ven quien eres sin disfraz Atraes a los mismos que como tú sólo quitan sin saciar

Tonto aquel que te miró con ojos de querer valorarte, cuando el desprecio era todo lo que encontraría de recompensa

Al igual que tú. Así se conforman todas aquellas que no pudieron ver. Se valoraron poco menos de lo que pudieron ser. Dejando atrás todo lo que no ya no pudieron hacer. Y sobretodo lograr tener.

Diferente a ti, existe ella, La ninfa de cabellos de matices verdes. Que con su rosa roja navegando en el tiempo sí sabe lo que es la belleza.

229
229
Cara luna 230
Cara luna
230

Charlez Mendoza

Apenas conocías de la vida cuando te conocí Yo ya había pasado por los caminos que te tocarían un día descubrir.

A través de tus fotos te vi florecer, y en comunicaciones

esporádicas te escuché crecer Ambos viajamos por el mundo y de vez en cuando aterrizamos en brazos nuevos todos fugaces como el azar.

En búsqueda de encontrarnos así mismos sin querer mirar atrás. Evadiendo estar en el mismo espacio, sin entender que pasará.

Ahora es cuando más cerca hemos de estar Al extender de una mano nos cruzaríamos

y por fin dejar de escapar.

Doce quimeras como ramo de doce flores

en los doce números que cruzan las manecillas del reloj,

de las doce vueltas que hemos dado para ojalá por fin vernos,

Y todo queda a la merced de tu decisión.

Elegiste lo mejor

...

escapar,

una vez más.

231
231
Sirena 232
Sirena
232

Charlez Mendoza

A bandera blanca entrego mis armas Desprendo mi peto oxidado

  • Mi caballo blanco

cabizbajo se derrumba plenamente agotado

En repentinas aguas de mi llanto espeso nada el sueño perdido Arrastrando ilusiones de amores ilusos ya olvidados y desvalidos

Así me exilias de tu vida y peor aún sin motivos ni medidas Me condenas para esconder tu abrumante cobardía A luna llena, peinando las olas, veo mi sirena que me llama con su encanto.

Sonrío cansado ...

En ese instante, dándome cuenta de todo lo que por tanto tiempo esperé, estaba a la distancia de tan sólo soltarte. Se revela el motivo de todo lo perdido

  • Mi larga espera ahora que se pierde en el olvido.

Lloro ...

y por fin de alegría.

233
233
Ponte tu corona 234
Ponte tu
corona
234

Charlez Mendoza

Ponte tu corona la que te mereces La que aún no crees que te pertenece Deja de jugar como los demás a las pequeñeces que no te enriquecen.

No dejes que la edad se interponga en tu destino Hay reinas que a más temprana edad comenzaron su camino.

Acepta quien eres ... Águila entre los pingüinos para que no preguntes porqué no puedes volar Rompe con la ilusión de que no puedes cantar si la música que llevas dentro ya no puede aguantar

Ven da el salto Las máscaras arrojar Los príncipes no hacen reinas sólo un rey lo puede lograr Ponte tu corona ... deja atrás tu cobardía comienza ya a reinar.

235
235
Nopalera 236
Nopalera
236

Charlez Mendoza

“Algo le pasó a mi celular” Así mismo le creíste cualquier cuento funcionaría,

si al final tú te perdiste.

Lobo feroz, que te devoró. y sólo tú pagaste el precio Ahora cuentas tú con devoción que fuiste tú la que ganaste.

Fábula que sólo tú crees Pero ni engañas a tus amigas Nada es como pensaste.

“Te juro que tiene un corazón noble, sólo que el mundo donde se mueve lo tiene opacado.”

Nopalera soñadora, Ilusionada por las novelas Confundida en el espacio Cuyo amor será por siempre tristemente desilusionado

Aunque al final no lo creas ...

237
237
Completar 238
Completar
238

Charlez Mendoza

Nada Nadie Han de llegar Es que ya están aquí Lo que deseo, anhelo quiero, espero ... no está fuera de mí.

Expreso todo lo que pide salir, sabiendo que todo es un invento, sin sentido más allá del que le doy

Prefiero inventar mi realidad que

sucumbir a la de los demás La libertad está en la creatividad de los que se atreven a soñar.

239
239

Charlez Mendoza

AUTOR

Charlez Mendoza AUTOR Charlez Mendoza es compositor, escritor y dizque poeta, según se autodescribe. Sus obras

Charlez Mendoza es compositor, escritor y dizque poeta, según se autodescribe. Sus obras incluyen, “Between the Scylla & Charybdis”, “El amor el dolor y otros versos.” Es miembro de la banda UnpretenZious, como compositor, productor y vocalista. Tiene como planes continuar escribiendo canciones y versos para compartirlos con el mundo. Es de origen Dominicano y actualmente radica en Guadalajara, México.

“¡Viva la raza!”

241 241
241
241
244
244