Anda di halaman 1dari 52

GACETA OFICIAL

DE LA REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

A ÑO CXXXIV­MES III

Caracas, viernes 22 de diciembre de 2006

No. 5.833 Extraordinario

LA ASAMBLEA NACIONAL DE LA REP Ú BLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

DECRETA

LEY ORGÁ NICA DEL AMBIENTE

T ÍTULO I DISPOSICIONES GENERALES

Capítulo I Disposiciones Generales

Artí culo 1

Objeto

Esta Ley tiene por objeto establecer las disposiciones y los principios rectores para la gestió n del ambiente, en el marco del desarrollo sustentable como derecho y deber fundamental del Estado y de la sociedad, para contribuir a la seguridad y al logro del má ximo bienestar de la población y al sostenimiento del planeta, en inter és de la humanidad.

De igual forma, establece las normas que desarrollan las garant ías y derechos constitucionales a un ambiente seguro, sano y ecoló gicamente equilibrado.

Artí culo 2

Gestió n del Ambiente

A los efectos de la presente Ley, se entiende por gestión del ambiente el proceso constituido por un conjunto de acciones o medidas orientadas a diagnosticar, inventariar, restablecer, restaurar, mejorar, preservar, proteger, controlar, vigilar y aprovechar los ecosistemas, la diversidad bioló gica y demá s recursos naturales y elementos del ambiente, en garant í a del desarrollo sustentable.

Artí culo 3

A los efectos de la presente Ley, se entender á por:

Definiciones

Ambiente: Conjunto o sistema de elementos de naturaleza f ísica, qu í mica, bioló gica o socio cultural, en constante din á mica por la acci ón humana o natural, que rige y condiciona la existencia de los seres humanos y dem ás organismos vivos, que interact úan permanentemente en un espacio y tiempo determinado.

Ambiente seguro, sano y ecoló gicamente equilibrado: Cuando los elementos que lo integran se encuentran en una relació n de interdependencia arm ónica y diná mica que hace posible la existencia, transformaci ón y desarrollo de la especie humana y demá s seres vivos.

Aprovechamiento sustentable: Proceso orientado a la utilizació n de los recursos naturales y dem ás elementos de los ecosistemas, de manera eficiente y socialmente ú til, respetando la integridad funcional y la capacidad de carga de los mismos, en forma tal que la tasa de uso sea inferior a la capacidad de regeneració n.

Auditorí a ambiental: Instrumento que comporta la evaluaci ón sistemá tica, documentada, perió dica

y objetiva realizada sobre la actividad sujeta a regulaci ón, para verificar el cumplimiento de las disposiciones establecidas en esta Ley y demá s normas ambientales.

Bienestar social: Condició n que permite al ser humano la satisfacción de sus necesidades b á sicas, intelectuales, culturales y espirituales, individuales y colectivas, en un ambiente sano, seguro y ecoló gicamente equilibrado.

Calidad del ambiente: Caracterí sticas de los elementos y procesos naturales, ecoló gicos y sociales, que permiten el desarrollo, el bienestar individual y colectivo del ser humano y la conservació n de

la diversidad biológica.

Capacidad de carga: Má ximo valor posible de elementos o agentes internos o externos, que un espacio geográ fico o lugar determinado puede aceptar o soportar por un perí odo o tiempo

determinado, sin que se produzcan da ños, degradación o impida la recuperación natural en plazos

y condiciones normales o reduzca significativamente sus funciones ecoló gicas.

Compensación: Trabajos realizados o por realizar por el responsable de una afectació n de carácter permanente o temporal, con el prop ósito de compensar los dañ os o alteraciones ocasionadas a los recursos naturales.

Contaminació n: Liberación o introducci ón al ambiente de materia, en cualquiera de sus estados, que ocasione modificació n al ambiente en su composición natural o la degrade.

Contaminante: Toda materia, energ í a o combinació n de é stas, de origen natural o antró pico, que al liberarse o actuar sobre la atmó sfera, agua, suelo, flora, fauna o cualquier otro elemento del ambiente, altere o modifique su composició n natural o la degrade.

Control ambiental: Conjunto de actividades realizadas por el Estado conjuntamente con la sociedad, a trav é s de sus ó rganos y entes competentes, sobre las actividades y sus efectos capaces de degradar el ambiente.

Da ño ambiental: Toda alteración que ocasione pé rdida, disminució n, degradación, deterioro, detrimento, menoscabo o perjuicio al ambiente o a alguno de sus elementos.

Desarrollo sustentable: Proceso de cambio continuo y equitativo para lograr el m áximo bienestar social, mediante el cual se procura el desarrollo integral, con fundamento en medidas apropiadas para la conservación de los recursos naturales y el equilibrio ecológico, satisfaciendo las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las generaciones futuras.

Diagn óstico: Determinació n, en un momento dado del estado del ambiente, las especies, poblaciones, ecosistemas, de la diversidad biol ógica y dem ás recursos naturales y elementos que lo integran, sus restricciones y potencialidades de uso.

Ecosistema: Sistema complejo y din ámico de componentes bioló gicos, abióticos y energ í a que interact ú an como una unidad fundamental.

Educació n ambiental: Proceso continuo, interactivo e integrador, mediante el cual el ser humano adquiere conocimientos y experiencias, los comprende y analiza, los internaliza y los traduce en comportamientos, valores y actitudes que lo preparen para participar protagó nicamente en la gestión del ambiente y el desarrollo sustentable.

Estudio de impacto ambiental y socio cultural: Documentación t é cnica que sustenta la evaluació n ambiental preventiva y que integra los elementos de juicio para tomar decisiones informadas con relaci ón a las implicaciones ambientales y sociales de las acciones del desarrollo.

Evaluación de impacto ambiental: Es un proceso de advertencia temprana que opera mediante un aná lisis continuo, informado y objetivo que permite identificar las mejores opciones para llevar a cabo una acción sin dañ os intolerables, a trav é s de decisiones concatenadas y participativas, conforme a las polí ticas y normas t é cnicas ambientales.

Gestió n del ambiente: Todas las actividades de la funci ón administrativa, que determinen y desarrollen las pol íticas, objetivos y responsabilidades ambientales y su implementació n, a trav és de la planificació n, el control, la conservació n y el mejoramiento del ambiente.

Guarder ía ambiental: Acción de vigilancia y fiscalizació n de las actividades que, directa o indirectamente, puedan incidir sobre el ambiente para la verificació n del cumplimento de las disposiciones relativas a la conservació n de un ambiente sano, seguro y ecológicamente

equilibrado.

Restablecer: Aplicación de un conjunto de medidas y acciones a objeto de restaurar las caracterí sticas de los elementos del ambiente que han sido alteradas o degradadas, por un da ñ o ambiental de origen antró pico o natural.

Impacto ambiental: Efecto sobre el ambiente ocasionado por la acció n antró pica o de la naturaleza.

Inventario: Levantamiento de informació n cuantitativa y cualitativa sobre los ecosistemas, la diversidad bioló gica, los recursos naturales y demá s elementos del ambiente.

Manejo: Pr ácticas destinadas a garantizar el aprovechamiento sustentable y la conservació n de los recursos naturales, as í como aqu éllas orientadas a prevenir y minimizar efectos adversos por actividades capaces de degradarlos.

Medidas ambientales: Son todas aquellas acciones y actos dirigidos a prevenir, corregir, restablecer, mitigar, minimizar, compensar, impedir, limitar, restringir o suspender, entre otras, aquellos efectos y actividades capaces de degradar el ambiente.

Mejorar: Acciones tendientes a incrementar, desde el punto de vista cualitativo y cuantitativo, la disponibilidad de recursos naturales y de diversidad biol ógica y dem ás elementos del ambiente.

Norma t é cnica ambiental: Especificaci ón t é cnica, regla, m étodo o par ámetro cient í fico o tecnoló gico, que establece requisitos, condiciones, procedimientos y lí mites permisibles de aplicació n repetitiva o continuada, que tiene por finalidad la conservació n un ambiente sano, seguro y ecoló gicamente equilibrado, cuya observancia es obligatoria.

Planificaci ón ambiental: Proceso diná mico que tiene por finalidad conciliar los requerimientos del desarrollo socio econ ó mico del pa í s, con la conservació n de los ecosistemas, los recursos naturales y un ambiente sano, seguro y ecol ógicamente equilibrado.

Pol ítica ambiental: Conjunto de principios y estrategias que orientan las decisiones del Estado, mediante instrumentos pertinentes para alcanzar los fines de la gestión del ambiente, en el marco del desarrollo sustentable.

Preservació n: Aplicación de medidas para mantener las caracterí sticas actuales de la diversidad bioló gica, demá s recursos naturales y elementos del ambiente.

Recursos naturales: Componentes del ecosistema, susceptibles de ser aprovechados por el ser humano para satisfacer sus necesidades.

Reparació n: Es el restablecimiento, compensació n o el pago indemnizatorio, seg ú n cada caso, de un dañ o ambiental, riesgo ambiental, probabilidad de ocurrencia de dañ os en el ambiente por efecto de un hecho, una acció n u omisi ón de cualquier naturaleza.

Riesgo Ambiental: Probabilidad de ocurrencia de da ños en el ambiente, por efecto de un hecho, una acció n u omisión de cualquier naturaleza.

Artí culo 4

La gestión del ambiente comprende:

Principios para la gestió n del ambiente

1. Corresponsabilidad: Deber del Estado; la sociedad y las personas de conservar un ambiente

sano, seguro y ecoló gicamente equilibrado.

2. Prevenció n: Medida que prevalecer á sobre cualquier otro criterio en la gestió n del ambiente.

3. Precaució n: La falta de certeza cient í fica no podrá alegarse como raz ó n suficiente para no

adoptar medidas preventivas y eficaces en las actividades que pudiesen impactar negativamente el

ambiente.

4. Participació n ciudadana: Es un deber y un derecho de todos los ciudadanos la participaci ón

activa y protag ó nica en la gestió n del ambiente.

5. Tutela efectiva: Toda persona tiene derecho a exigir acciones rá pidas y efectivas ante la

administració n y los tribunales de justicia, en defensa de los derechos ambientales.

6. Educació n ambiental: La conservación de un ambiente sano, seguro y ecol ógicamente equilibrado debe ser un valor ciudadano, incorporado en la educación formal y no formal.

7. Limitaci ón a los derechos individuales: los derechos ambientales prevalecen sobre los derechos

econ ómicos y sociales, limit ándolos en los t érminos establecidos en la Constituci ón de la Rep ública Bolivariana de Venezuela y las leyes especiales.

8. Responsabilidad en los dañ os ambientales: La responsabilidad del da ño ambiental es objetiva y

su reparació n será por cuenta del responsable de la actividad o del infractor.

9. Evaluaci ón de impacto ambiental: Todas las actividades capaces de degradar el ambiente deben

ser evaluadas previamente a trav és de un estudio de impacto ambiental y socio cultural.

10. Da ños ambientales: Los dañ os ocasionados al ambiente se consideran da ños al patrimonio

p úblico.

Artí culo 5

Utilidad pú blica e interé s general

Se declara de utilidad pú blica y de interé s general la gestión del ambiente.

Orden Pú blico

Las normas previstas en esta Ley, en las leyes que la desarrollan y dem ás normas ambientales, son de orden p úblico.

Artí culo 7

Pol ítica ambiental

La pol ítica ambiental deber á fundamentarse en los principios establecidos en la Constituci ón de la Rep ú blica Bolivariana de Venezuela, en la presente Ley, las demá s leyes que la desarrollen y conforme a los compromisos internacionales contraí dos v á lidamente por la Rep ública Bolivariana de Venezuela.

Artí culo 8

Acción de lo gestió n del ambiente

La gestión del ambiente se aplica sobre todos los componentes de los ecosistemas, las actividades capaces de degradar el ambiente y la evaluación de sus efectos.

Artí culo 9

De las herramientas de la gestió n del ambiente

A los efectos de esta Ley, se consideran herramientas de la gestió n del ambiente, la ordenación del territorio, la planificació n, la evaluació n y el control.

Artí culo 10

Objetivos

Son objetivos de la gestión del ambiente, bajo la rectorí a y coordinación de la Autoridad Nacional Ambiental:

1. Formular e implementar la polí tica ambiental y establecer los instrumentos y mecanismos para

su aplicació n.

2. Coordinar el ejercicio de las competencias de los órganos del Poder P úblico, a los fines previstos

en esta Ley.

3. Cumplir las directrices y lineamientos de las polí ticas para la gestión del ambiente.

4. Fijar las bases del r égimen regulatorio para la gesti ón del ambiente.

6.

Prevenir, regular y controlar las actividades capaces de degradar el ambiente.

7. Reducir o eliminar las fuentes de contaminaci ón que sean o puedan ocasionar perjuicio a los

seres vivos.

8. Asegurar la conservación un ambiente sano, seguro y ecoló gicamente equilibrado.

9. Estimular la creaci ón de mecanismos que promuevan y fomenten la investigaci ón y la generació n

de informació n b á sica.

10. Establecer los mecanismos e implementar los instrumentos para el control ambiental.

11. Promover la adopci ón de estudios e incentivos econó micos y fiscales, en función de la

utilizació n de tecnolog í as limpias y la reducció n de par ámetros de contaminación, as í como la reutilizació n de elementos residuales provenientes de procesos productivos y el aprovechamiento integral de los recursos naturales.

12. Elaborar y desarrollar estrategias para remediar y restaurar los ecosistemas degradados.

13. Resguardar, promover y fomentar á reas que coadyuven a la preservació n de un ambiente seguro, sano y ecoló gicamente equilibrado.

14. Cualesquiera otros que tiendan al desarrollo y el cumplimiento de la presente Ley.

Artí culo 11

Incorporación de la dimensión ambiental

Corresponde al Estado, por ó rgano de las autoridades competentes, garantizar la incorporació n de la dimensión ambiental en sus polí ticas, planes, programas y proyectos; para alcanzar el desarrollo sustentable.

Artí culo 12

De la calidad ambiental

El Estado, conjuntamente con la sociedad, deberá orientar sus acciones para lograr una adecuada calidad ambiental que permita alcanzar condiciones que aseguren el desarrollo y el má ximo bienestar de los seres humanos, as í como el mejoramiento de los ecosistemas, promoviendo la conservación de los recursos naturales, los procesos ecoló gicos y dem ás elementos del ambiente, en los t é rminos establecidos en esta Ley.

T ÍTULO II ORGANIZACIÓ N INSTITUCIONAL

Cap ítulo I

Disposiciones Generales

Artí culo 13

Suprema direcci ón de la pol ítica nacional ambiental

El Presidente o Presidenta de la Rep ública Bolivariana de Venezuela, en Consejo de Ministros, ejerce la suprema direcci ón de la pol ítica nacional ambiental.

Artí culo 14

Desarrollo de las normas ambientales

El Ejecutivo Nacional, a trav é s de la Autoridad Nacional Ambiental, desarrollará las normas t écnicas ambientales, en coordinació n con los organismos competentes, atendiendo a los objetivos previstos en la presente Ley y las que la desarrollen.

Artí culo 15

Responsabilidad de los órganos del poder pú blico

Los ó rganos del Poder P ú blico Nacional, Estadal y Municipal, son responsables de la aplicació n y consecució n de los objetivos de esta Ley, en el á mbito de sus respectivas competencias.

Artí culo 16

De la coordinació n

Los ó rganos del Poder P ú blico Nacional, Estadal y Municipal, ejercerá n las atribuciones constitucionales y legales en materia ambiental, cada uno dentro del ámbito de sus competencias, de manera coordinada, armó nica y con sujeción a la directrices de la polí tica nacional ambiental, a fin de garantizar el tratamiento integral del ambiente a que se refiere esta Ley.

Artí culo 17

Complementariedad de las normas ambientales

Los estados y municipios podrá n desarrollar normas ambientales estadales o locales, segú n sea el caso, en las materias de su competencia exclusiva, asignadas por la Constitució n de la Rep ública Bolivariana de Venezuela y las leyes; con base en las disposiciones establecidas en la presente Ley y atendiendo a los principios de interdependencia, coordinación, cooperació n, corresponsabilidad y subsidiariedad y a las particulares caracter ísticas ambientales de cada región.

Cap ítulo II De las Autoridades Ambientales

Artí culo 18

Autoridad nacional ambiental

La Autoridad Nacional Ambiental será ejercida por el ministerio con competencia en materia ambiental como ó rgano rector, responsable de formular, planificar, dirigir, ejecutar, coordinar, controlar y evaluar las polí ticas, planes, programas, proyectos y actividades estrat égicas para la gestión del ambiente.

De la promoció n a la desconcentració n y descentralizaci ón en materia ambiental

Artí culo 19

La Autoridad Nacional Ambiental promoverá los procesos de desconcentració n y descentralización en materia ambiental hacia los estados, municipios y distritos, bajo los principios de integridad territorial, cooperaci ón, solidaridad, concurrencia y corresponsabilidad, en funció n de las necesidades y aptitudes regionales y locales, de conformidad con la presente Ley, las que la desarrollen y las especiales que regulen los procesos de descentralización. Instancias regionales, estadales y locales de coordinació n

Artí culo 20

A los fines de coadyuvar con la gestió n del ambiente, se podrá n establecer instancias regionales, estadales y locales de coordinaci ón y participació n ciudadana e interinstitucional.

Cap ítulo III

De la Defensa Ambiental

Artí culo 21

Ó rganos de la defensa ambiental

A los fines de la presente Ley, ademá s de la Autoridad Nacional Ambiental, intervienen en la defensa un ambiente sano, seguro y ecoló gicamente equilibrado, la Procuradurí a General de la Rep ú blica, el Ministerio P ú blico, la Defensor í a del Pueblo, la Fuerza Armada Nacional, as í como los demá s ó rganos y entes nacionales, estadales y municipales con competencia en la materia, conforme a las normas que rijan su funcionamiento y de acuerdo con las disposiciones establecidas en esta Ley y las que la desarrollen.

T ÍTULO III

DE LA PLANIFICACIÓN DEL AMBIENTE

Cap ítulo I

De la Planificació n del Ambiente

Artí culo 22

Finalidad

La planificaci ón del ambiente constituye un proceso que tiene por finalidad conciliar el desarrollo econ ómico y social con la gestión del ambiente, en el marco del desarrollo sustentable.

Artí culo 23

Lineamientos para la planificació n del ambiente

Los lineamientos para la planificaci ón del ambiente son:

1. La conservación de los ecosistemas y el uso sustentable de é stos asegurando su permanencia.

2. La investigación como base fundamental del proceso de planificació n, orientada a determinar el

conocimiento de las potencialidades y las limitaciones de los recursos naturales, as í como el desarrollo, transferencia y adecuación de tecnologí as compatibles con desarrollo sustentable.

3. La armonizació n de los aspectos econ ómicos, socioculturales y ambientales, con base en las

restricciones y potencialidades del área.

4. La participación ciudadana y la divulgación de la informaci ón, como procesos incorporados en

todos los niveles de la planificació n del ambiente.

5. La evaluaci ón ambiental como herramienta de prevenció n y minimizació n de impactos al ambiente.

6. Los sistemas de prevenció n de riesgos para garantizar su inserció n en los planes nacionales.

Artí culo 24

Dimensión ambiental

La planificaci ón del ambiente forma parte del proceso de desarrollo sustentable del pa ís. Todos los planes, programas y proyectos de desarrollo econ ó mico y social, sean de cará cter nacional, regional, estadal o municipal, deberán elaborarse o adecuarse, seg ún proceda, en concordancia con las disposiciones contenidas en esta Ley y con las polí ticas, lineamientos, estrategias, planes y programas ambientales, establecidos por el ministerio con competencia en materia de ambiente.

Artí culo 25

Programació n y ejecució n de actividades

Las personas naturales y jurí dicas, p úblicas y privadas, deber án programar y ejecutar sus actividades de acuerdo con los planes establecidos y las disposiciones contenidas en esta Ley y los demás instrumentos legales aplicables.

Capítulo II

De los Instrumentos para la Planificaci ó n del Ambiente

Artí culo 26

Sistema integrado de planes

La planificació n del ambiente est á circunscrita a un sistema integrado y jerarquizado de planes, cuyo instrumento fundamental es el Plan Nacional de Ordenación del Territorio.

El Plan Nacional del Ambiente se desarrollar á con cará cter vinculante por todos los órganos y entes del Poder P úblico Nacional, Estadal y Municipal, as í como por los consejos comunales.

Los planes ambientales, nacionales, regionales, estadales, municipales y locales, conforman el sistema nacional para la planificació n del ambiente y son instrumentos fundamentales de la gestió n p ública en materia ambiental.

Artí culo 27

Alcance de los planes

Los planes ambientales deber án ajustarse a las polí ticas que al efecto se dicten en materia ambiental, y definirán los objetivos, lineamientos, estrategias; metas y programas que orienten la gestión del ambiente, as í como prever la viabilidad social, polí tica, econó mica, financiera y té cnica a los fines de lograr sus objetivos.

Artí culo 28

Caracterí sticas de los planes

Los planes ambientales deben ser instrumentos flexibles, diná micos, prospectivos y transversales, que definan y orienten la gestió n del ambiente, y permitan prever y enfrentar situaciones que directa o indirectamente afecten los ecosistemas y el bienestar social.

De otros instrumentos para la planificació n del ambiente

Artí culo 29

Constituyen otros instrumentos para la planificaci ón del ambiente la ordenaci ón del territorio, las normas t écnicas ambientales, las evaluaciones ambientales, la gestió n integral de todas las á reas

del alto valor ecoló gico, los sistemas de informaci ón geográ fica y los criterios e indicadores de sustentabilidad.

Cap ítulo III

De los Mecanismos de Elaboració n, Ejecuci ó n y Revisió n de los Planes

Artí culo 30

Del Plan Nacional

El Plan Nacional del Ambiente es un instrumento a largo plazo que pauta la polí tica ambiental nacional a escala regional, estadal, municipal y local, y contendr á las siguientes directrices:

1. Mecanismos y acciones para la consecució n de un ambiente sano, seguro y ecológicamente

equilibrado, para maximizar el bienestar social.

2. La conservació n, manejo y uso sustentable de los recursos naturales.

3. Criterios prospectivos y principios de sustentabilidad que orienten los procesos de urbanización,

industrializaci ón, ampliació n de la frontera agr í cola y ocupació n del territorio en materia ambiental.

4. Detecció n y evaluació n de conflictos socio­ambientales y manejo alternativo de los mismos.

5. Programa de investigación sobre problemas ambientales.

6. Los objetivos y medidas de instrumentación del Plan.

7. La educación ambiental y participaci ón ciudadana.

Artí culo 31

Elaboraci ón y coordinació n de los planes

Los planes ambientales, en sus diferentes niveles, ser án elaborados y coordinados por el ministerio con competencia en materia ambiental con la participació n de la Administració n P ública y demás sectores del pa í s.

Aprobació n

Artí culo 32

El Plan Nacional del Ambiente será aprobado por el Presidente o Presidenta de la Rep ú blica Bolivariana de Venezuela, mediante decreto en Consejo de Ministros.

Artí culo 33

Publicidad y obligatoriedad

Los planes ambientales será n de obligatorio cumplimiento y estar án sujetos a revisión y actualizació n perió dica. Los planes y sus modificaciones entrará n en vigencia una vez sean publicados en la Gaceta Oficial que corresponda al nivel polí tico territorial respectivo.

T ÍTULO IV

DE LA EDUCACIÓN AMBIENTALY LA PARTICIPACIÓ N CIUDADANA

Capítulo I De la Educació n Ambiental

Artí culo 34

Objeto

La educació n ambiental tiene por objeto promover, generar, desarrollar y consolidar en los ciudadanos y ciudadanas conocimientos, aptitudes y actitudes para contribuir con la transformació n de la sociedad, que se reflejará en alternativas de solució n a los problemas socio­ambientales, contribuyendo as í al logro del bienestar social, integr ándose en la gestió n del ambiente a trav és de la participació n activa y protagó nica, bajo la premisa del desarrollo sustentable.

Artí culo 35

Los lineamientos para la educació n ambiental son:

Lineamientos para la educación ambiental

1. Incorporar una signatura en materia ambiental, con cará cter obligatorio, como constitutivo del p énsum en todos los niveles y modalidades del sistema educativo bolivariano, dentro del continuo proceso de desarrollo humano, con el propó sito de formar ciudadanos y ciudadanas ambientalmente responsables, garantes del patrimonio natural y sociocultural en el marco del desarrollo sustentable.

2. Vincular el ambiente con temas asociados a é tica, paz, derechos humanos, participaci ón protag ónica, la salud, el g énero, la pobreza, la sustentabilidad, la conservació n de la diversidad bioló gica, el patrimonio cultural, la economí a y desarrollo, el consumo responsable, democracia y bienestar social, integración de los pueblos, as í como la problemá tica ambiental mundial.

3. Desarrollar procesos educativos ambientales en el á mbito de lo no formal que promuevan y fortalezcan el derecho a la participació n de ciudadanos, ciudadanas y comunidad en general, en el marco de una gestió n del ambiente en forma compartida.

4. Incorporar la educaci ón ambiental para el desarrollo endó geno sustentable, desde una perspectiva participativa, crí tica, influyente, transformadora de los sistemas productivos que reconozca la diversidad cultural y ecoló gica en el á mbito de la organización social.

5. Promover el diá logo de saberes, como base del intercambio, producció n y difusió n de informació n en los procesos educativos ambientales para generar acciones colectivas en el abordaje y soluci ón de problemas socio ambientales.

Artí culo 36

Generaci ón de procesos de educació n ambiental

Las personas naturales o jurí dicas, p úblicas y privadas, responsables en la formulació n y ejecució n de proyectos que impliquen la utilizació n de los recursos naturales y de la diversidad biol ógica, deben generar procesos permanentes de educació n ambiental que permitan la conservación de los ecosistemas y el desarrollo sustentable.

Artí culo 37

Promoció n de la educació n ambiental

Las instituciones p ú blicas y privadas deberá n incorporar principios de educación ambiental en los programas de capacitació n de su personal.

Artí culo 38

Consideració n de aportes

En el proceso de educació n ambiental, se tomar án en consideración los aportes y conocimientos tradicionales de los pueblos y comunidades indí genas y de otras comunidades organizadas, as í como las t écnicas e innovaciones, asociados al uso de los recursos naturales y de formas de vida ecoló gicamente arm ónicas.

Capítulo II

De la Participació n Ciudadana

Derecho y deber a participar

Artí culo 39

Todas las personas tienen el derecho y el deber de participar en los asuntos relativos a la gestió n del ambiente.

Artí culo 40

Mecanismos de Participació n

El Ejecutivo Nacional, a trav é s del ministerio con competencia en materia ambiental, reglamentará los mecanismos para hacer efectivo el ejercicio leg í timo del derecho a la participación ciudadana en la formulació n, adopció n, ejecució n y control de las polí ticas, planes, proyectos y otras medidas dirigidas a la conservación del ambiente.

Participació n de los pueblos ind í genas y comunidades locales

Artí culo 41

Los pueblos ind í genas y comunidades locales tienen el derecho y el deber de participar en la formulació n, aplicació n, evaluación y control de los planes y programas de desarrollo nacional, regional y local, susceptibles de afectarles directamente en sus vidas, creencias, valores, instituciones y bienestar espiritual y en el uso de las tierras y h ábitats que ancestralmente ocupan y utilizan colectivamente.

Artí culo 42

Formas asociativas en la gestió n del ambiente

Las organizaciones ambientalistas, los pueblos y comunidades ind í genas, los consejos comunales, las comunidades organizadas y otras formas asociativas, podr án desarrollar proyectos enmarcados en una gestió n del ambiente compartida y comprometida con la conservación de los ecosistemas, los recursos naturales y el desarrollo sustentable bajo las modalidades de la autogesti ón y cogestió n.

Artí culo 43

Derecho y deber de denunciar agresiones al ambiente

Toda persona tiene el derecho y el deber de denunciar por ante las instancias competentes, cualquier hecho que atente contra un ambiente sano, seguro y ecológicamente equilibrado.

Artí culo 44

Descentralizació n hacia las comunidades

La Autoridad Ambiental Nacional deber á implementar los mecanismos para la descentralizació n y transferencia de los servicios concernientes a la gestión del ambiente a las comunidades y grupos vecinales organizados, previa demostració n de su capacidad para asumirlos, conforme al principio de la corresponsabilidad y para desarrollar procesos autogestionarios y cogestionarios para un ambiente sano, seguro y ecoló gicamente equilibrado.

T ÍTULO V

DE LOS RECURSOS NATURALES Y LA DIVERSIDAD BIOL ÓGICA

Capítulo I Disposiciones Generales

Artí culo 45

Objeto

El presente Tí tulo establece las disposiciones que regirá n el manejo, la conservació n de los ecosistemas y sus funciones, los recursos naturales y de la diversidad bioló gica, para garantizar su permanencia y los beneficios sociales que se derivan de ellos como elementos indispensables para la vida y su contribución para el desarrollo sustentable.

Artí culo 46

Ecosistemas de importancia estrat é gica

La Autoridad Nacional Ambiental declarar á como ecosistemas de importancia estrat égica, a determinados espacios del territorio nacional en los cuales existan comunidades de plantas y animales que por sus componentes representen gran relevancia desde el punto de vista de seguridad agroalimentaria; para la salud humana y demá s seres vivos; para el desarrollo mé dico y farmacoló gico; de conservació n de especies; de investigación cient í fica y aplicada de utilización sostenible de los componentes de la diversidad bioló gica; de prevenció n de riesgos; de seguridad de la Nación y de otra naturaleza de interé s al bienestar colectivo.

Cap ítulo II Disposiciones Especiales

Artí culo 47

Protecció n

La Autoridad Nacional Ambiental, ante la presunció n o inminencia de impactos negativos al ambiente, deberá prohibir o, seg ún el caso, restringir total o parcialmente actividades en ejecució n que involucren los ecosistemas, recursos naturales o la diversidad biológica, sin que ello genere derechos de indemnización.

Artí culo 48

Medidas prioritarias de protecció n

A los fines de la conservación de los ecosistemas, recursos naturales y de la diversidad bioló gica,

serán objeto de medidas prioritarias de protecci ón:

1. Los ecosistemas frá giles, los de alta diversidad gen ética y ecológica y los que constituyan áreas

de paisajes naturales de singular belleza o ecosistemas prí stinos, poco intervenidos y lugares con presencia de especies end émicas y aqué llos que constituyen h ábitat y tierras de pueblos ind í genas susceptibles de ser afectados en su integridad cultural.

2. Las especies o poblaciones de animales y plantas particularmente vulnerables, end é micas o que

se encuentren amenazadas o en peligro de extinció n.

3. Las especies raras o poblaciones de singular valor ecoló gico, cient ífico, estrat égico o econ ómico, de utilidad actual o potencial.

4. Las especies de la fauna silvestre con potencialidad para la zoocrí a y aquellas especies de plantas y animales que puedan ser utilizadas para el mejoramiento gen é tico.

5. Las poblaciones animales y vegetales de importancia econó mica que se encuentren sometidas a

presiones de caza, pesca o colecta excesivas, o sobre­explotació n para fines comerciales, o a procesos de pé rdida y fraccionamiento de su h á bitat.

6. Las á reas naturales que tengan un inter és especial para su conservació n.

7. Los bancos de germoplasma, de genes y centros de tenencia de la diversidad bioló gica.

8. Cualesquiera otros ecosistemas, recursos y espacios que ameriten protecció n.

Artí culo 49

Planes de manejo

El aprovechamiento de los recursos naturales y de la diversidad biol ógica en las diferentes cuencas

hidrográ ficas, ecosistemas, á reas naturales protegidas, áreas privadas para la conservación y demá s á reas especiales, estará sujeto a la formulación e implementaci ón de los respectivos planes

de manejo. En los correspondientes instrumentos de control se fijar án las condiciones y limitaciones a las que queda sometida la actividad.

Artí culo 50

Capacidad de regeneració n o recuperació n

El aprovechamiento de los recursos naturales y de la diversidad biol ógica debe hacerse de manera que garantice su sustentabilidad.

Artí culo 51

Como protecci ón a las especies aut ó ctonas y de la diversidad biol ógica, las especies ex ó ticas declaradas perjudiciales deben estar sujetas a programas de control, erradicació n e ingreso al paí s.

Artí culo 52

Conocimiento y manejo de información

Todo aprovechamiento y uso deberá promoverse en funció n del conocimiento disponible y del manejo de informació n sobre los recursos naturales, la diversidad biológica y los ecosistemas.

Artí culo 53

Libre aprovechamiento

El Ejecutivo Nacional podrá decretar el libre aprovechamiento de determinados recursos naturales y de los componentes de la diversidad biológica, por razones de cat á strofe natural o situaciones similares que pongan en peligro a la población.

Artí culo 54

Adopci ón de medidas

La Autoridad Nacional Ambiental, en coordinació n con los ó rganos competentes, adoptará las medidas necesarias para restablecer, mejorar, recuperar y restaurar la diversidad bioló gica y los ecosistemas, someti éndolos a planes de manejo y programas especiales que garanticen su conservación.

Cap ítulo III

De los dem ás Elementos del Ambiente

Artí culo 55

Gestió n integral del agua

La gestió n integral del agua est á orientada a asegurar su conservació n, garantizando las condiciones de calidad, disponibilidad y cantidad en función de la sustentabilidad del ciclo hidrológico.

Artí culo 56

Ciclo hidroló gico

Para asegurar la sustentabilidad del ciclo hidroló gico y de los elementos que intervienen en él; se deberá n conservar los suelos, áreas boscosas, formaciones geoló gicas y capacidad de recarga de los acu íferos.

Artí culo 57

Conservació n de la calidad del agua

Para la conservació n de la calidad del agua se tomar án en consideración los siguientes aspectos:

1. La clasificació n de las aguas atendiendo a las caracterí sticas requeridas para los diferentes usos

a que deba destinarse.

2. Las actividades capaces de degradar las fuentes de aguas naturales, los recorridos de é stas y

su represamiento.

3.

La

reutilizaci ón

de

las

aguas

residuales

previo

tratamiento.

4.

El tratamiento de las aguas.

 

5.

La protecció n integral de las cuencas hidrogr áficas.

 

6.

El seguimiento continuo y de largo plazo de la calidad de los cuerpos de agua.

 

7.

El seguimiento continuo de los usos de la tierra y sus impactos sobre las principales cuencas

hidrográ ficas, que abastecen de agua a las poblaciones humanas y los sistemas de riego de las

á reas agrí colas.

Artí culo 58

Gestió n integral de la atmó sfera

La gestió n integral de la atmó sfera est á orientada a asegurar su conservaci ón, garantizando sus condiciones de calidad.

Elementos de la atmó sfera

Artí culo 59

El aire como elemento natural de la atm ósfera constituye un bien fundamental que debe conservarse.

Artí culo 60

Conservació n de la calidad de la atmó sfera

Para la conservació n de la calidad de la atm ósfera se considerará n los siguientes aspectos:

1. Vigilar que las emisiones a la atmó sfera no sobrepasen los niveles permisibles establecidos en

las normas té cnicas.

2. Reducir y controlar las emisiones a la atm ósfera producidas por la operació n de fuentes contaminantes, de manera que se asegure la calidad del aire y el bienestar de la població n y demá s seres vivos, atendiendo a los par ámetros establecidos en las normas que la regulan y en cumplimiento de los convenios internacionales suscritos y ratificados por la Repú blica Bolivariana de Venezuela.

3. Establecer en las normas t écnicas ambientales los niveles permisibles de concentración de contaminantes primarios y secundarios, capaces de causar molestias, perjuicios o deterioro en el ambiente y en la salud humana, animal y vegetal.

4. Establecer prohibiciones, restricciones y requerimientos relativos a los procesos tecnoló gicos y la

utilizació n de tecnolog í as, en lo que se refiere a la emisi ón de gases y part í culas, entre otros, que afectan la capa de ozono o inducen el cambio climá tico.

5. Dictar las normas t écnicas ambientales para el establecimiento, operaci ón y mantenimiento de

sistemas de seguimiento de calidad del aire y de las fuentes contaminantes.

6. Llevar un inventario y registro actualizado de las fuentes contaminantes y la evaluaci ón de sus

emisiones.

Artí culo 61

Gestió n integral del suelo y del subsuelo

La gestión integral del suelo y del subsuelo est á orientada a asegurar su conservaci ón para garantizar su capacidad y calidad.

Conservació n del suelo y del subsuelo

Artí culo 62

La gestió n para la conservación del suelo y del subsuelo debe realizarse atendiendo a los lineamientos siguientes:

1. La clasificació n de los suelos en función de sus capacidades agroecoló gicas.

2. El uso y aprovechamiento del suelo y del subsuelo debe realizarse en función a su vocació n

natural, la disponibilidad y acceso a las tecnolog ías ambientalmente seguras, a fin de evitar su degradació n.

3. La adopci ón de medidas tendientes a evitar y corregir las acciones que generen erosió n,

salinizació n, desertificació n o modificación de las caracterí sticas topográ ficas y otras formas de degradació n del suelo y del paisaje.

4. La restauració n y recuperaci ón del suelo y del subsuelo que haya sido afectado por la ejecuci ón

de actividades.

Artí culo 63

Prevención y control

A los fines de la conservació n, prevenci ón, control de la contaminación y degradació n de los suelos y del subsuelo, las autoridades ambientales deberán velar por.

1. La utilizació n de prá cticas adecuadas para la manipulació n de sustancias qu ímicas y en el

manejo y disposici ón final de desechos domé sticos, industriales, peligrosos o de cualquier otra naturaleza que puedan contaminar los suelos.

2. La realizaci ón de investigaciones y estudios de conservación de suelos.

3. La prevenció n y el control de incendios de vegetación.

4. El incremento de la cobertura vegetal a trav é s de la reforestació n.

T ÍTULO VI DE LA INVESTIGACIÓN E INFORMACIÓN AMBIENTAL

Capítulo I Disposiciones Generales

Artí culo 64

Derecho a la Información

El derecho a la informació n sobre el ambiente debe ser reconocido a cada persona. El Estado es el

garante de su ejercicio, de la confiabilidad de la informació n y de su difusió n. Este derecho ser á ejercido segú n las modalidades definidas en esta Ley yen los dem ás instrumentos normativos que

al efecto se dicten.

Artí culo 65

Promoció n de intercambio de información

A fin de cumplir con lo previsto en el art í culo anterior, el Estado promoverá el intercambio de

informació n sobre los conocimientos vinculados con el ambiente y el desarrollo sustentable. Registro de información ambiental

Artí culo 66

La Autoridad Nacional Ambiental establecerá y mantendrá un Registro de Informació n Ambiental, el cual deberá contener los datos biof í sicos, econ ómicos y sociales, as í como la informaci ón legal, relacionados con el ambiente. Los datos del registro son de libre consulta y se deberá n difundir peri ódicamente por medios eficaces cuando fueren de interé s general.

Artí culo 67

Alcance del Registro de Informació n Ambiental

El registro al que se refiere el art í culo anterior deber á contener al menos los siguientes aspectos:

1. Los inventarios de sistemas ambientales.

2. Los inventarios de recursos hí dricos.

3. Los inventarios del recurso suelo.

4. Los inventarios de diversidad bioló gica y sus componentes.

5. Los inventarios forestales.

6. Los inventarios de cuencas hidrográ ficas.

8. La información sobre áreas bajo ré gimen de administraci ón especial.

9. La información hidrometeorológica e hidrogeol ógica.

10. La informació n jurí dica de leyes, decretos y resoluciones vigentes en materia ambiental.

11. Información cartográfica.

12. La informació n sobre el h ábitat y tierras de los pueblos y comunidades indí genas debidamente

demarcadas.

13. Cualesquiera otras, de inter és para la gestió n del ambiente y el desarrollo sustentable.

Artí culo 68

Suministro de informació n

A los fines de lograr el intercambio de información previsto en la presente Ley, las instituciones

p úblicas y privadas que tengan informaci ón sobre los aspectos mencionados en el art ículo anterior, deben suministrarla a la Autoridad Nacional Ambiental.

Artí culo 69

Recopilació n de información

Toda persona natural o jurí dica que aproveche o utilice los ecosistemas, deberá recopilar la informació n relacionada con los recursos que utiliza, su posible deterioro y las acciones para su recuperació n y restauració n. Esta informació n deber á ser suministrada al Registro de Información Ambiental dentro de los periodos, modalidades y costos establecidos por las normas que regulen la materia.

Artí culo 70

Actualizaci ón del Registro de informaci ón ambiental

A los fines de mantener actualizado el Registro de información Ambiental y garantizar la adecuada

recuperació n, restauració n o mejoramiento del ambiente, toda solicitud para la ejecución de actividades que impliquen la afectació n de los ecosistemas y sus componentes, deberá ser

acompa ñ ada de la informació n b á sica actualizada que pueda servir como pará metro comparativo de las consecuencias de la afectació n que se pretenda realizar. Dicho pará metro comparativo deberá ser conformado por la Autoridad Nacional Ambiental.

Artí culo 71

Acceso a la informaci ón ambiental

El Estado garantizará a toda persona el acceso a la informaci ón ambiental, salvo que é sta haya sido clasificada como confidencial, de conformidad con la ley.

Artí culo 72

Mecanismos de intercambio

Las personas deberá n establecer mecanismos de intercambio de informació n ambiental, de conformidad con los lineamientos de sistematizació n que establezca la Autoridad Nacional Ambiental, mediante resolució n debidamente publicada en la Gaceta Oficial de la Rep ú blica Bolivariana de Venezuela.

Artí culo 73

Promoció n y divulgació n

La Autoridad Nacional Ambiental coordinar á con los organismos y entes pú blicos la promoción y divulgació n de la informació n t é cnica, documental y educativa de cará cter ambiental, facilitando el acceso a la misma y definiendo estrategias permanentes para su suministro.

Artí culo 74

Incorporació n de temas ambientales

Los medios de comunicació n y difusi ón deber án incorporar en la programación, los temas ambientales que propicien la información y el conocimiento de las complejas interrelaciones y

v í nculos entre los procesos de desarrollo social y econ ómico en la b ú squeda de un ambiente seguro, sano y ecoló gicamente equilibrado, fomentando la educació n ambiental.

Orientació n, fomento y estí mulo de estudios e investigaciones con fines de informació n

Artí culo 75

La Autoridad Nacional Ambiental orientará , fomentar á y estimulará los estudios y la investigación b ásica y aplicada sobre el ambiente, seg ún las leyes que regulan la materia. Asimismo promoverá , apoyará y consolidará proyectos con las instituciones, universidades nacionales e internacionales, pueblos y comunidades indí genas, consejos comunales y comunidades organizadas de vocació n ambientalista.

Artí culo 76

Orientació n de los estudios e investigaciones

Los estudios e investigaciones a que se refiere el Art í culo anterior estarán dirigidas prioritariamente al conocimiento de los ecosistemas y la diversidad bioló gica, con la finalidad de conocer sus potencialidades, beneficios ambientales y limitaciones, con el objeto de orientar el uso sustentable de las poblaciones con potencial econ ómico y preservar las especies que pudieran estar amenazadas, restaurar los h ábitats degradados, prevenir y mitigar los impactos adversos sobre ellos.

Artí culo 77

T ÍTULO VII

CONTROL AMBIENTAL

Capítulo I Disposiciones Generales

Control ambiental

El Estado, a trav és de la Autoridad Nacional Ambiental, ejercerá el control ambiental sobre las actividades y sus efectos capaces de degradar el ambiente, sin menoscabo de las competencias de los estados, municipios, pueblos y comunidades indí genas, en aquellas materias ambientales expresamente asignadas por la Constitució n y las leyes, garantizando as í la gestión del ambiente y el desarrollo sustentable.

Artí culo 78

Control preventivo

El Estado implementará planes, mecanismos e instrumentos de control preventivo para evitar ilí citos ambientales.

Artí culo 79

Desarrollo de programas

El Estado, a trav é s de sus organismos competentes, debe desarrollar y promover programas, planes y proyectos de medició n y control de la calidad ambiental.

Artí culo 80

Actividades capaces de degradar el ambiente

Se consideran actividades capaces de degradar el ambiente:

1. Las que directa o indirectamente contaminen o deterioren la atm ósfera, agua, fondos marinos, suelo y subsuelo o incidan desfavorablemente sobre las comunidades biol ógicas, vegetales y animales.

2. Las

morfodiná micos, tales como derrumbes, movimientos de tierra, c á rcavas, entre otros.

que

aceleren

los

procesos

erosivos

y/o

incentiven

la

generaci ón

de

movimientos

3. Las que produzcan alteraciones nocivas del flujo natural de las aguas.

4. Las que generen sedimentació n en los cursos y dep ó sitos de agua.

5. Las que alteren las diná micas fí sicas, quí micas y bioló gicas de los cuerpos de agua.

6. Las que afecten los equilibrios de los humedales.

7. Las vinculadas con la generació n, almacenamiento, transporte, disposició n temporal o final,

tratamiento, importaci ón y exportació n de sustancias, materiales y desechos peligrosos, radiactivos

y s ólidos.

8. Las relacionadas con la introducci ón y utilizació n de productos o sustancias no biodegradables.

9. Las que produzcan ruidos, vibraciones y olores molestos o nocivos.

10. Las que contribuyan con la destrucción de la capa de ozono.

11. Las que modifiquen el clima.

12. Las que produzcan radiaciones fonizantes, energ í a t érmica, energí a lumí nica o campos

electromagné ticos.

13. Las que propendan a la acumulació n de residuos y desechos s ólidos.

14. Las que produzcan atrofizació n de lagos, lagunas y embalses.

15. La introducció n de especies ex óticas.

16. La liberación de organismos vivos modificados gené ticamente, derivados y productos que lo

contengan.

17. Las que alteren las tramas tróficas, flujos de materia y energí a de las comunidades animales y

vegetales.

18. Las que afecten la sobrevivencia de especies amenazadas, vulnerables o en peligro de

extinci ón.

19. Las que alteren y generen cambios negativos en los ecosistemas de especial importancia.

20. Cualesquiera

comunidades biológicas, la salud humana y el bienestar colectivo.

otras

que

puedan

dañ ar

el

ambiente

o

incidir

negativamente

sobre

las

Artí culo 81

Fundamento del control ambiental

El control ambiental se regir á por lo establecido en esta Ley, en las leyes especiales y normas t écnicas ambientales que desarrollen la materia.

Artí culo 82

Cap ítulo II

Control Previo Ambiental

Instrumentos del control previo

La Autoridad Nacional Ambiental ejercerá el control previo ambiental, a trav é s de los siguientes instrumentos:

1. Autorizaciones.

2. Aprobaciones:

3. Permisos.

4. Licencias.

5. Concesiones.

6. Asignaciones.

7. Contratos.

8. Planes de manejo.

9. Registros.

10. Los demá s que establezca la ley.

La afectació n tolerable

Artí culo 83

El Estado podrá permitir la realizació n de actividades capaces de degradar el ambiente, siempre y cuando su uso sea conforme a los planes de ordenació n del territorio, sus efectos sean tolerables, generen beneficios socio­econ ómicos y se cumplan las garant í as, procedimientos y normas. En el instrumento de control previo se establecerán las condiciones, limitaciones y restricciones que sean pertinentes.

Orientació n de la evaluaci ón de impacto ambiental

Artí culo 84

La evaluació n de impacto ambiental est á destinada a:

1. Predecir, analizar e interpretar los efectos ambientales potenciales de una propuesta en sus

distintas fases.

2. Verificar el cumplimiento de las disposiciones ambientales.

3. Proponer las correspondientes medidas preventivas, mitigantes y correctivas a que hubiere lugar.

4. Verificar si las predicciones de los impactos ambientales son v á lidas y las medidas efectivas para

contrarrestar los da ños.

Artí culo 85

Estudio de impacto ambiental y sociocultural

El estudio de impacto ambiental y sociocultural constituye uno de los instrumentos que sustenta las decisiones ambientales, comprendiendo distintos niveles de aná lisis, de acuerdo con el tipo de acción de desarrollo propuesto. La norma té cnica respectiva regulará lo dispuesto en este art í culo.

Artí culo 86

Garant í as ambientales

El respaldo del cumplimiento de las medidas de orden ambiental fijadas en los instrumentos de control previo estará n constituidas por dep ó sitos en garant ía o fianzas de fiel cumplimiento solidarias, seg ún corresponda, en favor y satisfacció n de la Autoridad Nacional Ambiental, otorgados por empresas de seguros o instituciones bancarias de reconocida solvencia y por las p ólizas de seguros de cobertura de responsabilidades civiles e indemnizaciones frente a posibles siniestros ambientales; as í como por los fondos especiales establecidos en materias especificas.

Expresió n y actualizaci ón de las garant í as

Artí culo 87

Las garantí as ambientales será n expresadas en monedas de curso legal y se actualizará n peri ódicamente, conforme a las exigencias que establezca la Autoridad Nacional Ambiental, en el acto de control previo correspondiente.

Artí culo 88

Procedimientos administrativos autorizatorios

En los procedimientos administrativos vinculados con los instrumentos de control previo, se seguirá n los principios y normas establecidos en las leyes org ánicas de Procedimientos Administrativos y de la Administración P ú blica, salvo lo dispuesto en otras leyes y normas especiales que rijan la materia ambiental.

Artí culo 89

Acreditación del derecho

Toda persona natural o jurí dica, pú blica o privada, que conforme a la ley solicite o pretenda la obtención de cualquier instrumento de control previo ambiental, para la ejecució n de una actividad capaz de degradar el ambiente, deberá acreditar suficientemente el derecho que le asiste y cumplir con los requisitos exigidos en las normas ambientales.

Artí culo 90

Oposició n

Toda persona natural o jurí dica, p ública o privada, podrá oponerse a cualquier solicitud de instrumento de control previo ambiental, siempre y cuando exprese claramente las razones de hecho y de derecho que le asisten, acompa ñando los documentos probatorios pertinentes. La autoridad competente decidirá la oposició n siguiendo el procedimiento ordinario establecido en la Ley Org ánica de Procedimientos Administrativos, salvo la existencia de procedimientos especiales establecidos en normas ambientales.

Artí culo 91

Nulidad de los instrumentos de control previo

Será n nulos de nulidad absoluta y no creará n derechos en favor de los destinatarios, los instrumentos de control previo ambiental dictados en contra de las disposiciones establecidas en esta Ley, leyes especiales y normativa t é cnica ambiental y planes.

Cap ítulo III

Artí culo 92

Control Posterior Ambiental

Control posterior

El Estado, a trav és de sus órganos competentes, ejercerá el control posterior ambiental, a fin de asegurar el cumplimiento de las normas y condiciones establecidas en los basamentos e instrumentos de control previo ambiental, as í como para prevenir ilí citos ambientales.

Artí culo 93

Mecanismos de control posterior

El control posterior ambiental se ejercerá a trav é s de los siguientes mecanismos:

1.

Guarder ía Ambiental.

2.

Auditor ía Ambiental.

3.

Supervisió n Ambiental.

5.

Polic í a Ambiental.

Artí culo 94

Constancia ambiental

Las personas que ejecuten actividades capaces de degradar el ambiente podr án solicitar por ante la Autoridad Nacional Ambiental constancias de cumplimiento o de desempe ñ o ambiental, mediante las cuales se verifiquen el cumplimiento de la normativa ambiental en general y de las condiciones impuestas en los instrumentos de control previo.

Artí culo 95

Liberació n de garant í as ambientales

Las garant í as ambientales no quedará n liberadas hasta tanto se verifique el cabal cumplimiento y efectividad de las medidas ambientales con el otorgamiento de la constancia ambiental. En las p ólizas y documentos de garant ías respectivos se establecerá n como condici ón estas exigencia.

Artí culo 96

Corresponsabilidad en la gestió n del ambiente

Quienes ejecuten actividades capaces de degradar el ambiente, será n corresponsables en la gestión del ambiente, de acuerdo con el tipo de actividad y efectos derivados de la misma, basada en la normativa ambiental y en los instrumentos de control previo.

Artí culo 97

Cumplimiento de la corresponsabilidad

La corresponsabilidad en la gestió n del ambiente se cumplirá mediante:

1. Supervisores ambientales acreditados ante la Autoridad Nacional Ambiental.

2. Auditor ías Ambientales acreditadas ante la Autoridad Nacional Ambiental.

3. Equipos adecuados.

4. Sistemas de monitoreo ambiental.

5. Personal capacitado.

6. Mecanismos de prevenció n y contingencias.

7. Cualesquiera otras, por iniciativa propia o de acuerdo con la normativa ambiental.

Artí culo 98

El supervisor deberá verificar el cumplimiento del Plan de Supervisi ón, exigido conforme al Proceso de Evaluació n de Impacto Ambiental, los instrumentos de control previo y dem ás medidas ambientales.

Artí culo 99

Supervisor ambiental

El auditor ambiental verificará el cumplimiento de las disposiciones establecidas en las normas ambientales y en los instrumentos de control previo y propondr á las medidas de adecuació n pertinentes.

Artí culo 100

Capítulo IV

Guarder ía Ambiental

Guarder ía Ambiental

La guarderí a ambiental será ejercida por los ministerios con competencia en materia de: Ambiente, Industrias B á sicas y Minerí a, Infraestructura, Salud, Agricultura y Tierra, Energ í a y Petró leo y por la

Fuerza Armada Nacional, por órgano de la Guardia Nacional, y por los dem ás ó rganos y entes del Poder P ú blico Nacional, Estadal y Municipal en el marco de sus competencias. Igualmente ejercerán la guarderí a ambiental, como órganos auxiliares, las comunidades organizadas, los consejos comunales y demá s organizaciones y asociaciones civiles con fines ambientales, de conformidad con la presente ley y demá s normativa que regule la materia.

La Guarderí a que ejerce la Fuerza Armada Nacional, a trav é s del componente Guardia Nacional, es realizada en calidad de ó rgano de polic í a administrativa especial.

Artí culo 101

Facultad de los funcionarios de la Guarder í a Ambiental

Los funcionarios de la Guarderí a Ambiental, representantes del Poder Pú blico, est án facultados para tramitar en el marco de sus competencias y de conformidad con la normativa sobre la materia, lo conducente ante la comisión de un hecho punible ambiental o de una infracci ón administrativa, en garantí a de la conservació n del ambiente y del desarrollo sustentable.

T ÍTULO VIII

INCENTIVOS ECON ÓMICOS Y FISCALES

Artí culo 102

Capítulo I

Disposiciones Generales

Establecimiento de los incentivos

El Estado establecerá los incentivos econó micos y fiscales que se otorgar án a las personas naturales y jurí dicas que efect úen inversiones para conservar el ambiente en los t é rminos establecidos en la presente Ley, en las leyes que la desarrollen y en las normas t é cnicas ambientales, a fin de garantizar el desarrollo sustentable.

Artí culo 103

Fines de los incentivos

Los incentivos econó micos y fiscales estar án dirigidos a:

1. Estimular aquellas actividades que utilicen tecnolog í as limpias o mecanismos t écnicos que generen valores menores que los par ámetros permisibles, modifiquen beneficiosamente o anulen el efecto de contaminantes al ambiente.

2.

Promover el empleo de nuevas tecnologí as limpias, sistemas de gestió n ambiental y prá cticas

conservacionistas.

3. Fomentar el aprovechamiento integral de los recursos naturales.

4. Establecer programas y proyectos de reforestaci ón y aforestación.

5. Todas aqu éllas que determinen las leyes especiales. Identificaci ón de los incentivos econ ómicos y fiscales

Artí culo 104

Los incentivos econó micos y fiscales a que se refiere este Tí tulo son:

1. Sistema crediticio financiado por el Estado.

2. Exoneraciones del pago de impuestos, tasas y contribuciones.

3. Cualquier otro incentivo econó mico y fiscal legalmente establecido.

Artí culo 105

Otorgamiento de exoneraciones

El Presidente o Presidenta de la Rep ública Bolivariana de Venezuela, mediante decreto, oí da la opinión favorable de la Autoridad Nacional Ambiental y de la Administració n Tributaria Nacional, podrá otorgar las exoneraciones a que se refiere el Art ículo anterior.

Promoció n de incentivos y reconocimientos

Artí culo 106

El

emprendidos por la població n, en forma colectiva o particular, relativa a la generaci ón de

esfuerzos

Estado

promoverá

el

establecimiento

de

incentivos

y,

reconocimientos

a

los

informació n

orientada

a

la

conservació n

de

un

ambiente

sano,

seguro

y

ecoló gicamente

equilibrado.

 

Incentivos estadales y municipales

Artí culo 107

Las autoridades estadales y municipales, dentro del á mbito de sus competencias, podrá n establecer incentivos fiscales y econ ó micos en función de lo establecido en el presente Tí tulo.

T ÍTULO IX

MEDIDAS Y SANCIONES AMBIENTALES

Capítulo I

Disposiciones Generales

Artí culo 108

Sanciones

En ejecució n de esta Ley, deber án dictarse las adecuadas normas penales y administrativas en garantí a de los bienes jur í dicos tutelados por la misma. Las sanciones pecuniarias correspondientes será n hasta de diez mil unidades tributarias (10.000 U.T.); y hasta de diez a ños de prisi ón si consistieren en penas privativas de libertad, debiéndose hacer la fijació n de acuerdo con la mayor gravedad del hecho punible, a las condiciones del mismo y a las circunstancias de su comisió n, manteniendo la debida proporcionalidad y adecuaci ón con el supuesto de hecho.

Artí culo 109

Nulidad de los actos administrativos autorizatorios

Los permisos, autorizaciones, aprobaciones o cualquier otro tipo de acto administrativo, contrario a los principios establecidos en esta Ley o sus reglamentos, se considerar án nulos, no pudiendo generar derechos a favor de sus destinatarios; y los funcionarios p úblicos que los otorguen incurrirá n en responsabilidades disciplinarias, administrativas, penales o civiles, seg ú n sea el caso.

Artí culo 110

Alcance de las sanciones a particulares

Las sanciones impuestas a los particulares previstas en las leyes ambientales, será n aplicadas sin perjuicio de las acciones civiles o penales a que hubiere lugar, ni de las sanciones consagradas en otras leyes.

Artí culo 111

Medidas preventivas

El organismo competente para decidir acerca de las infracciones previstas en esta Ley y leyes

especiales, podrá adoptar desde el momento del conocimiento del hecho, al inicio o en el curso del procedimiento correspondiente, las medidas preventivas que fueren necesarias para evitar las consecuencias degradantes del hecho que se investiga, los cuales podr án consistir en:

1. Ocupació n temporal, total o parcial de las fuentes contaminantes hasta tanto se corrija o elimine

la causa degradante.

2.

contaminantes.

La

retención

de

los

recursos

naturales,

sus

productos,

los

agentes

contaminados

o

3. La retención de maquinarias, equipos, instrumentos y medios de transporte utilizados.

4. Clausura temporal del establecimiento que con su actividad degrade el ambiente.

5. Prohibición temporal de las actividades degradantes del ambiente.

6. Cualquier otra medida necesaria para proteger y prevenir los da ñ os al ambiente.

Medidas accesorias

Artí culo 112 Ademá s de las sanciones contempladas, deberá n ordenarse en todo caso las siguientes:

1. Revocatoria del acto administrativo autorizatorio.

2. Inhabilitació n hasta por un periodo de dos a ños, para solicitar y obtener nuevos actos

administrativos autorizatorios para la afectació n del ambiente, la diversidad bioló gica y demá s recursos naturales.

3. Ejecució n de fianza de fiel cumplimiento, si fuere el caso.

4. El comiso de equipos, instrumentos, armas, materiales, aparatos, instalaciones o equipos con

que se cometió la infracció n o delito y los productos que de ellos provengan, a no ser que pertenezcan a un tercero ajeno al hecho.

5. El comiso de los recursos naturales o sus productos obtenidos ilegalmente y su restitució n el

medio natural, si ello es posible o conveniente.

6. Efectiva reparació n del dañ o causado.

7. La ocupación o eliminación de obst áculos, aparatos, objetos u elementos que entorpezcan el

funcionamiento de veh í culos, establecimientos, instalaciones, plantas de tratamiento o fuentes emisoras de contaminantes.

8. La retención de veh í culos y medios de transporte utilizados para la comisió n del ilí cito ambiental;

hasta tanto se pague la multa, se repare el da ñ o o se garantice la reparació n efectiva del mismo.

9. Cualquier otra medida tendiente a conjurar un peligro de da ño o evitar la continuaci ón del da ño

ambiental, y asegurar su reparación si el da ño ha comenzado a manifestarse.

Artí culo 113

Multa adicional equivalente

En caso de no ser posible la reparació n del da ño, la autoridad administrativa o judicial podr á establecer una multa adicional equivalente al doble del valor del dañ o causado, sin perjuicio que se dicte una medida complementaria de compensació n en las cercaní as del ambiente modificado. Medidas de seguridad

Artí culo 114

La aplicació n de las sanciones administrativas o penales a que se refiere esta Ley deberá ademá s estar acompa ñada, cuando fuere el caso con la imposició n de las medidas necesarias para impedir la aparición, continuación o para lograr la reparació n del dañ o, o prevenir el peligro y a contrarrestar las consecuencias perjudiciales derivadas del acto sancionado; tales medidas podrá n consistir en:

1. Ocupació n temporal de las fuentes contaminantes hasta tanto se corrija o elimine la causa

degradante o se otorguen las garant í as necesarias para evitar la repetición de los hechos.

2. Clausura temporal o definitiva de las instalaciones o establecimientos que con su actividad

alteren el ambiente, degrad á ndolo o contamin á ndolo, ya sea directa o indirectamente.

3. Prohibición temporal o definitiva de la actividad degradante del ambiente.

4. Modificació n o demolició n de construcciones violatorias de las disposiciones de gestió n y

planificaci ón del ambiente.

5. Restauració n de los lugares alterados a la entidad má s cercana posible en que se encontraban

antes de la agresión al ambiente, una vez cesada la acció n lesiva.

6. Reordenació n del espacio a fin de tornarlo utilizable ambientalmente con otro uso distinto al

original, en aquellos casos en que las caracter í sticas esenciales del ecosistema alterado fueron

completamente destruidas de manera irreversibles, al punto de resultar imposible recuperar la vocaci ón inicial del suelo.

7. La destrucció n o neutralización de sustancias, recursos naturales o productos comprobadamente contaminantes o contaminados.

8. Devolució n al medio natural de los recursos o elementos extra í dos si tal acció n es posible y

conveniente.

9. La instalación o construcció n de los dispositivos necesarios para evitar la contaminaci ón o

degradació n del ambiente.

10. Cualquier otra medida tendiente a corregir, reparar los dañ os y evitar la continuaci ón de los actos perjudiciales al ambiente.

Artí culo 115

Imputación de los costos y gastos

Los costos y gastos justificados en que incurra la administraci ón por el procedimiento administrativo, será n imputados a los responsables de la infracción, lo cual se determinará en el acto administrativo sancionatorio.

Artí culo 116

Responsabilidad objetiva

La responsabilidad derivada de dañ os causados al ambiente es de carácter objetiva, la simple existencia del dañ o determina la responsabilidad en el agente da ñ ino de haber sido el causante de ese da ñ o, y por tal quien deber á indemnizar los da ños y perjuicios causados por su conducta. Queda exceptuada el de probar el nexo de causalidad entre la conducta ejercida y el da ñ o causado, bastando la simple comprobación de la realizació n de la conducta lesiva.

Artí culo 117

Valoració n del dañ o provocado

Para la imposición de las multas y medidas correspondientes, la autoridad competente deber á realizar una valoració n que comprenda los aspectos t écnicos, econó micos, jurí dicos, socioculturales y ecol ógicos del da ño provocado.

Artí culo 118

Cré ditos privilegiados

Los gastos realizados por la Rep ública Bolivariana de Venezuela, para la reparació n de los da ños ambientales, producto de il ícitos debidamente comprobados de conformidad con la ley, constituyen cr éditos privilegiados frente a otros acreedores.

Cap ítulo II

De las Infracciones Administrativas

Artí culo 119

Sanciones y medidas administrativas

La Autoridad Ambiental Nacional aplicará las sanciones administrativas y medidas que en materia

ambiental prev é esta Ley y demá s leyes especiales, previo procedimiento legal respectivo, sin menoscabo de las competencias de los estados y municipios en aquellas materias ambientales expresamente asignadas por la Constitució n y las leyes.

Artí culo 120

Limitació n de la multa

Las infracciones administrativas será n sancionadas con multas de conformidad con lo establecido en el art í culo 108 de la presente Ley. En todo caso dicha multa no podrá excederse de diez mil unidades tributarias (10.000 U.T.), debi éndose hacer la fijació n del monto de acuerdo con la gravedad del hecho punible, a las condiciones del mismo y a las circunstancias de su comisió n.

Artí culo 121

Reincidencia

En caso de reincidencia se incrementará en un veinticinco por ciento (25 %) el monto de la multa

Artí culo 122

Medidas

La aplicaci ón de la multa a que se refiere el Art í culo anterior, no obsta para que se adopten e impongan las medidas necesarias para prevenir, suspender, corregir, reparar, entre otras, las actividades il ícitas, sus efectos y los da ños. La autoridad competente podr á aplicar, seg ún las circunstancias y el tipo de infracció n, entre otras las sanciones accesorias establecidas en el artí culo 112 de la presente Ley y demá s leyes que la desarrollen.

Artí culo 123

Graduaci ón de medidas reparatorias

Las sanciones que se apliquen incluir án la imposición de las medidas que garanticen el restablecimiento del ambiente a su estado natural si éste resultare alterado. En caso de no ser posible el restablecimiento previsto en este art í culo, deber án adoptarse otras medidas para que garanticen la recuperaci ón del da ño al ambiente, en especie y en el mismo lugar de la afectació n o en su defecto mediante compensació n o pago de una cantidad sustitutiva por el valor del da ñ o causado.

Artí culo 124

Incumplimiento de las sanciones

El incumplimiento de las sanciones impuestas por la Autoridad Nacional Ambiental, dará lugar, una vez agotados los mecanismos de ejecuci ón forzosa administrativa, a la interposició n de la acció n civil ante los tribunales competentes, por la Procuradur í a General de la Rep ú blica Bolivariana de Venezuela.

Artí culo 125

Responsabilidad de los funcionarios p ú blicos

Los funcionarios pú blicos responsables del control ambiental, responderá n civil, penal y administrativamente por los hechos u omisiones realizadas en el ejercicio de sus funciones.

Prescripción del procedimiento e imposició n de sanciones

Artí culo 126

El ejercicio de la potestad p ú blica para el inicio de los procedimientos administrativos sancionatorios y para la imposici ón de las sanciones en s í, prescribe a los diez añ os contados a partir del conocimiento del hecho por parte de la autoridad competente.

Artí culo 127

De las sanciones pecuniarias

Los funcionarios pú blicos que hubieren otorgado instrumentos de control previo y legales para la realizació n de actividades capaces de degradar el medio ambiente, será n sancionados con multa de hasta diez mil unidades tributarias (10.000 U.T.), sin menoscabo de la declaratoria de nulidad absoluta del acto en cuestió n.

Artí culo 128

Prescripció n de las sanciones y medidas

La ejecució n de las sanciones y de las medidas impuestas en los actos administrativos sancionatorios son imprescriptibles, en consecuencia la responsabilidad civil prescribe en este mismo lapso.

Artí culo 129

Determinación de la cuant í a

La determinació n de la cuantí a del da ñ o se hará por experticia que determine lo pertinente, la cual se agregará al expediente correspondiente y servirá de base para las sanciones y medidas ambientales.

Artí culo 130

Cap ítulo III

De los Delitos Ambientales

De los delitos

Las leyes penales que se dicten en ejecució n de esta Ley, incluir án sanciones privativas de libertad, disolución de la persona jurí dica y sanciones pecuniarias, que será n aplicadas segú n el caso, tanto a las personas naturales como a las personas jurí dicas. Independientemente de la responsabilidad de las personas jurí dicas, los propietarios, presidentes o administradores responderá n penalmente por su participació n culpable en los delitos cometidos por sus empresas.

Artí culo 131

Responsabilidad penal por delitos ambientales

La determinació n de la responsabilidad penal en los delitos ambientales, es objetiva, para lo cual

s ó lo basta la comprobació n de la violación, no siendo necesario demostrar la culpabilidad.

Artí culo 132

Responsabilidad de las personas jurí dicas

Las personas jurí dicas será n responsables por sus acciones y omisiones por delitos cometidos con ocasió n de la contravenció n de normas o disposiciones contenidas en leyes, decretos ó rdenes, ordenanzas, resoluciones' y otros actos administrativos de cará cter general o particular de obligatorio cumplimiento.

Las personas jurí dicas será n sancionadas de conformidad con lo previsto en el artí culo 130 de esta Ley, en los casos en que el hecho punible haya sido cometido a causa del ejercicio de sus actividades o en su representación, o por orden suya y en su interé s exclusivo o preferente.

Artí culo 133

Medidas en sentencia condenatoria

En toda sentencia condenatoria por los delitos en los cuales resulten da ños o perjuicios contra el ambiente o los recursos naturales, el juez impondr á al responsable o responsables la obligación de ejecutar las medidas restitutivas correspondientes, reparar los da ñ os causados por el delito e indemnizar los perjuicios. En tal sentido el juez podrá ordenar, entre otras, las siguientes medidas:

1.

La modificació n de construcciones violatorias de disposiciones sobre conservación del ambiente

y los recursos naturales, y su conformidad con la normativa infringida.

2. La restauració n de los lugares degradados al estado má s cercano posible al que se encontraban

antes de la degradació n.

3. La remisi ón de elementos al medio natural de donde fueron sustraí dos, en caso de ser posible y

pertinente.

4. La restitució n de los productos forestales, h í dricos, faun í sticos o de suelo obtenidos ilegalmente.

5. El saneamiento o la reordenación del espacio a fin de tornarlo utilizable ambientalmente con otro

uso distinto al original, en aquellos casos en que el da ño sea irreparable, al punto de resultar imposible recuperar la vocació n inicial del suelo.

6. La repatriació n al pa í s de origen de los residuos o desechos peligrosos importados ilegalmente o

prohibidos en su lugar de origen, por cuenta del condenado.

Artí culo 134

Experticia

Conjuntamente con las sanciones y las medidas reparatorias, el juez podrá acordar en las sentencias la obligació n de realizar experticias a costa del condenado, cada añ o y hasta por el lapso de 10 siguientes a la sentencia definitiva, a fin de determinar la efectiva eliminaci ón de los riesgos ambientales, cuando se sospeche su aparici ón futura o no sea posible su eliminación inmediata.

Artí culo 135

Disposici ón complementaria

Cuando los tipos penales requieran de una disposición complementaria para la exacta determinació n de la conducta punible o su resultado, é sta deber á constar en una ley o en un decreto del Presidente o Presidenta de la Rep ública Bolivariana de Venezuela, en Consejo de Ministros y Ministras.

T ÍTULO X

DE LA JURISDICCIÓ N ESPECIAL PENAL AMBIENTAL

Creació n

Artí culo136 Se crea la Jurisdicción Especial Penal Ambiental para el conocimiento y decisió n de las causas provenientes de acciones u omisiones tipificadas como delito por la ley especial respectiva.

Artí culo 137

Organización, composici ón y funcionamiento

La organizaci ón, composició n y funcionamiento de los órganos de la Jurisdicci ón Especial Penal Ambiental se regir án por las disposiciones establecidas en el Có digo Org á nico Procesal Penal, en la ley orgá nica correspondiente y en el Reglamento Interno de los Circuitos Judiciales Penales Ambientales.

T ÍTULO XI

DISPOSICIONES TRANSITORIAS

Primera Las normas reglamentarias vigentes no contrarias a las disposiciones de esta Ley, se mantendr án en vigencia hasta tanto sean sustituidas por los nuevos instrumentos que desarrolle esta Ley.

Segunda El Ejecutivo Nacional, los estados y los municipios y demá s autoridades competentes, dictar án y adecuará n los planes previstos en esta Ley en un plazo de tres a ños contado a partir de su entrada en vigencia.