Anda di halaman 1dari 22

EL DERECHO PROCESAL

UNIDAD I: DERECHO PROCESAL


I. GENERALIDADES

Por naturaleza el ser humano es esencialmente sociable, tiende a unirse a otros y a vivir en conjunto
procurando en dicha forma la solución de sus conflictos. Desde la estructura más simple de
agrupación, la familia, hasta la más compleja, el Estado, pasamos por un sinnúmero de situaciones
que nos muestran la constante relación del hombre en sociedad, vinculado a otros, dependiendo de
otros, subordinado a otros.

A fin de reglamentar todas estas vinculaciones humanas que se produzcan o puedan llegar a
producirse, se requiere de una autoridad cuya misión sea establecer las formas, las condiciones, los
derechos y obligaciones de las distintas agrupaciones; tal autoridad debe regular el actuar del hombre
en sociedad, desde que se une a otro en matrimonio, dando origen a la familia o desde que siendo
sujeto del Estado dispone de derechos que hacer valer en contra de este o de otros ciudadanos, y
además debe regular las obligaciones que como ciudadano debe cumplir.
Dicha autoridad legisla, crea o precisa la norma jurídica, a fin de que idealmente otra se encargue de
aplicarla, administrando y gobernando esta sociedad jurídicamente constituida llamada Estado.

Las básicas ideas vertidas en lo párrafos precedentes, justifican la existencia de los poderes,
legislativo y ejecutivo, poderes que se estudian en derecho constitucional.
Ahora bien, el vivir en sociedad origina roces y conflictos entre los ciudadanos o entre estos y el
Estado; ya sea porque la norma regula una situación que no es clara, o aun siendo indiscutida, el
obligado a cumplirla se resiste a ello. En el primer caso tendremos un sujeto o varios sujetos que se
creen asistidos por la razón en desmedro de otros u otros sujetos; en el segundo caso, es decir cuando
el obligado a cumplir una norma jurídica indiscutida se resiste a ello, tenemos un individuo que
provoca un quebrantamiento de las normas que rigen su actuar en sociedad en perjuicio de otros
individualmente determinados o de la sociedad entera, es necesario, en consecuencia procurar la
reparación de este quebrantamiento ya sea a través de una indemnización al perjudicado o de la
aplicación de una sanción al infractor.

A fin de que el Estado pueda procurar la tutela jurídica descrita, debe dar al individuo el órgano
jurisdiccional adecuado para ello, debe darle la posibilidad de acceso a este y el instrumento a través
del cual procure la satisfacción de sus pretensiones.
Al establecer el órgano jurisdiccional adecuado, este debe ser revestido de atributos que le permitan
realizar una función eficaz, independiente, responsable y que se encuentre constituido por personas
que en forma permanente dediquen su actividad a resolver tales conflictos sin el temor de ser
removidos ni por el legislador, ni por el administrador a no ser que exista razón suficiente para ello.

Al perfilar el órgano jurisdiccional en la forma expuesta se crea el tercer poder del Estado con
características propias, EL PODER JUDICIAL, que se establece entregándole a sus componentes,
la facultad de administrar justicia, la facultad de conocer y resolver los conflictos que se produzcan
en la sociedad humana y la facultad de ejecutar o hacer cumplir lo juzgado, en otras palabras
revistiendo a la indicada autoridad del poder de jurisdicción.

Fácil es imaginar los desordenes y problemas que la no existencia de dicha autoridad premunida de
las mencionadas facultades, ocasionaría a la comunidad; el individuo que se siente asistido de la
razón procuraría imponerla por sus propios medios, vale decir se produciría una autotutela en cuya
virtud cada uno estaría potencialmente en guerra con los demás. El vivir en sociedad sería
prácticamente ilusorio ya que ni la reglamentación, ni la administración de la agrupación social son

1
suficientes para lograr una pacífica convivencia de sus miembros mientras no se de solución a las
múltiples conflictos que puedan existir entre los particulares o entre estos y la sociedad entera.
Según lo dicho, la existencia del poder judicial aparece como indispensable, siendo la jurisdicción la
facultad esencial, que crea, condiciona y caracteriza este poder.
El poder judicial esta constituido por los Tribunales de Justicia establecidos en el Código Orgánico
de Tribunales en forma piramidal, vale decir interrelacionados en forma jerárquica y a su vez
subordinados entre uno y otro; así tenemos desde la cúspide de la pirámide la Corte Suprema, las
Cortes de Apelaciones (en la actualidad 17), y finalmente los Juzgados de Letras, los de Garantía y
los Tribunales Oral en lo Penal, que existen en variados números en las distintas regiones del país
con asiento y jurisdicción sobre una o más comunas.

Estos tribunales están constituidos por jueces, uno o varios (tribunales unipersonales o colegiados)
dependiendo del tribunal de que se trate. Además existen los Secretarios de los Tribunales, que, entre
otras funciones, autorizan las resoluciones judiciales; los relatores, en los tribunales colegiados, los
que ponen en conocimiento de ellos las peticiones de las partes y los antecedentes del proceso, y
empleados u oficiales subalternos. Colaboran, además, con la administración de justicia o se
encuentran relacionados con ella los receptores judiciales, encargados de notificar a las partes las
resoluciones judiciales y participar como ministros de fe en la recepción de las pruebas testimonial y
confesión judicial; los Notarios, encargados de autorizar las escrituras públicas que ante ellos se
otorgan y dar fe de los actos para que fueran requeridos; los Conservadores, encargados de llevar
diversos registros, en especial los de bienes raíces en los cuales se inscriben las trasferencias de
propiedades realizándose en tal forma la tradición de ellos. A todos ellos y a otros que estudiaremos
se les denomina auxiliares de la administración de justicia.
Siendo muchos los tribunales de justicia, e integrándose ellos de distinta forma, es indispensable
precisar que tipo de conflictos jurisdiccionales pueden y/o deben ser conocidos por cada uno de
ellos; es necesario distribuir entre ellos la competencia o el poder de juzgar, a fin de obtener un
ordenamiento que permita una administración de justicia más adecuada. Para efectuar tales
precisiones debemos establecer reglas, las que se denominan, factores de competencia, que son el
fuero, la materia y la cuantía (factores de competencia absoluta) y el territorio (factor de competencia
relativo).
La aplicación de estas reglas significa que en presencia de un conflicto debemos determinar, 1°.
¿Dispone de fuero alguno de los interesados?, en dicho caso corresponderá conocer del juicio a un
Tribunal distinto, de más jerarquía que aquel que de de ordinario debiese conocer ese tipo de
conflicto;
2°. ¿Estamos en presencia de un problema civil o penal?, ¿se trata de un conflicto patrimonial, de
familia o criminal?, según la respuesta corresponderá conocer de él a un juzgado civil, penal o de
familia;
3°. Finalmente y en la actualidad de casi nula importancia procesal, debiésemos preguntarnos de que
envergadura es el conflicto civil o que pena se le ha de aplicar a un hecho delictivo determinado, con
el fin de determinar la cuantía del asunto controvertido.

Determinada la jerarquía o especie de tribunal que deba conocer un asunto específico, es necesario
precisar cual de ellos de entre los cientos que existen deba conocer de ese asunto, aplicamos entones
el factor territorio para determinar esta cuestión.
Retomando la discusión inicial, decíamos que para que el Estado pueda atender el problema de la
litigiosidad solucionando los conflictos promovidos por particulares debía, primero, dar al individuo
el órgano jurisdiccional adecuado para ello; segundo, darle la posibilidad de acceso a dicho órgano; y
tercero, darle el instrumento a través del cual procure la satisfacción de sus pretensiones. La primera
cuestión, origina el tema de la jurisdicción el que ya hemos tratado, lo segundo, origina el tema de la
acción y lo tercero, el del proceso.

2
La acción, es el poder jurídico de que dispone el individuo para acudir al órgano jurisdiccional,
dirigido en contra de este a fin de obtener de él la solución de un conflicto producido, es la acción
judicial, que se constituye como un derecho del que se encuentra investido todo individuo derivado
de la circunstancia de vivir en medio de una sociedad organizada, y que la carta fundamental de esta
debe reconocerle como atributo de la personalidad o garantía constitucional.

Ahora bien al ejercitar mi acción en contra del órgano jurisdiccional debo señalar cuál es mi
pretensión frente a otro sujeto a quien considero obligado a realizar una pretensión en mi favor; este
último sujeto dispone también del poder inalienable de dirigirse al órgano jurisdiccional solicitando
de éste protección por considerar inadecuadas las pretensiones del actor, dicho poder se ejerce a
través de la excepción, y al ejercerla se debe indicar cuales son las pretensiones dirigidas en contra
del actor. En definitiva el órgano jurisdiccional accederá o rechazará las pretensiones del actor
rechazando o aceptando al mismo tiempo y según los casos las contra pretensiones del demandado.

En consecuencia, siempre alguno de los litigantes podrá comprobar que a pesar de haber acudido al
órgano jurisdiccional obteniendo de éste la protección necesaria para conocer de su conflicto, en
definitiva no le ha sido dada la razón, su pretensión ha sido rechazada, lo que demuestra desde ya
que el amparo jurisdiccional no supone reconocimiento o aceptación de la pretensión.
La pretensión la hago valer en un acto y por un instrumento denominado demanda, la que debe ser
conocida y fallada por un tribunal, el que como hemos dicho, puede aceptarla o rechazarla.

Quedan así perfilados los conceptos de acción, pretensión, excepción, contra pretensión y demanda,
situación que nos permite comprender que si bien cualquier individuo puede acudir al órgano
jurisdiccional solicitando su protección, estando el órgano obligado a brindarla, puede que en
definitiva rechace las pretensiones de este. En consecuencia, tal protección significa, no el que sea
dada la razón al particular, sino el que le sea posible un fallo judicial que dirima o resuelva el
conflicto; mirado esto mismo desde la perspectiva del particular este podrá siempre acudir al órgano
jurisdiccional, con o sin razón, si la tiene, su pretensión (demanda) será aceptada, sino la tiene será
rechazada.

El proceso es la vía por la cual serán conocidas por el órgano jurisdiccional las pretensiones de las
partes, el instrumento del que éstas se valdrán para tales efectos, es el proceso; la acción procesal se
hace efectiva a través del proceso.
La expresión proceso significa avance, situación en desarrollo; el proceso jurisdiccional podemos
definirlo “como una secuencia o serie de actos que se desenvuelven progresivamente con el
objeto de resolver, mediante un juicio de la autoridad, el conflicto sometido a su decisión”
(Couture, Fundamentos del Derecho Procesal Civil).

El proceso esta constituido por una serie ordenada de actos que se suceden en el tiempo y cuyo fin se
logra a través de una resolución judicial, la sentencia, la que dirime el conflicto que dio origen al
proceso, este conjunto de actos realizado por los sujetos procesales forma una unidad, un todo
orgánico. Como fenómeno jurídico el proceso es uno solo, cualesquiera que sea la naturaleza del
conflicto que le dio origen, el órgano ante el cual se desarrolle, o el procedimiento al que se sujete.
Al preguntarnos cual es la diferencia entre el proceso y el procedimiento, podríamos decir que el
proceso es la totalidad y el procedimiento es la sucesión de los actos; los actos procesales tomados en
sí mismo son procedimientos y no proceso; en otros términos, el procedimiento es una sucesión de
actos, el proceso es la sucesión de esos actos apuntada hacia un fin que es la cosa juzgada, es decir,
transformar en inalterable e inmutable la decisión judicial posibilitando su cumplimiento. Frente a la

3
acción, a la pretensión y al proceso, el procedimiento viene a ser la norma que anticipadamente
desarrolla tal proceso desde su iniciación hasta el cumplimiento del fallo.
Dependerá de los principios formativos que el legislador haya dado sobre el procedimiento para
determinar la velocidad de éste, su forma, la actividad de las partes y del juez; las normas de
procedimiento nos dirán que sigue una vez presentada la demanda, de que plazo dispongo para
contestarla etc. etc. El procedimiento permanece y el proceso se extingue.
Luego de esta breve introducción estamos en condiciones de imaginar y comprender lo que será el
estudio de nuestra asignatura a lo largo de estos años.
El derecho procesal es una rama de la ciencia jurídica que estudia el proceso, y para que el proceso
exista debe existir una autoridad premunida de la facultad de conocerlo y resolverlo, o sea de
jurisdicción, y deben ser dotados los particulares del poder o derecho constitucional a acudir a esa
autoridad, es decir, deben disponer de la acción.
Esta trilogía, jurisdicción, desde el punto de vista de la autoridad; acción, desde el punto de vista del
particular, y proceso, como instrumento a través del cual se relacionan ambos, constituye la base
esencial de esta disciplina.

II. FORMAS DE SOLUCIONAR CONFLICTOS

El hombre es un ser social, pues que debe relacionarse con los demás para los efectos de lograr su
plena realización material y espiritual. “El hombre vive en sociedad y no puede más que vivir en
sociedad con sus semejantes y la sociedad humana es un hecho primario y natural y en modo alguno
producto o resultado de la volunta humana”.
Para los efectos de la ordenación de la sociedad y del establecimiento de sus límites necesarios, se
han creado una serie de normas de carácter religioso, moral, de convivencia, de etiqueta, etc., entre
las cuales se incluyen por cierto las normas jurídicas.
Naturalmente, en toda organización social pueden surgir conflictos, que es aquella situación en la
que un individuo siente una necesidad que no puede satisfacer plenamente

Estos conflictos pueden ser:


a) Conflictos internos: Son aquellos en los que el propio sujeto debe ponderar alternativas tendientes
a satisfacer algunas de sus ilimitadas necesidades, estos conflictos son resueltos por el propio sujeto
mediante el sacrificio del interés menor en beneficio del interés mayor. Por ejemplo, si un sujeto
siente necesidades de comer y de divertirse, normalmente postergará la necesidad de diversión por la
de comer, atendida su entidad y trascendencia. Este tipo de conflictos nunca será regulado por el
derecho.

b) Conflictos externos: se sustentan en la existencia de intereses discrepantes de dos o más personas


que se manifiestan mediante una acción u omisión que produce un cambio en el mundo externo.
Naturalmente estos últimos tipos de conflictos son aquellos que interesan al derecho.

Los conflictos externos pueden analizarse desde el punto devista de la persona en quien se producen,
desde el punto de vista de dónde se producen y desde el punto de vista de frente a quien
se producen. Así, podemos considerar la existencia de conflictos externos entre dos sujetos, entre un
grupo de sujetos (como la familia); el estado o el mundo.

Los conflictos externos, a su vez, pueden ser de dos clases; siendo la primera de ellas las de
conflictos sin relevancia jurídica y la segunda, de aquellos con relevancia jurídica.

Los que carecen de relevancia jurídica son aquellos que se generan cuando no conllevan una
infracción al derecho, sino solo a normas de otro carácter, como morales, de convivencia, etc.

4
Los que tienen relevancia jurídica son precisamente aquellos que se producen cuando un sujeto, a
través de una acción o de una omisión, produce un quebrantamiento del ordenamiento jurídico, o
mejor dicho, de una norma reguladora de su conducta, sea imperativa, prohibitiva o permisiva.
(Litigio)
Así, el litigio, puede ser definido como “el conflicto intersubjetivo de intereses, jurídicamente
trascendente, reglado por el derecho objetivo y caracterizado por la existencia de una pretensión
resistida”
La función primordial de los tribunales consiste en resolver definitivamente y mediante la aplicación
del derecho los litigios que ante ellos se plantean.
Así el presupuesto material de la jurisdicción lo constituye pues el conflicto, el cual atendiendo a su
naturaleza, puede ser:

a) Conflictos intersubjetivos propiamente tales: surgen como consecuencia de la vulneración de


algún derecho subjetivo, perteneciente al ámbito del derecho privado, tales como el derecho de
propiedad u otro; y que se refieren a bienes jurídicos normalmente disponibles.

b) Conflictos sociales: son aquellos que se caracterizan por la trasgresión de algún bien jurídico que
la sociedad ha estimado como digno de especial protección (como por ejemplo en el caso de los
bienes jurídicos protegidos por el derecho penal o por el derecho administrativo) y que, por lo
mismo, suelen referirse a bienes jurídicos no disponibles como la vida y la integridad física.

La función esencial de la jurisdicción es la solución de aquellos conflictos por la vía de la aplicación


del derecho sustancial que corresponda, como el derecho civil; derecho comercial, etc.
Sin embargo, esta función, a lo largo de la historia no siempre la han asumido los tribunales y
tampoco puede aseverarse que en la actualidad este ella entregada a los tribunales de justicia, pues
como veremos, coexisten los métodos auto compositivos y los denominados equivalentes
jurisdiccionales.

FORMAS DE SOLUCIÓN DE CONFLICTOS.


AUTOTUTELA.

Se denomina también autodefensa o autoayuda y constituye sin lugar a dudas la más primitiva de las
fórmulas de solución de controversias y se caracteriza por una solución coactiva del conflicto por la
parte más fuerte o que ocupa en el mismo conflicto una situación hegemónica. “Consiste en la
reacción directa y personal de quien se hace justicia con manos propias” 2; representa el imperio de
la ley del más fuerte.

Se caracteriza además por:


- La inexistencia de un tercero (Juez) distinto a las propias partes, que resuelva o ayude a resolver el
conflicto.
- La imposición coactiva de la decisión por parte de una de ellas, siendo indiferente que la solución
se adopte a través de un procedimiento establecido anteriormente.
La autotutela es propia de las sociedades más primitivas en las que no existía una organización
estatal, como la actual y se justificaba de alguna manera por la circunstancia de la falta de existencia
de otros medios de solución de conflictos derivados de la precaria organización estatal.

Con el tiempo, atendidas los excesos que significaba este modo de solución de conflictos, se han ido
creando una serie de limitaciones para la autotutela, como por ejemplo, la ley del taleón (que
implicaba un límite a la reacción) y, siempre en el ámbito del derecho internacional, la prohibición
de ciertas armas (nucleares).

5
Más desarrolladas las culturas, ha llegado prácticamente a proscribirse absolutamente la autotutela, al
estimarse que la facultad de resolver los conflictos entre ciudadanos define a la función estatal, de tal
suerte que si ésta no es reconocida, no estamos en presencia de un verdadero Estado. Así, incluso, la
autotutela ha llegado a ser tenida como delito por la mayor parte de los ordenamientos jurídicos
occidentales.
En el ordenamiento jurídico nacional encontramos, diversas normas que nos permiten sostener que
en nuestro país se proscribe la autotutela como mecanismo de solución de conflictos, así el
Art. 1º (CPR) indica que “Los hombres nacen libres e iguales en dignidad y derechos”; excluyendo el
uso de la fuerza entre hombres.
Por su parte el Art. 73º (CPR); señala que “la facultad de conocer de las causas civiles y criminales
corresponde exclusivamente a los tribunales de justicia...”.(En mismo sentido que 1º COT)
El artículo 1º NCPP: Ninguna persona podrá ser condenada o penada, ni sometida a alguna de las
medidas de seguridad establecidas por este código, sino en virtud de una sentencia fundada ...
El artículo 1456 del Código Civil: La fuerza no vicia el consentimiento, sino cuando es capaz de
producir una impresión fuerte en una persona de sano juicio, tomando en cuanta su edad, sexo y
condición....

Sin embargo, subsisten algunos ejemplos de la autotutela en nuestro ordenamiento:


- Legítima defensa, artículo 10 No. 4 del Código Penal;
- Acciones derivadas del ejercicio de un derecho subjetivo (Ejercicio de la autoridad paterna del
artículo 233 del Código Civil; corte directo de raíces de árboles plantados en suelo ajeno, art. 942
CC);
- Como imperativo en situaciones de excepción:; Estado de necesidad del artículo 10 No. 7 del
Código Penal
- Como recurso convencional en el uso de la fuerza; Guerra defensiva.
- Como coacción unilateral; Derecho de huelga y lock out.

AUTOCOMPOSICIÓN.

Representa el medio más civilizado de solución de los conflictos, en el entendido que son las propias
partes las que ponen fin al “litigio”, imponiéndose las soluciones al mismo no a través del empleo de
la fuerza, sino a través del mero acuerdo de las partes, o del voluntario sacrificio o resignación de
alguna de ellas.

Características:
La auto-composición constituye un método lícito para la solución de los conflictos por las partes, en
los que dada su naturaleza disponible y la vigencia del principio dispositivo, a nadie se le obliga a
concurrir a los tribunales en defensa de su derecho.
Ejemplos:
- La renuncia del actor a su derecho subjetivo.
- Desistimiento de la demanda (En doctrina).
- Allanamiento a la demanda.
- Transacción.
- El avenimiento.
- Los acuerdos reparatorios.
- La suspensión condicional del procedimiento.

6
Actualmente, han cobrado fuerza e importancia algunas deestas formas de solución de conflictos,
pues resulta una solución más rápida y eficaz ante el excesivo volumen de litigios o causas que
ingresan a los tribunales de justicia, en razón de ello se ha potenciado lo que se denomina
“Resolución Alternativa de Conflictos”, ¿alternativos a qué? a que sean resueltos por un
Tribunal.
Desde el punto de vista de su relación con el proceso, la autocomposición se clasifica en:
a) Extra procesal o pre-procesal: La que se produce fuera del proceso, y aún antes de su iniciación.
b) Intra procesal: La que se produce durante el juicio, sea por iniciativa de las partes (avenimiento) o
por iniciativa del tribunal (conciliación). Esa tiene la particularidad de requerir una resolución
judicial que la aprueba, aunque no es una resolución del conflicto o proceso, sino una mera
homologación. Por medio de ella, el avenimiento o conciliación adquiere imperatividad, es decir la
posibilidad de ejecutarse coactivamente si ello fuere procedente.
c) Post procesal: Es aquella que se verifica en el período que va entre la sentencia y su completa
ejecución.
Desde el punto de vista de la concurrencia de las partes para generar la autocomposición, se clasifica
en bilateral o unilateral, en cuanto ella es consecuencia de una conducta desplegada por una de las
partes o por ambas.
Para que las partes puedan llegar a una solución auto compositiva se requiere que las partes puedan
disponer de la pretensión o de sus derechos, es decir, se trate de asuntos que miren al exclusivo
interés de sus titulares, toda vez que si se trata de asuntos de orden público o cuya renuncia esté
prohibida, debe necesariamente recurrirse al proceso como fórmula de solución de las controversias.

FORMAS AUTOCOMPOSITIVAS UNILATERALES.


LA RENUNCIA

La renuncia se puede verificar antes del inicio de un juicio o durante el, siempre es posible que el
demandante o actor, o quien haya deducido una demanda reconvencional renuncie a la pretensión
que en ellas se contiene.
Art. 12 Código Civil autoriza la renuncia a los derechos conferidos por las leyes con tal que miren al
interés individual y su renuncia no esté prohibida.

Arts. 28 CPP y 56 NCPP, la acción penal pública no se extingue por la renuncia de sus titulares (la
víctima).
Esto no significa que la acción penal pública no pueda renunciarse; quiere decir únicamente que la
renuncia implica que sólo el ofendido que la ha renunciado y sus sucesores no podrán ejercerla tras
la renuncia; pero no afecta a otros titulares de la acción; la misma solución se aplica a los delitos de
acción penal pública previa instancia particular, que son aquellos que para el inicio de la persecución
penal requieren al menos de una denuncia.
Ahora en lo que respecta a los delitos de acción penal privada, que necesariamente deben ser
iniciados a través de una querella, la renuncia implica el término del proceso. También hay un caso
de renuncia tácita al ejercicio de la acción penal privada que se produce cuando el querellante deduce
previa y solamente la acción civil derivada del hecho.

EL DESISTIMIENTO
Una vez que se ha hecho valer por el actor la pretensión contenida en la demanda, no procede la
renuncia de la demanda, sino que procede el desistimiento.
Def.: Es un acto jurídico unilateral del actor que no requiere aceptación del demandado, sin perjuicio
de su derecho a oponerse a que sea aceptado (arts. 148 y siguientes CPC).
Debido a que la parte demandada puede exponer lo necesario a sus intereses respecto del
desistimiento, la ley a regulado esta institución como un incidente (toda cuestión accesoria al juicio

7
que requiere pronunciamiento especial del tribunal) y para que una demanda se entienda desistida es
necesario que se dicte una sentencia interlocutoria que así lo declare.
En el proceso penal, tanto en el antiguo como en el nuevo, el querellante puede desistirse de
la acción pública; pero este desistimiento no implica extinción del procedimiento, sólo implica que el
querellante deja de ser parte activa en el proceso (art. 30 CPP y 118 del NCPP), sin perjuicio de
quedar obligado a comparecer al proceso y de presentarse a los actos del proceso y de la
responsabilidad penal que le pudiere afectar por el ejercicio de esa acción penal.
En cuanto al Ministerio Público, en el antiguo Código de Procedimiento Penal, por el principio de
legalidad, no puede desistirse de la acción penal que hubiere iniciado. En el NCPP, el Ministerio
Público puede desistirse (Principio de oportunidad).
En cuanto a la acción penal privada, tanto en el antiguo como en el nuevo sistema, el
desistimiento del querellante, produce la extinción de la acción penal y la conclusión del proceso.
EL ALLANAMIENTO
Consiste en una manifestación de voluntad por parte del demandado por el cual reconoce y se
somete a la satisfacción de la pretensión hecha valer en su contra por el actor. En nuestro
ordenamiento procesal, solo implica la eliminación del período probatorio (art. 313 del CPC),
debiendo el tribunal, agotado que sea el período de discusión, citar a las partes para oír sentencia y
posteriormente dictar sentencia sin más trámite en la que deberá normalmente acogerse la petición
del actor.
En determinados casos, por ejemplo, en nulidades de matrimonio también en los juicios de
divorcio, al encontrarse comprometido un interés público, el allanamiento a la demanda ni siquiera
produce ese efecto y debe igualmente producirse prueba.
En el CPP, no es posible el allanamiento (a la acusación) pues este es un trámite esencial (art.
448 inciso tercero CPP) y además la confesión solo permite dar por establecida la participación en el
delito, pero no la existencia del mismo (arts. 110 y 111 del CPP)
EN NCPP, tampoco es posible la hipótesis del allanamiento a un juicio oral, pues si existe tal
voluntad del imputado, debe procederse al juicio abreviado (Art. 406 NCPP) o alguna de las otras
salidas alternativas de suspensión condicional del procedimiento o de acuerdos reparatorios.

FORMAS AUTOCOMPOSITIVAS BILATERALES.


1. EXTRAJUDICIALES
1.1. ASISITIDA: MEDIACIÓN
1.2. NO ASISTIDA: TRANSACCIÓN
2. JUDICIALES
2.1. ASISTIDA: CONCILIACIÓN
2.2. NO ASISTIDA: AVENIMIENTO,
SUSPENSIÓN CONDICIONAL DEL PROCEDIMIENTO
ACUERDOS REPARATORIOS
Se trata en general de métodos no adversariales (Por oposición al proceso, eminentemente
adversarial):
a) Las partes actúan juntas y cooperativamente, ya sea solas o asistidas por un tercero.
b) Partes mantienen control de conversaciones.
c) Partes acuerdan mantener la propia decisión, que resuelve el conflicto, sin importar la solución
jurídica o los precedentes judiciales.

TRANSACCIÓN
Es un medio autocompositivo de carácter extrajudicial, bilateral y no asistido, destinado a precaver
un litigio eventual o a poner término a un litigio pendiente, haciéndose las partes concesiones
recíprocas.

8
Art. 2446 del Código Civil: “La transacción es un contrato en que las partes terminan
extrajudicialmente un litigio pendiente o precaven un litigio eventual”.

Caracteres:
- Es un método autocompositivo; a través de ella se pretende precaver un litigio eventual, esto es,
resolver un litigio antes de llegar al proceso, o bien de poner término a un litigio pendiente, esto es,
una vez iniciado el proceso. Es un método autocompositivo directo; no contempla la asistencia de un
tercero para asesorar a las partes.
- Es un contrato o acto jurídico bilateral; se rige por las normas generales de los contratos, regulados
en el Cód. Civil.
- Requiere concesiones recíprocas; No es transacción el contrato en el que no existen tales
concesiones.
- Es un contrato nominado, es decir, regulado expresamente por la ley.
- El mandatario judicial requiere facultades especiales para celebrarlo (art. 7º CPC y 403 NCPP)
11.
- Es una excepción perentoria, (por oposición a dilatoria) y por tanto debe hacerse valer al contestar
la demanda en el juicio ordinario; sin perjuicio de ser además una excepción mixta, en el sentido de
poder hacerse valer además como dilatoria (304 CPC) y de ser además una excepción anómala que
puede hacerse valer en cualquier estado del juicio, hasta citación para oír sentencia en primera
instancia y hasta antes de la vista de la causa en segunda instancia.
- Es un contrato de carácter consensual (pero solo es título ejecutivo en cuanto fuere otorgada por
escritura pública, art. 434 No. 2 del CPC))
- Produce efecto de cosa juzgada en última instancia (2460 CC)

LA MEDIACIÓN
Es un medio autocompositivo de carácter extrajudicial, bilateral y asistido, destinado a precaver un
litigio eventual o a poner término al litigio pendiente. Se ha definido como un procedimiento no
adversarial en el cual un tercero neutral ayuda a las partes a negociar para llegar a un acuerdo
mutuamente aceptable.
No está regulada orgánicamente; salvo en caso de huelgas en Código del Trabajo, y en los
nuevos procedimientos de los Tribunales de Familia.

Caracteres:
- Es un medio autocompositivo de negociación asistida (El tercero es el mediador)
- El mediador no cumple funciones de definición o resolutivas del conflicto.
- El proceso de mediación es confidencial, para las partes, el mediador y terceros.
- El proceso de mediación puede establecerse de manera voluntaria, obligatoria u optativa.
- Se caracteriza el procedimiento por ser de una informalidad relativa y flexible.
- Puede permitir que las partes lleguen a un acuerdo sobre la forma de poner término al litigio.

EL AVENIMIENTO.
Es el acuerdo que logran directamente las partes de un proceso en virtud del cual le ponen término a
su conflicto pendiente de resolución judicial, expresándoselo así al tribunal que está conociendo de la
causa3.
Es un medio autocompositivo de carácter extrajudicial, bilateral y no asistido, destinado a poner
término a un litigio pendiente.
En nuestra tradición el término avenimiento, tiene dos acepciones; La primera, que hemos señalado,
y la segunda, para referirse al acuerdo mismo que han alcanzado las partes. Esta confusión se deriva
de la imprecisión de los términos que emplea nuestra ley, que confunden ambos sentidos de la misma
palabra y además, ésta con el término conciliación.

9
Art 434 No. 3 del CPC; Tiene mérito ejecutivo el acta de avenimiento pasada ante tribunal
competente y autorizada por un 3 Juan Colombo Campbell, La Jurisdicción en el Derecho Chileno.
Ministro de fe o por dos testigos de actuación. Por tanto, nuestra legislación asimila el “Acta” del
avenimiento a una sentencia ejecutoriada.
Que quiere decir la expresión “Pasada ante tribunal competente”? Cuando se perfecciona? Cuando
genera el efecto de cosa juzgada? (Cuando e presenta al Tribunal; cuando se suscribe por las partes;
cuando el tribunal lo autoriza o aún cuando solo lo tiene presente?)
i) Mario Mosquera; debe haber sido agregada (el acta) físicamente al expediente.-
ii) Colombo Campbell: Considerando que el régimen general de solución de conflictos es el proceso,
y considerando además que los avenimientos solo pueden referirse a bienes jurídicos disponibles, es
evidente que el tribunal debe aprobarlo previamente.-

Características:
- Es un método autocompositivo directo: no requiere asistencia de un tercero.
- Es un acto jurídico bilateral.
- Es un contrato procesal, puesto que está destinado a producir efectos en el proceso, que no es otro
que terminar total o parcialmente las pretensiones hechas valer por una o más de las partes del
mismo proceso.
- Es un contrato judicial, puesto que normalmente se celebra fuera del proceso, pero que debe ser
autorizado por el tribunal ante el que se sigue el juicio.
- Es un contrato no regulado sistemáticamente en la ley.
- Mandatario judicial debe tener facultades especiales

LA CONCILIACIÓN

Es un acto jurídico procesal bilateral en virtud del cual las partes, a iniciativa del juez que conoce de
un proceso, logran durante su desarrollo ponerle fin por mutuo acuerdo.
Es un método autocompositivo, de carácter judicial, bilateral y asistido. Se diferencia de la
transacción y del avenimiento por que siempre es judicial; y además en la conciliación el Juez tiene
una labor activa. Por ello, puede aseverarse que no es una forma autocompositiva pura ya que precisa
de la existencia de un proceso y además, de la intervención activa del juez.
Está reglamentada por arts. 262 y siguientes del CPC.

Caracteres:
- Método autocompositivo; aunque algunos autores le niegan ese carácter, manifestando que si ella
fracasa, no se produce el efecto y que, si por el contrario, resulta, es un avenimiento, que sí es un
método autocompositivo.
- Es un método autocompositivo asistido; Requiere asistencia activa del Juez y las opiniones que
emita no lo inhabilitan para seguir conociendo de la causa (263 del CPC) Juez actúa como amigable
componedor y puede proponer bases de arreglo a las partes.
- Actualmente, es un trámite obligatorio el que el tribunal llame a las partes a conciliación (ley
19.334 de octubre de 1994) y debe producirse ese llamamiento antes de la recepción de la causa a
prueba y después de concluido el período de discusión.
Sin perjuicio de ello, facultativamente el Tribunal puede llamar a conciliación en cualquier estado
del juicio, evacuada que sea la contestación a la demanda.
- Es acto jurídico bilateral
- Es un contrato procesal, pues produce efectos en el proceso.
- Es un contrato judicial, pues las partes lo celebran al interior del proceso.

10
- Es un contrato regulado por la ley (título II Libro II del CPC; arts. 262 y ss; y es además un trámite
esencial en primera instancia –art. 795 No. 2 del CPC- y su omisión faculta a la parte para recurrir de
casación en la forma.
- Mandatario judicial requiere facultades especiales (7º CPC)
- El acta de la conciliación es un equivalente jurisdiccional, pues se les estima como sentencia
ejecutoriada para todos los efectos legales, produciendo en consecuencia los efectos de cosa juzgada.
- Limita en la competencia específica del tribunal, pues las partes solo pueden conciliar las
pretensiones y contrapretensiones debatidas en el proceso, pues si ellas exceden ese marco, debe
recurrirse a otra forma autocompositiva, como lo es, por ejemplo, la transacción, que no tiene ese
límite.

SUSPENSIÓN CONDICIONAL DEL PROCEDIMIENTO.

Es un método autocompositivo de carácter judicial, bilateral, y no asistido, celebrado entre el Fiscal y


el imputado, dentro del nuevo sistema procesal penal, que requiere ser homologado por
el juez de garantía y que se celebra con el fin de suspender el procedimiento y conducir al término
del litigio penal pendiente respecto de un delito de acción penal pública en caso de cumplirse los
requisitos que señala la resolución que concede el beneficio.

Caracteres:
- Es un método autocompositivo, pues para que sea declarada la suspensión condicional del
procedimiento, es necesario el acuerdo previo entre el Fiscal y el imputado.
- Es un método autocompositivo homolagado pues además del acuerdo, se requiere la aprobación del
tribunal de garantía.
- Es un contrato o acto jurídico bilateral
- Es un contrato procesal, pues está destinado a producir efectos en el proceso penal, que no es otro
que el de suspender por un determinado término el procedimiento, para que el imputado cumpla
ciertas condiciones impuestas por el tribunal de aquellas previstas en la ley (238 NCPP) para que, si
transcurre ese plazo, sin que haya sido revocado, se extinga la acción penal, debiendo el juez de
oficio o a petición de parte decretar el sobreseimiento definitivo.
- Es un contrato judicial; se celebra ante el Juez del garantía, por el Fiscal y el Ministerio público.
- Es un contrato regulado por la ley.

ACUERDOS REPARATORIOS.

Es un medio autocompositivo de carácter judicial, bilateral y no asistido, celebrado entre el imputado


y la víctima, dentro de las normas del NCPP, que requiere ser homologado por el Juez de garantía y
se celebra con el fin de convenir la reparación de las consecuencias causadas por el delito y poner
término al litigio penal pendiente respecto de un delito que afectare bienes jurídicos disponibles de
carácter patrimonial, consistieren en lesiones menos graves o constituyeren delitos culposos.

Caracteres:
- Es un método autocompositivo;
- Es un método autocompositivo homologado;
- Es un contrato o acto jurídico bilateral (no es necesaria la concurrencia del fiscal)
- Es un contrato procesal (produce efectos respecto del proceso penal)
- Es un contrato judicial (se verifica ante el Juez de garantía)
- Es un contrato regulado por la ley; se ha establecido los casos en los que puede verificarse y las
formas que ha de seguirse para perfeccionarlo; como así mismo el procedimiento que debe seguirse
para obtener su cumplimiento.

11
HETEROCOMPOSICIÓN: EL PROCESO

En este caso, el tercero, individual o colegiado, al que las partes previamente han recurrido, es el
encargado, en razón de la ley o de su oficio, de poner fin al conflicto por medio de una resolución
definitiva. El tercero, pues, se encuentra supra partes. La razón por la cual las partes acuden a ese
tercero que puede solucionar imperativamente el conflicto es la jurisdicción, la que recose su fuente
en el artículo 76 de la CPR. Así, se ha señalado que la jurisdicción es el poder deber que tienen los
tribunales para conocer y resolver, por medio del proceso y con efecto de cosa juzgada, los conflictos
de intereses de relevancia jurídica que se promuevan en el orden temporal, dentro del territorio de la
república y en cuya solución les corresponda intervenir.

Las fórmulas heterocompositivas vienen determinadas por el arbitraje y el proceso. En ellos, el Juez
y el árbitro imponen, en virtud de su autoridad, que deriva de un contrato de arbitraje previamente
suscrito entre las partes o bien de la potestad jurisdiccional, la solución definitiva e irrevocable del
litigio.
¿Por qué se produce esto? Por que el tercero está investido de la capacidad de ejercer una función
pública denominada jurisdicción, la que reconoce su fuente constitucional en el artículo 76 de la
CPR.
Para que se ponga en movimiento el ejercicio de la función jurisdiccional, es necesario que se
ejercite por la parte interesada una acción: es el derecho subjetivo público, de carácter constitucional,
consistente en poner en funcionamiento la actividad jurisdiccional del Estado o bien la posibilidad
jurídicamente encuadrada de recabar los procedimientos jurisdiccionales necesarios para obtener el
pronunciamiento de fondo y, en su caso, la ejecución respecto de la pretensión
litigiosa5.
La acción se lleva adelante por parte del actos para obtener o procurar obtener la satisfacción de una
pretensión: “la exigencia de la subordinación de un interés ajeno al interés propio” o “una
declaración de voluntad por la cual se solicita la actuación de un órgano jurisdiccional frente a una
persona determinada y distinta del autor de la declaración” .
El proceso se genera como forma de solución de los conflictos cuando, entonces, no ha sido posible
otra forma de solución del mismo.

DEF de proceso: Es aquel medio de solución de conflictos en el cual las parte acuden a un tercero,
ya sea una persona individual o colegiada, quien se compromete o está obligada en razón de su
oficio, luego de la tramitación de un proceso, a emitir una decisión para la resolución de un conflicto,
cuyo cumplimiento deberán acatar las partes. (Maturana)
“Es una secuencia o serie de actos que se desenvuelven progresivamente, con el objeto de resolver,
mediante un juicio de autoridad, el conflicto sometido a su decisión” (Juan Eduardo Cotoure)
La sentencia que dicta el órgano resulta eficaz en la solución del conflicto por provenir ella de un
tercero imparcial, dotado de autoridad para tal efecto por ejercer una función pública y por que dicha
decisión se torna en inmutable e inimpugnable una vez pasada en autoridad de cosa juzgada.
175 CPC: Las sentencias definitivas o interlocutorias producen acción y excepción de cosa juzgada.

Acción de cosa juzgada; la que permite exigir el cumplimiento de las resoluciones, en caso de que el
condenado no la cumpla espontáneamente.

Excepción de cosa juzgada impide iniciar otro proceso posterior que tienda a modificar la decisión
contenida en la sentencia ejecutoriada o firme.

Así, en una primera aproximación, la jurisdicción es el poder

12
– deber que tienen los tribunales para conocer y resolver, por medio del proceso y con efecto de cosa
juzgada, los conflictos de intereses de relevancia jurídica que se promueven en el orden temporal,
dentro del territorio de la república y en cuya solución les corresponde intervenir.
Su origen; se sitúa en la alta república romana en donde el proceso se asemejaba a un arbitraje, ya
que las partes venían obligadas a concertar en la fase apud iudicem, el contrato de litis contestacio en
virtud del cual se comprometían a someterse a la autoridad del tribunal y a cumplir con la ulterior
sentencia.
Por tanto, en tanto instrumento de la jurisdicción para la resolución de conflictos, el proceso está
indisolublemente unido a la existencia del Estado; sin una mínima organización estatal no puede
haber jurisdicción ni proceso.
Para el estudio del proceso, podemos analizarlo desde tres puntos de vista:
¿Como es el proceso?: Nos referimos a la forma de ser externa del proceso. Éste, desde el punto de
vista externo, de una serie secuenciada de actos que permiten arribar a una sentencia: Nos referimos
al procedimiento.

¿Que es el proceso? Nos referimos a su naturaleza jurídica. Para ello, hay doctrinas privatistas que
nos explican que el proceso es un contrato o, posteriormente en la misma doctrina, como un cuasi
contrato; y luego con las doctrinas publicistas, las que conceptualizan al proceso como una relación
jurídica compleja, como una institución.
¿Para qué sirve el proceso?, ¿Cuales son sus fines? El fin del proceso es naturalmente dirimir el
conflicto. El fin del proceso, según Cotoure, es privado y público, por que satisface al mismo tiempo
el interés individual comprometido en el litigio y el interés social de asegurar la efectividad del
derecho.
Por lo último se dice que el proceso tiene una doble función; Pública y privada.

La función privada consiste en que es el único medio, en materia penal, y el residual (se aplica a
falta de otro acuerdo de las partes) en la generalidad de los asuntos civiles, para lograr la satisfacción
de los intereses jurídicamente trascendentes de las partes en conflicto.

La función pública del proceso consiste en asegurar “la efectividad del derecho mediante la obra
incesante de la jurisdicción”.

III. CONCEPTO, EVOLUCIÓN Y CONTENIDO DEL DERECHO PROCESAL.


CONCEPTO DE DERECHO PROCESAL.
Para Mario Mosquera, definiciones del Derecho procesal (especialmente civil)
Chiovenda: “El conjunto de normas que regulan la acción de la ley en el proceso y particularmente
la relación procesal”
Goldschmidt: Es el conjunto de normas relativas al “método que se sigue ante los tribunales con el
fin de que se reconozcan frente al estado la existencia del derecho a ser tutelado jurídicamente y
a que se otorgue esa tutela, si el derecho que se invoca existe”
Carnelutti: “Conjunto de reglas que establecen los requisitos y efectos del proceso”
Fernando Alessandri Rodríguez: El derecho procesal es la rama del derecho que estudia la
organización y las atribuciones de los tribunales y las reglas a las que están sometidos en la
tramitación de los asuntos que se han entregado a su conocimiento” y además este profesor lo divide
en tres partes:
- La organización y atribuciones de los tribunales;
- El derecho procesal civil, que regula la tramitación de los asuntos civiles sometidos a su
conocimiento;
- El derecho procesal penal, que estudia la tramitación a la que deben someterse los asuntos penales.

13
CARACTERISTICAS DEL DERECHO PROCESAL

1.- Pertenece al derecho público, por cuanto regula el ejercicio de una función pública, una función
del estado. Esta distinción, sin embargo y por motivos prácticos ha ido perdiendo importancia,
siendo más importante determinar si trata de una norma de orden público o de orden privado, por las
consecuencias que esta clasificación tiene.

Por regla general, contiene normas de orden público, concepto que es difícil de precisar
conceptualmente, pero que, en cuanto a sus consecuencias, podemos decir que las leyes de orden
público son irrenunciables.

Para determinar si las leyes del derecho procesal son de orden público, distinguimos:
- Leyes de organización; Son de orden público y pertenecen al derecho público (determinan la
existencia de un poder del estado)
- Leyes de competencia absoluta, que son aquellas que toman en cuenta la cuantía de un asunto, su
naturaleza o materia y las personas que intervienen (fuero), para determinar la jerarquía del
tribunal que debe conocer del asunto, son en el hecho leyes de organización y por lo mismo, son de
orden público.
- Leyes de competencia relativa, que son las que una vez determinado jerárquicamente cuál es el
tribunal que debe conocer, fijan el tribunal preciso dentro de esa jerarquía que va a conocer del
asunto, recurriendo al elemento territorio, que son de orden privado en materia de asuntos
contenciosos civiles en primer o única instancia, entre tribunales ordinarios. La renuncia a ellas se
llama prórroga de la competencia. Sin embargo, esta norma (general) está limitada en el ámbito del
derecho procesal penal, donde no puede prorrogarse la competencia en razón del territorio.

- Leyes del procedimiento: Si esa ley no se está aplicando en el juicio, tiene el carácter de
irrenunciable y de orden público (No puede admitirse la renuncia anticipada a las normas del
procedimiento, pues el proceso convencional, repugna a los fines del estado, como regulador de los
conflictos). Si, por el contrario, la ley se está actualmente aplicando en el juicio, normalmente
pueden ser renunciadas, y por tanto, son de orden privado. Sin embargo, en caso de dudas de si una
norma es renunciable o no, debemos considerarla irrenunciable.

2.- No se trata de un derecho adjetivo o formal: se trata de un derecho propio e independiente, que
contiene normas e instituciones independientes y trascendentes. Se trataría más bien de un derecho
instrumental.

3.- Objetivo: es traducir en una voluntad concreta la voluntad abstracta de la ley.

4.- Constituye una unidad, aunque su objetivo inmediato sea civil, penal, laboral, etc., pues existen
principios y normas básicas comunes. Esta característica no siempre fue reconocida, pues existía una
doctrina separatista que estimaba que no existía tal unidad, pues las diferencias entre el derecho
procesal civil y el derecho procesal penal son inconciliables desde el punto de vista funcional como
desde el punto de vista de sus estructuras. Sin embargo, la doctrina unitarista o unitaria señala que
existe evidente unidad conceptualmente ambos proceso, primordialmente a través de la jurisdicción.
Lo cual no significa en ningún caso que el derecho procesal civil pretenda absorber al derecho
procesal penal; simplemente se trata de determinar que ambos forman parte del derecho procesal.

14
CONTENIDO DEL DERECHO PROCESAL
Para este análisis, solemos clasificar al derecho procesal en derecho procesal orgánico y en derecho
procesal funcional.
C.1) Normas del derecho procesal Orgánico
1. Constitución Política de la República Capítulo VI “Poder Judicial” y Capítulo IV – A,
denominado “Ministerio Público”, introducido por la ley 19.519, de fecha 16 de septiembre de
1997
2. Código Orgánico de Tribunales; deriva de la autorización conferida al poder ejecutivo, en 1942,
para refundir, coordinar y sistematizar las leyes relativas a la organización y atribuciones de los
tribunales de justicia. El COT es una LOC (art. 74 CPR y Art. 5 Transitorio CPR)

C.2) Normas del Derecho Procesal Funcional


1. CPR de 1980 (artículos 19 No. 3; 19 No. 7; art. 20; art. 21; art 38 inciso segundo {acciones
contencioso – administrativo}; art. 52 No. 2 y 53 No. 1 {Juicio Político}; Art. 79 inciso segundo
{Fdto. Recurso de queja}; art. 93 CPR {Recurso inaplicabilidad}.
2. CPC: Desde 1º Marzo 1903
3. CPP; desde 1º Marzo de 1907; que es resultado de comisión
4. NCPP; (Ley 19.696) de 12 de octubre de 2000.

BREVE RESEÑA A LA EVOLUCIÓN HISTORICA DEL DERECHO PROCESAL

Distinguimos los siguientes períodos:


i. Tendencia o período judicialista; Es el juicio el concepto que predomina en el estudio del derecho
procesal.
ii. Tendencia o período de los prácticos; Se observa la disciplina del derecho procesal más como arte
que como ciencia; existe un predominio de las opiniones prácticas por sobre los preceptos legales,
anulándolos y deformándolos. El derecho procesal se aprecia solo como una manera de actuar ante
los tribunales y por lo mismo, queda supeditado al derecho sustantivo.

Por tanto, el derecho procesal es parte del derecho sustantivo y se enseña junto con él.

iii. Período de los procedimentalistas; Surge como consecuencia del movimiento codificador y se
caracteriza por un estudio exegético, con análisis de las competencia, la jurisdicción, etc.

iv. La tendencia del procesalismo científico o de los procesalistas: Se caracteriza por la concepción
publicista del proceso; el alejamiento del estudio puramente exegético del proceso e incorporación
del método sistemático; visión autónoma y unitaria del proceso, etc.

v. La tendencia o período de internacionalización del derecho procesal: Se produce en el siglo XX y


es consecuencia de la globalización y su máxima expresión es la existencia de Tribunales
internacionales

RELACIONES DEL DERECHO PROCESAL CON OTRAS RAMAS DEL DERECHO.

Con el derecho constitucional: Las relaciones son evidentes desde el momento en que ambas ramas
del derecho regulan la actividad de uno de los poderes del estado, el judicial; por otro lado el derecho
constitucional establece una serie de garantías constitucionales o individuales, las cuales el derecho
procesal se encarga de reglamentar su ejercicio y debido cumplimiento.

15
Con el derecho civil: Es el instrumento de aplicación de estas ramas del derecho, el derecho
procesal es el encargado de dar vida al derecho civil, ya que permite que los derechos que este último
consagra, tengan en la practica reconocimiento efectivo mediante el ejercicio de la acción. Hay
además una serie de actos jurídicos propios del derecho civil que tienen influencia dentro del proceso
(el pago, la renuncia, la transacción etc.). Existen también numerosas instituciones civiles que sirven
a los fines del derecho procesal (prenda, hipoteca, el mandato, la cesión, la nulidad).

Con el derecho internacional (público o privado): Dice relación con la posibilidad de


territorialidad de la ley procesal, además existen instituciones del derecho procesal que tocan los
límites del derecho internacional, ej. jurisdicción de tribunales frente a extranjeros, cumplimiento de
resoluciones judiciales de tribunales extranjeros, la extradición, etc.

Con el derecho administrativo: Como los funcionarios del poder judicial son funcionarios públicos,
las normas del derecho administrativo les resultan parcialmente aplicables. Además, la autoridad
administrativa está encargada en nuestro sistema de cumplir las resoluciones judiciales. Por otra
parte el derecho administrativo para cumplir su misión y sus fines adopta la técnica procesal, en
especial la teoría de los recursos y de la cosa juzgada.

Con el derecho tributario: Las relaciones del derecho procesal con el derecho tributario, si bien
escasas son de suma importancia, como ser, la cuestión de saber si la administración de justicia debe
ser gratuita o remunerada. Además la aplicación de las leyes tributarias origina reclamos de los
particulares ante los tribunales de justicia, los cuales revisten la forma de procesos regulados por la
técnica del derecho procesal.

IV. FUENTES DEL DERECHO PROCESAL


Fuentes Directas: Aquellas que contiene el mandato general, abstracto y coactivo del derecho
procesal. La única fuente directa del derecho procesal es la ley.
Fuentes Indirectas: Son aquellos actos o hechos de carácter jurídico que constituyen fuente de
derecho procesal solo en la medida que determinan el contenido, la evolución, interpretación,
aplicación o la integración de la norma jurídica procesal.

1. LA DOCTRINA
Ella crea los principios generales y configura las instituciones fundamentales y básicas del derecho
en general. Es, por tanto, un importante auxiliar para la interpretación de la ley procesal.

2. LA JURISPRUDENCIA
(Ver artículo 3º Código Civil) La importancia trasunta en que los Tribunales de Justicia van
adoptando criterios que suelen irse uniformando en el tiempo, constituyendo lo que se denomina
propiamente jurisprudencia. Sin embargo, esos criterios, sustentados reiteradamente por los
tribunales no son obligatorios para los otros tribunales, por tanto bien puede un tribunal determinar
fallar en contra de ese criterio10. No debemos olvidar 10 Recodar: Ley 19.374, introdujo
modificaciones al Recurso de casación en el fondo, de tal suerte que ahora es posible que cualquiera
de las partes pueda solicitar que el recurso sea conocido por el tribunal pleno y no en todo caso que
por jurisprudencia se entiende al conjunto reiterado y uniforme de fallos de los tribunales superiores
de justicia.

3. LOS AUTOS ACORDADOS


No son un tipo fuente ni directa ni indirecta del derecho procesal, pero tal vez sea el único momento
dentro de estos años en que nos referiremos a ellos.

16
DEF: Son resoluciones emitidas por los tribunales superiores de justicia, que tienden a
reglamentar, en uso de sus facultades económicas, ciertos asuntos que no se encuentran
suficientemente determinados por la ley o materias cuya regulación es trascendente
y necesaria para un mejor servicio judicial”

JURÍDICO: Es la organización jerárquica de los tribunales de justicia, que se asemeja a una escala
piramidal, en cuya cabeza esta la Corte Suprema con la “Superintendencia directiva, correccional y
económica” sobre todos los tribunales de la república. La facultad económica se refiere a la
denominada “economía procesal” que es un principio informador de los procedimientos y en cuya
virtud se pretende obtener el máximo resultado con el menor desgaste posible de la actividad
jurisdiccional.

NATURALEZA: Es un tipo de norma jurídica, emanada de los tribunales superiores de justicia


(Cortes de Apelaciones y Corte Suprema), de carácter general y destinada a lograr un mejor ejercicio
de las facultades de los tribunales.

CARACTERÍSTICAS
1. Son normas, generales y abstractas de carácter obligatorio.
2. Su cumplimiento es normalmente obligatorio
3. Su contenido es normalmente de aplicación general;
4. Emanan de los tribunales superiores de justicia; La Corte Suprema dicta Autos acordados con
vigencia en todo el territorio nacional y las Cortes de Apelaciones, en el territorio de sus respectivas
jurisdicciones.

POTESTAD REGLAMENTARIA DE LA CORTE SUPREMA.


Las Facultades económicas tienen por objeto, velar por el cumplimiento y el buen funcionamiento
del servicio judicial y otorgan a la Corte Suprema una especie de facultad reglamentaria.
Así, los autos acordados aparecen como actos administrativos del poder judicial, de carácter
normativo, destinados a determinar el comportamiento de funcionarios del poder judicial o de
terceros.
CLASIFICACIÓN
1. Autos acordados dictados en virtud de mandato contenido en la CPR o en la ley. Ejemplos;
El auto acordado sobre la forma de las sentencias de 1920, dictado por mandato de la ley 3390;
El auto acordado sobre procedimiento de los recursos de protección de las garantías constitucionales
(Art. 2º del acta constitucional No. 3) Ese auto acordado esta derogado y fue
reemplazado por otro de fecha24 de junio de 1992, pese a que ya no existía el mandato
constitucional; por una de las salas de este tribunal, fundándose la solicitud en la circunstancia de
haber sostenido la Corte Suprema distintas interpretaciones sobre el mismo asunto.

El auto acordado sobre las materias que deberán conocer cada una de las salas especializadas en que
se divide la Corte Suprema, según artículo 99 del COT. Es el auto acordado de fecha
1º de abril de 1998.
2. Autos acordados dictados por la Corte Suprema en virtud de su facultades discrecionales.
Ejemplos:
Autos acordados meramente internos; son de mera administración y se dirigen a los funcionarios
del poder judicial.
Autos acordados externos: Son aquellos cuyas disposiciones afectan no solo a los funcionarios,
sino que también a los terceros ajenos, dándoles normas de procedimiento y reglamentando las
relaciones entre esos terceros y el poder judicial.

17
Por ejemplo, tenemos el auto acordado sobre tramitación y fallo del recurso de amparo y el auto
acordado sobre tramitación del recurso de inaplicabilidad de las leyes; auto acordado sobre de la
causas, auto acordado sobre funcionamiento de Tribunales de Familia.

3. En cuanto a su extensión; se distingue entre aquellos dictados por la Corte Suprema y aquellos
dictados por las cortes de apelaciones.
Ejemplos de aquellos de Corte de Apelaciones: Auto acordado de la Corte de Apelaciones de
Santiago sobre la distribución del trabajo entre sus Fiscales; Auto Acordado de la misma Corte sobre
las menciones que deben contener las demandas y gestiones voluntarias que se presenten a
distribución ante ella;

FUERZA OBLIGATORIA Y LIMITACIONES.


En cuanto se enmarcan dentro del uso de las facultades económicas que la CPR les reconoce a los
tribunales superiores de justicia, son válidos y por lo mismo, obligatorios. En efecto, se trata de
normas creadas en conformidad a la Constitución y a las leyes (Valor derivado de las normas
jurídicas).
Ejemplos de auto acordados más relevantes:
- Auto Acordado sobre sustanciación del recurso de inaplicabilidad por inconstitucionalidad de las
leyes (De la Corte Suprema, Marzo de 1932)
- Auto acordado sobre tramitación y fallo de los recursos de amparo De la Corte Suprema, 19 de
diciembre de 1932)
- Auto acordado sobre la forma de la sentencias (30 de septiembre de 1920, por mandato ley 3390).
- Auto acordado sobre el recurso de protección ( por mandato constitucional)
- Auto acordado sobre las materias que deben ser conocidas por las distintas salas de la Corte
Suprema, de 1º de abril de 1998, en cumplimiento del mandato del art. 99 del COT.
- Auto acordado sobre la vista de las causas, de la Excma. Corte Suprema de 16 de septiembre de
1994.
- Auto acordado relativo al funcionamiento de Tribunales de Familia, de 5 de octubre de 2005.

4. LA LEY PROCESAL
Constituye sin duda la más importante de las fuentes del derecho procesal.
CONCEPTO, ALCANCE Y OBJETO DE LA LEY PROCESAL.

Se trata de establecer, dentro del conjunto de disposiciones que forman el ordenamiento jurídico,
cuales de ellas tiene el carácter de ser normas de derecho procesal. En términos muy sencillos, son
aquellas que se encuentran contenidas en los códigos procesales propiamente tales y además,
aquellas que no obstante no encontrarse en aquellos códigos, están llamadas por su finalidad a la
tutela judicial de los derechos, según los límites del derecho procesal. Por tanto, la naturaleza
procesal de una norma no puede determinarse en base a su ubicación física, sino más bien en
atención a la característica de tener una finalidad de tutela judicial de los derechos.

DEF: “la ley reguladora de los modos y condiciones de la actuación en el proceso, así como la
relación jurídica procesal”.

OBJETO DE LA LEY PROCESAL


“Llámese ley procesal la que regula la actuación de la ley en el proceso y particularmente la que
regula le relación procesal. Es la resultante de un conjunto de normas contenidas, parte en la ley
procesal fundamental (código de procedimiento), parte en leyes procesales modificatorias o
complementarias y parte dispersas en leyes que regulan otras relaciones ya públicas o privadas;

18
algunos de sus principios, como ya hemos visto, eríjanse directamente de la existencia del proceso.
La naturaleza procesal de una ley no debe, pues, deducirse del lugar en que aparece incluida, sino de
su objeto. La ley procesal puede tener dos objetos, y todas las normas procesales se hallan ligadas a
uno u otro de ellos:

a) Regular la formación de los órganos jurisdiccionales, su condición jurídica (disciplina, garantías),


la capacidad de los órganos públicos y de las partes para realizar actos jurídicos en el proceso.

b) Regular la forma de actuación de la ley, los derechos y deberes de los órganos públicos y de las
partes en el proceso, los efectos de los actos y medios jurídicos procesales (incluso los principios
sobre la acción, la carga de la prueba, admisibilidad de la misma y sobre la eficacia probatoria de los
medios de prueba, sobre la cosa juzgada, ejecución), en fin, la forma de los actos procesales.” (José
Chiovenda, “Derecho Procesal Civil”

RENUNCIA DE LAS LEYES PROCESALES.


Lo vimos al estudiar las características de orden público y privado de las leyes procesales.

LEY PROCESAL EN EL TIEMPO.


Las leyes normalmente se aplican a aquel período que corre entre la fecha de su publicación en el
diario oficial y hasta que ellas es derogada; pero no todos los hechos se agotan instantáneamente y es
de allí de donde surge la necesidad de estudiar la normas de aplicación temporal de la ley.
En nuestra legislación positiva, el principio general es el de la irretroactividad de la ley. (19 No. 3 de
la CPR y arts. 9 del Código Civil y 18 Código Penal)
El problema de la actividad temporal de la ley procesal lo podemos analizar desde tres puntos de
vista:
i. Estado en que se encuentra el juicio al dictarse la nueva
ley:
- Proceso terminado: Los procesos terminados son inamovibles y por lo tanto no pueden verse
afectados en caso alguno por la nueva ley. (art. 73 CPR; Ni el congreso ni el poder ejecutivo pueden
en caso alguno hacer revivir procesos fenecidos)
- Proceso no iniciado: Es plenamente aplicable la nueva ley, conforme a las normas generales.
- Proceso en tramitación y pendiente de resolución: En principio, lo que se actuó bajo el imperio de
la antigua ley permanece inamovible y como válido, mientras que los actos que se realicen con
posterioridad a la entrada en vigencia de la nueva ley deberán someterse a ella, salvo que sean
incompatibles absolutamente con lo que establecía la antigua ley ó con los efectos de los actos
realizados bajo el imperio de ella ó como lo establece el CPP (art. 11) cuando a juicio del tribunal la
ley anterior contuviere disposiciones más favorables al imputado. En todo caso debemos tener
presente que para la regulación de ciertas situaciones que pudiesen generar conflicto entre la nueva
ley y la antigua, existen leyes de vigencia transitoria que persiguen la resolución casuística de
aquellas situaciones en las que podría presentarse dificultad.

ii. Desde el punto de vista de la naturaleza jurídica de las normas procesales:


- Las leyes de organización de los tribunales son de derecho público y de orden público, por lo que
rigen “in actum”; lo que también ocurre con las normas de la competencia absoluta.

- Las leyes de competencia relativa; hay que estarse al acuerdo de las partes para poder concurrir a
un tribunal distinto de aquel naturalmente competente. Por ello, a falta de ese acuerdo, las leyes de
competencia relativa también rigen in actum, lo que no es sino consecuencia de la norma que señala
que en todo contrato legalmente celebrado se entienden incorporadas las normas legales vigentes a la
época de su celebración.

19
- En cuanto a las leyes del procedimiento, aplicamos los principios anteriores, distinguiendo según si
el proceso se encuentra terminado, no iniciado o pendiente.

iii. Desde el punto de vista de la legislación Chilena: Ley sobre efectos retroactivo de las leyes. (en
apéndice Código Civil)
Art 22. En todo contrato se entenderán incorporadas las leyes vigentes al tiempo de su celebración.
Exceptúense de esta disposición:
1.º Las leyes concernientes al modo de reclamar en juicio los derechos que resultaren de ellos”
Esta norma consagra el denominado Efecto inmediato de las leyes procesales, principio además
recogido por el art. 24 de la misma ley, cuado señala que “las leyes concernientes a la substanciación
y ritualidad de los juicios prevalecen sobre las anteriores desde el momento en que deban empezar a
regir”.
Normas especiales:
Plazos: (Art. 24) Si los plazos han comenzado a regir bajo el imperio de la antigua ley, rige la
antigua ley.
Recursos: No está expresamente en la ley, pero el art. 24 de la ley se refiere a las actuaciones y
diligencias que ya estuvieren iniciadas se regirán por la ley vigente al tiempo de su iniciación.

Actuaciones y diligencias en general: art. 24 de la ley se refiere a las actuaciones y diligencias que
ya estuvieren iniciadas se regirán por la ley vigente al tiempo de su iniciación.

Prueba: Se rige por las disposiciones del artículo 23 de la ley sobre efecto retroactivo de las leyes;
“Los actos o contratos válidamente celebrados bajo el imperio de una ley, podrán probarse bajo el
imperio de otra, por los medios que aquella establecía para su justificación; pero la forma en que
debe rendirse la prueba estará subordinada a la ley vigente al tiempo en que se rindiere”.
Por tanto, debemos distinguir, respecto de los medios de prueba a presentar para acreditar mi
pretensión rige la ley del momento de la celebración del contrato, en cambio y en lo que respecta a la
forma de incorporar y rendir aquellos medios de prueba, en el juicio, rige la ley vigente al momento
del juicio.

LEY PROCESAL EN EL ESPACIO.


Como ley reguladora de las actividades procesales, la ley procesal tiene una aplicación limitada al
territorio del Estado donde aquellas actividades se desarrollan, en consecuencia se aplica el principio
de territorialidad de la ley procesal, es decir, sólo se aplica dentro de los límites geográficos de una
nación; pero por las relaciones entre Estados, este principio ha debido moderarse.
En virtud de la aplicación de este principio, podemos afirmar:
- La ley procesal solo se aplica dentro del territorio del estado en que se expide.
- La competencia, las formas del procedimiento, los derechos y deberes de las partes y la carga de la
prueba se rigen por la ley del lugar en que se sigue el juicio.
- La prueba de las obligaciones se determina por la ley aplicable en el lugar en que se verificó el acto
o contrato; salvo que esa ley sea procesal, pues de serlo, se aplica la ley del lugar donde se sigue el
juicio.
- La validez de los actos procesales verificados en el extranjero, se determina por la ley del lugar en
que se produjeron, pero si deben producir efectos ante un tribunal Nacional, esos efectos deben
arreglarse a la ley Nacional.
- Tanto los nacionales como los extranjeros, están sometidos a las leyes procesales del país en el que
habitan.
- Son nulos los pactos que pretendan someter a las partes a una jurisdicción o tribunal extranjeros.

20
- En ciertos casos (especialmente en materia penal) y debido a razones de protección de la soberanía
nacional, las leyes nacionales se aplican en territorios extranjeros (art.6 COT)

INTERPRETACIÓN DE LAS LEYES PROCESALES.


Nuestro código de procedimiento no tiene normas especiales de interpretación, aplicándose en
consecuencia las normas de interpretación establecidas en el Código Civil. También en esta materia
frecuentemente es preciso aplicar la analogía. Conviene observar que en el cuadro general de la
interpretación a la ley procesal le corresponde una posición especial, según su naturaleza.
Entre las instituciones jurídicas el proceso civil es el organismo más delicado, como medio atribuir
los bienes de la vida mediante la actuación de la ley, ocupa un lugar medio entre la instituciones de
derecho privado y las del derecho público; y como es una relación tan compleja, que en ella vive
tanto la parte como la política lo social, los cambios más leves de las condiciones morales, políticas y
sociales del tiempo (de la época), se refleja en su funcionamiento, por ejemplo, cuanto más domine
en la relaciones sociales la corrección, la buena fe, cuanto más reina en la relaciones políticas la
confianza entre los ciudadanos y los poderes públicos, cuanto más difundida esta la costumbre de
mirar la sustancia de las cosas y menos difundido el espíritu del formalismo, tanto más los pleitos
podrán proceder expeditos y necesitaran menos garantías formales; estas situaciones hacen que
respecto de la ley procesal, con más facilidad que otras leyes, se provoque una desarmonía entre la
norma y las necesidades de la práctica, porque formas creadas para un cierto momento no son
adaptables a otros.

Clases de interpretación:
i. Doctrinal, que no tiene fuerza obligatoria.
ii. De autoridad; que puede ser judicial (en la sentencia) o legal (en el caso de las leyes
interpretativas).
En la interpretación de la ley procesal desempeña la doctrina un importante papel; hay materias en
que la ley no puede dar criterios al juez, porque dictar normas generales es tan difícil como
descender a los particulares. Así, se han reconocido en nuestra legislación positiva varios de aquellos
principios doctrinarios elaborados para la interpretación de las leyes procesales. Algunos de estos
principios son:
Principio Jurídico: por el cual se garantiza el reconocimiento de la igualdad de las partes en los
procedimientos judiciales, y la justicia en la decisión;
Principio lógico: Selección de los medios más seguros y expeditos para buscar y descubrir la verdad
y evitar el error.
Principio político: Propónese introducir en el proceso la máxima garantía social de los derechos con
el menor sacrificio individual de libertas.
Principio económico: Exige que los juicios no sean materia de graves impuestos, ni que por su
extensión y por los gastos sean accesibles únicamente a algunos ciudadanos privilegiados por la
riqueza.
Pero puede añadirse a éstos un principio más general que no es sino la aplicación del principio del
mínimo medio a la actividad jurisdiccional y no solamente en el proceso particular, sino también en
cuanto a otros procesos en su recíproca relación: conviene obtener el resultado máximo en la
actuación de la ley con el menor empleo posible de la actividad jurisdiccional (principio de la
economía de los juicios)
Principio de supletoriedad: Ver artículo 3º del CPC: Se aplican las normas del procedimiento
ordinario en todos los trámites, gestiones y actuaciones que no estén sometidos a una regla especial
diversa, cualquiera que sea su naturaleza”.

21
V. LOS TRATADOS INTERNACIONALES
Nos referimos esencialmente al inciso II del artículo 5º de la CPR; “El ejercicio de la soberanía
reconoce como limitación el respecto a los derechos esenciales que emanan de la persona humana.
Es deber de los órganos del estado respetar y promover tales derechos, garantizados por esta
Constitución, así como en los tratados internacionales ratificados por Chile que se encuentren
vigentes”.
Algunos tratados;
- Pacto Internacional sobre derechos civiles y políticos (1966)
- Convención Americana de Derechos Humanos o Pacto de San José de Costa Rica (1969)
- Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura (1984)
- Convención Interamericana contra la Tortura (1985)
- Convención sobre los derechos del Niño (1989)

VI. LA COSTUMBRE
Art. 2º del Código Civil; “La costumbre no constituye derecho sino en los casos en que la ley se
remite a ella”.
En materia procesal, no hay casos en que la ley se remita a la costumbre y por tanto, no es fuente del
derecho procesal; sin perjuicio de la existencia de determinados usos habituales, que vienen dados
por la existencia de ciertas necesidades que la ley procesal no satisface.

Otra cosa son las prácticas, impuestas por estricta tradición judicial, y que consisten en las formas en
que se cumplen determinadas actuaciones; como por ej. la forma de redacción de los escritos; forma
de los alegatos ante tribunales colegiados; custodia especial de expedientes, listas de despacho, libro
de receptores, la presuma, etc.

VII. LOS ACUERDOS O CONVENCIONES DE LAS PARTES.


Recordemos que las normas que informan los procedimientos son de derecho público y además,
normalmente, irrenunciables por las partes, por ello, las partes normalmente no se encuentran
facultadas para disponer contractualmente de las normas del derecho procesal.
Sin embargo, fuera del proceso, las partes pueden efectuar determinadas “convenciones procesales”
(acuerdos de voluntad que tienden a producir efectos en el proceso) como el compromiso y la
cláusula compromisoria; la prórroga expresa de la competencia, la transacción y el mandato judicial
por escritura pública, etc

22